Version classiqueVersion mobile

Les esclavages en Méditerranée

 | 
Fabienne P. Guillén
, 
Salah Trabelsi

Ritmos y dinámicas de un mercado de esclavos (1301-1516)

Iván Armenteros Martínez

Texte intégral

1En el imaginario colectivo de la sociedad del siglo XXI, el fenómeno de la esclavitud es fácilmente relacionado con el color negro de la piel y con el período de la historia colonial moderna. Afortunadamente, el nuevo impulso cobrado durante los últimos años por las investigaciones centradas en el período bajomedieval está ayudando a paliar la fosilización de un tópico que dificulta su percepción social.

  • 1 Este trabajo se inscribe en el proyecto de investigación aprobado y financiado por el MEC: La Coro (...)
  • 2 D. Sancho, «La esclavitud en Barcelona en los umbrales de la Edad Moderna»; R. Salicrú, Esclaus i (...)
  • 3 Con las notables excepciones de V. Cortés, La esclavitud en Valencia durante el reinado de los Rey (...)

2En Europa, la tradición académica se ha interesado por el estudio de la esclavitud bajomedieval en algunas de las ciudades del Mediterráneo occidental cristiano que más activamente participaron en el comercio de hombres y mujeres1. Barcelona no ha sido una excepción2, pese a que la mayoría de las publicaciones se han caracterizado por tratar aspectos concretos del fenómeno que, sumados, no agotan las posibilidades de articular un análisis de la esclavitud desde una perspectiva diacrónica amplia que la riqueza documental conservada en la ciudad ofrece. La carencia es todavía más notoria en lo tocante al análisis puramente económico del comercio de esclavos, y necesaria de abordar en el trascendental período de tránsito del modelo mediterráneo medieval al atlántico moderno tras la irrupción de Portugal en las redes de abastecimiento y distribución de esclavos, algo que no sólo sucede en Barcelona, sino también en la mayoría de las ciudades mediterráneas que sí cuentan con estudios para el período justamente anterior3.

3Intentar evaluar, aunque sea de forma orientativa, la evolución del comercio de esclavos en Barcelona entre los años 1301 y 1516 es la tarea que trataremos de alcanzar en las siguientes páginas. Para ello, utilizaremos como base documental las disposiciones normativas referidas a esclavos conservadas en el Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona que fueron aprobadas durante este período, y contrastaremos el ritmo de la actividad legisladora de la ciudad con los datos sobre la dinámica comercial que conocemos gracias a los trabajos hasta la fecha publicados y a las actas de compraventa de esclavos que hemos podido documentar entre los años 1472 y 1516 en el Archivo Histórico de Protocolos de Barcelona.

PRECEDENTES NORMATIVOS DE UN COMERCIO EN CREACIÓN: DE LOS USATGES DE BARCELONA A LAS PRIMERAS ORDENANZAS MUNICIPALES

  • 4 P. Ortí, «El Consell de Cent durant l’Edat Mitjana», p. 34.

4El 27 de mayo de 1249, el rey Jaime I concedía a Barcelona el privilegio de emitir ordenanzas de obligado cumplimiento para sus habitantes. En 1258, un nuevo privilegio reformó la institución rectora y, tras modificaciones en 1265 y 1274, la intervención de Pedro el Grande a través de la concesión del privilegio Recognoverunt proceres, en 1284, acabó por consolidar la estructura jurídica definitiva del primer municipio4.

  • 5 J. M. Font, «La potestat normativa del municipi català medieval», p. 135.

5A partir de 1289-1290, la seriación de las ordenanzas municipales y los bandos publicados comenzó a alcanzar un volumen considerable, continuando en 1296 y, especialmente, a partir de 13015. Y, con ella, las normativas dirigidas a regular distintos aspectos de la esclavitud comenzaron a aparecer.

  • 6 R. d’ Abadal et alii, Usatges de Barcelona, cap. xxi, cxvi y cvii, pp. 10 y 52-53, respectivamente

6No obstante, el ordenamiento municipal de la esclavitud contaba con el precedente legal de los Usatges, suma de textos reales de diversas épocas y procedencias que constituían la base del derecho consuetudinario. La versión más antigua que conocemos data del siglo XI, y de este período provienen ya tres disposiciones referidas a esclavos sarracenos. La primera, siguiendo el punto de vista de la ley visigoda, establecía que los daños que se cometiesen sobre un esclavo serían recompensados a su propietario en base al valor atribuido al primero según el potencial rescate que pudiese proporcionar o las capacidades técnicas de las que dispusiera. La segunda establecía la recompensa que debía recibir quien encontrase un sarraceno fugado y lo devolviera a su propietario. La última ordenaba a cualquier campesino que encontrase bien ajeno, que incluía a los esclavos, devolverlo a su legítimo señor y recoger la recompensa que éste le ofreciera6.

  • 7 C. Verlinden, L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, pp. 131-133.
  • 8 C. Batlle, «Els esclaus domèstics vers 1300», p. 269.

7No es casual que estas primeras disposiciones fuesen aprobadas en época tan temprana. De hecho, varios documentos confirman la presencia de esclavos sarracenos en Barcelona, al menos, desde el siglo XI y, en 1062, encontramos por vez primera a mercaderes propietarios de esclavos7. A partir del siglo XII, la documentación indica un incipiente desarrollo del mercado de esclavos en base al comercio y la piratería y, para el siglo XIII, los textos, más numerosos, permiten apreciar una cada vez más importante presencia de esclavos en la ciudad gracias, en gran parte, a las campañas militares emprendidas por los reyes de la Corona de Aragón contra territorios islámicos8.

  • 9 C. Batlle, «Els esclaus domèstics vers 1300», p. 269, quien cita, a su vez, F. Carreras, «Ordinaci (...)

8Tras los Usatges, las primeras ordenanzas municipales conocidas sobre esclavitud datan de los últimos años del siglo XIII9. La actividad normativa que desplegó la ciudad a partir de este momento se centró en cuatro grandes campos de actuación: las disposiciones dirigidas a prevenir las fugas y a controlar la independencia económica de los esclavos, más habituales durante el siglo XIV; las que regularon las compraventas, publicadas a mediados del siglo XIV y a partir de la tercera década de la centuria siguiente; un tercer grupo que englobaba las normativas que, aunque no afectasen directamente a los esclavos, regularon su utilización en determinadas actividades artesanales, mucho más abundantes durante el Cuatrocientos; y, finalmente, una serie de heterogéneas disposiciones, aquí englobadas bajo el epígrafe de orden público y social, con las que se trataba de remediar los conflictos y las problemáticas ocasionados por la presencia de esclavos en la sociedad barcelonesa, relativamente frecuentes a partir de mediados del siglo XIV.

NORMATIVAS PARA UN MERCADO EN EXPANSIÓN: DE LA PESTE NEGRA A LA GUERRA CIVIL CATALANA (1348-1462/1472)

  • 10 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-1, fº 6v. 1301, diciembre, 9; fº 81r. 1303, enero, 4; F. Roca, La (...)
  • 11 Como la prohibición de guardar bienes de esclavos, AHCB, CC, Llibre del Consell, I-6, fº 9r. 1320, (...)

9Aunque las primeras normativas que prohibían a los habitantes de la ciudad adquirir productos vendidos por esclavos, prestarles dinero o acogerlos en sus casas fueron aprobándose a partir de 130110 mientras eran añadidas nuevas medidas que reforzaban el control sobre su independencia económica11, no fue hasta la coyuntura surgida tras la peste negra de 1348 que comenzaron a proliferar las normativas referidas a esclavos reflejando, de alguna manera, el impulso definitivo del comercio de hombres y mujeres.

  • 12 Como, por ejemplo, I. Origo, «The Domestic Enemy: The Eastern Slaves in Tuscany», p. 324; P. Guatd (...)
  • 13 C. Verlinden, L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, pp. 437-440. Véase, también, en R. Salicrú, (...)
  • 14 Véase R. Salicrú, «L’esclau com a inversió?», pp. 37-47.

10Diversos autores han relacionado, de manera más o menos directa, la crisis demográfica de mediados del Trescientos con el aumento de la esclavitud en el Mediterráneo occidental cristiano12. Pese a que C. Verlinden descartara la relación causa-efecto establecida por Kovalewsky entre la peste de 1348 y el aumento de la población esclava como mecanismo de compensación demográfica13, en muchos sentidos hay un antes y un después. Para el caso catalán, R. Salicrú ha relacionado la difusión del uso de la mano de obra no libre con la intención de contrarrestar las exigencias salariales de jornaleros y labradores, y no con la necesidad de ocupar el vacío demográfico dejado por la epidemia, en base a dos testimonios documentales que, pese a no estar datados, sitúa en la segunda mitad del Trescientos14.

  • 15 AHCB, C, Miscel.lània, 13 (C-V-13), documento sin datar, aunque en la parte superior del folio, y (...)

11El primero, una petición al gobierno municipal de la ciudad para obtener del monarca una provisión similar a la que había sido concedida a Mallorca, por la que el baile, a petitoria de cualquier propietario y como pena por las faltas cometidas por su esclavo, pudiera castigar a este último a discreción del primero, justificaba la proliferación de «sclaus e sclaves de diverses nacions» a causa de las dificultades que encontraban los ahora propietarios de esclavos barceloneses de contratar jóvenes aprendices y braceros, más dispuestos a trabajar como escuderos o sirvientes libres a soldada por los mayores salarios que obtenían que a realizar otras faenas15.

12El segundo testimonio, unas ordenanzas surgidas de la necesidad de regular la problemática de las fugas debido, precisamente, al aumento de la mano de obra esclava, es todavía más explícito al relacionar las demandas salariales de braceros y jornaleros, que habían llegado a exigir hasta cinco sueldos y medio por jornal, lo que había sido considerado abusivo por unos y razonable por otros, con el aumento del número de los esclavos en la ciudad:

  • 16 Transcrito en R. Salicrú, «Entre el reclam de les terres islàmiques», pp. 130-134; AHCB, C, Misceŀ (...)

Con los dits lauradors e brassers […] demanen inmoderats salaris […] dien los dits que açò, segons lur entaniment, fa metre e posar en bona ordinació, en tal forma que los dits lauradors e brassers tornen a lagut salari, segons que havien acustumat de XL anys ensà, e con molts e diverses hòmens de la dita ciutat con fora la dita ciutat […] se sforsassen, si les coses dejús scrites sa saguexen, en comprar sclaus e sclaves16.

  • 17 M. T. Ferrer, «Esclaus i lliberts orientals», pp. 168-169; a los que se sumaban sardos procedentes (...)

13Sea por la negativa de jornaleros y labradores a emplearse en tareas que consideraban mal remuneradas o por las abusivas exigencias salariales a ojos de quienes trataban de emplearles, lo cierto es que los barceloneses eran plenamente conscientes del aumento de la mano de obra esclava que venía sucediéndose desde el ecuador del siglo XIV. Una fuerza de trabajo que había dejado de ser mayoritariamente sarracena debido, en buena parte, al fin de las grandes campañas dirigidas contra los territorios islámicos peninsulares y a la proliferación de los esclavos orientales procedentes de las colonias genovesas del Mar Negro y de los balcánicos de las costas dálmatas17.

  • 18 J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, pp. 49-50.
  • 19 M. T. Ferrer, «Esclaus i lliberts orientals», pp. 188-189.

14Si durante todo el siglo XIV se contabiliza un total de 1 198 sarracenos, entre esclavos y libertos, aunque su presencia no alcanza cifras considerables hasta la década de 1350 y, mucho más significativamente, a fines del Trescientos18, tan sólo en los protocolos del notario barcelonés Joan Nadal correspondientes al período 1385-1389 figuran 188 compraventas de 201 esclavos, 144 de ellos de sexo femenino, con un claro predominio de tártaros, albaneses, búlgaros y circasianos19. Y un extremo similar parece confirmar la misiva remitida por el consejo de la ciudad al convento de los frailes predicadores de Barcelona, en septiembre de 1382, solicitando la acogida de los dominicos Francisco y Simón de Tauris:

  • 20 Transcrito en L. Camós, «Nota relativa a esclavos orientales en Barcelona», p. 128. Véase, también (...)

Qui són de nació de Armenia e saben aptamente parlar lenguatge de Tartèria, de Grècia e d’altres nacions, los quals, axí per preycacions e confessions que continuen de fer als esclaus tartres e d’altres d’esta ciutat, instruexen molt los dits esclaus a la fe cathólica e a bons usos e costums entant que a la dita ciutat torna a gran plaer per lo mellorament que se’n segueix a lurs esclaus e missatgers20.

  • 21 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-21, ffº 23v-24r. 1361, febrero, 25.
  • 22 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, fº 92v. 1357, marzo, 9. Hernando transcribe una ordenanza ante (...)
  • 23 W. D. Phillips, La esclavitud desde la época romana hasta los inicios del comercio transatlántico, (...)
  • 24 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, fº 92v. 1357, marzo, 9.

15Sin embargo, ni la bondad evangelizadora de los dos frailes armenios ni las mejoras en la moralidad de los esclavos fueron capaces de contrarrestar el afloramiento de distintas problemáticas y preocupaciones sociales que, si bien no eran nuevas, el cambio de coyuntura había magnificado. Las disposiciones aprobadas durante la primera mitad de siglo que trataban de controlar la independencia económica de los esclavos volvieron a ser publicadas21 poco después de que se les prohibiera participar en los juegos de azar en los que se apostaba, habida cuenta de los conflictos ocasionados ante deudas impagadas o, en el mejor de los casos, de la posibilidad de que ganaran22. Extremo, este último, el de aumentar un peculio del que, según el Derecho romano, disfrutaba el esclavo pero pertenecía al propietario23 y que algunas ordenanzas trataban de controlar obligando a quien guardara bienes de esclavo notificárselo a su dueño o al veguer24, que preocupaba a las autoridades por el destino que las modestas fortunas pudieran tener.

  • 25 Véase la n. 15 (p. 104).
  • 26 Sobre la talla, sistema de auto-rescate condicionado parecido a la coartación/coartaçâo del ámbito (...)

16Prueba de ello la encontramos en las argumentaciones manejadas por los barceloneses en la petición elevada al rey a la que antes nos hemos referido25, entre las que llama la atención una de ellas, seguramente dramatizada, que achacaba a la tibieza del trato hacia los esclavos el que alguno de ellos hubiera conseguido pagar su talla gracias al atesoramiento de pequeñas fortunas ganadas mediante la venta fraudulenta de objetos robados26, mientras que otros habían optado por la vía directa de la intimidación a sus dueños para conseguir ventajosas condiciones de acceso a la libertad:

  • 27 AHCB, C, Miscel.lània, 13 (C-V-13), documento sin datar.

E és cert encara que molts dels dits sclaus e sclaves, ab los ladornicis e furts que han fet a lurs senyors e dones e encara a alscuns privats e amichs lurs e los veynats, se són reemits e obtenguda franquea, altres són dels dits catius e catives qui per força han obtenguda taylla o franquea ab mal servir, en tant que lurs senyors e dones, tements scàndol e perill de lurs persones, los han hauts a foragitar de si mateixs […] per via de taylla o per altra manera27.

  • 28 AHCB, CC, Ordinacions, IV-1, fº 10r.-v. 1359, agosto, 8; fº 30r.-v. 1363, agosto, 11; fº 58r.-v. 1 (...)

17Y no es azaroso que fuese en este mismo momento, concretamente entre 1359 y 1373, cuando se publicaran las primeras disposiciones que regulaban las operaciones de compraventa28, en las que se obligaba a los notarios a registrar las transacciones haciendo constar las identidades de compradores y vendedores para que los colectores municipales supieran a quién reclamar la imposición correspondiente.

  • 29 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, ff. 137r-138v. 1359, enero, 14, disposición que acabó provocan (...)

18Como tampoco lo es que, a partir de 1359, las normativas relativas al orden público y social comiencen a proliferar, como la que, en enero de ese año, obligaba a los esclavos en talla a trasladarse fuera de los muros nuevos de la ciudad29.

  • 30 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-16, fº 38r. 1343, noviembre, 6; F. Roca, La regulación de la vida (...)
  • 31 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-18, ffº 14r-15r. 1350, febrero, 20; F. Mie, La regulación de la vi (...)

19Junto a estas disposiciones, las que trataron de frenar la fuga de esclavos comienzan a ser habituales a partir de 1343, cuando las autoridades de la ciudad decidieron limitar, durante la noche, los movimientos de los esclavos que no fuesen cristianos excepto si lo hacían por encargo de sus propietarios30. Y suficientemente ilustrativo es que el consistorio estableciera, en las ordenanzas de febrero de 1350, que todo aquel que tuviese esclavos acudiera a la corte del veguer para registrarlos, declarar el precio que había pagado por ellos y precisar si se encontraban o no en talla, en un claro intento de censar la población esclava ante la evidencia de que su número no hacía más que crecer y que las fugas comenzaban a ser un problema tanto para autoridades como para propietarios31.

  • 32 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, ffº 91r-92v. 1357, marzo, 9 (también citada en J. Hernando, El (...)

20Ante una problemática que, aunque no fuese nueva, iba en aumento, las autoridades de la ciudad, en un período de tiempo relativamente corto (1357-1366), endurecieron las penas impuestas tanto a los esclavos que fuesen capturados en plena fuga como a libres o libertos que les ayudasen en su cometido32.

  • 33 Ordenanza anteriormente mencionada en la n. 16 (p. 105).
  • 34 El propietario que quisiera beneficiarse del seguro debía denunciar, inmediatamente, la fuga de su (...)

21Y tratando de remediar el escaso éxito que, al parecer, tuvieron estas iniciativas, a finales del siglo XIV fueron publicadas las ordenanzas que daban salida al seguro voluntario de esclavos frente al riesgo de fuga33, marco legal que permitiría a quienes alquilaban constituirse en aseguradores de los propietarios que aceptasen pagarles, anualmente, un florín de oro por los hombres y medio por las mujeres34.

  • 35 Tratando de evitar, de algún modo, la ayuda directa o indirecta que los esclavos en fuga podían ob (...)
  • 36 AHCB, CC, Ordinacions, IV-2, fº 53r. 1394, marzo, 27; fº 65v. 1396, diciembre, 9; fº 73 r. 1397, n (...)
  • 37 AHCB, CC, Ordinacions, IV-2, fº 59v. 1396, abril, 18.

22Síntoma inequívoco de la incapacidad de controlar los movimientos y la participación en la cotidianeidad urbana de una población esclava que iba en aumento es la disposición, incluida en el capítulo XV de esta última ordenanza, que prohibía a los taberneros y a los vendedores de vino ofrecer comida o bebida a los esclavos, así como alojarlos en sus locales, a no ser que los tuviesen alquilados o a jornal35. E incluso más gráfico resulta el intento de evitar que mozos y esclavos roben uvas, melocotones, higos o cualquier otra fruta de los huertos de la ciudad36, o que lancen inmundicias y cadáveres de animales a las fuentes públicas37.

  • 38 Sobre el aprovechamiento laboral de los esclavos y su regulación normativa, véase R. Salicrú, «Sla (...)
  • 39 R. Salicrú, «Slaves in the professional and family life», pp. 330-331; AHCB, CC, Ordinacions, IV-4 (...)

23Con el cambio de siglo, el aumento de la mano de obra no libre ha propiciado un proceso de capilarización de los esclavos en muchas de las esferas de la vida pública y privada de la sociedad. Aparecen trabajando como braceros en los huertos que rodeaban la ciudad, pero también en los talleres artesanales empleándose en faenas de todo tipo y en tareas duras e ingratas como las que realizaban en la construcción, en los diferentes procesos industriales textiles o en las barcas desde las que cargaban y descargaban las mercancías de las naves fondeadas en la playa de Barcelona38. Es tal su participación en las tareas que exigen fuerza física y nula especialización técnica que, en agosto de 1432, se ordenó que, a partir del mes de octubre, ningún esclavo sarraceno, turco, tártaro, infiel o cristiano pudiera ejercer como palanquín, aunque lo hiciera obedeciendo a su dueño, ya que el oficio, que anteriormente era de cristianos, había quedado prácticamente bajo el control de esclavos y de infieles, indignos todos ellos de confianza39.

  • 40 AHCB, CC, Ordinacions, IV-3, fº 23r. 1401, noviembre, 22; fº 50v. 1402, noviembre, 29; y fº 128r. (...)
  • 41 AHCB, CC, Ordinacions, IV-4, ffº 5v-6r/7v-8r. 1414, julio, 7; AHCB, CC, Ordinacions, IV-6, ffº 2v- (...)
  • 42 AHCB, CC, Ordinacions, IV-6, ffº 18r-v. 1434, marzo, 13.
  • 43 Repetida, desde 1440 en adelante, en AHCB, Ordinacions, IV-6, fº 91r. 1440, febrero, 4; AHCB, Ordi (...)
  • 44 Las cifras son las calculadas por R. Salicrú en «L’esclau com a inversió?», p. 37, n. 5, en base a (...)

24Una desconfianza que, en la esfera moral, encontraba justificaciones de todo tipo. Acusaciones contra libertas por practicar la alcahuetería40, ordenanzas que trataban de evitar la prostitución de esclavas obligadas por unos propietarios que actuaban como auténticos proxenetas41, normativas que perseguían el concubinato de esclavos con sirvientas y nodrizas libres42, o que castigaban a mozos y esclavos que se entretenían lanzando piedras y naranjas por las calles de Barcelona43, habían pasado a formar parte del imaginario colectivo de una ciudad cuya población esclava, en 1424, se estima entre los 4.000 y los 5.500 individuos sobre una demografía total que oscilaba entre los 30.000 y los 40.000 habitantes44.

  • 45 R. Salicrú, Esclaus i propietaris d’esclaus a la Catalunya del segle XV, p. 17. Todos los propieta (...)

25Y en este contexto, y tras los fallidos intentos de 1350 y del seguro voluntario para tratar de frenar la huida de esclavos, nace la efímera Guarda d’Esclaus del General de Catalunya, que operó entre los años 1421 y 1431 y cuyo origen se encuentra en las Cortes celebradas en Barcelona en 1413. En ellas, el príncipe Alfonso, en nombre de su padre, dio el beneplácito a la aprobación de los diecisiete capítulos que dotarían de contenido a un organismo ideado para indemnizar a los propietarios y castigar a los prófugos, estableciendo el seguro obligatorio para todos los esclavos masculinos del Principado de Cataluña45.

  • 46 Como la mayoría de los esclavos fugados eran berberiscos blancos y loros, se pagaría por cada escl (...)

26Los capítulos no fueron aplicados hasta 1421 y, un año después, los malos resultados económicos presentados tras el primer ejercicio anunciaban un negro panorama para una institución que, desde sus orígenes, se encaminaba a la bancarrota, obligando, en un intento por hacerla rentable, a la aprobación de siete nuevos capítulos en las Cortes de 142246.

  • 47 Desde entonces, los recaudadores y guardas de las entradas y salidas del General y los recaudadore (...)

27Aún así, la institución se mostró incapaz de afrontar las indemnizaciones que debía conceder a los propietarios afectados por la fuga de sus esclavos y, si bien, en 1431, ya había recibido el toque de gracia de la auditoría que había revisado sus cuentas, sobrevivió hasta 1432 como plataforma desde la que lanzar las medidas alternativas para la prevención de fugas47.

  • 48 Exceptuando una ordenanza publicada en la década de 1480 en la que las autoridades de la ciudad re (...)

28A partir de entonces, las normativas sobre fugas de esclavos desaparecen de la documentación municipal48. Y vuelve a ser indicador del nivel que la esclavitud había alcanzado durante el primer cuarto del Cuatrocientos que, un año después de la aprobación de las disposiciones de 1432, se publicaran las dos grandes ordenanzas que regularían, definitivamente, el mercado de esclavos durante todo el siglo XV y parte del XVI.

  • 49 AHCB, CC, Ordinacions, IV-6, ff. 1v.-3r., 1433, mayo, 5; J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barce (...)
  • 50 El texto incluía un listado en el que se consideraban graves las enfermedades que afectaban al sis (...)
  • 51 Para esta cuestión, véase J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i t (...)

29En el mes de mayo de 1433, el consistorio aprobaba las «Ordinacions novellament fetes sobre lo ús e costum dels sclaus e sclaves qui s vendran d’aquí avant en Barcelona»49, en las que se establecía que ningún esclavo que se vendiese en la ciudad tuviera una dolencia grave sin que el comprador lo supiera50. Este último dispondría de un año y un día para querellarse contra el vendedor en caso de advertir alguna de estas enfermedades y, si se demostraba que el esclavo las padecía con anterioridad a la venta, podría deshacerla reclamando su derecho a la evicción51. En caso de que el esclavo muriera dentro de ese plazo, el vendedor debería devolver al comprador el precio pagado, aunque no recuperase el esclavo. Una vez iniciada la querella, vendedor y comprador podrían presentar dos o tres físicos de la ciudad, de entre los que el baile elegiría a dos, uno por cada parte, para elaborar un diagnóstico. En caso de que no coincidieran, el baile nombraría a otros dos para llegar a una solución y, si continuaban discrepando, elegiría a un tercer especialista con cuyo voto, tras examinar las posturas de los otros dos médicos, se emitiría un dictamen definitivo.

  • 52 AHCB, CC, Ordinacions, IV-5, ffº 5r-7r. 1433, julio, 24.

30Meses después, se pregonaban las «Ordinacions fetes per obviar a les fraus fetes en les vendes dels sclaus e sclaves»52. En esta ocasión, el fraude que se perseguía era mucho más sutil y, con tal de evitar que alguna persona libre de derecho fuera vendida como esclavo, situación que provocaba numerosos y costosos pleitos, el consistorio estableció la obligación de que cada patrón, nauclero, escribano y guardián de nave, así como mercaderes y marineros que viajaran en ella, que trajera esclavos, acudiera al baile, tras llegar a la playa de Barcelona, y declarara:

Quantes testes han menades e de quals parts les han levades o tretes. Ítem, si saben que en la fusta en la qual les testes són vengudes ne hage alguna o alguns los quals no sien de bona guerra e les quals no degen ésser catives. E, aprés, hagen a donar manifest en scrits al dit batle axí del nombre com dels noms de cascuna testa e del regne e província, ciutat, vila o loch d’on seran totes les dites testes les quals hauran levades e en les dites naus o fustes seran vengudes.

31Tras ellos, los esclavos serían sometidos a interrogatorio, haciendo uso de trujamanes en caso de que fuera necesario, para que respondieran:

  • 53 Parece ser que el origen de estos cuestionarios se encuentra en los interrogatorios que los oficia (...)

Primo, […] com han nom e si aquell nom los és stat mes o posat en sa terra o en poder d’aquells o d’aquelles ab lo qual seran vengudes depuys que pertiran e foran presos de llur terra. Ítem, de qual terra són. Ítem, de quina nasció. Ítem, si és stat pres o cativat en sa terra o en altre regne e terra e a hon, designant los noms d’aquells. Ítem, si és stat pres per infels o per altre, e de quina nasció. Ítem, si és stat catiu o cativa en poder lur. Ítem, hon són stats comprats o comprades per lo senyor qui les ha menades. Ítem, de qui són stades comprades ne en qual loch53.

32Con la medida se establecía un mecanismo para declarar a los esclavos de buena guerra y se prohibía la intervención de los corredores en las operaciones de compraventa si los propietarios de los esclavos no contaban con el certificado expedido por la bailía de la ciudad.

  • 54 «Per tal de provehir que alguna persona francha no sie detenguda en captivitat, e per squivar plet (...)
  • 55 Como el de diciembre de 1396, cuando algunas esclavas, inducidas por terceros, se refugiaron en el (...)

33No obstante, como ya se ha comentado, el verdadero fin de la ordenanza, explicitado sin ambigüedades en el preámbulo del texto54, era evitar la venta de una persona que, por derecho, no debiera ser esclavizada y esquivar las demandas de libertad presentadas en las cortes eclesiásticas y seculares, habida cuenta de los precedentes con los que las autoridades de la ciudad habían tenido que lidiar55.

  • 56 La ordenanza incluía una minuciosa casuística. Un esclavo que hubiese sido declarado de buena guer (...)

34A partir de entonces, cualquier esclavo podría iniciar un proceso legal ante la corte del baile en el que reclamase libertad alegando ser franco por nacimiento y haber sido injustamente esclavizado pero, si la sentencia le era desfavorable, sería azotado, lo que serviría como disuasión para quienes veían en ello una vía alternativa de liberación56.

  • 57 Conclusión a la que ya llegó C. Verlinden, L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, para los esclav (...)

35Tanto las cifras recogidas en el registro de la Guarda d’Esclaus como la aprobación de estas dos ordenanzas parecen confirmar que, durante la primera mitad del siglo xv, Barcelona experimentó una proliferación nunca antes vista de la mano de obra esclava57. En este sentido, esta última ordenanza aporta un dato sumamente interesante, pese a que debe ser considerado con la mayor de las cautelas, al establecer el método para sufragar los gastos del procedimiento como sigue:

Si les dites testes seran en nombre de ·Ŀ o de ·Ŀ ensús, quantessevol sien més avant, se hage a pagar per cascuna ·I· sou, e si seran de menor nombre de ·Ŀ, devellant trò a una inclusive, se pach per cascuna testa ·II· sous.

36A falta de estudios sistemáticos de la documentación conservada para este período, especialmente la notarial, tan sólo podemos preguntarnos si las presentaciones al menudeo cohabitaron con los cargamentos de 50 o más esclavos a los que alude el documento, cifras que, con los datos que conocemos, no podemos constatar y que sólo se alcanzarán en los mercados de Valencia, Málaga y Sevilla casi cincuenta años más tarde y en un contexto completamente distinto.

  • 58 Para el caso de Caffa y la desaparición de genoveses y otros latinos de las redes comerciales de e (...)

37Precisamente, conforme se supera el ecuador del siglo XV, la irrupción de Portugal en el mercado internacional de esclavos, por un lado, y la toma turca de Constantinopla en 1453 y el aislamiento de las colonias italianas del Mar Negro58, por el otro, modificarán drásticamente la dirección de las rutas de comercialización inaugurando una nueva coyuntura que afectará directamente al mercado de esclavos de Barcelona.

  • 59 C. Verlinden certifica su desaparición durante los primeros años de 1460: la de eslavos, en 1462 ((...)
  • 60 Se trata de la venta de una esclava rusa, AHPB, Bartomeu Torrent, 256/14. 1499, julio, 6. Durante (...)

38A partir de mediados del siglo XV, la llegada a la ciudad catalana de esclavos orientales, eslavos y balcánicos comienza a decrecer a un ritmo cada vez más acelerado59. Pese a que es posible documentar la venta de alguno de ellos hasta, por lo menos, 149960, lo cierto es que con el inicio de la guerra civil catalana de 1462-1472 cada vez es más habitual encontrar actas de compraventa en las que los protagonistas han pasado a ser individuos esclavizados que proceden, sobre todo, del África subsahariana occidental, mientras que eslavos, balcánicos y orientales aparecen casi exclusivamente en instrumentos de manumisión y en contratos de todo tipo actuando en calidad de libertos.

AJUSTES Y DESAJUSTES DE UN MERCADO DE ESCLAVOS: DEL FIN DE LA GUERRA CIVIL CATALANA A LA MUERTE DE FERNANDO EL CATÓLICO (1472-1516)

39Tras el desarrollo del comercio de esclavos en Barcelona durante la primera mitad del Cuatrocientos, que había hecho de la ciudad el principal puerto de entrada y redistribución hacia los reinos ibéricos de la mano de obra esclava procedente del Mar Negro y de los Balcanes, el azar quiso que el nuevo contexto internacional se combinara con la guerra civil catalana en una mezcla de importantes consecuencias.

  • 61 J. Sobrequés, Història de Barcelona, p. 214.
  • 62 Remito, ahora y en adelante, y a no ser que se especifique lo contrario, a los datos que aporto en (...)

40Finalizado el conflicto civil, que provocó la reducción de la presencia catalana en el comercio internacional, sobre todo el mediterráneo, y la pérdida de mercados de máxima importancia económica61, Barcelona inició un proceso de reconstrucción de sus redes comerciales que afectó, inevitablemente, al mercado de esclavos y a la posición que, hasta entonces, había ocupado en el comercio internacional de hombres y mujeres. La ciudad quedaba físicamente alejada de las principales rutas de comercialización de esclavos en el incipiente comercio de la trata negrera. Y, ante una realidad de imposible solución, tras la recuperación económica de después de la posguerra, que no llegaría hasta la década de 1480, pasó a ocupar un lugar secundario alimentado del excedente de mano de obra esclava procedente de otros puertos más dinámicos, especialmente el valenciano62.

  • 63 A. Franco, La esclavitud en Sevilla, pp. 140-146; R. González, La esclavitud en Málaga, p. 67 y gr (...)

41En paralelo a los ajustes de Barcelona al nuevo contexto internacional, las operaciones de compraventa registradas en las notarías de la ciudad entre los años 1472 y 1516 muestran un cambio significativo tanto en la procedencia como en la proporción de sexo de los esclavos. Apelativos genéricos de guineano o negro, y adscripciones étnicas más específicas como wolof, capi o mandinga, suman el 58,7% de los esclavos que llegan a la ciudad, muy por delante del 23,2% de sarracenos o el 3,1% de turcos, y las proporciones de sexo marcan una pauta contraria a lo que había sido la esclavitud apenas unos años atrás, con un 57% de hombres frente a un 43% de mujeres. Todo ello en consonancia con lo que ocurría en otros mercados peninsulares fuertemente marcados por la trata negrera portuguesa, como Sevilla, Málaga y Valencia63.

  • 64 Que proceden del vaciado sistemático llevado a cabo en el AHPB, donde se halla más del 90% de la d (...)
  • 65 A. Franco, La esclavitud en Sevilla, pp. 132-133.
  • 66 R. González, La esclavitud en Málaga, p. 53, gráfico 1.
  • 67 De los que cerca de 5 000 eran negroafricanos. Me remito, aquí, a los datos de V. Cortés, La escla (...)

42Si contrastamos el volumen comercial de Barcelona con el que se registra en estas otras tres ciudades veremos con mayor claridad los profundos cambios que se habían producido en su mercado. Frente a las 731 compraventas documentadas entre 1472 y 1516 en la ciudad catalana64, en Sevilla se registran cerca de 3.300 operaciones en el mismo período65 mientras que, entre 1489 y 1516, en Málaga se documentan poco más de 2.100 compraventas66 y por la Bailía general del reino de Valencia son ajustados más de 7.300 esclavos67.

  • 68 Prohibición de que ningún esclavo ejerza a cuenta propia como panadero (AHCB, CC, Ordinacions, IV- (...)
  • 69 AHCB, CC, Ordinacions, IV-11, ffº 192v-193r. 1498, febrero, 4; AHCB, CC, IV-13, ffº 77r-v. 1514, e (...)

43Aparentemente, los profundos cambios del mercado de esclavos de Barcelona poco eco tuvieron en la actividad normativa del municipio. La época de las grandes regulaciones, forzadas, quizás, por el crecimiento exponencial de un fenómeno polifacético como la esclavitud, había pasado. No obstante, el municipio continuó regulando la participación laboral de los esclavos en algunos oficios68 y penando a los mozos y los esclavos que se entretenían lanzando piedras, naranjas, cohetes, fuegos de artificio y otros objetos por la ciudad69.

  • 70 AHCB, CC, Ordinacions, IV-11, fº 40v. 1483, septiembre, 11; AHCB, CC, Ordinacions, IV-13, fº 120r. (...)
  • 71 Aunque desde el terreno de lo hipotético, hay varios indicios que podrían estar indicando una rela (...)

44Sin embargo, destaca la reaparición, a partir de 1483 y casi un siglo después de que fuesen publicadas por vez primera, de las ordenanzas que castigaban a los esclavos que robasen frutas, hortalizas o leña70, como queriendo indicar, de alguna manera, el retorno a su empleo como braceros y jornaleros en los huertos y campos del término de la ciudad71.

  • 72 ACA, RC, reg. 3298, ffº 2r-5v. Barcelona, 1455, marzo, 20. El documento también se cita en F. P. G (...)
  • 73 AHCB, CC, Ordinacions, IV-12, fº 179r. 1508, junio, 20, y AHCB, CC, Deliberacions, II-39, fº 32v., (...)

45Y como habiendo querido adelantarse a los acontecimientos, en 1455, el infante Juan, actuando en nombre de su padre, el rey Alfonso el Magnánimo, había aprobado los capítulos de la cofradía de los negros de Barcelona bajo la advocación a San Jaime72. Si bien en el momento en el que se fundó muchos de los esclavos y libertos negros de la ciudad provenían, probablemente, de las rutas transaharianas que conectaban el interior de África con los Montes Barca, en la Cirenaica Tripolitana, la mayoría de los esclavos y libertos negros que participaron del espacio de resocialización que la cofradía les ofrecía a finales del siglo XV y principios del XVI habían sido embarcados en la costa occidental africana. Y de ese origen debieron ser los que, en la celebración del Corpus Christi de 1508, desfilaron en procesión quemando sus hachones en honor a San Jaime, aunque lo hicieran en el lugar más indigno, por debajo de mendigos y pobres73, en un momento en el que el cénit de la esclavitud en la ciudad catalana ya había pasado y tan sólo quedaba el recuerdo testimoniado en más de un centenar de ordenanzas publicadas durante más de doscientos años.

46Como se ha tratado de señalar, los ritmos y las dinámicas del mercado de esclavos de Barcelona estuvieron íntimamente relacionado con las inercias que hicieron que el comercio de hombres y mujeres en el Mediterráneo occidental cristiano adquiriera una dimensión y una trascendencia suficiente como para condicionar la posterior utilización de la mano de obra esclava en la Edad Moderna colonial. Sin la primera, la segunda sería inexplicable.

47Partiendo de un primer comercio basado en la compraventa de esclavos sarracenos procedentes de los conflictos fronterizos peninsulares y del corso y la piratería, a partir de mediados del siglo XIV la presencia de esclavos en Barcelona inició un rápido crecimiento a la vez que diversificaba las vías de abastecimiento gracias, en gran medida, a las redes comerciales que los mercaderes del Occidente cristiano habían edificado con el Levante mediterráneo.

  • 74 D. Sancho, «La esclavitud en Barcelona en los umbrales de la Edad Moderna», p. 242.

48Con el cambio de siglo, el mercado de esclavos de la ciudad no hizo más que crecer en base a una población esclava mayoritariamente oriental, eslava, balcánica y femenina en un período que algunos investigadores han querido llamar la Edad de Oro de la esclavitud bajomedieval74. Y, a merced de los cambios introducidos por la irrupción de Portugal y la inauguración de la trata negrera, de los cambios que se sucedían en las inmediaciones del Mar Negro y de los conflictos internos provocados por la guerra civil catalana y sus consecuencias económicas y comerciales, en poco más de dos décadas Barcelona dejó de ser uno de los principales mercados de esclavos peninsulares para convertirse en otro subsidiario de los excedentes que llegaban desde Valencia.

49Aún así mimetizó, con absoluta fidelidad, las transformaciones que se estaban produciendo en el contexto ibérico desde mediados del siglo XV que anunciaban el esquema de la esclavitud de la primera Edad Moderna, sensiblemente masculinizada y fuertemente marcada por el color negro de la piel y por la conquista cristiana de los últimos territorios islámicos de la península Ibérica y las campañas emprendidas en el Magreb.

Notes

1 Este trabajo se inscribe en el proyecto de investigación aprobado y financiado por el MEC: La Corona de Aragón en el Mediterráneo medieval: puente entre culturas, mediadora entre Cristiandad e Islam (HUM2007-61131), dirigido por la doctora Roser Salicrú i Lluch, y se ha podido realizar gracias al disfrute de una beca predoctoral concedida por la Fundación Ramón Areces al proyecto de investigación «La esclavitud en Barcelona a fines de la Edad Media». Abreviaturas utilizadas: ACA, Archivo de la Corona de Aragón (RC, Real Cancillería); AHCB, Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona (C, Consellers; CC, Consell de Cent); AHPB, Archivo Histórico de Protocolos de Barcelona. Cito, en primer lugar, el pionero e imprescindible trabajo de C. Verlinden, L’esclavage dans l’Europe médiévale, t. I, y, tras él, y sin poder ser exhaustivo, los de D. Gioffré, Il mercato degli schiavi a Genova, F. J. Marzal, La esclavitud en Valencia durante la baja Edad Media, y las síntesis de J. Heers, Esclaves y sirvientes en las sociedades mediterráneas durante la Edad Media, y W. D. Phillips, La esclavitud desde la época romana hasta los inicios del comercio transatlántico.

2 D. Sancho, «La esclavitud en Barcelona en los umbrales de la Edad Moderna»; R. Salicrú, Esclaus i propietaris d’esclaus a la Catalunya del segle XV; id., «Slaves in the professional and family life», entre otros; F. P. Guillén, «Trayectorias sociales de los libertos musulmanes y negroafricanos»; id.,«Barcelona a finales de la Edad Media»; J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs islàmics a Barcelona; A. Albacete, «Els lliberts barcelonesos del segle XV» , «Els lliberts a la Barcelona del segleXV».

3 Con las notables excepciones de V. Cortés, La esclavitud en Valencia durante el reinado de los Reyes Católicos; O. Vaquer, L’esclavitud a Mallorca; R. González, La esclavitud en Málaga, y A. Martín, La esclavitud en Granada, a las que hay que añadir, aunque en la vertiente atlántica, las contribuciones de A. Franco, La esclavitud en Sevilla y M. Lobo, La esclavitud en las Canarias Orientales; entre otras.

4 P. Ortí, «El Consell de Cent durant l’Edat Mitjana», p. 34.

5 J. M. Font, «La potestat normativa del municipi català medieval», p. 135.

6 R. d’ Abadal et alii, Usatges de Barcelona, cap. xxi, cxvi y cvii, pp. 10 y 52-53, respectivamente.

7 C. Verlinden, L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, pp. 131-133.

8 C. Batlle, «Els esclaus domèstics vers 1300», p. 269.

9 C. Batlle, «Els esclaus domèstics vers 1300», p. 269, quien cita, a su vez, F. Carreras, «Ordinacions urbanes de bon govern a Catalunya», pp. 301 y 309. La ordenanza, cuyo texto original desconozco, castigaba a los esclavos que trataban de huir, a los que practicaban la alcahuetería y a quienes vendían bienes, así como a los cristianos y judíos libres que les ayudaban en la huida, les compraban bienes o les prestaban dinero.

10 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-1, fº 6v. 1301, diciembre, 9; fº 81r. 1303, enero, 4; F. Roca, La regulación de la vida ciudadana, p. 473; J. Mutgé, «Les ordinacions del municipi de Barcelona», p. 250.

11 Como la prohibición de guardar bienes de esclavos, AHCB, CC, Llibre del Consell, I-6, fº 9r. 1320, enero, 21; F. Roca, La regulación de la vida ciudadana, p. 474; J. Mutgé, «Les ordinacions del municipi de Barcelona», p. 250. A partir de entonces, la ordenanza fue repetida en sucesivas ocasiones con pequeñas modificaciones (en 1321, por ejemplo, se ordenó que la prohibición de caminar libremente afectase tanto de día como de noche (AHCB, CC, Llibre del Consell, I-7, fº 6v. 1321, diciembre, 21) y, en 1325, se corrigió la norma para eximir a los esclavos que lo hicieran por encargo del propietario (AHCB, CC, Llibre del Consell, I-9, fº 8r. 1325, diciembre, 5) hasta, por lo menos, 1366: AHCB, CC, Llibre del Consell, I-10, fº 9r. 1327, enero, 19; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-12, fº 10r. 1331, diciembre, 7; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-16, fº 38r.-v. 1343, diciembre, 6; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-17, fº 56v. 1345, abril, 7; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-18, fº 14r. 1350, febrero, 20; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, fº 91v. 1357, marzo, 9; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-21, fº 23v. 1361, febrero, 25; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-22, fº 25r. 1366, agosto, 20; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-23, fº 25v. 1366, diciembre, 23.

12 Como, por ejemplo, I. Origo, «The Domestic Enemy: The Eastern Slaves in Tuscany», p. 324; P. Guatdicci et alii, I servitori domestici della casa borghese, pp. 78 y ss., y P. Bernardi, «Esclaves et artisanat: une main-d’œuvre étrangère», pp. 84 y 90.

13 C. Verlinden, L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, pp. 437-440. Véase, también, en R. Salicrú, «L’esclau com a inversió?», p. 41.

14 Véase R. Salicrú, «L’esclau com a inversió?», pp. 37-47.

15 AHCB, C, Miscel.lània, 13 (C-V-13), documento sin datar, aunque en la parte superior del folio, y con letra posterior, aparece la inscripción «1400? Sclaus»; J. Mutgé, «Les ordinacions del municipi de Barcelona», pp. 263-264; R. Salicrú, «Entre el reclam de les terres islàmiques», pp. 112-113, «L’esclau com a inversió?», p. 43; T. Vinyoles, «Integració de les llibertes a la societat barcelonina baixmedieva», p. 595, para quien el documento se redactó hacia 1390. Por otro lado, desconocemos si, finalmente, esta petición acabó siendo publicada como ordenanza.

16 Transcrito en R. Salicrú, «Entre el reclam de les terres islàmiques», pp. 130-134; AHCB, C, Misceŀlània, 13 (C-V-13), documento sin datar, aunque en la parte superior del folio, y con letra posterior, aparece la inscripción «1405? Sclaus».

17 M. T. Ferrer, «Esclaus i lliberts orientals», pp. 168-169; a los que se sumaban sardos procedentes de las constantes revueltas contra el dominio catalán en Cerdeña (ibídem, pp. 172-173; véase, también, C. Livi, Sardi in schiavitu nei secoli XII-XV), griegos esclavizados a partir de la expansión mediterránea catalana (véase en D. Duran, «La Companyia Catalana i el comerç d’esclaus»), y algunos cristianos orientales de Egipto y Siria, llamados de la centura, vendidos en los primeros años del siglo XV (M. T. Ferrer, «Esclaus i lliberts orientals», pp. 169-171).

18 J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, pp. 49-50.

19 M. T. Ferrer, «Esclaus i lliberts orientals», pp. 188-189.

20 Transcrito en L. Camós, «Nota relativa a esclavos orientales en Barcelona», p. 128. Véase, también, en L. Camós, «Tres estampas de la esclavitud en Barcelona», pp. 81-82.

21 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-21, ffº 23v-24r. 1361, febrero, 25.

22 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, fº 92v. 1357, marzo, 9. Hernando transcribe una ordenanza anterior, de 1332, que prohibía a las personas libres jugar con esclavos a juegos «hon diners vanie», J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, p. 227.

23 W. D. Phillips, La esclavitud desde la época romana hasta los inicios del comercio transatlántico, pp. 42-43; M. I. Finley, Esclavitud antigua e ideología moderna, pp. 131-132.

24 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, fº 92v. 1357, marzo, 9.

25 Véase la n. 15 (p. 104).

26 Sobre la talla, sistema de auto-rescate condicionado parecido a la coartación/coartaçâo del ámbito hispano-luso, véase J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, pp. 203-223.

27 AHCB, C, Miscel.lània, 13 (C-V-13), documento sin datar.

28 AHCB, CC, Ordinacions, IV-1, fº 10r.-v. 1359, agosto, 8; fº 30r.-v. 1363, agosto, 11; fº 58r.-v. 1373, mayo, 5.

29 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, ff. 137r-138v. 1359, enero, 14, disposición que acabó provocando las reclamaciones de libres y libertos casados con esclavas en talla. El 16 de agosto de ese mismo año, el consistorio modificó la norma para que las esclavas que se encontrasen en esa situación pudieran permanecer en la ciudad; véase, también, en J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, p. 224.

30 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-16, fº 38r. 1343, noviembre, 6; F. Roca, La regulación de la vida ciudadana, p. 477; J. Mutgé, «Les ordinacions del municipi de Barcelona», pp. 247-248.

31 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-18, ffº 14r-15r. 1350, febrero, 20; F. Mie, La regulación de la vida ciudadana, pp. 480-483; J. Mutgé, «Les ordinacions del municipi de Barcelona», pp. 249-250. Además, también se obligaba la entrega al veguer de los esclavos capturados en intento de fuga para que fuesen ajusticiados: ahorcados, si eran griegos o estaban bautizados, arrastrados y luego colgados, si eran musulmanes. El propietario, si había registrado al esclavo y había denunciado su huida en el plazo máximo de un día, tendría derecho a cobrar el precio declarado de los bienes de los esclavos registrados en el manifiesto o de los de sus propietarios. Asimismo, el veguer podría expedir salvoconductos con los que los esclavos podrían circular libremente, aunque se establecían severos castigos para aquellos que, aprovechando el documento, tratasen de escapar. Por último, la disposición también preveía duros castigos a los libres de nacimiento que intentasen apoderarse de un esclavo en fuga o que probasen de sacar de Barcelona un esclavo sin el consentimiento de su dueño.

32 AHCB, CC, Llibre del Consell, I-19, ffº 91r-92v. 1357, marzo, 9 (también citada en J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, p. 224); AHCB, CC, Llibre del Consell, I-20, ffº 137r-138v. 1358, enero, 5; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-22, ffº 24v-25r. 1366, agosto, 20; AHCB, CC, Llibre del Consell, I-23, ffº 24v-26r. 1366, diciembre, 23. Si la normativa de 1350 establecía duros castigos para los esclavos fugados que, en numerosas ocasiones, implicaban la pena capital, paulatinamente las puniciones fueron suavizándose hasta que, en 1366, el castigo corporal quedó a discreción del propietario. Sobre la ayuda prestada a fugitivos, véase J. Miret, «La esclavitud en Cataluña», pp. 49-54, y R. Salicrú, Esclaus i propietaris d’esclaus a la Catalunya del segle XV, pp. 39-40.

33 Ordenanza anteriormente mencionada en la n. 16 (p. 105).

34 El propietario que quisiera beneficiarse del seguro debía denunciar, inmediatamente, la fuga de su esclavo, y tendría derecho a ser compensado por los aseguradores si su esclavo no era recuperado en dos meses. Sin embargo, el propietario que hubiese recibido la indemnización y cuyo esclavo hubiese sido posteriormente capturado, estaba obligado a retornar la compensación. Los castigos corporales -50 azotes para el esclavo fugado, 100 si volvía a reincidir y ser colgado si escapaba tres veces-quedaba a discreción de los aseguradores. Si los esclavos quedaban maltrechos o llegaban a morir, los aseguradores no estarían obligados a compensar con sus bienes a los propietarios, sino que podrían exigir 6 dineros a cada uno de los dueños para hacer frente a las indemnizaciones; véase, más detalladamente, en R. Salicrú, «Entre el reclam de les terres islàmiques», pp. 114-119.

35 Tratando de evitar, de algún modo, la ayuda directa o indirecta que los esclavos en fuga podían obtener. El origen de la ordenanza se encuentra, probablemente, en la petición a la que nos hemos referido anteriormente, en la que los barceloneses demandaban que se prohibiese a taberneros y vendedores de vino «dar ne vendre vin dins lur casa ne […] acullir en lurs cases sclaus o sclaves de negun», demanda que, esta vez sí, acabó siendo publicada en forma de ordenanza. Por otro lado, el consumo de alcohol entre la población esclava, habitualmente relacionado con las apuestas en el juego y las peleas, parece haber sido un problema que no solamente preocupó al gobierno municipal de Barcelona. Sevilla y Málaga, por ejemplo, disponen de normativas similares (A. Franco, La esclavitud en Sevilla, p. 216; R. González, La esclavitud en Málaga, pp. 162-163) y, en Valencia, el alcoholismo entre los esclavos, si bien parece ser que no estaba tan extendido como en las dos ciudades andaluzas, también se documenta (F. J. Marzal, La esclavitud en Valencia durante la baja Edad Media, pp. 997, 1016, 1082 y 1086).

36 AHCB, CC, Ordinacions, IV-2, fº 53r. 1394, marzo, 27; fº 65v. 1396, diciembre, 9; fº 73 r. 1397, noviembre, 24.

37 AHCB, CC, Ordinacions, IV-2, fº 59v. 1396, abril, 18.

38 Sobre el aprovechamiento laboral de los esclavos y su regulación normativa, véase R. Salicrú, «Slaves in the professional and family life», pp. 327-333.

39 R. Salicrú, «Slaves in the professional and family life», pp. 330-331; AHCB, CC, Ordinacions, IV-4, fº 33r. 1432, agosto, 11.

40 AHCB, CC, Ordinacions, IV-3, fº 23r. 1401, noviembre, 22; fº 50v. 1402, noviembre, 29; y fº 128r. 1405, agosto, 25.

41 AHCB, CC, Ordinacions, IV-4, ffº 5v-6r/7v-8r. 1414, julio, 7; AHCB, CC, Ordinacions, IV-6, ffº 2v-3r. 1433, mayo, 11.

42 AHCB, CC, Ordinacions, IV-6, ffº 18r-v. 1434, marzo, 13.

43 Repetida, desde 1440 en adelante, en AHCB, Ordinacions, IV-6, fº 91r. 1440, febrero, 4; AHCB, Ordinacions, IV-7, fº 34v. 1446, diciembre, 7; fº 63r. 1451, marzo, 8; AHCB, Ordinacions, IV-7, fº 116v. 1455, febrero, 13; AHCB, Ordinacions, IV-7, ffº 130r-v. 1456, febrero, 5; AHCB, Ordinacions, IV-8, fº 14r. 1459, enero, 25.

44 Las cifras son las calculadas por R. Salicrú en «L’esclau com a inversió?», p. 37, n. 5, en base al registro de esclavos de la Guarda d’Esclaus de Catalunya, de la que hablaré a continuación, donde figuran 1.379 esclavos varones en la ciudad de Barcelona, y a la ratio mujer/hombre apuntada por C. Verlinden para toda Cataluña (L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, p. 453), que estima, para la primera mitad del siglo XV, una media ligeramente superior a 1,5:1 (concretamente, 3:1 en 1411, 2,66:1 en 1424, 2,5:1 en 1441, 1:1 en 1442 y 2,5:1 en 1445). Por otro lado, Verlinden aventura, para todo el Principado, una cifra de 4.375 esclavos a partir de la ratio 1,5:1 (ibídem, p. 432) y, además, considera que el número debía ser superior debido a la negligencia cometida por numerosos propietarios que no pagaron las primas del seguro obligatorio que establecía la Guarda (p. 430, n. 743).

45 R. Salicrú, Esclaus i propietaris d’esclaus a la Catalunya del segle XV, p. 17. Todos los propietarios deberían asegurar a sus esclavos varones contra el riesgo de fuga, haciendo constar su edad y su valor económico, y pagar la prima calculada en relación proporcional al valor atribuido: 1 florín de oro por cada 1.000 sueldos de valor y por cada esclavo mayor de 14 años. Cuando un esclavo se diera a la fuga, su dueño debería notificarlo a las autoridades para iniciar la búsqueda. Si la denuncia no se hacía correctamente, la Generalitat se desentendería de las obligaciones contraídas en el seguro; contrariamente, debería hacer frente a los gastos generados de persecución, captura y repatriación del fugitivo. La Generalitat disponía de un plazo de dos meses para encontrar el esclavo; en caso de hacerlo más tarde, el propietario sería compensado con el precio declarado y la Generalitat pondría a la venta el esclavo, en la que el propietario tendría preferencia. Los fugitivos capturados serían azotados, los mayores de 10 años podrían ser marcados con fuego en la oreja izquierda y la Guarda compensaría a los propietarios por los daños. Finalmente, la Generalitat se desentendería de las fugas fuera de su jurisdicción; véase en R. Salicrú, Esclaus i propietaris d’esclaus a la Catalunya del segle XV, pp. 19-22.

46 Como la mayoría de los esclavos fugados eran berberiscos blancos y loros, se pagaría por cada esclavo sarraceno que no superase las 50 libras 2 florines de oro por cada 1.000 sueldos de valor y, si superaba las 50 libras hasta un máximo de 60,3 florines de oro. El resto de esclavos pagaría 1,5 florines de oro por cada 1.000 sueldos de valor. El valor asegurado de los esclavos en talla correspondería al montante de la talla y se calcularía con los mismos criterios. Los esclavos que durmieran en casa ajena a la del propietario quedaban excluidos del seguro, y el plazo para encontrar a los fugitivos se ampliaba a cuatro meses. Finalmente, se reducía el término para cursar las denuncias a la mitad y, cuando los esclavos fuesen capturados y castigados, la Guarda no se haría cargo de los daños; véase en R. Salicrú, Esclaus i propietaris d’esclaus a la Catalunya del segle XV, pp. 35-37.

47 Desde entonces, los recaudadores y guardas de las entradas y salidas del General y los recaudadores de la bolla de todo el Principado podrían capturar a los prófugos, esclarecer de dónde procedían y hacérselo saber al diputado local de la veguería, que se pondría en contacto con el propietario. Para recuperar el esclavo, el dueño debería pagar a quien lo hubiera capturado 4 florines de oro más gastos. Por otro lado, se insistía a los patrones de naves, barcos y embarcaciones menores la necesidad de redoblar la vigilancia ante las fugas por mar, y se les ordenaba exigir albarán expedido por los diputados principales o locales a quienes quisieran enrolarse y que fueran de las naciones de las que eran los esclavos del Principado. Finalmente, para dificultar la huida terrestre, se prohibía a los taberneros alojar esclavos o venderles vino o comida en la calle, y castigaba severamente a cualquier persona que cruzara esclavos por los ríos Ebro y Cinca.; véase en R. Salicrú, Esclaus i propietaris d’esclaus a la Catalunya del segle XV, pp. 60-64.

48 Exceptuando una ordenanza publicada en la década de 1480 en la que las autoridades de la ciudad recordaban la obligación de encadenar y guardar cualquier barca, laúd o esquife que se hallase en la costa de la ciudad; AHCB, C, Miscel.lània, V-13/3.10, sin datar, aunque el documento cuenta con una anotación, en el margen superior derecho, en la que aparece «1480?». No obstante, considero que debe situarse a finales de 1486 a tenor de la deliberación que, en ese mismo año, insistía en que en los «dies passats eren fugits molts sclaus e catius d’aquesta ciutat, donant-hi causa los leüts e barques que de nits stan soltes e en manera que fàcilment se poden pendre» ; AHCB, CC, Deliberacions, II-28, fº 180r. 1486, noviembre, 27.

49 AHCB, CC, Ordinacions, IV-6, ff. 1v.-3r., 1433, mayo, 5; J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, pp. 117-119; J. Mutgé, «Les ordinacions del municipi de Barcelona», pp. 256-258; C. Verlinden, L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, p. 477.

50 El texto incluía un listado en el que se consideraban graves las enfermedades que afectaban al sistema nervioso (esquizofrenia, locura, epilepsia), al aparato respiratorio (bronquitis, asma, tuberculosis), a las extremidades (ciática, gota), a las manos (quiragra) y a los pies (podagra), las cardiovasculares y las que afectaban exclusivamente a las mujeres, como las que provocaban trastornos en la menstruación o en el cuello de la matriz (J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, pp. 120-133, e «L’estat físic dels esclaus: malalties i defectes», pp. 426-439). Véase, para el caso de Valencia, los pleitos planteados ante el justicia civil por enfermedades no declaradas en F. J. Marzal, La esclavitud en Valencia durante la baja Edad Media, pp. 939-956.

51 Para esta cuestión, véase J. Hernando, Els esclaus islàmics a Barcelona: blancs, negres, llors i turcs, pp. 107-133, «L’estat físic dels esclaus: malalties i defectes», pp. 415-423, e «La redhibició i l’evicció en els contractes de compra-venda d’esclaus», pp. 229-248.

52 AHCB, CC, Ordinacions, IV-5, ffº 5r-7r. 1433, julio, 24.

53 Parece ser que el origen de estos cuestionarios se encuentra en los interrogatorios que los oficiales reales realizaban, por lo menos desde principios del siglo XIV, a los prisioneros de guerra musulmanes apresados por corsarios y que servían para esclarecer si eran de pueblo enemigo, con lo que se les declaraba de buena guerra, o neutral, lo que valía su libertad (J. M. Ramos, El cautiverio, pp. 123-127). Por otro lado, sabemos que estas confesiones también se realizaban en algunas ciudades italianas con cuestionarios prácticamente idénticos (V. Cortés, La esclavitud en Valencia durante el reinado de los Reyes Católicos, p. 69, n. 5) y que, en Valencia, al menos desde 1409, existió un cuestionario similar al de Barcelona (J. Hinojosa, «Confesiones y ventas de cautivos en la Valencia de 1409», y F. J. Marzal, La esclavitud en Valencia durante la baja Edad Media, p. 904, n. 3).

54 «Per tal de provehir que alguna persona francha no sie detenguda en captivitat, e per squivar plets, qüestions, treballs e despeses, los quals succehexen e multipliquen tots jorns per la dita rahó».

55 Como el de diciembre de 1396, cuando algunas esclavas, inducidas por terceros, se refugiaron en el palacio episcopal donde encontraron abogado que las defendió en su reclamación de libertad (AHCB, CC, Llibre del Consell, I-27, ffº 64v-65r. 1396, diciembre, 14; ffº 70v-71r. 1396, diciembre, 29; fº 90r. 1397, abril, 25; véase, más detalladamente, en I. Armenteros, «“Si tu non delinquiris”», p. 999, n. 86; M. T. Ferrer, «Esclaus i lliberts orientals», p. 180; T. Vinyoles, «Integració de les llibertes a la societat barcelonina baixmedieval»). En 1433 se decidió zanjar la cuestión prohibiendo a toda persona aconsejar o inducir a ningún esclavo a demandar libertad contra justicia en cualquier corte, civil o eclesiástica. Si los esclavos no conseguían la libertad, considerando que habían sido aconsejados por terceros, sus «cullidors, apartadors, inductors e conselladors» serían azotados como castigo. Por otro lado, véase, para Valencia, el estudio de las proclamaciones de libertad planteadas ante el justicia civil en F. J. Marzal, La esclavitud en Valencia durante la baja Edad Media, pp. 922-938.

56 La ordenanza incluía una minuciosa casuística. Un esclavo que hubiese sido declarado de buena guerra y, posteriormente, reclamase libertad y la ganase por derecho, en tal caso, y teniendo en cuenta que la primera declaración había sido fraudulenta, no podría disfrutar de la libertad obtenida hasta haber satisfecho el precio pagado por su dueño cuando lo adquirió, incluyendo los gastos del proceso. Si no podía hacer frente al pago, debería servir a su propietario durante un tiempo arbitrado por el baile o por dos prohombres elegidos por el consejo de la ciudad e, incluso, podría ser vendido por su dueño a terceros siempre y cuando quedase garantizada su libertad una vez expirado el período de servicio. Contrariamente, si se podía probar que el esclavo había sido obligado a «confessar que era de tal regne del qual podia ésser captivat justament», el vendedor no sólo tendría la obligación de recompensar al comprador sino que también debería «satisfer a l’esclau o esclava tots los dans e la injúria que l dit esclau o esclava haurà rehebuts per la dita occasió».

57 Conclusión a la que ya llegó C. Verlinden, L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, para los esclavos de origen eslavo (p. 335), para circasianos y tártaros (pp. 340-345), y para balcánicos (pp. 350-356). Por otro lado, F. Guillén documenta un millar de actas notariales relativas a esclavos y libertos negros, musulmanes o sin calificación religiosa del vaciado selectivo de tan sólo cinco notarios barceloneses, concretamente Joan Nadal (1389-1399), Gabriel Canyelles (1399-1410), Simó Carner (1408-1422), Bernat Pi (1411-1416) y Antoni Brocard (1408-1445) (F. P. Guillén, «Barcelona a finales de la Edad Media», pp. 23-24), lo que no hace más que apoyar dicho incremento.

58 Para el caso de Caffa y la desaparición de genoveses y otros latinos de las redes comerciales de esclavos del Mar Negro a partir de 1454, véase M. Balard, «Esclavage en Crimée et sources fiscales génoises», especialmente las pp. 84 y 85.

59 C. Verlinden certifica su desaparición durante los primeros años de 1460: la de eslavos, en 1462 (L’esclavage dans l’Europe médiévale, I, p. 339), circasianos, en 1457 (ibíd., p. 343) y tártaros, en 1461 (p. 347), mientras que los balcánicos habrían dejado de llegar a la ciudad en 1445 (p. 356).

60 Se trata de la venta de una esclava rusa, AHPB, Bartomeu Torrent, 256/14. 1499, julio, 6. Durante las dos última décadas del Cuatrocientos, he podido documentar las ventas de otros tres esclavos rusos (AHPB, Pere Benet Jornet, 252/1. 1486, abril, 10; AHPB, Pere Triter, 239/11. 1492, diciembre, 24), de una circasiana (AHPB, Guillem Jordà, menor, 216/36. 1492, enero, 29) y de tres tártaros (AHPB, Guillem Jordà, menor, 216/20. 1482, mayo, 18; AHPB, Dalmau Ginebret, 219/13. 1481, febrero, 20; AHPB, Francesc Terrassa, 174/27. 1482, enero, 10).

61 J. Sobrequés, Història de Barcelona, p. 214.

62 Remito, ahora y en adelante, y a no ser que se especifique lo contrario, a los datos que aporto en I. Armenteros, «Un caso de reestructuración de redes comerciales».

63 A. Franco, La esclavitud en Sevilla, pp. 140-146; R. González, La esclavitud en Málaga, p. 67 y gráfico 2, y V. Cortés, La esclavitud en Valencia durante el reinado de los Reyes Católicos, pp. 60-61 y gráfico 2.

64 Que proceden del vaciado sistemático llevado a cabo en el AHPB, donde se halla más del 90% de la documentación notarial conservada, y a falta de completar el análisis de algunos registros depositados en otros archivos barceloneses, lo que por fuerza modificará, aunque levemente y al alza, las cifras aquí propuestas.

65 A. Franco, La esclavitud en Sevilla, pp. 132-133.

66 R. González, La esclavitud en Málaga, p. 53, gráfico 1.

67 De los que cerca de 5 000 eran negroafricanos. Me remito, aquí, a los datos de V. Cortés, La esclavitud en Valencia durante el reinado de los Reyes Católicos, gráfico 1, pp. 58-59, que obtiene a partir del análisis de los libros de cuenta del Maestre Racional de Valencia, y no de instrumentos notariales de compraventa. Por otro lado, cabe señalar que el intercambio de posiciones entre Valencia y Barcelona en el mercado peninsular de esclavos es incontestable. A pesar de que los datos provengan de fuentes documentales de distinta naturaleza y deban ser prudentemente contrastados (para el caso catalán, el censo de la población esclava masculina, para el valenciano, actas notariales de compraventa) recordemos que, en 1424, la población estimada de esclavos en la ciudad catalana era de entre 4 000 y 5 500 individuos mientras que en Valencia, en el período comprendido entre los años 1375 y 1425, son documentadas un total de 1 275 operaciones de compraventa de esclavos (F. J. Marzal, La esclavitud en Valencia durante la baja Edad Media, p. 456), relación que se invierte a fines del siglo XV y principios del XVI.

68 Prohibición de que ningún esclavo ejerza a cuenta propia como panadero (AHCB, CC, Ordinacions, IV-10, fº 63r., 1474, octubre, 4; P. Bonnassie, La organización del trabajo en Barcelona, p. 102.); admisión de los esclavos en la cofradía de los barqueros (AHCB, CC, Ordinacions, IV-10, ffº 183v-184r. 1480, julio, 4; P. Bonnassie, La organización del trabajo en Barcelona, p. 100); prohibición de que nadie, excepto manteros, pueda usar esclavos de su propiedad en dicho oficio (AHCB, CC, Ordinacions, IV-11, fº 119v. 1490, agosto, 31); obligación de que los esclavos empleados como tintoreros paguen la tasa correspondiente al ingresar en la cofradía (AHCB, CC, Ordinacions, IV-11, fº 178r. 1498, febrero, 4), y disposiciones sobre la responsabilidad del propietario ante los daños que el esclavo empleado como batidor pueda realizar en el proceso de fabricación de paños (AHCB, CC, Ordinacions, IV-12, fº 17r. 1499).

69 AHCB, CC, Ordinacions, IV-11, ffº 192v-193r. 1498, febrero, 4; AHCB, CC, IV-13, ffº 77r-v. 1514, enero, 2; ffº 93v-94r. 1514, abril, 17.

70 AHCB, CC, Ordinacions, IV-11, fº 40v. 1483, septiembre, 11; AHCB, CC, Ordinacions, IV-13, fº 120r. 1515, agosto, 31.

71 Aunque desde el terreno de lo hipotético, hay varios indicios que podrían estar indicando una relación directa entre este tipo de ordenanzas y la posible ocupación laboral de los esclavos en tareas agrícolas y hortícolas. En primer lugar, el momento en el que aparecen por primera vez es más o menos coetáneo con las quejas de los habitantes de la ciudad frente a los inmoderados salarios exigidos por braceros y jornaleros libres, lo que justificaba el aumento de los esclavos en la ciudad y su presumible utilización en tareas agrícolas para revertir la situación. En segundo lugar, a partir de 1470 disminuyen las ordenanzas que regulan la participación laboral de los esclavos y las pocas que lo hacen solamente se refieren a oficios donde la destreza técnica es prescindible (panaderos, barqueros, manteros, tintoreros y batidores). Y, en tercer lugar, prácticamente no se documentan, a finales del siglo XV y principios del XVI, esclavos o libertos negros de los que se pueda afirmar que se dedican a un oficio artesano.

72 ACA, RC, reg. 3298, ffº 2r-5v. Barcelona, 1455, marzo, 20. El documento también se cita en F. P. Guillén, «Trayectorias sociales de los libertos musulmanes y negroafricanos», p. 641, n. 82, y «Barcelona a finales de la Edad Media», p. 40, n. 49. Véase, también, I. Armenteros, «Social and Cultural Identity of Slaves». Finalmente, puedo y debo citar íd., «Un precedente ibérico de las cofradías», de próxima publicación.

73 AHCB, CC, Ordinacions, IV-12, fº 179r. 1508, junio, 20, y AHCB, CC, Deliberacions, II-39, fº 32v., 1508, junio, 20. Sobre las procesiones de cofradías y oficios en la Barcelona bajomedieval, véase M. Raufast, «“E vingueren los officis e confraries”».

74 D. Sancho, «La esclavitud en Barcelona en los umbrales de la Edad Moderna», p. 242.

Auteur

Institución Milá y Fontanals, CSIC-Barcelona

© Casa de Velázquez, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search