Version classiqueVersion mobile

Demonio y modelo

 | 
José Checa Beltrán

España demonizada

Texte intégral

El conocimiento de «lo otro»

1La necesidad humana de conocer el mundo circundante se traduce en la búsqueda de la información adecuada al respecto. Dicha información puede adquirirse mediante una experiencia directa de la realidad, o bien a través de intermediaciones culturales. Así, la imagen que cada individuo construye acerca de su entorno posee componentes empíricos incontestables y, además, componentes culturales contaminados históricamente por mediadores más o menos interesados. De esta manera, el grado de objetividad en las lecturas sobre lo otro dependerá del grado de manipulación que arrastran, además, obviamente, de la capacidad crítica de cada evaluador.

2Sostiene Siebenman que, en el ámbito de la imagología,

  • 2 Gustav Siebenmann, «La investigación de las imágenes mentales. Aspectos metodológicos», en José Man (...)

una vez que se «reconoce» un sistema referencial o un molde como evidente o, al menos, como plausible, incluso los imagotipos que uno nunca experimentó aparecen como «verdaderos». Esto es válido incluso para aquéllos que uno debería reconocer como «falsos» a partir de la propia experiencia2.

3Ello muestra la importancia de la intermediación cultural, capaz de sobreponerse al conocimiento empírico.

4Por otra parte, la evaluación personal del mundo supone casi siempre una sobrevaloración de lo propio. Esto sucede tanto a nivel individual como grupal: «el otro» puede ser «mi otro» o «nuestro otro». Este último es el caso de la valoración entre países, donde las lecturas sobre el otro implican frecuentemente una minusvaloración, nunca parten de cero, ni surgen por azar, no son inocentes, están determinadas por el pensamiento tradicional al respecto y por el canon coyuntural. En muchas ocasiones son respuestas a lecturas previas, responden a determinadas concepciones ideológicas o estéticas y suelen ser nacionalistas. Con frecuencia, satisfacen la necesidad de definir la propia identidad —atribuyendo al otro los valores opuestos, los que no se quieren para sí— y de enaltecer las aportaciones históricas propias, construyendo una teoría que las justifique y sobrevalore en oposición a las contribuciones de los otros.

5Es razonable prever que en la Francia del xviii hubo diferentes actitudes ante España y que existieron encontradas opiniones acerca de la contribución española al acervo literario-cultural europeo. Esas variadas actitudes y opiniones dependieron, según digo, de la adscripción ideológica y estética de cada autor, a su particular idea nacionalista y, por añadidura, a su «enciclopedia» particular, así como al cambiante estado de las relaciones diplomáticas entre los dos países. Por tanto, es lógico suponer que esas eventuales corrientes —la favorable y la desfavorable con España— debieron de coexistir en la Francia de la Ilustración. Junto a estas premisas, una investigación sobre dichas cuestiones no puede olvidar que cualquier debate se articula en polos antagónicos que, en última instancia, remiten a la pugna entre lo nuevo y lo viejo, a la disputa sobre la apertura a la modernidad, algo que, sin duda, pertenece al ámbito de la ideología.

6La imagen de una nación, lógicamente, no es la misma en el propio país que en los ajenos, ni siquiera es compartida entre los propios compatriotas, y es cambiante en el tiempo. A pesar de la estabilidad que cabe esperar de un imaginario colectivo, lo cierto es que este es variable, dependiente en gran medida de coyunturas políticas e ideológicas. De manera esquemática, podría convenirse en que la imagen que un país proyecta de sí mismo deriva esencialmente de los siguientes elementos: en primer lugar, el político, que incluye aspectos militares, diplomáticos, económicos y religiosos; en segundo lugar está el carácter, la psicología, las costumbres y mentalidad de los ciudadanos de una nación; en tercer lugar se halla el elemento cultural, referido a la contribución que un país ha realizado históricamente en las distintas esferas de la cultura y la ciencia.

  • 3 Alain Minc, Una historia política de los intelectuales, Barcelona, Duomo Ediciones, 2012, p. 16.

7Existe una tendencia a generalizar la significación de las lecturas que unos países hacen de otros, cuando en realidad esas lecturas no son tan uniformes y estables como se piensa. Por lo que se refiere a la cuestión que ocupará estas páginas, es necesario subrayar que la imagen de España en la Francia del siglo xviii no fue única, monolítica, tal y como ha sostenido, de manera simplista, la historiografía dominante. La mirada francesa fue variada, por los motivos que acabamos de explicar, porque los componentes de un legado nacional son variados y porque los evaluadores son muy diferentes entre sí. Como ya se ha dicho, los juicios sobre el legado ajeno poseen frecuentemente un escaso apoyo empírico y suponen, por el contrario, abundantes «manipulaciones» culturales, interesadas, que inciden de forma variable en los distintos jueces, en quienes hemos de suponer ideologías, posiciones sociales e historias personales diferentes, amén de resistencias críticas dispares ante esas intervenciones ideológicas que, indefectiblemente, están en el origen de la antipatía —nacionalista— entre naciones. Añadamos, finalmente, que, la opinión3 —y aquí se incluye la imagen que un país tiene de otro— procede de un pequeño número de hombres muy influyentes que determinan el parecer de todo el mundo letrado y, por extensión, del pueblo en general.

8La historiografía ha repetido y subrayado las negativas opiniones sobre el papel histórico-cultural de España que expresaron Montesquieu, Voltaire o algunos otros autores franceses, así como la enorme carga negativa del imaginario francés sobre España. Por citar un testimonio representativo de esa historiografía, digamos que el artículo Espagne et Portugal, del Dictionnaire européen des Lumières, concluye que «les philosophes et écrivains français» del siglo xviii estimaban que los españoles —y también los portugueses— eran

  • 4 Michel Delon (dir.), «Espagne et Portugal», Dictionnaire européen des Lumières, París, Presses Univ (...)

superstitieux, insensibles au ranement des arts et des lettres, ne sachant composer que de mauvaises comédies (et ce malgré leur passé littéraire glorieux) et des couplets à chanter devant les rejas des fenêtres, bigots, portugais et espagnols sont des représentants de nations opposées par tradition aux Lumières, comme le montrent les nombreux et atroces autodafés qui ont lieu en terres péninsulaires. Ce n’est pas pour rien qu’ils ont été appelés les «cafres» de l’Europe4.

9Es posible que esto fuera aproximadamente así en algunos autores franceses, pero ni mucho menos fue una opinión generalizada: hubo muchos escritores franceses del siglo xviii que enjuiciaron positivamente el carácter español, que supieron discernir las distintas épocas y componentes de la historia española, que supieron acercarse a su legado sin los prejuicios de algunos philosophes y que reconocieron los progresos de España en la segunda mitad del xviii.

10Es innegable que el paradigma ideológico de los philosophes franceses les empujaba a ser muy críticos con España, asimilada justificadamente con la Inquisición, el fanatismo eclesiástico, la superstición, la crueldad en las colonias americanas. Pero sus presupuestos y sus prejuicios políticos les impidieron examinar con objetividad los distintos ámbitos y épocas del legado histórico español. Desgraciadamente, la historiografía al respecto se ha construido casi exclusivamente desde la opinión de unos cuantos philosophes: no existen estudios monográficos sobre la existencia de corrientes de opinión francesas reconocedoras de otro papel histórico de España y de sus positivas aportaciones a la cultura occidental. Tampoco existen, que sepamos, estudios sobre la existencia de medios franceses del siglo xviii interesados en establecer canales de comunicación con los españoles, con el objetivo de profundizar en el conocimiento de su historia cultural y literaria, y con la finalidad de estar al tanto de sus novedades literario-culturales. Indagar en esa línea es objetivo de este trabajo, que pretende desmentir o puntualizar la idea de una Francia dieciochesca absolutamente despreciativa con todo lo español.

11Porque todo lo contrario se desprende de algunos importantes periódicos y libros franceses de la época. Esos textos demuestran —según mi investigación— la existencia de una corriente francesa reconocedora del legado cultural español, coexistente con otra, quizás liderada por el ámbito filosófico, supuestamente muy crítica al respecto. Ello no significa que los autores favorables a España militasen en el campo de la antifilosofía o de la reacción política. En general —como veremos—, podrían encuadrarse en el campo del reformismo moderado, algunos fueron masones y compartieron en gran medida el pensamiento enciclopedista, fueron críticos con la Inquisición, el fanatismo religioso y ciertas estructuras del Antiguo Régimen. Pero su cercanía al gobierno y el hecho de no pertenecer a grupos de poder «filosóficos», les alejaron de estos, con quienes algunos mantuvieron sonadas polémicas. Caso aparte es el de las Mémoires de Trévoux (1701- 1767), periódico jesuita, más conservador, cuyo acercamiento a España se produjo en unos años en que el filosofismo aún no se había impuesto en Francia.

12En general, la historiografía sobre la imagen de España en Europa se ha ocupado preferentemente de las lecturas sobre la España imperial, especialmente de todo lo relacionado con los puntos centrales —políticos, militares, religiosos— de la llamada «leyenda negra». También existen estudios sobre las opiniones históricas acerca del carácter, costumbres y mentalidad españolas. Sin embargo, se sabe mucho menos sobre la interesada imagen que acerca de la aportación literario-cultural española se fue dibujando históricamente. Cuando Julián Juderías acuñó la expresión «leyenda negra» pensaba esencialmente en la historia política y en el carácter de los españoles. Es un hecho que no se han estudiado suficientemente las lecturas extranjeras sobre la aportación española a la cultura europea, o sobre la «culpabilidad» española en la génesis del gusto barroco, o sobre el carácter esencial —supuestamente profuso y sin ningún sometimiento a reglas— de los literatos españoles. Junto a ello, tampoco se ha estudiado suficientemente en fuentes extranjeras la existencia y carácter de una posible «leyenda blanca» acerca de la cultura y la literatura españolas.

13Nuestro propósito aquí es desvelar la «otra lectura» que sobre la literatura y la cultura españolas se hizo en la Francia del siglo xviii. Es cierto que muchos textos franceses de entonces muestran una visión de España claramente negativa, pero estos son casi los únicos que ha frecuentado la historiografía tradicional. Como digo, faltan estudios monográficos sobre la otra corriente de opinión francesa. Es hora de acercarse a fuentes primarias prácticamente inéditas en el examen del asunto que nos ocupa.

14Así pues, este libro no pretende detenerse en el imaginario francés sobre el carácter y costumbres de los españoles, o sobre la Iglesia y los monarcas españoles y su política internacional. Se centrará en las lecturas francesas sobre el legado literario-cultural español. Aunque todo ello, como se verá, está estrechamente relacionado.

15Obviamente, tampoco hablaremos aquí del caso inverso, del imaginario español sobre Francia, que en el siglo xviii oscilaba entre el nacionalismo xenófobo más extremo y la admiración acrítica hacia todo lo francés. Una batalla de contrarios que, según la lógica del debate en cualquier sociedad, habría de darse también en Francia respecto a España, con las diferencias derivadas del distinto papel que en el concierto europeo jugaban entonces las dos potencias: central en el caso de Francia y periférico en el de España. Ello comportaba, lógicamente, una mayor atención de España hacia Francia que lo contrario. La previsibilidad de la existencia de dos corrientes de opinión francesas —favorable y desfavorable con España— constituye la hipótesis desde la que se construye este libro, que buscará y analizará los juicios positivos que el legado español despertó en determinados autores franceses del xviii, quienes escribieron al respecto condicionados, obviamente, por su mentalidad, sus estereotipos, prejuicios y actitudes. Como no podía ser de otro modo.

16En muchos casos veremos que, tal como predica la filosofía imagológica:

  • 5 G. Siebenmann, «La investigación de las imágenes mentales», p. 340.

el pensamiento que procede en imágenes presenta irremisiblemente una estructura antinómica: ante todo delimita lo propio frente a lo ajeno. Y siempre implica una valoración […]. Al mismo tiempo resulta que el posible contraste entre imagen propia e imagen ajena es capaz de un giro dialéctico: o bien establece uno un ideal propio y le opone los criterios de todo lo ajeno, o, por el contrario, parte de la crítica de lo propio y busca el ideal en lo ajeno5.

17En principio, podría pensarse que las encontradas lecturas francesas sobre España pudieron estar relacionadas con dos ideologías políticas enfrentadas, «filosófica» y «antifilosófica». Aunque ello posea cierto fundamento, no debe olvidarse que un imaginario nacional, tal y como hemos avanzado, procede de una construcción política interesada y compleja, en la que juegan un papel determinante las sucesivas coyunturas diplomáticas, un omnipresente nacionalismo político-cultural, el canon estético de cada país y autor, así como la ideología, intereses particulares, gustos, cultura y militancia partidista de cada uno de los escritores que se pronuncian al respecto. Demasiados elementos como para limitar esas lecturas enfrentadas a una esquemática oposición entre conservadores y progresistas.

18Las interferencias surgen cuando una favorable predisposición francesa hacia España choca con principios ideológicos, nacionalistas o estéticos. Entonces, las actitudes podrían oscilar entre dos extremos: o bien estos franceses se decantan sin contemplaciones por sostener sus principios, aunque ello suponga la reprobación de un país al que inicialmente no se desea reprobar, o bien obvian esos principios para satisfacer su actitud proespañola. Ni una ni otra reacción vamos a hallar: las contradicciones derivadas de ese choque se resuelven en un acercamiento, en el matiz, en la búsqueda de un terreno intermedio que satisfaga contemporáneamente la actitud proespañola y la aplicación de unos principios.

19Lo más frecuente fue que esos autores galos resolvieron el conflicto sin hacer concesiones en el ámbito ideológico: no hay resquicios en la certeza de que España tiene un pasado colonial reprobable y un recusable presente sociopolítico, marcado por la Inquisición, la superstición y el atraso científico. Por otra parte, cuando la valoración del legado español choca con los méritos del de Francia, los franceses proespañoles suelen suavizar su nacionalismo cultural para hacer compatibles los méritos de la cultura española con los valores de la francesa. Finalmente, los juicios donde está implicado el canon estético muestran cierto acercamiento al «gusto español» por parte de esos autores franceses, que en el filo de la contradicción intentan conciliar clasicismo y barroquismo; sin embargo, suelen concluir que los principios del gusto son irrenunciables y universales, es decir, franceses. En cualquier caso, y en definitiva, la alianza política francoespañola, que duró gran parte del siglo xviii, empujó a bastantes autores franceses a mostrar comprensión hacia el legado español, aunque ello colisionara con sus principios ideológicos, nacionalistas y estéticos, que hubieron de matizar para satisfacer ambas posiciones.

20En las próximas páginas tendremos ocasión de referirnos al profesor Daniel-Henri Pageaux, autor de una «thèse pour le doctorat d’État», presentada en 1975 y titulada L’Espagne devant la conscience française au xviiie siècle (1715-1789). Una valiosa obra donde se manejó una cantidad ingente de bibliografía. Desgraciadamente, quedó sin publicar y es prácticamente desconocida por los historiadores. Su argumentación central defendía que los letrados franceses del xviii desconocieron y menospreciaron a España, y no supieron percibir y valorar los progresos españoles de la segunda mitad de ese siglo. Pageaux interpretó, además, que los escasos elogios que aquellos autores franceses dedicaron a España significaban en realidad una crítica: fueron encomios dirigidos a una España de épocas pretéritas, con lo que se subrayaba el anacronismo y atraso de la sociedad española.

21La obra de Pageaux y la que el lector tiene ahora en sus manos poseen no pocas concomitancias, aunque aquella se centra en el estudio de las imágenes que la España dieciochesca despertó en la élite francesa contemporánea, mientras que esta se ocupa de las lecturas que esa élite hizo del legado histórico-cultural español en su conjunto. Solo el último capítulo de mi libro —dedicado a las lecturas francesas sobre los progresos de España durante el xviii— coincide con el objetivo principal del D.H. Pageaux. Allí tendremos la oportunidad de comparar nuestras respectivas conclusiones.

22Pero antes de seguir adelante es preciso dejar constancia de las principales fuentes primarias que han nutrido esta investigación, pertenecientes todas ellas al ámbito literario-cultural, aunque, obviamente, se explican en un amplio marco político y social que hemos tenido muy presente. Los periódicos examinados de manera más exhaustiva han sido las Mémoires pour (servir à) l’histoire des Sciences et des Beaux-Arts (1701-1767) —también conocidas como Mémoires de Trévoux, o bien Journal de Trévoux—, el Journal Étranger (1754-1762), L’Année littéraire (1754-1790) y L’Espagne littéraire (1774).

23De gran interés son los vínculos que existieron entre los editores de estos tres últimos periódicos, cuyas líneas editoriales comparten explícitamente —según veremos— su positiva estimación del legado español, así como la conveniencia de darlo a conocer en Francia. De manera más esporádica he acudido a otros periódicos de la época: por ejemplo La Gazette littéraire de l’Europe (1764-1766), Variétés littéraires, (1768-1769), o Nouvelles de la république des lettres et des arts (1777-1788). Todos ellos forman parte de la más importante prensa francesa del siglo xviii.

24Pero no solo en la prensa puede hallarse la citada corriente favorable a España: he examinado detenidamente la Bibliothèque Universelle des Romans (1775-1789), que hace una extensísima apología de la producción novelística española, y ese modelo de ecuanimidad que fue el Tableau de l’Espagne Moderne, de J.-Fr. Bourgoing, que gozó de varias ediciones en francés en el cambio del siglo xviii al xix. He manejado, además, otros autores franceses sin prejuicios contrarios al legado español. Por ejemplo, L. S. Mercier, que en un hostil entorno clasicista supo reconocer los méritos de la literatura «barroca» española en De la littérature et des littérateurs (1778), o bien Jean de Vayrac, autor de un État présent de l’Espagne (1719), mejor conocido por la historiografía tradicional. En el capítulo correspondiente tendremos ocasión de referirnos, brevemente, a la biografía e ideología de estos autores y periodistas.

25El análisis de los mencionados textos me ha permitido encontrarme con cuestiones complementarias o limítrofes con la que me ocupa de manera central. Su extensión y complejidad merecería estudios aparte. No me resisto a mencionar —a manera de conclusiones— las que considero más interesantes: 1) el desconocimiento francés del legado español era mayor por lo que respecta a la producción española de las últimas décadas del siglo xvii y siguientes. En efecto, la aportación cultural de España en su etapa de esplendor político era más conocida y apreciada en Francia; 2) la comunicación francoespañola creció paulatinamente durante el siglo xviii; 3) es innegable que cuando la Francia del siglo xviii dirigía su mirada al extranjero estaba interesada principalmente por Inglaterra, menos por Italia y Alemania, y menos aún por España. Ello dependía, por otra parte, del ámbito cultural al que Francia dirigía su mirada. Por ejemplo, Italia fue referencia de primer orden en el campo de la música y las artes. España era más considerada en el terreno del teatro y la novela; 4) el hecho de que muchos autores franceses del xviii conocieran y enjuiciaran las aportaciones culturales españolas consolida la idea de la existencia de una cultura europea común, cuyo sustrato colectivo no se diluye porque una nación poderosa entre en decadencia, ni desaparece por disensiones estéticas, ideológicas o militares. Junto a las discrepancias coyunturales, los distintos países participan de un legado común europeo, cuya valoración sufre los vaivenes derivados de la política o de los cambiantes gustos estéticos, pero cuya existencia y difusión en Europa permanece a los largo de los siglos; 5) el llamado «imaginario nacional» sobre otra nación supone una representación que condensa sucesivas «lecturas» históricas, que en cada momento encarnan la opinión mayoritaria de un país sobre otro, con las correspondientes valoraciones sobre la historia, el legado cultural y el carácter de una nación. He de anotar que en casi todos los textos franceses que he leído —incluidos los favorables a España— subyace la idea, más o menos explícita, de que España estuvo dominada históricamente por la Iglesia y la Inquisición, con resultados nefastos.

26Por otra parte, en la construcción de un imaginario nacional —aunque en cada nación puedan coexistir diversos imaginarios, como es nuestro caso— juegan un papel decisivo los tres elementos que ya hemos identificado: nacionalismo, canon e ideología. Cada uno de ellos merecería ser investigado de manera monográfica, atendiendo a cuestiones como la cambiante relación diplomática entre países, las variaciones en el paradigma estético, las alteraciones en la ideología e intereses coyunturales de los autores. Ofreceremos aquí un panorama general lo más representativo posible.

27Comprobaremos que el nacionalismo cultural se halla presente incluso en los letrados más cosmopolitas, autocríticos y abiertos al exterior. Habremos de referirnos en este punto a la conocida como «leyenda negra». Por otro lado, cada país profesa mayoritariamente un canon cultural que, aunque en determinados momentos históricos sea parecido al del grupo de países de su entorno, siempre posee caracteres propios que lo distinguen. En nuestro caso, y concretamente en el ámbito literario y artístico dieciochescos, hemos de subrayar el generalizado clasicismo de la cultura institucional francesa, frente a las vacilaciones españolas entre el canon barroco y el neoclásico. Finalmente, como elemento decisivo que aglutina y personaliza los anteriores, hallamos la ideología, militancia política e intereses personales de cada autor. Ello condiciona e individualiza decisivamente las «lecturas» de cada escritor. Naturalmente, cuando la actitud ante España es negativa ya a priori por motivos ideológicos, el canon y el nacionalismo refuerzan el descrédito del legado cultural español.

Leyenda negra

28Durante gran parte del siglo xviii, España estuvo polarizada entre quienes veían a Francia como modelo, cultural y político, y quienes rechazaban el paradigma francés. Si cualquier posición ideológica supone, o genera, la contraria, podría pensarse que también en Francia pudo existir una polarización similar a la española.

  • 6 Jesús Pérez Magallón, «Apologías, identidad nacional y el desplazamiento de España a la periferia d (...)

29No fue así. Es evidente que los franceses, hegemónicos política y culturalmente, no prestaron entonces gran atención a España, potencia decadente en todos los sentidos: aunque efectivamente en Francia existieron actitudes favorables y desfavorables hacia España, aquel debate español sobre el modelo francés, que ocupó el primer plano de la sociedad hispana durante todo el siglo xviii, no es traspolable a Francia. Sería poco verosímil creer que una España situada ya en la periferia europea6 suscitase en Francia la gran atención que sí se daba en sentido contrario, y poco verosímil, también, pensar que la corriente francesa favorable a España considerase a esta como paradigma total, en los ámbitos cultural y político. Los franceses del setecientos se veían como modelo del mundo civilizado y, en todo caso, admitían la ventaja de otros países europeos solo en cuestiones muy puntuales.

30Por otra parte, no sería pertinente establecer una división demasiado estricta entre franceses defensores y detractores de España. En este sentido cabría distinguir entre actitudes y opiniones. Si es cierto que hubo actitudes que suponían una predisposición favorable o desfavorable hacia España, también es cierto que estas no se traducían en opiniones absolutamente positivas o negativas sobre España. Los intelectuales franceses proespañoles rechazaron firmemente el papel de la Inquisición española, así como ciertas actuaciones político-militares de la España imperial. Por otra parte, algunos aspectos del legado cultural español fueron enaltecidos —con diversa intensidad— por ambos tipos de franceses. En cualquier caso, los franceses del xviii no mantuvieron un antiespañolismo universal, militante, invariable y permanente, como sostenía la llamada leyenda negra.

31Las lecturas que unos países hacen de otros, o bien la imagen que un país proyecta sobre otros en un momento determinado, están determinadas por la superposición histórica de sucesivas lecturas, que ininterrumpidamente crecen y modifican las anteriores. O sea, a las lecturas históricas se añaden las lecturas contemporáneas; nada surge ex nihilo; en este ámbito existe un interminable proceso de reconstrucción. Según los historiadores, la imagen de España para los europeos del xviii estaba condicionada por la propaganda que las potencias europeas habían urdido en siglos anteriores como

  • 7 Joseph Pérez, La leyenda negra, Madrid, Gadir, 2010, p. 53.

un medio de combatir las acciones imperialistas de la Casa de Austria y de España, en la medida en que esta parecía ser su elemento más dinámico, el que proporcionaba los medios financieros indispensables7.

32Ingleses, franceses, flamencos, luteranos alemanes y el papado coincidieron, desde los tiempos de la Reforma, en la conveniencia política de definir a España como país arrogante, codicioso, brutal, intolerante, inculto, enemigo del progreso, atrasado, fanático, y a los españoles como fanfarrones, incultos e ignorantes. Su actuación en América y las crueldades de la Inquisición fueron elementos destacados de aquella representación antiespañola, cuya difusión fue uno de los medios con que los europeos se opusieron a España por su carácter de gran potencia mundial durante 150 años aproximadamente —hasta el tratado de Westfalia, de 1648— y por su política imperialista. Pero esa representación continuó vigente, con altibajos y matices, en los siguientes siglos.

33La historiografía sobre esa imagen de España en el extranjero está marcada por lo que en el siglo xx se ha bautizado como leyenda negra, concepto que acuñara Julián Juderías en 1913, y que ha gozado de un gran seguimiento en España. Parte de la historiografía española ha aceptado la idea de que los extranjeros no han sabido ver más que una España atrasada, inculta, cruel e injusta en sus actuaciones político-militares, con la Iglesia más retrógrada y la Inquisición más despiadada, con una población ignorante, supersticiosa, orgullosa, perezosa y llena de prejuicios.

34Juderías entendía por dicho concepto:

las descripciones grotescas que se han hecho siempre del carácter de los españoles como individuos y como colectividad; la negación, o, por lo menos, la ignorancia sistemática de cuanto nos es favorable y honroso en las diversas manifestaciones de la cultura y el arte.

35El concepto incluye la falsificación extranjera de la realidad histórica española:

  • 8 Julián Juderías, La Leyenda Negra. Estudios acerca del concepto de España en el extranjero, Salaman (...)

entendemos por leyenda negra la leyenda de la España inquisitorial, ignorante, fanática, incapaz de figurar entre los pueblos cultos lo mismo ahora que antes, dispuesta siempre a las represiones violentas; enemiga del progreso y de las innovaciones; o, en otros términos, la leyenda que habiendo empezado a difundirse en el siglo xvi, a raíz de la Reforma, no ha dejado de utilizarse en contra nuestra, desde entonces8.

  • 9 Jan Lechner, «¿La imagen del español…?», en J. M. López de Abiada y A. lópez Bernasocchi, Imágenes (...)

36Juderías vino a defender la existencia de una maledicencia universal sobre el carácter de los españoles y del legado histórico español, una especie de conspiración internacional contra España. El carácter sistemático, universal y permanente que Juderías atribuyó a esas censuras invalidaba su tesis. Nadie podrá negar la existencia histórica de extremadas críticas a España, con mayor o menor fundamento, pero es fácil entrever que esas reprobaciones son las que normalmente se adjudican los países entre sí, para cuya explicación basta con acudir al contexto histórico. En este sentido, es lógico que los países hegemónicos y colonialistas hayan acumulado una serie histórica de reproches que, por lógica, no han sufrido países cuyo papel internacional ha sido de escasa entidad. Escribe Jan Lechner9:

Hará falta haber desempeñado un papel importante y tenido una influencia decisiva en la historia política y cultural de la Europa de la Época Moderna para disfrutar de una imagen entre los demás pueblos

37Ciertamente, las naciones poco poderosas, cuyo papel en la historia política ha sido secundario, es posible que ni siquiera tengan una imagen entre las demás. Sus peculiaridades y sus aportaciones culturales son casi desconocidas, no suscitan ni adhesión ni rechazo. Por el contrario, es lógico y evidente que las naciones que han suscitado más «lecturas» son las que han desempeñado un mayor papel político a lo largo de los siglos. Es el caso de España. Esas lecturas, que han podido ser positivas en algunos momentos o sobre algunas cuestiones, tienen muchas posibilidades de tornarse negativas por la propaganda de las naciones competidoras.

  • 10 Jesús Torrecilla, España exótica. La formación de la imagen española moderna, Colorado, Society of (...)

38Como algunos historiadores han subrayado, no debe compartirse la idea de una conspiración universal, sistemática y continua contra España. Pero sí es cierto que cada época fabrica su propia representación del pasado histórico, como lo es que, por motivaciones esencialmente políticas, hubo durante los siglos xvi y xvii conocidas campañas antiespañolas que triunfaron y tuvieron continuidad en Europa. El hecho de que España fuese primera potencia europea durante el siglo xvi y parte del xvii determinó el arraigo y la fuerza de una mitología antiespañola que se prolongó en los siglos posteriores. Por otra parte10, los estereotipos, por exagerados, ridículos o falsos que parezcan, nunca proceden de la nada, no se producen en un vacío.

39Aunque el componente «mítico» es habitual en el ámbito de la imagología —es normal que el imaginario colectivo se vaya nutriendo de leyendas con el paso el tiempo—, debe desecharse el carácter sistemático, permanente y conspirativo que sostuvo Juderías acerca de las opiniones foráneas sobre España. En este sentido, algunos historiadores han destacado ciertos juicios «rosas» sobre nuestro país, o han subrayado que la crítica al «otro» es una necesidad antropológica y, por tanto, recíproca entre países. Es decir, cualquier país importante ha sufrido y sufre una mitología negra, porque, obviamente, la Historia no supone necesariamente un registro veraz de los «acontecimientos» o una interpretación objetiva de los «hechos». En muchos casos es una deliberada e interesada «construcción».

  • 11 Ricardo García Cárcel, La leyenda negra. Historia y opinión, Madrid, Alianza Editorial, 1998, pp. 1 (...)

40Ricardo García Cárcel, uno de los historiadores que mejor ha escrito sobre esta cuestión, parte del principio de que no ha existido esa leyenda negra, porque no ha existido esa «crítica negativa, sistemática, feroz, unánime, intencionadamente destructiva hacia España o los españoles». Sostiene que en épocas de crisis España ha sufrido «un extraño complejo de persecución»: así puede verse en Quevedo, Cadalso, Forner y otros ilustrados, Menéndez Pelayo, la generación del 98. Y acude al sentido común para escribir que «la caracterización peyorativa de lo ajeno es tan antigua como el hombre»11.

41Así pues, a pesar de la fuerza y persistencia del concepto de leyenda negra en la historiografía española, son muchos los historiadores contemporáneos que niegan o matizan su universalidad y sistematicidad. De esta manera —como venimos diciendo—, la imagen de España en el extranjero es positiva o negativa dependiendo, entre otros motivos, de cuál sea la cuestión enjuiciada (religión, política internacional, carácter de los españoles, legado cultural…), el momento histórico en que se emiten los juicios y la ideología e intereses particulares del emisor de esas opiniones.

42En efecto, en esos juicios foráneos es necesario distinguir esencialmente tres tipos: los relativos al carácter de los españoles, a la historia político-militar y religiosa de España, a su legado cultural y científico. Las consideraciones sobre estos distintos ámbitos pueden comportar simultáneamente valoraciones tanto críticas como apologéticas. García Cárcel separa las opiniones sobre España como potencia colonial en América —especificidad del colonialismo español en comparación con otros— de las opiniones sobre la política, la cultura y el carácter españoles (la inserción de España en Europa, sus posibles aportaciones). Tras realizar un repaso histórico sobre estas cuestiones, concluye que no solo ha habido crítica negativa contra España, también ha existido la apologética, que merecería el nombre de «leyenda rosa».

Vigencia de la mitología antiespañola

43Existe una copiosa bibliografía sobre la leyenda negra. No es este el lugar para analizarla detenidamente. Además de los autores que citamos en este trabajo y de quienes en general han escrito sobre la historia de España, mencionemos a Maltby, Arnoldsson, Charles Gibson, Areilza, Molina Martínez, Paquette, Fusi, Jover, Desné, Díez del Corral, Kamen, Chaunu, Cañizares-Esguerra, Marías, Powell, Thomas, Iarocci, Matthey y muchos más.

44A pesar de que durante gran parte del siglo xviii existió una alianza diplomática francoespañola y una relación institucional supuestamente amistosa, lo cierto es que la imagen negra de España permaneció en la Francia ilustrada.

  • 12 Antonio Mestre Sanchís, Apología y crítica de España en el siglo xviii, Madrid, Marcial Pons, 2003, (...)

45Es bien sabido que la leyenda negra antiespañola se apoyaba en varios pilares. Según Mestre12, los más potentes y persistentes señalaban al poder omnímodo de la Inquisición, la crueldad en la conquista de América, y la escasa aportación de España a la cultura europea. Para Schaub, la Inquisición ocupa un lugar central en el dispositivo de la leyenda negra: sin duda se considera el desliz más imperdonable de la historia española, su pecado original.

  • 13 Françoise Étienvre, «Avant Masson, Jaucourt: L’Espagne dans l’Encyclopédie de Diderot et D’Alembert (...)

46Sobre la persistencia de estas ideas en la Europa ilustrada, sostenía Juderías que aquella leyenda se consolidó y adquirió mayor relevancia precisamente en el siglo xviii. Schaub considera que la continuidad del poder de la Inquisición fue determinante en la imagen fundamentalmente negativa de España en la Francia ilustrada: La identificación de España y del Santo Oficio era un elemento esencial de la cultura francesa de la Ilustración. Según García Cárcel, si en el siglo xvi las críticas eran esencialmente político-religiosas, en el xvii y xviii fueron antropológicas, sobre el carácter español, y en el xix las acusaciones se frivolizan y se convierten en tópicos andalucistas, delirantes a veces. Asimismo, según Françoise Étienvre13, la visión que de España se dio en la Encyclopédie contribuyó a la difusión de una mala imagen durante el siglo xviii.

  • 14 Jean Baptiste Boyer D’Argens, Lettres juives ou correspondance philosophique, La Haye, Pierre Paupi (...)

47En mi opinión, no puede negarse que aquella mitología antiespañola se había incrustado con fuerza en la sociedad francesa y que —a pesar de la existencia de elementos que puntualizan esta idea— continuaba vigente en el siglo ilustrado; existen pruebas que lo corroboran. Representativo de esa tópica podría ser el libro Lettres juives, ou correspondance philosophique, de Jean-Baptiste Boyer d’Argens14, una obra en seis volúmenes donde se reúnen gran parte de los mitos antiespañoles. Sobre el carácter de los españoles, afirma Boyer que los extranjeros que decidan viajar a España deben de estar un poco locos. Allí solo se encuentra: «orgueil, astuce, pauvreté, ignorance, bigoterie, superstition, vanité, ridicule cérémonie». Con la llegada de la nueva corte borbónica, algo han cambiado los nobles —dice—, pero los burgueses y el pueblo continúan igual.

48El carácter español repercute en la economía de su país, añade: lo que más contribuye a dejar a los españoles sin dinero es el gran número de franceses y flamencos que van a España a servirles, dispuestos a trabajar en actividades que ellos nunca harían, por su hidalguía o por amor propio; antes preferirían morir de hambre. Tras dedicarse a trabajos serviles (agricultura, construcción y otros), los extranjeros vuelven a su tierra cargados de dinero.

49Sobre la cultura en España, afirma que sus bibliotecas están mal surtidas de historiadores, aunque hay algunos respetables, como Antonio de Solís, Sandoval, Antonio de Herrera, Mariana. En las bibliotecas de particulares ricos, Boyer solo ha visto teólogos, algunos poetas y muchas novelas. No se ven ninguno de los libros «qui ont ramené le bon-sens dans le monde»; en lugar de por ejemplo Newton, Descartes, Gassendi, Locke, Bayle, Mallebranche, se encuentra un gran número de filósofos escolásticos, cuyos escritos no son más que compilaciones tan inmensas como indigestas de las más extrañas visiones. Sostiene que la buena filosofía es enteramente desconocida en España. La Inquisición, su más mortal enemiga, persigue a cualquiera que intente éclairer a los hombres. Se permite a los españoles de «s’acquitter de toutes les fonctions animales; mais, il leur est expressément défendu de penser». Y sostiene que España tiene más monjes que ningún otro país.

50Afirma Boyer que los teólogos «tiennent le premier rang parmi les livres espagnols». Pero sus obras están llenas de impertinencias. Considera que sería más fácil salvar de su locura a Don Quijote que a un hombre «infatué des maximes de Sanchés, de Suarès, d’Escobar, de Tambourin, et de leurs semblables». Se pregunta qué pasaría si alguien defendiera en España que todos los libros de caballerías juntos no son tan perniciosos como un «seul théologien scolastique». No falta la referencia a la crueldad de los españoles en América, dictada por motivos religiosos: dice literalmente que los españoles perseguían piadosamente a los indios.

51Sobre las novelas escribe que no existe ningún país en el mundo donde se hayan escrito más novelas que en España, pero, puntualiza, también es cierto que en ningún sitio se han escrito tantas malas. Y, como Montesquieu y otros autores franceses, cita el episodio de la hoguera del Quijote, donde por cada novela salvada, son muchas las que van al fuego. Pero no olvida elogiar a Cervantes y Mateo Alemán. En el ámbito de la lírica sucede igual; sostiene Boyer que los españoles tienen casi tantos poetas como novelistas, pero sus buenos autores en este género son todavía más raros.

52Tampoco le gusta el teatro español, por faltar a las tres unidades. A pesar de ello, reconoce que Lope de Vega compuso excelentes comedias, pero —opina— al pueblo español le gustan poco porque prefiere obras de devoción, «ou plutôt de la superstition». Añade que entre las muchas obras de las bibliotecas españolas, solo merecerían estima las de Gracián, si fueran más naturales y menos alambicadas. Y cita como las mejores El criticón y el Homme de cour. Pero también hallamos en Boyer algún curioso elogio para España: dice que cuando los comediantes mueren, en España «on leur accorde la sépulture; on la leur refuse en France; on leur élève des mausolées en Angleterre». En este caso, sostiene, la razón condena los excesos de franceses e ingleses, y aprueba el «juste milieu des espagnols».

53Este libro representa la vigencia de una acusada imagen antiespañola en la Francia del siglo xviii. En muchos de sus intelectuales subyace la idea, explícita o implícita, de que España sigue dominada por la Iglesia y por una Inquisición de comportamientos extremos, con resultados funestos, tales como atraso, rechazo del progreso, pobreza. El carácter español (supersticioso, perezoso, beato, vanidoso) y su comportamiento como potencia colonial son rasgos frecuentemente invocados.

54Se podrían aducir otros testimonios que ratifican la idea de que muchos de los tópicos, más o menos objetivos, sobre España acuñados en siglos anteriores continuaron vigentes en la Francia ilustrada. Pero por otra parte cabe preguntarse, para empezar, si la reprobación francesa alcanzó por igual a todos los elementos del legado y del carácter de los españoles. Ya hemos avanzado que la permanencia de la Inquisición fue decisiva en el antiespañolismo francés del xviii, cuya clase letrada fue prácticamente unánime en este punto. Las críticas al pasado político-militar también fueron frecuentes. Sobre el carácter de los españoles, subsistieron muchos tópicos negativos pero también abundan los elogios. Finalmente, las lecturas francesas del legado literario-cultural español fueron mucho más positivas de cuanto se ha dicho. Por otra parte, es constatable una mejora en la valoración francesa de España conforme avanza el siglo ilustrado. Así pues, ¿es cierto, como sostiene la historiografía, que España solo despertó entre los intelectuales franceses desprecio, desinterés y desconocimiento? ¿O solo fueron los philosophes quienes desdeñaron a España, fundados en su ideología, sus prejuicios y su ignorancia sobre el legado español?

55La idea de una España sometida a la Inquisición y a la Iglesia era aceptada por la mayoría de los intelectuales franceses. La historiografía presume que fueron los philosophes quienes más subrayaron este hecho, en el que hallaban el origen de los males y defectos del país, obstáculo definitivo en el camino del progreso. Quizás esta convicción les indujo a sentirse legitimados para prescindir del análisis objetivo de cualquier otro elemento del legado español, cuyo desconocimiento resolvieron con una des-calificación global tan injusta como inconsistente. Es la actitud más frecuente del centro ante la periferia, del canon hegemónico frente a la «retrógrada diferencia».

  • 15 Françoise Étienvre, «Montesquieu y Voltaire: sus visiones de España», en José Checa Beltrán (ed.), (...)

56Sin embargo, esta argumentación merece ser matizada. La noción historiográfica que identifica a todos los philosophes como acérrimos enemigos de España, cuya imagen ensuciaron repetidamente, ha sido puntualizada recientemente por Fr. Étienvre15. Me parece oportuno resumir aquí sus explicaciones, en las que muestra que ni siquiera los philosophes franceses se manifestaron contra España de una manera tan hostil y general como la historiografía ha sostenido.

57Françoise Étienvre estudia detenidamente a dos autores franceses esgrimidos historiográficamente como paradigmas del antiespañolismo francés de la Ilustración: Montesquieu y Voltaire. Concluye que Montesquieu fue más displicente que Voltaire respecto a España:

La utilización que hace el primero de los supuestos rasgos del carácter nacional español no está desprovista de malevolencia, mientras que, en el segundo, más bien forma parte de un juego literario en el que no quedaba a salvo ningún país. En cuanto a los ataques a la Inquisición, tanto española como portuguesa, y, por extensión, a la evangelización forzada en América, corresponden a una actitud militante a favor de la tolerancia, heredada de Montaigne, que ya denunciaba la alianza de cristianismo y colonización sanguinaria. Por otra parte, ambos escritores revelan un conocimiento mínimo de la literatura y de las artes españolas, que contrasta con su interés por Italia e Inglaterra. En cambio, en las obras históricas, tomando en cuenta lo que era entonces aquella disciplina, se muestra Voltaire bien informado y ecuánime con España, a la que presta en el Essai la importancia que merece, según las épocas, entre las muchas naciones consideradas. Montesquieu, que tenía un espíritu más sistemático que Voltaire, de modo general practica una crítica más cáustica de España; pero la influencia que tuvo su análisis del uso equivocado de las riquezas americanas no debe llevar a la conclusión de que se ensañaba con España: otras muchas naciones están examinadas bajo varios aspectos en el Esprit des lois, y el caso español no es más que el punto de partida de un ejercicio intelectual con aplicaciones político-económicas. Lo cierto es que ni a Montesquieu, ni a Voltaire, se les hubiera ocurrido formular las impertinentes preguntas de Masson que, de ningún modo, puede considerarse como un heredero suyo. A pesar de las lagunas señaladas, ambos habían leído y reflexionado sobre España; sabían y decían lo que había sido: una potencia hegemónica en Europa. Si Voltaire no parece muy interesado por el presente de España después de la guerra de Sucesión (¡seguía siendo la tierra de la Inquisición!), hasta el final de su vida (1755) Montesquieu estuvo atento a la evolución política y económica del país vecino, que nunca condenó a la decadencia perpetua.

58Sobre el legado cultural español, continúa Étienvre, Montesquieu escribió que a pesar de que en los españoles pueda haber ingenio y sentido común, nada de esto se hallará en sus libros. El único bueno —el Quijote— pone de manifiesto la ridiculez de todos los demás: «Le seul de leurs livres qui soit bon est celui qui fait voir le ridicule de tous les autres» (Lettres, LXXVIII). Sin embargo, anota Étienvre, hemos de pensar que fue una frase encaminada principalmente a lucir su ingenio. En realidad, Montesquieu poseía un conocimiento muy superficial de la cultura y la literatura españolas: tras esta cita, no hay más alusiones al Quijote en las obras de Montesquieu, ni más juicios sobre la literatura española. Su conocimiento de España y de su cultura era indirecto, libresco, y sus valoraciones estuvieron determinadas por sus prejuicios y su desinterés hacia la cultura española contemporánea.

59Y, efectivamente, las extremistas opiniones de Masson de Morvilliers no representaban el parecer de los philosophes, aunque se haya creído lo contrario. Las consideraciones sobre España de dos de los más paradigmáticos, los que más escribieron al respecto, son mucho más proporcionadas que las del autor del artículo «Espagne» en la Encyclopédie méthodique, a pesar de estar determinadas por su ideología —obviamente—, por el prurito de ingeniosidad y por el desconocimiento en algunos puntos.

60Su desconocimiento de la literatura española deslegitima las valoraciones de Montesquieu, que, por otra parte, fue tan cáustico con España como lo fue con la propia Francia: el deseo de exhibir su ingenio estaba por delante de la objetividad para el autor francés, que considera a Francia, excepto París, tan bárbara como lo son Alemania, Suiza, España y otros países:

  • 16 Daniel-Henri Pageaux, L’Espagne devant la conscience française au xviiie siècle (1715-1789), tesis (...)

C’est surtout une grande capitale qui fait l’esprit général d’une nation; c’est Paris qui fait les Français; sans Paris, la Normandie, la Picardie seraient allemandes comme l’Allemagne; sans Paris, la Bourgogne et la Franche-Comté seraient suisses comme les Suisses; sans Paris, la Guyenne, le Béarn, le Languedoc seraient espagnols comme les Espagnols16.

61Distinto es el caso del otro estandarte antiespañol, Voltaire, enarbolado por algunos historiadores para ilustrar el antiespañolismo francés. Sobre sus opiniones, supuestamente muy adversas con el legado español, se pueden hacer diversas puntualizaciones. Tal y como correspondía a un philosophe, sostuvo que la Inquisición, la superstición y la escolástica constituyeron una decisiva rémora para España; asimismo, mantuvo opiniones negativas sobre el pasado político-militar español. Sin embargo, no fue despreciativo con el legado cultural de España y, a veces, defendió ciertos aspectos del pasado político español. Escribía Schaub que Voltaire era ambivalente en sus opiniones sobre la cultura española: aunque señaló defectos, no dejó de reconocer su extraordinaria influencia en la historia europea.

62Fr. Étienvre desvela a un Voltaire poco prejuicioso en sus valoraciones sobre el legado histórico y cultural español. Por ejemplo, sobre los acontecimientos sangrientos en las cortes europeas, considera que España fue más moderada en este sentido:

Il n’y eut aucune de ces révolutions sanglantes, de ces conspirations, de ces châtiments cruels, qu’on voyait dans les autres cours de l’Europe. Ni le duc de Lerme, ni le comte Olivarès, ne répandirent le sang de leurs ennemis sur les échafauds; les rois n’y furent point assassinés comme en France, et ne périrent point par la main du bourreau, comme en Angleterre. Enfin sans les horreurs de l’Inquisition on n’aurait eu alors rien à reprocher à l’Espagne (Essai sur les mœurs, t. II, cap. clxxvii).

63Asimismo, continúa Étienvre, fue bastante objetivo en las comparaciones que hizo entre Francisco I y Carlos V, «señalando los aciertos y los errores del uno y del otro», supo reconocer que los españoles fueron durante el siglo xvi superiores a los demás países, cuando su lengua se hablaba en París, Viena y Turín, cuando sus modas y sus maneras de pensar y de escribir subyugaron a Europa. Sostuvo, además, que España siguió siendo una gran potencia territorial durante el siglo xvii y que fue «un adversario temible para Francia hasta la Paz de los Pirineos», en 1659, fue menos maniqueo que Montesquieu en su interpretación de la conquista de América, donde incluye elementos admirativos hacia Hernán Cortés y Colón.

64Cuando Voltaire se refiere a las letras y las artes españolas en la misma época, intercala elogios y reparos: «Les Espagnols, depuis le temps de Philippe II jusqu’à Philippe IV, se signalèrent dans les arts de génie» (Essai). Poseía un ejemplar del Quijote en castellano, así como una traducción francesa. Tradujo la comedia de Calderón, En esta vida todo es verdad y todo mentira. Muy interesado por el teatro, el dramaturgo Voltaire se refirió en su obra a la comedia española: reconoce las deudas de los escritores franceses con los españoles, particularmente la de Corneille (en Le Siècle de Louis XIV, cap. xxxii). Y sigue Étienvre:

En el Essai, afirma la supremacía del teatro español en los siglos xvi y xvii, y su influencia en Inglaterra y en Francia. Admira a Lope de Vega, a quien califica de «génie égal, pour le moins, à Shakespeare» y reproduce (traducidos) unos veinte versos de su Arte nuevo, aunque sea para reprocharle que sacrificase su genio al gusto del vulgo (Dissertation du traducteur sur l’Héraclius de Calderon). En cambio, Calderón no goza del mismo aprecio.

65Tras matizar el supuesto antiespañolismo de Voltaire, Étienvre se refiere a la frecuente denuncia sobre la pretendida

inquina a España en el bando de los filósofos franceses. Es de notar, primero, que Rousseau nunca se refiere a España y Diderot tampoco, excepto en una frase de apoyo a Olavide cuando tuvo problemas con la Inquisición.

66En definitiva, si el antiespañolismo de Montesquieu y Voltaire es tan matizable como demuestra Étienvre, y el de otros philosophes es seguramente inexistente, casos de Rousseau y Diderot al menos, deberíamos dudar de esa noción historiográfica sobre la adscripción universal de los philosophes franceses a la leyenda negra. Es obvio que el relato histórico sobre España de los pocos de ellos que escribieron al respecto fue fundamentalmente negativo en lo relacionado con cuestiones ideológicas, pero sus estimaciones sobre el legado cultural español fueron dispares, positivas y negativas, igual que lo fueron respecto a otras culturas europeas. En el caso de Voltaire hasta encontramos juicios favorables no solo acerca de la literatura española, sino también sobre algunos aspectos de la España imperial.

67Y más aún, si prescindimos de los philosophes, hubo otros intelectuales franceses del xviii —cercanos al pensamiento enciclopedista, o masones, o conservadores— que durante el siglo ilustrado defendieron abiertamente el legado cultural español y propiciaron el afianzamiento de relaciones culturales francoespañolas. Estos son los autores —prácticamente ignorados por la historiografía sobre nuestro asunto— cuyos textos emplearemos en este libro. Porque si bien los dictámenes franceses sobre la política y el carácter de los españoles no fueron favorables en general, la cuestión de la contribución española a la cultura europea encuentra frecuentes adhesiones: junto a textos franceses que ignoran o minimizan esa aportación, hay otros en los que se valora muy positivamente el tributo español al legado occidental. No existe, pues, en la Francia ilustrada una confabulación universal y sistemática para manchar la imagen de España, que fue tan ignorada y zaherida como conocida y elogiada, fenómeno perfectamente normal en el ámbito de las lecturas mutuas entre diferentes países, y claramente explicable en el contexto de la imagología.

Notes

2 Gustav Siebenmann, «La investigación de las imágenes mentales. Aspectos metodológicos», en José Manuel López de Abiada y Augusta López Bernasocchi (eds.), Imágenes de España en culturas y literaturas europeas (siglos xvi-xvii), Madrid, Verbum, 2004, pp. 339-349.

3 Alain Minc, Una historia política de los intelectuales, Barcelona, Duomo Ediciones, 2012, p. 16.

4 Michel Delon (dir.), «Espagne et Portugal», Dictionnaire européen des Lumières, París, Presses Universitaires de France, 1997, pp. 416-426.

5 G. Siebenmann, «La investigación de las imágenes mentales», p. 340.

6 Jesús Pérez Magallón, «Apologías, identidad nacional y el desplazamiento de España a la periferia de la Europa moderna», en José Checa Beltrán (ed.), Lecturas del legado español en la Europa ilustrada, Madrid-Frankfurt, Iberoamericana-Vervuert, 2012, pp. 13-40.

7 Joseph Pérez, La leyenda negra, Madrid, Gadir, 2010, p. 53.

8 Julián Juderías, La Leyenda Negra. Estudios acerca del concepto de España en el extranjero, Salamanca, Junta de Castilla y León, 2003, p. 24.

9 Jan Lechner, «¿La imagen del español…?», en J. M. López de Abiada y A. lópez Bernasocchi, Imágenes de España, p. 223.

10 Jesús Torrecilla, España exótica. La formación de la imagen española moderna, Colorado, Society of Spanish and Spanish-American Studies, 2004, p. 2.

11 Ricardo García Cárcel, La leyenda negra. Historia y opinión, Madrid, Alianza Editorial, 1998, pp. 14 y 16.

12 Antonio Mestre Sanchís, Apología y crítica de España en el siglo xviii, Madrid, Marcial Pons, 2003, p. 23.

13 Françoise Étienvre, «Avant Masson, Jaucourt: L’Espagne dans l’Encyclopédie de Diderot et D’Alembert», Bulletin hispanique, 1, 2002, pp. 161-180.

14 Jean Baptiste Boyer D’Argens, Lettres juives ou correspondance philosophique, La Haye, Pierre Paupie, 1738, t. II, p. 44, t. III, pp. 190-191, 202, 206, 351, 357-358, 360.

15 Françoise Étienvre, «Montesquieu y Voltaire: sus visiones de España», en José Checa Beltrán (ed.), Lecturas del legado español en la Europa ilustrada, pp. 67-103.

16 Daniel-Henri Pageaux, L’Espagne devant la conscience française au xviiie siècle (1715-1789), tesis doctoral (d’État) defendida en 1975 en la Université Sorbonne-Nouvelle, p. 508.

© Casa de Velázquez, 2014

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search