Version classiqueVersion mobile

Culturas del escrito en el mundo occidental

 | 
Antonio Castillo Gómez

III. — Los libros de memorias

Orden económico, orden moral

Aportaciones al estudio de los libros de cuentas de los siglos xviii y xix

Carmen Rubalcaba Pérez

Texte intégral

  • 1 Mandingorra Llavata, 2002, p. 131.

1En las últimas décadas se ha intensificado la producción bibliográfica sobre los documentos escritos de carácter popular, sin embargo, quedan aún muchas zonas oscuras por iluminar y una de las que, a nuestro parecer, merece más atención es la referida a las escrituras personales que se entretejen con los asientos contables en los libros de caja y contabilidad de los siglos XVIII y XIX que funcionaron, en cierto sentido, como objeto memoria, es decir, como herramienta para el recuerdo e instrumento para la expresión de la identidad privada1.

  • 2 Id., 1994, p. 73.

2Los libros y cuadernos de cuentas han sido utilizados de manera profusa a lo largo de la historia, especialmente por parte de comerciantes, artesanos y campesinos que anotaban en ellos las distintas operaciones mercantiles que llevaban a cabo, pero también por individuos pertenecientes a otros grupos socioprofesionales y por instituciones públicas. A pesar de ello, esta tipología no ha merecido apenas la atención de los historiadores, a excepción de aquellos que se ocupan de la economía para quienes los libros de cuentas, así como todo tipo de documentación financiera son, sin duda, los testimonios más conocidos y examinados, tanto en lo que se refiere a la Edad Media como al Renacimiento2.

3Este trabajo pretende más que asentar certidumbres o proporcionar respuestas concluyentes sembrar dudas, actitud que consideramos la más honesta para mejorar el conocimiento de este tema por parte del investigador que observa tantas vías abiertas y aún sin recorrer. Nuestro propósito deliberado es suscitar cuestiones para el debate que inciten a la profundización en el estudio de los egodocumentos de carácter popular puesto que detenernos en las certezas puede conducir a una sensación de autocomplacencia falsa o, al menos, equívoca.

  • 3 Bartoli Langeli, 1985, p. 31.

4La misma clasificación de los materiales analizados es ya en sí misma problemática. Los libros que analizaremos nacieron con la intención de contener asientos contables pero con el paso del tiempo recibieron entremezcladas otro tipo de anotaciones de carácter más personal. Resulta difícil —dadas las características de los textos que presentamos en las siguientes páginas— establecer un límite estricto, una frontera diferenciable entre libros de cuentas con anotaciones personales, diarios y libros de familia escritos por una sola persona, embrión malogrado de un «verdadero» libro de familia «plurigeneracional». Como ha escrito el profesor A. Bartoli Langeli, habría que preguntarse si los libros de contabilidad familiares no se pueden valorar como libros de familia potenciales3.

  • 4 Cicchetti, 1985, p. 29.
  • 5 Cicchetti, Mordenti, 1985a, p. 47.

5Aspectos peculiares de la escritura familiar son, entre otros, el registro de los acontecimientos a medida que se suceden y el regreso en distintas ocasiones a la narración de algunos hechos4, características comunes ambas a varios de los géneros que se están mencionando. Los mercaderes intercalaban en sus libros de razón entre los registros de negocios y de cambios, recuerdos de hechos sucedidos en la ciudad o relacionados con la familia, instituyendo de esta manera una crónica civil doméstica y autobiográfica5.

  • 6 Mordenti, 1993, pp. 741-742.

6La taxonomía de las diferentes escrituras privadas de origen popular no es una cuestión cerrada, pero consideramos que más que establecer una estricta división en categorías resulta más fructífero contemplar las características comunes de las escrituras privadas de la memoria y sus diferencias y confluencias con las escrituras administrativas, del poder o literarias, así como sus reutilizaciones o el posible uso de las primeras como esbozo de otras escrituras —como la historiografía, la autobiografía, la biografía o el diario íntimo6—, entre otras cuestiones.

  • 7 Castillo Gómez, 2011b.

7Los libros de cuentas tienen un origen medieval y persiste su uso en la Edad Moderna. Sin embargo, y como ya han subrayado otros estudiosos, no se sabe tanto de este tipo de libros en el mundo contemporáneo, ya que han recibido una atención menor y solo en las últimas décadas del siglo XX se ha comenzado a avanzar en su conocimiento7.

8No podemos obviar, aunque sea conocido, que el origen del interés por los escritos de las clases populares en su materialidad se puede situar en el final de los años setenta y más concretamente en el año 1977 cuando se celebró en la ciudad italiana de Perugia el primer congreso sobre Historia de la Cultura Escrita, bajo el título Alfabetismo e cultura scritta nella storia della societá italiana.

9La tendencia marxista predominante en la historiografía desde finales de los años sesenta favoreció este tipo de estudios puesto que dirigió la mirada hacia las clases bajas de la sociedad y a sus producciones escritas; sin embargo, por otra parte, su tendencia a valorar los aspectos materiales y despreciar los culturales perjudicó el estudio de los textos que quedó reducido al análisis de su contenido.

  • 8 Amelang, 1987, p. 52.

10Por todo lo anterior, se prestó muy escasa atención a los aspectos culturales y la cultura se consideró como algo estático en lugar de un proceso dinámico. En los últimos años, este concepto ha sido revisado y, por ejemplo, J. Amelang define la cultura «como una red de relaciones sujetas a negociación permanente, unos puntos de vista continuamente defendidos, intercambiados y transformados dentro del contexto más amplio del cambio histórico (que incluye cambios en el modo y los medios de producción, las relaciones sociales, y la articulación de las instituciones políticas locales, regionales, estatales, etc.)»8.

11Hasta hace relativamente poco tiempo, las anotaciones de tipo personal contenidas en obras de tipo contable o administrativo han sido utilizadas por los distintos investigadores por la información que ofrecían sobre la sociedad, la cultura y la política del momento en que fueron llevadas a cabo. Sin embargo, no se ha dedicado tanta atención a los motivos de la elaboración de los textos en sí mismos.

12Nuestra propuesta teórico-metodológica se construye en torno a un cambio en esta perspectiva. Tomamos en consideración, junto a los anteriores, el factor de la propia elaboración de los libros y cuadernos de cuentas, de la intencionalidad de sus autores, de la evolución de la idea del registro escrito desde mero contenedor de la contabilidad hasta receptáculo de la propia intimidad.

  • 9 Castillo Gómez, 2011b.

13Con el paso del tiempo, el libro de cuentas se transforma en un libro híbrido que contiene anotaciones de diverso carácter —contable, íntimo…— y con distintas finalidades por lo que, en muchas ocasiones a lo largo de este trabajo, se utilizará la expresión libros de memorias entendidos como libros donde se anota lo que no se quiere olvidar, bien relacionado con el trabajo, las propiedades, la familia o con el registro de algún tipo de suceso destacable9.

LIBROS DE CUENTAS ANALIZADOS

14La escasez de estudios centrados en los libros de cuentas privados puede radicar en la dificultad de localizar fondos documentales de este tipo debidamente conservados y organizados, puesto que hasta fechas relativamente recientes la investigación histórica se ha alimentado básicamente de documentación administrativa, judicial y económica depositada en archivos públicos. La búsqueda de fuentes de otro género se ha visto obstaculizada por múltiples circunstancias; entre ellas una de las principales reside en la falta de organización de los archivos privados, personales y familiares en nuestro país.

  • 10 Estos libros de cuentas se conservaron en el Archivo de San Román de Escalante (ASRE) hasta el año (...)

15En nuestra búsqueda de escrituras populares de edad contemporánea encontramos, después de numerosos sondeos, en el Archivo de San Román de Escalante y en el Archivo Histórico Provincial de Cantabria (AHPC), diversos libros de cuentas con anotaciones, además de contables, de tipo privado, íntimo10.

  • 11 Libro de cuentas de Policarpo Pando Carasa (Cicero), ASRE, leg. 122; Libros de cuentas de Pedro Ja (...)

16En el caso de los libros de cuentas consultados en el Archivo de San Román de Escalante, más de una docena, hemos elegido los más representativos por su extensión y contenido, esto es, un libro de caja de Policarpo Pando y dos libros de cuentas de Pedro Jado Agüero, ambos avecindados en la zona oriental de la antigua provincia de Santander, actual comunidad de Cantabria11.

  • 12 Castillo Gómez, 2006, p. 78.

17El libro de cuentas de Policarpo Pando Carasa, de Cicero, es un libro en papel, manuscrito, que se extiende entre el año 1712 y 1753. Encuadernado en pergamino, está formado por ciento setenta y siete folios. Los primeros veintiún folios se hallan recortados por el lado derecho de manera escalonada y en el borde se inscribe una letra, como sucede en las modernas agendas. Es un sistema de ordenación alfabética que aparece en otros libros de cuentas elaborados entre los siglos XVIII y XIX y que se encuentra relacionado con el establecimiento de cierta forma de racionalización del registro escrito para intentar facilitar la búsqueda de información. La incorporación de sistemas que organicen el escrito indica el deseo por parte del autor «de servirse del libro como soporte de la memoria económica y a veces personal»12.

  • 13 Mordenti, 1993, p. 742.
  • 14 ASRE, leg. 122, Libro de cuentas de Policarpo Pando, Carasa (Cicero), fos 87vº y 60vº.

18El libro de cuentas de Policarpo Pando resulta paradigmático desde el punto de vista de lo que sería un libro de familia ideal, definido como aquel que contiene escrituras diarias, plurigeneracionales y familiares13. Aunque las entradas en este libro no se producen ordenadas por fecha, se trata de una escritura diarística en el sentido de que se realiza de manera contemporánea a los acontecimientos narrados; no es una memoria, ni unos recuerdos elaborados posteriormente. Por otra parte, es una escritura plurigeneracional ya que existen anotaciones de tres personas distintas que parecen pertenecer a la misma familia: en primer lugar escribe Policarpo Pando entre 1712 y 1753; existen entradas de otra mano que anota deudas de los años 1886-1890 y, por último, una tercera mano escribe «para recuerdo» las fechas de nacimiento, y en algún caso fallecimiento, de los que parecen ser descendientes de Policarpo Pando14. Finalmente, el libro es familiar en el doble sentido de que se escribe en el seno de una unidad familiar y de su temática.

19Comprendidos en el fondo familiar Jado, se conservan distintos cuadernos de cuentas de Pedro Jado Agüero. Los que ofrecen mayor interés para nuestro estudio son los que Pedro Jado elaboró entre los años 1844 y 1857 y durante los años 1878 y 1879, en los que recoge abundantes noticias sobre sucesos públicos y acontecimientos privados. Su atractivo reside en varios aspectos: por una parte en su mayor extensión respecto a otros libros y cuadernos de cuentas del mismo autor; por otra en su duración, pues el primero se extiende a lo largo de un periodo de trece años y el segundo de año y medio y, finalmente, en su contenido.

20El primer libro de cuentas seleccionado se inicia el día 19 de noviembre de 1844 en Escalante y finaliza el 4 de abril de 1857. Se conserva incompleto, está confeccionado en papel de tamaño folio y conformado por ciento veintisiete hojas que se distribuyen en cuadernillos cosidos entre sí. Generalmente los asientos están distribuidos en dos columnas, con o sin línea divisoria entre ellas. A medida que avanza el tiempo el cuaderno está mejor elaborado en lo referente a claridad y organización; del mismo modo las notas informativas, no contables, se intensifican y hacen más explícitas.

21El segundo cuaderno de cuentas, que comprende anotaciones fechadas entre el 23 de junio de 1878 y el 31 de diciembre de 1879, se ha confeccionado a partir de hojas de papel dobladas sobre sí mismas y cosidas probablemente por el propio Jado. En efecto, parece un cuaderno de fabricación casera en el que se aprecian cosidos sucesivos, que evidencian la incorporación de nuevas hojas de papel a medida que se iba redactando. Se conserva incompleto, tanto en su comienzo como en su final. Este fragmento sería la parte intermedia de un libro de cuentas más amplio. Su extensión es breve, tan solo cuarenta y dos hojas sin foliar.

  • 15 A estos libros de cuentas les corresponden respectivamente las siguientes signaturas en el AHPC, C (...)

22En los archivos públicos de Cantabria, especialmente en el Archivo Histórico Provincial, se encuentran depositados también numerosos libros de cuentas, concretamente bajo la denominación de libros y cuadernos de cuentas se hallan cuarenta y seis ítems y bajo la de libros de caja, veinte. La mayor parte de estos volúmenes responden a su definición y son libros que contienen simplemente asientos contables, pero algunos apuntan algunas notas personales abocetadas. Es el caso, por ejemplo, de los siguientes libros de cuentas a los que haremos referencia en este trabajo: libro de cuentas del padre de Pedro José y José María Rozas Pastor, el mantenido por Bonifacio Ferrer, el del sacerdote Lucas San Juan, el de los hermanos del Río, mantenido simultáneamente por tres hermanos, y el libro de caja de Tomás San Juan15.

  • 16 Foisil, 1986a (trad. esp. 1989, p. 332).
  • 17 Esta evolución desde el libro de cuentas al diario ha sido estudiada por Mandingorra Llavata, 2002 (...)

23Los libros de cuentas aquí presentados responden, en principio, a la definición que aporta Madeleine Foisil: libro en el que un administrador o comerciante «escribe todo lo que recauda y gasta para darse cuenta y razón a sí mismo de todos sus negocios»16. En ellos sus autores registran tanto la contabilidad doméstica como la patrimonial, de manera que a partir del estudio de los asientos consignados es posible conocer con detalle diversos aspectos de su economía familiar como el pago de jornales, asiento y cancelación de deudas, acuerdo de préstamos, ajuste de compraventas, cuidado de fincas, establecimiento de aparcerías o arriendo de terrenos. De manera paulatina, sin embargo, entre estos registros económicos, propios del ejercicio administrativo, se produce una inclusión cada vez mayor de otros de distinto carácter, de naturaleza privada, personal y, de esta manera, el libro de cuentas deviene un embrión de diario17.

CARACTERÍSTICAS COMUNES DE LOS LIBROS DE CUENTAS

  • 18 Amelang, 2003, p. 4.

24Hemos respondido a las dificultades para hallar escrituras populares mediante una lectura intensiva de estos documentos que proporciona datos similares a los aportados por otros investigadores. Resulta irónico, como ha hecho notar James Amelang, que la escritura de tipo autobiográfico, que suele ser considerada la cima de la expresión personal, «se caracterice por numerosas analogías, desde justificaciones genéricas y estrategias de presentación del autor, hasta incluso repetición de frases y pequeños detalles lingüísticos»18.

  • 19 Ibid., p. 3.

25El problema al que se enfrentan los historiadores que estudian un material dado es la manera en que puedan llevar a cabo «observaciones que trasciendan lo trivial sin dejar por ello de respetar los rasgos específicos —y muchas veces peculiares— de los materiales que examinan»19.

  • 20 Torres Sans, 2000.

26Las entradas de los libros de memorias analizados en este trabajo coinciden con el contenido de los libros de memorias, de cuentas y diarios de miembros de los grupos populares como artesanos, campesinos, mercaderes o comerciantes estudiados hasta ahora y que versaba sobre asuntos personales y familiares, temas ligados al patrimonio, noticias locales y nacionales, sucesos extraordinarios, enfermedades, precios, desastres y datos meteorológicos registrados de manera casi diaria20.

27Estas obras responden a lo que se ha denominado escritura de la memoria y si bien no se ajustan estrictamente a ninguno de los tipos más estudiados —libros de familia, autobiografías, diarios— comparten con ellos numerosas y esenciales características, entre ellas, el hecho de presentar una escritura de tipo diarístico, o al menos con entradas correspondientes con las fechas en que se producen las anotaciones y no de tipo memorialístico, a posteriori, así como comprender una temática de tipo familiar vinculada a cuatro grandes áreas: la primera de ellas se refiere al patrimonio familiar; la segunda al cuerpo de la familia; la vida social y de familia constituyen la tercera y el imaginario y lo curioso, la cuarta.

PATRIMONIO FAMILIAR

28Una gran parte de los libros de memorias pueden considerarse libros de familia en el doble sentido de que se escriben en el seno de una unidad familiar y de que los asuntos registrados son en gran medida de incumbencia familiar: registro de rentas, censos, tierras y casas poseídas, deudas, nacimientos, decesos, bautizos, bodas y dotes.

29Los dos elementos característicos de estos libros de memorias populares son la unión de temas económicos con temas familiares. El motivo de esta conjunción es la vinculación entre una familia y su hacienda, su patrimonio. Uno justifica la otra. Si la existencia de un patrimonio habla de una familia que lo ha reunido, la familia demuestra su relación con esa herencia a través de la línea familiar continuada. Conocer a los antepasados significa reconocer los derechos sobre su heredad.

30Policarpo Pando comienza su libro de forma similar a como lo hacían los libros de familia italianos de la Baja Edad Media y el Renacimiento, recordando, con ocasión de la muerte de su esposa, la fecha de su matrimonio. Tras esta primera anotación, prosigue con la narración del fallecimiento de su esposa y de los gastos ocasionados con motivo de sus honras fúnebres. A continuación se copian los gastos que originaron el entierro y las misas dichas por el alma de su esposa.

  • 21 Mordenti, 1985b, p. 61.

31Sin embargo, y como también es habitual en otras tipologías de escritura de la memoria, por ejemplo en los libros de familia, el escribiente se arraiga a través de la escritura en el pasado, procurando un recuerdo de su nacimiento —aportando la fecha y demás datos—, de su formación y estudios y de sus principales sucesos familiares21.

32La narración de su vida la comienza Policarpo Pando a partir de 1692, cuando salió de su población natal de Cicero para reunirse con su padre en Galicia y continúa narrando sus sucesivos viajes hasta su asentamiento definitivo, que se produce con su matrimonio y la formación de una nueva familia. De manera sucesiva, Policarpo Pando registra el crecimiento de su patrimonio, la construcción de su casa, los cargos que ocupó en el gobierno de la zona y el nacimiento de sus hijos.

  • 22 AHPC, San Juan, leg. 1, nº 4/26. Libro de caja de Don Tomás de San Juan.

33Y otro viaje, en esta ocasión hasta Veracruz en México, significa el inicio del libro de cuentas de Tomás de San Juan en el que enumera con todo lujo de detalles los gastos ocasionados por ese desplazamiento —llevado a cabo para defender los intereses de sus sobrinas en una herencia tras el fallecimiento de un familiar en aquel país— y los distintos avatares que implica, lo que lo convierte, en la práctica, en un diario22.

34Las alusiones al patrimonio y, sobre todo, a la edificación de la casa se consideran hitos significativos para el protagonista y sus descendientes, tanto para los inmediatos como para los de las generaciones sucesivas. La familia se justifica en gran parte por la posesión de determinados haberes —una casa, un patrimonio, una hacienda, un dominio, una heredad—, es decir, una herencia de los antepasados que se transmitirá a su vez a los descendientes. Policarpo Pando se define como constructor del patrimonio familiar que debe permanecer físicamente presente. De esta manera se lleva a cabo una especie de identificación entre autobiografía e historia de la familia, esta última en cuanto historia del patrimonio familiar.

35No parece casual que ordenados de manera consecutiva en el libro se hallen: las dispensas por el grado de consanguinidad que permiten el matrimonio entre parientes y de esa manera evitan la dispersión del patrimonio, una declaración en la que Policarpo Pando afirma que su hijo mayor es el heredero de un cierto mayorazgo tras haber establecido su filiación, la enumeración de los antepasados y, por último, la propiedad de sus casas. Se puede percibir como la utilidad da lugar a este tipo de anotaciones ya que se encuentran estrechamente relacionadas con propósitos patrimoniales como podía ser la reclamación de tierras o posesiones vinculadas familiarmente.

CUERPO DE LA FAMILIA

  • 23 Pandimiglio, 1987, p. 5.

36De manera paulatina se introducen en el registro administrativo distintos aspectos de la historia familiar puesto que la relación que los autores de estos libros establecen entre prosperidad económica y crecimiento biológico de la familia acostumbra a ser muy estrecha23.

  • 24 Mordenti, 1985c, p. 13.

37El nacimiento de los hijos se inscribe entre los sucesos familiares de mayor importancia; su registro responde a un marco conceptual y recurre a un formulario similar a los utilizados en los libros de familia italianos24: la fecha del acontecimiento, el nombre del neonato y de los padrinos y los detalles del ritual del nacimiento o del bautizo.

  • 25 AHPC, CEM, l. 20.

38Este hábito se puede observar en el caso del libro de cuentas del padre de Pedro José y José María Rozas Pastor25. En el primer folio del libro se inscriben sus cuentas con otro particular, Francisco de Landeta, pero en el segundo registra las fechas de nacimiento de sus cuatro hijos, su fecha de bautismo y el folio de otro libro donde se encuentra anotada la fecha de bautizo. Un ejemplo, es la notación de la fecha de nacimiento de su primer hijo: «1 º Pedro José María de Rozas Pastor mi hijo nació en 15 de agosto de 1800, le bautizó su tío Don Fernando en 17 de dicho mes. Libro que comenzó año de 1797 al folio 265 vuelto».

  • 26 «En la noche del día 18 de abril y ora de las doce menos cuarto dio a luz Joaquina, una niña». (Po (...)

39Pedro Jado anota en sus libros de cuentas el nacimiento de los distintos niños de la familia así como de los sobrinos26. Sin embargo, en los libros de cuentas se habla también de los niños, de sus gestos, de sus progresos. Pedro Jado registra en su libro, por ejemplo, los primeros pasos y las hemorragias nasales de su hijo Emilio.

40Policarpo Pando, casi cien años antes, consigna el nacimiento de sus hijos sin acompañarlo de expresiones de alegría; el registro se lleva a cabo sin ninguna muestra de emoción. El bautizo, que se acostumbra a celebrar pronto, se menciona con tanto esmero como el nacimiento, signo de la presencia de la religión en la vida cotidiana. De igual manera, el nacimiento de sus nietos se halla registrado en distintas ocasiones y lugares. En primer lugar, se van anotando según se suceden en partes diversas del libro y, posteriormente, Pando los agrupa bajo el rótulo de «Baptizados».

  • 27 Foisil, 1986a (trad. esp. 1989, p. 352).

41El fallecimiento de algún hijo es, normalmente, una ocasión en la que el autor de cualquier tipo de documento se extiende en la expresión de su dolor; no sucede así con el libro de Policarpo Pando en el que la mención de la muerte de algunos de sus hijos es muy sucinta. Una explicación para este laconismo la avanza Madeleine Foisil cuando argumenta que el libro de familia, que es libro de cuentas a la vez, «no es adecuado para desahogar la pena y el duelo»27.

42También la preocupación en torno al estado de salud de los diferentes miembros de la familia se encuentra reflejada repetidamente en las anotaciones de los libros de cuentas. La enfermedad desasosiega puesto que las tasas de morbilidad eran muy elevadas en un momento en que no se habían descubierto todavía los agentes infecciosos ni la manera de combatirlos. La referencia a los problemas de salud es frecuente, y se describen los trastornos, cólicos, síntomas de enfermedades y sus subsiguientes remedios, caseros o recomendados por el médico, hasta extremos que hoy pueden resultar sorprendentes.

43Entre los asuntos a los que Pedro Jado hace alusión con frecuencia en sus libros de cuentas se halla la preocupación por lograr una buena educación para sus hijos y anota las edades y los momentos en los que sus hijos comienzan a asistir a la escuela de su localidad, o a la del convento en el caso de las niñas.

  • 28 Ibid., p. 343.

44En los libros de memorias se puede también captar la vida diaria de la familia y los sucesos pequeños y grandes que acontecen en su lugar de residencia. En este aspecto, el testimonio de Pedro Jado es de una gran riqueza: día tras día anota en sus libros de cuentas los gestos más sencillos y habituales de la vida diaria. Es un texto que, como otros libros de cuentas, diarios y livres de raison «constituye a la vez un compendio de acontecimientos y de gestos»28.

  • 29 AHPC, San Juan, leg. 1, nº 4/26.

45Entre las anotaciones que se encuentran con más frecuencia en los libros de cuentas se hallan las relacionadas con las últimas voluntades del autor. En el libro de cuentas de Policarpo Pando, entre 1753 y 1760, este deja constancia de su voluntad y disposiciones sobre su entierro y registra sucesivamente distintos testamentos. Otro testamento ológrafo redactado al final de un libro de cuentas es el de Tomás San Juan que lo consignó en los folios finales del mismo29. Estos dos testimonios reafirman la idea de que estos libros de cuentas eran conocidos por el resto de la familia aunque los llevase solamente el cabeza de la misma.

VIDA SOCIAL Y DE FAMILIA

  • 30 Mordenti, 1993, p. 753.

46La honra se concibe en estos momentos, siglos XVIII y XIX, como algo necesario, imprescindible en la historia familiar. El proceso de anclaje en el pasado de la familia y el intento de ennoblecerla de alguna manera, de encontrar antecedentes que sobresalgan por alguna circunstancia —nobleza, santidad, prestigio— se produce también en esta ocasión. La aparición de emblemas heráldicos y escudos era un motivo tradicional en los libros de familia30 y también Policarpo Pando dibujó en su libro las «antiguas Armas de Pando».

47Policarpo Pando entronca el origen de su familia con Pando —«presidente del Imperio Romano en la Siria y Cilicia y otras provincias»— y afirma que «de este nobilísimo Príncipe descendemos los de este apellido, teniendo a honra de Dios nuestro Señor un origen tan ilustre y tan antiguo como que han pasado desde entonces hasta este año de 1742, mil y cuatrocientos años, y otros tantos ha que fundó y tuvo principio esta Casa».

48El autor se extiende a lo largo de varios folios en la narración muy detallada de la vida y martirio del santo de su nombre: san Policarpo. De igual manera enumera otros santos y mártires que llevaron este nombre y el día de su festividad y cita otros aspectos religiosos y mitológicos como la genealogía de Jesucristo desde la Creación; Tubal en España; El Imperio Romano en España; César y Pompeyo; Vida de Jesús; Apóstol Santiago en España y la Destrucción del Templo de Jerusalén.

EL IMAGINARIO Y LO CURIOSO

49Otras anotaciones muy habituales en los libros de cuentas y de memorias conciernen a sucesos externos que marcan la vida diaria; así las referencias a fenómenos atmosféricos o climáticos, como lluvias abundantes y tormentas; otras veces se registran los enfrentamientos que a lo largo de los siglos XVIII y XIX sacudieron el país, como las guerras carlistas o los movimientos de independencia en América y Filipinas, o los conflictos locales o internacionales.

  • 31 ASRE, leg. 122, Libro de cuentas de Policarpo Pando, f os 43rº, 44 vº, 51rº y 158rº.

50Policarpo Pando escribe sobre sucesos ocurridos en la zona donde habita, la parte oriental de la antigua provincia de Santander, y se refiere a la construcción de naves en la Real Fábrica de Bajeles en el astillero de Santoña y Guarnizo en los años 1725 y 1726, al incendio que destruyó numerosas casas en la villa de Laredo en el año 1734, a la sequía y sus efectos del verano de 1741 y a la subida de precios como, por ejemplo, el de la sal31.

  • 32 «Las ceremonias — la confluencia más visible de identidad local, poder político y vida espiritual (...)

51El registro de distintas ceremonias públicas, bien de tipo religioso bien de tipo profano, es una de las constantes de los libros de memorias a lo largo de los siglos. Procesiones, entradas de monarcas en la ciudad, visitas reales o religiosas… aparecen reflejadas en los libros de cuentas, de memorias, diarios y dietarios con todo lujo de detalles32. La procesión que se realizó en la zona el verano de 1741 para rogar por la lluvia es narrada minuciosamente por Policarpo Pando.

  • 33 «Otros autores llegaron a centrarse en noticias ajenas a su localidad; en torno al año 1640, Mique (...)
  • 34 ASRE, leg. 122, Libro de cuentas de Policarpo Pando, fos 43vº y 56rº.

52Junto a los temas de carácter local, los libros de memorias reflejan también sucesos acaecidos en esferas sociales y geográficas lejanas33. A lo largo de varios folios Policarpo Pando se detiene en la narración de la toma de Cartagena de Indias por parte del almirante inglés Vernon y su posterior derrota por parte del ejército español34. En un primer momento, narra el intento de conquistar Cartagena de Indias que el almirante británico Edward Vernon llevó a cabo de manera infructuosa en los años 1740 y 1741. A continuación narra el intento de 1742. El detallismo y el gran número de datos hacen pensar que Policarpo Pando tuvo que copiar la narración de una fuente escrita, puesto que no parece posible que recordase todo de memoria.

  • 35 Ibid., fos 28, 42, 43 y 56vº.

53Consigna también numerosas informaciones sobre otros sucesos bélicos y políticos como la toma de Orán en el año 1732, el enfrentamiento con Inglaterra entre 1739 y 1741, el fallecimiento del rey Carlos II en el año 1700 y los de los papas Inocencio XII y Clemente XI. De la misma manera, refleja la elección del papa Benedicto XIV en 1741 y la inquietud en Europa por la falta de elección de nuevo Emperador. Más adelante apunta otras noticias varias como la muerte del rey Felipe V en 1746 y la erección del Obispado de Santander en 175435.

CARACTERÍSTICAS FORMALES DE LOS LIBROS DE CUENTAS

  • 36 Amelang, 2003, p. 112.

54Se sabe muy poco de la manera en que estos documentos fueron elaborados por sus autores. La mejor, sino la única, fuente para reconstruir las condiciones de su producción es el estudio del «contenido y las características físicas de los propios textos»36.

55La mayoría de los libros de cuentas del siglo XVIII y XIX parecen confeccionados por el propio autor o, en todo caso, de manera casera. Son libros encuadernados con tapas de cartón o pergamino, normalmente cosidos a mano. De manera más tardía, a finales del siglo XIX, ya aparecen ejemplares adquiridos en el comercio con otras características formales: encuadernados de manera mecánica y con foliación y rayado impresos.

56En los libros más antiguos se inicia cada hoja con una cruz centrada en el margen superior. Las entradas se organizan en dos columnas, conteniendo el concepto en una y la cantidad en la otra, separadas con líneas verticales y, para separar los sucesivos conceptos, líneas horizontales. En algunos de los ejemplares analizados, como se ha ido viendo, con el paso del tiempo las entradas dejan de ser de tipo contable y abundan cada vez más las de tipo íntimo. Se inscriben asientos de mayor extensión en los que se anotan acontecimientos vitales —nacimiento de hijos, defunción de familiares…— o se justifican comportamientos personales. Esta evolución de contenido se produce de manera paralela a la evolución formal. Las entradas dejan de organizarse en columnas y pasan a hacerlo en párrafos cuya extensión aumenta con el tiempo. Si en principio la excusa para una entrada es de tipo económico al final no hay ninguna relación entre el contenido del asiento y la contabilidad.

57Los libros de cuentas forman parte de una galaxia mayor de escrituras confeccionadas por sus autores. Muchas de sus entradas se escribieron en momentos anteriores en forma de notas o en otros soportes y se pasaron de manera organizada a los libros de contabilidad. En ellos se hace continua referencia al mantenimiento de otro tipo de registros, a otras prácticas de lectura y escritura, así como a los tiempos y espacios en que tienen lugar. Las anotaciones sobre el patrimonio, a las que en un primer momento responde el uso del libro de cuentas, son abundantes y muestran además la existencia de una trama de borradores, cuadernos y libros (de jornales, de minuciosidades, de pan fiado, de censos o de aparcería) donde se anotan las diferentes operaciones económicas llevadas a cabo.

58Hay un incesante trabajo de anotación, revisión, borrado o tachado de las cuentas saldadas y de copia de las pendientes a otros libros. De igual manera se produce un continuo juego de referencias en los mismos libros y cuadernos al resto; indudablemente, la tarea de mantener al día, actualizados y correctos, todos estos libros suponía un gran esfuerzo.

  • 37 El aprendizaje y uso de la lengua escrita en el mundo contemporáneo ha sido abordado por Kalman, 2 (...)

59La operación de registrar las cuentas, anotar citas, cifras o sucesos implica una serie de actuaciones de lecto-escritura y reflexión más complejas de lo que en un primer momento se puede suponer. En primer lugar se hace necesario rememorar los sucesos acaecidos, las informaciones recibidas. En segundo lugar discriminar cuáles y en qué orden se disponen según su importancia, cruzar estos datos con otros que ya se conocían y anotarlos37.

  • 38 Mordenti, 1985a, p. 57.

60Los libros de cuenta y razón con anotaciones personales y familiares, como los que estamos analizando, al contrario que los diarios, no se desarrollan en modo rectilíneo, siguiendo el orden lineal del tiempo cronológico, sino que organizan la escritura disponiéndola también en lugares diferenciados temáticamente, según criterios predeterminados: cuentas, recuerdos, memorias, recetas médicas, consejos morales o profesionales, copias de documentos y testamentos, copias de horóscopos o cualquier otro asunto de interés para el autor38. Esta división temática puede ser organizada de diversas maneras: con espacios de escritura distintos, es decir, dividiendo el libro en partes, o —cuando los segmentos textuales se disponen en una secuencia única, en un continuum— evidenciando las áreas temáticas mediante un sistema interno de referencias.

61Los reenvíos internos pueden ser de un escribiente a otro anterior o también de un fragmento a otro por parte de un mismo escribiente. Este sistema tan elaborado, que no se reduce únicamente a situar uno junto a otro los fragmentos de escritura sino que aspira a un orden, a una inteligibilidad propia, aporta elementos útiles para una interpretación de los libros de memorias.

  • 39 Ibid., pp. 57-58.

62Un aspecto importante dentro de este intento de establecer un sentido en el interior del libro es el hecho de que los criterios de organización de la escritura sean explicitados claramente por norma general al principio del volumen, como una especie de introducción a la obra. Esta intervención del autor reviste una gran importancia en relación a la función peculiar de estas obras que están destinadas, en muchas ocasiones, a ser leídas por los sucesores del escribiente, quienes deben ser capaces de reconocer la lógica interna que estructura el libro, sea para encontrar de manera fácil las informaciones que necesiten, sea para adaptar a esa lógica sus propios actos posteriores de escritura. De aquí que la colocación de cada anotación se encuentre determinada por dos factores: la sección temática (familia, patrimonio…) y la datación de la escritura (orden cronológico). Esto no excluye la frecuente intercalación de notas, fechas o nombres que se produce a menudo, por ejemplo, en lo relativo a las fechas de fallecimiento de familiares, introducidas ulteriormente39.

63No siempre la explicitación del orden seguido en la redacción de un libro de familia se dirige a los descendientes. Puede ser también que el propio escribiente desee encontrar de manera más rápida los contenidos del libro que redacta. De esta forma, un gran número de libros posee un índice donde aparece la referencia a los bloques temáticos más importantes y a su situación en la obra con indicación de la página.

64En el caso del libro de Policarpo Pando, sus primeras veinte páginas presentan una serie de uñas o cuadratines, es decir, muescas —en este caso cuadradas— dispuestas escalonadamente a lo largo del margen externo. En la parte que sobresale en cada página está escrita en tinta una letra del alfabeto siguiendo el orden correspondiente. De esta manera, la primera hoja estaba reservada para asuntos que comenzaran con la letra «a» como «aparcería», la segunda hoja se había utilizado en un principio para lo referido a la familia de «Ballegón», la tercera para «cabañas» y «caseríos» y así sucesivamente. Esta disposición indica un principio de organización racional de los contenidos del libro.

  • 40 AHPC, Jurisdicciones Territoriales Antiguas, leg. 34-2. Libro de cuentas de los hermanos del Río.

65Otra manera de mantener el orden era mediante la realización de un índice de los contenidos en la primera página del libro como sucede en el libro de cuentas de los hermanos del Río en cuya primera página se escriben las entradas que comienzan con la letra a, como por ejemplo «Aparcerías», y de manera sucesiva las restantes letras del alfabeto que coinciden con algún concepto reflejado en el libro, a la derecha de la columna se ha escrito el número de la página donde se encuentran las cuentas o anotaciones a manera de índice40.

66Mantener de manera organizada todo este universo de escritos quiere decir que existe un interés plenamente consciente por parte del autor en su elaboración y mantenimiento. Se puede afirmar, por tanto, que los libros de cuenta son productos escritos muy elaborados pese a lo que pudiera indicar su aparente sencillez y tosquedad, dados los materiales sencillos en los que están confeccionados, la falta de ornamentación o la reutilización de los espacios en blanco.

  • 41 Amelang, 2003, p. 121.

67De la exactitud y precisión de algunas de las entradas de los libros analizados se trasluce que no fueron escritas de memoria sino a partir de otros documentos anteriores. En algunas ocasiones, los autores populares no se limitan a inspirarse en sus lecturas sino que copian o incluyen fragmentos de textos ajenos, literatura efímera o narraciones orales. Así Policarpo Pando incluye en su libro de cuentas la narración de la historia de Genoveva de Brabante, el martirio de san Policarpo o el intento de tomar Cartagena de Indias por parte de Vernon. Entre los autobiógrafos populares citados por Amelang, Chavatte, en su crónica de la ciudad de Lille, incluyó pasquines y documentos jurídicos; en sus memorias, Antoine Jacmon, hizo lo propio con el calendario de festividades, los estatutos gremiales y edictos municipales de su localidad, y sentencias de excomunión, además de poesía popular y, por último, Sebastiano Arditi, Nehemiah Wallington y Hans Heberle incorporaron a sus autobiografías avisos, pronósticos, panfletos y hojas volantes41.

  • 42 ASRE, leg. 122, Libro de Policarpo Pando, fo 6rº.

68Un aspecto clave en el análisis de estos libros de memorias es la forma en que tuvieron acceso a las obras que les sirvieron de fuentes para la redacción de sus propias obras. Una manera de conseguir concretar los datos sobre sus lecturas es ver lo que los propios autores dijeron sobre ellas. Las fuentes utilizadas por Policarpo Pando para la composición de su libro son diversas. Para los asuntos relacionados con su familia y su patrimonio acude a los documentos que conserva en el archivo familiar (sea este un arca, un escritorio o una estancia de la casa). En lo referente a la vida de santos y otros asuntos religiosos acude a libros impresos —como al Flos Sanctorum de Villegas y Rivadeneira, al Martirologio Romano y a la obra de Ludovico Blosio, La Antorcha para alumbrar herejes— de los que proporciona los datos —autor, título, páginas— cuidadosamente: «Lease a Ludovico Blosio: La Antorcha para alumbrar Hereges y en los folios 267-281-297-298-300 y 303 se hallarán noticias raras de las virtudes del glorioso San Policarpo Obispo de Esmirna»42.

69Resultaría de gran interés la reconstrucción del conjunto de textos leídos y copiados por parte de autores populares pertenecientes a una determinada época o ámbito geográfico puesto que ayudaría a conocer la difusión de determinadas obras y su penetración o apropiación popular.

MOTIVOS PARA ESCRIBIR

  • 43 Perrot, 1987-1989, p. 272.

70Una de las principales funciones de los libros de cuentas consiste en la organización del patrimonio familiar que todos sus miembros, especialmente el cabeza de familia, debían contribuir a mantener y aumentar para transmitirlo a las siguientes generaciones. La familia, sin embargo, no es únicamente un conjunto de personas unidas por lazos de parentesco y ligados a un patrimonio o solar, sino que es también un «capital simbólico de honor»43 y uno de los motivos que conducen a la escritura es la defensa del honor bien personal, bien familiar.

  • 44 ASRE, leg. 172, nº 2, Libro de cuentas de Pedro Jado, 1844-1857.

71En una de las entradas que realiza Pedro Jado en uno de sus libros de cuentas relata una discusión entre los miembros de la cofradía religiosa a la que pertenecía la noche de Jueves Santo del año 1855 y concluye con la siguiente anotación: «yo dije que otro año ni tornaba ni pagaba colación y si se me obligaba a ello que me borraba de hermano por no pertenecer a una hermandad tan poco prudente e irregular»44.

  • 45 ASRE, leg. 122, Libro de cuentas de Policarpo Pando, fº 124vº.

72Algo similar ocurre con Policarpo Pando que después de relatar los gastos ocasionados con motivo del entierro de su hermana política en enero del año 1751 afirma respecto a la actitud de su cuñado y sobrinos: «y el agradecimiento fue una pestilente ingratitud y vileza»45.

  • 46 Amelang, 2003, p. 161.

73En la misma línea, en su diario, Thomas Turner, tendero rural inglés afirmó explícitamente que escribió su diario «para que no cayeran en el olvido la verdad de sus propios actos y las fechorías de algunos vecinos»46.

74El libro de memorias forma parte de esta estrategia familiar y cultural: por una parte ayuda a conservar en orden las propiedades y, por otro, es el testimonio de los esfuerzos del cabeza de familia para que él mismo y sus hijos respondan al ideal moral y religioso al que están obligados. En su elaboración confluyen, tanto la necesidad de la administración para incrementar el patrimonio económico, como la exigencia de la práctica religiosa para poder llevar una vida ordenada y diligente.

  • 47 Sombart, 1977, p. 121.

75Para llevar una vida burguesa fructífera es necesario mantener una recta administración, ocupación considerada provechosa y honesta, de los bienes y de la hacienda con la ayuda del alma, del cuerpo y, especialmente, del tiempo. Como ha escrito W. Sombart para una economización perfecta de la administración y de la vida no basta con ahorrar, sino que además «es necesario establecer un orden lógico en las actividades y un aprovechamiento adecuado del tiempo, que es lo que podría llamarse economía de las energías»47.

CONCLUSIONES

76La existencia de este corpus de libros de cuentas en una pequeña región del país conduce a interrogarse sobre la pervivencia de otros similares en distintos hogares y archivos. Parece que las escrituras populares fueron más frecuentes de lo que hasta ahora la historiografía ha considerado, puesto que ha sido un territorio discursivo relativamente poco frecuentado —aunque con trabajos muy valiosos— por los investigadores españoles.

77Los libros de memorias analizados a lo largo de este escrito plantean multitud de incógnitas. Si se aborda el estudio de sus contenidos se suscitan distintos interrogantes en torno a la fuente de las informaciones registradas, la forma de circulación y difusión y, por último, los motivos que indujeron a su conservación. Conocer mejor las características de esta tipología nos permitiría establecer las regularidades y las excepciones, lo extraordinario.

78Antes de finalizar, es necesario insistir en la necesidad de investigar en los archivos locales, públicos y privados, donde con seguridad se pueden descubrir decenas más de documentos de este tenor. No podemos aventurar los temas que se trataban o los silencios que aparecen en estos libros sin evidencias, se hace por ello imperativo seguir buscando más escrituras personales de estos periodos históricos para poder obtener conclusiones más asentadas. Olvidados en desvanes, buhardillas, sobrados y sótanos, revueltos entre los papeles viejos vendidos a traperos, ropavejeros o anticuarios, mezclados entre papel de deshecho vendido al peso es probable que se conserven más ejemplos que los que la historiografía española ha mostrado hasta ahora.

  • 48 Así ha definido A. Petrucci a los encargados de administrar los lugares específicos para la conser (...)
  • 49 Garcia Carcel, 1993, p. 10.

79La elección de fuentes es una toma de postura del investigador sobre la historia que desea elaborar y también sobre los interlocutores históricos que elige para su construcción. Hay que interrogarse no solo sobre qué momento y qué sucesos se desea conocer mejor sino además sobre el sujeto histórico al que interesa preguntar. Los historiadores son los responsables, junto con otros memorizadores sociales48, de seleccionar el pasado que se debe recordar y, por otra parte, de «enterrar lo que debe olvidarse»49.

80Estos escritos se convierten en una intersección donde se encuentran la expresión personal y la influencia de las normas sociales y en el mejor testimonio de la manera en que la sociedad de un momento y un lugar determinado puede verse reflejada en una conciencia individual. Y precisamente un mejor conocimiento de la formación de la intimidad personal en el pasado debería ser uno de los objetivos principales de los historiadores.

81Las entradas relacionadas con la propia conciencia, la propia intimidad en los libros de cuentas se encuentran estrechamente relacionadas con la construcción de la identidad personal por medio del uso de los discursos y prácticas sociales y culturales.

82No se debe olvidar que la elaboración de un registro personal supone la creación consciente de una determinada memoria. El autor selecciona aquello que, según su sistema de valores, contribuirá a crear el retrato que desea fijar. La identidad que se plasma es la imagen social aceptada, el prototipo, y coincide con los valores que se desea transmitir a las siguientes generaciones. La escritura de las anotaciones privadas del libro de cuentas es una práctica de disciplina, de modelado personal que permite un ejercicio de interiorización, de afianzamiento de los valores sociales.

  • 50 «Motivaciones administrativas, políticas, ideológicas, de control social, de propaganda, entre otr (...)

83Lo que interesa desentrañar, descifrar, es la manera de articular esa narración de vida: qué decisiones adopta el escribiente al presentar, al estructurar su recuerdo y su valoración, qué selecciona, qué criterio elige, qué memoria crea y, por último, la relación de esa memoria personal con la memoria social, porque con el tiempo la memoria individual se convierte en colectiva50.

Notes

1 Mandingorra Llavata, 2002, p. 131.

2 Id., 1994, p. 73.

3 Bartoli Langeli, 1985, p. 31.

4 Cicchetti, 1985, p. 29.

5 Cicchetti, Mordenti, 1985a, p. 47.

6 Mordenti, 1993, pp. 741-742.

7 Castillo Gómez, 2011b.

8 Amelang, 1987, p. 52.

9 Castillo Gómez, 2011b.

10 Estos libros de cuentas se conservaron en el Archivo de San Román de Escalante (ASRE) hasta el año 2007 en que fueron cedidos por su propietario, Juan Antonio Iribarnegaray Jado, al conde de Isla Fernández. Mantenemos, sin embargo, las signaturas del archivo original en que fueron consultados para que sea más fácil relacionarlas con las citas en otros trabajos anteriores.

11 Libro de cuentas de Policarpo Pando Carasa (Cicero), ASRE, leg. 122; Libros de cuentas de Pedro Jado Agüero: 1844-IX-19 Escalante, 1857-IV-4, ASRE, leg. 172, nº 2 y 1878-VI-23 Escalante, 1879-XII-31, ASRE, leg. 172, nº 16. Con el objeto de no recargar en exceso el aparato de notas y facilitar la lectura del texto en adelante nos referiremos a ellos como Libro de cuentas de Policarpo Pando, Libro de cuentas de Pedro Jado, 1844-1857 y 1878-1879, respectivamente. De igual manera, con la intención de facilitar la lectura de las citas extraídas de estos libros, se ha actualizado la ortografía, la puntuación y la acentuación.

12 Castillo Gómez, 2006, p. 78.

13 Mordenti, 1993, p. 742.

14 ASRE, leg. 122, Libro de cuentas de Policarpo Pando, Carasa (Cicero), fos 87vº y 60vº.

15 A estos libros de cuentas les corresponden respectivamente las siguientes signaturas en el AHPC, CEM, l. 20; Bonifacio Ferrer, leg. 2; San Juan, leg. 1, 4/22; Jurisdicciones Territoriales Antiguas, leg. 34/2 y San Juan, leg. 1, nº 4/26.

16 Foisil, 1986a (trad. esp. 1989, p. 332).

17 Esta evolución desde el libro de cuentas al diario ha sido estudiada por Mandingorra Llavata, 2002, p. 132.

18 Amelang, 2003, p. 4.

19 Ibid., p. 3.

20 Torres Sans, 2000.

21 Mordenti, 1985b, p. 61.

22 AHPC, San Juan, leg. 1, nº 4/26. Libro de caja de Don Tomás de San Juan.

23 Pandimiglio, 1987, p. 5.

24 Mordenti, 1985c, p. 13.

25 AHPC, CEM, l. 20.

26 «En la noche del día 18 de abril y ora de las doce menos cuarto dio a luz Joaquina, una niña». (Posteriormente, se añade con otra tinta: «año de 1856»). ASRE, leg. 172, nº 2, Libro de cuentas de Pedro Jado, 1844-1857.

27 Foisil, 1986a (trad. esp. 1989, p. 352).

28 Ibid., p. 343.

29 AHPC, San Juan, leg. 1, nº 4/26.

30 Mordenti, 1993, p. 753.

31 ASRE, leg. 122, Libro de cuentas de Policarpo Pando, f os 43rº, 44 vº, 51rº y 158rº.

32 «Las ceremonias — la confluencia más visible de identidad local, poder político y vida espiritual — fueron quizá el asunto público más abordado en los diarios de los artesanos», Amelang, 2003, p. 21.

33 «Otros autores llegaron a centrarse en noticias ajenas a su localidad; en torno al año 1640, Miquel Parets anotó y comentó con gran detalle batallas, sitios, movimientos de tropas y otros incidentes militares acaecidos fuera de su ciudad natal. Por último, y como era previsible, muchos escritores de diarios mezclaron lugares cercanos y distantes en el mismo texto, y a menudo en la misma página», Ibid., p. 21.

34 ASRE, leg. 122, Libro de cuentas de Policarpo Pando, fos 43vº y 56rº.

35 Ibid., fos 28, 42, 43 y 56vº.

36 Amelang, 2003, p. 112.

37 El aprendizaje y uso de la lengua escrita en el mundo contemporáneo ha sido abordado por Kalman, 2004.

38 Mordenti, 1985a, p. 57.

39 Ibid., pp. 57-58.

40 AHPC, Jurisdicciones Territoriales Antiguas, leg. 34-2. Libro de cuentas de los hermanos del Río.

41 Amelang, 2003, p. 121.

42 ASRE, leg. 122, Libro de Policarpo Pando, fo 6rº.

43 Perrot, 1987-1989, p. 272.

44 ASRE, leg. 172, nº 2, Libro de cuentas de Pedro Jado, 1844-1857.

45 ASRE, leg. 122, Libro de cuentas de Policarpo Pando, fº 124vº.

46 Amelang, 2003, p. 161.

47 Sombart, 1977, p. 121.

48 Así ha definido A. Petrucci a los encargados de administrar los lugares específicos para la conservación ordenada de la memoria escrita como archiveros o bibliotecarios: Petrucci, 2004.

49 Garcia Carcel, 1993, p. 10.

50 «Motivaciones administrativas, políticas, ideológicas, de control social, de propaganda, entre otros, han dado lugar a la existencia de una memoria escrita que el paso del tiempo y la acción de los historiadores han convertido en memoria colectiva», Gimeno Blay, 1999, p. 31.

Auteur

Universidad de Cantabria

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search