Version classiqueVersion mobile

Demonio y modelo

 | 
José Checa Beltrán

Interferencias

Texte intégral

Ideología y redes culturales

1Proponíamos al comienzo de este libro que los juicios de cualquier autor sobre las aportaciones culturales de otro país están determinados, interferidos, esencialmente por tres elementos: nacionalismo, canon e ideología. Este último factor debió de ser decisivo en la prejuiciosa actitud y negativa opinión del pensamiento «filosófico» francés sobre España. El principal motivo de tan adversa predisposición fue su idea de una España fanática, inquisitorial, intolerante y enemiga del progreso, desacompasada con la Europa avanzada. Este apriorismo determinó sus juicios y su falta de interés por conocer el pasado y el presente del legado español. Su ideología obstaculizó un verdadero acercamiento a la cultura española para, llegado el caso, revisar o puntualizar —o confirmar— sus tan negativas estimaciones sobre todo lo relacionado con España. Quizás esto fue mayoritariamente así entre los philosophes franceses, aunque ya hemos señalado ciertos matices que atenúan la tan asentada idea historiográfica sobre la demonización de España por parte de todos los philosophes: muchos de ellos nunca escribieron sobre España; en cuanto a los que escribieron, o fueron menos antiespañoles de lo que se ha creído, o desconocían profundamente el legado cultural español. En cualquier caso, no puede obviarse que cualquier modelo de representación del mundo se asienta esencialmente en una concepción ideológica.

2Pero, dicho esto, nuestro objetivo en este ensayo no es hablar de los philosophes, sino de una corriente de opinión francesa favorable a España. Con los datos de que disponemos, sabemos que ninguno de los medios periodísticos que estamos manejando —predispuestos favorablemente hacia España— formaron parte de «grupos de presión» philosophes. Sin embargo, no compartieron tampoco la orientación reaccionaria de los llamados antiphilosophes. No todos poseyeron idéntica ideología política, pero sí podemos afirmar que en su mayoría fueron reformistas, moderadamente contrarios al Antiguo Régimen, cercanos ideológicamente al pensamiento enciclopedista y militantes, algunos, en la masonería (Fréron y Bricaire de la Dixmerie).

3La posición política de todos ellos, cercana al gobierno —aunque también los philosophes supieron ser aliados, además de adversarios, del poder político—, en sintonía con los intereses diplomáticos de Francia —aliada de España durante gran parte del siglo—, podría explicar en cierta medida la buena disposición de aquellos intelectuales con respecto a España. Asimismo, el hecho de dirigir periódicos cuyo contenido implicaba la necesidad del conocimiento de la cultura extranjera añadiría otro motivo para explicar su positivo acercamiento a España. Por otra parte, su moderación ideológica y su oposición a los filósofos pudo empujarles a discrepar con ellos también en la cuestión de España. No es de extrañar, asimismo, que los jesuitas de las Mémoires tuvieran esa buena disposición con la patria de San Ignacio. Finalmente, y en gran medida, su cultura histórica, el humanismo cristiano y los gustos estéticos de muchos de ellos —de un clasicismo menos estricto que el dominante en la Francia de la época— terminarían de explicar su ubicación proespañola.

  • 40 Antoine Compagnon, Los antimodernos, Barcelona, Acantilado, 2007, pp. 12 y 21.

4Antoine Compagnon40 ha definido recientemente a los «antimodernos» como «los verdaderos modernos, que no se dejan engañar por lo moderno, que están siempre alerta», y recuerda a Barthes cuando declaraba que su deseo era situarse en la retaguardia de la vanguardia, porque «ser de vanguardia significa saber lo que está muerto; ser de retaguardia significa amarlo todavía». Compagnon considera que no hay mejor definición del antimoderno que esta, y sitúa el comienzo de este tipo de intelectuales a partir de la Revolución Francesa. Infringiendo ese límite temporal, podríamos tomarnos la libertad de incluir en dicha definición a nuestros Fréron, Arnaud, Dixmerie, Bourgoing... En cualquier caso, y aunque a continuación pasemos revista a algunos de los rasgos del pensamiento de estos autores, no es nuestro objetivo detenernos en la búsqueda de su precisa definición ideológica. Sí debemos anotar un elemento coincidente en casi todos ellos: su discrepancia y enfrentamiento con el poder intelectual de la época, el «filosófico». Fue una disidencia desde posiciones ideológicas que podríamos enmarcar en el ámbito de una ilustración blanda, relativamente apegada al pasado pero proyectada hacia el futuro, aunque insumisa ante las arbitrariedades de falsos vanguardismos.

5Dentro de esta corriente proespañola, la posición política más conservadora quizás fue la del periódico jesuita Mémoires de Trévoux (1701-1767), cuya línea editorial estaba centrada —según el propio periódico declaró en febrero de 1712— en la defensa de la religión católica y en la de ofrecer información sobre la actualidad científica y cultural europea, mediante la redacción de extractos de los libros publicados en Francia y en el extranjero. En efecto, los memorialistas se presentan como neutrales en todas las materias que tratan, excepto en los asuntos religiosos, de costumbres o de Estado, lo cual ya demuestra una ideología militante. Asimismo, subrayan su papel de intermediarios entre el público y los sabios, o bien entre los propios sabios.

  • 41 Jean Sgard (dir.), Dictionnaire des journaux, (Dictionnaire de la presse 1600-1789), París, Univers (...)

6Tomando como referencia el Dictionnaire des journaux de Jean Sgard41, sabemos que desde 1734 el periódico de Trévoux estuvo dirigido por el padre Rouillé, que con un nuevo equipo de redacción ajustó la orientación polemista anterior y escribió con más politesse y moderación, con más cuidado y más gusto que en los años precedentes. Estos valores continuarán durante la dirección del padre Berthier, desde 1745, cuya moderación proporcionó aún mayor éxito al periódico.

7Aparte de los lógicos cambios entre las diversas etapas del largo período en que se publicaron las Mémoires, su permanente afán religioso y su defensa de la monarquía no impidieron su apoyo al progreso de las artes y las ciencias, censurado, claro está, en todo aquello que atentase contra la religión y las buenas costumbres. Por ejemplo, y por lo que respecta a España, cuando los memorialistas reseñan un nuevo libro español —ya citado— sobre filosofía especulativa y experimental, comentan positivamente la llegada a España de la «nouvelle philosophie», pero subrayan la comedida admiración española por Newton y por la física, lejos de una adhesión dogmática e incondicional a las nuevas ideas. Asimismo, en las Mémoires son abundantes las reseñas de libros de Feijoo, en los que se elogia su empeño por acabar con la superstición en España. Junto a su lucha contra el avance de la incredulidad y el materialismo enciclopedista —Voltaire, especialmente—, los memorialistas demuestran, según Sgard «une foi inébranlable dans le progrès des arts et des sciences».

  • 42 Jean Sgard (dir.), Dictionnaire des journalistes (Dictionnaire de la presse, 1600-1789), Oxford, Vo (...)

8Siguiendo al Dictionnaire des journalistes de Jean Sgard42 —y a sus ilustres precedentes, Hatin y Bellanger—, repasemos sucintamente las biografías de los otros defensores de la imagen de España que estudiamos aquí (Arnaud, Fréron y Bricaire de la Dixmerie), en cuyas publicaciones podemos comprobar una clara orientación reformista, así como una decidida oposición al fanatismo religioso, a la superstición y a la intolerancia. Algunos de estos personajes fueron reconocidos intelectuales de la época.

9François Arnaud (1721-1784), estudió con los jesuitas, fue sacerdote, musicólogo y buen conocedor de las lenguas antiguas. Entre 1760 y 1762 fue director del Journal Étranger (1754-1762) en colaboración con su amigo Jean Baptiste Suard. Este periódico, que prestó una favorable atención a España, tuvo varios directores, entre ellos Prévost, Fréron y Arnaud. En el Avertissement de octubre de 1760 se traza una pequeña historia del periódico, mencionando a sus sucesivos directores: al principio fue compuesto por los señores Toussaint y Favier, después por el abbé Prévost, Fréron, Deleyre y Meusnier de Querlon. Cesó en diciembre de 1758, hasta que en enero de 1760 se reinició bajo la dirección de Arnaud, con la ayuda de Monseigneur le Dauphin.

10Arnaud dirigió después, entre 1764 y 1766, la Gazette littéraire de l’Europe, y luego la Gazette de France. Asimismo, en 1777 apareció el Journal de Paris, donde Arnaud colaboró con numerosos artículos. Según Sgard, fue hombre de gran cultura, helenista distinguido, musicólogo, contó con buenos apoyos en la Corte y en las altas esferas de la sociedad. «Il était l’ami des philosophes»: cuando dirigía la Gazette littéraire tuvo un fuerte enfrentamiento con el arzobispado de París. Resulta que «ce journal déplaisait aux dévôts pour son approche trop philosophique». Los teólogos encontraron en él proposiciones répréhensibles que desvelaron en un escrito de denuncia. Los autores de la Gazette littéraire encargaron a su amigo el abate Morellet que respondiera al ataque de los teólogos. Morellet compuso un pequeño folleto anónimo que dio a conocer a Voltaire, quien —muy interesado por este periódico, donde escribió numerosos artículos— mandó imprimirlo. «Les conséquences auraient pu être très graves pour Arnaud et Suard, cependant ils ne furent pas poursuivis par le pouvoir». Tomó partido por los gluckistes en la querella de estos con los piccinistes, defendidos por Marmontel y La Harpe.

11Élie Catherine Fréron (1718-1776), de personalidad muy independiente, estudió con los jesuitas. Durante gran parte de su vida estuvo enteramente dedicado al periodismo. Comenzó su carrera periodística como redactor de Observations sur les écrits modernes (1739-1743), como discípulo de Desfontaines. En 1744 fue admitido como «franc-maçon» en la logia de l’Union de Procope. Desde 1750 «il s’ouvre a toutes les influences étrangères». Luchó a favor de la «saine littérature», fundada en la naturaleza y en los grandes modelos, «pour l’honneur des poètes; contre le bel esprit et le superficiel, contre Voltaire, l’ennemi de J.-B. Rousseau, son dieu, de Desfontaines, son maître». En 1749 publicó el periódico Lettres sur quelques écrits de ce temps, donde criticaba la literatura contemporánea y los filósofos; muchos literatos, entre ellos Voltaire, se sintieron censurados.

  • 43 Ph. Van Tieghem, l’Année Littéraire. Dante Lenardon, Index de L’Année littéraire.

12L’Année littéraire (1754-1790) es quizás el más importante e interesante periódico del siglo xviii francés, debido en gran medida a la personalidad de su director, Élie Catherine Fréron, que lo dirigió con gran éxito durante 22 años (1754-1776). Luego lo relevaron su hijo y su viuda (1776-1790). Fue creado en 1754 por Fréron, que lo dirigió hasta 1775; suspendido varias veces, sobrevivió a los ataques de los filósofos. A pesar de su acitud militante contra Voltaire, Diderot y los enciclopedistas, poseyó cierto espíritu enciclopedista. Van Tieghem, ya citado, estudió la presencia en este periódico de distintas literaturas europeas. Sin embargo, presta escasa atención al caso español y no es exhaustivo en su relación de entradas sobre España. Sí lo es, por el contrario, Dante Lenardon, que publicó unos útiles índices de este periódico43.

13Fréron fue protegido por altos miembros de la monarquía y la aristocracia, así como por sus hermanos masones. Tuvo como colaboradores a Joseph de la Porte, Grosier, Royou, Duport de Tertre, Baculard d’Arnaud, Palissot, Dorat, Dudoyer de Gastels, Sautreau de Marsy, Daillant de Latouche, Jourdain y el marqués d’Argenson entre otros. Aunque los artículos de L’Année no suelen estar firmados, Fréron era el responsable del conjunto. Entre 1755 y 1756 dirigió el Journal Étranger.

14En 1752 polemizó con los enciclopedistas: Fréron, «qui au fond partage leurs idées et vise le même public, dénoncera surtout leurs manœuvres». Contribuyó a acreditar en la opinión pública la existencia de un partido de filósofos organizados. Defendió la «filosofía práctica», la suya, contra la ideología subversiva, que calificará de «philosophisme». Mantendrá un duelo con Voltaire, que afectará a L’Année littéraire. En 1758 y 1759 Fréron acuñó las palabras «philosophisme» y «philosophistes». Él mismo presumía (en el tomo II de L’Année de 1773) de haber sido el primero y, durante mucho tiempo, el único que se atrevió a resistir el torrente de la filosofía reinante y del mal gusto.

  • 44 Jean Balcou, Fréron contre les philosophes, Ginebra, Droz, 1975. Journal Étranger, 1755, mayo, p. 1 (...)

15El año 1760 señala el punto más alto de de la batalla entre Fréron y los filósofos. Fréron se cree acosado por un complot filosófico, y defiende a Rousseau. Fue encarcelado en tres ocasiones. Fue partidario de la monarquía, la religión y las buenas costumbres. Pero su posición progubernamental no le impidió criticar los abusos del Antiguo Régimen y proponer reformas fiscales, sociales y económicas para mejorar la suerte de los campesinos franceses. «Quoique Voltaire ait pu dire de lui, il a un esprit réformateur». Su pecado fue criticar a los filósofos en general y a Voltaire en particular44. En efecto, Fréron siempre mostró una actitud contraria a todo tipo de prejuicios, como demuestra su favorable opinión sobre Feijoo: «aussi distinguée par son esprit que par son savoir, surtout dans son Théâtre critique, où il déclare la guerre à tous les préjugés».

16A su muerte, en 1776, lo sustituyó su hijo Louis Stanislas Fréron (1754?-1802), que se ocupó muy poco de la dirección de L’Année, pero contó con la colaboración de los abates Grosier, Royou y Geoffroy. Fueron los dos últimos quienes se ocuparon del periódico en esta etapa (1776-1790), en la que continuó la enemistad con los filósofos. Durante los años revolucionarios, el hijo de Fréron «malgré ses alliances royalistes, il prit part à tous les événements de la Révolution».

17Nicolas Bricaire de la Dixmerie (1731-1791) fue miembro de la sociedad masónica de los «Neuf-Sœurs». En 1779 escribió una «Memoria» de dicha logia e hizo un elogio de Voltaire. Trabajó en varios periódicos: L’Observateur Littéraire, Mercure de France, Avant-Coureur. Dirigió L’Espagne littéraire (1774). Trabajó también en la Bibliothèque Universelle des Romans. En 1810 apareció el ya citado Lettres sur l’Espagne, cuyo prologuista, C. P., manifiesta que Dixmerie —que dejó muchas obras y poco renombre, dice— le pidió días antes de morir que publicase un libro donde se recogieran los artículos que él escribió en L’Espagne littéraire. El prologuista los reunió, reduciéndolos, aumentándolos o retocándolos según su criterio, dando como resultado las citadas Lettres. En el prólogo podemos leer una elogiosa biografía de Dixmerie, de quien se dice que no fue partidario de la Revolución Francesa, y no porque perdiera su pensión en el Mercure a consecuencia de ella, sino porque era muy sensible ante la sangre y las atrocidades que vio. El prologuista añade que fue, sin duda, un filósofo. Dixmerie murió pocos días después de que Pancoucke, dueño del Mercure, cerrara el periódico y retirara su salario a Dixmerie.

18Jean-François de Bourgoing (1748-1811), otro de los autores estudiados en este trabajo, trabajó como diplomático en España entre 1777 y 1786; fruto de aquella experiencia fue su Nouveau voyage en Espagne ou Tableau actuel de la monarchie (1789, 5 vols.), que reimpreso en 1797, tuvo dos ediciones aumentadas y corregidas en 1803 y 1807 con el título de Tableau de l’Espagne moderne. Fue ministro plenipotenciario en España de la Francia revolucionaria, años 1792-1793.

19Su pensamiento político fue indudablemente ilustrado. La lectura de su Tableau de l’Espagne Moderne demuestra una posición muy crítica con la práctica de la tortura en España, con la Inquisición, con la extremada riqueza de clérigos y monjes, con el fanatismo religioso y sus seguidores, lo cual no impidió que supiera reconocer y elogiar los méritos de España, así como señalar las aportaciones españolas al legado cultural europeo.

20Por otra parte, hemos comprobado que existieron buenas relaciones entre los tres periódicos citados, Journal Étranger, L’Année littéraire y L’Espagne littéraire. Determinadas conexiones entre ellos permiten hablar de una «red» periodística francesa interesada, entre otros motivos, en dar a conocer en Francia los méritos del legado cultural español: sus respectivos editores se conocen, se aprecian y comparten actitud ante España. Sus escritos y sus posiciones políticas —Arnaud fue «amigo de los filósofos», mientras que Fréron y Dixmerie militaron en la masonería y fueron reformistas— muestran un pensamiento político nada «antifilosófico», a pesar de que los dos últimos tuvieran enfrentamientos con el grupo de presión de los philosophes. Veamos una muestra de la existencia de aquella red.

  • 45 L’Année littéraire, 1774, II, pp. 122-142.

21En L’Année littéraire de 177445, bajo el título de «L’Espagne littéraire. Année 1774; premier volume de 360 pages», aparece una carta sin firma, dirigida al director de L’Année, Fréron. El autor de la carta —muy probablemente Arnaud, ya que menciona su época como director del Journal Étranger— se felicita por la reciente aparición del periódico titulado L’Espagne littéraire, a cuyo director, Bricaire de la Dixmerie, dedica notables elogios: este periódico, dice Arnaud a Fréron, es uno de los mejor hechos y de los más interesantes que se pueda imaginar. Tras diferentes alabanzas, manifiesta que M. de la Dixmerie, escritor estimable «à tous égards», y cuyo nombre es muy apropiado para dar valor a una empresa literaria, es el redactor de los materiales que componen este periódico.

22A propósito de la oportunidad y conveniencia de este periódico —ocupado exclusivamente de las cosas de España (y en pequeña medida de Portugal)—, así como de la necesidad de dedicar un espacio monográfico a España, dice Arnaud que cuando él estaba encargado de la dirección del Journal Étranger, consideraba como muy interesante el proyecto de su periódico, pero su objetivo era demasiado amplio. Era imposible dar noticia en doce pequeños volúmenes por año de la literatura del mundo entero. Es mejor, sostiene ahora, que para dar una idea de las riquezas literarias de los diversos países de Europa, exista un periódico para cada nación. Es lo que comienza a hacer L’Espagne littéraire —añade—, cuyos autores se proponen dar a conocer las «Mémoires» de las academias españolas y portuguesas, los escritos de los literatos ligados a estas academias —por resúmenes y análisis, o por traducciones completas— y extractos sobre la vida de autores muertos u hombres célebres que han honrado a estas dos naciones. Además —continúa Arnaud—, este periódico se ocupará de diferentes ciencias, Moral, Jurisprudencia, Física..., y particularmente de lo que concierne a las Bellas Letras, es decir, el teatro, las novelas, las «pièces fugitives» y otras obras de gusto, tanto en prosa como en verso. Por otra parte, dice, sus autores anuncian que en cada número habrá una lección sobre la lengua española, «leçon fort abrégée», pero clara, precisa, propia para facilitar el estudio y el conocimiento de esta lengua.

23De esta manera, el que fuera director del Journal Étranger, Arnaud, escribe al director de L’Année littéraire, Fréron (que también había dirigido el Journal Étranger), para congratularse por la aparición del periódico L’Espagne littéraire, a cuyo director, Bricaire de la Dixmerie, dedica grandes elogios. En la carta se advierte la voluntad de los tres periódicos —que se publicaron entre los años cincuenta y setenta— por dar a conocer en Francia la producción cultural española de los últimos tiempos. En las décadas anteriores esa tarea de difusión fue asumida por las Mémoires de Trévoux.

  • 46 Françoise Étienvre, «España en las Nouvelles de la République des lettres et des arts (1777-1788)», (...)

24Françoise Étienvre46 señala que en otro periódico de la época, L’Avant-Coureur, Anne-Gabriel Meusnier de Querlon, amigo de Dixmerie, también se felicita por la aparición de L’Espagne littéraire, que, según se dice, viene a remediar el hecho de que España sea para los franceses «plus étrangère qu’aucune autre [nation] et la plus ignorée en France».

25Aquella solidaridad proespañola tuvo continuación: en el volumen de L’Année littéraire de 1775 hay otra carta —nuevamente de Arnaud— sobre L’Espagne littéraire, referida esta vez al tomo II de dicha publicación. Su autor menciona aquella primera carta y continúa diciendo que los artículos que aparecen en el periódico de Dixmerie contribuyen a «jeter le plus grand» interés sobre la historia actual de las costumbres y la literatura de España, pueblo estimable que, hasta el presente, no había atraído demasiado nuestra atención.

26A continuación pasa revista al contenido de este volumen, donde dice que se encuentran excelentes extractos de obras españolas, traducciones de poesías, etc. Reproduce algunos fragmentos y cita a Feijoo. Acaba con la valoración de que hay pocos periódicos tan instructivos y agradables como este y de que el trabajo de sus redactores merece el apoyo más grande, tanto por su objeto como por la manera en que este se lleva a cabo.

27Finalmente, poco nos dice Poirier sobre la ideología de los autores de la Bibliothèque Universelle des Romans: sus editores fueron Voyer d’Argenson (marqués de Paulmy), Bastide y Tressan. Sabemos que «Paulmy avait le projet ambitieux de s’attirer le public de l’Encyclopédie» y que él fue «à la fois l’instigateur de la collection, le pourvoyeur de matériaux grâce a sa propre bibliothèque, le directeur, et ce que nous appelons maintenant le rédacteur en chef». Parece que Bastide y Tressan participaron en la empresa movidos por razones financieras; se dirigieron sistemáticamente al público femenino y a nuevos ricos. Añade Poirier que el librero, Lacombe, era amigo de Voltaire. En cualquier caso, lo que más nos interesa es que esta colección de novelas defendió con entusiasmo el legado narrativo español y que su público debía de pertenecer al ámbito reformista, ilustrado.

28Dos conclusiones se desprenden de estas últimas páginas: primera, en la Francia del siglo xviii hubo intelectuales comprometidos en el mantenimiento de contactos culturales con España y en la difusión y defensa del legado cultural español. Segunda, la defensa de ese legado no corrió a cargo de «antifilósofos», sino de destacados letrados franceses cercanos al enciclopedismo y comprometidos con el reformismo político. En efecto, los tres periódicos citados, y sus correspondientes editores y redactores, pueden adscribirse políticamente a una línea de reformismo moderado. Por otro lado, las Mémoires de Trévoux representan una posición quizás más conservadora, mientras que Bourgoing ocupa posiblemente el lugar más renovador, comprometido como estuvo con la Revolución Francesa.

29Si es evidente que ninguno de estos autores podría asociarse con el filosofismo radical, tampoco pueden situarse en el ámbito de la «antifilosofía». Todos ellos criticaron a la España del fanatismo religioso, de la Inquisición, de la intolerancia, de la cerrazón al progreso científico. Esos fueron los puntos en los que su predisposición favorable a España chocó con su ideología. Resolvieron la interferencia con la máxima ecuanimidad, criticando esos aspectos político-religiosos y elogiando su legado cultural. En un próximo capítulo comprobaremos cómo aquellos personajes de la vida pública francesa supieron no solo reconocer el valor del pasado cultural español sino también los evidentes progresos que se advertían en la España de la segunda mitad del xviii.

Nacionalismo cultural y diplomacia política

30El inevitable nacionalismo fue otra de las interferencias que experimentaron los autores franceses bien predispuestos hacia España. Su lectura positiva del legado cultural español tuvo que resentirse, obviamente, cuando hubieron de pronunciarse sobre comparaciones culturales entre Francia y España. Por otra parte, no puede soslayarse la innegable influencia que la diplomacia política ejerce en el imaginario nacional y en el nacionalismo cultural. Si dos países mantienen una alianza política, los autores y medios —sobre todo si son progubernamentales— atemperarán su inevitable nacionalismo.

31En el siglo xviii, España ha perdido definitivamente su papel hegemónico de épocas anteriores y, no sin reticencias, acepta su nuevo papel de aliado y segundón de Francia, acatando —con intermitencias y generalmente con escaso entusiasmo— los dictados del país vecino, con mayor o menor resistencia dependiendo del reinado y de la situación político-militar. Después del Tratado de Utrecht y tras las oscilaciones españolas de los primeros años, España firma con Francia varios «pactos de familia» (en 1733, 1743 y 1759) que le mantienen en la órbita de la política internacional francesa hasta la Revolución de 1789. A pesar de que la alianza política obligaba a una diplomacia amistosa, tanto el imaginario popular como el culto de ambos países siguieron nutriéndose de muchas de las ideas preconcebidas anteriores —nacidas de una rivalidad de siglos—, recíprocamente negativas.

32A pesar de esos imaginarios —y descendiendo al ámbito cultural que nos interesa—, es lógico pensar que algunos letrados franceses, influidos por el canon político de la época, habrían debido manifestarse sobre España y el legado español de la manera positiva que debe esperarse de un aliado político. Así puede constatarse en muchos textos franceses, aunque la lógica de la diplomacia política pugnase con el otro platillo de la balanza, el de la lógica del nacionalismo. Cuando se trató de comparar el mérito de los legados de ambos países, los franceses proespañoles sintieron la contradicción entre su predisposición hacia España y su lógica nacionalista, profrancesa evidentemente. Interferencias que resolvieron de la manera más ecuánime y moderada.

33Aquellos debates, en apariencia exclusivamente literario-culturales, en los que el nacionalismo atiza el enfrentamiento mientras que la alianza política atempera los ánimos, terminan a veces con el deseo explícito de que reine la paz, con la manifestación de que todo ha partido de malentendidos mutuos, y con el reconocimiento de los valores de ambos países. En efecto, en algunas ocasiones se acude explícitamente a la alianza político-militar entre Francia y España para solventar esas diferencias culturales y para subrayar que se navega en un mismo barco. Es la solución más frecuente.

34Ese es el caso de la reseña que en 1747 publican las Mémoires de Trévoux sobre la Carta latina de Ignacio Philalethes a los P.P. de Trévoux sobre lo que se dice en las Memorias del mes de marzo de 1742, acerca de las cosas literarias de España (Zaragoza, 1743). La Carta Latina es el texto que escribió Luzán —bajo el seudónimo de Ignacio Philalethes— para protestar contra las opiniones expresadas un año antes por los memorialistas, en las que supuestamente se desmerecía a España. El periodista francés afirma que lo dicho entonces en las Mémoires es que en Francia se tiene tendencia a pensar que los españoles no hacen nada en el ámbito científico digno de la atención francesa. Pero, añade el periodista, las Mémoires de Trévoux no tomaban partido por esa opinión, sino que la consideraban un prejuicio. Desgraciadamente, dice, en España no lo han entendido así, sino que adjudican a las Mémoires la idea de que en España no se hace nada literariamente digno. Este malentendido ha provocado la «carta latina» que ahora reseñan, cuyo autor, Luzán —dice el reseñador—, habrá leído aquel artículo en una imprecisa traducción española.

35En efecto, se lamentaba Luzán en la Carta de que no se reconociese el mérito literario de España. El de Trévoux responde que esa rivalidad francoespañola pudo existir hace cien años, pero ahora, cuando hay una estrecha alianza entre las dos ramas de los Borbones, los franceses miramos —dicen las Mémoires— la gloria de España como un bien que nos interesa, que nos atañe, «comme une sorte d’héritage que nous voulons défendre avec la plume et avec l’épée».

36Aliados en la espada y aliados en la pluma. El nacionalismo debe desaparecer —o convertirse en un nacionalismo francoespañol— en estas ocasiones históricas en que dos naciones aliadas se convierten en una sola. La reseña de los autores franceses dispensa un trato exquisito a Luzán y a España. Dicen que la carta de Luzán está escrita con «politesse», hablan del «élégant auteur qui nous adresse la parole» y que proporciona a los franceses noticias interesantes, de ahí que se alegren de que haya sucedido este «petit procès littéraire». La carta del autor español está escrita, continúan,

avec beaucoup d’élégance, et ce monument seul poudroit déjà réfuter tous ceux qui penseroient que la bonne Latinité n’a plus de partisans au-delà des Pyrenées. L’Auteur, aussi sincère que poli,

  • 47 Guillermo Carnero, «La defensa de España de Ignacio de Luzán y su participación en la campaña contr (...)

expone el estado de las ciencias en España desde la muerte de Felipe II, cuando comenzó, según él, la decadencia de las letras en España. Pero Felipe V nuevamente protege las letras. Con esta «carta», Luzán quiso «sentar plaza de defensor de la imagen internacional de España»47, pero además sirvió para que los padres de Trévoux lo conociesen y reseñaran en su revista, un año después, su excelente tratado de poética. Una reseña muy elogiosa en la que los periodistas franceses reafirmaron la solidaridad político-cultural entre España y Francia:

Les François et les Espagnols semblent n’avoir maintenant qu’un seul et même intérêt. Les Littérateurs des deux Nations doivent être aussi unis que leurs guerriers; et si les armes de ceux-ci bravent avec avantage les efforts de l’Europe conjurée, ceux-là peuvent au moins balancer les Littérateurs des autres Nations, et établir sur le Parnasse l’équilibre qu’on cherche depuis un siècle à introduire dans le Système de l’Europe.

37Así pues, las Mémoires de Trévoux vienen a defender un nacionalismo francoespañol, común, como corresponde a dos naciones aliadas políticamente. El conflicto surge cuando se suscitan comparaciones entre los dos países, cuando esos franceses proespañoles deben pronunciarse sobre la superioridad o precedencia de uno u otro. La respuesta normal es que esa positiva disposición sobre «el otro» se resquebraja, otorgándose ventaja al propio país, tal y como impone el mecanismo nacionalista. Sin embargo, son notorios los esfuerzos realizados para preservar el valor de lo español y para no ofender a los vecinos.

38Por ejemplo, la positiva actitud hacia España de las Mémoires de Trévoux se vio entorpecida a veces por cuestiones de patriotismo. Prueba de ello es la reseña que se dedica (1743) al «Paralelo de lenguas» del Teatro crítico de Feijoo, donde el benedictino comparó el español y el francés de manera bastante equilibrada, aunque a la postre otorgara cierta ventaja al español, según esa lógica nacionalista que comentamos.

39Dicha recensión intenta conciliar el nacionalismo francés con una actitud contemporizadora con España y elogiosa con sus autores, en este caso con Feijoo. Para empezar, los padres de Trévoux enjuician favorablemente al autor gallego, como imparcial mediador entre los dos bandos existentes entonces en España:

Toujours sincère et toujours raisonnable, notre Espagnol zélé refute ici deux erreurs qui régnent en Espagne sur la langue françoise; les uns la méprisent trop, les autres l’estiment trop. [Feijoo] combat ces deux excès, 1°) il venge la langue françoise de ceux qui la méprisent, et leur en fait connaître le prix, 2°) il rend a la langue castillane les avantages qu’on lui ôte.

40Pero después se transcribe la opinión feijoniana de que los franceses tienen una pronunciación más dulce y los españoles más fuerte: la lengua francesa es más coulante, la española más frappante. Feijoo concluyó a favor del castellano, porque «c’est qu’une force mâle est une qualité plus noble qu’une douceur efféminée». El nacionalismo —y machismo— de Feijoo es respondido por Trévoux con idéntico nacionalismo, esta vez jugando a la defensiva y cargando las culpas a un tercer país, para no enfadar a los españoles:

Le P. Feijoo me le pardonnera si je dis qu’il n’a pas une idée trop juste de la Langue Françoise, qu’il prend une langue pour une autre, l’italienne pour la françoise. L’italienne peut avoir ce défaut, mais la français ne l’a point.

41Y se continúa: la francesa ama la propiedad, y «elle ne hait rien tant que l’affectation […], elle n’a point ces diminutifs fades, ni ces terminations doucereuses, que la langue italienne aime tant». O sea, la dulzura del francés es natural, no artificial, una dulzura que se parece a la del griego, y que nunca fue una dulzura afeminada, como posiblemente sea la del italiano.

42Continúa el reseñador respondiendo al paralelo de Feijoo: el estilo del español es más ampuloso, pero no más armonioso que el francés; y no es cierta la idea de Feijoo de que la lengua castellana sea tan fecunda como el mismo latín, y que ninguna otra lengua, a excepción del griego, la iguala. Dice el recensionista que Feijoo subraya tanto la riqueza del castellano con el fin de reprochar la pobreza del francés, pero está equivocado, porque la lengua francesa es más rica y más abundante de lo que Feijoo piensa, y pone ejemplos. Concluye el periódico francés parafraseando al Padre Porée: lo que señala definitivamente la gloria de la lengua francesa es que se habla en todas partes; se habla en España, Inglaterra, Alemania, Italia, en todas las cortes de Europa; se extiende por todos los sitios; la lengua castellana «n’a pas fait encore tant de conquêtes». Son evidencias de que hasta la mejor predisposición hacia el aliado político —de Feijoo hacia Francia y de las Mémoires hacia España— se tambalea ante las interferencias nacionalistas.

43También L’Année littéraire fue un periódico bien predispuesto con España, como venimos diciendo. Pero, igualmente, su actitud favorable se atempera cuando tiene que responder a las acusaciones, injustas, que los españoles han vertido contra Francia. Ello se advierte en la recensión de 1754 sobre la «Dissertation sur les tragédies espagnoles». Su anónimo autor reseña concretamente una traducción francesa del Discurso I de Montiano y Luyando, así como de su tragedia Virginia. El recensionista es muy crítico con el traductor —M. d’Hermilly—, con ciertas ideas del discurso y con la tragedia que lo acompaña, aunque ello no le impide elogiar el teatro español y al clasicista Montiano y Luyando.

44El contexto de la reseña puede resumirse así: como respuesta al ya citado Extrait (1738) de Du Perron de Castera, en 1749 Blas de Nasarre publicó las Comedias y entremeses de Cervantes, a las que antepuso un polémico prólogo sobre las comedias españolas que ya hemos comentado: Nasarre critica a los extranjeros que solo conocen el teatro español a través de los reprobables Lope y Calderón, desconociendo —dice— a los mejores dramaturgos españoles, cuyas comedias escritas de acuerdo a la normativa clásica son más numerosas que las de «franceses, italianos e ingleses juntos». Esos autores «clásicos» eran —según Nasarre— Guillén de Castro, Francisco de Rojas, Moreto, De la Hoz, Solís y otros.

45Evidentemente es un discurso que no merece crédito: por una parte, no existen diferencias significativas entre el «clasicismo» de los que Nasarre considera como corruptores o como autores modélicos; lo que sí les diferencia es que los primeros eran conocidos —y criticados— en Francia, mientras que los segundos eran casi anónimos. La argumentación de Nasarre quería conciliar su nacionalismo, defendiendo a muchos dramaturgos españoles, y su adhesión a la estética francesa, criticando a los criticados por Francia, Lope y Calderón fundamentalmente.

46Tras la defensa de la comedia española realizada por Nasarre, aparece en el escenario público Montiano y Luyando, que un año después, en 1750, se arroga el papel de defensor de las tragedias española con un Discurso sobre las tragedias españolas, al que siguió en 1753 un Discurso II sobre el mismo tema, ya comentados a propósito de la reseña que le dedicaron los jesuitas de Trévoux. Cada discurso iba acompañado de una tragedia escrita por el mismo Montiano en la que se intentaba respetar escrupulosamente las reglas clásicas sobre este género. El principal objetivo de Montiano en estos discursos es sostener —en contra de Castera— la existencia de tragedias en castellano y reivindicar que España fue la primera nación —junto con Italia— donde en la época moderna se escribieron tragedias, defendiendo, en consecuencia, la antigüedad y preferencia de España por lo que se refiere al género trágico. En su discurso II añade algunas obras más de autores españoles que incluye en la categoría de tragedias, y precisa que aún cabe el disputar la primacía en el teatro a los italianos, por lo que toca a la tragedia.

47El recensionista de l’Année littéraire critica a Montiano por suscribir la opinión de Nasarre según la cual «los españoles tienen más comedias perfectas y según las reglas que los franceses, los italianos y los ingleses juntos». Afirmación esta que al reseñador le parece, justamente, una fanfarronada, pero no así a Montiano, quien, por cierto, era amigo y compañero de Nasarre en la Academia del Buen Gusto madrileña. El periodista critica después que Montiano adjudique a los españoles la primacía cronológica en la escritura de tragedias modernas, cuando los ejemplos que aduce Montiano son —dice con bastante razón— simples traducciones del teatro griego: el hecho de que el autor español cite estas dos obras como «monuments glorieux pour la littérature espagnole» demuestra la escasez de tragedias en la dramaturgia española.

48Pero a pesar de las críticas a Montiano, movidas por su defensa de la veracidad y del legado trágico francés, y a pesar de conceder al teatro galo una superioridad manifiesta, la disposición proespañola del periódico le determina a reconocer las deudas de los franceses con España: «nos Corneilles et nos Molières ont pu sans doute puiser avec succès dans cette source» española. Incluso dedica algunos elogios a Montiano, quien —dice— merece los más grandes parabienes por el vivo deseo de demostrar que en su nación existe amor a las reglas. Es decir, Montiano debe ser felicitado porque es uno de los españoles que —en aquella polémica española de mediados de siglo entre barroco y clasicismo— ha abrazado el bando clasicista, el gusto francés. Además, Montiano debe ser elogiado por no limitarse a predicar las virtudes del clasicismo, ya que ha pasado de la teoría a la acción escribiendo la Virginia, donde esas reglas están pulcramente observadas, aunque no tan bien como piensa Montiano, puntualiza el crítico francés.

49La recensión concluye sosteniendo que a pesar de los defectos de la disertación y de la tragedia, estas anuncian un hombre de genio, «qui crée par lui-même et qui connoît les bons modèles». En definitiva, las interferencias entre diplomacia oficial y nacionalismo se saldan repartiendo críticas y elogios en función de la cuestión tratada: críticas cuando Montiano antepone España a Francia, y elogios cuando Montiano se adhiere al clasicismo, al gusto francés. Nacionalismo y canon.

50El Journal Étranger proporciona, a propósito de un paralelo de lenguas, otro ejemplo de disposición proespañola interferida de nacionalismo. En el «Prospectus du Nouveau Journal Étranger», de 1760, afirma Arnaud que el distinto genio y carácter de los pueblos se ve sobre todo en sus obras y en su lengua. El discurso, centrado en la comparación del italiano, francés y español, realiza variadas y ecuánimes consideraciones sobre los caracteres de cada lengua, y reparte elogios —también críticas— para todas ellas, aunque los principales son para el francés. Tras haber afirmado la nobleza y elevación del español, la tendencia hacia la ternura y dulzura del italiano, la mayor sobriedad y moderación del español en comparación con el italiano, y el hecho de que estas dos lenguas se fijaran antes que la francesa, concluye que la lengua francesa posee orden, método, claridad, precisión y elegancia, los valores más estimados por el gusto francés. Estas apreciaciones reaparecieron después en las Variétés littéraires, también de Arnaud, donde en 1804 se añade que la lengua francesa «procède comme la pensée et l’observation, la langue française, en un mot, devoit donc nécessairement devenir la langue dominante de l’Europe». Es decir, el excelente carácter de la lengua francesa la predestinó para ser la lengua europea principal, pero ello no impide enfáticas alabanzas a las virtudes del español.

51También Bourgoing, tan imparcial en todas las cuestiones españolas que trata, sufre la interferencia nacionalista, a pesar del peso que en él —como embajador— tiene la relación diplomática francoespañola. Critica, con toda razón, la desafortunada frase de Nasarre ya citada —que, como estamos descubriendo, tuvo repercusión en Francia, algo que la historiografía española desconoce; obviamente, también los franceses se dolían, igual que los españoles, de los injustos juicios sobre ellos—, así como ciertas opiniones ofensivas contra Francia de García de la Huerta. De este dice que se pronunció de manera muy severa e injusta —en su discurso preliminar al Theatro español (1785)— sobre obras maestras de la literatura francesa.

52Cómo es posible, se preguntaba Huerta y transcribe Bourgoing, que el fuego divino de la poesía pueda animar a gentes nacidas y educadas en tierras marécageuses, desprovistas de «soufre, de sels et de substances», poco favorecidas por el calor y el sol. De aquí deriva la mediocridad de gran parte de las obras francesas, según Huerta, que sigue con críticas al Cid de Voltaire, a la Atalía y Fedra de Racine, así como a Molière. Asimismo, considera que la Farsalia sola —a la que se refiere como «española»— podría «échauffer et vivifier toutes les Muses débiles et agonisantes de la France», desprovistas del entusiasmo y el «verve poétique» que caracteriza a España.

53Airado contra Huerta, escribe Bourgoing que los extranjeros conocedores de la escena española son quienes deben decidir si

l’aveuglement ou la mauvaise foi a dicté les jugements de cet impitoyable censeur. Mais sans vouloir lui rendre injure pour injure, nous nous bornerons à dire que tous ceux qui ont une apparence de goût, tant en Espagne qu’au dehors, conviennent que toutes les pièces espagnoles, à quelques exceptions modernes près, sont pleines des plus choquantes défectuosités.

54Sostiene que en las obras españolas los incidentes se amontonan, no hay verosimilitud, hay disparates, los géneros se confunden, la intriga es embrollada. Bourgoing acude al magisterio de Boileau para enjuiciar este último aspecto; paradójicamente, en otro lugar defiende que no se puede juzgar el teatro español según los criterios de este teórico francés. A continuación ironiza sobre la intriga embarullada, diciendo que quizás el público español sea capaz de entenderla, por una capacidad natural de los españoles o por la costumbre, y en ello tienen una gran ventaja sobre las otras naciones, al menos sobre Francia. Por ese motivo, añade, sería necesario mucho arte para naturalizar en la escena francesa las comedias españolas, de las que muchas —dada su calidad— deberían ser traducidas.

55Junto a ciertos desahogos antiespañoles, movidos por su nacionalismo y por su gusto clasicista —como la mayoría de los franceses, creía sinceramente que Francia era entonces la depositaria del buen gusto universal—, Bourgoing añade elogios al teatro español y a García de la Huerta, reconociendo las deudas del teatro francés con el español —su influencia en Molière y Corneille, dice— y alabando el compromiso de muchos contemporáneos españoles con la reforma del teatro nacional, barroco.

56Si en el ámbito literario muchos autores franceses supieron reconocer los méritos de España, pasándolos por el filtro nacionalista, en el ámbito politico fueron poco contemporizadores. En el campo cultural España podía presumir de un pasado glorioso y de un presente en recuperación, pero este no era el caso de su historia política. La Inquisición había hecho un daño irreparable a la imagen de España en el extranjero, y continuaba haciéndolo todavía en las décadas finales del siglo ilustrado, sobre todo después del proceso a Olavide.

57A pesar de que muchos franceses estaban predispuestos a mirar con buenos ojos el reformismo político español —entre otros motivos para contrastar la actuación de los Borbones con la de los Austrias—, no pudieron obviar situaciones tan comprometidas como el proceso a Olavide y el célebre artículo de Masson de Morvilliers: quizás el escrito de Masson fue una consecuencia del caso Olavide.

58El proceso a Olavide, en 1777, significó para muchos franceses la evidencia de que la Inquisición conservaba su poder en España. Este proceso tuvo una considerable repercusión en la prensa francesa. En los Annales politiques, civiles et littéraires du dix-huitième siècle de Linguet aparecen a finales de los setenta varias noticias sobre la Inquisición en España y sobre dicho proceso, que se interpreta como el resurgir en España de una institución temible: la Inquisición.

59En este mismo año se publica en este mismo periódico una carta anónima, supuestamente escrita por un español, «écrite de Madrid, à l’Auteur de ces Annales». En ella, tras un elogio a los años de gobierno del Conde de Aranda —en los que se contuvo el poder de la Inquisición—, el autor se lamenta de que Olavide haya caído en desgracia en la Corte por culpa de sus enemigos y de instancias eclesiásticas, de la Inquisición. Olavide, que, según se dice, se había distinguido por un gusto declarado por la filosofía, que había declarado una guerra abierta contra la superstición, que había traducido tragedias francesas para introducirlas en los teatros españoles, que pidió la supresión, o al menos la reforma efectiva, de las órdenes monacales, ha sido detenido por la Inquisición. El anónimo autor acaba con un grito de socorro, pidiendo al director del periódico que se informe a toda Europa de la situación en España. Una solicitud a la que se da publicidad en Francia, donde la prensa en general comparte una línea editorial común, contraria a ese ultramontanismo que cobra fuerza en España, tras la política reformista de las décadas anteriores.

60En este contexto se produjo un incidente francoespañol de gran alcance. De enorme trascendencia para España, en Francia, sin embargo, casi se limitó al ámbito diplomático; fue escasa su respercusión en el campo cultural, lo que respaldaría la idea historiográfica de la indiferencia francesa hacia España. A pesar de ello, también algunos autores franceses se hicieron eco del asunto. Estoy hablando de la publicación en 1783 del artículo «Espagne», firmado por Masson de Morvilliers en la Encyclopédie Méthodique. Se preguntaba el autor qué había hecho España por Europa: prácticamente nada, respondía, porque España es un pueblo de pigmeos, quizás la nación más ignorante de Europa, dominada por la Inquisición, de costumbres bárbaras.

61En aquel debate se advierte de manera paradigmática la imbricación de cultura y política; cómo una cuestión puramente cultural puede tomar una u otra deriva sociopolítica dependiendo del estado de las relaciones diplomáticas entre países. Las reacciones personales a dicha publicación fueron variadas, pero muchas de ellas —así como las consiguientes decisiones políticas— estuvieron determinadas por la alianza francespañola de aquel momento. Si la relación entre los dos países hubiera sido otra, las reacciones de los medios políticos y culturales habrían sido diferentes.

62En el mundo cultural francés bien predispuesto con España hubo respuestas moderadas y ecuánimes, como la de Bourgoing, quien se refirió precisamente al hecho de que Masson prodigó sin mesura las más graves inculpaciones a una nación que mantiene estrechas relaciones con Francia. El autor del Tableau resumió los episodios del caso: «le gouvernement espagnol crut avoir une réparation à exiger. Le nôtre accueillit ses plaintes. En France, l’auteur, le censeur, l’imprimeur furent vivement réprimandés». En España se suspendió la publicación, y cuando se revocó esta decisión, el Consejo de Castilla censuró los siguientes números a través de un comité formado por comisarios incompetentes. Después fue el Santo Oficio quien obstaculizó definitivamente la difusión de esta obra en España, arruinando al agente de Pancoucke en España.

63Bourgoing censuró al gobierno español por liderar la respuesta a Masson —dando así todavía más publicidad al asunto—, habiendo debido dejar que sus escritores respondieran a su manera: «C’est ainsi seulement qu’une grande nation se venge», y pone como ejemplo las relaciones entre Francia e Inglaterra, «literariamente» tensas y plenas de acusaciones injustas, pero sus gobiernos no intervienen en disputas culturales. La crítica a la intervención del gobierno español se acompaña con la dirigida a la Inquisición, que impidió la difusión de la Encyclopédie Méthodique en España e Hispanoamérica.

64Tras las reprobaciones a la actuación de la política española, y quizás para compensar esas censuras, Bourgoing describe para los lectores franceses la versión española sobre su aportación al legado histórico europeo, motivo desencadenante de aquel conflicto cultural y diplomático.

65Para ello, afirma que ha recibido manuscrita una apología de España —como respuesta a Masson—, anónima, en la que se relacionan las contribuciones más importantes de España al legado histórico europeo y universal. En el supuesto manuscrito —recordemos que las acusaciones de Masson fueron respondidas por Cavanilles y por Denina—, el indignado anónimo español destaca que el rey Fernando echó a los sarracenos de Granada, Magallanes atravesó el estrecho de su nombre, Elcano dio la primera vuelta al mundo, Cortés, Pizarro y otros aseguraron a Europa «les précieuses productions des deux Amériques». Recuerda que los españoles llevaron a este hemisferio animales domésticos, el uso del hierro en «toutes les branches d’industrie dont profitent a présent les possesseurs des colonies», establecieron el cultivo del azúcar, que «a tant rapporté au commerce de la France et de l’Angleterre», y extendieron el cultivo del cacao, el indigo, la cochinilla, el tabaco, algodón y diversas plantas medicinales. Los españoles dieron su lengua y su formación a las tierras conquistadas, formando a sus agricultores, artesanos y soldados, mientras otras naciones enseñaban a los indios «l’usage funeste des armes à feu, des boissons enivrantes», estableciendo con ellos un mezquino comercio de peleterías y educándoles en la «escuela de la perfidia».

66El autor del supuesto manuscrito —continúa Bourgoing— enumera la situación de las colonias de otros países europeos: el lamentable estado de Cayenne o la situación en la que se encontraba la Luisiana cuando los franceses la entregaron a España. ¿O el modelo son los ingleses?, se pregunta: tras usurpar «des établissemens sur les côtes de Campêche et d’Honduras, ont-ils civilisé ces peuples?», ¿han hecho algo por su felicidad? No, los han mantenido en la barbarie, enseñándoles solo sus actos de piratería y contrabando. Poca prosperidad existe, por otra parte, en las colonias de la Guayana holandesa. Y sin embargo estas son las naciones más industriosas, poderosas y comerciantes de Europa; «voilà ce qu’elles ont fait pour le bonheur des deux mondes!». Porque si estos europeos reprochan a los españoles la usurpación de una parte de América y las crueldades que allí han cometido, «ces Anglais, ces Français, ces Hollandais avaient-ils plus de droits sur les colonies qu’ils ont conquises? Comment les ont-ils traitées?». ¿Qué ha sido de los caribes de sus Antillas? ¿Han sido ellos más humanos o desinteresados que los españoles? ¿No se han aprovechado de los filibusteros? ¿Qué de crueldades no han cometido en la India para apropiarse del comercio, la industria y hasta de las personas? Y no han sido aventureros quienes han cometido estas atrocidades, las cuales han sido dirigidas por los políticos: «Elles ont été commandés par la politique des plus habiles cabinets, au milieu des siècles les plus éclairés, dans le patrie des Milton, des Newton, des Montesquieu, des D’Alembert».

67Tras reproducir estas opiniones del anónimo manuscrito recibido, Bourgoing afirma que estas recriminaciones solo prueban «qu’aucune des nations modernes n’a rien à reprocher aux autres, quant aux abus de laprépotence” et aux perfidias de la politique», pero, añade, esto no decide nada a favor del papel de España en el progreso y civilización de Europa, en las ciencias y en las letras. De esta parte se ha encargado, dice Bourgoing, el abate Cavanilles, en cuya obra ve una exagerada apología de España: «il était encore plus prodigue en éloges que l’auteur français [Masson] ne l’avait été en reproches graves». Y, además, Cavanilles criticó injustamente a Francia, apoyado por las autoridades españolas, dice Bourgoing, quien acaba preguntándose: «A-t-il rempli son but ?». No responde a su interrogación retórica, lo que significa que Cavanilles no consiguió su objetivo de convencer a los europeos sobre la ingente aportación española al legado del continente.

68El autor del Tableau se refiere, además, a otros apologetas españoles del momento: sobre Lampillas y Sempere y Guarinos afirma que los títulos de sus libros pueden hacer creer que «la nation espagnole est la plus fertile en grands écrivains, la plus savante, la plus éclairée de l’Europe», pero, sostiene Bourgoing, la verdad se encuentra en un término medio, «entre les inculpations très exagérées de l’agresseur français et le pompeux étalage des défenseurs espagnols». Sin duda, continúa, hay en España mucho más de lo que se cree, sabios, eruditos, literatos, poetas,

qui ont de la chaleur et une imagination brillante et féconde. Mais l’aveu même des Espagnols impartiaux, il y a loin encore de l’état actuel des sciences et des lettres à celui du siècle des Mendoza,

y enumera a autores como Garcilaso, Quevedo, Calderón, Lope, Cervantes, Mariana y Solís entre otros. En síntesis, Bourgoing es bastante equilibrado en sus juicios y se muestra muy dolido cuando se trata injustamente a su país: ese mismo sentimiento movió a los apologetas españoles a exagerar las bondades del papel histórico de España.

69Si Bourgoing adopta en el asunto un papel equidistante entre las versiones que minimizan, una, o maximizan, otra, el valor del legado español, L’Année littéraire, en 1784, se decanta definitivamente a favor de la apología española escrita por Cavanilles, manifestando un españolismo tan inexacto como el antiespañolismo de Masson. L’Année aporta una consideración muy significativa en la cuestión que nos ocupa: Masson de Morvilliers fue la voz de los philosophes. Esto confirmaría que entre los propios franceses existía la idea de que los philosophes poseían una opinión desproporcionadamente negativa de España. El periodista sostiene que los franceses en general no comparten las estimaciones de Masson,

qu’à l’exception de quelques philosophes, dont cet ecrivain s’est rendu l’écho. Tous [los franceses] sont pénétrés d’estime pour les Espagnols et rendent hommage [al mérito de una Nación que] est devenue comme notre alliée.

70En este caso, puesto que el debate no se presenta como una comparación entre España y Francia, L’Année littéraire no tiene inconveniente en mostrar una actitud totalmente favorable con su país vecino, desestimando las extremistas acusaciones de un autor francés que, a su parecer, representa la opinión de sus propios enemigos, los philosophes, a pesar de que, como es sabido, la Encyclopédie Méthodique no representa al pensamiento filosófico. Finalmente, la alusión a la alianza política francoespañola confirma cómo este hecho diplomático juega un destacado papel en las lecturas que unos países hacen del legado de los otros. Destaquemos, además, que este periódico sostiene que solo «quelques philosophes» comparten los extremos juicios de Masson. Ello corroboraría lo que venimos diciendo, que el desprecio hacia España de la intelectualidad francesa e incluso de los propios philosophes no fue tan generalizado como historiográficamente se ha creído.

71Tras la ofensa de Masson, es evidente que en Bourgoing primó la búsqueda de la verdad histórica, mientras que en el caso de L’Année littéraire dominó el deseo de conciliación con España, sin ahondar en las múltiples aristas del espinoso asunto. En la reseña de las Observations de Cavanilles, dice el periodista de L’Année que si las palabras de Masson sublevan incluso a los franceses, qué impresión no habrán provocado en el alma de un español. La respuesta del abate Cavanilles ha sido «vivement émue», dice, España no podía encontrar un defensor más celoso ni mejor instruido, leyéndolo uno se da cuenta, continua el reseñador, de la «hardiesse» y de la ignorancia de Masson. Por el contrario, Cavanilles es un hombre que razona basándose en hechos y en conocimientos reales, y no en la pasión y los prejuicios de Masson. Así, siguiendo a Cavanilles, el periodista elogia a España por su ciencia militar, su marina, sus ciencias y sus artes, arquitectura, escultura, pintura... En cuanto a sus clérigos, no son ignorantes y supersticiosos como se cree, sino instruidos e ilustrados, generalmente. L’Année littéraire se atreve incluso a matizar la idea más extendida en Francia sobre la Inquisición: este tribunal, ante cuyo nombre tiemblan los extranjeros, dice, pasa casi desapercibido entre los españoles prudentes, que apenas notan su existencia.

72Solo durante cierto período de tiempo —posiblemente se refiere a parte del siglo xvii— podría cuadrar la crítica amarga de Masson, añade el periodista. Pero cuando España está emprendiendo decididas reformas, este escritor no puede permitirse una actitud tan indecente: «mais est-ce lorsque l’Espagne reprend une nouvelle vigueur, que cet écrivain devoit se permettre une sitie aussi indécente?». En lugar de calumniar a esta nación tan respetable, continúa, haría mejor en felicitarla por su emulación y ardor para redescubrir su antigua gloria, y en homenajear a la augusta Casa de Borbón, bajo la cual España va a ser tan floreciente como Francia lo es desde hace dos siglos.

Canon: la Regla y las reglas

73La tercera de las interferencias que hemos identificado se refiere al canon: la favorable predisposición hacia el otro entra en conflicto cuando se percibe que el canon propio es diferente al ajeno. Los franceses defendieron mayoritariamente durante el siglo xviii un canon clasicista, al tiempo que veían en España el paradigma de un gusto contrario, el barroco. Aquellos franceses proespañoles resolvieron las contradicciones inherentes mediante una atenuación o justificación del «mal gusto» ajeno, pero sin llegar a poner en duda el valor universal del propio canon. Obviamente, era difícil conciliar la filosofía clasicista con la defensa de literaturas extranjeras ajenas a «la Regla». Es lo que sucedió a aquellos autores y periódicos tan bien predispuestos con España, cuyos juicios sobre obras españolas de gusto barroco difícilmente podrían llegar a ser positivos. Su deseo de elogiar la literatura española fue difícilmente conciliable con sus principios estéticos, a pesar de lo cual intentaron esa conciliación, lo que por una parte confirma su proespañolismo y, por otra, muestra una contradictoria admiración hacia ciertos aspectos de la literatura anticlásica.

74En efecto, las discusiones crítico-literarias remiten obviamente a la cuestión del canon, del gusto, de la normativa poética. El debate se presenta invariablemente como una oposición, una lucha de contrarios. Se enfrenta el gusto propio con el ajeno, a nivel individual o nacional. El juego de las identidades se establece a partir de la comparación con «el otro», y Francia había hallado su idiosincrasia —entre otros motivos— en la calificación de España como modelo negativo, como contramodelo estético. Obviamente, los países construyen su identidad cultural magnificando sus aportaciones históricas, intentando convertirlas en modelos inalterables.

75Durante el siglo xviii, los juicios franceses sobre la literatura española estuvieron condicionados por el canon entonces hegemónico en Francia, el clasicista, el «francés». Es una estética defendida como propia, particularmente francesa, pero de validez supuestamente universal. O más exactamente, los franceses asumieron la defensa de una estética que creían universal. Quienes no la comparten son vistos —de manera más o menos explícita— como gente poco refinada. El gusto barroco es criticado por los clasicistas franceses, que censuran gran parte de la literatura española, la barroca, donde el juicio se ve desbordado por la imaginación y las reglas se incumplen. Unos clasicistas incapaces de apreciar el enorme potencial poético y modernizador de la imaginación liberada de las riendas del juicio.

76Es previsible, así pues, que los autores franceses bien predispuestos para con España sufrieran interferencias entre su deseo de enjuiciar positivamente el legado español y su más que seguro clasicismo, ya que muy raramente se encuentran defensas del barroco o del relativismo estético entre los autores franceses del siglo ilustrado. Es incontestable que durante gran parte de esa época Francia fue casi unánimemente clasicista, portadora de un discurso sistemático y constante, poco permeable a otras identidades, cuyos infravalorados postulados estéticos poseían una carga de modernidad que el dogmatismo clasicista no supo vislumbrar.

77Los franceses solían reprochar a los españoles que siguiesen las reglas de los antiguos filósofos al tiempo que repudiaban las de los antiguos poetas. Es decir, tan criticable era su escolasticismo como su anticlasicismo: en lugar de venerar al Aristóteles filósofo, los españoles deberían conocer mejor al Aristóteles teórico-literario. Este último les serviría para contener su exceso de imaginación, para refrenar su incontenible disonancia estética.

78El nacionalismo llevado al terreno de la estética requería a los franceses la defensa del clasicismo, sobre el que existía un gran consenso nacional en Francia. El nacionalismo estético español, por el contrario, habría debido defender al barroco, cuya literatura había gozado del mayor éxito en la península. Pero en la España del siglo xviii no existía en esta cuestión el consenso francés, dada la división de los españoles en clasicistas y barrocos. Estos últimos identificaron el patriotismo con la defensa cerrada de la literatura «nacional», barroca; lo mejor es lo propio, independientemente de su valor objetivo, obviamente difícil de establecer. Por el contrario, los clasicistas españoles sostenían que el mejor patriotismo era el que preconizaba una cosmopolita adhesión al gusto europeo, el francés, el clasicista. Una oposición entre quienes priman lo propio y quienes anteponen lo moderno. Fue una polarización entre la actitud acrítica de quienes desconfiaban de manera chauvinista del discurso francés y quienes privilegiaron la adhesión a la estética europea dominante. El recíproco menosprecio condujo al maximalismo de ambos extremos: un fenómeno universal y habitual. La contemporánea polaridad ideológica en el mundo intelectual francés propició, en el caso que nos ocupa, que uno de los bandos en conflicto impulsara un acercamiento a España, entre otros motivos como reacción a la actitud antiespañola de sus contrarios.

  • 48 J.-Fr. de La Harpe, Lycée, t. VI, p. 321, t. I, pp. 6 y 75, t. IV, p. 53. L. S. Mercier, De la litt (...)

79Así pues, fue una difícil tarea la que tuvieron los autores y periódicos franceses que estudiamos: por una parte, favorablemente dispuestos con España, y por otra, partidarios de un gusto clasicista. Sus ejercicios de comprensión con el «gusto español» intentaron —como veremos— conciliar lo inconciliable. Lo habitual en la Francia ilustrada fue la adhesión acrítica al gusto clasicista, aunque también es justo dejar constancia de que, minoritariamente, hubo franceses que escaparon de aquel excluyente canon francés, como Mercier, Diderot, Condillac, Rousseau y otros, un oasis de escepticismo frente al océano de certidumbre estética. Para ilustrar brevemente estas dos posiciones, tomemos como referencia a dos importantes teóricos: La Harpe y su Lycée, como representante de la mayoría de críticos literarios franceses, y Mercier con su De littérature48, como la voz de la minoría que, con una lúcida autocrítica, desenmascaró la manipulación del concepto de buen gusto que cada nación lleva a cabo en su propio provecho.

  • 49 Pierre Bourdieu, Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo literario, Barcelona, Anagrama (...)

80Mientras que Mercier es crítico con el gusto francés, que aboga por una concepción dogmática e intransigente de la teoría dramática, La Harpe, acepta el dogmatismo de las rigurosas normas clasicistas. Obviamente sus juicios sobre dramaturgos franceses y extranjeros son discrepantes. El segundo pertenece a ese tipo de críticos que aún no ha «descubierto» la historicidad del gusto y efectúa, «sin saberlo, una universalización del caso particular», ignorando además las condiciones históricas y sociales relativas a este asunto49.

81En efecto, La Harpe demuestra su fiel adhesión al clasicismo cuando, refiriéndose a Mercier, sostiene en tono de reproche que este no admiraba a Boileau, cuya poética constituyó el paradigma del gusto francés. Consecuentemente, las opiniones de La Harpe sobre el teatro que infringe las normas clasicistas no podían ser muy positivas: subrayó el anticlasicismo de Lope de Vega, la inverosimilitud de sus piezas, sus infracciones de la unidad de acción y, en general, sus violaciones de los preceptos aristotélicos. Sus piezas, en definitiva, ofenden «le bon sens». Sus opiniones sobre Shakespeare no difieren mucho de las expresadas sobre Lope: no conocía las reglas del arte; sus obras escandalizan por sus inverosimilitudes...

82El caso de Mercier es diferente:

Les Peuples policés appellent goût ce qu’ils imaginent être la perfection de leurs Arts; et les individus, ce qui forme la limite réelle de leur talent. L’orgueil de chaque Nation a donc créé à son avantage ce mot, qu’elles appliquent ensuite à tous les objets, afin de proscrire plus sûrement ce qui n’entre pas dans leur usages, ou ce qui choque leurs habitudes.

83Mercier renuncia, así, a la rémora identitaria, al mecanismo legitimador de lo propio, posibilitando a cambio la inexistencia de una validez universal y reconociendo a los otros la facultad de proponer respuestas alternativas.

84Continúa Mercier sosteniendo que los predicadores del gusto animan incesantemente a seguir la senda de lo que ya se ha hecho, antes que a reflexionar sobre lo que se debería hacer. Para esos dogmáticos críticos literarios, no está permitido rebelarse contra prejuicios inveterados, que la veneración de varios siglos ha convertido en respetables: «Heureux le peuple neuf qui modifie à son gré ses idées, ses sentimens, ses plaisirs». Mercier critica las reglas sagradas del teatro francés y su rechazo del teatro bárbaro, el español, el de Shakespeare, ya que sus obras no están hechas a la francesa, y «tout ce qui se fait ailleurs, est de très mauvais goût».

85Sostiene Mercier que la principal pérdida del Arte en Francia se debe a su seguimiento de las unidades de tiempo y lugar, «deux règles qui, par leur absurdité, devoient être proscrites, et qui ont été avidement adoptées par les Poètes François». Por este motivo, el crítico francés censura a Corneille: «En empruntant de Guillén de Castro le sujet du Cid, Corneille n’a point senti qu’en voulant assujettir aux règles un évènement trop vaste, il lui étoit toute vraisemblance». Por culpa de esta lamentable regla de las veinticuatro horas —continúa—, Corneille acumula en poco tiempo tres combates individuales, una batalla, varios incidentes: «La bienséance est violée». La obra habría poseído más ilusión y verdad si Corneille no hubiese acumulado y precipitado unos acontecimientos junto a otros, y si no hubiese concentrado todos esos hechos en un único lugar. Por ello, es penoso que este hombre de genio se plegase a reglas tan ridículas, al igual que hacen tantos otros autores franceses.

86Y arremete contra «les tyrans de la république des Lettres» y contra los periodistas que imponen esas reglas. Se refiere Mercier a las acusaciones que él mismo ha recibido de alguno de esos periodistas, como alguien que batalla por retroceder «dans les ombres de la barbarie» con declaraciones «hérétiques et opposés à la saine doctrine». Sobre estos intolerantes críticos se pregunta si no serán ellos los bárbaros, que se burlan de otras naciones cultas, o de autores como Shakespeare, Lope de Vega y Calderón:

Mais les barbares ne seroient-ils pas plutôt ceux qui rejettent un Écrivain qu’ils n’ont point lu, qu’ils n’entendent pas, et qu’ils ne veulent pas entendre; qui se moquent d’une Nation éclairée, constante dans son admiration justifiée par le suffrage unanime de tous les grands-hommes, Juges compétens de l’Art et de ses effets? C’est néanmoins ce qu’on a fait en France à l’égard de Shakespeare, de Lope de Vega, de Calderón; et il faut avouer que l’effronterie n’a jamais été poussée si loin; il n’y avoit que l’ignorance qui pût rendre des arrêts aussi ineptes: mais comme elle ne sçait point rougir de ses excès, elle ne voit plus le mépris qui accompagne ses insignes témérités.

87El patriotismo autocrítico de Mercier continúa con diferentes reprobaciones a su país, que cuando habla de un escritor extranjero se pronuncia osadamente sobre su mérito sin tener una idea ajustada sobre él, que rechaza con desdén todo lo que no se hace a su manera, con el pretexto de que solo Francia posee el «goût exclusif», y lanza los dardos del ridículo sobre poetas constantemente admirados por pueblos a los que se reconoce elevación y energía de sentimientos. En fin, Francia, sostiene, es una nación que no se molesta en sospechar que el Arte es susceptible de otras formas, que conociéndolas podría ganar, en lugar de perder. Pero su país rechaza con soberbia leer y reflexionar sobre autores extraños, levantando barreras entre los poetas dramáticos de naciones vecinas. Continúa este delicioso discurso, tan poco nacionalista, sosteniendo que no corresponde a una nación decidir sobre el gusto de otra, y que la gloria de un poeta no pertenece solo a su país, sino más bien a toda la humanidad.

88Pero Mercier es una excepción. Lo habitual en los críticos franceses es la asunción y defensa sin fisuras de la normativa clasicista, de sus autores clásicos. En cualquier caso, Mercier es un ejemplo de que también se podía defender a la literatura española sin tener una especial disposición proespañola, porque la calidad de la literatura dramática española se defendía sola. Sin embargo, nos interesa aquí conocer los detalles sobre cómo resolvieron los autores y periódicos franceses favorables a España la contradicción entre su adscripción clasicista y la posible defensa de la literatura barroca española.

89Con frecuencia se halla en los críticos franceses cierta condescendencia con la particularidad nacional, pero rápidamente es sofocada por su universalismo estético. Es el caso del Journal Étranger. En la presentación de Fréron antes sus lectores («Avertissement de M. Fréron», 1755) se comienza con una declaración de cosmopolitismo y con una visión de Europa como una gran república literaria, pero se acaba con la reivindicación de un gusto francés, es decir, universal.

90El objetivo de este periódico —declara Fréron— es recoger las riquezas literarias dispersas por el mundo entero, y enumera una larga lista de naciones donde se cultivan las letras: Italia, España, Portugal, Suiza, Alemania, Polonia, Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Noruega, Suecia, Rusia y otras, tan diferentes entre ellas, concuerdan en el cultivo de las letras. Continúa Fréron sosteniendo que hay muchas bellezas locales, ya que las costumbres de los países son distintas. Pero este reconocimiento de la diversidad, esta aparente defensa del relativismo estético, es solo una apariencia. En realidad, el crítico francés defiende la existencia de un «Beau universel»: el norte del periódico será, según dice el director del Journal, el de restaurar ese gusto universal, basado en la razón y en la naturaleza y perdido en algunas partes. Ese gusto universal es, obviamente, el gusto francés, el gusto clasicista, que, adoptado también en otros países, tuvo a Francia como su principal teorizadora, sostenedora y difusora. Es decir, las bellezas locales son las existentes en otros países, mientras que la belleza universal es la que se practica y defiende en Francia. Este es en síntesis, como digo, el presupuesto más frecuente de la crítica literaria francesa durante el siglo xviii.

  • 50 Rüdiger Safranski, Romanticismo. Una odisea del espíritu alemán, Barcelona, Tusquets, 2009, p. 29. (...)

91En la comparación entre clasicismo francés y barroco español, ni siquiera el ecuánime Bourgoing supo sustraerse al radical pensamiento universalista de Francia, en unos años en que ya hacía aguas ante los embates del naciente Romanticismo, cuando el absolutismo estético —válido para todas las épocas y países— comenzaba a sucumbir ante el dinamismo de la Historia. Escribía Safranski que «desde entonces, la visión histórica de las cosas pasó a ser algo obvio. La historia lo reduce todo a un plano relativo. Y así se convierte ella misma en algo absoluto: frente a la historia ningún dios, ninguna idea, ninguna moral, ningún orden social, ninguna obra pueden afirmarse como algo absoluto»50.

92Sin embargo, Bourgoing —a pesar de haber vivido la Revolución Francesa— no había captado aún el dinamismo histórico y el relativismo del gusto. Escribía el autor del Tableau que la diferencia de gusto entre los españoles y franceses se basa en sus diferentes lenguas y en sus distintas actitudes ante la imaginación y el juicio: los españoles encuentran nuestras poesías, dice Bourgoing, «froides et timides»: «accoutumés à l’exagération et à la redondance, ils [los españoles] ne peuvent apprécier le mérite de la justesse et de la précision de nos expressions». Con sectaria sinceridad, Bourgoing valora las dos literaturas mediante cuatro sustantivos, dos positivos para el gusto francés y dos negativos para el gusto español: justeza y precisión frente a exageración y redundancia.

93Sobre los españoles y su lengua, sostiene el diplomático que

leur oreille, gâtée par la brillante prosodie de leurs phrases cadencées, ne peut trouver de grâce à des mots souvent sourds, qui parlent plus à l’âme qu’aux sens; et la rondeur de nos élégantes périodes est perdue pour elle.

94Junto a su perspectiva francófona y su clasicismo entusiasta, no supo ver que cuando él escribía su libro la situación había cambiado en España, donde el clasicismo se había impuesto al barroco. Sostenía Bourgoing que una de las causas que impidieron la reforma de la literatura española es que los modelos que ellos admiran todavía, y que se esfuerzan en imitar, se distinguen por el «mauvais goût [barroco] qui infectoit alors toutes les Nations de l’Europe, mauvais goût auquel nos premiers Littérateurs ont payé un ample tribut».

95Sirvan estos juicios del imparcial y ecuánime Bourgoing como paradigma de la valoración francesa de la literatura barroca española: los dictámenes al respecto del clasicismo francés fueron similares. Pero nos interesa ahora examinar en qué términos afrontaron este asunto los otros críticos, cómo conciliaron su disposición proespañola con su gusto francés. Me atrevo a diferenciar distintas fórmulas que utilizaron para ello: la primera fue la de silenciar la literatura barroca de España, centrando sus elogios en autores clasicistas; la segunda consistió en distanciarse moderada o aparentemente de su universalismo estético, acogiéndose a un templado relativismo que permitiera encomiar ciertos aspectos del barroquismo español; la tercera admitía —sin entusiasmo— la «diferencia» española, proponiendo incluso la traducción de sus obras; finalmente, y para evitar la oposición entre clasicismo francés y barroquismo español, se acudió al clasicismo antiguo, sugiriendo así un antagonismo entre canon grecorromano y canon español. Veamos algunos ejemplos.

96Comencemos con las Mémoires de Trévoux: de claras convicciones clasicistas, los memorialistas se amparaban a veces en cierta ambigüedad discursiva para no molestar a los suspicaces lectores españoles. En ocasiones se acogieron a la primera fórmula citada, centrando sus elogios en los autores españoles del siglo xvi y en los contemporáneos que se adscribían claramente al gusto clásico. Entre estos figuraba Luzán.

97El reformismo clasicista de la Poética de Luzán (1737) proporciona a los memorialistas la oportunidad de hacer una sincera y consistente apología de una obra española. Junto a su decidido clasicismo, la gran calidad de este libro español debió despertar realmente la admiración de los periodistas franceses. En efecto, las Mémoires de 1748 publicaron en tres entregas una muy extensa reseña sobre esta poética, con enfáticos elogios para el autor español, cuyos principios literarios coincidían con el clasicismo francés y cuyo tratado supuso la primera gran sacudida antibarroca en la España del siglo xviii.

98Comienza el reseñador parafraseando y adhiriéndose a la defensa del tópico natura/ars que Luzán lleva a cabo al comienzo de su libro: para que exista el genio «il faut que l’art s’unisse à la Nature». La naturaleza podrá generar un Ronsard, el arte un Guarini, pero para que existan un Virgilio o un Racine, se necesitan la suma de los dos. Como es sabido, la filosofía barroca anteponía el ingenio natural del artista al conocimiento de las reglas, mientras que el clasicismo francés enfatizaba la necesidad del respeto a la normativa. Lo que hizo Luzán en su Poética fue restablecer la importancia de ars en una mentalidad literaria, la española, que había privilegiado el valor de natura en el binomio clásico. Los monjes franceses estiman y apoyan la propuesta de Luzán, que regresaba al equilibrio original del famoso binomio. Un Luzán muy culto —dicen—, que conoce profundamente la literatura de los distintos países europeos, aunque, eso sí, no cita a autores ingleses, porque no los conoce o porque no pueden ser modelos en una obra que «demande beaucoup d’ordre et de précision». Después, el memorialista se lamenta por el hecho de que la lengua española no sea entendida en Francia, porque la sabiduría que encierra esta Poética merecería ser conocida por los lectores franceses. Los jesuitas de Trévoux auguran que este libro tendrá una gran influencia en España —como así fue— y detendrá el mal gusto reinante. En efecto, cuando los jesuitas franceses publicaron esta reseña, el tratado de Luzán ya había conseguido una gran repercusión en España, que se extendió durante más de un siglo:

Pour l’honneur de M. de Luzán, nous souhaiterions que la Langue Espagnole fût aujourd’hui à la mode en France. Il ne manque à cet Ouvrage que des Lecteurs […]. La maniére sçavante dont il a traité son sujet, lui garantit le suffrage de tous ses Lecteurs […]. Nous ossons assurer que l’ouvrage de M. de Luzán a tout ce qu’il faut pour arrêter ce torrent de mauvais goût en Espagne, et pour y faire renaître le siècle de Sainthe Thérèse, de Mariana, de Miguel de Cervantes et de quelques autres.

99La reseña continúa encareciendo la «literatura didáctica», donde se encuadraban los tratados de poética: la literatura solo llegará a ser brillante en una nación cuando el número de

connoisseurs et des juges éclairés égale ou surpasse même le nombre des écrivains. Si les François et les Italiens ont devancé dans la carriére des Arts toutes les autres Nations, cést qu’ils ont eu chez eux beaucoup d’Auteurs didactiques […]. Le Parnasse Espagnol figureroit avec tous les autres si l’ouvrage de M. De Luzan aût paru il y a deux siècles; car nous avertissons les Lecteurs que c’est ici à proprement parler le premier traité sur la Poésie qu’ait eu l’Espagne.

100No es cierto que este sea el primer tratado de poética español, pero el reseñador está exagerando las opiniones del propio Luzán, que achacó a la falta de un buen tratado de poética castellano el que los escritores españoles cayesen en los vicios propios del barroquismo. Los italianos y franceses ya han escapado del vicio gracias a contar con buenos tratados de poética. También esta es una afirmación del propio Luzán que el reseñador ofrece como suya.

101Sus elogios a Luzán, adalid español del gusto clasicista francés, son, como vemos, extraordinarios:

Nous sommes sâchés de ne pouvoir mettre ici le précis que M. de Luzán fait de l’Iliade et de l’Éneide. Rien n’est plus judicieux. Personne n’est jamais peut-être mieux entré dans le génie et le gôut de ces deux grands Poëmes.

102Termina el memorialista «en félicitant très sincèrement l’Espagne d’avoir produit un Art Poétique aussi parfait que celui de M. de Luzán».

103Poco después, en 1750, las Mémoires de Trévoux reseñan el Discurso sobre las tragedias españolas, de Agustín de Montiano y Luyando (1750), otro autor del grupo clasicista español. Tras sostener que el estilo de Montiano en la Virginia —tragedia del propio Montiano que acompañaba al Discurso— es perfectamente clásico, el reseñador acaba subrayando que este ha tenido como referencia teórica la Poética de Luzán:

nous connoissons parfaitement l’excellence de cet ouvrage […]. M. de Luzán est pour cette partie de la Littérature, le maître et le conseil des Espagnols, comme Boileau, Le Bossu et Corneille sont nos auteurs clasiques en France.

104Las Mémoires demuestran ser verdaderas admiradoras de Luzán y sabedoras de quiénes eran los autores españoles que a mediados del siglo xviii defendían el gusto clasicista frente a los todavía fuertes defensores del barroco. Junto a Luzán y Montiano, Luis José Velázquez —miembros todos de la Academia del Buen Gusto madrileña— fue otro de los principales clasicistas embarcados en aquel debate contra el barroco. Sus Orígenes de la poesía castellana (1754) fueron reseñados elogiosamente en el Journal Étranger, que se hacía eco, así, de uno de los autores que el clasicismo francés podía elogiar con total sinceridad.

105En una larga reseña, publicada por entregas, el Journal Étranger de 1755 elogia, siguiendo las opiniones de Velázquez, a los dos grandes modelos del patrimonio clasicista español: Garcilaso «passe avec raison pour le Prince de la Poésie Castillane». Fray Luis de León es elogiado como aquel «a qui la langue et la Poésie Castillane sont redevables de la perfection, où elles furent portées dans cet âge». Naturalmente, el periodista francés también se refiere —igual que Velázquez— al mal gusto barroco: aludiendo a la época en que escribían Lope y Góngora, y tras reproducir las opiniones de Velázquez sobre la corrupción de las letras españolas, dice el Journal que

dans cet âge même, il y eut toujours des Sçavans à l’épreuve de la corruption, qui maintinrent le crédit de la Nation et des Belles-Lettres, en condamnant dans leurs écrits ces pernicieuses nouveautés.

106Posteriormente (1755), en el examen de las páginas que Velázquez dedicó a la tragedia en sus Orígenes, se repite el elogio del también clasicista Montiano, quien con tanto cuidado —dice el Journal— escribió la historia de la poesía dramática española —en realidad solo escribió sobre la tragedia— en dos discursos, páginas que resume Velázquez. Para refrendar el valor de Montiano se acude a la autoridad de las Mémoires de Trévoux, recordando que críticos célebres de ese periódico reconocieron que el autor español observó en su Virginia todas las reglas del teatro. El Journal Étranger añade que es difícil ver una tragedia mejor concebida en su plan, y cuyo desenlace esté hecho con más arte y habilidad.

107También Nasarre es elogiado, y sobrevalorado, en el Journal Étranger. Su adhesión al clasicismo es premiada por el periódico con una reseña sobre la «Dissertation sur les Comèdies espagnoles», que Nasarre antepuso a su edición de las Comedias y entremeses de Cervantes. En la recensión no se tienen en cuenta las diversas incongruencias de Nasarre y, por el contrario, se le encomia por su defensa de la «sana» doctrina clasicista y por el importante servicio que presta al teatro con su proyecto de editar a todos los dramaturgos españoles que escribieron según la normativa clásica.

108La reseña acaba con una apología del clasicismo español, «que ne devons nous pas attendre d’un Royaume où l’on a des idées si justes de la poësie dramatique?», y con la manifestación del deseo —generado por el texto de Nasarre— de conocer mejor a los dramaturgos españoles: «Pouvoit-on mieux s’y prendre pour exciter en nous le désir de connoître mieux que nous ne connoissons tous les Comiques Castillans?».

109Para ejemplificar la segunda fórmula que he distinguido —cierto distanciamiento del universalismo estético— acudimos nuevamente al periódico de los jesuitas, que entre los años treinta y cincuenta concedió una especial atención a las letras españolas, años en que el debate entre clasicismo y barroco adquirió un gran relieve en el ambiente cutural español.

110En una reseña al Extrait de plusieurs pièces du théatre espagnol (1738), de Du Perron de Castera (Mémoires de Trévoux, 1738) hallamos una buena muestra de la adscripción clasicista del periódico, pero al mismo tiempo comprobamos que los memorialistas no desean molestar con sus juicios estéticos a los vecinos españoles. Para empezar, dice el reseñador que Du Perron merece el agradecimiento del público «par l’idée vraie et judicieuse qu’il nous trace de la Poésie dramatique des Espagnols». Pocos franceses, dice, se toman la molestia de conocerla por ellos mismos en lengua original. Como es sabido, Du Perron se divide en críticas y elogios al teatro español. El reseñador se muestra de acuerdo con los juicios, positivos y negativos, de Perron.

111El periodista francés excusa implícitamente las «infracciones» dramáticas de los autores españoles, y parece dudar sobre la necesidad de atenerse estrictamente a las reglas. Aparentemente se inclina por un punto intermedio entre la relajación y el rigor excesivo, y parece considerar que cada nación puede elegir legítimamente su propia opción. Es cierto que el memorialista defiende un gusto universal, pero al mismo tiempo, y quizás como ambigua prueba de su positiva inclinación hacia la literatura española, sostiene que el buen gusto puede encontrarse en distintos lugares, lo cual literalmente significa que no se encuentra solo en Francia. Efectivamente, puede hallarse también en España, pero, tal y como defiende la conclusión final de la recensión, no en su literatura barroca, sí en su literatura clasicista, en la literatura que se adapta a la estética francesa:

nous ne voulons pas dire que tous le goûts soient bons, et que le goût en géneral soit arbitraire. Il n’y en peut avoir qu’un bon; indépendant des climats; des temps et des mœurs. C’est un point décidé par la nature…

112El intento de conciliación de un pensamiento estético clasicista, universalista, con una actitud amistosa con España da como resultado en las Mémoires un discurso aparentemente equilibrado, a mitad de camino entre universalismo y relativismo estético, pero en realidad es solo un discurso contemporizador, deliberadamente impreciso y, finalmente, dogmático.

113Sin embargo, el afán de los memorialistas por agradar a los españoles les hace rectificar su adhesión a los juicios de Du Perron, favorables y desfavorables con el teatro español: las matizaciones llegan en 1750 en una reseña sobre el citado Discurso de Montiano. En ella revisan sus opiniones acerca del libro de Du Perron y modifican sus anteriores conclusiones, adhiriéndose a las valoraciones del clasicista Montiano. Entre otras cuestiones, Montiano desmentía en su discurso al Extrait de Du Perron, quien afirmó que en España no se habían escrito verdaderas tragedias. Si unos años antes el periódico francés se había adherido a estas opiniones, ahora toma partido por Montiano y critica el que algunos autores franceses hagan juicios precipitados sobre literatura española sin conocerla bien. Las estimaciones de Du Perron constituyen —dice el reseñador— un ejemplo de los precipitados juicios que los escritores franceses se permiten a veces sobre los autores, los trabajos y los éxitos literarios de otras naciones, sin estar debidamente informados. El periodista de las Mémoires reproduce y apoya algunos de los juicios de Montiano para desbaratar la tesis de Perron, y concluye, en actitud muy diplomática con España: «ce trait seul et ces exemples suffiroient pour détruire le Jugement prononcé par le critique françois».

114Un ejemplo de cómo un crítico clasicista francés elabora su discurso para no parecer excesivamente severo con una obra barroca española lo hallamos en una reseña de 1739 (Mémoires de Trévoux) sobre las Obras lyricas de don Francisco Antonio de Bances y Candamo. La actitud del crítico puede parecer de una gran flexibilidad en su pensamiento estético, pero en realidad es solo condescendiente, diplomática, con España. Primero muestra su disconformidad con el estilo de este tipo de obras, pero después sus juicios son tan moderados que parecen defender un gusto relativo a los distintos países. Finalmente, el periodista no puede evitar mostrar su adscripción clasicista, a pesar de todas sus precauciones:

Le génie de chaque nation est si différent de celui des autres, q’en vain dans les ouvrages d’esprit voudroit-on les réduire toutes aux mêmes manières de penser, et au goût qui nous paroît généralement le plus sûr et le meilleur. Laissons à chacune la liberté d’estimer et de suivre celui qui convient à son caractère. Contentons-nous de fournir des bons modéles. S’ils sont goûtés, on sera tout naturellement porté à les imiter, et on se formera sur eux: s’ils ne le sont pas, toutes les disputes ne changeront rien.

115Cuando los autores franceses enjuician el teatro español, señalan como su principal defecto la inobservancia de las reglas clásicas, sobre todo la mezcla de géneros, las inverosimilitudes y las infracciones en torno a la regla de las tres unidades. Pero la buena predisposición hacia España de algunos criticos franceses los mueve a matizar sus principios clasicistas hasta posiciones casi extravagantes. Ejemplo de ello es la reseña de L’Année littéraire (1771) sobre el Théâtre Espagnol de Linguet, de 1770. Aclara el reseñador que los cuatro volúmenes de esta obra contienen la traducción de quince comedias y algunos «intermèdes» (entremeses).

116Los clasicistas franceses censuraban el teatro español porque sus obras no eran ni tragedias ni comedias, sino tragicomedias. Quizás para justificar la práctica española, el reseñador de la obra de Linguet explica —apoyándose en las argumentaciones de este— que la palabra «comedia» en España «se prend indifféremment pour le titre générique de toutes les pièces de Théâtre, et répond assez à celui de Drame parmi nous». Sin embargo, eso no es cierto. Los españoles distinguían perfectamente la tragedia de la comedia, motivo por el que nuestros neoclásicos censuraban tantas obras españolas que, bajo el título de comedia o de tragedia, escondían en realidad una obra monstruosa, hermafrodita, una tragicomedia. Lo normal es que un crítico clasicista sostuviera, tal y como sucedía habitualmente, que las piezas españolas eran generalmente tragicomedias, y por tanto reprobables por infringir la ley sobre pureza de géneros. Pero el reseñador francés, evidentemente benévolo con España, justifica el teatro español mediante una explicación terminológica que no se correspondía con la realidad.

117Pero la «benevolencia» del reseñador francés —y de Linguet— no acaba ahí. A continuación intenta justificar las infracciones españolas contra la unidad de tiempo, interrogándose sobre la conveniencia de que en Francia se replantee este asunto. Dice que en España, las obras dramáticas en lugar de estar divididas en actos, lo están en jornadas, «en sorte que la durée de l’action est de trois jours au lieu d’être de vingt-quatre heures». Con este pretexto justifican las «infracciones» españolas contra la unidad de tiempo.

118El recensionista de L’Année añade que quizás esta división es, al menos, tan razonable como la nuestra. El ingenio no necesita esfuerzo para introducir «une action qui s’accomplit dans cet intervalle de temps; et l’on ne voit sans cesse les auteurs dans une contrainte puérile pour rassembler dans l’espace d’un jour un tas d’évènements» que muy frecuentemente no podrían suceder en el espacio de tres meses. Y concluye que si la división de los españoles fuera aceptada entre nosotros «nos pièces de Théâtre y gagneroient du côté de la vraisemblance». Con ello, el crítico francés —en la estela del autor del Théâtre Espagnol— está mostrando una comprensión inusual hacia los «defectos» de la dramaturgia española y una apertura hacia nuevas fórmulas que la generalidad del clasicismo francés se resiste a aceptar en aquellos años.

119Como decimos, lo más frecuente en los autores franceses es la minusvaloración de toda obra que no sea fiel a la «estética francesa», al clasicismo, cuyas reglas deben cumplirse inexorablemente. Los franceses más moderados en este asunto pueden llegar a ser permisivos con el incumplimiento de algunas reglas, pero no con las faltas contra «la Regla». Esta es única para todos los países y épocas, y por tanto no se puede infringir.

120El ejemplo paradigmático, y más inteligente, sobre la conciliación entre un gusto universal y muchos gustos particulares lo encontramos en el Journal Étranger (1760) de Arnaud, que en el «Prospectus du Nouveau Journal Étranger» parece defender un punto de vista intermedio entre quienes podrían denominarse universalistas y relativistas. Sin embargo, su distinción entre Regla y reglas manifiesta claramente su adscripción inequívocamente universalista: «Il ne faut pas confondre la Règle avec les Règles». Obviamente, el depositario único de la Regla es Francia, cuyos intelectuales y críticos literarios eran prácticamente unánimes en la definición de esa Regla con mayúsculas.

121A pesar de ello, en sus argumentaciones al respecto, Arnaud mostró un universalismo bastante permisivo, que deja un amplio margen a la diversidad, emanada de las distintas épocas y naciones. El autor del «Prospectus» concluye, tras examinar el estado actual de la República de las Letras:

les uns, à force de remarques, d’observations et de préceptes, circonscrivent, retrecissent, épouvantent le génie. Esclaves superstitieux de l’autorité, sans regarder ni aux changemens que doit nécessairement produire la mobilité des mœurs et des usages, ni aux ressources inépuisables de la Nature, ils étendent l’empire des Règles.

122pero justo en este punto se coloca una nota a pie de página con la citada frase: «Il ne faut pas confondre la Règle avec les Règles». Y continúa el discurso:

ils étendent l’empire des Règles à tous les esprits, à toutes les générations; comme s’il étoit possible de renfermer dans le cercle des définitions, des aphorismes et des exemples tout ce qu’on est en droit d’attendre du mouvement continuel et infiniment varié de la pensée. Les autres, peut-être plus dangereux encore, sans savoir égard aux observations des Scavans Hommes de tous les lieux et de tous les tems, sans jamais avoir approfondi les raisons don’t s’est formée l’autorité, ne reconnoissent point de Loix, renversent les principes, et portent dans tous les genres le désordre, le trouble et la confusion; comme si toutes les opérations de l’esprit n’étoient pas soumises à la Règle, ainsi que la Règle l’est toujours á la raison.

123El razonamiento es juicioso y bien argumentado, pero se desmorona si indagamos en la definición de esa regla con mayúsculas que Arnaud defiende. Evidentemente, esa Regla es el clasicismo, es el pensamiento estético francés, ese gusto que se opone a otros gustos periféricos, como el barroco. Cuando esa estética colisiona con otras, sin ser capaz de mezclarse con ellas, sin saber tolerar su diferente identidad, muestra su carácter excluyente, dogmático, autoritario. Porque la verdadera universalidad es la apertura a la otredad. Sin embargo, Arnaud, y los críticos franceses en general, identificaron universalidad con particularidad francesa, que, por otro lado, durante un tiempo supieron presentar a los europeos como auténtica universalidad.

124A pesar de ello, la persistencia francesa en una lógica binaria, excluyente, no fue tan contundente como aparenta. Hubo cierto sentido histórico que acabaría con el reconocimiento —romántico— de la diversidad. El texto de Arnaud muestra, a pesar de su fe «universalista», cierta tolerancia ante lo diverso, predica un universalismo alejado de dogmas. El planteamiento de esta cuestión conduce frecuentemente a la comparación entre países, al paralelo de lenguas, culturas o mentalidades, asuntos cuyo tratamiento en los diversos países suele estar determinado por los tres elementos que enunciábamos, ideología, nacionalismo y canon.

125La cuestión del canon también está presente cuando los autores franceses encaran los problemas teóricos de la traducción. Llegamos así a la tercera fórmula que antes he enunciado. Los textos franceses que estudiamos propugnan la traducción de obras españolas, pero al mismo tiempo prefieren traducciones que traicionen el espíritu original, para adaptarlo al gusto francés, ya que una traducción fiel, literal, sería insoportable para la «delicadeza» de los lectores franceses «difíciles». Estaríamos hablando, así pues, casi de refundiciones. Esa es la propuesta de L’Année littéraire (1771) en una larga reseña al Théatre Espagnol de Linguet. El reseñador menciona la activa intervención de Linguet —que en el prólogo defiende la libertad que se ha tomado en sus traducciones— en sus versiones de las obras españolas, dada la dificultad que supondría para el lector francés entender una traducción literal del texto español; elogia a Linguet por haber suprimido en su traducción (aunque las incluye a pie de página) ciertas expresiones que solo son oportunas en español, y porque a pesar de estas supresiones el traductor ha conseguido dar a conocer el genio de las composiciones españolas.

126El recensionista de L’Année acaba con un juicio sobre esta traducción, tan libre como acertada: «Il est certain, Monsieur, que M. Linguet a rendu un véritable service à notre littérature en publiant cette traduction». Y elogia el sentido «filológico» de Linguet, que ha sabido encontrar el medio de satisfacer la curiosidad de las gentes de letras y la delicadeza de los lectores difíciles.

127Vemos así cómo el canon estético interviene en la definición de una teoría de la traducción. Normalmente, la Francia del siglo xviii aprecia el genio del teatro español, pero reprueba sus faltas contra el «buen gusto». La imaginación de los autores españoles es vista como un elemento muy positivo de su literatura, pero, al mismo tiempo, como generadora de sus excesos.

128Por este motivo, Bourgoing, que aprecia en los autores españoles «de la chaleur et une imagination brillante et féconde», se refiere a la dificultad para traducir al francés sus obras literarias, debido a su genio muy sutil, muy ávido de hallar las más ligeras relaciones. De esta manera, Bourgoing participa en el debate aceptando la intervención activa de los traductores franceses de piezas españolas: para evitar las sutilezas y los excesos de su imaginación, así como —en el ámbito del teatro— con el fin de suprimir o transformar sus irregularidades, sus embrolladas intrigas y sus juegos de palabras. Dice el autor del Tableau que quizás el público español sea capaz de entender esas obras —por su capacidad natural o por la costumbre, dice—, y en ello tienen una gran ventaja sobre los franceses: cuenta Bourgoing que Du Perron de Castera publicó en 1738 varias obras dramáticas españolas traducidas al francés, y que más recientemente Linguet ha hecho lo mismo. Pero, continúa, estos autores no nos han dado traducciones, sino sumarios, en los que no han traducido lo que no han entendido. Por ello, considera que posiblemente no hay una sola pieza española traducida exactamente al francés. Sería muy difícil hacerlo, por los juegos de palabras con que los españoles han llenado sus dramas, por su imaginación, por su genio muy sutil. Sus obras son de una gran dificultad para ser comprendidas, incluso para los propios españoles, y casi imposible para los extranjeros —añade—, de manera que su traducción sería casi ininteligible, a menos que estuviera plagada de comentarios.

129En las páginas de L’Année littéraire de 1756 hallamos otro testimonio al respecto. El anónimo reseñador de los Voyages récréatifs, de Quevedo, título con el que se tradujeron al francés los Sueños, manifiesta su admiración por el autor español al tiempo que constata la dificultad de su traducción, debido —dice— al diferente gusto de españoles y franceses.

130En la reseña se comenta que Quevedo está considerado como uno de los mejores escritores de su nación: se ejercitó en todos los tipos de poesía, escribiendo obras heroicas, líricas y jocosas. Las más conocidas de ellas son el Parnasse Espagnol y L’Aventurier Buscon. El recensionista, que no precisa el nombre del traductor, dice que los Sueños es una especie de «roman moral», que en francés ya contaba con una vieja traducción, hecha por «le Sieur de Langeneste».

131Se reproducen unas palabras del nuevo traductor de los Sueños, en las que justifica la presente versión, afirmando que su trabajo no es una simple traducción, ni tampoco es una invention del traductor, sino que es un compuesto de lo uno y lo otro, porque era imposible traducir con fidelidad a Quevedo, dada su dificultad. Con una traducción excesivamente libre se corría el riesgo de alejarse de sus pensamientos:

Les François ne sont pas disposés à applaudir aux jeux de mots, aux fréquentes équivoques, aux plaisanteries bouffonnes; il n’y avoit donc point d’autre moyen de plaire que de les changer, de les retrancher, et d’y substituir quelque chose de plus régulier et de plus conforme a notre façon de penser.

132Tras esta alusión al diferente gusto y estilo de españoles y franceses, continúa el recensionista:

Vous ne sçauriez disconvenir, Monsieur, qu’il n’y ait dans cet ouvrage folâtre beaucoup d’imagination et une morale extrêmement piquante. Il est vrai qu’en certains endroits les idées n’en sont point assez nobles, et qu’il y a des details de professions méchaniques peu conformes à la delicatesse Françoise. Mais, dans ces endroits-là mêmes, les pensées et les expressions de Quévédo sont si plaisantes, qu’ont a cru en leur faveur pouvoir s’écarter un peu de notre goût. On n’y a cependant rien laissé qui puisse blesser nos mœurs; j’ose même assurer que tout s’amusant les lecteurs pourront y faire des réfléxions utiles pour le salut. Quévédo a composé des ouvrages aussi sérieux que celui-ci est badin.

133El reseñador acaba subrayando que el autor de la traducción tiene intención de publicar otras obras de Quevedo si esta tiene éxito en Francia.

134También en la Bibliothèque Universelle des Romans hallamos opiniones sobre este asunto. Sin embargo, aquí no se estima que las dificultades de la traducción del español se deriven de irregularidades o defectos de sus obras, su lengua o sus autores. Las dificultades que observa la Bibliothèque —enfática admiradora de la narrativa española— proceden más bien de la calidad de los escritores españoles y de la riqueza de su lengua. Así, en el artículo sobre El criticón de Gracián, de 1781, se dice que la traducción de esta novela al francés ofrece tantas dificultades «qu’elles frapperont les littérateurs». En esta obra se aprecia la dificultad de traducir de una lengua a otra

les pensées fines, les idées métaphysiques d’un auteur original qui a constamment employé les ressources et les richesses de la sienne. Tel étoit Baltazar Gracian. Son oeuvrage est d’ailleurs d’un genre où la precision, le mot propre, le génie, pour ainsi dire, de l’expression, sont de la plus absolue nécessité.

135Añade el reseñador que esta novela exige mucha atención en el lector, para poder hallar las «allusions trés fines dont il est rempli». Asimismo, el reseñador (1776) del Persiles de Cervantes en la Bibliothèque opone la imaginación ardiente de los autores españoles a la «tête françois de sang-froid». El hecho de que esta colección se ocupe de novelas traducidas al francés explica su permanente preocupación por la traducción: a propósito de las comedias de Lope de Vega, se dice (1782) que para trasladar el ingenio de las obras originales es necesario traducir como lo hacían Corneille y Molière, sin pretender una traducción fiel, literal. Desaparece en esta colección de novelas cualquier alusión negativa al estilo de los autores españoles.

136Hablemos finalmente de la cuarta fórmula para armonizar el proespañolismo y el antagonismo en el canon estético de ambos países. Con el fin de evitar esa oposición entre gusto español y gusto francés, los autores franceses forjan un binomio análogo donde no aparece el clasicismo francés, sino el del mundo antiguo. Se opone así clasicismo grecorromano a gusto español.

  • 51 José Checa Beltrán, «Teoría literaria», en Francisco Aguilar Piñal (ed.), Historia literaria de Esp (...)

137Las Mémoires de Trévoux se hacen eco en 1745 de la polémica española sobre la preeminencia de Virgilio o Lucano: en su discurso «Glorias de España» de su Teatro Crítico, Feijoo se pronunció a favor de Lucano. Ante las acusaciones que circulaban contra este, Feijoo argumentó que su supuesta «hinchazón de estilo» era en realidad una «magnificencia del estilo, majestad del numen y grandeza de la locución», y ante la crítica a su «falta de ficción» escribió que «Virgilio versificó ficciones, Lucano realidades». El debate se refería a la consideración de la ficción como requisito esencial o accidental para la existencia de poesía, y además trataba sobre la mayor o menor importancia de la historia o la poesía. Feijoo concedió mayor relevancia a la historia y afirmó la superioridad de Lucano51. El padre Aguirre responde al benedictino reivindicando a Virgilio en un libro —El príncipe de los poetas, Virgilio, mantenido en su soberanía— que fue reseñado por las Mémoires.

138El reseñador reproduce las opiniones principales de Aguirre, solidarizándose con ellas: frente a la defensa feijoniana de los modelos latino-hispanos (Lucano, Marcial, Séneca), Aguirre propone como patrones capitales los latino-itálicos: Ovidio, Virgilio, Propercio, Catulo, Plauto, Horacio, principalmente. Y sostiene que nada daña más a los jóvenes que se inician en las letras que adoptar malos modelos y abandonar los buenos.

139El memorialista dice que se guardará de entrar en estas disputas intestinas españolas, donde los españoles estan acostumbrados a «s’échauffer beaucoup dans le dispute, vont quelquefois plus loin qu’il ne convient à une critique littéraire». Pero no deja de tomar partido por el más clasicista de los contendientes, Aguirre. Los autores hispanos de la antigüedad romana eran considerados en Europa como los precursores de ese gusto barroco característico de los españoles:

il faut espérer qu’à mesure que cette Nation, qui a produit de si grands Hommes en tout genre d’Erudition et de Littérature, se familiarisera plus, qu’elle n’a fait depuis quelque tems, avec les bons Auteurs de l’Antiquité, et se laissera plus guider par la beauté de son génie, que par la vivacité de son imagination, elle fournira moins à la Critique, et critiquera plus sainement.

140El reseñador dedica una breve apología a la obra del padre Aguirre: «Enfin on remarque dans ce petit ouvrage une lecture inmense, un goût sûr, un discernement fin», y termina defendiendo que debates de este tipo enriquecían el ambiente cultural español y también su periódico, las Mémoires:

Nous avions lieu d’espérer que cette petite Guerre Littéraire entre deux Sçavants, qui étoient fort capables de la rendre intéressante, nous fourniroit de quoi enrichir de tems en tems nos Mémoires; mais nous apprenons dans ce moment la triste nouvelle de la mort du P. Aguirre, arrivée sur la fin de Janvier 1745, presque à la Fleury de son âge.

141La polémica clasicismo/barroco se desplaza así a dos autores españoles que, además, enfrentan dos tipos de literatura romana, y no el gusto francés al español. Con estrategia similar se manifiesta Le Journal Étranger, que en su «Prospectus du Nouveau Journal Étranger» sostiene que la lengua española:

s’éleva au plus haut degré de sa perfection quand l’Espagne atteignît le plus haut point de sa gloire. Il lui manque peut-être d’avoir été maniée par des hommes dont la connaissance profonde et réfléchie de l’Antiquité eût pu former le goût, et surtout réprimer l’imagination.

142De esta manera se opone el barroquismo español a los modelos de la antigüedad, y no a los modelos clasicistas franceses, evitando la interferencia que estudiamos.

Notes

40 Antoine Compagnon, Los antimodernos, Barcelona, Acantilado, 2007, pp. 12 y 21.

41 Jean Sgard (dir.), Dictionnaire des journaux, (Dictionnaire de la presse 1600-1789), París, Universitas, 1991, pp. 8-9 y 12.

42 Jean Sgard (dir.), Dictionnaire des journalistes (Dictionnaire de la presse, 1600-1789), Oxford, Voltaire Foundation, 1999, pp. 21-23, 414-418, 153.

43 Ph. Van Tieghem, l’Année Littéraire. Dante Lenardon, Index de L’Année littéraire.

44 Jean Balcou, Fréron contre les philosophes, Ginebra, Droz, 1975. Journal Étranger, 1755, mayo, p. 190.

45 L’Année littéraire, 1774, II, pp. 122-142.

46 Françoise Étienvre, «España en las Nouvelles de la République des lettres et des arts (1777-1788)», Boletín de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, 1-4, 1973, pp. 319-349. L’Année littéraire, 1775, pp. 29-52. Poirier, pp. 117, 14 y 21.

47 Guillermo Carnero, «La defensa de España de Ignacio de Luzán y su participación en la campaña contra Gregorio Mayans», Dieciocho, 10 (2), 1987, pp. 107-124. Mémoires de Trévoux (1747, XLVII, pp. 1432-1441; 1748, XLVIII, pp. 995-1027; LIX, pp. 1248-1280; LXVII, pp. 1438-1471; 1743, XLIII, pp. 478- 492). L’Année littéraire (1754, III, pp. 27-41; 1784, VI, pp. 304-317). Variétés (1804, I, p. 18). J.-Fr. Bourgoing, Tableau de l’Espagne moderne (II, pp. 389- 390, 375, 306-314). Annales politiques (1777, I, pp. 335, 397-405).

48 J.-Fr. de La Harpe, Lycée, t. VI, p. 321, t. I, pp. 6 y 75, t. IV, p. 53. L. S. Mercier, De la littérature, pp. 71-74, 105-118, 136-138.

49 Pierre Bourdieu, Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo literario, Barcelona, Anagrama, 1995, p. 420.

50 Rüdiger Safranski, Romanticismo. Una odisea del espíritu alemán, Barcelona, Tusquets, 2009, p. 29. J.-Fr. Bourgoing, Tableau de l’Espagne moderne, II, pp. 372-373, 314, 389-392. Mémoires de Trévoux (1748, XLVIII, pp. 995- 1027; LIX, pp. 1248-1280; LXVII, pp. 1438-1471; 1750, XV, pp. 2729-2741; 1738, XXXVIII, pp. 1834-1846; 1739, VI, pp. 245-296 y 963-969; 1745, V, pp. 156-178). Journal Étranger (1755, marzo, pp. 177-205; junio, pp. 87-119; 1760, enero, pp. ii-xx). L’Année littéraire (1771, VII, pp. 3-52; 1756, IV, pp. 340-356). Bibliothèque Universelle des Romans (1781, mayo, pp. 3-200; 1776, I, julio, p. 19; 1782, I, janvier, p. 23).

51 José Checa Beltrán, «Teoría literaria», en Francisco Aguilar Piñal (ed.), Historia literaria de España en el siglo xviii, Madrid, Trotta-CSIC, 1996, pp. 427-511.

© Casa de Velázquez, 2014

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search