Version classiqueVersion mobile

Guerras civiles

 | 
Jordi Canal
, 
Eduardo González Calleja

La guerra civil, figura del desorden público

El concepto de guerra civil y la definición del orden político

François Godicheau

Texte intégral

  • 1 Este trabajo ha sido realizado gracias a las condiciones y ayudas proporcionadas por el proyecto « (...)

1La guerra que empieza en España durante el verano de 1936 recibió muchos nombres y provocó un diluvio de discursos e imágenes, no sólo en la península, sino también en numerosos países occidentales1. Desde los acontecimientos mismos, la multiplicación de narraciones sencillas y a veces muy simples hizo del acontecimiento algo muy complejo: hoy en día, aparece como una guerra civil modélica pero al mismo tiempo, su complejidad no deja de resultar problemática para los historiadores que quieren escribir sobre el tema. Varios aspectos de la contienda están dando lugar a reflexiones hoy en día que tienden a complicar aún más la tarea de sintetizarla, desde la heterogeneidad del campo republicano hasta las interrogaciones sobre la fecha de terminación del conflicto —si no sistemáticamente debatida, reflejada en la periodización de muchos estudios sobre el tema de la «represión»—, pasando por la cuestión de los nombres de la guerra, la cual remite a la continua competición de relatos desde los acontecimientos mismos.

  • 2 Numerosos han sido los volúmenes en los que se ha debatido sobre el concepto de guerra civil. Para (...)

2Este último punto refleja también el carácter inacabado —digámoslo así de momento— del concepto de guerra civil y la necesidad de prolongar los debates ya habidos por un análisis renovado de esta noción, sobre todo en un momento historiográfico en que el comparativismo aparece cómo una buena vía de renovación de los estudios «guerracivilistas»2. Esta necesidad se hace sentir al intentar tomarse en serio las palabras de los actores de la época, actitud historiográfica que deriva de la conciencia de que nuestras elecciones lexicales, a la hora de narrar el pasado, no pueden pensarse independientemente de las de nuestros antepasados. Descartada la ilusión según la cual ciertas expresiones son evidentes porque designan «la cosa misma», tenemos que llevar la reflexión hasta sus últimas consecuencias: si la realidad no nos impone su nombre sino que somos nosotros los que hacemos una elección, lo mismo que nuestros abuelos, nuestra preferencia por «guerra civil» tendrá que ver tanto con los sentidos que acarrea y acumula desde mucho tiempo como con sus funciones dentro del orden de categorías en el que nos situamos.

  • 3 Estos hechos han sido objeto últimamente de dos estudios generales —los de F. Gallego, Barcelona, (...)

3Situémonos entonces en uno de los momentos de mayor confrontación de concepciones y nombres de la guerra, el de los enfrentamientos que ensangrentaron Barcelona y otras ciudades catalanas a principios de mayo de 19373. A raíz de una acción policial y política contra la ocupación por parte de un comité revolucionario del edificio de la Telefónica de Barcelona, el 3 de mayo, en un ambiente enrarecido por la oposición entre revolucionarios y partidarios de «la legalidad republicana», la ciudad se cubrió de barricadas y unos combates callejeros enfrentaron a miles de combatientes, dejando por el suelo más de 500 cadáveres.

  • 4 Véase C. Ealham, La lucha por Barcelona.
  • 5 Sobre estos aspectos de los primeros meses de la guerra, véase J. A. Pozo González, El poder revol (...)

4A través de la huelga general, de la movilización de «Grupos de defensa» de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), de las «Patrullas de control» en los pueblos, para defender «la revolución», y a través de las modalidades de la «represión», encontramos elementos de continuidad con episodios anteriores de protesta revolucionaria desde la primera guerra mundial4. Esta continuidad se ve reforzada por la lectura operada por los revolucionarios mismos que consideran a sus adversarios como enemigos, contrarrevolucionarios y comparan el 3 de mayo de 1937con el 19 de julio de 1936. Se puede asimismo discernir otra continuidad, esta vez espacial, entre el frente y la retaguardia, en la concepción que insiste sobre el hecho de que la guerra es una revolución y asimila el frente que pasa en el medio de cada pueblo (entre «milicias de la retaguardia» del «comité» y propietarios y comerciantes) con que parte Aragón en dos5. En el cruce de estas continuidades, una figura es central, la de la revolución, una figura a la que estas continuidades confieren una realidad.

  • 6 Sobre ese movimiento represivo y la afirmación del Estado republicano, véase F. Godicheau, La guer (...)

5Enfrente, las interpretaciones de los «defensores del orden [republicano]» no son tan homogéneas, por el carácter heterogéneo de los integrantes de este bando (de los republicanos a los comunistas) pero rápidamente se impone un lenguaje que combina el tradicional del «orden público», con el de la guerra antifascista: lo de mayo viene a ser un putsch. En esta visión, se niega entidad y realidad a la revolución; ni siquiera se le otorga la calidad de un proyecto serio al que se combatiría. La única realidad es la del orden antifascista: se condena el «desorden anarquista» remitiendo a episodios pasados de los primeros años de la República o a características de la guerra de milicias y se utiliza la figura del «traidor» antipatria remitiendo a una concepción de la guerra como internacional, interestatal: la guerra de liberación del pueblo español contra los invasores nazi-fascistas. A partir de ahí, la interpretación de los hechos como un putsch o un levantamiento radical contra el gobierno autorizan toda clase de cuentos como el consistente en imaginar que son obra de la Gestapo. En el centro de esta visión, encontramos al Estado republicano, en guerra contra el fascismo internacional y su quinta columna, un Estado al que se trata de reconstruir gracias a una identificación adecuada de sus enemigos y a su persecución policial, judicial y política. Durante el período siguiente, la «unidad inquebrantable» representa un arma político de primer orden, capaz de convocar el fantasma de la desunión fomentada por los traidores, el fantasma de la guerra interna. La reconstrucción del Estado a través de sus aparatos de policía y de justicia se hizo contra los autores o inductores de los «hechos de mayo» y se puede decir que la guerra civil en la guerra civil fue una figura decisiva, antinómica de la del Estado6.

  • 7 Buen ejemplo de esta visión es el libro de H. Graham, La República española en guerra.

6Ahora bien: ¿cómo ha sido planteado el problema de mayo en la historiografía? Según dos concepciones: 1) La de la «guerra civil en la guerra civil», con una tonalidad dominante de comprobación triste de la división del campo republicano. Esta visión que insiste en el carácter fratricida del enfrentamiento nace en la guerra misma, se expresa desde Madrid y desde Valencia y es la que domina en la sentencia pronunciada en octubre de 1938 en el proceso a los dirigentes del POUM. Es una lectura de los acontecimientos como problema de orden7; 2) La visión de la guerra de clase «devorada» por la guerra a secas, del fracaso de las opciones revolucionarias, visión que puede dar lugar a una lectura pesimista y otra optimista, pero que otorga carta de realidad a la opción revolucionaria. Es decir que aunque se juzgue que terminar con los propuestos revolucionarios fuera una necesidad para poder ganar la guerra, se recoge una parte del lenguaje de los revolucionarios.

  • 8 Sobre el objetivismo y las dificultades que plantea, véase P. Sánchez León, «La objetividad como o (...)

7Esto nos remite a un hecho fundamental: el conflicto sobre la naturaleza de la guerra comenzada en julio de 1936 ha pasado directamente y sin hiato al terreno historiográfico. Pero muchas veces es un conflicto no declarado, por una razón bastante sencilla: este conflicto sobre la naturaleza de la guerra es uno de los motores de la guerra y posteriormente de las identidades fundamentadas en las interpretaciones de la guerra. En 1936 o 1937 como decenios más tarde, la definición de lo que esta (ba) en juego es básica para la auto-identificación del «nosotros» desde el cual se toma la palabra o la pluma. Siendo así las cosas, y a pesar de que las mejores historias de la guerra, desde una postura objetivista, han tratado de compaginar versiones y vocabularios para llegar a una síntesis coherente, nos vemos confrontados entonces a un doble problema: una encuesta sobre la naturaleza de la guerra civil, sobre el concepto de guerra civil, debe tener en cuenta el uso que se ha hecho de tal o cual expresión para designar el conflicto8.

8Vamos a examinar primero la paradoja de un conflicto que se ha calificado de imposible de nombrar, de elusivo y que sin embargo no para de decir su nombre. Veremos a continuación cómo varias tentativas contemporáneas de definición nos llevan a considerar las figuras o las caretas sucesivas de la guerra civil en la historia y terminaremos proponiendo una definición que tome en cuenta el aspecto valorativo de la noción de guerra civil

I. — ¿IMPOSIBLE DE NOMBRAR, LA GUERRA CIVIL?

  • 9 C. Marrand-fouquet (coord.), 1997 (http://clio.revues.org/index406.html. Consultado el 14-XI-2010)
  • 10 Véase F. Godicheau, «Guerra civil, guerra incivil: la pacificación por el nombre».
  • 11 A partir de mediados de los años noventa, la expansión de los estudios sobre el primer franquismo, (...)

9En un monográfico de la revista Clio dedicado al tema de las mujeres y la guerra civil, Catherine Marrand-Fouquet introduce la reflexión colectiva sobre el problema de la identificación de las guerras civiles: cuales conflictos lo son o no lo son, sobre el rechazo corriente de la expresión «guerra civil», sobre guerras civiles que no dicen su nombre9. La guerra que comenzó en España en 1936 no escapa de esta regla: la adopción de otros vocablos preferentemente al de guerra civil —aunque éste fuera atestado— fue mayoritaria y refleja la multiplicidad de los aspectos del conflicto10. En realidad, cuesta muchísimo definir una unidad de este conflicto de 1936 a 1938; pero también, cuesta cada vez más resistir a la tentación de prolongarlo más allá del primero de abril de 1939, lo que agrava la cuestión de su homogeneidad11.

  • 12 O. Wieviorka, «¿Guerra civil a la francesa?». El análisis de Wieviorka, presentado en un coloquio (...)
  • 13 En referencia a lo que A. Pizzorno, «Politics Unbound», llama momentos de política absoluta.

10Sin embargo, la guerra española aparece como paradigmática fue considerada como tal por un historiador francés, Olivier Wieviorka, para contestar la pregunta de si Francia había vivido una guerra civil en 194412. Dos bandos con dos ejércitos que integran a muchos milicianos es decir civiles y defienden sendas partes del territorio nacional, dos fuertes capacidades de movilización a partir de concepciones enfrentadas de la ciudadanía: es innegable que la guerra española presenta estos aspectos. Pero también presenta otros, no menos esenciales: una guerra en cada pueblo, sin territorio definido pero no por lo tanto deja de ser radical y sangrienta, un enfrentamiento religioso en el que los individuos pueden llegar a comprometerse de manera absoluta13, una guerra de dos Estados e incluso de dos coaliciones internacionales. ¿Dónde está el rasgo más definitorio?

  • 14 J. Casanova, «Guerra Civil, ¿lucha de clases?».

11Para la guerra de 1936, la dificultad radica en la multiplicidad e incluso el carácter contradictorio de muchos aspectos del conflicto: ¿cómo dar cuenta de ello en todas sus dimensiones? es la pregunta que se plantea para cualquier historiador que aborda una síntesis. El mejor ejemplo de respuesta viene de Julián Casanova en su artículo titulado «guerra civil, ¿lucha de clases?» en el que resuelve el conflicto interpretativo gracias a la imagen de las muñecas rusas14. Este historiador considera que se oponen la tradición de la historia social y una historia política a secas y vincula los avances historiográficos con la aparición de nuevas fuentes, con el alejamiento de las pasiones y con la afirmación, gracias al aporte de los estudios regionales, de las claves «nacionales» (en el sentido de españolas, específicamente peninsulares) del conflicto.

  • 15 G. M. Luebbert, Liberalismo, fascismo o socialdemocracia.
  • 16 Véase también J. Casanova, «Liberalismo, fascismo y clase obrera».

12Él propone una síntesis, es decir que intenta compaginar las historias de la guerra, mostrando que son todas compatibles y verosímiles hasta cierto punto, tratando de progresar en la inteligibilidad del conflicto gracias al encuentro de un esquema que permite engarzarlo todo. Utiliza la configuración que le brindan dos autores anglosajones como Gregory M. Luebbert15, es decir que se apoya en un entramado teórico y distanciado gracias a la perspectiva comparatista para analizar prestando atención a los intereses de clase y también a otras lealtades, religiosas, lingüísticas, familiares, regionales o nacionalistas16. Concluye diciendo que en la guerra civil, habría habido varias guerras civiles.

  • 17 M. Delgado Ruiz, Luces iconoclastas. En particular si se practica un análisis en clave de política (...)

13Pocos aspectos se resisten a entrar en este esquema. Señalo uno que a mi modo de ver cruje un poco, es el carácter de guerra de religión puesto de relieve por Manuel Delgado en su análisis de los rituales iconoclastas que no pueden confundirse con el anticlericalismo17. Pero más allá de su perfectibilidad, un esquema, una construcción como ésta presenta una característica que puede dejar bastante perplejo: sitúa al analista en la postura de alguien que ensambla un mecano complejo, cuyas piezas dispares fueron forjadas en realidad para diferentes máquinas. Con todo el arte del ensamblador, no se puede llegar al final sin torcer o limar alguna que otra pieza, o olvidar una en el fondo del cajón. Elegir al final el rasgo más definitorio significa hacer intervenir una concepción implícita de lo que es la guerra civil; sin embargo, éste es un debate ausente del paisaje historiográfico.

14La oposición de las interpretaciones de los actores de la época conduce muchas veces a tomar una decisión en términos de narración, en contradicción con lo vivido por muchos actores, lo cual puede considerarse quizás inevitable. Medimos con este problema la distancia insalvable entre por un lado la narración y el análisis del pasado y por otro la misma realidad pasada, primero porque la guerra fue vivida y comprendida según diferentes modalidades por millones de individuos —no hubo entonces una realidad en singular—, luego, porque más allá de la oposición entre interpretaciones de lo que era vivido, la guerra revolucionaria, la guerra patriótica e internacional y la guerra religiosa podían perfectamente convivir en la mente de muchos individuos. Esta dimensión de la conciencia y de lo vivido por individuos y colectivos, en un cruce de las interpretaciones del conflicto, es esencial para nuestro problema, es decir: qué es una guerra civil?

  • 18 C. Pavone, Una guerra civile.
  • 19 R. Cruz, En el nombre del pueblo.

15Es precisamente esta dimensión de composición de varias interpretaciones en los espíritus de los combatientes la que Claudio Pavone se tomó en serio en su gran libro sobre la guerra civil italiana de 1943-4418. A la inversa, fue a partir de una reflexión sobre los nombres dados a la guerra española que Rafael Cruz, tratando de distinguir lo vivido por los actores de las interpretaciones canónicas contemporáneas o posteriores, terminó tomando sus distancias con la expresión «guerra civil». Su libro demuestra como el nombrar la guerra ha sido una cuestión de primer plano en la medida en qué el nombre contenía una visión del conflicto esencial para la constitución de las identidades enfrentadas; nombrar la guerra ha sido una de las actividades principales de lo que él llama «la construcción social de la guerra»19.

16En efecto, el proceso de identificaciones cruzadas no movilizaba sólo en los frentes. La guerra estaba por todas partes y la movilización debía tomar la forma de la unanimidad: la participación voluntaria en los rituales callejeros (desfiles, entierros, misas y mítines) y en las diversas actividades vinculadas al esfuerzo guerrero fue verdaderamente masiva y proporcionó infinidad de ocasiones para ensayar un repertorio de símbolos, rituales y discursos de diversas procedencias. En el interior de ambos campos en construcción, una fuerte competición entre instituciones (partidos, sindicatos, instituciones del Estado, ejércitos, Iglesia) tuvo lugar para imponer símbolos e interpretaciones afines. La heterogeneidad de partida de ambos campos, el hecho de que cada organización tuviera que integrar la existencia de la guerra en sus políticas de identidad, viene de su carácter imprevisto: por una parte, no se había previsto ni deseado este conflicto y no fue reconocido enseguida como guerra, y por otra, pocas tropas y pocas armas no volvían evidente este nombre de guerra cuando por un lado se trataba de una operación de restablecimiento del orden, y del otro, de la resistencia a un golpe de Estado o de una revolución. Esto produjo una situación en la que el conflicto fue efectivamente y simultáneamente vivido según las diferentes dimensiones arriba mencionadas y por ende nombrado de distintas maneras, además de que hizo evolucionar los marcos lingüísticos comunes de los actores de la época, lo que va más allá de la simple recomposición de significados. Esta diversidad existía antes de que la centralización del poder de cada lado del frente, la necesidad de una movilización total de los recursos al servicio de un discurso único intentara (y consiguiera hasta cierto punto) imponer una visión y un nombre únicos, que en ambos casos no podían ser la expresión «guerra civil» y que el enemigo no podía sencillamente ser un «hermano», un verdadero español.

  • 20 Sobre la noción de violencia política, véanse J. Aróstegui, «Violencia, sociedad y política: la de (...)

17La reducción a la unidad que supone el uso del término «guerra civil» tiene entonces precedentes: el historiador no es el primero en intentar abarcarlo todo bajo un único rótulo. El problema en el caso del conflicto del 36 viene de que se ha impuesto este uso convencional sin que haya habido convención, es decir, definición concertada de lo que es o no es «guerra civil»: en la época de la guerra como hoy, la elección de esta expresión representa más que un acto de conocimiento, es una acción política. Personalmente, no estoy muy seguro —o ya no estoy tan seguro— del interés que habría en llegar a una definición de la guerra civil porque puede resultar una definición muy, pero muy complicada, como en el caso de otro concepto espinoso, violencia política o en cualquier caso, habría que resignarse a que la definición en cuestión consistiera más en deslindar un campo —que puede resultar inmenso— que en forjar una herramienta analítica realmente eficaz20. Pero en vez de quemar etapas, volvamos a problema de la reducción a la unidad que se ha impuesto desde unos decenios: se ha impuesto «guerra civil» después de 1939 no porque haya habido una convención entre historiadores, sino por razones extra-académicas de políticas de memoria.

  • 21 Sobre el famoso «pacto de silencio» y los malentendidos generados por la expresión, véase Aguilar, (...)
  • 22 Véanse P. Sánchez León, «La objetividad como ortodoxia»; J. Izquierdo Martín y P. Sánchez León, La (...)

18El uso de la expresión «guerra civil» se ha generalizado en España después de largos decenios de una casi prohibición de su empleo por las autoridades franquistas. Hasta los años sesenta, la denominación debía ser la de «cruzada» o «guerra de España» en el sentido de guerra por España. El contraste es importante con el caso de Italia donde, como lo ha explicado Claudio Pavone a propósito de su libro La guerra civile, la izquierda rechazaba la expresión porque tendía a dejar a los dos bandos en un mismo plano de dignidad. De esto precisamente se ha tratado en las políticas de memoria de la transición democrática e incluso desde antes, en los afanes reconciliadores que se expresaban desde parte de las fuerzas franquistas y en el exilio: la reconciliación era una estrategia política, en los dos casos y se trataba de poder tachar al contrario de prolongar la guerra, de mantener a los españoles en una situación de enfrentamiento político. La generalización del empleo de guerra civil se ha impuesto al mismo tiempo que se fraguaba la ética de la España actual, basada en una escala de valores donde el «consenso» y la «convivencia pacífica» ocupan el lugar del bien absoluto y la guerra civil funciona como una figura repulsiva. El pacto virtual concluido entre los principales políticos ha consistido en expulsar el tema de la guerra de 1936 del espacio político, en dejar de mentar la soga en casa del ahorcado, dejando a los historiadores el papel de contar los acontecimientos, de la manera más amplia posible, historiadores que jugaban un papel esencial en esa sociedad en transición21. Su profesionalismo, el carácter científico de sus trabajos debía proporcionar la base objetiva para poder pasar a otra etapa, para hacer de aquel tema algo sobre lo cual sería posible decir: se trata de una historia sabida, ya no quedan zonas de sombra, lo conocemos todo, no queda problema sin resolver. La musa Clío vestía claramente el traje de la enfermera22.

  • 23 G. Ranzato, «Un evento antico e un nuovo oggetto di riflessione».

19El hecho de que el problema de la definición de la «guerra civil» se plantee ahora no es incongruente con el hecho de que esas políticas de memoria de la transición hayan dejado de funcionar y hayan dejado el paso a un período de incertidumbre en el que se enfrentan nuevas empresas —o nuevos empresarios— de memoria. La dificultad sentida por algunos historiadores en emplear esta expresión sin más viene de que —y ésta es mi hipótesis— se trata de una noción mucho más valorativa que conceptual. La cuestión de los hechos de mayo no ofrece otra cosa que una ilustración radical de esta idea: el debate sobre su interpretación, su valoración global invita a emitir juicios sobre la naturaleza del conflicto de tres años que partió el país, y en esa búsqueda de la naturaleza de la guerra civil, parece que no hay solución: o se toma partido, o se intenta hacer entrar todas las visiones de la guerra en un «gran contenedor», como lo ha expresado Gabriele Ranzato23.

20Esta calidad principal de la expresión «guerra civil», valorativa más que conceptual necesita ser contemplada en una amplia escala de tiempo ya que la figura de la guerra civil ha sido construida desde los griegos; y aunque sus usos hayan evolucionado, sostendré que ha destacado sobre todo por su función política. Esto no nos impedirá buscar una característica definitoria de las guerras internas, esfuerzo que nos llevará a exceder los límites cronológicos de la edad contemporánea. Veremos incluso que varios aspectos del conflicto de 1936 nos obligan a romper el marco de la contemporaneidad.

II. — LA GUERRA CIVIL, NOCIÓN FUNCIONAL

  • 24 Véase D. Nicolaïdis, «Guerre civile et État-nation».
  • 25 Puede ser incluso que el problema no esté en Hobbes sino en la sustitución de nuestra concepción c (...)

21Buena parte de las definiciones de la guerra civil en la edad contemporánea consideran que se trata de un conflicto interior a un Estado, por oposición a las guerras interestatales y algunas añaden la idea de un conflicto interno a la nación o combinan las dos cosas a partir de la realidad de los Estados nacionales24. Sin embargo, no deja de plantear serios problemas porque la historia está repleta de ejemplos de guerras civiles contemporáneas al período de invención o consolidación de los Estados nacionales: las guerras de Vendée, las guerras del siglo XIX latinoamericano, o anteriores al fenómeno, como las guerras de religión del siglo XVI. ¿Cómo el Estado puede ser el marco en el interior del cual se da la guerra civil cuando se está definiendo al mismo tiempo que se desarrolla la guerra? ¿Cómo además pasar sobre las profundas diferencias entre épocas segunda razón, más importante a mi modo de ver es que el Estado es mucho más que un simple marco de las guerras civiles. En el caso español de 1936, el Estado republicano es también objeto de la guerra o lo que está en juego; nos encontramos rápidamente con dos Estados que luchan en el mismo territorio y en el bando republicano, la reconstrucción del Estado es un objetivo y al mismo tiempo una parte de políticas más amplias, que tocan la cuestión general de las relaciones sociales: ¿qué Estado?, pero sobre todo ¿qué sociedad? Si las instituciones estatales son buena parte de la cuestión que se dirime, no son la única: la civitas contenida en el término «civil» es aún más decisiva ya que la guerra va mucho más allá del control del poder central, como lo demuestra el carácter encarnizado del conflicto en los pueblos, los aspectos religiosos del conflicto o el compromiso radical de muchos individuos. Reducir todos estos aspectos a la ruptura del monopolio de la violencia legítima del Estado conduce a reducir la operación de exclusión del enemigo a su formalización jurídica o peor, en hacer revivir el mito hobbesiano de Behemoth: la alternativa al Estado sería el estado de naturaleza25.

  • 26 R. Koselleck, Le futur passé; R. Schnur, Rivoluzione e guerra civile.

22Ello nos obliga a considerar este mito o más precisamente sus condiciones de nacimiento: historiadores alemanes como Reinhard Koselleck o Roman Schnur han mostrado que el término «guerra civil» fue uno de los conceptos fundamentales de los tiempos de las guerras de religión26. Se barajaban muchos términos, como revuelta, insurrección, rebelión, división, guerra intestina, pero también el de guerra civil, que otorgaban al enfrentamiento religioso una existencia jurídica. Según Schnur, la literatura sobre la guerra civil durante los siglos XVI y XVII, de Jean Bodin a Hobbes, pasando por Grocio y muchos autores menores construye la figura de la guerra civil como contrapunto de la afirmación del Estado moderno, en Francia, Inglaterra y los países alemanes.

23Koselleck explica que durante el siglo XVI, la legitimidad de la guerra civil, aunque confesional, se basaba en las formas jurídicas del poder en el espacio germánico, es decir, en la capacidad de cada instancia de poder (Stande) para oponer una resistencia a agresiones exteriores o superiores, como lo reivindicaban las provincias unidas. Se remitía al bellum civile de los romanos, a un conflicto entre iguales jurídicamente hablando, que a partir de títulos jurídicos exclusivos unos de otros, hacían de todo enemigo un insurreccional fuera de la ley. A partir del momento en que el Estado absorbió todos esos títulos jurídicos que legitimaban un combate en defensa de cierta autonomía (política o confesional), se erigió como antónimo de la guerra civil, suprimió el bellum intestinum monopolizando el derecho a la violencia hacia el exterior y hacia el interior de las fronteras.

  • 27 O. Christin, La paix de religion.

24Asistimos entonces en la edad moderna a un cambio de valorización de la guerra civil, que rompe con la idea de legitimidad vinculada con el bellum civile (por oposición al bellum servile) y construye la figura a la que Hobbes daría nombre propio. La descripción de la guerra civil como el mal absoluto, negación de toda sociedad política, disolución de las solidaridades tradicionales (entre las cuales la familia), desencadenamiento de las pasiones egoístas y perversión del cuerpo social — visión que encontramos en la transición a la democracia en España — resultó de una ofensiva propagandística por un tercer partido durante las guerras de religión en Francia, como lo mostró Olivier Christin en La paix de religion27. Se trata de unos teólogos, juristas y guerreros que se niegan a adherir a la propaganda de ambos bandos, católicos y protestantes que tratan de justificar por todos los medios la guerra confesional. Afirman que la guerra civil sólo lleva al resultado contrario del que persiguen unos y otros y que invocan como «causa justa» de su violencia. Dan la vuelta a los argumentos de los cruzados de ambos bandos diciendo que la religión sólo sirve como pretexto de apetitos egoístas y sediciosos, y que se trata de una guerra fratricida entre cristianos que sólo puede expandir la impiedad e incluso el ateismo. Christin subraya que en esas luchas propagandísticas, lo que está en juego es también la capacidad del rey para fijar el límite público/privado en los motivos del ejercicio de la violencia y quitar a los nobles una parte de sus justificaciones personales, problema de límite que se encuentra en muchos casos de guerra civil, tratándose de institucionar la vida colectiva.

25A partir de finales del siglo XVIII, la revolución cambia el panorama y la valorización de la guerra civil. Schnur ha demostrado que se operó una sustitución de palabras: a partir del momento en que cambió el sentido de revolución (que antes remitía a la sucesión cíclica de formas constitucionales, el politeion anakyklosis) hacia la idea de un cambio definitivo y expansivo de las relaciones político sociales, unos mismos hechos pasaron de llamarse guerra civil a llamarse revolución, es decir que la mirada cambió, la valoración fue inversa y habilitó una legitimación del conflicto interno durante todo el siglo XIX y buena parte del XX: cuando se consideraba que la revolución no había terminado su obra, era posible perseguir una «guerra civil mundial» o una «revolución mundial permanente» contra todos los tiranos del Antiguo Régimen.

  • 28 J.-C. Caron, Frères de sang.
  • 29 La idea del carácter funcional, que no conceptual (de contenido variable en función de un orden po (...)

26Esto dio lugar a dos tradiciones en Francia por ejemplo, la de la revolución que había que terminar y la de las denuncias del guerracivilismo por parte de la gente de orden, guerracivilismo cuyo origen se situaba, según las opciones en 1789 o en 1793. Jean Claude Caron ha demostrado en su reciente Frères de sang, cómo la figura de la guerra civil o su mito, fue pintada después de cada episodio político violento, con discursos que remitían a la historia y convocaban varias tradiciones o sistemas de referencias, la de historia romana, la de las guerras de religión y la de la revolución francesa28. Lo que estaba en juego según este historiador, era la construcción del Estado-nación. Se trataba de decir lo que era lo político, de separar las formas legítimas (prensa, sufragio) de la política de la calle, promoviendo el ciudadano elector contra el ciudadano combatiente, transformado en bárbaro. Varios discursos de orden podían incluso competir, discursos de derecha o de izquierda republicana según se trataba de integrar de manera restringida o amplia. Las diferentes conceptualizaciones de la guerra civil definían en realidad diversos contenidos del orden público. La misma demostración se podría hacer para el siglo XIX español, donde la denuncia de los desórdenes como culpables de fomentar o prolongar la guerra civil y la defensa del orden público sirve al mismo objetivo de definición del orden político legítimo. Una y otra noción, «guerra civil» y «orden público», son funcionales más que conceptuales: su contenido no está fijo, varios discursos pueden esgrimirlas, son dos figuras que sirven una en negativo, otra en positivo, para normalizar lo político29.

27Pero al mismo tiempo, se trataba de definir la nación, es decir, al decidir qué tipo de ciudadanía era la legítima, de oponer la comunidad nacional «real» a sus enemigos, a los que se excluía del nosotros nacional, de la misma manera que los propagandistas franceses del siglo XVI daban la vuelta al argumentos de los cruzados protestantes y católicos al contraponer la cristiandad (la comunidad de los creyentes) a las políticas que amenazaban con destruirla. Entre la época moderna, de las guerras civiles confesionales y la contemporánea de las guerras civiles interiores a naciones, hay dos elementos comunes: en ambos casos, lo que está en juego, primero, es la definición de una comunidad imaginaria, la de los creyentes o la de los nacionales y luego, es su institucionalización, es decir la forma de poder político o la forma de Estado que se pretende promover para la comunidad en cuestión. La guerra civil sería entonces una crisis en el seno de una comunidad imaginaria que se expresa por una lucha a muerte entre instituciones políticas y formas de poder que pretenden encarnar la comunidad originaria, lucha que deja lugar luego a la utilización del recuerdo de la guerra, calificada de civil, para consolidar un tipo de poder estatal, un tipo de orden político. Comportaría también una vertiente de oposición entre narraciones acerca del pasado, desde la identificación y la retroproyección de un ideal de comunidad originaria, hasta la resolución del conflicto gracias a la victoria regeneradora del Bien; debiendo considerarse esas narraciones como primeros pasos para la institución de las comunidades en proceso de formación.

  • 30 B. Anderson, L’imaginaire national.

28Esta definición a partir de la idea de comunidad imaginaria, tomada de Benedict Anderson, si la aplicamos a la polifacética guerra de 1936, permite integrar tanto los aspectos religiosos del conflicto como los discursos de la guerra de liberación nacional de unos y otros30. Permite integrar tanto la construcción institucional ocurrida en ambos campos como el fanatismo de individuos para quienes la recomposición de la identidad colectiva gracias a la guerra es vital para su propia identidad personal —lo que Pablo Sanchez León y Jesús Izquierdo Martín han llamado, después de Pizzorno, «política absoluta»; el cual Pizzorno reflexionaba sobre las guerras de religión.

  • 31 Sobre las vías de naturalización de los aspectos institucionales de la vida en sociedad y las metá (...)
  • 32 N. Loraux, «La guerre dans la famille».

29Una de las propiedades de la comunidad imaginaria es su naturalización por parte de los sujetos que la integran: la proyección retrospectiva de la ruptura en el interior de la comunidad imaginaria lleva a hacer uso de metáforas que significan la lucha contra natura, y en particular, la metáfora de guerra en la familia, de la guerra fratricida31. Según Anderson, la nación «es una fraternidad que, desde hace dos siglos, ha hecho que tantos millones de gentes han sido dispuestos, no tanto a matar, sino a morir por productos tan limitados de la imaginación». En su disertación sobre la guerra civil en la Grecia antigua, Nicole Loraux examina las distintas expresiones que remiten a la guerra civil32. La más antigua es stasis emphylos, que vincula la metáfora familial a la preocupación por remediar o evitar la guerra civil. La comunidad de partida es pensada como comunidad natural. Pero subraya al mismo tiempo en todo su artículo la ambivalencia de las expresiones que han podido significar guerra civil: por un lado, contienen una condena de esos acontecimientos, por otro pueden remitir a la purificación necesaria de la comunidad, a una retórica de la expulsión de los elementos extranjeros o de una enfermedad, dos valoraciones opuestas que están presentes luego en todas las guerras civiles, según nos situamos en el momento de movilización contra el enemigo o en el de consolidación del orden y lamento sobre la guerra entre hermanos.

III. — CONCLUSIÓN: «GUERRAS INDOMABLES», ¿PARA QUIÉN?

  • 33 Es lo que ha mostrado X. M. Núñez Seixas, ¡Fuera el invasor!

30Con la «guerra civil», estamos frente a un concepto que no funciona de manera aislada sino como elemento de una pareja fundamental de orden y desorden. Los significados particulares que puede tener en distintos contextos y épocas tienen que ver con las peculiaridades de la institucionalidad política de turno, si tiene que ver con el Estado-nación, la ciudadanía o regímenes anteriores con relaciones diferentes entre la religión y el poder político. Su valor de condena de un desorden absoluto —antiguamente «anarquía», término al que se prefiere actualmente el de «anomia»— y de afirmación de un orden cuya necesidad y cuyas características principales son percibidas como vitales, se puede encontrar, en la historia reciente de España, expresado tanto en el campo franquista como en el republicano —bajo el disfraz de expresiones que niegan al contrario la calidad de enemigo digno y a veces de ser humano— como durante la transición democrática, cuando la «guerra civil» viste el traje de Behemoth. Es preciso recalcar una vez más, a este respeto, la gran plasticidad del término, al significado del cual se pueden agregar los elementos de tradiciones discursivas que las circunstancias exijan, como o hicieron unos y otros entre 1936 y 1939, usando muchas veces las mismas referencias33.

  • 34 J.-C. Martin, La guerre civile entre histoire et mémoire, p. 113.

31De ahí la gran dificultad para encontrar un término analítico; de ahí también la reiterada confusión entre el objeto y su presentación por los actores, y también su memoria (o las políticas de memoria a su respeto). Su examen es esencial para ver como nacen, se transforman y se consolidan identidades políticas en relación con ordenes políticos, pero también para penetrar en profundidad el tejido de lo social, como lo recuerda el historiador de la Revolución francesa Jean-Clément Martin: «La guerra civil ya no sería entonces abordada como acontecimiento excepcional, sino como “prueba de la verdad”, accidente revelador. Laboratorio único para el estudio de las identidades nacionales, permite entrever los materiales del vínculo social en el momento en que éste se desata, se distiende momentáneamente»34.

  • 35 Sobre este particular, véase E. Traverso, A feu et à sang.

32En definitiva, el uso de la expresión guerra civil, más allá de su potencial riqueza para el conocimiento —si se la usa para interrogar lo que está en juego en el conflicto— difícilmente se puede separar de todo su valor político y moral, al remitir a una escala del orden y del desorden, del Bien y del Mal. Podríamos llamar sencillamente los mismos acontecimientos «guerras políticas»— con la condición de no restringir lo político a las luchas para el poder estatal. En efecto, no se caracterizan tanto por su carácter «interior»: todas han conocido intervenciones extranjeras que intentaban apoyar una u otra opción política. Se podrían definir de manera negativa como guerras no forzosamente territoriales o guerras que no son entre comunidades políticas homogéneas. Esta solución permitiría quizás avanzar en los debates sobre lo que se ha dado en llamar últimamente «la guerra de treinta años» que une las dos guerras mundiales del siglo XX35.

  • 36 Sobre la relación entre la institucionalización de la historia como disciplina y la afirmación nac (...)

33Hablar de guerras civiles depende mucho de qué comunidad originaria de referencia se considere o se proyecte hacia el pasado. El ejemplo de la guerra civil europea, o guerra de treinta años, está ahí para instruirnos: esta denominación que se puede ver como una moda, tiene que ver con la construcción de una comunidad imaginaria que ya no es la nación sino «Europa» y este enfoque sobre las guerras mundiales se desarrolla precisamente al mismo tiempo que la naturalización de «Europa» como objeto de historia, su proyección reiterada en un pasado lejano, al igual de lo que se hizo con la nación desde principios del siglo XIX —véase la cantidad de cursos sobre «historia de Europa» en las facultades de historia y la organización por la Unión Europea de las cátedras Jean Monnet de historia de Europa36.

  • 37 En el prólogo de libro de R. Schnur, Rivoluzione e guerra civile.
  • 38 Es de notar a este respecto que el abuso de la retórica del orden y del desorden, y en particular (...)

34La guerra civil es una guerra política y su figura sirve para edificar un orden político: entre la primera guerra mundial y los años treinta, fue utilizada para edificar regímenes totalitarios y corporativistas —como lo demuestra Pier Paolo Portinaro a propósito de la relación entre la obra de Carl Schmitt y el régimen hitleriano37. En España, se fundó sobre la guerra civil un Estado duradero, el Estado franquista. Pero luego, sobre la figura de la guerra civil y en un contexto de violencia política relacionado con la forma que debían tener las instituciones, se edificó otro Estado, el de la democracia actual: un Estado democrático pluralista y social, parangonable con los que se edificaron después de la segunda guerra mundial otros países, para exorcizar los fantasmas de la guerra civil europea38.

35Los fundamentos morales de muchas de las actuales democracias europeas tienen que ver con el sentido atribuido a conflictos percibidos en uno y otro grado como guerras civiles, rupturas esenciales, absolutas, en las comunidades, lo que confiere un carácter de gran sensibilidad a todos los debates sobre la memoria. Este valor fundacional está muy presente, por ejemplo, en la expresión «deber de memoria», que naturaliza las operaciones de política de memoria al mismo tiempo que se erige un imperativo categórico válido para cualquier individuo y en cierta medida incuestionable, so pena de descalificación moral.

Notes

1 Este trabajo ha sido realizado gracias a las condiciones y ayudas proporcionadas por el proyecto «La España del Frente Popular: políticas unitarias, conflictividad sociolaboral y orden público en la crisis de la primavera de 1936» (Ref. HAR2008-00066/HIST), financiado por Ministerio de Ciencia e Innovación y dirigido por el Prof. Eduardo González Calleja, del Departamento de Humanidades de la Universidad Carlos III de Madrid.

2 Numerosos han sido los volúmenes en los que se ha debatido sobre el concepto de guerra civil. Para limitarnos al campo de la historia y a las referencias más recientes, véanse por ejemplo N. Bobbio, «Guerra civile?»; G. Ranzato, (dir.), Guerre fratricide; J.-C. Martin (ed.), La guerre civile entre histoire et mémoire; C. Marrand-Fouquet (coord.), «Guerres civiles»; J.-C. Martin, «La guerre civile: une notion explicative en histoire?»; E. González Calleja, «Reflexiones sobre el Concepto de Guerra Civil».

3 Estos hechos han sido objeto últimamente de dos estudios generales —los de F. Gallego, Barcelona, Mayo de 1937 y Á. Viñas, El escudo de la República—, que, con profusión de detalles, prolongan la interpretación republicana clásica y se sitúan, así como sus críticas desde el anarquismo, en la continuidad del debate de 1937.

4 Véase C. Ealham, La lucha por Barcelona.

5 Sobre estos aspectos de los primeros meses de la guerra, véase J. A. Pozo González, El poder revolucionari a Catalunya durant les mesos de juliol a octubre de 1936.

6 Sobre ese movimiento represivo y la afirmación del Estado republicano, véase F. Godicheau, La guerre d’Espagne.

7 Buen ejemplo de esta visión es el libro de H. Graham, La República española en guerra.

8 Sobre el objetivismo y las dificultades que plantea, véase P. Sánchez León, «La objetividad como ortodoxia».

9 C. Marrand-fouquet (coord.), 1997 (http://clio.revues.org/index406.html. Consultado el 14-XI-2010).

10 Véase F. Godicheau, «Guerra civil, guerra incivil: la pacificación por el nombre».

11 A partir de mediados de los años noventa, la expansión de los estudios sobre el primer franquismo, la represión, y los «maquis», la idea de que la guerra no terminó el primero de abril de 1939 sino que se prolongó durante años se puede encontrar en múltiples obras, desde la historia local hasta trabajos de síntesis, aunque no haya habido ninguna reflexión colectiva o sistemática sobre los límites cronológicos del conflicto y esa idea sea implícita en la mayoría de los casos (o simplemente reflejada en las fechas escogidas por los autores, de 1936 a los años cuarenta o más adelante). Véase por ejemplo el muy famoso libro de S. Juliá (coord.), Víctimas de la guerra civil.

12 O. Wieviorka, «¿Guerra civil a la francesa?». El análisis de Wieviorka, presentado en un coloquio organizado en 2002 en la Casa de Velázquez de Madrid, con la colaboración del Institut d’Histoire du Temps Présent (IHTP), dio lugar a un animado debate entre los participantes, del cual se podía por lo menos sacar la conclusión de que no había ni mucho menos acuerdo, incluso entre los especialistas de la guerra civil española, sobre lo que era una guerra civil.

13 En referencia a lo que A. Pizzorno, «Politics Unbound», llama momentos de política absoluta.

14 J. Casanova, «Guerra Civil, ¿lucha de clases?».

15 G. M. Luebbert, Liberalismo, fascismo o socialdemocracia.

16 Véase también J. Casanova, «Liberalismo, fascismo y clase obrera».

17 M. Delgado Ruiz, Luces iconoclastas. En particular si se practica un análisis en clave de política absoluta, véase A. Pizzorno, «Politics Unbound» e J. Izquierdo Martín y P. Sánchez León, La guerra que nos han contado.

18 C. Pavone, Una guerra civile.

19 R. Cruz, En el nombre del pueblo.

20 Sobre la noción de violencia política, véanse J. Aróstegui, «Violencia, sociedad y política: la definición de la violencia», y «Violencia y política en España»; E. González Calleja, «La definición y la caracterización de la violencia desde el punto de vista de las Ciencias Sociales» y La violencia política en Europa. La inmensidad del campo así definido aparece claramente al observar la cantidad de conflictos bélicos que no oponen a una nación contra otra. Se podría incluso decir que las guerras civiles son mayoría en el campo de los enfrentamientos bélicos.

21 Sobre el famoso «pacto de silencio» y los malentendidos generados por la expresión, véase Aguilar, «Presencia y ausencia de la guerra civil y del franquismo en la democracia española».

22 Véanse P. Sánchez León, «La objetividad como ortodoxia»; J. Izquierdo Martín y P. Sánchez León, La guerra que nos han contado.

23 G. Ranzato, «Un evento antico e un nuovo oggetto di riflessione».

24 Véase D. Nicolaïdis, «Guerre civile et État-nation».

25 Puede ser incluso que el problema no esté en Hobbes sino en la sustitución de nuestra concepción contemporánea del Estado a la de su época, es decir en nuestra manera de entender su Leviathan.

26 R. Koselleck, Le futur passé; R. Schnur, Rivoluzione e guerra civile.

27 O. Christin, La paix de religion.

28 J.-C. Caron, Frères de sang.

29 La idea del carácter funcional, que no conceptual (de contenido variable en función de un orden político y sobre todo de un uso político) de la noción de orden público, que extiendo a la de guerra civil, está sacada de Isabelle Pélieu, Essai de réflexion sur la notion d’ordre public, DEA de derecho público fundamental, Universidad de Toulouse III, 2000. El hecho de que esta reflexión se de en el campo jurídico no es ningún azar: la concepción del lenguaje en uso en este campo toma en consideración desde mucho más tiempo su performatividad, lo que no hace sistemáticamente la historia de los conceptos aunque se tome en consideración la intencionalidad de su uso, en la línea de Skinner.

30 B. Anderson, L’imaginaire national.

31 Sobre las vías de naturalización de los aspectos institucionales de la vida en sociedad y las metáforas que emplean la imagen del cuerpo humano (mano derecha contra mano izquierda) o de la familia, véase M. Douglas, Comment pensent les institutions.

32 N. Loraux, «La guerre dans la famille».

33 Es lo que ha mostrado X. M. Núñez Seixas, ¡Fuera el invasor!

34 J.-C. Martin, La guerre civile entre histoire et mémoire, p. 113.

35 Sobre este particular, véase E. Traverso, A feu et à sang.

36 Sobre la relación entre la institucionalización de la historia como disciplina y la afirmación nacional, véase B. Anderson, L’imaginaire national y A. M. Thiesse, La formation des identités nationales.

37 En el prólogo de libro de R. Schnur, Rivoluzione e guerra civile.

38 Es de notar a este respecto que el abuso de la retórica del orden y del desorden, y en particular de la expresión de «orden público» por la dictadura franquista fue una de las razones de la proscripción de esta última expresión en los textos constitucionales de la monarquía parlamentaria, en los cuales se habla de «seguridad ciudadana».

© Casa de Velázquez, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search