Version classiqueVersion mobile

Al-Andalus/España. Historiografías en contraste

 | 
Manuela Marín

Los estudios sobre bereberes en la historiografía española

Arabismo y africanismo

Helena de Felipe

Résumé

Jusqu’à une époque récente, les études sur les Berbères n’ont pas eu leur place dans l’espace universitaire espagnol. Cet état de fait ne correspond pourtant pas à une absence de bibliographie sur leur histoire et leur culture. On examine ici les courants historiographiques sur les Berbères, développés dans notre pays de la fin du XIXe siècle à la première moitié du XXe siècle, précisément l’école des arabisants espagnols et celle des africanistes. Les arabisants, philologues spécialistes de l’étude des textes arabes, ont privilégié d’autres terrains par rapport à l’étude des Berbères, en particulier ceux qui mettaient en relief la nécessité de leur discipline dans la construction de l’histoire d’Espagne. L’étude d’al-Andalus, de « l’hispano-arabe », laissait donc un mince espace au domaine « berbère » qui rencontra, parmi les africanistes, un groupe conséquent d’auteurs qui se sont consacrés, pour l’essentiel, à mettre en évidence les similitudes historiques et culturelles entre les Ibères et les Berbères, dans le contexte colonial marocain. L’analyse de la production bibliographique des deux courants montre les circonstances qui ont conditionné et délimité leurs aires d’intérêt

Texte intégral

  • 1 Se trata de la Universidad de Cádiz, que desde entonces incorporó a sus contenidos asignaturas de (...)
  • 2 Este trabajo se ha realizado en el marco de un contrato de investigación del Programa «Ramón y Caj (...)

1En 1996 se dotó por primera vez a una universidad española de una plaza de profesor titular cuya especialidad era la lengua bereber1 y aunque en la actualidad hay otros centros universitarios que, en mayor o menor medida, han incluido la enseñanza de la lengua y cultura bereberes en sus planes de estudio, lo cierto es que no deja de ser una enseñanza excéntrica y, en cualquier caso, vinculada a las áreas de estudios árabes e islámicos2.

2Esta situación es fiel reflejo y herencia de una tradición universitaria en la que no han existido estudios dedicados a los bereberes de forma culturalmente específica. Buena parte de las razones que han motivado esta circunstancia hay que buscarlas en la propia trayectoria de la «Escuela de arabistas españoles» desde sus inicios a finales del siglo XIX. Así pues, en el marco de la universidad española las aportaciones a este tema se realizaron, al menos hasta la mitad del siglo XX, sobre aspectos muy determinados, muy concretos, en los que la historia de los bereberes confluía con los intereses de los arabistas españoles.

3Esta situación no implica una total laguna bibliográfica en el ámbito español sobre el tema porque, si bien la universidad española, el arabismo, no asumió como propio este campo de especialización, no podemos decir lo mismo de otros sectores interesados en la historia y población de Marruecos, que ocuparon un espacio que habían hallado prácticamente baldío. La bibliografía generada en torno a Marruecos en la época precolonial y colonial se interesó por los bereberes, su lengua y su cultura, en la medida en que éstos representaban una parte significativa del paisaje humano del país. De esta forma, los estudios sobre bereberes se incorporaron, en cierta medida, al campo de especialización de aquellos que escrutaban la realidad marroquí, ya fuera mediante un conocimiento directo o libresco.

4La situación de esta área en España no resiste la comparación con el caso francés, donde una tradición colonial ya más asentada en la misma época había promovido la ascensión de los bereberes como campo de estudio en unos sectores académicos ciertamente más implicados que los españoles en la acción en los nuevos territorios.

5Por tanto, la bibliografía española en el siglo XIX y primera mitad del XX sobre los bereberes proviene de dos escuelas historiográficas cuya producción respecto al tema resulta considerablemente diferenciada: la de los arabistas y la de los «africanistas». La escasa complicidad de los arabistas españoles en la acción colonial no es la única circunstancia que explica la ausencia de una escuela de estudios bereberes. Otras razones, relacionadas con el propio ámbito de los intereses de los arabistas y sus estrategias en la conformación de la disciplina, alumbran sus causas y repercusiones en el futuro.

6En este trabajo pretendo analizar ambas corrientes historiográficas, así como las circunstancias que determinaron sus tendencias y líneas de investigación en el período crucial en el que se conformaban las directrices de la propia escuela de arabistas coincidente en el tiempo, finales del XIX y primera mitad del XX, con la acción colonial en Marruecos.

  • 3 Sobre la delimitación geográfica de «Berbería», véase M. A. de Bunes Ibarra, La imagen de los musu (...)
  • 4 Ibid., p. 119.

7La historia de los bereberes debería haber resultado más cercana a los intereses españoles; no en vano desde la Época Moderna y hasta la segunda mitad del siglo XIX los textos se refieren al norte de África denominándolo «Berbería» en una evidente alusión a los habitantes del territorio3. Pero no se trata sólo de la presencia de este término geográfico; otros vocablos, destinados a referirse a sus pobladores como berberiscos, berbes o azuagos, entre otros, aparecen en los escritos de aquel período sobre el norte de África aunque las informaciones sobre ellos sean «escasas, inconexas y restrictivas»4.

8El término «Berbería» va dejando paso paulatinamente durante el período precolonial a otros como «África» o «Marruecos» que quedaron acuñados ante la opinión pública posteriormente en expresiones como «la cuestión de Marruecos» o «la presencia española en África».

9El interés por los bereberes en el ámbito universitario hay que enmarcarlo en la «escuela de arabistas», escuela que, como su propio nombre indica, se dedicaba al estudio de la lengua árabe y a la producción histórica y literaria en esta lengua. Así pues, frente al nombre de «orientalista» usado por muchos de sus homólogos en el extranjero, la escuela española siempre fue de «arabistas» limitando en su propia denominación y mediante su actividad su campo de estudio. Esta circunstancia habría restringido la aproximación científica a los bereberes, excluyendo especialmente determinados espacios cronológicos y áreas de conocimiento, como la época preislámica del norte de África o el estudio de la lengua bereber. Sin embargo, como es bien conocido, una gran parte de la historia de los bereberes está escrita en árabe, por lo que el desarrollo de determinadas líneas de estudio en este sentido no tendría que haberse visto estrictamente mermado por el hecho de que se realizaran desde el campo del arabismo. Estos determinantes como disciplina explican, en parte, el hecho de que ciertas líneas de estudio en relación con los bereberes no llegaran a abordarse desde el arabismo español.

  • 5 B. López García, «Arabismo y orientalismo en España», pp. 35-69; M. Marín, «Arabistas en España», (...)

10En la actualidad ya disponemos de toda una serie de trabajos en los que se han estudiado y analizado los intereses de la escuela española de arabistas, concretamente de los «Beni Codera», así como de otras figuras, como Francisco Javier Simonet, Eduardo Saavedra o Ambrosio Huici Miranda, que estuvieron presentes aunque no tuvieran lugar ni «rama» en la célebre metáfora «arboriforme» acuñada por Emilio García Gómez5. La idea que vertebraba sus investigaciones respondía, sobre todo, a una necesidad básica: la de demostrar al resto de la clase académica el imperativo del estudio de al-Andalus por su

  • 6 M. Marín, «Arabistas en España», p. 387.

importancia […] para la formación de España como nación y para la cultura occidental y la reivindicación de un Islam andalusí «diferente» —por ser más occidental— del Islam de Oriente6.

  • 7 Ibid., y E. Manzano, «La construcción histórica del pasado nacional», pp. 56-57.

11Los términos de «España musulmana», «hispanoárabe» o «hispanomusulmán», utilizados entonces, no son pues vacuos, sino que respondían a los fines que perseguían y a las ideas que defendían, como ha sido puesto de relieve en diversas ocasiones7.

12Éstas y otras circunstancias hicieron, como es sabido, que los arabistas españoles depositaran sus esfuerzos, aún a riesgo de generalizar, en unas áreas determinadas destinadas a la reivindicación de la historia de al-Andalus como parte de la historia de España; de ahí los estudios sobre términos árabes en el campo de la toponimia y etimologías, a la herencia andalusí en determinadas instituciones y géneros literarios y, en general, una especial atención a los territorios fronterizos, a esos espacios de fusión que harían posible la inserción de lo «hispano-árabe» en la cultura española. No es difícil imaginar que el papel de lo bereber y los bereberes en el contexto de unos estudios dedicados a lo «hispanoárabe» debía de ser, por fuerza, limitado. Y así fue: los bereberes fueron objeto de investigación en la medida que participaban de la historia andalusí y acrecentaban los conocimientos sobre ella.

13Francisco Codera publica en 1899 Decadencia y desaparición de los almorávides en España, obra que pretendía dar continuación a la del investigador holandés Reinhart Dozy, Historia de los musulmanes de España hasta la conquista de los almorávides, y en la que el arabista español utilizaba sus amplios conocimientos en el campo de la numismática.

  • 8 M. J. Viguera, «Al-Andalus prioritario», p. xlix.

Arabista historiador por excelencia […] habrá que esperar a mediados del siglo XX para que los arabistas-historiadores resurjan y Ambrosio Huici Miranda (1880-1973) y Jacinto Bosch Vilá (1922-1985) la reemprendan, trazando la historia política de los Almorávides y de los Almohades8.

14En esta obra se ponen de manifiesto las diferencias entre Codera y Dozy en sus apreciaciones sobre lo que supuso la dominación almorávide en al-Andalus. Codera, achacando al académico holandés una visión clerofóbica de este período de la historia de al-Andalus, defiende, gracias a sus trabajos sobre la literatura biográfica andalusí, la producción de los hombres de letras en época almorávide y dice:

  • 9 F. Codera y Zaidín, Decadencia y desaparición de los almoravides en España, ed. M. J. Viguera, p. (...)

Se parte del supuesto, no probado, de que los bereberes en sus diferentes tribus eran unos bárbaros por civilizar, cuando de entre ellos se levantan los almorávides y dominan todo el Almagreb: hablaban lengua diferente y por tanto entenderían con dificultad el árabe […] Yúsuf era un bárbaro en este sentido para los poetas españoles, como lo era Ovidio para los del Ponto, de quienes muy bien pudo decir: […] «Yo aquí soy un bárbaro, porque nadie me entiende, y los necios Getas se ríen de las palabras latinas»9.

15La defensa que realiza Codera de la actividad intelectual andalusí en época almorávide es interesante y excéntrica en la medida que resulta integradora de este período en la historia de al-Andalus. En este sentido su obra no parece estar tan imbuida como la de sucesores de la necesidad de una vertebración de lo hispano-árabe en tanto que historia de España.

16En otros escritos, Codera expresa la conciencia de que existe una cultura bereber en el norte de África a la que reconoce su importancia aunque a él le resulte desconocida:

  • 10 F. Codera y Zaidín, «Considerable número de libros antiguos y modernos», p. 7.

Hasta en la parte más interior de Marruecos debe de existir un número considerable de libros y probablemente algunos o bastantes en lengua bereber10.

  • 11 Sobre la vida y obra de A. Huici Miranda, véase V. C. Navarro Oltra, «Algunas notas sobre la vida (...)

17La misma actitud integradora de Codera hacia lo almorávide en la historia andalusí se puede percibir en las obras de Ambrosio Huici Miranda, autor posterior y que se dedicó fundamentalmente a los períodos almorávide y almohade en sus trabajos11.

  • 12 De hecho E. García Gómez al referirse al debate entre ambos, Codera y Dozy, manifiesta que: «Pudie (...)

18Esta lectura integradora hacia lo bereber está ausente sin embargo en la obra de Emilio García Gómez que, dedicado prioritariamente al estudio de la literatura andalusí, no parece compartir las percepciones que tenía Codera sobre el movimiento almorávide12. García Gómez rechaza, en efecto, la producción de este período como parte de la excelencia «andalusí», haciendo patente que lo «bereber» y «norteafricano» no participaban de esa granada fusión que había supuesto lo «hispanoárabe»:

  • 13 Ibid., p. 294.

No se trataba, en efecto, de un simple destronamiento, sino de un viraje en redondo de la Historia. Con Muʿtamid desaparecía nada menos que la verdadera civilización arábigo-española13.

  • 14 Ibid.

19Parece evidente que para García Gómez la dominación almorávide había supuesto, al igual que para los autores andalusíes, una ruptura cultural de la que al-Andalus no se recuperaría nunca. Al-Andalus había dejado de serlo para convertirse en «una provincia del reciente imperio africano»14 y sus ciudades y su producción artística y literaria acusaron, según él, el trastorno que los habitantes del desierto impusieron:

  • 15 E. García Gómez, Cinco poetas musulmanes, p. 11.

Córdoba otra vez. Pero ahora ya la Córdoba almorávide: decaída, disminuida, mediatizada y nostálgica. La metrópoli que fué ornato del mundo se ha convertido en una ciudad provincial, ocupada por los jayanes del Sahara15.

20La identificación de Emilio García Gómez con el discurso de los autores andalusíes que escribieron sobre la época de los reinos de Taifas y la llegada de los almorávides se hace patente, igualmente, en el título escogido para un volumen en el que se recogían tres interesantes textos sobre al-Andalus y el norte de África, Andalucía contra Berbería, utilizando el término geográfico vinculado de forma más expresa a los bereberes.

  • 16 E. Manzano, «La construcción histórica del pasado nacional», pp. 57-58.

21Tal como afirma Eduardo Manzano, el «esplendor de al-Andalus» abarcaría, por tanto, un espacio cronológico que concluye a finales del siglo XI con las invasiones norteafricanas y, posteriormente, encontraría un digno «epílogo» en el reino nazarí de Granada16.

  • 17 Sobre la estancia de A. Huici en Tetuán, véase V. C. Navarro Oltra, «Algunas notas sobre la vida y (...)

22La «escuela de arabistas» contaba con un número muy limitado de autores y los apoyos que recibía desde las instancias oficiales no constituían un verdadero acicate para este tipo de estudios. En 1910, el mismo año en el que reside tres meses en Tetuán17, Ambrosio Huici se lamentaba, no casualmente, en estos términos:

  • 18 A. Huici Miranda, «Los estudios árabes y el africanismo español», p. 2.

Los estudios árabes no cuentan hoy con protección oficial de ningún género; el Estado español no sólo no consagra un céntimo a promoverlos y ampliarlos, sino que ahorra a costa de ellos18.

23En el cuadro de la disciplina descrito por Ambrosio Huici se aprecia la escasez de recursos y, por tanto, de las posibilidades de aumentar el número de estudiosos en la materia planteándose la necesidad de potenciarlos en el marco de la incipiente acción española en Marruecos:

  • 19 Ibid., p. 3.

¿Nos extrañaremos luego de que Francia se lleve la parte del león en Marruecos? Aunque no se la hubiese ganado por cien otras causas, la merecería por ésta su noble labor intelectual; nosotros, en tanto, consideramos el árabe como el instrumento respetable, sí, pero un tanto inútil de fríos trabajos de erudición19.

24Ambrosio Huici estaba haciendo hincapié en una cuestión crucial para el futuro de la disciplina: la participación de los arabistas como colectivo en la «empresa colonial», empresa que él, y otros anteriormente, como Julián Ribera, consideraban necesitada de expertos que pudieran facilitar la acción que el Estado preveía en Marruecos.

25Pero los estudios sobre este espacio y sus habitantes formaban parte del mundo contemporáneo de entonces, muy distante de los temas a los que los arabistas se habían dedicado hasta la fecha y en los que no parecían especialmente interesados.

  • 20 M. Marín, «Los arabistas españoles y Marruecos».

26Francisco Codera, con una implicación muy fugaz en las cuestiones marroquíes20, tenía muy claro aquello que se pedía a los arabistas por parte del público y aquello que los arabistas podían y debían dar. Un artículo suyo de 1904 deja traslucir un queja irónica en este sentido:

  • 21 F. Codera y Zaidín, «El público y los arabistas», p. 422.

No es esto solo: el arabista tiene la obligación, para el público indocto, de leer de corrida lo mismo un manuscrito antiguo, de letra generalmente bastante clara, que la carta de un moro del Rif, escrita en caracteres enrevesados y de los cuales apenas hay una letra que pueda conocerse a primera vista: debe leer también, según el público, cualquier clase de monedas, inscripciones, documentos diplomáticos ó particulares escritos en el espacio de 10 siglos tanto en Oriente como en Occidente21.

27Además de la razonable queja de Codera sobre los necesarios conocimientos integrales que se exigían a los arabistas pero no, según él, a los representantes de otras especialidades, hay que destacar en este contexto que la figura del «moro del Rif» es, desde mi punto de vista, la que representa ese mundo contemporáneo sobre el que la opinión pública exige al arabista que se ocupe y conozca. El Rif que, merced a las campañas militares y a la prensa, era un término geográfico harto familiar para los españoles y que, en definitiva, encarna, en el discurso de Codera, la acción colonial.

28Es igualmente reveladora la forma en la que Julián Ribera comenzaba su artículo de 1886, «Influencias berberiscas en el reino de Valencia»:

  • 22 J. Ribera y Tarrago, «Influencias berberiscas en el reino de Valencia».

Hace ya algunos años que por los viajes y las conquistas ha comenzado á estudiarse con éxito un grupo de lenguas llamadas berberiscas que hablan casi todos los pueblos indígenas del África septentrional y pertenecen á la gran familia de lenguas de Cam, cuyo idioma principal es el copto22.

  • 23 En época posterior M. Asín incluiría toponimia de origen bereber en su Contribución a la toponimia (...)

29En este trabajo Ribera analizaba diversos topónimos de la zona de Valencia para los que se proponía un origen bereber y era, dado cuanto antecede, novedoso por el hecho de integrar el legado onomástico-toponímico bereber en el marco andalusí23. Al tiempo Ribera asociaba el impacto de los «viajes y las conquistas» con el interés por las lenguas bereberes, circunstancia que se ve perfectamente reflejada en el caso de la historiografía francesa.

  • 24 B. López García, «Arabismo y orientalismo en España», especialmente pp. 50-56; Id., «F. J. Simonet (...)
  • 25 B. López García, «F. J. Simonet ante el colonialismo».
  • 26 Id., «Julián Ribera y su “taller” de arabistas»; y M. Marín, «Los arabistas españoles y Marruecos» (...)
  • 27 Ibid., pp. 80-84.
  • 28 M. Asín Palacios, «Por qué lucharon a nuestro lado los musulmanes marroquíes»; sobre este artículo (...)

30La implicación de la escuela de arabistas españoles con la acción colonial, ya sea colectiva o individualmente, ha sido objeto de diversos estudios24. Es evidente que no llegaron a conformar un sector determinante que marcara pautas en torno a las políticas que se debían seguir en el Protectorado español. Sin embargo, ello no supuso que estuvieran ausentes de los debates que iban propiciando las campañas en África o que no reflexionaran sobre el papel que, como arabistas, debían desempeñar en aquel contexto; muestra de ello son, entre otros, algunos casos como los que hemos señalado anteriormente. Los arabistas, en mayor o menor medida, se hicieron tímidamente presentes en la prensa y otros escenarios públicos. Francisco Javier Simonet, por ejemplo, manifestó sus posiciones sobre la cuestión colonial en diversos artículos expresando lo que Bernabé López denominó un «africanismo de ocasión»25. Casos como el de Julián Ribera, que participó en la Embajada del general Martínez Campos y escribió un opúsculo sobre «El problema de Marruecos»26, los de Maximiliano Alarcón y Ángel González Palencia, interesados en diversos aspectos de la realidad contemporánea marroquí27, o el de Asín escribiendo sobre la unidad espiritual de los soldados marroquíes y españoles en la entonces reciente guerra28 son meros ejemplos de un gremio que no llegó a incorporarse como interlocutor colectivo imprescindible en el diseño de políticas culturales y científicas en la acción colonial.

  • 29 Interventor, en Larache y Tetuán, y Cónsul Interventor en Alcazarquivir. Posteriormente ocupó otro (...)

31No es de extrañar que sea precisamente Isidro de las Cagigas, arabista y diplomático, que había tenido como tal diversos destinos en Marruecos29, el que aglutine, ya en 1946, ambas cuestiones, es decir, los estudios sobre los bereberes de Marruecos como imprescindibles para el estudio de los bereberes de al-Andalus:

  • 30 I. de las Cagigas, «Berberización en España», p. 118.

Si conocemos con grandes deficiencias y lagunas la cultura, la civilización, la historia, la raza y la misma lengua bereber en su país de origen, ¿cómo vamos a poder plantear, ni aún con mediano éxito el estudio de su influencia y de sus aportaciones en nuestra propia Península?30

32En definitiva, la vinculación entre los entonces actuales bereberes y los que habían formado parte de la historia de al-Andalus no era algo tan evidente que no hubiera de ser destacado. Al igual que buena parte de los arabistas se había empeñado en demostrar la necesidad del estudio de al-Andalus para un mayor conocimiento de la «historia de España», otros, como Isidro de las Cagigas, pretendían demostrar, en el propio ámbito de la escuela, la necesidad de estudiar los bereberes de Marruecos para una mejor comprensión de la trayectoria y desarrollo de la civilización andalusí. Se trataba en definitiva del mismo proceso a otra escala, de una dinámica de integración de los bereberes en aquella fusión denominada como «hispano-árabe».

33Los arabistas no eran los únicos susceptibles de interesarse por Marruecos o los bereberes; otros sectores ocuparon este espacio desde una época anterior, cuando se comenzaba a vislumbrar, siquiera de lejos, el «destino» de España en África.

  • 31 Manual del oficial en Marruecos. Cuadro geográfico, estadístico, histórico, político y militar de (...)
  • 32 Sobre la contribución de S. Estébanez Calderón y otros en la construcción del estereotipo moro por (...)

34En torno a mediados del siglo XIX y, sobre todo, a partir de la entonces llamada Guerra de África (1860), España manifestó un claro interés estratégico hacia Marruecos. Uno de los primeros representantes de este interés fue Serafín Estébanez Calderón, «El Solitario», que en 1844 publicó su Manual del oficial en Marruecos31 estableciendo en él las líneas matrices de un tipo de obra que sería arquetípica durante el período precolonial y colonial. La importancia que le concedo a esta obra no reside exclusivamente en su contenido sino, sobre todo, porque considero que inauguró, en cierta medida, un modelo en el marco de la literatura africanista del que se vieron abundantes ejemplos en España. Este autor, que además de Auditor general del Ejército fue un célebre escritor costumbrista32, elaboró un tipo de obra que, muy al estilo francés de la época, abarcaba un estudio descriptivo físico y humano de Marruecos, así como un recorrido histórico del territorio.

  • 33 Sobre este autor véase M. A. Álvarez Ramos y C. Álvarez Millán, Los viajes literarios de Pascual d (...)

35Estébanez Calderón representó, en su momento, una cierta confluencia de intereses: él sabía árabe y mantuvo contacto epistolar con Pascual de Gayangos33, lo que le sitúa a caballo entre lo que posteriormente fue calificado como escuela de arabistas y africanistas.

  • 34 S. Estébanez Calderón, Manual del oficial en Marruecos, pp. 48 sqq.
  • 35 S. Estébanez se refiere a las fuentes utilizadas en el prólogo a su obra, entre las que se incluye (...)
  • 36 E. Saavedra, «Cuestiones de prosodia». Sobre la correcta prosodia de la palabra «bereber» véase F.(...)

36Este autor incluyó a los bereberes en su obra sobre Marruecos como parte de la población del país y como actores de parte de su historia. En su forma de referirse a ellos se puede apreciar, no obstante, la diferencia entre las fuentes y bibliografía que utilizaba y las que usé con posterioridad la escuela de los arabistas españoles. Estébanez Calderón los denominaba no sólo «bereberes» sino también «amazirgas»34. No se trata de una mera cuestión terminológica, sino de un claro indicador de que sus referentes no procedían exclusivamente de las fuentes árabes clásicas como las que usaban los arabistas35. Éstos, en cambio, los denominaban de forma mayoritaria como «bereberes» utilizando un término que, como se sabe, es ajeno a la propia lengua bereber. Excepciones a este respecto pueden ser señaladas, como en el caso de Julián Ribera, en cuyo trabajo sobre las influencias berberiscas en el Reino de Valencia, alude a este vocablo y a otros en esa lengua utilizándolos para su breve estudio toponímico. Como muestra de la reflexión de la que había sido objeto el término «bereber» en el campo del arabismo, debemos señalar la breve contribución de Eduardo Saavedra al Homenaje a Francisco Codera con motivo de su jubilación en 1904. En este trabajo analizó la prosodia de la palabra bereber cuya forma correcta él defendía como «beréber», basándose, sobre todo, en la autoridad de Luis del Mármol36. Es significativo que en el estudio no mencionara siquiera el término «amazig».

  • 37 M. Tilmatine, «Les études berbères». Incluye este artículo un importante apéndice bibliográfico so (...)

37Entre la abundante y variada bibliografía en español dedicada a Marruecos en esta época es fácil y habitual encontrar información sobre los bereberes, concretamente sobre los rifeños, que eran los que habitaban en la zona de posible colonización española. La cuestión del desarrollo de los estudios bereberes durante el Protectorado español en Marruecos ha sido tratada en profundidad por Mohand Tilmatine37, que se refiere a la incapacidad de los medios académicos españoles de entonces para asumir este campo de conocimiento; asimismo destaca la labor y los trabajos de los franciscanos P. Sarrionandía y Esteban Ibáñez en el campo del dialecto rifeño.

  • 38 F. J. Simonet, Descripción del reino de Granada, pp. 10-11.

38Arabistas, que no orientalistas, ninguno de los representantes de la Escuela llegó a incorporarse, al igual que sus colegas más allá de los Pirineos, al estudio de la lengua bereber. Si en el campo de la historia de los bereberes la actividad de los arabistas fue limitada, en el ámbito lingüístico es totalmente ausente. Francisco Javier Simonet, por ejemplo, manifestaba su total ignorancia de esta lengua38 y serán otros académicos, no arabistas, los que se interesen por la lengua bereber, sobre todo por sus posibles vinculaciones con la lengua ibérica.

39La comparación que realiza Ramón Menéndez Pidal en su contestación al discurso de Codera para la Real Academia en 1910, encaja perfectamente, por una parte, en la línea de lo defendido por los arabistas sobre la españolidad de los andalusíes y por otra evidencia su interés por la lengua bereber:

  • 39 R. Menéndez Pidal, Contestación de Menéndez Pidal al discurso de F. Codera, p. 68.

El pueblo hispano-godo que se quedó á vivir entre los musulmanes vencedores del rey Rodrigo, conservó su propio lenguaje; como por ejemplo el pueblo bereber del norte de África conservó el suyo (y lo conserva hasta hoy) conviviendo con el idioma árabe39.

  • 40 V. Salazar García, «Menéndez Pidal ante la lengua bereber».

40Buena muestra de este interés es el prólogo que dedica unos años después al Diccionario español-rifeño de Esteban Ibáñez40.

41En este contexto es necesario tener en cuenta las reivindicaciones procedentes de distintos sectores sobre la necesidad de incorporar los estudios sobre la lengua bereber en el seno de la universidad española.

  • 41 Véase la bibliografía del padre Sarrionandía incluida en el artículo de M. Tilmatine, «Les études (...)

42Esteban Ibáñez, que vivió en Marruecos y aportó, como hemos mencionado, una de las más importantes contribuciones a este campo con su diccionario de rifeño, reclama, en una serie de artículos dedicados a la obra del padre Sarrionandía41, una mayor atención a la lengua bereber, que él considera de gran importancia. Las quejas de Ibáñez van dirigidas, no sólo a las instancias oficiales a las que achaca escaso interés por el idioma de una parte importante de la población marroquí bajo su Protectorado, sino también, a los círculos académicos universitarios por la falta de reconocimiento hacia la obra de su predecesor:

  • 42 E. Ibáñez, «El Padre Sarrionandía», p. 346.

Y sin embargo, esta labor digna de los mayores elogios ha pasado desapercibida, aún entre los medios intelectuales de la filología moderna. Son contados los que conocen, siquiera sea de una manera vaga, la personalidad y la obra de este misionero42.

  • 43 A. Tovar, «Los estudios bereberes en relación con España»; y M. Tilmatine, «Les études berbères», (...)

43El comprometido artículo de Antonio Tovar de 1946, «Los estudios bereberes en relación con España», manifiesta la necesidad absoluta de contar con estudios lingüísticos sobre la lengua bereber en la universidad española43. No parece casual por tanto que este trabajo y el de Isidro de las Cagigas, antes referido, se publicaran en el mismo año en sendos números (1 y 2) de la publicación periódica Cuadernos de Estudios Africanos, nacida en ese mismo año (1946) con una clara vocación de facilitar una aproximación académica a las cuestiones relacionadas con el ámbito de la colonización española.

  • 44 V. Morales Lezcano, «El Norte de África», pp. 29-34.

44Más allá de la lengua, el estudio de la historia de los bereberes y sus características culturales se situaron en el ámbito del africanismo, escuela que, como explica Morales Lezcano, supuso la expresión española del orientalismo que se llevaba a cabo más allá de nuestras fronteras44. En el contexto de la literatura africanista, los bereberes disfrutaron de un papel distinto, en términos generales, que el que les concedieron desde la escuela de arabistas.

  • 45 Un buen ejemplo de esta originalidad son las obras de E. Blanco Izaga. Sobre su trabajo en este ca (...)

45Las obras dedicadas a la historia y descripción de Marruecos, la etnografía y la antropología del territorio, suelen referirse a los bereberes y su cultura de forma diferenciada. Es en esta producción donde se aprecia de forma más evidente la influencia de obras homólogas francesas, circunstancia que no impide, sin embargo, apreciar la originalidad de algunas contribuciones españolas al respecto45.

  • 46 J. L. Mateo Dieste, El «moro» entre los primitivos, p. 113.
  • 47 Sobre esta cuestión, véase H. de Felipe, «Los bereberes en el discurso colonial español».

46Es en esta bibliografía africanista más afín a la acción colonizadora donde se da el fenómeno que Mateo Dieste ha denominado «berberofilia discursiva»46, línea de argumentación que no produjo efecto más que sobre el papel, pues las autoridades coloniales no llegaron a ejecutar una política especialmente diseñada en este sentido47.

  • 48 Según consta estaba formada por el General de Brigada Cándido Pardo González (presidente), César V (...)

47Muchos son los títulos que podrían mencionarse en los que los bereberes son objeto de comentarios específicos y de vivo interés; entre ellos voy a destacar una obra que resulta paradigmática y que se trata, al tiempo, de una publicación de carácter oficial. Me refiero a un grueso volumen titulado Iberos y bereberes redactado por la «Comisión Histórica de la Campañas de Marruecos» y que era parte de una obra casi enciclopédica denominada Acción de España en África. El libro está dedicado a la geografía e historia compartida por ambos territorios, la Península y el norte de Marruecos, y en ella tienen cabida tanto la descripción orográfica, la flora y fauna, como las dinastías y acontecimientos políticos desde tiempos prehistóricos hasta la fecha en que se redacta (1935). La Comisión encargada de su redacción estaba compuesta por militares, algunos de los cuales fueron autores de obras relacionadas con Marruecos, pero ninguno de ellos era arabista48. García de la Concha, ponente de la Comisión, dice en la introducción:

  • 49 Acción de España en África, t. I, p. 1.

Estudiando las civilizaciones indígenas del África del norte en sus relaciones con las peninsulares, lucharemos contra la opinión, muy difundida en España de que las poblaciones bereberes fueron siempre rebeldes a toda cultura. No puede ocultarse que, desde hace tres siglos, los pueblos mogrebinos, colocados hoy bajo nuestra tutela, habían perdido, entregados a la anarquía, su antigua prosperidad; pero es incontestable, asimismo, que, cuando Europa vivía todavía medio sumida en la barbarie, brillaban en África poderosos y cultos imperios49.

48Este texto es un claro exponente de un discurso vertebrado en torno a la vinculación y parentesco ibero-bereber en diversas facetas y que se puede encontrar en obras de este género. A través de escritos como éste se puede apreciar un interés evidente en el estudio de la relación entre el mundo bereber preislámico y el ibérico. En este discurso no hay reparos a la hora de destacar el papel de las dinastías norteafricanas en la historia de la Península y se produce una aproximación al mundo bereber sin necesidad de conectarlo con la historia andalusí, sino de forma culturalmente específica. Asimismo, es perceptible el interés en desvincular lo bereber (norteafricano) de lo árabe e islámico (oriental), interés que no es excéntrico en su época.

  • 50 Véase nota 16.

49Los bereberes, como objeto de conocimiento, presentan en ambas corrientes historiográficas, el arabismo y el africanismo, sintomáticas particularidades. Los arabistas españoles no forjaron una disciplina «orientalista» al uso europeo, entre otras razones por su exigua intervención en la acción colonial, que en otros países había supuesto un importante factor a la hora de fomentar estos estudios. No es extraño, por tanto, que fueran precisamente aquellos arabistas que residieron un tiempo, siquiera breve, en Marruecos, como parte de su formación o en el curso de su ejercicio profesional, los que llamaron la atención sobre la necesidad del estudio de lo bereber como parte del entonces contemporáneo panorama marroquí y como instrumento para el conocimiento de la historia de al-Andalus. Por otra parte, escasos en número y recursos, los arabistas tenían otras prioridades, entre las que destacaba la «españolización» de lo andalusí mediante la construcción de lo «hispano-árabe», prioridades en las que, desde luego, no figuraba el mundo bereber, no árabe y demasiado cercano para alcanzar unas cotas de exotismo aceptables. Sus intereses quedaron limitados al espacio de la «España musulmana» donde la presencia de las dinastías norteafricanas suponía un paréntesis histórico, como afirma Eduardo Manzano50. Este espacio marcado por lo norteafricano es equivalente en el contexto andalusí a la propia trayectoria de la «España musulmana» que ellos intentaban insertar en la historia de España.

50Los bereberes y su lengua pertenecían al mundo contemporáneo y fueron objeto de interés en tanto que habitantes de Marruecos. Mermado su papel en la historia de al-Andalus, los «amazirgas» hicieron su aparición en tanto que pertenecientes al mundo colonial marroquí, y como herederos de un legado preislámico en el que habían compartido un devenir histórico similar al de España. Los africanistas se encargaron de estudiar y divulgar este pasado y, en algunos casos, de situarlo en el contexto de un discurso en el que su utilización no fue nada inocente.

Notes

1 Se trata de la Universidad de Cádiz, que desde entonces incorporó a sus contenidos asignaturas de cultura y lengua bereberes (amazige).

2 Este trabajo se ha realizado en el marco de un contrato de investigación del Programa «Ramón y Cajal» del Ministerio de Educación: Historia del Magreb y al-Andalus. Historia de los bereberes.

3 Sobre la delimitación geográfica de «Berbería», véase M. A. de Bunes Ibarra, La imagen de los musulmanes, pp. 16-26.

4 Ibid., p. 119.

5 B. López García, «Arabismo y orientalismo en España», pp. 35-69; M. Marín, «Arabistas en España», pp. 379-393; E. Manzano, «La creación de un esencialismo»; y M. J. Viguera, «Al-Andalus prioritario». Para la época anterior, véase también A. Rivière Gómez, Orientalismo y nacionalismo español.

6 M. Marín, «Arabistas en España», p. 387.

7 Ibid., y E. Manzano, «La construcción histórica del pasado nacional», pp. 56-57.

8 M. J. Viguera, «Al-Andalus prioritario», p. xlix.

9 F. Codera y Zaidín, Decadencia y desaparición de los almoravides en España, ed. M. J. Viguera, p. 101.

10 F. Codera y Zaidín, «Considerable número de libros antiguos y modernos», p. 7.

11 Sobre la vida y obra de A. Huici Miranda, véase V. C. Navarro Oltra, «Algunas notas sobre la vida y la obra de A. Huici Miranda»; y M. Marín, «Ambrosio Huici Miranda y la historia de la alimentación».

12 De hecho E. García Gómez al referirse al debate entre ambos, Codera y Dozy, manifiesta que: «Pudiera parecer paradoja, pero es la verdad, decir que […] ambos contendientes tenían razón», véase «Un eclipse de la poesía en Sevilla», p. 296.

13 Ibid., p. 294.

14 Ibid.

15 E. García Gómez, Cinco poetas musulmanes, p. 11.

16 E. Manzano, «La construcción histórica del pasado nacional», pp. 57-58.

17 Sobre la estancia de A. Huici en Tetuán, véase V. C. Navarro Oltra, «Algunas notas sobre la vida y la obra de A. Huici Miranda», pp. xxxvi-xxxvii.

18 A. Huici Miranda, «Los estudios árabes y el africanismo español», p. 2.

19 Ibid., p. 3.

20 M. Marín, «Los arabistas españoles y Marruecos».

21 F. Codera y Zaidín, «El público y los arabistas», p. 422.

22 J. Ribera y Tarrago, «Influencias berberiscas en el reino de Valencia».

23 En época posterior M. Asín incluiría toponimia de origen bereber en su Contribución a la toponimia árabe de España, Madrid, 1940.

24 B. López García, «Arabismo y orientalismo en España», especialmente pp. 50-56; Id., «F. J. Simonet ante el colonialismo»; y M. Marín, «Los arabistas españoles y Marruecos».

25 B. López García, «F. J. Simonet ante el colonialismo».

26 Id., «Julián Ribera y su “taller” de arabistas»; y M. Marín, «Los arabistas españoles y Marruecos», pp. 79-80.

27 Ibid., pp. 80-84.

28 M. Asín Palacios, «Por qué lucharon a nuestro lado los musulmanes marroquíes»; sobre este artículo véase también E. Manzano, «La creación de un esencialismo».

29 Interventor, en Larache y Tetuán, y Cónsul Interventor en Alcazarquivir. Posteriormente ocupó otros puestos diplomáticos en Libia, Irán, etc. Sobre su actividad en Larache y Alcazarquivir, véase A. Bravo Nieto, Arquitectura y urbanismo español, pp. 79 y 97-101.

30 I. de las Cagigas, «Berberización en España», p. 118.

31 Manual del oficial en Marruecos. Cuadro geográfico, estadístico, histórico, político y militar de aquel imperio, Madrid, 1844. Sobre esta obra y su intencionalidad en el marco de la acción colonial, véase B. López García, «F. J. Simonet ante el colonialismo», pp. 160-162.

32 Sobre la contribución de S. Estébanez Calderón y otros en la construcción del estereotipo moro por parte de los costumbristas, véase J. A. González Alcantud, Lo moro, cap. vi «Nacimiento del tropo cultural de lo moro: casticismo, estereotipia y máscara», pp. 115-129.

33 Sobre este autor véase M. A. Álvarez Ramos y C. Álvarez Millán, Los viajes literarios de Pascual de Gayangos.

34 S. Estébanez Calderón, Manual del oficial en Marruecos, pp. 48 sqq.

35 S. Estébanez se refiere a las fuentes utilizadas en el prólogo a su obra, entre las que se incluyen autores antiguos (por ejemplo, Luis del Mármol) y modernos (J. Segarra, Domingo Badía, Jacques Graberg de Hemso, entre otros).

36 E. Saavedra, «Cuestiones de prosodia». Sobre la correcta prosodia de la palabra «bereber» véase F. Corriente, Diccionario de arabismos (s. v.).

37 M. Tilmatine, «Les études berbères». Incluye este artículo un importante apéndice bibliográfico sobre la lengua rifeña en la zona del Protectorado español.

38 F. J. Simonet, Descripción del reino de Granada, pp. 10-11.

39 R. Menéndez Pidal, Contestación de Menéndez Pidal al discurso de F. Codera, p. 68.

40 V. Salazar García, «Menéndez Pidal ante la lengua bereber».

41 Véase la bibliografía del padre Sarrionandía incluida en el artículo de M. Tilmatine, «Les études berbères».

42 E. Ibáñez, «El Padre Sarrionandía», p. 346.

43 A. Tovar, «Los estudios bereberes en relación con España»; y M. Tilmatine, «Les études berbères», p. [4].

44 V. Morales Lezcano, «El Norte de África», pp. 29-34.

45 Un buen ejemplo de esta originalidad son las obras de E. Blanco Izaga. Sobre su trabajo en este campo, véase V. Moga Romero, «Estudio introductorio».

46 J. L. Mateo Dieste, El «moro» entre los primitivos, p. 113.

47 Sobre esta cuestión, véase H. de Felipe, «Los bereberes en el discurso colonial español».

48 Según consta estaba formada por el General de Brigada Cándido Pardo González (presidente), César Voyer Méndez, Teniente coronel de E. M. (vocal), José Luis Villanueva López-Moreno, Teniente coronel de E. M. (vocal), Nicolás Benavides Moro, Teniente coronel de E. M. (vocal), José Díaz de Villegas Bustamante, Comandante de E. M. (vocal secretario) y José García de la Concha y Otermín, Coronel de E. M. retirado (vocal-ponente).

49 Acción de España en África, t. I, p. 1.

50 Véase nota 16.

© Casa de Velázquez, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search