Version classiqueVersion mobile

Imaginarios y representaciones de España durante el franquismo

 | 
Stéphane Michonneau
, 
Xosé M. Núñez-Seixas

Símbolos eternos de España

El proceso de institucionalización de la bandera y el himno en el franquismo

Zira Box

Texte intégral

  • 1 Según afirmaba Rafael García Serrano en La gran esperanza (citado en L. Castro, Capital de la Cruz (...)
  • 2 R. Serrano Suñer, Entre Hendaya y Gibraltar, pp. 20-21.

1Dando constancia de lo que podía suponer para cualquier observador presenciar las ciudades españolas sublevadas en julio de 1936, el escritor falangista Rafael García Serrano pormenorizaba el compacto panorama de uniformes y colores en el que se había convertido el Burgos insurgente. Por las calles de la que sería la capital de la España franquista durante la guerra, desfilaban entremezcladas durante el verano de 1936 las camisas azules de los fascistas españoles, las guerreras caqui, las boinas rojas de los requetés carlistas, alguna que otra boina verde de los pertenecientes al partido monárquico de Renovación Española y hasta camisas celestes del minoritario grupo de los legionarios del doctor Albiñana1. Era la España «multiformada», según la expresión utilizada con dudoso humor por Eugenio d’Ors, una multiformización que describía cómo la España rebelde levantada en armas contra el Gobierno republicano se militarizaba a través de la utilización de una heterogénea profusión de símbolos y emblemas2.

  • 3 La expresión de F. de Cossío pertenece a su prólogo al libro del general A. Sagardía Ramos, Del Al (...)

2En realidad, la disparidad y multiplicidad de las muestras externas iba a ser una constante a lo largo de las primeras semanas de la guerra. En aquellas ciudades fuertemente movilizadas y, según la expresión de Francisco de Cossío3, convertidas en hervideros humanos tras el golpe de Estado y el consecuente comienzo bélico, la sobredosis simbólica y su heterogénea utilización iba a afectar a otros muchos registros. Así, por ejemplo, la diversidad de himnos y cantos, de banderas, gritos y consignas, o de emblemas y símbolos, iba a impregnar el compacto espacio público de la España «nacional» que inauguraba el negro período de la guerra.

  • 4 Una visión de conjunto de la construcción simbólica franquista durante el período fundacional en Z (...)
  • 5 J. I. Escobar y Kirkpatrick, Así empezó, pp. 44-45.

3A lo largo de los meses siguientes, la caótica efervescencia simbólica del verano de 1936 fue adquiriendo un cierto orden y sistematización. Una vez que quedó claro que la guerra sería larga, el Estado campamental franquista —según lo denominó Ramón Serrano Súñer— inició el proceso de su propia definición, estructuración y consolidación en el poder, incluyendo en él la organización y legislación de su dimensión simbólica4. No obstante, el tiempo terminaría confirmando que algunas de las evidencias que habían quedado claras durante las primeras semanas posteriores al alzamiento militar iban a perpetuarse dentro del nuevo régimen franquista. Una de ellas era, precisamente, la heterogeneidad mostrada en lo relativo a los símbolos, una heterogeneidad que, en este caso, venía dada por la propia disparidad de grupos que coincidían en la cita golpista del 18 de julio y posterior formación del Movimiento Nacional. Así lo había señalado con lucidez el monárquico alfonsino José Ignacio Escobar, marqués de Valdeiglesias, relatando cómo la batalla por los signos y emblemas en los albores de la lucha había sido la primera manifestación de una discordia que terminaría siendo endémica en la futura Dictadura: las pugnas por significar positivamente al Movimiento y posterior régimen político5. De la variedad inicial —una coincidencia de sectores políticos con escasos puntos ideológicos en común, salvo la determinación de que de derribar al Gobierno del Frente Popular dependía la salvación de España— se iba a derivar, efectivamente, una característica definitoria del franquismo hasta el final: la problemática convivencia interna de sus llamadas «familias», los enfrentamientos por la determinación política del régimen y la capacidad caudillista de imponer el camino por el que, más allá de los deseos de sus componentes, habría de caminar éste.

4El argumento que se desarrolla aquí parte de la constatación anterior para centrarse en el proceso de institucionalización de dos de los símbolos nacionales clave —bandera e himno— durante el inicio del régimen franquista. Es decir, parte de la evidencia de una pluralidad simbólica de telas y cantos pertenecientes a los diferentes grupos políticos que se movilizaban en julio de 1936 para incidir en el desarrollo de unificación y consecución de un consenso en torno a la bandera roja y gualda y a la Marcha Granadera. No obstante, la tesis que estructura estas páginas subraya que, en lugar de conseguir esta aquiescencia de forma espontánea, la asunción de los emblemas tuvo que forzarse, las estrategias oficiales debieron destinarse a construir una aprobación en torno a ellos, y el sentido y la significación que se les asoció necesitó de manipulaciones y ajustes semánticos. El resultado final fue claro: la bicolor y la Marcha, ambos de vida longeva y larga tradición, no sólo representarían a la España franquista durante sus casi cuatro décadas de permanencia en el poder, sino que sobrevivirían a la muerte del dictador para formar parte de la joven monarquía española. En cualquier caso, antes de que su oficialización resultase un hecho y se aceptase de forma general, hubo que superar escollos, reducir dificultades, y hacer frente al descontento y a los enfrentamientos protagonizados por algunos de los sectores ideológicos del régimen. Las siguientes páginas están dedicadas a analizar este proceso de institucionalización de la bandera y del himno durante el inicio del franquismo y a desgranar los problemas que resultaron inherentes a él.

DE LA HETEROGENEIDAD SIMBÓLICA A LA INSTITUCIONALIZACIÓN DE LOS SÍMBOLOS NACIONALES

  • 6 Decreto n° 77, Boletín Oficial de la Junta de Defensa Nacional, n° 14,30 de agosto de 1936. G. Cab (...)
  • 7 C. de Arce, Los generales de Franco, pp. 221-237.

5A finales de agosto de 1936, se firmaba desde la Junta de Defensa Nacional la orden por la que quedaba instaurada, dentro de la zona nacional, la bandera bicolor como nueva bandera de España6. Sellaba la decisión, no sin cierto malestar, uno de los generales más republicanos de entre los sublevados el 18 de julio: Miguel Cabanellas, antiguo capitán del ejército republicano, diputado del lerrouxista Partido Republicano Radical durante el segundo bienio y activo participante en el cambio de régimen político de 1931. Para la ritualización de la reposición de la tela, organizada con apoteósica coreografía en Sevilla el 15 de agosto de 1936, Franco elegía a otro destacado simpatizante de la forma de gobierno contra la que se luchaba: Gonzalo Queipo de Llano, general del ejército del sur y obligado director del orquestal izamiento oficial de la bandera7.

  • 8 Las crónicas y los discursos de la celebración pueden verse en el ABC [Sevilla] del 16 de agosto d (...)

6Ciertamente, la fiesta de la reposición resultó grandiosa. Apenas un mes después del comienzo de la lucha, se reunían en la capital andaluza el ya citado Queipo junto al responsable de la Legión, el general Millán-Astray, y Francisco Franco. Aprovechando que la fecha era también la festividad de la Virgen de los Reyes, la jornada se iniciaba con procesiones y actos religiosos para, a continuación, asistir a los discursos de los tres militares y al sentido ascenso de la bandera ante los congregados en la Plaza de San Fernando. Acto seguido, en un escalofriante momento imposible de describir por pluma alguna —según lo narraba el diario ABC—, el cardenal Ilundáin bendecía la tela y los tres generales la besaban8.

  • 9 R. Cruz, «Old Symbols, New Meanings», p. 169.

7La bandera se restablecía y, a lo largo del primer verano en lucha, las diferentes ciudades controladas por los «nacionales» iban a seguir el modelo ritual de Sevilla. En Salamanca, por ejemplo, la oficialización de la roja y gualda se realizó el 8 de septiembre en consonancia, otra vez, con la fiesta de la patrona de la ciudad, en este caso la Virgen de la Vega. De nuevo, al igual que había ocurrido en la ciudad del sur, la íntima imbricación de la dimensión religiosa, militar, política y patriótica se evidenciaba a través de la combinación de los oficios religiosos con el oficial izamiento de la bicolor en el Ayuntamiento, acto que presidían el obispo de la ciudad y las autoridades políticas correspondientes9.

  • 10 L. Nunes, La guerra en España.
  • 11 Las expresiones, en «La fiesta de hoy», ABC [Sevilla], 15 de agosto de 1936.

8Como se ve, la adopción de la bandera acontecía con adecuada pompa y eficaz prontitud. La circunstancia así lo exigía y así lo merecía porque lo que, simbólicamente, subía al asta dibujado en los colores rojo y amarillo —escribía el periodista portugués Leopoldo Nunes— no era sólo una bandera, sino que era la propia España elevándose hacia lo más alto10. La «bandera añorada» dirigía otra vez los destinos de la patria, la «bandera entrañable» presidía los caminos por los que se adentraba el país. Y no se podía sino celebrar con emocionado gozo que España volviese a ser de nuevo España11. Junto a la grandilocuencia del discurso con el que se narraban las ceremonias de reposición, el decreto de oficialización de finales de septiembre incorporaba, también, un eficaz argumento narrativo: la institucionalización de la tela que la Junta de Defensa Nacional llevaba a cabo respondía a un sentir y a un anhelo popular; respondía al clamor de que se recuperase la verdadera bandera de España. La orden no venía, entonces, más que a dar forma legal a este deseo espontáneo expresado por las masas, a llevar a cabo lo que el pueblo español levantado en armas pedía con urgencia y ovación.

9La fórmula retórica, ciertamente, tenía fuerza argumental; sin embargo, la realidad distaba de encontrarse reflejada en ella. Y es que bastaba haber presenciado las tumultuosas movilizaciones del comienzo de la guerra para entender que la España conjurada contra el Gobierno del Frente Popular se lanzaba a los campos de batalla bajo colores y telas diversas, dando cuenta de la conflictiva diversidad ideológica que confluía en el incipiente Movimiento Nacional y confirmando la falsedad de que la implantación del símbolo se acometiese por aclamo popular y voluntario deseo. A diferencia de lo esgrimido oficialmente, el acuerdo y el consenso en torno a los signos tendría que ser forzado y construido a base de estrategias discursivas.

  • 12 G. Cabanellas, La guerra de los mil días, p. 638.
  • 13 F. Franco Salgado-Araujo, Mi vida junto a Franco, pp. 188-189.
  • 14 J. I. Escobar y Kirkpatrick, Así empezó, p. 43.
  • 15 R. Cruz, «Old Symbols, New Meanings», p. 166.
  • 16 E. Vegas Latapié, Los caminos del desengaño, pp. 25 y 32; J. I. Escobar y Kirkpatrick, Así empezó, (...)

10Un primer elemento altamente significativo con respecto a la falta de aclamo popular en la reposición de los emblemas fue la permanencia de la bandera tricolor durante las semanas previas al retorno de la roja y gualda. De hecho, era bajo los pliegues de la primera como se movilizaban las unidades del Ejército participantes en la conspiración, habida cuenta de que el golpe no cuestionaba la forma de gobierno republicana ni se llevaba a cabo —en esos momentos iniciales— a favor de régimen político alguno12. La tela oficializada en 1931 permanecía, igualmente, en los edificios públicos y en las insignias de los coches oficiales, y en algunas ciudades importantes, como Cádiz o Córdoba, la roja y amarilla sólo se izaba en sustitución de la tricolor a finales de agosto, una vez que su restitución como nueva bandera nacional ya se había decretado13. Incluso los actos espontáneos dirigidos a reemplazar a la todavía bandera nacional por la bicolor fueron sofocados por algunos de los principales dirigentes de la conspiración. Un ejemplo destacado fue Burgos, donde el general Fidel Dávila, nombrado gobernador militar de la ciudad, se veía obligado a pedir a las masas congregadas ante el balcón del Gobierno Civil con motivo de la noticia de la sublevación que retirasen las banderas bicolores que enarbolaban, debido a la no conveniencia de imponer símbolos tan pronto y con el fin de evitar recelos entre algunos de los sectores políticos participantes en el alzamiento14. Al día siguiente, era nuevamente Dávila quien ordenaba que se retirase la roja y gualda que unos jóvenes carlistas habían colocado en el balcón del Ayuntamiento, lo mismo que las bicolores con las que, voluntariamente, se habían engalanado algunos balcones burgaleses para recibir al general Mola a los pocos días del fallido golpe15. El argumento que se argüía para adoptar tal decisión era siempre el mismo: el lucimiento de un símbolo marcadamente monárquico podía ser interpretado como una forma de coacción y como una apuesta por un determinado tipo de régimen político16.

  • 17 R. Cruz, En el nombre del pueblo, p. 300; J. M. Peña López y J. L. Alonso González, La Guerra Civi (...)
  • 18 Una explicación del simbolismo de la bandera falangista, en J. Aparicio López, «Negro y Rojo», p. (...)

11Un segundo elemento igualmente revelador de la falta de abrazo popular de la nueva bandera fue, como se sugirió anteriormente, la diversidad de telas confluyentes en la cita golpista. Sobre esta cuestión, aparte de las enseñas de uso minoritario —como podían ser las propias de los grupos y asociaciones católicas, la de la cruz de Santiago blandida por los monárquicos de Renovación Española o la blanca con una cruz negra de la Juventud de Acción Popular (JAP), entre otras—17, una de las principales fuerzas políticas que aportaba voluntarios al inicio de la lucha, Falange, movilizaba a sus masas bajo los pliegues de la suya: como se sabe, la negra y roja de origen jonsista, incorporada a Falange tras la fusión de 1934 entre el grupo de Ledesma y el capitaneado por Primo de Rivera18.

  • 19 La bandera blanca con la cruz de borgoña funcionó como bandera española hasta 1785, momento en el (...)

12Algunos de los sectores políticos que confluían en el alzamiento de julio lo hacían portando, por tanto, sus correspondientes símbolos. En esta generalizada falta de espontánea exhibición de la bicolor hubo, no obstante, una notable excepción: la Comunión Tradicionalista. A este respecto, entre las filas de los voluntarios requetés pudieron verse banderas de tres tipos. En primer lugar, la tradicional tela blanca con la cruz de Borgoña, o de San Andrés, estampada en rojo. La Comunión la había adoptado, cumpliendo órdenes de Manuel Fal Conde, en 1935. Sin embargo, el origen del distintivo se remontaba hasta el siglo xvi, momento en el que la cruz había sido introducida en España por Felipe el Hermoso, duque de Borgoña, para ser generalizada como bandera española durante el reinado de su hijo, Carlos I19. En segundo lugar, y aparte de la bandera blanca, el carlismo ostentaba enseñas con estampas religiosas, protagonistas de las guerras del siglo xix y recuperadas en la que se interpretaba ya como la cuarta cruzada tradicionalista. Tal era el caso de las telas en las que se exponían reproducciones de Santiago Apóstol, de la Inmaculada Concepción o del Cristo Crucificado. Finalmente, y tal y como se señaló antes, junto a las otras banderas sobresalía, también, la bicolor.

  • 20 A. de Lizarza Iribarren, Memorias de la conspiración, pp. 116-117.

13En este caso, la utilización entre los carlistas de la bandera roja y amarilla no era algo anecdótico, sino una necesidad simbólica ineludible. De hecho, como es bien conocido, la Comunión había mantenido tensas negociaciones al respecto con el general Mola durante los meses previos al levantamiento, supeditando su colaboración en él al compromiso del general de eliminar la tricolor y de restaurar inmediatamente la roja y gualda en cuanto triunfase la insurrección. Y es que lo que se había discutido durante la primavera y el inicio del verano de 1936 con respecto a la reposición de la tela no era una cuestión menor, explicaba Antonio de Lizarza, jefe de los requetés navarros, al general Mola, sino la necesaria certeza de si los sacrificios que los requetés estaban dispuestos a hacer iban verdaderamente a cambiar, o no, los cauces de España. La vuelta inmediata de la bicolor era, además, una medida de obligada lealtad a las masas carlistas, escribía en una carta al general el delegado nacional de requetés, José Luis Zamanillo. Porque, aunque hubiera derecho a pedir a los dirigentes que se sobrepusieran a los símbolos, nunca se podría hacer entender a las masas otro lenguaje que el simbólico. Y mal podrían comprender las masas tradicionalistas en la bandera republicana obra de gobierno que, sobre los intereses puramente materiales, pusiera los altos ideales de la espiritualidad y el honor de España, únicos merecedores del sacrificio de la vida20.

  • 21 J. del Burgo Torres, Requetés en Navarra antes del alzamiento, p. 184.
  • 22 J. Ugarte Tellería, La nueva Covadonga insurgente, pp. 143-163.
  • 23 L. Redondo y J. de Zavala, El requeté, p. 418.
  • 24 Ibid., pp. 206-207.
  • 25 Ibid., pp. 105-107.
  • 26 Un catálogo explicativo de las diversas banderas utilizadas por cada uno de los Tercios de Requeté (...)

14El sentimiento que despertaba entre los carlistas la roja y amarilla no era, como se puede comprobar, una cuestión secundaria, y si las movilizaciones tradicionalistas se veían coloreadas por la doble tonalidad, destacaba, a este respecto, la ciudad de Pamplona. En efecto, el denominado por Jaime del Burgo «milagro navarro»21 había comenzado con la masiva concentración de requetés en la pamplonica Plaza del Castillo donde, desde primera hora de la mañana del 19 de julio, pudieron escucharse canciones patrióticas, vivas a Cristo Rey y se vieron ondear las bicolores22. Según contaban los relatos oficiales sobre aquellas jornadas, nadie en la Comunión Tradicionalista parecía dudar que la bandera que había que llevar victoriosamente a Madrid era la bicolor, por ser la verdadera bandera de España. El ímpetu por mostrar públicamente la enseña hacía que, a falta de suficiente tela de color rojo para sustituir el morado de la tricolor, en muchas ocasiones se arrancase esta franja, viéndose, entonces, banderas nacionales que se quedaban con sólo dos bandas: una amarilla y otra roja23. Gran parte de las telas ondeaban estampadas con imágenes religiosas o con escudos provinciales. Sobre esta cuestión, destacaron dos modelos de roja y gualda blandidos por los tercios carlistas al inicio de la contienda. En primer lugar, la que pudo verse en las ya mencionadas movilizaciones del 19 de julio en Pamplona, una bicolor en cuyo centro lucía el Sagrado Corazón de Jesús y que constituyó la primera roja y gualda con la que se inició la Guerra Civil24. La estampa religiosa suponía un motivo habitual del arsenal simbólico tradicionalista, habiéndose sumado a las telas carlistas por orden del pretendiente al trono, Alfonso Carlos de Borbón, en una orden establecida el día de la fiesta del Corpus Christi de 193225. En segundo lugar, proliferó la bicolor dispuesta por la Junta Central de Guerra —la estructura creada en julio de 1936 para facilitar la movilización de los voluntarios tradicionalistas— y repartida a los diversos tercios de requetés navarros para el combate. En este caso, se trataba de una bicolor con el escudo monárquico tradicional (constituido por las armas de Castilla y León, las cadenas de Navarra, las barras de Aragón y coronado por la Corona Real) al que también se había incorporado el Sagrado Corazón y el tradicional collar de la Orden de Caballería del Toisón de Oro26.

  • 27 Publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), 28 de febrero de 1937.
  • 28 R. Cruz, «Old Symbols, New Meanings», p. 170.

15Al margen del ejemplo carlista, como se ha apuntado ya, la bicolor no fue la protagonista del alzamiento. Tampoco lo fue el que terminaría siendo el himno oficial franquista, la Marcha Granadera, institucionalizado el 27 de febrero de 193727. Nuevamente, y de forma similar a como había ocurrido con la bandera, las movilizaciones del 18 de julio no se realizaban al ritmo de la Marcha, sino siguiendo los compases de una pluralidad de cantos e himnos. En este caso, las canciones de carácter político, como podían ser el Himno de la Legión o la traducida del alemán Yo tenía un camarada, se mezclaban con himnos religiosos, patrióticos pasodobles y hasta con tradicionales jotas de Aragón. El que todavía era el himno oficial del país, el republicano Himno de Riego, protagonizaba, asimismo, buena parte de las jornadas de julio28. Todo ello, en cualquier caso, acompañado por el indudable predominio del falangista Cara al sol, cuyos acordes impregnaron la mayor parte de las movilizaciones del alzamiento. El escenario que volvió a resultar una excepción a este respecto fue Navarra por ser uno de los escasos sitios en los que, desde primera hora de la mañana del 19 de julio, se proclamó el estado de guerra al concierto de la Marcha Real, asistida por el himno carlista, el tradicional Oriamendi.

  • 29 BOE, 28 de febrero de 1937.

16La España que se alzaba frente al Gobierno de la República lo hacía, como se acaba de apuntar, auxiliada por las notas de una diversidad simbólica de cantos y ante la ausencia de preponderancia de la Granadera. El decreto de febrero de 1937 venía a imponer, consecuentemente, un himno que en ningún caso había sido masivamente utilizado. A cambio, el Oriamendi carlista y el Cara al sol falangista, escuchados —sobre todo este último— de forma mucho más generalizada, quedaron reconocidos como «cantos nacionales», debiendo todos ellos «en los actos oficiales que se toquen, ser escuchados en pie como homenaje a la Patria y en recuerdo a los gloriosos caídos por ella en la Cruzada»29. No obstante, el preámbulo de la orden por la que se institucionalizaba la Granadera como himno volvió a recurrir a argumentos ya conocidos: retomando parte del discurso oficial esgrimido a propósito de la bandera, el texto legal de febrero señalaba que aquella elección simbólica llevada a cabo durante el segundo año de la guerra interpretaba el sentir popular de los españoles «que se pronunciaban por una España grande, libre y tradicional». Aparecía, de nuevo, el recurso a la espontaneidad que suponía el retorno del himno, una espontaneidad que no había existido en los inicios de la lucha y que, en ningún caso, iba a ser fácil de lograr.

  • 30 B. Gil, Cancionero histórico carlista.

17Las dificultades, otra vez, emergían del mismo fondo que en el caso de la bandera: del hecho de que una parte importante de los grupos políticos que confluían en la cita golpista contasen con sus propios himnos oficiales. Así ocurría con las dos fuerzas políticas esenciales a la hora de aportar voluntarios y de movilizar a las masas en el desafío bélico, la Comunión Tradicionalista y la Falange Española. En el caso de la primera, su himno se remontaba hasta la batalla de Oriamendi (1837), cuando los carlistas habían vencido al ejército cristino y habían encontrado, como parte del botín, una música militar compuesta para celebrar la que se esperaba fuese una victoria liberal. Mantenida en manos tradicionalistas, la partitura terminó convirtiéndose en el himno del carlismo y quedó bautizada con el nombre de la batalla en la que se había encontrado. Desde ese momento, el Oriamendi se cantó con diversas letras y versos compuestos de forma informal hasta que, en 1908, a raíz de la masiva concentración carlista organizada en Zumarraga, Ignacio Baleztena, poco después nombrado presidente de las Juventudes Carlistas de Navarra, propuso que se hiciese una letra definitiva en castellano, letra con la que se canta el himno desde entonces30.

  • 31 C. Serrano, El nacimiento de Carmen, p. 112. La primera mención de la Marcha Granadera data de 174 (...)

18El carlismo se movilizaba con la cadencia de su propio Oriamendi pero, en este caso, la imposición de la Marcha Granadera como himno español no suponía ninguna contrariedad para quienes se encontraban entre las filas del tradicionalismo. De hecho, uno y otro se habían mezclado sin aparente dificultad durante las movilizaciones de julio y primeras jornadas de la guerra. En realidad, nada había en el código genético de la Granadera susceptible de incomodar al carlismo pues, siendo un antiguo toque militar de origen impreciso, se había unido a la historia de la monarquía española desde que, en 1770, pasase a considerarse como «marcha de honor española», lo más parecido a un himno nacional que podía existir en una época tan temprana31.

  • 32 Sobre los detalles concretos de la composición del Cara al sol circularon diferentes versiones pro (...)
  • 33 Una descripción del proceso de composición del Cara al sol en A. de Foxá, Madrid, de Corte a checa(...)

19Distinta en lo relativo a la aceptación del nuevo himno era la posición falangista. En este caso, el Cara al sol constituía un elemento esencial e insustituible del arsenal simbólico de los fascistas españoles, una pieza clave ligada emocionalmente a la propia historia del partido y, en este sentido, difícilmente subordinable a la marcha monárquica. El germen del himno falangista se hallaba en un encuentro organizado por José Antonio Primo de Rivera en los bajos del madrileño bar Or-Kompon al que habían acudido los principales nombres de su corte literaria32. Había sido en el transcurso de aquella mítica noche cuando se habían concebido de forma colectiva los versos del que sería el himno de Falange. Siguiendo las directrices marcadas por el Jefe Nacional del partido, la canción del fascismo español se concibió como un canto optimista y alegre, como una canción de guerra y amor capaz de reflejar en cada una de sus estrofas los valores del partido33. El resultado final se convirtió desde su estreno en la seña principal de la organización. Por un lado, porque, de acuerdo a la más elemental lógica fascista, Falange valoraba todo aquello que contribuyese a la elaboración de una estética de la política, todo elemento que ayudase a la movilización y a la vivencia emocional del cuerpo doctrinal en el que se sostenía. Por otro, porque, como se ha comprobado a raíz del proceso de su composición, el Cara al sol no era un himno prescindible: era el fruto del quehacer común, la síntesis musical y poética de lo que los falangistas defendían y a lo que aspiraban. En este sentido, asumir que su música pudiese ocupar un lugar inferior a la Marcha, y aceptar que fuese esta última el himno declarado nacional, no iba a ser un proceso fácil, tal y como se verá a lo largo de las siguientes páginas.

FORZANDO EL CONSENSO: LA NATURALIZACIÓN DE LOS SÍMBOLOS NACIONALES

20La falta de espontaneidad en la restitución de la bandera y el himno tuvo que sustituirse con intencionadas acciones y meditados discursos. Una vez que su oficialización era un hecho, resultaba necesario popularizar los símbolos que se habían convertido ya en los emblemas nacionales de la España franquista. Los problemas y retos que había que abordar eran diversos, y uno de ellos, en absoluto menor, era la indudable connotación monárquica que ambos contenían. No ayudaba a este propósito el hecho de que la República hubiese derogado los emblemas que en ese momento se reponían; de hecho, la existencia de la tricolor y del Himno de Riego no hacían sino destacar el carácter monárquico de sus equivalentes franquistas, la roja y gualda y la Marcha Granadera.

21En el Movimiento Nacional confluían, es cierto, sectores monárquicos, pero de forma minoritaria y dentro de un conglomerado de fuerzas escasamente interesado en apoyar la Restauración una vez se terminase la guerra. No parecía conveniente, por tanto, oficializar como nacionales unos símbolos fácilmente identificables con la monarquía y susceptibles de alimentar deseos restauracionistas una vez pasasen las circunstancias bélicas. A este respecto, como se verá a continuación, se iba a llevar a cabo una campaña de desmonarquización y naturalización de los símbolos destinada a subrayar que ni la bicolor ni la Marcha estaban vinculadas con el trono, por ser símbolos eterna y naturalmente «españoles».

  • 34 J. I. Escobar y Kirkpatrick, Así empezó, p. 44.

22El objetivo era precisamente éste: argumentar que la bandera y el himno no eran representaciones de la monarquía, sino que eran, ante todo y por encima de todo, representaciones de España. Las primeras pistas de que los responsables políticos trabajaban en esa dirección ya habían sido dadas, aunque hubiese que afinar al máximo la perspicacia, en las mismas fiestas de la reposición de la enseña, sucedidas durante el verano de 1936: la elección de Sevilla y de Queipo para dirigir la celebración oficial de la tela seguramente no fueron casuales. La predilección republicana del general era notoria y conocida, y Sevilla, al igual que otras zonas de Andalucía, había sido una de las ciudades insurrectas en las que, durante más tiempo una vez producido el golpe de julio, se habían podido seguir escuchando los vivas a la República, el Himno de Riego y el lucimiento de la bandera tricolor34. La roja y gualda volvía a ondear en una de las Españas, pero en un territorio y con un maestro de ceremonias libres de toda sospecha relativa a la causa monárquica.

  • 35 G. Cabanellas, La guerra de los mil días, pp. 638-639.

23La reposición de la bicolor acontecida en Oviedo el 31 de agosto no resultaba muy distinta a este respecto. En la capital asturiana, otro militar de escasas simpatías regias, el coronel Aranda, explicaba en el discurso del izamiento de la tela que ni la bandera bicolor había sido nunca consustancial a la Monarquía —por contar ésta con sus específicos colores dinásticos— ni la tricolor se podía considerar exclusivamente como el emblema de la República. Bastaba fijarse en el ejemplo de la Primera República española para corroborar esta interpretación, pues en aquella ocasión se había mantenido como bandera nacional la roja y gualda, prueba inequívoca de que no se trataba de un símbolo unido de manera irresoluble a la Corona. Por su parte, el morado de la tricolor era la tonalidad de Castilla, cuna de la patria única y grande, y del resurgimiento iniciado el 18 de julio. Consecuentemente —concluía el coronel— eran completamente falsas las relaciones que pretendían sentar correlaciones entre los colores de la enseña y el tipo de régimen político, porque ni el morado era republicano ni el rojo y amarillo monárquicos. La bicolor que ese día subía al asta era, entonces, la enseña españolísima, la única verdaderamente nacional35.

  • 36 H. Raguer, La pólvora y el incienso, p. 76.
  • 37 H. O’ Donnell, «La Bandera», p. 357. Como señala este autor, «se optó por una bandera que podía ac (...)
  • 38 J. Roel, «La corona mural», ABC [Sevilla], 22 de abril de 1937.

24Otro dato significativo sobre la desmonarquización y naturalización de la bandera fue la denominación que se utilizó para nombrarla. Con cuidado de que nunca se acompañase del adjetivo «monárquica», la tela oficial siempre se tildaba de «bicolor» o de «roja y gualda»36. Aún más elocuente fue el hecho de que su restauración se realizase un año y medio antes de la constitución y oficialización del escudo franquista que habría de lucir en ella. Esto supuso que, hasta la implantación de este último en febrero de 1938, la bicolor se exhibiese con el escudo que la República había establecido al inicio del cambio de régimen. Ciertamente, el distintivo republicano conservaba buena parte de la heráldica tradicional: en sus cuatro cuarteles, los distintivos de Castilla, León, Aragón y Navarra, flanqueados por las columnas de Hércules y el lema del Plus Ultra, introducidos en el escudo por el Gobierno provisional de 1868 e insertados, también, en el de la Primera República. La clave estribaba, sin embargo, en la sustitución que se había realizado en él de la corona real por la corona mural. La roja y amarilla regía el destino de la España franquista, pero con un escudo inequívocamente republicano. Parecía expresarse, entonces, el claro mensaje de que aquella bicolor no era la misma que la que había ondeado en los días del reinado borbónico37. Entre quienes aspiraban a trocar en monarquía el país una vez concluyera la guerra, el hecho, claro es, no pasó desapercibido. Desde las páginas del conservador ABC, se quejaba sobre esta cuestión J. Roel, tildando a la corona mural de afrancesada, antiheráldica y antiespañola, un timbre cuyo único destino debía ser el enterrarse para siempre junto a la nefasta bandera de tres colores. Y es que la contemplación de emblemas revolucionarios y tan poco españoles sobre los colores de la bandera de la patria era una amargura —proseguía Roel— para quienes sentían al país como se debía sentir. Era, entonces, necesario no demorar más la implantación de un verdadero escudo nacional que sustituyese a aquél ajeno y republicano38.

  • 39 A. M. de Puelles y Puelles, Símbolos nacionales, pp. 105-109.
  • 40 Símbolos de España: librito escolar de lectura, pp. 65-67.

25Algunos textos dedicados al análisis y a la explicación de los símbolos se emplearon, también, en contribuir a la tarea de desmonarquizar y naturalizar los emblemas patrios. Así lo hacía Antonio María de Puelles y Puelles en su libro Símbolos nacionales de España, en el que retomaba la argumentación sobre el significado de los colores para volver a incidir en el error histórico que suponía considerar a la bicolor como bandera exclusivamente monárquica. Error porque, puestos a asignar vinculaciones entre las tonalidades elegidas y la monarquía, habría entonces que concluir que el morado de la enseña tricolor era, mucho antes que republicano, también monárquico, ya que ése había sido el color elegido por monarcas como Fernando el Católico o Isabel II para diversos pendones o estandartes durante sus reinados39. Resultaba, por tanto, mucho más útil entender que la roja y gualda era, simple y llanamente, la bandera española. Una bandera sin apellidos políticos que proyectaba un mensaje estrictamente patriótico: el estar formada por los colores sobresalientes de España, los mismos que habían envuelto los cuerpos de patriotas insignes caídos en heroica misión, los que habían visto jurar la defensa de su patria a tantas generaciones de españoles, los que representaban la esencia de la nacionalidad, la historia de España y sus tradiciones, sus glorias pasadas y sus sublimes epopeyas, la promesa de su provenir y la inmortalidad de su futuro40.

  • 41 Así lo apunta E. Vegas Latapié, Los caminos del desengaño, p. 157.
  • 42 A. M. de Puelles y Puelles, Símbolos nacionales, p. 179.

26Si de la desvinculación de la bandera de su previo mensaje monárquico dependía parte de su plausibilidad como nuevo símbolo nacional, la estrategia franquista con respecto al himno siguió, también, las mismas coordenadas y objetivos: naturalizarlo como himno español. En este sentido, la denominación utilizada por el discurso oficial para referirse a él volvió a ser elocuente. Evitando denominarlo Marcha Real, nombre con el que se le conocía popularmente desde la segunda mitad del siglo xix, siempre aparecía bautizado como Marcha Granadera41. En su trabajo sobre los símbolos patrios ya mencionado, A. M. de Puelles y Puelles volvía a argumentar el desacierto que implicaba imbricar el himno con la forma monárquica, pues la marcha, mucho antes que «real», era un toque militar utilizado para tributar honores a personas de muy diverso rango político y social42.

  • 43 I. Contreras Zubillaga, «El eco de las batallas», pp. 5-6.

27Que el himno necesitaba de cierta manipulación simbólica y de algún que otro refuerzo en su proceso de difusión quedó claro con el encargo que, al inicio de la guerra, el propio Franco le encomendó a Nemesio Otaño, jesuita vasco y futuro director del Conservatorio de Madrid a partir de 1939. Teniendo en cuenta los amplios conocimientos en música militar que tenía el religioso, lo que se le pedía era que, a través de conferencias y artículos de prensa, publicitase las excelencias de la Marcha Granadera. De Otaño se esperaba prudencia y discreción, que extremase la precaución para que los datos y mensajes sobre el futuro himno calasen entre las masas, pero sin estridencias. Así, el objetivo era que la música terminase siendo aceptada de forma espontánea y natural por amplios sectores de la población poco vinculados, en un primer momento, al himno. Claro está que en el contenido de las charlas y escritos se debía incidir en el aspecto militar de la Granadera, en su importancia histórica y en su singularidad, subrayando en todo momento su naturaleza tradicional y su carácter marcial, sin que se mencionase su pasado borbónico o vinculación regia43.

  • 44 B. Lolo, «El himno», p. 415.

28Los esfuerzos, como se ve, se realizaban de acuerdo a unas intenciones que estaban suficientemente claras. Sin embargo, en el caso del himno las cosas no iban a resultar tan sencillas como en el de la bandera. En primer lugar, porque desvincular a la Marcha de su carácter monárquico resultaba más complicado que con la enseña, debido a una diferencia sustancial existente entre los dos símbolos. Mientras que la bicolor, y ahí estribaba una de las claves, había permanecido como bandera oficial durante la Primera República y se había exhibido entre los círculos republicanos opositores durante las primeras décadas del siglo xx, la Granadera sí había sido sustituida por el Himno de Riego durante el Trienio Liberal y las dos experiencias republicanas. En este último caso, resultaba, entonces, mucho más complejo argumentar que un himno cuya denominación más conocida era, precisamente, la de Marcha Real, no tenía parentesco consustancial con la institución monárquica a la que había tradicionalmente representado44. Un segundo problema a la hora de institucionalizar el canto nacional se iba a derivar de otra circunstancia: la oposición y resistencia que éste iba a suscitar dentro del conglomerado de fuerzas franquistas. Como se verá enseguida, en esta ocasión —y a diferencia de la bandera, cuya instauración no generó problemas— uno de los grupos principales del Movimiento, los falangistas, no se iba a dejar arrebatar su propio himno, encabezando una significativa estrategia de resistencia ante la oficializada como música nacional.

DESACUERDOS EN TORNO A LOS SÍMBOLOS

  • 45 Ibid., pp. 450 sqq. Los dos intentos notorios y fallidos de componer una letra para el himno fuero (...)
  • 46 N. Otaño, «El Himno Nacional Español».
  • 47 N. Otaño, «El Himno Nacional y la música militar». No obstante, el artículo de Otaño se acompañaba (...)

29El resultado del intento realizado por las jerarquías políticas del régimen de naturalizar los símbolos nacionales y de conformar en torno a ellos un consenso que no existía al inicio de la guerra tuvo un resultado agridulce. Y es que, si bien es cierto que, según se señaló con anterioridad, la asunción de la bicolor como bandera de España resultó sencilla, el himno produjo problemas de diversa intensidad y naturaleza. Uno de ellos residió en sus propias características y en las dificultades implícitas a una música que no había sido compuesta para tal fin. Porque la Granadera, lejos de haberse ideado como emblema nacional, había sido creada, a lo largo del siglo xviii, como toque militar y marcha para el ejército español. De esta peculiaridad se derivaba el que no tuviera letra, un problema en absoluto baladí para un canto nacional. Y de esta característica se desprendía, también, el que resultase especialmente difícil componerla, según se podía intuir del escaso éxito logrado por las diferentes versiones compuestas en diversos momentos de su historia45. Hasta Nemesio Otaño, encargado, como se apuntó, de publicitar las virtudes de la Marcha, declaraba los excesos musicales del toque militar, unos excesos que había que suavizar instrumentalmente y completar con una letra que pudiera ser cantada46. Porque el himno se había oficializado, pero sin proporcionar la partitura final con la que debía interpretarse, ni letra con la que debía cantarse. Era, entonces, cuestión urgente e inaplazable la imposición de una versión definitiva que zanjase las incertidumbres, concluía Otaño47.

  • 48 BOE, 28 de febrero de 1937. El establecimiento del saludo fascista como saludo oficial se hizo a t (...)
  • 49 D. Ridruejo, Casi unas memorias, p. 77.
  • 50 Citado en J. L. Rodríguez Jiménez, Historia de Falange Española, p. 271. El papel de Pilar Primo d (...)

30Existían obstáculos que residían en la misma composición de la Granadera, pero había también trabas que surgían del rechazo frontal que algunos de los principales grupos políticos integrantes del Movimiento mostraban hacia el himno. A este respecto, resultó particularmente conflictiva, según se anunciaba anteriormente, la posición mantenida por Falange. Básicamente, la postura que el partido desarrolló ante el himno oficial de la España franquista fue la de resistirse a su imposición. Se trataba de desacatar la legislación vigente, una legislación que había establecido su obligada escucha, así como la de cualquiera de los reconocidos como «cantos nacionales» —el Cara al sol, el Oriamendi y el Himno de la Legión—, de pie y en posición de saludo fascista, como acto de «homenaje a la patria y sus caídos»48. Así lo señaló Dionisio Ridruejo, jefe de la Falange vallisoletana por aquel entonces, recordando cómo en Valladolid nadie rechistaba: se negaba el saludo al himno nacional y se permanecía ostentosamente sentado hasta que le llegase el turno al Cara al sol49. Parece que fue Pilar Primo de Rivera quien, en buena medida, impulsó esta corriente de hostilidad hacia la Granadera. Situada ya a la cabeza de la Sección Femenina, la delegada nacional recordaba a las afiliadas a la organización que Falange Española no debía reconocer como himno oficial más que el suyo propio, quedando consecuentemente prohibido ponerse de pie y, por supuesto, saludar a cualquier himno que no fuera el falangista50.

  • 51 J. del Burgo Torres, Conspiración y Guerra Civil, pp. 576-577.
  • 52 ABC [Sevilla], 30 de junio de 1937. Véase también E. Vegas Latapié, Los caminos del desengaño, p. (...)
  • 53 El mensaje se publicó los siguientes días del mes de julio: 2, 4, 6, 11, 21,29 y 31; y los siguien (...)

31De los actos de desacato a la Marcha daba cuenta la prensa monárquica. Así, mientras la prensa falangista permitía que de vez en cuando se filtrasen artículos contra el canto nacional —como el artículo «La Marcha Real debe marchar», supuestamente publicado en Arriba España a principios de noviembre de 1936—51, los medios de difusión de carácter monárquico recogían con indignación las provocaciones de las que era objeto el himno. El 30 de junio de 1937, por ejemplo, ABC daba constancia de uno de estos primeros actos, consistente en la denuncia cursada por una mujer a propósito de un individuo que había permanecido sentado durante los acordes del himno. Si el título que rotulaba la crónica de los hechos era elocuente del mensaje que latía detrás —«Respeto obligatorio al himno nacional»—, la exhortación con la que terminaba el artículo lo era de la crítica que, actitudes como la mantenida por Falange, suscitaba entre otros sectores del mismo Movimiento. De este modo, el diario aprovechaba el incidente para pedir a los ciudadanos que no consintieran que en su presencia se permaneciese sentado mientras sonase la música del himno. Y es que lo ocurrido ese día tenía la suficiente importancia y gravedad como para verse en la obligación —proseguía el artículo de ABC— de subrayarlo: todos los españoles debían ser celosísimos guardianes del notable signo, no dudando en denunciar a quienes se rebelasen contra las representaciones de un Estado que luchaba por ellos52. A partir de ese momento, y de forma significativa, las páginas del periódico publicaron con asidua periodicidad un mensaje titulado «Acatamiento y respeto al himno nacional», en el que se volvía a alentar a los españoles a que escuchasen debidamente la Marcha y a que fuesen cuidadosos guardianes ante cualquier posible desobediencia que desacatase al himno y, por consiguiente, a España53.

  • 54 BOE, 21 de julio de 1942.

32Que los actos de trasgresión respondían a un sentir lo suficientemente arraigado como para prolongarse más allá del primer año de la oficialización de la música lo dejó claro un nuevo decreto firmado en el verano de 1942. En él, era el propio Franco quien declaraba la necesidad de recordar que, tanto el himno como los declarados «nacionales» por el Movimiento, debían ser escuchados de pie y en posición de saludo oficial. Las disposiciones oportunamente proporcionadas en su momento —febrero de 1937— no habían tenido «la fiel interpretación que la claridad de las disposiciones exigía» siendo, entonces, forzoso reiterar la obligada «unidad y fiel interpretación» a este respecto. El que la mencionada nueva orden se publicase un lustro después de la instauración de la Marcha era suficientemente expresivo de que la legislación no se cumplía como se había establecido en su momento54.

  • 55 De este modo se expresaba un telegrama enviado a Franco desde la Diputación Foral de Navarra el 2 (...)
  • 56 «La Marcha Real, Himno Nacional», Boinas Rojas, 2 de marzo de 1937.
  • 57 Diario de Navarra, 2 de marzo de 1937 (citado en J. del Burgo Torres, Conspiración y Guerra Civil,(...)

33En cualquier caso, el himno no siempre fue objeto de insumisiones. Los sectores monárquicos del Movimiento, claro es, celebraron su reposición, independientemente del esfuerzo previo encaminado a restarle su mensaje regio e independientemente, también, de la opción monárquica a la que se adhirieran. A este propósito, dentro de las filas tradicionalistas, la Granadera sonó sin ninguna contradicción junto al carlista Oriamendi, felicitándose de que el himno que históricamente se había escuchado en los momentos de fervor religioso, aquél que se había oído en los trances de exaltación patriótica, y el que estaba unido a las glorias de la brillante historia española, volviese a ser el himno de España55. Así se había manifestado ya —esta vez sí de forma espontánea— en las movilizaciones del verano de 1936 acontecidas en territorio mayoritariamente carlista, como había sido el ejemplo de Navarra. Y así se había celebrado desde la prensa tradicionalista a partir de la oficialización de la música. El malagueño Boinas Rojas, por ejemplo, celebraba el decreto de febrero de 1937 aludiendo, precisamente, al carácter tradicional de la Marcha —en este caso, denominada siempre Marcha Real— y corroborando que la España de verdad no podía tener otro himno56. El Diario de Navarra, por su parte, reivindicaba el papel de Pamplona en los días de julio de 1936, recordando que había sido en la capital navarra donde el himno se había aireado triunfal para, a continuación, extenderse por el resto de la España redimida57.

34Si la Granadera resultaba concordante con algunos de los himnos pertenecientes a los sectores políticos del Movimiento, mucho más generalizable resultó la compatibilidad simbólica de la bandera. En esta ocasión, no hubo resistencias frontales, como la mantenida por Falange ante la Marcha, ni ostentosos actos de insubordinación ante la legislación establecida al respecto, sino una utilización carente de tensiones de la bicolor junto a las otras posibles telas. Especialmente elocuente resultó el lucimiento de la roja y gualda al lado de la roja y negra falangista. Así se había podido ver desde las mismas fiestas de la reposición de la bandera nacional, en las que algunos monumentos clave de las ciudades en las que se vivía el acontecimiento, así como determinados edificios y balcones, habían ejemplificado el lucimiento conjunto de ambas enseñas.

35Puede que la razón de esta disparidad de celo falangista a la hora de asumir la posición subordinada a la que se reducían sus emblemas residiese en la importancia desigual que para el partido tenían éstos: la tela, no se olvide, había sido una herencia del primer jonsismo, mientras que el Cara al sol, como se vio en páginas precedentes, era una composición conjunta que llevaba el sello personal del desaparecido José Antonio Primo de Rivera. Al final, no cabe duda, uno y otro terminarían siendo aceptados, pero el proceso de asentamiento de los elegidos como símbolos nacionales franquistas iba a estar atravesado, según se ha visto aquí, por las dificultades y las luchas políticas subyacentes.

36Encontrando más o menos impedimentos, se afirmaba unas líneas más arriba, la bandera roja y gualda y la Marcha Granadera representaron a la España de Franco durante sus casi cuatro décadas de existencia. Su longeva pervivencia, y debates más actuales centrados en su posterior aceptación y adaptabilidad al régimen democrático, han ensombrecido el interés analítico que late tras su proceso de institucionalización. El éxito de unos símbolos que aún hoy representan a la nación difícilmente permite imaginar que durante los breves años de la guerra, unos años de negociaciones implícitas en los que los diferentes grupos políticos trataron de definir al régimen que se gestaba, parte de las luchas se dirimieron en torno a ellos. El objetivo de estas páginas ha sido, precisamente, volver la vista hacia este proceso de oficialización de los emblemas para tratar de desgranar las dinámicas que yacieron debajo. A este respecto, una primera idea que se ha sostenido aquí es que ni la bandera ni el himno fueron espontáneamente adoptados por las masas que se movilizaban bajo la causa «nacional». Dentro de una heterogeneidad simbólica que incluía diversos cantos y telas, la bicolor y la Granadera sólo se aceptaron de forma generalizada una vez que se impusieron las órdenes correspondientes. No hubo, por tanto, consenso voluntario y espontáneo, sino una estrategia más o menos premeditada para afianzar los que serían el himno y la bandera de la España franquista.

37Una segunda idea articulada en este texto tiene que ver con las características de esta estrategia. Según se ha establecido aquí, la habilidad del nuevo régimen residió en la desmonarquización de unos símbolos de connotaciones indudablemente regias para naturalizarlos como los invariables símbolos de España. En este caso, no se trataba de un proceso carente de intenciones, sino de una acción muy concreta dirigida a neutralizar lo que, en un primer momento, parecía un triunfo de los grupos monárquicos del Movimiento. La importancia del estudio de la oficialización de los emblemas reside justamente ahí: nos permite entrar desde una puerta poco transitada al interior de la historia política del franquismo. Es entonces cuando el proceso de instauración de la bandera y del himno durante la Guerra Civil se revela como escenario de las luchas políticas que, de un modo u otro, caracterizaron al régimen hasta el final. Lo apuntó el marqués de Valdeiglesias en la cita que ha abierto este recorrido: la lucha simbólica iba a ser el inicio de una enfermedad crónica con la que la Dictadura tendría que vivir: los enfrentamientos entre sus sectores ideológicos por definir políticamente al régimen.

38En buena medida, quien protagonizó la pugna frontal por la cuestión de los símbolos fue el sector falangista. Esa ha sido, también, otra de las líneas argumentales que ha ocupado este texto: la resistencia mostrada por uno de los principales grupos de la Dictadura a aceptar signos que no sentían como suyos. La conflictiva heterogeneidad del Movimiento se hace, así, expresiva, y el análisis propuesto vuelve a resultar un privilegiado ángulo desde el que estudiar parte de las dinámicas internas del régimen franquista.

Notes

1 Según afirmaba Rafael García Serrano en La gran esperanza (citado en L. Castro, Capital de la Cruzada, p. 146).

2 R. Serrano Suñer, Entre Hendaya y Gibraltar, pp. 20-21.

3 La expresión de F. de Cossío pertenece a su prólogo al libro del general A. Sagardía Ramos, Del Alto Ebro a las fuentes del Llobregat, p. 13.

4 Una visión de conjunto de la construcción simbólica franquista durante el período fundacional en Z. Box, España, Año Cero. Véase también X. M. Núñez Seixas, ¡Fuera el invasor!, pp. 320-327.

5 J. I. Escobar y Kirkpatrick, Así empezó, pp. 44-45.

6 Decreto n° 77, Boletín Oficial de la Junta de Defensa Nacional, n° 14,30 de agosto de 1936. G. Cabanellas, La guerra de los mil días, p. 638.

7 C. de Arce, Los generales de Franco, pp. 221-237.

8 Las crónicas y los discursos de la celebración pueden verse en el ABC [Sevilla] del 16 de agosto de 1936; véase, en particular, «La fiesta de hoy». Una descripción detallada de la ritualización sevillana, en L. Nunes, La guerra en España, pp. 259-266. Un análisis, en Z. Box, España, año Cero, pp. 286-290.

9 R. Cruz, «Old Symbols, New Meanings», p. 169.

10 L. Nunes, La guerra en España.

11 Las expresiones, en «La fiesta de hoy», ABC [Sevilla], 15 de agosto de 1936.

12 G. Cabanellas, La guerra de los mil días, p. 638.

13 F. Franco Salgado-Araujo, Mi vida junto a Franco, pp. 188-189.

14 J. I. Escobar y Kirkpatrick, Así empezó, p. 43.

15 R. Cruz, «Old Symbols, New Meanings», p. 166.

16 E. Vegas Latapié, Los caminos del desengaño, pp. 25 y 32; J. I. Escobar y Kirkpatrick, Así empezó, pp. 48-49.

17 R. Cruz, En el nombre del pueblo, p. 300; J. M. Peña López y J. L. Alonso González, La Guerra Civil y sus banderas, pp. 38-40.

18 Una explicación del simbolismo de la bandera falangista, en J. Aparicio López, «Negro y Rojo», p. 210.

19 La bandera blanca con la cruz de borgoña funcionó como bandera española hasta 1785, momento en el que Carlos III adoptó los colores rojo y amarillo para que sus barcos de guerra tuviesen mayor visibilidad en alta mar. Véase J. L. Calvo Pérez y L. Grávalos González, Banderas de España, p. 58.

20 A. de Lizarza Iribarren, Memorias de la conspiración, pp. 116-117.

21 J. del Burgo Torres, Requetés en Navarra antes del alzamiento, p. 184.

22 J. Ugarte Tellería, La nueva Covadonga insurgente, pp. 143-163.

23 L. Redondo y J. de Zavala, El requeté, p. 418.

24 Ibid., pp. 206-207.

25 Ibid., pp. 105-107.

26 Un catálogo explicativo de las diversas banderas utilizadas por cada uno de los Tercios de Requetés de Navarra se puede ver en Í. Pérez de Rada, Navarra en guerra.

27 Publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), 28 de febrero de 1937.

28 R. Cruz, «Old Symbols, New Meanings», p. 170.

29 BOE, 28 de febrero de 1937.

30 B. Gil, Cancionero histórico carlista.

31 C. Serrano, El nacimiento de Carmen, p. 112. La primera mención de la Marcha Granadera data de 1749, apareciendo a partir de 1762 en las Ordenanzas Generales de Infantería. Véase B. Lolo, «El himno».

32 Sobre los detalles concretos de la composición del Cara al sol circularon diferentes versiones proporcionadas por destacados falangistas: la de Francisco Bravo, la de Agustín de Foxá, la del marqués de Bolarque, la de Jacinto Miquelarena y la del Maestro Tellería. Básicamente, aquí se sigue la narración de Agustín de Foxá. Véase F. Ximénez de Sandoval, José Antonio, pp. 397-400.

33 Una descripción del proceso de composición del Cara al sol en A. de Foxá, Madrid, de Corte a checa, pp. 226-231. Toda la explicación del significado metafórico de cada una de las estrofas del himno, en Id., Canción de la Falange.

34 J. I. Escobar y Kirkpatrick, Así empezó, p. 44.

35 G. Cabanellas, La guerra de los mil días, pp. 638-639.

36 H. Raguer, La pólvora y el incienso, p. 76.

37 H. O’ Donnell, «La Bandera», p. 357. Como señala este autor, «se optó por una bandera que podía acoger a todos, sin hacer mención al escudo» (ibid.).

38 J. Roel, «La corona mural», ABC [Sevilla], 22 de abril de 1937.

39 A. M. de Puelles y Puelles, Símbolos nacionales, pp. 105-109.

40 Símbolos de España: librito escolar de lectura, pp. 65-67.

41 Así lo apunta E. Vegas Latapié, Los caminos del desengaño, p. 157.

42 A. M. de Puelles y Puelles, Símbolos nacionales, p. 179.

43 I. Contreras Zubillaga, «El eco de las batallas», pp. 5-6.

44 B. Lolo, «El himno», p. 415.

45 Ibid., pp. 450 sqq. Los dos intentos notorios y fallidos de componer una letra para el himno fueron el de Eduardo Marquina y el de José María Pemán, ambos en 1927.

46 N. Otaño, «El Himno Nacional Español».

47 N. Otaño, «El Himno Nacional y la música militar». No obstante, el artículo de Otaño se acompañaba de alabanzas al carácter militar del himno. Así, el jesuita escribía: «la música propiamente militar es un elemento psicológico de altísimo valor, dependiendo en gran parte de ella el espíritu informador guerrero de un pueblo. El espíritu militar, en cuanto significa disciplina, orden, fuerza organizada y seguridad y defensa de la patria debe promoverse a toda costa, y el mejor modo de exteriorizarlo y penetrarlo en las almas es por la música».

48 BOE, 28 de febrero de 1937. El establecimiento del saludo fascista como saludo oficial se hizo a través del decreto núm. 262 (BOE, 25 de abril de 1937).

49 D. Ridruejo, Casi unas memorias, p. 77.

50 Citado en J. L. Rodríguez Jiménez, Historia de Falange Española, p. 271. El papel de Pilar Primo de Rivera en la estrategia de oposición al himno está señalado en R. Serrano Suñer, Memorias, p. 170. También en E. Vegas Latapié, Los caminos del desengaño, p. 363.

51 J. del Burgo Torres, Conspiración y Guerra Civil, pp. 576-577.

52 ABC [Sevilla], 30 de junio de 1937. Véase también E. Vegas Latapié, Los caminos del desengaño, p. 363.

53 El mensaje se publicó los siguientes días del mes de julio: 2, 4, 6, 11, 21,29 y 31; y los siguientes días del mes de agosto: 3, 5, 7, 14, 20, 21,28 y 29.

54 BOE, 21 de julio de 1942.

55 De este modo se expresaba un telegrama enviado a Franco desde la Diputación Foral de Navarra el 2 de marzo de 1937 (citado en J. del Burgo Torres, Conspiración y Guerra Civil, pp. 733-734).

56 «La Marcha Real, Himno Nacional», Boinas Rojas, 2 de marzo de 1937.

57 Diario de Navarra, 2 de marzo de 1937 (citado en J. del Burgo Torres, Conspiración y Guerra Civil, p. 733).

© Casa de Velázquez, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search