Version classiqueVersion mobile

Expertise et valeur des choses au Moyen Âge. II

 | 
Laurent Feller
, 
Ana Rodríguez

III. Mesurer la valeur : un travail d’expert

Expertos de lo usado

Pellers, ferrovellers y corredors de coll en la Valencia medieval

Juan Vicente García Marsilla

Texte intégral

  • 1 Véase, entre los estudios de los modernistas, Ginsburg, 1980; Lemire, 1988; Id., 1991; Allerston, 1 (...)

1Una de las líneas de investigación en historia económica que está cobrando mayor protagonismo en los últimos años es la dedicada al mercado de segunda mano, a la reventa y reciclaje de objetos utilizados anteriormente por otras personas. Se trata sin duda de un tema que se relaciona muy directamente con la historia del consumo y que expresa como pocos el nivel de comercialización al que llegaron algunas sociedades preindustriales europeas, las cuales se hallaban completamente integradas, hasta en sus niveles más bajos, en las redes del mercado. Han sido los modernistas los pioneros en este campo, con los estudios de P. Allerston, M. Ginsburg, B. Lemire, E. Sanderson, E. Welch, J. Stobart o H. Deceulaer, entre otros, pero ya antes, en los siglos finales de la Edad Media, es posible seguir los rastros de ese activo comercio de lo usado, que en mi caso llevo unos años estudiando a partir del ejemplo de la ciudad de Valencia en los siglos xiv y xv1.

  • 2 Sobre la relación entre mercado del crédito y cultura material véase García Marsilla, 2012.

2Se ha podido así constatar que no estamos ni mucho menos ante un fenómeno marginal, sino ante un mercado básico que dominó la mayor parte de los circuitos de intercambio de algunos bienes, como los muebles o las prendas de vestir, hasta bien entrado el siglo xix, cuando la revolución industrial comenzó a introducir la producción en cadena de objetos de uso cotidiano, e hizo poco a poco menos necesario el exprimir al máximo su uso. Más incluso, el mercado de segunda mano contribuyó de forma decisiva a modelar los comportamientos y los modelos de consumo de las clases medias y bajas de aquella sociedad, y al mismo tiempo, si lo observamos desde el punto de vista de los vendedores, se convirtió en una fuente primordial de liquidez para buena parte de la población, que conseguía así el dinero que necesitaba en un momento concreto de su vida, desprendiéndose de una parte de sus bienes o empeñándolos de forma temporal. De esta manera las compraventas de objetos de uso cotidiano vinieron a armonizar los ciclos del crédito y a rellenar los huecos que dejaban los irregulares flujos de la masa monetaria2.

3Es evidente pues que un segmento tan importante del mercado necesitaba de personas expertas, capaces, en primer lugar, de regular sus mecanismos, de ofrecer su información privilegiada y de poner en contacto a las partes interesadas, que a menudo, en entornos urbanos como el de la Valencia medieval, no se conocían directamente. Ése será el papel de los corredores, mercaderes de contactos situados en el eje mismo de un sistema cada vez más despersonalizado y en el que ellos deberán poco a poco ir especializándose, precisamente porque la complejidad de los negocios tendía también a crecer progresivamente. Su papel será igualmente fundamental a la hora de valorar las mercancías, de fijar un precio aceptable por ambas partes en un sector, el de los objetos usados, en el que intervienen tantas variables que pueden alterar radicalmente las tasaciones, desde el estado de conservación de los bienes a su capacidad de reutilización, el material del que están hechos, la calidad de su factura o la demanda del producto que haya en cada momento. En este cometido, desde luego, los corredores no estarán solos, por el simple hecho de que bien pronto aparecerán oficios especializados en el comercio de segunda mano, como los ferrovellers, dedicados a los objetos y a los desechos de metal, y que se podrían comparar con los posteriores chatarreros; o sobre todo los pellers o ropavejeros en castellano, profesionales del reciclaje de telas y prendas de vestir que en cambio están muy lejos de los traperos, un tanto marginales, que aún se podían ver no hace tanto por nuestras ciudades. Aunque ni unos ni otros llegarán en ningún caso a dominar, y mucho menos a monopolizar el mercado, sus conocimientos prácticos, su expertise al fin y al cabo, serán esenciales para uniformarlo y disciplinarlo, para establecer unas referencias fiables en el control de los precios y las calidades.

Los dos mercados de ocasión

  • 3 El proceso lo hemos descrito en Id., inédite.

4Pero es necesario en primer lugar dejar claro que en la Valencia medieval, como en tantas otras ciudades de la época, existían en realidad al menos dos mercados de segunda mano que funcionaban por causas y a impulsos diferentes, aunque a veces ambos se solaparan. Estaban por una parte las grandes almonedas o subastas de bienes que se realizaban después de la muerte de una persona. Entonces, sus albaceas testamentarios, con ayuda de un notario, iban a su casa e inventariaban todos sus bienes, tanto muebles como inmuebles. Y a continuación, como era necesario pagar los gastos del entierro, cumplir con los legados y las pías limosnas que se hubieran especificado en el testamento, y liquidar las deudas del difunto, era muy frecuente que no hubiera en la caja suficiente dinero para tanto dispendio, con lo que se hacía necesario poner a la venta una buena parte de los bienes muebles que se habían encontrado, si no todos, para monetizar por la vía rápida aquella riqueza. En la estimación que he podido realizar hasta el presente, sobre unos cuantos centenares de documentos, aproximadamente un 40 % de los inventarios vienen seguidos en los protocolos notariales por sus correspondientes almonedas, lo que quiere decir que en casi la mitad de los casos estamos seguros de que fue necesaria la subasta de bienes para hacer frente a los gastos más inmediatos3.

  • 4 AMV, Manuals de Consells A-32, f° 46v°, viernes 20 de febrero de 1439.

5Se trataba por tanto de operaciones de una cierta relevancia, aunque naturalmente, el volumen de las ventas siempre dependía de la riqueza del finado, y todo ello necesitaba de una organización y hasta de un reglamento por parte de las autoridades municipales. En efecto, muy pronto se les asignó a las almonedas un lugar concreto, la llamada zona dels encants o de las pujas, –recordemos que en Barcelona por ejemplo, todavía se puede ver en su callejero una plaza dels Encants– que en Valencia era una esquina de la alargada plaza del Mercado, justo delante del convento de las monjas Magdalenas, y coincidente en parte con el actual edificio del Mercado Central4. Esa focalización de las compra-ventas buscaba controlar y uniformar el mercado, y sin duda ayudaba a generar un conocimiento experto entre los que lo frecuentaban, que podrían así familiarizarse con los métodos de venta, comparar precios y calidades, y sentirse hasta cierto punto a salvo de fraudes y engaños.

  • 5 AMV, Manuals de Consells A-40, f° 290v°-293r°, 12 de septiembre de 1476.
  • 6 ARV, Protocols de Jaume Ferrando 2 590, 6 de octubre de 1436.

6Esta especie de rastro o marché aux puces medieval en forma de subastas a viva voz fue tan importante, y era tan frecuentado por la población local, que en más de una ocasión el consejo municipal debió legislar sobre él, para mantener el orden y evitar posibles tumultos. Se establecieron con este fin unos días concretos de la semana para la realización de estas almonedas, que en 1439 se recuerda que eran los lunes, miércoles y viernes, afirmando que ésa era la costumbre desde antiguo, y se establece su comienzo a la hora de tercia, es decir, hacia las nueve de la mañana. En ese mismo año se fijan los lugares por los que se deberá anunciar cada subasta, en torno precisamente a la calle de la Pelleria, de la que hablaremos más tarde, porque era allí donde vivían los expertos de este mercado. En concreto se dice que el bando se debía vociferar «entre el principio de la calle de la Lonja y la casa del maestro barbero Andreu Vives, haciendo la vuelta acostumbrada por el pozo». Y años más tarde, en 1476, se tuvo incluso que acotar el espacio que cada corredor podía ocupar con aquellos bancos sobre los que se subían para dirigir las pujas, que no podrían tener más de seis palmos de ancho (1 m 35), no pudiendo además subirse a ellos más de dos corredores a la vez porque, se decía, «de otra forma se ocuparía toda la plaza y no habría sitio para todos los corredores ni para tener la ropa que en las dichas almonedas se subasta5». Y así debía ser, porque cada almoneda se delimitaba situando los bienes que le correspondían dentro del armazón de una cama, normalmente protegido con barandas, que solía ser bastante grande, de alrededor de tres metros por tres, tal y como vemos por ejemplo en el inventario del zapatero Llorenç Penagay, que disponía de un «lit de V posts ab sos peus e ab ses barandes per a tenir en lo mercat lo dijous6».

  • 7 Llibre de la Cort del Justícia de València, t. I, pp. 146-150. Un perpunter era teóricamente la per (...)

7Algunas de esas grandes almonedas no eran consecuencia de la muerte del dueño, sino de su embargo por deudas, que venía precedido de la inscripción e incautación de algunos bienes cuyo valor se consideraba suficiente para saldar la deuda, operación conocida en las fuentes judiciales como tuició. Con todo, en estos casos raramente el resultado era una puja importante, ya que sólo se le confiscaban los bienes estrictamente necesarios para el pago, y lo más normal era que este tipo de operaciones generaran auténticas subastas de la miseria en las que apenas salían a la venta la cama donde dormía el moroso y algunas sábanas. Incluso en los primeros tiempos, allá por los últimos años del siglo xiii, tenemos noticias de un sistema especialmente expeditivo de exposición a la venta de esas prendas de los morosos, muchas de ellas piezas de ropa, que consistía en que el alguacil o saig municipal las colgaba en unas perchas situadas en algunas de las principales plazas de la ciudad, para que la gente las pudiera ver e hiciera sus ofertas por ellas. Seguramente aquel sistema debía tener connotaciones más bien infamantes, por lo que tenemos noticias de altercados provocados por deudores que trataban de recuperar sus prendas e incluso llegaban a agredir al alguacil que las había dejado allí, como en mayo de 1280, cuando el perpunter Ramon Sanç arremetió contra el saig Castellet y lo lanzó a tierra cuando éste estaba colgando diversas piezas embargadas de su obrador en la percha de la plaza dels Escrivans7.

  • 8 Véase García Marsilla, 2012.

8En cambio, había operaciones crediticias que, sin llegar al embargo, implicaban la alienación temporal de algunos bienes muebles, y que dieron lugar a otro mercado de segunda mano distinto al de las grandes almonedas, que era el originado por los préstamos con una prenda mueble como garantía o penyora. De esta manera, desde los primeros documentos valencianos que se conservan, del mencionado siglo xiii, aparecen estos créditos en los que el deudor cede a su acreedor, mientras no reintegre el capital y los intereses correspondientes, algún bien mueble o incluso inmueble que, en caso de impago, podrá quedarse o poner a la venta. A través de este sistema numerosos objetos, desde ropas a piezas de plata o armas, además de animales de tiro o carga y hasta inmuebles en algunos casos, cambiaron de mano de forma temporal, de manera que es extraordinariamente frecuente en los inventarios valencianos de esta época encontrar objetos que no pertenecían de pleno derecho al dueño de la casa, sino que estaban allí como prenda que aseguraba el cobro de una deuda8.

  • 9 Ibid., pp. 146-147.

9Cuando pasaba el tiempo pactado para amortizar la deuda y ello no ocurría, el acreedor podía entonces poner a la venta la prenda, para lo cual necesitaba de un corredor, que era el experto especializado en sondear el mercado para sacar de la venta de ese bien el máximo rendimiento. Esto se hacía ya ante la corte del Justícia o juez local, que era quien lo confiaba a un corredor concreto, al que le otorgaba diez días de plazo para que buscara el mejor precio posible para la prenda con el que se pudiera cancelar la deuda. Aunque no se descartaba que estos intermediarios convocaran una subasta abierta para conseguir así que subiera el precio de venta, raramente por una o dos piezas valía la pena esa operación, con lo que en la mayoría de los casos parece que la estrategia seguida fue más confidencial, y seguramente consistiría en visitar a reputados especialistas de la compraventa de bienes usados por la calle de la Pelleria y aledaños, u ofrecerle la prenda a personas que el corredor supiera que podían estar interesados por ella. Al cabo de unos días éste volvía a la corte judicial y anunciaba el precio máximo que le había sido prometido, y entonces, con el beneplácito del Justícia, se procedía a la venta y a la posterior cancelación de la deuda, que incluía también los costes procesales. Era relativamente frecuente, sin embargo, que el precio obtenido con la venta no bastara para pagar toda la deuda, con lo que ésta sólo se amortizaba en parte. Sin embargo, parece realmente extraño que en tantas ocasiones –aproximadamente en un caso de cada cuatro– el acreedor hubiera sobrevalorado efectivamente las prendas que tenía en casa, lo que hace sospechar que más que ante una auténtica falta de pericia comercial o de expertise, estemos ante operaciones usurarias encubiertas en las que la cantidad prestada era en realidad inferior a la que se ponía por escrito, de manera que bastaba con que las prendas cubrieran sólo una parte del riesgo9.

Vender información y dirigir las subastas

  • 10 Véase Id., 2002, p. 334.
  • 11 ARV, Mestre Racional 12 566, f° 1r°.

10En uno y otro caso, en una y otra modalidad del mercado de segunda mano, el papel del intermediario, del corredor, era por tanto fundamental. No obstante, las diferencias entre uno y otro mercado eran lo suficientemente importantes como para que los corredores acabaran escindiéndose, desde principios del siglo xiv, en dos oficios distintos: el especializado en las subastas, no sólo de bienes usados, sino también las de altos vuelos, como el arrendamiento de impuestos o el de rentas señoriales, que dio «lugar al oficio de loscorredors de coll”que podríamos traducir por de garganta», por lo mucho que debían gritar; y el de la intermediación particular y confidencial, llamados por ello corredors d’orella, porque se servían de sus contactos boca-oreja, y que serían básicos sobre todo para el mercado de las prendas. En ambos casos su papel, en el centro mismo de las operaciones de intercambio, requería de la confianza de ambas partes, con lo que estaban recabando de alguna manera para sí la fe pública, y así se entendía en la época, de manera que todos los años, igual que los notarios, los corredores debían prestar juramento ante el justicia, su nombre era escrito en un registro y su número estaba limitado. En la época de apogeo mercantil de Valencia, en el siglo xv, se estableció en trescientos el número máximo de corredores que podían actuar en la ciudad, que más tarde, ya en el siglo xvi, fue reducido a doscientos10. Y pese a que dicho número no era precisamente reducido, no dejó nunca de haber un cierto intrusismo en el oficio, que se manifiesta en las muchas personas que año tras año eran denunciadas por ejercer como corredores sin haber jurado el oficio, como ocurrió por ejemplo en 1399 con Pere Martí, que fue multado con 8 sueldos y 8 dineros de pena «per raó de frau comés en l’offici, per ço com no havia jurat e usava del ofici de corredoria11».

11Pero como hemos dicho, los dos oficios que quedaban englobados bajo el apelativo de corredores acabaron siendo muy distintos. A los corredors de coll los vemos sobre todo en los documentos de las almonedas, a menudo contratados de dos en dos, probablemente porque era necesario para controlar el desarrollo de las frenéticas pujas, e incluso porque se podrían dividir el trabajo subastando en dos puntos distintos. Su jornal en los siglos xiv y xv apenas variaba entre los 2 y 3 sueldos, aunque seguramente el desempeño de su oficio debía tener otras ventajas añadidas, a partir precisamente de su saber experto sobre los bienes que subastaban y de la salida que podían tener en el mercado en cada momento. Así, el conocimiento de los precios, de los acabados, las procedencias y los estados de conservación de los objetos que llegaron a tener, les situaba en una posición privilegiada para reservarse algunos de los bocados más sabrosos del festín, como se puede ver con frecuencia en las actas de las subastas.

  • 12 La almoneda del jurista Agustí Genovés, por ejemplo, se prolongó durante cinco días en 1380 (ARV, J (...)

12Las almonedas importantes, además, no acababan ni mucho menos en una sola jornada, con lo que el trabajo de los corredors de coll se prolongaba durante días y días por la gran cantidades de muebles y ropas que debían subastar, e incluso en ocasiones utilizaban la táctica de solicitar permiso para desplazar la puja hacia lugares en los que podían potencialmente atraer a una clientela más interesada en algún tipo de producto concreto. Así, era normal que la venta de joyas y de vajilla de plata se anunciara por la calle de la Argenteria (platería), o incluso se realizaran allí mismo las subastas, o en casa de algún platero, un recinto cerrado en el que se podía mejorar la seguridad ante posibles robos de aquellos materiales preciosos; o las almonedas en las que abundaban en libros se desplazaban hacia la plaza de la catedral, donde los clérigos, los principales consumidores de cultura en esta época, podrían acercarse a ellas con mayor facilidad12.

13Por su parte, los corredors d’orella, claves para el mercado de las penyores, presentan a su vez una intensa especialización en el seno mismo del oficio desde fechas bien tempranas. La necesidad de conocer con precisión los mecanismos del mercado, y sobre todo los precios de los artículos con los que trataban, hace de esta manera que ya en los últimos años del siglo xiii hubiera, por ejemplo, unos pocos corredores expertos en bienes inmuebles, otros en platería, otros en ropas y otros en animales, además de que en algunos casos se comenzara a especificar que tal o cual personaje era por ejemplo corredor de cavalls o incluso corredor de draps de França. Así en la Valencia de 1282, como se puede ver en la tabla adjunta, quien pretendía encontrar compradores para una casa, una tierra o un molino, o incluso para los censos que cobraba sobre ese tipo de bienes, debía pasar casi obligatoriamente por el corredor Guillem Sescales, protagonista de 37 de estas operaciones en sólo un año, por valor de más de 26 000 sueldos. Sólo otro de estos intermediarios, Balaguer de Gerp, le hacía discretamente la competencia en este sector, en el que era frecuente que el corredor tuviera que acudir a estimadors elegidos entre vecinos de buena reputación, o bons homes‚ para llegar a un precio justo. Ambos estaban dedicados casi en exclusiva a este mercado de los inmuebles, mientras que en cambio, para colocar a buen precio ropas era preferible dirigirse a Berenguer de Ràfex, Guillem de Crexell, Guillamó de Rifà, Folquet de l’Espona o Huguetó de Lavayna, la clientela de los cuales era mayoritariamente judía, prestamistas que depositaban la confianza en este otro grupo de corredores para que convirtieran las muchas prendas que acumulaban en sus casas en dinero líquido. Algunos de ellos, como Crexell o Rifà, junto a Pere Pasqual, entendían especialmente en elementos de plata o de otros materiales preciosos, como tazas, correas, joyas o collares de perlas, mientras que los había también expertos en caballos, mulas y demás animales de carga.

Tabla 1. — Operaciones con prendas llevadas a cabo por corredores en València (1282) (ARV, Justícia de València)

14En definitiva, se trataba ya entonces de un mercado muy especializado, lo que implica que el colectivo que lo controlaba estaba también muy jerarquizado, incluso desde el punto de vista meramente económico, ya que las comisiones cobradas rondaban habitualmente entre el 5 y el 6 % del valor de lo vendido, de manera que Sescales debió ingresar en ese año más de 1 500 sueldos, frente a otros colegas de profesión que desde luego no podrían vivir sólo de ella.

  • 13 ARV, Justícia Civil 593 ter, 1389.

15Interesante es también, por otra parte, la presencia de corredores judíos, pocos y relativamente modestos en esta época, pero que fueron creciendo en número y poder a lo largo del siglo xiv. Así, en vísperas del gran asalto a la judería de 1391, de los 401 corredores que juraban ante el Justícia Civil desempeñar lealmente su oficio, 59, es decir, alrededor del 15 %, eran hebreos13. Se trata de una proporción pequeña, pero importante si tenemos en cuenta que la población judía representaba menos del 10 % del total de los habitantes de la ciudad, e implica una cierta especialización de los judíos en tareas de mediación. Un fenómeno que merece desde luego un estudio más detallado, pero que podríamos quizá aventurar que se vería favorecido, por una parte, por la larga experiencia de los judíos en el ámbito de los intercambios y su conocimiento experto de los bienes que circulaban por el mercado, y por otra, por su misma situación marginal, teóricamente fuera de los lazos que ligaban a la sociedad cristiana mayoritaria, lo que probablemente los haría parecer más imparciales, menos comprometidos con las partes enfrentadas de alguna manera en torno al pago de una deuda.

  • 14 García Marsilla, 2010. Decimos supuestamente porque es probable que de algunos no se apuntara la co (...)
  • 15 Narbona, 2009, especialmente pp. 121-123.

16Una proporción similar se observaría después de 1391, puesto que el oficio de corredor fue uno de los más frecuentes entre los conversos, concentrados aún en torno a su antiguo barrio en las primeras décadas del siglo xv. Así, en los listados de deudores que pasaron ante el Justícia de CCC sous entre 1409 y 1412 se cuentan exactamente 124 conversos, de los que 13 dicen ser corredores, frente a 65 corredores supuestamente cristianos viejos14. Sin embargo, el colectivo de los corredores conversos debió mantener una identidad a largo plazo, y un cierto poder, cuando las ordenanzas de este oficio de 1476 determinaron que de los cuatro mayorales elegidos cada año uno debía ser converso, aunque nunca un cristiano nuevo podía desempeñar el cargo de clavari o tesorero. Tradicionalmente estos estatutos han sido presentados como una forma de discriminación, pero como recientemente ha destacado Rafael Narbona, dado que la amplia mayoría de los corredores eran cristianos viejos, habría que matizar esta interpretación, ya que lo que se observa es el mantenimiento de una cuota de participación por parte de un grupo que, eso sí, se mantiene perfectamente identificado en los años en que comienza a actuar el Tribunal de la Inquisición en Valencia15.

  • 16 Los tres casos en ARV, Mestre Racional 6.479, f° 2v°.
  • 17 ARV, Justícia de 300 sous 716, sábado 1 de febrero.
  • 18 ARV, Mestre Racional 12 566, f° 3r°-10v°, Eran En Coladors, En Trilles, Jaume Bataller, Joan Quinto (...)
  • 19 Ibid., f° 6v°.
  • 20 Ibid., f° 1r°.

17Pero, más allá de la antigüedad de la fe cristiana de los corredores, algo que parece frecuente en todos los casos es la desenvoltura con que estos intermediarios sobrepasaban los límites estrictos de sus funciones. Parece fácil sin duda, para una persona que se halla en el epicentro de los intercambios, caer en la tentación de utilizar esa información privilegiada para extraer un beneficio, implicándose activamente en el mercado. Así, estaba penado dedicarse al mismo tiempo a hacer de mediador y aprovechar para comprar o vender los bienes de las almonedas en las que participaban. En 1476, por ejemplo, Jaume lo Seller, corredor, fue condenado por el Justícia Civil de Valencia a pagar 10 sueldos perquè tenia vendes; otros trataban de controlar una mayor porción del mercado asociándose con varios colegas, como Antoni d’Espí, que pagó otros 10 sueldos «perquè feia companyia ab altres dos corredors»; o bien se inmiscuían en las operaciones de otros, como Joan Alfonso, multado «perquè es meté en unes corredures d’altre corredor»16. En todo caso, los corredores vivían básicamente de su control de la información y de su conocimiento experto de los objetos, que podían valorar con mayor precisión que la mayoría de sus conciudadanos. Así Macià Gorrians, corredor, le reclamaba en 1421 a un colega suyo, Pere Gonçalves, una gonella de drap negre o, per stima de aquella, set florins17, estimación precisa que pocos habrían sido capaces de llevar a cabo. Otros aprovechaban para vender sus mercancías, y así abundaban los corredores que se mezclaban también en el negocio del vino. En 1399, por ejemplo, hasta cinco corredores fueron multados por simultanear, contra las ordenanzas, los oficios de corredor y tabernero18. También un tal Pardo Quilis fue procesado en ese año porque «usava d’art de correduria sens jurar, e axí mateix per ço com venia draps com a draper sens jurar19». ¿Respondía esa multiplicidad de actividades a un deseo de prosperar en el mercado o era efecto de la propia miseria en la que vivían la mayoría de estos intermediarios, que les empujaba a buscar vías de subsistencia alternativas? No es fácil responder a esa pregunta con los datos de que disponemos, sin embargo, lo que sí se puede constatar es que la correduría constituía una salida relativamente frecuente para quienes fracasaban en otros oficios, siempre que dispusieran de redes de contacto en la ciudad, más si contaban con alguna pericia previa que les permitiera conocer el valor de ciertos objetos o mercancías. De esta manera, casos como el de Arnau Martí, un antiguo platero reconvertido en corredor que fue multado por cerrar negocios en días de fiesta en 1399, son relativamente frecuentes en esta época20.

Los oficios de lo usado

18Pero además de los corredores, el mercado de segunda mano llegó a generar oficios especializados, que convertían los objetos usados en la materia prima de sus negocios, consistentes en comprarlos al menor precio posible, reciclarlos y volverlos a sacar a la venta, un proceso que hoy pensaríamos propio de la tan alabada «economía sostenible» incluso desde el punto de vista ecológico, pero que en la Edad Media estaba más bien relacionado con la incapacidad para producir bienes de consumo en grandes cantidades y a precios asequibles.

  • 21 Castillo, Martínez, 1999, pp. 196-205.

19Dos fueron, como ya hemos dicho, las profesiones dedicadas enteramente a estos procesos, los ferrovellers‚ y sobre todo los pellers o ropavejeros. Los primeros no pasaron nunca de ser un colectivo pequeño y hasta cierto punto marginal, de los que apenas nos quedan noticias significativas, más allá de algunas apariciones esporádicas en la documentación notarial o judicial, y sobre todo de un proceso que se desarrolló entre 1439 y 1440 en el que algunos de ellos decían haber sido forzados a formar parte del oficio y cofradía de los ferrers (herreros), y a contribuir a su caja común con un dinero semanal21. Los denunciantes, Pere Martí y Martí de Ruesques, no actuaron en nombre de ningún colectivo, que parece que nunca existió como tal representando a esta profesión, sino por cuenta propia, pero aún así trataron de perfilar cuál era exactamente su cometido, que afirmaban, no era sólo comprar hierros viejos, sino aún muchas otras cosas, pero no trabajar con ellas. Se trataba por tanto de una especie de chatarreros que recogían desechos reaprovechables de todo tipo y los revendían como materia prima probablemente para volver a fundir el metal, que el potente oficio de los ferrers quiso controlar para monopolizar de esa manera el acceso a esos materiales y erigirse en sus representantes, cosa que estos ferrovellers –pero no otros según nos dice el mismo proceso– rechazaron.

  • 22 El oficio de pellers es, según tenemos constancia hasta el presente, el primero que en Valencia con (...)
  • 23 Liber privilegiorum civitatis et regni Valencie.
  • 24 Llibre de la Cort del Justícia de València (1283-1287), p. 779.

20Bien distinta era la situación de los especialistas en telas y ropas: los pellers. Se trata en este caso de un oficio bien organizado, que incluso formaron la corporación más antigua conocida de la Valencia medieval, documentada al menos desde 1268, cuya especialidad consistía precisamente en comprar ropas en estas subastas para arreglarlas y volverlas a poner en circulación22. En una normativa datada en 1283 y contenida en los privilegios de la ciudad, se decía que estaban obligados a esperar diez días después de comprar una prenda para poder proceder a deshacerla y reutilizar su tela23. Pero antes incluso estos profesionales de lo usado ya aparecían con frecuencia en la documentación, con un cierto protagonismo en él de las mujeres, entre las que vemos a una tal Estefanía, pellera, que el 11 de agosto de 1284 se alzaba en una subasta con un brial por 5 sueldos y 10 dineros24.

21Ya en los siglos xiv y xv, y en las subastas que he podido analizar, los pellers se alzaron con cerca de la mitad de las prendas que se pusieron en venta en ellas. Se trataba además de las mejores piezas, las más caras, lo que nos obliga a desechar la imagen de estos profesionales como unos modestos traperos cercanos a la indigencia, para pensar más bien en mercaderes con un importante poder de compra, capaces de invertir varios cientos de sueldos en metálico en un solo día. Es posible que en algunas ocasiones actuaran con dinero de otros, pero diversos indicios, y sobre todo el análisis de las posesiones de algunos pellers, nos confirman la buena posición económica de, al menos, un sector de este oficio.

  • 25 Llibre de la Cort del Justícia de València (1287-12881298), p. 1046.

22Así, a finales del siglo xiii ya conocemos los nombres de algunos de estos profesionales, como Bernat Riera o Berenguer Dezcaus, que se quedaban con frecuencia con las ropas subastadas por el justícia, y eran lo suficientemente ricos y respetados como para avalar las deudas de otras personas o intervenir como expertos en la valoración de las mismas. Así en 1298 compareció ante el Justícia de Valencia Guillem Celolm el carnicero Miquel Pinell, como albacea testamentario de los bienes de su hermano, el peller Bernat Pinell. Entre ellos había diverses robes de pelleriadiners e altres, y para colocarlos en el mercado y obtener el máximo beneficio de ellos, Miquel se dejó asesorar por consel de bons hòmens pelers vehins del dit frare seu, qui saben e entenen en l’ofici de la pelleria, en concreto por los citados Riera y Dezcaus, quienes le recomendaron que no vendiera aquellas prendas una a una, sino que hiciera con ellas tres o cuatro lotes para subastar. Y el Justícia no hizo sino legitimar el papel de estos consejeros, como bons hòmensleals e dignes de fe25.

  • 26 Rubio Vela, Rodrigo Lizondo, 1997, p. 63. De los otros destaca Bernat Mateu, que contribuía con 6 l (...)

23Ya en el siglo xiv podemos medir la importancia económica relativa de algunos de estos profesionales de la ropa vieja con respecto a sus vecinos: en los préstamos forzosos que el municipio recabó en 1368 para la campaña de Cerdeña, cobrados de forma proporcional a la riqueza de cada ciudadano, el peller Mateu Simó, con 15 libras de préstamo (300 sueldos), fue uno de los mayores contribuyentes de la parroquia de Sant Joan del Mercat, el barrio comercial de la urbe, aunque otros colegas suyos se sitúan en un nivel medio o medio bajo de otras parroquias, como Santa Caterina o Sant Pere, muchos de ellos con pagos inferiores a una libra26.

  • 27 ARV, Protocols de Domingo Molner 2 879, 4 idus iulii. (11 de julio).
  • 28 Ibid., 10 kalendas octobris (21 de septiembre de 1344).
  • 29 Welch, 2009, pp. 123-163.

24Disponemos también de los inventarios de bienes de algunos de estos comerciantes, que nos dicen mucho sobre su oficio. En 1344, por ejemplo, murió el peller Guillem Viver y en su casa se encontraron varias decenas de piezas, no sólo de vestir, sino también cortinas, cojines y ropa de casa en general dispuesta para la venta, copas de estaño, morteros de cobre, arreos de caballo, cantidades de lana, estopa y lino hiladas, e incluso prendas en depósito de préstamos o de compra-ventas que aún no había cobrado, en concreto una taza de plata y una correa guarnecida con el mismo metal que retenía por una deuda de cincuenta sueldos27. Viver se había casado dos veces, teniendo de la primera mujer, cuyo nombre desconocemos, a su hija Margalida, que a la muerte del padre pleiteó con su madrastra, Benvinguda, por la dote y contradote de esta última, las cuales ascendían respectivamente a 800 y 400 sueldos28. Vivía ésta junto con Guillem en una casa en el barrio de la Xerea, al este de la ciudad, pero Guillem tenía alquilado hasta la Navidad siguiente –recordemos que el inventario se hizo en abril– un obrador en la calle de la Pelleria, por el que había pagado 25 sueldos, y además entre sus bienes muebles había una barracha de estar al mercat con sus correspondientes cuerdas de sujeción, lo que confirma la teoría de E. Welch, entre otros, de que la existencia de tiendas estables no entraba en contradicción con el mantenimiento de los mercados al aire libre, porque Viver podía trabajar en su taller y vender allí su mercancía, pero también salir a la calle, seguramente los jueves, en que había mercado en la ciudad29. Disponía además de rentas sobre casas, viñas y tierras que le abonaban anualmente diversos enfiteutas, y en general podemos considerar que su estatus de riqueza se corresponde a un nivel intermedio entre los mercaderes valencianos de la época.

  • 30 ARV, Protocols d’Andreu Gasull 4 393, 18 de septiembre.
  • 31 Aparecen convocados conjuntamente en los procesos recopilados por Martínez, Castillo, 1999, p. 294. (...)

25Mucho mejor situado debía estar un colega suyo, cuyo inventario post mortem, debidamente valorado para poder devolver la dote a su esposa, se llevó a cabo unas décadas más tarde, en 1415: su nombre era Domingo Çoma30. En su obrador tenía almacenadas 65 prendas de vestir, más cinco rollos de diversas telas. Muchas de esas piezas las tenía en pur cabal, es decir, en prenda como garantía del capital de algún crédito, lo que le convierte por tanto también en un activo prestamista en el dinámico mercado de las penyores. Otras eran suyas, y reconocía haberlas comprado con la mediación de un corredor, como «hun cot blau que comprí d’en Francesch Serracorredor», o citaba directamente el nombre de su propietario original, como una cota que había comprado al hijo del jurista Bartomeu Just, o «hunes robes blaves que comprí d’en Centelles», «hun cot morat scur lo qual havia comprat d’en Torrella» o «altres robes blaves que comprí d’en Coll». La ropa estaba organizada como un muestrario, en base a los diversos tipos de prendas: primero las cotas (6, además de otras robes); después las gonelles, o ropas interiores femeninas (10); más tarde los landers, que debían ser alguna forma específica de jubón (22, más algún gonell masculino); a continuación los gramallons o mantones masculinos (7); las mantetes o chales femeninos (6); luego cotas femeninas, capas y mantones (12), y por último calzas, de las que tenía 31 pares de hombre, y hay que recordar que pellers y calceters llegaron a formar un solo gremio, al menos desde principios del siglo xiv31.

  • 32 Por ejemplo lo observamos las anotaciones siguientes: «Item unes robes blaves de drap blau que comp (...)

26En total, el valor del material que había almacenado en su taller se elevó ni más ni menos que a 4 714 sueldos. No era pues, ni mucho menos, un humilde trapero, y de hecho, modificaba con cierta frecuencia las prendas que compraba, dándose cuenta así en el inventario de algunas operaciones que había llevado a cabo en ellas, como forrarlas con cendal o con estambre32. Como consecuencia de toda esa actividad y de los beneficios que producía, los bienes que aparecen en su estricto ambiente doméstico revelan un nivel de riqueza bastante apreciable, con varias correas de plata, numerosos anillos con piedras preciosas y perlas, media docena de cucharas también de plata, cofres, abundante ropa de hogar, y ropas caras hechas con telas importadas de Flandes. Y por supuesto, los expertos que pusieron precio a cada una de las piezas de aquel abundante ajuar fueron tres colegas de oficio de Çoma, que además firmaron como testigos: Lleonard d’Aragó, Gabriel Romeu y Bernat Pastor, pellerii Valencie cives.

  • 33 En 1439 se publican unos capítulos de concordia entre sastres y pellers que limitan la capacidad de (...)

27Casos como los aquí documentados demuestran que un peller podía perfectamente situarse en el nivel medio o medio-alto del amplio espectro de los oficios mercantiles, y que habían llegado a ser verdaderos expertos en las mercancías que circulaban por el mercado. Eran capaces de distinguir las telas importadas de sus imitaciones locales, podían valorar el estado de conservación de las prendas y debían estar al tanto de las modas, para saber si lo que compraban iba a tener una salida fácil en el mercado, o necesitaba ponerse a punto mediante distintos arreglos. Precisamente esta capacidad de los pellers de rehacer o actualizar las prendas que compraban suscitó frecuentes altercados con los sastres, quienes la consideraban una forma de competencia desleal. Desde 1436 encontramos estas disputas, aunque mucho antes, desde principios del siglo xiv, los representantes de unos y otros en el consejo municipal iban por separado. Las ordenanzas dictadas en ese año permitieron finalmente a los pellers reformar las prendas, siempre que ello no supusiera el añadido de telas nuevas, lo que, como hemos visto en el caso de Domingo Çoma, no debió respetarse demasiado33.

  • 34 Llibre d’establiments i ordenacions de la ciutat de València, pp. 482-483.
  • 35 Al peller Lluís de Santàngel lo vemos por ejemplo pujando en la subasta de los bienes de Joan de Ga (...)

28El negocio de los pellers se basaba sobre todo en esa pericia para reconocer el tejido de calidad, y en su habilidad para transformar las piezas usadas, lo que a menudo rayaba en el fraude. Así en 1346 se denunció que algunos de ellos llevaban los vestidos usados a los molinos pañeros, los batanes, para devolverles allí su antiguo prestancia y poderlo vender como nuevos, lo que se penó con 60 sueldos y la pérdida de la ropa34. Tales argucias, y el alto nivel de competencia que se llegó a necesitar para cumplir con este oficio, aconsejó, como en otros casos, la concentración de sus miembros especialmente en una calle, la Pelleria, cercana al mercado y donde la proximidad entre los obradores permitía un cierto control mutuo de sus negocios, y la posibilidad de comparar precios y calidades. Pero el oficio se diversificó y se extendió mucho más por la ciudad, al tiempo que la Pelleria reunía también a otros vecinos, con actividades bastante cercanas a las de los ropavejeros, como eran sastres o corredores. En los primeros años del siglo xv, más de la mitad de los pellers de los que tenemos constancia eran conversos que aún vivían por las calles del antiguo call judío. Junto a linajes contrastados de pellers supuestamente cristianos viejos, como los Cerdà, con cuatro miembros, Francesc, Jaume, Antoni y Arnau, entre la década de 1440 y la de 1470, a uno de los cuales, probablemente a Antoni, le llamaban Cerdà lo rich, los Ballester o los Monsoriu, aparecen también familias como la de los Santàngel, quizá parientes del famoso financiero que proporcionó el capital necesario para el descubrimiento de América, o los Santfeliu, de origen judío35.

  • 36 Véase nuestro artículo Id., 2010.
  • 37 Narbona, 2009, p. 123.

29Esa abundancia de pellers neófitos es consecuencia del importante papel que los judíos habían jugado en este mercado antes del asalto al call de 1391, y de la conversión forzada al cristianismo de la mayoría en esas circunstancias. De hecho, los datos de los que disponemos de principios del siglo xv, cuando los conversos eran aún perfectamente identificables en la documentación, nos indican que más de la mitad de los pellers de Valencia eran entonces judíos conversos que vivían aún en las calles de su antiguo barrio, de la misma manera que había también, por ejemplo, numerosos sastres de la misma condición36. En octubre de 1438, los jurats escribían a sus embajadores en la corte afirmando que los conversos se habían apoderado del oficio de los pellers y que estaban expandiéndose por otros, como los de sastres o peleteros, e incluso afirmaban que los pellers conversos trataban de sobornar a personas de la corte para que aprobaran las ordenanzas que más les convenían37. En realidad, ese discurso anti-converso iba de la mano con las quejas de los sastres contra los pellers por intrusismo profesional, de las que ya hemos hablado, iniciadas apenas dos años antes, y con el intento de controlar fiscalmente cualquier actividad artesanal, llevado a cabo por las autoridades municipales. No obstante, parece innegable el importante papel que los conversos desempeñaron en este sector del reciclaje de prendas, en el que son válidos los mismos razonamientos que más arriba hemos aplicado a los corredores, es decir, que la larga tradición comercial de los judíos, y su aparente marginalidad, les situaron en un lugar privilegiado en el mercado de ocasión.

30Por tanto, ese mercado de segunda mano, que aquí hemos analizado a partir del caso de Valencia, llegó a convertirse en una de las piezas clave del entramado comercial de la ciudad, donde se podía obtener liquidez con facilidad, y donde buena parte de la población encontraba bienes a precios más asequibles, los cuales mejoraban su nivel de confort y les permitían elevarse, aunque fuera discretamente, por encima de la mera subsistencia. Ese mercado alcanzó un grado de especialización y de despersonalización que hizo necesaria la emergencia de oficios propios, recurriendo a auténticos expertos en los objetos usados, o incluso a personajes, los corredores, que se convirtieron en gestores tanto de las subastas en sí como de la información sobre la existencia y la localización de las mejores piezas de segunda mano. Los beneficios que obtenían estos expertos de lo usado raramente eran abundantes, pero algunos de ellos consiguieron acumular cierta riqueza y situarse muy por encima de lo que la supuesta humildad de los bienes con los que debían negociar parece denotar. Tanto los corredores, como especialmente los pellers o ropavejeros, contaron entre sus filas con abundantes conversos, producto del bautismo forzado de una minoría judía que en Valencia se hallaba bastante concentrada en el ramo del comercio del textil, para el que seguramente contaban con las ventajas de sus contactos y de sus redes a escala supralocal. La práctica acumulada en la compraventa cotidiana de prendas, y su pericia en la valoración de todo tipo de materiales, situó a estos profesionales, fueran conversos o no, en el eje de un sector básico para la subsistencia de una sociedad que cada vez necesitaba más de expertos capaces de asignar valores a las cosas, precios y estimaciones que permitieran llegar a acuerdos mercantiles, y que hicieran por tanto viable la vida en un entorno urbano.

Notes

1 Véase, entre los estudios de los modernistas, Ginsburg, 1980; Lemire, 1988; Id., 1991; Allerston, 1996; Sanderson, 1997; Welch, 2003; Id., 2005; Stobart, 2006; Lemire, 2006; Deceulaer, 2006; Id., 2008; Macarthur, Stobart, 2010. Sobre este mercado en la época medieval véase, Davis, 2010; y del que esto suscribe, García Marsilla, 2012; Id., 2013; Id., inédite, ponencia al congreso Pautes de consum i nivells de vida al món rural medieval (en prensa, accesible mediante la web).

2 Sobre la relación entre mercado del crédito y cultura material véase García Marsilla, 2012.

3 El proceso lo hemos descrito en Id., inédite.

4 AMV, Manuals de Consells A-32, f° 46v°, viernes 20 de febrero de 1439.

5 AMV, Manuals de Consells A-40, f° 290v°-293r°, 12 de septiembre de 1476.

6 ARV, Protocols de Jaume Ferrando 2 590, 6 de octubre de 1436.

7 Llibre de la Cort del Justícia de València, t. I, pp. 146-150. Un perpunter era teóricamente la persona que hacía perpunts, es decir, las prendas ajustadas de algodón que se llevaban sobre la armadura, pero en realidad se dedicaron también a hacer banderas, estandartes y diversos objetos de tela.

8 Véase García Marsilla, 2012.

9 Ibid., pp. 146-147.

10 Véase Id., 2002, p. 334.

11 ARV, Mestre Racional 12 566, f° 1r°.

12 La almoneda del jurista Agustí Genovés, por ejemplo, se prolongó durante cinco días en 1380 (ARV, Justícia Civil, Vendes menors 425, 2 de abril). La del noble Francesc Maça de Liçana, en 1468, se hizo en la casa del platero Agustí Díez, después de anunciarla por la Argenteria y la lonja (ARV, Protocols de Pere Rubiols 1970, 6 de mayo); y la de Margarida Estruch, que contenía numerosos libros, se llevó en 1499 a la plaza de la Seu (ARV, Protocols de Miquel Ortigues, 10 251, 20 de septiembre).

13 ARV, Justícia Civil 593 ter, 1389.

14 García Marsilla, 2010. Decimos supuestamente porque es probable que de algunos no se apuntara la condición, aunque la ubicación de sus viviendas, en la Xerea, muy cerca de la antigua judería, pudiera deberse también a un origen hebreo.

15 Narbona, 2009, especialmente pp. 121-123.

16 Los tres casos en ARV, Mestre Racional 6.479, f° 2v°.

17 ARV, Justícia de 300 sous 716, sábado 1 de febrero.

18 ARV, Mestre Racional 12 566, f° 3r°-10v°, Eran En Coladors, En Trilles, Jaume Bataller, Joan Quinto y Pere Torà.

19 Ibid., f° 6v°.

20 Ibid., f° 1r°.

21 Castillo, Martínez, 1999, pp. 196-205.

22 El oficio de pellers es, según tenemos constancia hasta el presente, el primero que en Valencia constituye una cofradía propia, el 8 de mayo de 1268 (ACA, Reial Cancelleria 15, f° 98r°). Los calceteros aparecen vinculados a ellos desde finales del siglo xiv, de manera que cada año los dos representantes del oficio en el consell municipal son uno peller y el otro calceter. También en Barcelona los pellers se encuentran entre los oficios que de forma más ininterrumpìda desfilan en las cabalgatas de recepción de los monarcas a la ciudad, desde 1283 (Raufast Chico, 2006, pp. 658 y 661).

23 Liber privilegiorum civitatis et regni Valencie.

24 Llibre de la Cort del Justícia de València (1283-1287), p. 779.

25 Llibre de la Cort del Justícia de València (1287-12881298), p. 1046.

26 Rubio Vela, Rodrigo Lizondo, 1997, p. 63. De los otros destaca Bernat Mateu, que contribuía con 6 libras en Santa Caterina, o Domingo Mateu con 3 libras 10 sueldos en esa misma parroquia. Todos los demás se sitúan por debajo del umbral de la libra.

27 ARV, Protocols de Domingo Molner 2 879, 4 idus iulii. (11 de julio).

28 Ibid., 10 kalendas octobris (21 de septiembre de 1344).

29 Welch, 2009, pp. 123-163.

30 ARV, Protocols d’Andreu Gasull 4 393, 18 de septiembre.

31 Aparecen convocados conjuntamente en los procesos recopilados por Martínez, Castillo, 1999, p. 294. Los calceteros aparecen vinculados a ellos desde finales del siglo xiv, de manera que cada año los dos representantes del oficio en el consell municipal son uno peller y el otro calceter.

32 Por ejemplo lo observamos las anotaciones siguientes: «Item unes robes blaves de drap blau que comprí d’en Centelles, en les quals robes metí aparellar VIII alnes, forri·ls de terçanell negre ja usat e foren stimades valer VI lliures XIIII sous; Item unes altres robes blaves del drap que comprí d’en Collen los quals metí VIII alnes e forri·ls de cendat vert nou stan de pur cabale tant foren stimades valer VI lliures XV sous; Item hun parell de robes scures noves ab veta de seda en les quals metí set alnes e tres palms de stam de pur cabal e tant costarene axí mateix tant foren stimades valer LXXII sous».

33 En 1439 se publican unos capítulos de concordia entre sastres y pellers que limitan la capacidad de estos últimos para modificar las ropas que compran antes de volverlas a poner a la venta, en ella se habla de que la disputa se inició en abril de 1436 (AMV, Manuals de Consells A-32, f° 47r° y v°, 13 de enero de 1439). El 29 de marzo de 1473 hay una nueva normativa que permite realizar ciertas operaciones a los pellers (AMV, Manuals de Consells A-40, f° 2v°). Los capítulos del gremio de pellers y juponers de vell de 1483, recogidos de un proceso de 1506, han sido transcritos por Puerta Escribano, 1997, pp. 219-221.

34 Llibre d’establiments i ordenacions de la ciutat de València, pp. 482-483.

35 Al peller Lluís de Santàngel lo vemos por ejemplo pujando en la subasta de los bienes de Joan de Gallach en 1498, donde se alzó con cuatro prendas por 92 sueldos y 8 dineros, y en la misma puja actuaron también otros colegas suyos, como Francí Bonet, en Tolsà y en Sayes (ARV, Protocols Joan Comes 601, 5 de febrero de 1498). Santàngel vuelve a estar presente, con otros pellers, en la almoneda de la viuda de Jaume Granyana en 1501 (ARV, Protocols Miquel Ortigues 10 251, 9 de abril de 1501). Por su parte, los Cerdà aparecen en casi todas las almonedas del siglo, y es en la del cirujano Jaume Miró, en 1479 donde aparece un «tabardo quasi mou de mescla» que compró «Cerdà lo rich» por 75 sueldos (ARV, Protocols de Joan Forner 949, 10 de febrero). Véase García Marsilla, inédite.

36 Véase nuestro artículo Id., 2010.

37 Narbona, 2009, p. 123.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/12678/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Légende Tabla 1. — Operaciones con prendas llevadas a cabo por corredores en València (1282) (ARV, Justícia de València)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/12678/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 69k

Auteur

Universitat de València

© Casa de Velázquez, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search