Version classiqueVersion mobile

Expertise et valeur des choses au Moyen Âge. II

 | 
Laurent Feller
, 
Ana Rodríguez

I. Experts et savoirs, savoirs d’experts

Poblar y repartir en el siglo xiii

Expertos y experimentación en la corona de Castilla

Pascual Martínez Sopena

Texte intégral

1Durante el siglo xiii, los reinos de la España cristiana conocieron una extraordinaria expansión de sus territorios. Para definirla, se han utilizado expresiones como «reconquista rápida» y «conquista feudal». La primera de ellas enfatiza, junto con cierto sentido restaurador, la velocidad de un proceso a través del cual Castilla y León, Portugal y Aragón arrebataron a los musulmanes casi todo el sector oriental de la península y la mayor parte del meridional, así como las islas Baleares. La segunda prefiere destacar la consecuencia principal de ese proceso, es decir, la construcción de nuevas sociedades en tan vastos espacios, parecidas a las del occidente europeo, que arrumbaron o sometieron a su hegemonía las que se habían desarrollado desde el lejano siglo viii, cuando la antigua Hispania se convirtió en Al-Andalus, tierra del Islam.

  • 1 Repartimiento, «opération planifiée et organisée par la monarchie, de répartitions entre les colons (...)

2Los llamados «repartimientos» fueron el mecanismo más común y eficaz para traducir los éxitos militares cristianos en la incorporación del territorio conquistado. Todas las monarquías usaron esta fórmula, que se basaba en favorecer la instalación masiva de colonos en las nuevas tierras –en su gran mayoría provenían de los propios reinos conquistadores–, así como en beneficiar a quienes habían llevado sobre sí el peso de las campañas1. Esto implicó una nueva ordenación del espacio que, como sugieren los términos «repartimiento» y repartiment, fue distribuido entre una masa social compleja, donde se incluían de pequeños campesinos a grandes señores. Sus diversos avatares locales multiplicaron las operaciones de reparto a lo largo de decenios, aunque sus resultados distaron de ser estables y mucho menos definitivos.

  • 2 Guinot Rodríguez, Torró, 2007
  • 3 El Llibe del feits, la famosa crónica de tintes autobiográficos del rey conquistador, «refleja un i (...)

3Los repartimientos han atraído la atención de los estudiosos de forma duradera. En el siglo xvi, la importancia que dieron al de Sevilla el cronista de Carlos V, Pedro Mexía, o el erudito Gonzalo Argote de Molina, revela que eran tenidos como piezas básicas para comprender la historia hispana del siglo xiii en adelante. Hoy, tras medio siglo de trabajos que se insertan en una historiografía muy activa y sensible a los cambios, no ha menguado el interés, ni se estiman apuradas las posibilidades de análisis. Así lo estima un reciente libro sobre los repartimientos de la Corona de Aragón, al proponer en términos más concretos de lo usual cierta continuidad entre las iniciativas de los siglos xii y xiii, al enfatizar los procedimientos técnicos de medida, división y asignación de la tierra, y al incidir en las inspecciones y redistribuciones que siguieron a cada partición, más allá de las fotos fijas que cada texto representa2. Empeñados en «explicar con criterios racionales cómo fueron posibles unos procesos extremadamente complejos de extensión de un orden social y de sustitución irreversible de poblaciones», sus editores subrayan que se construyó un pensamiento práctico sobre el modo de resolver los problemas –cuyo exponente más gráfico resulta ser el propio rey Jaime I de Aragón, caudillo de la conquista de Mallorca y Valencia– y que la ejecución corrió a cargo de un largo cortejo de técnicos que trabajaron sobre escenarios distintos y supuestos varios3. Todo lo cual incide en el significado de las experiencias y en el papel central de los expertos.

Los estudios sobre los repartimientos del siglo xiii y sus precedentes.

4Esta contribución trata de identificar y poner en valor a los expertos de los repartimientos en las tierras de la corona de Castilla, teniendo en cuenta que al hilo de la conquista se constituyó un rosario de reinos que recreaba la variedad de poderes regionales de la última etapa de gobiernos musulmanes. Los nuevos reinos de Jaén, Córdoba, Sevilla y Niebla abarcaron gran parte de la actual Andalucía, incluyendo el valle del río Guadalquivir y la fachada atlántica adyacente. El reino de Murcia, articulado por el valle del río Segura, comprendía un sector del sureste peninsular y se abría al Mediterráneo. Como se adelantaba, es plausible que la amplia tarea de colonización no respondiera a criterios estrictamente originales; por eso resulta oportuno tener en cuenta las experiencias previas, desarrolladas o no al hilo de conquistas.

Los repartimientos andaluces y murcianos: conceptos, documentos y estudios

  • 4 González? 1951
  • 5 Torres Fontes, 1960; Sanz Fuentes, 1976; Ladero Quesada, González Jiménez, 1977; González Jiménez, (...)
  • 6 Edición de textos y estudios puntuales o de carácter general han mantenido una dinámica paralela; s (...)
  • 7 Collectif 1990.

5La monografía dedicada por J. González al repartimiento de Sevilla, publicada en 19514, es pionera de una labor de edición y estudio de los «libros de repartimiento» conservados que ha tenido en J. Torres Fontes y M. González Jiménez a sus cultivadores más asiduos5. También se deben a ellos los estudios más significativos sobre su contenido y sobre la documentación periférica que ayuda a interpretarlos6. Y, como ha quedado indicado, el uso de la misma fórmula en la Corona de Aragón ha generado trabajos en paralelo, además de favorecer alguna ocasión para trazar balances comparables7.

  • 8 González Jiménez, 1987 (véase ahora en Id., 2011, pp. 125-144). En ocasiones, hay indicios circunst (...)
  • 9 Hay otros textos que se pueden agregar a éste «mal llamado» repartimiento de Écija (fechado en 1262 (...)
  • 10 Aparentemente, la diferencia entre «repartimientos breves» y «extensos» depende del grado de detall (...)
  • 11 Del repartimiento de Sevilla (1253), sólo se conserva el reparto de bienes rústicos; tampoco propor (...)

6Desde que en 1987 M. González Jiménez presentó su balance de los repartimientos andaluces según los libros conocidos, no parece haber nuevos hallazgos. La tierra de Sevilla y la ciudad de Jerez, más Écija, Carmona, Vejer y El Puerto de Santa María ofrecen la información básica. Muchos otros «libros de repartimiento» debieron redactarse, pero solo restan fragmentos o noticias aisladas de algunos8. Por otra parte, los libros disponibles no responden a un mismo modelo, y hay otros textos que se podrían asimilar a los de algún tipo –es decir, los límites de la fórmula son un tanto imprecisos. Pues de acuerdo con cierta clasificación de su contenido, uno es «sectorial» (el de Écija)9, dos son «breves» (Carmona y Vejer)10, y los otros tres, «extensos» (Sevilla, Jerez y El Puerto de Santa María)11.

  • 12 Torres Fontes, 1990, especialmente pp. 70-75.

7Las circunstancias del reino de Murcia en el siglo xiii ofrecen datos paralelos. Así, se han conservado varios textos de repartimientos relativos a la huerta de Murcia, a Lorca y a Orihuela, y se supone que también hubo repartimientos en Cartagena, Alicante y Mula, más o menos elementales y ajenos al «protectorado» cristiano que rigió hasta la rebelión mudéjar de 1264-1266; los repartimientos citados son posteriores a ella y también conocieron sucesivas versiones12.

  • 13 Ladero Quesada, González Jiménez, 1977, p. 264.

8Una compleja tradición textual envuelve a los libros, ninguno de los cuales es original. De los repartimientos de Vejer, cuyos avatares se pueden seguir con singular seguridad, se dispone de una copia oficial solicitada en 1368 por el concejo del lugar, que se tomó de un cuaderno tan viejo «que se partía el papel» escrito en 1350; éste era a su vez copia de otro, sacado en 1345 directamente de los originales de 1288, 1293 y 131813.

  • 14 González, 1951, t. I, pp. 139-142 (cita de p. 140). En realidad, se distinguen dos arquetipos del R (...)

9Al mismo tiempo, en los «libros de repartimiento» subyacen procesos de reunir y elaborar informaciones muy variadas. En el caso de Sevilla, que sin duda comportó las mayores dificultades por su envergadura, J. González llegó a reconstruir una dinámica que requería haber estimado con precisión dimensiones y linderos de los predios, los cultivos y plantíos –y la devastación que habían sufrido en la campaña militar que culminó en la conquista de la ciudad (1248)–, así como disponer de las listas de personas que participaron en la empresa. «Solamente a la administración real podían interesar todas esos datos y documentos, por tomarlos de las escrituras que emanan de la regia cancillería o de las notas o registros que en ella hubiese», reflexiona el autor, al tiempo de subrayar el protagonismo del aparato de poder regio. A base de extractar documentos emitidos por la cancillería, la administración real tomó a su cargo la tarea de redactar un libro que respondía a sus intereses (que no eran los mismos que los de los nuevos dueños; por ejemplo, no se preocupó por quienes debían encargarse de explotar los bienes). Lo que confeccionó fue un artefacto de valor probatorio, que incluía derechos y obligaciones de fincas y personas, así como los cambios de propietarios (unas veces por voluntad propia, y otras por decisión regia)14.

  • 15 Una documentación que se fue perdiendo conforme dejaba de ser funcional. Con sus magros vestigios, (...)

10En fechas más cercanas, el énfasis sobre el papel de la escritura como instrumento de poder en esta época ha servido para revisar la actuación de «los profesionales que participaron en distinta manera sobre todo el proceso: medidores, partidores y escribanos, parte de los cuales generaron durante su actuación una abundante documentación escrita», apenas resumida en los Libros de Repartimiento15. A ello se suma, como se verá más adelante, que los conquistadores contaron ocasionalmente con descripciones del territorio presto a repartir; habían sido elaboradas en la etapa musulmana y alcanzaban gran detalle tanto en la información sobre el parcelario local como en su valoración fiscal.

Los precedentes

  • 16 González, 1951, t. I, p. 240. También sugirió estudiar «la relación de los sesmeros con las partici (...)
  • 17 Rodríguez Fernández, 1990, nº 17; Sáinz Guerra, 1990, pp. 164-171.
  • 18 En los barrios burgaleses de San Juan y La Puebla, y en la Rua Nova de León, los «solares» se miden (...)
  • 19 Martínez Sopena, 2004. A tener en cuenta la vertiente simbólica de estas representaciones espaciale (...)

11«La intervención de una junta de partidores era norma antigua cuando se repoblaba una ciudad». Benavente, Mansilla y Frías, en Llanes y Alba de Tormes han podido ser presentadas como ejemplos16. En efecto, el proceso de desarrollo de las villas nuevas del norte y del sur del Duero ofrece una colección de indicios en el siglo xii avanzado sobre la lotificación y el reparto de bienes, y los encargados de llevar a cabo estas operaciones: desde los 22»pobladores» designados por el rey Fernando II de León para distribuir las heredades en la carta-puebla de Benavente (1167)17, a la tendencia a la ortogonalidad de planos como los de las villas castellanas de Aguilar de Campos, Tordehumos y Peñaflor de Hornija, fundadas en la misma época. La expansión paralela de las ciudades proporciona datos concordantes sobre algunas de las principales aglomeraciones de León y Castilla con ocasión de trazarse calles nuevas o nuevas «pueblas» por disposición del monarca o las instituciones locales18. Simultáneamente, la concesión de «fueros buenos» por señores laicos y eclesiásticos muestra las virtualidades de una definición más o menos precisa del espacio habitado y de las tierras de labranza. Ocupar «solares» y cultivar ciertos lotes homólogos son las evidencias más gráficas de la sumisión campesina, y sirven de marco al conjunto de exigencias que las encarna19.

  • 20 Passini, 1984, p. 99. Los útiles comentarios del texto merecen ser reproducidos: «Los límites de la (...)

12Pero frente a la figura del señor que ordena y la autoridad de la norma que regula, tiende a difuminarse la imagen del experto que se encarga de trazar las parcelas de habitación, o que determina los lotes de cultivo que se entregarán a los vecinos en calidad de «prestimonios» –tanto en los documentos que provienen de los ambientes urbanos como de los rurales. Tal vez muchas veces no se precisasen otras capacidades que conocer el sitio, tener crédito entre el vecindario, o disfrutar de la confianza del otorgante. Pero es difícil que bastaran para una operación de cierta complejidad. Por eso resulta tan significativo el caso del magistro Garsion, cuya labor en la villa de Santo Domingo de la Calzada ofrece un perfil preciso. La villa era una aglomeración situada sobre el tramo riojano del Camino de Santiago y experimentó un notable crecimiento durante la segunda mitad del siglo xii, coincidiendo con un gran momento de la ruta jacobea. Señorío de la canóniga que se alzaba sobre el sepulcro del santo epónimo, un popular sitio de peregrinación, el abad y su cabildo decidieron urbanizar una «serna», un terreno de uso agrícola que se hallaba al oeste de la aglomeración. En fecha incierta (en todo caso, entre los años 1162 y 1169), se levantó acta de cómo se dio publicidad a la iniciativa, se fijó el censo anual que pagarían los futuros moradores de los solares a la canóniga, y se trazó y sorteó el parcelario del que más tarde fue llamado «Barrio Nuevo». A los dos lados de un eje rectilíneo de 53 estados (unos 106 metros), don Garsion planificó solares perpendiculares muy alargados; la relación entre su fachada –que medía la longitud de su pertica, 3’5 metros– y su profundidad era 1: 21. Al concluir esta tarea, el canónigo operarius sorteó los solares entre los futuros vecinos20.

  • 21 Martínez Sopena, 1995, p. 314, n. 52-53. La morfología de este barrio de Santo Domingo de la Calzad (...)

13El texto refleja cierta secuencia: la autoridad señorial del abad y sus socios que decide urbanizar un espacio sometido a su jurisdicción y establecen las condiciones; la ejecución técnica, encomendada al maestro de obras de la gran iglesia que preside aún hoy la villa, quien usa el mismo instrumento y el mismo patrón de medida longitudinal tanto en el templo como en los solares (un gesto de aire simbólico y significado desconocido); y, de nuevo, la autoridad señorial –delegada en el canónigo que tiene a su cargo el patrimonio de la casa– que escenifica ahora en el sorteo y reparto de los solares entre sus beneficiarios. Se puede añadir que el maestro Garsion –cuyo nombre es una variante de «García» usual en Gascuña–, debía ser «franco» y vivió el resto de su vida en Santo Domingo, donde los francos formaban una amplia colonia; en los años 1190 volvió a encargarse de lotificar más solares. Él poseía varios en la villa, de acuerdo con un conocido censo de hacia 1200, y en ello se percibe el eco de los modos tradicionales de recompensar a los promotores, los agrimensores y otros expertos de la ordenación del espacio21.

  • 22 González Jiménez, 1987, p. 103. Sobre el reino de Aragón, Laliena Corbera, 2007. El autor sostiene (...)
  • 23 Molénat, 1998, pp. 81-88, donde precisamente se critica estimar que la conquista de Toledo constitu (...)
  • 24 Ruiz Gómez, 2003, p. 194. Conviene añadir que los estudiosos del derecho de la frontera estiman que (...)

14La idea de que los repartimientos tienen sus orígenes en fórmulas de colonización del territorio promovidas por las conquistas de un largo siglo xii, por los procesos migratorios subsiguientes, o por la reorganización de las relaciones sociales y el fenómeno de inurbamento de la época, se extiende a todos los escenarios de la expansión. Atendiendo al momento de madurez que revelan «los libros de repartimiento» andaluces, M. González ha sugerido que son los sucesores lejanos de los que debieron confeccionarse en Toledo y Zaragoza tras su captura en 1085 y 111822. Por lo que respecta al valle del Tajo, este tipo de sugerencias parece haber suscitado ecos muy diferentes. Así, J.-P. Molénat ha estimado que los precedentes no son anteriores a la época de Alfonso VII, cuando determinados vecinos o ciertas «collaciones» –nombre usual de las comunidades parroquiales– de la ciudad de Toledo recibieron del monarca la facultad de poblar aldeas, instalando en ellas a inmigrantes que provenían del interior del reino, así como a numerosos mozárabes del sur y a «francos» del norte; como resultado, a mediados del siglo xii se estaba generando una importante propiedad absentista que se impuso sobre una constelación de aldeas y explotaciones familiares23. Fr. Ruiz Gómez prefiere como ejemplos más tempranos de repartimientos los que se asocian con la repoblación de la ribera del alto y medio Tajo; su indicio más consistente (puesto que no hay texto alguno), residiría en las claúsulas de varios fueros de la ribera del Tajo que diferencian el tamaño de los lotes concedidos a los colonos de simple a doble, según sus ocupantes tengan la condición de «peones» o de «caballeros». Con matices para tener en cuenta, este principio recubre los repartimientos de Andalucía y Murcia24.

Andalucía y Murcia. Los expertos en los escenarios de la segunda mitad del siglo xiii

Introducción a los procesos: Écija, ciudad repartida

15Situada entre Córdoba y Sevilla, la ciudad de Écija capituló ante Fernando III en 1240 y una guarnición castellana se instaló en La Calahorra, su alcázar. Con todo, la población mantuvo durante más de veinte años un estatuto que permitió a sus habitantes disponer de su hacienda, practicar la religión islámica y juzgarse según sus normas. Pero en 1262-1263, Alfonso X canceló el pacto. Tras un posible episodio de resistencia, Écija fue ocupada y la mayoría de su población tuvo que marcharse. No se conocen con exactitud las razones, sino que el hecho forma parte de una política que pasó de recelosa a agresiva con los mudéjares, lo que había de alimentar la gran revuelta de 1264… Convertida en ciudad realenga a la que afluyeron nuevos vecinos cristianos, el rey cedió el señorío a su esposa, Violante de Aragón, aunque mantuvo el alcázar en manos de Nuño González de Lara, hombre de su máxima confianza y personaje más destacado de la principal casa de la nobleza castellana.

16El repartimiento de Écija tuvo lugar en este momento. El casco urbano se dividió en cuatro sectores y sus casas se distribuyeron entre los recién llegados. Dentro su territorio se distinguió la zona más próxima a la aglomeración ( «el término de la legua») de la periférica (donde años después se enumeraba una treintena de aldeas). En esta segunda zona, que alcanzaba los términos de los concejos vecinos, mucha parte del terreno se repartió como donadíos cuya extensión oscilaba de una a diez «yugadas». Hubo un centenar de beneficiarios; no fueron raros entre ellos los vinculados a la reina y señora de la ciudad, o a ciertos nobles y dignatarios de la Iglesia.

  • 25 González Jiménez, 2008a, pp. 13-50 ( «Repoblación y Repartimiento de Écija»).
  • 26 El documento anota algunas recompensas recibidas por los repartidores. Al igual que Don Nicolás, el (...)

17Pero el resultado de las operaciones sólo es conocido sumariamente; nada se sabe, por ejemplo, del reparto de las casas de la ciudad. En cambio, se tienen ciertos detalles de los procedimientos porque se ha conservado el acta de delimitación del término exterior, con la descripción de sus mojones y aldeas, fechada todavía más tarde, a comienzos de marzo de 127125. Como responsables de esta operación figuran tres «partidores» nombrados por el rey, a cuyo servicio estaban: Martín de Fitero, arcediano de Córdoba y «clérigo del rey», don Simon, «home del rey» y alcalde de Écija «por la reina», y Juan López, «escribano del rey». Bajo sus órdenes había encargados de fijar el perímetro de cada donadío, de las dehesas y del espacio habitacional, así como los escribanos que formalizaban los actos. De este modo, entre los asistentes se identifica al escribano Juan Ximénez, a un «medidor» llamado Sancho, a cierto jurado del concejo, Don Nicolás –que fue recompensado con dos yugadas de tierra «porque traya la soga de la medida»–, y a «Don Arias el partidor»; en otro momento es denominado «medidor», y cabe imaginar que tuvo un cometido técnico: a diferencia de los antedichos «partidores», cuyo papel de responsables políticos sugieren tanto sus oficios como su vinculación personal con el monarca26.

18También ha quedado constancia de que les acompañaron en esa oportunidad «caualleros e homes buenos onrados de Cordoua», lo que cabe interpretar como un rasgo de buena vecindad… Aunque, para nuestro objeto, lo más significativo es que concurrieran al acto «don Albohacén e Albahacén [sic] e Atabás e Aboanbre, moros, fixos del alcayde e señor de Ecija Aben Portos, e otros moros viejos e sabidores del término de Ecija, e don [Ali] Abén Habetu e don Jaira [Haym] Alfeyra».

  • 27 Ibid., pp. 29-31.

19Visiblemente, los primeros pertenecían a la parentela más notable de la Écija islámica y los demás eran depositarios de una información imprescindible, aunque de futuro incierto. Paradójicamente, los moros iban a trasmitir a los cristianos ciertas claves de un espacio que contenía datos y representaciones irreconocibles tanto para los nuevos como para los antiguos dueños. Pues esos «moros viejos e sabidores del término» que identificaban los sitios por sus nombres tradicionales y su posición, recorrían un paisaje desolado, en cuyas despobladas alquerías y en otros lugares se pretendía instalar una constelación de aldeas al estilo de las comunidades «de Villa y Tierra» del Valle del Duero27. En tales condiciones, los moros y el escribano Juan Ximénez se comprometieron a cumplir lealmente su trabajo: éste juró sobre los Evangelios que trascribiría bien «todo el fecho», mientras aquellos juraban «por su Alquibla, que dirían verdad sobre este fecho». Esto significaba particularmente –según consignó el notario–»poner los mojones en los lugares do los moros nos mostrasen en Dios e en sus ánimas, por la jura que juraron, do solían ser en tiempo de los moros, de sus padres e abuelos».

20El texto propone varias cuestiones de sentido transversal. La primera, la relación entre el sometimiento de las ciudades y villas de Al-Andalus y la apropiación de sus casas, tierras y términos por los vencedores. Como se ha visto, en Écija trascurrió largo tiempo entre uno y otra, a diferencia de lo que había sucedido en otras aglomeraciones. Cosa distinta es que, en general, los repartimientos fueran operaciones complejas, que produjeron en cada sitio una dilatada sucesión de repartos y revisiones.

21En segundo lugar, en el texto se identifica una variedad de actores y papeles. Los «partidores» son los responsables nombrados por el rey, cuya autoridad representan, aunque el término también se usa para los agrimensores, más propiamente llamados «medidores» y «sogueros». Varios notables musulmanes de la ciudad son los encargados de proporcionar la información que ha de manejarse, cuyo registro escrito se confía a los notarios. La operación, en fin, se desenvuelve ante un elenco de notables cristianos llegados de la ciudad más importante del contorno; su presencia garantizaba el acto, en la misma medida que servía a los intereses de sus testigos.

22La tercera de las grandes cuestiones alude a los criterios que presidieron la labor de repartir y a cómo se concretan: las áreas y los lotes, los donadíos y heredamientos, los beneficiarios. Es decir, el sentido de lo que los notarios plasmaron al reinterpretar una realidad según los objetivos del repartimiento.

Dinámicas de repartimiento

  • 28 Id., 2014, pp. 212 sqq. Se sabe que la collación de Santa María tuvo concentrada su «hijuela» (esto (...)

23Los repartimientos comenzaron al ritmo de la expansión por el valle del Guadalquivir. Baeza, la primera gran aglomeración conquistada al sur de Despeñaperros, cayó en manos de Fernando III en 1226. Su población musulmana fue expulsada, comenzaron a establecerse inmigrantes, y la ciudad recibió fuero en 1231. En ese intervalo debió hacerse el repartimiento; si bien se tienen algunas referencias de los «donadíos» que el monarca concedió sobre su propia porción (1/3 de las tierras y casas), no se sabe nada de los «heredamientos» trasferidos al concejo, que componían los otros 2/3. La repoblación de Úbeda, conquistada en 1233, ocupó los tres años siguientes; su territorio se distribuyó en cuatro zonas o cuartos, de acuerdo con un criterio que combinaba lo espacial y los recursos productivos. El rey se reservó la cuarta parte de cada uno de ellos, mientras el reparto de los «heredamientos» del concejo se hizo a partir de las «collaciones» o parroquias fundadas en la ciudad28.

  • 29 Ibid., pp. 226-228.
  • 30 Ibid., pp. 234-235. Hay escasa documentación sobre el repartimiento de Sevilla durante los últimos (...)

24Córdoba fue conquistada en 1236 y su repartimiento fue mucho más lento. En una primera fase, la tarea se centró en los «donadíos». Los «heredamientos» ocuparon la segunda, que comenzó hacia 1241 y se prolongó durante un decenio; como en el caso anterior y como sucedería en otras de las repoblaciones, las 14»collaciones» de la ciudad fueron los núcleos de la distribución de los bienes; al frente de ellas se aprecia la presencia de los «fijolleros», encargados del control de las «hijuelas» del vecindario29. En comparación, el complejo repartimiento de Sevilla requirió menos tiempo. Como se sabe, la ciudad fue ocupada en 1248 y desde inicios de 1251 constan trabajos de partición, que concluyeron oficialmente el 1 de mayo de 1253 –aunque las tareas continuaban a otra escala en 125430.

25Tratando de la tradición textual, se ha aludido a las sucesivas iniciativas de repartimiento que se produjeron en localidades de rango menor como Vejer o Morón de la Frontera. Las primeras tandas de repartimientos no consiguieron hacer arraigar en las nuevas conquistas del sur a muchos de los que habían recibido tierras como recompensa, ni de los inmigrantes que vinieron al reclamo de la propaganda regia de que se hacen eco las crónicas. La necesidad de suplir tantos abandonos impulsó (o impuso), las secuencias posteriores, aunque no fue el único factor. Los cambios de directrices políticas y los acontecimientos de la época de Alfonso X ampliaron la oferta de tierras. Esto, como sucedió en Écija, se hizo a costa de las convenciones originales que se habían establecido con los musulmanes, y se consolidó tras la derrota de la gran rebelión mudéjar de 1264. Pero no sirvió para asegurar el éxito de las empresas.

  • 31 La crónica de Jaime I refleja el contraste entre las dos perspectivas. El rey aragonés estimaba que (...)
  • 32 Fue un hecho diferencial dentro del nuevo reino; en otras de sus áreas rurales subsistió una masa d (...)
  • 33 Torres Fontes, 1990, también sugiere que los primeros repartimientos atizaron la rebelión; Menjot, (...)

26Los repartimientos del reino de Murcia proporcionan la información más detallada y significativa. Tanto en la ciudad de Murcia como en Lorca u Orihuela, hubo cuatro o cinco episodios sucesivos, alguno de los cuales precedió a la rebelión y los demás se fueron sucediendo con breves intervalos hasta 1273. Constituido bajo administración aragonesa al principio, el territorio había conocido un improvisado modelo donde primó el desarrollo de señoríos nobiliarios de notable envergadura, sustentados por el trabajo de los mudéjares. Pero la trasferencia del reino por Jaime I el Conquistador a su yerno Alfonso X el Sabio conllevó un modelo distinto, que se apoyaba en grandes concejos de realengo al estilo de la experiencia andaluza31. Por otra parte, los libros atestiguan la voluntad de combatir distintos tipos de fraude (incluidos el absentismo de los titulares de predios), la revisión de las mediciones, o el interés por solventar los problemas de trasmisión de bienes en herencia. Además, se da un progresivo aumento de las dotaciones en favor de los colonos cristianos –muy patente en la Huerta de Murcia, de la cual llegaron a controlar el 80%32; su correlato es la salida de la población musulmana– apenas paliada por concesiones a favor del reducido número de quienes aceptaron bautizarse33.

Las funciones de los expertos: los partidores oficiales y los sabedores

Los partidores principales o mayores

27En el prólogo del Libro del Repartimiendo de Sevilla, se cuenta que el rey Alfonso X:

[...] ovo de saber todas quantas alcarias e quanto heredamiento auía y de figueral e de olivar e de huertas, e de vinnas, e de pan, e sópolo por don Remondo obispo de Segovia, e por Ruy López de Mendoza, e por Gonçalo Garcia de Torquemada, e por Ferrán Servicial, e por Pedro Blanco [sic! por «Blasco»] el adalid, que lo anduvieron todo por su mandado, e sopieron todo quanto era; e según la quenta que ellos dieron que avía en cada logar diólo el rey de esa guisa, asi como es escripto en este libro…

28Estos cinco nombres son los de los responsables del repartimiento sevillano, los «partidores principales». Habían sido nombrados por el monarca, como sus homólogos de Écija y los que hubo (o se supone que hubo) en los demás sitios que vivieron el mismo proceso.

  • 34 Los cuatro partidores nombrados por el rey que se encargaron de distribuir los heredamientos del co (...)
  • 35 Kleine, 2012, p. 747.

29Así venía siendo desde la conquista de Baeza34. Los testimonios subrayan un nexo estrecho entre la voluntad regia y su cumplimiento por los responsables, que actúan a modo de delegados del monarca. La identificación de los llamados «partidores principales» con gentes del complejo círculo del soberano que componían sus «ommes», sus clérigos y sus letrados, revela que el ambiente cortesano tomó un papel destacado, aunque no prescindiera de ricoshombres y de los miembros de la nobleza territorial que se habían asentado en cada lugar. Alguna vez se evidencia que los integrantes de este grupo se ocuparon de funciones diversas. Así, la reciente obra de M. Kleine proporciona noticias muy expresivas sobre quienes trabajaban en la cancillería regia y su irradiación. J. López, mencionado entre los responsables del repartimiento de Écija, se documenta como «escribano del rey» durante veinte años a partir de 1262. En esta fecha era también alguacil de la ciudad de Córdoba, y Écija le ocupó largamente después. Es visible que simultaneó estos encargos con algún otro que también se asociaba a la ordenación de la nueva Andalucía cristiana; en 1267, Alfonso X le confió la división de términos entre Almodóvar y Posadas del Rey35. Debió ser un hecho común, que la autora resume señalando que la dinámica de los repartimientos y la administración de justicia dependieron mucho de los escribanos regios en los territorios conquistados. Todo ello testimonia el grado de confianza, al tiempo que es difícil de imaginar sin un grupo de ayudantes y lugartenientes.

  • 36 Ibid, p. 221. El caso mueve a reflexión sobre posibilidades y la dispersión de las fuentes. La labo (...)
  • 37 Figuran agraciados con sendos «donadíos», cuya superficie total alcanza el 12’2 % de todos los dona (...)

30La trayectoria del escribano Beltrán de Villanueva, partidor del monarca en Murcia, Orihuela y el Campo de Cartagena, es otro llamativo ejemplo36. En realidad, hombres como él formaban parte de equipos complejos y jerarquizados, que en el caso de Murcia se diferenciaban en tres niveles. El nivel superior estuvo formado por tres «partidores mayores». Eran el noble Gil de Azagra, el maestro Jacobo de las Leyes, y el arcediano y canciller de Castilla maestre Gonzalo; ellos se encargaban de trazar las grandes líneas de las operaciones37. Que estos dos últimos fueran el principal jurista de Alfonso X y su canciller, confirma el tipo de expertos en quienes depositó la máxima responsabilidad: gentes de rango administrativo, político e intelectual con quienes mantenía una estrecha vinculación.

  • 38 Pérez Martín, 2008. El Maestre Jacobo, que estaba junto al rey en 1267 (hay quien opina que había l (...)
  • 39 Entre mayo y diciembre de 1253, Ruy López de Mendoza obtuvo la aldea de Borja Santarem, algunos mol (...)
  • 40 Destaca el caso de cierto Arnaldón de Molins, «caballero mayor» denunciado en la quinta partición. (...)

31Correlativamente, uno de los aspectos más visibles es el beneficio personal que ellos obtuvieron allí donde actuaron. Los mencionados partidores mayores de Murcia se contaban entre los mejor heredados38, en tanto los beneficios de sus pares sevillanos, escritos en el propio libro del repartimiento y refrendados por numerosos diplomas de la cancillería real, incluyen aldeas y torres, casas en la ciudad, tierras de pan llevar y derechos sobre molinos39. No obstante, los partidores murcianos tenían a su cargo una vasta tarea de revisar, verificar, volver a medir y a valorar que seguramente les ocupaba los periodos entre partición y partición. No era un esfuerzo vano. Además de consolidar sus conocimientos de las prácticas tradicionales, les permitía desenmascarar mejor a quienes se apropiaban de bienes de modo fraudulento40.

Los expertos en su lugar (concejos, cuadrillas y collaciones)

  • 41 González Jiménez, 1991, p. xliii. Se recordará que el papel básico de las collaciones se aprecia en (...)

32¿Hasta dónde alcanzaba el trabajo de los repartidores «principales»? En la respuesta a la cuestión se combinan elementos de jerarquía y funcionalidad, al mismo tiempo que debió depender de la envergadura de cada repartimiento. En Sevilla, los partidores citados se encargaron de los donadíos mayores y menores que habían sido atribuidos a la familia real, a una selección de ricoshombres e instituciones de la Iglesia, y a los «doscientos caballeros de linaje» que estaban destinados a componer la élite del nuevo reino. También aparecen como responsables de la fijación de los linderos en múltiples localidades en los diplomas expedidos por la cancillería, trámite previo a su trasferencia por orden del monarca a nobles, eclesiásticos u órdenes militares –y a ellos mismos. Pero por debajo de los partidores designados por el soberano, el concejo de Sevilla impulsó «juntas de partidores» en toda la ciudad, sirviéndose de la trama parroquial (es decir, de las «collaciones»). Algunos grupos diferenciados (los extranjeros genoveses y «francos», la «gente de mar»), también formaron las suyas. «Cada junta de partidores –resume González Jiménez–, estaba formada por tres personas: un jurado de la collación respectiva, un cuadrillero y un escribano encargado de registrar en un padrón los nombres de los vecinos instalados y la suerte o heredamientos que a cada uno le cupo». Una vez que el concejo establecía los lugares y los bienes que se ponían en manos de cualquier collación, su junta se encargaba de repartirlos entre su vecindario de «caballeros ciudadanos» y «peones»41.

  • 42 Menjot, 2002, p. 193; se conocen los nombres de cuatro de los partidores menores, entre los que cie (...)
  • 43 Torres Fontes, 1990, p. 80. Siguiendo la hipótesis de P. Bonnassie, D. Menjot afirma que la cuadril (...)

33En Murcia, los partidores mayores estaban asistidos por cierto número de «partidores medianos», entre cuatro y siete individuos, que eran los verdaderos organizadores de la distribución. Por debajo de ellos quedaban los «partidores menores», que realizaron el reparto; debían ser un número considerable, aunque sólo se conserva el nombre de unos pocos42. La tarea de los partidores desembocó en la organización de «cuadrillas», la «unidad de colonización» que configura la trama elemental del repartimiento. Las cuadrillas estaban formadas por un número variable y variado de individuos, que los partidores ponían bajo la autoridad de uno o dos de ellos, los «cuadrilleros», quienes solían pertenecer a los sectores de caballeros «mayores» y «medianos» –dos de las categorías sociales de los primeros tiempos de la Murcia cristiana. Con el concurso de «sogueadores» escogidos dentro de la propia cuadrilla que medían las parcelas y de «escribanos» que entregaban a cada colono el «albalá» acreditativo de su derecho, los «cuadrilleros» determinaban los lotes de cada colono, cuya posesión les daban, y de cuyo registro en el libro del rey y de los jurados se encargaban43.

34A primera vista, ambas fórmulas comparten la condición de niveles básicos de los repartimientos de dos ciudades, Tanto en las «collaciones» de Sevilla como en las «cuadrillas» de Murcia había «cuadrilleros», «escribanos» y agrimensores más o menos experimentados –los citados «sogueros» o «sogueadores»–, sobre los que reposaba la gestión local. No obstante, los rasgos institucionales y la terminología son por sí mismos formales; es decir, deben situarse en los contextos precisos. En el valle del Segura, el foco de atención del repartimiento murciano fueron las tierras de la Huerta, mientras en el del Guadalquivir, el repartimiento sevillano refleja principalmente imágenes de una agricultura mediterránea de secano –cereales, viñas, olivares e higueras.

  • 44 González Jiménez, 2002, pp. xc-xcviii. Los conceptos de «fijollero» y «fijollería» resultan bastant (...)
  • 45 Ladero Quesada, González Jiménez, 1977, p. 265.

35En fín, conviene resaltar que estos esquemas de funcionamiento se reproducían en los lugares menores según las condiciones de cada sitio. En El Puerto de Santa María, los partidores del rey –es decir, los partidores que se encargaron de Cádiz y su jurisdicción, de la que formaba parte el lugar–, tuvieron bajo sus órdenes a «fijolleros» y «cuadrilleros», elegidos entre los mejores vecinos por el concejo de la ciudad, que también se encargó de proveer los seis escribanos y el personal subalterno44. El repartimiento de Vejer de la Frontera (el primero data de 1288) requirió una organización más leve –si bien más autónoma. El 13 de septiembre de ese año, los «partidores» Ruy Díaz, don Sebastián y Miguel comenzaron «a partir el término de Bejer segunt la carta que el rey manda». El notario Ruy Gil y varios «sogueros» colaboraron en la empresa, lo que les reportó «galardones» en tierras, las recompensas habituales. El caso tiene la particularidad de que registra los nombres de cuatro «sogueros» y alude a la presencia de otros «sogueros viejos», sugiriendo que cada operación convocaba a hombres más y menos duchos en el oficio45.

Los moros viejos sabidores

  • 46 González Jiménez, 2008a, p. 154. La expresión «moros viejos e sabidores» traduce al castellano el t (...)

36Cuando se delimitaron los términos de Carmona a fines de 1254 o comienzos del año siguiente, los partidores contaron con la ayuda de «moros viejos e sabidores de las villas de aderredor»46. Era una práctica habitual, correlativa a la fórmula que suelen expresar los primeros documentos de fijación de límites después de la conquista: que los términos que ha de confirmar el soberano resigan los que el lugar, villa o ciudad tenían «en tiempos de los moros» –o como se dice en la propia Carmona, «en tiempo del Almiramomelín».

  • 47 González Jiménez, 1991, no 252-253. En relación con la segunda carta (una disputa entre la orden de (...)

37Por tanto, no es extraño que más de diez años antes de que los hijos del alcaide Aben Portos concurrieran al reconocimiento del término de Écija, su padre hubiera estado presente en operaciones de la misma naturaleza en villas cercanas de la «banda morisca». Así, Alfonso X aprobaba en agosto de 1261 cierto deslinde entre Aguilar y Cabra para resolver un litigio entre ambos concejos; había sido realizado bajo la responsabilidad del comendador de Biervén y Benamejí, del alcaide de la fortaleza de Écija, Diego Ruiz, y de Aben Porcoz, el ya mencionado «alcayat de los moros de Écija» –cuyo nombre se trascribe de modo distinto. De acuerdo con las instrucciones del monarca, la tarea se encomendó a «moros ommes bonos sabidores destas comarcas en derredor», juramentados «por su ley» para que establecieran «por ó fueran los términos antiguamientre en tiempo de moros entre Aguilar e Cabra». Parece oportuno agregar que pesquisas como éstas llegaban a requerir el asesoramiento de musulmanes que no eran súbditos de Castilla. En febrero de 1262, Alfonso X resolvió la querella por los límites del lugar de Tiñosa con los de Priego, Carcabuey y Algar. Había dado órdenes de nuevo a Aben Porcoz, alcayat de Écija, a su convencino el moro Alhaiarí y a Ordoño Pérez, alcayat de Santaella, para que averiguasen los términos de cada sitio, al tiempo que les instaba a «que fuesen con moros de tierra del rey de Granada e de los otros logares que comarcaban en derredor, e por aquel logar que ellos dixiessen que fueran los términos destos logares en tiempo de moros, que los amoionasen e partiessen47».

  • 48 Id., 2008a, pp. 71-87. Remite a su Id., 1991, nº 260 (el citado alcalde de Osuna también interviene (...)

38Del mismo modo, en el deslinde de los términos de Aguilar de la Frontera, Castil Anzur, Estepa, Lucena y Benamejí (noviembre de 1262), estaban presentes «el alcalde moro de Ossuna con sus vieios», así como los de Écija, Santaella y Cabra48.

  • 49 En junio de 1253, el monarca encargo que sus partidores de Sevilla amojonaran algunas alquerías que (...)
  • 50 Menjot, 2002, p. 184.

39En definitiva, hubo una colaboración necesaria de musulmanes en la política de reorganización del territorio. Pero las noticias suelen ser muy circunstanciales, o simplemente quedan sugeridas por otros hechos. Así, las concesiones del repartimiento de Sevilla incluyen alguna vez a moros como beneficiarios de heredamientos junto a caballeros y almogávares, quizá para recompensar una imprecisa tarea de expertos49. De momento, conviene retener que el caso de los notables moros de Écija no fue un dato excepcional, y que la colaboración ofrece algún otro ejemplo tan expresivo e incluso abre nuevas sugerencias. Uno de los principales actores del llamado «quinto repartimiento» de Murcia (1272), fue Lorenzo Ibn Hud, un hijo del último soberano musulmán del territorio que, como se aprecia, había recibido el bautismo50. Cabe preguntarse si las consecuencias de las conversiones –en concreto, la adopción de una nueva onomástica–, han enmascarado a ( ¿cuántos?) protagonistas de la trasferencia de tradiciones seculares en los nuevos espacios conquistados.

El repartimiento como representación de la conquista

  • 51 Aunque su intervención no llegó a convertirle en un «patrón de medida antropomórfico», como a su su (...)
  • 52 En su Libro de las Armas, Don Juan Manuel narró cómo había sido elegido el nombre de su padre, el I (...)

40Los repartimientos constituyen una vasta empresa cuyo epicentro no se alejó de la corte de Alfonso X. Esta observación sugiere, al menos, dos perspectivas de trabajo. La primera, que la corte participa a través de gentes que contaban con sus saberes y con la confianza del soberano, quien parece haber seguido personalmente las operaciones51. Eran clérigos y laicos, castellanos y foráneos. La figura del maestro Jacobo de las Leyes representa al máximo nivel una condición de experto que conjuga la teoría (jurídica) con la práctica (social), mientras la memoria del obispo-partidor Raimundo de Losana se adorna con tonos eruditos, incluso proféticos52. La segunda perspectiva considera que los repartimientos encierran componentes ideológicos que los encuadran dentro de la variada labor política que condujo al rey Sabio, por ejemplo, a promover una legislación tan rechazada en sus tiempos como apreciada por los venideros, que lo convirtió en paladín de la Virgen María, la gran mediadora, o que le llevó a interrogarse por la historia colectiva y dinástica, al tiempo que era saludado como el primero de los reyes de España… En suma, en las páginas de esta sección se proponen vertientes de la labor de los expertos en las que priman elementos de un complejo imaginario social, que se halla arraigado a uno u otro lado de la frontera, que ocasionalmente sobrevive a sus límites, y que puede pervivir ajeno a su sentido original.

Tradición experta y reodrenación de los paisajes agrarios

41El significado de las conquistas del siglo xiii sobre la organización del espacio es un tema polémico. La frecuente dicotomía entre estudiosos de los vencedores y de los vencidos es sólo una vertiente de perspectivas enfrentadas según la tradición historiográfica que se reivindique, los cambios metodológicos, o las fuentes que se manejan. En este último aspecto, las visiones que derivan del uso de testimonios arqueológicos o escritos, se diversifican con los matices propios de cada investigación. Así, trabajar sobre la arqueología del hábitat o hacerlo sobre los sistemas de riego puede encerrar contrastes tan llamativos como los que se producen si se parte de fuentes diplomáticas, de narraciones literarias, o de textos agronómicos.

  • 53 Bolens, 1981; Id., 1989. En opinión de la autora, la tratadística arábigo-andaluza es deudora de un (...)
  • 54 Glick, 1995, pp. 127-166. Glick estima que este modelo de sociedad rural pervivió en la Granada naz (...)
  • 55 Manzano Moreno, 2010, especialmente pp. 479-481. Los lazos de los notables de las ciudades con el p (...)

42El protagonismo de una agricultura de regadío basada en la microhidráulica es una idea bastante común entre los estudiosos de Al-Andalus, aunque las valoraciones difieran. Los trabajos de L. Bolens, que beben de la obra de los agrónomos andaluces de los siglos xi-xiv, ponderan junto con ese fenómeno el significado de una agricultura de secano donde se combinaban cereales y leguminosas, y donde las labores del barbecho ocupaban un sitio preferente en la regeneración de los suelos53. En cambio, Th. F. Glick ha enfatizado el papel predominante del regadío (incluyendo su utilidad para el cultivo de cereales), como trasunto de una sociedad rural que se desenvolvió con bastante autonomía y cuya unidad de poblamiento elemental era la alquería (ár. qaria). De acuerdo con su punto de vista, la población de las alquerías estaba formada por grupos de tradición clánica, predominando una apropiación comunitaria del espacio. Hasta la conquista, las alquerías se articularon en distritos presididos por un lugar fortificado (ár. hisn), que desempeñaba funciones protectoras. No eran extraños los dominios privados (ár. majshar), que, a diferencia de las alquerías, se extendían por áreas de secano; en todo caso, ocuparon un papel secundario54. Pero este punto de vista no es aceptable para autores que consideran que, a la altura de los siglos centrales de la Edad Media, los habitantes de las alquerías no eran grupos autónomos ni de aire tribal, que las fortalezas territoriales habían sido obra de poderes locales emergentes o gobernadores beréberes, y que la dependencia de los ambientes rurales respecto a los urbanos era un dato secular, asociado a las funciones mercantiles y fiscales de las ciudades55.

43No es que el regadío esté ausente en el discurso de los especialistas de la expansión castellana del siglo xiii. Sobre todo en Murcia, donde los repartimientos ciñen su información a la Huerta. Pero esto no sucede en la mayoría de los casos, cuyos datos arrojan un balance ambiguo. Se podría pensar que la horticultura tenía una importancia mucho mayor en el valle del Segura que en el del Guadalquivir (desde luego, dotado de suelos de mejor calidad, con menor aridez ambiente y más adaptado a los caracteres de la trilogía mediterránea). O que los expertos que confeccionaron los inventarios de fincas y bienes no vieron mucho más de lo que tenían por costumbre ver: es decir, que interpretaron el paisaje según su propio horizonte cultural o las instrucciones recibidas.

  • 56 Los repartimientos Tercero y Cuarto llevan el siguiente rótulo en su cabecera: «Esta es terra de Mu (...)
  • 57 «Extraños a la cultura irrigada –ha escrito D. Menjot–, los cristianos se basaron en los registros (...)

44El caso de la Murcia cristiana sugiere una interpretación matizada. Las declaraciones genéricas en pro de mantener la tradición (partir la tierra y usar el agua «como en tiempo de los moros»), se concretaron aquí en la reutilización de los azimenos, los catastros elaborados bajo la administración musulmana; sirvieron para articular las «cuadrillas» y fueron la guía más segura para asegurar un nivel de aprovechamientos comparable al de antaño56. Es decir, para mantener un paisaje de pequeñas parcelas regadas, que se medían en «tahúllas» y que producían varias cosechas anuales a cultivadores cuya intensa labor se centraba en extensiones que no superaban a veces los 200 m2. En contraste, las tierras de secano de los rafales se medían por «yugadas» y «fanegas», de acuerdo con un sistema conocido en las viejas regiones cristianas57.

45A través de lo ya examinado, la agricultura andalusí aparece como una fuente de reflexiones y de soluciones para los descendientes de los conquistadores. La permanencia de los tratados agronómicos gracias a su traducción del árabe a las lenguas romances muestra que tras la conquista no desapareció cierto ideal de los expertos que los habían concebido como una herramienta teórica y experimentada. Aun contando con las reales limitaciones de su difusión y de las aplicaciones que contenían, la variedad de productos que particularmente se incorporaron al acerbo de los pobladores cristianos es correlativo a la preocupación por mantener una sabia gestión de las aguas, o por asegurar el papel del olivar dentro de una agricultura especulativa.

  • 58 González Jiménez, 2002, p. xcix. La «aranzada» pudo oscilar en El Puerto entre 2 100 y 4 500 m2, mi (...)

46Pero la combinación entre regadíos y secanos no muestra una imagen constante. En el repartimiento de El Puerto de Santa María también se aprecian con nitidez dos ámbitos. Por un lado, las «cuadrillas» encuadraban los huertos junto con las casas y viñas; por otro, las tierras de pan llevar se organizaban en «veintenas». La «aranzada» era la medida usada en las «cuadrillas», mientras una «veintena» equivalía a una «yugada»58. En este caso, el conjunto del vocabulario, las medidas y sus aplicaciones hacían patente el uso de patrones propios el norte cristiano, bien alejados de la recreación de tradiciones locales que se produjo en la Huerta de Murcia.

  • 59 González, 1951, t. I, pp. 396-446. En su opinión, las alquerías poseían un alto nivel de «unidad de (...)

47Las regiones andaluzas proponen otras reflexiones. J. González fue sensible al predominio de la «tierra calma» y los olivares en el repartimiento de Sevilla, que reducía a marginal la horticultura. Paralelamente, propuso que el latifundio había imperado en las campiñas del Bajo Guadalquivir desde la época romana; en su opinión, docenas de topónimos constituían una prueba muy gráfica de la adaptación entre posibilidades agrícolas y régimen agrario. De suerte que los posesores habían cambiado históricamente (unas gentes sucedieron a otras), y cada secuencia tuvo una impronta propia (en concreto, la conquista cristiana acarreó cambios notables en el poblamiento rural). No obstante, las producciones características y los regímenes generales de propiedad y explotación de la tierra permanecieron secularmente59.

  • 60 González Jiménez, 1987, pp. 111-118. Estima que el 97 % de los beneficiarios del repartimiento de S (...)
  • 61 Id., 1995, p. 84. La «ruptura del sistema productivo andalusí» asocia el problema de las condicione (...)

48La historiografía posterior ha revisado estos aspectos. No difiere en valorar el predominio de los olivares o los cereales según las zonas; las huertas y el regadío en general eran poco importantes (imposible dilucidar si nunca lo fueron, o si habían experimentado una larga decadencia). En cambio, se postula que la inmensa mayoría de los pobladores y del suelo repartido no responden al panorama descrito. Se sostiene que la política regia procuró la construcción de una sociedad de pequeños y medianos propietarios, libres y cristianos a expensas de la población musulmana. O dicho de otro modo, que se promovió una masiva emigración del norte al sur del reino, basada en la disponibilidad de tierra y en condiciones de establecimiento muy favorables60. Pero los resultados a medio plazo fueron otra cuestión. La sublevación de los mudéjares de 1264 viene a ser un punto de inflexión, a partir del cual se pone de relieve «la ruptura del sistema productivo andalusí y las dificultades de todo tipo –sobre todo la falta de hombres y la guerra endémica– que los repobladores encontraron para revitalizar la economía de la región» y que, a la postre, malograron el ensayo social61.

Los expertos y la construcción de la sociedad local: los nombres y los status

  • 62 González, 1951, t. I, pp. 317 sqq.; González Jiménez (1987, p. 114), resume su estudio de Jerez: el (...)
  • 63 La reducción del stock de nombres fue un fenómeno paralelo a su cristianización, probablemente rela (...)

49Al estudiar Sevilla, J. González ya percibió la enorme frecuencia de locativos en la onomástica de los inmigrantes. En Jerez sucede lo propio. Era una apreciación globalmente acertada, aunque quepan matices derivados de la variedad de personas que concurrieron a la población de la ciudad y su tierra62. Es decir, cabe considerarla una fórmula novedosa (para Castilla), la responsabilidad de cuya ejecución corresponde a los notarios que establecieron las listas de pobladores de cada sitio. Era una decisión justificada. Hay que tener en cuenta que en la antroponimia castellana (así como la leonesa o la portuguesa), se había reducido mucho el stock de nombres respecto a otras épocas, y que era de uso común el «nombre del padre» en sentido más literal63. Menos nombres de pila y menos patronímicos propiciaban la homonimia, y por tanto la dificultad de identificación de las personas en una sociedad donde el poder de la escritura venía creciendo. Cuestiones de este tipo se resolvían en cualquier mediana colectividad gracias al uso de apodos, de referencias familiares o profesionales. El problema que debieron solucionar en Sevilla fue cómo identificar, con la celeridad y la eficiencia que exigía una empresa necesitada de datos precisos, a una gran cantidad de individuos que portaban nombres y apellidos similares y que se habían reunido en un plazo de tiempo muy breve. Una masa que todavía no formaba comunidades, sino que aspiraba a formarlas. Para resolver de inmediato las muchas posibles homonimias y garantizar el propio repartimiento, servirse de la variedad de procedencias fue la más económica de las fórmulas.

50Los estudios de los repartimientos han dedicado un esfuerzo notable a examinar y comparar los fundamentos de las jerarquías sociales dentro de ambientes que constituían nuevas comunidades. En el punto de partida, lo que se revela es la distinción general entre caballeros y peones, cuya repercusión sobre los lotes que se atribuían a unos y otros daba una base material. Como se ha adelantado, no era nueva, sino que se había consolidado en la ancha y dinámica banda fronteriza que en el siglo xii se extendía entre los ríos Duero y Tajo.

  • 64 Torres Fontes, 1990, pp. 80-82. Con ocasión de la «tercera partición» (1266), la mitad de la Huerta (...)

51La distinción común comparece desde los primeros repartimientos. El repartimiento de Sevilla destacaba sobre los demás inmigrantes a los «doscientos caballeros de linaje». En Carmona se diferenciaron tres grupos. Tras el rango superior de caballeros «hidalgos» –un apelativo que presumía su condición noble–, estaban los caballeros «ciudadanos» –es decir, «los christianos pobladores que tienen cavallos e armas»–, y por debajo quedaban los «peones», equivalentes al «otro pueblo» de algún texto, que constituyen siempre el sector mayoritario de la población. El diseño más sofisticado se alcanzó en el repartimiento de Murcia. Aunque ordenado alrededor de la dualidad caballeros-peones, los textos murcianos llegaron a diferenciar seis subsectores. Había caballeros mayores, medianos y menores, y en paralelo, peones mayores, medianos y menores. La escala fiscal marcaba las diferencias de arriba abajo: desde los que tenían más tierra (por valor de 12 alfabas), hasta los que menos (1’75 alfabas), pero con excepción del rango superior de los caballeros, las diferencias de cada uno con los inmediatos eran graduales. Por otra parte, se diseñó una colección de medidas complementarias, cuyo objetivo principal era impedir la acumulación de propiedades64. Como ya se ha indicado, la actividad de los equipos de partidores no concluía con la entrega efectiva de las parcelas. Se puede decir que fueron investidos como garantes del buen funcionamiento de un sistema que, más allá de los recursos agrícolas, era una metáfora del equilibrio social.

  • 65 Menjot, 2002, t. I, p. 195. También se abandonó una cuidadosa selección de los lotes según su desti (...)

52Este objetivo se vio frustrado. Menjot ha destacado que el monarca acabó siendo consciente del «carácter utópico de su proyecto inicial, que no podía sino ser rápidamente trastrocado por las inevitables mutaciones provocadas por compras, ventas y herencias». En la quinta partición (1272), renunció a las seis categorías enunciadas y se contentó con determinar las dotaciones que estaban destinadas a una minoría de particulares y ciertos grupos de inmigrantes65.

Los expertos y el espacio como símbolo

  • 66 González, 1951, t. I, pp. 251-253, con una clasificación sumaria de los tipos de nuevos topónimos; (...)

53La lista de donadíos mayores y menores de Sevilla proporciona una larga colección de testimonios de la castellanización del espacio al repoblarse. De forma sistemática, los lugares concedidos a miembros de la familia real y a nobles, a las órdenes militares y a la Iglesia, a gentes de la casa del rey y a servidores diversos, recibieron un nuevo nombre. Un topónimo que aludía a sus beneficiarios y que trasmite una colección de imágenes66.

  • 67 En relación con la familia de Fernando III, el nuevo Po<n>tiz se atribuye a su viuda, la reina Juan (...)
  • 68 Se anotan entre otros los dominios de Palençiola, Cartagena, Santiago, el genérico Obispalía (donde (...)
  • 69 Lugares rebautizados como Calatrava, Alcántara, San Juan y Segura (este último, nombre del donadío (...)
  • 70 Los lugares de Campesina, Gallega, Portogalesa y Aragón fueron donadíos de grupos de caballeros de (...)

54En el caso de los familiares del rey y para los miembros de las grandes parentelas del reino, beneficiados con donadíos mayores, alternaron nombres en trance de fijarse y apelativos de familia con otros que evocaban algunos de sus dominios más característicos (a veces, ambas circunstancias coincidían)67. Los donadíos a los prelados tomaron los nombres de sus sedes68, los de las órdenes militares, sus propias titulaciones69, y los concedidos a monasterios o capítulos catedrales, muy escasos, oscilaron entre una advocación sagrada y un título genérico (de San Clemente a Monasterios). Aunque donde proliferaron los nombres genéricos fue en los donadíos menores atribuidos de forma corporativa a caballeros de una región determinada, a cierto grupo de guerreros, o a diversos servidores70. Más allá de consagrar la existencia de una larga serie de dominios sobre varias docenas de alquerías de la campiña –y de identificar a los dueños de cada una–, la implantación de una nueva toponimia basada en los personajes e instituciones más poderosos del reino tiene el aspecto de construcción de una topografía simbólica, que trasladaba a los territorios recién adquiridos una imagen del nuevo orden social y político instaurado por Alfonso X el Sabio.

55Como es lógico, los textos de los repartimientos urbanos dan cuenta de la ocupación de viviendas por el nuevo vecindario. Eventualmente se alude la conversión de las mezquitas en iglesias –aunque no siempre fuera su destino–, algunos de cuyos alminares perviven con modestia o majestad… Pero el testimonio más expresivo de cómo se representó a sí misma la conquista cristiana de una aglomeración proviene de Écija:

Partimos la villa en quatro collaciones en remembrança de Cruz. La primera, santa e verdadera Cruz y la del lado diestro Santa Maria e la del lado siniestro San Juan e la de delante de todas tres Santa Barbara, en semejança de el pueblo que está ente la Cruz, que esta pidiendo e laudando en nombr de Jesucristo.

  • 71 González Jiménez, 1989, pp. 337-340. Véanse sendos planos del casco urbano y el término de la legua (...)

56Tras esta primera imagen, se precisan las calles que limitan los territorios de cada parroquia, antes de indicar sumariamente que las casas que había en cada una fueron dadas a los pobladores. El relato prosigue con la delimitación del llamado «término de la legua», un espacio aproximadamente circular que debe su nombre a la longitud de su radio. El propósito fue hacerla a semejanza de lo que había hecho antes: «E así como la villa fue partida en manera de cruz, asi posimos el término en manera de cruz»71.

57A continuación, los sogueros fueron midiendo distancias y colocando «mojones de legua» en puntos que se identificaron en forma doble: de una parte, por sus nombres romances o árabes; y de otra, como la cabeza, el pie y los brazos de la cruz.

  • 72 En este caso, una venerada mártir vino a sustituir a María Magdalena, que habitualmente ocupa el pu (...)

58Se ha advertido que hay una relación directa entre las vías principales de la antigua Astigi romana y los cuadrantes de las cuatro parroquias. Pero esta evidencia no difumina el ejercicio de doble sacralización del espacio que significó fijar el término de la legua y, antes de eso, establecer un marco para la ciudad según un modelo que se inspira en la iconografía del Calvario, un motivo común de tiempos románicos y góticos, y por demás popular. Las advocaciones de las iglesias representaban a sus figuras habituales, cada una en la posición que una persona observadora podría reconocer: como eje y por encima, la cruz; a los lados, las figuras de la Virgen y San Juan; y al pie una Santa Bárbara que recreaba al «pueblo»72.

59En suma, las trazas del urbanismo antiguo fueron reinterpretadas en beneficio de los cristianos vencedores. La nueva definición del espacio llegó tras ser expulsada de la mayoría de la población mudéjar. Su plástica aún se mantiene.

Réflexion final

  • 73 Borrero Férnández, 2003, p. 20.

60El significado de lo experimental en la conquista de Al-Andalus muestra un perfil ambivalente. Con ocasión de valorar la obra de M. González Jiménez sobre la Andalucía del siglo xiii, M. Borrero contrastaba una herencia islámica «nada despreciable, especialmente en infraestructuras materiales», y la nueva realidad que se forjó con la conquista, «a partir de unas decisiones militares y políticas castellanas, es decir, cristianas y occidentales»73. Lo que, referido al caso, sugiere que la tarea pobladora de los conquistadores necesitó, entre otras cosas, definir límites territoriales, valorar los recursos disponibles, o conocer los criterios de medición que habían moldeado cada espacio y su percepción; para ello tenía que recurrir a quienes explicasen su lógica y sus detalles, gentes con criterio entre las que provenían de la situación anterior o estaban familiarizadas con ella. Pero las decisiones de los conquistadores estaban vinculadas con intereses y horizontes culturales distintos, y fueron aplicadas con el concurso de otros «expertos» que procedían de sus propios entornos, principalmente en beneficio de nuevos pobladores. A la postre, las nuevas sociedades se construyeron remodelando un extenso legado gracias a la combinación de estos otros elementos.

61A escala del siglo xiii y de los procesos descritos, los conceptos de «experto» y de «experimentación» cubren campos semánticos complejos. La experimentación hunde sus raíces en procesos como la tradición agronómica arábigo-andaluza que cristaliza en el siglo xi, o los repartos de suelo urbano y rústico que menudean en los reinos cristianos de un largo siglo xii, articulándose con las primeras noticias sobre la distribución de tierras conquistadas. No son situaciones simétricas, desde luego, pero en ambos se encierra una útil combinación de reflexiones y modelos teóricos, experiencias de sabor técnico e imaginarios sociales que parecen imprescindibles para situar la problemática en ciertas coordenadas.

62En consecuencia, nuestra encuesta encierra una variedad de personajes y situaciones. Se enmarca en un vocabulario que era de uso en la época (además de «repartimiento», las funciones de «partidores», «cuadrilleros», «sogueadores»…, pero no siempre hay tanta precisión, ni los vocablos son unívocos), y que usamos en su expresión actual para darle aire de generalidad (además de «experimentación» y «experto», en español caben «experiencia», «peritaje», «peritos»…). En todo caso, conviene subrayar que la cercanía a lo que estas palabras dan a entender hoy, es relativa. Pues por las páginas anteriores ha transitado la memoria de los tratadistas de la agricultura, de los constructores de iglesias y eventuales agrimensores, o de los notables musulmanes que recuerdan ante los notarios los nombres de los sitios y sus límites. El ambiente de la corte de Alfonso X ha surtido los procesos de colonización de gentes cuya formación intelectual fue la base de su adaptación a labores periciales; entre ellos, hubo individuos inestimables que procedían de la cancillería y la jurisprudencia, que conocían profundamente los recursos de la escritura y del derecho, o que dominaban el mundo de los símbolos y lo podían traducir al nivel de la gente corriente. Se contó con los vasallos reales –parientes regios, ricoshombres o sus vástagos, eclesiásticos, «omes del rey», en los que se aunaba servicio y confianza. Pero cada una de las comunidades recién constituidas puso al servicio de su propio futuro a un sector de sus miembros, encargándoles que hicieran de «partidores», «cuadrilleros» o «sogueros». Todos eran conscientes de que ese hecho exigía aprender una práctica –que había llegado con ellos o que estaba arraigada en el paisaje– y se remuneraba cumplidamente, y que, ejercida con prudencia o astucia, podía mejorar su rango social y el de sus herederos.

Notes

1 Repartimiento, «opération planifiée et organisée par la monarchie, de répartitions entre les colons des terres reconquises sur les Maures, à partir du xiie siècle en Andalousie, à Murcie, à Valence et aux Baléares» (Menjot, 1996, p. 247). Este trabajo forma parte del proyecto de investigación financiado por el MINECO Poderes, espacios y escrituras en los reinos occidentales hispánicos (siglos xi-xiv) (ref. MINECO HAR2013-42925-P) (ref. HAR2013-42925-P).

2 Guinot Rodríguez, Torró, 2007

3 El Llibe del feits, la famosa crónica de tintes autobiográficos del rey conquistador, «refleja un interés muy claro por loss procedimentos de particó de la tierra y da buen testimonio del gardo de preparación técnica necesarion, así como de las cadenas de aprendizaje genedas por las expe riencia succesivas (Mallorca, Valencia, Murcia)» (ibid., p. 15).

4 González? 1951

5 Torres Fontes, 1960; Sanz Fuentes, 1976; Ladero Quesada, González Jiménez, 1977; González Jiménez, González Gómez, 1980; González Jiménez, 1981; Torres Fontes, 1988; Id., 1994; González Jiménez, 2002.

6 Edición de textos y estudios puntuales o de carácter general han mantenido una dinámica paralela; se aprecia de forma proverbial en el libro clásico de González Jiménez, 1980, y en su dilatada colección de artículos; los más significativos forman parte de dos recientes recopilaciones, tituladas La repoblación del reino de Sevilla en el siglo xiii (2008a), y Cuatro décadas de Estudios medievales (2011). Véase últimamente su examen de la primera fase de los repartimientos (González Jiménez, 2014). La documentación de la cancillería de Alfonso X proporciona el oportuno contexto diplomático; sobre ello, Torres Fontes, 1963; Gonzaléz Jiménez, 1991.

7 Collectif 1990.

8 González Jiménez, 1987 (véase ahora en Id., 2011, pp. 125-144). En ocasiones, hay indicios circunstanciales del estilo de una carta de 1271 en que Alfonso X confirmó a los pobladores de Morón «los heredamientos de los donadíos que les dieron los partidores por mío mandado de aquellos que fueron dados a otros primeramientre». Muchos pobladores de primera hora se habían ido, en tanto sus actuales ocupantes se sentían poco seguros de sus derechos. Intentando contrarrestarlo, el rey concedió los citados heredamientos perpetuamente, «porque se asseguren e que hayan sabor de poblar mejor el lugar» (Id., 2008a, p. 97, n. 19).

9 Hay otros textos que se pueden agregar a éste «mal llamado» repartimiento de Écija (fechado en 1262-1263). Provienen de Úbeda, Córdoba y Baeza; se trata de «relaciones de donadíos o repartos que afectan a un sector determinado de los repobladores y beneficiarios de los repartos», sin que respondan a un modelo común (Id., 2011, p. 128). Así, el registro de Baeza enumera los 33 pobladores del alcázar de la ciudad agraciados con sendos lotes de seis yugadas de extensión en cierta aldea, mientras el «Libro de los donadíos de Córdoba» muestra la dinámica del mercado de propiedades tras la conquista.

10 Aparentemente, la diferencia entre «repartimientos breves» y «extensos» depende del grado de detalle de las informaciones, e incluso de la entidad del lugar. En Carmona (1253), se distinguen «donadíos» y «heredamientos». «Cada bloque de repobladores se encabeza por la descripción del heredamiento-tipo que correspondió a cada uno de ellos, y sigue la lista de individuos englobados en las categorías aludidas». Las sucesivas particiones de Vejer, un azaroso pueblo de frontera (1298, 1293, 1298-1318), describen con precisión los heredamientos (González Jiménez, 2011, p. 130).

11 Del repartimiento de Sevilla (1253), sólo se conserva el reparto de bienes rústicos; tampoco proporciona la nómina de los pobladores de la ciudad, sino la de los «caballeros de linaje», esto es, la de doscientos vecinos nobles. En la estructura del reparto cabe distinguir los donadíos «mayores» y «menores», el «heredamiento» de la ciudad y lo correspondiente al almacén, cillero y galeras reales. Se considera al repartimiento de Jerez (1264), como el más completo de todos, aunque sólo se conserva la parte urbana. Esto se debe a la minuciosidad del escribano que describe cada casa y registra el nombre de sus beneficiarios (pobladores o dueños de donadíos). El repartimiento de El Puerto de Santa María es una sección de desconocido libro de Cádiz y registra las seis particiones efectuadas hasta 1268, tanto en lo urbano como en las aldeas o alcarías del contorno (González Jiménez, 2011, pp. 130-131).

12 Torres Fontes, 1990, especialmente pp. 70-75.

13 Ladero Quesada, González Jiménez, 1977, p. 264.

14 González, 1951, t. I, pp. 139-142 (cita de p. 140). En realidad, se distinguen dos arquetipos del Repartimiento de Sevilla, conocidos como «Espinosa» y «Palacio». El primero es más preciso en lo relativo a los intereses del monarca y sus ricoshombres; el segundo, algo posterior a 1253, «acaso se obtuviese a instancias del concejo, especialmente de los caballeros que lo gobernaban» (p. 141).

15 Una documentación que se fue perdiendo conforme dejaba de ser funcional. Con sus magros vestigios, se puede hacer poco más que reconstruir su tipología, la cual incluye las actas notariales de la medición y cuantificación de bienes por los «cuadrilleros», los mandatos de las autoridades superiores y los «albaranes» o albalaes –para el caso, las listas de beneficiarios y el detalle de los lotes que se les asignaban (García Martínez, 2002, pp. lvi sqq.; cita de p. lvi).

16 González, 1951, t. I, p. 240. También sugirió estudiar «la relación de los sesmeros con las particiones», siguiendo la estela de una reflexión sobre Portugal que el tiempo ha hecho clásica (ver Rau, 1946; se ha usado la edición con prólogo y adenda documental de J. M. Garcia, 1982). Es oportuno precisar que la obra establece una línea de génesis y proyección de estas figuras institucionales del norte al sur del reino, y que relaciona estrechamente el caso portugués con los «sesmos» y «sesmeros», «cuadrilleros» y «veinteneros», «quiñones» y «quiñoneros» leoneses y castellanos… Unos u otros de estos términos figuran en diversos fueros otorgados a concejos de la Extremadura y la Transierra (Zamora, Salamanca, Cáceres, Usagre o Molina de Aragón), para denominar a los partidores y los modelos de partición, a los lotes individuales y a sus beneficiarios (pp. 45-50).

17 Rodríguez Fernández, 1990, nº 17; Sáinz Guerra, 1990, pp. 164-171.

18 En los barrios burgaleses de San Juan y La Puebla, y en la Rua Nova de León, los «solares» se miden en «pasadas», mientras el barrio de La Puebla, en Palencia, se forma a base de solares de «media aranzada» (Martínez Sopena, 2010, especialmente pp. 183-185). En 1223, Alfonso IX puso en manos de cuatro boni homines la ejecución de la «puebla de Sancti Spiritus» en la ciudad de Salamanca (que se dio por concluida al año siguiente; Echániz Sans, 1993, nº 11-12). En 1228, el Maestre de la orden militar de Alcántara y sus fratres estaban llevando a cabo una puebla en Toro por orden del mismo rey (Ortega et Cotes, Bullarium Ordinis Militiae de Alcantara, olim S. Iuliani del Pereiro, pp. 30-32).

19 Martínez Sopena, 2004. A tener en cuenta la vertiente simbólica de estas representaciones espaciales, que contemplan el habitual ejercicio de poder del señor y, eventualmente, la destreza del cultivador; es oportuno contrastar el fuero de San Martín (1131), donde el prior del monasterio de Nogal de las Huertas entregó a cada uno de los 31 vecinos un «solar» de habitación y 3»obradas» de tierra como «prestimonio», con el fuero de Venialbo (1126), donde cada vecino podía disponer del espacio hasta donde proyectara su «aguijada» (como se llamaba al palo que servía para arrear a la yunta de bueyes).

20 Passini, 1984, p. 99. Los útiles comentarios del texto merecen ser reproducidos: «Los límites de las parcelas no coinciden en los dos lados de la calle, lo que sugiere que, después de trazarse la calle principal, las parcelas de ambos lados fueron medidas separadamente… Las anchuras más frecuentes son 3’5 y 5’5 metros. Algunas alcanzan más de 7’5 metros […] La convexidad del barrio debería atribuirse a la construcción de las murallas […] La longitud de las parcelas oscila entre 43 y 68 metros. Estas parcelas, muy alargadas, tienen una longitud máxima igual a la de la catedral reconstruida en 1168 […] Es verosímil que todas las parcelas trazadas en el siglo xii por el Maestro Garsion tuvieran una longitud de 68 metros. La relación longitud-anchura de estas parcelas est 1: 21 […] De modo que el parcelario del “Barrio Nuevo” de fines del siglos xii y sus particularidades serían debidas a su trazado original por el maestro de obras de la catedral» (ibid., pp. 91-92).

21 Martínez Sopena, 1995, p. 314, n. 52-53. La morfología de este barrio de Santo Domingo de la Calzada recuerda las de diversas villas de Gascuña (Morlaas, Oloron-Sainte-Marie, Nogaro, Bayona…), cuya planificación corresponde al tránsito de un poblamiento per casalem a un poblamiento per domum: el proceso se inició en la segunda mitad del siglo xi y ha sido estudiado en profundidad por B. Cursente (una visión de síntesis, bien provista de elementos gráficos, en Abbé, Baudreu, Berthe, 2006, especialmente pp. 18-24).

22 González Jiménez, 1987, p. 103. Sobre el reino de Aragón, Laliena Corbera, 2007. El autor sostiene que las experiencias previas de los asentamientos de siervos y las fundaciones de los burgos del norte sirvió para la atribución de las tierras conquistadas en el centro del valle; desde la presencia de «partidores», el uso de «albaranes», y los lotes de 1 y 2 yugadas (según fueran para «peones» o «caballeros»), marcan prácticas comunes con lo que se aprecia en Castilla.

23 Molénat, 1998, pp. 81-88, donde precisamente se critica estimar que la conquista de Toledo constituyó el momento inicial del sistema de repartimientos (según valoraba Glick, 1979, p. 99). Los casos de Olías la Mayor y Daralviejo le hacen pensar en repartimientos recientes de todo el término entre sus pobladores. Propone como indicios sus ordenadas particiones: que el termino de Daralviejo esté dividido en 4 partes ( «cuartos»), y el de Olías en 8 ( «ochavos»), cada uno identificado con un nombre personal y compuesto por 10»yugadas» de tierra. Los «concejos» o aljamas de varios barrios-parroquias de Toledo ( «collaciones»), recibieron de Alfonso VII diversas aldeas, así como algunos individuos; se llega a seguir la pista de la donación regia de un dominio de 1 000 ha., y de sus sucesivos repartos hasta la entrega de los cultivadores de lotes de una «yugada» (alrededor de 25 ha.). Algunas cartas de población dadas por Alfonso VII reflejan otras facetas del proceso colonizador. Así, las alquerías de Villaseca de Valdecarábanos y Yepes fueron concedidas a 30 individuos; dos de ellos se beneficiarían del disfrute de la cuarta parte de ambos lugares, encomendándoles guardar y mantener el privilegio en condición de amines (un término árabe que, para el caso, es equivalente al maiorinus o «merino», nombre dado a los oficiales señoriales en los países hispánicos). En general, el autor estima que todos los «pobladores ciudadanos» no eran propiamente cultivadores, sino que que esperaban beneficiarse de una mano de obra dispuesta a trabajar (ibid., p. 88).

24 Ruiz Gómez, 2003, p. 194. Conviene añadir que los estudiosos del derecho de la frontera estiman que este tipo de prácticas rigió desde la línea del Duero hacia el sur; por otra parte, también se conoce que algunas «collaciones» de Segovia y Avila dieron nombre a determinadas áreas ( «sexmos») de los inmensos alfoces o «tierras» de estas ciudades de la Extremadura histórica, lo que sugiere una responsabilidad de las «collaciones» sobre ellas, e incluso un dominio más o menos antiguo.

25 González Jiménez, 2008a, pp. 13-50 ( «Repoblación y Repartimiento de Écija»).

26 El documento anota algunas recompensas recibidas por los repartidores. Al igual que Don Nicolás, el escribano Juan Ximénez y los medidores don Arias y Sancho recibieron sendos donadíos. También figura entre los beneficiarios el partidor don Simón y un sobrino del arcediano de Córdoba; respecto al escribano Juan López, la división de la ciudad en 1263 ya da noticia de casas que le pertenecían; se ha utilizado la edición del texto por ibid., pp. 32-50. La palabra «soga» identifica al mismo tiempo una medida de longitud y el tipo de cuerda usada para medir (de ahí que a los agrimensores se les denomine «sogueadores» en otros documentos de este ciclo). Como medida, la «soga» oscila de 6’5 a 7’7 metros. Antes se ha citado otra medida, la «legua» (ver término «de la legua»), cuya longitud se aproxima a los 5 kilómetros.

27 Ibid., pp. 29-31.

28 Id., 2014, pp. 212 sqq. Se sabe que la collación de Santa María tuvo concentrada su «hijuela» (esto es, las tierras o «heredamientos» que se repartieron entre sus parroquianos), en el cuarto situado al noreste de Úbeda. Entre los donadíos del rey debió estar la aldea de Olvera, cada uno de cuyos 60 pobladores recibió una yugada de tierra de sembradura (pp. 218-220).

29 Ibid., pp. 226-228.

30 Ibid., pp. 234-235. Hay escasa documentación sobre el repartimiento de Sevilla durante los últimos años de Fernando III; no obstante, el 6 de enero de 1251 se fecha cierto diploma que destaca el trabajo de agrimensura de Fernan Servicial, un miembro de la comisión de partidores que había de entregar a Alfonso X el Libro del Repartimiento en la citada fecha. Sobre la continuación de la tarea a nivel de vecinos-pobladores –y sobre el inmediato comienzo de los abandonos y ventas de heredades–, Borrero Fernández, 2003.

31 La crónica de Jaime I refleja el contraste entre las dos perspectivas. El rey aragonés estimaba que la clave del futuro de Murcia era dotar de recursos consistentes (es decir, con más de 200 tahúllas de tierra), a un centenar de «hombres de valía», repartir lo demás entre menestrales, y combatir el absentismo (Jaumei, Crònica o Llibre dels Feits, cap. 498, p. 386). Es comprensible, de acuerdo con los datos, que se doliera del poco éxito de sus consejos a Alfonso X (su apreciación de que nadie había recibido más de 50 tahúllas parece ajustada).

32 Fue un hecho diferencial dentro del nuevo reino; en otras de sus áreas rurales subsistió una masa de mudéjares superior a la de cualquier territorio castellano.

33 Torres Fontes, 1990, también sugiere que los primeros repartimientos atizaron la rebelión; Menjot, 2002, pp. 143-192.

34 Los cuatro partidores nombrados por el rey que se encargaron de distribuir los heredamientos del concejo de Baeza se llamaban Gutierre de Padilla, don Rubio, don Arnalte Gallegos y García Vélaz (González Jiménez, 2014, p. 215). Martín Ibañez, «omme del rey», el escribano Miguel Pérez y el caballero Fernán Osorio cumplieron similar cometido en Carmona (Id., 2008b, p. 154). También hubo partidores nombrados por el monarca en El Puerto de Santa María; uno de ellos debió ser Rodrigo Esteban, a la sazón alcalde mayor de Sevilla. No se conoce la junta de partidores de Jerez, salvo que estaba presidida por el bastardo regio don Alfonso Fernández; pero se ha supuesto que, al uso de las aglomeraciones mayores, la debieron componer un eclesiástico del entorno del soberano y algún otro funcionario de la corte, más un ricohombre y un caballero hacendados en la villa (González Jiménez, 1980, p. xxiii).

35 Kleine, 2012, p. 747.

36 Ibid, p. 221. El caso mueve a reflexión sobre posibilidades y la dispersión de las fuentes. La labor de Beltrán de Villanueva ha dejado escasos testimonios en los diplomas de la cancillería castellana que se han conservado; en cambio, su labor al servicio del monarca castellano en tierras de Murcia puede conocerse muy bien gracias a la información que guarda el Archivo de la Corona de Aragón.

37 Figuran agraciados con sendos «donadíos», cuya superficie total alcanza el 12’2 % de todos los donadíos concedidos (sumaba 958»tahúllas»), y cuyo valor asciende hasta el 14’5 % (véase Menjot, 2002, cuadro p. 196). A tener en cuenta que un donadío medio alcanzaba sólo 51»tahúllas». Eso sí, estaban divididos en parcelas (el donadío de Gil de Azagra, tercero en importancia de la serie, tenía 79 ha. y estaba compuesto por 4 parcelas, pero una de ellas medía 53 ha., ibid., pp. 197 y 203). En fin, se debe recordar que los donadíos agrupaban las mejores tierras (ibid., p. 199).

38 Pérez Martín, 2008. El Maestre Jacobo, que estaba junto al rey en 1267 (hay quien opina que había llegado de su Italia natal en tiempos de Fernando III), se mantuvo el resto de su vida vinculado a Murcia, en cuya catedral fue enterrado. Sobre la relación entre juristas, poder regio y repartimientos, la crónica de Jaime I de Aragón ofrece un excelente testimonio a contraluz: Tras la conquista de Valencia, los ricoshombres y obispos pidieron al rey que la tarea del repartimiento no fuera confiada a Assalito de Gúdar y a Ximeno Pérez de Tarazona, no obstante ser «buenos y sabios en derecho» (Jaume I, Crònica o Llibre dels Feits, cap. 286, p. 264).

39 Entre mayo y diciembre de 1253, Ruy López de Mendoza obtuvo la aldea de Borja Santarem, algunos molinos de aceite y 15 yugadas de tierra en Guadaxox; Gonzalo García de Torquemada, la aldea de Caxar, casas en la collación de Santa María de Sevilla y un huerto en Triana; mediante sucesivas cartas de donación, Pero Blasco recibió del rey 6 yugadas de heredad en Huesna, un lote como el de otros pobladores de la aldea de Sietmalos, y 6»aranzadas» de viña en la de Huevar; Alfonso X donó al obispo de Segovia la torre de Borgabenzohar y mas tarde unos molinos sobre el río Guadaíra, cuyos derechos compartiría con su notario, el arcediano maestre Fernando (Gonzaléz Jiménez, 1991, nos 31, 47, 61, 62, 74, 79, 92 y 99). No hace falta insistir en lo aleatorio de la información dentro de un proceso que se intuye mucho más complejo, y en que la información depende principalmente de diplomas que terminaron en los archivos de instituciones eclesiásticas o de los linajes aristocráticos que se fueron constituyendo en las tierras conquistadas. Por otra parte se aprecian diferencias de calidad en los beneficios que seguramente reflejan la categoría de los beneficiarios. Es decir, lo que recibieron aquellos primeros –el dominio exclusivo de un lugar, la cuantía de las heredades–, se diferencia de lo que obtenido por el adalid Pedro Blasco. En su caso, se trata de lotes al estilo de los donados a los 200»caballeros de linaje»; según González Jiménez, «el lote-tipo atribuido a cada caballero consistió en 20 aranzadas de olivar e higueral; 6 aranzadas de viñas; 2 aranzadas de huerta, 6 yugadas –unas 180 ha.– de tierras de labor y casas en la ciudad (ibid., p. xliii). No obstante, la posibilidad de que recibiera varios lotes según este patrón en sitios diversos sugiere que él y quienes tenían responsabilidades como las suyas pudieron terminar acumulando bienes de cuantía muy superior a lo que preveía su status.

40 Destaca el caso de cierto Arnaldón de Molins, «caballero mayor» denunciado en la quinta partición. Había sido partidor en la tercera y la cuarta; en esta ocasión, se le confiaron bienes por valor de 200 alhabas (Menjot, 2002, p. 210).

41 González Jiménez, 1991, p. xliii. Se recordará que el papel básico de las collaciones se aprecia en las leves noticias conservadas sobre los repartimientos de Úbeda o Córdoba. Una exposición detallada en González, 1951, t. I, pp. 287-290, que cifra en 91 los partidores instituidos por las juntas de collaciones y supone que probablemente habían concluido su labor antes de comenzar el año 1254. En su opinión, el origen de estas juntas se hallaba en la tradición de repartos de botín propia de las huestes concejiles, cuya importancia en las villas y ciudades de la frontera del siglo xii y buena parte del siglo xiii fue decisiva dentro de «una economía orientada para la guerra». Lo denota el encuadramiento parroquial, la diferenciación de lotes entre «caballeros» y «peones», el nombramiento de «cuadrilleros», nombre que se daba a los encargados de custodiar, lotificar y repartir el botín, e incluso el premio que el rey les concedía por sus afanes. Aplicando al repartimiento esta fórmula, «una vez hechos los lotes o suertes [de casas], del olivar y heredad, con el padrón del vecindario en la mano es fácil asignar la propiedad individual por sorteo. Esto último se podía ejecutar por insaculación» (p. 289). El procedimiento debía ser el mismo que se describe en El Puerto de Santa María: trocitos de papel o pergamino que se introducian en bolitas de cera para efectuar los sorteos dentro de la «veintena», nombre de la agrupación elemental de repobladores de este lugar (García Martínez, 2002, p. lxvi).

42 Menjot, 2002, p. 193; se conocen los nombres de cuatro de los partidores menores, entre los que cierto Lorenzo Ruffa parece ser el más activo.

43 Torres Fontes, 1990, p. 80. Siguiendo la hipótesis de P. Bonnassie, D. Menjot afirma que la cuadrilla «designaba en origen una unidad militar [y] aparece desde mediados del siglo xi en Cataluña en el sentido de unidad de “colonización”«. De entrada, cabe advertir que se trata de un dato paralelo a lo propuesto por J. González sobre la estructura de las «collaciones» de Sevilla (ver nota precedente). Sus integrantes, prosigue Menjot, «eran todos iguales entre si y [fueron] inicialmente dotados de lotes de terreno a roturar de la misma extensión, era colectivamente responsables ante el jefe de la quadra (o cuadrilla) del éxito de la empresa que les había sido confiada» (Menjot, 2002, t. I, p. 194, n. 168). Encuadrados por esta estructura, los colonos recibían la parte principal de su lote en el pago de la Huerta donde se asentaba su cuadrilla (y que le prestaba el nombre); se añadían a ésta otras parcelas en pagos diversos, hasta alcanzar el valor fiscal que correspondía a cada titular. En fín, que el término «cuadrilla» mantenía un significado de unidad militar que fue compatible con su nuevo sentido colonizador, es visible en Alcalá de Guadaíra. Los primeros repobladores de la localidad fueron «cinco cuadrillas de almogávares a las órdenes de sus respectivos almocadenes o jefes de grupo», a quienes el monarca dio «casas en la villa y tierras en la aldea o hacienda de Borjalhamar». Vease González Jiménez, 2008a, p. 107.

44 González Jiménez, 2002, pp. xc-xcviii. Los conceptos de «fijollero» y «fijollería» resultan bastante fluidos en El Puerto, pues designan tanto un pago de labranza como «la extensión resultante de un reparto efectuado por el sistema de sorteo». En cambio, la precisión de «cuadrilla» y «cuadrillero» es correlativa a la organización a base de «veintenas», cada una de las cuales estaba bajo la responsabilidad de un «veintenero»; estos dos últimos nombres se asocian a lotes de 20»caballerías», que se repartían a suertes entre 10-20»consortes» (un término también usado para los componentes de las «cuadrillas»).

45 Ladero Quesada, González Jiménez, 1977, p. 265.

46 González Jiménez, 2008a, p. 154. La expresión «moros viejos e sabidores» traduce al castellano el término sheik/ «jeque», y para el caso identifica a un conjunto de jefes y notables del contorno.

47 González Jiménez, 1991, no 252-253. En relación con la segunda carta (una disputa entre la orden de Calatrava y la catedral de Córdoba), el rey de Granada envió a cuatro moros de Rute y a otros de Iznajar y Pesquera, que se sumaron a dos moros de Cabra, quizá huidos al territorio nazarí; los nombres de los ocho constan en la carta, y fueron ellos los que hicieron el dictamen que adoptaron los pesquisidores del rey y éste confirmó.

48 Id., 2008a, pp. 71-87. Remite a su Id., 1991, nº 260 (el citado alcalde de Osuna también interviene en 1263 en el deslinde de Bella y Lucena; ibid., nº 261).

49 En junio de 1253, el monarca encargo que sus partidores de Sevilla amojonaran algunas alquerías que se entregan como heredamiento a una serie de pobladores; entre ellos se nombraban seis moros (ibid., nº 42).

50 Menjot, 2002, p. 184.

51 Aunque su intervención no llegó a convertirle en un «patrón de medida antropomórfico», como a su suegro Jaime I. Distintas noticias revelan que la «braza» de 2’1 metros, medida de longitud elemental del repartimiento de Mallorca, era llamada «del rey Jaime» porque había tomado como modelo su envergadura: estaba hecha «según los brazos del señor rey» (Mas, Soto i Company, 2007; Guinot Rodríguez, Torró, 2007, p. 78).

52 En su Libro de las Armas, Don Juan Manuel narró cómo había sido elegido el nombre de su padre, el Infante don Manuel, hijo menor de Fernando III y Beatriz de Suabia. Estando encinta, la reina había tenido un sueño premonitorio del destino de su futuro vástago, «que sonnara que por aquella criatura et por su linage avia de ser vengada la muerte de ihu x». Tras su nacimiento, los reyes consultaron a don Raimundo de Losana para imponerle el nombre apropiado. Éste, que era «muy buen omne et de muy sancta vida et amavanle mucho el rey et la Reyna et fiaban mucho en el», eligió el nombre de «Manuel», en cuanto conoció el sueño, ya que contiene «dos cosas, la vna es uno de los nombres de Dios, la otra que Manuel quiere dezir Dios conusco» (Jiménez Soler, Don Juan Manuel. Biografía y estudio crítico, p. 678).

53 Bolens, 1981; Id., 1989. En opinión de la autora, la tratadística arábigo-andaluza es deudora de una tradición geopónica en la que Bizancio ocupa un papel singular, así como la voluntad de experimentación promovida por los soberanos musulmanes, sobre todo en las épocas taifas.

54 Glick, 1995, pp. 127-166. Glick estima que este modelo de sociedad rural pervivió en la Granada nazarí hasta el umbral del siglo xv, a diferencia de quienes estiman que el gran cambio que resume el predominio de los vínculos vecinales sobre el parentesco se había producido en las alquerías a mediados del siglo xiii (en otras zonas del Levante peninsular, mucho antes); Trillo San José, 2004, especialmente pp. 17-68.

55 Manzano Moreno, 2010, especialmente pp. 479-481. Los lazos de los notables de las ciudades con el poder de emires, califas y taifas resultan un elemento imprescindible para comprender la situación; los majshar/es de dominio particular o del majzan del califa almohade pudieron alimentar tales vínculos. Majzan «designa la tierra sometida directamente al poder central» (p. 484); tal vez el «almacén del rey» de los repartimiento de Carmona y Sevilla indica que este patrimonio había pasado directamente al nuevo soberano –a menos que sea la cómoda adopción de un término técnico.

56 Los repartimientos Tercero y Cuarto llevan el siguiente rótulo en su cabecera: «Esta es terra de Murcia que tenen christianos, según nos troxieron escripto de los azimenos» (Menjot, 2002, p. 192, n. 160).

57 «Extraños a la cultura irrigada –ha escrito D. Menjot–, los cristianos se basaron en los registros confeccionados por los musulmanes para el impuesto territorial, donde figuraban el nombre del propietario, la composición de sus dominios, la localización de las distintas parcelas en sectores delimitados por la extensión irrigable por un canal de donde provenía su nombre, y, en fin, su superficie y su valor fiscal, expresados respectivamente en tahúllas y en alhabas» (Menjot, 2002, t. I, p. 192). La tahúlla suma «1 118 m2 o 1 600 varas superficiales. A su vez se subdivide en ochavas y cada ochava en 32 brazas». Los principios de agrimensura también llegan a conocerse con cierto detalle: «Las tierras se medían por sogas o cuerdas, porque cada cuarenta varas llevaban una señal para indicar su longitud y estas cuarenta por otras cuarenta formaban las 1 600 varas superficiales de que consta la tahúlla». En cambio, las tierras de los secanos se entregan por «yugadas» explotadas en régimen bienal ( «a año y vez»); la yugada constaba de 50 fanegas, equivaliendo a 32’297 ha. (Torres Fontes, 1990, pp. 76-80).

58 González Jiménez, 2002, p. xcix. La «aranzada» pudo oscilar en El Puerto entre 2 100 y 4 500 m2, mientras la «veintena»/ «yugada» equivalía a 36-60 aranzadas (las cifras mayores son las consideradas como más probables por el autor). Por otra parte, la comparación entre una localidad andaluza menor y Murcia solo es posible en estos términos.

59 González, 1951, t. I, pp. 396-446. En su opinión, las alquerías poseían un alto nivel de «unidad de la propiedad» y «la inmensa mayoría venían con el mismo carácter desde la antigüedad» (p. 396). Sin embargo, gran número de alquerías desaparecieron tras la conquista, ante nuevos modelos de hábitat concentrado promovidos por los conquistadores (p. 439). Véanse sus estimaciones parciales de la superficie de «tierra calma», olivar, viñedo y huerta en p. 446.

60 González Jiménez, 1987, pp. 111-118. Estima que el 97 % de los beneficiarios del repartimiento de Sevilla fueron pequeños y medianos propietarios, y que tenían en sus manos el 87 % de la tierra repartida.

61 Id., 1995, p. 84. La «ruptura del sistema productivo andalusí» asocia el problema de las condiciones de producción tradicionales junto con las expectativas de los flamantes dueños de heredamientos; muchos de ellos debían esperar el disfrute de rentas y se enfrentaron a la carencia de mano de obra que las generara; esto sugiere, por otra parte, la oportunidad de revisar las escalas de propiedad y explotación de la tierra.

62 González, 1951, t. I, pp. 317 sqq.; González Jiménez (1987, p. 114), resume su estudio de Jerez: el 52’20 % de los nombres incorporan un locativo. Esto significa básicamente que la fórmula más común [nombre de pila + nomen paternum], ejemplo «Pedro González», cede ante nombres de 3 elementos que responden al esquema [nombre de pila + nomen paternum + nombre de lugar], ejemplo «Pedro González de Medina». Este uso no era raro en la Castilla de la época, pero distaba de ser muy frecuente; como contraste, González Jiménez señala que siguen esta pauta entre el 7 y el 13 % de los numerosos antropónimos registrados en la documentación del obispado de Ávila.

63 La reducción del stock de nombres fue un fenómeno paralelo a su cristianización, probablemente relacionado con ella; respecto a los patronímicos, conviene precisar que no eran propiamente apellidos, –es decir, no se heredaban–, sino que los individuos solían portar un segundo nombre derivado del de su padre (Martínez Sopena, 1995).

64 Torres Fontes, 1990, pp. 80-82. Con ocasión de la «tercera partición» (1266), la mitad de la Huerta pasó a manos de los cristianos. Descontada la parte que se concedió como donadíos a miembros de la familia real, a cortesanos y servidores, más alguns dignatarios de la Iglesia, se repartieron 24 309 tahúllas de regadío y 6 700 de secano, cuyo valor se acercaba a las 6 700 alfabas. Había 1 618 pobladores. Las tres categorías de caballeros recibieron respectivamente 12, 6½ y 5 alfabas; las del peones, 3¼, 2½ y 1¾ alfabas. A tener en cuenta la doble valoración: mientras la tahúlla sirve para medir superficies, la alfaba propone un cálculo fiscal basado en el rendimiento del suelo.

65 Menjot, 2002, t. I, p. 195. También se abandonó una cuidadosa selección de los lotes según su destinatario y en pro de cierto criterio de equidad. La mayoría recibió lotes de reducido valor que se echaron a suertes. En fin, las valoración fiscal en alfabas dejó paso a la valoración en maravedíes, al uso habitual de Castilla.

66 González, 1951, t. I, pp. 251-253, con una clasificación sumaria de los tipos de nuevos topónimos; la gran mayoría no se mantuvo, lo que el autor relaciona con que «las fincas subsistían en estado de explotación con sus casas y nombre antiguo» (p. 353). La toponimia de los donadíos nobles fue analizada con mayor profundidad por Moxó y Ortiz devillajos, 1969.

67 En relación con la familia de Fernando III, el nuevo Po<n>tiz se atribuye a su viuda, la reina Juana de Ponthieu, y Molina a su hermano el infante Alfonso de Molina. Entre los ricoshombres, hay casos tan ilustrativos como los de Rodrigo González Girón (titular de Gironda) o Rodrigo Froilaz (dueño de Cifuentes, un lugar que su padre, el conde Froila Ramírez, había aforado en la lejana fecha de 1198). En ocasiones, dos miembros de una misma parentela recibieron sendas mercedes: como Diego y Alfonso López, cuyos donadíos recibieron los nombres de Vizcaya y Haro (los elementos que identificaban mejor a la casa de los señores de Vizcaya desde un siglo atrás), o como Alfonso Téllez y Gutierre Súarez, agraciados con Villalba y Meneses, el sobrenombre que identificaba a los principales señores de la Tierra de Campos. Aunque quizá los más singulares fueran el donadío del Infante Pedro de Portugal, llamado Barcelona (el infante ostentaba el señorío de la isla de Mallorca por Jaime I), y el que se llamó Baeza porque su dueño, hijo del Abdallah «el Baezano»; su padre, el almohade aliado de Fernando III, había regido la ciudad hasta su trágica muerte.

68 Se anotan entre otros los dominios de Palençiola, Cartagena, Santiago, el genérico Obispalía (donde coincidían varios obispo) y el cercano La Mesa del Arzobispo (que correspondía al de Sevilla).

69 Lugares rebautizados como Calatrava, Alcántara, San Juan y Segura (este último, nombre del donadío mayor de la orden de Santiago, tomado de una de sus encomiendas; hay que tener en cuenta que la advocación de la orden denominaba al donadío del arzobispo de Compostela).

70 Los lugares de Campesina, Gallega, Portogalesa y Aragón fueron donadíos de grupos de caballeros de las regiones que denota; junto a ellos, Mesnada fue repartida entre caballeros leoneses. Ballestería y Ballesteros fueron para guerreros de este arma que habían servido respectivamente a Fernando III y Alfonso X. En Alcaldía y Alguacila se asentaron alcaldes y alguaciles suyos, la Aldea de los Judíos del Rey paso a manos de un numeroso grupo de hebreos, y Dueñas y Valfermoso se otorgaron a las damas del séquito de las reinas Juana y Violante…

71 González Jiménez, 1989, pp. 337-340. Véanse sendos planos del casco urbano y el término de la legua en Hernández Díaz, Sancho Corbacho, Collantes de Terán, 1951, pp. 54-55.

72 En este caso, una venerada mártir vino a sustituir a María Magdalena, que habitualmente ocupa el puesto al pie de la cruz; la advocación de Santa Bárbara ha sugerido que la toma de Écija pudo ser un 4 de diciembre, día de su festividad. Por otra parte, la sacralización de los espacios repoblados forma parte de la dinámica tradición-cambios descrita. Así, cuando los partidores principales de Sevilla entregaron la torre de Borgabenzohar al obispo Raimundo de Segovia –uno de ellos–, pasó a llamarse Segoviola aunque conservó una toponimia menor árabe; los límites quedaron determinados a base de «majanos» (hitos), y cruces grabadas en los troncos de los olivos y algarrobos del lugar (González Jiménez, 1991, nº 79).

73 Borrero Férnández, 2003, p. 20.

© Casa de Velázquez, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search