Version classiqueVersion mobile

Culturas del escrito en el mundo occidental

 | 
Antonio Castillo Gómez

III. — Los libros de memorias

«Comensí a escriure en lo present libre per mamoriegar»

Escrituras del recuerdo entre la Edad Media y el Renacimiento

Luz Mandingorra Llavata

Texte intégral

  • 1 Archivo Condal de Orgaz (ACO), caja XXXVIII, 7, olim C7, fº virº. En la actualidad el libro de Lluí (...)
  • 2 Pons Alos, 1982, pp. 130-132.
  • 3 Ello se advierte a la perfección, por ejemplo, en los inventarios de sus bienes en Valencia y Sumac (...)
  • 4 Sobre los libros de memorias véanse, entre otras, las aportaciones, ya clásicas, de Cicchetti, Mord (...)
  • 5 Nos servimos aquí de la expresión acuñada por L. Miglio, véase Miglio, Petrucci, 2008, p. 37.
  • 6 Sobre la transformación que experimenta el libro de cuenta y razón y da lugar al diario, véase Mand (...)
  • 7 Coquery, Menant, Weber, 2006, pp. 26-29.

1«Comensí a escriure en lo present libre per mamoriegar». Así se expresaba Lluís Crespí de Valldaura, segundo conde de Sumacárcer, en la primera entrada del libro1 que inició el día 10 de enero de 1444 para registrar la liquidación de sus cuentas pendientes con Guerau Bou, su suegro. No cabe duda de que Lluís Crespí era un hombre de armas, de hecho, participó en diversas campañas militares al servicio de Juan II y Fernando II, en una de las cuales, el sitio de Perpiñán, murió su hijo Guillem2. Ello no le impidió, sin embargo, demostrar una absoluta confianza en la escritura como instrumento de gestión y racionalización de su patrimonio, patente no solo en la elaboración de un dietario, sino en el desarrollo de una práctica archivística en la que intervenía activamente3. Como otros muchos libros de cuenta y razón producidos entre los momentos finales de la Edad Media y los inicios de la Edad Moderna, el dietario de Lluís Crespí participa de las características materiales y, sobre todo, textuales, que definen a los libros de memorias4, esa «invención de escritura»5 que nace en la Toscana del siglo xiii y que se materializa en una gran variedad de productos, que comparten, sin embargo, un elemento común: la existencia de un texto que tiene como eje a su autor, convertido, a su vez, en su principal destinatario, aunque, a menudo, también haga partícipes a otros miembros del colectivo del que forma parte. En este sentido, no podemos olvidar que el proceso que conduce desde el libro de cuentas hasta el diario personal6, en la medida en que nace de una convergencia de interacciones sociales7 y pulsiones individuales, no experimenta un desarrollo lineal, sino que se articula en momentos diferentes que, a su vez, no necesariamente se corresponden con espacios geográficos distintos, ni, desde luego, con la diversidad de los contextos sociales y culturales de su producción.

  • 8 Véase al respecto Amelang (coord.), 2005.
  • 9 Archivo del Reino de Valencia (ARV), Varia, Libros, 488, fº 1rº.
  • 10 Ibid., 535, fº 91rº. En esta cita, como en las restantes, el subrayado es mío.
  • 11 De hecho, aparece con relativa frecuencia, como, por ejemplo en el libro del mercader Francesc Ferr (...)
  • 12 ACO, caja XXXVIII, 7, olim C7, fº xiivº.
  • 13 ARV, Varia, Libros, 1061, cubierta delantera interior.
  • 14 Ibid., 1110, fº 143vº.

2Ahora bien, en el seno de un proceso tan complejo, que genera una tan enorme variedad de productos escritos articulados en torno al yo8, el libro de memorias se identifica porque su escritura tiene como finalidad recordar, como ponen de manifiesto sus propios autores. En algunas ocasiones, porque ellos mismos califican sus libros como «de memorias». Así lo hizo el notario de Valencia, Maurici Segarra, que titula su libro como: «Libre de memòries de l’any mil sis-cents vint-y-hu»9, o del mercader anónimo, también de Valencia, que escribió: «sia m memòria com a 18 de otubre 1578 é asentat en libre gros de memòries»10. En este caso, vemos, además, cómo el escribiente se sirve de la expresión «Sia m memòria», que remite igualmente a la voluntad de recordar11. Pero son diversas las locuciones que se utilizan con este mismo significado. Lluís Crespí, tras consignar la liquidación de su deuda con el médico Joan Vallseguer, añadió: «Escrich-ho per memòria»12. Por su parte, el panadero Miquel Joan Bonança anotó en la cubierta delantera interior de su libro de cuentas: «† Recort me çia a mi, Chuan Bonanza, quom a vint-hi-dos del mes de guiner, dia de sent Viçent màrtil, a les güit ores, naxqué Juana Viçenta Bonanza, filla de Miquel Juan Bonança. Fet a XXI de giner, any MDLIII»13. Del término recort —recuerdo— se sirvió también el mercader Onofre Doménec: «La nit de Nadal, any mil D68 se halsaren los moros de Granada, contàvem ha vint-hi-cinch dies del mes de dembre, dit any. Recort»14.

  • 15 Ibid., 469. Para la edición y estudio de este libro, véase Guardiola martorell, inédito.
  • 16 Mandingorra Llavata, 2002, pp. 132-138.
  • 17 Esta circunstancia se produce en la mayor parte de las anotaciones relativas al nacimiento de los h (...)
  • 18 Es el caso de Josep Gasset quien, a la muerte de su padre, decide escribir una breve genealogía fam (...)

3Ahora bien, ¿qué se pretende recordar? También en este punto los mismos autores nos dan la clave, en cuanto que algunos denominan sus libros como «de hechos»: «Llibre de fets meus propis» es el nombre que Francisco Alconchell dio al libro en el que escribió durante casi 40 años15. Hechos, sí, pero ¿de qué naturaleza? En gran medida, se trata, como es lógico, de cuestiones de índole estrictamente administrativa, pero en otros casos, en cambio, se superan los límites de la gestión económica para adentrarse en el terreno de lo personal, ya sea en una dimensión individual o colectiva, privada o pública16. La mayor parte de estos «hechos» se sitúan en un pasado reciente y el impacto que causan en el escribiente es el motivo por el que este decide sustraerlos al olvido mediante el registro escrito17. Otros, por el contrario, se remontan a un pasado lejano, cuyo recuerdo se aviva a la luz de acontecimientos del presente18. Sea como fuere, los autores conciben estos hechos como un elemento integrante de su identidad, no en vano los califican como «meus propis».

4No obstante, en el momento de la escritura, la mirada de los autores no solo se dirige al pasado, sino también hacia el futuro. La redacción de los textos muestra cómo a la intención por parte del autor de recordar experiencias o hechos pasados, se une la percepción subjetiva de un futuro del que quizá ya no forme parte. Lo vemos, entre otros, en el libro del mercader Onofre Doménec cuando escribe:

  • 19 ARV, Varia, Libros, 178, fº 239vº.

La memò[ria] de Granada.
Siha memòria a mi, Nofre Doménech, que la festivitat, de com se halsaren los moros de la ciutat de Gra [na] da. Fon lo dia de Nadal, a mija nit, a XXV de dembre del l’any de la Nativitat de nostre Déu hi Senyor Déu Jesucrist, mil sinch-sents xixan [ta]-hi-huit, dich mil DLXVIII. Recort per ha l’hesdevenidor
19.

5Nos hallamos, por lo tanto, ante un producto que se sitúa entre el recuerdo y el porvenir, en cuanto que se vertebra en torno a la memoria de un individuo que confía a la escritura todo aquello que, de un modo u otro, resulta significativo y, en consecuencia, digno de ser recordado en algún impreciso punto del futuro. De ese modo, el tiempo se constituye en un factor clave no solo en la confección sino en la fortuna del libro de memorias. El tiempo que transcurre entre el momento en que se producen los acontecimientos y el momento en que son puestos por escrito, pero también el que separa su escritura y su lectura. No podemos olvidar que, incluso cuando el libro consigna el flujo de los acontecimientos contemporáneos, su redacción siempre se produce a posteriori, por lo tanto, el autor puede reflexionar sobre lo acaecido y decidir qué y en qué forma va a trasladarse al libro. Esta distancia entre el tiempo de los hechos y el tiempo de la escritura resulta de capital importancia en la génesis del libro, porque permite al autor no solo seleccionar la información, sino también manipularla y remodelarla con el fin de construir un producto nuevo, que es el resultado de su percepción de la realidad y de su voluntad de modificar esa realidad por medio del texto que propone a los futuros lectores del libro.

  • 20 Mandingorra Llavata, 2002, pp. 150-152.
  • 21 Resulta indispensable en relación con este tema la obra de Amelang, 2003, que cita abundante biblio (...)
  • 22 Escarti Soriano, 1998, pp. 14-18 y 22-28 respectivamente.
  • 23 Véase Petrucci, 1999b, p. 105. Acerca de los mecanismos de aprendizaje de la escritura entre la Eda (...)

6A una intención idéntica, el recuerdo del pasado para su posible uso en el futuro, corresponden unas características materiales y textuales convergentes, que, a su vez, ponen de manifiesto que son el fruto de similares capacidades20. Conviene señalar a este respecto que, aunque se ha hablado mucho de los libros de memorias producidos por miembros de las clases subalternas21, su escritura no constituye, en absoluto, una práctica exclusiva de los ambientes mercantiles y artesanales, sino que recorre todas las franjas de escribientes. La hallamos, así, entre profesionales de la escritura y del documento como los notarios, y también entre los nobles22. Y ello es lógico, puesto que estos libros en los que se entremezcla lo profesional con lo íntimo, los grandes acontecimientos del exterior con los ritmos internos de la vida cotidiana, son una de las consecuencias de la tensión generada por el triunfo de la lógica gráfica en la sociedad urbana bajomedieval, que generó una fuerte demanda de escritura, para cuya satisfacción, no obstante, carecía de los mecanismos necesarios23. Por ello, no debe sorprendernos que, ante unas necesidades comunes, como la racionalización del patrimonio, del negocio o de la casa, el recuerdo de los hechos pasados que se proyectan hacia el futuro o la expresión personal en el seno del grupo familiar, unos escribientes que, pese a sus diferencias sociales y económicas, contaban con unos instrumentos similares, ofrecieran una respuesta común. De ese modo, a finales de la Edad Media, el libro de memorias se había convertido en un vehículo imprescindible de gestión vital, que ampliaba el abanico de sus contenidos de acuerdo con los polos de interés de los escribientes que, siendo muy diversos, sin embargo, se muestran coincidentes.

7Ciertamente, en la base del libro de memorias existe siempre una razón vinculada al ámbito administrativo, pero su misma existencia revela una nueva concepción de la propia práctica de gestión. Así, en 1490, el señor de Algorfa Enric Masquefa escribía en su libro:

  • 24 ARV, Varia, Libros, 129, fº 127vº.

Ítem, dilluns a XX del mes de setembre any LXXXX, pagam per l’amortisació de la senyora Elionor Masquefa, que Déus perdó, ma cosina jermana e yo de amortisació XIIII lliures e sis sous, e per la quarta e dretes III lliures e VIII sous, que són per tots degüyt lliures e hun sou […]. Yo, Anrich Masquefa, tinch la carta de amortisació en mon poder en la caxa blanca24.

  • 25 Véase D’Haenens, 1983, p. 231.

8La conservación del documento demuestra, por sí misma, la asunción del valor de la escritura como instrumento de gestión. Sin embargo, su traslado al libro supone un paso más en la integración de estos escribientes en el universo escritura, puesto que ya no se trata solo de preservar el contenido del documento, sino de reordenarlo, ponerlo en relación con otros textos y disponerlo visualmente de acuerdo con las posibilidades que ofrece la lógica gráfica, la linealidad horizontal y vertical25. Supone, en consecuencia, una transformación, tanto en los modos de percibir la información como en los procedimientos de su transmisión.

  • 26 Goody, 1977 (trad. esp. 1985, p. 155).
  • 27 Es el caso del libro de Francisco Alconchell, ARV, Varia, Libros, 469, fos 190rº-191vº, véase Guard (...)

9Pero el libro da cabida a otras muchas noticias, cuya inclusión prueba su conversión en un breviario al que el lector —ya sea su autor, ya sea alguien de su entorno— acude en busca de referencias. Algunas son, al igual que los registros administrativos, de índole práctica, y forman parte de la voluntad de recordar todo aquello que puede resultar útil, probablemente en un futuro cercano. Es el caso de las recetas, entendidas como fórmulas escritas «para la mezcla de ingredientes con propósitos culinarios, médicos o mágicos»26. Vinculadas indisolublemente al devenir cotidiano, en el libro suelen ocupar espacios improvisados, que han quedado previamente en blanco, y solo ocasionalmente se disponen de modo sistemático y organizado, a modo de una pequeña farmacopea27.

  • 28 Mandingorra Llavata, 2002, pp. 149-152.
  • 29 Ello explica las escasas referencias a los hermanos, por no decir a las esposas, de las que a menud (...)
  • 30 Así, Onofre Doménec, a la muerte de su hijo Pau Vicent en 1586, cancela por error el asiento relati (...)
  • 31 De ese modo se expresaba Bernat Guillem Català de Valeriola, véase Escarti Soriano, 1998, p. 178.
  • 32 Un caso extraordinario en este sentido lo constituyen los textos amorosos del mercader Pere Seriol, (...)
  • 33 Por ejemplo, el pelaire Gaspar Gasset da noticia de diversas procesiones cívicas celebradas en la c (...)

10En cambio, las noticias de naturaleza familiar, en especial, las relativas a los hijos —su nacimiento y bautismo, al que se añade, a veces, el registro de la enfermedad, el matrimonio o, incluso, la muerte— asumen un protagonismo especial. De hecho, se les destina un lugar específico —habitualmente, en la parte final del libro— en el que los asientos se suceden ordenadamente, redactados, además, de acuerdo con un esquema que se repite de un modo prácticamente invariable. La reiteración de los textos se constituye en una manifestación de la cohesión y la continuidad de la familia28, es fruto del mismo funcionamiento del grupo, articulado en una progresión generacional de desarrollo vertical29, que hace posible la identificación del individuo con un colectivo: solo quienes forman parte del mismo aparecen registrados en el libro, hasta el punto de que, en ocasiones, la defunción de un miembro de la familia comporta la cancelación del asiento que daba cuenta de su venida a este mundo30. El dolor que se manifiesta en estos casos («era don Benito lo fill que yo més volia»)31 nos sitúa en el ámbito de los sentimientos más profundos, cuya expresión puede aflorar en la escritura con un ímpetu desgarrador que, sin embargo, también puede quedar súbitamente ahogado por la monotonía del hecho administrativo32. Pero no siempre los hechos consignados se sitúan de puertas adentro, sino que con frecuencia traspasan los muros del hogar y la mirada se dirige hacia el exterior, donde tienen lugar sucesos de muy diversa índole, como grandes eventos políticos, que encuentran su espacio en el libro junto a anécdotas que, aparentemente, podrían parecer irrelevantes, pero que revelan la imbricación del escribiente en un entorno social y político en el que, de un modo u otro, participa33.

  • 34 Id., 2002, pp. 144-149. Alessio Ricci ha demostrado la conexión de la escritura de los libri di fam (...)

11Estos textos, cuya complejidad y extensión pueden ser muy diferentes, tienen en común tres elementos. En primer lugar, ninguno de ellos trata en modo alguno de satisfacer exigencias administrativas o de gestión, sino que son el fruto de un decidido propósito por parte del autor de escribir. Escribir como forma de recordar y hacer recordar a los demás, en particular a los futuros lectores del libro. Escribir, también, como un mecanismo para catalizar la experiencia personal y como un instrumento de proyección personal y construcción de la identidad individual y colectiva. De acuerdo con esto, todos ellos son el resultado de una selección, consciente y subjetiva, operada por su autor, eje de la narración, en cuanto que él elige, expresa, ordena y dispone la información de acuerdo con sus necesidades e intereses. Por último, todos se elaboran sobre la base de los mecanismos de construcción del texto administrativo34, en el que, sin embargo, se introducen formas y secuencias que proceden de otros referentes, escritos y orales, con los que el escribiente mantenía contacto y que no solo le proporcionaban contenidos informativos, sino también mecanismos para su redacción.

  • 35 Castillo Gomez, 1997a, reconstruye la inmersión en la espiral comunicativa que tiene lugar en las c (...)

12En este punto, no podemos olvidar que los habitantes de la ciudad en el tránsito de la Edad Media a la Moderna, escribientes o no, se hallaban en una encrucijada informativa en la que confluían noticias muy distintas por muy diversos canales, cada uno de los cuales, a su vez, se servía de un registro diferente35. Y este contacto, continuo y cotidiano, con una pluralidad de modelos comunicativos, tiene su reflejo en el libro, no solo por la variedad de las informaciones consignadas, sino también por la convergencia de las formas de la construcción textual.

  • 36 Un elemento este característico de las recetas, que, no obstante, no impide su fijación en un texto (...)

13Esta concurrencia de modelos de construcción diversos se advierte a la perfección en el que, como hemos dicho, constituye uno de los puntos de interés del libro de memorias, las recetas. Su redacción se caracteriza, de una parte, por una estructura aditiva, no jerarquizada, que sitúa toda la información en un plano de igualdad, y, de otra, por su redundancia, elementos ambos que revelan una más que posible transmisión oral36, como se aprecia en la siguiente fórmula contra el fuego de san Antón procedente del libro del mercader Onofre Doménec:

  • 37 ARV, Varia, Libros, 1110, fº 253rº.

Per ha curar mal que y haja calor de foch en qualsevol part de la persona. Penre bona cosa de malves, bolir-les que donen dos buls en dita haygua y penre faro del menut. Posar dit faro en la dita aygua de les malves y donar-li hun bul al dit farro y aprés traure · l del foch fer huna estopada bayada ab vinagre amerat ab aygua. Premer-la hen la mà, posar-hi del farro bolit y untar-la hon hestà lo mal y posar encontinent la dita estopada y a cap de mija hora levar-la y posar haltra. Enhapdant serà çurat. Medisina provada hab l’ajuda de Monsenyor Gesucrist37.

  • 38 Ibid., 129, fº 37rº.
  • 39 Ibid, 448, fº 2rº.
  • 40 De la numerosísima bibliografía sobre el impacto de la predicación del santo dominico nos limitarem (...)
  • 41 Ferrer, Sermonario de Aviñón, fº 115rº (sermón nº 59).
  • 42 Id., Sermones, 2002, nº 162, p. 676.

14Ahora bien, la referencia alusiva a la intervención divina como condición sine qua non para el adecuado funcionamiento de la receta con la que concluye el texto nos sitúa de lleno en otro referente, en este caso, de naturaleza religiosa. Y no se trata de una excepción. Enric Masquefa añadía una indicación similar para cerrar su remedio contra la jaqueca: «E fent-ho de la forma desús dita, ab ajuda de nostre Senyor, en tota la vyda no li tornarà»38. También el notario Jaume Alfonso incluye una mención semejante, en este caso, en el título: «Recepta per a mal de pedra, molt bona ab l’ajuda de Déu»39. Probablemente, la razón que explica la presencia de estas apostillas se halla en argumentos como el que sigue, procedente de un sermón de san Vicente Ferrer40: «Explíquese de qué modo debe procederse con el signo de la cruz y el nombre Jesús sobre las heridas propias, de los hijos o, incluso de los jumentos»41, lo que no debe sorprender, ya que, según el mismo predicador: «todas las virtudes de las hierbas y las medicinas están en este nombre Jesús»42.

  • 43 ARV, Varia, Libros, 129, fº 5vº.
  • 44 Ibid, 129, s. fº.
  • 45 Ibid, 30, fº 73rº.
  • 46 Por ejemplo, en Ferrer, Sermones, 2002, nº 24, p. 117; nº 63, p. 275; Id., Sermonario de Perugia, 2 (...)

15Por supuesto, no es este el único eco religioso que escuchamos en los textos incluidos en los libros de memorias. Así, referencias al perdón divino y a la obtención de la gloria por los difuntos como: «la muller de Montorro, que Déus perdó»43, «mosén Pere Masquefa, que santa glòria aja»44, «ma mare, en glòria sia»45, beben probablemente en el pasaje bíblico: «Es, pues, un pensamiento santo y saludable el rogar por los difuntos» [2 Mac 12, 46], no en vano utilizado casi sistemáticamente en la predicación de los sermones correspondientes a los lunes, habitualmente destinados a los difuntos46.

16Sin embargo, el registro de la muerte de un niño se plantea de un modo muy diferente, como vemos en el caso de la pequeña Úrsula, de solo seis meses de edad, hija del mercader Onofre Doménec:

Iesus Cristus miserere nobis.

  • 47 ARV, Varia, Libros, 1110, fº 268rº.

Moria dita Húsola Felipa Bonaventura dimecres a XXVIII de mars, a nou hores de matí, any 82. Fon sotarada hen la mia capella ab hatahut. Qui està en lo sell pregant a mon Déu hi Senyor per mi y sa mare…47.

17El convencimiento de que el bebé difunto se halla en el cielo puede nacer de un argumento muy frecuente en la predicación, el hecho de que los niños bautizados que mueren en estado de inocencia lo hacen en Dios, tal como nos muestran nuevamente los sermones de san Vicente:

  • 48 Ferrer, 2002, Sermones, nº 24, p. 117. Esta idea aparece además en Id., Sermonario de Perugia, 2006 (...)

Los muertos que mueren no solo junto al Señor, sino en el Señor, como son tres condiciones de personas: en primer lugar, los infantes que mueren tras el bautismo en estado de inocencia, pues nunca pecaron, porque no cumplieron los cinco años48.

  • 49 Ibid., nº 68, p. 137.

18Pero hemos visto cómo el padre de la niña confía, además, en que su hija pueda interceder por sus progenitores. Y, en efecto, afirma san Vicente: «También en los pequeños fallecidos después del bautismo el entendimiento se colma de pensamiento clarísimo, la voluntad de ordenadísima dilección y la mente de perfección total»49.

19Esta certeza, a su vez, conduce a otra reflexión habitual en la predicación, la alegría que debe suponer la muerte de un infante bautizado, ya que tiene la salvación garantizada:

  • 50 Id., Sermones de Cuaresma en Suiza, 2009, nº 6, p. 175.

Y ésa es la razón por la que muchos que fallecen en su juventud o todos los niños bautizados muertos antes de alcanzar el tiempo del pleno juicio, todos ellos ascienden al paraíso por vía recta, como el resto de los santos, y por ello debemos alegrarnos de su muerte50.

  • 51 Escarti Soriano, 1998, p. 153.

20Tal vez animado por esta idea, Bernat Guillem Català de Valeriola, al dar cuenta del fallecimiento de su hija, escribió: «Sentírem-ho misenyora y ma muller y yo lo que spot encarir per ser com era esta la sisena vegada que dona Costança ha malparit, encara que ya ns consolàrem algun tant pues fonch batejada»51.

  • 52 «El segundo lugar es el limbo de los niños, donde, como leprosos, son retenidos fuera de la patria (...)

21Por otra parte, los predicadores insistían, además, en que las almas de los niños no bautizados, incluso aunque no hubieran pecado, nunca alcanzarían la salvación, sino que quedarían detenidas en el limbo52. Este hecho probablemente explica la premura en el bautismo del bebé recién nacido y la insistencia que de ello se hace cuando se pone por escrito. Lo vemos en el libro de Enric Masquefa:

  • 53 ARV, Varia, Libros, 129, s. fº.

Ítem, dilluns a XXIIII del mes de abril any M ª quatre-sens noranta-e-set, vespra de senyor sent March, entre set e güyt hores de matí, me nasqué hun fill, lo qual bategí de continent […] al qual fill meu posí nom Pere Martre Ginés, per reverència de senyor sen[t] Pere Martre, e de senyor sent Ginés, als quals soplich me recaben gràcia ab nostre Senyor Déu, lo veja yo criat e benaventurat a servey de nostre Senyor Déu […]. Fonch batejat en lo matex dia que nasqué, ans que mamella li fós posada en boca, ans que yo en dinàs. Fonch la madrina la sabonera, consogra de Martí de Villena, carniser. Nasqué en la casa del riu, de front la casa de Antoni Oliver, qui ara és de Pere Flonja, any damunt dit; nasqué en lo estudi del riu53.

  • 54 Así ha sido calificado en las diversas ediciones de que ha sido objeto. La más reciente es la de Es (...)
  • 55 Ibid., p. 144.

22La coincidencia en los referentes que hallamos en los libros de memorias explica, sin duda, la similitud que presentan sus estructuras textuales, incluso en los utilizados por aquellos escribientes que escindieron la memoria personal de la administrativa, como Bernat Guillem Català de Valeriola, caballero valenciano que escribió un texto autobiográfico54 independiente de su «llibre de memòries»55. El registro del nacimiento de su hija Felipa presenta una gran semejanza con el texto de Enric Masquefa, pese a la distancia cronológica existente entre ambos:

  • 56 Ibid., pp. 184-185.

Dijous, a 1 de maig 1603, a la una hora y un quart apés de migjorn, naixqué en la casa de València en la 2ª cambra del quarto de sant Llorens, ma filla y de dona Costança de Perellós, ma muller […]. Sia a glòria de Déu. Lo mateix dia, entre çinch y sis de la vesprada, fonch batejada en Sant Llorens, ans de mamar com tinch de costum. Posí-li los noms següents: Philippa, Thomasa, Joana, Raymunda, Jauma, Josepha, Maura, Bernarda, Beneta. Batejà-la mossén Joan Mingues, rector de dita parròquia. Foren padrins mossén Françisco Abreo, prevere y raçionero de la cathedral de Valladolid, y sor Juana Anna Marco, beata de la orde de Predicadors56.

23Es muy significativa la semejanza tanto en los datos que se ofrecen como en su precisión: la fecha, la hora, la especificación del lugar exacto del nacimiento, también el agradecimiento a Dios, la referencia al inmediato bautismo, para el que se utilizan expresiones casi idénticas: «ans que mamella li fós posada en boca», «ans de mamar», la cuidadosa indicación de la iglesia, el párroco y los padrinos, sin olvidar, naturalmente, el elenco de los nombres de pila del recién nacido.

  • 57 Castillo Gómez, 1997a, pp. 61-106.
  • 58 Véanse Gimeno Blay, Escarti Soriano, 1988; Escartí Soriano, Borras Barbera, 1991.
  • 59 Es el caso de las relaciones de santos canonizados en los años 1622 y 1623 recogidas por el abaniqu (...)
  • 60 ARV, Varia, Libros, 129, fº 40vº.

24Ahora bien, el contacto con modelos textuales diferentes no pasaba necesariamente por el mensaje religioso ni por la transmisión oral. La ciudad se hallaba cuajada de escrituras expuestas57, permanentes y efímeras, tanto de carácter institucional —con finalidad informativa pero también coercitiva— como reivindicativo o atentatorio —destinadas a crear estados de opinión, como los albarans de commoure58—. Todas ellas contribuían a la circulación de noticias que también podían ser incorporadas al libro en modos diversos, ya fuera constituyendo entradas independientes59, ya fuera formando parte del registro destinado a consignar otra información: «… lo qual acte fon fet en lo dilluns a XVI de gener en què la magníficha siutà d’Oriola fea-y alegries de la presa de Granada, la qual fon presa per lo senyor rey don Ferando, rey de Castella, d’Aragó e ara de Granada, e plaent a nostre Senyor Déu serà de Jerusalem»60.

  • 61 El texto completo fue editado por Marti Mestre (ed.), 1994, pp. 56-89; las noticias de Pere Martí f (...)
  • 62 Coses evengudes en la ciutat e regne de València, véase Escarti Soriano, 1998, pp. 199-226.

25También en la inclusión de los hechos externos se advierte la convergencia con otros contextos de escritura, que, aunque difieren de los libros de memorias, tanto en su proceso de gestación como en su finalidad, coinciden, por un lado, en la selección de las noticias —en la que se aprecia una particular atracción por lo insólito, por la anécdota— y, por otro, en las formas que se utilizan para la construcción del texto. Es el caso de la literatura dietarística, de la que se pueden citar, a modo de ejemplo, las anotaciones de Pere Martí en el Llibre d’Antiguitats de la Seu de València61, o el llamado dietario de Pere Joan Porcar62.

26Así relata el mercader Onofre Doménec un incendio en la iglesia de San Juan del Mercado en Valencia:

  • 63 ARV, Varia, Libros, 1110, fº 89vº.

Pega·s foch en la hesglésia de Sent Juan del Mercat en la cap d’altar. Se harochinà soles […] lo retaule que · s dexà hun hora hun culer de canela posada en lo canabre de l’altar major […]. E aygué que vingeren d’un combregar a la vesprada, ha boca de vespre, divendres a XXIII d’[otubre] de l’any mil D 92. Recort a mí, Nofre Doménech63.

27Por su parte, así registra Pere Martí en el Llibre d’Antiguitats de la Seu de València un incendio que se produjo en el campanario de la catedral:

  • 64 Véase Escarti Soriano, 1998, p. 87.

En lo mes de febrer, any MDXVIIII, prop de les nou hores de la nit, stant serré, promptament de vingué a ennuvolar y tronar y lampejar. Y súbitament caygué un lamp amb un gran tro e pegà foch a una gàbia de fusta molt gran que stava damunt lo campanar de la Seu, damunt lo relonge. Y essent la gàbia més de mig cremada, vingué una gran bufada de ayre y derroquà la gàbia mig encessa en la plaça Nova, davant la porta del Campanar. E cremà’s la truja de la campana y caygué entre los dos pilars, damunt lo terrat del campanar, y trencà’s […]64.

28Ahora bien, en ocasiones, la extensión de la noticia, el detalle con que es tratada, a modo de un breve relato y, sobre todo, el desfase cronológico en su registro sugieren una fuente distinta tanto a la transmisión oral como a un simple cartel. Es el caso de un hecho acaecido durante el asedio de Málaga recogido por Enrich Masquefa:

  • 65 ARV, Varia, Libros, 129, s. fº.

Ítem, en lo mes de juny de l’any mil quatre-sens güytanta-e-set, qui s contaven deu del dit mes, s’esdevengué un gran desastre: que lo senyor rey estant sobre la ciutà de Màlegua, un traÿdor de moro, creyent-se salvar en sa lley, delliberà matar lo senyor rey. Lo qual moro, tenint tal pensament, de continent se n’y entrà per lo real, e los cristians, quant lo veren, demanarenli què voliha, e lo moro respòs que voliha parlar ab lo senyor rey per ço que hera molt útil e honra sua ha. E los del real anaren a la tenda del senyor rey e digueren-li: «Senyor, vostra magestat sàpiha com un moro és entrat en lo real, lo qual estam tots molts admirats, e diu vol parlar ab vostra altesa», e lo rey respòs que de continent lo y portasen davant. E aprés bona estona lo moro aribà a la istància del senyor rey e trobaren que dormiya, e pasarense’n en la tenda de la marquesa de Moya, en la qual estava don Àlvaro de Portogal. E lo moro, quan fon dins, mudà s fort de color e demanà un teràs de aygua, e portaren-li’n de continent, e lo dit moro més mans a un faquí que portava e tirà-li una gran coltellada al don Àlvaro de Portogal, la qual li donà en lo cap, e tirà una gran estocada a la marquesa, dexà s caure de una cadira qu estava. E de continent los de la tenda agafaren lo moro per les espalles e tengueren-lo fort, e demanaren-li que per què feha tan gran moviment com aquest que li merexiha lo cavaller, e lo moro respòs que creent que hera lo senyor rey e senyora reyna, per ço com los veu molt en manera que pariha fosen rey e reyna. E de continent mataren lo moro, e les noves foren de continent al senyor rey, e sa magestà manà que de continent lo metesen en lo trabuch e que lo llansasen dins en la ciutat de Màlegua, e los moros de continent prengueren un catiu gristià, e feren-lo trosos de molta manera, e cavalcaren-lo en un ase, e aviharen-lo al real del senyor rey65.

  • 66 Pulgar, Crónica de los señores reyes don Fernando y doña Isabel, pp. 313-315.

29Aunque no necesariamente de un modo directo, el referente último de este texto podría situarse en el libro, ya que este episodio aparece, si bien con algunas diferencias, en el capítulo 87 de la tercera parte de la Crónica de Hernando del Pulgar, titulado De la osadía que cometió un moro de los Gomeres66. La comparación de ambas versiones revela notables similitudes, tanto de fondo como de forma. Por lo que se refiere al contenido, existe un evidente paralelismo, tanto en los hechos narrados como en su secuencia. Así mismo, ambas presentan unos mecanismos de construcción textual coincidentes, con un recurso constante a la coordinación, que produce un intenso efecto acumulativo. Las divergencias que, en relación a la Crónica, presenta el texto elaborado por Enric Masquefa —su menor extensión, el modo de introducir el texto, típico del registro administrativo («Ítem, en lo mes de juny de l’any mil quatre-sens güytanta-e-set, qui s contaven deu del dit mes»), o la incorporación de pequeños detalles ausentes en la obra de Hernando del Pulgar (« mudà s fort de color e demanà un teràs de aygua»)— pueden deberse a la particular interpretación que el escribiente hace del acontecimiento —por una parte simplificada, pero, por otra, enriquecida con elementos recibidos por otras vías o, simplemente, imaginados—, o a la intermediación de otro canal, oral o escrito, que le habría puesto en contacto con él.

30A modo de conclusión podemos afirmar que el libro de memorias constituye un universo en miniatura en el que converge todo aquello que, de un modo u otro, interesa a su autor, que vive sumergido en un flujo constante de informaciones de todo tipo. Él procede a su filtrado y, al hacerlo, no solo efectúa una selección, sino también una reelaboración, que, a su vez, está condicionada por todos los referentes textuales a los que tiene acceso. Ciertamente, el libro de memorias es el resultado de una competencia de escritura adquirida para satisfacer un fin inmediato, la gestión de un espacio privado cuya complejidad exige de la escritura. No obstante, su existencia solo es posible en virtud de la decidida voluntad del escribiente: voluntad de escribir, escribir para recordar, para expresar sus opiniones, para ordenar sus pensamientos y sus emociones, para entablar un diálogo consigo mismo y con un futuro hacia el que tiende y en el que se proyecta. Un diálogo que, era, después de todo, muy necesario.

Notes

1 Archivo Condal de Orgaz (ACO), caja XXXVIII, 7, olim C7, fº virº. En la actualidad el libro de Lluís Crespí está siendo objeto de estudio y edición por parte de V. Pons Alós y Mª L. Mandingorra Llavata.

2 Pons Alos, 1982, pp. 130-132.

3 Ello se advierte a la perfección, por ejemplo, en los inventarios de sus bienes en Valencia y Sumacàrcer realizados el 13 de julio de 1491 y el 7 de abril de 1492 respectivamente, véase Pons Alós, 1982, pp. 291-311, en especial pp. 298-304.

4 Sobre los libros de memorias véanse, entre otras, las aportaciones, ya clásicas, de Cicchetti, Mordenti, 1984 y 1985a; Cherubini, 1989 y Mordenti, 2007.

5 Nos servimos aquí de la expresión acuñada por L. Miglio, véase Miglio, Petrucci, 2008, p. 37.

6 Sobre la transformación que experimenta el libro de cuenta y razón y da lugar al diario, véase Mandingorra Llavata, 2002, pp. 131-142.

7 Coquery, Menant, Weber, 2006, pp. 26-29.

8 Véase al respecto Amelang (coord.), 2005.

9 Archivo del Reino de Valencia (ARV), Varia, Libros, 488, fº 1rº.

10 Ibid., 535, fº 91rº. En esta cita, como en las restantes, el subrayado es mío.

11 De hecho, aparece con relativa frecuencia, como, por ejemplo en el libro del mercader Francesc Ferrando, Ibid., 572, fº 47vº: «Sia · m memòria a mi, Fransés Ferrando, com yo y lo noble don Luís Mascó som patrons de un benifet instituït en la capella dels Mascons en Sent Juan del Mercat, sots la invocació de sent Visent».

12 ACO, caja XXXVIII, 7, olim C7, fº xiivº.

13 ARV, Varia, Libros, 1061, cubierta delantera interior.

14 Ibid., 1110, fº 143vº.

15 Ibid., 469. Para la edición y estudio de este libro, véase Guardiola martorell, inédito.

16 Mandingorra Llavata, 2002, pp. 132-138.

17 Esta circunstancia se produce en la mayor parte de las anotaciones relativas al nacimiento de los hijos, que suelen hacerse tras su bautismo, que habitualmente tenía lugar pocas horas después del alumbramiento. En este sentido, para la determinación de los tiempos de escritura resultan fundamentales tanto los cambios en el instrumento escritorio como en la coloración de las tintas, lo que exige, necesariamente, el recurso al original.

18 Es el caso de Josep Gasset quien, a la muerte de su padre, decide escribir una breve genealogía familiar en el libro que heredara de aquel, ARV, Varia, Libros, 30, fº 70rº, véase Mandingorra Llavata, 2002, pp. 146-147. Para la edición y estudio de este libro, Mandingorra Llavata, Garcia Porcar (eds.), 2011.

19 ARV, Varia, Libros, 178, fº 239vº.

20 Mandingorra Llavata, 2002, pp. 150-152.

21 Resulta indispensable en relación con este tema la obra de Amelang, 2003, que cita abundante bibliografía.

22 Escarti Soriano, 1998, pp. 14-18 y 22-28 respectivamente.

23 Véase Petrucci, 1999b, p. 105. Acerca de los mecanismos de aprendizaje de la escritura entre la Edad Media y la Moderna, véanse Gimeno Blay, 1995 y 1997.

24 ARV, Varia, Libros, 129, fº 127vº.

25 Véase D’Haenens, 1983, p. 231.

26 Goody, 1977 (trad. esp. 1985, p. 155).

27 Es el caso del libro de Francisco Alconchell, ARV, Varia, Libros, 469, fos 190rº-191vº, véase Guardiola Martorell, inédito.

28 Mandingorra Llavata, 2002, pp. 149-152.

29 Ello explica las escasas referencias a los hermanos, por no decir a las esposas, de las que a menudo no se indica el nombre ni siquiera cuando se anota el nacimiento de un hijo.

30 Así, Onofre Doménec, a la muerte de su hijo Pau Vicent en 1586, cancela por error el asiento relativo a su hijo mayor, Gaspar Vicent, lo que le obliga a anotar en el margen: «Fon posades ralles en dita memòria pres per haltre perqu · és viu y ereu meu. Recort a XV de habril, mil D87» y después añadió, también en el margen: «Prenguí hítem per l’altri, és viu y ereu meu lo dit Gaspar Visent Johan Honorat. Feta esta memòria a XV del mes d’abril, mil D 87», ARV, Varia, Libros, 178, fº 268vº.

31 De ese modo se expresaba Bernat Guillem Català de Valeriola, véase Escarti Soriano, 1998, p. 178.

32 Un caso extraordinario en este sentido lo constituyen los textos amorosos del mercader Pere Seriol, que invaden inopinadamente el registro económico para desaparecer de un modo igualmente repentino. El diario fue editado por Gimeno Blay, Palasí Fas, 1986, véanse especialmente pp. 50-52.

33 Por ejemplo, el pelaire Gaspar Gasset da noticia de diversas procesiones cívicas celebradas en la ciudad de Valencia, véase Mandingorra Llavata, 2002, pp. 135-136 y Mandingorra Llavata, Garcia Porcar (eds.), 2011.

34 Id., 2002, pp. 144-149. Alessio Ricci ha demostrado la conexión de la escritura de los libri di famiglia florentinos con la del protocolo notarial, véase Ricci, 2005, pp. 33-50.

35 Castillo Gomez, 1997a, reconstruye la inmersión en la espiral comunicativa que tiene lugar en las ciudades en el tránsito a la Edad Moderna a partir del caso de Alcalá de Henares.

36 Un elemento este característico de las recetas, que, no obstante, no impide su fijación en un texto escrito que hace posible el aprendizaje individual a partir de una fuente objetiva, véase Goody, 1977 (trad. esp. 1985, p. 160).

37 ARV, Varia, Libros, 1110, fº 253rº.

38 Ibid., 129, fº 37rº.

39 Ibid, 448, fº 2rº.

40 De la numerosísima bibliografía sobre el impacto de la predicación del santo dominico nos limitaremos a citar aquí Catedra Garcia, 1994; Esponera Cerdan (ed.), 2005 y Toldrà i Vilardell, 2010.

41 Ferrer, Sermonario de Aviñón, fº 115rº (sermón nº 59).

42 Id., Sermones, 2002, nº 162, p. 676.

43 ARV, Varia, Libros, 129, fº 5vº.

44 Ibid, 129, s. fº.

45 Ibid, 30, fº 73rº.

46 Por ejemplo, en Ferrer, Sermones, 2002, nº 24, p. 117; nº 63, p. 275; Id., Sermonario de Perugia, 2006, nº 186, p. 271; nº 276, p. 365; nº 304, p. 397; nº 414, p. 528.

47 ARV, Varia, Libros, 1110, fº 268rº.

48 Ferrer, 2002, Sermones, nº 24, p. 117. Esta idea aparece además en Id., Sermonario de Perugia, 2006, nº 234, p. 326; nº 248, p. 343 y nº 255, p. 350.

49 Ibid., nº 68, p. 137.

50 Id., Sermones de Cuaresma en Suiza, 2009, nº 6, p. 175.

51 Escarti Soriano, 1998, p. 153.

52 «El segundo lugar es el limbo de los niños, donde, como leprosos, son retenidos fuera de la patria por la infección del pecado original», véase Ferrer, Sermonario de Perugia, 2006, nº 317, p. 412. La idea aparece también en Ibid., nº 32, p. 84; nº 60, p. 128; nº 68, p. 137; nº 142, p. 221; nº 353, p. 454; nº 389, p. 499.

53 ARV, Varia, Libros, 129, s. fº.

54 Así ha sido calificado en las diversas ediciones de que ha sido objeto. La más reciente es la de Escarti Soriano, 1998, pp. 139-195.

55 Ibid., p. 144.

56 Ibid., pp. 184-185.

57 Castillo Gómez, 1997a, pp. 61-106.

58 Véanse Gimeno Blay, Escarti Soriano, 1988; Escartí Soriano, Borras Barbera, 1991.

59 Es el caso de las relaciones de santos canonizados en los años 1622 y 1623 recogidas por el abaniquero Miquel Ferrer, que, debido a su extraordinario detalle y precisión, solo pueden proceder de un referente escrito, probablemente un cartel, véase Mandingorra Llavata (ed.), 2007, pp. 52-53.

60 ARV, Varia, Libros, 129, fº 40vº.

61 El texto completo fue editado por Marti Mestre (ed.), 1994, pp. 56-89; las noticias de Pere Martí fueron publicadas bajo el título «La Germania de València» por Escarti Soriano, 1998, pp. 87-115.

62 Coses evengudes en la ciutat e regne de València, véase Escarti Soriano, 1998, pp. 199-226.

63 ARV, Varia, Libros, 1110, fº 89vº.

64 Véase Escarti Soriano, 1998, p. 87.

65 ARV, Varia, Libros, 129, s. fº.

66 Pulgar, Crónica de los señores reyes don Fernando y doña Isabel, pp. 313-315.

Auteur

Universitat de València

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search