Version classiqueVersion mobile

Les esclavages en Méditerranée

 | 
Fabienne P. Guillén
, 
Salah Trabelsi

Las redes de confianza y crédito en el Mediterráneo occidental

Cautiverio y rescate (1580-1670)

Daniel Herschenzon

Texte intégral

  • 1 Para la historia de los Trinitarios y Mercedarios en el contexto Español, véase: E. G. Friedman, S (...)

1Los cautivos del norte de África en la Edad Moderna eran una presencia constante en el imaginario de la península ibérica. Trinitarios y Mercedarios, las órdenes religiosas responsables de redimirlos, se dedicaban también a publicar pliegos sueltos en los que enumeraban las penalidades de los cautivos: perdían su libertad y su hacienda, eran vendidos como esclavos, eran golpeados, torturados y forzados a convertirse al Islam así como a trabajar hasta morir. Desde esta perspectiva, la única salida del cautiverio era gracias a estas órdenes1. En las imágenes y pliegos sueltos que las órdenes difundían, estos cautivos eran representados como objetos mudos, o aun peor, como cuerpos muertos, tal como los describe Diego de Haedo o Antonio de Sosa en su Topografía e Historia de Argel (1612). Les era negada toda agencia así como personería legal: no podían cuidar de sí mismos y se limitaban a agradecer a sus redentores.

  • 2 Algunos autores modernos eran conscientes de esto. Aludiendo a las campañas de estas órdenes, el e (...)
  • 3 J. A. Martínez Torres, Prisioneros de los infieles, p. 41.

2Las campañas de propaganda lanzadas por estas órdenes eran tan exitosas que, en cierta medida, los estudios contemporáneos sobre el cautiverio reproducen aquella imagen. Pero esta caracterización del Mediterráneo como un espacio dominado por la violencia religiosa que sólo podía ser enfrentada por campañas de redención coordinadas por Trinitarios y Mercedarios es inexacta2. En esta ponencia sostengo que el sistema de cautiverio y rescate a finales del siglo XVI y durante el siglo XVII era mucho más complejo que lo que estas campañas de propaganda sugerían. La regulación que la Corona española imponía sobre el trabajo humanitario de las órdenes multiplicó su producción documental y facilitó el futuro estudio de sus actividades3, pero no eliminó prácticas de rescate de larga duracción por parte de actores no institucionales.

  • 4 Los mercaderes de la Edad Moderna desarrollaban varias soluciones para tales problemas. Los veneci (...)

3Propongo aquí que los cautivos en la Edad Moderna continuaron empleando una gran variedad de estrategias para obtener su libertad, independientemente de las órdenes redentoras. Los cautivos podían pedir dinero a sus parientes, concertar créditos de intermediarios, dejar a un pariente en el cautiverio como rehén, o negociar su intercambio por un esclavo musulmán. Por falta de espacio me concentraré sólo en las primeras dos posibilidades, reconstruyendo y analizando las redes mediterráneas de crédito y confianza de las cuales los cautivos participaban. Estas redes, que posibilitaban un amplio abanico de intercambios, planteaban serios problemas a los cautivos, amos e intermediarios. En contraste con las transacciones comerciales regulares, en los acuerdos de rescate las partes no eran miembros de una misma familia, sino enemigos potenciales que se obligaban a tratos comerciales singulares conscientes de que jamás se volverían a involucrar en futuras transacciones4. Bajo tales circunstancias no podía establecerse un sistema de confianza basado en relaciones de largo plazo. Muchos acuerdos se completaban sólo después de que los cautivos cruzasen fronteras geográficas e imperiales que supuestamente les protegían de sus deudores. Por lo tanto, la tarea de recaudar efectivo o conseguir crédito se hacía aun más complicada. A la vista de la violencia física y el odio religioso que caracterizaban la situación del cautiverio, ¿cómo pudo establecerse un sistema de confianza? ¿Quiénes eran los intermediarios que ayudaban a los cautivos? ¿Cuáles fueron los mecanismos que hacían posibles tales tratos y su justa ejecución? Mi análisis subraya el sorprendente papel que la confianza socializada desempeñaba en las diferentes etapas de estas negociaciones y la manera en que determinadas modalidades de rescate situaban a los cautivos en posiciones de poder respecto a sus amos o intermediarios. Esta red, que vinculaba a captores musulmanes, intermediarios judíos y cautivos cristianos, no descansaba sobre un sistema de confianza incondicional entre ellos. Por el contrario, el sentido de la confianza que posibilitaba la red dependía de y era garantizado por diversas burocracias reales y por distintos agentes e instrumentos legales.

  • 5 J. Gracián, Crónica de cautiverio y misión, p. 49.
  • 6 Ibid., p. 49.

4El caso del sacerdote carmelita, Jerónimo Gracián, confesor de Santa Teresa, que había vivido cautivo durante dos años en Túnez, es especialmente instructivo. Capturado en octubre de 1592 de camino a Roma, Gracián fue llevado a Bizerta. Al principio los asuntos no parecían demasiado complicados. Como él mismo cuenta en el Tratado de la Redención de Cautivos, su primer amo estaba dispuesto a liberarle por un «razonable precio»5. Sin embargo, unos cristianos, al enterarse de su cautividad, engañaron al pachá de Túnez, diciéndole que Gracián no era un simple sacerdote, sino un arzobispo que iba a Roma para ser cardenal. El nuevo y respetable estatus de Gracián puso punto final a sus esperanzas de volver pronto a casa. Basándose en esta desinformación, el pachá exigió 30 000 escudos de oro —una fantástica suma de dinero— por la libertad de su cautivo6.

  • 7 Ibid.. Véase también los párrafos relevantes en J. Gracián, La Peregrinación de Anastasio, pp. 120 (...)

5Sin embargo, con el paso de tiempo, el pachá tuvo que reconocer que quizá se había equivocado respecto a la identidad de su prisionero y renunció a sus esperanzas de un considerable rescate. No sólo Gracián insistía en que era un simple sacerdote, sino que nadie en el papado había llamado preocupándose por él. Gracián siguió enviando cartas pidiendo ayuda. Su insistencia valió la pena. A finales del verano de 1594, unos parientes italianos suyos ayudaron a Simón Askenazi, un mercader judío de Túnez, a recuperar los bienes que le habían sido confiscados en Italia. A cambio, le pidieron ayuda para el rescate de Gracián. Le dieron una carta de crédito por valor de 600 escudos de oro, y le pidieron que, tras el rescate de Gracián, la pudiera cobrar del gobernador de Tabarca. Según cuenta Gracián, gracias a una afortunada coincidencia, cuando Askenazi llegó a Túnez procedente de Tabarca, el pachá se enfrentaba una grave necesidad de efectivo, pues debía a los jenízaros sus salarios. Ante la amenaza de una rebelión militar, el pachá aceptó la oferta de Askenazi y le vendió a Gracián por 1 300 escudos de oro. Gracián y Askenazi pagaron al pachá y recibieron de él una carta de franqueza7.

  • 8 Algunos amos eran reacios a liberar a sus esclavos. En su mayor parte, los cautivos europeos nunca (...)
  • 9 J. Gracián, p. 98. Véase también el informe diplomático escrito por el caballero d’Arvieux. Cheval (...)

6Como muestran las cartas y la autobiografía de Gracián, los cautivos esclavizados negociaban su libertad y se rescataban a sí mismos empleando redes mediterráneas de crédito y confianza. En tanto sus amos tuviesen interés o deseo de venderlos, podían tratar de comprar su libertad siendo el primer paso establecer el precio y los términos8. Los precios dependían del estatus, la riqueza, el sexo, la edad y la manera en que los cautivos mostraban estos aspectos. La negociación del precio y de las condiciones se llevaba a cabo de diversas formas. El primer consejo que Gracián recibió de un cautivo fue que «no le pase por el pensamiento tratar de rescate ni hablar de ello, aunque se lo digan, sino responda que acá ha de morir y no tiene quien de él se acuerde en tierra de cristianos, porque no tiene otro camino de su libertad»9. Simulando desinterés, los cautivos intentaban convencer a sus amos de que no podrían pagar un alto precio por su libertad.

7El tiempo era un recurso importante en estas negociaciones. Pero si este era el único recurso disponible para los cautivos ¿cómo podían ganar en estas interacciones? Supuestamente, el tiempo del cautivo era mucho más preciado que el del amo quien no tenía nada que perder en comparación a los padecimientos del primero. No obstante, mientras el cautivo sufría más, el amo necesitaba efectivo. El cautivo creía que sabía cuándo su amo estaba propenso a ceder y cerrar un acuerdo. En su autobiografía, Gracián explica que la buena disposición del pachá a venderle por un precio justo se debía a una grave urgencia de dinero. A pesar de que podían equivocarse en sus predicciones, los cautivos calculaban el momento adecuado y constantemente intentaban manipular las circunstancias a su favor.

  • 10 E. dAranda, Relation d’Emanuel d’Aranda, jadis esclave à Alger, p. 132.

8Por otro lado, los amos tenían sus propios medios para obtener información sobre sus cautivos. Emanuel d’Aranda, que había estado cautivo en Túnez en 1640, menciona la existencia de un mercader que, aprovechando de los servicios de correo que proveía, leía las cartas de los cautivos para conseguir información sobre su valor10. También registra que había esclavos que servían a sus amos como informantes, haciéndose amigos de los cautivos recién llegados para conseguir información. Estos aspectos muestran el nivel de dificultad para establecer vínculos de confianza y poder cerrar acuerdos. Más allá de las sospechas espontáneas entre amos musulmanes y cautivos cristianos, disimular era la norma y los cautivos no podían confiar ni siquiera en los miembros de su propia confesión.

  • 11 J. Dakhlia, «Lignes de fuite. Impostures et reconstructions identitaires en Méditerranée musulmane (...)

9Emplear una red de informantes y leer las cartas de cautivos eran probablemente recursos secundarios. Para muchos, era suficiente leer la hexis de sus cautivos esclavizados, o su disposición corporal. La mirada crítica del amo leía fácilmente el lenguaje corporal del cautivo, que a menudo traicionaba sus intentos de actuar como si fuera pobre. Cuando Aranda intentó convencer a la esposa de su amo de que era un simple soldado, ésta le contestó: «vous direz ce qu’il vous plaira, néanmoins vous n’êtes pas comme Grégoire.» Gregorio era el jardinero gallego del ama, de oficio pescador, del cual Aranda escribe «Cet esclave avait le corps propre au travail11».

10Pero aun cuando las partes llegaban a un acuerdo los precios de rescate casi nunca bajaban de 150 escudos de oro. Para los pescadores pobres, las viudas o los soldados esta suma era fantástica. ¿Cómo recaudaban el dinero?

11Los cautivos empezaban la búsqueda de fondos estableciendo contacto con intermediarios que les diesen crédito o les transfiriesen dinero de sus parientes. Todos participaban en el negocio del rescate: judíos, musulmanes, moriscos, renegados, cautivos, ex cautivos y mercaderes europeos; cada uno por sus propios intereses. Para la mayoría los rescates eran una ocupación extra al servicio de otros negocios e intereses personales.

  • 12 Archivo General de Simancas (AGS), Guerra Antigua, Leg. 271, f° 304. Véase F. Andújar Castillo, «L (...)
  • 13 AGS, Guerra Antigua, Leg. 448, f° 206.

12De quienes participaban en el mercado del rescate, los mercaderes judíos dejaron el mayor número de huellas documentales, en algunos casos, estos eran más que simples intermediarios, e incluso intentaron reorganizar el mercado. Judas Malaqui, por ejemplo, era un mercader judío de Tetuán que aparece en las fuentes por primera vez en 1585. Malaqui proveía de bastimentos al Peñón de Vélez y a menudo rescataba cautivos. En 1589 hizo una oferta a la corona esperando llegar a ser su agente exclusivo de rescate en el Magreb y prometiendo «traer a todos los cristianos captibos que de toda la Berbería y Argel se me pidieren… [en] la terçia parte menos que los que otro ninguno rescatare aunque sean de la ssanctisima trinidad y merced». Malaqui sostenía tener buenos contactos y poder liberar más cautivos que ningún otro. «En este biaxe que al presente he hecho» aseguraba, «he traído diez y nueve captivos en ellos cinco mugeres y quatro niños dos al pecho de sus madres y dos de siete años… y [estos] saqué de cassa del rrey de Fez y ninguno de los que van a rescatar por ningún preçio los pudieron rescatar12.» Poco después Malaqui empezó a trabajar como agente de rescate de la Corona, una posición que siguió desempeñando por lo menos hasta finales de 159513.

  • 14 AGS, Guerra Antigua, Leg. 487, f° 213-215.

13Pero él no era el único judío activo en el mercado. A la diferencia de Malaqui, que competía con los trinitarios y los mercedarios, Jacob Crudo, otro miembro de la comunidad judía de Tetuán, trabajaba con los mercedarios y actuó como su intermediario entre 1590 y 1596. Mientras Malaqui utilizaba los rescates para expandir sus actividades comerciales, Crudo intentaba establecer contactos que más tarde podrían facilitar su traslado a España14.

  • 15 AHN, Inquisición, Leg. 1842-2, carpeta 14, fol. 4.

14Aunque muchos cautivos ganaban dinero trabajando sólo unos pocos tenían éxito en invertirlo. Gaspar de los Reyes, que fue capturado y llevado a Argel en 1658, invertía el dinero que ganaba trabajando en una taberna argelina y ayudaba a los cautivos más necesitados prestándoles en ocasiones dinero para sus rescates. Cuando en 1670 utilizando sus ahorros pudo pagarse su propia libertad, siguió con el negocio y cerró un acuerdo con dos cautivos que conocía «y por ser amigos… les dio palabra de cobrarles su rrescate que les avían rremitido destas yslas»15. Tras recoger el dinero, compró dos esclavos «turcos» que iban a ser rescatados como parte del negocio. Pero De los Reyes era ambicioso y cerró nuevos acuerdos con otras personas en Málaga, prometiéndoles rescatar a sus seres queridos en Argel. De vuelta a Argel, ya tenía 18 esclavos «turcos» que había comprado en España para cambiarlos por cristianos en Argel. Después de haber trabajado cinco años en una taberna, De los Reyes pensaba que ya conocía los secretos del mercado argelino del alcohol. Invirtió el dinero de los parientes de los cautivos comprando vino malagueño para venderlo en Argel. Cuando llegó a Argel, siete naves francesas estaban descargando vino. Así, el precio se desplomó, De los Reyes perdió mucho dinero y no pudo cumplir sus compromisos con los cautivos.

  • 16 AHN, Inquisición, Leg. 1714, carpeta 7.

15Los mercaderes cristianos se interesaron en los rescates por razones diversas. El caso del patrón Gra muestra los usos imprevistos que los intermediarios hacían de los rescates16. En 1668, este mallorquín, en representación de una compañía mercantil de la isla, exportó pez a Argel. Como la sustancia —uno de los componentes del alquitrán— era un material de guerra, su venta a los árabes estaba prohibida, de modo que el tribunal de Mallorca detuvo a Gra en 1669. En su defensa, éste alegó que el dinero ganado en la venta lo había utilizado para rescatar cautivos. Sin embargo, este argumento no le sirvió, pues la mayoría de los rescatados insistieron en que ellos mismos habían pagado su libertad.

16Es difícil generalizar sobre los intermediarios encargados de los rescates. Cualquiera que tuviese los medios para efectuar un rescate lo hacía al menos ocasionalmente. Sus motivos e intereses variaban: desde la compasión con otros cristianos hasta la pura ganancia. Otros lo usaban para legitimar otras actividades mercantiles.

  • 17 J. de Pasamonte, Autobiografía, p. 180.

17Esto explica por qué tantos intermediarios tenían tan mala fama entre los cautivos. Gracián, por ejemplo, sospechaba de los mercaderes involucrados en rescates, aunque era un mercader quien lo había liberado. En una carta de noviembre 1594, advirtió a sus amigos que «por experiencia sé que ningún daño mayor ay para los cautivos que dar dineros a mercantes, que por el mesmo caso ay innumerables captivos que nunca salen de cautiverio». Las sospechas de Gracián en parte estaban fundadas. En algunos casos los mercaderes intentaban aprovecharse de la situación de los cautivos. Jerónimo de Pasamonte, cautivo en Estambul por los mismos años que Gracián, tuvo que amenazar con un cuchillo a un mercader que se negaba a devolverle su dinero17.

  • 18 P. Gourdin, Tabarka (XV e-XVIII esiècle: histoire et archéologie d’un préside espagnol et d’un com (...)
  • 19 O. R. Constable, Housing the stranger in the Mediterranean world: lodging, trade, and travel in la (...)
  • 20 N. Steensgaard, «Consuls and Nations in the Levant from 1570 to 1650», pp. 33-55.
  • 21 J. de Pasamonte, Autobiografía, p. 80.

18Los cautivos tenían medios para evitar algunos de estos problemas. Una manera de evitar una estafa era proveer a los mercaderes con cartas de crédito —como habían hecho los parientes de Gracián— que solo podían cobrarlas tras liberar a los cautivos. Los diferentes enclaves cristianos dispersos por el Imperio Otomano y algunos centros comerciales mediterráneos hacían posibles estas prácticas. Tabarca era uno de estos refugios18. Funciones parecidas desempeñaban las embajadas venecianas, los fundagos19, los consulados comerciales de las coronas europeas20 y los presidios en el Imperio Otomano y Marruecos. Estas instituciones ofrecían servicios legales en caso de conflicto entre cautivos, amos e intermediarios. Cuando el mercader que tenía el dinero de Jerónimo de Pasamonte rechazó entregárselo, Pasamonte fue al Bailo Veneciano en Estambul donde «se hace la justicia»21. Optó por medidas más violentas, solo cuando descubrió que por tensiones entre España y Venecia, no le permitían entrar en el Bailo.

  • 22 E.dAranda, Relation d’Emanuel d’Aranda, jadis esclave à Alger, p. 44.
  • 23 AGS, Estado, Leg. 1094, f° 239.

19Pero estos espacios no sólo ofrecían oportunidades y protección a los cautivos, sino también a los intermediarios. El caso de Livorno, aparentemente excepcional por su ubicación fuera del Imperio Otomano, en la península Itálica, es un buen ejemplo. Livorno desarrolló procedimientos para facilitar acuerdos de rescate y tenía uno con Argel según el cual encarcelaba a los rescatados recién llegados allá hasta que se pagaran sus deudas22. Este tipo de acuerdo podía ser excepcional, pero en la práctica los mercaderes que rescataban cautivos podían ordenar su encarcelamiento al llegar a un pueblo cristiano hasta que pagaran lo que debían. Pedro Brea, que rescató algunos cautivos de Túnez en 1595, dejó dos en la prisión del castillo en Trapani porque «le devian 175 onças moneda de aquel rreyno23».

  • 24 AGS, Estado, Leg. 1416, f° 183-2.

20Estas zonas de tráfico, ubicadas en una amplia frontera variaban en sus niveles de autonomía y soberanía, en sus formas de vida social y en los tipos de transacción que permitían. Tabarca, por ejemplo, era un espacio que garantizaba a los cautivos no ser vendidos como esclavos una vez hechos los pagos a los intermediarios. Al mismo tiempo aseguraba a estos la recompensa por sus servicios al haber liberado allí a los cautivos. La ubicación de la isla y el que las autoridades tunecinas y argelinas respetasen y disfrutasen de las funciones que cumplía creó un espacio adecuado para el intercambio de cautivos cristianos por cautivos musulmanes. De hecho, los embajadores españoles en Génova, en dos informes que entregaron al consejo del estado, en 1582 y en 1603, afirmaban que «comodidad sólo ay en aquel lugar de rescatar cristianos acudiendo allí los corsarios de Viserta, Bona, y toda la costa de Berbería24».

  • 25 S. Boubaker, «Réseaux et techniques de rachat des captifs de la course à Tunis au XVIIe siècle».
  • 26 J.-F. Schaub, Les juifs du roi d’Espagne. B. Alonso Acero, Orán-Mazalquivir, 1589-1639: una socied (...)

21Merece la pena mencionar también a los consulados europeos. Lo que sabemos de rescates en Túnez es debido a los documentos de los cónsules franceses, cuyos servicios notariales eran importantísimos para los rescates25. Los presidios españoles mostraban anomalías. Orán, por ejemplo, tenía una gran comunidad judía, algunos magrebíes convertidos al cristianismo e inclusive musulmanes que servían en sus fuerzas. Esta situación también favorecía los contactos y facilitaba los rescates26.

22Además de las instituciones europeas, los cautivos e intermediarios también se beneficiaban de las instituciones magrebíes. El caso de Gracián refleja uno de estos mecanismos. Inmediatamente después de que habían pagado al pachá, este denunció a Gracián y al mercader que le rescató, por haberle engañado. Sus intentos de romper su palabra y abusar de su poder resultaron en vano: Gracián y Askenazi ganaron el proceso después de mostrarle al cadi la carta de franqueza. Si bien la carta no había sido ratificada por un notario, para el cadi esto no constituía una falta, el rescate fue confirmado y Gracián quedó libre.

  • 27 AHN, Inquisición, 1824-2, carpeta 14, fol. 18V.

23El caso de Gaspar de los Reyes señala otras instancias magrebíes que protegían la ejecución de acuerdos de rescate. Habiendo De los Reyes perdido todo el dinero para los rescates con el desplome del mercado de alcohol en Argel, decidió a convertirse al Islam para evitar devolver el dinero de los cautivos, «[Y] porque le pedían les pagase, se fue a cassa de la duana donde gobierna Haziali… y le dijo que quería renegar de la ley de dios y volverse moro, y el dicho Haziali le respondió que pagara primero a quien devía y que luego se volviera moro […]27».

  • 28 «Donnez deux mille patagons à Livourne ou quinze cents ici», E. d’Aranda, Relation d’Emanuel d’Ara (...)
  • 29 AHN, Consejos, Leg. 6900, fol. 6.

24Aunque algunos intermediarios se aprovechaban de los cautivos, la mayoría de estos estaban satisfechos con sus servicios. Además, muchos cautivos no tenían parientes que les enviaran efectivo y negociaban acuerdos según los cuales pagarían sólo al regresar a su hogar. Ante el riesgo de que los cautivos escaparan y la fecha diferida del pago, los precios en tales acuerdos eran más altos. La primera oferta que el amo de Aranda le hizo era «donnez deux mille patagons à Livourne ou quinze cents ici28». Pero por lo general, en estos acuerdos los intermediarios tenían que esperar que sus clientes les pagaran. Pero, una vez libres en su país ¿que les impedía a estos cautivos redimidos desaparecer? Si examinamos estos intercambios en toda su duración, las relaciones de poder entre cautivos, captores e intermediarios eran más equilibradas de lo que parecen a primera vista. De nuevo, la confianza parece haber desempeñado un papel central y a pesar del deseo de desaparecer sin dejar rastro la mayoría de los cautivos hacía lo que podía para pagar las deudas que dejaba atrás, no obstante que el precio era alto —no sólo por el monto sino también por el tiempo en conseguirlo, casi nunca menos de un año. Los cautivos españoles solían solicitar de la corona una licencia para pedir limosna por un año. El Franciscano Antonio Castaño solicitó una inmediatamente después de haber vuelto a España. En ella expresaba intranquilidad por no haber pagado a tiempo a sus deudores, y aseguraba que, de no poder recaudar el dinero «será forzoso volver al cautiverio»29.

  • 30 S. Taylor, «Credit, Debt, and Honor in Castile, 1600-1650».

25¿Se sentía amenazado por los prestamistas y la mala reputación que estos tenían? ¿Tenía miedo de acabar en la cárcel? ¿O actuaba según el código de honor español, extremadamente sensible, como viene mostrando Scott Taylor30, ante los asuntos de deudas y crédito? Fuera lo que fuera lo que Castaño temía, lo que queda claro es que la ausencia de mecanismos de cumplimiento y regulación no generó violaciones en el sistema de confianza. Por el contrario, las partes solían cumplir sus obligaciones. Este punto debe ser enfatizado, especialmente en casos de intermediarios judíos o musulmanes. La política geográfica del Mediterráneo en la Edad Moderna se había desarrollado de tal manera que, tras las expulsiones de 1492 y 1609, los judíos y musulmanes tenían prohibido entrar en España, al menos en teoría. Desaparecer en la península no habría sido difícil para los cautivos que prefiriesen no pagar sus deudas.

  • 31 M. García-arenal y F. Rodríguez Mediano, Cartas marruecas, documentos de marruecos en archivos esp (...)
  • 32 AHN, Inquisición, Leg. 1952, 25.7.1607.

26Sin embargo, ni siquiera los mercaderes judíos y musulmanes quedaban totalmente indefensos. Igual que los enclaves cristianos en el Imperio Otomano y en Marruecos protegían a los cautivos de los intermediarios, las autoridades cristianas y musulmanas protegían a los judíos y musulmanes encargados de los rescates. En septiembre de 1608, por ejemplo, Muley Zidan, quien reclamaba el sultanato marroquí, envió una carta a Felipe III a través del duque de Medina Sidonia pidiéndole que ayudara a su agente comercial y diplomático, el judío Abraham Ben Waish31. Este había prestado dinero a unos hidalgos capturados en Marruecos, pero ellos no lo habían devuelto. El año anterior, la inquisición había apoyado una solicitud muy semejante de Abraham de Loya y David Hocico, dos mercaderes judíos. Ambos habían solicitado pasaportes para ir a España a entablar un pleito contra unos portugueses a quienes habían prestado dinero para su rescate y que no lo habían devuelto32.

27Las relaciones entre cautivos, amos e intermediarios se expresaban como vínculos de confianza excepcionales y como alianzas ad hoc basados en acuerdos legales que permitían el rescate de cautivos. En este texto solo se han explorado dos modalidades presentes en la red mediterránea de confianza y de rescate: por un lado, mercaderes que transferían dinero de parientes a través del Mediterráneo, y por otro, intermediarios que ofrecían crédito. La confianza era necesaria en el proceso de negociación entre amos y cautivos sobre la identidad de los últimos, y por consiguiente el precio de su libertad y las condiciones para conseguirla. Era necesaria también para encontrar crédito o, usar otras modalidades que no he explicado aquí. Los amos y los intermediarios, por otro lado, tenían que confiar en los cautivos a los que daban crédito. Pero la confianza aquí, como se ha mostrado, era un sentimiento fundamentado socialmente y garantizado institucionalmente que suponía unas reglas de conducta.

  • 33 L A. Benton, Law and colonial cultures: legal regimes in world history, 1400-1900.

28Por lo menos en el contexto español, esta red de rescate tenía consecuencias en los intentos del Imperio Habsburgo de limpiar la península de influencias religiosas, culturales y legales ajenas. L. Benton, que desarrolló el concepto de «regímenes legales», espacios legales homólogos, asume implícitamente en su discusión sobre España que, con la expulsión de los judíos y musulmanes, ésta perdió el pluralismo legal que la caracterizaba33. Pero cuando se negociaban las condiciones de rescate, los cautivos españoles, los captores magrebíes y una diversidad de intermediarios establecían compromisos legales mutuos, y de ese modo subvertían la deseada homogeneidad de sus regímenes legales. Al mismo tiempo, como he enfatizado, la confianza en este sistema no se estableció solamente mediante las voluntades subjetivas de los individuos involucrados. La red de rescate era posible a través de una estructura institucional —embajadas y ciudades portuarias por un lado y burocracias reales, religiosas y legales por el otro— que garantizaba el flujo de transacciones. Los puestos cristianos en el Magreb y en el resto del Imperio Otomano, las embajadas y fundagos venecianos, y el sistema legal musulmán, generaban espacios legales para debatir desacuerdos. Islas como Tabarca, y las plazas españolas, ofrecían espacios seguros para que los intermediarios entregasen los cautivos rescatados. Las burocracias españolas participaban en la red y reconocían la validez legal de los acuerdos que facilitaba. Lo hacían tanto implícitamente —expidiendo licencias de mendigo— como explícitamente —permitiendo la entrada a España de quienes habían sido expulsados anteriormente.

Notes

1 Para la historia de los Trinitarios y Mercedarios en el contexto Español, véase: E. G. Friedman, Spanish Captives in North Africa in the Early Modern Age; J. A. Martínez Torres, Prisioneros de los infieles: vida y rescate de los cautivos cristianos en el Mediterráneo musulmán (siglos XVI-XVII).

2 Algunos autores modernos eran conscientes de esto. Aludiendo a las campañas de estas órdenes, el emisario francés en Túnez, el caballero d’Arvieux, escribió que «[…] on s’imagine que les Chrétiens qui ont le malheur d’être esclaves en Barbarie y sont tourmentés d’une manière la plus cruelle et la plus inhumaine. Il y a des gens qui pour exciter la charité des infidèles débitent avec assurance ces pieux mensonges: leur intention, quoique bonne, est toujours un mensonge, […]», Chevalier d’Arvieux, Mémoires, p. 44.

3 J. A. Martínez Torres, Prisioneros de los infieles, p. 41.

4 Los mercaderes de la Edad Moderna desarrollaban varias soluciones para tales problemas. Los venecianos empleaban a miembros de sus familias al mismo tiempo que podían contar con la república y sus bancos, véase: F. C. Lane, «Family Partnerships and Joint Ventures in the Venetian Republic». Los genoveses desarrollaron derechos de propiedad compartidos que obligaban inclusive a partes poco conocidas, véase: R. Court, «“Januensis ergo mercator”: Trust and Enforcement in the Business Correspondence of the Brignole Family».

5 J. Gracián, Crónica de cautiverio y misión, p. 49.

6 Ibid., p. 49.

7 Ibid.. Véase también los párrafos relevantes en J. Gracián, La Peregrinación de Anastasio, pp. 120-121.

8 Algunos amos eran reacios a liberar a sus esclavos. En su mayor parte, los cautivos europeos nunca fueron objeto de rescate y acabaron convertidos en parte integrante de la sociedad musulmana norteafricana. R. Davis estima que no mas del 2% de los cautivos en el Magreb fueron rescatados. Véase: R. Davis, «Counting European Slaves on the Barbary Coast», pp. 87-124, esp. pp. 113-115.

9 J. Gracián, p. 98. Véase también el informe diplomático escrito por el caballero d’Arvieux. Chevalier d’Arvieux, Mémoires, p. 41.

10 E. dAranda, Relation d’Emanuel d’Aranda, jadis esclave à Alger, p. 132.

11 J. Dakhlia, «Lignes de fuite. Impostures et reconstructions identitaires en Méditerranée musulmane à l’époque moderne», p. 434.

12 Archivo General de Simancas (AGS), Guerra Antigua, Leg. 271, f° 304. Véase F. Andújar Castillo, «Los rescates de cautivos en las dos orillas del mediterráneo y en el mar (Alafías) en el siglo XVI», pp. 140-141.

13 AGS, Guerra Antigua, Leg. 448, f° 206.

14 AGS, Guerra Antigua, Leg. 487, f° 213-215.

15 AHN, Inquisición, Leg. 1842-2, carpeta 14, fol. 4.

16 AHN, Inquisición, Leg. 1714, carpeta 7.

17 J. de Pasamonte, Autobiografía, p. 180.

18 P. Gourdin, Tabarka (XV e-XVIII e siècle: histoire et archéologie d’un préside espagnol et d’un comptoir génois en terre africaine), pp. 245-272.

19 O. R. Constable, Housing the stranger in the Mediterranean world: lodging, trade, and travel in late antiquity and the Middle Ages.

20 N. Steensgaard, «Consuls and Nations in the Levant from 1570 to 1650», pp. 33-55.

21 J. de Pasamonte, Autobiografía, p. 80.

22 E.dAranda, Relation d’Emanuel d’Aranda, jadis esclave à Alger, p. 44.

23 AGS, Estado, Leg. 1094, f° 239.

24 AGS, Estado, Leg. 1416, f° 183-2.

25 S. Boubaker, «Réseaux et techniques de rachat des captifs de la course à Tunis au XVIIe siècle».

26 J.-F. Schaub, Les juifs du roi d’Espagne. B. Alonso Acero, Orán-Mazalquivir, 1589-1639: una sociedad española en la frontera de Berbería. Véase igualmente J. de Pasamonte, Autobiografía.

27 AHN, Inquisición, 1824-2, carpeta 14, fol. 18V.

28 «Donnez deux mille patagons à Livourne ou quinze cents ici», E. d’Aranda, Relation d’Emanuel d’Aranda, jadis esclave à Alger, p. 225.

29 AHN, Consejos, Leg. 6900, fol. 6.

30 S. Taylor, «Credit, Debt, and Honor in Castile, 1600-1650».

31 M. García-arenal y F. Rodríguez Mediano, Cartas marruecas, documentos de marruecos en archivos españoles (siglos XVI-XVII), pp. 222-223.

32 AHN, Inquisición, Leg. 1952, 25.7.1607.

33 L A. Benton, Law and colonial cultures: legal regimes in world history, 1400-1900.

Auteur

Université du Michigan

© Casa de Velázquez, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search