Version classiqueVersion mobile

Imaginarios y representaciones de España durante el franquismo

 | 
Stéphane Michonneau
, 
Xosé M. Núñez-Seixas

Epígono de la Hispanidad

La españolización de la colonia de Guinea durante el primer franquismo

Gonzalo Álvarez Chillida

Texte intégral

Tal es la obra de España. Seguimos hoy en África colonizando, al igual que en América, con los mismos ideales de entonces.
La gran cosecha, Manuel Hernández Sanjuán (Hermic Films)

  • 1 I. Sepúlveda Muñoz, El sueño de la Madre Patria; D. Marcilhacy, Raza hispana.

1Una de las novedades que aportó el franquismo al régimen de la pequeña colonia de Guinea fue la omnipresencia de la ideología de la Hispanidad, convertida en doctrina oficial a la hora de justificar la acción colonizadora. Esa doctrina había sido formulada por Ramiro de Maeztu y constituía la versión nacionalcatólica del hispanoamericanismo, que se había desarrollado con fuerza en el primer tercio del siglo xx para propiciar el acercamiento político y espiritual a las repúblicas hispanoamericanas1.

  • 2 Usamos el término «indígena» de la época, cuyo significado se precisa en p. 116.

2Entendiendo Guinea como epígono del viejo y glorioso imperio español, que había extendido a una veintena de naciones el espíritu de la Hispanidad, las autoridades coloniales franquistas reforzaron la política cristianizadora de los misioneros allí establecidos, lo que contrastaba con la actitud de los Gobiernos coloniales de la Segunda República. Pero, como veremos, la política de la Hispanidad en absoluto era incompatible con la jerarquización y segregación racial entre blancos y negros, que en algunos aspectos se agudizaron durante el primer período del régimen franquista. Otro cambio que éste aportó fue la omnipresencia de los principios y símbolos del llamado Movimiento Nacional en todos los aspectos de la vida política, a la que quedaron sometidos tanto los colonos como los funcionarios y los «indígenas»2.

3La españolidad de la colonia guineana tenía una doble significación. Por una parte, la posesión del territorio certificaba la españolidad de la colonia ante el mundo, permitiendo, además, la presencia de una importante comunidad de españoles, sobre todo en la isla de Fernando Poo (hoy Bioko), que subrayaban ese carácter nacional (4.124 blancos en el censo de 1942). Por otra, la españolización de la colonia significaba la de sus habitantes indígenas, los colonizados, aspecto éste que centrará nuestra atención.

  • 3 G. Nerín, Guinea Ecuatorial, pp. 75-80; G. Nerín y A. Bosch, El imperio que nunca existió, pp. 154 (...)
  • 4 D. Ndongo-Bidyogo, «Guineanos y españoles en la interacción colonial», pp. 107-113; M. Liniger-Gou (...)

4La españolidad de Guinea, sin embargo, fue siempre poco sentida en la metrópoli. A diferencia del protectorado marroquí, la colonia de Guinea, como la del Sáhara, atrajo muy poco a la opinión pública española, exceptuando a una minoría de africanistas y a quienes estaban directamente vinculados a ella en calidad de administradores, misioneros, comerciantes o explotadores de sus recursos agrícolas y forestales. Una razón la encontramos en su pequeño tamaño (28.000 km2) y su escasa población (170.000 habitantes en el censo de 1942, lo que suponía 6 habs./km2) debido a su medio natural selvático y, asimismo, al grave retroceso demográfico que provocó el impacto colonizador, similar al de las demás colonias subsaharianas3. A diferencia de Marruecos, Guinea carecía de interés estratégico y su lenta ocupación apenas costó recursos ni vidas de españoles4.

  • 5 Colectivo Helio, La encrucijada en Guinea Ecuatorial, pp. 48-56; M. Liniger-Goumaz, Small is Not A (...)

5La colonia estaba habitada fundamentalmente por pueblos del tronco lingüístico bantú, que habían vivido en el bosque de la caza, la pesca, la recolección y la agricultura itinerante de rozas por fuego, en poblados independientes carentes de estructuras estatales, y en el interior de la zona continental incluso de jefaturas: los llamados bubis en la isla de Fernando Poo (hoy Bioko), los grupos ndowé y bissió en la costa continental y los fang en el interior. Los habitantes de la alejada isla de Annobón practicaban un cristianismo sincrético y hablaban un dialecto portugués fuertemente criollizado5.

  • 6 I. K. Sundiata, From Slaving to Neoslavery.

6Pero en la capital colonial de Santa Isabel vivía un grupo diferente de habitantes de origen africano, que los españoles llamaron fernandinos, llegado con los británicos en 1827, antes de que los españoles comenzaran a gobernar la colonia en 1858. Se trataba de criollos (creoles) procedentes de Sierra Leona y de otros puntos de la costa occidental africana. Muchos de ellos estaban profundamente occidentalizados, su idioma era el inglés (en la variante criolla de la zona, el pidgin English) y su religión el protestantismo, aunque ya en el período franquista muchos se estaban haciendo católicos. Varios eran ricos comerciantes y terratenientes6.

CARACTERÍSTICAS DEL RÉGIMEN COLONIAL

  • 7 D. Ndongo-Bidyogo, Las tinieblas de tu memoria negra, pp. 115-119. Los 64 emancipados en Archivo G (...)

7Desde 1904 los indígenas de la colonia fueron considerados jurídicamente menores de edad que podían regirse entre ellos en los aspectos civiles por su propio derecho consuetudinario, bajo la tutela del Patronato de Indígenas que recogía sus quejas, tenía que dar el visto bueno a sus contratos y les protegía ante los tribunales coloniales. Pero había una minoría exigua (sesenta y cuatro individuos en julio de 1944, buena parte de ellos fernandinos) con el estatus jurídico de emancipados, que se regían en todo por la legislación española. Aunque la emancipación, concedida por las autoridades, podía ser revocada7.

8La suprema autoridad de la colonia era el gobernador general, fuente del Derecho en el territorio, que desde 1925 dependía de la Dirección General de Marruecos y Colonias. En el continente había un subgobernador a sus órdenes. La Guardia Colonial, formada por tropas indígenas con mandos españoles de la Guardia Civil, extendía la autoridad en los distritos (fig. 1).

Fig. 1. — Desfile de la Guardia Colonial en Santa Isabel, fotograma de Al pié de las banderas de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)

  • 8 J. M. Cordero Torres, Tratado elemental de derecho colonial español, pp. 70-190; «Sección legislat (...)

9En los poblados indígenas había un jefe, nombrado por el gobernador, encargado de recaudar impuestos, reclutar mano de obra, mantener el orden y aplicar las instrucciones que recibiera. Los asuntos civiles de los indígenas eran resueltos conforme a su costumbre por los tribunales «de Raza» presididos por los administradores de distrito (los jefes de la Guardia Colonial), subordinados a un Tribunal Superior Indígena en Santa Isabel. Para el resto había tribunales españoles8 (fig. 2).

Fig. 2. — Tribunal de raza, fotograma de Al pié de las banderas de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)

  • 9 I. K. Sundiata, From Slaving to Neoslavery, pp. 111-118.
  • 10 AGA, África, caja G1860, exp. 3: Gobernador a Subgobernador, 15-viii-1942.
  • 11 I. K. Sundiata, From Slaving to Neoslavery, pp. 122-145; D. Ndongo-Bidyogo, «Guineanos y españoles (...)

10La economía colonial se basaba en tres grandes productos de exportación: cacao, café y madera. En Fernando Poo dominaban las plantaciones de cacao explotadas mediante braceros. Sus dueños eran compañías o colonos españoles, pero también algunos extranjeros y fernandinos ricos, entre los que destacaba la familia del sierraleonés Maximiliano Jones9. La isla era así, en cierta medida, una colonia de asentamiento para una minoría europea, a cuya cabeza estaban los grandes propietarios de explotaciones agrícolas y los gerentes de las compañías, dedicadas también al comercio de importación y exportación. Las condiciones de los braceros eran duras, los salarios bajos y los contratos muchas veces forzados. Siempre hubo escasez de mano de obra. Un escándalo internacional sobre las condiciones de trabajo y el carácter forzado de la recluta en Liberia impidió seguir contratando en ese país a partir de 1930. Dentro de la colonia los fang del continente constituyeron el principal vivero de mano de obra, también con reclutas forzadas o semiforzadas que se realizaban a través de los jefes de poblado y reclutadores al servicio de los grandes finqueros, en connivencia con los jefes territoriales de la Guardia Colonial. Aunque desde 1906 el Gobierno colonial regulaba las condiciones laborales y fiscalizaba que los patronos las respetasen, eran reiterados los incumplimientos en lo relativo a la jornada laboral (que las autoridades franquistas habían elevado de 8 a 9 horas), las condiciones del alojamiento, la ración alimenticia, los malos tratos, que incluían el empleo del látigo y en alguna ocasión llegaba a producir la muerte del bracero, y la asistencia sanitaria (que el patrono intentaba ahorrar, pues corría de su cuenta). Como reconocía el gobernador Mariano Alonso en 1942: «Ya se sabe que la legislación de trabajo no se cumple10». Pero, una vez reclutado, el bracero no podía romper el contrato antes del plazo; la fuga se castigaba legalmente con trabajos forzados en régimen penitenciario, en ocasiones en condiciones de hambre extrema. En el continente las principales fuentes de riqueza eran las explotaciones madereras de la zona costera, también con braceros, y el café del interior, explotado mayoritariamente en pequeñas fincas indígenas, que vendían la cosecha a los comerciantes europeos. Este último modelo de explotación era el más extendido en las demás colonias del África occidental. En el continente la población blanca era por ello inferior a la de la isla11.

  • 12 Abundante documentación sobre la prestación, en AGA, África, cajas G1926 y G1919. R. Perpiñá Grau,(...)

11El trabajo de los indígenas en las plantaciones o en las pequeñas explotaciones de café se sumaba al empleado tradicionalmente en construir sus viviendas y producir su propio sustento. Había que sumar, además, la prestación personal, trabajo temporal periódico y obligatorio en las obras públicas coloniales (carreteras, edificios públicos, etcétera), a veces cobrando y otras no. Sin olvidar que los poblados de una demarcación territorial tenían la obligación práctica de suministrar al puesto de la Guardia Colonial los alimentos para los jefes españoles y para la tropa indígena. La colonización supuso así para los indígenas el mantenimiento del trabajo que realizaban anteriormente para subsistir, más enormes cantidades de nuevo trabajo en las plantaciones, en sus pequeñas fincas de cultivos de exportación y en las obras públicas. A cambio, obtenían dinero con el que adquirían algunos pocos bienes occidentales: ropas y telas para vestirse (clotes), ollas y cacerolas, lámparas de petróleo con su combustible, machetes, azadas y poco más, a lo que habría que añadir la educación y la asistencia médica, crecientes aunque aún precarias12.

GUINEA EN EL IMPERIALISMO ESPAÑOL: EL DISCURSO DE LA HISPANIDAD

12Durante el franquismo muchos discursos subrayaban que la pequeña Guinea española era el último reducto de lo que fue un glorioso imperio católico, que había engendrado a las repúblicas americanas, hijas de la madre patria. Un imperio movido por el altruista afán de civilizar y cristianizar a los pueblos y razas atrasados, cuyo fruto había sido el espíritu común de la Hispanidad, que reunía a las hijas en torno a su madre. El discurso oficial de la colonización en Guinea, tanto allí como en la metrópoli, tanto en la prensa como en los documentos oficiales, en la literatura de los colonos, en los medios misioneros y en la enseñanza que se daba a los indígenas, era siempre el de la Hispanidad. Los españoles estaban repitiendo en Guinea la benemérita y cristiana labor que se hizo anteriormente en América.

13Así, por ejemplo, informaba el periódico falangista Ébano sobre la clausura del curso de enseñanza indígena de 1939:

Llamó mucho la atención el Mapa Mundial, de grandes dimensiones pintado al óleo por los niños de tercer grado, representativo del Imperio de la Hispanidad durante los siglos xvi y xvii. La finalidad de esta obra no es otra que la de que con su examen diario, guarden en sus corazones amor a la Patria que con sus sacrificios e ideales ha sabido civilizar y conquistar la mayor parte del mundo y que hoy tiene para ellos, sus mejores cariños misioneros.

  • 13 «Con toda solemnidad el viernes, el Excelentísimo Sr. Gobernador General, clausuró el curso escola (...)

14Ello no obstaba para que, en un mismo discurso, sólo unos cuantos párrafos antes o después, se presumiera de la rentabilidad de la explotación colonial, cuyo Gobierno tenía superávit presupuestario y cuya balanza comercial con la metrópoli era también positiva, suministrándole cacao, café y madera. Un ejemplo lo encontramos en Rutas de imperio, de José César Banciella, donde se lee que civilizar significa «generosidad, abnegación, desinterés, sacrificio», pero también que «sinónimo de colonia es el concepto de “brazos baratos”», lo que, sin embargo, también remitía a la Hispanidad (vista, eso sí, desde otro ángulo), al referirse a la prestación laboral gratuita impuesta a los indígenas americanos desde las mismas Leyes de Indias. De hecho, todos los colonizadores, misioneros y autoridades incluidos, sostenían que civilización significaba trabajo. Se trataba, sin duda, de un justo intercambio: los españoles llevaban a los indígenas los beneficios de la civilización y éstos respondían entregando los beneficios de su trabajo13.

  • 14 J. M. Bonelli y Rubio, El problema de la colonización, pp. 6-8; Ruiaz, «Realidades coloniales», La (...)

15El gobernador Bonelli lo explicó en 1944, al decir que colonizar implicaba el derecho del colonizador (superior) a «explotar aquel suelo», el de la colonia, cuyas riquezas quedaban si no inexplotadas, sin beneficio para nadie, obteniendo de este modo «ciertas ventajas», junto con «la obligación de educar y civilizar al pueblo indígena». Beneficio económico a cambio de acción civilizadora. Para la revista claretiana La Guinea Española, civilizar suponía luchar contra el salvajismo, «una vida sin controlar, sin sujeción a normas de economía y trabajo» (el tópico de la holgazanería indígena). Por ello pedía a la autoridad colonial que forzara a los indígenas al trabajo, bien en sus propias fincas de café o cacao, bien como jornaleros o, si no, en la prestación personal: «en la sociedad todo el mundo debe ser productivo a la colectividad en una u otra forma, estando condenada la vagancia». El economista Román Perpiñá, que hizo un exhaustivo estudio de la colonia en 1941, no dudó en identificar las dos facetas del hecho colonizador: la «utilización del indígena», es decir, la explotación de su fuerza de trabajo, y la «valorización total del indígena», como fin en sí (religión y cultura) y como lógico medio para aumentar el rendimiento, el cual, a su vez, repercute en beneficio del propio indígena». La mejora educativa, moral, sanitaria y material del africano (la acción civilizadora) no hacía sino aumentar su rendimiento laboral (la utilidad)14.

16El discurso sobre el último reducto del glorioso imperio se alteró bruscamente con la derrota de Francia en junio de 1940. Así lo expresaba en marzo de 1941 el ingeniero de minas Juan de Lizaur:

  • 15 J. de Lizaur, Expedición del Museo Nacional de Ciencias Naturales, p. 26.

Nuestra pequeña colonia, que de ser pobre resto, como se decía en los regímenes antiguos de nuestro perdido Imperio Colonial, ha llegado, en los momentos actuales, a ser floreciente embrión de las colonias que necesita España para ser poderosa15.

  • 16 G. Nerín y A. Bosch, El imperio que nunca existió, pp. 47-48,134 y 177-180.

17Los afanes imperialistas del dictador, dispuesto a entrar en guerra junto al Eje a cambio, sobre todo, del Marruecos francés, pero también del Oranesado argelino, hicieron soñar a los que tenían intereses en la colonia guineana. Fue especialmente el gobernador Juan Fontán Lobé quien, a partir, sobre todo, de su interpretación del tratado de El Pardo de 1778, en el que Portugal había cedido a España parte de sus derechos en la región, reclamó un extenso territorio continental africano, desde el delta del Níger hasta cabo López, abarcando casi la mitad oriental de la Nigeria británica, la mitad norte de las francesas Gabón y Congo, y la antigua colonia alemana de Camerún. Fontán elaboró un dossier con el que acompañó al ministro Serrano Súñer a Berlín en septiembre de 1940, y que entregó al mismo Caudillo para su entrevista con el Führer en Hendaya al mes siguiente. Pero las pretensiones de Fontán chocaban con las del Gobierno alemán, que no sólo deseaba recuperar el gran Camerún obtenido en 1911, sino también expandirse por la región, a costa incluso de la pequeña colonia española. Por eso normalmente se excluía el Camerún de las reivindicaciones españolas. Por otra parte, los anhelos del Caudillo estaban centrados en el Magreb, y al ser rechazados por el Führer eludió hablarle del África ecuatorial. Sabía además que España carecía de posibilidades militares en Guinea, no ya para conquistar las colonias vecinas, sino ni siquiera para defender la propia ante un ataque británico o de la Francia Libre de De Gaulle16.

  • 17 Ibid., pp. 39-42; J. Fontán Lobé, «Temas de Guinea», pp. 3-6; «Exploraciones de Don Manuel Iradier (...)

18Pese a todo ello, a partir de junio de 1940 la campaña imperialista de la propaganda del régimen no se olvidó del África ecuatorial. Fontán, que parece que había elaborado un libro con su material, «Los derechos de España en el África ecuatorial», que dejó inédito, debió aprovecharlo para su colección de artículos sobre los orígenes de la colonia española, que fue publicando en la revista África, del Instituto de Estudios Políticos, a partir de 1942, cuando ya había sido ascendido a director general de Marruecos y Colonias. En el primero de ellos, del mes de marzo, comenzaba afirmando que quería dar a conocer «lo que España ha hecho en Guinea, los derechos que tiene a una expansión de sus territorios actuales». Pero, como hemos dicho, la campaña había comenzado con la derrota de Francia, dos años antes, como se puede ver, por ejemplo en el semanario oficioso Mundo. Revista semanal de política exterior y economía, que entre julio de 1940 y enero del año siguiente insertó toda una colección de artículos sobre la colonia guineana, subrayando su importancia económica y los derechos de España a un territorio mucho mayor, frustrados por Francia e Inglaterra, y también «por la labor de encrucijada de las logias de Madrid y París». De los varios libros que se publicaron sobre las reivindicaciones imperiales de España desde la derrota de Francia hasta que el giro de la contienda mundial frustrara definitivamente los sueños expansionistas del régimen (desembarco aliado en Marruecos en noviembre de 1942 y derrota alemana en Stalingrado en febrero del año siguiente), quizá el más famoso fue Reivindicaciones de España, de José María de Areilza y Fernando María Castiella, que reiteraba las pretensiones y los argumentos de Fontán, pero excluyendo el Camerún, que consideraban que volvería a ser alemana. Por otra parte, Areilza y Castiella hablaban muy poco en su libro de los altruismos civilizadores de la Hispanidad y mucho más del poderío nacional y de las necesidades económicas de España17.

  • 18 G. áLvarez Chillida, «Nación, tradición e imperio», pp. 1025-1030, e Id., «Ernesto Giménez Caballe (...)

19Desde los inicios del régimen durante la Guerra Civil, los máximos defensores de la expansión imperial habían sido los falangistas, para los que el expansionismo y la preeminencia internacional de España constituían un aspecto fundamental de su programa, que el nuevo régimen había recogido en su lema «Por el Imperio hacia Dios». Pero durante la Segunda Guerra Mundial el sueño de una España internacionalmente poderosa pareció que podía llegar a partir de la derrota de Francia y Gran Bretaña a manos del Eje. Este sueño llegó a encandilar al mismísimo dictador y a muchos de sus viejos compañeros de armas africanistas. Aunque mucho menos a los sectores de la vieja derecha reaccionaria y antiliberal, que habían visto colmadas sus aspiraciones con la derrota de la república y del movimiento obrero organizado. Católicos y monárquicos hablaban sobre todo de Hispanidad como imperio espiritual y de las viejas glorias del Siglo de Oro como modelo para el orden interior, más que para alentar inciertas aventuras exteriores18.

  • 19 AGA, África, caja G1803: Gobernador a Director General de Marruecos y Colonias, 8-xi-1944.

20En todo caso, tras el fin de los sueños imperiales con el inicio de las derrotas del Eje, el discurso volvió a centrarse, ya para siempre, en la pequeña colonia que debía ser modélica reproducción del viejo imperio español del Siglo de Oro. En septiembre de 1944 el gobernador Juan Bonelli comenzaba abordando el tema del matrimonio indígena con estas palabras: «por el habla y la fe, que son espíritu, y no por las oscuridades protoplásmicas»19.

  • 20 R. de Maeztu, Defensa de la Hispanidad (1941), pp. 23, 33-43, 53-55, 67-74, 82-83, 92-93,120-121,1 (...)

21Como hemos señalado, la doctrina de la Hispanidad, teorizada por Ramiro de Maeztu durante los años republicanos, era la versión nacionalcatólica del hispanoamericanismo. Para el pensador alavés la Hispanidad no estaba constituida por una raza o una geografía comunes. Lo que unía las repúblicas nacidas de lo que fue el vasto imperio español (el de Felipe II, pues incluía a Portugal), que tan variadas tierras y razas abarcaba, era el espíritu de la Hispanidad, constituido «por el habla y la fe (católica), […] y no por las oscuridades protoplásmicas». Y es que, como católica, la Hispanidad (como la esencia nacional española), era antirracista, ya que se basaba en el dogma de la igual capacidad de todos los seres humanos para la salvación (en el más allá, según sus obras y dentro de la Iglesia, obviamente). Racista era el imperialismo anglosajón, cuyo espíritu se basaba en la doctrina calvinista de la predestinación, fundamento de la desigualdad racial. De ahí que en América y Filipinas se evangelizase a los indígenas y se produjera con ellos el mestizaje. Sólo cuando en el siglo xviii penetró desde Francia el pensamiento de la Ilustración, el espíritu que había animado la unidad imperial comenzó a degradarse, y de ahí la posterior independencia de las viejas colonias. A la altura de 1935 defender la Hispanidad era combatir por la restauración del orden tradicional católico, contra el liberalismo y contra todas sus derivaciones revolucionarias, tanto en la España republicana como en América, donde había que vencer también al imperialismo económico y racista de los anglosajones Estados Unidos20.

  • 21 R. de Maeztu, Defensa de la Hispanidad (1941), pp. 104, 79,83 y 198 los entrecomillados, consecuti (...)

22Pero, leyendo detenidamente Defensa de la Hispanidad, descubrimos que la igualdad de razas, para Maeztu, se circunscribe sólo a la salvación ultraterrena: «Fuera de esta común capacidad de conversión, no hay ninguna igualdad entre los hombres». Para Maeztu el orden católico tradicional es jerárquico, desigualitario. De clases y posiciones sociales, pero también de razas. La blanca es superior a las demás, pero un blanco puede condenarse y un indio o un negro pueden salvarse. Ahora bien, el superior, de clase o de raza, debe actuar siempre con los inferiores mediante «la caridad y la piedad, que todo lo nivelan». De hecho, en su libro, Maeztu muestra un profundo desprecio respecto a los pueblos no europeos: alerta de la amenaza de «las muchedumbres de Oriente», tilda a los árabes de «salvajes» y crueles, a los judíos de exclusivistas y racistas, y a los negros africanos de salvajes antropófagos, viciosos sexuales y consumidores de narcóticos. Sólo la raza blanca europea era verdaderamente civilizada, y por ello superior21.

  • 22 Id., Las letras y la vida, pp. 251-257.

23En un comentario de 1933 a Años decisivos de Oswald Spengler, sostenía Maeztu que para evitar la conjunción de la lucha de clases occidental con la mundial de razas, alentada también por el comunismo, en el objetivo común de acabar «con la civilización del mundo blanco», no bastaba con acudir al «cesarismo», como sostenía el alemán, sino, además, «al ideal católico», siguiendo el modelo del «viejo Imperio español [que] dio al mundo la vacuna que necesitaba contra el mal de la lucha de razas»22.

  • 23 Ibid., p. 25. M. Rojas Mix, Los cien nombres de América, pp. 187-199 y 203-208. También I. Sepúlve (...)

24Como Maeztu era plenamente consciente de que la jerarquía racial que los españoles impusieron en América sobre indios, negros y mestizos seguía en buena medida vigente en las repúblicas americanas, su discurso se dirigía especialmente a sus contingentes blancos, que habían continuado la obra de España, «porque todos están tratando a las razas atrasadas que hay en ellos con la persuasión y la esperanza de que podrán salvarlas». Después de cuatro siglos de colonización y evangelización, indios y negros continuaban siendo, pues, «razas atrasadas», lo que evidencia que, para Maeztu, su atraso era poco menos que perpetuo, incluso tras la civilización y el bautismo (la hispanización), salvo en su capacidad de alcanzar el cielo. Este racismo subyacente en el libro de Maeztu hizo que fuera bien recibido en América entre los sectores más reaccionarios de los blancos criollos, que entendieron bien la llamada del pensador vasco a establecer regímenes católicos, autoritarios y socialmente reaccionarios, frente a la doble amenaza del capitalismo norteamericano y del comunismo, pues vieron en él la defensa de su dominación social sobre las clases populares, fuertemente vinculadas a los considerados racialmente inferiores (indios, negros y mestizos)23.

  • 24 Citado en A. Lazo, La Iglesia, la Falange y el fascismo, p. 212.

25Esto que podríamos llamar «racismo misionero», que entiendo que está en el núcleo de la doctrina de la Hispanidad, afirma así la desigualdad de las razas y la superioridad de la blanca europea sobre las de color, salvo en lo que se refiere a la capacidad individual de salvación, junto a la defensa de un imperialismo misionero, caritativo, centrado en la civilización-cristianización de los pueblos inferiores, que lo siguen siendo en el orden social, aunque ya no en el camino de la redención. En 1940 el periodista católico Manuel Graña expresó de manera perfecta este peculiar racismo de la Hispanidad en la revista Signo, de la Juventud de Acción Católica, al comentar la noticia de la boda de una pareja de indígenas africanos en Lisboa: a la ceremonia habían asistido varios «hombres de raza superior […]. Fraternidad, ni igualdad ni tampoco libertad […]. Fraternidad entendida como caridad […] hacia la raza inferior»24.

26La doctrina de la Hispanidad de Maeztu se convirtió en canónica en la «nueva España» franquista. El afán imperialista de Falange, que incluía alcanzar el liderazgo de las naciones hispanas, que hemos visto que no era compartido, en buena medida, por la derecha reaccionaria, no contradecía en absoluto las imágenes del vasco. Hasta el ateo Ledesma había reconocido el importante papel desempeñado por el catolicismo en la vieja España imperial. En términos muy similares a Maeztu, José Antonio Primo de Rivera había señalado:

  • 25 R. Ledesma Ramos, Discurso a las juventudes de España (1939), p. 35.

España fue a América, no por plata, sino a decirles a los indios que todos eran hermanos, lo mismo los blancos que los negros, todos, puesto que siglos antes, en otras tierras lejanas, un Mártir había derramado su sangre en el sacrificio para que esa sangre estableciera el amor y la hermandad entre los hombres de la tierra25.

  • 26 J. A. Primo de Rivera, Obras, p. 154; E. Giménez Caballero, Genio de España, pp. 61 y 113.

27Y Giménez Caballero había resaltado, igual que Maeztu, que España no había sido nunca racista, sino «raceadora»26.

28Los sueños del imperialismo falangista se frustraron, como vimos, con el inicio de las derrotas del Eje a partir de finales de 1942, pero la doctrina de la Hispanidad permaneció. Tres meses antes de la concesión de la independencia a la colonia guineana, en el simbólico Día de la Hispanidad de 1968, el dictador español inauguró las emisiones de televisión en el país con un discurso al pueblo guineano, en el que afirmaba:

  • 27 R. Fernández, Guinea. Materia reservada, pp. 507-508.

España, a través de su Historia, ha sabido siempre entregarse sin reservas, con amor y con entusiasmo, a las necesidades, a los afanes y a las ilusiones de aquellos pueblos a los que fue uniendo sus destinos. Desprovista de prejuicios raciales de ninguna clase, sintiendo profundamente el precepto cristiano de la igualdad de todos los hombres, ni España ni los españoles se sintieron nunca ajenos, indiferentes o superiores a aquellos pueblos con los que convivieron y a los que incorporaron a la civilización occidental y cristiana.
[…] Vosotros sabéis que España no es ni ha sido nunca colonialista, sino civilizadora y creadora de pueblos, que es cosa bien distinta. El colonialismo es la explotación del débil por el fuerte, del ignorante por el avisado; es la utilización injusta de las energías del país dominado para beneficiarse con ellas el país dominante. La labor civilizadora es, precisamente, todo lo contrario; es la ayuda del mejor situado al que lo está menos, para hacerle avanzar en la búsqueda de su propio destino27.

29Los tiempos habían cambiado profundamente desde 1945, sobre todo en el mundo, y nada mejor que la forzada concesión de la independencia para demostrarlo. Por ello Franco ocultaba aspectos esenciales de la doctrina de la Hispanidad, en especial la muy limitada naturaleza de la igualdad racial. Ocultaba también el orgullo con el que sus gobernadores habían mostrado las cifras de los beneficios económicos de la explotación colonial. Casi cinco lustros antes, en diciembre de 1944, el procurador Vivar Téllez pronunciaba ante las Cortes un discurso que, como el posterior de Franco, apelaba también a la doctrina de la Hispanidad, aunque con mayor fidelidad a su versión original a la hora de valorar las «razas inferiores»:

  • 28 Boletín Oficial de las Cortes Españolas 1943-1945, sesión núm. 77,29 de diciembre de 1944, pp. 166 (...)

El genio colonizador de España tan tendenciosamente discutido con estulticia y estolidez por la leyenda negra, que se ha puesto de manifiesto a lo largo de la historia de España, con ejemplos tan incontrovertibles y apodícticos como el haber conseguido convertir a razas inferiores, de un nivel mentalmente mínimo, en ejemplares de la más alta cultura cristiana que pueden medirse con las naciones más progresivas, ha continuado su ruta magnífica en el gran Continente africano […] España ha ejercido su misión maternal y civilizadora sobre razas y tribus de tan deficiente materia humana como los bubis, pamues, bengas, etc., a los cuales recogió completamente salvajes en un nivel de tan escasas posibilidades que parecía imposible que pudieran salir jamás de la infancia social. España no ha llevado a Guinea intereses bastardos ni inicua explotación, ni ha tratado de mantener la degradación de estas razas inferiores para mejor explotarlas económicamente, sino que, por el contrario, su única preocupación ha sido elevar las condiciones físicas y morales de los indígenas…28.

LA DOBLE IMAGEN DEL INDÍGENA: LA ESPAÑOLIZACIÓN (HISPANIZACIÓN) COMO PROCESO

  • 29 La serie, incompleta, en la Filmoteca Española de Madrid. Véase A. Valenciano Mañé y F. Bayre, «Cu (...)

30Durante el primer franquismo, huelga decirlo, los Gobiernos metropolitano y colonial y los colonos de todo tipo, consideraban la colonia plenamente española. En la serie de varias decenas de cortometrajes que realizó entre 1944 y 1946 el cineasta madrileño Manuel Hernández Sanjuan sobre la vida de la colonia guineana, con su productora Hermic Films, por encargo del director general de Marruecos y Colonias, el general Díaz de Villegas, uno de ellos, Bajo la lámpara del bosque, refleja la vida de los colonos españoles, totalmente ajena a los trabajos duros o fatigosos, pese a los esfuerzos de la voz en v por resaltar unas duras condiciones de vida y un esfuerzo en el trabajo colonial que las imágenes no son capaces de ilustrar. Por ello enseguida el locutor pasa a afirmar que «no todo es esfuerzo», mostrándose a continuación el ocio de los colonos en los bares y clubes recreativos (de blancos), de tertulia en sus casas coloniales, consumiendo licores españoles (siempre servidos por indígenas), asistiendo sentados en la tribuna de los blancos a partidos de fútbol o veladas de boxeo (ambos de indígenas), cazando chimpancés (con ayuda de indígenas que acuden a recoger la presa abatida con sus escopetas), o patos desde cayucos (impulsados por remeros negros). El film refleja bien la vida de los colonos, el modo en que adaptaban sus costumbres españolas al ambiente tropical de la colonia, y nos revela una parte de las causas del embrujo africano. Para los colonos su Guinea era, sin duda, si no la misma España, sí plenamente española29.

  • 30 R. de Maeztu, La España misionera, pp. 30-31.

31Pero el resto de los españoles tenía mucha menor conciencia incluso de la existencia de la colonia, apenas fugazmente mencionada en las escuelas. En su discurso de 1932 sobre La España misionera, por ejemplo, al hablar sobre las misiones españolas del momento, Ramiro de Maeztu citó las de Extremo Oriente, el Amazonas y el Norte de África, olvidándose de los claretianos y las concepcionistas de Guinea30.

  • 31 Véase, además, J. Ramírez Copeiro del Villar, Objetivo África, pp. 52-136.

32Si leemos el periódico Ébano, y su antecesor durante la Guerra Civil, Frente Nacional, descubrimos en primer lugar que la mayor parte de la información estaba destinada a la evolución de las dos contiendas sucesivas, la española y la mundial. También informaba sobre los principales acontecimientos de la metrópoli, resaltando las características del nuevo régimen. El resto se dedicaba a los actos oficiales de las autoridades coloniales y a la vida local, casi en exclusiva, de la colonia blanca. Los españoles, militares, funcionarios o colonos, intentaban preservar lo más posible sus costumbres metropolitanas (ritmo de vida cotidiano, gastronomía, diversiones, fiestas, etcétera). Los bailes organizados en el Casino, el club español más selecto, eran, por ejemplo, motivo de información. Los indígenas aparecían escasamente, normalmente en las reseñas de los actos escolares, así como en alusiones a su participación en las festividades. Pero la Hispanidad, como hemos visto, era una doctrina destinada a justificar las políticas que los españoles habían desarrollado con las razas «atrasadas» que colonizaban. Por lo que en Guinea el indígena negro tenía que adquirir, por fuerza, un papel fundamental en la colonización31.

  • 32 Decreto de 29 de septiembre de 1938, Boletín Oficial de los Territorios Españoles del Golfo de Gui (...)

33Hay que comenzar mencionando los términos empleados para los habitantes de la colonia y su significado. El orden colonial distinguía oficialmente entre indígenas y europeos. En el lenguaje coloquial, sin estar por completo ausente, la palabra negro era poco utilizada. Era bastante frecuente el término «moreno», usado con cierta condescendencia paternalista. Pero oficialmente se usaba el término «indígena», no sólo para los naturales de los territorios de la colonia, sino para todo africano negro. Los fernandinos, por supuesto, entraban en esta clasificación, pese a ser originarios de fuera de la colonia. Pero también los braceros recién inmigrados, por ejemplo de Nigeria. Porque eran indígenas «no sólo los nacidos en el territorio colonial, sino todos los individuos de raza de color que […] residan en la colonia», según establecía un decreto del Gobierno metropolitano de 1938, que reorganizaba el Patronato de Indígenas32. Ahora bien, los nacidos en la colonia, si eran blancos, entraban en la categoría de europeos.

34Europeos se decía, no españoles. Y ello por dos motivos: había blancos europeos de otras nacionalidades (alemanes y británicos sobre todo); pero, especialmente, no se podía contraponer indígenas y españoles, porque los primeros también lo eran, aunque con un estatus de españolidad diferenciado. La dicotomía indígena-europeo significaba realmente la dualidad racial negro-blanco.

35La peculiar españolidad de los indígenas derivaba de las imágenes dominantes que los colonizadores se hacían de ellos. En realidad, una imagen doble compuesta, por una parte, de lo que el indígena era por sí mismo, por su propia naturaleza, y por otra, del modelo que la colonización quería hacer de él. La primera imagen se resume en el concepto de salvajismo. La segunda, en los conceptos casi sinónimos de civilización y catolicismo, que unidos significaban españolismo, Hispanidad. La colonia debía suponer así, para los indígenas, un proceso de españolización.

  • 33 G. Nerín, Guinea Ecuatorial, pp. 64-72 y 87-90; R. Sánchez Molina, El pamue imaginado; AGA, África (...)
  • 34 Las dos citas son de los documentales dirigidos por Manuel Hernández Sanjuan, Tornado (1945) y Art (...)

36Aunque las imágenes de los indígenas y sus diferentes grupos étnicos variaban entre unos y otros autores, en general coincidían en que en su estado salvaje vivían faltos de frenos sociales y morales, sujetos a lo que comúnmente se denomina «la ley de la selva». No faltaban quienes afirmaban su canibalismo, especialmente entre los fang, y era muy extendida la imagen de una sexualidad desenfrenada, «que deja en libertad los más bajos instintos de la carne», al decir del gobernador Bonelli33. En la serie de cortometrajes de Hermic Films, Balele refleja a la perfección a este hombre de la selva, ajeno a toda civilización. La película, como muchas otras, comienza con imágenes de la selva y representa luego un baile tradicional en el que participa una gran masa de indígenas de ambos sexos, muchos de ellos medio desnudos, al ritmo crecientemente trepidante de las tumbas y los cánticos logrado mediante un acelerado montaje de planos. Aquí no hay nada europeo. Es la imagen del africano salvaje, y el conjunto de imágenes y sonido pueden recordarnos a las tópicas escenas de bailes y cánticos de los salvajes de las famosas películas norteamericanas de la serie Tarzán, comenzada en la década anterior. A diferencia de otros cortos de la serie, que terminan con imágenes de la selva que arropan algún símbolo de la colonización española, sea la bandera o la cruz, Balele termina retornando sin más a la selva. Pero las descripciones, ya en los años del primer franquismo, se centraban mucho más en el indígena colonizado. Otras varias películas de la serie, centradas también en el exotismo de «los hombres primitivos, sencillos», «figuras de expresión ingenua, llena de encantador primitivismo», reflejan a hombres (y mujeres) más «primitivos» que «salvajes», descritos con los tópicos del buen salvaje, que en el resto de las películas aparecerá dócil y presto a la tarea española de la civilización34.

  • 35 A. del Saz, Guinea Española, pp. 74,81 y 59.

37En la imagen del indígena colonizado había divergencias entre quienes los describían con rasgos inhumanos y animalizados y quienes los veían como bonachones ingenuos, niños grandes precisados de tutela. Percepciones que se daban, en ocasiones, en el mismo observador. El profesor de Literatura e inspector de Enseñanza en la colonia Agustín del Saz, por ejemplo, describía el cabello de una mujer fang vestida a la europea «como una madriguera de negras y anilladas culebras», mientras que un indígena que había ido a quejarse al gobernador mostraba «una sonrisa de mono y de serpiente», entre otras muchas imágenes bestializadoras. Lo que no le impedía afirmar, por otra parte: «El alma indígena es ingenua y sencilla. Su natural es bueno». Ambas imágenes tenían en común, sin embargo, la escasa capacidad mental del negro35.

  • 36 V. Beato González y R. Villarino Ulloa, Capacidad mental del negro. R. Perpiñá Grau, De colonizaci (...)

38Aunque también había divergencias ante la cuantía de esa escasez. Las autoridades, muy especialmente las educativas, lo mismo que los misioneros, pensaban que la inferioridad mental del indígena no le impedía elevarse desde su naturaleza salvaje hasta alcanzar la civilización católica española. Otros muchos, sin embargo, especialmente entre los colonos, pensaban que la incapacidad mental del indígena sólo le facultaba para aprender poco más que el oficio de bracero. Era inútil malgastar demasiados esfuerzos en su formación. Los resultados de los test de inteligencia pasados en 1940 a niños y jóvenes indígenas y europeos por los doctores Beato González y Villarino Ulloa corroboraban esta pésima imagen de la Capacidad mental del negro. A los colonos les preocupaba sobre todo tener mano de obra barata y dócil. La cristianización y españolización de los indígenas les preocupaba bastante menos. Para ellos Guinea era española porque era su colonia, la de ellos, españoles36.

  • 37 El Reglamento de la Enseñanza de 6 de abril de 1937, BOTEGG, 1 de mayo de 1937, art. 9, establecía (...)
  • 38 Reglamento de la Enseñanza de 6 de abril de 1937, BOTEGG, 1 de mayo de 1937; y Estatuto de Enseñan (...)

39Las autoridades impulsaron el sistema educativo colonial con el objetivo de españolizar al indígena, enseñándole el idioma castellano y la Geografía y la Historia de España, moralizándole y cristianizándole, y orientándole también al aprendizaje de los oficios manuales y, en el caso de las niñas, de las tareas domésticas. Los misioneros y las misioneras participaban con sus escuelas en la tarea educadora, y llevaban, obviamente, el peso de la labor evangelizadora, tanto entre el conjunto de los niños como entre los adultos, auxiliados, eso sí, por los catequistas indígenas y por la hermanas oblatas, también indígenas37. La enseñanza laboral era una parte importante del programa escolar porque, no olvidemos, civilizar significaba también superar la natural pereza de los indígenas de sexo masculino, pues era un tópico que la mujer indígena vivía explotada por el hombre. Pero toda esta enseñanza era meramente básica. Sólo una pequeña minoría podía acceder, a partir de 1928, a una enseñanza profesional cualificada en el Instituto Colonial Indígena, donde se formaba a maestros auxiliares, auxiliares sanitarios, administrativos y profesiones similares. Este era el nivel máximo de formación al que podían aspirar los indígenas, que formaban así una élite. Élite entre los indígenas, pero subordinada en todo a los blancos, en lo que suponía una verdadera ley de jerarquía racial, que en no pocas ocasiones se formulaba explícitamente. En palabras del director general de Marruecos y Colonias, Juan Fontán, a su sucesor en el Gobierno de Guinea, Mariano Alonso: «el indígena ve y debe ver en lo sucesivo en todo funcionario —incluso en todo blanco— una autoridad»38.

40Parte importante de la educación consistía en aprender los símbolos y principios del nuevo régimen: la figura del Caudillo Franco, con su poder omnímodo, salvador y benéfico; la bandera; el himno nacional, cantado en actos escolares y fiestas patrióticas con la famosa letra de Pemán; los emblemas de Falange, incluida la camisa azul que algunos indígenas llevaban en los desfiles, formando parte de las Juventudes Indígenas dentro del Frente de Juventudes, así como sus himnos, el Cara al sol o el Montañas nevadas, este último con la sustitución de sus dos primeras palabras (las del título) por Selvas tropicales, más adaptadas al entorno geográfico colonial (fig. 3).

  • 39 Circular, BOTEGG, 15 de abril de 1938.

41En una circular de la Inspección de 26 de marzo de 1938 se recordaba a los maestros la obligación de que el crucifijo y la foto de Franco (normalmente acompañada por la del fundador de Falange, sustituido por la Inmaculada en los colegios de las misiones) presidieran las aulas desde su cabecera, la de izar y arriar la bandera, cantar los himnos patrióticos del régimen, extremar la formación religiosa, realizar los rezos preceptivos y enseñar el espíritu de la España católica e imperial39 (fig. 4).

Fig. 3. — Arriando la bandera en la Guardia Colonial, fotograma de Al pié de las banderas de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)

Fig. 4. — Aula de colegio de los misioneros, fotograma de Misiones en Guinea de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)

42El éxito de la enseñanza patriótica pudo comprobarlo Román Perpiñá durante su visita al continente en 1941:

  • 40 R. Perpiñá Grau, De colonización y economía, p. 147.

Es de admirar con qué entusiasmo los indígenas chicos y grandes se cuadran y saludan brazo en alto a los coches o camionetas oficiales […]. Con no menor entusiasmo reciben las visitas en las escuelas, en todas las cuales entonan espontáneamente (y estentóreamente) todos los himnos nacionales españoles40.

  • 41 Circular, BOTEGG, 15 de abril de 1938. R. Perpiñá Grau, De colonización y economía, p. 147. «Ayer (...)

43Todos estos símbolos transcendían, además, del ámbito de la escuela, para inundar los espacios públicos, especialmente durante las festividades patrióticas. En las casas de los jefes indígenas de las aldeas o «tribus» figuraba, por ejemplo, la fotografía de Franco41.

  • 42 Sobre las misiones presbiterianas, véase E. A’Bodjedi, «Los pastores presbiterianos»; sobre la sit (...)

44La labor españolizadora del régimen colonial franquista hubo de enfrentarse con un viejo enemigo bien diferente del «salvajismo» indígena. Nos referimos a la influencia dejada en la colonia por los británicos asentados allí en la primera mitad del siglo xix: el pidgin English y el cristianismo protestante, mantenido especialmente por los fernandinos y por los braceros foráneos, pero presente también en otros grupos étnicos, como los ndowés de la costa continental, por influjo de las misiones presbiterianas norteamericanas, asentadas en la zona costera continental desde mediados del siglo xix. El pidgin English estaba además muy extendido entre los bubis de Fernando Poo. Las autoridades desarrollaron diversas campañas para combatir su uso, con escaso éxito. Las misiones protestantes, de origen anglosajón casi todas, sufrieron durante estos años un fuerte acoso, y se les forzó a cerrar sus escuelas (hasta que en marzo de 1945 se permitió la apertura de una exclusivamente para súbditos extranjeros —los hijos de los braceros nigerianos—, sometida a inspección y obligada a impartir al menos cinco horas semanales de castellano). La enseñanza del catolicismo era obligatoria en las escuelas públicas para todos los alumnos, al margen de su religión (protestante o animista), desde el Reglamento de Enseñanza de 1937, y las niñas se adiestraban en las tareas «que la futura madre y esposa ha de tener dentro de un hogar cristiano». Para poder seguir los estudios tras la escuela primaria elemental se exigía estar bautizado por la Iglesia católica, y no pocos protestantes tuvieron que rebautizarse en la adolescencia por este motivo42.

45Un capítulo especial en la obra civilizadora era la expansión del catolicismo. El indígena católico modelo debía serlo también de españolidad. Debía regirse por el calendario festivo español y venerar a las mismas vírgenes y santos de la metrópolis, siguiendo similares costumbres festivas, incluyendo las procesiones. En la serie de cortometrajes de Hermic Films, ya comentada, si Balele representaba al hombre de la selva, Una cruz en la selva, como los demás títulos dedicados a la acción misionera, nos presenta al perfecto indígena civilizado y españolizado: «Españoles católicos», el fruto de «la obra de España». Las imágenes nos muestran a los indígenas, vestidos pulcramente a la occidental, en la procesión de la Virgen del Pilar en el poblado bubi de Zaragoza (actual Sampaka), también en un bautizo y en misa (fig. 5).

Fig. 5. — Procesión de la Virgen del Pilar en Zaragoza (Sampaka), fotograma de Una cruz en la selva de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)

46Los únicos protagonistas blancos de la película son los misioneros. Venerados por los indígenas, con ellos también reza la ley de la jerarquía racial: siempre caminan delante; los indígenas, hombres o mujeres, les siguen cargando sus equipajes, o remando en el cayuco que los transporta. Otras veces se ve al claretiano rodeado de indígenas que le besan la mano. El locutor lo describe como un hombre esforzado que a nada teme, siempre al servicio del «imperio espiritual» de España. Con el mismo mensaje, Misiones de Guinea comienza con un «balele» (nombre que los españoles dieron a las danzas indígenas), manifestación de «la atracción que aún conserva la vida primitiva», para resaltar a continuación la asombrosa transformación que en ellos operan los claretianos y las concepcionistas, mediante «una lucha incruenta, pero permanente, contra las atrasadas costumbres de los pueblos vírgenes».

  • 43 La doctrina misionera sobre el Derecho Natural matrimonial, en M. de Zarco, «Epítome sobre el Matr (...)

47El buen indígena, católico y español, debía regir también su vida social y familiar de acuerdo con la moral predicada por la Iglesia. Especialmente en lo que se refería al matrimonio canónico, único e indisoluble. A este respecto los misioneros organizaron una verdadera cruzada contra la poligamia indígena, que consideraban que había que erradicar incluso entre los no bautizados, por ir contra el derecho natural. Las autoridades coloniales franquistas no llegaron a prohibirla, pero apoyaron de muchas formas las campañas de los misioneros, pues compartían con ellos la imagen del buen indígena civilizado, católico y español. Desde la reforma del Código Civil de 1941 el matrimonio de los indígenas bautizados sólo podía ser el canónico, regulado legalmente por la Iglesia del mismo modo que el de los españoles. Para animar al bautismo las autoridades aprobaron una serie de incentivos y de medidas discriminadoras de los no bautizados. Los primeros podían recibir nuevas concesiones de tierras de cultivo y podían acceder a viviendas sociales hechas de cemento y ladrillo. A los novios católicos se les concedían préstamos sin intereses para poder pagar el precio de la novia, común a todos los matrimonios indígenas, que luego iba siendo condonado al tener hijos. El Instituto Colonial Indígena, llamado desde 1943 Escuela Superior Indígena, quedó restringido a los bautizados, como hemos dicho, lo mismo que los empleos públicos. Los empleados polígamos fueron conminados a romper todos sus matrimonios salvo el primero (dejando a sus hijos como ilegítimos), so pena de ser despedidos, y también se exigió la monogamia a los nuevos jefes de poblado y tribu43.

  • 44 Sobre la segregación en general, véase G. Nerín, Guinea Ecuatorial, y J. Ramírez Copeiro del Villa (...)

48El buen indígena guineano, rescatado del salvajismo, debía ser pues un buen católico español. Pero español de segunda categoría, como imponía su insuperable inferioridad racial. Sometido en todo al blanco superior, que siempre era una autoridad. Y esto se traducía en un régimen de implacable segregación. En la colonia todo estaba separado entre negros y blancos: barrios, sistema educativo, sanidad, espacios públicos, trabajos, ocio. Una segregación discriminadora: los barrios indígenas de las ciudades, siempre periféricos, no podían tener electricidad; la educación terminaba formando auxiliares. Los trabajos manuales y el servicio doméstico eran exclusivos de los negros. En las fiestas y el deporte, indígenas y negros participaban también por separado. En palabras de una mujer guineoecuatoriana que vivió en el país durante los decenios franquistas: «Al blanco en Guinea se le respetaba mucho, mucho, mucho». La causa de tanto respeto era: «por miedo»44.

  • 45 G. Nerín, Guinea Ecuatorial; J. Ramírez Copeiro Del Villar, Objetivo África, pp. 72 y 132-133. La (...)

49La única ruptura significativa de la segregación se daba por las noches entre los hombres blancos y las mujeres negras. Pero las frecuentes relaciones sexuales entre ellos no hacían sino reforzar la jerarquía racial, pues se daban siempre fuera de la legalidad matrimonial. Los colonos deseaban trabajo sumiso y barato de los indígenas, y bastantes también sexo sumiso y barato de las miningas (mujeres en lengua fang)45.

  • 46 J. Ramírez Copeiro del Villar, Objetivo África, pp. 79-88. Pese a que el Estatuto de Enseñanza de (...)
  • 47 Las ordenaciones, en Ruiaz, «Mis impresiones», La Guinea Española. Periódico quincenal, 1144, 1940 (...)

50La pequeña minoría de los emancipados también constituía una transgresión a las estrictas reglas de la segregación, pues podían acudir a muchos de los espacios públicos reservados a los blancos. La élite fernandina era invitada a las recepciones del gobernador y a las fiestas del exclusivo Casino, aunque normalmente asistían a su Club Fernandino. Los hijos de los emancipados más ricos estudiaban con los hijos de los europeos, siguiendo el sistema educativo español, y un año después de la Guerra Civil comenzaron a realizar de nuevo estudios superiores en la península, a costa de sus familias (las becas se reservaban para europeos varones), como había sucedido bajo los regímenes anteriores. Durante la Segunda República hubo incluso varios alumnos y alumnas becados en la península. Pero en 1939, después del fin de la contienda, dos jóvenes hermanos fernandinos fueron expulsados de la península, donde estudiaban46. Sin embargo, en 1940 dos seminaristas indígenas acudieron a Zaragoza para ordenarse sacerdotes, acompañados por varios misioneros claretianos. Pues los papas Benedicto XV y Pío XI habían impulsado la formación de clero indígena, y en este terreno no se les limitó el acceso al sacerdocio. Aunque los curas indígenas estaban subordinados a la jerarquía blanca, y más lo estaban aún las oblatas indígenas con respecto a las monjas europeas, como se puede ver en las fotografías de la época47.

LA VOZ DE LOS COLONIZADOS: UN ESPAÑOLISMO INSTRUMENTAL

51Hay poquísimos documentos escritos por los indígenas no emancipados en los años iniciales del régimen franquista. De entre ellos, quizá los más interesantes son tres cartas de salutación firmadas (por escrito o con la huella dactilar) por varias decenas de jefes indígenas del continente, con ocasión de la primera vista a Bata del nuevo gobernador Mariano Alonso, en junio de 1942. Los tres documentos consistían en una lista de quejas, agravios y peticiones, varios de ellos achacables al empeoramiento de algunos aspectos de la situación de los indígenas con el nuevo régimen franquista, aunque otros más aludían a realidades mucho más antiguas. La sexta queja del documento firmado por siete primeros jefes podía servir de resumen de todas ellas: «Solicitamos que haya justicia entre Indígena y el europeo porque el indígena muchas veces se ha sufrido una injusticia imponente». Otra de las peticiones de estos jefes era el aumento de escuelas para que sus hijos pudieran educarse «como españoles», argüían. Pero mientras que la carta de los siete jefes argumentaba con principios que podríamos considerar de derecho natural, al pedir la constitución de juntas de jefes a los que ninguna autoridad justa debía tener miedo, la firmada por veintitrés jefes del distrito de Río Benito, en la costa al sur de Bata, acudía también en su argumento reivindicativo a la españolidad de los indígenas («ciudadanos españoles», «indígenas españoles» y «nosotros los españoles de estos territorios») como fundamento de su reclamación de derechos. Incluso los principios de la colonización proclamados por el régimen franquista, es decir, el discurso de la Hispanidad, era esgrimido para denunciar su flagrante incumplimiento. Así aseguraban que el mismo Caudillo acabaría arreglando las cosas que se estaban haciendo mal (supuestamente) a sus espaldas: «el régimen militar, o sea de Franco, arreglará la civilización de esta Colonia». Lo que les permitía denunciar a «los enviados del mismo Generalísimo Franco el Caudillo de España» (en una reproducción del antiguo «¡Viva el rey y abajo los malos ministros!»), quienes, en vez de civilizar, son

la pérdida de esta colonia; […] son completamente al contrario de la civilización de un país a pesar de la renombre fama de nuestra Madre España, en los siglos pasados con las demás Colonias o dominios que aunque no sean de ella hoy día le aclaman día a día.

  • 48 AGA, África, caja G1913, exp. 6: Instancia de siete Jefes Indígenas, 12-vi-1942; Instancia de los (...)

52Argumento reiterado al denunciar los trabajos forzados para las obras públicas y las condiciones en que se imponían: «La prestación Excmo. Sr., arruina todos los poblados indígenas en general y desfama el nombre de la buena España, por su mal trato a los indígenas»48. Todo ello mostraba hasta qué punto estaba penetrando entre los indígenas la política de españolización franquista (y la de los regímenes anteriores). Lo que no quiere decir que fuera asumida sinceramente por sus destinatarios. Conocían bien lo que los colonizadores pedían de ellos, pero había demasiados aspectos que los nativos consideraban intolerables para poder asumir plenamente la identidad española. Al argumentar sus quejas utilizaban hábilmente los aspectos idealizados del discurso colonizador y del de la Hispanidad para denunciar una realidad bien alejada de los mismos.

Notes

1 I. Sepúlveda Muñoz, El sueño de la Madre Patria; D. Marcilhacy, Raza hispana.

2 Usamos el término «indígena» de la época, cuyo significado se precisa en p. 116.

3 G. Nerín, Guinea Ecuatorial, pp. 75-80; G. Nerín y A. Bosch, El imperio que nunca existió, pp. 154-165; C. C. Wrigley, «Aspects of Economic History», pp. 135-136; P. U. Mbajekwe, «Population, Health and Urbanization», pp. 239-248.

4 D. Ndongo-Bidyogo, «Guineanos y españoles en la interacción colonial», pp. 107-113; M. Liniger-Goumaz, Small is Not Always Beautiful, pp. 14 y 21-22. También J. J. Díaz Matarranz, De la trata de negros al cultivo del cacao, pp. 243-244. La conquista y ocupación del territorio continental en G. Nerín, La última selva de España.

5 Colectivo Helio, La encrucijada en Guinea Ecuatorial, pp. 48-56; M. Liniger-Goumaz, Small is Not Always Beautiful, pp. 8-17; J. Bolekia Boleká, Aproximación a la historia de Guinea Ecuatorial, pp. 16-65; A. Iyanga Pendi, El Pueblo Ndowé; J. Aranzadi, «Bubis o Bochoboche». Sobre las lenguas: G. de Granda Gutiérrez, Perfil lingüístico de Guinea Ecuatorial, pp. 30-48.

6 I. K. Sundiata, From Slaving to Neoslavery.

7 D. Ndongo-Bidyogo, Las tinieblas de tu memoria negra, pp. 115-119. Los 64 emancipados en Archivo General de la Administración (AGA), África, caja G1799, exp. 3: Patronato de Indígenas, «Indígenas emancipados plenamente», 22-vii-1944.

8 J. M. Cordero Torres, Tratado elemental de derecho colonial español, pp. 70-190; «Sección legislativa»; D. Ndongo-Bidyogo, «Guineanos y españoles en la interacción colonial», pp. 178-184.

9 I. K. Sundiata, From Slaving to Neoslavery, pp. 111-118.

10 AGA, África, caja G1860, exp. 3: Gobernador a Subgobernador, 15-viii-1942.

11 I. K. Sundiata, From Slaving to Neoslavery, pp. 122-145; D. Ndongo-Bidyogo, «Guineanos y españoles en la interacción colonial», pp. 130-145; G. Nerín, La última selva de España, pp. 209-232. El escándalo de Liberia, en I. K. Sundiata, Brothers and Strangers. La pequeña explotación indígena del África occidental, en C. C. Wrigley, «Aspects of Economic History», pp. 112-113 y A. Roberts, «The Imperial Mind», pp. 29-31.

12 Abundante documentación sobre la prestación, en AGA, África, cajas G1926 y G1919. R. Perpiñá Grau, De colonización y economía, pp. 115-117; en pp. 80-83 calculó el gasto monetario medio de las familias indígenas. El suministro a la Guardia Colonial, en entrevistas del autor de este artículo a Eurika Bote (20 de marzo de 2011), Luis Iyanga (4 de junio de 2011) y Amancio Nsé (2 de junio de 2011).

13 «Con toda solemnidad el viernes, el Excelentísimo Sr. Gobernador General, clausuró el curso escolar 1939», Ébano. Semanario de la Guinea Española, 11,17 de diciembre de 1939, p. 8. J. C. Banciella y Bárcena, Rutas de imperio, pp. 27 y 256.

14 J. M. Bonelli y Rubio, El problema de la colonización, pp. 6-8; Ruiaz, «Realidades coloniales», La Guinea Española. Periódico quincenal, 1023, 1938, pp. 130-132; Id., «Realidades Coloniales (XXII)», La Guinea Española. Periódico quincenal, 1037, 1938, pp. 238-239; citas en R. Perpiñá, De colonización y economía, p. 115.

15 J. de Lizaur, Expedición del Museo Nacional de Ciencias Naturales, p. 26.

16 G. Nerín y A. Bosch, El imperio que nunca existió, pp. 47-48,134 y 177-180.

17 Ibid., pp. 39-42; J. Fontán Lobé, «Temas de Guinea», pp. 3-6; «Exploraciones de Don Manuel Iradier en la Guinea Española durante el siglo xix», Mundo, 28,17 de noviembre de 1940, pp. 29-30. J. M. de Areilza y F. M. Castiella, Reivindicaciones de España, pp. 217,223-226,260 y 264-266.

18 G. áLvarez Chillida, «Nación, tradición e imperio», pp. 1025-1030, e Id., «Ernesto Giménez Caballero», pp. 281-283. La orientación interior del discurso de la Hispanidad, en E. González Calleja y F. Limón Nevado, La Hispanidad como instrumento de combate.

19 AGA, África, caja G1803: Gobernador a Director General de Marruecos y Colonias, 8-xi-1944.

20 R. de Maeztu, Defensa de la Hispanidad (1941), pp. 23, 33-43, 53-55, 67-74, 82-83, 92-93,120-121,132-137,153-154,169-172,178-182,194, 242-243 y 278-279 (cita en p. 83). Ideas similares había sostenido poco antes en Id., La España misionera.

21 R. de Maeztu, Defensa de la Hispanidad (1941), pp. 104, 79,83 y 198 los entrecomillados, consecutivamente; los judíos y los negros salvajes en pp. 211-213 y 135-136 respectivamente.

22 Id., Las letras y la vida, pp. 251-257.

23 Ibid., p. 25. M. Rojas Mix, Los cien nombres de América, pp. 187-199 y 203-208. También I. Sepúlveda Muñoz, El sueño de la Madre Patria, p. 238. En un discurso de 1932 había extremado Maeztu, sin embargo, el igualitarismo católico de la Hispanidad al contraponerlo al racismo anglosajón, llegando a decir que gracias a la unidad moral católica de la Hispanidad, «todos o casi todos los pueblos hispánicos de América ha(n) tenido alguna vez por gobernantes, por caudillos, por poetas, por directores, a las razas de color o mestizos» (R. de Maeztu, La España misionera, p. 10). Afirmación que se abstendrá de repetir en su libro. No obstante, en su discurso comparaba ya el racismo con el clasismo, al afirmar que entre los protestantes nórdicos las clases altas desprecian a las bajas, y ambas a los demás pueblos, incluyendo a los latinos [algo que, obviamente, le dolía] (ibid., p. 15). Pero Maeztu no era defensor ni de la igualdad social, ni de clases ni de razas, y en ambos casos con argumentos muy similares.

24 Citado en A. Lazo, La Iglesia, la Falange y el fascismo, p. 212.

25 R. Ledesma Ramos, Discurso a las juventudes de España (1939), p. 35.

26 J. A. Primo de Rivera, Obras, p. 154; E. Giménez Caballero, Genio de España, pp. 61 y 113.

27 R. Fernández, Guinea. Materia reservada, pp. 507-508.

28 Boletín Oficial de las Cortes Españolas 1943-1945, sesión núm. 77,29 de diciembre de 1944, pp. 1665-1666.

29 La serie, incompleta, en la Filmoteca Española de Madrid. Véase A. Valenciano Mañé y F. Bayre, «Cuerpos naturales, mentes coloniales».

30 R. de Maeztu, La España misionera, pp. 30-31.

31 Véase, además, J. Ramírez Copeiro del Villar, Objetivo África, pp. 52-136.

32 Decreto de 29 de septiembre de 1938, Boletín Oficial de los Territorios Españoles del Golfo de Guinea (BOTEGG), 1 de noviembre de 1938, art. 5.

33 G. Nerín, Guinea Ecuatorial, pp. 64-72 y 87-90; R. Sánchez Molina, El pamue imaginado; AGA, África, caja G1803, exp. 3: Gobernador a Director General de Marruecos y Colonias, 8-ix-1944.

34 Las dos citas son de los documentales dirigidos por Manuel Hernández Sanjuan, Tornado (1945) y Artesanía pamue (1946), respectivamente.

35 A. del Saz, Guinea Española, pp. 74,81 y 59.

36 V. Beato González y R. Villarino Ulloa, Capacidad mental del negro. R. Perpiñá Grau, De colonización y economía, pp. 81 y 146-147, sostiene opiniones similares. Más directo, J. Esteban Vilaró, Guinea, p. 33, afirma que los indígenas poseen «cerebros pequeñísimos, como hígado de pulga» e «inteligencias mínimas». Opiniones favorables a la elevación del indígena mediante la educación en AGA, África, caja G1851: «Memoria del maestro nacional D. Heriberto Ramón Alvarez García», noviembre de 1940; igualmente, H. R. áLvarez García, «Notas sobre algunos problemas», pp. 92-95; Ruiaz, «Realidades coloniales (XXIII)», La Guinea Española. Periódico quincenal, 1038, 1938, pp. 246-247; Quince años de evangelización, p. 142; y en el viejo colono J. Bravo Carbonell, Anecdotario pamue, pp. 126-127.

37 El Reglamento de la Enseñanza de 6 de abril de 1937, BOTEGG, 1 de mayo de 1937, art. 9, establecía que «La finalidad principal de estas escuelas [de enseñanza primaria elemental] es la de difundir en todo lo posible el conocimiento de España, de su idioma, costumbres e instituciones». Sobre las misiones claretianas y concepcionistas, véase T. L. Pujadas, La Iglesia en la Guinea Ecuatorial; y Quince años de evangelización. Las oblatas, en M. Ensema Nsang, La herencia de Imelda Makole.

38 Reglamento de la Enseñanza de 6 de abril de 1937, BOTEGG, 1 de mayo de 1937; y Estatuto de Enseñanza de 6 de agosto de 1943, BOTEGG, 15 de septiembre de 1943. AGA, África, caja G1864, exp. 12: Director General a Gobernador, 21-v-1943.

39 Circular, BOTEGG, 15 de abril de 1938.

40 R. Perpiñá Grau, De colonización y economía, p. 147.

41 Circular, BOTEGG, 15 de abril de 1938. R. Perpiñá Grau, De colonización y economía, p. 147. «Ayer celebró la Ciudad de Santa Isabel, la fiesta de la Exaltación con gran entusiasmo», Ébano. Semanario de la Guinea Española, 3 de octubre de 1943, pp. 1-2. La omnipresencia de los símbolos e himnos franquistas en entrevistas del autor de este artículo a María Teresa Avoro (1 de julio de 2010), Eurika Bote (20 de marzo de 2011), Ricardo Eló (8 de junio de 2011), Luis Iyanga (4 de junio de 2011), Amancio Nsé (2 de junio de 2011) y Francisco Zamora (2 de junio de 2011). También en la novela de inspiración autobiográfica de D. Ndongo-Bidyogo, Las tinieblas de tu memoria negra. En P. Ortín y V. Pereiró, Mbini, se reproducen muchas de las fotografías realizadas por el equipo de Hermic Films entre 1944 y 1946, bastantes de las cuales recogen banderas y símbolos franquistas, retratos del Caudillo e indígenas brazo en alto.

42 Sobre las misiones presbiterianas, véase E. A’Bodjedi, «Los pastores presbiterianos»; sobre la situación del pidgin English durante la colonia y en la actualidad, G. de Granda Gutiérrez, Perfil lingüístico de Guinea Ecuatorial, y J. Lipski, «The Spanish Language of Equatorial Guinea», así como H. R. Álvarez García, Historia de la acción cultural, pp. 393-394; la obligatoriedad de la enseñanza católica, en el art. 32 del Reglamento de Enseñanza de 6 de abril de 1937; el «hogar cristiano «en la base VIII del Estatuto de Enseñanza de 6 de agosto de 1943; la obligatoriedad de estar bautizado, en el Reglamento de la Escuela Superior Indígena de 3 de enero de 1944, BOTEGG, 15 de enero de 1944, art. 7). Protestantes rebautizados, en entrevistas del autor de este artículo a Eurika Bote (20 de marzo de 2011), Cecilio Iyanga (4 de junio de 2011), Samuel Ebuka (9 de junio de 2011) y Luis Iyanga (4 de junio de 2011).

43 La doctrina misionera sobre el Derecho Natural matrimonial, en M. de Zarco, «Epítome sobre el Matrimonio». Las exigencias de monogamia, en las Ordenanzas del Gobierno General de 25 de abril de 1944, BOTEGG, 1 de mayo de 1944, y de 29 de agosto de 1944, BOTEGG, 15 de septiembre de 1944, art. 1. Las políticas pro-bautismos en AGA, África, caja G1907, exp. 4: Patronato de Indígenas, Filial de Bata, 31-xii-1946; Reglamento sobre la propiedad y las concesiones de tierras, aprobado por el Gobierno metropolitano el 23 de diciembre de 1944, BOTEGG, 3 de enero de 1945, art. 25; G. Nerín, Guinea Ecuatorial, pp. 36-37.

44 Sobre la segregación en general, véase G. Nerín, Guinea Ecuatorial, y J. Ramírez Copeiro del Villar, Objetivo África, pp. 62-93 y 124-133. Según el gobernador, «es norma de la colonización la separación de europeos e indígenas» (AGA, África, caja G1907: Gobernador a subgobernador, 15-x-1942). Sobre la electricidad exclusiva del barrio blanco, véase AGA, África, caja G1780, exp. 3: Actas del Consejo de Vecinos de Kogo, 24-iv-1939 y 26-ix-1940. Para la segregación hospitalaria, véase el Reglamento General de Hospitales de 2 de marzo de 1937, BOTEGG, 15 de marzo de 1937, disposicione finales: la segregación en las fiestas del 18 de julio de 1944, en Ébano. Semanario de la Guinea Española, ¿núm.? 00,9 de julio de 1944; el «miedo» a los blancos, en la entrevista del autor de este artículo a a Eurika Bote (20 de marzo de 2011). Otros testimonios sobre la segregación racial, en entrevistas del autor de este artículo a Ricardo Eló (8 de junio de 2011), Javier García San Millán (8 de junio de 2011), Juan San León (9 de septiembre de 2010) y Luis Iyanga (4 de junio de 2011). Véase también C. González Echegaray, «La vida cotidiana», p. 163. La mayor parte de las películas de la productora Hermic Films están llenas de imágenes de negros trabajando como porteadores de los blancos, remando en los cayucos que los transportan, sacándoles a hombros del agua, sirviéndoles como criados o camareros, o bien trabajando en las fincas o en las obras públicas bajo la supervisión de los blancos.

45 G. Nerín, Guinea Ecuatorial; J. Ramírez Copeiro Del Villar, Objetivo África, pp. 72 y 132-133. La actitud de las autoridades coloniales ante los funcionarios que mantenían relaciones sexuales con mujeres indígenas era la de tolerancia siempre que se llevasen con discreción, sancionándose (sin gravedad) a quienes las mantenían públicamente (AGA, África, caja G1926, exp. 2: Gobernador Fontán a Subgobernador Cabrera, 3-vii-1939).

46 J. Ramírez Copeiro del Villar, Objetivo África, pp. 79-88. Pese a que el Estatuto de Enseñanza de 6 de agosto de 1943 reservaba a los europeos la enseñanza de Bachillerato, en el Reglamento del Patronato Colonial de Enseñanza Media, de 9 de julio de 1944 (BOTEGG, 15 de julio de 1944) no se excluía a indígenas y mestizos (art. 27), aunque sí de las becas para terminar los estudios en el madrileño Instituto Ramiro de Maeztu (art. 3). La expulsión de los dos fernandinos, junto al criterio de acabar con la política republicana de becar a alumnos indígenas para estudiar en la península, en AGA, África, caja G1926: Gobernador accidental a Fontán, 27-vii-1939; y contestación, 15-viii-1939. Los becados durante la república, en F. Díaz Roncero, «Los indígenas de Guinea vienen a estudiar a Madrid», Estampa. Revista Gráfica y Literaria de la Actualidad Española y Mundial, 18 de agosto de 1934, pp. 9-19 y 38.

47 Las ordenaciones, en Ruiaz, «Mis impresiones», La Guinea Española. Periódico quincenal, 1144, 1940, pp. 274-275. Las directrices de los papas, en C. Coquery-Vidrovitch, «El postulado de la superioridad blanca», p. 811. Las monjas y las oblatas, en la foto de Quince años de evangelización, p. 67. El retorno de los fernandinos a la península, en entrevista del autor de este artículo a Trinidad Morgades Besari (8 de junio de 2011).

48 AGA, África, caja G1913, exp. 6: Instancia de siete Jefes Indígenas, 12-vi-1942; Instancia de los Jefes de Río Benito, 9-vi-1942; y Escrito al Gobernador, 9-vi-1942.

Table des illustrations

Légende Fig. 1. — Desfile de la Guardia Colonial en Santa Isabel, fotograma de Al pié de las banderas de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1163/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 381k
Légende Fig. 2. — Tribunal de raza, fotograma de Al pié de las banderas de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1163/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 308k
Légende Fig. 3. — Arriando la bandera en la Guardia Colonial, fotograma de Al pié de las banderas de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1163/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 225k
Légende Fig. 4. — Aula de colegio de los misioneros, fotograma de Misiones en Guinea de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1163/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 292k
Légende Fig. 5. — Procesión de la Virgen del Pilar en Zaragoza (Sampaka), fotograma de Una cruz en la selva de Manuel Hernández San Juan [Hermic Film, patrocinado por la Dirección General de Marruecos y Colonias, 1944-1946] (© Pere Ortín)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/1163/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 328k

© Casa de Velázquez, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search