Version classiqueVersion mobile

Expertise et valeur des choses au Moyen Âge. II

 | 
Laurent Feller
, 
Ana Rodríguez

Conclusion

Ana Rodríguez

Texte intégral

1Una consideración destacada del volumen precedente a éste, Expertise et valeur des choses au Moyen Âge. I. Le besoin d’expertise, animado por similares planteamientos y enfrentado a cuestiones próximas a las que aquí se presentan, es que el de expertise no es un concepto indígena, esto es, no está presente en el léxico medieval: son las cualidades de los hombres, depositarios de un saber que les autoriza a imponer soluciones jurídicas o técnicas en una situación concreta, las que definen si la acción que realizan es la propia de un experto. Si nos atenemos a una cuestión puramente de vocabulario, la incomodidad que provoca el uso de un concepto cuya definición es elusiva en las fuentes de la época se agudiza si se escribe –como esta conclusión– en español, donde la ausencia de una traducción literal del sustantivo expertise obliga a servirse de paráfrasis, neologismos y cursivas dado que términos como peritación/peritaje remiten al trabajo o estudio que hace un perito y no abarcan tanto la riqueza como la ambigüedad de las situaciones que aquí se presentan. Vaya por delante esta aclaración terminológica a una cuestión que estará presente de una forma u otra en las páginas que siguen.

2Los conceptos no indígenas, sin embargo, resultan de gran utilidad para abordar problemas teóricos y metodológicos así como para interpretar la complejidad de los procesos históricos. En este sentido, el concepto de expertise tal como se ha usado en sus diversas variantes en este libro remite a un proceso en el que los actores acreditan cualidades diversificadas, ligadas a su saber hacer profesional –aunque no sólo a él– que se revelan en el mundo de las culturas prácticas en situaciones sociales, económicas y jurídicas específicas, yendo más allá de la simple experiencia profesional en un oficio. En una encrucijada entre historia económica, cultural y social, los capítulos que conforman este libro – como se ha advertido en la introducción– parten de la función económica en toda una variedad de procesos en los que intervienen los expertos en el mundo del trabajo, de la producción y del consumo, para tratar de entender, a través de ellos, algunos de los engranajes del funcionamiento del poder en la sociedad medieval, sus culturas prácticas y la producción de las normas que la rigen.

  • 1 Feller, Rodríguez, 2013; Denjean, Feller, 2013.

3Como ya es habitual en la investigación que de forma conjunta lleva a cabo este equipo de medievalistas desde hace casi diez años, los límites cronológicos y geográficos son amplios, ya que desde sus primeras reuniones se primó la riqueza de los posibles enfoques dentro de una aproximación metodológica coherente junto a la discusión que tal perspectiva podía abrir, frente a una homogeneidad deseable para profundizar en aspectos concretos pero menos adecuada para abordar cuestiones que trascienden un marco histórico concreto1. En este sentido, el recorrido se inicia en la abadía carolingia de Corbie y acaba en los inventarios post mortem de Dijon a mediados del siglo xvi, pasando por el Saint Denis de Suger a mediados del siglo xii, las décadas previas a la cruzada de Luis IX, los repartimientos de las tierras conquistadas de al-Andalus de la segunda mitad del siglo xiii, las minas y las aduanas de la Corona de Aragón, las actividades comerciales en ciudades como París, Venecia o Valencia en la Baja Edad Media y los procesos judiciales en ese mismo periodo en algunas de las ciudades citadas y en otros territorios como Navarra, el Languedoc y la Toscana italiana.

4No es un recorrido homogéneo: los siglos finales de la Edad Media aportan para la cuenca mediterránea una variedad de fuentes diplomáticas, jurídicas y normativas, procedentes de los cartularios regios, de los gobiernos de las villas o de los registros comerciales y notariales, que permite acercarse a la identidad social de los expertos y a los procedimientos del expertise, progresivamente recogidos por escrito y en algunos casos conservados en los archivos. El volumen y la diversidad documental permiten también, al menos hasta cierto punto, rastrear la toma de decisiones, analizar los discursos y cotejar los textos normativos con prácticas cada vez más profesionalizadas a medida que se avanza en el tiempo.

  • 2 Devroey, 2006.

5La complejidad de los siglos altomedievales obliga a tener en cuenta, no obstante, aspectos que luego se manifestarán con mayor claridad en la Baja Edad Media, algunos relacionados con las competencias de los expertos, las fuentes de su legitimidad –a caballo entre el poder político y la comunidad– y las formas de transmisión del conocimiento, otros con su papel en una economía de salvación donde el saber técnico se conjugaba con la calidad moral para la realización de una obra providencial. Los ejemplos de la Alta Edad Media, de hecho, plantean controversias que desafían, como ha indicado L. Feller al analizar las competencias de Adalard de Corbie en el siglo ix, una presunción bastante extendida según la cual se habría negado la capacidad de racionalidad y de expertise económica a las elites carolingias. Mientras que el volumen previo D. Panfili mostraba con claridad que los saberes expertos se transformaron a lo largo del siglo xi en función de las necesidades sociales y económicas impuestas por la reforma gregoriana, S. Leturcq ha identificado aquí el campo en el que el abad Suger de Saint Denis actuaba en el siglo xii como el de la economía cristiana y la utilitas ecclesiae, engrosando así las filas de los muchos grandes eclesiásticos que, en palabras de J.-P. Devroey, fueron actores racionales en la gestión de sus dominios territoriales2. Su conocimiento experto reposaría, en el contexto de sus acciones y de sus saberes prácticos, en su posición de autoridad y en sus atributos para juzgar a los hombres así como en su capacidad para transformar los bienes materiales en espirituales.

  • 3 Todeschini, 2004. La expresión «pastoral política» procede de Mattéoni, 2008.

6Pero no son sólo los abades altomedievales los expertos en una economía cristiana. M. Dejoux, al analizar las encuestas que Luis IX mandó hacer en su reino entre 1247 y 1270 para reparar las exacciones de su administración, promover la justicia regia y pacificar el reino antes de partir a la cruzada, ha indagado en la fuerte carga teológica y salvífica que imprimen a un proceso administrativo factores como el contexto de la acción regia, la identidad de los encuestadores y los procedimientos expertos que se ponen en marcha. La lógica penitencial de las encuestas de reparación de San Luis, reforzada por el recurso a expertos eclesiásticos, en particular miembros de las órdenes medicantes cuyo expertise en economía cristiana en la segunda mitad del siglo xiii ha sido destacado por G. Todeschini, produjeron, según Dejoux, una pastoral política3.

7No obstante, y hechas las reservas necesarias a una visión teleológica que identificaría mecánicamente la Alta Edad Media con una ausencia de racionalidad económica, de competencias técnicas y de conocimientos expertos, y a la Baja Edad Media con la profesionalización del expertise en el marco de la codificación de los saberes, no cabe duda de que la especialización del mundo del trabajo y de los procesos productivos y el incremento en la circulación de bienes y de su consumo contribuyeron, junto al evidente crecimiento exponencial del volumen documental, a la visibilización y a la profesionalización de expertos, ya notablemente laicos, en la Baja Edad Media. La gestión de los dominios regios de Navarra, de los episcopales de Avignon y de la fiscalidad en Languedoc, los conflictos en el mundo comercial mediterráneo, la estimación del valor del trigo que llegaba a Venecia, los objetos requisados en Marsella o en Lucca, los vendidos de segunda mano en la ciudad de Valencia, los que había que tasar cuando atravesaban las fronteras de los reinos de la corona de Aragón, requerían personas capaces de constatar hechos, evaluar situaciones y elaborar los informes necesarios para producir pruebas, establecer procedimientos judiciales y ayudar en la toma de decisiones.

8En tan amplia cronología y en tan diversos contextos, ¿es posible atribuir rasgos compartidos a la gran variedad de expertos que aparecen en los capítulos de este libro? Las fuentes medievales están llenas de personas con competencias particulares, un saber-hacer técnico y conocimientos teóricos sobre los campos que dominaban. Todos los autores coinciden en identificar, como también se ha señalado en la introducción, que el experto es un personaje que reúne todas estas características, gracias a las cuales está en condiciones de decir lo que valen las cosas, de establecer equivalencias entre unas y de formular las bases del intercambio equitativo entre las partes, competencias que en ciertas ocasiones le otorgan una posición de autoridad y le permiten formar parte de una elite definida por el saber y la competencia. Pero si hay algo que queda claro en las contribuciones aquí recogidas, es estas competencias no son suficientes para definir el papel de los expertos en el mundo medieval. Es preciso un reconocimiento formal, no simplemente tácito, una designación por una autoridad constituida o por una opinión compartida, merecer una confianza de tipo colectivo. La posición del experto está entonces justificada por su reputación de excelencia y por el lugar eminente que ocupa en su esfera de actividad.

9Adalard de Corbie y Suger de Saint Denis, como bien han mostrado L. Feller y S. Leturcq, detentan una posición de autoridad que refuerza el peso de su opinión experta. Adalard, primo de Carlomagno, es retratado como un hombre de gran competencia cuyo saber y experiencia, así como un lugar destacado en la jerarquía política que le otorga la autoridad necesaria para imponer y legitimar las soluciones que ofrece, hacen que se recurra a él en situaciones que requieren expertise: calcula la cantidad de pan necesaria para el consumo de quienes se alimentaban a diario en la abadía de Corbie en el siglo ix y trata de equilibrar el interés del monasterio con la equidad en el sistema de redistribución del diezmo, mientras que sus competencias se movilizan para mediar entre los monasterios de Brescia y de Nonantola en 813. El discernimiento, la discretio, es la virtud que guía los pasos expertos de Adalard. La prudentia, junto al dominio de numerosas competencias reflejadas en De administratione sua, saber pragmático y capacidad de mando, hacen del abad Suger de Saint Denis un experto en la economía cristiana, es decir, en la gestión de recursos necesarios para la vida comunitaria y la realización de la misión monástica. El saber técnico, en ambos casos, es inseparable de las cualidades morales que lo legitiman.

10Estar en posesión de cualidades morales específicas, y no sólo técnicas y de prestigio profesional, parece ser por tanto una condición necesaria para definir los expertos medievales tal como se conciben en este libro, al margen de los oficios en cuyo seno las ejercen. En las disputas comerciales en grandes urbes mediterráneas como Valencia en la Baja Edad Media, se requería de manera creciente el conocimiento experto de algunos mercaderes que pudieran constatar hechos, evaluar situaciones y elaborar informes que argumentaran los arbitrajes comerciales y que sirvieran de apoyo a las decisiones judiciales. Los criterios para elegir a los árbitros enumerados por D. Igual Luis eran la competencia en asuntos mercantiles, estar en posesión de saberes prácticos y el prestigio profesional que implicaba el reconocimiento colectivo. La pericia técnica y profesional que enseñaban los manuales de mercadería debía ir necesariamente acompañada de un comportamiento honrado y ético que fuera en beneficio de la comunidad adornado por virtudes como la prudencia, condiciones profesionales y morales que a su vez construían famas y reputaciones.

11El expertise notarial de los notarios del rey en el Chatelet de París en los siglos xiv y xv, tal como ha mostrado J. Claustre, estaba también estrechamente vinculado a exigencias técnicas –la memoria, la práctica escrita– y a exigencias sociales, esto es, a una forma de ser, un género de vida y un conjunto de comportamientos. La honorabilidad era en este caso fundamental, ya que la confianza era clave en la institución notarial. El saber experto de los notarios tenía un componente moral básico y su discurso incidía en una idoneidad que sólo se conseguía mediante el savoir-faire y las costumbres adecuadas. No se trataba, no obstante, de un discurso inmóvil. Claustre ha abordado una cuestión fundamental y escasamente contemplada en las demás contribuciones, como es la construcción del discurso experto, casi ausente o sumido en la ambigüedad entre las competencias técnicas y las apreciaciones morales hasta la segunda mitad del siglo xv en el caso aquí estudiado, cuando se reivindica un saber específico, ligado a la scientia legum y dotado de una ideología profesional, mediadora entre el saber jurídico y las necesidades domésticas, sostenida en un corpus textual propio, el de los artes notariae.

12Los expertos a los que intentan aproximarse los trabajos aquí publicados no forman un grupo con una composición estable y en permanente despliegue de competencias. Ejercen, más bien, una función, en ocasiones puntual y siempre reversible, como los expertos nombrados en Montpellier para estimar en 1367 el valor de dos mesas de cambistas que estudia P. Chastang, también los nombrados por los jueces en los estatutos comunales de los que habla P. Portet, los tasadores jurados de G. Ferrand que formaban cada año la lista de aptitud de la ciudad de Dijon o los doscientos expertos nombrados oficialmente para cotejar el valor de las mercancías en las aduanas aragonesas del siglo xv analizadas por C. Laliena Corbera. El recorrido por las trayectorias de muchos de ellos y los momentos en los que se hacen visibles en las fuentes muestran que el proceso de expertise es, de hecho, un acontecimiento relativamente poco frecuente que permite movilizar saberes cuando los conocimientos del oficio no son suficientes y que no otorga un estatus permanente a quienes la ejercen.

13En cualquier caso, el de la composición, identidad y funciones de los expertos como grupo –y una de las afirmaciones más sugerentes de este libro es que de hecho no constituían grupo alguno– es un problema complejo en términos sociológicos. Las dudas, solapamientos y contradicciones entre los expertos y las acciones que realizan como aquí se definen y los hombres de oficio, que carecen de la posición particular de autoridad de los expertos pero que en ocasiones pueden confundirse con ellos por sus realizaciones concretas, están muy presentes en las páginas precedentes. Abordar esta cuestión permite, sin embargo, plantear otras que abren a su vez nuevas perspectivas.

  • 4 El concepto de conocimiento tácito fue desarrollado por Polanyi, 1966.

14La reflexión sobre lo que constituyen los conocimientos tácitos y los conocimientos expertos, iniciada en las conclusiones al volumen precedente y continuadas aquí en capítulos como el de C. Verna sobre los expertos en las minas de plata de la Corona de Aragón en los siglos xiv y xv, resulta particularmente útil para afrontar algunas ambigüedades entre especialistas de oficios con competencia técnica y expertos en posesión de autoridad y reconocimiento4. El conocimiento tácito sería así una acepción particular de la excelencia profesional ejercida de forma continua, un saber no formalizado por escrito y transmitido mediante el aprendizaje y la iniciación, más por los gestos, la experiencia y el ejemplo que por las palabras, un conocimiento práctico, en fin, adquirido por acumulación de experiencia profesional, frente a un saber experto, es decir, un conocimiento muy especializado que otorga una autoridad a quien lo posee al margen de cualquier procedimiento o forma de control institucional.

15En dos escalas de observación, las de los polos mineros de envergadura europea y la de las pequeñas explotaciones regionales, la comparación realizada por Verna entre las minas de Pampailly y de Falset frente a la de Montbolo en el distrito minero de Vallespir, permite rastrear la circulación de hombres y saberes entre centro y periferia y distinguir dos niveles de expertos que ejemplifican grosso modo las diferencias entre el conocimiento experto y el conocimiento tácito. En el primer nivel operan quienes gozan de una reputación más allá de las fronteras locales –son renanos, sardos, languedocianos– que se desplazan de explotación en explotación e intervienen puntualmente a petición de las autoridades. En un segundo nivel, el de Vallespir, son los notables rurales –orfebres, apotecarios– capaces de responder a las exigencias técnicas y de transferir sus competencias de un campo, la elaboración de medicamentos, a otro como el de la explotación metalúrgica, quienes aseguran una gestión más a largo plazo.

16Es evidente que no siempre se puede percibir en la documentación medieval los matices que diferencian saberes tácitos y saberes expertos. En las páginas de este libro ambos grupos se entrecruzan con sus características específicas hasta conformar un cuadro complejo. En los repartos realizados por los reyes de Castilla en el siglo xiii de las tierras conquistadas a los musulmanes de al-Andalus entre los conquistadores, algunos de los cuales se han conservado textos tan extraordinarios como el repartimiento de Sevilla, P. Martínez Sopena ha identificado dos tipos de expertos. Los primeros, los partidores principales, procedían del entorno de los conquistadores cristianos, se encontraban vinculados institucionalmente a la corte regia e imprimieron una interpretación del paisaje según su propio horizonte cultural. Los segundos, los partidores medianos y menores, las cuadrillas con escribanos y agrimensores, llevaban a cabo la tarea pobladora mediante la definición de límites, la valoración de los recursos disponibles y el conocimiento de los criterios de medición que habían modelado cada espacio. Para ello se acudía a quienes podían explicar su lógica, a los musulmanes que los habían habitado y cultivado –los moros viejos sabidores– cuyo conocimiento tácito remitía a imaginarios sociales, intereses y horizontes culturales completamente distintos. A estas elites locales se les reconocían competencias particulares, pero no un papel de expertos dotados de autoridad. En las mismas fechas se constata la presencia de estos dos niveles de expertise en el reparto entre los cristianos de las tierras conquistadas a los musulmanes por las tropas aragonesas comandadas por el rey Jaime I. E. Guinot Rodríguez ha puesto de relieve que los repartimientos no suponían únicamente una distribución para dotar a los colonos sino la instauración en las tierras conquistadas de una nueva sociedad feudal en sus aspectos políticos, jurídicos, económicos, religiosos, culturales e ideológicos. Para este proceso de conversión del valor se necesitaron expertos que procedieran, en un primer nivel, a la identificación física y a la entrega de los lotes mediante un procedimiento dirigido a escala local por los agentes de la corona o de los señores, los partitores o divisores que identificaban el parcelario y establecían mediante su autoridad la legalidad de los límites. En un segundo nivel, los quinonarios y los sogueiatores –procedentes con frecuencia de las mismas villas que se repartían– medían los terrenos con ayuda de sus cuerdas y llevaban materialmente a cabo la operación dado que tenían los conocimientos necesarios de geometría.

17En una cronología y ámbito cultural totalmente diferente al andalusí, una de las trayectorias que mejor ilustra los distintos niveles en los que se ejerce el expertise, así como la relación entre autoridad de experto y saber técnico y la complementariedad entre la práctica agrimensora y la teoría escrita, es la de Bertrand Boysset, analizada por P. Portet. Autor de dos tratados de metrología en lengua provenzal ilustrados por él mismo –La siensa de destrar y La siensa de atermenar–, Boysset ejerció de agrimensor de tierras y viñas en Arlés en el tránsito entre los siglos xiv y xv una vez culminado el proceso de institucionalización y el encuadramiento municipal del oficio. Su bien documentada vida y el conocimiento de su obra han permitido indagar en la relación entre lo que escribió y dibujó, lo que hizo y cómo lo hizo, a caballo entre sapitores –en posesión de técnicas especializadas– y quienes llevaban a cabo misiones particulares a petición de las autoridades urbanas. En los inventarios post mortem conservados en Dijon para los siglos xiv y xv también se observa la existencia de dos niveles de procedimiento experto en el inventario y evaluación de los bienes y objetos consignados. G. Ferrand ha mostrado cómo la identificación y la evaluación generalista se confiaba a tasadores jurados inscritos anualmente en la lista de aptitud de la ciudad de Dijon y presentes de forma regular los inventarios de ese año, mientras que de manera puntual se recurría a una evaluación experta de ciertas categorías de bienes como útiles profesionales u objetos especiales – libros, vinos, armas– encargada a personas ausentes en el preámbulo documental y cuya función no quedaba sistematizada ni era explícita en buena parte de las ocasiones. La intensa especialización –en prendas usadas, en platería, en animales–, el conocimiento del mercado y de los precios también ha sido puesta de relieve por J. V. García Marsilla al analizar el papel de los corredors de orella en el mercado de segunda mano en la Valencia bajomedieval.

18No cabe duda de que los procesos de expertise debieron ser habituales, aunque es escasa la documentación que informa sobre cómo se llevaron a cabo. Excepto en casos particulares, lo que se muestra en los escritos es, en realidad, la unanimidad final construida mediante unos procedimientos de los que apenas ha quedado rastro alguno. P. Chastang, en su análisis de los registros conservados en los archivos de Montpellier relativos a las tareas expertas desarrolladas a petición de las autoridades urbanas en la segunda mitad del siglo xiv, ha puesto de relieve que el marco jurídico e institucional de la intervención del experto influye de forma decisiva en las formas de inscripción de su testimonio y en la visibilidad de sus procedimientos. En el primero de ellos, la estimación del valor de dos mesas para cambistas en 1367, la palabra de los expertos, sujeta a las prácticas y procedimientos de los notarios, se ha transmitido de forma fragmentaria e indirecta. En el segundo, en 1326, los expertos intervienen en el procedimiento de la resolución de un conflicto político en Montpellier relativo a la contabilidad urbana. La palabra de los expertos se encarna entonces en un documento de expertise que produce un saber nuevo, donde se seleccionan informaciones que se recombinan para elaborar los conocimientos necesarios.

19La reflexión sobre la tipología de los informes, determinada por los contextos sociales y las formas en las que se recoge la palabra de los expertos, aporta nuevas perspectivas para el estudio de la producción y conservación de la versión escrita de sus testimonios. Haciendo uso de la extraordinariamente rica documentación conservada en el archivo real de Navarra, E. Ramírez ha desvelado los procedimientos que los expertos pusieron en marcha para llevar a cabo el inventario y la evaluación de bienes que entraron en el dominio regio en los siglos xiv y xv mediante embargos y confiscaciones, así como bienes expoliados que había que restituir, reclamar o conservar. Emergen en el artículo los procedimientos que algunas evaluaciones excepcionales obligaron a establecer. El inventario de los bienes de la condesa de Foix, la estimación del valor temporal del señorío de Pamplona en 1319, la evaluación para una posible restitución de los bienes saqueados en la judería de Estella en 1328, y el cálculo del valor de los daños causados por el conde de Lerín en el asalto a la villa de Olite a fines del siglo xv, son ejemplos claros de procedimientos reglados y rodeados de garantías de veracidad.

20La necesidad de verificación de visu en el caso de que el juez no pudiera desplazarse a los lugares sometidos a un litigio entre dos partes impulsó una nueva práctica en la justicia civil en la Francia bajomedieval, el expertise dibujado. J. Dumasy-Rabineau ha analizado el encargo del Parlamento de París en 1523 de un dibujo para aportarlo en un pleito sobre la propiedad de un río en los alrededores de Chantilly. En algunas ocasiones y al no haberse conservado el proceso verbal correspondiente, el dibujo se erige como único testimonio del procedimiento experto. Entre los escasos documentos que muestran la actividad de los expertos en la medida del suelo en Avignon en el siglo xiv, el dossier de Sicard de Fraisse, tesorero del obispo en 1362, donde se actualizan y ordenan los bienes y rentas episcopales después de la Peste Negra, resulta particularmente esclarecedor. El estudio de A. Querrien de los tres registros que lo componen –el apeo en sí, las cuentas de los gastos de su preparación y un borrador parcial– permite reconstruir las distintas fases de un proceso de tales características y la forma progresiva de su puesta por escrito. Aparecen así situaciones y personas –los gastos en comida y en salarios, el diario de los viajes, la composición de los equipos, los testimonios orales y visuales– que, precisamente porque no se suelen conservar los pasos intermedios del procedimiento experto, quedan fuera de las redacciones finales de los informes que han podido llegar hasta nosotros. El corpus documental relativo al Languedoc en la primera mitad del siglo xiv reunido por D. Sassu-Normand abre una nueva perspectiva, la de la fiscalidad regia como un expertise aplicado al ejercicio de la autoridad pública. En el seno una cultura fiscal cada vez más compleja, los procedimientos conservados por escrito se apoyan en un lenguaje particular, instauran nuevos sistemas de clasificación –uso de datos cifrados, búsqueda de la precisión en el cálculo– y el desarrollo de tipos documentales específicos. Se constituyen así fondos en los archivos regios que asumen una función testimonial fundadora de derecho y que contienen informaciones susceptibles de utilizarse durante un cierto tiempo en un contexto similar.

21En el caso de las evaluaciones de Navarra, los apeos de Avignon y los informes fiscales del Languedoc, así como en otros muchos de los que se pueden consultar en este libro, la capacidad de los expertos que ejercían su función a petición de reyes y poderosos de emitir –o no– dictámenes y juicios neutrales es una preocupación que se manifiesta reiteradamente en las páginas previas. En este sentido, la cuestión de la instrumentalización de los expertos por el poder y el papel que pueden desempeñar como garantes de los intereses regios en el marco de las tensiones urbanas ha sido abordada por C. Bourlet y N. Thomas. Gracias a fuentes no sólo escritas sino también arqueológicas, junto a un preciso estudio técnico de las aleaciones utilizadas en los objetos metálicos encontrados, los autores han podido captar el papel jugado por los expertos de los oficios implicados en el conflicto que estalló en París en 1325 debido a la regulación del mercado de la producción de objetos metálicos de uso cotidiano como cinturones, remaches o hebillas. Aunque se trata de un objeto de estimación completamente diferente, el control regio desde mediados del siglo xiv sobre la dessospitació médica, procedimiento de inspección y evaluación de heridas que aparece en los libros de justicia criminal de Valencia para hacer un pronóstico del estado de salud de quien las había sufrido, ha permitido a C. Ferragud poner de relieve el proceso de medicalización de la sociedad mediante la estandarización de un conocimiento experto en los tribunales que se convirtió en tarea habitual de los cirujanos. La conjunción entre las armas científico-técnicas del galenismo y los mecanismos del derecho contribuyeron así, al menos en teoría, al mejor regimiento de la cosa pública.

22A pesar de que no se han enunciado de forma explícita en algunas de las contribuciones de este libro, sobrevuelan en todas ellas algunas preguntas que están en el corazón de la cuestión del expertise en las sociedades medievales: ¿Cómo se estimaba el valor de las cosas? ¿De dónde procedía la capacidad de los expertos de establecer una equivalencia más o menos precisa de los bienes y objetos sobre los que debían aplicar sus competencias? ¿Cómo se generaba un consenso sobre ese valor que permitía que la palabra del experto fuera aceptada y su dictamen considerado justo y asumible social y judicialmente? Algunos de los capítulos que componen la última parte de este libro aportan valiosos ejemplos y reflexiones al respecto, poniendo de relieve, entre otras cosas, que la percepción del valor y los resultados de los procedimientos de estimación dependían no sólo de la cualidades y la naturaleza de los bienes sino también de las relaciones sociales en el interior de una comunidad y del papel mediador del experto entre esa comunidad y los representantes del poder.

23D. L. Smail ha afrontado a partir de una profunda reflexión epistemológica la cuestión de la estimación como representación del valor. Apoyándose en la necesidad jurídica de evaluaciones y estimaciones y las costumbres y dispositivos que hacían posible efectuarlas en Marsella y Lucca en los siglos xiv y xv, acuña un concepto clave para poder traducir percepciones de muy diverso tipo en dinero u otros bienes cuantificables, el de expertise vernáculo. Plantea Smail mediante éste la cuestión de la competencia y el conocimiento intuitivo que permitía estimar el valor de los bienes y de la capacidad de evaluar los riesgos en las transacciones cuando los tribunales de Marsella y Lucca preferían un expertise vernáculo; es decir, y aunque no fuera incontestable como prueba, una estimación llevada a cabo por de las partes interesadas en los embargos en los que necesariamente había que establecer un valor verosímil a los objetos embargados para cobrar la deuda. En un mundo escaso de moneda en el que los objetos servían de sustitutos del dinero, la competencia para poder estimar su valor y traducirlo económicamente estaba probablemente mucho más extendida de lo que las fuentes dejan entrever.

24Esta última afirmación se constata en los artículos que cierran este volumen. J. V. García Marsilla ha explorado el mercado de segunda mano, de reventa y reciclaje de objetos y las redes del mercado que integraban una ciudad del dinamismo de la Valencia bajomedieval, desvelando un mundo de oficios especializados en la estimación de los bienes usados, de los corredors de coll (los sargents-crieurs de Smail, que pregonaban las subastas y almonedas) a los corredors de orella que garantizaban una intermediación confidencial. Ha puesto también de relieve que, en ocasiones, la aparente falta de precisión a la hora de hacer la valoración de los bienes en los embargos por deudas no era más que una estrategia para encubrir operaciones de usura no explicitadas en la documentación. F. Faugeron ha analizado el papel de los agentes comerciales en la estimación del valor del cereal que entraba en los graneros públicos de Venecia en los siglos xiv-xv, así como los procedimientos establecidos por la comuna veneciana como principal compradora del trigo a los mercaderes –estimación de la calidad del grano, correduría al por mayor y al por menor, establecimiento de un baremo de cálculo del peso del pan– con el objetivo de regular y controlar la mercancía y para garantizar el frágil equilibrio del bien común. C. Laliena Corbera, por último, al abordar la cuestión de cómo se estimaban de manera experta las cosas que circulaban comercialmente en Aragón en el siglo xv, ha hecho especial hincapié en el conocimiento por parte de los recaudadores que percibían los impuestos indirectos en las 150 aduanas del reino de productos enormemente variados y de sus precios de mercado, así como en la capacidad de juzgar con verosimilitud la eficacia de las indicaciones que los propietarios les ofrecían sobre el valor de sus productos. Todo ello denotaba, en última instancia, una extraordinaria comprensión del funcionamiento de las estructuras del mercado a una escala global y compleja.

25Estas conclusiones han abierto probablemente más cuestiones relacionadas con el conocimiento experto, sus protagonistas, sus procedimientos, sus estrategias y sus percepciones, así como su compleja relación con las instituciones para las que se ejerce, de las que se pretendían cerrar. No ha intentado ser más que un reflejo amplificado de las perspectivas individuales, las preocupaciones metodológicas, los entrecruzamientos disciplinares y las ambigüedades varias a los que cada uno de los autores se ha enfrentado con sus propias herramientas. Queda aún, evidentemente, mucho trabajo por hacer.

Notes

1 Feller, Rodríguez, 2013; Denjean, Feller, 2013.

2 Devroey, 2006.

3 Todeschini, 2004. La expresión «pastoral política» procede de Mattéoni, 2008.

4 El concepto de conocimiento tácito fue desarrollado por Polanyi, 1966.

© Casa de Velázquez, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search