Version classiqueVersion mobile

Le sentiment national dans l’Europe méridionale aux xvie et xviie siècles

 | 
Alain Tallon

Résumés

Resúmenes

Texte intégral

1Tamar Herzog
Ser español en un mundo moderno y trasatlántico
El artículo se centra en la manera de identificar a los extranjeros y de distinguirlos de los nativos (por otro lado llamados «españoles»). Al analizar la situación en Castilla y América en la época moderna hasta las guerras de independencia me propongo en primer lugar examinar la relación entre los debates sobre el estatuto del nativo en Castilla (hasta el siglo xvii) y en España (en el siglo xviii), así como su implantación y su evolución en la América española; y en segundo lugar demostrar la compleja naturaleza de las categorías de pertenencia en la época moderna. Dichas categorías distinguían claramente a los vasallos de los nativos, y sostenían que la concesión de derechos y de privilegios en el reino dependían de la naturaleza (el estatuto del nativo) y no del vasallaje. Así, terminaron por establecer una relación directa entre pertenencia local (vetindad) y naturaleza. La evolución en América confirma estas conclusiones y demuestra que en las colonias se utilizaron los criterios castellanos de forma diferente en algunos aspectos y de forma similar en otros.

2Arlette Jouanna
El tema de la libertad francesa en las controversias políticas durante las guerras de Religión
En la segunda mitad del siglo xvi la división religiosa suscitó en Francia un cuestionamiento sobre la identidad francesa y sobre su capacidad para resistirse a los impulsos de fragmentación. A partir del viejo tema de la «libertad franca», caracterizada en el exterior por la independencia frente a las potencias europeas, y en el interior por el requisito de consentimiento de los súbditos para los impuestos, algunos pensadores intentaron forjar un sentimiento nacional susceptible de trascender las diferencias confesionales. Se pueden distinguir tres etapas en la forja de la imagen del «buen francés»; el argumento formulado por los conjurados de Amboise en 1560, que incriminaba la tiranía de los Guisa, esos «extranjeros» que pretendían desnaturalizar las leyes del reino; los alzamientos del príncipe de Condé en 1567 y 1568, legitimados por la defensa del «bien público» entendido como patrimonio nacional; por último, la polémica consiguiente a la noche de San Bartolomé, en la que se acusaba a los consejeros italianos del rey de querer abolir la libertad de los franceses. Estos intentos, que pretendían fundamentar la identidad francesa en el amor a la libertad, decaen al término de las guerras civiles dando paso a otra imagen del «buen francés» que se definirá por su obediencia al rey.

3Gianvittorio Signorotto
Identidad e intereses en la Italia de los potentados
La colaboración considera la Italia de los antiguos Estados a la luz de las actuales reflexiones sobre la «construcción» de la identidad que, en general, no se ocupan de las especificidades culturales y políticas del Antiguo Régimen. La atención, no se dirige aquí al problema del sentimiento de pertenencia italiana en contraposición con otras nacionalidades; más bien se concentra sobre las distintas percepciones identitarias que coexisten en los contextos históricos de la afirmación de las dinastías renacentistas y de la siguiente «época española». El sentido de pertenencia que se expresa a nivel social en el microcosmos de las asociaciones corporativas y en las confraternidades (ambas connotadas profundamente por el sentimiento religioso y por las prácticas devotas) se encuentra en estrecha relación con la dinámica de afirmación de nuevas identidades bajo el impulso de los patriciados urbanos y de los poderes principescos. Para dar cuenta de esta complejidad, es necesario remontarse a aquellas memorias basadas en tradiciones religiosas, políticas y administrativas a menudo desdeñadas por una historiografía concentrada en las cuestiones de la conciencia nacional y de la edificación del «Estado moderno». Bajo esta luz, la acción de la dinastía principesca para afirmar un nuevo «cuerpo» político unitario finge dialogar con los sentimientos de pertenencia y los intereses de las representaciones ciudadanas o territoriales, en un proceso de recíproca consolidación (especial atención merece la política extranjera como ámbito de afirmación de la soberanía). Los Estados regionales de la península, consiguen de esta manera una estabilidad política de largo alcance, a pesar de episodios de resistencia a veces de gran importancia. Por último, se considera el vínculo fisiológico que ligaba a la Sede apostólica las casas reinantes y las aristocracias italianas; éstas se caracterizan también por una identidad «romana» que se perpetua a pesar de los intermitentes conflictos jurisdiccionales, con importantes consecuencias políticas.

4Jean-Pierre Dedieu
Cómo forja el estado la nación. España del siglo xvi a comienzos del siglo xix
¿Cómo se formó el actual territorio de España? Más que por agregación, por segregación. La España actual es lo que queda de la monarquía hispánica una vez que se le han amputado Portugal, Países Bajos, Italia y, por último, América. La unidad de ese núcleo residual se fundamenta en la intensidad de los lazos directos que las elites residentes en él pudieron establecer con el soberano. Directos gracias al tamaño del territorio, que permitía prescindir de intermediarios (a diferencia de lo que ocurría en Italia o América). Estos intensos vínculos atenuaron progresivamente las fronteras de los reinos, que se habían mantenido bastante vivas, hasta el punto de que hubo que esperar a la Restauración para que una constitución denominase al soberano rey de España y no de las Españas.

5Bertrand Haan
La afirmación de un sentimiento nacional español frente a Francia a comienzos de las guerras de Religion
A lo largo de su reinado, Felipe II reforzó el sentimiento nacional en sus reinos españoles explotando su rivalidad con Francia. Aprovechando las revueltas civiles y religiosas de la monarquía vecina, se esforzó en presentarse como el primero entre los príncipes cristianos y como el único soberano que verdaderamente luchaba contra el protestantismo, fomentando el sentimiento de pueblo elegido entre sus súbditos españoles. Su relativo éxito no debe interpretarse, sin embargo, como resultado exclusivo de los esfuerzos del poder real, Parece explicarse también por reacciones, en gran medida espontáneas, de xenofobia y rechazo hacia un pueblo francés contaminado por la herejía. Históricamente, además, fue en la frontera, en Navarra, Aragón y Cataluña, donde primero se forjó una identidad basada en la resistencia a la monarquía francesa. Parece pues que, para que se constituya una identidad nacional, su definición en el plano individual o regional debe coincidir con la formulación que propone el poder real; sólo puede nacer de su interacción, y no de una iniciativa promovida por los círculos dirigentes.

6Jean-François Dubost
Cuestiones identitarias y políticas de una polémica. Franceses, italianos y españoles en los libelos publicados en Francia en 1615
Los libelos publicados en Francia con ocasión de los enlaces matrimoniales españoles de 1615 contribuyeron a reforzar un sentimiento de identidad francés. La regencia de María de Médicis, periodo de fuerte expansión panfletaria, constituye asimismo un momento decisivo en la gestación de una verdadera opinión pública: los libelos publicados en 1615 tienen un impacto real en la manera en que los franceses se ven en oposición a sus vecinos latinos. Los estereotipos que transmiten esos textos presentan a españoles e italianos a la vez como contrafiguras del «buen francés» y como modelos del «mal francés». Postulan una jerarquización de los pueblos fundada en una argumentación de tipo fisiognómico y mesológico que asimila a los franceses al pueblo noble por excelencia. En su doble calidad de extranjera y de mujer sometida a sus pasiones, denuncian a María de Médicis como principio corruptor introducido en el seno mismo de la monarquía. Al convertir a la reina madre en el reverso de la nación madre, los libelos de 1615 plantean ya el tema de la «anti-Francia», que cobrará una gran importancia en la literatura política posterior.

7Pablo Femández Albaladejo
Entre «godos» y «montañeses». Avatares de una primera identidad española
Españoles montañeses fue la expresión con la que, a partir del siglo xviii, se denominó genéricamente a los habitantes del Norte de España, particularmente dentro del espacio comprendido entre Asturias y la provincia de Guipúzcoa. La denominación implicaba una especie de carga sobreidentitaria, en el sentido de que, como ha escrito Julio Caro Baroja, esos españoles eran tenidos por «los más españoles de los españoles». Compitiendo cuando no desbancando a la tradicional identidad goda y reclamando la condición de foyer de España, los españoles montañeses o montesinos se harán con un espacio privilegiado dentro del imaginario identitario español del Antiguo Régimen. Impulsada por una militante historiografía, la provincia de Guipúzcoa y el Señorío de Vizcaya se convertirán en el reducto por excelencia de esos montañeses, dentro de un proceso cuya singularidad se acentuará aún más a raíz de los cambios políticos del siglo xviii y cuyas consecuencias se prolongarán hasta las guerras carlistas del siglo xix, Dado el completo contraste que ofrece esa caracterización en relación con la actual situación de esos territorios vascos, es cuestión que merece la atención de los historiadores.

8Jean-Frédéric Schaub
¿ Es el sentimiento nacional una categoría pertinente para comprender las adhesiones y los conflictos bajo el Antiguo Régimen?
La evidencia de la identidad nacional se ve hoy sometida a una doble ofensiva. En el plano político e institucional se han consolidado las escalas regional y europea, incluso en países que no son federales, como España o Gran Bretaña. En el piano de la investigación histórica, los grandes relatos de la génesis y de la consolidación del Esta donación compiten con otros enfoques de los procesos de politización y de socialización en las épocas moderna y contemporánea. Ahora bien, la crítica eficaz de las ilusiones del discurso nacional no puede satisfacer plenamente la necesidad de comprender las formas de adhesión a las estructuras colectivas. Desde este punto de vista, el caso español ofrece un ejemplo límite, en la medida en que los esfuerzos conjugados del regionalismo y de la crítica intelectual han terminado por excluir el término «España» del vocabulario espontáneo. Este estudio precisa el sentido que los hombres de los siglos xvi y xvii podían dar a las expresiones España, Great Britain y France. Propone reflexionar, por último, sobre las formas de identificación de la Europa occidental como depositaria de la civilidad en oposición a la barbarie externa.

9Adriano Prosperi
En los orígenes de una identidad nacional. Italia entre la antigüedad y los «bárbaros» en la historiografía del humanismo y de la Contrarreforma
En los orígenes de la idea y del sentimiento de italianidad, encontramos la tradición de una relación hereditaria nunca interrumpida con la Roma antigua. Esto permitió a Dante Alighieri incluir sin dificultad a Virgilio, a Catón y a Marco Aurelio, en la visión cristiana del más allá. La difusión de una herencia de mitos y de imágenes vinculada al epos troyano, se produce a través de canales aún no del todo explorados. Pero fue con la cultura humanística inaugurada por Francesco Tetrarca, cuando se abrió camino la idea de una Italia heredera de la grandeza romana y la conciencia de una fractura entre presente y pasado. A partir de aquí se desarrolló una historiografía moderna sobre Italia entre el 400 y el 500, dominada por dos temas: la decadencia de la antigua grandeza y la espera del renacimiento. Alrededor de estos temas se concentró una riquísima tradición historiográfica, con autores como Flavio Biondo, Leonardo Bruni, Lorenzo Valla. Estos fueron también los temas de la reflexión política e histórica de Maquiavelo en el momento más grave de la crisis italiana del 500. La reanudación de los estudios sobre la concreta realidad de Italia, se produjo en pleno 500 bajo el signo de la hegemonía papal y católica, como muestra la obra de fray Leandro Alberti.

10Cesare Vasoli
¿Unidad o desunión de italia? un historiógrafo de la Contrarreforma, Scipione Ammirato y su réplica a Maquiavelo
Scipione Ammirato fue un destacado literato, historiógrafo, pensador político de la época de la Contrarreforma, bien conocido de los estudiosos de los orígenes y de las evoluciones tardo-quinientistas de la razón de Estado. En esta prueba, se examina, sin embargo, sólo un pequeño grupo de testimonios recogidos y publicados en los Opúsculos (impresos y recopilados muchos años después de su muerte, entre el 1636 y el 1642) cuyo argumento era una polémica dirigida contra aquellas páginas de los Discursos donde Maquiavelo habría acusado a la Iglesia romana de haber sido el mayor obstáculo a la unificación de Italia bajo un poder político único, y por lo tanto, la responsable de su decadencia. Ammirato exponía las razones que, a su entender, desmentían tal juicio. Pero, sobre todo, insistía en la compleja explicación de las causas históricas que, después de la caída del imperio romano, habían provocado y mantenido después constantemente la división política de Italia, llegando a la conclusión de que una reunificación habría tenido gravísimas consecuencias, absolutamente negativas y extremadamente dañosas.

11Richard L. Kagan
Nación y patria en la historiografía de la época austriaca
Este ensayo analiza la manera en que los historiadores de los siglos xvi y xviii utilizaban tales términos como «nación», y «patria». Citando, entre otros, los escritos de Esteban de Garibay, Juan de Mariana, Antonio de Herrera y Tordesillas, junto con Jerónimo de Zurita y otros historiadores vinculados a la Corona de Aragón, demuestra que «nación» y «patria» no fueron conceptos opuestos. Más bien, intenta demostrar que, en manos de los historiadores de la época moderna, «nación» y «patria» eran términos maleables y empleados sin definiciones muy fijas. También eran utilizados para armonizar las relaciones entre «nación» –que solía estar vinculado con el concepto, todavía abstracto de España, o aún con la monarquía– y «patria», término conectado con los distintos reinos de Aragón, Castilla, Galicia, Valencia, etc.

12Chantal Grell
Annio de Viterbo y la novela de los orígenes en Francia y en España
Las genealogías fabulosas de Annio de Viterbo, publicadas en Roma en 1498, que permitían a las diferentes naciones europeas dotarse de antepasados que remontaban al diluvio, conocieron un desigual éxito en la Europa del siglo xvi, especialmente en Francia y España, países aqui considerados. Introducidas en Francia por Jean Lemaire de Belges a comienzos del siglo, tuvieron su hora de gloria con el florecimiento del mito galo en los años 1550-1560. En España, sin embargo, su éxito fue inmediato. Los veinticuatro reyes de Annio permitían no sólo simplificar una historia de los orígenes embellecida por muchas generaciones, sino que además constituían un argumento decisivo a favor de los españoles en su lucha por la primacía contra sus rivales franceses. Todos los historiadores se apropiaron de la lista sin prestarle demasiada atención. La crítica histórica, a pesar de las múltiples reservas enunciadas aquí y allá, tuvo poco efecto sobre las «invenciones» de Annio, ya que se trataba de una falsificación de «calidad» que respondía a los interrogantes de la época a la vez que satisfacía el orgullo de los diferentes Estados, que se veían autorizados desde entonces para afirmar su nobleza y su autonomía respecto a la historia romana y, más en general, su identidad frente a la Italia humanista.

13Gigliola Fragnito
«Zurai non legger mai più». Censura literaria y prácticas lingüísticas en la península italiana
A resultas de la difusión de la Reforma en Italia y del interés suscitado por el debate religioso en todos los estratos de la sociedad, Roma hizo de la inaccesibilidad del patrimonium fidei para las masas de creyentes un objetivo fundamental. La Inquisición y el Índice de los libros prohibidos erosionaron progresivamente los espacios conquistados por el vulgo, gracias a lo cual los laicos, clérigos y religiosos habían podido suplir la creciente ignorancia del latín. Decidida a arrancar dos principios sobre los cuales los protestantes fundamentaban la renovación espiritual –el conocimiento de la Escritura y la inteligibilidad de las prácticas religiosas– la Iglesia prohibió, además de la lectura de la Biblia y de los textos devotos de contenido bíblico, la redacción de comentarios bíblicos, de obras teológicas y de controversia en italiano. De esta manera acabó por alejar a los italianos, de una experiencia de fe consciente, y de un acercamiento personal al conocimiento de Dios, determinando algunos caracteres peculiares de la identidad religiosa, moral y civil de la nación. El ensayo reconstruye las etapas de un proyecto pedagógico que miraba al ejercicio de un control más penetrante de las mentes y de las conciencias de los fieles, reduciéndoles al papel de eternos niños.

14Sylvio Hermann de Francescht
Las irremediables rupturas de la cristiandad de la historia. Paolo Sarpi entre idea italiana e ideal cristianitario
El presente artículo pretende ser una contribución a la historia, aún por hacer, de la idea de cristiandad. Hemos elegido aquí abordar la cuestión de la Christianitas a través de un ejemplo, el de Paolo Sarpi (1552-1623), teólogo veneciano que, aun cuando nunca renunció oficialmente a su pertenencia confesional a la catolicidad, defendió posiciones antirromanas durante el conflicto del Interdicto veneciano (1606-1607). En su discurso, obsesionado por el fantasma de un pontificado postridentino henchido de teocracia, es patente la voluntad de acabar con una idea de cristiandad que ya lleva la marca de su inexorable caducidad. Así se esfuma el sueño cristianitario de comunidad salvífica para dar paso a una necesidad de seguridad colectiva fundada en el sistema del equilibrio de fuerzas. Para Sarpi, Christianitas es un concepto historiográfico, categoría fechada, pues, que nos remite a una realidad periclitada.

15Denis Crouzet
¿Mística real y «sentimiento nacional»? Las visiones del hermano fiacre de Sainte-Marguerite
Un manuscrito de 315 folios numerados, conservado en el departamento de manuscritos de la BNF, aporta un curioso relato «des visions et des songe et des révélasions de dieu et de la saincte vierge et des saincts et des ange et des homme dans leglise militant arivé en la personne de frere fiacre de saincte marguerite, augustin des chausse indigne». Denis Antheaulme, nacido el 21 de febrero de 1609, había entrado en religión el 20 de mayo de 1632; limosnero del convento de Notre-Dame des Victoires de Paris, vivió, en efecto, durante casi cinco décadas, en un universo visionario en cuyo centro se encontraba el rey Dieu donné, Luis XIV. Surge así otra imagen de la monarquía de la segunda mitad del siglo xvii, la de una monarquía maravillosa, milagrosa, aprehendida en el seno de un proceso de fusión mística entre el poder soberano y el pueblo al que gobierna. Luis XIV se impone como un nuevo Cristo, un rey nacido de la gracia, poseedor de una virtud que hace que los franceses no tengan más remedio que identificarse plenamente con su rey, viviendo para su gloria y su defensa en su compromiso contra los adversarios del Estado real. Las visiones del hermano Fiacre de Sainte-Marguerite evocan así el esbozo de una «conciencia nacional» que pretendía tomar fuerza de la emoción sagrada de una Francia gloriosa por los actos de una monarquía santa y providencial.

16Myriam Yardeni
Religión y sentimiento nacional en Francia en los siglos xvi y xvii
Hasta las guerras de religión, sentimiento nacional y catolicismo van a la par en Francia. El sentimiento nacional se asienta en la triple condición de elegidos del pueblo francés, del rey y del país. Como los hugonotes no pueden aceptar esa triple condición de elegidos colectiva y católica, harán en adelante hincapié en su patriotismo y su fidelidad al rey, y, tras la noche de San Bartolomé, también en sus derechos como súbditos naturales. En el siglo xvii, la condición de elegido y el patriotismo van cristalizándose cada vez con mayor fuerza en la figura del rey. Cuando el rey –y no sólo Francia– se convierte en «Muy católico», los protestantes, separados del rey y de la nación, ponen de manifiesto los motivos bíblicos del Reino celeste, del extranjero en su propia patria, del peregrino-viajero, con el fin de facilitar la separación que ya presienten.

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search