Version classiqueVersion mobile

Expertise et valeur des choses au Moyen Âge. II

 | 
Laurent Feller
, 
Ana Rodríguez

I. Experts et savoirs, savoirs d’experts

La formación de los mercaderes cristianos en el Mediterráneo occidental (siglos xiv-xv)

David Igual Luis

Texte intégral

Unas notas sobre la función de los comerciantes como expertos del oficio1

  • 1 Este trabajo se integra en los resultados de dos proyectos de investigación, financiados por el Min (...)
  • 2 Llibre de la Cort del Justícia, t. III, pp. 960 (doc. 3: 1299-I-11), 1007 (doc. 76: 1299-III-21) y  (...)

1En enero de 1299, Guillem Selom, Justicia de la ciudad de Valencia, delegó en Jaume Bonmacip, ciudadano y mercader valenciano, y en Arnau Goncelm, mercader de Narbona, la función de oidores de la cuenta o cuentas que había entre Pere Abelló y el cambista Ponç Fibla para que, llamadas ambas partes ante ellos, determinaran lo que fuera con el objetivo de dar el final debido al asunto. No es el único momento en que Selom, como autoridad judicial urbana, encargó en Valencia trabajos a mercaderes o por disputas comerciales. En marzo del mismo año asignó al cambista Bernat Planell y a Ramon Guillem Català, ciudadanos valencianos, la tarea de jueces y conocedores del pleito que había o que se esperaba que hubiera entre Jaume Saranyó y el mercader Arnau Savila, a causa de un dinero que Saranyó reclamaba a Savila por la venta de unas mercancías. Planell y Català tenían que resolver el contraste sumàriament e de plasegons ús de mercader. También en mayo siguiente, Selom nombró al propio Jaume Bonmacip y a Pere Savila como oidores y contadores de la cuenta que había o que surgiera entre Martí Gironés y el citado Ponç Fibla, para que certificaran lo que correspondiera con el fin de que Selom emitiera sentencia en el litigio que Gironés y Fibla desarrollaban ante él2.

  • 3 Numerosas intervenciones del presente coloquio insistieron lógicamente en el significado de la expe (...)

2Estos son sólo unos ejemplos de cómo, en el Mediterráneo cristiano de los últimos siglos de la Edad Media, los conflictos que afectaban de algún modo al mundo comercial podían requerir la presencia ante la justicia de personas capaces de constatar ciertos hechos, de verificar y evaluar las situaciones y hasta de elaborar informes que ayudaran a las decisiones judiciales. Ello, evidentemente, exigía que dichas personas fueran entendidas en la materia mercantil. Se comprueba así, en el terreno del comercio medieval, la existencia de la expertise como peritaje técnico y profesional y del expert en su sentido más restringido como perito o más amplio como especialista en un determinado campo laboral3. Pero tales realidades no se concretaron únicamente frente a la justicia pública. También se plasmaron en ámbitos privados, económicos y judiciales, como podían ser los reflejados en los arbitrajes estipulados ante notario. De nuevo, la documentación valenciana permite ilustrar este aspecto.

  • 4 ARV, Protocolos, nº 1996 (1476-XI-6). La sentencia del 10 de noviembre aparece recogida a continuac (...)

3El 6 de noviembre de 1476, siempre en Valencia, los mercaderes locales Bernat Alcanyís y Joan Oliver designaron árbitros a Lluís de Santàngel y Gaspar Valleriola, también mercaderes valencianos, super quibusvis questionibuspeticionibuscontroversiis et demandis que inter nos dictas partes sunt et esse sperantur usque in diem promulgacionis sentencie. Pocos días después, el 10 de noviembre, Santàngel y Valleriola pronunciaron su dictamen como jutgesàrbitresarbitradors e amigables composidors entre los pleiteantes indicados. Para ello manifestaron haber tenido en cuenta hasta tres tipos de actuaciones o documentos, entre otros: la demanda hecha por Oliver contra Alcanyís, en la que le emplazaba a pagar un dinero por cien quintales de quesos de Cagliari que habían sido transportados por vía marítima; las objeciones puestas a esta demanda por Alcanyís, en las que se alude a un Andrea di Bartolomeo, veneciano, que había remitido el cargamento de quesos; y ciertas cartas de este italiano y los cuadernos de las ventas que se habían efectuado de los quesos. Tras revisar estos argumentos y materiales y realizar varios cálculos, los árbitros condenaron a Alcanyís a pagar a Oliver 21 libras, 12 sueldos y 8 dineros, en moneda valenciana, y a hacerlo dentro de los diez días siguientes a la publicación del fallo. De inmediato, los contendientes aprobaron la sentencia4.

  • 5 Carrère, 1967, vol. 1, pp. 45-48; Corrao, 1994, p. 98; Soldani, 2010, p. 223.
  • 6 ARV, Protocolos, nº 2006 (1489-XII-5). En este conflicto, tanto las partes en disputa como los árbi (...)
  • 7 Soldani, 2010, pp. 223-225; Bettarini, 2012, pp. 110-111. Sobre los arbitrajes, cotéjese en paralel (...)
  • 8 Carrère, 1967, vol. 1, p. 39; Soldani, 2010, pp. 212-215.

4Entre los mercaderes cristianos europeos de finales del Medievo, algunas de las razones que justificaban el recurso al arbitraje radicarían en la rapidez y la idoneidad que presentaban las resoluciones arbitrales, en comparación con las de los órganos judiciales ordinarios5. Quizá por eso, en 1489 y otra vez en Valencia, los árbitros de un nuevo conflicto entre comerciantes afirmaban en su veredicto que estos eran persones mercantívols y, por tanto, que era cosa justa que las cuestiones entre ellos sens plet e procesos sien mercantívolment e plana dirimides e levades6. No obstante, aquí es más importante subrayar los criterios con los que se escogía entonces a los árbitros. Y es que, por encima de las leyes sobre el tema, fue usual que se eligiera por doquier a operadores considerados expertos en el comercio, que podían gozar incluso de prestigio y autoridad y que, en cualquier caso, estaban habilitados para adoptar decisiones sobre la base de su saber práctico y profesional7. Algo parecido, por cierto, a lo que sucedió en relación con los tribunales mercantiles especializados que fueron naciendo en diversos territorios, como los Consulados del Mar en la Corona de Aragón y los tribunales de la Mercanzia en la Toscana. En ellos, elementos como la respetabilidad social o la experiencia y el buen sentido primaron a la hora de seleccionar a sus integrantes o de determinar sus actuaciones8.

  • 9 Véanse las propuestas de los organizadores del coloquio en el escrito de convocatoria del mismo que (...)
  • 10 Balducci Pegolotti, La pratica della mercatura, p. 3; Gual Camarena, 1981, p. 58.
  • 11 Cruselles Gómez, Igual Luis, 2003, pp. 284 y 299; Tucci, 2007, p. 490. Sobre la existencia o no en (...)
  • 12 Epstein, 2006, p. 4.

5En la época, más en general, el problema pudo ser distinguir quiénes eran tales expertos en el comercio o, en la línea de lo planteado por los organizadores de este encuentro científico, qué competencias debían dominar, cómo se construía la imagen y la fama pública que los rodeaba y cómo adquirían sus conocimientos profesionales9. En definitiva, cómo los mercaderes alcanzaban el sapere o la saviessa que ya algunos manuales de mercadería mediterráneos del siglo xiv contemplaban como rasgos convenientes para ejercer el oficio10. Estas cuestiones son relevantes desde el momento en que, frente a lo ocurrido en otras labores coetáneas y con independencia de la existencia o no de corporaciones que reunieran más o menos obligatoriamente a dichos mercaderes, no parece haber por ningún lado normas rígidas que regularan el acceso genérico al desempeño de los intercambios. Si U. Tucci ha apuntado para la Italia del Renacimiento que ese acceso se lograba tácitamente, sin exámenes ni ceremonias de iniciación, E. Cruselles Gómez ha recalcado que tampoco en la Valencia del siglo xv había exámenes ni tribunales que valorasen los méritos de los aspirantes a comerciante11. En este contexto se comprende que uno de los factores que pudiera guiar el reconocimiento de la condición mercantil fuera el seguimiento, por parte de los candidatos a tal condición, de una carrera formativa que comenzara a asegurarles la posesión de dos de los ejes que marcaban lo que era un experto: la acumulación de informaciones y la capacidad para identificar las claves del propio trabajo12.

Los mercaderes y su formación, entre la economía y la cultura

  • 13 Entre otros trabajos de estas autoras, consúltese Cuadrada, 1994 y Caunedo del Potro, 2006.

6Precisamente, en el Mediterráneo occidental, esta formación de los mercaderes cristianos ha recibido una amplia atención historiográfica. Sobre todo, esto es válido justo para la Baja Edad Media de los siglos xiv y xv, cuando la figura de los comerciantes y sus características aparecieron más perfiladas en función tanto de la evolución material de la economía como de la posición que dichos operadores empezaron a ocupar dentro de la sociedad. Al respecto, creo que los balances publicados por dos autoras españolas (Coral Cuadrada y Betsabé Caunedo)13 han resumido bien los diferentes elementos que constituían la formación mercantil, a partir fundamentalmente de la realidad histórica de los agentes italianos, catalanes y castellanos. Así, de entrada, los estudios de ambas investigadoras confirman la conveniencia de observar tal formación como un itinerario en varios estratos, más o menos inmediatos o generales, que serían apreciables desde dos puntos de vista. Por un lado, como estratos materiales que guiaban el tránsito de cada persona desde la casa doméstica hasta el entorno particularmente urbano o semiurbano y, en algunos casos, desde aquí hasta el ámbito más extenso de Europa y el Mediterráneo. Por el otro, como estratos intelectuales que podían contemplar una vertiente teórica, una faceta práctica e, incluso, una especie de aprendizaje continuo a lo largo de la vida.

  • 14 Igual Luis, 2009, pp. 284 y 287; Caunedo del Potro, 2011, p. 806.
  • 15 Caunedo del Potro, Córdoba de la Llave, 2004, p. 42; Epstein, 2006, p. 2.
  • 16 Airaldi, 1997, p. 204.

7Es cierto que el recorrido por estos diversos estadios no siempre era tan compartimentado, y separado, como su propia definición da a entender. También es verdad que, en la trayectoria formativa de los mercaderes bajomedievales y aunque se combinaran a modo de simbiosis las perspectivas empíricas y las teóricas, acabaron por predominar las primeras frente a las segundas14. Esto corrobora que tal formación era más un requisito profesional que una opción erudita, pero asimismo hace que el oficio mercantil concuerde con la inmensa mayoría de sectores laborales del período, especialmente artesanales, cuyo conocimiento técnico se basaba en gran medida en la experiencia15. En cualquier caso, al final, todo conducía a impregnar la carrera comercial de un sentido acumulativo o aluvional, como se ha señalado algunas veces. Es decir, el sentido de un camino que no eliminaba nada del conocimiento tradicional de los agentes ya consagrados sino que, por el contrario, lo enriquecía constantemente a través de la experiencia directa y de otras destrezas y habilidades conseguidas poco a poco16.

  • 17 Epstein, 2003, p. 39; Id., 2006, p. 7.
  • 18 Aurell, 2010, p. 73; Carocci, 2010, pp. 14-15.
  • 19 Navarro Espinach, 2006, pp. 151 y 186.

8Por descontado, estas problemáticas afectan a factores económicos, ligados a lo que Epstein llamó en su día la formación del capital social y el asunto de la transferencia del saber técnico, ya sea entre pares, entre generaciones o entre distintas regiones europeas17. Sin embargo, como viene destacándose recientemente, dichas cuestiones pueden ser leídas asimismo en clave cultural y simbólica, dado que el ejercicio de un determinado oficio podía asociarse a una cosmovisión específica y, además, solía existir una relación estrecha entre la percepción del propio trabajo, la identidad social y hasta la orientación espiritual de la existencia. En este sentido, para interpretar muchos procesos históricos, cada vez está más clara la importancia que hay que otorgar a nociones como la del reconocimiento colectivo, o a las representaciones de los contemporáneos sobre puntos como la riqueza, el estatus o la ética social, por ejemplo18. Algo que, entre los mercaderes de finales del Medievo, puede llevarse a cabo comparando la imagen que estos tenían de sí mismos con la que les atribuían otros grupos, pero también con la práctica que construían día a día durante sus intervenciones múltiples en los mercados19.

  • 20 Braunstein, Franceschi, 2007, pp. 656-658. Aparte de esta referencia, sobre Cotrugli y su Libro véa (...)

9Esto es aplicable en particular a los operadores de cierto nivel. Operadores asentados esencialmente en las ciudades de la época y que actuaban como auténticos hombres de negocios, con intereses amplios y complejos en los mundos del intercambio, la producción, la banca y las finanzas, la inversión inmobiliaria y la especulación, sin desdeñar la esfera política. A ellos parece referirse Benedetto Cotrugli en su célebre Libro dell’arte di mercatura, redactado en 1458. Cotrugli, mercader nacido en la antigua Ragusa e influido sustancialmente por los ambientes socioeconómicos y culturales italianos, afirmaba en su obra que en realidad eran pocos los verdaderos mercaderes. A esta categoría no pertenecían los operadores plebeyos y vulgares, ni los tratantes de pieles, ni tan siquiera los drappieri y merceros, todos los cuales ostentaban un prestigio inferior. Tampoco entraban los hombres que querían enriquecerse con rapidez, puesto que eran peligrosísimos. Según Cotrugli, la actividad del mercader debía dirigirse al bienestar y la salud de la república, ya que abastecía el mercado de los productos necesarios y de otros artículos de lujo, alimentaba la economía urbana a través de los impuestos que pagaba, daba trabajo a la gran masa de la población y evitaba la proliferación de pobres20.

  • 21 De la mayoría de cuestiones que acabo de indicar había conciencia desde hace muchos años. Basta rel (...)

10A pesar de la aparente claridad de estas formulaciones, hoy sabemos bien lo difícil que resulta dibujar la figura de un mercader-tipo medieval y, en paralelo, establecer una división jerárquica o por grados dentro del universo comercial. Mucho más si hablamos en términos globales y pretendemos abarcar, como es mi caso aquí, distintos países y regiones y varios siglos. También la investigación nos ha hecho ya muy conscientes de que, al lado de los mercaderes y de sus élites, los mercados mediterráneos del período quedaron vertebrados por un sinfín de sujetos de muy diversas caracterizaciones profesionales y socioeconómicas, quienes a la postre constituyeron el tejido conjuntivo de una realidad que sería incomprensible sin ellos. Finalmente, los estudiosos tampoco han dejado de atestiguar la ambigüedad que llegan a revestir las etiquetas empleadas para retratar a los actores económicos, tanto desde el pasado como desde el presente, como ocurre con la propia denominación de mercader. Esto es así, entre otras cosas, por lo incompletas o inespecíficas que son esas etiquetas en cuanto a las tareas concretas y la posición social real a las que se refieren21.

  • 22 Cuadrada, 1994, p. 118; Aurell, 2010, pp. 75, 81-83 y 85.
  • 23 Cruselles Gómez, 2006, pp. 372-378; Caunedo del Potro, 2011, p. 809.

11Con todo, al menos en ciertos lugares, cabe reconocer que los grupos mercantiles que son definibles desde varios puntos de vista como medio-altos debieron ser proclives a construir una visión que identificara a los mercaderes con una labor profesional compartida, con una pretendida cohesión colectiva e, incluso, con su integración en un estamento social determinado22. Es en definitiva una visión que contribuía al diseño de los procesos de diferenciación social y de aumento del propio prestigio, tanto hacia el interior de los citados grupos como en relación con el resto de la sociedad, y que desde luego brindaba a dichos mercaderes una identidad común y opuesta a la de otros conglomerados humanos, máxime en las ciudades23.

Hacia una caracterización del trabajo y la identidad mercantiles

12En los reinos hispánicos y el norte de Italia, por ejemplo, siempre desde 1300, los principales rasgos de tal identidad pueden deducirse a partir de una serie muy diversificada de fuentes, entre las que destacan los famosos manuales de mercadería o pratiche di mercatura. Recuerdo que estos eran una especie de guías de la actividad comercial, confeccionados en el seno de algunas empresas mediante la recopilación de noticias y de datos precisos y mensurables de la realidad. Del contenido de la serie mencionada de fuentes, extraigo tres características definitorias de lo que se decía que eran los mercaderes y su trabajo en la Baja Edad Media.

  • 24 Aurell, 2010, p. 77.
  • 25 Braunstein, Franceschi, 2007, p. 657.
  • 26 Schopper, El libro de los oficios, 2006, pp. 111-112 (sobre Schopper); Tucci, 2007, p. 486 (sobre S (...)

13Primera característica. La práctica del comercio llegó a ser considerada un arte. El concepto indica que este oficio no sólo suponía el conocimiento y el desarrollo de ciertas habilidades y técnicas, sino también la exigencia de determinadas condiciones personales a quienes lo aprendían y querían usar de él24. Y esto se pedía con isperanza niente di meno di guadagno, como vuelve a afirmar Benedetto Cotrugli a mediados del Cuatrocientos25. Es decir, con la intención de que la profesión sirviera para el beneficio de sus protagonistas. De hecho, la finalidad confesada de ganar dinero, sacar provecho o no ser pobre comparece con frecuencia en la documentación que habla de los objetivos que tenían que perseguir los mercaderes cristianos. Es lo que sucede en escritos del período renacentista del genovés Andrea Spinola y, hasta fuera del escenario mediterráneo, del alemán Hartmann Schopper. También en obras del siglo xv del noble Enrique de Villena, que estaba emparentado con las casas reales de Castilla y Aragón, o del siglo xiv del franciscano catalán Francesc Eiximenis, como el Dotzè llibre del Crestià de 1385, donde se sitúa la faena del mercader entre las artes lucrativas del mundo26.

  • 27 Tucci, 2007, p. 493; Caunedo del Potro, 2011, p. 809.
  • 28 Aurell, 2010, p. 78; Igual Luis, 2010, p. 144.
  • 29 Eiximenis, 2005, p. 29 (se habla de la utilidad de que los mitjans e los majors de la sociedad sepa (...)
  • 30 Duran Duelt, 2005, pp. 493-499; Braunstein, Franceschi, 2007, pp. 661-663; Le Goff, 2010a, pp. 101- (...)
  • 31 Todeschini, 2005, pp. 189 y 193.

14Segunda característica. En consonancia con lo anterior, ser buen mercader equivalía por doquier tanto a poseer un correcto bagaje técnico y profesional, como a vivir según unas máximas de comportamiento ajustadas a las reglas y las relaciones sociales de aquella época27. Sobre lo primero (el bagaje técnico y profesional), éste debía ser el adecuado para que nuestro personaje efectuara las labores que se hacían constar muchas veces como las más típicas de su arte: ante todo, comprar y vender; después, en bastantes ocasiones, viajar y desplazarse entre distintas geografías28. Para ello convenía que el mercader dominara la gramática per saber parlar ab los estranys dins lur terra o fora d’aquella, como señalaba de nuevo Eiximenis a fines del Trescientos29. Pero también la escritura y el cálculo matemático le resultaban útiles, como expondré mejor más adelante. Sobre lo segundo (las máximas de comportamiento), era normal aconsejar a los mercaderes que vivieran y negociaran con arreglo a virtudes como la prudencia, la honradez, el respeto a la ética y la religión cristianas, o el mantenimiento de la buena fama y la propia reputación30. Probablemente, el que la iglesia como ente ideológico dominante estimara durante largo tiempo que los mercaderes eran figuras ambiguas y a rischio, en términos morales31, propició la insistencia en variables como las que acabo de indicar.

  • 32 Todeschini, 2005, pp. 203-205; Caunedo del Potro, 2006, p. 444; Navarro Espinach, 2006, p. 154; Aur (...)
  • 33 Goldthwaite, 2009, p. 413.

15Con esto, el saber hacer del arte mercantil (la pericia técnica) quedaba equiparado con el saber ser (las bondades personales de los operadores), combinando pues las formas de llevar a cabo un trabajo con la forma de ser de quienes lo ejecutaban. O expresado de otro modo: en la mentalidad que se estaba elaborando, virtudes profesionales y virtudes morales eran las dos caras de una misma actividad comercial. En teoría, la aceptación de tales principios conducía al éxito en los negocios, y proporcionaba a los agentes económicos la legitimidad precisa tanto para ubicarse en el conjunto de la sociedad medieval como, sobre todo, para participar en sus mercados32. Y es que la pérdida de la reputación y, en consecuencia, la traición a los márgenes de confianza que permitían organizar habitualmente los intercambios podían significar, para los afectados, ser excluidos de los ambientes comerciales. Así se entiende la advertencia que recibió en 1398 Francesco di Marco Datini de su factor en Florencia, cuando este le desaconsejó abrir un banco local por la mala fama que ello le acarrearía a Datini, ya que la gente lo compararía con un cambista usurero33. También por la salvaguarda de la reputación se comprenden las reacciones similares de algunos mercaderes, incluso en contextos cronológicos y espaciales diferenciados, cuando estaban sometidos a problemas de gestión o liquidez en sus tratos.

  • 34 Gargiolli, 1968, p. 87. Sobre la vida de Gregorio Dati, personaje de algún renombre en la Florencia (...)
  • 35 ARV, Protocolos, nº 2676 (1488-VII-30). Aquí se reproduce la carta citada, fechada el 6 de noviembr (...)
  • 36 Orlandi, 2008, p. 13; Padgett, Mclean, 2011, p. 28.

16Hacia 1408 se conocen las dificultades por las que atravesó Gregorio Dati, un sedero florentino que, al menos desde 1390, era titular de negocios y compañías en Italia y la Península Ibérica. Según declara Dati en el Libro segreto que nos ha legado, las dificultades mencionadas nacieron de la falta de crédito que sufrió entonces, hacia 1408, a causa de las sospechas, la envidia y las malas lenguas de muchos. Esto lo situó al borde de la bancarrota. Pero, para evitar la quiebra y también per non avere vergogna, Dati prefirió permanecer disfatto dell’avere che dell’onore. Es decir, prefirió salir perjudicado más en sus bienes materiales que en su honor, por lo que logró satisfacer sus deudas con gran esfuerzo34. Años más tarde, en 1487, el cambista valenciano Ausiàs Pintor remitió desde Cagliari una carta a su hermano Bernat, otro mercader y cambista de Valencia, acerca del pago de una letra de cambio. Pues bien: en la carta se recalcaba varias veces que el honor de Ausiàs dependía del pago correcto del cambio y que, si Bernat estimaba la honor de aquel, por nada tenía que fallarse en tal extremo ni hacerse lo contrario35. Sin duda, las insistencias de Gregorio Dati en su vergüenza y honor y de Ausiàs Pintor en su honor reproducirían bien lo importante que era, para el desenvolvimiento de los intercambios en el Mediterráneo de la época, preservar una imagen pública apropiada y, más en detalle, una lógica social del reseñado honor que, al menos según la experiencia toscana, se identificaría con la solidez y la prosperidad empresariales y con el mismo honor personal36.

  • 37 Cruselles Gómez, 2001, pp. 218-219; Caunedo del Potro, 2006, p. 447 (sobre los actos valencianos y (...)
  • 38 Caunedo del Potro, 2006, p. 454; Cruselles Gómez, 2006, pp. 377-378; Palermo, 2008, p. 40; Anheim, (...)

17Tercera y última característica que resalto de la identidad de los mercaderes. Dado todo lo que acabamos de ver y, también, dada la complejidad real del comercio bajomedieval, es normal que se juzgara que el triunfo económico estaba más asegurado si no se dejaba a la casualidad o el azar. Un anónimo operador florentino del Trescientos llegó a defender que era mejor tomar decisiones empresariales no por opinión, sino por razón, tras analizar las diferentes informaciones que tenía a mano el tratante. Pero este aspecto podía facilitarse si, previamente, el aspirante al oficio conseguía saber quanto s’apartiene a uno che abbia essere mercatante, en expresión de Vespasiano da Bisticci, humanista italiano del siglo xv. De ahí la trascendencia que adquiría el despliegue de un proceso formativo de largo alcance y múltiples significados, en el que se incluían fases que procuraban enseñar el arte de la mercadería o adiestrarse en el trato de la mercadería, como subrayan actos valencianos y castellanos del mismo xv y del inicio del siglo xvi37. El seguimiento de este proceso no era preceptivo, pero sí era tanto más obligatorio o deseable cuanto mayor fuera el índice de especialización que envolviera al mercader y, en consecuencia, cuanto mayor fuera su inserción en intrincados circuitos geográficos y sectoriales de transferencia, y su deber de manejar los procedimientos más refinados que se empleaban en los intercambios del momento38.

El proceso de aprendizaje de la profesión

18Visto esto, es hora ya de preguntarnos cómo se concretaba la formación de los mercaderes en los siglos xiv y xv. El repaso de varias realidades locales en algunos de los países cristianos del Mediterráneo occidental ofrece respuestas matizadas a este interrogante.

  • 39 Tanto en relación con lo que he indicado de las ciudades toscanas como sobre lo que después señalar (...)

19De entrada, uno de los prototipos más claros lo brindan las ciudades toscanas, encabezadas por Florencia. Aquí, la función combinada de la casa familiar, la escuela urbana y el fondaco mercantil permitía desarrollar una educación que empezaba con la enseñanza de la lectura y la escritura, y continuaba con la asimilación del ábaco (el arte de contar) a cargo particularmente de escuelas o maestros de ábaco. El que las empresas toscanas adoptaran pronto sofisticadas técnicas comerciales ayudó a implantar esta etapa educativa más especializada. Finalmente, el recorrido acababa a partir de los 12 o 14 años cuando el estudiante se convertía en joven aprendiz del oficio mercantil, incluso a través de la ejecución de viajes al extranjero39.

  • 40 Orlandi, 2008, pp. 13-14.
  • 41 Tucci, 2007, pp. 494-495.

20Al respecto, no hay más que recordar el caso de la sede valenciana de la compañía Datini, en la década de 1390. Al igual que en otras sucursales del grupo datiniano, por ella iban pasando aprendices y mozos toscanos que, según sus inclinaciones, participaban en la gestión de la filial y alcanzaban soltura tanto para moverse por sí mismos en los mercados como para ocuparse de tareas de contabilidad, por ejemplo40. No obstante, en la Datini y en otras empresas, estas pruebas en el exterior superaban el mero horizonte de la preparación profesional. Nuevamente según U. Tucci, eran un modo también de conocer el mundo y de lograr una educación humana que podía hacerse valer en cualquier manifestación de la vida civil41.

  • 42 Ibid., pp. 489-490.

21En Génova, donde las escuelas de ábaco surgieron escasa y tardíamente, la demanda de los mercaderes encontró respuesta en ciertos maestros que, sin renunciar a sus programas tradicionales, ya desde el Doscientos adaptaron la enseñanza de la gramática a las necesidades específicas del comercio. Pero, aun con esta diferencia de planteamientos, tanto en la Toscana y la Liguria como en varias regiones noritalianas más, las distintas fases de la instrucción completaban un verdadero método de análisis de la realidad. En este método, el trabajo de los principiantes en empresas ya establecidas favorecía que los operadores maduros, como otros habían hecho con ellos mismos, trasladaran a los que eran todavía inexpertos no tanto un complejo rígido y estructurado de reglas y nociones, como unos saberes en que se sumaba lo heredado de generación en generación con las nuevas experiencias adquiridas, individuales o de compañía. Y como ya he dejado caer al inicio, todo apunta a que esto se haría más con el predominio de la oralidad y la práctica que con el recurso a libros y teorías42.

  • 43 Travaini, 2003; Caunedo del Potro, Córdoba de la Llave, 2004, p. 45; Caunedo del Potro, 2006, p. 42 (...)
  • 44 Caunedo del Potro, 2006, p. 441. En este artículo (pp. 428-439) y en otro trabajo de la misma autor (...)
  • 45 Tucci, 2007, p. 484.
  • 46 Gargiolli, 1968, pp. 13-17.

22Entre el conjunto de conocimientos transmitidos durante la formación, el cómputo aritmético asumió especial protagonismo, no sólo en Italia. Las exigencias contables y de registro de las empresas, el propio desarrollo de los negocios, la conveniencia de habituarse a las monedas mediterráneas y sus equivalencias, y la obsesión por evitar engaños y fraudes propiciaron por doquier entre los mercaderes el interés por el número, la cuantificación y el cálculo43. Por eso surgieron las escuelas de ábaco que he citado. Por eso también, en la misma Italia y en España o Francia, proliferaron en el Bajo Medievo los datos matemáticos incluidos en los manuales de mercadería o en volúmenes consagrados más detalladamente a la aritmética. Dada la importancia de esta disciplina, no es extraño que una pequeña obra castellana de comienzos del siglo xvi llegara a considerar que por la aritmética las çibdades florecen, las campañas y allegamientos mejoran y aprovechan44. Pero, volviendo a las palabras de U. Tucci, los elementos del cálculo no venían enseñados en abstracto, sino que se asociaban a determinaciones cifradas de tiempo, espacio, valor, pesos, medidas y monedas, planteadas muchas veces en las escuelas y los manuales mediante ejercicios y problemas. Así, el joven se acostumbraba pronto a la representación de gente que compraba, que vendía, que prestaba o que ganaba dinero, legitimando con las lógicas de la matemática lo que eran los objetivos del quehacer mercantil45. Probablemente, algo parecido a esto es lo que debió suceder a Gregorio Dati, ese sedero toscano que he mencionado antes. Según manifiesta de nuevo en su libro segreto, Dati nació el 15 de abril de 1362 y, únicamente tras haber pasado por el estudio del ábaco (esto es, el estudio de las reglas básicas de la aritmética), fue a stare a bottega con el también sedero Giovanni di Giano, se supone que para continuar su adiestramiento. Entonces era 1375 y Dati tenía 13 años. En esta empresa permaneció ininterrumpidamente hasta 1380 y sólo hacia 1385, habiendo superado la veintena de años, el propio Di Giano lo hizo socio de su compañía. Ya en ese instante, Dati confiaba en el guadagno que iba a obtener, siempre al nome y con la grazia di Dio46.

  • 47 Carrère, 1967, vol. 1, pp. 142-144; Aurell, Puigarnau, 1998, p. 138; Igualluis, 2009, pp. 284-285.

23En los reinos hispánicos, las investigaciones sobre la cuestión señalan caminos un poco diferenciados respecto a lo que acabo de resumir. En la Barcelona del siglo xv, ciertas iniciativas testimoniadas hasta 1450 irían en la línea de promover la implantación, desde el municipio y a imitación de Florencia, de focos de enseñanza específica de cuentas, cálculos, sistemas monetarios y cambios. Sin embargo, al final, la formación profesional de los futuros mercaderes a partir del uso de razón de estos sólo escogió como escenarios esenciales la casa familiar y la casa o la tienda de un mercader. Esta última podía ser el hogar familiar (si el padre era ya comerciante) o la casa de un tercero, en cuyo caso se acordaban mecanismos de colocación mediante contratos de aprendizaje. El joven instalado se habituaba a los secretos del oficio y a manejar la contabilidad y las técnicas del mercado, llegaba a acompañar a su patrón en los desplazamientos, y podía colaborar con él en su trabajo prestando servicios de representación47.

  • 48 Colesanti, 2008, pp. 49-56 y 867. Los hijos de Caterina Llull eran cuatro, un varón y tres mujeres, (...)

24Un contexto semejante tuvo que ser el que enmarcara la educación de los hijos de Caterina Llull, mujer de negocios catalana asentada en Sicilia. Tras enviudar en 1471 de Joan Sabastida, mercader y funcionario real, Caterina monopolizó la administración de los tratos familiares y la enseñanza de sus vástagos. Para uno de ellos contrató en 1477 y 1479 a maestros particulares y es presumible que, gracias a estos y a la madre, los citados descendientes aprendieran a leer, escribir y calcular. De hecho, la decisión de que una hija interviniera en la contabilidad de su casa debió ser de la propia Caterina, quien a su vez parecía poseer un nivel poco elevado de práctica escrita, pero una alta comprensión del léxico y los modos comerciales48.

25En la ciudad de Valencia, las fuentes no han dejado rastro de enseñanzas aritméticas o gramaticales especializadas para los mercaderes, al estilo italiano. Ante tal situación, y como en Barcelona, el peso de la educación correspondió a dos ámbitos, en ocasiones no muy distinguidos entre sí. Son de nuevo el hogar familiar y el espacio de la tienda o empresa comercial.

  • 49 Cruselles Gómez, 1997, pp. 175-176; Id., 2001, pp. 59-93 y 218-219.

26Como se ha comprobado para la primera mitad del Cuatrocientos, era usual que los jóvenes valencianos en formación mercantil se iniciaran en los rudimentos de la lectura y la escritura latina y vulgar antes de comenzar la etapa fundamental de preparación profesional. En esta fase, la función de la madre o los preceptores y de los maestros en las escuelas públicas era importante. No obstante, con frecuencia, esta enseñanza elemental se confundía con la del oficio, a través de la redacción de contratos de aprendizaje con mercaderes. Una vez el niño había crecido y se había decantado por ejercitar el tráfico comercial, entraba en una compañía mercantil. El padre lo solía emplear con un agente más o menos reputado, de la propia capital o de otra, por un período durante el que el niño aprendería los conceptos básicos del negocio y podría viajar al extranjero con su jefe o efectuar por él labores de delegación. Desde entonces, el muchacho aprendía trabajando y trabajaba mientras aprendía. Por estas vías, la composición del grupo mercantil urbano se renovaba incorporando a gentes venidas de fuera que buscaban el éxito en la ciudad, a artesanos y tenderos de la misma Valencia que daban el salto profesional tras una acumulación de capital y experiencia, y a operadores salidos directamente de familias mercantiles ya antiguas o que provenían de categorías afines a la de los mercaderes por su posición socioeconómica dentro de la urbe (como notarios, juristas o cambistas)49.

  • 50 López Beltrán, 1997, pp. 43-44, 58 y 68-69.

27En la Corona de Castilla, algunas informaciones notariales de Málaga en el tránsito del siglo xv al siglo xvi muestran que los mercaderes podían contratar a maestros para enseñar a sus hijos o criados la lectura y la escritura e, incluso, el faser cuenta llana. Esta expresión comenzó identificando los cálculos de sumar y restar, pero desde 1530 integró la multiplicación. Sin embargo, la escasez de los documentos de este tipo hallados hace pensar que, quizá, las familias de los comerciantes (al menos las de cierto poder adquisitivo) no recurrirían tanto a las escuelas de la ciudad como a tutores particulares. En cualquier caso, el paso por esta educación básica marcaría el principio y el fin de una instrucción ideada para objetivos concretos, por lo que más de un joven corría el riesgo de olvidar lo que había aprendido si no lo practicaba50.

  • 51 AHPV, Protocolos notariales, nº 8438, fo 322vº-323vº (1514-II-27). En este caso, sin embargo, no pa (...)
  • 52 Caunedo del Potro, Córdoba de la Llave, 2004, pp. 45-47; Caunedo del Potro, 2006, pp. 439-448.

28También en la Castilla del Duero, y nuevamente en la transición del siglo xv al siglo xvi, la lectura y la escritura podían correr a cargo de preceptores específicos. En 1514, por ejemplo, Álvaro García, mercader de Medina de Rioseco, estipuló que su hijo Pedro se trasladara el tiempo que fuera necesario a la casa de Alonso de Porras, vecino de la misma villa, para que este le enseñara a leer de redondo e de tirado e a escrevir letra redonda e cortesana e tiradotodo a vista de maestros51. Aparte, en Burgos, es posible que las nociones de aritmética se adquirieran junto a otros conocimientos elementales en la propia urbe. De lo que no hay duda es de que, aquí, también se dio un claro vínculo entre relación laboral y sistema educativo, según sugiere entonces el modelo de los mercaderes laneros de la localidad. Y es que la esencia de la enseñanza profesional de estos agentes burgaleses fue la práctica diaria y cercana al ejercicio de la propia actividad. Una práctica en que se sucedían cuatro etapas clave: introducción en los negocios de la mano de expertos, actuación de los jóvenes como hombres de sierra encargados de explorar las zonas productoras de lana, iniciación en la gestión ferial, y despliegue de trabajos de factoría en diferentes plazas peninsulares o extranjeras52.

Unos problemas para acabar: vías de transmisión de saberes, escritura y racionalidad

  • 53 Tomo estas ideas de los comentarios publicados en Braunstein, 2003, p. 463; Igual Luis, 2009, p. 27 (...)

29A pesar de los aspectos distintos que enfatizan las aproximaciones territoriales que acabo de exponer, y otras que serían añadibles, la verdad es que todas ellas subrayan cuatro ideas como mínimo: una, que el desarrollo económico bajomedieval suscitó la demanda de personas instruidas y, a la vez, fue favorecido por estas; dos, que la extensión de los canales formativos abarcó incluso determinados grados modestos del universo de los mercaderes, aunque fuera en este caso con niveles de complicación más reducidos; tres, como ocurría en otros sectores laborales urbanos, que las dinámicas del aprendizaje profesional servían también como instrumentos tanto de una primera socialización como de una educación más global, entendida esta como proceso de aculturación, de adquisición de buenas maneras y de experiencia del mundo; y cuatro, en consonancia asimismo con lo acaecido en varios ámbitos, que la obtención de cierta competencia técnica y de saber (o, mejor, de saber hacer) pudo ayudar al ascenso social, si bien es innegable que, en estos siglos, dicho saber no ocupó un papel en la construcción de las jerarquías sociales exactamente igual al que tiene en nuestra contemporaneidad, por ejemplo53.

  • 54 De nuevo escribo las líneas que preceden a esta nota a partir de sugerencias contenidas en Braunste (...)

30Aparte de estos elementos, uno de los factores decisivos en la descripción de los modos como se concretó la trayectoria formativa en el comercio fue el de la movilidad geográfica de los operadores. En realidad, esta movilidad fue siempre un rasgo de primer orden para la comunicación del conocimiento y la consecución de destrezas en una disciplina como la mercantil, que se caracterizaba entonces además justo por una acentuada tendencia hacia la circulación de hombres, recursos e ideas por Europa y el Mediterráneo. A título individual, la mencionada movilidad fue fundamental para perfeccionar la propia pericia en el oficio: lo hemos visto al hablar de la Toscana, Barcelona, Valencia o Burgos. Pero, a título colectivo, fue primordial para facilitar mecanismos de difusión y/o emulación técnica entre negociadores de diferentes orígenes, y hasta de imitación de los esquemas mercantiles por parte de otras instancias de la sociedad. Este último tema es complicado de abordar, unas veces porque es difícil hallar vías certeras de transmisión entre grupos y territorios, otras porque cabe constatar itinerarios múltiples de penetración técnica54. Aun así, sobre la cuestión conviene recordar algunas cosas.

  • 55 Caunedo del Potro, 2006, pp. 428 y 436; Cortonesi, Palermo, 2009, p. 25.
  • 56 Cruselles Gómez, 2007, pp. 77-78 y 109. Para recordar las proyecciones exteriores de grupos mercant (...)

31A gran escala parecen evidentes las conexiones establecidas entre ciertos procedimientos empleados por los agentes cristianos occidentales y los acreditados en Bizancio y el Islam. Pienso ante todo en los procedimientos matemáticos y aritméticos, introducidos con finalidades absolutamente prácticas y de cálculo para los intercambios, como he indicado. Esas conexiones, leídas en un largo recorrido que arrancaría desde el siglo xi, pueden interpretarse en términos de influencia en especial del Islam sobre la Cristiandad occidental. Una influencia que tendría particular repercusión en la Península Ibérica, gracias a la riqueza de la tradición andalusí55. Mientras, en una escala menor, son palpables en paralelo los efectos creadores o difusores que alcanzó desde 1300, e incluso desde antes, la actividad de varios grupos mercantiles cristianos relevantes, con sus proyecciones y cronologías oportunas: los italianos, cómo no, pero también los catalanes y los burgaleses. Las incidencias locales, regionales e internacionales de estos conjuntos de operadores, y de otros, propiciaron la constitución de medios comerciales más o menos integrados entre sí y que, sobre todo, se movían con prácticas empresariales bastante homogéneas y en entornos de un relativo cosmopolitismo. Por ello, al menos para los centros medianos y mayores del Mediterráneo donde se produjo a fines de la Edad Media una fuerte convergencia de oportunidades económicas, creo que son válidos los argumentos que extrae E. Cruselles Gómez desde el observatorio valenciano del siglo xv. En esos centros, la puesta en marcha de dinámicas de colaboración o competencia entre mercaderes, y de ósmosis social entre colectivos, debió allanar el camino a la transferencia de saberes y habilidades y convirtió en norma los comportamientos imitativos y la asunción de pericias comunes56.

  • 57 Tucci, 2007, p. 482; Igual Luis, 2009, pp. 281 y 287-291; Le Goff, 2010a, p. 121; Caunedo del Potro(...)
  • 58 Caunedo del Potro, 2006, pp. 421-428; Cortonesi, Palermo, 2009, pp. 61-62. Recojo la expresión graf (...)

32Dentro de tales pericias comunes, la de la escritura era desde luego esencial. En la época, numerosos retratos del buen mercader en Italia o en España lo dibujan vinculado de alguna manera al texto escrito. Los mercaderes tenían que escribir; debían hacerlo todo lo posible y con rapidez, claridad y exhaustividad. De ahí la insistencia de los canales formativos en el aprendizaje de la escritura57. Como es muy bien sabido, los restos directos o indirectos que nos han llegado de dicha escritura mercantil confirman que su concreción fue enormemente diversificada, aparte de los manuales de mercadería: infinidad de contratos comerciales, cartas de contenido plural, registros de cuentas y actividades o diarios y memorias personales, por ejemplo. De auténtica grafomanía se ha calificado el apego de los mercaderes bajomedievales hacia lo escrito. Un apego con el que se buscaba conservar memoria, controlar los propios negocios, hacer circular informaciones que contribuyeran a adoptar decisiones económicas y, a la postre, en principio, rodear el desempeño mercantil de una especie de halo de racionalidad58.

  • 59 Braunstein, 2003, pp. 474-475; Anheim, Menant, 2010, pp. 346-347 y 349. Coincidiendo con las ideas (...)
  • 60 Así se recalca desde ópticas diversas en trabajos como Caunedo del Potro, Córdoba de la Llave, 2004 (...)
  • 61 Al respecto, basta cotejar las palabras de Crusellesgómez, 2001, pp. 36-44; Id., 2007, pp. 89-111; (...)

33De todas formas, quizá habría que repensar mejor el papel jugado por esta escritura en el comercio. Al respecto, y tanto hacia el interior del arte de la compraventa como en relación con la generalidad social, me gustaría reiterar lo que Ph. Braunstein y É. Anheim y Fr. Menant han resaltado en balances de alcance continental: que, en estos momentos, la familiaridad con lo escrito diseña profundas disparidades –en cantidad y calidad– entre grupos humanos y ambientes geográficos y que, al final, esa familiaridad era un asunto de élites y de clases medias sobre todo urbanas, fuera de las cuales no solía afectar más que a una ínfima fracción de la población trabajadora59. En consecuencia no convendría marginar el rol importantísimo, y todavía dominante desde ciertos sectores y perspectivas, que seguía manteniendo la oralidad60. Simultáneamente, también habría que tener en cuenta las diferentes proporciones entre actos escritos y actos orales, o entre la diversa tipología posible de actos escritos (mercantiles o no), que podrían darse según países y regiones en función de circunstancias específicas de alfabetización, cultura, innovación técnico-económica y práctica jurídica. En este sentido, y siempre para los siglos xiv y xv, recuérdese que la comparación entre las ciudades toscanas y las de la Corona de Aragón en cuanto al uso y la función que los comerciantes de cada una de ellas daban a los documentos generados internamente por las empresas o a los documentos notariales, por ejemplo, enseña lógicas no totalmente coincidentes entre sí61.

  • 62 Yo mismo reproduje el citado vínculo, quizá con escasa reflexión, en Igual Luis, 2009, p. 288. Pero (...)
  • 63 Menant, 2006, p. 46; Coquery, Weber, Menant, 2006b, pp. 22-23.
  • 64 Cruselles Gómez, 2003, p. 60.

34Además, en este hipotético replanteamiento de la escritura dentro del comercio, igualmente se debería ser muy prudente con otra cuestión: la vinculación, que en ocasiones se establece de manera demasiado automática, entre el afán de escribir y la racionalidad del mercado o, por lo menos, la gestión presuntamente eficaz de los intercambios62. Y esto, no sólo porque detrás de todo escrito, aparte de razones de mera funcionalidad, podían esconderse conscientemente o no elementos de ritualización de las transacciones y hasta de modificación o reforzamiento de las relaciones sociales que el propio escrito condicionaba. También porque a veces la escritura mercantil testimonia formas de hacer más irracionales que racionales o, mejor, formas de hacer que siguen criterios imposibles de comprender por nosotros, en referencia a las imperfecciones, las omisiones, los fallos y el desorden que cabe detectar en algunas fuentes comerciales63. Valga una muestra de estos problemas. En 1496, en unas cuentas que la sucursal en Valencia de la banca sienesa de los Spannochi entregó a uno de sus mejores clientes (el papa Alejandro VI) se aprecia una equivocación, favorable a la banca, por la que esta escamoteó cien libras a la familia del pontífice. Es difícil certificar la voluntariedad del desliz, aunque las mismas cuentas permiten sospechar de ello y, en cualquier caso, convierten en significativo el fiasco de unos profesionales que, en teoría, estaban muy adaptados a los cálculos contables64.

  • 65 Es lo que se planteó en los debates de este coloquio, a raíz de la intervención de C. Ferragud (aqu (...)
  • 66 Cruselles Gómez, 2006, p. 372; Navarro Espinach, 2006, pp. 153-154; Braunstein, Franceschi, 2007, p (...)

35Como vemos, que la imagen de los negociadores bajomedievales los ligara a unos conocimientos y unas competencias, y que esto fuera acorde con un determinado camino formativo, no aseguraban el despliegue que puede considerarse adecuado de los tratos económicos. En definitiva, la excelencia de la identidad no siempre se correspondía con la excelencia de la práctica. Y esto, a no ser que nuestros conceptos de eficacia, racionalidad o excelencia no se ajusten a lo que el Medievo podía interpretar como tales65. O, también, a no ser que debajo de presuntos errores como los que acabo de mencionar se ocultaran malas intenciones: el engaño, la mentira, el robo. Intenciones que muchos escritores, religiosos y moralistas del Medievo colocaban asimismo en el debe de los expertos cristianos en el comercio (por lo menos, de algunos de ellos) y que, de hecho, constituían la cara menos amable de la identidad y la pericia mercantiles y el límite real y moral que se aconsejaba no traspasar66.

Notes

1 Este trabajo se integra en los resultados de dos proyectos de investigación, financiados por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Uno, dirigido desde la Universidad de Valencia por P. Iradiel Murugarren: Identidades urbanas Corona de Aragón-Italia: redes económicasestructuras institucionalesfunciones políticas (siglos xiv-xv) (años 2012-2014, referencia HAR2011-28861). Otro, desde la Universidad Complutense de Madrid por M. Asenjo González: Impacto urbanoactividad productiva y sociabilidad en las villas y ciudades castellanas del eje económico Toledo-Burgos (1450-1520) (años 2010-2013, referencia HAR 2010-15422).

2 Llibre de la Cort del Justícia, t. III, pp. 960 (doc. 3: 1299-I-11), 1007 (doc. 76: 1299-III-21) y 1037 (doc. 134: 1299-V-23). En Valencia, y durante el mandato del mismo Justicia a finales del siglo xiii, otras actuaciones similares pueden consultarse en esta obra, en las p. 1021, 1059-1060, 1068 y 1086 (doc. 106, 173, 190 y 213). La condición de cambistas de Ponç Fibla y Bernat Planell consta en el índice antroponímico del libro citado (pp. 1152 y 1176).

3 Numerosas intervenciones del presente coloquio insistieron lógicamente en el significado de la expertise y del expert, en especial las de Bernardi, 2013 y aqui, Claustre, «De quoi le notaire est-il l’expert?», pp. 101-114. De ambas conferencias tomo las ideas que escribo antes de esta nota.

4 ARV, Protocolos, nº 1996 (1476-XI-6). La sentencia del 10 de noviembre aparece recogida a continuación del compromiso de arbitraje.

5 Carrère, 1967, vol. 1, pp. 45-48; Corrao, 1994, p. 98; Soldani, 2010, p. 223.

6 ARV, Protocolos, nº 2006 (1489-XII-5). En este conflicto, tanto las partes en disputa como los árbitros eran mercaderes genoveses residentes en Valencia y Barcelona.

7 Soldani, 2010, pp. 223-225; Bettarini, 2012, pp. 110-111. Sobre los arbitrajes, cotéjese en paralelo García Herrero, 2005, sobre todo pp. 364-365, 368 y 379. Como subrayan estas referencias, los árbitros de los que vengo hablando serían estrictamente arbitradores, es decir, gentes que no eran especialistas en derecho y no observaban en sus actuaciones las normas y los procedimientos judiciales, sino que se guiaban por su buena fe y su experiencia.

8 Carrère, 1967, vol. 1, p. 39; Soldani, 2010, pp. 212-215.

9 Véanse las propuestas de los organizadores del coloquio en el escrito de convocatoria del mismo que figura en <http://expertis.blogs.uv.es> [última consulta el 10/06/2012].

10 Balducci Pegolotti, La pratica della mercatura, p. 3; Gual Camarena, 1981, p. 58.

11 Cruselles Gómez, Igual Luis, 2003, pp. 284 y 299; Tucci, 2007, p. 490. Sobre la existencia o no en varias regiones de corporaciones mercantiles, véase esta misma cita de Cruselles Gómez y, para el caso español, Navarro Espinach, 2006, pp. 155-163.

12 Epstein, 2006, p. 4.

13 Entre otros trabajos de estas autoras, consúltese Cuadrada, 1994 y Caunedo del Potro, 2006.

14 Igual Luis, 2009, pp. 284 y 287; Caunedo del Potro, 2011, p. 806.

15 Caunedo del Potro, Córdoba de la Llave, 2004, p. 42; Epstein, 2006, p. 2.

16 Airaldi, 1997, p. 204.

17 Epstein, 2003, p. 39; Id., 2006, p. 7.

18 Aurell, 2010, p. 73; Carocci, 2010, pp. 14-15.

19 Navarro Espinach, 2006, pp. 151 y 186.

20 Braunstein, Franceschi, 2007, pp. 656-658. Aparte de esta referencia, sobre Cotrugli y su Libro véase también Caunedo del Potro, 2011, pp. 809-810; Tanzini, Tognetti, 2012, p. 7.

21 De la mayoría de cuestiones que acabo de indicar había conciencia desde hace muchos años. Basta releer lo escrito en Le Goff, 2010, pp. 9 y 11. Pero el conocimiento y la asimilación historiográfica de las mismas se ha acelerado en los tiempos más cercanos a nosotros, como he sintetizado en Igual Luis, 2009, pp. 276-278; Id., 2010, pp. 142-145.

22 Cuadrada, 1994, p. 118; Aurell, 2010, pp. 75, 81-83 y 85.

23 Cruselles Gómez, 2006, pp. 372-378; Caunedo del Potro, 2011, p. 809.

24 Aurell, 2010, p. 77.

25 Braunstein, Franceschi, 2007, p. 657.

26 Schopper, El libro de los oficios, 2006, pp. 111-112 (sobre Schopper); Tucci, 2007, p. 486 (sobre Spinola); Igual Luis, 2010, p. 144 (sobre Enrique de Villena); Eiximenis, Dotzè llibre del Crestià. Primera partvolum primer, p. 322 (sobre Eiximenis).

27 Tucci, 2007, p. 493; Caunedo del Potro, 2011, p. 809.

28 Aurell, 2010, p. 78; Igual Luis, 2010, p. 144.

29 Eiximenis, 2005, p. 29 (se habla de la utilidad de que los mitjans e los majors de la sociedad sepan gramática) y 250 (se aclara quiénes son tales mitjans y majors, entre los que se hallan los mercaderes).

30 Duran Duelt, 2005, pp. 493-499; Braunstein, Franceschi, 2007, pp. 661-663; Le Goff, 2010a, pp. 101-103; Caunedo del Potro, 2011, p. 809.

31 Todeschini, 2005, pp. 189 y 193.

32 Todeschini, 2005, pp. 203-205; Caunedo del Potro, 2006, p. 444; Navarro Espinach, 2006, p. 154; Aurell, 2010, pp. 78-80.

33 Goldthwaite, 2009, p. 413.

34 Gargiolli, 1968, p. 87. Sobre la vida de Gregorio Dati, personaje de algún renombre en la Florencia del período, véase Goldthwaite, 2009, pp. 153 y 311; Viti, 1987.

35 ARV, Protocolos, nº 2676 (1488-VII-30). Aquí se reproduce la carta citada, fechada el 6 de noviembre de 1487.

36 Orlandi, 2008, p. 13; Padgett, Mclean, 2011, p. 28.

37 Cruselles Gómez, 2001, pp. 218-219; Caunedo del Potro, 2006, p. 447 (sobre los actos valencianos y castellanos); Tucci, 2007, p. 482 (sobre Vespasiano da Bisticci); Orlandi, 2008, p. 11 (sobre el anónimo florentino).

38 Caunedo del Potro, 2006, p. 454; Cruselles Gómez, 2006, pp. 377-378; Palermo, 2008, p. 40; Anheim, Menant, 2010, p. 358.

39 Tanto en relación con lo que he indicado de las ciudades toscanas como sobre lo que después señalaré de Génova, véase Igual Luis, 2009, p. 283, donde resumo el tema que abordo en este apartado a partir de la bibliografía oportuna.

40 Orlandi, 2008, pp. 13-14.

41 Tucci, 2007, pp. 494-495.

42 Ibid., pp. 489-490.

43 Travaini, 2003; Caunedo del Potro, Córdoba de la Llave, 2004, p. 45; Caunedo del Potro, 2006, p. 428.

44 Caunedo del Potro, 2006, p. 441. En este artículo (pp. 428-439) y en otro trabajo de la misma autora (Id., 2011, pp. 804-808) se realiza un repaso detenido de los rasgos que revestía la aritmética que interesaba a los mercaderes bajomedievales, así como del elenco de obras que la trataban y de su contenido.

45 Tucci, 2007, p. 484.

46 Gargiolli, 1968, pp. 13-17.

47 Carrère, 1967, vol. 1, pp. 142-144; Aurell, Puigarnau, 1998, p. 138; Igualluis, 2009, pp. 284-285.

48 Colesanti, 2008, pp. 49-56 y 867. Los hijos de Caterina Llull eran cuatro, un varón y tres mujeres, y en la educación del varón se introdujeron en paralelo elementos típicos de un modelo social caballeresco, como se expone en el libro de Colesanti y, también, en Varela Rodríguez, 2006, p. 417.

49 Cruselles Gómez, 1997, pp. 175-176; Id., 2001, pp. 59-93 y 218-219.

50 López Beltrán, 1997, pp. 43-44, 58 y 68-69.

51 AHPV, Protocolos notariales, nº 8438, fo 322vº-323vº (1514-II-27). En este caso, sin embargo, no parece que el objetivo del mercader fuera dirigir a su hijo hacia el ejercicio comercial. En algún momento, el mismo documento aclara que el aprendizaje de la lectura y la escritura que se acuerda tendría que hacerse a vista de ofiçiales e escrivanos.

52 Caunedo del Potro, Córdoba de la Llave, 2004, pp. 45-47; Caunedo del Potro, 2006, pp. 439-448.

53 Tomo estas ideas de los comentarios publicados en Braunstein, 2003, p. 463; Igual Luis, 2009, p. 277; Anheim, Menant, 2010, pp. 341, 356, 359 y 361-362.

54 De nuevo escribo las líneas que preceden a esta nota a partir de sugerencias contenidas en Braunstein, 2003, p. 471; Igual Luis, 2009, pp. 278-279 y 295; Anheim, Menant, 2010, pp. 351 y 360- 362. Pero sobre el asunto del transfer tecnológico entre territorios no se olvide lo señalado en Epstein, 2006, y en la intervención de P. Iradiel Murugarren en este mismo coloquio (inédita).

55 Caunedo del Potro, 2006, pp. 428 y 436; Cortonesi, Palermo, 2009, p. 25.

56 Cruselles Gómez, 2007, pp. 77-78 y 109. Para recordar las proyecciones exteriores de grupos mercantiles como los citados puede recurrirse a Casado Alonso, García-Baquero, 2007.

57 Tucci, 2007, p. 482; Igual Luis, 2009, pp. 281 y 287-291; Le Goff, 2010a, p. 121; Caunedo del Potro, 2011, p. 813.

58 Caunedo del Potro, 2006, pp. 421-428; Cortonesi, Palermo, 2009, pp. 61-62. Recojo la expresión grafomanía de Cassandro, 2010, p. 32.

59 Braunstein, 2003, pp. 474-475; Anheim, Menant, 2010, pp. 346-347 y 349. Coincidiendo con las ideas previas a esta nota, A. Riera empleó la fórmula aristocracia del escrito en las discusiones que se produjeron durante el presente coloquio.

60 Así se recalca desde ópticas diversas en trabajos como Caunedo del Potro, Córdoba de la Llave, 2004, p. 43; Menant, 2006, p. 36; Varela Rodríguez, 2006; Tucci, 2007, pp. 489-480.

61 Al respecto, basta cotejar las palabras de Crusellesgómez, 2001, pp. 36-44; Id., 2007, pp. 89-111; Igual Luis, 2004, pp. 145-146, con las de Orlandi, 2008, pp. 49-51.

62 Yo mismo reproduje el citado vínculo, quizá con escasa reflexión, en Igual Luis, 2009, p. 288. Pero este es habitual en el medievalismo, como se critica justamente (y no sólo para el ámbito de la historiografía mercantil) en Coquery, Weber, Menant, 2006b, sobre todo pp. 20 y 22-23.

63 Menant, 2006, p. 46; Coquery, Weber, Menant, 2006b, pp. 22-23.

64 Cruselles Gómez, 2003, p. 60.

65 Es lo que se planteó en los debates de este coloquio, a raíz de la intervención de C. Ferragud (aquí, «El coneixement expert dels cirurgians en els tribunals de justícia valencians» pp. 315-329).

66 Cruselles Gómez, 2006, p. 372; Navarro Espinach, 2006, pp. 153-154; Braunstein, Franceschi, 2007, pp. 670-673.

© Casa de Velázquez, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search