Version classiqueVersion mobile

Culturas del escrito en el mundo occidental

 | 
Antonio Castillo Gómez

Introducción

¿Qué escritura para qué historia?

Antonio Castillo Gómez

Texte intégral

  • 1 Como de costumbre mi agradecimiento a V. Sierra Blas por su atenta lectura de este texto y las sug (...)
  • 2 Chartier, Roche, 1980.
  • 3 Darnton, 1993.

1Entendida como el territorio donde convergen los estudios sobre la escritura y la lectura, la Historia de la Cultura Escrita constituye un campo historiográfico reconocible y reconocido pese a que su visibilidad adolezca todavía de algunos sesgos. Así, llama la atención que en la obra Historiographies. Concepts et débats, publicada en Francia en 2010 bajo la dirección de Chr. Delacroix, Fr. Dosse, P. Garcia y N. Offensdat1, no se recoja ninguna entrada referida a dicha línea de investigación mientras que se hace balance de las aportaciones y retos de muchas otras corrientes: desde la Historia comparada a la conceptual, la cultural, del arte, de las mujeres y de género, de las mentalidades, de los sentimientos o la Historia del cuerpo, por citar tan solo algunas. Casi sorprende más si tenemos en cuenta que en el mismo país, tiempo atrás, se había publicado otra obra de aire similar, Faire de l’histoire (1974), dirigida por J. Le Goff y P. Nora, en la que sí se había incluido el libro entre los nuevos objetos historiográficos de los años setenta2. Desde otra latitud historiográfica, similar atención es la que prestó P. Burke a la Historia de la Lectura en los años noventa al editar el volumen colectivo New Perspectives on Historical Writing, en el que incorporó un capítulo sobre la misma a cargo de R. Darnton, entonces y ahora uno de sus principales exponentes3.

  • 4 Burke, 2006, pp. 81-83 y 2012.
  • 5 Serna, Pons, 2013, pp. 149-174.
  • 6 Ibid., p. 224.
  • 7 Gayol, Madero (eds.), 2007, pp. 11-12.

2No menos reseñable es el desigual eco que la cultura escrita ha tenido recientemente en distintas síntesis sobre los avatares de la Historia Cultural, en concreto, y de la disciplina histórica, en general. Sobre la primera, hace unos años, el ya citado P. Burke publicó What is Cultural History? (2004), cuya traducción al castellano apareció en 2006, en la que, al hilo del mucho juego que estaba dando el concepto «prácticas», volvió a dedicar un apartado a la Historia de la Lectura4; mientras que nada dijo de la Historia de la Cultura Escrita ni del trabajo de uno de sus más destacados artífices, A. Petrucci. Algo diferente puede notarse del exhaustivo ensayo La Historia cultural. Autores, obras, lugares (2013), de J. Serna y A. Pons, donde se repasan las trayectorias, entre otros, de R. Darnton y R. Chartier a propósito de distintas problemáticas y, por supuesto, por lo que atañe a su contribución a la Historia de la Lectura5. En otro capítulo, al referirse a la difusión de la Historia Cultural en España y, en particular, a la influencia de Chartier en los estudios sobre la cultura escrita, dichos autores, aunque de manera tangencial, citan a Petrucci como uno de los vértices de «un proyecto de Historia de la Cultura Escrita que hereda motivos y preocupaciones de disciplinas eruditas»6. Más compensado sería, no obstante, el planteamiento que S. Gayol y M. Madero siguieron en la organización del volumen colectivo Formas de Historia cultural (2007), en cuya introducción incorporaron algunas notas sobre la «historia social de las escrituras», encabezada por Petrucci7.

  • 8 Aurell et alii, 2013, pp. 440-441; la cita en p. 440.

3En cuanto a la disciplina histórica en su conjunto, es de señalar el desequilibrio que reciben la Historia del Libro y de la Lectura, por un lado, y la Historia de la Escritura, por otro, en un manual de reciente aparición: Comprender el pasado. Una historia de la escritura y el pensamiento histórico (2013), de J. Aurell, C. Balmaceda, P. Burke y F. Soza. La aportación de la primera se valora en el epígrafe dedicado a la «historia de la vida cotidiana» (y no en otro dedicado a la «nueva historia cultural», donde quizás hubiera encajado mejor), a la vez que se incluye entre las tendencias que han dominado la historiografía de las cuatro últimas décadas, desde la ruptura posmoderna de los años setenta y las historias alternativas sucesivas hasta la actual historia global. Frente a ello, la Historia de la Escritura (por fin) merece únicamente un breve párrafo en el epílogo, que, para quien conozca mínimamente la versatilidad de esta corriente, resulta ser bastante reduccionista y desalentador. Tras señalar que «la historia de la literatura está siendo absorbida por una concepción más amplia de la escritura, centrándose en la escritura de mujeres», como si tan solo fuera esto, la valoración que se hace no trasciende el interés que despiertan los testimonios escritos personales (epistolarios, autobiografías o memorias). Y no precisamente por su condición de prácticas de escritura, sino por su relación con los avatares historiográficos y el quehacer de los historiadores. Debido a esto, la referencia se restringe a dar fe de las incursiones autobiográficas de G. Duby, J. Ker Conway, E. Hobsbawm y R. Rosenstone, así como de la importancia que tuvo la publicación, en 1991, de la correspondencia entre M. Bloch y L. Febvre durante los años 1921 a 19358.

EN CLAVE HISTORIOGRÁFICA

  • 9 Ibid., p. 439.
  • 10 Petrucci, 1978,1989 y 1999b; Gimeno Blay, 1998; Castillo Gómez, 2005a.
  • 11 Petrucci, 1969, pp. 157-158.

4Aún así, reconforta saber que para los autores de Comprender el pasado la Historia de la Escritura será una de las tendencias hegemónicas en el inmediato futuro e incluso figurará entre «las corrientes que se están colocando en “la arista cortante de la innovación” de la disciplina»9. Claro que también habría que puntualizar que no se trata estrictamente de una tendencia nueva, sino más bien de la visibilidad que este campo puede estar adquiriendo entre determinados historiadores tras cuatro largas décadas de andadura y una ingente producción científica que no debiera pasar desapercibida. No es este el lugar para repasar completamente esa trayectoria, por lo demás expuesta en diferentes trabajos10, pero sí para efectuar algunas puntualizaciones. La primera, antes de avanzar más, el reconocimiento debido a A. Petrucci, y con él a otros paleógrafos italianos, en particular a G. Cavallo y a A. Bartoli Langeli, por el giro copernicano que fueron dando a la Paleografía desde los años setenta en adelante. Recuérdese que ya en 1969 se publicó un trabajo de Petrucci sobre la escritura y el libro en la Italia altomedieval donde este autor señaló claramente las limitaciones que veía en el método paleográfico tradicional. Dijo entonces que se habían alcanzado los mejores resultados en cuanto al análisis gráfico de las escrituras altomedievales y que poco más podía decirse en esa dirección, en tanto que permanecían sin respuesta otras cuestiones, no ya el cómo, dónde o cuándo, sino el quién y el porqué11.

  • 12 Para un acercamiento a la obra de Petrucci, Palma, 2002 y Castillo Gómez, 2002a.
  • 13 Petrucci, 2002, p. vi/trad. esp. p. 8.

5Más que una declaración de intenciones, dichas palabras anticipaban lo que iba a ser una aventura intelectual empeñada en demostrar que la escritura solo puede estudiarse en el contexto social donde se genera, distribuye y consume, considerando siempre la incidencia de las desigualdades en el acceso y uso del escrito, los factores que propician y explican estos, así como las ideologías y prácticas que concurren en cada expresión escrita. Pero también dejaban claro que esa tarea debía situar en primer término el estudio mismo de la escritura, para luego relacionar esta con otras manifestaciones de la sociedad coetánea y no al revés. Este criterio, matizado y enriquecido con el correr de los años12, llevó a Petrucci a proponer una Paleografía entendida como «historia de la cultura escrita», es decir, como «historia de la producción, de las características formales y de los usos sociales de la escritura y de los testimonios escritos en una sociedad determinada, independientemente de las técnicas y los materiales utilizados cada vez»13.

  • 14 Castillo Gómez, Sáez, 1994; Castillo Gómez, 1995; Gimeno Blay, 1999.
  • 15 Lyons, 2012a, pp. 17-34 y, referido a los siglos XIX y XX, Id., 2012b. Véase también González Sánc (...)
  • 16 Chartier, 2000b; Rubio Tovar, 2005, pp. 353-387.
  • 17 Viñao Frago, 1999; Jiménez Eguizabal et alii (coords.), 2003; Braster, Grosvenor, Pozo Andrés (eds (...)

6Obviamente esto no comporta que la Paleografía y la Historia de la Cultura Escrita sean exactamente lo mismo. Primero, porque aquella puede existir, y de hecho lo hace, aferrada al análisis puramente formal de la escritura, sin entrar en ulteriores interpretaciones sobre los usos y funciones sociales de la misma y, por lo tanto, sin sentirse apelada por el cuestionamiento que introdujo Petrucci. Segundo, porque sus herramientas de trabajo son muy eficaces para interpretar la producción escrita desde la Antigüedad hasta los primeros siglos de la Edad Moderna, mientras que son escasamente útiles para entender el panorama gráfico y las prácticas de escritura posteriores al siglo XVIII. Y tercero, pero no menos importante, porque la Historia de la Cultura Escrita es un campo de investigación que no puede ser monopolizado por ninguna disciplina; su atractivo está justamente en la pluralidad de formas y maneras de entenderla. Incumbe, por supuesto, a cuantos paleógrafos y estudiosos de la escritura se sientan concernidos por la renovación científica de esta rama del conocimiento académico14; pero de igual modo a los historiadores, sobre todo a los que se ocupan de las prácticas culturales y de la vida cotidiana, ámbitos en los que se han realizado aportaciones esenciales para el desarrollo de la disciplina15; a los filólogos y bibliógrafos que no se contentan con la descripción técnica de manuscritos e impresos ni con la edición de textos, sino que además profundizan en la historia de las obras, en la relación entre los textos y los lectores o en las modalidades y fines de la lectura, sin importar que se trate de piezas canónicas de la literatura o de textos marginales16; o a los historiadores de la educación, que fueron de los primeros en preocuparse de historiar la alfabetización y hoy se interesan cada vez más por una historia material e inmaterial de la escuela, entendiendo la cultura escrita como elemento esencial de la cotidianeidad escolar17.

  • 18 Goody, Watt, 1963, y, en general, Goody (ed.), 1968.
  • 19 Goody, 1977,1986 y 2000. Sobre el legado de Goody, Guichard (ed.), 2012; así como la revisión que (...)
  • 20 A propósito de esta corriente, Fraenkel, Mbodj-Pouye (eds.), 2010.
  • 21 Heath, 1983; Barton, Hamilton, 1998; Barton, Hamilton, Ivanič (eds.), 2000; Reder, Davila, 2005.
  • 22 Zavala, Niño Murcia, Ames (eds.), 2004; Galvão et alii (eds.), 2007; Kalman, Street (coords.), 200 (...)

7Junto a las visiones de corte histórico y filológico está el creciente aporte de la Antropología. De un lado, los estudios germinales de J. Goody e I. Watt sobre las consecuencias modernizadoras de la cultura escrita y sus diferencias cognitivas con otros lenguajes, singularmente el oral18, que es la tesis que Goody ha desarrollado en algunas de sus obras19. Y, de otro, la crítica a esas posturas por parte de la corriente americana de la Literacy en los años ochenta y, aún más, por los New Literacy Studies en los noventa20. De estas perspectivas de investigación se ha derivado una crítica al determinismo tecnológico-cultural apreciado en el antropólogo inglés cuyo corolario es un sentido más amplio y resolutivo de la alfabetización, considerada en cada contexto (social, étnico, cultural o de género), con uno de sus puntos de anclaje en la noción literacy event, entendida como la secuencia de acción que implica a una o más personas en la producción y comprensión de un texto cualquiera21. A pesar de que por el momento no ha atraído mucho la atención de los historiadores de la cultura escrita, la influencia de estas tendencias es notoria en determinados sectores de la Antropología lingüística y entre quienes se interesan por las políticas y modalidades de la alfabetización, con singular incidencia en algunos países latinoamericanos22.

  • 23 Ferreiro et alii, 1998; Blanche-Benveniste, 1998; Ferreiro, 2007.
  • 24 Barton, Papen (eds.), 2010a.
  • 25 Austin, 1962.
  • 26 Fraenkel, 2006 y 2007.
  • 27 Dijk, 1998.

8Al lado de las investigaciones de índole psicolingüística sobre los procesos de aprendizaje23, la Antropología lingüística se ha distinguido por sus reflexiones sobre la eficacia del escrito, bien por la capacidad de intervenir y transformar la realidad («performatividad», en sentido pragmático), bien por la construcción discursiva que se adopta en cada tipo de texto24. Las teorías de J. L. Austin sobre los «actos de habla25», donde se inspiran las de B. Fraenkel sobre los «actos de escritura26», y los análisis discursivos, en la senda trazada por T. van Dijk27, están generando nuevas interpretaciones del escrito enfocadas a determinar su capacidad de hacer en distintas situaciones, que van desde las prácticas epistolares o los expedientes administrativos relacionados con el trabajo a las escrituras expuestas sensu lato. Estas, en particular, han sido motivo de un buen puñado de estudios culminados en las últimas décadas, en muchos de los cuales se percibe una clara influencia de Petrucci, especialmente de su obra La scrittura. Ideologia e rappresentazione (1986), traducida al francés, al inglés y recientemente al español, completada con otros enfoques de corte etnográfico y sociolingüístico.

  • 28 Petrucci, 1986 y 1995; Henry, 1996; Ciociola (ed.), 1997; Kidd, Murdoch (eds.), 2004; Gimeno Blay, (...)
  • 29 Sawyer, 1990; Halasz, 1997; Duccini, 2003; Raymond, 2003; Gascón Pérez, 2003; Peacey, 2004; Niccol (...)
  • 30 Fraenkel et alii (dirs.), 2012 y Artières, 2013.
  • 31 Liu, 2009; Artières, 2010.
  • 32 Canali, Cavallo (eds.), 1991; Gimeno Blay, Mandingorra Llavata (eds.), 1997; Fleming, 2001; Candau(...)
  • 33 Antonelli, 2006.
  • 34 Fraenkel, 2002; Sanchez-Carretero (coord.), 2011 y, con carácter general, Margry, Sanchez-Carreter (...)
  • 35 Sierra Blas, 2012.

9Historiadores, paleógrafos, antropólogos y lingüistas de distintos lugares y escuelas se han interesado últimamente, entre otros temas, por las escrituras monumentales urbanas y funerarias a fin de profundizar en la significación de las formas gráficas, sus emplazamientos y sus principales funciones (propaganda, representación y memoria)28; la producción y difusión de pasquines y libelos, sobre todo en la Edad Moderna, incluyendo su incidencia en la creación de esferas de opinión pública29; los carteles, panfletos y pancartas de carácter reivindicativo en cuanto actos de escritura que llaman a la acción30; los anuncios luminosos tan característicos de nuestra sociedad de consumo31; los grafitis, desde la Antigüedad hasta nuestros días32; el creciente interés por la epigrafía y otras escrituras expuestas de ámbito popular33; las expresiones escritas de duelo colectivo suscitadas por acontecimientos trágicos de gran impacto mediático, como los atentados del 11-S en Nueva York o del 11-M en Madrid34; o los testimonios públicos de respeto y admiración hacia personas que han tenido alguna relevancia literaria, política o artística, como es el caso de las cartas, poemas, dedicatorias y escritos varios que desde los años ochenta se depositan en la tumba del poeta Antonio Machado en Collioure35.

  • 36 Iuso, Antonelli (eds.), 2007.

10Estos últimos constituyen una de las formas que puede adoptar el scrivere agli idoli, un fenómeno ligado a la cultura de masas de la contemporaneidad más próxima que a veces alcanza proporciones descomunales. Un buen ejemplo de ello son las más de 140.000 cartas que en los años sesenta y setenta se enviaron a la cantante italiana Gigliola Cinquetti desde todas las regiones de Italia y desde diferentes países extranjeros36. Además de la popularidad de la artista, una cantidad así es también indicativa de la dimensión social que la comunicación epistolar ha tenido entre mediados del siglo XIX y la llegada del correo electrónico, en buena medida debido a las necesidades creadas por las grandes emigraciones de la segunda mitad del Ochocientos, las guerras de la primera mitad del siglo XX y la represión ejercida por las diferentes dictaduras.

  • 37 Dada la relevancia que las líneas de trabajo apuntadas en este párrafo tienen en el presente libro (...)

11La teoría y práctica epistolares protagonizan, en efecto, una buena porción de los trabajos de las últimas generaciones de estudiosos de la cultura escrita, siendo su consecuencia una bibliografía cada vez más variada que afecta tanto a la preceptiva epistolar como a los diferentes espacios de uso de la carta, desde el ámbito político a la esfera privada. Parte de esa fortuna historiográfica es común a la que están cosechando las investigaciones sobre las distintas tipologías textuales de índole más o menos autobiográfica, ya sean los libros de cuentas y de memorias, las autobiografías sensu stricto, las memorias o los diarios. Estos textos concitan miradas muy diversas que van desde quienes los estudian como prácticas de escritura hasta quienes revisan su contenido por el testimonio histórico o biográfico que aportan, sin olvidar las nuevas lecturas a propósito de los archivos personales y la construcción del yo. Relacionado con esto se encuentra el ámbito de las «escrituras populares», que se conceptualizó como tal en Italia en los años ochenta y que se ha convertido en uno de los sectores en alza en la actual investigación internacional sobre cultura escrita37.

  • 38 Fabre (dir.), 1993 y 1997; Lyons (ed.), 2007; y Lacoue-Labarthe, Mouysset (eds.), 2012.
  • 39 La scrittura bambina, 1992; Antonelli, Becchi (eds.), 1995; Ferrari, 2000; Martínez Moctezuma (coo (...)
  • 40 Love, 1993; Woudhuysen, 1996; Métayer, 2000; Álvarez Márquez, 2000; Bouza, 2001a, 2008a y 2010; Jo (...)
  • 41 Grafton, 1998; Jacob (dir.), 2007 y 2011; Tavoni, 2009; Waquet, 2010 y Blair, 2010.
  • 42 Jouhaud, 1985; Raymond, 1996; Freist, 1997; Belo, 2001; Infelise, 2005; Raymond (ed.), 2006; De Vi (...)
  • 43 Marchesini, 1992; Castillo Gómez, 1997a; Lucci (dir.), 1998; Henkin, 1998 y Béroujon, 2009.
  • 44 Poutrin, 1995; Iuso (ed.), 1998; Daybell (ed.), 2001; Cátedra, Rojo, 2004; Navarro Bonilla, 2004; (...)
  • 45 Chartier, 2005; Lucía Megías, 2006 y Dauphin, Poublan, 2008.

12Estas aperturas han sido claves a la hora de desempolvar y rescatar un abanico de escrituras que habían pasado desapercibidas o habían sido orilladas por ciertas tradiciones de investigación atrapadas en una visión de la cultura escrita demasiado ceñida, según los casos, a las prácticas administrativas y de las élites o a la creación y el disfrute estético. Los estudios sobre cultura escrita de nuevo cuño, espoleados por una convergencia disciplinar cada vez más rica, conllevan una mirada girada a la dimensión cotidiana de lo escrito, es decir, al margen de las cualidades y pretensiones literarias que pueda o no tener38. En este horizonte cabe situar tal pluralidad de temas que se hace imposible resumirlos aquí, si bien no puedo dejar de mencionar algunos de los que más rédito vienen dando en los últimos tiempos, como las prácticas de escritura y lectura de niños y adolescentes, tanto escolares como extraescolares, con la valorización que esto ha supuesto de los cuadernos y demás ejercicios escritos, las escrituras autobiográficas o la literatura y la prensa infantiles39; los usos del manuscrito y las formas de publicación en la llamada era de Gutenberg40; los cambios en la organización textual del conocimiento y los instrumentos de acceso a la información, directamente relacionados con otros estudios sobre prácticas eruditas y académicas41; la historia de los medios y ámbitos de comunicación en los tiempos modernos, con especial atención a los formatos manuscritos (gacetas, avisos, relaciones, occasionnelles, etc.)42; la ciudad como ámbito privilegiado de difusión de lo escrito43; la cultura escrita femenina, sea o no desde una perspectiva de género44; así como las lecturas propiciadas por las imágenes o las representaciones del escrito en la literatura y las artes visuales45.

  • 46 Una muestra de los caminos recorridos por estos se puede ver en Cátedra, Lopez-Vidriero (dirs.), P (...)
  • 47 Por lo que concierne a España remito a sendos estados de la cuestión a cargo de Montero, Ruiz Pére (...)
  • 48 Mckenzie, 2005 y 2002, entre otros trabajos suyos. Respecto de su aportación, Thomson (ed.), 2002.
  • 49 Rico (dir.), 2000; Rico, 2005; Garza Merino, inédito; Infantes, 2006; Lucía Megías, 2007; Grafton, (...)
  • 50 Cayuela, 1996; Santoro, Tavoni (eds.), 2005; Arredondo, Civil, Moner (eds.), 2009; y, por supuesto (...)
  • 51 Para una síntesis de las aportaciones fundamentales de esta corriente, remito a Chartier (dir.), 1 (...)

13Excepción hecha de ciertas obras referidas ya en algunas notas a pie de página por su concomitancia con las líneas de trabajo que he comentado, otro campo de enorme fertilidad es el que conforman los estudios sobre el libro, la lectura y las bibliotecas46. La ingente producción científica acerca del mismo daría para una valoración más profunda y específica que no viene al caso47, de modo que me permitiré destacar algunos de los caminos más renovadores y ajustados a las propuestas sobre la cultura escrita que vengo sosteniendo en estas páginas. Desde posiciones donde han confluido ciertos intereses de la Historia Cultural con la Crítica Textual, ahondando en la brecha abierta por la bibliografía material al modo McKenzie48, cabe destacar el acercamiento a las obras y a sus apropiaciones considerando el texto concreto que llega al lector, los formatos y todo cuanto se deriva de su composición material. De ahí, por lo que toca al libro impreso de Edad Moderna, las investigaciones referidas a los originales de imprenta, su comparación con las ediciones impresas, el cotejo de estas, las licencias de impresión y, en general, las características del trabajo tipográfico, sujeto a errores voluntarios y decisiones humanas49. Complementario de esto es el interés que se ha prestado en los últimos tiempos a los paratextos, sin los cuales tampoco se puede entender la propuesta de lectura implícita en cada obra50. Naturalmente, luego esta puede o no coincidir con la que produce cada lector según sean las circunstancias, las maneras, los fines y las capacidades con las que se enfrenta a cada texto, que es la pregunta fundamental que da sentido a la Historia de la Lectura51.

  • 52 Véase Chartier, 1993a y 2012b; Darnton, 2003c y 2010.
  • 53 Gimeno Blay, 2001 y Rial Costas, 2013.
  • 54 Cavallo, Chartier (dirs.), 1998 (ed. española) y Lyons, 2012a (ed. española).
  • 55 Brooks, Pugh, Hall (eds.), 1994; Boyarin (ed.), 1993; Chartier, Hébrard, 1994 y 2002; Chartier (di (...)

14Este desplazamiento, que empezó a hacerse efectivo en la década de los ochenta, implica un nuevo objeto de estudio y, en consecuencia, nuevos métodos y nuevas fuentes52, enriqueciendo su utillaje con préstamos tomados de distintas disciplinas, desde la Crítica literaria a la Bibliografía material, la Genética textual, la Codicología o la Paleografía53. Al hilo de esto se ha asentado una producción científica cada vez más rica sin la que no podría haberse llegado a la visión de conjunto desarrollada en la ya clásica Historia de la lectura en el mundo occidental (1995), dirigida por G. Cavallo y R. Chartier, y más recientemente en la obra Historia de la lectura y de la escritura en el mundo occidental (2011), de M. Lyons54. En ellas se compendian objetos y perspectivas de estudio encaminadas a la interpretación del significado que la lectura tiene y ha tenido en las distintas épocas históricas, los discursos sobre la misma, las maneras de ejecutarse, los espacios donde se efectúa, el ceremonial que la rodea y, obviamente, las diferencias de todo tipo (clase, género, culturales, étnicas, etc.)55.

  • 56 Clinton, 1981; Petit, 1997; Tavoni, 1997; Rickards, 2000; Pettoello, 2005 y Martin (dir.), 2012.
  • 57 Chartier, Lüsebrink (eds.), 1996; Park, 1999; Messerli, 2002; Cátedra, 2002; Lüsebrink et alii (di (...)

15No obstante, hasta la fecha la Historia de la Lectura ha estado demasiado ceñida al objeto libro, descuidando otros muchos textos de menor consistencia tipográfica, amén de aquellos que circularon en copias manuscritas o los que se dieron a leer expuestos en las paredes y distribuidos en las calles, más los nuevos soportes y formas textuales introducidos por la revolución electrónica. Interesa, pues, atender a los libros sensu stricto, pero también a los llamados «no-libros», menudencias y toda clase de textos efímeros (impresos o manuscritos)56, no solo porque de manera práctica fueran el pan que dio de comer cada día a muchas imprentas y librerías, sino especialmente porque vehicularon textos y mensajes destinados a todos los públicos. Estudiarlos supone trasladarnos al ámbito propio de una Historia de la Cultura Escrita interesada por la escritura en cualquiera de sus manifestaciones, al tiempo que convocamos a las clases populares y a los lectores menos familiarizados con lo escrito. No quiere esto decir que dichos textos los tuvieran a ellos como únicos destinatarios, pero sí que determinadas modalidades editoriales (verbigracia, pliegos de cordel, bibliothèque bleu, chapbooks, Remondini, penny books, colecciones, novelas por entregas, almanaques, prensa popular o libros de bolsillo) han sido trascendentales para que historias e informaciones de todo tipo lleguen igualmente a los sectores menos alfabetizados57.

  • 58 Véanse también las aperturas planteadas recientemente en Martos Núñez, Campos Fernandez-Figares (c (...)
  • 59 Cázares Hernández (coord.), 2013.
  • 60 Lyon-Caen, 2006, estudió las cartas de los lectores a Balzac para seguir el eco de sus novelas; Ba (...)
  • 61 Chartier, 2012a.

16La reconstrucción de las experiencias y significados de la lectura adopta, en suma, múltiples perspectivas que requieren destrezas y utillajes complementarios58. Al lado de los indicios que sobre ellas se contienen en la propuesta narrativa de cada obra, están los datos que se infieren de la materialidad textual (formato, composición, ilustraciones, jerarquías gráficas, etc.), como también los conceptos, experiencias y representaciones que de la lectura y del acto lector podemos hallar en textos literarios59, informes de lectura, anuncios, manuales escolares, correspondencias60, escritos autobiográficos; al igual que analizando su difusión, apropiación e inserción en el imaginario colectivo a través de los canales más diversos (fiestas, teatro, publicidad, cine, coleccionismo, estampas, etc.). Una muestra de esto la proporciona R. Chartier en su reciente Cardenio entre Cervantes y Shakespeare (2010), donde ha estudiado los avatares de esta inexistente pieza teatral atribuida a Fletcher y a Shakespeare, inspirada en el relato del personaje que Cervantes introdujo en el Quijote. Al reconstruir la historia del texto perdido, Chartier se interesa por la difusión europea de la obra magna de Cervantes, por la recepción de Cardenio, por los matices introducidos en las diferentes traducciones y ediciones europeas, por la figura del autor en la Europa de los siglos XVII y XVIII, así como por las apropiaciones de la ficción en otros espacios comunicativos (fiestas, teatros, estampas, etc.)61.

  • 62 Mollier, 1988; Chartier, Martin (dirs.), 1989-1991; Turi (ed.), 1998; Martínez Martín (dir.), 2001 (...)
  • 63 De ello se da cumplida cuenta en Rial Costa (ed.), 2013.
  • 64 Martin, 1969.

17Dada la dificultad que comportan algunos de los anteriores caminos, en particular cuando las huellas de los lectores son escasas o el análisis puede quedar en una formulación demasiado abstracta, otros han buscado una cierta convergencia entre la Historia de la Lectura y la Historia de la Edición, dado que esta puede informarnos con más exactitud de los procesos de creación material de los textos y, por lo tanto, del modo en que estos pudieron ser leídos, además de otras cuestiones que conciernen al propio mercado del libro, eso sí, de nuevo, principalmente impreso62. Algo distinta es la óptica que se interesa por conocer la producción tipográfica de las ciudades con imprenta o los canales de comercialización del libro, donde también se han dado a la luz importantes publicaciones en las últimas décadas, en buena medida referidas a la Edad Moderna63. En parte es lo que ha ocurrido con otros estudios referidos a los lectores, bien singularizados en ciertas figuras, bien circunscritos a una comunidad articulada por motivos religiosos, generacionales, culturales o de género, bien integrados en un grupo social, bien en una ciudad y época determinadas. Constituyen un filón inagotable, imposible de enumerar aquí, cuyo germen está en la transformación que la Historia del Libro experimentó en los años setenta con H.-J. Martin64.

18No cabe, pues, ensimismarse en el quehacer y la metodología de cada disciplina, sino que se hace imprescindible vagabundear por distintos territorios. En tiempos de incertidumbre, es posible que este sea uno de los retos que debe afrontar la Historia Social de la Cultura Escrita en su inmediato futuro. Así como esta ha integrado en sus últimas décadas el saber proporcionado por la erudición paleográfica y bibliográfica, en el porvenir debe incorporar igualmente otros ámbitos del conocimiento y propiciar nuevos entrecruzamientos. Y siempre, por supuesto, sin eludir los condicionamientos sociales, culturales, económicos, étnicos o de género. No se trata de plantear dicotomías excluyentes, pero tampoco de obviar que las sociedades antes y ahora son profundamente desiguales y que estas desigualdades inciden directamente en la capacidad de adquisición y uso de la cultura escrita, incluso en las necesidades y expectativas que cada uno pueda albergar sobre ella.

  • 65 Otra vertiente de la escritura en América del Norte, sin embargo, es la que estudia Délage, 2013.
  • 66 Como evidencia de esta vitalidad, a la bibliografía latinoamericana citada en notas precedentes, a (...)
  • 67 Aunque sea a través de ensayos sueltos y estudios de caso, hay quienes apuntan en esa dirección: C (...)

19Otro reto no menos importante es la superación del etnocentrismo occidental, incluso euro-norteamericano65. En las últimas décadas este se ha visto combatido por el dinamismo que los estudios sobre la cultura escrita están consiguiendo en determinados países latinoamericanos, singularmente en Brasil, México y Argentina66. En adelante, el objetivo debería extenderse a otras culturas de Oriente, al mundo árabe o a África, a fin de componer una historia global de la cultura escrita67, en la misma línea que se reclama de la disciplina histórica. Convendría, no obstante, que quienes la practiquen posean las necesarias herramientas heurísticas e inclusive lingüísticas, de manera que no todo quede reducido al prisma establecido por la bibliografía anglosajona.

HACIENDO CAMINO

  • 68 Egido, 2012.

20Este libro no responde a todas esas cuestiones (sería imposible) y hasta incurre en el sesgo occidental que acabo de denunciar. Con todo, reúne un compendio, selectivo y por lo tanto limitado, de trabajos que exploran algunos de los itinerarios que está siguiendo la Historia de la Cultura Escrita europea en su etapa más inmediata. Su contenido empezó a delinearse en el marco del Coloquio Internacional ¿Qué historia para qué escritura hoy?/Quelle histoire pour quelle écriture aujourd’hui?, celebrado los días 7 a 9 de julio de 2010 en las instalaciones que la Universidad de Alcalá tiene en la ciudad de Sigüenza (Guadalajara). En dicha sede se expusieron y discutieron las primeras versiones de gran parte de los capítulos que dan cuerpo a este volumen, en tanto que otros desarrollan propuestas distintas a las allí presentadas, un par de ponencias no se concluyeron a tiempo para la presente obra (demorada en exceso) y otra se ha publicado ya68. Para compensarlo se incluyen sendos textos solicitados expresamente para este volumen. Así, pues, este compendio ha querido respetar la idea que presidió la convocatoria del mencionado coloquio, además de velar por la rigurosidad de los textos, sujetos a una primera revisión por el editor científico de la obra y a la posterior evaluación por pares conforme a la práctica recomendada en las publicaciones de ámbito académico. La plural vinculación disciplinar de los autores —historiadores, paleógrafos, historiadores de la cultura escrita y del libro, lingüistas o antropólogos— explica las distintas metodologías de trabajo e incluso modalidades de escritura, desde acercamientos más eruditos hasta otros de corte más ensayístico. Lejos de verlo como un inconveniente, pensamos que tal diversidad es parte de la riqueza y singularidad que puede ofrecer este libro.

  • 69 Sus líneas de investigación, actividades y publicaciones pueden consultarse enwww.siece.es.
  • 70 Messerli, Chartier (dirs.), 2000 y 2007.
  • 71 Chartier, 2008.

21Desde estos planteamientos, el coloquio pretendió en su día comprobar la salud de los estudios sobre cultura escrita y sopesar los réditos que esta corriente puede ofrecer a la escritura de la Historia en el momento actual. Del abanico de temas a tratar se optó por centrar la reflexión en una serie de ejes que guardan mucha relación con algunos de los nuevos territorios comentados en las páginas anteriores, con nuestra propia manera de entender la Historia de la Cultura Escrita y con el trabajo que desde hace años se realiza en la Universidad de Alcalá desde el Seminario Interdisciplinar de Estudios sobre Cultura Escrita (SIECE) y el Grupo de Investigación «Lectura, Escritura, Alfabetización» (LEA)69. Esta circunstancia se refleja tanto en la estructura del libro como en el título final, diferente al que tuvo el encuentro segontino. Hemos optado por el término «culturas» en plural, porque también en el mundo occidental los usos y las apropiaciones de lo escrito son múltiples70. Adoptan matices singulares según sean las capacidades y expectativas que llevan a cada uno a apoderarse de la escritura para comunicarse con los demás, organizar la propia experiencia, crear memoria, representarse ante los otros o «escuchar a los muertos con los ojos», por emplear la hermosa metáfora, Quevedo mediante, que sirvió a Roger Chartier para explicar las mutaciones del escrito entre el Renacimiento y el tiempo presente en su lección inaugural al tomar posesión de la cátedra «Écrit et cultures dans l’Europe moderne» del Collège de France en octubre de 200771.

22¿Cómo escucharlos? En este libro tratamos de hacerlo organizando la materia en cuatro secciones. La primera, Muros escritos, muros leídos, se centra en la dimensión pública de la escritura, no porque su producción concierna a las instancias de poder, que podría ser una de las acepciones, sino porque determinados escritos tienen sentido en cuanto que son mostrados públicamente, fijados en los muros o exhibidos en la calle en soportes distintos. Se retoma al Petrucci de La scrittura. Ideologia e rappresentazione para profundizar en un concepto de la escritura expuesta que no se restringe a las expresiones monumentales o de «aparato», sino que también implica otras manifestaciones menos elegantes y casi siempre efímeras (libelos, pasquines, panfletos o carte les publicitarios). F. M. Gimeno Blay analiza la renovación del orden gráfico de las mayúsculas llevada a término por los humanistas italianos en los años treinta y cuarenta del siglo XV. Fue tal el éxito de las nuevas capitales alla antiqua que pronto se incorporaron a los manuscritos y a los tratados de caligrafía, amén de emplearse en las filacterias de las pinturas. Con la excepción del reino aragonés de Nápoles, a la Península Ibérica llegan en los últimos años del siglo y las primeras décadas del xvi. Con otro enfoque, mirando más a la tensión entre las escrituras emanadas de las instituciones de poder, las toleradas y las prohibidas, A. Béroujon se ocupa de la inflación del uso público de la escritura que vivió la ciudad de Lyon en el siglo XVII, lo que incitó a la municipalidad a participar activamente en ello a través de distintas escrituras expuestas y mediante la reglamentación de las escrituras de particulares. Su planteamiento implica cuestiones tomadas de la Historia Cultural, la Historia Política, la Antropología de la escritura y la Paleografía para analizar las escrituras expuestas como signos de poder. La dialéctica poder/contrapoder aflora más claramente cuando las escrituras contestatarias acompañan la lucha política y social, como lo hicieron en Chile durante las protestas estudiantiles de 1967, la dictadura de Pinochet y en momentos más recientes. Con el hermoso verso de Paul Celan por delante («La poésie ne s’impose plus, elle s’expose»), P. Araya les aplica una lectura antropológica con la intención de evaluar su eficacia performativa, su capacidad deactuar y de hacer, no ya al ser desplegada en el ágora sino también por su permanencia y reapropiación continuada, ejemplificada en las distintas campañas «NO +».

23Como he señalado anteriormente, otro de los ámbitos de la cultura escrita de mayor pujanza en los últimos años afecta a las escrituras personales y cotidianas. A diferencia de quienes se interesan por ellas en lo que tienen de fuentes de información histórica en sentido convencional, la Historia de la Cultura Escrita las considera como prácticas de escritura. Indaga en los aspectos teóricos, gráficos y materiales a fin de conocer los rasgos de cada tipología, la organización del discurso, la competencia alfabética de quien escribe, las razones que motivan cada acto de escritura y los contextos de producción, circulación y conservación. Estos temas ahorman las secciones segunda y tercera.

24En la segunda, Desde la ausencia, se han agrupado cinco ensayos sobre la preceptiva y las prácticas epistolares entre los siglos XVI y XX. C. Serrano Sánchez explora los manuales epistolares en castellano de la temprana Edad Moderna, ocupándose de la importancia que los protocolos de escritura (gráficos o de estilo) tienen en el autorretrato del autor y en el retrato del otro, del destinatario de la misiva. A caballo entre dos épocas, mi contribución revisa las culturas epistolares de la España del siglo XVIII entre la vulgarización tipográfica y la práctica real. De un lado, analizo la amplia producción impresa de contenido epistolar (manuales, colecciones de cartas célebres y eruditas) y de otro, los aspectos gráfico-materiales más relevantes de las correspondencias dieciochescas de burgueses y gente común para sopesar ciertos cambios en el lenguaje y las convenciones epistolares. Las misivas de la gente común en la Época Contemporánea componen la reflexión de V. Sierra Blas sobre la educación del gesto epistolar divulgada a través de los correspondientes manuales, ahora sí dirigidos a todo tipo de públicos; las prácticas en un contexto de «democratización del escrito», que caracteriza en la correspondencia de los soldados en la Guerra Civil española como reflejo de la «alfabetización de urgencia»; y la representación del ausente propiciada por las cartas, ejemplificada a través de las «cartas en capilla» de los condenados a muerte por el franquismo. A su vez, F. Caffarena retoma algunas cartas de emigrantes y soldados italianos de la Gran Guerra para referirse a los puentes comunicativos establecidos por ellas en esas circunstancias y a ciertos rasgos característicos de la epistolografía popular contemporánea (peculiaridades gráficas, uso de fotografías, indicios de oralidad). Además de poner de relieve su utilidad para los historiadores de la lengua, el análisis socio-pragmático que R. Marquilhas efectúa de un conjunto de cartas portuguesas fechadas entre 1550 y 1970 le lleva a tres conclusiones principales sobre la práctica epistolar de las clases subalternas: un menor uso de los blancos de respeto que en las cartas de sectores más acomodados, la escasez de elementos figurativos salvo en las cartas de amor y la importancia que tienen las huellas de oralidad.

25La tercera sección, Los libros de memorias, gira en torno a una modalidad de ma nus critos privados cuyo contenido puede abarcar la administración del patrimonio (donde tienen su origen la mayoría de ellos), un cierto control del tiempo mediante el registro de sucesos diversos (de los personales y familiares a la crónica social) y la voluntad de configurar una determinada memoria que solía transmitirse de una generación a la siguiente, completándose con sucesivas aportaciones. A. Odier plantea una reflexión de índole teórico-historiográfica centrada en los discursos científicos desarrollados en torno a las «escrituras de sí» en geografías y disciplinas distintas, con referencia expresa a textos europeos de los siglos XVII y XVIII. Antes de él, Mª. L. Mandingorra Llavata se centra en los «libros de memorias» valencianos entre la Edad Media y la Moderna para analizar las razones que favorecieron una escritura donde el registro de asuntos administrativos y familiares se conjuga con el apunte de hechos coetáneos al autor, dando lugar a un texto que parte del recuerdo de lo acontecido para proyectarse al futuro. Idénticas motivaciones a la hora de escribir y enormes similitudes en el orden gráfico-material se advierten en ejemplares posteriores, según puede verse por el trabajo que C. Rubalcaba Pérez lleva a cabo con una serie de libros de cuentas cántabros de los siglos XVIII y XIX. Cierra la sección el artículo de S. Mouysset sobre los livres de raison franceses en el largo arco cronológico que va del siglo XV al XIX, referido explícitamente a todo un ramillete de signos que connotan el texto principal, unos más obvios (expresiones cifradas, marcas de cancelación, firmas, cruces, crismones) y otros no tanto, pero ambos indicativos del universo mental del autor. Se confirma así la sustancial estabilidad de una tipología textual que se gestó en los libri di famiglia italianos del siglo XIV y pervivió, con variantes y cronologías varias, hasta los albores del Novecientos.

26Por último, la cuarta sección del libro, Entre letrados y analfabetos, presenta distintos acercamientos en torno a la apropiación de los textos, con la mirada puesta en los consumidores e intermediarios, desde la nobleza culta hasta los lectores más débiles, prestando atención tanto a la cultura manuscrita como a la impresa entre los siglos XVI y XIX. Abre la brecha el trabajo de C. Bianchi sobre el quaderno di apunti del marqués y letrado Anton Giulio Brignole (1605-1662), centrado en el estudio de los extractos de sus lecturas y la integración de estas en su propia creación literaria, junto a lo que otros apuntes y los borradores de cartas indican sobre sus intercambios e iniciativas culturales en la Génova del siglo XVII. Partiendo del múltiple significado que entraña cualquier biblioteca, F. Vidales del Castillo se ocupa de la librería de Gaspar de Haro y Guzmán, VII marqués del Carpio, según un inventario de 1670. Analiza las materias de los libros como expresión de intereses muy concretos del propietario (plenipotenciario en la negociación de las paces con Portugal en 1668, cabeza del linaje de los Haro y Casa del Carpio, y hombre de inquietudes científicas), pero también la disposición de las obras y su distribución en distintas estancias del palacio. Sin abandonar el mundo de las bibliotecas nobiliarias, A. Pettoello rastrea en los archivos privados de Parma en la segunda mitad del siglo XVIII, en particular en los papeles de los condes de Sanvitale, para indagar en una serie de escrituras relativas al control, organización e intercambio de libros (catálogos, fichas de inventario, correspondencia, etc.), en cuanto que expresión de la cultura bibliográfica de las élites en dicha ciudad durante la dominación borbónica. Otra óptica es la que adopta J. Gomis Coloma en su ensayo sobre la labor editorial de Agustín Laborda, uno de los principales impresores de «menudencias», no ya en Valencia sino en la España ilustrada, hasta tal punto que en el momento de su muerte (1776) su taller albergaba más de medio millón de «no-libros» (romances, estampas, historias, almanaques). Los sectores menos alfabetizados reclaman igualmente la atención de J. F. Botrel en el trabajo que cierra el volumen, en el que enlaza con algunas cuestiones tratadas en la primera sección. Situándose en la posición del analfabeto y alfabetizado precario, inmerso de pronto en una «ciudad textual», propone un recorrido por distintas manifestaciones del escrito urbano en la España del siglo XIX: desde la difusión impresa de documentos legales y formularios administrativos, acrecentada a partir de 1830, hasta la invasión del espacio público por parte de la comunicación impresa (bandos, carteles, etc.) en los años 1870-1880, sin descuidar el reclamo de imágenes en tarjetas postales, libros y láminas sueltas a la venta en librerías y quioscos callejeros.

27La escritura, el texto y sus plurales apropiaciones representan los puntos cardinales de este libro. Indudablemente que pueden echarse en falta algunos temas o un seguimiento cronológico más sistemático, sobre todo en la primera sección, por ello mismo más breve que las demás. Con todo, el reto de una obra como esta no reside tanto en la exhaustividad, cuanto en la fijación de una serie de problemas cardinales, suficientemente representativos de la temática abordada. Entiendo, y así espero que lo perciban los lectores, que este puñado de textos ensambla con cierta coherencia objetos de análisis, períodos, continentes, fuentes y métodos de investigación. Combina reflexiones sobre asuntos relativamente novedosos en el panorama de los estudios referidos a la cultura escrita, junto a otros que, por más que se detengan en cuestiones más familiares, lo hacen desde enfoques enraizados en las corrientes más actuales de la investigación. Se asoma, por tanto, a un modo de hacer la Historia de la Cultura Escrita que pretende superar algunas de sus versiones más reduccionistas, en especial la manida identificación que se hace de ella con la historia de la cultura impresa. Ni los libros adoptaron exclusivamente esa materialidad durante esos períodos ni el fetichismo libresco de algunos discursos científicos debiera orillar otras formas textuales —manuscritas, impresas o de variada índole, permanentes y efímeras— que fueron tan importantes o más si lo que se trata de ver son los modos en los que una sociedad cualquiera, integrada por gentes de letras pero también por semialfabetizados y analfabetos, se relaciona con lo escrito. Culturas del escrito, en suma, que certifican la vitalidad de esta corriente de investigación y tratan de contribuir a la Historia que escribimos en estos tiempos de incertidumbre.

Notes

1 Como de costumbre mi agradecimiento a V. Sierra Blas por su atenta lectura de este texto y las sugerencias que me ha hecho para mejorarlo. Delacroix et alii (dirs.), 2010.

2 Chartier, Roche, 1980.

3 Darnton, 1993.

4 Burke, 2006, pp. 81-83 y 2012.

5 Serna, Pons, 2013, pp. 149-174.

6 Ibid., p. 224.

7 Gayol, Madero (eds.), 2007, pp. 11-12.

8 Aurell et alii, 2013, pp. 440-441; la cita en p. 440.

9 Ibid., p. 439.

10 Petrucci, 1978,1989 y 1999b; Gimeno Blay, 1998; Castillo Gómez, 2005a.

11 Petrucci, 1969, pp. 157-158.

12 Para un acercamiento a la obra de Petrucci, Palma, 2002 y Castillo Gómez, 2002a.

13 Petrucci, 2002, p. vi/trad. esp. p. 8.

14 Castillo Gómez, Sáez, 1994; Castillo Gómez, 1995; Gimeno Blay, 1999.

15 Lyons, 2012a, pp. 17-34 y, referido a los siglos XIX y XX, Id., 2012b. Véase también González Sánchez, 2012.

16 Chartier, 2000b; Rubio Tovar, 2005, pp. 353-387.

17 Viñao Frago, 1999; Jiménez Eguizabal et alii (coords.), 2003; Braster, Grosvenor, Pozo Andrés (eds.), 2011 y Cucuzza, Spregelburd (dirs.), 2012.

18 Goody, Watt, 1963, y, en general, Goody (ed.), 1968.

19 Goody, 1977,1986 y 2000. Sobre el legado de Goody, Guichard (ed.), 2012; así como la revisión que de las críticas a sus tesis ha hecho Collin, 2013.

20 A propósito de esta corriente, Fraenkel, Mbodj-Pouye (eds.), 2010.

21 Heath, 1983; Barton, Hamilton, 1998; Barton, Hamilton, Ivanič (eds.), 2000; Reder, Davila, 2005.

22 Zavala, Niño Murcia, Ames (eds.), 2004; Galvão et alii (eds.), 2007; Kalman, Street (coords.), 2009 y Marinho, Carvalho (eds.), 2010.

23 Ferreiro et alii, 1998; Blanche-Benveniste, 1998; Ferreiro, 2007.

24 Barton, Papen (eds.), 2010a.

25 Austin, 1962.

26 Fraenkel, 2006 y 2007.

27 Dijk, 1998.

28 Petrucci, 1986 y 1995; Henry, 1996; Ciociola (ed.), 1997; Kidd, Murdoch (eds.), 2004; Gimeno Blay, 2005; Corbier, 2006; Debiais, 2009; Vuilleumier Laurens, Laurens, 2010 y Melosi, 2011.

29 Sawyer, 1990; Halasz, 1997; Duccini, 2003; Raymond, 2003; Gascón Pérez, 2003; Peacey, 2004; Niccoli, 2005; Landi, 2006; Castillo Gómez, Amelang (dirs.), Serrano Sánchez (ed.), 2010; Torres Puga, 2010; Hermant, 2012; Ruiz Astiz, 2012 y Rospocher (ed.), 2012.

30 Fraenkel et alii (dirs.), 2012 y Artières, 2013.

31 Liu, 2009; Artières, 2010.

32 Canali, Cavallo (eds.), 1991; Gimeno Blay, Mandingorra Llavata (eds.), 1997; Fleming, 2001; Candau, Hameau (eds.), 2004; Tedeschi (ed.), 2012; García Serrano, 2012 y Oscáriz Gil (coord.), 2012.

33 Antonelli, 2006.

34 Fraenkel, 2002; Sanchez-Carretero (coord.), 2011 y, con carácter general, Margry, Sanchez-Carretero (eds.), 2011.

35 Sierra Blas, 2012.

36 Iuso, Antonelli (eds.), 2007.

37 Dada la relevancia que las líneas de trabajo apuntadas en este párrafo tienen en el presente libro remito a la bibliografía indicada en los artículos de las secciones II («Desde la ausencia») y III («Los libros de memorias»). Sobre los archivos personales y la construcción del yo, véase expresamente Artières, Kalifa (eds.), 2002; Artières, Laé, 2011; Barbalato, Mingelgrün (eds.), 2012 y Marcilloux, 2013.

38 Fabre (dir.), 1993 y 1997; Lyons (ed.), 2007; y Lacoue-Labarthe, Mouysset (eds.), 2012.

39 La scrittura bambina, 1992; Antonelli, Becchi (eds.), 1995; Ferrari, 2000; Martínez Moctezuma (coord.), 2001; Chartier, 2004; Montino, 2004 y 2007; Castillo Gómez, Sierra Blas (dirs.), 2008; Sierra Blas, 2009; Baggerman, Dekker, 2009; Meda, Montino, Sani (eds.), 2010; Grenbi, 2011 y Sierra Blas, Meda, Castillo Gómez (eds.), 2012.

40 Love, 1993; Woudhuysen, 1996; Métayer, 2000; Álvarez Márquez, 2000; Bouza, 2001a, 2008a y 2010; Jouhaud, Viala (eds.), 2002; Castillo Gómez, 2006 y 2011b y Almada, 2012.

41 Grafton, 1998; Jacob (dir.), 2007 y 2011; Tavoni, 2009; Waquet, 2010 y Blair, 2010.

42 Jouhaud, 1985; Raymond, 1996; Freist, 1997; Belo, 2001; Infelise, 2005; Raymond (ed.), 2006; De Vivo, 2007; Darnton, 2009 y 2011; Gaspar Duarte, 2012; Chartier, Espejo (eds.), 2012.

43 Marchesini, 1992; Castillo Gómez, 1997a; Lucci (dir.), 1998; Henkin, 1998 y Béroujon, 2009.

44 Poutrin, 1995; Iuso (ed.), 1998; Daybell (ed.), 2001; Cátedra, Rojo, 2004; Navarro Bonilla, 2004; Baranda Leturio, 2005; Fernández, Ortega (eds.), 2008; Garone Gravier, Corbeto López (eds.), 2009; Hackel, Kelly (eds.), 2009 y Tippelskirch, 2011.

45 Chartier, 2005; Lucía Megías, 2006 y Dauphin, Poublan, 2008.

46 Una muestra de los caminos recorridos por estos se puede ver en Cátedra, Lopez-Vidriero (dirs.), Páiz Hernández (ed.), 2004; González Sánchez (ed.), 2012 y en Garone Gravier, Galina, Godinas (eds.), 2012. Asimismo véase, Parada, 2011.

47 Por lo que concierne a España remito a sendos estados de la cuestión a cargo de Montero, Ruiz Pérez, 2006 y Martínez Martín, 2005. Sobre la cultura escrita en el mundo atlántico y la circulación de libros en España y Latinoamérica durante la Edad Moderna, véase González Sánchez, 1999,2007 y 2008; Rueda Ramírez, 2005 y 2012 y Rueda Ramírez (ed.), 2012, que incluye una amplia bibliografía sobre el comercio de libros en el mundo atlántico en los siglos XVI a XVIII.

48 Mckenzie, 2005 y 2002, entre otros trabajos suyos. Respecto de su aportación, Thomson (ed.), 2002.

49 Rico (dir.), 2000; Rico, 2005; Garza Merino, inédito; Infantes, 2006; Lucía Megías, 2007; Grafton, 2012; Bouza, 2012a; Cayuela (ed.), 2012; Infantes (ed.), 2013.

50 Cayuela, 1996; Santoro, Tavoni (eds.), 2005; Arredondo, Civil, Moner (eds.), 2009; y, por supuesto, la revista italiana Paratesto, dedicada expresamente a esta temática.

51 Para una síntesis de las aportaciones fundamentales de esta corriente, remito a Chartier (dir.), 1995; así como a la selección de artículos de los autores más representativos realizada por Towheed, Crone, Halsey (eds.), 2011.

52 Véase Chartier, 1993a y 2012b; Darnton, 2003c y 2010.

53 Gimeno Blay, 2001 y Rial Costas, 2013.

54 Cavallo, Chartier (dirs.), 1998 (ed. española) y Lyons, 2012a (ed. española).

55 Brooks, Pugh, Hall (eds.), 1994; Boyarin (ed.), 1993; Chartier, Hébrard, 1994 y 2002; Chartier (dir.), 1985; Abreu (ed.), 1999; Lyons, 2001 y 2008; Mollier, 2001 y 2009; Darnton, 2003a; Lahire (comp.), 2004; Martínez Martín (ed.) 2005; Littau, 2008; Roggero, 2009; Castillo Gómez, 2013b y Nakládalová, 2013.

56 Clinton, 1981; Petit, 1997; Tavoni, 1997; Rickards, 2000; Pettoello, 2005 y Martin (dir.), 2012.

57 Chartier, Lüsebrink (eds.), 1996; Park, 1999; Messerli, 2002; Cátedra, 2002; Lüsebrink et alii (dirs.), 2003; Cátedra (dir.), 2006; Castillo Gómez (dir.), Sierra Blas (ed.), 2007; Abreu (ed.), 2008; Darnton, 2008; Fritzche, 2008; Braida, Infelise (eds.), 2010; Raymond (ed.), 2011 y Bold (ed.), 2012.

58 Véanse también las aperturas planteadas recientemente en Martos Núñez, Campos Fernandez-Figares (coords.), 2013.

59 Cázares Hernández (coord.), 2013.

60 Lyon-Caen, 2006, estudió las cartas de los lectores a Balzac para seguir el eco de sus novelas; Bas Martín, 2013, se ha ocupado recientemente de la correspondencia entre el botánico Antonio José Cavanilles y el librero de París, Jean Baptiste Fournier, en el siglo XVIII.

61 Chartier, 2012a.

62 Mollier, 1988; Chartier, Martin (dirs.), 1989-1991; Turi (ed.), 1998; Martínez Martín (dir.), 2001; Infantes, Lopez, Botrel (dirs.), 2003; Darnton, 2003b y 2006; Suárez de la Torre (coord.), 2003; Diego (ed.), 2006; Dutra, Mollier (eds.), 2006; Andries, Suárez de la Torre (coords.), 2009; Bragança, Abreu (eds.), 2010 y Carnelos, 2013.

63 De ello se da cumplida cuenta en Rial Costa (ed.), 2013.

64 Martin, 1969.

65 Otra vertiente de la escritura en América del Norte, sin embargo, es la que estudia Délage, 2013.

66 Como evidencia de esta vitalidad, a la bibliografía latinoamericana citada en notas precedentes, al menos se le pueden sumar estas otras obras: Historia de la lectura en México; Guibovich Pérez, 2003; Castañeda García, Galván Lafarga, Martínez Moctezuma (coords.), 2004; Parada, 2007 y 2012; García Aguilar, Rueda Ramírez (eds.), 2010; Ramos Soriano, 2011; Deaecto, 2011 y Parada (dir.), 2013.

67 Aunque sea a través de ensayos sueltos y estudios de caso, hay quienes apuntan en esa dirección: Christin (dir.), 2001; Giard, Jacob (dirs.), 2001; Jacob (dir.), 2003; Suarez, Woudhuysen (eds.), 2013; y, por lo que atañe a las escrituras personales, Ruggiu (ed.), 2013. Sobre África, puede verse Ficquet, Mbodj-Pouye (eds.), 2009. Los períodos coloniales de África y las Américas se estudian también en Delmas, Penn (eds.), 2012.

68 Egido, 2012.

69 Sus líneas de investigación, actividades y publicaciones pueden consultarse enwww.siece.es.

70 Messerli, Chartier (dirs.), 2000 y 2007.

71 Chartier, 2008.

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search