Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Culturas del escrito en el mundo occidental

 | 
Antonio Castillo Gómez

I. — Muros escritos, muros leídos

Lo que aparece, lo que queda

Pedro Araya

Texte intégral

La poésie ne s’impose plus, elle s’expose.
Paul Celan

  • 1 Low, 2006.
  • 2 Delgado, 1999 y 2007.

1La ciudad no es lo urbano. Lo urbano no es la ciudad: están las prácticas y acciones que no cesan de recorrerla y de llenarla de recorridos1; la labor perpetua de sus habitantes, haciéndose y deshaciéndose una y otra vez, empleando materiales siempre perecederos2.

  • 3 Araya, 2007.

2Entre las acciones urbanas más radicales: protestar, contestar, atentar. Formas en las que lo urbano se pone en juego, se muestra, se hace público acaso de manera radical. Y entre ellas, las que se realizan escribiendo: prácticas que recurren a panfletos, afiches, lienzos, rayados, entre otros. Prácticas surgidas a la vez de una larga tradición y de una adaptación permanente a situaciones puntuales, de la incesante estructuración de una lógica y una manera de actuar3.

  • 4 Artières, 2006, p. 67.

3De ellas surgen cosas que persisten y marcan, que perturban y fascinan. Rayados, pintadas. Existencias gráficas colectivas, o individuales, subsumidas en las mallas del poder que, revelando esas mallas, integran, subvierten, desplazan, denostan, obligan a actuar a los poderes locales. La sedición se viste materialmente de una seducción escrita, una pluralidad que deja ver cómo y hasta qué punto la escritura atraviesa la carne misma de los acontecimientos. Actos que ponen en juego la propia materialidad de la escritura, escritos que se clavan en nuestra retina, actos que se engrifan con lo que se trazó. Dado un muro, una calle, un lienzo que cuelga o se expone a la vista de todos; todo lo que llamaríamos un «orden gráfico4».

  • 5 Bazin, 2008, pp. 475-477.

4Ello nos invita a extender la mirada sobre un paisaje vasto, donde se abre un espacio de saber antropológico, al abordar escenas que pertenecen al repertorio de la manera de actuar común a los hombres, explorando lo que J. Bazin denominaba «el espacio de los posibles5».

  • 6 Petrucci, 1986, pp. xvii-xxv/trad. fr. pp. 7-14.
  • 7 Joseph, 1998, pp. 31-67.

5Intentar rozar la temporalidad y el gesto de una acción, aquella del acto de escribir (y leer) y exponer lo escrito, como marca de una pausa crítico-afectiva en la continuidad de una historia, es rozar la historia de nuestra «cultura gráfica6», hecha de objetos escritos, actos de escritura, en una cadena en constante elaboración, en el espacio urbano. Un espacio que se entiende como disputable, siempre en disputa7. No solo disputa de representaciones, sino esencialmente del acceso a lo público.

6Escribimos, exponemos escritos, marchamos con escritos, para responder a y actuar en un contexto político y social dado. Recibimos estos escritos, los miramos, los leemos, con un saber a cuestas, incorporado poco a poco.

  • 8 Brandt, Clinton, 2002; Goody, 2000; Street, 1995, entre otros.

7Desde hace ya algún tiempo que se estudian las relaciones entre escritura y rebelión, contestación o revuelta. La tendencia que se perfila es pensar esta relación en términos de la capacidad reflexiva, la cultura crítica y política, la educación, entre otros, de los actores implicados. Vemos la capacidad de lecto-escritura como factor esencial no solamente en el desarrollo de una actitud crítica respecto a la situación social y política, en los aspectos organizacionales de las rebeliones, las revueltas y las protestas, basados estos en la capacidad de escribir y de leer, sino también los aspectos mágicos o religiosos muchas veces vinculados a estos actos8.

8Sin embargo, me parece que habría que considerar otros aspectos. Me refiero a la utilización de la escritura en los espacios públicos como un acto contestatario en sí. La escritura —directa y abiertamente— en tanto que acto de rebelión, acto de protesta.

  • 9 Fabre (dir.), 1997, p. 198.

9La escritura cala, se filtra e impregna nuestra vida diaria. La escritura está allí, «no como una esfera separada, sino realmente por todas partes, indisociable a primera vista, como una piel de lo social9». La escritura participa, así, de la vida cotidiana. En este sentido, ella es, siempre será, contingente; una de nuestras maneras de participar de y en la contingencia del mundo.

10Por un lado, una pregunta doble surge: ¿qué hacemos con la escritura? ¿qué nos hace hacer? Los escritos urbanos en situación de rebelión, por otro lado, son portadores de historias, las convocan. Historias que somos acaso llamados a restituir, si hacemos caso a la provocación de su encuentro. Nuestra mirada se torna hacia toda una serie de escritos y de actos de escritura. Buscamos su ritmo, desasosegados, mientras acumulamos dudas.

UN ESCRITO

11Hay un escrito, una escritura, que en Chile se ha transformado en algo familiar. Entre la pluralidad de escrituras llamadas contestatarias, hay una que se repite: «NO +» (fig. 1, 2). Economía de medios, eficacia semántica y discursiva, se trata de un estilo particular fácilmente reconocible: al uso de las mayúsculas, para enunciar una negación tajante, le sigue un signo matemático, que ya muchos saben «cómo leer». Esta fórmula generalmente precede a una palabra o un grupo de ellas, a veces incluso una imagen, que forman un todo, un enunciado que varía según la reivindicación del momento. Pero siempre el mismo elemento escriturario: NO +, exponiendo la idea de poner fin a algo, exponiendo eso y algo más. Un escrito contingente, pero cuya propia contingencia (su manera de participar de nuestra contingencia) debe ser considerada de otro modo, casi tanteando.

FIG. 1-2. — Santiago de Chile, abril del 2007 (Pedro Araya)

12Una cosa, de golpe, aparece ante tus ojos. Algo que no esperabas. Una cosa fortuita, explosiva o discreta, una cosa que se encontraba allí, ante tu paso. Una singularidad que se ha dado a leer, a mirar. Como quién dice: alguien me ha dado a leer algo. Frente a esta cosa, sin embargo, sientes que «algo hay». Ella ofrece algo, no sabes bien qué. Puedes pasar de largo e ignorar lo dado. Puedes detenerte y quedar divagando ante aquella apertura. Fulguración del aparecer, fulgor del encuentro, que enseguida se disipa.

13Estar ante un escrito expuesto de tal tipo es, también y ante todo, estar en una situación dada, concreta. La fascinación, la seducción, bien pueden ocurrir ante tal escrito. Pero también la inquietud, la molestia. O algo más. Depende. En ningún caso la inocencia. No hay inocencia de la mirada. Hay un saber que preexiste a cualquier aproximación. Pero algo sucede, algo de cierto interés, creo, cuando nuestro saber se pone en tensión ante lo que aparece. Estar ante un escrito puede significar poner en duda este saber, pero sobre todo volver a poner este saber en juego. Se me hace que este aparecer es una dimensión esencial de nuestra experiencia de la escritura expuesta. El punto de partida.

  • 10 Didi-Huberman, 1990.

14Por otro lado, como nos lo recuerda G. Didi-Huberman, miramos con las palabras10. Nuestras palabras, a veces, intentan componer una poética para, acaso, poder esbozar la posibilidad de aproximarnos a ese algo que se nos escapa. No se trata simplemente de entender lo que allí se lee, sino también de aprehender sus alcances, lo que subyace al acto mismo de escritura, al escrito en la situación dada. Comentamos su contenido, su forma, su lugar, su pertinencia, su contingencia acaso, su actuar y su hacer implícitos, allí expuestos. Intentamos comprender esa interlocución posible, esa provocación, ese algo que concierne la dimensión antropológica, histórica o política de tal escritura.

15Muchas veces somos reenviados a otras situaciones, a otras escenas de escritura, a otras palabras, a otros escritos. A nuestro propio saber. O a su falta. De nosotros depende seguir ese hilo, confiar en su surgimiento. Nuestra propia mirada se modifica. Algo como un montaje sensible se vislumbra, una forma de proceder, un método, que nos lleva a nuevas preguntas concernientes a la inteligibilidad, los latidos vitales, los ritmos antropológicos de estas escrituras. Porque no se trata aquí de encontrar una definición del estatuto definitivo del escrito expuesto en situación de rebelión. Nada tiene que ver esto con una posible ontología. Nada hay de definitivo aquí. Se trata de tiempo y de espacio, se trata de singularidades. De una historia, de muchas historias aquí convocadas.

  • 11 Richard, 1986 y 1999.

16Es en un contexto de dictadura y de censura ideológica que surge en Chile, a fines de los años 70, una escena artística independiente, bautizada como Escena de avanzada11. Artistas, escritores, sociólogos e intelectuales se reunieron para denunciar las maniobras del poder y la parálisis que afectaba a la cultura. La constatación central que unía a los artistas y teóricos de la «Avanzada» era la de una cierta esterilidad de aquella «sensibilidad comprometida» y de la producción artística que se reivindicaba como «resistente». Aquella esterilidad, según ellos, no era solo de orden estético, sino también de orden político.

17Entre estos actores, un grupo hizo irrupción en 1979: el CADA (Colectivo Acciones De Arte), formado por Fernando Balcells (sociólogo), Diamela Eltit (escritora), Lotty Rosenfeld (artista visual), Juan Castillo (artista visual) y Raúl Zurita (poeta). Sus «Acciones de arte» —intervenciones artísticas puntuales y efímeras, dotadas de una cierta dosis de provocación (actos de transgresión política, moral y sexual)— tenían por objetivo «tomar por asalto» el espacio público vigilado de la Dictadura, interviniendo directamente en el tejido social y en la ciudad de Santiago. Happenings, videos, panfletos o exposiciones, el CADA multiplicaba los medios de difusión con el fin de optimizar la eficacia social y política de sus intervenciones. Como lo recuerda D. Eltit, se trataba de:

  • 12 Eltit, 2000, pp. 156-157.

gestos de resistencia marcados por la precariedad, de manera fragmentada mientras seguían transcurriendo y transcurriendo los tiempos más intensos y encarnizados de la dictadura militar […]. Más que movilizar un detallado debate teórico, el grupo se abocó al hacer. Hacer y convocar12.

  • 13 Gazmuri, 1999; Jocelyn-Holt, 1998.

18Desde el año 1980 Santiago había comenzado a ver multiplicarse los movimientos de protesta contra la represión «milica». Era el tiempo de las movilizaciones en la vía pública, cuyos años mayores se sitúan entre 1983 y 198613. Las sucesivas acciones del grupo, según sus integrantes, no planteaban otra cosa que producir una marca estética que encarnase la dimensión del malestar. En lo concreto, esas marcas fueron, como siempre, algo más.

19A fines de 1983, el CADA convoca a un grupo de artistas y colaboradores. Era el décimo aniversario del golpe militar en Chile. Se había declarado el estado de sitio. El proyecto consistía en cubrir los muros de la ciudad con la invectiva: «NO +» (fig. 3). Fue el último proyecto del CADA en tanto que colectivo, y ciertamente aquel que recibió el mayor eco tanto en Santiago como en el extranjero. Lotty Rosenfeld cuenta:

  • 14 Neustadt, 2001, p. 54.

Al principio tuvimos que salir de noche a rayar muros por distintas comunas. Un número importante de artistas trabajaron y multiplicaron la iniciativa de distintas formas, recuerdo una especialmente donde se desplegaron tres enormes rollos de papel en un muro del río Mapocho con el NO + y el dibujo de un revólver14.

20El escrito NO + llamaba a ser completado. Cada uno podía agregar lo que quisiera. El escrito pedía otro acto de escritura como respuesta. Su «performatividad» consistía en hacer que otros escribieran, completando la frase, participando de su fabricación.

FIG. 3. — NO +, 1983: Mapocho, Santiago de Chile (Jorge Brantmayer). Archivo CADA

21Personas anónimas comenzaron a completar los carteles, afiches y escritos por toda la ciudad: «NO + armas», «NO + militarismo», «NO + miedo», etc. El carácter polisémico y mínimo del lexema NO + permitía una vasta gama de enunciados y de modulaciones diversas. Su carácter gráfico permitía continuar por diversas vías; su carácter performativo llamaba a la copia y la compleción; su carácter pragmático lo erigía en objeto contestatario, o más bien en cosa (singular, en el sentido que Mauss le da al término) escrita contestataria. Algo que se da, algo que aparece, algo que convoca.

22Su sentido se vincula a la formulación lapidaria (epigramática acaso), a un eslogan reducido a su límite extremo, a una negación que implica una ruptura y una voluntad. Es esta ruptura y esta voluntad implícita la que hace de este enunciado el soporte potencial de un gesto contestatario: la fuerza de lo mínimo, de la fragilidad acaso, que se expone potencialmente por doquier, aquella de la negación como gesto de liberación, la de un enunciado en lucha contra su contexto de enunciación.

23Y, sin embargo, ¿cómo entender, cómo explicar que un gesto tan elitista, conceptual y vanguardista pudiese adquirir tal fuerza, tal poder de convocatoria? ¿Cómo un acto de escritura que inicialmente había sido una «acción de arte» se convierte en acto contestatario, acaso para muchas personas el acto contestatario por excelencia de aquellos años?

24Los movimientos anti-dictadura se apropiaron rápidamente de este escrito (figs. 4-6). Su desarrollo, en el tiempo y en el espacio, fue mucho más rico y amplio de lo que los propios miembros del CADA habían vislumbrado. Tal como le cuenta D. Eltit:

  • 15 Ibid., p. 101.

Partió así, apostando que iba a resultar […]. Pero los rayados empezaron a crecer y a crecer de una manera impresionante. La gente empezó a manifestar a través de los rayados. «NO + hambre», «dictadura», «presos políticos», «tortura», y después lo tomaron los partidos políticos. «NO +» fue el gran emblema, slogan, que acompañó el fin de la dictadura. Claro, si tú preguntas a alguien, nadie diría que «NO +» fue hecho por nosotros. Nosotros como gestionadores de ese trabajo perdimos todo control, toda autoridad sobre esa obra en particular. En ese sentido yo lo encuentro alucinante. Yo nunca había visto un trabajo que anule de esa manera a sus gestionadores. Los padres que fuimos nosotros fueron completamente asesinados por nuestra propia obra. Todas las marchas finales durante la dictadura, sin excepción, iban encabezadas por pancartas diciendo «No +». En esa época no había ningún slogan que convocara. No había slogans que funcionaran, eran todos gastados, estaban obsoletos. «El pueblo unido jamás será vencido», por ejemplo, no servía porque el pueblo había sido vencido. Pero el «NO +» conectó y sirvió15.

25Escrito que deviene colectivo, anónimo y apropiable, este objeto escrito convoca toda una historia política del gesto escriturario expuesto de rebeldía en Chile. Proclamar su rechazo al poder o al gobierno de turno, su apoyo a tal partido o a tal movimiento, por medio del trazado de consignas, por medio de la exposición de una escritura, por medio de una presencia gráfica constante, se convierte en un asunto emblemático de las prácticas de esos años y los actuales.

  • 16 Cada, Ruptura. Documento de Arte.
  • 17 Neustadt, 2001, p. 101.

26Para el CADA, su gesto retomaba el actuar de las Brigadas Ramona Parra de los años 70, la única referencia artístico-política explicitada por el grupo en una suerte de manifiesto que presentaba sus bases teóricas16. Para el proyecto, dos aspectos eran cruciales: «la ocupación de la ciudad y la marca anónima muralista17». Así lo reafirma Raúl Zurita:

  • 18 Entrevista personal, 18 de abril del 2007.

A mí siempre me impresionó eso: lo de las Brigadas Ramona Parra. Claro, yo lo tenía como referente. O sea, un arte que es público, de carácter político, y que ocupa espacios abiertos. Eso, para mí, era fundamental. En ese sentido, lo entendíamos como una cita de la Ramona Parra. Ya no era un muro, sino que eran los espacios abiertos de la ciudad18.

FIG. 4. — Santiago de Chile, ca. 1985 (Álvaro Hoppe). Archivo CADA

FIGS. 5-6. — NO +, Santiago de Chile, ca. 1984. Archivo CADA

27Un ejemplo. Durante la campaña presidencial de 1970, durante la semana previa a la elección presidencial, todos los miembros de las Brigadas Ramona Parra y Elmo Catalán forman parte de la acción «Amaneceres Venceremos», iniciativa que consistía en pintar únicamente la consigna «+ 3 ALLENDE VENCEREMOS».

28Tal acción moviliza de manera masiva a grupos de quince personas, compuestos de jóvenes, a cargo de un brigadista con experiencia, que desde el amanecer al anochecer de la jornada del 1 de septiembre de 1970 reproducen miles de veces esta única consigna en todo el territorio nacional. Esta acción escrituraria muestra no solamente la conciencia de una necesidad de coordinación en la acción colectiva, sino sobre todo la necesidad de desarrollar un verdadero programa gráfico.

29La escritura, concebida para hacer actuar a los lectores, hacerlos votar por Allende, actúa en primer lugar sobre los propios brigadistas, tal como lo relata Alejandro «Mono» González:

  • 19 Castillo Espinoza, 2006, p. 88.

Habíamos empezado a estudiar los lugares […]. Nos quedábamos en un lugar donde pasaba una cierta cantidad de micros por un tiempo determinado, habíamos calculado por decir así, ciento cincuenta personas en veinte minutos; eran ciento cincuenta personas que te compraban el diario, a las cuales les vendías el diario19.

30Cada rayado era considerado un titular de prensa, una sola consigna podía ser vista por miles de personas durante el mismo día. La analogía que relaciona la consigna política, y posteriormente todo rayado, y el periódico no es aquí una mera figura retórica. Ambas formas de escritura remiten a la contingencia, ambas, como veremos, ponen en juego su propia contingencia. Las paredes y muros más importantes del centro de la ciudad eran conocidos como los «titulares», en referencia al impacto de la prensa y el peso visual de las portadas de los periódicos. Esto tendrá un efecto significativo sobre los usos y formas de los textos parietales producidos no solo por las brigadas murales, sino sobre toda producción escrita expuesta desde entonces.

31Las Brigadas Ramona Parra prosiguen su actividad hasta el 11 de septiembre de 1973. Esta fecha coincidía con la fecha de su fundación (1968). Ese día, el palacio presidencial fue bombardeado, nuestras tradiciones vapuleadas, dando paso al reinado del terror. Una de las medidas inmediatas que tomó la Junta de Gobierno militar fue borrar todo vestigio de lo realizado por el gobierno de la Unidad Popular. Una de las numerosas medidas fue la prohibición de la utilización del espacio público; se limpiaron rápidamente los muros.

  • 20 Rodríguez-Plaza, 2003, p. 220.

A partir de este mismo día y por varios meses o incluso varios años, los muros fueron blanqueados de su función anterior, en la supuesta purga de sus propiedades épicas, contestatarias, conmemorativas o simplemente escriturarias20.

32Sin embargo, los muros seguían allí, persistiendo, permitiendo actuar la propia contingencia de la escritura, tal como nos lo recuerda el escritor P. Lemebel:

  • 21 Lemebel, 2003, p. 222.

Mucho tiempo después del golpe, los murales de esta brigada pintados en los tajamares del Mapocho, volvían a reaparecer bajo el estuco milico del olvido. Regresaban una y otra vez dramáticamente, como restos de fiesta, pálidos, desteñidos en el resistente tornasol de su porfía. Después fueron apareciendo los murales de la emergencia, que a la rápida, en pleno toque de queda, graficaban los negros sucesos ocultos por la pintura oficial21.

33Nuevo aparecer, propio de la escritura, de su fuerza, su contingencia. Curioso también constatar que la primera acción del NO +, en 1983, a la que hace referencia Lotty Rosenfeld, se lleva a cabo también sobre los tajamares del río Mapocho. Esos muros que históricamente habían sido investidos por las brigadas murales, por los rayados políticos de diverso tipo, esos muros que habían sido pintados con pintura gris por los militares, y luego lavados en 1976, por una crecida del río (haciendo reaparecer nuevamente los murales de los años 70), ahora eran investidos por el NO +.

  • 22 Bensa, Fassin, 2002.

341983, entonces, podríamos decirlo, se nos presenta como un acontecimiento de escritura, una ruptura que abre la posibilidad de constituir diversas series posibles. Acontecimiento en cuanto que manifiesta por sí solo una ruptura de inteligibilidad, una singularidad, que sin embargo no encuentra su pleno sentido sino en las series que en él logramos vislumbrar22.

35La duración y la visibilidad de este escrito, curiosamente, serán prolongadas por otro acto de escritura: el gesto de votar, el gesto de marcar con un lápiz un voto.

36Fue durante el Plebiscito de 1988 (fig. 7), convocado por el gobierno militar con el fin de consultar a los ciudadanos acerca de la continuidad o no del régimen. Esta nueva situación política inicia y justifica la reedición de una serie de formas de escritura expuesta. Las brigadas y otros grupos se lanzan al espacio público con el fin de inscribir y exponer el «NO» de la ruptura o el «SÍ» de la continuidad (fig. 8).

37La campaña televisiva de la oposición no solamente justifica su opción, pero también lleva a cabo una labor pedagógica mostrando al televidente cómo votar: el gesto de marcar con un lápiz el voto, un gesto gráfico: el gesto de «hacer» una cruz junto a la opción «NO», gesto que reenviaba al acto de escribir «NO +» (fig. 9).

FIG. 7. — Voto plebiscito de 1988

38He aquí un verdadero refuerzo no solo del enunciado escrito propuesto por el CADA, sino también de su fuerza gráfica y performativa. Votar era también escribir NO +, rehacer este gesto. Mostrar cómo votar era repetir el gesto gráfico vinculado a un escrito ya conocido por todos. Los quince minutos de campaña televisiva, luego de quince años de censura, no hacían más que reforzar la fuerza de aparición de este escrito. El escrito contestatario se hacía al mismo tiempo un enunciado que proponía, implícitamente, una salida, un futuro.

FIG. 8. — Marcha de las Mujeres por el NO, Santiago de Chile, 22 septiembre de 1988. Fondo Fortín Mapocho

39La historia es conocida, en parte: Pinochet pierde el referéndum, lo que significa un llamamiento a elecciones libres durante el primer semestre de 1989. En 1990, el «NO +» incluso llega a estar escrito en el tablero del Estadio Nacional en la ceremonia pública con la que se inicia el gobierno del presidente Patricio Aylwin.

40No solamente se extiende su campo de exposición, como también de toda una práctica histórica, política, sino también su temporalidad y su significación.

FIG. 9. — NO +, 1988, Panfletos

  • 23 Rancière, 2000.

41Marcar, exponer, contra-inscribir, investir la ciudad y aprehenderla a través de estos muchos escritos: marcas en exposición, actos de escritura que son prácticas, que implican proyectos que suponen disputar «el reparto de lo sensible», como lo define J. Rancière23. Un proyecto político que es estético, y que vuelve a cuestionar, a tensionar, nuestra noción de espacio público y urbano. Inscripciones, contra-inscripciones. Espacio en constante disputa. Razón artesanal que entra también en juego. Escrituras que, como lo señala A. Castillo Gómez:

  • 24 Castillo Gómez, 1997b, pp. 216-217.

constituyen la subversión del canon que gobierna la distribución del escrito; significan la apropiación para la escritura de un espacio inicialmente no predispuesto para esa finalidad; la legitimación comunicativa de espacios alternativos. Escribir sobre los muros entraña subvertir el orden de la estética burguesa24.

42Exponer: testimonio y puesta en público; hacer presente, hacer sensible, hacer aparecer, dar a leer y a mirar. Razón poética y razón pragmática que se desvelan de otra forma. Una sub-versión a descubrir. Una cultura escrita dada, que aparece y es convocada por un escrito. Así, a veces.

43Ahora bien, si seguimos mirando, si seguimos interrogando, pronto otras historias se suman a la convocatoria inicial, a este montaje sensible del que lee y hurga, del que mira hablando en voz alta. A partir de una fotografía, algo puede volver a despertar. Es lo que me sucedió al encontrarme con una foto de aquellos años (fig. 10).

44He aquí el escrito señalado antes, NO +, junto a otro. Alguien miente, se dice. Y recuerdo, de pronto, haber visto algo, antes. Y una segunda trama aflora.

FIG. 10. — Santiago de Chile, 1988 (Juan Carlos Cáceres)

UN LIENZO

45Agosto de 1967. Las puertas de la Pontificia Universidad Católica de Chile habían sido cerradas con cadenas y candados. La Federación de Estudiantes había tomado el edificio principal, como medida de presión para pedir una mayor democratización de la casa de estudios y la dimisión del rector Monseñor Alfredo Silva Santiago. El viernes 11 de agosto, la noticia de la toma estalló como una bomba en el país.

46El periódico conservador El Mercurio respondía con editoriales del siguiente tenor:

  • 25 El Mercurio, Santiago, 16 de agosto de 1967, p. 3.

Asistimos a una nueva y audaz maniobra del marxismo entorno a la democracia. Así como en nombre de ella se han derribado innumerables gobiernos representativos y de libre elección, para implantar dictaduras, ahora se barre con las jerarquías de la enseñanza superior25.

47La respuesta no se hizo esperar: un lienzo de diez metros de largo, colgado sobre la fachada de la Universidad Católica, bajo la estatua del Cristo con los brazos abiertos, portando una frase pintada, cuyas letras bastante visibles, legibles a una buena distancia, declaraba un mensaje claro a los ojos de los transeúntes: «Chileno: El Mercurio Miente» (fig. 11). Según lo recuerda el diputado socialista Carlos Montes, en aquella época uno de los dirigentes de la toma:

FIG. 11. — Fuente: El Clarín, Santiago de Chile, 17 de agosto de 1967

  • 26 Gianoni, «El revival de los jóvenes reformistas», La Nación Domingo, 12 de agosto de 2007.

El Mercurio comenzó una campaña diaria iniciada por el director del medio, René Silva Espejo, a través de editoriales que distaba de lo que era el movimiento estudiantil. Había una aversión al movimiento que no tenía relación con la realidad […] luego de mentira tras mentira, nos sentamos a crear algo hasta que obtuvimos la famosa frase26.

48Crear algo: la famosa frase; la misma que después de 40 años, sigue presente en el imaginario urbano local.

49El lienzo colgado bajo el Cristo de brazos abiertos, fue unos de los hechos más notorios de aquella época. La frase se hizo inmediatamente famosa. Colgada sobre el frontispicio de la casa de estudios, en plena Alameda (la principal arteria de la capital), fue una llamada de atención a la sociedad para decirle que la reforma universitaria seguía en pie, aunque se la desacreditara por medio de columnas y calumnias.

50El testimonio de Carlos Montes, al justificar esta apropiación de la escritu ra, revela la inscripción de este acto en la práctica protestataria estudiantil. El acto de escritura es un acto de rebelión. En este sentido, la lectura que el sociólogo N. Lechner hace de este acontecimiento es de suma pertinencia:

  • 27 Lechner, 1982, p. 7.

¿Por qué provoca tan enorme escándalo? ¿Qué significa ese acto de rebelión de una juventud destinada a dirigir el país? Desmiente públicamente una información falsa. Pero no se trata de lo que el periódico hace creer sino, sobre todo, de lo que cree el mismo. Al denunciar la mentira el movimiento estudiantil está atacando determinada toma de conciencia de la realidad. El Mercurio no solo miente; El Mercurio no entiende. […] Confrontando su experiencia con la interpretación de la derecha, el movimiento estudiantil elabora su propio significado de la acción27.

51He aquí un aprendizaje profundamente político: por medio del conflicto y de la acción de respuesta por medio del escrito expuesto, el colectivo se constituye, tomando posesión tanto de sus límites como de sus aspiraciones.

52Pero hay algo más. En lo concreto, si observamos con detención, vemos que tal acto de escritura expuesta, es decir, el acto de escribir, de confeccionar un lienzo y de colgarlo sobre el frontispicio de un lugar tan emblemático, está dotado de una determinada performatividad: el escrito llama a una respuesta, entra en una transacción, un intercambio con los otros: los estudiantes, los transeúntes, la prensa, los poderes. Así lo describe en sus memorias el dramaturgo M. A. del Parra:

  • 28 Parra, 1997, p. 77.

Era feroz, era exquisito […]. Era como abofetear al padre, como levantarse en medio del almuerzo los domingos, como irse de la casa mental de Chile28.

53Este acto de escritura, como vemos, no solo decía algo, sino que también hacía algo. La escena se describe aquí desde el punto de vista del transeúnte y del estudiante. Da cuenta del acto de escritura desde el punto de vista de su efecto. Lo que se destaca aquí es la fuerza particular producida por la lectura de esta inscripción, instalada en el espacio público. Poco a poco, comenzamos a comprender que la fuerza del enunciado escrito no radica únicamente en el mensaje, aún si es constitutivo de ello. Aquí, su visualización, su exposición, cobra un sentido radical.

54El significado del enunciado se transforma aquí por el hecho mismo de estar expuesto, de imponerse a la vista del transeúnte con fuerza, de tener una duración (aún si precaria). La permanencia de la inscripción sugiere al estudiante que el enunciado puede llegar a lograr uno de sus objetivos: persuadir. Mas esta persuasión no es consecuencia única del mensaje. Ella es el resultado de la fuerza de la cosa escrita, entonces y allí, singular.

55Esta escena se acompaña de otro descubrimiento: la importancia de la escritura como un hacer, independiente de su importancia como un decir. La descripción que nos ofrece Carlos Montes, mediante un intercambio electrónico, nos confirma lo que decimos:

  • 29 Entrevista por correo electrónico, 26 de febrero de 2009.

Tres miembros de la directiva de la Feuc nos reunimos a pensar en la respuesta y salió ese texto. Los dirigentes eran Fernando Lara, Rodrigo Egaña y yo. No recuerdo exactamente cómo se materializó pero creo que se hizo en un Taller que funcionaba con estudiantes. La letra era muy corriente y también los colores. El movimiento estudiantil usó lienzos en varias ocasiones que creo que fueron elaborados de la misma manera y por el mismo equipo29.

56Tanto el eslogan como el lienzo cuentan aquí. Este presenta a la vez un enunciado y una acción. Al elegir el frontispicio de la Universidad Católica, en pleno centro de la ciudad, y no sobre cualquier soporte, los estudiantes llevan a cabo un acto de coraje que le otorga al escrito un valor específico. El enunciado se presenta como una inscripción excepcional, una suerte de golpe de escritura, de una atentado, dotado de una fuerza particularmente eficaz. Este elemento, esta fuerza que surge de tal tipo de escritos, lo veremos confirmarse y aparecer constantemente en numerosos otros casos.

57La aparente espontaneidad de este escrito, mas también su permanencia en la memoria colectiva, plantea la pregunta acerca de las condiciones de posibilidad de un tal escrito, del terreno fértil de las prácticas, incluidas las discursivas, desde donde surge. Los enunciados escritos y expuestos en estas circunstancias responden a normas léxicas, sintácticas, semánticas, retóricas y poéticas que raramente se explicitan, pero que son almacenadas por una memoria activista y por las prácticas de reapropiación de modelos conocidos.

58La frase «El Mercurio Miente» se incorporó rápidamente al folclore nacional, y al imaginario colectivo. Con el tiempo, esta frase permaneció y rebasó su sentido original para transformarse en una expresión independiente, genérica y popular en contra de la clase oligárquica chilena o en contra de posiciones oficialistas. Porque siempre hay alguien que miente, y siempre habrá alguien que lo denuncie recordando y haciéndonos recordar estos momentos.

  • 30 Artières, Zancarini-Fournel (dir.), 2008, p. 221.

59Retomando los términos en los que Ph. Artières se ha referido a las prácticas escriturarias del famoso Mayo del 68 en Francia, se podría decir que en Chile la escritura expuesta «pasa a ser un arma política que recurre no solamente al uso de la lengua, sino también y sobre todo a prácticas de inscripción y de exposición de lo escrito, ya sea por el trabajo gráfico, la compaginación o el arte de producir una banderola30». Para producir un acto de escritura de este tipo, una parte de la historia de Chile es convocada, tanto la de los movimientos estudiantiles como la larga tradición gráfica de los grupos políticos y artísticos (desde las vanguardias literarias a nuestros días).

60Pensar con las manos y con los ojos, movilizar escritura e inmovilizar lo escrito. Es decir, producción de elementos para el trabajo de una escritura contestataria contemporánea. Veamos: un lienzo puso en texto una sintaxis, una frase, que actuará, que tendrá incidencia sobre otras enunciaciones escritas contestatarias del poder de los medios de comunicación, o incluso de toda mediatización política. Un trazo, un rayado, puso en espacio una grafía que incidirá sobre las formas de inscripción en la calle. Un mural puso en movimiento una práctica y una grafía que influirá sobre la forma contemporánea de diversas prácticas escriturarias en el espacio urbano.

UNA MIRADA

61Reconozcamos que tanta coherencia no siempre coincide con lo dado. Reconozcamos que, la mayor de las veces, mucho se nos escapa. Sabemos. No sabemos. El aparecer conlleva, inexorablemente, un escamoteo. Nuestro saber percibe el riesgo del equívoco. Creyendo apropiarse de aquello que acaba de aparecérsele, olvida lo que viene luego, su desaparición. Porque es un error creer que, una vez aparecido, tal escrito o escritura permanece, resiste, persiste tal cual en el tiempo. Un escrito expuesto en situación de rebelión no aparece sino para desaparecer. Nuestro saber debe aprender a tomar en cuenta esto, es decir, el modo en que lo que ya no está resiste.

62La aparición de escritos a medio terminar es prueba de ello (fig. 12). La aparición de escritos ilegibles o que no comprendemos también. Una escritura dejada a medio terminar. Una escritura expuesta ilegible. El aparecer es frágil, tanto como nuestra mirada y nuestro saber. ¿Cómo hablar de esa fragilidad temporal, situada, vinculada a la contingencia propia del escrito, a su carácter forzosamente efímero? ¿Cómo hablar de esa fragilidad sino desde el punto de vista de una tenacidad más sutil, la que surge de su aparición y de su eventual supervivencia? ¿Cómo no hablar de la fragilidad de nuestra mirada también, puesta a prueba?

63En enero del 2009, durante mi pesquisa en Chile, conocí al fotógrafo Juan Carlos Cáceres. Cáceres había fotografiado las manifestaciones contra la dictadura durante los años duros en Chile. Su archivo es precioso, en el sentido de guardar una memoria viva de aquellos años de plomo. Nos reunimos a conversar, porque me interesaba tener el punto de vista de alguien dedicado a mirar el espacio urbano de otra manera, al calor de los acontecimientos. Sabía, por una muestra a la que había asistido, que había fotos con escritos. En esa muestra me había encontrado con la fotografía anteriormente comentada. Quería preguntarle al fotógrafo qué había en ellos. Qué se había dado, qué había aparecido.

FIG. 12. — Santiago de Chile, diciembre de 2008 (Pedro Araya)

64La primera reacción de Juan Carlos fue de intriga. Qué pregunta. No creo que tenga fotos que te interesen. No recuerdo haber sacado fotos de escritos. La sorpresa fue grande al descubrir un número importante de fotos de escritos urbanos de aquellos años. A veces el ojo no ve. Pero estos escritos nos miraban. Se nos aparecieron años después. Comenzamos a buscar palabras para hablar sobre ellos, su situación. Nuestra situación estaba dada.

65Un escrito, en particular, se nos apareció y nos dejó, por razones distintas, preocupados (fig. 13). Ocupados, cada uno, en sus divagaciones, luego. En el umbral de algo.

FIG. 13. — Santiago de Chile, 1988 (Juan Carlos Cáceres)

66El interés de esta foto era evidente. Más aún, en la situación de nuestro diálogo. Reproduzco lo que entonces me dice Juan Carlos Cáceres:

Aquí no cacho qué pasó. No me acuerdo. Incluso cuando escanée la foto, no me acuerdo por qué tomé la foto. Y tampoco me acuerdo qué puede haber significado esa huevada, porque ése era el NO + que estaba en todas partes, pero por qué abajo sale el signo nazi… y tampoco tengo memoria de cuando tomé la foto ni tampoco me acuerdo de por qué la tomé.

Ahora, cuando la veo, no encuentro el sentido de lo que dice arriba con lo que dice abajo. No sé qué quisieron decir. En realidad quedo sin explicación. Y además que ahí hay gente que se nota de lejos no son manifestantes, que son transeúntes no más. Y es muy probable que lo escribieron durante la protesta. Pero…

  • 31 Entrevista, 22 de enero del 2009.

Esto es el 20 de julio del 8831.

67Lo demás fue silencio. Divagaciones mudas. Palabras a medio decir.

68Los dos elementos forman, a sus ojos, un conjunto de cosas confusas, lógicamente aisladas, acaso inmovilizadas, herméticas. Ellas abren, sin embargo, algunas pistas (fundamentales) para la interpretación del caso (de la situación, del acto de lectura, del acto de escritura, entre otros). ¿Por qué? Porque esta especie de cerrazón lógica ante el objeto escrito proporciona el gozne mismo de una apertura que cualquier análisis deberá tener en cuenta. Como un comienzo fundamental para la interpretación (para el «ver + leer»), incluso si, en un principio, ella pareciera vacía de todo sentido.

  • 32 Fraenkel, 2010, p. 39.

69Las escrituras expuestas en situación de rebelión tensionan nuestra mirada, nuestro saber, sobre la escritura en general. Los escritos no pueden ser recibidos y pensados sino que a condición de asumirlos situados, plenamente allí: en tal muro, en tal calle, sobre tal fachada. Cada escrito, cada escritura supone un acto que le ha dado existencia. Desde este punto de vista, lo que sucede en un acto de escritura son varios actos: escribir (a mano o no), producir un enunciado, fabricar un objeto escrito, y en el caso de las escrituras expuestas, colocar y disponerlo en un lugar y un ambiente dado32.

70Estas escrituras expuestas son capaces de guardar una memoria, si se quiere. De allí la fuerza, o uno de los factores acaso, que parecen adquirir al momento de su aparición. Aquella eficacia que se mencionaba, el hecho de poder afectarnos, tiene su fundamento, por un lado, en la fuerza de su irrupción, fuerza que se puede distribuir en sus distintos niveles, ya sea por su enunciado, su gráfica, su materialidad, el acto más o menos arriesgado o espectacular que conlleva, etc. Pero, por otro lado, esta fuerza también puede estar dada por la convocatoria de esas memorias: las de otras escrituras o actos precedentes, enunciados que quedaron latentes y que vuelven a surgir, grafías que se retoman, lugares que han sido marcados, entre otros.

  • 33 Fornel, Quéré, 1999, p. 120.

71Ocupar el espacio gráfico urbano es apropiarse de una situación, tornar la situación contra sí misma, poniéndola en juego (fig. 14). La situación resiste, y lo hace tanto como la escritura, que en estos casos, podemos decir que «no solamen te se inscribe en circunstancias particulares sino que las explota de manera activa33». Escribir, exponer, actuar necesariamente en situación, a la vez en y contra la situación. Para aparecer, desaparecer, eventualmente sobrevivir.

FIG. 14. — Santiago de Chile, diciembre de 2008 (Pedro Araya)

72Contra la generalización de sus trazos característicos, contra una mirada ontológica, estas escrituras piden desplegar una mirada situada, una mirada que busque asentar el problema, no al nivel del estatuto ontológico de las propias escrituras o, en su defecto, de la escritura en general —su valor de verdad—, sino más bien al nivel de su valor de uso.

  • 34 Didi-Huberman, 2009.

73Estos escritos, si así puede decirse, a punto de desaparecer, al borde de la desa parición, impulsados por la urgencia, la contingencia, aparecen acaso como luciérnagas, sobreviviendo como ellas, como restos de humanidad34. Apariciones frágiles y breves que permiten entrever la obstinación de una lógica de acción, de una forma de hacer y de actuar.

74Son estos pequeños restos los que experimentamos aquí y allá, en la experiencia aparentemente modesta de su encuentro. Estos destellos inevitablemente contingentes, provisorios, intermitentes, dispares y frágiles; que de pronto, acaso, al enfrentar lo que los amenaza, transforman su fragilidad en fuerza.

75Estos escritos parecieran tener una real capacidad de resistencia histórica, y por tanto política, en su vocación antropológica a la supervivencia. La destrucción nunca es total. Cada vez nos enfrentamos a su capacidad para reaparecer, para sobrevivir, para sobrevenir, desde el momento en que encuentran la forma pertinente de su fabricación, de su acto, de su transmisión.

  • 35 Ibid., p. 45.

76Buscar verdaderos destellos inesperados. Aparición, desaparición, supervivencia; un ritmo antropológico. Lo que se da. Lo que dice, o puede decir, a nuestro saber. Esta sería la agenda (política) que sostendría a estos escritos expuestos. Una agenda que depende de nosotros, los lectores. Escrituras expuestas, que hay que ver en el presente de su supervivencia, como las luciérnagas: simplemente «verlas bailar vivas en el corazón de la noche35».

Notes

1 Low, 2006.

2 Delgado, 1999 y 2007.

3 Araya, 2007.

4 Artières, 2006, p. 67.

5 Bazin, 2008, pp. 475-477.

6 Petrucci, 1986, pp. xvii-xxv/trad. fr. pp. 7-14.

7 Joseph, 1998, pp. 31-67.

8 Brandt, Clinton, 2002; Goody, 2000; Street, 1995, entre otros.

9 Fabre (dir.), 1997, p. 198.

10 Didi-Huberman, 1990.

11 Richard, 1986 y 1999.

12 Eltit, 2000, pp. 156-157.

13 Gazmuri, 1999; Jocelyn-Holt, 1998.

14 Neustadt, 2001, p. 54.

15 Ibid., p. 101.

16 Cada, Ruptura. Documento de Arte.

17 Neustadt, 2001, p. 101.

18 Entrevista personal, 18 de abril del 2007.

19 Castillo Espinoza, 2006, p. 88.

20 Rodríguez-Plaza, 2003, p. 220.

21 Lemebel, 2003, p. 222.

22 Bensa, Fassin, 2002.

23 Rancière, 2000.

24 Castillo Gómez, 1997b, pp. 216-217.

25 El Mercurio, Santiago, 16 de agosto de 1967, p. 3.

26 Gianoni, «El revival de los jóvenes reformistas», La Nación Domingo, 12 de agosto de 2007.

27 Lechner, 1982, p. 7.

28 Parra, 1997, p. 77.

29 Entrevista por correo electrónico, 26 de febrero de 2009.

30 Artières, Zancarini-Fournel (dir.), 2008, p. 221.

31 Entrevista, 22 de enero del 2009.

32 Fraenkel, 2010, p. 39.

33 Fornel, Quéré, 1999, p. 120.

34 Didi-Huberman, 2009.

35 Ibid., p. 45.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 295k
Légende FIG. 1-2. — Santiago de Chile, abril del 2007 (Pedro Araya)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 328k
Légende FIG. 3. — NO +, 1983: Mapocho, Santiago de Chile (Jorge Brantmayer). Archivo CADA
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 390k
Légende FIG. 4. — Santiago de Chile, ca. 1985 (Álvaro Hoppe). Archivo CADA
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 105k
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 331k
Légende FIGS. 5-6. — NO +, Santiago de Chile, ca. 1984. Archivo CADA
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 301k
Légende FIG. 7. — Voto plebiscito de 1988
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 49k
Légende FIG. 8. — Marcha de las Mujeres por el NO, Santiago de Chile, 22 septiembre de 1988. Fondo Fortín Mapocho
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 231k
Légende FIG. 9. — NO +, 1988, Panfletos
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende FIG. 10. — Santiago de Chile, 1988 (Juan Carlos Cáceres)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 229k
Légende FIG. 11. — Fuente: El Clarín, Santiago de Chile, 17 de agosto de 1967
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Légende FIG. 12. — Santiago de Chile, diciembre de 2008 (Pedro Araya)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 244k
Légende FIG. 13. — Santiago de Chile, 1988 (Juan Carlos Cáceres)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 145k
Légende FIG. 14. — Santiago de Chile, diciembre de 2008 (Pedro Araya)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1326/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 290k

Auteur

Laboratoire Anthropologie de l’écriture, IIAC/EHESS-CNRS

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540