Version classiqueVersion mobile

Culturas del escrito en el mundo occidental

 | 
Antonio Castillo Gómez

II. — Desde la ausencia

De la tipografía al manuscrito

Culturas epistolares en la España del siglo XVIII

Antonio Castillo Gómez

Texte intégral

EL SIGLO DE LAS CARTAS

  • 1 Este estudio se ha realizado en el marco del Proyecto de Investigación Cultura escrita y memoria p (...)
  • 2 Versini, 2010, p. 7.

1¿Fue el Setecientos el siglo de las cartas?1 Aunque así lo sostiene L. Versini en el prólogo a su edición de las cartas de Diderot a Sophie Volland2, la afirmación, por contundente, debe entenderse desde la posición de un especialista en la literatura francesa de ese período, reputado estudioso de la vida y obras de Choderlos de Laclos, Montesquieu y el citado Diderot. Desde luego, no cuesta mucho llegar a dicha afirmación si uno se deja seducir por las pasiones epistolares del redactor principal de la Encyclopédie, Voltaire o Madame de Sévigné, en la Francia dieciochesca; pero igualmente, en otras latitudes, las de Goethe, Lord Chesterfield o, por estas tierras, las de Gregorio Mayans y Leandro Fernández de Moratín, entre otros.

  • 3 Serafim, 2011.

2A todos ellos debemos abundantes y enjundiosos epistolarios, donde, amén de perfiles biográficos, se dibujan conversaciones escritas a propósito de ideas y libros, es decir, los asuntos más típicos de las gentes de letras. No obstante, incluso desde esta particular mirilla tampoco habría que desdeñar otros intercambios de siglos precedentes. Pienso, sin ir más lejos, en las correspondencias de humanistas de la talla de Erasmo, por supuesto, Benito Arias Montano o el portugués Vicente Nogueira, destacado funcionario en la Curia papal y bibliófilo singular, cuyo «diálogo epistolar» con Vasco Luís da Gama, primer marqués de Niza, coleccionista de libros, resulta muy provechoso para indagar en autores, obras y debates literarios en la primera mitad del siglo XVII, entre Roma y Lisboa3.

  • 4 Daybell (ed.), 2001; Bouza (coord.), 2005; Duchêne, 2006; Bethencourt, Florike (eds.), 2007; Daybe (...)
  • 5 Petrucci, 2008, p. 121.

3Considero, por ello, que la aseveración inicial del estudioso francés debemos tomarla en lo que tiene de reveladora sobre las culturas epistolares del siglo XVIII. Sin restar un ápice de importancia a la difusión que la escritura de cartas tuvo en los primeros siglos de la Edad Moderna, estimulada por la concurrencia de una serie de factores (crecimiento del alfabetismo, educación epistolar, movilidad geográfica o implantación del correo)4, tampoco sería correcto desmerecer algunas de las novedades acarreadas por la Ilustración, ejemplificadas, en parte, en la obra Il portalettere del pintor boloñés Giuseppe Maria Crespi († 1746), donde la cartera semiabierta deja ver «la presencia de un extraordinario amasijo de cartas, todas bien plegadas y selladas conforme al uso de la época5».

  • 6 Imparato-Prieur, 2000; Gutiérrez Gutiérrez, 2001, pp. 71-114 y García Hurtado, 2007.
  • 7 Enciso Recio, 2010, pp. 163-173.
  • 8 Martínez Lorente, 1993. Para el caso concreto de las comunicaciones con América y el establecimien (...)

4Dando por descontados a aquellos sectores donde el hábito de la escritura epistolar estaba arraigado desde antes, verbigracia las élites dirigentes, la nobleza, las gentes de letras o los religiosos y monjas, el siglo XVIII nos coloca ante una realidad social y cultural algo diferente, más diversa y de indiscutibles repercusiones en el terreno de los intercambios epistolares, jalonados por el creciente protagonismo de la burguesía y por la mayor extensión de la carta a las mujeres y hombres corrientes. A ello contribuyó, sin duda, la implantación de una serie de reformas educativas que condujeron a la enseñanza integrada de la escritura y de la lectura en el aprendizaje de las primeras letras, propiciada por la incorporación de nuevos contenidos y métodos6; la burguesía, a su vez, se implicó decididamente en la enseñanza a través de las Sociedades Económicas de Amigos del País7; y en fin, la estructura del correo progresó de manera notable8.

  • 9 Mestre Sanchís, 2000.
  • 10 Beaurepaire, 2002; Beaurepaire, Häseler, Mckenna (eds.), 2006; Hoock-Demarle, 2008; Imízcoz Beunza(...)

5Aún así, el estudio de las prácticas epistolares dieciochescas desde la perspectiva propia de los estudios sobre cultura escrita se ha visto mermado por el predominio de otras líneas de trabajo más centradas en el valor de las cartas en cuanto que fuentes de conocimiento histórico9, venero inagotable de noticias sobre los más variados asuntos personales, sociales, religiosos, culturales o económicos, a lo que se han sumado en los últimos tiempos los estudios sobre redes o sistemas de relación entre personas y grupos10. Dejando estas cuestiones para otros especialistas más interesados en ellas, esbozo aquí un acercamiento a los usos epistolares en la España del siglo XVIII centrándome en el análisis de las características y funciones de algunos usos impresos de la carta, por un lado, y en los rasgos más sobresalientes de la práctica epistolar manuscrita, por otro.

AL SERVICIO DE LAS BUENAS MANERAS EPISTOLARES

  • 11 Serrano Sánchez, inédito y 2014.
  • 12 Id., inédito, pp. 178-181.
  • 13 Ibid., pp. 117-119.

6Una primera estrategia editorial a considerar es la que integraron los estilos y formularios epistolares en lengua vernácula, en cuyas páginas se aquilataba una tradición de largo vuelo tipográfico pero también manuscrito, que despuntó a mediados del siglo XVI con la publicación de Cosa nueva. Este es el estilo de escrevir cartas mensageras sobre diversas materias como se usa con los títulos y cortesías de Gaspar de Tejeda (Zaragoza, Bartolomé de Nájera, 1547) y del Nuevo estilo de escrevir cartas mensageras sobre diversas materias de Juan de Icíar (Zaragoza, Agustín Millán, 1552). El género tuvo un notable suceso en los siglos áureos, sobre todo a través de los formularios, siendo su público principal el de los cortesanos y gentes de despacho11. Algunos de esos tratados fueron reeditados también en el Setecientos, singularmente la obra de Juan Páez de Valenzuela y Castillejo, Nuevo estilo y formulario de escrivir cartas missivas, con nueve ediciones en el primer cuarto de la centuria12. No obstante, conforme a la investigación de C. Serrano Sánchez, el tratado áureo más presente en las bibliotecas dieciochescas de dicho período fue el Secretario de señores (1622 y 1645) de Gabriel Pérez del Barrio, que se menciona en siete inventarios, seguido de las cuatro referencias de la obra de Valenzuela y Castillejo, una del Arte retórica en tres libros (1578) de Rodrigo Espinosa de Santayana, y otra del Estilo y formulario de cartas familiares (1600) de Jerónimo Paulo de Manzanares13.

  • 14 Jiménez Millán, 2009, pp. 19-20.
  • 15 Mayans y Siscar, Epistolario IV, 1975, pp. 106-108.

7El siglo XVIII fue menos pródigo en la publicación de manuales epistolares e incluso no faltaron las descalificaciones hacia ellos por el corsé que imponían al escribir14. Mayans, por ejemplo, se mostró muy crítico con el Secretario de señores de Pérez del Barrio, según hizo notar en una carta a su amigo José Nebot, fechada el 20 de mayo de 1740. Decía en ella que dicha obra era más bien mediocre pues tampoco cabía esperar «cosa buena de formulistas», inclinándose, en su lugar, por los «libros de cartas», de los que había «grande falta»15. Aparte de su personal intervención en la edición de algunos epistolarios de este porte, escribía, claro, a la altura de mayo de 1740, es decir, tiempo antes del aluvión que el género de los «libros de cartas» disfrutó en la segunda mitad de la centuria, de lo que me ocupo más adelante.

  • 16 Sobre este autor, Cotarelo y Mori, 2004, t. I, pp. 281-288.
  • 17 Sánchez Espinosa, 2001, pp. 1-4.

8Junto a la reedición de la obra de Páez de Valenzuela, en cuyo texto bebe, el tratado dieciochesco más difundido fue el anónimo Nuevo formulario y estilo de escrivir cartas y responder a ellas en todos géneros y especies de correspondencias a lo moderno, que vio la luz tipográfica por vez primera en Orihuela en 1701 en el taller de Jaime Mesnier. Su autoría se ha atribuido al calígrafo aragonés Gabriel Fernández Patiño y Prado, autor de Origen de las ciencias, arte nuevo de leer, escribir y contar, con cinco formas de letras útiles (Madrid, Antonio Martínez, 1753)16, y, especialmente, al notario Juan Ginés Portillo y Soto, familiar del Santo Oficio. La obra tuvo sucesivas impresiones, con el mismo título u otras variantes, en diferentes lugares y fechas, hasta alcanzar más de veinticuatro ediciones entre 1701 y 1804. Empero, no parece que esto sea indicativo del aprovechamiento efectivo de este formulario (o de otros similares), pues, en opinión de Gabriel Sánchez Espinosa, su contenido era más que nada «una colección de fósiles vivientes», dado lo artificioso de las cartas seleccionadas, en su mayor parte de finales del siglo XVII17, lo que apunta todavía más a la filiación de este tratado con el de Páez de Valenzuela.

  • 18 Formulario y nuevo estilo de cartas, s. p., «Aprobación de don Francisco Portel y Roca, vecino de (...)
  • 19 Sobre los rasgos básicos de ambos formatos, véase Castillo Gómez, 2005b, pp. 849-877. En lo que af (...)
  • 20 En los manuales áureos no suelen encontrarse modelos de billetes, con la excepción de Pérez del Ba (...)

9Lo anterior no era impedimento para que los autores y editores de este tipo de obras insistieran a menudo tanto en la novedad de cada impresión como en la utilidad de su contenido. Respecto de la edición oriolana de 1733, publicada por el impresor Enrique Gómez con el título Formulario y nuevo estilo de cartas a diferentes assumptos y responder a ellas en todos géneros y especies de correspondencias a lo moderno (fig. 1), así lo hizo notar Francisco Portel y Roca en su escrito de aprobación, señalando que le había «parecido muy útil y provechoso para todos los que por falta de experiencia o estudio no pudiesen disponer y formar las cartas según política cortesana y con las circunstancias y requisitos que para cada persona se requiere según su estado o dignidad18». Como solía hacerse cada vez que se quería destacar lo novedoso de una edición, fuera o no así, en la portada se hizo mención del añadido de «unas cartas y villetes de pascuas, escritas por un curioso», aludiendo expresamente a dos tipologías epistolares de amplio recorrido19, a pesar de que en el contenido no se atisban diferencias sustanciales20.

  • 21 Pereira, Formulario de cartas y villetes, «Prólogo al lector», s. p.

10Esta distinción se explicitó igualmente en el Formulario de cartas y villetes con sus respuestas a continuación de ellas de Fausto José Pereira (Madrid, Gabriel del Barrio, 1728), en cuyo prólogo se destacó, según era costumbre, la finalidad práctica del repertorio. Dado su propósito utilitario, el autor no estimó necesario incluir las «cartas de un rey para otro, de un rústico para un príncipe y de un súbdito para un soberano», por entender que «no es tan fácil el que puedan servirnos a la práctica», aunque fueran provechosas en la enseñanza. Excluía, a la postre, tanto las correspondencias de ámbito cortesano como las súplicas originadas por la desigualdad jurídica, política e institucional. En su lugar, los modelos que suministra conciernen «a materias y dependencias muy usuales y serviles, y no arduas ni remontadas por solo lucir la idea de los conceptos». Pretendía orientarlo a un público amplio que, en caso de necesitar escribir a grandes señores, no lo fiase todo al manual sino a «hombres muy consumados», lo que debe entenderse como una referencia clara a la labor mediadora de escribanos y escribientes. Lejos de los libros de cartas de índole literaria, el autor concibe su Formulario de cartas y villetes como un vademécum que pudiera servir «al ingenioso de entretenimiento, en lo que gusten; al menos versado, de alivio en sus ocurrencias; y al que no ha executado correspondencias, de desahogo para no ir tan frecuentemente a cansar a otro por sus negocios21».

FIG. 1. — Formulario y nuevo estilo de cartas.
© CSIC, CCHS, Biblioteca Tomás Navarro Tomás

11Como también deja ver el Nuevo estilo y formulario de escribir cartas misivas y responder a ellas de José Antonio D. y Begas (Madrid, Imprenta de José Doblado, 1794), dichas obras se concibieron como un selecto muestrario de cartas y billetes destinado a atender las necesidades de comunicación planteadas en distintas situaciones. Así, el título suele coincidir con el enunciado anterior apelando a una fórmula editorial consolidada, pues ya en los tratados áureos se había impuesto la expresión «nuevo estilo». Más genuina del siglo XVIII es la indicación de «correspondencia a lo moderno, conforme al uso que hoy se practica», incluida en el título de distintos manuales y formularios epistolares, en la que se aventura una cierta ruptura con el orden epistolar barroco, de mayor poso retórico.

  • 22 Sánchez Espinosa, 2001, p. 13.

12En este mismo horizonte habría que situar la moderada difusión de los secretarios con la excepción de la obra de Gaspar de Ezpeleta y Mallol, Práctica de secretarios, que, no obstante, disfrutó de varias ediciones (1723, 1758,1761 y 1764). Estas circunstancias pueden relacionarse con un cambio de paradigma en los tratados epistolares del Setecientos, encaminados a un público no estrictamente cortesano sino, en todo caso, letrado y, aún más, burgués. A este propósito es muy ilustrativa la selección de cartas que Antonio Marqués y Espejo introdujo en su Retórica epistolar o Arte de escribir todo género de cartas misivas y familiares (Madrid, Imprenta de Cruzado, 1803): de un lado, por la relevancia que dio a los epistolarios franceses como modelos; y de otro, por la dimensión de las cartas de mujeres puesto que de las 103 que engrosan el volumen 30 corresponden a autoras y personajes femeninos22.

  • 23 Mayans y Siscar, Rethórica, lib. V, cap. v, pp. 446 y 458, respectivamente. Sobre estas obras y la (...)
  • 24 Feijoo, Theatro crítico universal, t. VII, discurso X, «Verdadera y falsa urbanidad», p. 276.
  • 25 Sánchez Espinosa, 2001, pp. 4-6.

13La Retórica de Marqués y Espejo se distingue de los formularios por el peso que asigna a la reflexión teórica sobre el arte epistolar. Se inserta en una trayectoria que tuvo uno de sus principales exponentes dieciochescos en la Rhetórica (1757) de Mayans y Siscar, cuyo libro quinto incluyó un capítulo dedicado a la carta mensajera, definida como «un breve razonamiento escrito que uno o muchos dirigen a otro o a muchos a fin de explicarse con mayor comodidad». Tras esto se ocupa de las cortesías y tratamientos así como de la diversidad de las cartas según los asuntos, amén de recomendar la brevedad, de la que apunta que es «mucho más necesaria en estos tiempos en que la frecuencia de los correos i la muchedumbre de cartas no dan tiempo para leer muchas, i menos para responder a las prolijas23». Otro tanto pasó con los manuales de buenas maneras, pues no en vano, como apuntó Feijoo, «el escribir cartas con acierto es parte muy esencial de la urbanidad24». En consonancia con esto, en la obraLa urbanidad y cortesía universal que se practica entre las personas de distincion se dedicó a dicha materia y a las convenciones sociales del género epistolar el capítulo XVII, titulado «Lo que se debe observar escriviendo cartas, y los preceptos para aprender a escrivirlas25».

  • 26 Sobre este asunto, véase Ferrari, 2009 y Fioretti, 2005.
  • 27 Gélis, 1989. En dicha coyuntura nacieron asimismo las primeras publicaciones periódicas infantiles (...)
  • 28 Fumaroli, 2006, pp. 10-11.

14Por último, destinadas a los nuevos lectores que fueron aflorando en aquellos tiempos, como los niños y las mujeres, habría que pensar en otro tipo de obras instructivas donde las cartas tuvieron igualmente un papel destacado, completado, sin duda, con el recurso a la práctica epistolar en la instrucción de niños y jóvenes26. Orientados a los niños, cuyo descubrimiento editorial es parejo a la afirmación coetánea del «sentimiento de la infancia27», se publicaronEntretenimiento de los niños con reflexiones e instrucciones para la juventud (Madrid, Miguel Escribano, 1779) de Guillermo Pen; y Lecciones de mundo y de crianza, entresacadas de las cartas que Milord Chesterfield escribía a su hijo (Madrid, Viuda e hijo de Marín, 1797), con traducción a cargo de José González Torres de Navarro, inscritas en una larga tradición de ámbito aristocrático que se remontaba a De institutione oratoria de Quintiliano28. A su vez, para el público femenino, mientras arrancaba una producción propia de ese perfil, en el último cuarto del siglo XVIII apareció la obra Escuela de las señoritas o Cartas de una madre christiana a su hija (Madrid, Joaquín Ibarra, 1784), traducida del francés por el doctor Cristóbal Manuel de Palacio y Viana con el siguiente propósito:

  • 29 Escuela de las señoritas, p. iv.

Es constante que en su cartas no se encontrarán aquellas agudezas de entendimiento ni aquella delicadeza de reflexiones que hacen tan gustosas las cartas de Madama de Sevigné y los avíos de Madama de Lambert; pero se hallará en ellas una sencillez en el estilo y una especie de naturalidad en los sentimientos que a un mismo tiempo las harán más inteligibles y más útiles a las jóvenes, para las quales están destinada. No las escribía con el fin de lucir sino con el de instruir29.

  • 30 Para la descripción de las distintas ediciones, Cotarelo y Mori, 2004, t. I, pp. 164-168 y Martíne (...)
  • 31 Sobre esta obra, véase Cotarelo y Mori, 2004, t. I, pp. 142-143.

15Desde una perspectiva complementaria, algunos manuales de escritura y lectura incluyeron recomendaciones sobre los buenos usos epistolares. Así, en el primer año de la centuria se publicó una tercera edición del Arte de leer con elegancia las escrituras más generales y comunes en Europa (Zaragoza, Gaspar Tomás Martínez, 1700) de Diego Bueno, examinador de maestros, en cuyo título se introdujo la expresión «escrivir cartas con ortografía, según los entendidos», como aviso de la novedad que entrañaba su inserción en dichas obras. En este volumen, además, se incorporó un capítulo iv dedicado al «Arte de cartas misivas», que no figuraba en ninguna de las ediciones anteriores (1690 y 1697)30. Otro tanto puede notarse del muy posterior Arte nuevo de enseñar niños y vasallos a leer, escrivir y contar las reglas de Gramática y Orthografía castellana (Santiago de Compostela, Ignacio Aguayo, 1791) de José Valbuena y Pérez, que incluía, entre otros aditamentos, un formulario de cartas31.

EL APOGEO DE LOS LIBROS DE CARTAS

  • 32 Alvarez Barrientos, 1995 y 2006; Marco, 1977; García Collado, 1997.
  • 33 Un par de excepciones son las aportaciones de Sánchez Espinosa, 2001 y Torras Francès, 2001.
  • 34 Rueda, 2001.

16Al igual que había ocurrido en los siglos precedentes, los modelos epistolares dieciochescos tuvieron un cauce privilegiado de divulgación en libros de cartas. Se trata todavía de un tema por estudiar, pues hasta la fecha los ensayos sobre el libro y la lectura dieciochescos se han ocupado de desgranar distintos asuntos, desde las gentes de letras a la literatura popular32, pero apenas si se ha investigado el muestrario de cartas difundido a través de las correspondencias impresas o de los manuales al uso33. Mayor fortuna ha tenido, no obstante, la novela epistolar, que también debe entenderse como una de las vías de aculturación en dicho género, aún más si pensamos en el suceso editorial de que gozaron determinados títulos34.

  • 35 Schwartz, 2006.
  • 36 Middleton, Historia de la vida de Marco Tulio Cicerón. Del político y diplomático Azara puede vers (...)
  • 37 Pradells Nadal, 2000, p. 200.
  • 38 Aguilar Piñal, 1984, p. 92.

17En el mercado de impresos del siglo XVIII menudearon las colecciones de epístolas célebres, ya fueran de españoles ilustres o bien traducciones de obras extranjeras. Amén de las cartas de Cicerón, conocidas ya por los lectores cultos de los tiempos áureos35, cuyo suceso dieciochesco se debe a la relevancia que les asignó Conyers Middleton, bibliotecario de la Universidad de Cambridge, en la obra History of the Life of Marcus Tullius Cicero (1741), traducida enseguida al francés (1743) y bastante más tarde al español (1790) por José Nicolás de Azara36, uno de los títulos más exitosos fue Cartas importantes del papa Clemente XIV (Madrid, Miguel Escribano, 1777), formada por el marqués Caracciolo, que tradujo del francés Francisco Mariano Nifo y Cagigal, con varias ediciones en el último tercio del siglo. Antes de su traducción ya era un libro apreciado en los círculos de eruditos según atestigua el envío que, en julio de 1776, Ignacio de Heredia y Alamán, secretario y hombre de confianza del conde de Aranda, hizo de la edición francesa a Manuel de Roda, Secretario de Gracia y Justicia37; y que, al poco de publicarse en español, ya se encontraba en la biblioteca de Jovellanos38.

  • 39 Andrés y Morell, Origen, progresos y estado actual de toda literatura, t. V, pp. 354-355. Sobre la (...)

18Los modelos franceses llegaron también en su lengua original. De acuerdo con las recomendaciones vertidas en la obra La urbanidad y cortesía universal que se practica entre las personas de distinción de Françóis Caillers, traducida al español por Ignacio Benito Avaller (Madrid, Miguel Escribano, 1762), los epistolarios galos de mayor presencia en la España de la segunda mitad del siglo XVIII fueron los del cardenal Arnauld d’Ossat (1537-1604), publicado originalmente en 1624 y reeditado en Ámsterdam en 1697; el de Madame de Maintenon; y sobre todo, las cartas de Madame de Sévigné. Estas se empezaron a publicar en 1696, tras la muerte de la marquesa, si bien su éxito comenzó tras la publicación en 1725, seguramente por iniciativa de Voltaire, de un pequeño volumen con veintiocho cartas a su hija, y las posteriores ediciones de 1734 y 1754. Del suceso alcanzado por este epistolario da cuenta la valoración que hizo el jesuita exiliado Juan Andrés y Morell en el tomo quinto de su obra Origen, progresos y estado actual de toda literatura (Madrid, Antonio de Sancha, 1789), traducida del italiano, donde se refirió a Madame de Sévigné como «la soberana maestra y verdadera reina del estilo epistolar, superior en su género no solo a las Teanos, a las Eudocias, a las Gambaras y a las más celebradas mugeres antiguas y modernas, sino también a los más eloqüentes franceses»39.

  • 40 Lorenzo Alvarez, 2005.
  • 41 Batteux, Principios filosóficos de la literatura, t. IX, pp. 94-95.

19Otra veta notable estuvo representada por las colecciones de cartas eruditas, que eran mucho más que un muestrario. Así como en la novela epistolar la opción narrativa pretendía implicar al lector, en estos volúmenes el género epistolar permitía aproximar las reflexiones en torno a distintas materias40. Se distinguían por ello de las cartas familiares, pues mientras que estas no eran «más que una especie de conversación entre personas ausentes», aquellas servían para tratar libremente de cualquier asunto41. Autores como Feijoo recomendaron vivamente dichas obras, en las que tanto tuvieron que ver, como un espacio de aprendizaje más provechoso que los modelos fosilizados recogidos en los formularios epistolares. Cuando se publicó el tomo décimo del Teatro crítico universal (1736), las tres obras que, según él, mejor cumplían dicho cometido eran la compilación de Gregorio Mayans para las cartas en lengua vernácula y las de Manuel Martí y el propio Mayans para las epístolas en latín. Dada su pertinencia, reproduzco a continuación el pasaje donde el benedictino gallego expresó algunas reflexiones y consejos epistolares:

  • 42 Martí, Epistolarum libri duodecim.
  • 43 Mayans y Siscar, Epistolarum libri sex.
  • 44 Feijoo, Theatro crítico universal, t. VII, discurso X, «Verdadera y falsa urbanidad», p. 276.

El escribir con acierto es parte muy esencial de la Urbanidad, y materia capaz de innumerables preceptos; pero pueden suplirse todos con la copia de buenos ejemplares. Así el que quisiere instruirse bien en ella, lea y relea con reflexión las cartas de varios discretos españoles, que poco ha dio a luz pública el sabio y laborioso valenciano don Gregorio Mayans y Siscar, bibliotecario de Su Majestad y Catedrático del Código de Justiniano, en el Reino de Valencia. Esto para las cartas en nuestro idioma. Para las latinas, los que desearen una perfecta enseñanza la hallarán en las del doctísimo deán de Alicante D. Manuel Martí, que acaba de publicar en dos tomos de octavo el citado D. Gregorio Mayans42; y en las del mismo Mayans, publicadas en un tomo de cuarto el año de 173243. Y cierto, considero importantísimo el uso de los tres libros expresados, porque es lastimoso el estado en que se halla la latinidad en España, especialmente en orden al estilo familiar y epistolar. ¡Cuántas veces ocurre la necesidad de escribir esta o aquella comunidad grave alguna carta latina a Roma u otro país extranjero, y cuán pocos sujetos se encuentran capaces de escribir sino un latín lleno de hispanismos! Cuando se ofrece hablar a un extranjero, que solo se nos puede explicar en latín, nos hallamos poco menos embarazados para confabular con él en este idioma que si nos precisasen a hablar en arábigo44.

  • 45 Mayans y Siscar, Cartas morales, militares, civiles i literarias, t. I, s. p.
  • 46 Figueras Capdevila, Grau Pujol, Puig Tàrrech, 1994, pp. 147 y 158 y Rípodas Ardanaz, 2002, p. 1503
  • 47 Mayans y Siscar, Colección de cartas eruditas escritas, t. I, p. iii.

20Además de los varios volúmenes recomendados por Feijoo de Cartas morales, militares, civiles i literarias de varios autores españoles (Madrid, Juan de Zúñiga, 1734), que compiló y publicó Mayans y Siscar, incluyendo algunas suyas, con el fin de ofrecerlas reunidas por su relevancia para la Historia literaria, como advierte, «a quien leyere», en los prolegómenos del tomo primero de la edición valenciana de 177345; a este ramo pertenecieron también, en lengua vernácula, títulos como Cartas eruditas y curiosas del propio Feijoo, dadas a la tipografía entre 1742 y 1760; Cartas críticas sobre varias cuestiones eruditas, científicas, físicas y morales a la moda y al gusto del presente siglo del abogado toscano Giuseppe Antonio Costantini, traducidas al español por Antonio Reguart en 12 volúmenes en formato octavo (1773-1778), obra de amplio suceso como delata su presencia en bibliotecas particulares de la época, bien sea la del caballero barcelonés Antoni Benet Soler, inventariada en 1802, o, al otro lado del Atlántico, la del gobernador intendente de Potosí Francisco de Paula Sanz, tasada a raíz del embargo de sus bienes en 1810, poco antes de que fuera fusilado en diciembre de ese año por su negativa a reconocer la autoridad de la Junta revolucionaria de Buenos Aires46; Cartas eruditas y críticas del jesuita Andrés Marcos Burriel (Madrid, Viuda e hijo de Marín, [1775]); Cartas eruditas de algunos literatos españoles (Madrid, Ibarra, 1775), preparadas por Melchor de Azagra; o Colección de cartas eruditas de Mayans a José Nebot y Sanz (Valencia, Benito Monfort, 1791), seleccionadas y publicadas por José Villarroya con el propósito de dar a conocer los «altos pensamientos» que ambos corresponsales se habían comunicado47.

CON PAPEL Y PLUMA

  • 48 Otte, 1988, pp. 60 y 438; Castillo Gómez, 2006, pp. 44-47.
  • 49 Para el cotejo de las fórmulas de tratamiento usadas entre la gente común he recurrido a varias ed (...)

21Considerada la importancia que tuvo la difusión tipográfica de las correspondencias más diversas, unas, puros artefactos literarios, y otras, con cierta verosimilitud, pero todas destinadas a instruir o deleitar a través del arte epistolar, es tiempo ahora de asomarnos a algunos de los escritorios y escribanías dieciochescos para observar cómo aquellas gentes solventaron su necesidad cotidiana de escribir cartas. Hemos visto cómo en los formularios epistolares se hizo común la incorporación de la expresión «correspondencias a lo moderno». Se fomentó así una práctica que consumó la ruptura con la excesiva rigidez de los hábitos barrocos. Esta mayor sencillez se percibe especialmente en el estilo empleado y en otros pormenores del contenido. Al comparar las cartas de los emigrantes a Indias en los siglos XVI y XVII con las de quienes cruzaron el Atlántico en el Setecientos es apreciable: por un lado, la sustitución progresiva del usted por el tu; y por otro, el uso de expresiones de tratamiento más cercanas tanto en los saludos como en las despedidas. Si en los tiempos áureos era habitual que entre familiares se deslizaran formas como «muy magnífico»48; en el XVIII dicha expresión se convirtió en una antigualla y se hicieron más corrientes otros tratos menos engolados del tipo de «muy estimado amigo y señor», «hermana», «hermana y querida mía», «muy amada esposa mía», «esposo de mi corazón» o «señora doña»49.

  • 50 Matas, Congost, 2000, pp. 102-111 y Matas, Prat, Vila (eds.), 2002.
  • 51 Sas, Arte epistolar, p. 48.
  • 52 García de la Madrid, Compendio de retórica, p. 142. Véase también Antón Pelayo, 2013, p. 4.

22Sin que desaparecieran las dificultades a la hora de emplear los tratamientos más adecuados, conforme se advierte en la correspondencia de la familia Rosés, una de las más ricas e influyentes de la ciudad de Gerona50, a partir del Setecientos se perfilaron modos propios de ese estilo familiar, sinónimo de sencillo, que contemporáneamente se prescribió en la tratados epistolares: «Si las cartas se escriben entre amigos, parientes, o personas que se tratan con confianza y con llaneza, pueden escribirse en estilo familiar, que algunos entienden por sencillo51». Por esto mismo, en las cartas familiares podía hablarse «francamente y con seguridad sobre ciertos asuntos de qué es preciso guardarse con los demás», pero teniendo siempre en cuenta que tampoco convenía «fiar un secreto a un papel que puede perderse y caer en manos de otro»52. Con todo, tampoco faltaron los críticos a la sencillez y a los contenidos de dichas misivas, siendo Cadalso uno de los más rotundos:

  • 53 Cadalso, Cartas marruecas, carta LXXXIX, p. 204.

Las cartas familiares que no tratan sino de la salud y negocios domésticos de amigos y conocidos son las composiciones más frías e insulsas del mundo. Debieran venderse impresas y tener los blancos necesarios para la firma y la fecha, con distinción de cartas de padres a hijos, de hijos a padres, de amos a criados, de criados a amos, de los que viven en la corte a los que viven en la aldea, de los que viven en la aldea a los que viven en la corte. Con este surtido, que pudiera venderse en cualquiera librería a precio hecho, se quitaría uno el trabajo de escribir una resma de papel llena de insulseces todos los años y leer otras tantas de la misma calidad, dedicando el tiempo a cosas más útiles53.

  • 54 «La escritura distingue la carta del razonamiento de palabra. No añado que debe escrivirse al ause (...)
  • 55 Batteux, Principios filosóficos de la literatura, t. IX, pp. 102-105.

23Naturalmente, la denuncia que formula el autor gaditano debe entenderse desde la óptica de quien concibe la escritura como un oficio literario y no solo como un acto de comunicación entre personas o, en el caso de la correspondencia, como una conversación entre ausentes, o entre presentes, según la puntual matización de Mayans54, que era la posición desde la que se escribió el ingente volumen de cartas comunes puesto en circulación durante el siglo XVIII. Por idéntico motivo, parte de los consejos de Batteux iban destinados a las gentes de letras, a quienes recomendó, si se terciaba, la redacción de borradores y la revisión de lo escrito: «Los que no pueden escribir de una tirada harán muy bien en apuntar desde luego sus ideas en borradores. Es también muy a propósito que los jóvenes principiantes corrijan sus cartas hasta que se habitúen a ser exactos». Para estos menesteres sugirió la oportuna lectura de las cartas de Cicerón, Plinio, Madame de Sévigné e incluso Séneca, «si estas no fuesen bien común55». En el apéndice para el público español, responsabilidad del traductor Agustín García de Arrieta, se incluyó una selección de cartas de algunos de los epistolarios más afamados, como lasLetras de Fernando de Pulgar, las Epístolas del bachiller Fernán Gómez de Ciudad Real, las Cartas familiares de Antonio Solís, que sirvieron asimismo para la edición de Mayans, mencionada por García de Arrieta, y alguna de Antonio Pérez.

24Junto a esto habría que pensar en algunas de las tipologías epistolares que más vuelo tuvieron en este siglo. Fuera de las cartas comerciales merecen destacarse las esquelas, tomadas conforme a la segunda acepción que recoge el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, es decir: «papel en que se dan citas, se hacen invitaciones o se comunican noticias a varias personas, y que por lo común va impreso o litografiado». No son, pues, cartas manuscritas sino un formato epistolar impreso destinado a participar algún hecho a otra persona y que por ello mismo solía acompañar a aquellas, como atestigua la colección de las remitidas al I duque de San Carlos, Fermín de Carvajal Vargas y Alarcón (1722-1797), o a miembros de su familia por otros nobles y particulares, sociedades, cofradías y congregaciones. En ellas se contienen asuntos muy variados:

  • 56 Lizarraga Echaide, 2010, p. 83. Dicho fondo se conserva en la Biblioteca Histórica Marqués de Vald (...)

invitaciones para asistir a bautizos, funerales, juramentos, procesiones, celebraciones religiosas, consagraciones de obispos, tomas de hábito en órdenes militares, reuniones de sociedades y fiestas; notificaciones de nombramientos, acuerdos matrimoniales y fallecimientos; y solicitudes de limosna de comunidades religiosas y súplicas para su intercesión en nombramientos de canonjías, capellanías, fiscalías, etc56.

  • 57 En las cartas canadienses del siglo XVII es frecuente que la fecha se sitúe en el ángulo superior (...)
  • 58 Depositada en el Archivo Histórico Provincial de Zamora, Archivos Personales y Familiares.
  • 59 Márquez Macías, 1994, pp. 25-84; González Fernández, 1994, pp. 407-416; Matas, Prat, Vila (eds.), (...)
  • 60 Amén de algunas cartas recogidas en los epistolarios de la nota precedente, es el caso de la corre (...)

25Por otro lado, los fondos epistolares dieciochescos que hemos consultado indican otros cambios en la correspondencia del cuarto final del siglo, como es la posición de la fecha. Hasta entonces lo más frecuente había sido ponerla al término del texto, tras la despedida y antes de la suscripción, a diferencia, por ejemplo, de lo que se aprecia en culturas como la francófona57. Sin embargo, a lo largo del Setecientos y, sobre todo, en la recta final de la centuria se hizo más habitual escribirla en el ángulo superior derecho. Así se desprende de las indagaciones efectuadas en la correspondencia del marqués de San Miguel de Grox58, en los fondos epistolares de la familia Monasterio y del marqués de Ferrara (Museo del Pueblo de Asturias, Gijón) y en distintos epistolarios publicados59. Obviamente, esto no es impedimento para que en otras cartas del mismo período prevalezca la data al final60, que es lo que más complacía a Mayans:

  • 61 Mayans y Siscar, Rethórica, pp. 457-458.

Me agrada más el estilo de poner la fecha a lo último de la carta en el mismo contexto della que no separadamente en la margen al principio della, porque además de ser la fecha parte de la carta, el orden natural pide que se ponga cuando se acaba de escribir61.

  • 62 Archivo Histórico Nacional, Fondos Contemporáneos, Minas de Almadén, leg. 8492; Véase Castillo Góm (...)
  • 63 Amor López, 2013, p. 1042.

26En lo que atañe al formato de papel se continuaron empleando los pliegos doblados verticalmente con la escritura extendida a lo largo del lado menor; pero a partir del cuarto final del siglo devino más corriente el uso de papeles in folio plegados por la mitad en sentido horizontal para configurar un bifolio de tamaño cuarto. Antes de esa fecha, este formato se utilizó con menos frecuencia, aunque se documenta en diferentes fondos acervos epistolares, entre otros estos: súplicas al superintendente general de las Minas de Almadén del período 1685-169962; correspondencia del marqués de San Miguel de Grox, en diferentes testimonios del primer cuarto del siglo XVIII (fig. 2); o en las cartas que Josep Innocenci Aparici y Fontbayona envió a su padre Josep Aparici y Fins en 1730 desde Cádiz, donde trabajaba como oficial de la Contaduría principal de la Casa de la Contratación63. No obstante, al decir de Mayans y Siscar, el formato podía admitir tantas variantes como exigiera la tipología epistolar:

  • 64 Mayans y Siscar, Rethórica, pp. 451-452.

De propósito omito muchas cosas pertenecientes al ceremonial de las cartas porque no trato de escrivir un formulario según las leyes de la eti queta sino lo perteneciente a la Rethórica. I así dejo de advertir, si la esquela puede escrivirse en quartilla doblada a la larga i la carta también en medio pliego con mayor o menor margen según la cortesía que quiesiere darse; si la carta de cumplimiento se ha de escrivir en pliego entero i proporcionada margen o a media margen; i si al Sumo Pontífice sin doblar el papel con una tercera parte de margen; si los cortes del papel han de ser dorados quando se escrive a persona de gran respeto o negros si está de pésame; si el lacre o la oblea han de ser colorados o negros según el asunto i estado de alegría o de tristeza de aquel a quien se escrive, como este no sea mui inferior; si se ha de rubricar la firma o no; si la carta se ha de plegar de uno o de otro modo, como villete o como carta; sin saetilla o con ella para evitar que se abra, como suelen practicarlo los jesuitas, poniendo sobre ella parte del sobrescrito según el uso de las antiguas Secretarías Reales; si la carta se ha de sellar i con qué especie de sello64.

FIG. 2. — Carta de Jerónima de Villafañe a su hermano José, coronel del Regimiento de Milicias de Toro. Villalonso, 28 de septiembre de 1728. Archivo Histórico Provincial de Zamora, Archivos Personales y Familiares, Marquesado de San Miguel de Grox, caja 144/2

  • 65 Testón Núñez, Sánchez Rubio, 2008, p. 797.

27Opta por no entrar a fondo en una serie de cuestiones que, según él, eran más propias de «un formulario», a pesar de que en estos, como se ha visto, no se fue más allá de la colección de pretendidos modelos epistolares, normalmente añejos. No obstante, alude a una serie de aspectos particularmente relevantes en lo que concierne a la materialidad de la escritura epistolar. Así, llama la atención sobre la relación entre el formato del papel y el tipo de carta, el empleo de filetes dorados o negros según se tratara de cartas a «personas de gran respeto» o de pésame, la modalidad de lacrado, la clase de plegado o la desigual proporción de los márgenes blancos. Esta no era precisamente una cuestión baladí pues dicho espacio dependía del carácter de la carta, de su mayor o menor solemnidad y de la condición del destinatario de la misiva (fig. 3). En otros casos, sin embargo, los blancos de respeto se vieron afectados por una lógica tan mundana como la duración de correo. Se entiende así que en los intercambios epistolares de los emigrantes se aprovechara ampliamente el papel para paliar el ansia de noticias mientras iban y venían las flotas65.

FIG. 3. — Carta de Narciso Antonio Cuervo Ribera a don Antonio de Argüelles, presbítero de Avilés. Avilés, 11 de junio de 1752. Museo del Pueblo de Asturias (Gijón), Fondo Familia Monasterio (Ibias)

  • 66 Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana o española, p. 942, incluyó en 1611 el verbo sobrescri (...)
  • 67 La aprobación de unas tasas postales fijas ya desde 1716 se relaciona con la aparición en la corre (...)
  • 68 Antón Pelayo, 2000, pp. 50-51 y 2005, pp. 18-19.
  • 69 Carta de José Barbarán a su hermano Simón, 1787. Museo de la Escritura Popular de Terque (Almería) (...)
  • 70 García Sánchez, 2008, pp. 36-37.
  • 71 Matas, Congost, 2000, pp. 102 y 109.

28Una vez concluida, la carta se plegaba en sucesivos dobleces dejando un espacio para el sobrescrito66, donde se hacía constar el nombre y razón de la persona a la que iba destinada así como las marcas postales de origen, tránsito y servicio o el precio del porte, excepto en las cartas francas dirigidas a secretarios de despacho o presidentes de tribunales, a tenor de lo establecido en la Ordenanza general de correos de 179467. Eventualmente se anotaban otros datos como el nombre del correo, expresiones de buenos augurios, la fecha de la respuesta, que asimismo podía registrarse en el encabezamiento de la carta junto a la fecha, o una minuta con los temas de la misiva, mayormente en las correspondencias más constantes y sistemáticas68. En el paso del siglo XVIII al XIX se empezaron a utilizar una especie de sobres, confeccionados con el propio papel de carta lacrado o sellado con oblea. Puede verse en una misiva de José Barbarán a su hermano Simón, fechada en 1787 (fig. 4)69, en la correspondencia de Napoleón desde España (1808-1809)70 o en el epistolario de la familia Rosés, también a principios del Ochocientos71. En dicho producto se fue articulando una distribución más racional y visible de los datos que habían conformado el sobrescrito, en especial la identidad y localización del destinatario y el coste del correo, paso previo a su efectiva formalización con la creación del sobre y del sello postal en Inglaterra en 1839.

  • 72 Petrucci, 2008, p. 124.

29En su dimensión gráfica, las cartas del siglo XVIII, como las de otras épocas, son un fiel reflejo de la diversa competencia alfabética propia de una coyuntura en la que se produjeron avances significativos, pero en la que también persistieron desigualdades notables entre hombres y mujeres, sectores socio-profesionales, la ciudad y el campo. Dicho esto, asimismo debe tenerse en cuenta que una carta bien escrita no tiene por qué corresponder necesariamente a personas de cierta condición social, pues en los sectores acomodados hubo igualmente quienes carecieron de destreza en el manejo de la pluma y confiaron dicha tarea al buen hacer de los secretarios. Lo que también se observa según avanza la centuria es la relajación de los artificios gráficos típicos de la escritura y corres pondencia barrocas. Conforme ha señalado A. Petrucci, las prácticas epistolares de la burguesía dieciochesca se caracterizan por la mayor homogeneidad de los espacios, la estabilidad de las líneas, la inmediata comprensibilidad del escrito, la regularidad de letras, espacios y palabras, de la puntuación y del uso de las mayúsculas, así como por la mayor moderación caligráfica72.

FIG. 4. — Sobre de la carta de José Barbarán a su hermano Simón, 1787. Museo de la Escritura Popular de Terque (Almería), Fondo Centro Documentación, leg. 1

  • 73 Batteux, Principios filosóficos de la literatura, t. IX, p. 105.

30Dichas circunstancias no comportan que la carta cambiara radicalmente en su materialidad. Debe, pues, distinguirse entre las nuevas funciones sociales que empezaba a asumir y las mutaciones de una práctica de escritura anclada en el tiempo y muy consolidada en su estructura. Lo más que puede apreciarse es la formulación, en el último cuarto del Setecientos, de algunos elementos que sientan las bases de otros cambios más profundos ocurridos durante el siglo XIX en consonancia con los progresos de la alfabetización, la mejora de las comunicaciones y el desarrollo de la industria gráfica. Al examinar cartas concretas y no ya epistolarios impresos se comprueba tanto el lento madurar de las modificaciones que se dieron en el universo de las prácticas epistolares como el hecho, advertido por el filósofo ilustrado Charles Batteux, de que a escribir no se aprende en un libro de preceptos, «el qual ni puede comunicar el órgano ni el ejemplo del sentimiento», sino en la «escuela del mundo»73.

Notes

1 Este estudio se ha realizado en el marco del Proyecto de Investigación Cultura escrita y memoria popular: tipologías, funciones y políticas de conservación (siglos XVI a XX), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (ref. HAR2011-25944). Retomo asuntos tratados en Castillo Gómez, 2013a.

2 Versini, 2010, p. 7.

3 Serafim, 2011.

4 Daybell (ed.), 2001; Bouza (coord.), 2005; Duchêne, 2006; Bethencourt, Florike (eds.), 2007; Daybell, 2012 y Castillo Gómez, 2013c.

5 Petrucci, 2008, p. 121.

6 Imparato-Prieur, 2000; Gutiérrez Gutiérrez, 2001, pp. 71-114 y García Hurtado, 2007.

7 Enciso Recio, 2010, pp. 163-173.

8 Martínez Lorente, 1993. Para el caso concreto de las comunicaciones con América y el establecimiento de los Correos Marítimos por Real Decreto de 6 de agosto de 1764, véase Cid Rodríguez, 2013.

9 Mestre Sanchís, 2000.

10 Beaurepaire, 2002; Beaurepaire, Häseler, Mckenna (eds.), 2006; Hoock-Demarle, 2008; Imízcoz Beunza, Arroyo Ruiz, 2011 y Arbelo García, 2011.

11 Serrano Sánchez, inédito y 2014.

12 Id., inédito, pp. 178-181.

13 Ibid., pp. 117-119.

14 Jiménez Millán, 2009, pp. 19-20.

15 Mayans y Siscar, Epistolario IV, 1975, pp. 106-108.

16 Sobre este autor, Cotarelo y Mori, 2004, t. I, pp. 281-288.

17 Sánchez Espinosa, 2001, pp. 1-4.

18 Formulario y nuevo estilo de cartas, s. p., «Aprobación de don Francisco Portel y Roca, vecino de la ciudad de Orihuela».

19 Sobre los rasgos básicos de ambos formatos, véase Castillo Gómez, 2005b, pp. 849-877. En lo que afecta a los billetes, particularmente amorosos, Bernardo, 2001; Navarro Bonilla, 2004 y Castillo Gómez, 2014.

20 En los manuales áureos no suelen encontrarse modelos de billetes, con la excepción de Pérez del Barrio, Secretario y consejero de señores y ministros, fº 98r º sqq, «Formulario de cartas y billetes». Agradezco la referencia a C. Serrano Sánchez.

21 Pereira, Formulario de cartas y villetes, «Prólogo al lector», s. p.

22 Sánchez Espinosa, 2001, p. 13.

23 Mayans y Siscar, Rethórica, lib. V, cap. v, pp. 446 y 458, respectivamente. Sobre estas obras y las demás retóricas ilustradas, véase Aradra Sánchez, 1997.

24 Feijoo, Theatro crítico universal, t. VII, discurso X, «Verdadera y falsa urbanidad», p. 276.

25 Sánchez Espinosa, 2001, pp. 4-6.

26 Sobre este asunto, véase Ferrari, 2009 y Fioretti, 2005.

27 Gélis, 1989. En dicha coyuntura nacieron asimismo las primeras publicaciones periódicas infantiles, siendo pionera en España la Gazeta de los Niños (1798). Véase Chivelet, 2009, pp. 24-28.

28 Fumaroli, 2006, pp. 10-11.

29 Escuela de las señoritas, p. iv.

30 Para la descripción de las distintas ediciones, Cotarelo y Mori, 2004, t. I, pp. 164-168 y Martínez Pereira, 2006, pp. 183-189.

31 Sobre esta obra, véase Cotarelo y Mori, 2004, t. I, pp. 142-143.

32 Alvarez Barrientos, 1995 y 2006; Marco, 1977; García Collado, 1997.

33 Un par de excepciones son las aportaciones de Sánchez Espinosa, 2001 y Torras Francès, 2001.

34 Rueda, 2001.

35 Schwartz, 2006.

36 Middleton, Historia de la vida de Marco Tulio Cicerón. Del político y diplomático Azara puede verse su epistolario, Azara, 2010.

37 Pradells Nadal, 2000, p. 200.

38 Aguilar Piñal, 1984, p. 92.

39 Andrés y Morell, Origen, progresos y estado actual de toda literatura, t. V, pp. 354-355. Sobre la recepción española de las cartas de Madame de Sevigné y otros epistolarios franceses, véase Sánchez Espinosa, 2001 y Torras Francès, 2001, pp. 171-204.

40 Lorenzo Alvarez, 2005.

41 Batteux, Principios filosóficos de la literatura, t. IX, pp. 94-95.

42 Martí, Epistolarum libri duodecim.

43 Mayans y Siscar, Epistolarum libri sex.

44 Feijoo, Theatro crítico universal, t. VII, discurso X, «Verdadera y falsa urbanidad», p. 276.

45 Mayans y Siscar, Cartas morales, militares, civiles i literarias, t. I, s. p.

46 Figueras Capdevila, Grau Pujol, Puig Tàrrech, 1994, pp. 147 y 158 y Rípodas Ardanaz, 2002, p. 1503.

47 Mayans y Siscar, Colección de cartas eruditas escritas, t. I, p. iii.

48 Otte, 1988, pp. 60 y 438; Castillo Gómez, 2006, pp. 44-47.

49 Para el cotejo de las fórmulas de tratamiento usadas entre la gente común he recurrido a varias ediciones de cartas de emigrantes: Otte, 1988; Macías, Morales Padrón, 1991; Usunáriz Garayoa, 1992; Sánchez Rubio, Testón Núñez, 1999; Martínez Martínez, 2007 y Arbelo García, 2010 y 2011.

50 Matas, Congost, 2000, pp. 102-111 y Matas, Prat, Vila (eds.), 2002.

51 Sas, Arte epistolar, p. 48.

52 García de la Madrid, Compendio de retórica, p. 142. Véase también Antón Pelayo, 2013, p. 4.

53 Cadalso, Cartas marruecas, carta LXXXIX, p. 204.

54 «La escritura distingue la carta del razonamiento de palabra. No añado que debe escrivirse al ausente porque también puede escrivirse al presente. Mi abuelo don Juan Siscar, que fue mui docto i mui prudente, me decía algunas veces que quando se me ofreciesse tratar de algún negocio grave, si quería tener prenda de otro para la reconvención le tratasse por escrito si la condición de la persona con quien huviesse de tratarse lo permitiesse; i que si no convenía dar prendas por alguna justa razón, le tratasse solamente de palabra i sin testigos». Mayans y Siscar, Rhetórica, pp. 446-447.

55 Batteux, Principios filosóficos de la literatura, t. IX, pp. 102-105.

56 Lizarraga Echaide, 2010, p. 83. Dicho fondo se conserva en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla (BHMV), Universidad Complutense de Madrid, FLL 21448.

57 En las cartas canadienses del siglo XVII es frecuente que la fecha se sitúe en el ángulo superior derecho del primer folio. Véase Harrison, 1997, pp. 40-42 y 87.

58 Depositada en el Archivo Histórico Provincial de Zamora, Archivos Personales y Familiares.

59 Márquez Macías, 1994, pp. 25-84; González Fernández, 1994, pp. 407-416; Matas, Prat, Vila (eds.), 2002, pp. 43-49; Presedo Garazo, 2003, pp. 131-176; Viera y Clavijo, 2008; Luengo Gutiérrez, 2008, pp. 298-302, y Arbelo García, 2010.

60 Amén de algunas cartas recogidas en los epistolarios de la nota precedente, es el caso de la correspondencia dirigida a la condesa de Lemos depositada en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, Familias Nobles, leg. 5234/2. En el puñado que edita Pascua Sánchez, 1998, pp. 361-380, fechado entre 1750 y 1792, se observa la data inicial en tres cartas de 1751 (nº 3), 1767 (nº 4) y 1784 (nº 17), mientras que en las demás se encuentra al final.

61 Mayans y Siscar, Rethórica, pp. 457-458.

62 Archivo Histórico Nacional, Fondos Contemporáneos, Minas de Almadén, leg. 8492; Véase Castillo Gómez, 2006, pp. 134-136.

63 Amor López, 2013, p. 1042.

64 Mayans y Siscar, Rethórica, pp. 451-452.

65 Testón Núñez, Sánchez Rubio, 2008, p. 797.

66 Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana o española, p. 942, incluyó en 1611 el verbo sobrescribir en las acepciones de la voz «sobre» para designar la acción de «poner el título de la carta». Con mayor precisión, en 1649, el francés Jean Puget de La Serre lo definió, en su obra Le Secrétaire à la Mode, como aquello «que se pone fuera de las cartas, cuando se han plegado, y contiene el nombre y títulos de la persona a quien se escribe, y el lugar en que vive». Véase en Chartier, 1993b, p. 295.

67 La aprobación de unas tasas postales fijas ya desde 1716 se relaciona con la aparición en la correspondencia del siglo XVIII de las primeras marcas prefilatélicas, anticipo de lo que tiempo después, en España desde 1850, será el franqueo mediante sello adhesivo. Véase Rodríguez, 1980, pp. 111-115 y Cid Rodríguez, inédito, pp. 128-162.

68 Antón Pelayo, 2000, pp. 50-51 y 2005, pp. 18-19.

69 Carta de José Barbarán a su hermano Simón, 1787. Museo de la Escritura Popular de Terque (Almería), Fondo Centro Documentación, leg. 1. De finales del siglo XVIII son también varios sobres postales del período revolucionario en Francia. Véase Lecouturier, 2010, pp. 22-23.

70 García Sánchez, 2008, pp. 36-37.

71 Matas, Congost, 2000, pp. 102 y 109.

72 Petrucci, 2008, p. 124.

73 Batteux, Principios filosóficos de la literatura, t. IX, p. 105.

Table des illustrations

Légende FIG. 1. — Formulario y nuevo estilo de cartas.© CSIC, CCHS, Biblioteca Tomás Navarro Tomás
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1331/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 193k
Légende FIG. 2. — Carta de Jerónima de Villafañe a su hermano José, coronel del Regimiento de Milicias de Toro. Villalonso, 28 de septiembre de 1728. Archivo Histórico Provincial de Zamora, Archivos Personales y Familiares, Marquesado de San Miguel de Grox, caja 144/2
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1331/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 307k
Légende FIG. 3. — Carta de Narciso Antonio Cuervo Ribera a don Antonio de Argüelles, presbítero de Avilés. Avilés, 11 de junio de 1752. Museo del Pueblo de Asturias (Gijón), Fondo Familia Monasterio (Ibias)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1331/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 409k
Légende FIG. 4. — Sobre de la carta de José Barbarán a su hermano Simón, 1787. Museo de la Escritura Popular de Terque (Almería), Fondo Centro Documentación, leg. 1
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1331/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 228k

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search