Version classiqueVersion mobile

Élites et ordres militaires au Moyen Âge

 | 
Philippe Josserand
, 
Luís Filipe Oliveira
, 
Damien Carraz

I. — Les ordres militaires et les elites sociales

Formas de asociación laical en las órdenes militares hispánicas

Reinos de Castilla y León (siglos xii-xiii)

Carlos de Ayala Martínez

Texte intégral

PLANTEAMIENTO

  • 1 Este estudio forma parte del proyecto de investigación Iglesia y legitimación del poder político. (...)
  • 2 Ibid., p. 261.

1El III concilio de Letrán de 1179 establecía una clara distinción entre los miembros de las «fraternidades» de las órdenes militares —y también de otras instituciones religiosas— en dos grupos perfectamente definidos: los que se vinculan a ellas de modo radical sin conservar bienes propios y aquellos otros cuya vinculación resulta más atenuada permitiéndoles conservar sus bienes o parte de ellos1. Por su parte, el IV concilio de Letrán de 1215 matiza algo más esta distinción y al primer grupo lo define como el de aquellos que permaneciendo en el siglo deciden donarse a una orden —oblati sunt—, abandonando de este modo su hábito secular; y el segundo grupo sería el de quienes donan a la institución elegida sus bienes en vida, reteniendo el usufructo de los mismos mientras vivieran o decidieran permanecer en el siglo2.

2Es decir que, desde un punto de vista estrictamente canónico, la Iglesia entiende la «familiaridad» propia de los laicos vinculados a una determinada entidad o corporación religiosa o bien como una integración en su disciplina con asimilación de género de vida incluyendo la renuncia a la propiedad pero, eso sí, manteniendo el estado laical, o bien como el establecimiento de una estrecha relación con la institución elegida a la que deben donar todos los bienes, pero sin entrar en la disciplina y régimen de vida propia de la misma y por ello mismo disfrutando de los bienes entregados desde fuera y en régimen de usufructo.

  • 3 Primera Partida, Tit. xiii, ley vii.

3El esquema, obviamente, posee la rigidez de lo excesivamente teórico. No obedece ciertamente a la realidad, mucho más compleja y, como veremos, caracterizada por una extraordinaria variedad de situaciones. El propio IV concilio de Letrán reconoce que existen otras formas «relajadas» de familiaridad, como la de quienes simplemente pagan dos o tres denarios al año, pero ciertamente no se trata de algo ni mucho menos modélico. El modelo de familiaridad es la autoentrega disciplinada a la institución o, en todo caso, la entrega de propiedades con retención de usufructo como algo que, en cierto modo, debe contemplarse como transitorio en espera de la oblación personal. El reconocimiento de esta segunda y «menos perfecta» modalidad nos pone sobre la pista de que se trataba de la opción más realista y extendida. Por ello algunos códigos civiles, como concretamente el de Las Siete Partidas, contemplan que «familiares son llamados, o cofrades, los que toman señal de hábito de alguna orden, e moran en sus casas, siendo señores de lo suyo, e no se desamparan de ello3».

  • 4 Esa variedad comienza por expresarse a través de una nomenclatura de lo más diverso: familiarii, f (...)

4Es precisamente la complejidad del fenómeno de la «familiaridad» religiosa lo que impide recoger desde un punto de vista jurídico y canónico la variedad de manifestaciones en que puede expresarse4. Por ello puede ser más útil establecer, en primer lugar, las motivaciones que se encuentran detrás de este tipo de iniciativas y ver cómo, a través de ellas, es posible descubrir una tipología de situaciones más rica y menos sujeta a estereotipos canónicos.

5En realidad, esas motivaciones se resumen en una sola: la necesidad de protección en una sociedad muy sensibilizada ante el miedo y la amenaza. El miedo a la pobreza y la enfermedad, el miedo también a la violencia y la agresión, y el miedo no mucho menor a la ira de Dios provocada por el pecado. Todas estas amenazas son el estímulo que convierte en necesidad la búsqueda de la protección, una protección en primer lugar, y sobre todo, espiritual. Estamos en un contexto de profunda religiosidad en el que la lectura providencial de los acontecimientos hace de Dios y de quienes en su estilo de vida ascética se acercan a la perfección por él deseada, la fuente de una seguridad que desemboca en salvación. Participar en los beneficios espirituales de las comunidades orantes de la Iglesia y asegurarse la sepultura junto a la casa de Dios eran motivos más que suficientes para vincularse a una institución religiosa. Pero esa seguridad para muchos era también la derivada de lo estrictamente material, y no nos referimos únicamente, aunque desde luego también, a sectores sociales amenazados por la pobreza. A casi todos asustaba el futuro y la precariedad que podía derivarse de la vejez y de la enfermedad. Por eso mismo son todas las capas de la sociedad las que se acercan a este tipo de institución que es la «familiaridad» religiosa, y por eso también ésta puede adoptar las formas más diversas, desde la entrega personal en muy distintos grados a las más heterogéneas fórmulas de vinculación socio-económica, siempre mediatizadas por el factor religioso.

  • 5 L. J. Lekai, Los cistercienses, p. 489, en relación a los cistercienses, ha llamado la atención ac (...)

6A este amplio abanico de posibilidades nos vamos a acercar en estas breves páginas, pero con la particularidad de que las instituciones religiosas de las que vamos a tratar son las órdenes militares de implantación hispánica. Habremos, por tanto, de atender a las particularidades que ofrece este tipo de «familiaridad», haciendo especial hincapié en hasta qué punto la importancia numérica y también cualitativa de los «familiares» de los freires no constituyen un auténtico índice de la aceptación social de la figura del religioso armado y su específico y muy particular carisma vocacional5.

ÓRDENES MILITARES Y «FAMILIARIDAD»

  • 6 H. Nicholson, Los templarios, pp. 37-39 y 187-189.

7Especialistas de las órdenes del Temple y Hospital han establecido algunas tipologías de vinculación laical a dichas instituciones con cierta pretensión de exhaustividad. Hace unos años, Helen Nicholson hablaba con respecto al Temple de cuatro categorías relativamente bien definidas, integradas indistintamente por hombres y mujeres: familiares, conversos, cofrades y donados. Los primeros, a cambio de participación en beneficios espirituales y, en caso de necesidad, materiales, entregaban sus bienes a la orden reservándose exclusivamente lo necesario para vivir, prometían ingresar en ella si optaban por la vida religiosa y tenían derecho a ser enterrados en sus conventos. Los conversos optaban por la vida religiosa directamente formulando votos aunque no necesariamente los tres típicamente monásticos. Los cofrades no abandonaban sus viviendas pero quedaban asociados a un convento concreto al que realizaban pequeños donativos anuales y sólo si decidían optar por la vida religiosa ingresarían formalmente en la orden; en cualquier caso, en la vejez recibirían la atención de los freires y serían sepultados en sus encomiendas. Finalmente, los donados entraban en dependencia disciplinaria respecto al maestre y hacían voto de entrar formalmente en la orden, si bien hasta entonces podían vivir fuera de sus dependencias conventuales6.

  • 7 J. Riley-Smith, The Knights of St John, pp. 243-245.

8Jonathan Riley-Smith, por su parte, hace algunos años más propuso en relación a la orden del Hospital una clasificación integrada exclusivamente por dos colectivos: cofrades y donados, no siempre fáciles de distinguir y que acabarían finalmente confundiéndose en una única categoría en el transcurso del siglo XIV. Los primeros, cofrades o consores, se hallaban siempre asociados a una casa local, ya fuera el convento central, un priorato o una encomienda; eran formalmente recibidos en la orden, se comprometían a defenderla y, en caso de optar por la vida religiosa, lo harían por la del Hospital. Podían enterrarse donde quisiesen, aunque naturalmente podían elegir los cementerios de la orden. Manifestaban su dependencia respecto a ella y el reconocimiento de los beneficios espirituales que obtenían mediante la entrega anual de un presente en la festividad de San Juan. Los donados o donadas, por su parte, tenían dos características que claramente les diferenciaban de los cofrades: su noble cuna y su firme compromiso de profesar formalmente en la orden. Naturalmente entregaban todos sus bienes a la institución y recibían de ella manutención. A finales del siglo XIII se filtró la posibilidad de acceder a la orden en calidad de donado imponiendo la necesidad de obtener expresa autorización capitular, salvo en España donde, dadas las permanentes necesidades de reclutamiento, se eliminaba tal requisito7.

EL ÁMBITO CASTELLANO-LEONES: LA AMBIGÜEDAD TERMINOLÓGICA

  • 8 Para F. Tommasi, «Uomini e donne negli ordini militari», existen fundamentalmente dos categorías d (...)
  • 9 Ph. Josserand, Église et pouvoir, pp. 112-121.
  • 10 En este sentido, resulta modélico su exhaustivo artículo: D. Carraz, s. v. «Confraternité», pp. 25 (...)
  • 11 En su momento hicimos una aproximación general al tema: C. de Ayala Martínez, Las órdenes militare (...)
  • 12 J. L. Martín, Orígenes, doc. 107, p. 290.
  • 13 Archivo Histórico Nacional de Madrid (AHN), Órdenes Militares (OOMM), San Juan de Jerusalén, carp. (...)
  • 14 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 389, pp. 539-541.
  • 15 I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatrava, p. 89.

9Estas tipologías clasificatorias —a ellas conviene añadir la esclarecedora aportación de Francesco Tommasi8— pueden ser útiles y sin duda tienen su fundamento en amplios elencos documentales, pero encierran un peligro del que sus autores sin duda son conscientes, y es el derivado de la polisemia terminológica propia del momento. Lo puso de relieve Philippe Josserand9 y, sobre la base de trabajos anteriores, más recientemente ha vuelto sobre el particular Damien Carraz10. Ciertamente para el ámbito cronológico de los siglos XII y XIII una caracterización de tipo institucional basada en la terminología empleada en los documentos no resulta fácil de establecer. No lo es al menos en el marco geográfico peninsular en el que nos desenvolvemos, y más concretamente en el ámbito occidental de los reinos de León y Castilla11. ¿Qué denominaciones, además de la bastante habitual de familiar reciben las personas vinculadas a las distintas órdenes militares peninsulares? Palabras como socios, compañeros, profesos o confreires se combinan también con la palabra freire —o en su forma latina frater—, sin que podamos apreciar diferencias significativas entre todas ellas. Es cierto que, en ocasiones, esta última expresión, la más conflictiva, va precedida de alguna partícula matizadora. Así, en febrero de 1180 el matrimonio compuesto de Pelayo Gallego y su mujer Ocenda se entregaban con todas sus propiedades a los fratribus de fraternitate de Santiago, comprometiéndose a servirles a cambio de ser defendidos por ellos «como su hermano» («sicut suum fratrem12»). La fórmula quasi fratri es la empleada por los hermanos Menéndez cuando en 1187 se vinculaban con la orden de San Juan de Jerusalén como colaboradores y defensores de la misma13. Más adelante, en 1241, Pedro Peláez y su mujer María Pérez ofrecían cuerpos y almas al monasterio de San Marcos y al prior Rodrigo Fernández con casi todas sus propiedades de Benvibre, siendo recibidos por el prior «por nuestros socios e por nuestros companneros» y haciendo por ellos como «por nuestros freres14». Por último, en 1254, el infante Alfonso, señor de Molina y Mesa, se comprometía con Fernando Ordóñez, maestre de la orden de Calatrava, a que, caso de profesar, lo hiciera en su institución, ofreciéndose desde ese momento como familiar de la misma, lo cual conllevaba la protección por su parte y el compromiso de defenderla como «si fuera hermano nuestro» («si essem frater vester15»).

  • 16 J. L. Martín, Orígenes, doc. 178, p. 359.
  • 17 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 158, pp. 265-266.
  • 18 AHN, OOMM, Calatrava, carp. 458, doc. 87; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae (...)
  • 19 AHN, OOMM, Calatrava, carp. 458, doc. 78. Torres y Tapia alude a un documento alcantarino de 1235 (...)

10Los ejemplos podrían multiplicarse. Pero al mismo tiempo nos encontramos con casos de clara identificación entre familiares y fratres. Hacia 1185, Pascual Alberit y su mujer María se entregaban a la orden de Santiago con todos sus bienes, entrando de este modo en su círculo de familiaridad; pues bien, la acción de la pareja es descrita por el documento como que «se hicieron hermanos» («facti sunt fratres16»). Tampoco se trata de un caso aislado. Pelayo Peláez y su mujer Loba, que en diciembre de 1198 entregaban sus cuerpos y heredad a la orden de Santiago, fueron calificados por los responsables de ésta como «fratribus nostris17». Incluso vemos enfatizada esta identificación en algún documento calatravo. En 1223, Juan Estébanez y su mujer Justa se entregaban con todos sus bienes a la orden de Calatrava, y lo hacían «no como cualquier familiar sino como hermanos regulares» («non pro qualibuscumque familiaribus, sed pro rectis fratribus18»). Por las mismas fechas, otro documento calatravo calificaba también defratres derechos a otro matrimonio sujeto a familiaridad19.

  • 20 En relación a la equiparación de profeso y confreire es significativo el supuesto por el que en 12 (...)
  • 21 Pensemos en el conocido caso de una donada del Temple, Ermengarda, que en los últimos años del sig (...)

11De estos ejemplos, y otros muchos que podrían citarse20, se desprende claramente la imposibilidad de conceder valor absoluto a los términos de referencia que, con toda libertad, sirven para designar a personas vinculadas en una u otra medida con las distintas órdenes. Excesivo respeto hacia esas definiciones formales puede generar más problemas que aportar soluciones21.

MODELOS DE VINCULACIÓN: APROXIMACIÓN CLASIFICATORIA

12Por tanto, más que en los términos de designación conviene fijarse en los matices de contenido que ofrecen las muy diversas posibilidades de asociación. Esos matices pueden ser reducidos a tres grandes modelos de adscripción que, desde luego, pueden estar simultáneamente presentes en una misma vinculación de familiaridad.

  • 22 AHN, Registro de Escrituras de la Orden de Calatrava (REOC), I (1341c), f º 43; E. Rodríguez-Picav (...)
  • 23 «… iam non militemus nec pugnemus huic seculo, set militemus et pugnemus una cum omnibus qui in Or (...)
  • 24 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 186, p. 297.
  • 25 J. L. Martín, Orígenes, doc. 96, pp. 276-277; B. Casado, Colección documental del Priorato de San (...)
  • 26 J. L. Martín, Orígenes, doc. 107, p. 290.
  • 27 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 223, p. 337.
  • 28 Un nuevo y significativo ejemplo santiaguista es el que nos proporciona en 1197 Marina Núñez quien (...)

13El primero de los modelos es el más genuinamente religioso, aquel que entronca con la tradición monástica de los donados, se traduce para el nuevo familiar en una suerte de «benefactoría» de índole espiritual que no excluye una faceta estrictamente material, una faceta, por otra parte, que no desentona en aquella tradición monástica. Pongamos algunos ejemplos representativos. En 1174, Sancha Martínez, una propietaria de tierras de Zorita, con el acuerdo de su marido, entregaba bienes a la orden de Calatrava con la finalidad de que, a partir de sus rentas, se celebrasen cien misas en beneficio de la donante y con carácter anual; la nueva familiar conservaba el usufructo de sus antiguas propiedades, incluso la posibilidad de vender alguna de ellas a la orden caso de que tuviera necesidad de ello22. El beneficio espiritual que se espera obtener por esta vía debe, en principio, generar una importante transformación en los donantes. En efecto, en 1177, en esta ocasión un matrimonio, el compuesto por Nuño Aloitiz y María Ovéquiz, donaban a la orden de Santiago su heredad dependiente de la iglesia de Santa Eulalia de Cañás, en territorio de Nendos; la entrega comportaba para los donantes un nuevo estilo de vida acorde con la religiosidad santiaguista: «ya no militaremos ni combatiremos para este siglo, sino que lo haremos al lado de todos los que militan y combaten en la orden, de modo que nos hagamos acreedores de la corona inmarcesible y la remuneración de Jesucristo el Señor23». El carácter de auténtica «benefactoría» espiritual que comportaba este tipo de vínculos es a veces manifestado de manera expresa: en 1204, Martín Pérez donaba a la orden de Santiago la parte que le correspondía en la iglesia de San Pedro de Villadecanes y la mitad de la heredad que poseía en esa villa, y ello lo hacía «pro anima» y «por el mucho bien que me hacen» («multo bono quod mihi faciunt24»). En cualquier caso, aunque no siempre de manera expresa, suele especificarse con claridad que la donación de bienes comporta un vínculo personal que compromete a la obediencia. En estos supuestos, claramente se habla de autoentrega, con independencia de la categoría social de donde proceda el donante. En 1179, era Urraca Rodríguez quien se entregaba a la orden de Santiago, «para servir en ella todos los días de mi vida» («servituram ibi in omnibus diebus vite mee»); la entrega se producía con su villa de Vega de Infanzones y toda su heredad de Mancilleros, herencias ambas de su marido, y en el documento se especificaba el rango de fidalga (file de alco) de la donante25. Hemos mencionado ya el documento por el que, al año siguiente, Pelayo Gallego y su mujer Ocenda se entregaban con todas sus propiedades a fratribus de fraternitate de Santiago y mantenían el usufructo de dichas propiedades donde habitarían mientras vivieran, quedando para la orden después de su muerte; la entrega significaba que en adelante sólo harían servitium a los freires, y éstos les defenderían «como a su hermano» («sicut suum fratrem») de cualquier otra obligación26. Es también el caso, en 1213, de Gonzalo Ibáñez que, al ofrecerse a la orden de Santiago y al prior de San Marcos con toda la heredad que poseía en Fáfilas, prometía obediencia a la orden y al prior, así como vivir «según su mandato» («secundum mandatum eorum27»). Los ejemplos podrían multiplicarse dentro y fuera de la orden de Santiago a lo largo del tiempo28.

  • 29 En 1150, Tomás de Villaescusa se entregaba a la orden del Hospital con la mitad de sus bienes (C. (...)
  • 30 M. Rivera, La encomienda, doc. 189, p. 396. La editora da por supuesto que el quinto es satisfecho (...)
  • 31 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 418, pp. 576-580.

14Dentro de estas premisas de connotaciones esencialmente espirituales, es preciso incluir las numerosísimas donaciones en las que se especifica la entrega del propio cuerpo con el fin de recibir sepultura en los dominios de la institución. En tales casos, y normalmente a cambio de una porción de propiedades —con frecuencia un quinto o la mitad de los bienes—, el nuevo familiar entraba en la órbita protectora de la institución beneficiaria durante y después de esta vida. Algunos primitivos documentos hospitalarios, calatravos y alcantarinos resultan extraordinariamente concisos29, pero en general la mecánica es siempre la misma. Lo vemos en documentos santiaguistas de mediados del siglo XIII. Entre 1241 y 1242 el maestre de Santiago Rodrigo Íñiguez, junto al comendador y freiles de Uclés, reconocía haber recibido el quinto pagado por don Moriel, nuestro freyre, y doña Elvira, su mujer, nuestra freyra; únicamente quedaban por pagar 200 maravedíes que los herederos de doña Elvira debían satisfacer tras su muerte; por último, el maestre disponía que el entierro de esta última se produjera en el monasterio de Las Huelgas si fallecía al norte de la Sierra, o en Uclés si tenía lugar en el sur30. Alguna cautela vemos en el testamento de Suero Rodríguez en el que, en 1251, disponía su enterramiento en San Marcos junto a la entrega de un importante conjunto de propiedades, con la condición de que el monasterio pagara al cabildo de Santa María de Regla, la catedral de León, cuatro maravedíes por mio aniversario; si San Marcos no cumplía con esta condición, las propiedades entregadas pasarían a la Iglesia de León31.

  • 32 J. L. Martín, Orígenes, doc. 141, pp. 327-328.
  • 33 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 158, pp. 265-266.
  • 34 Ibid., doc. 301, pp. 425-427.
  • 35 J. L. Novo, El priorato santiaguista de Vilar de Donas, doc. 38, p. 241.

15Un segundo y muy habitual modelo de vinculación familiar con las órdenes militares es el derivado de fórmulas meramente prestimoniales. Aunque en los ejemplos anteriores no han faltado mecanismos asimilables, nos fijaremos ahora en algunos ejemplos que, sin perder de vista nunca la órbita espiritual en que se enmarcan todas las relaciones de familiaridad, se apartan un tanto de las connotaciones fundamentalmente religiosas que acabamos de ver. En todo caso, estas relaciones prestimoniales de familiaridad conllevan protección y servicios mutuos. En 1182, por ejemplo, Fernando Arias y su mujer Teresa Vermúdez, juntamente con sus hijos, entregaban «por la salvación de nuestras almas» («pro remedio animarum nostrarum») al maestre y toda la orden de Santiago su heredad del monasterio de San Juan de Savardes, a condición de que los donantes o sus hijos, si estaban en condiciones de hacerlo, fueran sus defensores, no pudiendo la orden entregar a otro tal responsabilidad; por su parte, Teresa Vermúdez tendría derecho, en caso de necesidad, viuda o no, de ser aceptada en el monasterio y recibir de él consilium et auxilium, según las posibilidades del mismo; sólo en caso de que la orden desapareciese, la heredad volvería al matrimonio32. Es evidente que la donación es «pro anima» y que la recepción deconsilium et auxilium de parte del nuevo monasterio santiaguista sin duda incluye una dimensión claramente espiritual, pero un documento de estas características no desvela una especial sensibilidad religiosa. Cierta «neutralidad espiritual» no deja tampoco de estar presente en la operación que Pelayo Peláez y su mujer Loba realizan a favor de la orden de Santiago a finales de 1198: entregaban a los freires de Santiago sus cuerpos y cuanta heredad poseían en Marmello; el maestre, a su vez, entregaba a los donantes, fratribus nostris, los bienes cedidos de manera vitalicia y no enajenable, donde vivirían «secundum mandatum et consilium ordinis», permitiéndoles quedarse con la mitad de lo que ganaran en adelante, y entregando al maestre su mejor «equitatura»33. No es infrecuente que toda una encomienda entrara a formar parte de una relación de familiaridad prestimonial. En 1226, Martín y su mujer Cristina, con sus dos hijos, entregaban cuerpos y almas junto con todas sus propiedades ubicadas en Zamora al comendador mayor de la orden de Santiago en León y al prior y freires de San Marcos; a cambio, éstos recibían al matrimonio por nostros companneros entregándoles en encomienda la casa santiaguista de Lauadrina34. A veces, era la mera relación prestimonial la que, con el tiempo, generaba los correspondientes lazos de familiaridad. Lo vemos en el caso de Urraca Díez que, cuando en 1268 renovaba con el prior santiaguista de Vilar de Donas el prestimonio de que había gozado su marido, comienza entonces a tenerse por «figresa do moesteyro e por amigo [sic]35». Es una relación fundamentalmente económica la que, en este caso, ha generado la familiaridad espiritual.

  • 36 AHN, OOMM, Calatrava, carp. 456, doc. 48; R. Menéndez Pidal, Documentos lingüísticos de España, t. (...)
  • 37 Ya conocemos el caso de Pascual de Alberit y su mujer María que se entregaban a la orden de Santia (...)
  • 38 Si sobreviviera al combate y muriera sin hijos, la manda se mantendría en los mismos términos, y s (...)

16Un tercer modelo de vinculación familiar, con independencia que aparezcan en él muchos, incluso todos los elementos que hemos visto hasta ahora, es el que prima la entrada del familiar en la institución. Se trata, en definitiva, de un eventual mecanismo de reclutamiento. En muy pocos casos ese reclutamiento es cauce de incremento del potencial militar de las distintas órdenes. En el supuesto de haber enviudado podría haber sido el caso de Rodrigo Ibáñez que, en 1203, recibía vitaliciamente del maestre y orden de Salvatierra una heredad en Seseña; a cambio, quedaba obligado a pagar el diezmo anual por ella recuperándola la orden a su muerte, momento en que entregaría también el quinto de sus bienes muebles por sua alma; pues bien, en caso de quedar viudo, el beneficiario podría ingresar en la orden como fraire con lo que conservara de su heredad36. Años antes, probablemente en 1185, habría sido también la viudez la causa de un destino estrictamente militar para Pascual Alberit, un comprometido familiar de la orden de Santiago37. Y es posible que también ingresara, en este caso en la orden de Salvatierra —nombre que recibe la de Calatrava en el transcurso de los años en que esta plaza cayó en poder de los musulmanes— un caballero llamado Peregrino; éste, en vísperas de Las Navas de Tolosa, se comprometía a ingresar en la orden de Salvatierra, «sin ninguna otra unión extra marital sino la vuestra» («nullam aliam nisi vestram extra maritalem copulam») ; se contemplaba la posibilidad de que murierain hoc bello, en cuyo caso todos sus bienes pasarían al convento de la milicia a condición de que éste, a su vez, entregara veinte áureos al convento de Escalda y otros veinte a los hijos de un hortelano de su padre; con todo su compromiso de ingreso no era demasiado firme, pues el documento que lo contiene acaba especulando con la doble posibilidad de que el caballero acabara sus días con y sin hijos38.

  • 39 Los ejemplos son muy numerosos. En el caso de la orden de Santiago, vemos cómo ya a comienzos de 1 (...)
  • 40 Son muy conocidos los casos de los hermanos Lara en las primeras décadas del siglo XIII. En efecto (...)
  • 41 No tenía opción Teresa Fernández, mujer de Gil Manrique; como ya sabemos, ambos esposos en 1238 ha (...)
  • 42 J. González, Regesta de Fernando II, p. 112. Un año después, la reina desposeída entregaba un conj (...)

17En ninguno de estos supuestos el compromiso de ingreso en las activas filas de la caballería militar resulta verificable. En realidad, no lo es en la inmensa mayoría de los casos en que tal compromiso se convierte en una eventualidad de futuro sujeta a la libre elección de la vida religiosa por parte del nuevo familiar de la institución39, una eventualidad que en algunos casos solo se verificaba cuando ese familiar se hallaba en trance de morir40. Por otra parte, en ocasiones, ese compromiso de ingreso afecta a mujeres viudas que podían o debían, según los supuestos, abrazar la vida religiosa si el acuerdo de familiaridad suscrito previamente se veía truncado por la muerte del esposo41. Aunque cabe también la posibilidad de que una separación en la que mediara una anulación matrimonial fuese el origen del ingreso de una mujer sin que previamente hubiera ningún compromiso en este sentido. Es el caso de la reina de León Urraca Alfonso, la mujer de Fernando II, a la que una sentencia canónica obligó en 1175 a separarse de su esposo. Pues bien, aquel mismo año Urraca ingresaba en la orden de San Juan42.

  • 43 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos, doc. 158, pp. 265-266.
  • 44 M. Rivera, La encomienda, doc. 70, pp. 283-284.
  • 45 R. Menéndez Pidal, Documentos lingüísticos, doc. 269, pp. 364-365.
  • 46 AHN, REOC, II (1342 c), fº 51; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatra (...)
  • 47 L. Salazar, Pruebas, pp. 672-673; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Cala (...)

18Vemos, pues, que los distintos modelos de adscripción laical a las diversas órdenes, en general, no conllevan obligaciones estrictas de carácter militar. La especificidad vocacional y carismática de los freires no encontró un cauce de enriquecimiento especialmente relevante en el ámbito de la familiaridad. Todo lo más, y dejando al margen los casos de potencial ingreso por parte de caballeros, a los que acabamos de referirnos, las mandas de los nuevos familiares incluyen ocasionalmente caballos y armamento. Veamos algunos casos. Nos hemos referido ya a la entrega de una equitatura como parte del pacto de familiaridad suscrito en 1198 entre el matrimonio formado por Pelayo Peláez y doña Loba y la orden de Santiago43. Más interés tiene otro documento santiaguista solo un poco posterior: cuando a comienzos del siglo XIII Miguel Ibáñez entregaba Aloyón a la orden de Santiago con todas sus rentas salvo «la meatad del pan» que quedaría para su mujer, el donante entregaba también, además de su cuerpo y otros bienes, su caballo con brafoneras, loriga personal y de caballo, yelmo, espada, escudo, lanza y una tienda de lino44. En fechas muy cercanas, concretamente en 1210, en la antesala cruzadista de Las Navas, el adalid Farripas, que junto con su mujer había entregado un quinto de sus bienes a la orden de Salvatierra con compromiso de enterramiento en las dueñas de San Clemente de Toledo, no deja de especificar que su caballo y armas pasarían al hospital de Salvatierra45. Ya hemos visto, por otra parte, cómo en vísperas de Las Navas —en abril de 1212— un caballero llamado Peregrino se comprometía a ingresar en la orden de Salvatierra, pero en caso de morir con hijos, éstos heredarían sus bienes con la obligación de entregar a la orden 200 áureos, además de su caballo y armas de madera y hierro46. También conocemos el caso del ingreso en 1238 como familiar de la orden de Calatrava de Gil Manrique y su mujer Teresa Fernández entregando, para después de su muerte, el quinto de sus propiedades así como lorigas, tanto personales como de sus caballos47.

  • 48 Así lo hizo Inocencio III en 1213. Véase Ph. Josserand, Église et pouvoir, p. 114.
  • 49 D. Carraz, L’Ordre du Temple, pp. 337-345.

19Las dificultades que ofrece el estudio de la familiaridad laical vinculada a las órdenes militares es proporcional a la importancia que adquirió el fenómeno en los siglos centrales de la Edad Media. De esa importancia nos habla el recelo que en ocasiones mostraron los más altos responsables de la jerarquía eclesiástica ante un fenómeno que podía llegar a poner en peligro el complejo entramado de derechos diocesanos y su fundamento parroquial48. Los recelos no impidieron su desarrollo, y la Península Ibérica, y concretamente los reinos de León y Castilla en que hemos fijado nuestra atención, fueron escenario generoso para el mismo. Hemos visto las dificultades que ofrece reducir a parámetros precisos un fenómeno cuya complejidad deriva de las motivaciones fundamentalmente espirituales de quienes lo protagonizan. La familiaridad supone la entrada en una vida semi-religiosa, en una parentela espiritual49, abierta por el imperativo del imaginario devocional a las fórmulas más variadas que quepa imaginar. Por ello, la terminología puede no ser siempre un buen aliado a la hora de establecer criterios clasificatorios. Solo desde el análisis de las consecuencias que comportan los distintos procedimientos de vinculación, es posible atisbar un complejo panorama que hemos procurado reducir a tres posibilidades.

20Utilizando esta perspectiva, nos hemos encontrado en primer lugar con la familiaridad que busca ante todo y esencialmente protección espiritual. Ciertamente no es incompatible con los correspondientes compromisos sobre bienes materiales, pero la intencionalidad de este supuesto descansa fundamentalmente en la tranquilidad que generaba en los fieles contar con la cobertura de una poderosa institución religiosa en vida y también en muerte, ya que la obtención de sepultura bajo jurisdicción de los freires constituye un aliciente fundamental. En segundo lugar, hemos visto una familiaridad tejida en torno a intereses derivados de fórmulas prestimoniales. No queda excluido en ningún caso el planteamiento espiritual, pero son los servicios mutuos los que cimentan esta segunda vía de acceso a la protección de las órdenes. Finalmente hemos aludido también a un supuesto en el que lo que prima es la posibilidad de un futuro ingreso de pleno derecho en la institución protectora, una suerte de cauce de reclutamiento que ciertamente no constituyó nunca una vía masiva para el incremento de los efectivos de las milicias. Ninguno de estos modelos se da en estado puro, y el protagonismo de la mujer resulta en todo caso decisivo.

Notes

1 Este estudio forma parte del proyecto de investigación Iglesia y legitimación del poder político. Guerra santa y cruzada en la Edad Media del occidente peninsular (1050-1250), financiado por la Subdirección General de Proyectos de Investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación (referencia: HAR2008-01259/HIST). J. Alberigo, Conciliorum Oecumenicorum, pp. 216-217.

2 Ibid., p. 261.

3 Primera Partida, Tit. xiii, ley vii.

4 Esa variedad comienza por expresarse a través de una nomenclatura de lo más diverso: familiarii, fratres, laici, socii, oblatiarii, devoti, donati… La cuestión ha sido apuntada en reiteradas ocasiones. Véase A. Linage, La vida cotidiana de los monjes, p. 75.

5 L. J. Lekai, Los cistercienses, p. 489, en relación a los cistercienses, ha llamado la atención acerca de que el éxito indiscutible de la orden solo puede explicarse gracias a la interacción que se produjo desde un principio entre ésta y la sociedad. El fenómeno de familiaridad es obviamente una de las manifestaciones de esa interacción.

6 H. Nicholson, Los templarios, pp. 37-39 y 187-189.

7 J. Riley-Smith, The Knights of St John, pp. 243-245.

8 Para F. Tommasi, «Uomini e donne negli ordini militari», existen fundamentalmente dos categorías de laicos vinculados a la espiritualidad de las órdenes militares y responden a lo que él define como «internos» y «externos», dependiendo del grado de compromiso personal — donados frente a meros beneficiados espirituales — y su permanencia dentro o fuera de la institución.

9 Ph. Josserand, Église et pouvoir, pp. 112-121.

10 En este sentido, resulta modélico su exhaustivo artículo: D. Carraz, s. v. «Confraternité», pp. 252-256. Ya en un importante trabajo anterior, Carraz había establecido los criterios de la sepultura del familiar y de la distinción monástica entre cofrades y donados como los más determinantes a la hora de establecer diferencias en el complejo mundo de la vinculación laical a las órdenes militares: D. Carraz, L’ordre du Temple, pp. 332-337. Véase igualmente C. de Ayala Martínez y D. Carraz, s. v. «Confréries militaires», pp. 256-258.

11 En su momento hicimos una aproximación general al tema: C. de Ayala Martínez, Las órdenes militares hispánicas, pp. 185-188. Véase asimismo: E. Rodríguez-Picavea Matilla, Los monjes guerreros, pp. 318-320.

12 J. L. Martín, Orígenes, doc. 107, p. 290.

13 Archivo Histórico Nacional de Madrid (AHN), Órdenes Militares (OOMM), San Juan de Jerusalén, carp. 580, doc. 2; C. Barquero Goñi, Los hospitalarios en Castilla y León, t. III, doc. 189, pp. 1205-1207.

14 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 389, pp. 539-541.

15 I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatrava, p. 89.

16 J. L. Martín, Orígenes, doc. 178, p. 359.

17 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 158, pp. 265-266.

18 AHN, OOMM, Calatrava, carp. 458, doc. 87; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatrava, pp. 57-58.

19 AHN, OOMM, Calatrava, carp. 458, doc. 78. Torres y Tapia alude a un documento alcantarino de 1235 en el que una tal María Querasa se hacía familiar y freira de la orden, tras la entrega de ciertos bienes y con el compromiso de enterrarse en Santo Tomás de Alba (A. de Torres y Tapia, Crónica de la orden de Alcántara, t. I, p. 292).

20 En relación a la equiparación de profeso y confreire es significativo el supuesto por el que en 1242 Fernando Pérez y María Pérez, su mujer, acuerdan con el priorato de San Marcos que renunciarían a una heredad que el monasterio reclamaba como suya y, a cambio, además de recibirla, junto con otra, en préstamo vitalicio no enajenable con pago de la correspondiente renta, se entregaban «por uestros professos» comprometiéndose a «tomar» la orden de Santiago si se decidían por la vida religiosa, y si finalmente no ingresaban en la orden, en cualquier caso sí se enterrarían en el convento haciéndolo objeto de las limosnas que pudieran dar. El prior, en efecto, los recibía por «nostros familiares e por nostros confreires en todo nuestro beneficio enno temporal como enno spiritual» (B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 391, pp. 543-545).

21 Pensemos en el conocido caso de una donada del Temple, Ermengarda, que en los últimos años del siglo XII entra en la orden junto con su marido en calidad de soror y que poco después figura como preceptrix de la casa de Rourell. Los documentos sobre el particular: J. Mª Sans i Travé, Col lecció diplomática de la Casa del Temple de Barberà, docs. 184,185 y 193. Véase H. Nicholson, Los templarios, pp. 186-187. Pero es evidente y nada excepcional que un familiar pudiera llegar a hacerse con la gestión de bienes de una determinada milicia, recibiendo, junto a la encomienda de bienes, la propia designación de comendador. Es el caso, por ejemplo, de un médico de la corte de Alfonso VIII, Gonzalo, que después de entregar en 1186 un conjunto de bienes a la orden de Santiago, se convertía vitaliciamente y en nombre de la orden en comendador de todas esas posesiones, con las naturales restricciones de enajenación (J. L. Martín, Orígenes, doc. 195, pp. 376-377). La confusión a la que este tipo de reconocimientos podía dar lugar, la demuestra que la propia orden no llegara a tener del todo claro el carácter de auténticos profesos de este tipo de «comendadores». De hecho, y en lo que respecta al médico Gonzalo, solo tres años después de su acuerdo con los santiaguistas, éstos les dispensaban de todo voto o profesión, «si fecerunt» , revertiendo a ellos nuevamente los bienes que habían entregado a la orden, de los que ésta solo se beneficiaría del quintopost mortem (J. L. Martín, Orígenes, doc. 251, p. 426). Hay que decir, sin embargo, que tampoco el concepto de profesión tiene el significado inequívoco que hoy le podemos conceder. Cuando en 1190 Fernando Rodríguez de Azagra, Dei gratia señor de Albarracín, entregaba «pro anima» a la orden de Santiago Santa María de Albarracín, él mismo dice entregarse y hacer profesión en la milicia; pero está claro que esa profesión no equivale por supuesto a la toma de hábito; de hecho, más adelante el documento de concesión especifica que si aconteciese su muerte «antes de tomado el hábito» («ante susceptum religionis habitum»), tenga la orden potestad de enterrar su cuerpo según prescripción reglar (J. L. Martín, Orígenes, doc. 266, pp. 438-439). En este caso, es obvio que la profesión es una promesa solemne de connotaciones feudales que no se relaciona con el ingreso formal en la orden. Así, a principios del siglo XIII, el hijo de Fernando Rodríguez, Pedro Fernández de Azagra, «famulus Sancte Marie et dominus de Alvarrazin», hace «voto et promissione» en mano de don García González, comendador de Uclés, de modo que nunca ingresará en otra orden que no sea la de Santiago y para que, cuando fallezca, sea enterrado en el convento de la orden (M. Rivera, La encomienda, el priorato y la villa de Uclés, doc. 67, pp. 281-282). De todas formas, y volviendo concretamente sobre el tema de la presencia de la mujer en el Temple, no está del todo resuelto. Sabemos que, al menos, sí disponían de un convento de monjas en Alemania: en 1272 el obispo de Worms traspasaba a la jurisdicción de la orden el convento femenino de Mühlen (H. Nicholson, Los templarios, pp. 184-185).

22 AHN, Registro de Escrituras de la Orden de Calatrava (REOC), I (1341c), f º 43; E. Rodríguez-Picavea Matilla, La orden de Calatrava en los siglos XII-XIII, t. III, doc. 33, pp. 721-722.

23 «… iam non militemus nec pugnemus huic seculo, set militemus et pugnemus una cum omnibus qui in Ordine militant et pugnant ut accipiamus coronam inmarcessibilem et remunerationem a Domino Ihesu Christo». J. L. Martín, Orígenes, doc. 85, pp. 264-265.

24 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 186, p. 297.

25 J. L. Martín, Orígenes, doc. 96, pp. 276-277; B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 66, pp. 139-140.

26 J. L. Martín, Orígenes, doc. 107, p. 290.

27 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 223, p. 337.

28 Un nuevo y significativo ejemplo santiaguista es el que nos proporciona en 1197 Marina Núñez quien, al donar la heredad que poseía en la tierra asturiana de Nava, en Villamartín, donaba también su cuerpo «ad suum seruicium»; la única condición era que, en caso de que la orden decidiera desprenderse de estos bienes, los ofreciera en primer lugar a los padres de la donante (B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 148, pp. 253-255). Un ejemplo calatravo puede ser el de Domingo Fierro y Leocadia de Cifuentes, su mujer, quienes en 1232 se entregaban a la orden de Calatrava con cuerpos y haberes y con lo que pudieran ganar en adelante «a seruitio de Dios e de la orden de Calatraua»; se comprometían, además, a que si uno de ellos enviudara, no podría volver a casarse (R. Menéndez Pidal, Documentos lingüísticos de España, t. I, doc. 254, p. 341).

29 En 1150, Tomás de Villaescusa se entregaba a la orden del Hospital con la mitad de sus bienes (C. de Ayala Martínez, Libro de privilegios de la orden de San Juan de Jerusalén, doc. 61, p. 214). Cinco años después era Pedro Gonzalo quien se entregaba a la misma orden donándole post mortem todos sus bienes (ibid., doc. 67, p. 222), y en 1173 lo hacía el conde don Pedro de Asturias con todas sus heredades en Galicia, Asturias, León, Castilla y Nájera (ibid., doc. 111, pp. 280-281). Algunos ejemplos calatravos pueden ser el de María, mujer de Pedro Domínguez «el Tuerto», quien en 1200 daba al convento de Salvatierra y al comendador Rodrigo Díaz de Maqueda su cuerpo y la quinta parte de sus bienes muebles y raíces (AHN, OOMM, Calatrava, carp. 456, doc. 40; AHN, REOC, I [1341c], fº 160), y al año siguiente era Pedro Miguel Cojo y su mujer María quienes se entregaban como familiares a la orden de Salvatierra con el quinto de todos sus bienes (AHN, OOMM, Calatrava, carp. 456, doc. 44). Este mismo año lo hacía don Pedro Ruiz concediendo 1.000 maravedíes para que le enterrasen en su convento (AHN, OOMM, Calatrava, carp. 456, doc. 43). Años más tarde, en 1232, era la condesa doña Elo quien se entregaba en cuerpo y alma a la orden de Calatrava y a su maestre Gonzalo Ibáñez con un quinto de 2.000 maravedíes, poniendo como garantía de esa cantidad su heredad en Cuéllar (AHN, REOC, II [1342c], fº 158). Por fin, en 1246, otro conde, don Rodrigo, se entregaba como familiar a la orden de Calatrava con 5.000 maravedíes en concepto de quinto para ser enterrado en el convento de Calatrava (Cit. F. de Rades y Andrada, Chronica de las tres órdenes. Chronica de Calatrava, fº 41).

30 M. Rivera, La encomienda, doc. 189, p. 396. La editora da por supuesto que el quinto es satisfecho a raíz de la recepción en la orden, pero expresamente este dato no aparece en el documento.

31 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 418, pp. 576-580.

32 J. L. Martín, Orígenes, doc. 141, pp. 327-328.

33 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 158, pp. 265-266.

34 Ibid., doc. 301, pp. 425-427.

35 J. L. Novo, El priorato santiaguista de Vilar de Donas, doc. 38, p. 241.

36 AHN, OOMM, Calatrava, carp. 456, doc. 48; R. Menéndez Pidal, Documentos lingüísticos de España, t. I, doc. 263, p. 356.

37 Ya conocemos el caso de Pascual de Alberit y su mujer María que se entregaban a la orden de Santiago con todos sus bienes, salvo la mitad, si tuvieran hijos; en caso de que María enviudara, conservaría todos los bienes mientras viviese habitando en su casa, según acuerdo y provisión del maestre, y quedando a su muerte todo para la orden; si fuera Pascual quien enviudara, iría a la frontera y disfrutaría allí de todos sus bienes vitaliciamente, según provisión del maestre (J. L. Martín, Orígenes, doc. 178, p. 359).

38 Si sobreviviera al combate y muriera sin hijos, la manda se mantendría en los mismos términos, y sólo si muriera con hijos, éstos heredarían sus bienes quedando obligados a entregar a la orden 200 áureos, su caballo y armas de madera y hierro. AHN, REOC, II (1342 c), fº 51; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatrava, pp. 451-452.

39 Los ejemplos son muy numerosos. En el caso de la orden de Santiago, vemos cómo ya a comienzos de 1197 Juan y Domingo se entregaban con todos sus bienes al puente y convento de San Marcos, «debiendo disponer a partir de ellos de lo suficiente para sustentarse y vivir bajo techo» («habentes igitur de predictis bonis uictus et tegumentum his contenti esse uolumus», B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 144, pp. 248-249). Lo que sobrara sería invertido en la obra del puente que se comprometían a custodiar. En caso de querer ingresar en la orden, serían recibidos en ella (Ibid., doc. 144, pp. 248-249). Solo unos años antes, la condesa doña Sancha se entregaba a la orden de San Juan en 1178, comprometiéndose a tomar el hábito hospitalario o a donar a la orden cuantos bienes había recibido en arras de su marido el conde Pedro Alfonso (C. de Ayala, Libro de privilegios de la orden de San Juan, doc. 131, pp. 306-307). A comienzos del siglo XIII, Pedro Fernández de Azagra, famulus Sancte Marie et dominus de Alvarrazin, hacía voto et promissione en mano de don García González, comendador de Uclés, de modo que nunca ingresaría en otra orden que no fuera la de Santiago (M. Rivera, La encomienda, doc. 67, pp. 281-282). En 1242, Fernando Pérez y María Pérez, su mujer, ingresaban como professos comprometiéndose a tomar la orden de Santiago si se decidían por la vida religiosa (B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos de León, doc. 391, pp. 543-545). Otro caso especialmente conocido en la orden de Santiago es el del infante don Manuel y su mujer Constanza que en 1261 se comprometían a tomar su hábito si optaban por la vida religiosa (M. Rivera, La encomienda, doc. 213, pp. 420-422. Véase Ph. Josserand, Église et pouvoir, p. 118). No faltan tampoco ejemplos en la orden de Calatrava. En 1223, Juan Estébanez y su mujer Justa, utilizando una curiosa retórica justificativa, prohijaban a la orden huyendo de la bíblica maldición de la esterilidad y decidían que solo ingresarían Calatrava caso de decidirse a tomar el hábito (AHN, OOMM, Calatrava, carp. 458, doc. 87; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatrava, pp. 57-58). Es muy conocido, por otra parte, el caso del infante Alfonso, señor de Molina y Mesa, que en 1254 se comprometía ante Fernando Ordóñez, maestre de la orden de Calatrava, a, caso de profesar, hacerlo en su milicia (ibid., p. 89).

40 Son muy conocidos los casos de los hermanos Lara en las primeras décadas del siglo XIII. En efecto, la Crónica Latina de modo más escueto, y la de Rodrigo Jiménez de Rada, de forma más detallada, relatan los últimos días de los condes Álvaro y Fernando Núñez de Lara, el primero ingresando en la orden de Santiago y el segundo en la del Hospital. Según el relato más detallado del arzobispo, el conde don Álvaro, aliado de Alfonso IX, comenzó a sentirse enfermo cuando se firmaba la tregua entre el monarca leonés y su hijo Fernando III (Toro, agosto de 1218). Fue trasladado a Toro donde, acuciado por la angustia de la muerte y también del tratado, ingresó en la orden de Santiago. Murió allí y su cuerpo fue conducido a Uclés donde fue enterrado. Poco tiempo después, su hermano el conde Fernando, ante el fracaso de sus planes en Castilla, se trasladó a Marruecos para ponerse al servicio del califa almohade. Sintiéndose enfermo, fue trasladado al barrio de Elvira, cercano a Marrakech, habitado únicamente por cristianos. Próxima su muerte, tomó el hábito del Hospital de manos del freire Gonzalo, que había sido familiar de Inocencio III, y junto con otros cristianos fallecidos también allí, fue trasladado a la casa del Hospital de Puente Fitero, en la diócesis de Palencia, y allí fue enterrado por su esposa la condesa Mayor y sus hijos Fernando y Álvaro (Crónica Latina de los Reyes de Castilla, p. 58; R. Jiménez de Rada, Historia de Rebus Hispaniae, lib. IX, cap. ix).

41 No tenía opción Teresa Fernández, mujer de Gil Manrique; como ya sabemos, ambos esposos en 1238 habían sido recibidos en la orden de Calatrava «por nuestros familiares en espiritual y en temporal», entregando un quinto traducido en heredades y rentas concretas por valor de 3.000 maravedíes, así como lorigas personales y de caballos, para después de su muerte. En caso de enviudar, don Gil podría tomar el hábito de Calatrava, pero si era su mujer la viuda, habría de hacerlo necesariamente (L. Salazar, Pruebas, pp. 672-673; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatrava, pp. 452-453).

42 J. González, Regesta de Fernando II, p. 112. Un año después, la reina desposeída entregaba un conjunto de bienes a la orden con reserva de usufructo «por la salvación de mi alma y la de mis padres, y porque soy profesa en esta orden» («pro remedio anime mee et parentum meorum, et idcirco quod sum professa in ipso ordine» , C. de Ayala Martínez, Libro de privilegios de la orden de San Juan, doc. 127, pp. 302-303). A partir de entonces, en la documentación es designada como freyra de la orden (J. González, Regesta de Fernando II, p. 112).

43 B. Casado, Colección documental del Priorato de San Marcos, doc. 158, pp. 265-266.

44 M. Rivera, La encomienda, doc. 70, pp. 283-284.

45 R. Menéndez Pidal, Documentos lingüísticos, doc. 269, pp. 364-365.

46 AHN, REOC, II (1342 c), fº 51; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatrava, pp. 51-52.

47 L. Salazar, Pruebas, pp. 672-673; I. J. Ortega y Cotes et alii, Bullarium ordinis militiae de Calatrava, pp. 452-453.

48 Así lo hizo Inocencio III en 1213. Véase Ph. Josserand, Église et pouvoir, p. 114.

49 D. Carraz, L’Ordre du Temple, pp. 337-345.

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search