Version classiqueVersion mobile

Culturas del escrito en el mundo occidental

 | 
Antonio Castillo Gómez

IV.— Entre letrados y analfabetos

Una biblioteca escrita

Proyección intelectual del VII marqués del Carpio a través del primer inventario conocido de sus libros

Felipe Vidales del Castillo

Texte intégral

  • 1 Este texto se inscribe en el proyecto de investigación Prácticas y saberes en la cultura aristocrá (...)

1Si por algo ha llegado a conocerse al II marqués de Osera ha sido por su escasa y poco relevante producción literaria, pero no por ello es menos merece dor de reconocimiento el diario que dejó escrito durante sus años en Madrid, entre 1657 y 1659, durante los cuales tuvo relación directa con Gaspar de Haro y Guzmán (1629-1687), entonces marqués de Heliche y futuro VII marqués del Carpio (fig. 1)1. En el verano de 1657 Osera necesitó entrevistarse con don Gaspar para solicitarle apoyo en el pleito que libraba por su hermano en la Corte, siendo recibido en el lugar de la casa donde mejor podía el de Heliche forjar una imagen bien estudiada y sabiamente intencionada de sí mismo, dejando escrito Osera su impresión en el diario:

  • 2 Archivo de los Duques de Alba (ADA), Madrid, Casa de Montijo, leg. 17. Diario del Marqués de Osera(...)

Esta misma mañana volví al cuarto de Liche. Estaba en la librería con el séquito ordinario. Hiziéronme al entrar todos cortesía a cuya ceremonia volvió la cara. Hízele cortesía y dije lo que se acostumbra a que no me respondió si no con endiosarse y continuar con los otros su conversación2.

  • 3 Prólogo de F. Bouza en Powis, 2007, p. xi.

2La nobleza cortesana del Barroco supo trazar —y don Gaspar fue uno de sus mejores exponentes— estrategias propias destinadas a garantizarse un lugar privilegiado en la lucha política con el fin de asegurarse un mejor afianzamiento en la Corte y en el entramado político de la Monarquía Hispánica, bien mediante el establecimiento de una corte personal a imagen de la real, bien ocupando puestos en el gobierno territorial y ultramarino3 o con la construcción de nuevas formas de distinción; recibir a nobles, militares, personal diplomático o allegados de cualquier tipo en una fabulosa librería en tonos ocres y carmesíes, bordeada por estanterías de varias alturas y miles de libros no debió ser muy común, y pocos hombres disfrutaron de esa excelencia e hicieron uso de ella como el joven marqués de Heliche. Frente al ascenso de letrados en los puestos de gobierno, una parte de la nobleza española se vio en la necesidad de desarrollar una serie de mecanismos de reivindicación de su propio status que, siendo en apariencia prácticas culturales, podían también ser interpretadas como estrategias políticas. El coleccionismo de libros, el mecenazgo de autores o el conocimiento de las ventajas que ofrecía la imprenta y su uso fueron algunos de ellos. El conocimiento obtenido con el estudio y el trabajo ligado a los textos, esencia que definía a los letrados, no podía ennoblecer sin más mientras no estuviese unido al linaje y la sangre, y a don Gaspar de Haro nadie podía negarle la abundancia de ambas como hijo y sobrino-nieto de validos y reconocidos bibliófilos.

FIG. 1. — Antonio Bulifon, Compendio delle vite dei re di Napoli, Nápoles, Castaldo R. Stamperia, 1688. El marqués del Carpio

  • 4 Nieto del duque de Segorbe y de Cardona y sobrino-nieto del Conde Duque de Olivares, unía en su pe (...)
  • 5 Checa Cremades, 2002; Frutos Sastre, 2005, 2006,2009 e inédito; Harris, 1957; Hurtado de Molina, 2 (...)
  • 6 Andrés, 1972-1974 y 1975. A continuación solo algunas de las publicaciones de Bouza Álvarez en las (...)

3Gaspar de Haro y Guzmán nació el 1 de junio de 1629 en Madrid. Su pertenencia a un linaje de enorme poder4 desde el momento de su nacimiento marcó su carácter y su muy comentado (y no menos temido) temperamento y ambiciones, pero también su educación y sus inclinaciones culturales, llegando a acumular gracias a herencias y compras una enorme colección de obras de arte —cada vez mejor conocida y más estudiada— a la vez que una fabulosa librería que, en el momento de su muerte en 1687, llegó a contar con más de tres millares de obras, tanto impresas como manuscritas. Esa labor de coleccionista de arte y patrón de artistas es hoy bien conocida5, especialmente para sus años italianos como embajador en Roma y virrey de Nápoles, y en cambio parece que sigue haciendo falta un estudio sobre su faceta como comprador, lector y coleccionista de textos impresos y manuscritos, verdaderas obras de arte de incalculable valor también muchos de ellos6. Conocer más a fondo la figura del VII marqués del Carpio en general y su relación con la cultura escrita en particular se presta, partiendo de un caso concreto, a realizar un estudio transversal que lleve hasta el conocimiento de determinadas prácticas culturales aristocráticas, entendidas también como estrategias políticas. No solo los textos en el soporte y formato que fuesen, sino también los espacios donde se reunieron, la intencionalidad en la decoración de ambos y los usos que de ellos se hicieron permiten reflexionar sobre los motivos que movieron a un sector de la aristocracia española a valerse del libro y del coleccionismo librario para proyectar una imagen determinada y deliberada de sí mismos, posibilitándonos reformular la tradicional Historia política del Barroco con algunos nuevos matices.

  • 7 Simón Díaz, 1992.
  • 8 Ibid., p. 35.

4Poco sabemos de su educación, aunque algo podemos deducir por estudios paralelos y atendiendo a su librería, sin llegar a afirmar por el momento nada seguro. Aunque de los trabajos de J. Simón Díaz7 no podemos extraer la estancia del joven Gaspar de Haro en el Colegio Imperial o en alguna institución cercana y controlada por la Compañía de Jesús, sí sabemos de la vinculación y cercanía de Luis de Haro con esta Orden, además de la evidencia de la organización y contenido de su primera librería inventariada en 1670 repleta de autores jesuitas y en la que destaca la absoluta ausencia de obras de dispersión que sí encontraremos al final de su vida gracias al inventario post mortem. En su momento José Simón no consiguió «hallar, ni hay el menor indicio de que existan, los libros de matrículas del Colegio»8, lo que hace hasta el momento difícil poder afirmar que el joven Gaspar pudiese educarse dentro de él.

  • 9 Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 18722, fº 204rº. Noticias de la vida del Marqués del Carp (...)
  • 10 Para un mejor acercamiento a la vida de don Gaspar de Haro y Guzmán ha sido recientemente publicad (...)

5En la Biblioteca Nacional de España encontramos noticias9 que nos hablan de un joven marqués de Heliche (título con el que fue conocido hasta la muerte de su padre en 1661) muy cercano y querido por el frustrado heredero Baltasar Carlos, lo que puede llevar a pensar que de no haber muerto en 1646 probablemente don Gaspar hubiese continuado en el papel de favorito del monarca como antes lo hicieron don Luis de Haro y su tío abuelo, el Conde Duque de Olivares10, aunque son solo conjeturas.

  • 11 Real Academia de la Historia, Salazar y Castro, tomo VIII, a-99, fos 1 y 2. Documentación relativa (...)
  • 12 Malcom, inédito.
  • 13 ADA, caja 145, nº 12. Defensa a favor de dicho Marques con las Consultas, y Decretos Originales so (...)

6En 1649 y cuando contaba con veinte años de edad, Gaspar de Haro casó con Antonia María Luisa de la Cerda Enríquez de Ribera11, hija del VII duque de Medinaceli y seis años mejor que él, en una de las mejores estrategias de alianza política mediante el matrimonio desarrollada por don Luis, quien repetirá la fórmula con su otro hijo varón, Juan Domingo, futuro IX conde de Monterrey, y sus hijas Antonia, Manuela y María12. Hasta 1662, don Gaspar vivirá en Madrid ocupado en diversos oficios palatinos como gentilhombre de cámara de Su Majestad, montero mayor o alcalde de los Reales Sitios, entre ellos del Buen Retiro, cargo este último que le será retirado a comienzos de ese año para ser entregado a un enemigo político aunque cercano familiar, Ramiro Núñez de Guzmán, II duque de Medina de las Torres; es en este momento cuando se produce uno de los momentos en la vida del ya VII marqués del Carpio más confuso: el 13 de febrero de ese año fueron descubiertos en el Coliseo del Real Sitio «tres o cuatro papeles de pólvora»13 a los que llegaban unas mechas que se habían apagado durante la noche, evitando así que todo se incendiase. Fue fácil comenzar un proceso lleno de irregularidades, testigos falsos y ausencia de pruebas que terminó con la detención de Carpio y de algunos de sus criados, así como la de Ibás, un esclavo turco del marqués sobre el que cargaron las sospechas de haber colocado la pólvora. Temeroso de que el esclavo, que fue sometido a distintas sesiones de tormento, pudiese testificar en contra del marqués (algo que nunca hizo, incluso tras sufrir una sesión de tres horas de castigo) solo por escapar de la violencia, parece que intentó envenenarle y conseguir así su silencio. La sentencia final absolvió de todas las acusaciones al marqués, aunque no del intento de asesinato de Ibás, por la que sí fue condenado.

  • 14 Archivo Histórico Nacional (AHN), Estado, leg. 468.
  • 15 AHN, Estado, leg. 3455, nº 15. «Año de 1668. Instrucciones al Marqués del Carpio para ajustar y fi (...)

7Sentenciado a diez años de prisión y destierro, prefirió marchar a la guerra abierta desde hacía más de veinte años contra Portugal que cumplirlos, aunque al poco tiempo fue apresado en la batalla de Estremoz y conducido a diversas residencias y presidios lusos, donde pasó los siguientes cinco años. En 1668 y tras las negociaciones llevadas a cabo entre Madrid y Lisboa de las que tenemos buena cuenta gracias a la correspondencia entre la reina Mariana de Austria, el Almirante, el duque de Medinaceli entre otros nobles14 y el propio Carpio, este es designado plenipotenciario15 en la firma de las paces a firmar, terminando en ese año su presidio portugués y regresando a Madrid. Ya en la Corte, Carpio queda viudo en diciembre de 1669, motivo por el cual da comienzo el pleito por los bienes propios y de la difunta que implicará la redacción del inventario hasta hace poco tiempo inédito que se presenta en este trabajo, y que permite conocer aparte de las ya ingentes colecciones de pintura, escultura, mobiliario, etc., los inicios —y una gran parte aunque probablemente no toda— de la enorme colección de libros que dejará a su muerte, ocurrida en Nápoles en 1687.

QÜENTA DE PARTICIÓN Y DIUISIÓN DE VIENES. LA LIBRERÍA DE DON GASPAR DE HARO HACIA 1670: CONTENIDO E INTENCIONES

  • 16 AHN, Consejos, leg. 42039. En la actualidad este inventario y la documentación relativa al pleito (...)

8El inventario se encuentra dentro del pleito abierto a la muerte de Antonia María16, hasta entonces esposa de don Gaspar, entre el recién enviudado marqués y los herederos de la difunta, su padre y hermanos.

9Como consecuencia del necesario reparto de bienes entre las familias y debido a las diferencias entre ambas, se consideró necesario a petición del marqués recoger por escrito todos y cada uno de sus bienes personales y los de la difunta, incluyendo dentro de los primeros los heredados de don Luis de Haro; debido a esta problemática, la tasación de los bienes aparece recogida en dos ocasiones, copiados nuevamente uno a uno todos los asientos y siendo tasados nuevamente los libros. Gracias a este documento podemos conocer no solo las colecciones de que disponía Carpio en esos años, sino igualmente dónde se encontraban, cómo se repartían por su palacio madrileño de la Huerta de San Joaquín (en las inmediaciones del actual Palacio de Liria), y ya atendiendo específicamente a su librería, qué piezas o cuántos espacios ocupaba dentro de la casa, cómo estaban decoradas algunas de ellas, con qué mobiliario contaban y —en parte— qué uso pudo hacerse de ella por parte del marqués y de aquellos pocos privilegiados que pudieron visitarla de manera frecuente o solo en alguna ocasión.

10Atendiendo ya a la división por materias de la librería, podemos englobar la práctica totalidad de los libros en tres bloques, siendo los de Derecho los primeros en aparecer y siendo esto uno de los datos más valiosos del inventario: su división en tres grupos muy concretos y definidos correspondientes a cada una de las tres materias o categorías que conforman la librería, no siempre de carácter temático y homogéneo en su contenido.

  • 17 De acuerdo a la definición que S. González-Sarasa da en su tesis doctoral, un porcón es un «Impres (...)

11En cierto modo, tener muchas de las obras que tuvo puede considerarse algo práctico, pues formaban parte de la base jurídica que componía el sistema legal y de derecho renacentista y barroco; no hay más que ver hasta qué punto estas obras aparecen en otras librerías y son recurrentes en los pleitos que se desarrollan a lo largo de la Edad Moderna, muchos de ellos tocantes a las distintas casas y linajes que se unen en la figura del VII marqués del Carpio, lo que nos lleva a proponer que llegó a poseer estas obras como recurso jurídico inmediato: revisados los distintos Porcones17 conservados en la Biblioteca Nacional de España tocantes a la casa de Haro, al marquesado del Carpio, y a los condados de Montoro y Olivares entre otros cercanos a don Gaspar, vemos hasta qué punto es posible que todas estas obras se adquiriesen y hayan venido acumulándose a lo largo de los años (y de los pleitos) hasta conformar una tercera parte de la librería inventariada. Es conveniente resaltar que esta responde a unos intereses y a un aspecto concreto del marqués, y que con gran seguridad poseyó más libros de los que aquí se recogen; por ello, el espacio en que se ubicaron estos libros debía responder a una librería destinada a usos prácticos o útiles si se me permite, en la que o bien el marqués o los juristas que preparasen y trabajasen en sus pleitos ocuparían su tiempo y esfuerzos haciendo uso de los más de cien volúmenes jurídicos con que contó la librería de don Gaspar hacia 1669, año —recordemos— de recuento y tasación de los libros.

  • 18 La heterogeneidad de este bloque, sin ser tan reseñable como el último y siguiente a este, hace qu (...)
  • 19 Bouza, 2012b.
  • 20 Los Mercurios se encuentran en la Biblioteca de Francisco Zabálburu 73-69, 73-66. Sobre ellos ha t (...)
  • 21 Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca (BHUS), BG 29600.

12Un segundo bloque fueron las obras sobre Historia portuguesa, Publicística filoportuguesa y anticastellana y Guerras de Portugal con Castilla, muy especialmente de aquella llevada a cabo desde 1640 y en la cual Carpio fue soldado, prisionero y firmante de los acuerdos finales de 166818. Gracias a la relación que nos hace el marqués de Osera en su diario, conocemos que en el cuarto del aún marqués de Heliche en los años finales de la década de 1650 a menudo se llevaban a cabo largas noches de conversación19 en las que las noticias sobre la guerra con Portugal, las distintas estrategias militares llevadas a cabo por las tropas de la Monarquía, la realidad sociopolítica portuguesa presente y pasada, y las posibilidades de futuro de cara a una posible pérdida de Portugal como reino integrante de la Monarquía fueron temas muy recurrentes a lo largo de los días. Es, por tanto, lógico deducir que —al contrario de lo que sucedía con las obras jurídicas— sí resultasen interesantes a la vez que útiles todos estos temas para don Gaspar, que en sus años de presidio en Lisboa probablemente hizo acopio de gran parte de los libros portugueses con que contaba su librería. Es evidente que no se puede afirmar que todos los libros fueron comprados en los años en los que permaneció en la capital lusa, pero no cabe duda que muchos de ellos tuvieron que volver con él de allí, y así lo confirman algunos exlibris manuscritos de varias obras ya localizadas como los distintos Mercurios que se encuentran en la Biblioteca Francisco de Zabálburu20 o el Anticaramuel o Defença del manifiesto del reyno de Portugal a la respuesta que escrivio don Iuan Caramuel Lobkovvitz, localizado en la Biblioteca de la Universidad de Salamanca (fig. 2)21. Además, la inmensa mayoría son ediciones impresas en los años de vida adulta del marqués, e igualmente podemos afirmar que muchos de ellos vieron la luz en los años en que estuvo en Lisboa.

FIG. 2. — Anticaramuel o Defença del manifiesto del reyno de Portugal a la respuesta que escrivio don Iuan Caramuel Lobkovvitz, de Manuel Fernández de Vila Real

  • 22 Una prueba más del interés de Heliche por la guerra contra Portugal, de la relación y el patronazg (...)
  • 23 Carpio regresó a Madrid apenas un año antes de fallecer su mujer y, por tanto, de realizarse el in (...)

13Difícilmente existió fuera de Portugal una mejor colección de libros de este tipo como la que reunió el marqués del Carpio en su palacio madrileño, apta y preparada para poder desarrollar gracias a estos libros y entre los muros que los cobijaban cualquier tipo de manifiesto político o contestación impresa a todo aquel panfleto cuyo contenido pudiese enmarcarse dentro de la guerra publicística paralela a la militar llevada a cabo desde décadas atrás22; del mismo modo, y suponiendo que lógicamente muchos fueron comprados in situ y en el mismo momento de su publicación23, permitirían a Carpio conocer la opinión y participar como lector en el enfrentamiento desde su posición de preso y rehén para los portugueses, a la vez que testigo e informador para aquellos nobles castellanos con los que llegó a cartearse.

14Son los libros de Ciencia con un mayor predominio de la aplicada sobre la teórica el tercer y último grupo, y el que probablemente más sedujese al marqués, e igualmente el más variado en cuanto a la diversidad temática. Al igual que con todos los anteriores, poco o nada se puede decir por el momento de su procedencia, aunque sí se puede anotar con una seguridad mayor que fueron los que más interés despertaron en don Gaspar: si tomamos la fecha de 1650 como punto de partida para el cómputo de libros que puede adquirir un hombre adulto de veintiún años como lo era entonces el joven marqués de Heliche, vemos que la mayoría de las ediciones hasta 1669 que se encuentran en su librería son obras científicas, ya sean teóricas o de aplicación y práctica. En general, destacarán en esta librería las obras de técnica militar, artillería o milicia que nos dan muestra del interés de Carpio por esta materia; contará igualmente con obras matemáticas que sin duda despertaron gran pasión en él si seguimos atendiendo a las fechas de edición de las obras (muchas impresas en el mismo año de 1669, año del fallecimiento de su esposa y del inicio del pleito que propició la tasación y el inventario de los libros). Tuvo igualmente tratados de Geografía, Cosmografía e Hidrografía, y numerosas obras sobre Astronomía y Esfera ricamente ilustradas, que vuelven a mostrarnos a un marqués interesado en el conocimiento de estas materias mediante sus últimos trabajos, resultando en este punto especialmente llamativa la presencia de determinadas obras como los comentarios que Jean Baptiste Morin publicó sobre las obras de Brahe y Kepler en su Tabulae rudolphinae, así como los elzeviros de la Geometría o las Meditationes de prima philosophia de Descartes, impresas en la década de 1650, poco comunes por entonces en las librerías aristocráticas castellanas.

  • 24 Frutos Sastre, 2006, pp. 99-150, se refiere en particular a la obra de Andrés Mendo (1608-1684), j (...)

15Estos tres bloques anteriores componen el grueso de la librería que se recoge en el inventario de 1670, pero no toda ella puede agruparse de acuerdo a esas tres materias tan genéricas, pues —aunque escasas— contó con algunas obras sueltas de Fray Luis de Granada, unas Luisiadas de Camoes o la rarísima comedia ambientada en tiempos de Juan I de Avis Contra si faz quem mal cuida de Leonardo de Saraiva Coutinho que fue representada en 1644 en la Universidad de Coimbra. Quizá sería necesario ahondar en los motivos que llevaron a don Gaspar a contar con abundantes autores jesuitas en su librería, tanto de derecho como de obras científicas, destacando entre estas últimas varias de Kircher, Clavius y Gaspar Schott. Si, como sabemos, don Luis de Haro fue patrón de los jesuitas madrileños y, según plantea Leticia de Frutos, algunas de sus obras de cabecera pudieron ser de miembros de la Compañía como Andrés Mendo24, cabe la posibilidad de pensar que don Gaspar pudiese recibir una educación jesuítica que quedase plasmada en su librería, pero por el momento es muy arriesgado afirmar tal cosa.

  • 25 Siguiendo el desarrollo del pleito dentro del cual se enmarca la creación del inventario que sirve (...)

16A pesar de ello, resulta muy llamativa la ausencia tanto de obras clásicas (salvo algunas de arquitectura o geografía) como de tratados de pintura o vidas de pintores, conociendo que por esos años ya disponía de una gran colección de pintura que contaba con lienzos como La Venus del espejo de Velázquez, o varios otros de Rubens, Ribera, Giordano o Caravaggio, muchos de ellos decorando las distintas piezas de su librería. Igualmente llaman la atención varios aspectos como los escasos libros de devoción, teología, moral e incluso biblias que abundan en el resto de librerías nobles y reales barrocas; el vacío respecto a materias como la medicina, las Leyes del Reino, Partidas, Ordenanzas y Fueros, el gobierno y la política, la historia y mitología clásicas, poesía y literatura de divertimento que sí tendrá en su colección final de 1687, son también razones por las que cabe inclinarse a pensar en otra librería aparte o que, por un motivo aún no conocido, no se tasasen todos los libros con que contó25. No conviene alejar al marqués del Carpio del linaje al que pertenecía, ni olvidar que creció y fue educado para ejercer como hombre de estado al igual que su padre y su tío, de ahí que no sea extraño que esta librería pueda responder más a esos intereses por continuar la línea de valimiento abierta por el Conde Duque de Olivares, y que pudiese disponer de una segunda librería en otro lugar de la casa o en otra residencia en la que se encontrasen las materias que no se ven en esta; o, sencillamente, que no fuesen tasados todos los libros. Por tanto, este trabajo es una primera aproximación a la librería que conocemos gracias al pleito ya anotado anteriormente, que aun no respondiendo en absoluto al conjunto de la librería que hacia 1669 debió tener el marqués, es la única vía de acercamiento a su colección de libros en ese momento.

MAPAS, PIEDRAS Y CARAVAGGIOS: ESPACIOS Y USOS DE LA LIBRERÍA EN LA HUERTA DE SAN JOAQUÍN

  • 26 Colomer, 2008, p. 21.
  • 27 Como espacios de estudio pero igualmente de divertimento en ellos podían contenerse diversos juego (...)
  • 28 Petrucci, 1999a, p. 237.

17Pero dejemos aparte los libros y centrémonos en el espacio que ocupó la librería, para poder seguir conociendo cómo y de qué manera el VII marqués del Carpio hizo uso de ella para crear una imagen de sí mismo acorde con su sentido de pertenencia a la alta nobleza y al selecto grupo de cortesanos instruídos. Gracias —entre otros— al Traicté des plus belles bibliothèques publiques et particulieres publicado en 1644 por Louis Jacob, en donde se recogían algunas fabulosas librerías como la del cardenal Francesco Barberini (quien en un viaje a Madrid regalará —consciente de su condición de bibliófilo— varios libros a don Luis de Haro que finalmente terminarán en la librería de don Gaspar)26 conocemos que el estilo imperante para esos años era ordenar los libros verticalmente en estantes que cubrían casi enteramente las paredes, teniendo así estos un aspecto expositivo en el que el factor estético era algo intencionado y buscado; Carpio, además, tenderá a encuadernarlos en tafilete rojo, con diversos diseños de hierros dorados y en muchas ocasiones su escudo de armas en la cubierta (fig. 3). En librerías como esta el libro asumía paralelamente una función de mobiliario y ornamento, y sus salas proporcionaban un amplio espacio en el que no solo se podía leer, sino también trabajar, permanecer cómodamente, conversar e incluso jugar27. Eran lugares de estudio y de trabajo, pero también de discusión, de intercambio y de sociabilidad civil, en línea con las nuevas actitudes y los nuevos modos de comportamiento de una sociedad culta en rápida transformación28; de ahí que no sea extraño que gracias al inventario de 1670 conozcamos que su librería contaba con piedras preciosas, jaspe de Toledo, varios bufetes y una gran cantidad de pinturas. Así mismo, la presencia de varias sillas y sillones nos lleva a pensar que era un lugar de reunión y trabajo, o al menos en el que varias personas pasarían horas sentados, bien leyendo, bien hablando o discutiendo. En definitiva, un espacio semipúblico de la casa, al que no solo accedería el marqués y del que se serviría a modo de escenario o teatro para la proyección de su elaborada imagen personal.

  • 29 Brown, 1995.
  • 30 ADA, Carpio, caja 231 (201), nº 8,23 de diciembre de 1672. Carta del padre jesuita José de Zaragoz (...)

18No contó esta librería con fósiles, esferas, hallazgos arqueológicos ni otros útiles al modo de los gabinetes extendidos por Europa en las décadas iniciales y centrales del siglo —o al menos no fueron tasados— pero poco a poco y gracias a los últimos trabajos de Fernando Bouza o Jonathan Brown29, vamos sabiendo que lentamente las librerías se fueron vaciando de todos ellos en las últimas décadas del siglo XVII, y fueron quedando como espacios donde solo los libros y las pinturas tenían cabida. No quiere decir esto que desapareciese el interés por este tipo de piezas, pues concretamente en el caso del marqués del Carpio conocemos ejemplos de búsqueda de objetos de todo tipo de carácter científico o piedras preciosas, como se lee en la correspondencia que mantuvo con el padre jesuita José de Zaragoza en la que este le recomienda «no perder la conveniencia» de comprar por 3.000 reales una piedra preciosa de mejor calidad que algunas de las de la colección real de El Escorial, y para ello «aunque sea vender media librería» no sería exagerado30.

FIG. 3. — Cubierta La Gigantomachia de Sebastiano Baldini. Biblioteca Bartolomé March, B97-V2-22

  • 31 Frutos Sastre, 2006, p. 351.

19La distribución de las piezas o estancias se repetía, según los trabajos de Leticia de Frutos, en los dos pisos del palacio de la Huerta de San Joaquín: una galería, una alcoba, la pieza de la chimenea y los pasillos. Interesa en este punto conocer cómo, más que la decoración en sí, Carpio desarrollará un claro e intencionado programa iconográfico en la configuración y el embellecimiento de la librería, con un fin rotundo: reconocerse y ser reconocido ante todos sus visitantes como un virtuoso de las letras, y no solo un simple coleccionista más. Ambos factores, por mucho que hoy en día puedan parecer secundarios o meramente decorativos, nos ayudan a entender las relaciones del noble dentro del universo aristocrático, así como dentro de su propia Corte31, la que sabemos por las descripciones de Osera que reunió a su alrededor. El antepecho de la librería contaba ya con un Caravaggio, pero probablemente el espacio más significativo fue la segunda pieza, destinada a la parte más importante de la librería —de la que aún no podemos afirmar los libros que albergaba aunque pudieran ser los científicos por su cantidad e intereses—, por los cuadros y lienzos que tuvo: la Abundancia de Rubens, otros dos Caravaggios, y seguramente presidiendo el conjunto el Retrato del Cardenal Infante a caballo de Van Dyck (a imagen del Salón de los espejos del Alcázar madrileño, en que también colgaba otro retrato del Cardenal Infante en Nordlingen, de mano de Rubens). El techo de la sala lo presidían obras de la escuela napolitana cuya procedencia estaba también vinculada al linaje de los Haro: tres lienzos de Luca Giordano y un Píramo y Tisbe de Stanzione. La tercera pieza, más reducida, estaba presidida por la Natividad de Rubens, con otros tantos cuadros de la Virgen con el niño e imágenes de monterías y retratos anónimos. Con tal despliegue de lienzos y tan clara calidad en ellos, son evidentes las pretensiones del marqués por enseñar su librería y por ser visto, tratado y reconocido dentro de ella, rodeado de cientos de impresos y —aunque no nos lo diga este inventario pero sí las relaciones de algunos embajadores extranjeros que la visitaron— varios cientos de manuscritos.

DESDE LA LIBRERÍA HASTA EL GOBIERNO: HACIA UNA NUEVA FORMULACIÓN DE LA HISTORIA CULTURAL DE LA POLÍTICA

  • 32 Probablemente todos los manuscritos heredados de Olivares fueron señalados con una referencia topo (...)

20Como ha podido leerse hasta el momento nos encontramos ante una librería eminentemente práctica que no responde al conjunto total de libros que tuvo en ese momento, probablemente porque únicamente se incluyeron los adquiridos en los años de matrimonio, quedando fuera los impresos por cuenta del marqués así como todos los heredados que no debían entrar en el reparto de bienes a hacer. Aún así, es claro que estos casi seiscientos volúmenes que con seguridad sabemos que tuvo hacia 1669 dan muestra de los intereses bibliófilos del marqués y del uso práctico que don Gaspar quiso hacer de ellos de cara a un ensalzamiento de su persona y del linaje de los Haro-Guzmán, en definitiva, de su proyección cultural dentro de la corte del Rey Planeta. Sin duda, esta librería disgregada pero entendida como parte de otra más completa, responde sobre todo (o al menos en gran parte) a exigencias de prestigio y de mecenazgo dinástico familiar y personal, y no solo culturales; de ahí que no se entienda sin la de su padre, ni esta —en parte— sin la de Olivares32 (fig. 4). Carpio se vio en la obligación de continuar con la tradición marcada por sus antecesores respecto al coleccionismo librario, y no simplemente a mantener y albergar en su palacio la librería heredada, sino también a ser merecedor de todos esos textos por su cultura y superior educación, y no solo por su condición de noble de alta alcurnia. Supo como pocos que en el caso de controversias internacionales, de problemas de gobierno del territorio, de relaciones con otros soberanos o aristócratas como pudo llevar a cabo en sus años portugueses y de conflictos jurisdiccionales, la consulta de libros era indispensable y proporcionaba los instrumentos informativos, prácticos y útiles para tomar decisiones políticas o actuar políticamente partiendo de la librería. Gracias a esta colección podía movilizar una serie de recursos que muy pocos nobles podían igualar para entonces: en ella podía conocerse lo prohibido, lo novedoso, lo no aceptado o incluido en las enseñanzas universitarias y todo aquello que posibilitase nuevas formas de actuación política, nuevas formas de gobierno.

FIG. 4. — Fernán Pérez de Guzmán, Confesión rimada (s. XV). Biblioteca Bartolomé March, B89-V1-13

21De igual modo, un mejor conocimiento, más global y universal del mundo en que se vivía gracias a las diversas y numerosas obras científicas, posibilitaba una mejor comprensión de la realidad mundial a la hora de enfrentarse a diversos problemas de tipo político, amén de ofrecer una serie de instrumentos de diálogo y conocimiento erudito que permitían a don Gaspar insertarse dentro de la élite cultural y política a la que siempre tuvo claro que pertenecía, ya fuese en Madrid, Lisboa, Roma o Nápoles.

  • 33 García Mercadal, 1959, t. II, p. 541.

22Sin ser autor de ninguna obra, aunque sí supo rodearse de quienes las escribían, él —que administraba como nadie el poder con el comportamiento, la soberbia desmedida, la palabra, el gesto y el sentido de pertenencia a un nivel social superior—, usaba la librería como instrumento complementario útil y significativo de su figura pública, y gustaba de recibir y de menospreciar en ella, como al pobre marqués de Osera, a muchos de los que le visitaban. Otros que le visitaron, fueron mejor recibidos como Antonio Grammont —enviado de Luis XIII de Francia que visita la Corte de Felipe IV en 1659—, sorprendido o extrañado de no encontrar en el marqués a un miembro de la nobleza inculto e inclinado a cultivar únicamente aquellas manifestaciones externas y visibles como esperaba encontrar en cualquier noble castellano, no dudó en elogiar su librería y escribir de ella que era «extremadamente curiosa, llena de los más hermosos manuscritos del mundo, conteniendo los despachos y los asuntos más importantes de toda la monarquía desde Carlos V hasta el presente»33. La misma impresión vierte Francisco Bertaut, acompañante de Grammont en su viaje, que cuenta en sus memorias el interés que tuvo en visitarla y que consigue ver gracias a don Cristóbal de Gaviria, introductor de embajadores:

  • 34 Hoy se encuentra en la Biblioteca Nacional de España, conservando su ex libris manuscrito. BNE, MS (...)

Sin duda es la más curiosa y llena de manuscritos, como ninguna otra haya en Europa. […] Hay también algunos manuscritos con miniaturas en algunos libros. Entre ellos una que me enseñaron que trata de la Astrología y de la piedra filosofal que se llama de las cruces, que dicen no encontrarse en ninguna parte34 (fig. 5).

23Tres años después de realizado el inventario sobre el que se asienta este trabajo, el célebre filólogo holandés Santiago Gronovius escribirá desde Madrid a su amigo Nicolás Heinsius (bibliotecario de la reina Cristina de Suecia) que bien merecía la pena revisarla despacio si se le diera facilidad.

  • 35 Quizá de manera algo pedestre, la nobleza barroca española podía dividirse entre quienes leían, e (...)
  • 36 Cita tomada de Andrés, 1975, p. 47.

24Desde ahí y hasta 1687, el VII marqués del Carpio continuará comprando y recibiendo impresos y manuscritos hasta reunir una fabulosa librería de casi cuatro mil volúmenes repartida entre Madrid y Nápoles, ciudad en la que murió. Como puede verse, en su caso el acercamiento y uso de la cultura escrita superó el nivel de manifestación externa de simple consumo —casi derroche— al que obligadamente también debió responder, para convertirse en un reclamo de esa conciencia de juicio propia de la nobleza que le permitía distanciarse y sobre todo diferenciarse del resto de nobles y aristócratas más lejanos del gusto e intereses culturales que él siempre manifestó35. Era, en definitiva y como escribió de él su secretario Velez de León a su muerte, la diferencia entre «premiar la pluma, o regir la espada»36.

FIG. 5. — Herón de Alejandría, Liber de Machinis Bellicis. BHMV, BH FLL 20779

Notes

1 Este texto se inscribe en el proyecto de investigación Prácticas y saberes en la cultura aristocrática del Siglo de Oro ibérico: comunicación política y formas de vida, dirigido por F. Bouza Álvarez (Departamento de Historia Moderna de la Universidad Complutense de Madrid) y financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (HAR2011-27177).

2 Archivo de los Duques de Alba (ADA), Madrid, Casa de Montijo, leg. 17. Diario del Marqués de Osera, Madrid, jueves 19 de octubre de 1657. El diario ha sido recientemente editado en Martínez Hernández, 2013.

3 Prólogo de F. Bouza en Powis, 2007, p. xi.

4 Nieto del duque de Segorbe y de Cardona y sobrino-nieto del Conde Duque de Olivares, unía en su persona varios títulos pertenecientes a las más importantes casas nobiliarias castellanas y aragonesas.

5 Checa Cremades, 2002; Frutos Sastre, 2005, 2006,2009 e inédito; Harris, 1957; Hurtado de Molina, 2003; López-Fanjul, 2010 e inédito; López Torrijos, 1991; Marías, 2003; Pérez Sánchez, 1960 y Pita Andrade, 1952 y 1960.

6 Andrés, 1972-1974 y 1975. A continuación solo algunas de las publicaciones de Bouza Álvarez en las que se ha ocupado de la figura del VII marqués del Carpio: Bouza, 1999, 1995, 2001a, 2003a, 2001b, 2003b, 2008a, 1997 y 2008b.

7 Simón Díaz, 1992.

8 Ibid., p. 35.

9 Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 18722, fº 204rº. Noticias de la vida del Marqués del Carpio.

10 Para un mejor acercamiento a la vida de don Gaspar de Haro y Guzmán ha sido recientemente publicada una biografía por parte de Frutos Sastre muy centrada en su labor como coleccionista y mecenas, véase Frutos Sastre, 2009.

11 Real Academia de la Historia, Salazar y Castro, tomo VIII, a-99, fos 1 y 2. Documentación relativa al matrimonio en 1649 de Gaspar de Haro y Guzmán con Antonia María de la Cerda.

12 Malcom, inédito.

13 ADA, caja 145, nº 12. Defensa a favor de dicho Marques con las Consultas, y Decretos Originales sobre la Causa de preparacion de fuego en el Coliseo del Buen Retiro. Año de 1662.

14 Archivo Histórico Nacional (AHN), Estado, leg. 468.

15 AHN, Estado, leg. 3455, nº 15. «Año de 1668. Instrucciones al Marqués del Carpio para ajustar y firmar las Capitulaciones de Paz entre España y Portugal».

16 AHN, Consejos, leg. 42039. En la actualidad este inventario y la documentación relativa al pleito están siendo estudiados también por F. Bouza Álvarez así como por Mª. López-Fanjul Díez del Corral.

17 De acuerdo a la definición que S. González-Sarasa da en su tesis doctoral, un porcón es un «Impreso que recoge las alegaciones jurídicas preparadas por el abogado con el fin de informar al juez del derecho de su parte acudiendo a diferentes leyes y razonamientos jurídicos para defender su causa y refutar la del contrario». Son, en definitiva, las alegaciones en Derecho que contienen en su portada en mayúsculas los términos POR (el nombre del denunciante) CON (el nombre del denunciado), de ahí el acrónimo resultante de las dos palabras más visibles de la portada. Suelen tener todos un formato similar y una composición de página común, contando la mayoría de ellos con un escudo o grabado xilográfico en el centro. González-Sarasa, inédito.

18 La heterogeneidad de este bloque, sin ser tan reseñable como el último y siguiente a este, hace que igualmente dentro de él se encuentren algunas obras de devoción o literarias, que debió comprar igualmente durante sus años de reclusión en el Castillo de San Jorge lisboeta.

19 Bouza, 2012b.

20 Los Mercurios se encuentran en la Biblioteca de Francisco Zabálburu 73-69, 73-66. Sobre ellos ha trabajado Lopez-Fanjul, 2010.

21 Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca (BHUS), BG 29600.

22 Una prueba más del interés de Heliche por la guerra contra Portugal, de la relación y el patronazgo con distintos autores, así como de su convencimiento del uso de la imprenta como arma política es el Memorial a la Santidad de Nvestro Beatíssimo Padre Alexandro séptimo, en qve se representan las razones y fundamentos jurídicos que deven obligar a su Santidad a fauorecer con las armas espirituales la causa de su Magestad Católica contra el Rebelde Portugués, impreso en 1661 en Madrid por el Licenciado Manuel Franco de Cora debaxo de la protección del Excelentíssimo Señor Don Gaspar Méndez de Haro, poco tiempo después de la sonada derrota de las tropas españolas capitaneadas por Luis de Haro en la batalla de Elvas.

23 Carpio regresó a Madrid apenas un año antes de fallecer su mujer y, por tanto, de realizarse el inventario con lo que resulta altamente improbable que comprase la mayoría de los libros durante ese tiempo. Es razonable pensar, aunque de momento no contamos con la localización de todos y cada uno de los ejemplares de su librería que puedan demostrar –como los ya localizados– con su exlibris que fueron comprados durante sus años de preso en Lisboa, que la mayoría si no todos fueron comprados en el momento de salir o poco después de imprimirse directamente allí, en Portugal, pues lógicamente tampoco fueron obras de fácil adquisición en los reinos de la Monarquía por su carácter propagandístico y antifilipino.

24 Frutos Sastre, 2006, pp. 99-150, se refiere en particular a la obra de Andrés Mendo (1608-1684), jesuita logroñés afincado en Madrid. Poco podemos decir salvo las escasas noticias que de él da Alvarez-Ossorio Alvariño, 2001, en relación con el papel de confesor que desempeñó Mendo en sus años al servicio del Duque de Osuna. Autor de diversas obras teológicas y sermones, desempeñó no solo funciones de confesor en sus años en Lombardía, sino que se hizo valer como reputado teólogo y escritor político, manteniendo Mendo un estrecho contacto con los supremos ministros entre los que se encontraba situado por encima del resto don Luis de Haro, de lo que cabe deducir una buena relación entre ambos que pueda llevarnos a pensar que ambos se trataron en décadas anteriores. Aún así, su obra Príncipe Perfecto y ministros aiustados, varias veces reeditada, y cuya primera edición es de 1657 hace imposible que la obra pudiese servir de manual de educación para un Gaspar de Haro que en esa fecha contaba ya con 28 años.

25 Siguiendo el desarrollo del pleito dentro del cual se enmarca la creación del inventario que sirve de base para este estudio, puede verse que uno de los puntos de mayor desacuerdo entre don Gaspar y los herederos de Antonia María es dictaminar qué se tasa y qué debe excluirse de la tasación, intentando por todos los medios el marqués que quedasen fuera aquellos bienes heredados de su padre, con el fin de que no formasen parte del reparto. Considerando que finalmente fuesen tasados solamente aquellos libros que fueron obtenidos durante los veinte años de matrimonio, cabe pensar que el resto de libros adquiridos previamente al enlace de 1649 o heredados por vía paterna, quedaron fuera y que pudo haber entre ellos otra serie de obras de distinto carácter a las recogidas en este inventario.

26 Colomer, 2008, p. 21.

27 Como espacios de estudio pero igualmente de divertimento en ellos podían contenerse diversos juegos como, por ejemplo, tableros de ajedrez con piezas de ébano y marfil como los que tuvo el IV duque de Uceda en su librería madrileña de finales del siglo XVII. Véase Martín Velasco, 2009, p. 159.

28 Petrucci, 1999a, p. 237.

29 Brown, 1995.

30 ADA, Carpio, caja 231 (201), nº 8,23 de diciembre de 1672. Carta del padre jesuita José de Zaragoza al Marqués del Carpio desde el Colegio Imperial de Madrid sobre la compra de instrumentos científicos y piedras preciosas.

31 Frutos Sastre, 2006, p. 351.

32 Probablemente todos los manuscritos heredados de Olivares fueron señalados con una referencia topográfica en el primer folio, similar a la que puede apreciarse en la Confesión Rimada de Fernán Pérez de Guzmán.

33 García Mercadal, 1959, t. II, p. 541.

34 Hoy se encuentra en la Biblioteca Nacional de España, conservando su ex libris manuscrito. BNE, MSS/9294. Este mismo ex libris puede verse en el impreso Liber de Machinis Bellicis de Herón de Alejandría, conservado en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla (BHMV), BH FLL 20779.

35 Quizá de manera algo pedestre, la nobleza barroca española podía dividirse entre quienes leían, e incluso podían hacer uso de la escritura manuscrita, y quienes no solo no seguían estos comportamientos sino que llegaban a despreciarlos, tachándolos de opuestos a la esencia nobiliaria. Véase Martínez Hernández, 2010.

36 Cita tomada de Andrés, 1975, p. 47.

Table des illustrations

Légende FIG. 1. — Antonio Bulifon, Compendio delle vite dei re di Napoli, Nápoles, Castaldo R. Stamperia, 1688. El marqués del Carpio
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1350/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 355k
Légende FIG. 2. — Anticaramuel o Defença del manifiesto del reyno de Portugal a la respuesta que escrivio don Iuan Caramuel Lobkovvitz, de Manuel Fernández de Vila Real
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1350/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 159k
Légende FIG. 3. — Cubierta La Gigantomachia de Sebastiano Baldini. Biblioteca Bartolomé March, B97-V2-22
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1350/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 327k
Légende FIG. 4. — Fernán Pérez de Guzmán, Confesión rimada (s. XV). Biblioteca Bartolomé March, B89-V1-13
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1350/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 205k
Légende FIG. 5. — Herón de Alejandría, Liber de Machinis Bellicis. BHMV, BH FLL 20779
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1350/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 328k

Auteur

Universidad Complutense de Madrid

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search