Version classiqueVersion mobile

Le sentiment national dans l’Europe méridionale aux xvie et xviie siècles

 | 
Alain Tallon

Nación y patria en la historiografía de la época austriaca

Nation and Fatherland in the Historiography of the Austrian Period

Nation et patrie dans l’historiographie de l’époque autrichienne

Richard L. Kagan

Résumé

On analysera ici l’emploi de termes tels que « nation » et « patrie » par les historiens des xvie et xviie siècles. À partir notamment des textes d’Esteban de Garibay, Juan de Mariana, Antonio de Herrera y Tordesillas, Jerónimo de Zúrita ainsi que d’autres historiens liés à la Couronne d’Aragon, on montrera que « nation » et « patrie » n’ont pas été des concepts opposés. Au contraire, dans l’usage des historiens de l’époque moderne, « nation » et « patrie » étaient des termes plastiques n’ayant pas de définition précise. On observe également une harmonisation progressive de « nation » – lié au concept encore abstrait d’Espagne, ou à celui de monarchie – et de « patrie », qui renvoyait aux différents royaumes d’Aragon, de Castille, de Galice, de Valence, etc.

Texte intégral

El ser español me obliga a desear y procurar todo lo que es honra y provecho de mi nación.
P. de R
ivadeneyra, .S. J.

  • 1 J.-P. Le Flem, «L’idée de nation en Espagne au xviie siècle». Otros estudios dedicados a las «patri (...)

1Hace diez años la revista francesa XVII e Siècle dedicó una edición especial al tema de «L’idée de la nation en Europe au xviie siècle». En esta edición Jean-Paul Le Flem, profesor de historia en la Sorbonne y antiguo secretario de esta Casa, publicó un ensayo sobre la España del siglo xvii. Usando un método «taxonómico», Le Flem distinguió entre los conceptos de nación (que definió como un concepto territorial), patria (lugar de nacimiento), y reino (un término legal). Explorando varios usos de estos términos, especialmente en diccionarios y textos legales, señaló que la idea de reino – término que identificaba con Castilla, Cataluña, Navarra, etc – precedía al concepto de nación, término que equiparaba con España y que, en su opinión, no surgió hasta el siglo XVIII. Desde entonces, Le Flem concluyó que «L’esprit foraliste est plus fort que la conscience nationale»1.

  • 2 J. A. Maravall, Estado moderno y mentalidad social, pp. 457-510.
  • 3 A. Herrera y Tordesillas, La historia general del mundo, t. I, p. 722.

2Mi enfoque al tema de la nación será un poco diferente y menos formalista que el de Le Flem. Más allá de usar textos legales para entender el significado de esta palabra, seguiré los pasos de José Antonio Maravall, utilizando principalmente varios textos historiográficos para poder sacar los diferentes usos asociados a los términos nación, país, patria, provincia, reino y tierra2. También enfatizaré que el uso de estos términos por historiadores fue un tanto diferente y a menudo menos preciso de lo que Le Flem afirmó. Por ejemplo, el término nación, que designaba a la gente y no a la tierra, o palabras como país, provincia y tierra que solían sustituirse por el concepto territorial que Le Flem equiparaba con la nación. Así, Juan de Mariana, en la edición española de su famosa Historia general de España, usó términos como «nación» y «provincia» indistintamente y a menudo los emplea para referirse a reinos individuales como Cataluña y Valencia, así como a la más grande entidad de España. En esto, Mariana no estuvo solo. Por ejemplo, su contemporáneo, Antonio de Herrera y Tordesillas, Cronista Mayor de las Indias, asignó varios significados a la palabra nación. En algunos de sus textos, principalmente en su famosa Historia general de los hechos de los castellanos en las islas i tierra firme del mar océano, usó el término nación para referirse a Castilla, pero en otros, especialmente en su Historia del mundo de xxvii años... en la época de Felipe II, el Prudente, equiparó nación con el conjunto de España. «[Lo] que me ha movido a escrivir esta historia», –escribió– «ha sido el tratarse en mucha parte de la nación española...»3.

3Un desliz similar aparece en el trabajo de otros historiadores de la misma época, por lo que las claras distinciones que Le Flem utilizó en su ensayo no son muy útiles.

  • 4 T. Herzog, Defining Nations, pp. 1-16.

4También afirmó Le Flem que la idea del «esprit foraliste» precede a la idea de una «conscience nationale» que no surgiría hasta el siglo xviii, pero los libros de historia de los siglos xvi y xvii cuentan algo diferente. Como esta presentación propondrá, el uso del término nación por historiadores en general fue bastante flexible y, dependiendo del contexto, designaba tanto a los reinos individuales como a la más abstracta noción de España. Al mismo tiempo, mantengo que el uso más limitado de nación complementaba al otro y viceversa, y que en realidad ninguno de los dos podría existir sin el otro. Por lo tanto en vez de considerar estos términos como si fueran contrincantes en un partido de fútbol, los consideraré como un matrimonio, marido y mujer: aunque reñían de vez en cuando, mantenían una continua y beneficiosa relación mutua, cada cual sacando del otro mucha de su energía y fortaleza. Entonces, en vez de encajar las nociones de nación –en el sentido de España– y patria –la unidad más pequeña– en categorías opuestas y antagonistas, prefiero seguir la sugerencia de Tamar Herzog en su libro Defining Nations, y tratarlas como conceptos que se complementaban armoniosamente4.

  • 5 Sobre este punto, ver D. A. Bell, The Cuit of the Nation in France, pp. I-21.
  • 6 J. de Mariana, Historia general de España, t. I, p. 7.

5Aquí también quiero agregar que la nación, ya sea grande o pequeña, no debería ser considerada necesariamente como fija o eterna, es decir, como una entidad abstracta que existió) fuera del ámbito del tiempo y del espacio5. Historiadores de los siglos xvi y xvii creían que las naciones tenían un fundador – Tubal en el caso de España– y por lo tanto podían establecer con exactitud el momento en el que la nación vino a ser. Estos escritores también entendieron que los habitantes de una nación compartían una lengua, costumbres y leyes, junto con ciertas características –o naturalezas, de la palabra natio– derivadas del lugar donde habían nacido. Al mismo tiempo, entendieron que estas naturalezas no eran fijas y podían cambiar. Según Mariana, por ejemplo, mientras que los primeros habitantes de España eran personas «groseras sin policia ni crianza» después adquirieron religión, ley, policía, etc.6. Estos mismos historiadores también solían ver la nación como un proceso, y eran conscientes de que mediante sus escritos podrían definirla, creando una memoria colectiva con la que todos los españoles, cualquiera que fuese su patria, podrían identificarse. Además, los historiadores solían pensar el concepto de nación en términos políticos, vinculándolo a los hechos y hazañas de monarcas concretos. En este sentido, las naciones eran construcciones maleables. En otras palabras, tenían una historia.

Regnum Hispaniae

6Para poder ilustrar algunas de estas propuestas, volvemos a Mariana y a su Historia general de España, ya que ésta fue la obra de historia más leída y más importante en la España del siglo xvii. Como su título sugiere, la Historia general de España ofrece un buen ejemplo de lo que se entendía en el siglo xvii con el término nación: un conjunto de varios reinos que formaban Hispania o, lo que el jesuita llamó en cierto momento «la nuestra». Mariana no inventó esta idea de «la nuestra» ya que rastros de ella pueden encontrarse en las obras de varios autores medievales, entre ellos, Lucas deTuy (en su Chronicon), Rodrigo Jiménez de Rada (en su De rebus hispaniae), y también entre los que fueron responsables de la Estoria [o Crónica] de España patrocinada por Alfonso X (pero escrita durante el reinado de su hijo Sancho IV). Todos ellos buscaban, de distintas maneras, crear una noción unitaria de España que transcendiera los reinos individuales de Castilla y Léon, Aragón, Portugal, etc. Lograron esto al celebrar la fundación de España por Tubal, nieto de Noé, y después trazando sus descendientes mediante una serié de reyes legendarios como Hispalis y Hércules, terminando con los godos. Historiadores del siglo xv utilizaron una estrategia similar, aunque los que temían un enfoque humanista –como Rodrigo Sánchez de Arévalo, Alonso de Cartagena, Diego de Valera, Alonso de Palencia y Antonio de Nebrija– prestaron más atención a la España Romana que a sus predecesores medievales. Sin embargo sea cual sea su enfoque cronológico, la más amplia noción colectiva de «la nuestra» articulada por estos historiadores estaba generalmente cargada de interpretaciones más locales del término. En el caso de Alonso de Palencia, por ejemplo, las res gestae de los reyes de Castilla descuellan sobre las de Aragón, mientras ocurre lo opuesto en la Cròniques d’Espanya (1494) de Pere Miquel Carbonell, donde los hechos y hazañas de los reyes aragoneses ocupan el lugar de honor. Lucio Marineo Sículo, que figuraba entre los cronistas oficiales empleados por los Reyes Católicos, también demostraba una cierta predisposición por Aragón en su famoso De Laudibus Hispaniae (1496), un prejuicio que el cosmógrafo sevillano, Pedro de Medina, en su Libro de las grandezas de España–impreso en 1546– se esforzaba en reparar.

7Tensiones similares aparecen a lo largo de las historias generales de España impresas durante el siglo xvi, donde figuran trabajos de autores como Francisco Tarafa, Juan Vaseo, Florián de Ocampo, Juan de Pineda, Lorenzo Padilla, Ambrosio de Morales, Jerénimo Gudiel y Esteban de Garibay. La lógica de estas historias varía, pero en general sus autores articularon la noción de que la historia de España había sido descuidada, especialmente en comparación con la de otras naciones europeas. Por lo tanto emprendieron la tarea de dotar a España de una memoria colectiva que en general se centré en su historia temprana, su unidad goda, y después en los gloriosos hechos y hazañas de los monarcas de los reinos individuales en los que España quedó dividida. Esas mismas historias también celebraban a los Reyes Católicos y a sus sucesores austriacos por sus esfuerzos en restaurar y recrear Hispania, la nación unida que existió en la antigüedad y durante la época de los godos. Tanto colectiva como individualmente, los que las escribían deseaban, más que nada, rescatar las múltiples grandezas de la nación española del abismo de lo que definían como el «olvido».

  • 7 Para estos detalles biográficos, véase R. L. Kagan, «Felipe II, la Historia, y los cronistas del Re (...)
  • 8 Actas de las Cortes Antiguas de Castilla y León, Madrid, 1877, t. I, pp. 251-253.

8Además, emprendieron la tarea de demostrar que España – otra vez presentada como una nación unitaria– tenía una historia igual, tanto en antigüedad como en importancia, a la de otros Estados europeos. Ambrosio de Morales, por ejemplo, admitía que quedó convencido de la necesidad de hacer una nueva crónica general de España en 1560 cuando escuchó a un embajador italiano quejarse de que «los españoles... no [habían] hecho historia de sus antigüedades y sucesos»7. El episodio podría ser apócrifo, pero tres años después, Morales presentó una petición a las Cortes de Castilla para que se le concediese el oficio de «cronista del reino», un cargo honorario por el que no pedía más remuneración que la oportunidad de «socorrer a esta necesidad de mi nación y volver por la honra y auctoridad de nra España»8. Morales, se puede notar, utilizaba lenguaje semejante en el prefacio de Las antigüedades de las ciudades de España (1575), donde aparece la expresión «nuestros españoles» más que una vez.

  • 9 Instituto de Valencia de Don Juan (Madrid), envío 44/146, carta (25 de marzo 1567).

9Pensamiento similar puede encontrarse en el trabajo del historiador vasco Esteban de Garibay, especialmente en su Compendio historial de España, impreso en 1571. El cronista real Juan Páez de Castro, que leyó este libro cuando todavía estaba en manuscrito, lo describió como «el compendio mas universal, q asta aquí se ha publicado, cuya lección será muy provechosa y apacible a todas naciones». Posteriormente Garibay dirigió una carta al cardenal Diego de Espinosa, Presidente del Consejo Real de Castilla, en la que explicaba que había escrito «la historia de nra propia nacion española» –noten el uso del término nación– para otorgar a «nuestra nacion y reinos naturales, en elles la Española» un registro de sus «gloriosos triunfos en ambos mundos, viejo y nuevo». Después, en un desbordamiento patriótico aseguró que cada español podría encontrar estos ejemplos más útiles y más esclarecedores que los tomados de las historias de «cosas extranjeras» que, en su opinión, solían ser «odiosos» –¡esa era su opinión de los italianos, e imagino que de los franceses también! En otras palabras, lo que Garibay estaba haciendo –o lo que pensó que estaba haciendo– en el Compendio era construir la nación creando una historia común en la que no solamente ayudaría definir a los españoles frente a otras naciones, sino también dándoles una herencia común en la que todos estarían relacionados. Además, Garibay buscaba forjar una «general y universal historia de España» de las muchas historias «particulares» «de cada uno de los reynos d’España»9. Esta historia, admitió, no podía incorporar todo, y él, como historiador, tendría que tomar decisiones parecidas a las de un florista cuando compone una

  • 10 E. de Garibay y Zamalloa, Compendio historial de España, p. 14.

guirnalda o corona de flores, para cuya composición no coge todas las flores que la naturaleza produce, sino aquellas que para su hermosura y ornato hacen más al caso10.

  • 11 Para los comentarios de B. Cuart Monet sobre el Compendio, véase su «La larga marcha de las histori (...)

10Garibay, un historiador al que nunca le sobraba modestia, añadió que al escribir una historia en la que lo particular reforzaba lo general y viceversa –lo que Baltasar Quart Moner ha llamado una «historia yuxtapuesta»– estaba seguro de que su libro era «la suma y compendio de las historias y cosas mas notables a todos los reinos de tanto como ay en España»11.

  • 12 Véase J. Caro Baroja, Los vascos y la historia a través de Garibay, que ofrece un estudio biográfic (...)

11Lo que todo esto sugiere es que Garibay, un historiador que Julio Caro Baroja y otros han reconocido como un temprano exponente del nacionalismo vasco (el «esprit foraliste» de Le Flem), también defendía la idea de España como un estado pluralista, una nación12. De hecho, el Compendio hacía las dos cosas, ya que le otorgó espacio a Aragón, Portugal, y también al País Vasco y Navarra dentro del amplio panorama de España. Al mismo tiempo, Garibay esperaba que su historia ayudaría a todos los españoles, sin prestar atención a una patria en particular, a encontrar una identidad común en el pasado.

  • 13 Para un reciente estudio de Mariana como historiador, véase E. García Hernán, «Construcción de las (...)
  • 14 J. de Mariana, Historia general de España, t. I, p. 188.

12Las razones que impulsaron a Mariana a escribir su propia Historia general no eran tan diferentes, aunque al escribirlas originalmente en latín pretendía dirigirse a un público internacional, cosa que Garibay no hizo. Además, Mariana trató el tema de la historia eclesiástica de España, algo que Garibay nunca pretendió realizar13. En su prólogo –y aquí cito de la edición española– Mariana afirmaba que su propia historia tuvo sus orígenes en sus viajes a varias «naciones extrañas» especialmente Italia y Francia. Estos viajes, escribe, lo convencieron de la necesidad de escribir sobre las «cosas de la nuestra; los principios y medios por donde se encaminó a la grandeza que hoy tiene». Mariana nunca define lo que quiere decir con «la nuestra» pero, como sucede con Garibay, se trata esencialmente de una visión neo-gótica de España como Hispania, un conjunto de reinos diferentes debiendo su lealtad a un solo monarca o, como escribió en su prefacio (y otra vez cito de la edición española): «no nos contentamos con relatar los hechos de un reino solo, si no los de todas las partes de España». Añade que la nación y la monarquía son inseparables y lamenta la unidad que se perdió cuando los musulmanes conquistaron España y la dividieron en varios reinos, otorgando a cada uno su propia historia. Sin embargo, Mariana era optimista, y en cierto momento interrumpe su propia narración para aplaudir cl hecho de que Felipe II, habiendo conquistado el reino de Portugal, estaba en camino de recrear Hispania o, como el jesuita escribe, una «nueva y santa España... compuesta de todas sus partes... [y] reducida después de tanto tiempo debajo un sceptro y señorio». Así unificada, Mariana también imaginó una España capaz de lograr una nueva grandeza ya que era de nuevo capaz de «poner muy mayor espanto que solía a los malos y a los enemigos de Christo»14.

  • 15 B. Cuart Moner, «La larga marcha de las historias de España», pp. 119-120.
  • 16 J. de Mariana, Historia general de España, t. 1, p. 5.

13La Historia general de Mariana intentaba hacer varias cosas a la vez. Como Garibay, esperaba crear un pasado español común que iría más allá de las historias individuales de los reinos de la Península. Además –y es aquí donde difiere de Garibay–, el jesuita quiso dar a cada uno de estos reinos una misión común –religiosa en este caso– que serviría para unirlos en el futuro. El modo de organización de Mariana en su historia de España también difiere bruscamente de la de Garibay. Mientras que el historiador vasco trató por separado la historia de cada uno de los reinos de España, dedicando libros separados de su historia global a cada uno, Mariana –como Balthasar Cuart Moner ha notado recientemente– solía incorporar en un sólo capítulo sucesos que ocurrieron en Castilla, Cataluña y Aragón15. No hay duda de que Castilla disfrutaba de un lugar de honor en su narrativa, pero Mariana tenía un interés particular por Aragón, principalmente por su apoyo a la manera en que las leyes y fueros de dicho reino preservaban libertades individuales que ayudaban a restringir la tiranía –¡recuerden que Mariana también fue el autor de Del rey y de la institución real!16 Su propósito, por lo tanto, era entrelazar las diversas historias de los reinos individuales para crear una de España.

  • 17 G. Cirot, Mariana historien, p. 333.
  • 18 M. Halbwachs, La mémoire collective.
  • 19 J. de Mariana, Historia general de España, t. II, p. 240.
  • 20 B. Anderson, Imagined Communities.
  • 21 J. de Mariana, Historia general de España, t. II, p. 241.

14Según el famoso hispanista francés, Georges Cirot, el propósito de Mariana en su historia era crear una «conscience nationale»17. Seguramente, pero en esta historia Mariana también estaba construyendo lo que Maurice Halbwachs hubiera llamado una «memoria colectiva» que, como se entiende hoy en día, es una de las bases esenciales de una nación18. Aún más importante, la Historia general esperaba darle a cada uno de los reinos constituyentes de España –Castilla, Aragón, Portugal, etc.– una misión común. «Su camino y traza» escribió, era la lucha para «conquistar gentes y reinos extraños»19-. A este respecto, la España de Mariana formaba parte de una «comunidad imaginada» –tomo prestado el memorable término de Benedict Anderson–, y sabía que dicha comunidad era todavía una obra en construcción20. Sus cimientos llegaban hasta el reinado de los Reyes Católicos, quienes, representados por Mariana, habían establecido los principios de un «buen gobierno» y también habían colocado a «toda España» en el camino hacia el «imperio y [la] grandeza»21. La toma de Portugal por Felipe II representó otra adición a «la nuestra» ya que Hispania estaba reunida de nuevo. Sin embargo, el trabajo de construcción no estaba terminado, pues, para Mariana, sólo cuando los enemigos de España fueran vencidos podría esta nación, «la nuestra», considerarse completa.

15Hasta ahora debería quedar claro que la noción de «nación» de Mariana, tenía poco en común con el uso moderno del término. Primero, porque no era una entidad territorial claramente definida –su España sólo tenía fronteras «naturales» como los Pirineos–y en ninguna manera era secular. Al contrario, la raison d’être de la nación para Mariana era religiosa y también mesiánica. Al mismo tiempo, y a pesar de las nociones de Mariana sobre la necesidad de tener «leyes y estatutos» para preservar la libertad individual, su nación era inseparable de la institución de la monarquía.

  • 22 Para un vínculo parecido en la Francia moderna, véase M. Yardeni, «La genèse de l’État et la naissa (...)
  • 23 Aparece esta frase en A. de Herrera y Tordesillas, La historia general del mundo, t. Il, dedicatori (...)

16Lo que es interesante apuntar aquí, es que Mariana vinculó el concepto territorial de nación con uno jurídico –señorío– así como con uno político, dado el hecho de que se puedan encontrar términos como monarquía, Estado o república a lo largo de su trabajo22. Tampoco fue Mariana el único historiador de su época que estableció esta conexión. Se puede encontrar el mismo uso del término, por ejemplo, en las obras de varios historiadores vinculados a la Corona, sobre todo en la de Antonio Herrera yTordesillas, que fue Cronista Mayor de las Indias en 1596, y posteriormente, Cronista del rey. Este equiparaba la reputación de la monarquía austriaca con «la gloria de esta nación»23. Al ser honesto, la noción de nación de Herrera y Tordesillas variaba. En algunos momentos, solía ser más limitada que la de Mariana, como el título de su trabajo más famoso sugiere: Historia general de los hechos de los castellanos en las islas i tierra firme del mar océano. Por otro lado, su Historia del mundo demuestra que era capaz de definir la nación en términos más amplios, y en cierto momento explica que la lógica que presidía su historia era responder a los

  • 24 Ibid, t. III, p. 722.

historiadores forasteros q... magnifican tanto los hechos propios y tratan tibiamente de los españoles, estendiendo tanto sus desgracias, que o sea porque no tuvieron mas noticio, o por otra causa24...

  • 25 Pedro de Valentia, «Sobre las guerras de Flandes de Geronimo Conestaggio», Biblioteca National, Mad (...)
  • 26 Citado en L. Gómez Canseco, El humanismo después de 1600: Pedro de Valencia, pp. 241 y 246. Las cit (...)

17Hay que reconocer que no todos los cronistas reales de los Austrias planteaban un vínculo tan estrecho entre la idea de nación y la monarquía. Uno de los que tenían otro concepto de nación es Pedro de Valencia, nombrado al cargo de cronista del rey por Felipe III en 1607. En algunos de sus escritos, las perspectivas de Valencia sobre la nación se aproximaban a las de Herrera y Tordesillas. Así, en 1615, en la censura de Delle guerre de la Alemania inferiore de Girolamo Franchi di Conestaggio (Venecia, 1614), Valencia se ofendió por la manera en que el autor, un estudioso de Génova, había interpretado la revuelta holandesa y escribió que Conestaggio solamente deseaba «vencer la causa a favor de los flamencos i condenar al Rey y toda la nación española»25. Sin embargo, algunos años después, Valencia definió la nación de una manera más restringida, vinculándola a su propia patria, en este caso, Castilla, en un arbitrio inédito dirigido al rey. Allí criticó a la monarquía por su politica de intentar ejercer su soberanía –«imperio» fue el término que usó– sobre lo que llamaba «súbditos extranjeros» y recomendó que debería enfocarse a «la Corona de Castilla i León, que es la cabeza i el corazón de la Monarquía». Después reafirmó esta definición restringida de la nación al enfatizar que los ministros del rey debían ser «amigos del rei y del reino de Castilla, mas que del Monarca y de la Monarquía»26.

  • 27 Para unas reflexiones sobre la política historiográfica de Olivares, ver E. García Hernán, «Constru (...)
  • 28 J. H. Elliott, El Conde-Duque de Olivares, pp. 209 y 549.
  • 29 Biblioteca Real (Madrid), ms. II/1451, «Papeles de historia del reinado de Felipe IV», f° 19. Dirig (...)
  • 30 Marcelino Faria de Guzmán, «Apologia en defensa desta monarchia y casa de Austria para el desengaño (...)
  • 31 J. Adam de la Parra, Conspiración herético-cristianísima.
  • 32 Id., Apologético, f° 89V0. Consulté la copia de este tratado conservado en la Hispanic Society of A (...)
  • 33 Para el uso del término «pluma teñida» por Gracián, véase mi estudio, «Baltasar Gracián y la histor (...)
  • 34 J. de Pellicer de Ossau i Tovar, Idea del principado de Cataluña, prólogo.

18Sin embargo, el fervor castellano de Valencia era algo inusual para un historiador que ocupaba el cargo de cronista real. Como en el caso de Garibay y también en el de Herrera y Tordesillas, estos cronistas solían separar la idea de nación de la de patria y, por consiguiente, equiparar la idea de la nación con la de monarquía. Hay muchos ejemplos de esta vinculación a lo largo del siglo xvii, pero parecen multiplicarse en la primera parte del reino de Felipe IV (1621-1665), sobre todo, durante los años de la privanza del conde duque de Olivares, que terminó en 164327. Como John H. Elliott ha observado, Olivares tenía poca tolerancia con quienes llamaba «nacionales» o con quienes demostraban más lealtad a su patria que la monarquía. Así, a principios de la revuelta catalana, en el año de 1640, se dice que Olivares exclamó: «Malditas sean las naciones y malditos son los hombres nacionales»28. La lealtad de Olivares estaba dirigida a la monarquía, y a la noción más amplia de la nación que Mariana había ofrecido. Por lo tanto, el Conde Duque se rodeó de historiadores que compartían perspectivas similares y en el año de 1635 organizó una junta de historiadores que tenía el propósito de escribir una historia de los acontecimientos recientes de Europa en la que se defendiese su propia política y la reputación de la monarquía contra «las calumnias y falsas acusaciones inventadas por los franceses»29. Además se esperaba que esta junta usara un lenguaje que identificase a la monarquía con España para dotarla, como Mariana ya había hecho, de una misión mesiánica y providencial uniéndola a los intereses de la Iglesia Católica. Así, un miembro de esta junta, Marcelino Faria de Guzmán, expresó la opinión de que «el destino y intento de España no aspira armas, que a su conservación y al sosiego de la Republica Cristiana»30. Otro miembro de esta junta fue Juan Adam de la Parra, que había demostrado su lealtad a Olivares y a la monarquía en un tratado anti-francés, el Conspirantio Haeretico-Christianisma31. En otro tratado propagandístico, redactado en 1642 durante vísperas de la revuelta portuguesa, este mismo autor equiparó a la monarquía con la nación y aplaudió las virtudes de una «España unida»32. Otro historiador que utilizaba este mismo lenguaje fue José de Pellicer Tovar y Ossau, un aragonés que estaba muy vinculado a la causa de la monarquía. Pellicier no formó parte de la junta de historiadores, sino que fue un protégé de Olivares y el prototipo de lo que el famoso escritor jesuita, Baltasar Gracián, describió como una «pluma teñida», es decir, un historiador dispuesto a escribir el tipo de historia «política» o propagandística que servía a los intereses de la Corona33. Así, en muchos de sus tratados Pellicer se acostumbraba a unir los intereses de la nación a los de la monarquía, como se puede ver tanto en La defensa de España., escrita poco después del comienzo de la guerra con Francia en 1635, como en su tratado de 1642, La idea del Principado de Cataluña, donde defiende la integridad de «la gran monarquía de España»34.

  • 35 Id., Anales de la monarquía de España, t. I, p. 304.

19No sorprende por lo tanto que Olivares creara para Pellicer el cargo especial de «historiador de España» y con él la expectativa de que continuara escribiendo historias alabando a la nación española y a la monarquía entera. Tengan en cuenta que Pellicer era de Zaragoza y estaba orgulloso de ser aragonés –por ejemplo, en su Libro de la nobleza de Aragón y otros trabajos donde celebra la historia de su patria–. Sin embargo, la definición de Pellicer de España era básicamente federalista en su forma de presentarla, como un conjunto de reinos, cada uno con sus propias leyes y fueros. Por consiguiente, Pellicer, compartió su lealtad entre Aragón –su patria– y España –su nación... Como una vez expresó, su única ambición era «servir de Dios, a la Republica, a mi patria, i al siglo en que he vivido»35.

Patria

20Aunque como hemos visto, al mismo tiempo que Pellicer y otros historiadores definían «la nuestra» en términos de un juego complejo entre nación y patria, había otros autores cuya visión de «la nuestra» fue más particularista y más inclinada hacia la noción de patria –el «esprit foraliste» de Le Flem. Prueba de esta interpretación localizada de patria serían las muchas historias municipales publicadas en los siglos xvi y XVII en España. La mayoría equiparaba «la nuestra» con lo que se llama la «patria chica», y «lo nuestro» con la tierra en la que una persona había nacido y se había criado, y, aún más importante, la tierra donde tenía su patrimonio, sea humano o sea material.

21La lógica que subyace en estas historias locales –o «patrióticas»–varia: algunas fueron escritas para celebrar un culto religioso en particular, otras para darle a familias locales genealogías con raíz en la Edad Media, libres de cualquier atisbo de sangre judía, y aún otras para rescatar las glorias de un pueblo en particular del abismo «del olvido». En general, sin embargo, fueron escritas por razones patrióticas e inspiradas por lo que sus autores llamaron «amor de patria». Diego de Colmenares, autor de la muy conocida historia de Segovia, impresa en 1636, explica que escribió esta historia para honrar a su patria durante una época

  • 36 D. de Colmenares, Historia de la insigne ciudad de Segovia, p. 17.

cuando todas las ciudades de España, y aun villas, han escrito sus Historias, parece descrédito que una ciudad que en antigüedad, lustre y nobleza iguala a la que mas y excede a muchas no escriba su historia36.

  • 37 Colmenares refirió a G. de Quintana, A la muy antigua noble y coronada villa de Madrid.
  • 38 D. de Colmenares, Historia de la insigne ciudad de Segovia, pp. 6-7.

22Al mismo tiempo, Colmenares explicó que se embarcó en esta historia para reparar «el daño e injuria» causado por el historiador madrileño, Lic. Jerónimo de Quintana en sus Grandezas de Madrid, obra impresa en 1629 y que, según Colmenares, falsificó algunos importantes aspectos de la historia de su patria37. Pero, a pesar de su interés en los detalles de la historia segoviana, está claro que Colmenares tenía una visión histórica bastante amplia, hasta el punto de que concebía su ciudad como un capítulo dentro de la de Castilla –recordemos que el título completo de su obra es Historia de la ciudad de Segovia y compendio de las historias de Castilla–, y aún de la monarquía misma. Por lo tanto, la escribió de tal manera para subrayar las muchas contribuciones humanas y materiales de Segovia a la monarquía y, por extensión, a España. A este respecto, su historia intentaba rellenar los espacios que las historias generales, por casualidad o por designio, habían dejado en blanco. Añadamos que Tomás Tamayo de Vargas, el cronista real que censuró la obra de Colmenares para el Consejo Real, consideró que rendía importantes «servicios a nuestra nación»38.

  • 39 Para estas historias municipales, ver R. L. Kagan, «Clio y la Corona», pp. 113-147.
  • 40 C. Sanz, Excelencias de la villa de Elche, p. 81. Este libre está basado en un manuscrito titulado (...)

23Reconozco que la visión histórica de Colmenares era más amplia que la de la mayoría de los otros escritores que se dedicaron a redactar la historia de su propia ciudad, pero no era el único que trataba de vincular las grandezas de su patria a las de la nación. De hecho, no es pura casualidad que el número de historias municipales impresas en España llegase a su cumbre durante la primera parte del siglo xvii, es decir, en las décadas siguientes a la impresión de la Historia general de Mariana39. Claro que otros factores –económicos, sociales, políticos– también contribuyeron a este aumento, pero los exponentes de patria claramente querían relacionar las grandezas de su ciudad con la visión más amplia de «la nuestra» proyectada por el jesuita. A este respecto, patria y nación no aparecían como términos opuestos en este género historiográfico. Al contrario, estaban entrelazados en una relación recíproca y mutuamente beneficiosa como la que, en teoría, existía entre un buen señor–el monarca en este caso– y un vasallo leal –el pueblo–, dando por supuesto que tal relación era la única garantía de grandeza y de éxito duradero. Así fue como Cristóbal Sanz, autor de una historia de la villa de Elche, escrita en 1621, pudo distinguir entre lealtad a «la patria, el rey y la ley» sin una aparente oposición o contradicción entre ellas40.

  • 41 P. A. Beuter, Primera part de la histona de Valencia.

24Discursos semejantes fueron utilizados por los muchos escritores que pretendían redactar la historia de reinos enteros, sobre todo durante el siglo xvii. Poniendo a un lado varias crónicas y anales escritos durante la Edad Media, como la ya mencionada crónica de Pere Miquel Carbonell, una de estas primeras historias fue la de Pere Antón Beuter en su Crónica general del reino de Valencia, cuyo primer volumen –escrito en catalán– apareció en 1538. Beuter comenzó su historia aproximadamente en 1530, después de que el gobierno de la ciudad lo nombrase predicador municipal, un cargo que requería dar un sermón anual para recordar la reconquista de Valencia por Jaime I en 1238. En estos sermones, como en la Crónica, Beuter intentaba honrar lo que él llamó «nostra terra Valencia»41.

  • 42 E. de Garibay y Zamalloa, Los XL libros del Compendio, t. I, p. 13.

25A, Esteban de Garibay, refiriéndose a esta crónica, podía observar unos años después que «su intento [de Beuter] quiere ilustrar Valencia, su patria»42.

26Sin embargo, Garibay ignoré el hecho de que Beuter también hizo un esfuerzo por incorporar «les coses dignes de memòria» de su patria dentro del marco más amplio de la historia de España, y para hacerlo en una manera más eficaz, eligió escribir el segundo y tercer volumen de su crónica en castellano en vez de en catalán. Por lo tanto, los lectores de aquella época tenían la oportunidad de leer sobre las antigüedades y grandezas de Valencia del mismo modo que lo hacían sobre Castilla, que figuraba en el centro de la Crónica general de España, obra patrocinada por la monarquía y realizada por varios cronistas reales, empezando por Florián de Ocampo.

  • 43 M. de Viciana, Chrónica de la inclita, y coronada ciudad de Valencia, y su reyno.

27Es más, la crónica valenciana de Beuter inspiró a otros historiadores que se embarcaron en historias basadas en la suya. En Valencia, por ejemplo, Rafael Martin de Viciana imprimió (en castellano) otra Crónica de Valencia, que continuó la historia de este reino donde Beuter la había dejado en 123843, y en 1582 otra historiador valenciano, Bernardino Gómez Miedes, imprimió una historia de Jaime I de Aragón en la que observó que el monarca aragonés, al echar a los moros del reino de Valencia,

  • 44 B. Gómez Miedes, La historia del muy alto e invencible rey Iayme de Aragon, epístola dedicatoria. E (...)

puso la piedra fondamental, donde començó a levantarse el grande Imperio, y tan estendida monarchia, q agora felicemente vemos de nuestra España44.

  • 45 G. de Escolano, Década primera de la insigne y coronada ciudad y reinado de Valencia, t. I, prefaci (...)

28Sin embargo, fue tarea de Gaspar de Escolano, que ocupaba el puesto de cronista del reino, escribir la realmente primera historia completa de Valencia, las Decadas... de la historia de la insigne y coronada ciudad y reino de Valencia, impresa en varios volúmenes, empezando en 1601. En el prefacio, Escolano se refiere a «mi nación» –la valenciana, no la española–, y contrasta «la nuestra» con «lo tuyo», refiriéndose al parecer a Castilla, y posiblemente a Aragón45.

  • 46 Ibid., t. I, p. 106.

29También expresó su consternación por la manera en que los supuestos historiadores de España –aquí quizá pensando en Ocampo y posiblemente Mariana– ignoraban la historia de Valencia, «llamando a sola Castilla España, y a solos los Castellanos Españoles»46.

  • 47 Ibid., t. I, p. 105.

30Estaba igualmente disgustado por la tendencia general de los historiadores a equiparar a los catalanes con los valencianos, y estas fueron algunas de las razones por las que se sintió obligado de darle a su «nación» una historia arraigada en la antigüedad que termina con la expulsión de los Moriscos. Sin embargo, Escolano también reconoció que Valencia fue uno de los numerosos reinos gobernados por «un solo supremo Monarca y señor»47,y ya en su prefacio dejó claro que escribió su historia para la instrucción y placer de sus lectores de otras «naciones» que la suya.

  • 48 Conde de Viñaza, Los cronistas de Aragón, p. 19.

31Preocupaciones similares subrayaron los famosos Anales de Aragón de Jerónimo de Zurita. Esta importante historia tuvo sus orígenes en las Cortes de Aragón en 1547 cuando los diputados expresaron sus inquietudes sobre lo que se sabía del origen de las leyes y fueros con los que su reino estaba gobernado. Por lo tanto votaron para crear el cargo de coronista del reino. Al año siguiente, habiendo reconocido que «por falta de escrituras, los hechos y cosas antiguas del Reino de Aragon están olvidados», las Cortes llamaron a Zurita su primer cronista y le encargaron «escribir, recopilar, y ordenar todas las cosas notables de Aragon, asi pasadas como presentes»48,

  • 49 BNM, ms. 5781, f° 130.

32El diligente Zurita hizo más o menos lo que se le ordenó, aunque en contra de las expectativas, ignoró la historia de Aragón previa a la «pérdida de España» en el siglo viii, justificando su decisión por la falta de fuentes fiables de la época anterior. Sin embargo, cuando el primer volumen de Anales apareció finalmente en 1562, no sólo causó conmoción en Castilla, donde algunos lo consideraron demasiado aragonés –Herrera y Tordesillas afirmaron que la historia de Zurita habría sido una «obra perfecta» si no hubiera sido por su «demasiada afición a su patria»49– sino también en Aragón, donde la omisión de la antigua historia del reino enfureció a los miembros de la Diputación. Tras la muerte de Zurita en 1580, la Diputación encargó a sus inmediatos sucesores en el puesto de cronista del reino –Jerónimo de Blancas, Juan Costa, Jerónimo Martel– una más corta pero completa historia del reino.

  • 50 Citado en F. Mateu y Llopis, Historiadores de la Corona de Aragón bajo los Austrias, p. 288.

33Al mismo tiempo otros reinos hicieron lo mismo. En 1585, por ejemplo, en la Junta de las Cortes de Barcelona, los diputados de Cataluña pidieron a Felipe II que nombrara a una «persona exporta, sabia y proveida en cronicas y historias naturales dels dit Principat y comitats» con el propósito expreso de escribir una crónica del mismo en latin y catalán50.

34Los diputados nunca hicieron tal nombramiento, pero en 1606, el Conseill de la ciutat de Barcelona aprobó una subvención para la impresión de la Coronica universal del principat de Cathalunya (1609) de Jeroni Pujades, obra escrita (en catalán) tanto para

  • 51 J. Pujades, Coronica universal del principat de Cathalunya, prólogo.

gon govern de la terra, honra de la patria, luctre de la acion, y utilitat de lo poblat en aquestes principat y comtats la gloria del reino, honor del principal, fama de la nacio y bons exemples als naturals de ella51.

35como para «la grandeza de la Corona española».

  • 52 Entre las «historias particulares» de los reinos de España impresas a lo largo del xvii, figuran la (...)
  • 53 Ver I. A. A, Thompson, «Castilla, España y la Monarquía», p. 198.

36En las décadas siguientes, Asturias, Galicia, Mallorca y Navarra, se dotaron de sus propias crónicas52,y en 1620 el marqués de Auñon hasta previó una Historia general de la Corona de Castilla53. En la mayoría de los casos, sin embargo, los autores de estas crónicas buscaban conciliar sus lealtades hacia su patria, la nación y el rey. Fray Hernando de Ojea, por ejemplo, autor de Historia de Galicia, escribió a su compatriota gallego, el conde de Gondemar, proclamando su devoción a

  • 54 Real Academia de la Historia (RAH), ms. Salazar A74, ffos 270-271, carta fechada (20 de noviembre 1 (...)

el servicio de Dios y del Rey, provecho de la republica, réputación y glria particular de la nación española, y particularmente de nuestro rincón54.

Aragón

  • 55 Me refiero a C. Lisón Tolosana, La imagen del rey; X. Gil Pujol, «Lupercio Leonardo de Argensola», (...)

37Una combinación de amor a la patria y de preservación del pasado figura entre los principales motivos para escribir estas historias, pero a pesar de su interés en alabar la patria, la mayoría de estas historias patrióticas tuvieron que otorgar a cada uno de los reinos individuales un lugar más seguro dentro de la monarquía, y por lo tanto dentro de la más amplia entidad comúnmente denominada España. Este nuevo tipo de historia fue especialmente evidente en Aragón, como Carmelo Lisón Tolosana, Xavier Gil Pujol, Domingo Navarro, Juan Gascón Pérez y otros han propuesto: las altercaciones de 1589-1590 provocaron dudas sobre la lealtad de los aragoneses a la monarquía y pusieron en entredicho el honor y la reputación de ese reino55.

38En el centra de esta controversia estaba la Diputación que, desde comienzos de 1590, se movilizó rápidamente para censurar y hasta suprimir cualquier crónica o historia que fuera percibida como perjudicial para sus intereses. Hay también indicios de que la Diputación ordenó a su cronista ofïcial sacar de los archivos del reino cualquier papel o documento que pudiera resultat vergonzoso para la causa aragonesa.

39Además, se buscó a historiadores capaces de escribir historias presentando la historia del reino desde una perspectiva más favorable. Este esfuerzo en particular empezó en una fecha tan temprana como 1602, cuando el representante de los diputados de Aragón en Madrid, fray Jerónimo de Aldovera, después de haber advertido a la Diputación que sería casi imposible impedir la circulación de «libros estrangeros» en el reino, sugirió en cambio que

  • 56 RAH, ms. Salazar 9/548, «De los cronistas de Aragón», f° 87, carta de fray Gerónimo de Aldovera y M (...)

el mejor remedio es que algún hombre erudito ó algunos escribieren una Apología en latín contra estos libros, que publicada por el mundo estuviesse siempre defendiendo la lealtad de nuestro Reyno56.

  • 57 L. y B. Leonardo de Argensola, Obras sueltas, p. 308.

40En 1607, Lupercio Leonardo de Argensola, cronista del reino, hizo una sugerencia similar y hasta ofreció escribir una nueva y abreviada historia del reino que empezase antes de la «perdición de España» y continuase hasta el presente. Estaba pues expresamente diseñada para reemplazar los Anales de Zurita como la historia oficial del reino. Es más, Argensola argumentaba que tal historia era necesaria para dar «buena noticia» del reino, su antigüedad, como sus muchas contribuciones a la propagación y defensa de la fe católica. Tal historia, decía Argensola, también le daría a Aragón su muy merecido lugar entre la más amplia historia de España. Para este fin, propuso que la Diputación encargase un mapa del reino. Es interesante constatar que aunque la Diputación estuviese de acuerdo con el mapa y contratase al cosmógrafo portugués João Bautista Labanha para realizarlo, rechazó la idea de una historia completa del reino a favor de una centrada en el siglo xvi y los acontecimientos que motivaron las altercaciones de 158957.

41Al mismo tiempo, la Diputación decidió financiar nuevas ediciones de los fueros y leyes aragoneses. El siguiente capítulo de la historiografía de Aragón empezó en 1612, como consecuencia de la impresión del tercer tomo de la Historia general del mundo de Herrera y Tordesillas, que contenía una sección dedicada a las altercaciones sumamente crítica con el comportamiento de los aragoneses. Como era obra de uno de los cronistas oficiales del rey, fue considerada «más fidedigna» que otras historias de los mismos sucesos. Los diputados se movilizaron rápidamente y emprendieron una serie de acciones dirigidas a salvaguardar la «nación» y su honra. Estas empezaron en 1613 cuando la Diputación ordenó que se confiscara cada ejemplar del libro de Herrera que se pudiera encontrar. Al final, treinta y cuatro ejemplares del mismo fueron confiscados y quemados. También nombraron a Bartolomé Llorente al cargo de cronista del reino y le ordenaron específicamente que escribiera un libro relacionado con las altercaciones. Las órdenes fueron las siguientes:

  • 58 Citado en D. Navarro Bonilla, «Cronistas aragoneses y escrituras», p. 119.

Por quanto muchas personas, así de reynos estraños como destos de España mal informados, han querido desacreditar a los de este reyno de Aragón, y porter notas en la innata fidelidad que siempre han tenido á sus Reyes, para bénéficie de la verdad, y volver por la honra de este reyno, conviene que, vistos bien todos los dichos auctores, y recogidos algunos papeles que en racon desto se han escrito en defensa del reyno, lo primero que escriba el cronista sea un libro arte que trate muy de propósito desta materia58.

42Además, la Diputación le encargó a otro escritor, fray Diego Murillo, canónigo de la catedral de Zaragoza, escribir una historia «del reyno» diseñada en «contra Antonio de Herrera» ofreciéndole 120 escudos por sus esfuerzos. Se firmó un contrato, pero Murillo interpretó el encargo en términos diferentes de lo que la Diputación había imaginado. Al final escribió Fundación milagrosa de la capilla angelica y apostolica de la Madre de Dios del Pilar y Excelencias de la imperial ciudad de Zaragoza, pero este libro, en vez de tratar toda la historia del reino, se centré en los orígenes y la importancia de la famosa ermita mariana de Zaragoza. Cuando el libro salió a la luz, en 1616, Murillo informó a la Diputación que había acabado el

  • 59 «Apuntamientos históricos. Parte primera. Extractos de los registros de Actos de los Diputados de A (...)

libro grande de [la] Corona de Aragon que en donde no solamente se deracen [sic| las ficciones a Herrera, pero se escriben y reputan otros muchos sucesos tocante a la fidelidad y entereza nuestra, a la santidad, virtudes, milagros y hazañas de muchos aragones de nuestros tiempos, y se responde a otros autores, cosas todas forzadamente han de salir juntos59.

43También pidió el pago de los 120 escudos ya prometidos con el argumento de que su libro

  • 60 BNM, ms. 9824, f°94V0 (27 de junio de 1616). Aparte del libro por Murillo, la Diputación encargó ot (...)

es diez veces mas de lo q al principio se pretendió y no solo es un discurso contra Antonio de Herrera, sino muchos, y millares en gran a la honra y gloria de Aragon60.

44Sin embargo, la preocupación de Murillo por «la honra y gloria de Aragón» no debería ser interpretada como una demostración del «esprit foraliste» de Le Flem. Al contrario, debería tratarse en el contexto historiográfico de la Historia general del mundo de Herrera, y, más allá, dentro del más amplio contexto de la monarquía. La Diputación financió esta historia de Murillo –como lo haría con la de Vicente Blasco de Lanuza en su Historias eclesiásticas y seculares de Aragón (1619)– no sólo para defender la patria aragonesa, sino para ofrecer a esta patria un lugar merecido en la historia más amplia de la historia de España, es decir, de la monarquía.

Conclusión

  • 61 G. López Madera, Excelencias de la monarchia y reyno de España, prólogo.
  • 62 I. A. A. Thompson, «Castilla, España y la Monarquía», pp. 191-194.

45Las intrigas de Aragón y sus usos de la historia como medio para dar al reino su merecido lugar dentro de la monarquía se relaciona directamente con la problemática que este trabajo ha tratado de abordar. Como hemos visto, el uso de términos como nación y patria variaba considerablemente entre los propios historiadores. En las historias generales de Garibay, Mariana y Herrera y Tordesillas, estos términos son virtualmente sinónimos de la idea de España, un concepto que aún era abstracto pero estaba más equiparado con la monarquía, como aparece en Excelencias de la monarchia y reyno de España (1597) de Gregorio López Madera, que jura haber escrito este trabajo por su obligación hacia su «patria»61. Pero patria –y nación– también tuvieron usos más limitados, y solían ser utilizados para hacer referencia a un reino individual: Aragón, Valencia, Cataluña y hasta Castilla. Aun con tantas variaciones –y hubo más de las que puedo presentar aquí– no hay una contradicción fundamental entre los diferentes usos de estos términos, y sin embargo sí hay evidencias de lo que I. A. A. Thompson ha llamado la «Hispanización de Castilla», o su contrario, la «Castillanización de España»62. En la mayoría de las historias, y en particular en las de reinos individuales, hay un consenso de que «la nuestra», por localizada que fuese, también formaba parte de la «nuestra» más grande, íntimamente asociada con la monarquía.

  • 63 También se puede encontrar la idea de una relación más complementaria que conflictiva entre «nación (...)

46En este sentido, nación –España– y patria –una municipalidad individual o reino– eran conceptos complementarios. Es más, al leer las historias municipales, así como las historias de reinos propios, dos géneros que surgieron a lo largo del siglo xvii, me parecía imposible separarlas de las historias generales de España: todas tenían en mente la grandeza y gloria de la monarquía. En cierto sentido, también lo opuesto es verdad: los autores de las historias generales trataban de aplicar los esfuerzos tradicionalmente dirigidos a la patria hacia lo que Herrera llamó el «bien público», un término que puede ser equiparado con la monarquía, sus leyes, y el orden –o policía– que supuestamente habían instituido. En las historias particulares de los reinos individuales se usaba el término patria para resaltar su antigüedad, los hechos heroicos de sus habitantes y otras grandezas, pero esto no se hizo aisladamente. De hecho, los autores de tales trabajos intentaron invariablemente incorporar esta grandeza a la narrativa más amplia de la monarquía, y generalmente lo hicieron subrayando, donde fuera posible, la perpetua lealtad del reino a la Corona. Por lo tanto, regresando al lenguaje de Le Flem, al igual que su «esprit foraliste» buscaba resaltar su relación armónica con la nación – la monarquía, equiparada a la nación–, historiadores como Mariana y Herrera buscaron aprovechar la energía del «esprit foraliste» y apoyarse en ella63.

47Aquí me parece apropiado concluir este ensayo con unas observaciones generales sobre la historiografía española de la época moderna. Hasta ahora, los historiadores suelen separar la historiografía local y foralista de las historias generales; las consideraban casi como si fueran dos corrientes independientes y separadas. Cada una usando la fuerza y el empuje de sus distintas fuentes, una derivada de la idea de patria chica, y la otra de la monarquía y la de la nación. Pero no era precisamente así; ni la división tan clara. De la misma manera que no se pueden separar las historias generales escritas por Garibay, Mariana, y Herrera y Tordesillas de las historias protestantes y anti-españolas de su propia época, me parece necesario juntar la historiografía foralista de la española, leyendo aquélla paralelamente y en relación directa a ésta. De hecho, formaban parte del mismo mundo historiográfico y, por lo menos para mí, es difícil considerarlas por separado. Desde esta perspectiva, es necesario pensar las historias «patrióticas» de los reinos individuales, menos como demostraciones de localismo o de un marcado sentido de patria, que como afirmaciones de lealtad a la monarquía que, por lo menos en el siglo xvii, representó la encarnación de la nación española.

Bibliographie

Adam de la Parra, Juan, Apologético contra el tirano y rebelde vergüenza y conjurados, arzobispo de Lisbia y sus parciales, en representa a los doze fundamentos del P. Mascareñas, Zaragoza, 1642.

– Conspiración herético-cristiantsima, trad. Ángeles Roda Aguirre, Madrid, Instituto Nicolás Antonio, 1943.

Anderson, Benedict, Imagined Communities. Reflections on the Origins of Nationalism, Londres – Nueva York, Verso, 1991.

Bell, David A., The Cult of the Nation in France. Inventing Nationalism (1680- 1800), Cambridge-Londres, Harvard University Press, 2001.

Beuter, Pere Antón, Primera part de la historia de Valencia (Valencia, 1538), Valencia, L’Estel, 1971.

Caro Baroja, Julio, Los vascos y la historia a través de Garibay, San Sebastián, Txertoa, D. L. 1972.

Cirot, Georges, Études sur l’historiographie espagnole. Mariana historien, Burdeos, Féret & Fils, 1905 (citado G. Cirot, Mariana hif storien).

Colmenares, Diego de, Historia de la insigne ciudad de Segovia y compendio de las historia de Castilla, Segovia, Academia de Historia y Arte de San Quirce, 1969 (2 vols.).

Cuart Monet, Baltasar, «La larga marcha de las historias de España en el siglo xvi», en Ricardo García Cárcel (coord.), La construcción de las historias de España, Madrid, Marcial Pons Historia – Fundación Carolina – Centro de Estudios Hispánicos e Iberoamericanos, 2004, pp. 45-126.

Elliott, John H., El Conde-Duque de Olivares, Barcelona, Crítica, 1988.

Escolano, Gaspar de, Década primera de la insigne y coronada ciudad y reinado de Valencia, Valencia, Diputación de Valencia, 1601-1610 (2 vols.).

Fernández Albaladejo, Pablo, «España desde España», en Ernest Belenguer Cebrià, Jon Arrieta Alberdi y Pablo Fernández Albaladejo (eds.), Idea de España en la Edad Moderna, Valencia, Real Sociedad Económica de los Amigos de País, 1998, pp. 65-75

García Hernán, Enrique «Construcción de las historias de España en los siglos xvii y xviii», en Ricardo García Cárcel (coord.), La construcción de las historias de España, Madrid, Marcial Pons Historia – Fundación Carolina – Centro de Estudios Hispánicos e Iberoamericanos, Madrid, 2004, pp.127-193.

Garibay y Zamalloa, Esteban de, Los XL libros del Compendio historial de las Chronicas y universal Historia de todos los Reynos de España, Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1628 (4 vols.); fasc. ed. Lejona, 1986.

Gascón Pérez, Jesús, «El ideario político de los cronistas aragoneses», en Salvador Claramunt (coord.), El món urbà a la Corona d’Aragó del 1137 als decrets de Nova Planta. XVII Congrés d’Historia de la Corona de Aragó (Barcelona-Poblet-Lérida, 7-12 de desembre de 2000), Barcelona, Publicaciones Universitat de Barcelona, 2003 (3 vols.), 1.11, pp. 705-716.

Gil Pujol, Xavier, «Lupercio Leonardo de Argensola, historiador en la historiografía de su época», en Lupercio Leonardo de Argensola, Información de los sucesos del Reino de Aragón en los años de 1590 y 1591 en que se advierte los yerros de algunos autores, ed. Xavier Gil Pujol, Zaragoza, Edizións de l’Astral – El Justicia de Aragón, Cuademos de Cultura Aragonesa (I), 1991.

– «Una cultura cortesana provincial. Patria, comunicación y lenguaje en la Monarquía hispánica de los Austrias», en Pablo Fernández Albaladejo (ed.), Monarquía, imperio y pueblos en la España moderna. IV Reunión Científica de la Asociación Española de Historia Moderna (Alicante, 27-30 de mayo de 1996), Alicante, Caja de Ahorros del Mediterráneo, 1997, pp. 225- 257.

Gómez Canseco, Luis, El humanismo después de 1600: Pedro de Valencia, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1930.

Gómez Miedes, Bernardino, La historia del muy alto e invencible rey Iayme de Aragon, primera desté nombre llamado el Conquistador, Valencia, 1584.

Halbwachs, Maurice, La mémoire collective, Paris, Presses Universitaires de France, Bibliothèque de Sociologie Contemporaine, 1968.

Herrera Y Tordesillas, Antonio, Primera [Tercera parte] de La Historia general del mundo de XVI anos del tiempo del senor rey Don Felipe II, Madrid, Luis Sánchez, 1601-1614 (3 vols.).

Herzog, Tamar, Defining Nations. Immigrants and Citizens in Early Modern Spam and Spanish America, New Haven – Londres, Yale University Press, 2003.

Jover Zamora, José María, «Sobre los conceptos de monarquía y nación en el pensamiento político español del xvii», Cuadernos de Historia de España, 12,1950, pp. 138-150.

Kagan, Richard L., «Felipe II, la Historia, y los Cronistas del Rey», en Fernando Chueca Goita et alii, Philippus II Rex, Barcelona, Lunwerg, 1998, pp. 87-118.

– «Clio y la Corona. Escribir historia en la España de los Austrias», en Richard L. Kagan y Geoffrey Parker (eds.), España, Europa, y el mundo atlántico. Homenaje a John H. Elliott, Madrid, Marcial Pons, 2002, pp. 113-147.

– «Baltasar Gracián y la historia de su tiempo», en Aurore Egido, Fermín Gil. Encabo y José Enrique Laplana Gil (eds.), Pensamiento y erudición. I Congreso Internacional «Baltasar Gracián (Huesca, 23-26 de mayo de 2001)», Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2003, pp. 81-97.

Koenigsberger, Helmut Georg, «Spain», en Orest Ranum (ed.), National Consciousness, History, and Political Culture in Early-Modern Europe, Baltimore, Johns Hopkins – University Press, 1975, pp. 144-172. Le Flem, Jean-Paul, «L’idée de nation en Espagne au xviie siècle», xviie Siècle, 192,1992, pp. 311-324.

Leonardo de Argensola, Lupercio y Bartolomé, Obras sueltas, ed. Conde de la Viñaza, Madrid, 1889 (2 vols.).

Lisón Tolosana, Carmelo, La imagen del rey: monarquía, realeza, y poder ritual en la Casa de los Austrias, Madrid, Espasa-Calpe, 1991.

Lófez Madera, Gregorio, Excelencias de la monarchia y reyno de España, ed. José Luis Bermejo Cabrero, Madrid, Instituto de Estudios Constitucionales, 1999.

Maravall, José Antonio, Estado moderno y mentalidad social, Madrid, Revista de Occidente, 1972.

Mariana, Juan de, Historia de España, en Obras del Padre juan de Mariana, Madrid, Atlas, Biblioteca de Autores Españoles (30-31), 1950 (2 vols.).

Mateo, Pedro, Historia de las guerras en Flandes contra la de Gerommo Franqui di Conestaggio, trad. Juan Pablo Martyr Rizo, Valencia, 1627.

Mateu y Llopis, Felipe, Los historiadores de la Corona de Aragón bajo los Austrias, Barcelona, Horta, 1944.

Navarro Bonilla, Diego, «Cronistas aragoneses y escrituras. El método de la representación del reino», Emblemata, 5, 1999, pp. 107-142.

Pellicer de Ossau i Tovar, José de, Idea del principado de Cataluña, Amberes, Gerónimo Verdus, 1642.

– Anales de la monarquia de España después de su perdida, Madrid, Francisco Sanz, Impressor del reyno, 1681.

Pujades, Jeroni, Coronica universal del principal de Cathalunya, Barcelona, 1609.

Quintana, Gerónimo de, A la muy antigua noble y coronada villa de Madrid. Historia de su antiguedad y grandeza, Madrid, 1629; ed. fasc., Madrid, 1980.

Sánchez Marcos, Fernando, «La concepción de España, como realidad plural, en la historiografía catalana del Barroco: algunas aportaciones», en Pablo Fernández Albaladejo (ed.), Monarquía, imperio y pueblos en la España moderna. IV Reunión Científica de la Asociación Española de Historia Moderna (Alicante, 27-30 de mayo de 1996), Alicante, Caja de Ahorros del Mediterráneo, 1997, PP- 781-791.

Sanz, Cristóbal, Excelencias de la villa de Elche, Elche, s. n., 1954.

Schaub, Jean-Fréderic, «El patriotismo durante el Antiguo Régimen», en Francisco Javier Guillamón Álvarez y José Javier Ruiz Ibáñez (eds.), Lo conflictivo y lo consensual en Castilla. Sociedad y poder político (1521-1715), Murcia, Universidad de Murcia, 2001.

Thompson, I. A. A., «Castilla, España y la Monarquía. La comunidad política a la patria natural a la patria nacional», en Richard L. Kagan y Geoffrey Parker (eds.), España, Europa, y el mundo atlántico. Homenaje a John H. Elliott, Madrid, Ediciones Marcial Pons, 2002, pp. 177-216.

Viciana, Martin de, Chrónica de la inclita, y coronada ciudad de Valencia, su reyno, Valencia, 1564.

Viñaza, Conde de, Los cronistas de Aragón, Madrid, Imprenta de los Hijos de M. G. Hernández, 1904.

Yardeni, Myriam, «La genèse de l’État et la naissance de la nation dans les “Histoires de France” au xviie siècle», xviie Siècle, 176, 1992, pp. 277-294.

Notes

1 J.-P. Le Flem, «L’idée de nation en Espagne au xviie siècle». Otros estudios dedicados a las «patrias» dentro de la monarquía austriaca: J.-F. Schaub, «El patriotismo durante el Antiguo Régimen»; P. Fernández Albaladejo, «España desde España»; I. A. A. Thompson, «Castilla, España y la Monarquía»; H. G. Koenigsberger, «Spain»; y J. M. Jover, «Sobre los conceptos de monarquía y nación en el pensamiento político español del xvii».

2 J. A. Maravall, Estado moderno y mentalidad social, pp. 457-510.

3 A. Herrera y Tordesillas, La historia general del mundo, t. I, p. 722.

4 T. Herzog, Defining Nations, pp. 1-16.

5 Sobre este punto, ver D. A. Bell, The Cuit of the Nation in France, pp. I-21.

6 J. de Mariana, Historia general de España, t. I, p. 7.

7 Para estos detalles biográficos, véase R. L. Kagan, «Felipe II, la Historia, y los cronistas del Rey», pp. 101-102, y la introducción de Enrique Flórez a la Coronica general de España que continuaba Ambrosio de Morales, Madrid, 1791.

8 Actas de las Cortes Antiguas de Castilla y León, Madrid, 1877, t. I, pp. 251-253.

9 Instituto de Valencia de Don Juan (Madrid), envío 44/146, carta (25 de marzo 1567).

10 E. de Garibay y Zamalloa, Compendio historial de España, p. 14.

11 Para los comentarios de B. Cuart Monet sobre el Compendio, véase su «La larga marcha de las historias de España en el siglo xvi», p. 113.

12 Véase J. Caro Baroja, Los vascos y la historia a través de Garibay, que ofrece un estudio biográfico de Garibay.

13 Para un reciente estudio de Mariana como historiador, véase E. García Hernán, «Construcción de las historias de España en los siglos vxii y xviii», pp. 127-193.

14 J. de Mariana, Historia general de España, t. I, p. 188.

15 B. Cuart Moner, «La larga marcha de las historias de España», pp. 119-120.

16 J. de Mariana, Historia general de España, t. 1, p. 5.

17 G. Cirot, Mariana historien, p. 333.

18 M. Halbwachs, La mémoire collective.

19 J. de Mariana, Historia general de España, t. II, p. 240.

20 B. Anderson, Imagined Communities.

21 J. de Mariana, Historia general de España, t. II, p. 241.

22 Para un vínculo parecido en la Francia moderna, véase M. Yardeni, «La genèse de l’État et la naissance de la nation».

23 Aparece esta frase en A. de Herrera y Tordesillas, La historia general del mundo, t. Il, dedicatoria al conde de Miranda.

24 Ibid, t. III, p. 722.

25 Pedro de Valentia, «Sobre las guerras de Flandes de Geronimo Conestaggio», Biblioteca National, Madrid (BNM): ms. 5585, ffos 125-133V°. En este tratado, Valencia, aparte de ponerse en contra de la publicación de este libro en España, sugirió que todos los ejemplares del mismo libro impresos en otros países deberían ser confiscados y sacados de la circulación. Otro autor, posiblemente Juan Pablo Martyr Rizo, en una obra falsamente atribuida al historiador francés, Pierre Matthieu, criticó la obra de Conestaggio por «sus hierros en perjuizio del Rey Catholico, y de la nacion Española», véase P. Mateo, Historia de las guerras en Flandes.

26 Citado en L. Gómez Canseco, El humanismo después de 1600: Pedro de Valencia, pp. 241 y 246. Las citas proceden de Pedro de Valencia, «Al Rey N. S. Consideración de Pedro de Valencia, su cronista, acerca de las enfermedades y salud del reino», BNM, ms. 7845, P 128r°-v°.

27 Para unas reflexiones sobre la política historiográfica de Olivares, ver E. García Hernán, «Construcción de las historias de España en los siglos xvii y xviii», pp. 155-164.

28 J. H. Elliott, El Conde-Duque de Olivares, pp. 209 y 549.

29 Biblioteca Real (Madrid), ms. II/1451, «Papeles de historia del reinado de Felipe IV», f° 19. Dirigida por Francisco de Calatayud, esta junta, llena de hechuras de Olivares, incluía a Juan Adam de la Parra, Juan de Palafox y Mendoza, y Jusepe de Nápoles. Actualmente, preparo un estudio de esta junta y sus actividades.

30 Marcelino Faria de Guzmán, «Apologia en defensa desta monarchia y casa de Austria para el desengaño de los potentados de Europa y satisfacción de los políticos de estos tiempos», B N M, ms. 1185, f°104. Este tratado está fechado en Madrid (4 julio 1634).

31 J. Adam de la Parra, Conspiración herético-cristianísima.

32 Id., Apologético, f° 89V0. Consulté la copia de este tratado conservado en la Hispanic Society of America.

33 Para el uso del término «pluma teñida» por Gracián, véase mi estudio, «Baltasar Gracián y la historia de su tiempo».

34 J. de Pellicer de Ossau i Tovar, Idea del principado de Cataluña, prólogo.

35 Id., Anales de la monarquía de España, t. I, p. 304.

36 D. de Colmenares, Historia de la insigne ciudad de Segovia, p. 17.

37 Colmenares refirió a G. de Quintana, A la muy antigua noble y coronada villa de Madrid.

38 D. de Colmenares, Historia de la insigne ciudad de Segovia, pp. 6-7.

39 Para estas historias municipales, ver R. L. Kagan, «Clio y la Corona», pp. 113-147.

40 C. Sanz, Excelencias de la villa de Elche, p. 81. Este libre está basado en un manuscrito titulado «Recopilación en que se da cuenta de las cosas anci antiguas como modernas de la ínclita villa de Elche».

41 P. A. Beuter, Primera part de la histona de Valencia.

42 E. de Garibay y Zamalloa, Los XL libros del Compendio, t. I, p. 13.

43 M. de Viciana, Chrónica de la inclita, y coronada ciudad de Valencia, y su reyno.

44 B. Gómez Miedes, La historia del muy alto e invencible rey Iayme de Aragon, epístola dedicatoria. Esta obra era una traducción al castellano de su De vita & rebus gertis Iacobi I regis Aragonum, impresa en 1582.

45 G. de Escolano, Década primera de la insigne y coronada ciudad y reinado de Valencia, t. I, prefacio.

46 Ibid., t. I, p. 106.

47 Ibid., t. I, p. 105.

48 Conde de Viñaza, Los cronistas de Aragón, p. 19.

49 BNM, ms. 5781, f° 130.

50 Citado en F. Mateu y Llopis, Historiadores de la Corona de Aragón bajo los Austrias, p. 288.

51 J. Pujades, Coronica universal del principat de Cathalunya, prólogo.

52 Entre las «historias particulares» de los reinos de España impresas a lo largo del xvii, figuran las siguientes (no pretendo que esta lista esté completa): para Asturias: Francisco de la Sota, Chronica de los príncipes de Asturias y Cantabria, Madrid, 1681; y Luis Alfonso del Carvallo, Antiguedades y cosas memorables del Principado de Asturias, Madrid, 1695; para Cataluña: Antonio Viladamor, Primer part de la historia general de Catalunya, 1585; Fray Francisco Diago, Historia de los victoriosíssimos antiguos condes de Barcelona, 1603; Bernardo Desclot, Historia de Catalunya, Barcelona, 1616; Andreu Bosch, Summari index 0 epitome del titols de honor de Cathalunya, Roselló y Cerdayna, Perpiñán, 1629; Esteban de Corbera, Cataluña ilustrada, Nápoles, 1678; y Feliú de la Penya, Anales de Catalunya, Barcelona, 1709; para Galicia: Fray Hernando de Ojea, Historia del glorioso apóstol Santiago, patrón de España: lain de su venida a ella y de las grandezas de su Yglesia y orden militar, Madrid, 1615; para Mallorca: Juan Dameto, Historia general del reyno balearico, Mallorca, 1632; y Vicente Mut, t. II de la Historia del reino de Mallorca, Mallorca, 1650; para Navarra y las Vascongadas: Lope Martínez de Isasti, Compendio historial de Guipúzcoa, 1625; García Gongora y Torreblanco, Historia apologética y descripción del reyno de Navarra y de su mucha antiguedad, nobleza, y calidades, Pamplona, 1628; Pedro de Agramont, Historia de Navarra (1632), Pamplona, 1996; Juan de Arcaya, Compendio historial y antigüedades de la provincia de Alava, 1662, ed. S. Portilla Ogueta, Vitoria, 1993; y José Moret, Anales del reino de Navarra, Pamplona, 1684-1715; para Valencia: fray Francisco Diago, Anales del reino de Valencia, Valencia, 1613. Para las historias de Aragón, véase las obras del Conde de Viñaza y Mateu y Llopis anteriormente citados.

53 Ver I. A. A, Thompson, «Castilla, España y la Monarquía», p. 198.

54 Real Academia de la Historia (RAH), ms. Salazar A74, ffos 270-271, carta fechada (20 de noviembre 1603).

55 Me refiero a C. Lisón Tolosana, La imagen del rey; X. Gil Pujol, «Lupercio Leonardo de Argensola», pp. xvii-xlvii; D. Navarro Bonilla, «Cronistas aragoneses y escrituras»; y J. Gascón Pérez, «El ideario político de los cronistas aragoneses».

56 RAH, ms. Salazar 9/548, «De los cronistas de Aragón», f° 87, carta de fray Gerónimo de Aldovera y Monsalve a los Diputados de Aragón. Sobre Aldovera, véase J. Gascón Pérez, «El ideario político de los cronistas aragoneses».

57 L. y B. Leonardo de Argensola, Obras sueltas, p. 308.

58 Citado en D. Navarro Bonilla, «Cronistas aragoneses y escrituras», p. 119.

59 «Apuntamientos históricos. Parte primera. Extractos de los registros de Actos de los Diputados de Aragón», BNM, ms. 9824, f° 94V" (27 de junio de 1616).

60 BNM, ms. 9824, f°94V0 (27 de junio de 1616). Aparte del libro por Murillo, la Diputación encargó otras historias para responder a la de Herrera y Tordesillas. Ver X. Gil Pujol, «Lupercio Leonardo de Argensola», p. xiv.

61 G. López Madera, Excelencias de la monarchia y reyno de España, prólogo.

62 I. A. A. Thompson, «Castilla, España y la Monarquía», pp. 191-194.

63 También se puede encontrar la idea de una relación más complementaria que conflictiva entre «nación» y «patria» en X. Gil Pujol, «Una cultura cortesana provincial»; y F. Sánchez Marcos, «La concepción de España».

Auteur

Johns Hopkins University

© Casa de Velázquez, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search