Version classiqueVersion mobile

Culturas del escrito en el mundo occidental

 | 
Antonio Castillo Gómez

II. — Desde la ausencia

Cartas para todos

Discursos, prácticas y representaciones de la escritura epistolar en la Época Contemporánea

Verónica Sierra Blas

Texte intégral

Para mi abuela Carmen, que aprendió a escribir cartas sin que nadie le enseñara.

  • 1 Este trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación Cultura escrita y memoria popular: tipolog (...)

1«Parece que la vida se nos va en escribir cartas, y empiezo a sospechar que la propia definición del hombre es la de ser un animal epistolar»1, le escribía el 14 de febrero de 1887 Charles Lutwidge Dogson (Lewis Carroll) a su amiga la actriz Marion Bessie Terry. Hacía ya más de 20 años que el escritor inglés había publicado Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, obra que conseguiría inscribirle en la historia de la literatura universal. Consagrado como autor, no era, sin embargo, la producción literaria la que ocupaba la mayor parte de su tiempo. Cartas familiares, cartas de amor, cartas de amistad, cartas de negocios, cartas de cortesía, cartas y más cartas, en eso se le iba la vida a Lewis Carroll a finales del siglo XIX. La correspondencia no era una actividad más de la vida cotidiana de los ciudadanos decimonónicos; era, y lo seguiría siendo durante buena parte de la centuria siguiente, la actividad por excelencia de una sociedad que, como los hombres y mujeres que la componían, era fundamentalmente epistolar. A través de las cartas y gracias a las cartas se movía entonces el mundo, como se mueve hoy mediante y a pesar de las redes digitales.

  • 2 Para una definición de la Historia Social de la Cultura Escrita sigue siendo indispensable la refl (...)

2Este artículo tiene como fin repasar esa Edad de Oro que vivió el género epistolar durante la Época Contemporánea a partir de la visión conceptual que propone y la metodología que emplea la Historia Social de la Cultura Escrita2. Esta línea de trabajo, tan novedosa como consolidada, ha convertido a la carta, especialmente en las dos últimas décadas, en uno de los principales objetos de estudio de la Historia Social y Cultural. Señalar los caminos de investigación ya recorridos y los todavía pendientes por andar resulta así esencial para comprender el protagonismo que la correspondencia ha adquirido en el ámbito académico.

  • 3 En este sentido, se recoge el testigo dejado por la History from Below, dando relevancia a las prá (...)

3Dada la amplitud y complejidad de la finalidad perseguida, se hace necesario, eso sí, acotar el terreno. Sería imposible establecer las diferencias y semejanzas entre unas y otras geografías epistolares en tan solo unas páginas, por lo que bastará con situarnos en el caso español, teniendo presente que mucho de lo que a él atañe es completamente extrapolable a otras realidades. Por otro lado, y aunque gobernantes y políticos, autoridades militares y religiosas, intelectuales y artistas, caracterizados por su frenética y de sobra conocida actividad epistolar, consagraron la carta como medio esencial de comunicación y expresión en esta y en otras épocas históricas, este artículo va a abandonar la «República de las Letras», casi siempre privilegiada en los estudios sobre correspondencia que se han llevado a cabo, para centrarse en la gente común, en aquellas personas corrientes que, sin ser relevantes, dieron igualmente vida a las cartas3.

  • 4 Sobre la propuesta de análisis de R. Chartier empleada en este trabajo remito a Chartier, 1992. Ac (...)

4Son tres los ejes en los que se estructura este trabajo, siguiendo un modelo de análisis «chartierano». Atenderemos primero a los discursos, es decir, a la teoría epistolar, fijada y difundida en los tratados y manuales de correspondencia del momento. Posteriormente, nos detendremos en las prácticas, pues es en ellas donde verdaderamente se expresan los usos, las funciones y los significados atribuidos a la escritura epistolar en un período histórico dado. Para terminar, haremos referencia a las representaciones, entendiendo el concepto de «representación» en el doble sentido en el que lo hace R. Chartier: el de la carta como «representación de una ausencia», por un lado, y el de la carta como «exhibición de la propia presencia» o como retrato de uno mismo, por otro4.

DISCURSOS

  • 5 Véase Petrucci, 2002, p. 87.

5Acercarse a la escritura epistolar es, de algún modo, participar en la celebración de una ceremonia. Al igual que esta, sea cual sea, está regida por una serie de reglas y se apoya en determinados modelos que la han precedido y conformado a lo largo de la historia para transmitir un discurso concreto; la escritura epistolar responde a una tradición propia que cuenta con unos orígenes milenarios. La carta es uno de los géneros más fuertemente tipificados que existen. Su escritura se apoya en «unos modelos retóricos universalmente reconocidos e imitados» que, a pesar del paso del tiempo, han permanecido prácticamente invariables5.

  • 6 Lo cita, entre otros, Guillén, 1998, p. 181.
  • 7 De él da noticia Montanari, «Così si scrive una lettera d’amore nel Medioevo», La Repubblica, 9 de (...)
  • 8 Tejeda, Cosa nueva. Este es el estilo de escrevir cartas mensageras; Icíar, Nuevo estilo de escriv (...)
  • 9 Siccardi, en línea.
  • 10 Shipley, Schwalbe, 2008.
  • 11 Poster, Mitchell, 2007.

6Desde el Túpoi Epistolikoí6, uno de los primeros manuales epistolares que conocemos, atribuido a Demetrio y fechado en torno al siglo III, o el recientemente descubierto Modi dictaminum7, obra de un clérigo de Verona de nombre Guido en el siglo XII y considerado el manual de cartas de amor más antiguo del mundo (casualidad o no que fuera encontrado en la ciudad de Romeo y Julieta), pasando por tratados de sobra conocidos para la Edad Moderna española, como Cosa nueva. Este es el estilo de escrevir cartas mensageras de Gaspar de Tejeda, el Nuevo estilo de escrivir cartas mensageras de Juan de Icíar o el Manual de escribientes de Antonio de Torquemada8, hasta los actualísimos Cómo escribir un mail. Guía de uso del correo electrónico, de E. Siccardi9, que cualquiera puede descargarse gratuitamente desde la página web del autor, o el Manual de estilo del correo electrónico, de D. Shipley y W. Schwalbe10; todos los manuales, tratados o guías para escribir bien las cartas, independientemente de la época, de los autores y de los destinatarios, han respondido a un mismo fin: regular el uso de la escritura epistolar y difundir una determinada política de este género, o lo que es lo mismo, un discurso concreto sobre la correspondencia11.

  • 12 El término «democratización de lo escrito» fue acuñado por Petrucci, 1987.
  • 13 Barton, Hall (dirs.), 1999.

7Esta necesidad imperiosa de regular y controlar la escritura de cartas tuvo su punto álgido en la Edad Contemporánea, pues fue en este momento cuando aconteció lo que A. Petrucci ha denominado como la «democratización de lo escrito»12, es decir, cuando gracias al aumento de la alfabetización hasta niveles antes imposibles e insospechados, todas aquellas personas que habían vivido al margen de la escritura pudieron por fin acceder a ella, utilizarla en su día a día; siendo, sin duda, la carta, como práctica de escritura cotidiana por antonomasia, como herramienta al alcance de todos, uno de los indicadores más evidentes de este ingreso masivo de escribientes en el mundo de la cultura escrita13.

  • 14 Junto a la conquista de la escritura, el aprendizaje de la lectura fue clave en ese proceso de ema (...)

8Urgía, por tanto, mantener la tradición y evitar que la retórica epistolar, heredada de los clásicos, se perdiera. Pero no solo eso. Los manuales de correspondencia funcionaron también ahora como espacios y formas de poder, ordenando las relaciones y las prácticas sociales al igual que lo hicieron en otras etapas previas. El difundir unas determinadas normas de escritura de cartas se ligó así a las necesidades imperiosas de la sociedad del momento: para la burguesía, la de difundir un código específico de comportamiento, unas convenciones sociales que en este período marcado por el cambio, por la renovación, por el progreso y por la lucha por alcanzar nuevos derechos (entre ellos, el derecho a escribir), podían correr peligro y ser puestas en entredicho; para las clases populares, aprender a escribir cartas se ligó a la conquista de un nuevo horizonte, el de su emancipación social y ética, y a la consecución de un deseo imposible, el de dejar rastro de sí; el de entrar, por fin, a formar parte de la historia14.

  • 15 Sobre las transformaciones que presentan los manuales epistolares contemporáneos frente a los de é (...)
  • 16 Para conocer mejor las transformaciones sufridas por los manuales epistolares en la España contemp (...)

9Si bien los manuales y tratados epistolares nacieron como obras destinadas a gentes de letras, a profesionales del mundo de la cultura escrita, tales como secretarios, notarios o escribanos, o bien se difundieron en el ámbito de la Corte, como parte de las buenas maneras y de la educación de las élites, con la llegada de la Edad Contemporánea estas obras cambiaron de destinatarios15, y con ello, se transformaron tanto en su forma, en sus aspectos materiales, como en su fondo, en sus contenidos16.

  • 17 Acerca del libro popular en la España de los siglos XIX y XX puede verse Martínez Martín (dir.), 2 (...)

10Las transformaciones de forma —grandes tiradas (en torno a los 22.000 ejemplares en el caso de los manuales más conocidos publicados entre 1927 y 1945), reducción del tamaño (distribuidos como libros de bolsillo e incluso, a veces, como folletos) y de los precios (entre los 30 céntimos y las 12 pesetas en las primeras décadas del siglo XX)—, no difieren mucho de los cambios que, en general, experimentó la industria editorial europea y española contemporánea, que acabaron dando como resultado el triunfo definitivo del libro popular y revolucionaron el mundo de la edición en rústica17.

11Los manuales se popularizaron, como las novelas o las obras prácticas y de divulgación científica, y la demanda de este nuevo público los sacó de las estanterías de los eruditos, cortesanos y letrados, y los llevó a la calle, a las librerías de barrio, a los quioscos y a los puestos de venta ambulante. Las editoriales los integraron, junto a libros de tipo técnico y manuales escolares, en colecciones, anunciando su venta sin escatimar en gastos publicitarios y convirtiéndolos, incluso, en una de sus principales señas de identidad.

12Las transformaciones de fondo fueron, en principio, menos visibles. Los manuales siguieron ofreciendo a sus lectores lo mismo que les habían ofrecido desde hacía siglos, y en ello residió buena parte de su éxito. Por un lado, una serie de normas sobre cómo se debía escribir una carta correctamente, tanto desde el punto de vista de la compaginación o mise en page (estructura, espacios en blanco, márgenes, disposición y orden de los párrafos), como desde el punto de vista lingüístico (gramática, sintaxis, ortografía), gráfico (legibilidad, caligrafía, equilibrio y proporción de la letra), conductual (tratamientos y formulismos acordes al destinatario, a la propia condición del autor, al tipo de carta y a la relación existente entre los corresponsales) o material (recomendaciones acerca del papel, el sobre o las tintas).

13Por otro lado, junto a las normas propiamente dichas, los manuales proporcionaron también a sus lectores unos cuantos modelos que pudieran resultarles de utilidad en cualquier situación, si bien se desaconsejaba copiarlos tal cual. Adaptar los mismos a las circunstancias particulares y darles un cierto toque personal era, por el contrario, lo que se consideraba más adecuado. Para hacer más sencilla esta tarea, y poner a disposición de los corresponsales herramientas útiles que pudieran ayudarles a convertirse en buenos epistológrafos, los manuales solían incluir múltiples anexos, como compilaciones de frases célebres y poemas, listas de reglas ortográficas básicas, antónimos y sinónimos, ejercicios para dictado, breves glosarios, calendarios y onomásticos, etc.

14Si bien las normas apenas presentan variaciones con respecto a otros periodos históricos, de ahí la inmutabilidad del género epistolar antes subrayada, podemos observar cómo, poco a poco, los modelos sí que se fueron transformando en función de las necesidades de sus nuevos lectores, que presentadas habitualmente en los prólogos, como podemos ver en este que Juan Rabel escribió para su manual, Para escribir bien las cartas, vienen a demostrar que las clases populares constituyeron el público por excelencia de este tipo de obras:

  • 18 Rabel, 1932, p. 5.

No puede el hombre en su vida de relación sustraerse a la necesidad de escribir cartas, y como son tan varias las formas, tan diversos los asuntos y tan diferentes los requisitos, han de ser por fuerza mayores las dificultades para quien, no acostumbrado a escribir, se vea obligado a redactar una carta con arreglo a las fórmulas sociales y al objeto que la motiva. Para evitar estos inconvenientes se publica este manual, con el propósito de ofrecer un libro que sirva de guía y ayude a escribir bien las cartas en los múltiples casos de la vida moderna18.

15Claro que las circunstancias obligaban, pues difícilmente una población hasta hacía poco analfabeta y ahora fundamentalmente semianalfabeta o sencillamente iletrada podía encontrar solución a sus problemas en unos manuales pensados para personas que pertenecían a un mundo muy distinto al suyo y que, mal que bien, sabían escribir y estaban habituadas a que la escritura formara parte de sus vidas. El proceso de adaptación de los modelos de los manuales a la realidad de su nuevo público fue lento, y ello ha quedado bien reflejado no solo en la imaginería propia del género, materializada en las cubiertas de estas obras hasta mediados del siglo XX (fig. 1), sino también, y sobre todo, en algunos de los modelos de cartas ofrecidos a los lectores en sus páginas:

Querido amigo mío:

  • 19 Esclasans Folch, 1943, p. 115.

Tengo el honor de invitar a usted y señora e hijas a la fiesta que se celebrará en nuestros salones el próximo domingo, a las cinco de la tarde, con motivo de la puesta de largo de mi muy querida hija Lolita. Le hago esta invitación, querido amigo, en nombre propio y de mi esposa, que me encarga salude de un modo muy cariñoso a la de usted. Ya comprenderá, puesto que ella también es madre, cual debe ser el gozo que nos embarga en estos momentos. Los padres somos siempre algo infantiles cuando se trata de celebrar estas circunstancias únicas en la vida de nuestros hijos. Perdone, pues, esta leve expansión de mi alma, y sepa que les esperamos con los brazos abiertos en la fiesta del domingo por la tarde. Póngame a los pies de su señora esposa, y usted reciba un afectuoso apretón de manos de este su buen amigo19.

FIG. 1. — Cubierta del manual epistolar de Juan Rabel, Para escribir bien las cartas, Valencia, Prometeo, 1932. Archivo de Escrituras Cotidianas, Seminario Interdisciplinar de Estudios sobre Cultura Escrita, Universidad de Alcalá, Fondo Escolar 7.95

16Los manuales se transformaron así por fuera y por dentro. Sus lectores cambiaron. Cabría preguntarse, por tanto, por las consecuencias que todo ello tuvo en las maneras de leer. A pesar de esta metamorfosis, lo cierto es que el manual siguió moviéndose, en el campo de las apropiaciones, entre la instrucción y el entretenimiento, como ya lo había hecho en otras épocas. Por lo general, quien se acercaba a una obra de este tipo lo que buscaba era una guía para aprender a escribir cartas. Desde quien se enfrentaba por vez primera al papel en blanco para escribir a casa hasta quien necesitaba de una fuente de inspiración para redactar una carta más compleja, propia de situaciones extraordinarias en las que nunca antes se había encontrado, todos empleaban el manual con una finalidad práctica, instructiva, al tiempo que recibían, quisieran o no, una enseñanza que también era moral, pues a través de los modelos se transmitían una serie de valores e ideas, además de unas convenciones sociales determinadas y determinantes.

  • 20 Acerca de las novelas epistolares y su relación con los manuales de correspondencia remito, entre (...)

17Que los manuales contuvieran cartas de personajes célebres (en su mayoría escritores conocidos por su actividad epistolar a lo largo del tiempo); que incluyeran poemas, juegos, canciones, pasatiempos, etc.; y que muchos de sus modelos se aproximasen más a lo literario que a lo cotidiano, permitiendo a los lectores construir una historia de carta en carta e identificarse con los personajes que hacían las veces de corresponsales; reafirma la hipótesis de que también se utilizaron como forma de entretenimiento. Junto a esa lectura eminentemente instructiva y moralizante, que constituía, sin duda, su objetivo principal, los manuales proporcionaron a sus lectores, por tanto, una vía de escape, un medio de evasión, tomando como referencia inexcusable las exitosas novelas epistolares, tan abundantes en los siglos precedentes, especialmente en el xviii20.

  • 21 Lyons, 2012a, p. 303.

18Sin duda, el de los discursos es un campo en el que aún quedan muchas cosas por decir. Apenas sabemos nada de los autores de los manuales contemporáneos (muchos, por cierto, maestros y otros tantos anónimos o firmados con pseudónimo) ni de las editoriales que apostaron por su publicación (en general pequeños negocios de corta existencia especializados en el libro escolar); de las estrategias que se emplearon para venderlos y de cómo y dónde se produjo dicha venta; del papel jugado por las bibliotecas populares y de préstamo en la difusión de los mismos; de si estos fueron instrumentos habituales en los puestos de los escribanos públicos; de si, además de ser empleados por las clases populares, siguieron siendo utilizados por la sociedad letrada; de cuáles eran los discursos secundarios que contenían (desde el punto de vista moral, político, religioso, etc.); por no hablar ya de la necesidad de realizar un análisis en profundidad de su materialidad, cotejando estas obras con otros productos populares con los que tanto compartieron en este período de esplendor que vivieron el libro y la lectura desde finales del siglo XIX hasta el primer tercio del siglo XX21.

PRÁCTICAS

19Como han señalado ya numerosos especialistas, carece totalmente de sentido atender a los discursos si luego no hay un interés en descender a las prácticas, porque, en el fondo, solo en los testimonios escritos que se producen en un determinado momento histórico podemos ver cuáles fueron los usos y funciones que se le concedieron entonces a la escritura y si realmente las personas que decidieron en un determinado momento escribirle una carta a alguien cumplieron o no las normas que los manuales trataron de difundir, o si, por el contrario, subvirtieron el orden establecido e inventaron sus propias reglas. Un poco de todo esto ocurrió en la Época Contemporánea, al igual que en otros períodos, pues si algo caracteriza precisamente a la escritura es su capacidad de existir y tener sentido en esa constante tensión entre la norma y la transgresión.

20Fueron muchas las causas que provocaron que aconteciera la extensión social de la escritura en el mundo contemporáneo y, con ella, que la carta se alzara en esta etapa como el medio de comunicación más empleado y en el mejor reflejo de la apropiación del derecho a escribir por parte de los nuevos escribientes populares. En este escenario multicausal, sin embargo, destacaron dos factores que resultan claves si de lo que se trata, como se pretende aquí, es de entender el ámbito de las prácticas epistolares y ponerlo en conexión con el de los discursos, anteriormente dibujado.

  • 22 Este tema lo he desarrollado más en profundidad en Sierra Blas, 2003b; así como en los capítulos 1 (...)
  • 23 Para las Lecturas de manuscritos remito al ya clásico trabajo de Escolano Benito, 1997.

21El primer factor fue la institucionalización de la enseñanza de la escritura epistolar en la escuela22. Con la aparición, entre finales del siglo XIX y la primera mitad del XX, de las Lecturas de manuscritos —libros escolares cuya letra imitaba a la que se hacía al escribir23—, la carta se convirtió en una de las actividades de escritura más practicadas en las aulas, adquiriendo una posición privilegiada en el currículum escolar. Los ejercicios que las Lecturas de manuscritos recomendaban no consistían solo en redactar cartas, sino también en componer otros documentos usuales en la vida diaria (como recibos, albaranes, pagarés, etc.), cuyo fin era acostumbrar a los niños a este tipo de escrituras cotidianas que después tendrían que emplear en su día a día. La constante presencia de la carta en la escuela, que tan bien ha quedado reflejada en los cuadernos de clase (fig. 2), hizo, por tanto, que el epistolar se convirtiera en un género familiar para todos aquellos que comenzaban entonces su andadura en el mundo de la cultura escrita.

  • 24 El término se debe a Gibelli, 1993.

22El segundo factor se relaciona con la necesidad de escribir generada por distintos acontecimientos que supusieron importantes fracturas sociales y movilizaron a millones de hombres y mujeres, como las emigraciones, las guerras y las represiones asociadas a los distintos regímenes totalitarios que asolaron Europa (y buena parte del mundo) en el siglo XX. Todos estos eventos tuvieron en común el desarrollo de una «alfabetización de urgencia»24, que llevó a que todas estas personas que no sabían escribir adquirieran dicha capacidad movidas por las necesidades aparejadas a las terribles circunstancias que les tocó vivir.

FIG. 2. — Ejercicio epistolar contenido en el cuaderno escolar de la niña Primitiva Jiménez Díaz. Horcajo Medianero (Salamanca), 16 de noviembre de 1945, fº 26vº. Archivo de Escrituras Cotidianas, Seminario Interdisciplinar de Estudios sobre Cultura Escrita, Universidad de Alcalá, Fondo Escolar 4.67

  • 25 Sobre la escritura popular baste aquí con remitir a Per un archivio della scrittura popolare; Mang (...)

23Dicha alfabetización «urgente» tuvo como resultados principales una competencia gráfica deficiente, una escasa interiorización de las normas de la lengua escrita convencionales y el recurso reiterado al aprendizaje mimético (por copia e imitación), que ciertamente solucionaron en un principio el problema de no poder comunicarse y expresarse, pero que, con el tiempo, generaron unos códigos expresivos específicos, poco naturales, y una escritura con rasgos y características propias, que terminológicamente ha sido englobada bajo la denominación de «escritura popular» o «escritura inexperta»25.

24Señalados estos factores, y dado que prácticas epistolares hay tantas como personas, motivaciones y circunstancias podamos pensar, será suficiente con poner un ejemplo en el que podamos ver claramente cómo la conexión entre discursos y prácticas tiene lugar siempre en el centro mismo de esa tensión que se establece entre el cumplimiento de las normas y la apropiación personal que cada escribiente realiza de estas.

  • 26 Petrucci, 2013, pp. 142-143.

25No siempre esa apropiación tiene por qué ser subversiva. De hecho, casi nunca lo es. Las personas corrientes que escriben cartas suelen, por lo general, respetar las reglas, incluso si los autores son niños. Cuando no lo hacen es debido, fundamentalmente, a que no las conocen, a que las han olvidado por la falta de práctica o a que las circunstancias en que tienen que escribir no les permiten cumplirlas26. Por eso, cuando aplicamos el término «subversión» a la escritura epistolar debemos pensar menos en la retórica propia del género y más en el incumplimiento de las convenciones sociales o morales imperantes en un período dado.

26Vamos a trasladarnos por un momento al año 1937. Hace apenas unos meses que ha estallado la Guerra Civil española. Muchos de los combatientes que componen las filas de los ejércitos republicano y franquista no saben escribir. Las autoridades competentes emprenden, aunque con efectos y dimensiones muy diferentes en cada bando (las estadísticas conceden un amplio triunfo, en el plano cultural, a los republicanos), varias campañas para combatir el analfabetismo de las tropas, que se van a desarrollar en las líneas de frente (aunque también en la retaguardia, en los hogares del soldado o en los hospitales de campaña) y que tienen como fin que estos soldados analfabetos aprendan a escribir y a leer en apenas unos meses.

  • 27 Fraser, 2001.

27Cuando años después del conflicto, entre 1973 y 1975, R. Fraser, autor de Recuérdalo tú y recuérdalo a otros. Historia oral de la Guerra Civil española27, les preguntó a algunos excombatientes del Ejército de la República por qué se apuntaron a esas escuelas creadas en medio de las trincheras, todos le contestaron lo mismo: su motivación principal era poder despachar su correspondencia particular sin necesidad de recurrir a otros. Para nadie era plato de gusto tener que dictar las cartas a terceros y confiar a los compañeros que sabían escribir los asuntos privados. La falta de intimidad no solo condicionaba enormemente el mensaje, sino que, además, podía provocar que este no se transmitiera de forma fidedigna.

  • 28 Sobre las Milicias de la Cultura es inexcusable remitir a Cobb, 1995; así como a Fernández Soria, (...)
  • 29 Es lo que he denominado como el «bautismo epistolar». Véase Sierra Blas, 2007a.

28Según se desprende de la documentación que se ha conservado acerca de la labor desarrollada en los frentes por las Milicias de la Cultura, organización encargada de la educación de los soldados republicanos y verdadera protagonista de la lucha contra el analfabetismo en el Ejército Popular28, los combatientes ya alfabetizados, para demostrar que habían aprendido a escribir, debían redactar sin ayuda de nadie una tarjeta postal. Esta primera «carta» debían dirigirla, en señal de agradecimiento, y respondiendo a las exigencias de la propaganda del momento, a alguna autoridad política, como Dolores Ibárruri, La Pasionaria, o Jesús Hernández, entonces Ministro de Cultura29.

  • 30 Un testimonio de la época puede ser el de Andrés, 1937. Véase, igualmente, Martínez Rus, 2007.
  • 31 Sobre la correspondencia bélica pueden consultarse, a modo de ejemplo, Guéno, Laplume (eds.), 2003 (...)
  • 32 Para una aproximación a las madrinas de guerra pueden verse Molinari, 1998; Ramón, Ortiz, 2003 y S (...)

29Para ayudar a los soldados analfabetos, además de las lecciones de los maestros enrolados en las Milicias de la Cultura, el Gobierno republicano, a través de la organización Cultura Popular, hizo llegar gratuitamente a los frentes bibliobuses con pequeñas bibliotecas circulantes y maletas cargadas con lotes de libros30, labor que en el frente franquista desarrolló Lecturas para el soldado. Entre los libros que contenían estas maletas había de todo, desde obras de corte político y social hasta libros de historia y novelas, sin faltar los manuales de correspondencia, si bien estos se limitaban a solucionar las necesidades epistolares propias del contexto bélico (fig. 3)31, concediendo entre los modelos ofrecidos a los combatientes especial importancia y espacio a las cartas que estos debían dirigir a sus madrinas de guerra, aquellas mujeres que, con su correspondencia y sus regalos, les hacían más llevadera la soledad de las trincheras y contribuían a mantener alta su moral32, aspecto este último que explica por qué los mandos militares incentivaron la actividad epistolar entre sus tropas.

  • 33 Acerca de los manuales epistolares bélicos véase Sierra Blas, 2003c.

30Los manuales de correspondencia bélicos se convirtieron así en una pieza clave para regular el intercambio de cartas entre los soldados y sus madrinas, imponiendo una serie de normas que ambas partes debían cumplir para que la relación epistolar pudiera existir33. Ellos eran los que debían comenzar el intercambio, dirigiendo a la madrina elegida una solicitud formal, en la que debían explicarle la necesidad que tenían de cartearse con ella; pero eran las madrinas, sin embargo, las que verdaderamente decidían si la relación escrita se iniciaba o no, aceptando o rechazando la propuesta recibida.

31Cuando la respuesta de la madrina era positiva, la correspondencia entre esta y su ahijado, al igual que cualquier otro intercambio epistolar, estaba sujeta a las limitaciones de la censura militar. Soldados y madrinas tenían terminantemente prohibido, por ejemplo, escribir sobre el curso de la guerra o intercambiar noticias acerca de cambios de posición o de futuras maniobras militares, pues en caso de ser interceptada la carta por el enemigo, todos estos datos podían resultarle muy útiles, desvelándole informaciones estratégicas y permitiéndole, por tanto, prepararse y actuar en consecuencia.

FIG. 3. — Cubierta del manual epistolar bélico El perfecto manual del soldado. Modelos para escribir cartas, Cádiz, Ediciones Patrióticas, ¿1944? Biblioteca Nacional de España, Madrid, VC/1853/36

  • 34 Martín Gaite, 1994, pp. 153 y 157.

32Cuando el soldado y la madrina llevaban cierto tiempo escribiéndose, y la relación entre ambos podía considerarse regular y estable, generalmente era este quien proponía dejar de lado las formalidades. Que la madrina diera permiso para pasar del «tú» al «usted» traía consigo, en cierto modo, conceder al soldado ciertas esperanzas de cara a iniciar una posible relación sentimental, finalidad que, no ha de olvidarse, estaba también detrás de este intercambio tan particular34.

33Solo teniendo en cuenta todas estas cuestiones podremos entender la solicitud que el soldado Manuel Esteban dirigió a la madrina de guerra Dolores Yagüe, residente en Añiñón (Calatayud), desde Puerto Escandón (Teruel) el 15 de julio de 1937 (fig. 4):

Puerto Escandón, 15 del 7 de [l] 37 (Teruel).

Muy distinguida señorita: después de saludarla le ruego me perdone el atrevimiento que me he tomado de dirigirme a usted, pero como todo [s] [los] soldado [s] que luchamos en el frente para la salvación de España, tenemos la necesidad de que algún alma caritativa se interese algo por nosotros, aunque nada más que para consolarnos y distraernos con sus cartas en los ratos tristes y de aburrimiento que en el frente se pasan.

Por eso yo me tomo el atrevimiento [de escribirle], como creo que me perdonara si acaso la sirviera de molestia, pero creo que una obra de caridad como la que V. haría si me aceptara como ahijado suyo para yo poder tener el consuelo en los momentos más difíciles de esta guerra [y] para así, con la ayuda de una madrinita tan simpática como V., poder tener siempre la serenidad y el ánimo que en esta guerra se necesita tener. En otra carta le explicaré quién soy yo y dónde la conocí.

Favor que de V. espera, este que aguardando su contestación queda.

Manuel Esteban.

  • 35 Carta del soldado Manuel Esteban a su madrina de guerra, Dolores Yagüe. Puerto Escandón (Teruel), (...)

Las señas:
Manuel Estevan
Rgto. Artillería 10 Ligero
7ª Batería Obuses 10’5
Puerto Escandón
Teruel35.

FIG. 4. — Carta del soldado Manuel Esteban a su madrina de guerra, Dolores Yagüe. Puerto Escandón (Teruel), 15 de julio de 1937. Archivo privado de Dolores Yagüe, Añiñón, Calatayud (Zaragoza)

34La carta del soldado Manuel Esteban sigue a la perfección las normas que regulan el intercambio epistolar entre soldados y madrinas en tiempos de guerra, a excepción de las señas, pues el soldado, como puede verse al final de la carta, anota la posición exacta en la que se encuentra, seguramente porque le estaba permitido hacerlo. Manuel inicia su misiva, siguiendo al pie de la letra las pautas dadas en los manuales epistolares bélicos, explicándole a Dolores por qué quiere tener una madrina de guerra, motivos que posteriormente vuelve a enumerar en la segunda parte de la carta: distraerse, animarse, consolarse; todo eso es lo que quería Manuel encontrar en las cartas de Dolores.

  • 36 Sierra Blas, 2007a, pp. 103-111.

35Por otro lado, el tratamiento empleado («Muy distinguida señorita»), las continuas excusas por escribirle sin que medie entre ellos ningún tipo de relación («le ruego me perdone el atrevimiento», «creo que me perdonará si acaso le sirviera de molestia»), el uso del «usted», los muchos halagos que le dedica («alma caritativa», «madrinita tan simpática») y la fórmula de despedida elegida («Favor que de V. espera, este que aguardando su contestación queda»), seguramente copiada de algún manual por su composición en rima, tienen como fin no solo mostrarle su respeto, sino igualmente adularle lo suficiente como para caerle en gracia y conseguir su aceptación. Para asegurarse esta, además, Manuel siembra el misterio al final de la misiva: «En otra carta le explicaré quién soy yo y dónde la conocí», esperando con ello obtener respuesta de Dolores, aunque solo sea por el deseo de esta de desvelar la incógnita, pero también tratando de diferenciarse de otros soldados que obtenían las direcciones de sus madrinas a través de conocidos, de la prensa o incluso de agencias especializadas en poner en contacto a unos y otras36.

  • 37 Uno de los primeros intentos, cómo no podía ser de otro modo, ha venido de la mano de Petrucci, 20 (...)

36¿Qué es lo que en el ámbito de las prácticas queda por hacer? Podríamos seguir analizando cartas y más cartas, de unas y de otras tipologías, sin temor a repetirnos, porque cada carta es distinta de otra. En cada carta, de hecho, reposa una historia diferente. Autores, destinatarios, intermediarios, condiciones y tiempos de producción, formas y vías de circulación, materialidades y elementos gráfico-lingüísticos, finalidades, contenidos y discursos (velados o explícitos), circunstancias de conservación, etc., todo ello hace que no haya dos cartas iguales, ni tan siquiera cuando se trata de copias. Pero, quizás, lo que más interese a día de hoy no sea tanto seguir escribiendo historias individuales, analizando casos variopintos bajo patrones comunes, sino tratar de escribir una historia conjunta y comparada de la carta (en España, en Europa, en el mundo) que contemple todos estos aspectos de forma diacrónica y que sea capaz de señalar las continuidades y rupturas del género en el marco de distintos acontecimientos excepcionales, pero también ordinarios37.

REPRESENTACIONES

  • 38 De las cuatro colecciones de cartas de Cicerón, conservadas y editadas por su secretario personal (...)
  • 39 Vives, De conscribendi epistolis.
  • 40 La acepción de «representación» como «representación de una ausencia» se debe, como se ha señalado (...)
  • 41 Para formular su teoría del «doble pacto epistolar», C. Guillén se inspira en el famoso «pacto aut (...)

37La definición clásica de la epístola como un «diálogo entre ausentes», formulada por Cicerón en el siglo I a. C.38 y recuperada siglos después, entre otros, por el humanista Juan Luis Vives39, nos remite directamente a la concepción de la carta como «representación de una ausencia»40, y con ella, a la consideración de la existencia, como señaló C. Guillén, de un «doble pacto epistolar» entre autores y destinatarios41.

38Este «doble pacto epistolar» consiste, primero y antes que nada, en admitir esa ausencia del «otro»: es la distancia, la lejanía, la imposibilidad de verse o de hablarse, la falta de atrevimiento o de oportunidades, el no saber decir con palabras lo que sí se puede expresar por escrito, etc., lo que hace nacer la carta. Pero el «pacto epistolar» tiene también una segunda condición: la aceptación, tanto por parte del autor como del destinatario, de la posición del «otro». Por un lado, el lector debe aceptar la necesaria vinculación del «yo textual» en la carta con el «yo del autor», de modo que conciba esta como imagen de ese autor real; y, por otro lado, el autor debe aceptar la existencia del lector real y su necesaria vinculación con el «tú textual» de la misiva para saber ante quién y cómo ha de presentarse por escrito.

39Cumplido el pacto, es cuando la carta asume la función de representar la ausencia, de tal manera que el destinatario, cuando la recibe y la lee, se convence de que, en el fondo, está asistiendo al encuentro con esa persona que no puede ver, pero sí sentir a través de la lectura: el remitente. Todo en la carta conduce a quien la escribe: tocar el papel que este ha usado; reconocer su letra; imaginar el momento en que la ha escrito; vivir y sentir lo que cuenta en ella; recibir consejos, peticiones, invitaciones, proposiciones; o conocer de primera mano los frutos de la introspección ajena. Solo cuando la carta es leída, la ausencia puede convertirse en presencia, aflorando con ello múltiples y en ocasiones contradictorios sentimientos en el lector.

  • 42 Véase, por ejemplo, la carta que el soldado Giuseppe Denti le envió a su mujer desde Padua el 17 d (...)
  • 43 Es el caso de la carta que Celestino Menéndez le envió a su hermana Amparo. La Habana (Cuba), 28 d (...)
  • 44 Un buen ejemplo es la carta enviada por Raquel Mejías Verdú a sus padres. Tortadell, 25 de [enero] (...)

40¿Qué tienen las cartas para que un soldado se empeñe en llevar consigo las de su mujer al salir al combate, como si de talismanes frente a los peligros que le esperan se tratara?42 ¿O para que un emigrante le pida a su hermana que sustituya la cruz que tiene sobre la cabecera de su cama por sus letras?43 ¿Cómo es posible que las cartas lleguen a alterar los nervios hasta extremos imposibles, que sean capaces de conseguir sonrisas eternas, que hagan estallar en llantos, que generen infinitas ansiedades, odios y obsesiones? ¿Por qué se salvan las cartas como se salvan las vidas? ¿Acaso no es conservarlas sinónimo de recordar quiénes somos, de dónde venimos?44 Baste para entender esta acepción de la carta como representación de una ausencia, y todo lo que conllevan a nivel psíquico y físico su recepción y su lectura, este fragmento de la obra Cartas nunca enviadas de la autora uruguaya Teresa Vilar:

  • 45 Vilar, 1931, p. 131.

Y todos los días esperaba tu carta… Al venir el cartero creía adivinarla entre los sobres de todas formas y de todo tamaño…, aunque a veces no estuviera. Y cuando en realidad había llegado, ¡qué emoción dichosa al sentirla en mis manos! ¡Mía! ¡Liberada del anónimo de los paquetes epistolares! Cuántas veces me la entregaron a las diez, y recién la leí por la tarde, sola, palpitante el seno, libre de todo inoportuno, no habiéndolo hecho antes porque me parecía un crimen leerla rápidamente sin saborearla con delectación… Y tu misiva esperaba, en mi bolsillo, ser leída…, mientras mi mano iba a menudo a tocar el sobre, a acariciarlo, a pasarle lentos los dedos; a apretarlo suavemente, como si la carta fueras tú45.

  • 46 La acepción de «representación» como «exhibición de la propia presencia como imagen» se debe, igua (...)
  • 47 Caffarena, 2005.

41Junto a esta concepción de la carta como representación de su autor, esta puede ser igualmente entendida como exhibición de la propia presencia46. La carta exhibe la presencia de quien la escribe en tanto que en ella quedan reflejados su personalidad, su carácter, sus ideas, su estado de ánimo y su historia de vida; en la medida, en fin, en que constituye, tal y como ha señalado F. Caffarena, una «autobiografía en miniatura» del remitente47.

  • 48 Sobre cómo adaptar las cartas en función de sus destinatarios y de las intenciones que guían su es (...)
  • 49 Acerca de la carta como representación de uno mismo pueden verse, aunque centrados en la Edad Mode (...)

42Los propios manuales epistolares señalan esta función de la carta y advierten a los autores sobre la importancia de proyectar en su escritura una determinada imagen de sí mismos, que deberá variar en función de lo que quieran conseguir con su misiva y de la persona a la que se dirijan48. Nunca serán lo mismo una carta de súplica, una felicitación o una carta de amor, porque lo que en cada caso se quiere conseguir es muy distinto, y la imagen que en ella se proyecta (proyectamos) también. Es decir, que la exhibición de la propia presencia en la carta, la construcción de esa «autobiografía en miniatura», se relaciona tanto con el concepto que el destinatario se forja del autor como con la efectividad misma del discurso epistolar49.

  • 50 Díaz Padilla, 1991, p. 3.

43Podrían traerse a colación muchos ejemplos de esta segunda acepción de «representación», pero creo que la tipología epistolar que mejor puede ilustrar la misma son las llamadas cartas de despedida o «cartas en capilla», asociadas desde antiguo al ámbito represivo carcelario. Estas cartas, calificadas por algu nos especialistas como el testimonio «más auténtico y veraz de toda época histórica»50, constituyen al mismo tiempo el retrato de sus autores y el deseo de estos de construir una memoria que pueda transmitirse a los demás a lo largo del tiempo y contra el tiempo (fig. 5).

FIG. 5. — Carta de despedida del preso Humberto Alonso Pérez a su mujer, Carmina, y a su hijo, Guillermo. Cárcel de El Coto (Gijón), 28 de mayo de 1938. Museo del Pueblo de Asturias, Gijón, Fondo personal de Humberto Alonso Pérez

  • 51 Sobre las cartas en capilla remito, a modo de ejemplo, a Malvezzi, Pirelli (eds.), 1995 y 2003; Fr (...)

44Las «cartas en capilla» eran aquellas cartas que, a modo de última voluntad concedida por las autoridades penitenciarias, los condenados a muerte podían escribir en las horas previas a su ejecución para despedirse de sus seres queridos. Se trata de cartas tremendamente rituales, en las que los autores comunican la fatal noticia e intentan consolar y tranquilizar a los suyos, si bien su función principal es la de hacer balance de lo vivido, proclamar la inocencia, reclamar justicia y justificar los actos realizados. Constituyen, en fin, el último diálogo que los presos mantienen con sus familiares y consigo mismos antes de morir51. En este sentido, y dado ese carácter extraordinario, se proyecta en ellas una cierta imagen de perfección vital, que los autores construyen a conciencia y muchas veces a contrarreloj:

Mi amadísima esposa:

  • 52 Carta en capilla de Joan Curto Pla a su mujer, Marina Daufí. Cárcel de Pilatos (Tarragona), 19 de (...)

No sé cuando podrán llegar estas líneas a tus manos. Yo ya llevaré algún tiempo en el perfecto descanso […]. Mi conciencia es ahora como un lago de aguas profundas y cristalinas en el que pasan los temporales y borrascas sin agitarlo ni conmoverlo. No me arrepiento de mi vida, ni de cómo pensé, ni de cómo sentí, ni de cómo obré. Mis hijas pueden levantar la cabeza con orgullo y pensar que su padre fue un mártir de un ideal y una víctima de la intransigencia feroz. Les lego mi ejemplo como norma y mi recuerdo como un tesoro de orgullo inapreciable52.

  • 53 Véase Sierra Blas, 2007b.

45Al mismo tiempo, las cartas en capilla, en cuanto que son expresión de las últimas voluntades de los prisioneros, asumen también una función testamentaria. Son, por un lado, testamentos materiales, pues en ellas se suceden los ruegos, los encargos, las advertencias o las peticiones relacionadas con herencias, bienes o asuntos económicos; pero, por otro lado, son también testamentos espirituales, ya que ofrecen todo un código de conducta que debe guiar la vida de los destinatarios en el futuro53. Valga como muestra la misiva enviada en el mes de abril de 1938 por Narciso Gil, un preso asturiano, a su hija Olga, recién nacida, a la que nunca llegó a conocer:

Para Olga, cuando conozca las cosas.

Querida hijita:

  • 54 Carta de despedida de Narciso Gil a su hija Olga. Cárcel Modelo de Oviedo, abril de 1938, en Repre (...)

Tu papá te pide que quieras mucho a mamá, a tu hermanito y a los abuelos y tíos. Respétalos a todos y sigue sus consejos. Mamá te dirá por qué yo no puedo encontrarme entre vosotros.
Que no te engañen los que hoy matan a tu padre, queriendo haceros ver que si nos mataron fue por los crímenes que cometimos. Los crímenes han sido cometidos por ellos. Te advierto esto por si el fascismo fuera el que venciera en la lucha que hoy está entablada. No creo que esto suceda, pero si la maldad pudiera más que la razón, te pido […] que no ayudes en nada a esa organización de ladrones y asesinos […]. Lo que sí te pido es que no seas falangista y, si te obligan a hacerlo, te esforzarás por hacer lo menos que puedas por el fascismo.
No te fíes mucho de las promesas que los hombres puedan hacerte cuando ya seas mujer, pues para hacerte una desgraciada basta un momento, y date cuenta que después del mal hecho no hay remedio. Aconséjate de tu mamá y no la desobedezcas.
Si te toca vivir en régimen republicano, que es lo que espero, trabaja por que las injusticias no se opongan a la razón.
Bueno, Olguita, quiere mucho a los abuelitos y tíos, a tu hermano, y no disgustes nunca a mamá. Esto es lo que te pide tu padre a las puertas de la muerte54.

  • 55 Carta de despedida de un condenado a muerte a sus hijas, Angelines y Dina. Cárcel Modelo de Oviedo (...)
  • 56 Carta de despedida de Julia Conesa a su madre y hermanos. Cárcel de Ventas (Madrid), 5 de agosto d (...)

46Un último deseo común comparten estas «cartas en capilla», y ese último deseo no es otro que el que sean para sus destinatarios el recuerdo vivo y eterno de sus autores: «Conservad estas letras como una reliquia», les escribía a sus hijas en su carta un condenado a muerte desde la Cárcel Modelo de Oviedo el 7 de marzo de 193855; «Que mi nombre no se borre en la Historia», les pedía en la ya famosa posdata de la suya Julia Conesa, una de las Trece Rosas, a su madre y a sus hermanos56.

47No creo que me confunda si afirmo que, hasta el momento, el de las representaciones es el campo que menos se ha trabajado en el marco de los estudios sobre la escritura epistolar, tanto en lo que se refiere al Período Contemporáneo como a otras épocas históricas. Solo se han señalado aquí dos acepciones de «representación», y en ambas debe profundizarse, pero puede haber muchas más, porque existen infinidad de caminos que recorrer en este sentido: indagar en la representación de la carta desde el punto de vista artístico (pintura, escultura, cine, literatura, publicidad, etc.); tratar de conocer las sensaciones que la lectura de la carta moviliza; interesarnos por las «metacartas», es decir, por cómo los autores hablan de las cartas en sus propias cartas; analizar la transformación que sufre la carta cuando es difundida y/o publicada, cuando pasa del ámbito privado al público, dejando de ser algo individual para convertirse en representación de un colectivo; o rastrear cómo se ha representado la carta de forma simbólica a lo largo del tiempo, qué objetos, qué figuras, qué animales, qué alimentos, etc., han sido empleados para darle forma a lo largo de la historia.

CODA

48A pesar de su tradición secular y del importante papel que ha jugado milenio tras milenio, la carta ha ido perdiendo progresivamente peso en la vida cotidiana y social desde la década de los 60 del siglo XX en adelante, al igual que les ha ocurrido a otras muchas prácticas manuscritas. La culpa la tuvo primero la máquina de escribir, ya entonces un objeto más o menos habitual en casi todos los hogares, y más adelante los ordenadores, elementos hasta cierto punto exóticos en las casas de mediados de siglo, pero protagonistas indiscutibles de nuestra vida actual.

49A partir de los años 80, la correspondencia (manuscrita, mecanografiada o tecleada) ha pasado a ser una práctica de escritura minoritaria. En nuestra sociedad globalizada y multimediática apenas se escriben o se leen ya cartas, porque lo que se escribe y lo que se lee, en cantidades ingentes y hasta desconsideradas, son e-mails, sms o whatsapps. Hay quienes consideran a todos los mensajes electrónicos como los herederos de la cultura epistolar de antaño. Otros, sin embargo, se resisten a establecer relaciones directas entre estos y las cartas, afirmando que los primeros no son más que una expresión mínima de lo que hace tiempo fueron las segundas.

50En su último libro, Scrivere lettere. Una storia plurimillenaria, editado por Laterza en 2008, A. Petrucci emplea como título para su capítulo final el que en su día el compositor Richard Strauss eligió para uno de sus famosos poemas sinfónicos: Tod und Verklärung («Muerte y transfiguración»). Basada en unos versos de su amigo Alexander Ritter y estrenada en el Festival de Eisenach el 21 de junio de 1890, esta composición representa la muerte de un artista. Un proceso, el de esa muerte, que se desarrolla en torno a cuatro movimientos: el largo, cuando comienza la enfermedad; el allegro, cuando el hombre lucha contra ella; un meno mosso, en el que todas las experiencias vividas pasan como un relámpago por la mente del enfermo; y un moderato, cuando se produce la muerte, de forma dulce y tranquila, y el hombre se transforma en algo infinito y celestial.

  • 57 Petrucci, 2008, pp. 191-198 (cita en p. 196).

51Petrucci, teniendo como fondo esta impresionante melodía de Strauss, reflexiona acerca de la correspondencia hoy, y le echa la culpa de que apenas escribamos cartas al mito de la rapidez comunicativa, al sistema capitalistafinan ciero internacional, a la fascinación por la técnica, al empobrecimiento cultural y a otras muchas cosas. Pero, frente al negro panorama que todos parecemos dibujar, abogando más por la muerte que por la transfiguración de la carta, Petrucci nos recuerda la capacidad que la escritura epistolar ha tenido siempre para sobrevivir a los soportes que la han albergado (desde el hueso, la madera, la pizarra, el barro o la piedra hasta el papiro y el papel), y nos deja en su libro un halo de esperanza: «No obstante, la carta mantiene a día de hoy algunos ámbitos de uso propio y una específica e insustituible funcionalidad»57.

52La carta, por tanto, sobrevivirá. Y, en el fondo, Petrucci, afirmando esto, no está diciendo nada demasiado diferente a lo que en su día Pedro Salinas plasmó en ese monumento a la carta que es su Defensa de la carta misiva y de la correspondencia epistolar. Claro que entonces el temor no era que el correo electrónico sustituyera a la carta, sino que fuera el telegrama el que le quitara su puesto:

  • 58 Salinas, 1983, p. 20.

¿Porque ustedes son capaces de imaginarse un mundo sin cartas? ¿Sin buenas almas que escriban cartas, sin otras almas que las lean y las disfruten, sin esas otras almas terceras que las lleven de aquellas a estas, es decir, un mundo sin remitentes, sin destinatarios y sin carteros? ¿Un universo en el que todo se dijera a secas, en fórmulas abreviadas, deprisa y corriendo, sin arte y sin gracia? ¿Un mundo de telegramas?58

Notes

1 Este trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación Cultura escrita y memoria popular: tipologías, funciones y políticas de conservación, siglos XVI a XX (Ministerio de Economía y Competitividad, HAR2011-25944). Carroll, 1987, p. 7.

2 Para una definición de la Historia Social de la Cultura Escrita sigue siendo indispensable la reflexión realizada por Petrucci, 1999d, pp. 300-302. Pueden consultarse, igualmente, Gimeno Blay, 1999, pp. 14-16 y Castillo Gómez, 2005a.

3 En este sentido, se recoge el testigo dejado por la History from Below, dando relevancia a las prácticas escritas de las clases populares frente a las desarrolladas por las clases privilegiadas y construyendo, de este modo, una modesta «Historia desde abajo» de la escritura epistolar, como he pretendido hacer en muchas de mis aportaciones, algunas de las cuales aparecen citadas a lo largo del presente trabajo. Véanse Sharpe, 1993 y Hobsbawm, 1998.

4 Sobre la propuesta de análisis de R. Chartier empleada en este trabajo remito a Chartier, 1992. Acerca de la doble acepción del concepto de «representación» comentado, véase Id., 2000a.

5 Véase Petrucci, 2002, p. 87.

6 Lo cita, entre otros, Guillén, 1998, p. 181.

7 De él da noticia Montanari, «Così si scrive una lettera d’amore nel Medioevo», La Repubblica, 9 de febrero de 2009.

8 Tejeda, Cosa nueva. Este es el estilo de escrevir cartas mensageras; Icíar, Nuevo estilo de escrivir cartas mensageras y Torquemada, Manual de escribientes, 1970 y 1994. Acerca de los manuales epistolares en la Edad Moderna pueden verse las aportaciones de Castillo Gómez, 2006, pp. 19-58 y Serrano Sánchez, 2014.

9 Siccardi, en línea.

10 Shipley, Schwalbe, 2008.

11 Poster, Mitchell, 2007.

12 El término «democratización de lo escrito» fue acuñado por Petrucci, 1987.

13 Barton, Hall (dirs.), 1999.

14 Junto a la conquista de la escritura, el aprendizaje de la lectura fue clave en ese proceso de emancipación social y moral perseguido por las clases populares, especialmente las trabajadoras, como bien se refleja en las numerosas autobiografías producidas en este momento y analizadas, entre otros, por J. Burnett o D. Vicent. Véanse Burnett (ed.), 1977 y Vincent, 1981.

15 Sobre las transformaciones que presentan los manuales epistolares contemporáneos frente a los de épocas anteriores remito a Chartier (dir.), 1991.

16 Para conocer mejor las transformaciones sufridas por los manuales epistolares en la España contemporánea que se comentan a continuación puede consultarse Sierra Blas, 2003a. Para una visión más allá del caso español remito a los trabajos de Dauphin, 2000 y Tasca, 2002.

17 Acerca del libro popular en la España de los siglos XIX y XX puede verse Martínez Martín (dir.), 2001 y 2015.

18 Rabel, 1932, p. 5.

19 Esclasans Folch, 1943, p. 115.

20 Acerca de las novelas epistolares y su relación con los manuales de correspondencia remito, entre otros, a Beebee, 1999. Para el caso español, véase especialmente el trabajo de Rueda, 2001.

21 Lyons, 2012a, p. 303.

22 Este tema lo he desarrollado más en profundidad en Sierra Blas, 2003b; así como en los capítulos 1 («Correspondencias») y 4 («La correspondencia interescolar») de mi tesis doctoral. Véase Sierra Blas, inédita, pp. 104-124 y pp. 493 y 504, respectivamente. Una parte de la misma ha sido publicada en Sierra Blas, 2009. Puede verse también Targhetta, 2013.

23 Para las Lecturas de manuscritos remito al ya clásico trabajo de Escolano Benito, 1997.

24 El término se debe a Gibelli, 1993.

25 Sobre la escritura popular baste aquí con remitir a Per un archivio della scrittura popolare; Mangiameli (ed.), 1994; Antonelli, 1999; Castillo Gómez (ed.), 2001b; Conti, Franchini, Gibelli (dirs.), 2002; y Castillo Gómez (coord.), 2003.

26 Petrucci, 2013, pp. 142-143.

27 Fraser, 2001.

28 Sobre las Milicias de la Cultura es inexcusable remitir a Cobb, 1995; así como a Fernández Soria, 1984. Para casos específicos pueden verse los trabajos de Pérez Delgado, 1987 y de Castillo Gómez, Sierra Blas, 2007.

29 Es lo que he denominado como el «bautismo epistolar». Véase Sierra Blas, 2007a.

30 Un testimonio de la época puede ser el de Andrés, 1937. Véase, igualmente, Martínez Rus, 2007.

31 Sobre la correspondencia bélica pueden consultarse, a modo de ejemplo, Guéno, Laplume (eds.), 2003; Caffarena, 2005; Cowper, 2010 y los capítulos V («France: transparency and disguise in the letters of the poilus») y IX («Love, death and writing on the Italian front, 1915-1918») de Lyons, 2013, pp. 71-90 y 154-169, respectivamente.

32 Para una aproximación a las madrinas de guerra pueden verse Molinari, 1998; Ramón, Ortiz, 2003 y Sierra Blas, 2004.

33 Acerca de los manuales epistolares bélicos véase Sierra Blas, 2003c.

34 Martín Gaite, 1994, pp. 153 y 157.

35 Carta del soldado Manuel Esteban a su madrina de guerra, Dolores Yagüe. Puerto Escandón (Teruel), 15 de julio de 1937. Agradezco a D. Navarro Bonilla que pusiera en mis manos el epistolario que, derivado de su actividad como madrina durante la Guerra Civil española, conserva en su archivo privado Dolores Yagüe en Añiñón, Calatayud. Las cartas y fragmentos de cartas que se citan en este trabajo siguen una transcripción actualizada, normalizándose su ortografía y puntuación con el fin de facilitar su lectura.

36 Sierra Blas, 2007a, pp. 103-111.

37 Uno de los primeros intentos, cómo no podía ser de otro modo, ha venido de la mano de Petrucci, 2008. Para el caso español remito a la aportación de Castillo Gómez, 2011a así como al catálogo de la exposición «Me alegraré que al recibo de esta»: quinientos años escribiendo cartas, de Castillo Gómez, Sierra Blas, Serrano Sánchez, 2012.

38 De las cuatro colecciones de cartas de Cicerón, conservadas y editadas por su secretario personal Tirón, destacan sus Epistulæ ad familiares, escritas entre el 62 y el 43 a. C. Véase Cicerón, Cartas, t. III: Cartas a los familiares, I (1-173), 2008; y Cartas, t. IV: Cartas a los familiares, II (174-435), 2009.

39 Vives, De conscribendi epistolis.

40 La acepción de «representación» como «representación de una ausencia» se debe, como se ha señalado al inicio de este trabajo, a Chartier, 2000a.

41 Para formular su teoría del «doble pacto epistolar», C. Guillén se inspira en el famoso «pacto autobiográfico» de Ph. Lejeune. Véanse Lejeune, 1975 y Guillén, 1998, pp. 189-190.

42 Véase, por ejemplo, la carta que el soldado Giuseppe Denti le envió a su mujer desde Padua el 17 de febrero de 1916. Denti, 1997, p. 93.

43 Es el caso de la carta que Celestino Menéndez le envió a su hermana Amparo. La Habana (Cuba), 28 de abril de 1908. Museo del Pueblo de Asturias (Gijón), Emigración, Familia Rodríguez (Pravia). Sobre esta y otras cartas similares remito a Martínez Martín, 2010.

44 Un buen ejemplo es la carta enviada por Raquel Mejías Verdú a sus padres. Tortadell, 25 de [enero] de 1939. Archivo personal de Raquel Mejías Thiercelin, Cadenet (Vaucluse, Francia). Véase Sierra Blas, 2009, pp. 150-152.

45 Vilar, 1931, p. 131.

46 La acepción de «representación» como «exhibición de la propia presencia como imagen» se debe, igualmente, a Chartier, 2000a.

47 Caffarena, 2005.

48 Sobre cómo adaptar las cartas en función de sus destinatarios y de las intenciones que guían su escritura remito a Sierra Blas, 2003-2004.

49 Acerca de la carta como representación de uno mismo pueden verse, aunque centrados en la Edad Moderna, los trabajos de Castillo Gómez, 2005b; y Serrano Sánchez, 2012, así como el artículo de esta última en la presente obra.

50 Díaz Padilla, 1991, p. 3.

51 Sobre las cartas en capilla remito, a modo de ejemplo, a Malvezzi, Pirelli (eds.), 1995 y 2003; Franzinelli, 2005 y Krivopissko (ed.), 2006.

52 Carta en capilla de Joan Curto Pla a su mujer, Marina Daufí. Cárcel de Pilatos (Tarragona), 19 de octubre de 1939, en Subirats Piñana, 2003, pp. 114-115.

53 Véase Sierra Blas, 2007b.

54 Carta de despedida de Narciso Gil a su hija Olga. Cárcel Modelo de Oviedo, abril de 1938, en Represión de los tribunales militares franquistas en Oviedo, 1988, pp. 230-231.

55 Carta de despedida de un condenado a muerte a sus hijas, Angelines y Dina. Cárcel Modelo de Oviedo, 7 de marzo de 1938, en ibid., pp. 208-209.

56 Carta de despedida de Julia Conesa a su madre y hermanos. Cárcel de Ventas (Madrid), 5 de agosto de 1939, en Romeu Alfaro, 2002, p. 218.

57 Petrucci, 2008, pp. 191-198 (cita en p. 196).

58 Salinas, 1983, p. 20.

Table des illustrations

Légende FIG. 1. — Cubierta del manual epistolar de Juan Rabel, Para escribir bien las cartas, Valencia, Prometeo, 1932. Archivo de Escrituras Cotidianas, Seminario Interdisciplinar de Estudios sobre Cultura Escrita, Universidad de Alcalá, Fondo Escolar 7.95
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1332/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 255k
Légende FIG. 2. — Ejercicio epistolar contenido en el cuaderno escolar de la niña Primitiva Jiménez Díaz. Horcajo Medianero (Salamanca), 16 de noviembre de 1945, fº 26vº. Archivo de Escrituras Cotidianas, Seminario Interdisciplinar de Estudios sobre Cultura Escrita, Universidad de Alcalá, Fondo Escolar 4.67
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1332/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 444k
Légende FIG. 3. — Cubierta del manual epistolar bélico El perfecto manual del soldado. Modelos para escribir cartas, Cádiz, Ediciones Patrióticas, ¿1944? Biblioteca Nacional de España, Madrid, VC/1853/36
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1332/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 266k
Légende FIG. 4. — Carta del soldado Manuel Esteban a su madrina de guerra, Dolores Yagüe. Puerto Escandón (Teruel), 15 de julio de 1937. Archivo privado de Dolores Yagüe, Añiñón, Calatayud (Zaragoza)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1332/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 263k
Légende FIG. 5. — Carta de despedida del preso Humberto Alonso Pérez a su mujer, Carmina, y a su hijo, Guillermo. Cárcel de El Coto (Gijón), 28 de mayo de 1938. Museo del Pueblo de Asturias, Gijón, Fondo personal de Humberto Alonso Pérez
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1332/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 326k

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search