Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

À la place du roi

 | 
Daniel Aznar
, 
Guillaume Hanotin
, 
Niels F. May

II. Instruments

La embajada extraordinaria del VI conde de Monterrey en Roma (1628-1631)

Instrumentos de delegación del poder real y líneas generales de su actuación política

Ángel Rivas Albaladejo

Texte intégral

  • 1 Este estudio se enmarca en la investigación desarrollada por el proyecto dirigido por J. Ll. Palos (...)
  • 2 Sobre su autor, véase C. Fernández-Daza, El primer conde de la Roca y J. L. Colomer, «El conde de l (...)

1Ocho años antes de que el VI conde de Monterrey partiera hacia Roma, se publicó en Sevilla El enbaxador, un libro que pronto se convirtió en uno de los tratados diplomáticos más difundidos de todo el siglo XVII con diversas traducciones al francés y al italiano1. En él, Juan Antonio de Vera y Zúñiga, quien pocos años después se convertirá en conde de la Roca2, definía al embajador como el

  • 3 J. A. Vera y Zúñiga, El enbaxador, Discurso primero, pp. 14-15.

conciliador de las voluntades de dos príncipes […] onbre enbiado de lejos a negocio público, por elección particular, no con ardid de guerra, sino con eloquencia i fuerça de ingenio […] un tercero amoroso, que con maña confirma dos voluntades, las mas veces diferentes3.

2Seis años más tarde, Gaspare Bragaccia en su libro L’ambasciatore se preguntaba:

  • 4 «Che officio più grave, & maestoso si può considerare in uno ministro di Prencipe, che rappresentan (...)

Qué oficio más grave y majestuoso puede concurrir en un ministro de un Príncipe, que representando la majestad de su Señor, tratar casi de igual a igual con los reyes y emperadores, y no de materias ligeras sino de cosas arduas y negocios difíciles, esto es, de artículos de los cuales nace la guerra o la paz4?

3Como veremos, no sólo ante reyes y emperadores sino también ante el pontífice representaban los embajadores la majestad de su Señor.

BREVE BOSQUEJO BIOGRÁFICO

  • 5 Estudiamos esta embajada y trazamos una breve biografía del personaje en Á. Rivas Albaladejo, «La m (...)
  • 6 Durante los casi diez años que el conde permaneció en Italia (entre 1628 y 1638) continuó siendo de (...)

4Don Manuel de Fonseca y Zúñiga, VI conde de Monterrey y III de Fuentes de Valdepero (1588-1653) fue una de las personalidades más relevantes del reinado de Felipe IV (fig. 1, p. 89). Su primer contacto con la realidad Italiana, y con Roma especialmente, se produjo en 1622 cuando fue enviado por Felipe IV como embajador de obediencia ante Gregorio XV5. Fue miembro de los consejos de Estado y Guerra y presidente del consejo de Italia desde 1622 hasta su muerte en 16536, lo que le permitió conocer e influir poderosamente en la política italiana de la Monarquía.

  • 7 Sobre Baltasar de Zúñiga resulta indispensable la reciente obra de R. González Cuerva, Baltasar de (...)

5Presidió las Cortes del Reino de Aragón celebradas en 1626 y, entre finales de 1628 y abril de 1631, desempeñó, como veremos, el cargo de embajador extraordinario en Roma. Desde mayo de este año hasta noviembre de 1637 fue virrey de Nápoles. Regresó a Madrid en 1638, después de casi diez años en Italia. El inicio de su fulgurante carrera se debió, en gran parte, a la influencia de su tío Baltasar de Zúñiga7 en los momentos iniciales del reinado de Felipe IV y a su fuerte vínculo familiar con Olivares, de quien era cuñado por partida doble. A partir de la caída del conde-duque en enero de 1643, su importancia en la corte fue disminuyendo aunque continuó desempeñando un papel relevante en el gobierno de la Monarquía hasta su muerte.

Fig. 1. — Nicolas Perrey, Retrato de don Manuel de Fonseca y zúñiga, VI conde de Monterrey, publicado en el libro de Francisco de Balboa, Monarchia Regum, Nápoles, Iosephum Maccaranum, 1630. © Biblioteca Nacional de España (BNE)

EMBAJADOR EXTRAORDINARIO

  • 8 G. Gascón de Torquemada, Gaçeta y nuevas de la corte de España desde el año 1600 en adelante, p. 28 (...)
  • 9 El autor señalaba también que fue «con retención de la Presidencia de Ytalia, con 24.000 duca dos d (...)
  • 10 «La domenica a 30 del passato partí il Conte di Monterey per la sua ambasciata di Roma con molta ap (...)

6El nombramiento de Monterrey como embajador se rumoreaba ya desde abril de 1628, cuando Jerónimo Gascón de Torquemada señalaba: «Al conde de Monterrey, que vaya a Roma segunda vez con embaxada, y así mismo a Milán, Turín y otras partes, a cosas del servicio de Su Magestad; con retención de la Presidencia de Ytalia8». Sin embargo, no será hasta el 30 de julio cuando don Manuel y su familia salgan de Madrid hacia Italia «con grandíssimo acompañamiento»9. Algunos días más tarde, Averardo de Médici, embajador de Florencia en Madrid, escribía al secretario florentino Andrea Cioli: «El domingo 30 del pasado, partió el Conde de Monterrey para su embajada de Roma con mucho fasto de carruajes y de acompañamiento y con una familia de más de 300 personas10».

  • 11 Hemos localizado los testamentos realizados por los condes en el Archivo Histórico de Protocolos No (...)
  • 12 El 24 de enero de 1629, el secretario florentino Andrea Cioli escribe a Averardo de Médici, embajad (...)

7Poco antes de su partida, el conde y su mujer, doña Leonor María de Guzmán, testaron ante el notario madrileño Santiago Fernández11. La comitiva siguió el itinerario que venía siendo ya habitual para la mayoría de los embajadores envia-dos a Roma, desde Madrid a Zaragoza y de aquí a Barcelona donde embarcaron en las galeras que les llevaron hasta Génova. Se detuvieron por algún tiempo en esta ciudad y en el milanesado donde el conde tuvo que ocuparse de algunos asuntos relacionados con la guerra de Sucesión de Mantua y del Monferrato. Su entrada en Roma tuvo lugar el 14 de enero de 162912.

  • 13 Sobre la embajada en Roma del V conde de Oñate, véase A. Minguito Palomares, Nápoles y el virrey co (...)
  • 14 Antonio Álvarez de Toledo y Beaumont (1568-1639), virrey de Nápoles entre 1622 y 1629. Un reciente (...)
  • 15 «Instrucción al conde de Monterrey para la embajada extraordinaria a Roma», Archivo General de Sima (...)
  • 16 Giovanni Battista Pamphili, nuncio en España entre 1626 y 1630. Futuro papa Inocencio X (1644-1655)
  • 17 «… y actualmente a las cosas presentes de Italia, si bien últimamente por causa dellas había buelto (...)

8Antes de continuar, conviene señalar las circunstancias en las que Monterrey fue enviado a Roma como embajador. Tras una riña entre los criados del V conde de Oñate, embajador ordinario de Felipe IV ante la Santa Sede13, y los ministros de justicia del papa, algunos de los criados del conde resultaron muertos. Oñate tomó este hecho como una ofensa al monarca y dejó de ir a las audiencias con el papa. Además, avisó al virrey de Nápoles, el V duque de Alba14, para que «a los confines del estado de la Iglesia arrimase alguna cavallería y le embiase soldados para la guarda de su persona y cassa15». El pontífice, agraviado por el suceso, no tardó en plantear una queja al monarca a través de su nuncio en Madrid16. El monarca se vio obligado a sustituir a su embajador por que «ya no pueden correr ambos (el papa y Oñate) con la acepción y confidencia que tanto conviene a mi servicio y al bien común de la cristiandad17…».

  • 18 «Copia de carta de Su Magestad escrita al conde de Oñate mi Señor en 12 de mayo 1628», ADA, Caja 75 (...)
  • 19 Gaspar de Borja y Velasco. Presente en Roma desde 1612, tenía experiencia en estas lides pues había (...)

9Desde luego, este incidente no podía producirse en peor ocasión. Las relaciones entre Roma y Madrid atravesaban uno de los periodos de mayor tensión conocidos hasta ese momento. A pesar de la evidencia, el episodio se debía disimular. En la carta por la que le cesaba, Felipe IV instaba a Oñate a pedir licencia al pontífice «dando sólo a entender que yo os he mandado llamar para cossas de mi servicio, con las palabras de mayor suspensión que jusgáredes conveniente para essa corte», y le nombraba miembro del Consejo de Estado, dándole una merced de 8.000 ducados de ayuda de costa para el gasto de su viaje de vuelta a Madrid18. Los negocios de la embajada quedaron a cargo del cardenal Borja19 en tanto que llegaba un nuevo embajador.

  • 20 Ver el apartado titulado «Contexto político internacional», pp. 94-97 de este artículo.

10La delicada situación política a la que debía de enfrentarse20 requería que el sucesor de Oñate fuera un político experimentado, conocedor los negocios de Italia y de la corte romana. Don Manuel era el candidato perfecto. Como ya hemos señalado, fue a Roma como embajador de obediencia en 1622, era consejero de Estado y Guerra y presidente del consejo de Italia, el sínodo responsable de la política italiana de la Monarquía. Además, su grado familiar con el valido hacía que don Manuel representara los valores de la política del conde duque como ningún otro noble podía hacerlo.

  • 21 «Al papa de mano agena. Con el conde de Monterrey», AGS, Estado, leg. 3146, s.f., Madrid, 24 de jul (...)
  • 22 Instrucción nº 1 y «Instrucción al conde de Monterrey para la embajada extraordinaria de Roma, vist (...)
  • 23 «Relación jurada y quenta de los gastos públicos y secretos que yo don Manuel de Fonseca y Zúñiga, (...)

11Las circunstancias señaladas junto con el hecho de que fuera enviado también con la misión de negociar determinados asuntos de la guerra de sucesión de Mantua y de Monferrato hicieron que el conde no fuera nombrado embajador ordinario sino «embajador extraordinario», y con este título aparece en las credenciales21 e instrucciones22 que se le entregaron, en las cuentas de la embajada23 y en toda la documentación referente a la misma que hemos localizado.

12Las instrucciones que se le dieron para el desempeño de su cargo explican por qué recibió este título. En el punto 3 de una de ellas puede leerse:

… en ausencia de mi embaxador ordinario aveys vos de acudir, como os lo ordeno y encargo, a las cosas y negocios tocantes a la embaxada, para lo cual se os entregará también copia de la Instrucción que se dio al dicho conde de Oñate.

13Poco más adelante, en este mismo punto, se dice de modo explícito:

  • 24 Instrucción nº 2, punto 3.

… estareys advertido que la embajada está por el conde y que no se ha de entender otra cossa por el inconveniente que tendría que se supiese allí que viene despedido della por ningunos casos ni respectos ni tampoco por dar satisfacción y gusto al Papa, sino que viene a negocios de mi servicio24.

  • 25 Manuel de Moura y Corte Real, II marqués de Castel Rodrigo. Embajador en Roma entre 1632 y 1641.

14Por otro lado, en el punto 1 de la instrucción que se dio al marqués de Castel Rodrigo25, sucesor de Monterrey como embajador se señala:

  • 26 Sus instrucciones fueron publicadas por Q. Aldea Vaquero, «España, el Papado y el Imperio durante l (...)

Cuando embié al Conde de Monterrey del mi Consejo de Estado y Presidente en el de Italia, por mi embaxador extraordinario en aquella Corte, le ordené que también tubiese a su cargo los negocios de la embaxada ordinaria, por haver mandado venir a España al conde de Oñate que era mi embaxador ordinario26.

  • 27 Las instrucciones que se dieron a los embajadores de Felipe III en Roma han sido publicadas por S. (...)
  • 28 La instrucción original de Alburquerque como embajador ordinario se conserva en el Archivo del Mini (...)
  • 29 La copia de la instrucción del conde de Oñate que se entregó a Monterrey se conserva, parcialmente (...)
  • 30 Las minutas de las instrucciones entregadas al marqués de Castel Rodrigo se conservan en AGS, E, le (...)
  • 31 «Non puó la Sua Santitá consentire questa novitá che un Cardenale porte l’ambasciata mentre é in Ro (...)
  • 32 Publicadas en Q. Aldea Vaquero, «España, el Papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Añ (...)

15En este sentido, conviene recordar que los embajadores enviados a Roma por Felipe III27, Villena (1603-1606), Aytona (1606-1609), Castro (1609-1616) y Alburquerque (1619-1623)28, fueron nombrados embajadores ordinarios. Durante el reinado de Felipe IV, Pastrana (1623-1626) fue nombrado embajador extraordinario y una vez en Roma quedó al cargo de la embajada ordinaria. Por su parte, el conde de Oñate (1626-1628) fue nombrado embajador ordinario29. Al igual que Monterrey, Castel Rodrigo (1631-1641), fue enviado como embajador extraordinario30 aunque este nombramiento no fue bien visto en la Corte romana debido a que el cardenal Borja continuó desempeñando el cargo de embajador ordinario una vez llegado el marqués31. Por su parte, el marqués de los Vélez (1642-1644)32 también fue nombrado embajador extraordinario.

CONTEXTO POLÍTICO INTERNACIONAL

  • 33 Id., «La neutralidad de Urbano VIII en los años decisivos de la Guerra de los Treinta Años (1628-16 (...)
  • 34 A. Borromeo (ed), La Valtellina crocevia dell’ Europa.
  • 35 R. Quazza, La guerra per la successione di Mantova e del Monferrato (1628-1631); M. Fernández Álvar (...)

16La misión diplomática del conde de Monterrey en Roma coincide temporal-mente con los que Quintín Aldea calificó como «años decisivos de la Guerra de los Treinta Años33» y se desarrolla en el marco de una delicada coyuntura entre Francia y la Monarquía Católica por el control de la Valtelina34 y la guerra de sucesión de Mantua y del Monferrato. Este último conflicto, jugada fundamental en la gran partida de ajedrez con la que se puede comparar la Guerra de los Treinta Años y cuyo tablero es el suelo europeo, supone para muchos de los autores que lo han estudiado el inicio de la pérdida de la hegemonía española en Europa en favor de Francia35.

  • 36 Quazza ha sido de los pocos historiadores que han destacado la actuación de don Manuel en el confli (...)
  • 37 El 6 de agosto de 1628, el nuncio en Madrid escribía una carta a Roma en la que daba cuenta de la s (...)
  • 38 En ASV, Segreteria di Stato, Spagna, 69, se dan diferentes noticias de las audiencias de Monterrey (...)
  • 39 ADA, Caja 96, exp. 36. En él se reflejan pagos a varios correos enviados por Monterrey y relacionad (...)
  • 40 R. Quazza, La guerra per la successione di Mantova e del Monferrato (1628-1631), t. I, pp. 280 y 28 (...)

17A pesar de que ha venido pasando inadvertido36, resulta evidente que como embajador extraordinario y presidente del Consejo de Italia, don Manuel desempeñó un papel importante en este conflicto37. Existen evidencias documentales que demuestran que participó en el desarrollo de la guerra en los meses anteriores a su llegada a Roma y durante su embajada38. Entre finales de septiembre y mediados de diciembre de 1628, los condes se detuvieron en Génova. Desde allí Monterrey estableció contactos a través de varios de sus servidores con el duque de Saboya, el duque de Fernandina, el gran Canciller en Milán, el duque de Guastalla y el gran duque de Toscana39. En el mes de noviembre asistió con don Gonzalo Fernández de Córdova, a la sazón gobernador de Milán, Nassau, el conde Giovanni Serbelloni, el marqués Ercole Gonzaga y el secretario del duque de Saboya, a la junta que se celebró en la Certosa de Pavía sobre esta cuestión40. En diciembre, don Gonzalo escribió a su hermano Fernando una carta en la que lamentaba la postura del conde ante la guerra de este modo:

  • 41 Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España, t. LIV, pp. 370 y 372.

El señor conde de Monterrey ha vuelto las espaldas y llevándose parte de las galeras a su viaje de Roma sin haber hecho en aquella ciudad [Génova] más que desautorizar las esperanzas con que en Italia estaban de su venida […] El señor conde de Monterrey se ha llevado parte de la escuadra de Génova y todos los gritos cargan sobre mí, no parece sino que todas las cosas se juntan para que estos negocios se pierdan41.

  • 42 Ibid., p. 384.

18Pocos días más tarde, don Gonzalo volvía a escribir a su hermano diciéndole: «el señor conde de Monterrey que venía a tratar de la negociación pasó a Roma, y desde Caprerola me escribe que S.M. se conforma con su parecer, y no quiere conciertos sino guerra, y que matemos al duque de Nivers42». Las relaciones entre don Gonzalo y el conde no hicieron sino empeorar durante estos meses y a finales de mayo de 1629, aquél volvía a escribir a su hermano en estos términos:

  • 43 Ibid., p. 520. Una copia de la carta escrita por Monterrey en Frascati a don Gonzalo en Biblioteca (...)

El señor conde de Monterrey está hecho un león contra los franceses, pero en Frascati háme escrito una carta… que parece que es manifiesto contra mí, y creo que habrá enviado copia al Consejo y a los demás ministros. Poco informado está S.E. para embajador en Roma, y sus noticias y presupuestos son tan diferentes de la verdad que puedo responderle como los que argumentan, nego totum43.

  • 44 La infanta María, hermana de Felipe IV, estaba de paso por Italia en su camino hacia Viena para enc (...)
  • 45 «Al duque de Alba y al marqués de Santa Cruz y conde de Monterrey. Sobre que se hallen en la Junta (...)
  • 46 El día 19 de junio, Felipe IV escribía a su hermana María para «escusar la junta» (ADA, Caja 14, ex (...)

19Relacionado con ello, hemos localizado unas cartas enviadas por el rey al conde de Cobalto, al duque de Saboya y al conde de Monterrey por las que se insta a éstos y al marqués de Santa Cruz, al duque de Alba y al príncipe Victorio a acudir a una Junta en junio de 1630, en «presencia de la Reyna de Hungría mi hermana44, en un lugar de los de Italia por donde huviere de passar o a pequeña distancia». En dicha junta se debían de tomar decisiones respecto de la «forma de hezer la guerra» de Mantua45, aunque nunca se llegó a reunir46.

  • 47 Un estudio de conjunto sobre las relaciones entre la Monarquía Católica y la Santa Sede en la Edad (...)
  • 48 A. Leman, Urbain VIII et la rivalité de la France et de la maison d’Autriche de 1631 à 1635.
  • 49 L. Ranke, Historia de los papas, pp. 459-482. L. Pastor, Historia de los papas en la época de la Re (...)
  • 50 Q. Aldea Vaquero, «España, el Papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I.», p. 30 (...)

20Por otro lado, las relaciones entre la Monarquía Hispánica y la Santa Sede47, atravesaban por un clima de fuerte tensión motivado fundamental aunque no únicamente, por la rivalidad entre Francia y la Casa de Austria48. Si los primerísimos momentos del pontificado de Urbano VIII (1623-1644)49 estuvieron caracterizados por un ambiente de cordialidad con Madrid, ésta trocará pronto en una clara inclinación hacia Francia que se mantendrá hasta el final de sus días. Por tanto, don Manuel debió de defender los intereses de su rey ante un pontífice nada partidario de la política del monarca. A finales de 1631, Saavedra Faxardo resumía de esta manera la postura del pontífice ante las dos potencias: «ama a los franceses y aborrece a los españoles; pero ni a los unos ni a los otros quisiera en Ytalia50».

INSTRUMENTOS DE DELEGACIÓN DEL PODER REAL

  • 51 Los documentos incluidos en este despacho son minutas ya que el original se entregó al conde en man (...)
  • 52 El conde debía entregar ésta carta en su primera audiencia privada tal y como señalaba el punto núm (...)
  • 53 «Al papa. Carta de mano propia de Su Magestad. Con el conde de Monterrey», 23 de julio de 1628, AGS (...)

21La principal fuente para conocer el modo en que el conde de Monterrey recibió el poder delegado por el monarca es una serie de minutas que, fechadas en julio de 1628 y bajo el título «despacho que se dió al conde de Monterrey para la embaxada de Roma», se conservan en el Archivo General de Simancas. Este despacho51 incluía, en primer lugar, una carta para el pontífice52 por la que Felipe IV le comunicaba el nombramiento del conde como «mi embajador extraordinario cerca de Vuestra Beatitud con particular gusto mío, sabiendo también el que Vuestra Beatitud ha de tener desto» y le instaba a darle «en todo lo que dixere en mi nombre el mismo crédito que a mí, porque del conde hago toda esta confianza»53.

  • 54 «Al papa de mano agena. Con el conde de Monterrey», Madrid, 24 de julio de 1628, AGS, Estado, leg. (...)
  • 55 Instrucción nº 2, punto 7.
  • 56 J. A. Vera y Zúñiga, El enbaxador, Discurso tercero, p. 6.
  • 57 «Al papa de mano agena. Con el conde de Monterrey. 24 de julio de 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s. (...)

22Junto a ésta, se le dio otra «de mano agena54» que Monterrey entregaría en su segunda audiencia con el Santo Padre55. Se trata de la carta de creencia o credencial, sin la cual, como señalaba Vera y Zúñiga «no es obligado a creer un príncipe en negocios públicos, a ninguna persona privada, por grande i esclarecida, i conocida que sea… ella apadrina y abona lo que después tratare el que la lleva56». Por ella, Felipe IV pedía al pontífice: «que el tiempo que hubiese de asistir se sirva de oírle muy gratamente, estimándole y honrándole como lo merece por todas las causas dichas, su mucha calidad de ministro tan principal mío y de quien yo hago tan particular estimación» y le decía «todo cuanto Dios me ha dado, hasta la propia sangre de mis vasallos, he de emplear en su defensa, respecto y autoridad como más en particular lo significará a Vuestra Santidad el conde y cuan forzoso y conveniente ha sido el haber tomado resolución en lo que se va haciendo en Monferrat para la quietud y paz de Italia y así me remito a su relación57». En el momento de entregar esta carta al papa, Monterrey debía señalarle

  • 58 Instrucción nº 2, punto 7.

todas las razones que me han obligado a enviar una persona como la vuestra, y a suplicarle que como Padre Común procure por su parte el remedio de todo y considere los grandes y excesivos gastos que he hecho en lo de Alemania y hoy se hacen en Flandes y también en Italia por sólo el beneficio de la causa católica demás de los que hago por la mar contra los moros y piratas que continuamente inquietan los mares de Italia y España58.

  • 59 «Al conde de Oñate. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 314 (...)

23El despacho incluía, así mismo, una carta dirigida al V conde de Oñate, quien ya había salido de Roma de vuelta a España, para que, en el caso de cruzarse con don Manuel en el camino, le informara «de todo lo que se os ofreciere de manera que con la noticia que le diéreis pueda continuar mejor lo que lleva a cargo de mi servicio59».

24También se le entregó una carta para el cardenal Borja, que había quedado a cargo de la embajada en tanto que llegaba don Manuel, por la que se le ordenaba que informara al conde de la situación en la que se encontraban todos los asuntos y

  • 60 «Al cardenal de Borja. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio de 1628», AGS, Estado, le (...)

en particular el que tuvieren las materias principales que agora ocurren, advirtiéndole de cuanto juzgáredes conviene a mi servicio y entregándole los papeles que os dejó el conde de Oñate tocantes a la embajada comunicándole y ayudándole para la buena dirección y acierto de las cosas, ejecutando lo que de mi parte os dijere60.

  • 61 «A los virreyes de Italia, y embajadores. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», (...)
  • 62 «A los potentados de Italia. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, (...)
  • 63 «A los cardenales confidentes. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estad (...)
  • 64 «A los cardenales indiferentes. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Esta (...)
  • 65 «Al cardenal de Médicis. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg (...)
  • 66 «Al cardenal Barberino. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. (...)
  • 67 «Al cardenal de Saboya. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. (...)
  • 68 Instrucción nº 2, punto 18.

25Junto a éstas, se incluían otras cartas de presentación «a los virreyes de Italia, y embajadores61» de Alemania, Francia, Flandes, Venecia y Génova y a los «potentados de Italia62», es decir Venecia, Luca, Florencia, Parma, Urbino, Módena y Génova. Además, se le dieron unas cartas que debía entregar en mano a los «cardenales confidentes63», «los cardenales indiferentes64», al «cardenal de Médicis65», al «cardenal Barberino66» y al «cardenal de Saboya67» cuando les visitara68.

  • 69 Instrucción nº 2.
  • 70 Instrucción nº 1.
  • 71 Lamentamos no poder incluir un anexo con la transcripción de las mismas, su extensión excedería los (...)

26El despacho se completó con dos instrucciones de gobierno que debían guiar su actuación en Roma. Una de ellas, la que fue «vista y pasada por la junta69», incluía una rúbrica, probablemente del secretario de Estado, mientras que la otra70 carecía de ella. Al igual que las que se dieron a otros embajadores, las instrucciones que se entregaron a Monterrey repiten muchos de los puntos contenidos en las de sus predecesores pero la particularidad de esta embajada hizo que éstas tuvieran un contenido singular71.

27Decía Vera y Zúñiga de las instrucciones que son:

  • 72 J. A. Vera y Zúñiga, El enbaxador, Discurso tercero, pp. 11-14.

una carta de marear, por donde á de ir guiando el embajador su derrota, i assi la llamó bien Timon de navío un discreto […] las debe llevar el embajador muy bien entendidas, y antes de salir de la corte, consultados y desmenuzados con su Rei o con sus ministros todos sus puntos […] por que mal podrá facilitarle una carta la duda que no le facilitó antes la viva voz72.

  • 73 M. Rivero Rodríguez, «Una Monarquía de casas reales y cortes virreinales», p. 58.
  • 74 Sobre las instrucciones a los embajadores de Felipe III y Felipe IV en Roma, ver S. Giordano, Istru (...)
  • 75 Adolfo Carrasco ha señalado muy acertadamente la función pedagógico-lingüistica de este tipo de ins (...)
  • 76 M. A. Ochoa Brun, Historia de la diplomacia española. La Edad Barroca (I), t. VII, pp. 360-361.
  • 77 «… l’ambasciatore rappresentava sia il re che il regno e li rappresentava entrambi presso la person (...)

28Manuel Rivero ha señalado que las instrucciones son «un método de formación y educación política basado en la praxis73», pues se redactaban teniendo en cuenta la experiencia y los informes de los embajadores anteriores. Este tipo de instrucciones son una fuente fundamental para entender las relaciones entre la Monarquía Hispánica y la Santa Sede74. Su estudio permite acercarnos al lenguaje diplomático del momento75 y resultan imprescindibles para conocer en qué medida el poder real fue delegado en los embajadores. Los numerosos y precisos puntos que contienen sirvieron a Monterrey como una hoja de ruta que limitó su actuación como embajador a lo contenido en las mismas, aunque, como recuerda Ochoa Brun, «los embajadores ejercían la política de sus instrucciones, pero también podían determinarla con sus ideas y experiencias76». En líneas generales, en ellas se le advertía del modo en que debía proceder en la corte romana y se explicaban las relaciones entre el rey y el pontífice así como la situación política italiana. Tal y como ha señalado Silvano Giordano, en general, estos puntos se refieren por un lado a los asuntos tocantes a la persona del rey y a los negocios públicos relativos a sus reinos y, por otro, al papa y a la Santa Sede por lo que «el embajador representaba tanto al rey como al reino, y representaba a ambos ante la persona del papa y ante la Sede Apostólica77».

  • 78 Instrucción nº 2.

29En el punto 1 de una de estas instrucciones se justifica el envío de don Manuel como consecuencia de la delicada situación de Italia por la Guerra de Mantua y Monferrato y por la actitud de un papa, caracterizada por «la tibieza y lentitud con que ha procedido en todo tras tantas y tan apretadas instancias como en mi nombre se le han hecho». Su nombramiento como embajador no era «sólo para encaminar las cosas y negocios que se ofrecen en aquella corte por las que están movidas en Italia, sino también para restaurar lo que estos años pasados se ha perdido allí de la autoridad y reputación que solían tener las mías»78.

30En el punto 2 de otra de las instrucciones, se le decía que en su primera visita al papa, a la que debía ir acompañado del cardenal Borja, debía comunicar al pontífice el motivo por el cual se le enviaba, que no era otro que el de

  • 79 Instrucción nº 1.

residir cerca de su santa persona por mi embajador extraordinario y para tener cuidado de avisarme de las cosas y ocasiones que se ofrecen en que yo pueda complacer a Su Santidad y servir a aquella Santa Sede como el hijo mas obediente della… representándole cuánto conviene para la paz de Italia, conservación de sus estados y míos, que aya mucha conformidad entre los dos79.

  • 80 Punto 66 de la Instrucción nº 1 y punto 30 de la Instrucción nº 2.
  • 81 Como referencia, una buena noticia para los intereses españoles, la del nacimiento del príncipe Bal (...)
  • 82 A la que hemos referido como Instrucción nº 3.

31En el último punto de ambas instrucciones, se especificaba que en el caso de tener que despachar algún negocio no previsto en las mismas y si el tiempo lo permitía, debía comunicárselo al rey, esperando la respuesta del monarca80. Por tanto, teóricamente, sólo en caso contrario podía el embajador tomar decisiones propias. De ello se desprende que la delegación de poderes del monarca en su embajador no era, ni mucho menos, total. Aunque es importante destacar que la distancia que separaba ambas cortes81 hacía que estas circunstancias pudieran darse con frecuencia por lo que el embajador tenía cierto margen de maniobra en la toma de decisiones. Además de estas dos instrucciones, se le envió una tercera, la instrucción secreta, que debió de recibir en Génova a lo largo de los meses de octubre o noviembre82.

PRUDENCIA, PACIENCIA, CAUTELA, SECRETO, DISIMULACIÓN Y VALOR

  • 83 Una visión de conjunto sobre la presencia española en Roma a lo largo de los siglos XVI y XVII en T (...)
  • 84 Sobre el ceremonial de la corte pontificia, véase M. A. Visceglia, La citta rituale. Roma e le sue (...)
  • 85 J. Lefèvre, «L’ambassade d’Espagne auprès du Saint-Siège au XVIIe siècle».
  • 86 Sobre el lugar que ocupó la embajada de España ante la Santa Sede: A. Anselmi, Il palazzo dell’Amba (...)

32En Roma, sede del poder no sólo espiritual sino también temporal del pontífice, residían embajadores de las principales cortes de la cristiandad. Cuanto sucedía a nivel político en este crisol diplomático tenía su eco en el resto de Europa83. Por ello, el oficio de embajador del rey Católico ante la Santa Sede debe ser considerado como uno de los cargos diplomáticos más complejos de cuantos existieron en la Monarquía Hispánica durante los siglos XVI y XVII, debido al profundo conocimiento de la política internacional que requería y al complejo ceremonial imperante en la corte romana84. La importancia de la plaza hacía necesario que el oficio estuviera reservado a la más alta nobleza. Sessa, Olivares, Aytona, Alburquerque, Pastrana, Oñate, Infantado, Aragón o Vélez, son sólo algunas de las familias que tuvieron a alguno de sus miembros desempeñando un cargo que a lo largo de este periodo se convirtió, normalmente, en el paso previo a la obtención de los virreinatos de Nápoles o de Sicilia. El interés de los historiadores por este tema no ha hecho sino crecer en los últimos años y a los estudios ya clásicos85 se suman numerosas aportaciones que permiten conocer cada vez mejor esta realidad86.

  • 87 Aprovechando la estancia en Madrid de Saavedra Fajardo en 1631, el marqués de Castel Rodrigo, suces (...)
  • 88 Como él mismo declaró en un memorial visto en el Consejo de Estado el 6 de diciembre de 1630: «fue (...)

33En sus Noticias de la negociación de Roma87, Saavedra Faxardo, una de las personas que mejor conocía los entresijos de la política italiana de la Monarquía88, señalaba las virtudes que el enviado debía albergar y advertía sobre el modo en que debía de proceder:

  • 89 Ibid., pp. 306 y 315.

Todos juzgan que Roma a menester un embajador falso, cauteloso, fingido, sin palabra, fe, ni verdad. Yo lo quisiera siempre cauto, no cauteloso, prudente, con una candidez noble pero juiciosa, en cuya persona estuviese muy acreditada la fe, la palabra y la verdad… ninguna cosa da más reputación a un ministro y asegura los negocios que el secreto. Aún lo público en su boca es peligroso y más en Roma, donde la gente curiosa y novelera está pendiente de los labios y acciones de los ministros89.

34La dificultad en la negociación con Urbano VIII fue resumida por Saavedra en estos términos:

  • 90 Ibid., p. 313.

Los achaques de la negociación presente de Roma consisten en poco affecto de Su Santidad, poco valor del sobrino, mucha malicia y adulación de los Ministros y falta de suficiencia en unos y en otros para el govierno universal; y así los remedios que pueden, ya que no curar, entretener, son: paciencia, disimulación y valor90.

  • 91 J. A. Vera y Zúñiga, El enbaxador, Discurso cuarto, pp. 75-76.
  • 92 Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», p. 312

35Sobre las materias que debía hacer frente el embajador en Roma, Vera y Zúñiga decía: «se le dividen al embajador en tres clases los negocios que se le pueden ofrecer en Roma, o sean del Rei, o propios del embajador, o de ministros del Rei91». En este mismo sentido, Saavedra Faxardo señaló que «negocios, o tocan a estado o a jurisdicción o a gracias o a elección de Papa92». Esta aparente sencillez de los negocios que debía resolver el embajador según ambos autores, encierra en realidad una multiplicidad de asuntos de difícil sistematización. Efectivamente, la casuística fue muy variada. Sin ánimo de realizar un análisis exhaustivo de los mismos, a continuación trataremos de presentar los principales asuntos a los que Monterrey debió de enfrentarse en el ejercicio de sus funciones.

  • 93 Instrucción nº 3. En este sentido, véase M. A. Visceglia, «Fazioni e lotta politica nel Sacro Colle (...)
  • 94 «Son sumos los descuidos que hace [el papa] en las funciones públicas, sin estar atento a nada, due (...)
  • 95 Ibid. La importancia de esta carta se demuestra por el hecho de que al marqués de Castel Rodrigo se (...)

36En el punto 1 de la instrucción secreta se expresó de manera meridiana cuál era el objetivo hacia el cual debía dirigir sus esfuerzos: «el fin principal que se ha de llevar en las negociaciones de Roma es ganar cardenales, y las factiones que dellos puede importar93». Relacionado con ello, uno de los negocios que más preocupó a Monterrey fue el de qué hacer en caso de sede vacante. El mal estado de salud de Urbano VIII, obligó al embajador a escribir una carta al rey el 12 de enero de 163094 en la que daba noticia del estado del Colegio de cardenales y denunciaba la actitud del pontífice, señalando la conveniencia de que, llegado el caso, la elección de un nuevo papa recayera sobre los miembros del Colegio Viejo95. El 16 de marzo el Consejo de Estado elevó al rey un detallado informe al respecto en el que, de acuerdo con el conde, se exponía la necesidad de

  • 96 «El Consejo de Estado a 16 de marzo 1630. Sobre lo que contiene la carta inclusa del conde de Monte (...)

volver a restaurar la facción de España en el Colegio con los más sujetos que se pueda […] y los cardenales Sandoval, Spínola, Cueba y Doria vayan luego a Roma, procurando que el Emperador embíe también a Dietristayn, Harrach y Strigonia […] en que no habrá dificultad para que con estos […] tenga Vuestra Majestad doce o catorce cardenales que absolutamente dependan de su real voluntad […] los cuales […] executen puntualmente lo que el embaxador en nombre y con ordenes de Vuestra Majestad les dixere96.

  • 97 «Todo me ha parecido muy propio de Vuestra prudencia y también el informarme tan en particular como (...)
  • 98 «Copia de la instrucción que se dio a los señores cardenales Sandoval, Espínola, Cueba y Albornoz», (...)
  • 99 Llegaron el 29 de junio día en que se entregó la chinea por el censo de Nápoles. A. de Contreras, D (...)

37El Consejo tenía claro que, llegado el caso, este número de cardenales no bastaría para elegir un papa favorable a los intereses de la Monarquía pero sabía que a un grupo de «diez o doze cardenales juntos no les perderán el respeto». El resto lo completarían «los vasallos y pensionarios en el Colegio». Finalmente, el Consejo juzgó por muy conveniente el «fundar» esta facción, debido «al estado que tienen las cosas en Italia y a la consideración y respecto que esto causaría en el Papa y en todo el Colegio». El 15 de abril, Felipe IV respondió a esta carta mostrándose satisfecho con el modo de proceder de su embajador y le comunicó que «siendo materia de tanto peso y viendo vuestra atención y cuidado en ella me conformo con lo que os parece […] y en quanto a los cardenales españoles, los que están desmbaraçados pasan y para que el Emperador embíe los Alemanes se hazen las diligencias necesarias97». Efectivamente, ese mismo día se enviaron instrucciones a los cardenales que se encontraban en España para ir a Roma98 y se escribiría al Emperador para hiciera lo propio con los alemanes. Los cardenales españoles Sandoval, Espínola y Albornoz no tardaron en ponerse en marcha y llegaron al puerto de Palo, en las proximidades de Roma, a finales de junio de 1630. Allí les esperó para llevarles al palacio Monaldeschi, sede de la embajada, el capitán Alonso de Contreras que por aquellas fechas estaba al servicio del conde y quien dejó memoria escrita de este hecho y de algunos más relacionados con Monterrey en su apasionante Discurso de mi vida99.

38Entre las funciones del embajador se encontraba la de informar periódicamente del estado de los asuntos de Italia. Así, el 5 de agosto Monterrey envió dos cartas a Madrid sobre las cosas de Italia en las que daba su opinión sobre las intenciones y el modo en el que debía orientarse la política hacia Venecia, Génova, el gran ducado de Toscana y el ducado de Saboya, y sobre la manera en que debía de comenzar la guerra:

  • 100 «El conde de Monterrey a 5 de agosto. Recibida a 4 de septiembre. Dice lo que se le ofrece de las c (...)

Lo primero la imbasión de las ciudades y tierras de veneciano ya que a entender mío y de algunos experimentados en lo militar a quien ohi mucho tiempo hablar desta empressa, en poco tiempo se conseguiría mucho […] pero si se comenzase la guerra por el Mantuano y Monferrato hallaríamos al de Nibers asistido y con las fuerzas de venecia100.

  • 101 Como ejemplo, podemos destacar la correspondencia con embajador en Londres Carlos Coloma en AGS, Es (...)
  • 102 Instrucción nº 1. En el punto 45 se le indicaba: «con los virreyes de Nápoles y Sicilia y Governado (...)
  • 103 «Respuesta a la iglesia de Tuamensi en Irlanda. En Madrid a 22 de mayo 1630», AGS, Estado, leg. 314 (...)
  • 104 Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», p. 311

39Por otro lado, el embajador debía estar al tanto de cuanto ocurría en otras cortes europeas a través de una copiosa correspondencia con el resto de los embajadores101, virreyes y gobernadores del monarca católico repartidos por toda Europa102, debiendo resolver los asuntos que éstos ministros tuvieran que tratar con la Santa Sede. En este sentido y a modo de ejemplo, Monterrey intercedió ante el papa sobre la proposición de Isabel Clara Eugenia, Gobernadora de los Países Bajos, de elegir sujeto para la diócesis de Tuamensi en Irlanda y en la intención del pontífice sobre algunas Iglesias de Irlanda103. Por supuesto, la comunicación con los virreyes de Nápoles y Sicilia y el gobernador de Milán tenía que ser constante, tanto en cuanto, el embajador en Roma era el principal coordinador de la política italiana de la Monarquía. Así mismo, debía «mantener buena correspondencia con los demás ministros de Príncipes y comunicallos mucho por lo que se saca de la comunicación y por que unos son espías de otros contra el Príncipe a quien asisten104».

  • 105 En una carta de 22 de mayo de 1630, Felipe IV le escribía: «quedo advertido de lo que decís a propó (...)

40Como no podía ser de otro modo, uno de los principales cometidos de Monterrey fue el de atraer al pontífice hacia la postura del monarca respecto al conflicto que más tarde pasará a ser conocido como Guerra de los Treinta Años105.

  • 106 En el punto 7 de la instrucción a Castel Rodrigo se consignaba: «considerando lo mucho que convenía (...)
  • 107 En este sentido, se conservan en AMAE, Santa Sede, leg. 59, algunas cartas originales por las que e (...)
  • 108 Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», p. 312
  • 109 Se le concedió el priorato de San Andrés de la Plaza y de las abadías de San Salvador, Tuñón y Noba (...)
  • 110 El Rey mandó que se le dieran 10.000 ducados cada año de los gastos secretos de la embajada. «Vos s (...)
  • 111 «El conde de Monterrey a 18 de agosto», AGS, Estado, leg. 3147, s.f. En ella, el conde destacaba «l (...)
  • 112 «Pues le juzgáis por sujeto para pontífice […] procuréis por los medios que mejor os pareciere cons (...)
  • 113 ADA, Caja 36, exp. 96.
  • 114 Francisco de Medrano, encargado de la cifra de la embajada, tenía un hijo para el que don Manuel pe (...)
  • 115 Así, por ejemplo, propuso como candidato a Embajador en Saboya a Juan de Erasso (Carta de Monterrey (...)

41Aunque la capacidad de dar mercedes estaba reservada al monarca, el embajador podía y debía recomendar a las personas dignas de obtenerlas106. En muchas ocasiones, era el encargado de notificarlas a los agraciados aunque normalmente presentaba al pontífice las mercedes que el rey quería que le fueran concedidas107. A juzgar por lo que señaló Saavedra Faxardo, don Manuel supo jugar como pocos esta baza: «quanto importa que por mano del embaxador se hagan mercedes se esperimentó en la persona del conde de Monterrey108». Establecer una lista de estas mercedes estaría fuera de lugar en este estudio y además resulta una tarea enormemente compleja debido a que muchas de las que suponían sumas económicas se cargaban a los denominados gastos secretos de la embajada, por lo que no queda constancia individualizada de los pagos. Obviamente, fueron muy habituales las mercedes otorgadas a los cardenales. Como prueba de ello podemos destacar las concedidas a los cardenales, Ludovisi109, Berospi110, Magnesio111 o Virile112 por mediación del conde. En este mismo sentido, debemos destacar el pago de 4.425 reales por los aguinaldos de las navidades de 1629 y 1630 a «los criados de Su Santidad y Cardenales y otros ministros de príncipe113». Pero éstos no fueron los únicos en recibirlas, Monterrey también las solicitó para los empleados de la embajada114. No siempre estas mercedes suponían beneficios económicos. En ocasiones, el embajador recomendaba a alguna persona para un cargo concreto115.

  • 116 «Al conde de Monterrey. Respuesta en el particular del padre Mro. fray Manuel Maçedo de la orden de (...)
  • 117 El papa había dado a Felipe IV un capelo para que nombrase a la persona que quisiera («Al conde de (...)

42El embajador también se ocupó de presentar al rey las peticiones de los responsables de las órdenes religiosas. Es el caso, por ejemplo, del General de la orden de Santo Domingo quien le instó para que el rey nombrara predicador real a fray Manuel Maçedo116. Por otro lado, el conde debió de hacer instancias al papa para el nombramiento de don Diego de Guzmán, Arzobispo de Sevilla, como cardenal117.

  • 118 «Madrid a 7 de abril de 1629», AMAE, Santa Sede, leg. 59, f° 68r°.

43Monterrey se encargó de presentar al pontífice una carta de Felipe IV en la que se volvía a insistir en el patronato de Santa Teresa sobre los reinos de Castilla «junto con el apostol Santiago118».

  • 119 El rey se lamentaba de no tener jurisdicción para castigarles (Carta de Felipe IV al conde de Monte (...)

44También debió de tramitar asuntos relativos a conflictos jurisdiccionales, entre el rey y la Iglesia, como el planteado en junio de 1629 cuando Felipe IV le escribió para que presentara al papa los abusos cometidos en los reales sitios de Aranjuez y Valsaín, donde algunos «clérigos de la comarca de Aranjuez y algunos prebendados de la iglesia de Segovia» cazaban y pescaban impunemente a pesar de las prohibiciones que ya habían establecido Carlos V, Felipe II y Felipe III119.

  • 120 «… al portero de la puerta del popolo […] el conde mi señor mandó se diesen 36 reales al mes por al (...)

45Asimismo, el embajador debía ocuparse de organizar una red de espionaje de la que, por razones obvias, apenas queda constancia aunque, entre los gastos de la embajada, hemos encontrado pagos a personas que proporcionaban preciosas noticias al embajador120.

  • 121 Ceremonia anual que tenía lugar el 29 de junio con ocasión de la entrega al pontífice por parte de (...)
  • 122 «La vigilia di S.Pietro il Sig. Conte di Monterrey accompagnato da una solenne e nobil cavalcata de (...)
  • 123 «Presenté a Su Santidad la Acanea blanca y 7.750 ducados de las estanpas por el çenso del Reyno de (...)
  • 124 El nacimiento del príncipe se produjo el 17 de octubre de 1629. El rey lo comunicó a su embajador d (...)
  • 125 Biblioteca del archivo de la embajada de España cerca de la Santa Sede, Iglesia de Santa María de M (...)

46Otro de los cometidos del conde fue el de presentar la acanea121 a Urbano VIII durante los años en que estuvo en Roma como embajador, es decir, el 29 de junio de 1629122 y de 1630123. Por otro lado, el día 21 de noviembre de 1629, llegó a Roma la noticia del nacimiento del príncipe Baltasar Carlos, acaecido treinta y cuatro días antes124. El conde no tardó en comunicarla al papa y en organizar una serie de fastuosas celebraciones en la ciudad que se prolongaron durante varios días. Esta circunstancia proporcionó al embajador una oportunidad excepcional para poner públicamente de manifiesto la influencia española en la ciudad y para demostrar ante los habitantes de Roma el poder y la magnificencia del rey al que representaba. Luminarias, fuegos artificiales, comedias españolas e italianas representadas en la plaza y en el patio de la embajada, bai-les, palios, luchas, fuentes de las que brotaba vino y monedas despilfarradas por el conde desde la ventana de la embajada, fueron según las descripciones que se conservan125, sólo algunas de las actuaciones emprendidas por don Manuel para celebrar en Roma el nacimiento del príncipe.

EL FIN DE LA EMBAJADA

  • 126 Al menos en dos ocasiones, una el 29 de octubre de 1629 y otra el 20 de enero de 1630 («Al conde de (...)
  • 127 «… dejando los papeles desa embajada al cardenal Borja […] mientras nombro embajador, y yo quedo co (...)
  • 128 Hasta el 7 de junio de 1631 no quedó el cardenal a cargo de la embajada (AGS, Estado, leg. 2995, ex (...)
  • 129 «Al papa avisándole de la licencia que Su Majestad ha dado al conde de Monterrey para venir a Españ (...)
  • 130 Este responde desde Lisboa: «quisiera en esta ocasión poder volar» («Respuesta del aviso que se le (...)
  • 131 El 23 de febrero de 1631, se enviaron cartas desde Madrid a todos los virreyes y embajadores para q (...)
  • 132 AHN, Estado, leg. 1196, fos 323-330. En la carta que Castel Rodrigo llevaba para Monterrey también (...)
  • 133 D. García Cueto, «Mecenazgo y representación del marqués de Castel Rodrigo durante su embajada en R (...)

47Finalmente, después de haberlo pedido varias veces126, el 7 de mayo de 1630, Felipe IV accedía a conceder licencia a don Manuel: «la licencia que deseáis para bolberos a España por la falta de salud con que os halláis ahí y las demás causas que dezís he resuelto de concedérosla y así podréis usar della cuando os pareciere127». Ese mismo día, escribía también al cardenal Borja ordenándole que quedara al cargo de los papeles la embajada128 y al día siguiente se enviaba una carta a Urbano VIII para comunicárselo129. Sin embargo, el conde tendría que esperar todavía casi un año para dejar la embajada. En septiembre, se notificaba al marqués de Castel Rodrigo su elección como embajador y se le daban órdenes para ir a Roma lo antes posible130. El 20 de marzo del año siguiente el rey escribió a sus eminencias reverendísimas131 los cardenales de la Cueva, Albornoz, Sandoval y Borja notificando el nombramiento de Castel Rodrigo como «embajador ordinario en essa Corte por aver concedido licencia al conde de Monterrey132». Sin embargo, su viaje se retrasó por diversas causas y el marqués no llegó a Roma hasta mayo de 1632133.

  • 134 Allí permanecerá hasta noviembre del año 1637. El 12 de abril de 1631 se escribía desde Roma al nun (...)
  • 135 Así lo refiere A. Bulifon, Giornali di Napoli, pp. 148-149 y el manuscrito XB, 51 de la Biblioteca (...)

48En abril de 1631 don Manuel partía hacia Nápoles para ejercer, en un principio ad interim, el cargo de virrey134. El día 17 llegó a la ciudad y el 14 de mayo realizó su entrada oficial135.

  • 136 «Ciudad la más opulenta de toda italia, por los muchos príncipes y señores, y la gran corte de sus (...)

49La embajada en Roma había supuesto para él una parada necesaria, un alto en el camino, que le había llevado al virreinato, probablemente el cargo de mayor relevancia dentro de la Monarquía. Sobre el mapa, la distancia que separaba ambas ciudades no era mucha, sin embargo, la senda por la que discurría cruzaba los estados pontificios para adentrarse en los dominios españoles y al transitarla, don Manuel pasaba de embajador a virrey. Este cambio encerraba una manera muy diferente de representar la Majestad real. El conde pasaba de representar a su rey ante el papa a representar al propio rey dentro de sus territorios. Como el resto de los virreyes, el de Nápoles era un alter ego del monarca, una representación viva de la Majestad real que los súbditos de aquel reino podían ver de cerca en las innumerables ocasiones en las que éste aparecía en público. Sin embargo, en este sentido, Nápoles no era un reino más de la Monarquía, allí la magnificencia de la que se rodearon los virreyes fue muy superior a la empleada en los demás virreinatos incluso, como escribió el pintor Jusepe Martínez, a la de muchos reyes136.

Notes

1 Este estudio se enmarca en la investigación desarrollada por el proyecto dirigido por J. Ll. Palos Peñarroya titulado Poder y Representaciones en la Edad Moderna: la Monarquía Hispánica como campo cultural (1500-1800), Ministerio de Economía y Competitividad (ref. HAR12-39516-C02-01) y el subproyecto Poder y Representaciones en la Edad Moderna: Redes diplomáticas y encuentros culturales en la Monarquía Hispánica (1500-1700) [ref. HAR12-39516-C02-02]. En la transcripción de documentos se ha respetado la ortografía original actualizando sólo la puntuación y tildes. J. A. Vera y Zúñiga, El Enbaxador. En 1635 se publicó en París la traducción francesa realizada por Lancelot con el título Le parfait Ambassadeur. Esta edición será reimpresa en París en 1642. Existe otra traducción al francés publicada en 1709 en Leiden. En 1646 se publicó en Venecia la traducción al italiano bajo el título Idea del perfetto ambasciadore; dialoghi historici e politichi; portati nuovamente dall’idioma francese nell’italiano. Existen otras dos reimpresiones de la misma en Venecia en los años 1649 y 1654. Véase al respecto W. Villa Urrutia, «La literatura del derecho internacional en España durante el siglo XVII».

2 Sobre su autor, véase C. Fernández-Daza, El primer conde de la Roca y J. L. Colomer, «El conde de la Roca y el marqués Virgilio Malvezzi».

3 J. A. Vera y Zúñiga, El enbaxador, Discurso primero, pp. 14-15.

4 «Che officio più grave, & maestoso si può considerare in uno ministro di Prencipe, che rappresentando la maestà dello suo Signore trattare quasi del pari co Regi, & Imperadori, non mica di cose leggiere, ma di cose ardue, & negotij difficili, cioè d’articoli, dalli quali ne scaturisce, ò la guerra, ò la pace». G. Bragaccia, L’ambasciatore, citado por D. Frigo, «Virtù politiche e “pratica delle corti”», p. 359.

5 Estudiamos esta embajada y trazamos una breve biografía del personaje en Á. Rivas Albaladejo, «La mayor grandeza humillada y la humildad más engrandecida». A la bibliografía allí recogida, añadimos ahora los estudios de K. Zimmermann, «Il viceré VI conte di Monterrey. Mecenate e committente a Napoli (1631-1637)» y M. Simal López, «Antes y después de Nápoles. Iniciativas artísticas del VI conde de Monterrey».

6 Durante los casi diez años que el conde permaneció en Italia (entre 1628 y 1638) continuó siendo de iure Presidente del Consejo de Italia. Sin embargo el cargo fue desempeñado ad interim por el duque de Medina de las Torres (8 de agosto de 1628 - 9 de abril de 1636), el duque de Alburquerque (9 de abril de 1636 - 29 de julio de 1637) y el cardenal Borja (desde el 29 de julio 1637 hasta, probablemente, la llegada del Monterrey a Madrid), aunque en realidad éstos no juraron el cargo de Presidente del Consejo de Italia, sino de «Gobernador del Supremo de los Reynos de Nápoles y Sicilia y Estado de Milán […] mientras nombra otra persona o llega el conde de Monterrey» (Archivo Histórico Nacional [AHN], Estado, leg. 2000, exp. 6, 7 y 8). Esta situación excepcional le permitió seguir llevando las riendas de la política italiana desde Roma y Nápoles.

7 Sobre Baltasar de Zúñiga resulta indispensable la reciente obra de R. González Cuerva, Baltasar de zúñiga. Una encrucijada de la Monarquía hispana (1561-1622). Agradezco al autor el haberme proporcionado una copia de su tesis doctoral.

8 G. Gascón de Torquemada, Gaçeta y nuevas de la corte de España desde el año 1600 en adelante, p. 285.

9 El autor señalaba también que fue «con retención de la Presidencia de Ytalia, con 24.000 duca dos de salario, con 30.000 de ayuda de costa, y después de acabada la Embaxada de Roma, el Virreynato de Nápoles y entonces cesa el goçar la Presidencia de Ytalia hasta la buelta» (ibid., p. 289). Esta misma fecha aparece en Archivo Ducal de Alba (ADA), Caja 96, exp. 36.

10 «La domenica a 30 del passato partí il Conte di Monterey per la sua ambasciata di Roma con molta apparenza di carriaggi et d’accompagnamento et con familia di più di 300 persone». Ver los resultados de la búsqueda «Monterrey» en la página web del Medici Archive Projet <www.medici. org> (6 de agosto 1628, MdP, 4956, doc. ID 12120, fo 184).

11 Hemos localizado los testamentos realizados por los condes en el Archivo Histórico de Protocolos Notariales de Madrid (AHPNM). El conde testó el 20 de julio (AHPNM, Protocolo 2014, fos 1116r°-1119v°). En su testamento el conde dice: «su enbajador de Roma y de partida a servir en dicha enbajada y en lo demás que su Magestad fuere serbido de mandarm» (AHPNM, Protocolo 2014, fo 1116r°). La condesa realizó su testamento el día 28 de este mismo mes (AHPNM, Protocolo 2045, fos 269ro-271ro).

12 El 24 de enero de 1629, el secretario florentino Andrea Cioli escribe a Averardo de Médici, embajador del Gran Duque en Madrid: «Il signore conte di Monterey fece la sua entrata in Roma allí 14 et giovedí hebbe da Sua Santità l’udienza pubblica accompagnato, conservito da gran numero di carrozze» (<www.medici.org>, MdP, 4957, Doc ID 12009, s.f.).

13 Sobre la embajada en Roma del V conde de Oñate, véase A. Minguito Palomares, Nápoles y el virrey conde de Oñate, pp. 97-124. Oñate fue embajador en Roma entre 1626 y 1628.

14 Antonio Álvarez de Toledo y Beaumont (1568-1639), virrey de Nápoles entre 1622 y 1629. Un reciente estudio sobre su actuación como virrey y mecenas de las artes es el de J. Lange, «El V duque de Alba como mecenas de las artes durante su virreinato en Nápoles (1622-1629)».

15 «Instrucción al conde de Monterrey para la embajada extraordinaria a Roma», Archivo General de Simancas (AGS), Estado, leg. 3139, s.f. (punto 1). En adelante, nos referiremos a este documento como Instrucción nº 1. Contiene 66 puntos.

16 Giovanni Battista Pamphili, nuncio en España entre 1626 y 1630. Futuro papa Inocencio X (1644-1655).

17 «… y actualmente a las cosas presentes de Italia, si bien últimamente por causa dellas había buelto el conde a la audiencia de Su Santidad, no teniéndose esto por bastante para asigurar la voluntad de Su Santidad, he mandado venir a España al dicho conde para cossas que se ofrecen de mi servicio, haciéndole del mi Consejo de Estado, dejando en Roma al secretario de la embajada y los negocios della al cardenal Borja. Y por lo mucho que combiene que asista cerca de Su Beatitud persona de mucha prudencia y experiencia y de grandes y conocidas partes en todo, no sólo para encaminar las cossas que aora se offrecen en aquella corte por las que están movidas en Italia sino para restaurar lo que estos años atrás se ha perdido ally de la autoridad y respeto que tenían a todas mis cosas […] os he nombrado por mi embajador extraordinario en Roma» (Instrucción nº 1, punto 1).

18 «Copia de carta de Su Magestad escrita al conde de Oñate mi Señor en 12 de mayo 1628», ADA, Caja 75-3. A esta carta acompaña una interesantísima descripción titulada «Caso que acaeció el conde de Oñate siendo embaxador en Roma» en la que se narran los enfrentamientos entre los criados de Oñate y los ministros de justicia del papa, motivados, al parecer como consecuencia de «una dama de tierna edad, biçarra, hermosa, música, amorosa, apacible, graciosa de espíritu y entendimiento, partes que referidas de algunos obligaron al conde de Oñate a visitarla…».

19 Gaspar de Borja y Velasco. Presente en Roma desde 1612, tenía experiencia en estas lides pues había ocupado la embajada ad interim desde que sustituyó al conde de Castro en 1616 hasta la llegada del duque de Alburquerque como embajador en 1619. Se trata de una figura esencial para la embajada durante los años que permaneció en la ciudad ya que siempre estuvo muy al tanto de los asuntos que en ella se despachaban y aconsejó e influyó a los distintos embajadores de este periodo. Fue miembro del Consejo de Estado al igual que Monterrey, a quien conoció en Roma en 1622 cuando éste fue como embajador de obediencia. Un completo estudio de su actuación en Roma durante el reinado de Felipe III en S. Giordano, «Gaspar de Borja y Velasco, rappresentante di Filippo III a Roma». Sobre la famosa protesta de Borja contra la política de Urbano VIII el 8 de marzo de 1632, véase M. A. Visceglia, «Congiurarono nella degradazione del papa per via di un concilio».

20 Ver el apartado titulado «Contexto político internacional», pp. 94-97 de este artículo.

21 «Al papa de mano agena. Con el conde de Monterrey», AGS, Estado, leg. 3146, s.f., Madrid, 24 de julio de 1628.

22 Instrucción nº 1 y «Instrucción al conde de Monterrey para la embajada extraordinaria de Roma, vista y pasada por la Junta. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3139, s.f. En adelante, nos referiremos a ésta como Instrucción nº 2. Se divide en un total de 30 puntos. Véase también «Instrucción secreta al conde de Monterrey. Vista y pasada por el Consejo. En Madrid a 30 de septiembre 1628», AGS, Estado, 3139, s.f. En adelante, Instrucción nº 3. Contiene 16 puntos.

23 «Relación jurada y quenta de los gastos públicos y secretos que yo don Manuel de Fonseca y Zúñiga, conde de Monterrey y de Fuentes, del Consejo de Estado de Su Majestad, su presidente del de Italia hice por servicio de Su Majestad desde treinta de julio de 1628 que salí de Madrid para ir a servir la embajada extraordinaria de Roma a que me inbió Su Majestad hasta fin de abril del año pasado de 1631 que por su real orden pasé a servir el cargo de virrey de Nápoles…», AGS, Estado, leg. 3004. s.f. Una interesantísima cuenta de la embajada dividida en tres apartados (A, B y C) en ADA, Caja 96, exp. 36. El apartado C es una copia de la citada relación jurada conservada en Simancas. Véase también «Don Manuel de Fonseca y Zúñiga, conde de Monterrey que ba por embaxador extraordinario de Su Magestad a Roma. Cargo de los ducados que se le mandan entregar y remitir para gastos de la dicha embaxada y otras cosas del servicio de Su Magestad», AGS, Dirección General del Tesoro, Inventario 24, leg. 582, s.f.

24 Instrucción nº 2, punto 3.

25 Manuel de Moura y Corte Real, II marqués de Castel Rodrigo. Embajador en Roma entre 1632 y 1641.

26 Sus instrucciones fueron publicadas por Q. Aldea Vaquero, «España, el Papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I. Instrucciones a los embajadores de España en Roma (1631-1643)». La instrucción se dio en Madrid el 20 de marzo de 1631. Sobre la embajada en Roma del marqués de Castel Rodrigo, véase D. García Cueto, «Mecenazgo y representación del marqués de Castel Rodrigo durante su embajada en Roma». Respecto a este particular, el autor señala: «resulta sorprendente además que esta embajada, pese a su larga duración, tuviera durante casi todos los años en que estuvo activa el carácter de extraordinaria, posiblemente como medio de presión de Felipe IV ante el papa, ya que la embajada ordinaria no dejaba de ser sintomática de un panorama estable en las relaciones diplomáticas, estabilidad que en aquellos años faltaba» (ibid., p. 695).

27 Las instrucciones que se dieron a los embajadores de Felipe III en Roma han sido publicadas por S. Giordano, Istruzioni di Filippo III ai suoi ambasciatori a Roma, 1598-1621.

28 La instrucción original de Alburquerque como embajador ordinario se conserva en el Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid (AMAE), Santa Sede, leg. 57, fos 95-109.

29 La copia de la instrucción del conde de Oñate que se entregó a Monterrey se conserva, parcialmente quemada, en AMAE, Santa Sede, leg. 58, fos 290ro-306vo. En ella se dice a Oñate «donde al presente os enbío por mi embaxador ordinario» y se explican los motivos por los que el duque de Pastrana fue nombrado embajador extraordinario: «Pocos días después que llegó el duque de Pastrana con embaxada extraordinaria a la Santidad de Gregorio XV […] vino a Spaña el duque de Alburquerque (que a la sazón servía la embaxada ordinaria en aquella corte). Usando de la licencia que para ello tenía mía por la qual y no aver podido acavar por entonces los negocios que llevó a cabo […] le mandé que también tuviese al suyo los de la embaxada ordinaria». La minuta de la instrucción original que se dio a Oñate en 1625 en AGS, Estado, leg. 3140, s.f.

30 Las minutas de las instrucciones entregadas al marqués de Castel Rodrigo se conservan en AGS, E, leg. 3140, y han sido publicadas por Q. Aldea Vaquero, «España, el Papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Años», t. I, pp. 319-340. En ellas, su nombramiento es como «embaxador extraordinario» aunque cuando se notifica el envío del marqués a los cardenales Borja, de la Cueva, Albornoz y Sandoval se dice «embaxador ordinario» (AHN, E, leg. 1196, fos 323-330). En la minuta de la carta que Castel Rodrigo llevaba para Monterrey también se especifica que fue enviado como «embaxador ordinario» («Al conde de Monterrey. Con el marqués de Castel Rodrigo. En Madrid a 20 de marzo 1631», AGS, Estado, leg. 3140, s.f.).

31 «Non puó la Sua Santitá consentire questa novitá che un Cardenale porte l’ambasciata mentre é in Roma altro Ambasciatore havendo anche dichiarato al Marchese di Castelrodrigo l’animo suo di non s’impegnar continuando a sentir il Cardenale Borgia per piú che per far notte a Sua Maestá la ragione che Sua Beatitudine tiene di non sentir l’introduttione di simile abuso […] che un Cardenale trattasse i negotii ordinarii del Ré mentre in Roma vien un altro ambasciatore […] e finche vengono si é permesso a cardinali il negotio et in questa forma negotió partito Ognat Borgia, cesso giunto Monterey, ripigió salito questo di Roma. Che subito giunti gli ambasciatori e osservanlo interotto che i cardinali […] negotii dell’ambasciata e non vi s’ingeriscono punto cosí in termini d’ambasciata straordinarii inviati á Roma, mentre cardinali esercitavano l’ambasciata ordinaria si é praticato sempre […] e il simile face il cardinal Borgia quando arrivó il conte di Monterrey pur con titolo d’ambasciatore straordinario» (Archivio Segreto Vaticano [ASV], Segretaria di Stato, Spagna, 345, fo 14ro).

32 Publicadas en Q. Aldea Vaquero, «España, el Papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», pp. 405-437.

33 Id., «La neutralidad de Urbano VIII en los años decisivos de la Guerra de los Treinta Años (1628-1632)». Sobre el desarrollo de la guerra, véase G. Parker (ed.), La guerra de los Treinta Años.

34 A. Borromeo (ed), La Valtellina crocevia dell’ Europa.

35 R. Quazza, La guerra per la successione di Mantova e del Monferrato (1628-1631); M. Fernández Álvarez, Don Gonzalo Fernández de Córdoba y la Guerra de Sucesión de Mantua y del Monferrato (1627-1629), en este sentido, véase especialmente p. 122. J. H. Elliot, El condeduque de Olivares, pp. 378-456. R. Ródenas Vilar, La política europea de España durante la Guerra de los Treinta Años (1624-1630), en especial pp. 149-253. R. A. Stradling, «Olivares and the Origins of the Franco-Spanish War»; Id., «Prelude to Disaster; the Precipitation of the War of the Mantuan Succession»; D. Parrott, «The Mantuan Succession», 1627-1631».

36 Quazza ha sido de los pocos historiadores que han destacado la actuación de don Manuel en el conflicto: «Che da Genova, ove era sbarcato, doveva ricarsi a Milano e là esaminare la situazione: qualora Casale gli sembrase vermente molto prossima a cader, avrebbe dovuto spingere don Gonzalo a perseverare nell’impresa; qualora invece le difficoltà gli sembrassero considerevoli, avrebbe dovuto adoperarsi per ragiungere l’accordo» (R. Quazza, La guerra per la successione di Mantova e del Monferrato [1628-1631], t. I, p. 245).

37 El 6 de agosto de 1628, el nuncio en Madrid escribía una carta a Roma en la que daba cuenta de la salida de los condes añadiendo: «Il conte di Monterey che partì a 30 del passato viene con medmi. Sensi. Anderá a Milano e porta commissione in torno a rumore di ItaliaDeciferato li 8 di settembre» (ASV, Segreteria di Stato, Spagna, 68, fº 21v°). El 29 de octubre, volvía a escribir: «… Si e tratatto questa settimana nel Consiglio di Stato di quatro negotii; de quali si era data intentione a Monterey d’incaricarle la cura et il primo fu di darli autoritá, e comissioni di trattar alcun concerto con Nivers; et in questo si è risoluto, che non si tratti d’alcun aggiustamto prima della presa di Casale […] deciferato li 5 Novembre» (ibid., fo 33ro).

38 En ASV, Segreteria di Stato, Spagna, 69, se dan diferentes noticias de las audiencias de Monterrey con el pontífice a lo largo del año 1629 y que tenían lugar los sábados. En la mayoría de ellas se trataban asuntos relacionados con la Valtelina y la guerra de Sucesión de Mantua y de Monferrato.

39 ADA, Caja 96, exp. 36. En él se reflejan pagos a varios correos enviados por Monterrey y relacionados con el conflicto: «24 de septiembre 1628 un correo desde Génova al campo sobre Casal»; el 29 de septiembre «correo de Génova al final» (Finale); el 3 de octubre «un correo de Génova al campo sobre Casal». El 7 de octubre correo de «Génova a Milán»; el 9 de octubre otro correo «de Génova al campo yente y viniente», el 19 de octubre «otro correo al campo yente y viniente»; el 20 de octubre de «otro correo de Génova al campo yente y viniente»; el 24 de este mismo mes «otro correo de Génova a Milán». Así mismo existen también pagos a correos que fueron enviados por Monterrey desde Génova a Milán, Turín, Nápoles, Roma, Pavía, Madrid y Florencia y que muy probablemente llevaron correspondencia relacionada con el asunto.

40 R. Quazza, La guerra per la successione di Mantova e del Monferrato (1628-1631), t. I, pp. 280 y 281. En ADA, Caja 96, exp. 36, se recoge un pago relacionado con esta junta: «por los gastos que hizo el conde mi señor en el viaxe desde Génova a Pavía […] a verse con el Señor don Gonzalo de Córdova por el mes de noviembre 1628».

41 Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España, t. LIV, pp. 370 y 372.

42 Ibid., p. 384.

43 Ibid., p. 520. Una copia de la carta escrita por Monterrey en Frascati a don Gonzalo en Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 2361, fos 8ro-17vo, «Respuesta que hizo el señor conde de Monterrey en 21 de mayo de 1629 a la carta de 14 del mismo que le escrivió el señor don Gonzalo de Cordova».

44 La infanta María, hermana de Felipe IV, estaba de paso por Italia en su camino hacia Viena para encontrarse con su marido Fernando de Habsburgo.

45 «Al duque de Alba y al marqués de Santa Cruz y conde de Monterrey. Sobre que se hallen en la Junta a que ha de asistir la Señora Reyna de Ungría para las cosas presentes de la guerra. En Madrid a 8 de junio 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f. Las cartas originales —también fechadas el 8 de junio — con la firma del Rey y del Secretario Pedro de Arce en ADA, Caja 14, exp. 176 a 180.

46 El día 19 de junio, Felipe IV escribía a su hermana María para «escusar la junta» (ADA, Caja 14, exp. 181).

47 Un estudio de conjunto sobre las relaciones entre la Monarquía Católica y la Santa Sede en la Edad Moderna en M. A. Visceglia, «Convergencias y conflictos. La Monarquía Católica y la Santa Sede (siglos XV-XVIII)». Una revisión más reciente centrada en el siglo XVII en J. Martínez Millán, «El triunfo de Roma. Las relaciones entre el Papado y la Monarquía católica durante el siglo XVII».

48 A. Leman, Urbain VIII et la rivalité de la France et de la maison d’Autriche de 1631 à 1635.

49 L. Ranke, Historia de los papas, pp. 459-482. L. Pastor, Historia de los papas en la época de la Reforma y Restauración católica y de la Guerra de los Treinta años: Gregorio XV, Urbano VIII (1621-1644). Un estudio con una amplia bibliografía sobre la personalidad de Urbano VIII y su pontificado en la voz a él dedicada por G. Lutz en Enciclopedia dei Papi.

50 Q. Aldea Vaquero, «España, el Papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I.», p. 308.

51 Los documentos incluidos en este despacho son minutas ya que el original se entregó al conde en mano.

52 El conde debía entregar ésta carta en su primera audiencia privada tal y como señalaba el punto número 6 de la Instrucción nº 2.

53 «Al papa. Carta de mano propia de Su Magestad. Con el conde de Monterrey», 23 de julio de 1628, AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

54 «Al papa de mano agena. Con el conde de Monterrey», Madrid, 24 de julio de 1628, AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

55 Instrucción nº 2, punto 7.

56 J. A. Vera y Zúñiga, El enbaxador, Discurso tercero, p. 6.

57 «Al papa de mano agena. Con el conde de Monterrey. 24 de julio de 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f. Una copia de la carta con la que Urbano VIII respondió a ésta de Felipe IV en la Biblioteca de Castilla la Mancha («Carta de Su Santidad en respuesta de la que Su Magetad le embió con su embajador el conde de Monterrey. Año de 1629», P.V. 79, fos 45r°-v°). En ella se dice: «puede estar seguro el conde de Monterrey de ser bien visto i oído de nosotros con particular disposición de voluntad favorable en los negocios de Vuestra Magestad i de sus Reynos i Estados. Bien vemos que en dicho conde concurren partes tan considerables que le hacen mui acepto y amable por sí mismo, reconociendo también que en enviárnosle Vuestra Magestad ha tenido atención a nuestro gusto».

58 Instrucción nº 2, punto 7.

59 «Al conde de Oñate. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

60 «Al cardenal de Borja. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio de 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

61 «A los virreyes de Italia, y embajadores. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

62 «A los potentados de Italia. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

63 «A los cardenales confidentes. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

64 «A los cardenales indiferentes. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

65 «Al cardenal de Médicis. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

66 «Al cardenal Barberino. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

67 «Al cardenal de Saboya. Con el conde de Monterrey. En Madrid a 24 de julio 1628», AGS, Estado, leg. 3146, s.f.

68 Instrucción nº 2, punto 18.

69 Instrucción nº 2.

70 Instrucción nº 1.

71 Lamentamos no poder incluir un anexo con la transcripción de las mismas, su extensión excedería los límites de esta publicación.

72 J. A. Vera y Zúñiga, El enbaxador, Discurso tercero, pp. 11-14.

73 M. Rivero Rodríguez, «Una Monarquía de casas reales y cortes virreinales», p. 58.

74 Sobre las instrucciones a los embajadores de Felipe III y Felipe IV en Roma, ver S. Giordano, Istruzioni di Filippo III ai suoi ambasciatori a Roma, 1598-1621 y Q. Aldea Vaquero, «España, el Papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I».

75 Adolfo Carrasco ha señalado muy acertadamente la función pedagógico-lingüistica de este tipo de instrucciones, que permiten al embajador familiarizarse con el lenguaje diplomático del momento. A. Carrasco Martínez, «“Vos hablareis en este mismo lenguaje”. El aprendizaje del lenguaje diplomático por el VII duque del Infantado, Embajador en Roma (1649-1651)», p. 520.

76 M. A. Ochoa Brun, Historia de la diplomacia española. La Edad Barroca (I), t. VII, pp. 360-361.

77 «… l’ambasciatore rappresentava sia il re che il regno e li rappresentava entrambi presso la persona del papa e presso la Sede Apostolica» (S. Giordano, Istruzioni di Filippo III ai suoi ambasciatori a Roma. 1598-1621, p. xlv). Aunque centrado en los embajadores de Felipe III, este estudio es perfectamente válido, desde el punto de vista de las instrucciones, para el reinado de Felipe IV.

78 Instrucción nº 2.

79 Instrucción nº 1.

80 Punto 66 de la Instrucción nº 1 y punto 30 de la Instrucción nº 2.

81 Como referencia, una buena noticia para los intereses españoles, la del nacimiento del príncipe Baltasar Carlos, tardó en llegar desde Madrid a Roma treinta y cuatro días.

82 A la que hemos referido como Instrucción nº 3.

83 Una visión de conjunto sobre la presencia española en Roma a lo largo de los siglos XVI y XVII en T. H. Dandelet, La Roma española. Las relaciones entre Roma y la Monarquía Hispánica durante la Edad Moderna han sido recientemente analizadas desde una perspectiva interdisciplinar en C. J. Hernando Sánchez (coord.), Roma y España: un crisol de la cultura europea en la Edad Moderna.

84 Sobre el ceremonial de la corte pontificia, véase M. A. Visceglia, La citta rituale. Roma e le sue ceremonie in etá moderna; Ead., «Il ceremoniale come linguaggio politico»; S. Andretta, «Ceremoniale e diplomazia pontifizia nel XVII secolo».

85 J. Lefèvre, «L’ambassade d’Espagne auprès du Saint-Siège au XVIIe siècle».

86 Sobre el lugar que ocupó la embajada de España ante la Santa Sede: A. Anselmi, Il palazzo dell’Ambasciata di Spagna presso la Santa Sede. Un profundo y riguroso análisis de la embajada de España en Roma durante el reinado de Felipe III en S. Giordano, Istruzioni di Filippo III ai suoi ambasciatori a Roma, 1598-1621. También, del mismo autor: «La embajada de España en Roma». Una visión más general de la embajada y de los embajadores de España en Roma en este periodo en M. A. Ochoa Brun, Historia de la diplomacia española. La Edad Barroca (I), t. VII, pp. 358-388. En este sentido, véase también M. Barrio Gonzalo, «La embajada de España ante la Corte de Roma en el siglo XVII». La figura del embajador español cerca de la Santa Sede ha sido analizada por M. A. Visceglia, «L’ambasciatore spagnolo alla corte di Roma: linee di lettura di una figura politica». Una amplia bibliografía al respecto puede encontrarse en los artículos contenidos en el número monográfico de la revista Roma Moderna e Contemporanea. Rivista interdisciplinare di storia, 15, 2007, dedicado a la Diplomazia e Politica della Spagna a Roma. Figure di ambasciatori. A la bibliografía allí recogida, podemos añadir, por haber aparecido con posterioridad, D. Carrió-Invernizzi, El gobierno de las imágenes; L. Frutos Sastre, El templo de la fama; A. Carrasco Martínez, «Vos hablareis en este mismo lenguaje»: D. García Cueto, «Los embajadores de España y el Imperio en Roma y la representación de la Casa de Austria en tiempos de Felipe IV»; Id., «El mecenazgo de los embajadores de Felipe IV en los conventos de Roma»; e Id., «Arte y diplomacia en la embajada romana de don Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza».

87 Aprovechando la estancia en Madrid de Saavedra Fajardo en 1631, el marqués de Castel Rodrigo, sucesor de Monterrey, le encargó este informe o advertimiento sobre la embajada y la corte de Roma, un verdadero «código de prudencia diplomática, por su fina observación psicológica y por los principios siempre válidos que asienta» (Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I.», pp. 304-315).

88 Como él mismo declaró en un memorial visto en el Consejo de Estado el 6 de diciembre de 1630: «fue cuatro años secretario de la embajada y cifra en Roma; y después, de Estado y Guerra en Nápoles. A servido tres años la agencia del Reino de Nápoles, seis la del Reino de Sicilia, y siete la de Vuestra Majestad en Roma, con que a manejado cassi todos los negocios, que de veinte años a esta parte se an ofrecido del servicio de Vuestra Magestad en Italia» (Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el Imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I.», p. 303).

89 Ibid., pp. 306 y 315.

90 Ibid., p. 313.

91 J. A. Vera y Zúñiga, El enbaxador, Discurso cuarto, pp. 75-76.

92 Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», p. 312.

93 Instrucción nº 3. En este sentido, véase M. A. Visceglia, «Fazioni e lotta politica nel Sacro Collegio nella prima metà del Seicento»; Ead., «Factions in the Sacred College in the sixteenth and seventeenth centuries».

94 «Son sumos los descuidos que hace [el papa] en las funciones públicas, sin estar atento a nada, duerme mal y llora mucho y se puede temer alguna novedad en su salud» («El conde de Monterrey a 12 de enero 1630. Recibida a 23 de febrero. Habla en lo que se debe hacer para en casso de sede vacante y con esta ocasión propone los subjetos que ay a proposito para el pontificado en el Colegio», AGS, Estado, leg. 3121, s.f.).

95 Ibid. La importancia de esta carta se demuestra por el hecho de que al marqués de Castel Rodrigo se le dio una copia de la misma cuando partió hacia Roma para sustituir a don Manuel: «el conde de Monterrey me escribió en carta de 12 de enero del año pasado de 1630 lo mucho que importa, que la electión de nuevo Pontífice no se haga en criatura del presente por la poca correspondencia que se vee en Su Santidad y su nepote, y lo que se podía temer alguna novedad en la salud de su Beatitud y que para esto se fuesen disponiendo las cosas a este fin, y yo le mandé responder lo que veréis por la copia que se os entregará juntamente con la de su carta…» (Punto 2 de la instrucción de Castel Rodrigo). Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», p. 330. En ADA, Caja 97, exp. 24, se conserva una relación redactada por encargo de Monterrey en 1629 sobre el estado del colegio de cardenales que empieza así: «Después de haver escrito con otras ocasiones a Vuestra Magestad y dádole cuenta de la manera y modo como se deven gobernar en las esclusiones los embaxadores mis succesores, quiero también darla, como la prometí, de las cosas pertenecientes al Sacro Colegio de Cardenales, advirtiendo a Vuestra Magestad que aunque havrán dado mis antecesores llena relación de todo lo que aquí dixere o mi secretario le referiere, es de la forma y modo que yo con particular cuydado lo he procurado saver y entender por el aumento bien de su real Corona y aciertos desta Corte».

96 «El Consejo de Estado a 16 de marzo 1630. Sobre lo que contiene la carta inclusa del conde de Monterrey para Vuestra Majestad en que dize lo que se le ofrece para en caso de Sede Vacante», AGS, Estado, leg. 3121. Al consejo acudieron el conde de Oñate, el marqués de los Gelves, el padre confesor, el marqués de Flores de Ávila y el conde de la Puebla. El cardenal Sandoval ya había sido requerido para ir a Roma en septiembre del año anterior, véase «Al cardenal Sandoval, obispo de Jaén avisándole que se vaya previniendo para yr a Roma. En Madrid a 17 de septiembre 1629», AGS, Estado, leg. 3146, s.f. Ese mismo día se envió una carta al Emperador en la que se comunicaba la intención de enviar a los cardenales españoles a Roma y se requería el envío de los alemanes: «Al Emperador que embíe a Roma todos los cardenales que hubiere en Alemania» (ibid.).

97 «Todo me ha parecido muy propio de Vuestra prudencia y también el informarme tan en particular como lo hazéis» («Al conde de Monterrey. En Madrid a 15 de abril 1630. En la materia de Cónclave», AGS, Estado, leg. 3121, s.f.).

98 «Copia de la instrucción que se dio a los señores cardenales Sandoval, Espínola, Cueba y Albornoz», AHN, Estado, libro 84. En ella se les advertía que en materia de sede vacante, se debían ajustar «a lo que os dijere de mi parte el conde de Monterrey». Véase así mismo «Al conde de Monterrey con el cardenal Sandoval. En Madrid a 15 de abril 1630» y «Al conde de Monterrey con el cardenal Spínola. En Madrid a 15 de abril 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f., en las que se dice respectivamente «va a residir ahí y a ayudaros en todo lo que conviniere».

99 Llegaron el 29 de junio día en que se entregó la chinea por el censo de Nápoles. A. de Contreras, Discurso de mi vida, pp. 227-228. En ADA, Caja 96, exp. 36, aparece reflejado un pago de 515 reales «que en primero de julio 1630 pagué al capitán fray Alonso de Contreras por los gastos que hizo en yr desde Roma al Puerto de palo en 25 y 27 de junio con dos carrozas de campaña para traher a en ellas a esta Corte a los Cardenales Espínola, Sandobal y Albornoz que venían de España y desembarcaron allí, como parece por la relación firmada de su mano». Según este documento, el capitán estuvo al servicio del conde de Monterrey entre enero y diciembre de 1630 y recibió por ello un sueldo de 25 ducados al mes.

100 «El conde de Monterrey a 5 de agosto. Recibida a 4 de septiembre. Dice lo que se le ofrece de las cosas de Italia en que discurre largamente y tiene por conveniente que se comience la guerra por el estado de venecianos y no por el mantuano y Monferrato», AGS, Estado, leg. 2994, exp. 120.

101 Como ejemplo, podemos destacar la correspondencia con embajador en Londres Carlos Coloma en AGS, Estado, leg. 2995, exp. 35, 36 y 37.

102 Instrucción nº 1. En el punto 45 se le indicaba: «con los virreyes de Nápoles y Sicilia y Governador de Milán y con mis embajadores en Alemania, Francia, Flandes, Venecia y Génova, haveis de tener muy buena correspondencia y con todos los demás ministros míos que fuere necesario, que ellos tendrán la misma con vos como yo se lo escribo y mando». Sobre este particular, Visceglia dice: «compito dell’ambasciatore a Roma era infatti anche quello di mediare tra il papa e gli ambasciatori del re destinati alle altre sedi italiane (Venezia, Genova, Torino), alle corti di Parigi e Vienna e dopo le paci dell’inizio del Sicento in Inghilterra e Fiandre» (M. A. Visceglia, «L’ambasciatore spagnolo alla corte di Roma: linee di lettura di una figura politica», p. 11).

103 «Respuesta a la iglesia de Tuamensi en Irlanda. En Madrid a 22 de mayo 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f. En este mismo legajo: «El conde de Monterrey a 22 de junio», s.f.

104 Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», p. 311.

105 En una carta de 22 de mayo de 1630, Felipe IV le escribía: «quedo advertido de lo que decís a propósito de lo que vais continuando las instancias con Su Beatitud para que se declare a favor de mis armas y las del emperador mi tio y es muy bien de yr caminando dessa manera con Su Santidad…» («Al conde de Monterrey. Respuesta a diferentes particulares», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

106 En el punto 7 de la instrucción a Castel Rodrigo se consignaba: «considerando lo mucho que convenía a mi servicio hacer mercedes a algunos varones y otras personas de Roma bien afectas a él, según las causas y méritos de cada uno, llevó orden mía el conde de Monterrey de informarse desto» (Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», p. 333).

107 En este sentido, se conservan en AMAE, Santa Sede, leg. 59, algunas cartas originales por las que el Rey encargaba al conde que presentara distintas mercedes al papa para que éste diera licencia.

108 Q. Aldea Vaquero, «España, el papado y el imperio durante la Guerra de los Treinta Años. I», p. 312.

109 Se le concedió el priorato de San Andrés de la Plaza y de las abadías de San Salvador, Tuñón y Nobaliçe. «Al conde de Monterrey. Respuesta a lo que escribe en particulares del Cardenal Ludovisio. En Madrid a 11 de mayo 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.

110 El Rey mandó que se le dieran 10.000 ducados cada año de los gastos secretos de la embajada. «Vos se los daréis assí por que tengo para bien que se proceda en esto con el secreto que el mismo pide» («Al conde de Monterrey. Respuesta al particular del cardenal Berospi. En Madrid a 10 de mayo 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

111 «El conde de Monterrey a 18 de agosto», AGS, Estado, leg. 3147, s.f. En ella, el conde destacaba «la fineza y puntualidad con que el abad Angelo Magnesio acude en esta Corte al servicio de Su Magestad» y pedía al monarca que hiciera merced a su hermano Jerónimo Magnesio «de una iglesia en el reino de Nápoles», diciendo: «es justo hacerle merced y así lo suplico».

112 «Pues le juzgáis por sujeto para pontífice […] procuréis por los medios que mejor os pareciere conservarle y mantenerle en mi devoción y tenerle bien afecto a esta corona» («Al conde de Monterrey. Respuesta a lo que escribió por el cardenal Virile. En Madrid a 22 de mayo 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

113 ADA, Caja 36, exp. 96.

114 Francisco de Medrano, encargado de la cifra de la embajada, tenía un hijo para el que don Manuel pedía que «una pensión eclesiástica para encaminarle por los estudios no teniendo otra forma de sustentarle en ellos» (AGS, Estado, leg. 3147 «El conde de Monterrey a 22 de agosto. 1630). También recomendó a don Diego Saavedra Faxardo: «He entendido lo que dezis acerca de lo bien que don Diego de Saavedra mi agente en los negocios de essa Corte acude a todo lo que en ella se ofrece de mi servicio y de todo lo que con esta ocasión me representáis tocante a sus particulares…» («Al conde de Monterrey respuesta en los particulares de don Diego de Saavedra. En Madrid a 15 de abril 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

115 Así, por ejemplo, propuso como candidato a Embajador en Saboya a Juan de Erasso (Carta de Monterrey a Felipe IV fechada a 10 de agosto de 1630, AGS, Estado, leg. 3147, s.f.). Juan de Erasso, conde de Humanes, ya acompañó a Monterrey a Roma en 1622.

116 «Al conde de Monterrey. Respuesta en el particular del padre Mro. fray Manuel Maçedo de la orden de Santo Domingo. En Madrid a 29 de enero 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f. Finalmente, el cargo no le fue concedido.

117 El papa había dado a Felipe IV un capelo para que nombrase a la persona que quisiera («Al conde de Monterrey sobre el capelo para el arçobispo de Sevilla don Diego de Guzmán. En Madrid a 4 de abril 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.). El asunto había comenzado tiempo atrás, la propia infanta María escribió a Monterrey desde Madrid el 5 de agosto de 1629: «por el Rey mi señor mi hermano escribo a Su Santidad suplicándole con todo affecto se sirva hacer merced a don Diego de Guzmán Arzobispo de Sevilla honrándole con un capello. Y aunque don Diego es tan interesado en el buen suceso desta pretensión lo soy también yo por que haviendo de acompañarme en la jornada de Hungría, es justo vaya con la devida estimación […] os encargo pongáis en esta pretensión todo el esfuerço posible. Madrid y Agosto 5 de 1629» (Firma de la hermana del Rey, AMAE, Santa Sede, leg. 59, f° 58). Véase también «Al cardenal de Guzmán. Respuesta de aver rezivido el capelo y que en haziendo las entregas pase a Roma. En Madrid a 10 de septiembre 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.

118 «Madrid a 7 de abril de 1629», AMAE, Santa Sede, leg. 59, f° 68r°.

119 El rey se lamentaba de no tener jurisdicción para castigarles (Carta de Felipe IV al conde de Monterrey fechada en Madrid el 11 de junio de 1629, AMAE, Santa Sede, leg. 59, fos 73ro-vo).

120 «… al portero de la puerta del popolo […] el conde mi señor mandó se diesen 36 reales al mes por algunos avisos que da de llegadas de correos» (ADA, Caja 96, exp. 36).

121 Ceremonia anual que tenía lugar el 29 de junio con ocasión de la entrega al pontífice por parte de un embajador del Rey Católico de una cantidad de dinero (normalmente 7.500 ducados) y de un caballo blanco (denominado acanea o chinea) como tributo por la investidura del reino de Nápoles. Esta ocasión permitía a los embajadores mostrar la grandeza del Rey Católico en la ciudad.

122 «La vigilia di S.Pietro il Sig. Conte di Monterrey accompagnato da una solenne e nobil cavalcata de gentili huomini; Baroni, e Prelati, servito ancora dal Sig. D. Taddeo mio fratello presentò a S. Beatne. nell’ingresso della Basilica Vaticana la solita chinea. Roma 4 luglio 1629» (Carta de la secretaría al nuncio en Madrid, ASV, Segreteria di Stato, Spagna, 344, fo 100vo). «Le relazione, che V.S.Illma. s’è degnata a darmi della solemnita, e sodisfattione, con che il Conte di Monte Rey fu la vigilia di San Pietro a Presentare la Chinea a Sua Santà. Accompagnato ancora dall’ eccmo. Sr. Don Thaddeo (Barberini), è stata à me di sommo contiento». Madrid 19 Agosto 1629» (Carta del nuncio en Madrid al cardenal Padrone, ASV, Segretaria di Stato, Spagna, 70, fo 211ro).

123 «Presenté a Su Santidad la Acanea blanca y 7.750 ducados de las estanpas por el çenso del Reyno de Nápoles» («El conde de Monterrey. Roma 10 de julio 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

124 El nacimiento del príncipe se produjo el 17 de octubre de 1629. El rey lo comunicó a su embajador de esta forma: «miércoles a las 7 de la mañana fue nuestro señor servido de Alumbrar con bien de un hijo la sereníssima Reyna mi muy chara y muy Amada muger quedando ambos con ynfinitas gracias y os e querido avisar dello para que lo sepáis por carta mía. Madrid. 19 de octubre del 1629» (AMAE, Santa Sede, leg. 59, f° 77). El 17 de octubre el nuncio en Madrid escribía a la secretaría: «Il parto della Regina di figlio maschio sermo. Prencipe è seguito questa mattina 17 del corrente […] Di questo alegrissimo suceso il Re ha ricevuto quel contento che si puo facilmente immaginarti. Monsre. Mio Monti et io siamo súbito andati a ferna congratulatione con S.Mta. rappresentandoli con ogni eficacia […] l’infinito gusto che è per sentirni N. Sr. e V.S. Illma., che tanto desiderano l’amento di questa Reale Casa […] La Regina con il continto e con la felicità notabile del parto gode attima salute» (ASV, Segreteria di Stato, Spagna, 70, fo 128ro).

125 Biblioteca del archivo de la embajada de España cerca de la Santa Sede, Iglesia de Santa María de Monserrat, Roma, Códice 362, fos 80ro-82ro: «Memoria de la demostración de gusto y obsequio que hizo en Roma la Congregación de la Santísima resurrección por el nacimiento del Príncipe Don Balthasar Carlos Phelipe en el año de 1629» (existe una copia de esta relación en el códice 49, fos 276ro-279vo, de esta institución). Véase también en el códice 362 la «Memoria del año de 1629», fos 85ro-86ro. Una interesantísima relación en verso en G. de Corral, Epistola que refiere las fiestas que al dichoso nacimiento del príncipe de España hizo el excelentísimo conde de Monterrey y de Fuentes. Véase también A. Pulci aquilano, Roma festante nel real nascimento del serenissimo prencipe di Spagna y G. Gigli, Diario di Roma, t. I, p. 180.

126 Al menos en dos ocasiones, una el 29 de octubre de 1629 y otra el 20 de enero de 1630 («Al conde de Monterrey. Respuesta a lo que escribió el conde duque de San Lúcar en las materias presentes y instando por su licencia. En Madrid a 11 de abril 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

127 «… dejando los papeles desa embajada al cardenal Borja […] mientras nombro embajador, y yo quedo con la satisfación que es razón de lo bien que aveis procedido y servidome en essa embajada» («Al conde de Monterrey y al cardenal Borja. Sobre la licencia para el conde para venir a España. En Madrid a 7 de mayo 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

128 Hasta el 7 de junio de 1631 no quedó el cardenal a cargo de la embajada (AGS, Estado, leg. 2995, exp. 67).

129 «Al papa avisándole de la licencia que Su Majestad ha dado al conde de Monterrey para venir a España y que quede en su lugar sirviendo la embaxada el cardenal Borja. En Madrid a 8 de mayo 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.

130 Este responde desde Lisboa: «quisiera en esta ocasión poder volar» («Respuesta del aviso que se le dio de la merced que Su Magestad le ha hecho de la embajada de Roma. 28 de septiembre 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.). El 10 de octubre, el secretario Pedro de Arce vuelve a escribir a Castel Rodrigo diciéndole que debía estar embarcado a mediados de noviembre ya que según los avisos que se tenían «el señor conde de Monterrey havía de salir de Roma a primeros deste y aquello no conviene dexarlo sin persona» («El secretario. Al marqués de Castel Rodrigo. Que en todo caso ha de estar embarcado para mediado noviembre. Madrid 10 de octubre 1630», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

131 El 23 de febrero de 1631, se enviaron cartas desde Madrid a todos los virreyes y embajadores para que por «la resolución que Su Santidad ha tomado quanto a que los cardenales […] se les llame de Eminencia Reverendísima, que es lo mismo que el conde de Monterrey ha comenzado a hazer en Roma» («A los virreyes y embaxadores que traten de Eminencia Reverndísima a los cardenales», AGS, Estado, leg. 3147, s.f.).

132 AHN, Estado, leg. 1196, fos 323-330. En la carta que Castel Rodrigo llevaba para Monterrey también se especifica que fue enviado como «embaxador ordinario» («Al conde de Monterrey. Con el marqués de Castel Rodrigo. En Madrid a 20 de marzo 1631», AGS, Estado, leg. 3140, s.f.).

133 D. García Cueto, «Mecenazgo y representación del marqués de Castel Rodrigo durante su embajada en Roma», p. 697.

134 Allí permanecerá hasta noviembre del año 1637. El 12 de abril de 1631 se escribía desde Roma al nuncio en España: «… Giunse qua improvisamte. Quattro giorni sono l’ordine Regio al Conte di Monterey di andar per interim al governo di Napoli dove sperad’esser confirmato e parti súbito a quella volta, lasciando qui la Sra. Contessa» (ASV, Segretaria di Stato, Spagna, 72, fos 38ro-vo).

135 Así lo refiere A. Bulifon, Giornali di Napoli, pp. 148-149 y el manuscrito XB, 51 de la Biblioteca Nazionale di Napoli, titulado «Governo del conte di Monte Rey vicerè in Napoli», f° 1ro.

136 «Ciudad la más opulenta de toda italia, por los muchos príncipes y señores, y la gran corte de sus virreyes, cuya grandeza se ha visto más magestuosa que la de muchos reyes, no siendo más que virreynato» (J. Martínez, Discursos practicables del nobilísimo arte de la pintura, Madrid, 1988, p. 98). Citado por C. J. Hernando Sánchez, «Los virreyes de la monarquía española en Italia. Evolución y práctica de un oficio de govierno».

Table des illustrations

Légende Fig. 1. — Nicolas Perrey, Retrato de don Manuel de Fonseca y zúñiga, VI conde de Monterrey, publicado en el libro de Francisco de Balboa, Monarchia Regum, Nápoles, Iosephum Maccaranum, 1630. © Biblioteca Nacional de España (BNE)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1235/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 969k

Auteur

Universidad Complutense de Madrid

© Casa de Velázquez, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540