Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Guerras civiles

 | 
Jordi Canal
, 
Eduardo González Calleja

Guerras civiles en Europa en el siglo xix o guerra civil europea

Jordi Canal

Texte intégral

I

  • 1 Véase P. Waldmann, «Guerra civil».
  • 2 C. Pavone, Una guerra civile.
  • 3 Véase R. Schnur, Rivoluzione e guerra civile; R. Koselleck, Futuro pasado; P. Viola, «Rivoluzione (...)
  • 4 J.-C. Martin, «Rivoluzione francese e guerra civile», pp. 27-28.
  • 5 Véase P. Waldmann y F. Reinares (comp.), Sociedades en guerra civil, pp. 11-23; E. González Callej (...)

1La guerra civil se encuentra en la base de la génesis o formación de buen número de estados y naciones contemporáneos, tanto en Europa como en otros continentes. Lo que no significa, evidentemente, que cumpla en este sentido funciones históricas, ni necesarias ni modélicas1. Una porción notable de los conflictos bautizados como guerras de independencia o de liberación nacional, revoluciones o resistencias, contienen e integran —y ocultan, está claro—, global o parcialmente, guerras civiles. Las contiendas y la resistencia contra el enemigo exterior no resultan necesariamente incompatibles con las luchas entre nacionales. Claudio Pavone lo mostró con claridad, para el caso de la Resistencia italiana, en una obra muy importante: Una guerra civile. Saggio storico sulla moralità nella Resistenza (1991)2. Tampoco la revolución excluye, aunque el grado de confusión haya sido muy elevado desde siempre, el componente fratricida3. Todas las grandes revoluciones de la historia contemporánea, desde la francesa a la china pasando por la rusa y la mexicana, resultan incomprensibles sin la guerra civil. En referencia a la Revolución francesa, Jean-Clément Martin ha propuesto con tino, a efectos prácticos y de análisis científico, abandonar los juicios de valor según los cuales mientras la guerra civil era el colmo de la ignominia, la revolución constituía en ella misma un valor4. Cierto es que, utilizando algunas definiciones y tipologías clásicas, podría argumentarse que no en todas las fases se enfrentaron dos ejércitos o que no siempre el conflicto tuvo un carácter masivo, pero, basarse en un concepto de guerra demasiado estrecho y dogmático carece de todo sentido. Las guerras civiles poseen, al fin y al cabo, orígenes, formas y desarrollos múltiples5.

  • 6 Véase el primer apartado del artículo de J. Canal, «Guerra civil y contrarrevolución».
  • 7 Véase G. Ranzato, «Guerra civil y guerra total». Véase, asimismo, el importante libro de G. Ranzat (...)

2A pesar de su presencia e importancia en la historia contemporánea se ha producido una clara ocultación de la guerra civil. Las guerras civiles, fraternas, entre hermanos, se han convertido en las malas guerras. No siempre ha sido de esta manera, pero sí en el siglo XX6. Ni tan siquiera las horribles masacres de la Segunda Guerra Mundial han cambiado esta percepción, que condiciona de manera nítida las lecturas y los análisis históricos del pasado7. Los fenómenos fratricidas, como tales, han generado poco interés. Gabriele Ranzato ha aportado, en un interesante trabajo sobre las guerras civiles en la época contemporánea, algunas explicaciones sobre esta insuficiente atención:

  • 8 G. Ranzato, «Un evento antico», p. 10. Cf. también, del mismo autor, «Évidence et invisibilité».

Le ragioni di questa scarsezza di riflessione sulla guerra civile sono molteplici, ma tutte, in definitiva, riconducibili a una difficoltà a riconoscerla, alla quale concorrono, in forma complementare, da un lato, il bisogno di nobilitare i conflitti, o comunque di riassumerli in una motivazione nobilitante, dall’altro l’orrore che la guerra civile suscita e che induce a rimuoverla, negarla o ridimensionarla a fenomeno parziale di più grandi eventi8.

  • 9 A. Mayer, The Furies; S. N. Kalyvas, The Logic of Violence; J.-C. Caron, Frères de sang.

3En los últimos tiempos, las cosas parecen haber cambiado un poco y la guerra civil se ha convertido en un objeto normal y habitual de historia. Trabajos relativamente recientes como The Furies. Violence and Terror in the French and Russian Revolutions (2000), de Arno J. Mayer; The Logic of Violence in Civil War (2006), de Stathis N. Kalyvas, o Frères de sang. La guerre civile en France au XIX e siècle (2009), de Jean-Claude Caron, entre algunos pocos más, permiten respaldar adecuadamente esta aseveración9.

  • 10 F.-X. Guerra «Editorial».
  • 11 Entre una abundante bibliografía, véanse A. Lempérière, «Revolución, guerra civil»; M.-D. Demélas, (...)
  • 12 M. Palacios, De populistas, mandarines, pp. 161-195.
  • 13 T. Pérez Vejo, Elegía criolla.
  • 14 Véase J. Canal, «Introducción».

4La historia del siglo XIX, en concreto, se convierte en incomprensible sin la guerra civil. Ello resulta evidente en la Europa occidental o del sur, tanto en Francia como en España, Portugal o Italia. En estos países se vivió y se sufrió a lo largo de la centuria una importante y larga guerra civil, estructurada en torno al eje revolución-contrarrevolución. Evidentemente, como no podía ser de otra manera, en cada uno de los estados-nación ésta adquirió tintes específicos, tanto por lo que se refiere a la cronología y la intensidad, como a sus implicaciones, características y repercusiones. Estas consideraciones podrían ampliarse, sin duda alguna, con los matices pertinentes, a otros países vecinos y a algunos otros más alejados. En una buena parte de América Latina, en palabras de François-Xavier Guerra, tuvo lugar en el siglo XIX «une guerre civile longue et destructrice»10. Las investigaciones de las dos últimas décadas lo han confirmado11. El historiador colombiano Marco Palacios acuñó, en este marco, la sugerente fórmula del «fratricidio como fuente de nacionalidad»12. En un excelente ensayo publicado en 2010, Elegía criolla. Una reinterpretación de las guerras de independencia hispanoamericanas, Tomás Pérez Vejo nos ofrece, siguiendo las sendas historiográficas abiertas por François-Xavier Guerra y Jaime E. Rodríguez, una nueva interpretación general de las denominadas guerras de independencia americanas, evitando las proyecciones a posteriori y reforzando la complejidad interpretativa. Estamos, nos recuerda el autor con pertinencia, ante uno de los episodios más destacados en el alumbramiento del mundo contemporáneo: el paso de la Monarquía católica a una veintena de nuevos naciones y estados, España incluida. Las llamadas guerras de independencia constituyeron, esencialmente, luchas por la legitimidad del poder. No fueron, como se ha interpretado frecuentemente desde la misma época, ni luchas entre criollos y peninsulares, ni guerras entre naciones ni, finalmente, simples conflictos de independencia o revoluciones. Constituyeron, ante todo, luchas entre americanos, de criollos contra criollos. Asimismo, las naciones surgieron de las guerras, pero no las provocaron, puesto que a principios del siglo XIX estas supuestas naciones no existían. La propia evolución de las guerras definió límites nacionales en el continente americano y forjó naciones. Por último, estamos ante auténticas guerras civiles, no demasiado distintas de las que en la misma época ensangrentaron España, Francia o Portugal. Las revoluciones, en cualquier caso, fueron consecuencia del desarrollo de las guerras. En los antiguos territorios de la Monarquía católica, a un lado y otro del Atlántico, tuvieron lugar, entre 1808 y mediados de la centuria, unas largas e intermitentes guerras fratricidas; unos enfrentamientos, en definitiva, entre visiones del mundo contrapuestas13. Las reflexiones de Pérez Vejo resultan de gran trascendencia, no solamente para la historia de América, sino también para la de Europa occidental14.

5La introducción de la idea de la existencia en distintos países de Europa occidental —o, igualmente, de América Latina—, en el siglo XIX, de una larga guerra civil no significa de modo alguno sugerir anormalidades o excepcionalidades en la historia, ni muchos menos formular juicios de valor o imágenes condenatorias o denigrantes del pasado nacional. Una interpretación del siglo XIX que subraye el componente fratricida de los afrontamientos no implica ningún tipo de valoración en clave positiva o negativa de la historia. El uso de la categoría «guerra civil» debe restar al margen de las consideraciones y los prejuicios morales que suscita su aprehensión —y, está claro, su aprensión— en la realidad. Se trata, en esencia, de un objeto de historia. Muy útil, en cualquier caso, a fin de interpretar y comprender la historia del siglo XIX y la génesis de la contemporaneidad. En aquella centuria, como veremos en las páginas siguientes a partir de un enfoque en el que se privilegia la actuación contrarrevolucionaria, se produjeron guerras civiles en Europa occidental —Francia, España, Portugal, Italia, los cuatro países en los que se centra este trabajo— e, incluso, posiblemente, una auténtica guerra civil europea.

II

  • 15 Véase J.-C. Martin, «Rivoluzione francese e guerra civile». Del mismo autor, véase La Vendée et la (...)
  • 16 H. de Balzac, Les chouans; J. Barbey D’Aurevilly, L’ensorcelée; A. Dumas, Les Blancs et les Bleus. (...)
  • 17 J. Godechot, La contre-révolution, p. 2; J.-C. Martin (dir.), La Révolution à l’œuvre, pp. 18-19.
  • 18 F. Furet, La Révolution 1770-1880. Véase J. Canal, «Repensar la historia».
  • 19 A. Corbin, «I massacri nelle guerre».
  • 20 Y. Guerrin, «Mémoires, mentalités et guerre civile»; J.-C. Martin, «Le forme di politicizzazione». (...)
  • 21 Véase S. Aprile, Le siècle des exilés.
  • 22 K. Marx, La Guerra Civil en Francia.

6En Francia, la guerra civil formó parte integrante del proceso revolucionario abierto en 1789. Los conflictos de la Vendée y la chouannerie constituyen los ejemplos más claros del fraternal fratricidio, del enfrentamiento entre revolución y contrarrevolución15. Se trata de la guerra entre «blancos» y «azules», novelada magistralmente, entre otros, por Honoré de Balzac en Les chouans (1829), Jules Barbey d’Aurevilly en L’ensorcelée (1852) o por Alexandre Dumas en Les Blancs et les Bleus (1867-1868). El conflicto marca el fondo o el ambiente, o bien muestra toda su cruel presencia, en tanto que «terrible jeu d’échecs»16. Pero ni la revolución ni la contrarrevolución, ni tampoco sus confrontaciones, terminaron realmente en 1799 o 1815, sino mucho más adelante, en los inicios de la Tercera República. Ya Jacques Godechot advirtió de la necesidad de extender el fenómeno contrarrevolucionario, como el revolucionario, hasta mediados del siglo XIX, tanto en Francia como en buena parte del mundo occidental; en un importante trabajo reciente, Jean-Clément Martin parece inclinarse por un marco cronológico revolucionario entre 1770 y las décadas de 1830-184017. Como quiera que sea, más adecuado me parece aún alargar el proceso de confrontación entre revolución y contrarrevolución en Francia hasta la década de 1880, adoptando la cronología propuesta en una de sus obras por François Furet18. No otra cosa hizo Alain Corbin al abordar la cuestión de las masacres en las guerras civiles francesas, entre 1789 y 187119. En esta línea, Yan Guerrin ha mostrado, por ejemplo, la persistencia de la guerra civil en la primera mitad del siglo XIX en Haute-Bretagne, y Jean-Clément Martin ha aludido a la existencia de Vendées tardías20. Los exilios fueron, como en otros países, frecuentes21. Cambios de régimen e inestabilidad constitucional, sin olvidar episodios revolucionarios como 1830,1848 o la Comuna —la famosa «guerra civil» del texto de Karl Marx, Der Bürgerkrieng in Frankreich (1871)22, jalonaron esta etapa.

7En la obra Frères de sang. La guerre civile en France au XIX e siècle, ya citada, Jean-Claude Caron afirma, en referencia al caso francés, que «la guerre civile ne semble guère exister aux yeux des historiens travaillant sur le XIXe siècle, à l’exception des événements qui sont officiellement qualifiés ainsi, comme la Commune de Paris». Y, acto seguido, añade:

  • 23 J.-C. Caron, Frères de sang, pp. 11-12.

C’est pourtant à travers ce prisme que le XIXe siècle mérite d’être interrogé, afin de comprendre la persistance d’une contradiction majeure entre la violence d’exclusion et «l’impératif d’inclusion» qui est au cœur du discours politique depuis la Révolution française. Cependant, depuis les travaux initiés dans les années 1990 par Jean-Clément Martin ou par Gabriele Ranzato, les historiens ont commencé à prendre en considération la notion de guerre civile comme propre à éclairer la compréhension de l’histoire contemporaine de la France et de l’Europe. Si l’on dépasse telle ou telle séquence chronologique pour généraliser le propos, on observe que cette réticence partiellement vaincue tient à l’histoire même de la France, au rôle d’une mémoire encore présente, voire obsédante et périodiquement réactivée, de conflits internes, de déchirements humains enfouis au plus profond de la communauté nationale. Cette guerre de proximité où le voisin tue le voisin représente la négation même de la mythologie nationale. Jugée à la fois infamante et réductrice, la notion de guerre civile semble stigmatiser une époque, un pays, une population. Pourtant, pourrait-on dire sans provocation aucune, la France contemporaine n’est-elle pas née d’une guerre civile appelée Révolution française?23.

  • 24 J.-P. Azéma, J.-P. Rioux y H. Rousso, «Les guerres franco-françaises», p. 3. Asimismo, véase H. Ro (...)
  • 25 M. Agulhon, «Pour une conclusion».
  • 26 O. Wieviorka, «Guerre civile à la française?». La cita, en p. 19. También en O. Wieviorka, «¿Guerr (...)
  • 27 N. Bobbio, «Guerra civile?», p. 300.
  • 28 J.-C. Martin, «La Révolution française», p. 70.

8Para hacer referencia a este estado de conflictividad permanente en la Francia contemporánea, algunos autores han utilizado la denominación «guerras franco-francesas». Jean-Pierre Azéma, Jean-Pierre Rioux y Henry Rousso escriben, en este sentido, las palabras que siguen: «Depuis près de deux cents ans, des crises majeures fracturent périodiquement l’unité nationale, plongeant la France dans une guerre civile plus ou moins violente, plus ou moins ouverte»24. No pienso que debamos distinguir netamente, como propuso hace años Maurice Agulhon, entre guerra civil, stricto sensu, y guerra civil en sentido figurado o como guerra civil moral25. Las fronteras entre una y otra resultan, a la hora de la verdad, demasiado permeables e indefinibles y los espacios de intersección excesivamente abundantes. En este mismo sentido, tampoco me parece acertado el rígido planteamiento que Olivier Wieviorka propone en un artículo publicado en francés en 2005 y en español al año siguiente, en el que niega la pertinencia del concepto de guerra civil aplicado a los años de Vichy, argumentando que los conflictos de aquel momento fueron sensiblemente diferentes a las «verdaderas» guerras civiles, esto es la española de 1936-1939 o la griega; insistiendo más en los años 1940-1942 que en 1942-1945, y, por último, contraponiendo a unos franceses que tenían ante ellos modelos de concordia y unos españoles «habitués aux luttes intestines».26 Ninguna de las tres razones —o prejuicios, en alguna ocasión— resulta totalmente convincente, ya que los puntos de partida podrían ser, sin demasiada complicación, otros distintos, e, incluso, justamente los contrarios. Ni existen guerras civiles modélicas, ni tampoco, como bien apuntó Norberto Bobbio, guerras civiles en estado puro27. Por otro lado, la negación del fratricidio no redime necesariamente a nuestros antepasados, pero sí crea, en cambio, con demasiada frecuencia, engorrosos filtros para la comprensión de sus actitudes y sus acciones. La existencia de una guerra civil francesa, que tendría sus orígenes en el episodio revolucionario de 1789, resulta, como asegura acertadamente Jean-Clément Martin, innegable28.

III

  • 29 M. de Unamuno, «Paz en la Guerra», Ahora, 25 abril 1933, citado en J. M. de Azaola, Unamuno y sus (...)
  • 30 Véase J. Canal, «Guerra civil y contrarrevolución», y del mismo autor, «Los exilios en la historia (...)

9La guerra civil, abierta o en estado latente, constituyó, asimismo, la espina dorsal del siglo XIX español. En este país se vivió durante la mayor parte de la centuria los efectos de una larga guerra civil, discontinua pero persistente, en la que se alternaban periodos de combate abierto, conatos insurreccionales, exilios y etapas de tranquilidad más aparentes que reales. En todo momento, como escribiera Miguel de Unamuno, era posible «sentir la paz como fundamento de la guerra y la guerra como fundamento de la paz»29. Revolución y contrarrevolución, revolucionarios y contrarrevolucionarios en resumidas cuentas, mantuvieron en España un enfrentamiento permanente, que puede ser fácilmente reconstruido entre 1808 y 1876. Conflictos de alta, mediana y baja intensidad se sucedieron entonces. Ha existido, sin embargo, una cierta tendencia al olvido o disimulo del carácter fratricida de buena parte de los afrontamientos armados de aquella centuria, tanto en la historiografía como a nivel general. No se ha prestado a estos conflictos la atención que, sin lugar a dudas, merecen, reservando casi exclusivamente la denominación «guerra civil» a la Guerra Civil española de 1936-1939. Casi lo mismo podría afirmarse con respecto a los abundantes procesos de emigración política del siglo XIX y el gran exilio de 193930. Como quiera que sea, la guerra civil debe ser erigida como elemento clave de la historia española en el siglo XIX.

  • 31 E. San Miguel, De la guerra civil de España. Véase P. Rújula, «La guerra como aprendizaje político (...)
  • 32 B. Pérez Galdós, El equipaje del rey José, p. 142.
  • 33 Véase J. Canal, «Matar negros, hacer blancos».
  • 34 Véase J. Aróstegui, «El carlismo en la dinámica», pp. 225-239. Este artículo fue revisado y comple (...)
  • 35 Véase P. Rújula, Contrarrevolución.

10La guerra de la Independencia constituyó la antesala de las querellas hispanoespañolas del siglo XIX. En 1836, en De la guerra civil de España, Evaristo San Miguel hacía ya referencia a un conflicto abierto en 1808, que aún no había concluido31. Años más tarde, el novelista Benito Pérez Galdós escribió, en el primer volumen de la segunda serie de los Episodios Nacionales, titulado El equipaje del rey José (1875) y ambientado en los últimos momentos de la guerra de la Independencia: «La actual guerra civil, por sus cruentos horrores, por los terribles casos de lucha entre hermanos, y aun por el fanatismo de las mujeres, que en algunos lugares han afilado sonriendo el puñal de los hombres, presenta cuadros ante cuyas encendidas y cercanas tintas palidecerán, tal vez, los que reproduce el narrador de cosas de antaño. El primer lance de este gran drama español, que todavía se está representando a tiros, es lo que me ha tocado referir en éste, que, más que libro, es el prefacio de un libro. Sí; al mismo tiempo que expiraba la gran lucha internacional, daba sus primeros vagidos la guerra civil; del majestuoso seno ensangrentado y destrozado de la una, salió la otra, cual si de él naciera. Como Hércules, empezó a hacer atrocidades desde la cuna»32. Fue, no obstante, en el Trienio Liberal (1820-1823) cuando estas querellas —de blancos contra negros, en una terminología muy habitual en la época33— adquirieron amplias proporciones. El carlismo es la principal expresión de los movimientos contrarrevolucionarios españoles contemporáneos. La dialéctica carlismo-liberalismo iba a presidir el siglo XIX34. No fue, sin embargo, la única modalidad de contrarrevolución desarrollada en España —el realismo del Trienio Liberal o el partido Renovación Española en la Segunda República, constituyen otros posibles ejemplos de variada naturaleza—, aunque sí, sin ningún lugar a dudas, la más importante en todos los sentidos35. De ahí que, en la historia de España, especialmente para el siglo XIX, se haya convertido en algunas ocasiones en sinónimos carlismo y contrarrevolución.

  • 36 Para una historia del carlismo en la época contemporánea, véase J. Canal, El carlismo.
  • 37 Véase J. Canal, «El Rey de los carlistas».
  • 38 Véase J. Ugarte, La nueva Covadonga insurgente, p. 420. J. Canal, «La longue survivance du Carlism (...)
  • 39 J. Millán, «Una reconsideración del carlismo». Véase, asimismo, F. J. Caspistegui, «“Spain’s Vendé (...)

11Las guerras carlistas, que reciben también el nombre de «carlistadas», constituyeron la principal expresión de las querellas intra hispánicas del siglo XIX. El carlismo, un movimiento sociopolítico de carácter antiliberal y antirrevolucionario, surgió en las postrimerías del Antiguo régimen y pervive todavía, aunque en una posición de franca marginalidad, en nuestros días36. Las voces «carlismo» y «carlista», aparecidas durante la segunda restauración absolutista de Fernando VII, entre 1823 y 1833, derivaban del nombre del infante Carlos María Isidro de Borbón —el que iba a convertirse en el rey Carlos V de los legitimistas— y designaban la forma evolucionada de unas corrientes preexistentes, cuya principal materialización había sido el realismo37. La causa carlista expresaba el mantenimiento de la tradición y el combate con el liberalismo y todo aquello que éste significaba y comportaba, tanto en la realidad como a nivel abstracto. Dios, Patria y Rey, con el añadido tardío de Fueros, constituían los pilares sobre los que se alzaba un ideario que contenía un notable grado de inconcreción38. El territorio carlista por excelencia fue el norte peninsular, especialmente afectado a principios del siglo XIX por amplios procesos de transformación económica, social y, sin duda, también cultural. Con el tiempo, la movilización carlista se concentraría en zonas concretas —destacando, entre todas, Navarra—, convertidas en guetos de enraizada cultura política carlista en permanente reproducción39.

  • 40 Véanse V. Garmendia, La Segunda Guerra Carlista; J. Montero, El Estado Carlista y F. Molina, La ti (...)
  • 41 Sobre la guerra de los Matiners, véase R. Vallverdú i Martí, La guerra dels Matiners.
  • 42 Véase J. Canal, Banderas blancas, pp. 19-46.
  • 43 M. C. Romeo, «Las guerras civiles en el siglo XIX», p. 107.

12La etapa delimitada por los años 1833 y 1876 constituye la de mayor presencia e importancia del carlismo en España. A lo largo de cuatro décadas y media, como consecuencia del enfrentamiento permanente entre carlistas y liberales, se sucedieron insurrecciones, asonadas y un total de tres guerras, que movilizaron a millares de hombres e implicaron a otras tantas familias. Tanto la Primera Guerra Carlista o guerra de los Siete Años (1833-1840) como la Segunda Guerra Carlista (1872-1876) se desarrollaron en momentos muy críticos, perceptibles como potencial o efectivamente revolucionarios: una, durante la regencia de María Cristina de Nápoles, viuda de Fernando VII, en pleno proceso terminal de crisis del Antiguo régimen y de despliegue de la Revolución liberal —los vínculos de la primera carlistada con las luchas de los realistas en el Trienio Liberal y de los agraviados en 1827 resultan, en este marco, más que obvios—; la otra, en el Sexenio Democrático (1868-1874), un turbulento periodo que empieza con el destronamiento de Isabel II y que comprende la monarquía de Amadeo I —combatido con saña por los carlistas, como enemigo del Papado, por la actuación de la casa de Saboya durante la unificación italiana— y la corta experiencia de la Primera República. Ambas contiendas tuvieron su campo de operación fundamental en la España septentrional, llegándose a crear en el País Vasco y en Navarra, en algunas fases, verdaderos Estados carlistas40. Estas carlistadas concluyeron con importantes movimientos de éxodo político. Entre las guerras de los años treinta y de los setenta, aparte de múltiples y variados intentos insurreccionales —en 1855 o en 1860, durante el reinado de Isabel II; en 1869 o en 1870, en los inicios del Sexenio Democrático, por sólo citar los más distinguidos—, tuvo lugar la guerra de los Matiners (1846-1849), que solamente afectó a Cataluña41. La derrota en la Segunda Guerra Carlista significó el final del carlismo bélico, si descontamos, evidentemente, el movimiento aislado de octubre de 1900 —la denominada «Octubrada»— y la destacable participación carlista en el bando sublevado en julio de 193642. Los gobernantes de la Restauración (1875-1923) dedicaron innumerables esfuerzos en dar fin al largo ciclo de violencias políticas iniciado en 1808, que había presidido la construcción del Estado liberal en España o, en palabras de Mari Cruz Romeo, la ruta hacia la modernidad política43. Este régimen ofreció un periodo de estabilidad, aunque en algunos momentos pudiera parecer frágil, extraordinario a todas luces en la España contemporánea.

IV

  • 44 H. de la Torre Gómez, «Portugal y España», pp. 135-141. Del mismo autor, véase «Unidad y dualismo (...)
  • 45 A. de O. Silva Gaio, Mário, p. XXIV.
  • 46 M. H. Pereira, Das Revoluçôes Liberais, pp. 235-236.

13Puede que el caso portugués sea, en este sentido, el más próximo al español. Pese a estar en el fondo de acuerdo con Hipólito de la Torre sobre las diferencias observables en la época contemporánea entre los dos países peninsulares —una cierta precocidad portuguesa en el despliegue liberal y unos grados menores de violencia y mayores de civilismo en Portugal44—, no me resisto a hablar de historias paralelas, e incluso cruzadas, en la primera mitad del siglo XIX, sobre todo en el periodo de tiempo que va de las invasiones francesas de 1807 a la Regeneraçâo portuguesa de 1851. Como en España, las tensiones entre revolución y contrarrevolución marcaron el trienio de 1820-1823 y abocaron, años después, a una guerra civil, entre 1828 y 1834 —y, muy especialmente, entre 1832 y 1834—, que enfrentó a miguelistas y liberales. En la novela Mário (1868), de António de Oliveira Silva Gaio, la etapa 1820-1834, en conjunto, es caracterizada como la de las «lutas civis portuguesas» o de «a nossa guerra civil»45. Resulta interesante constatar, como hizo ya hace algunos años Miriam Halpern Pereira, que la guerra civil portuguesa de 1832-1834 sigue siendo bastante mal conocida, consideración que puede extenderse sin demasiadas matizaciones a todo el reinado de Dom Miguel46.

  • 47 Véanse M. A. Lousada, O Miguelismo; A. B. M. da Silva, Miguelismo; M. F. S. e M. Ferreira, «“Venci (...)
  • 48 Véanse M. F. S. e M. Ferreira, Rebeldes e Insubmissos; M. T. Mónica, Errâncias miguelistas; J. Bri (...)
  • 49 M. F. Bonifacio, Apología da história política, pp. 160-181.
  • 50 C. Castelo Branco, A Brasileira de Prazins, p. 679.
  • 51 Véase J. M. Sardica, A Regeneraçâo.
  • 52 H. Neves, Guerra Civil.

14El triunfo de los liberales frente a los partidarios del absolutismo miguelista, que condujo a muchos de ellos al exilio, no significó el final de este movimiento contrarrevolucionario que tenía como lema Deus, Patria, Rei47. En Portugal, como en España, también prosiguieron después de la guerra los conflictos de baja y mediana intensidad, mezcla de guerrilla y bandolerismo, hasta el estallido en la segunda mitad de la década de 1840 de las revueltas de Maria da Fonte y Patuleia48. A ello deberíamos añadir la inestabilidad política del propio campo liberal, que ha llevado a la historiadora Maria de Fátima Bonifácio a definir el periodo 1834-1851 como «guerra de todos contra todos»49. El narrador de A Brazileira de Prazins (1882), una interesante novela de Camilo Castelo Branco, hace referencia en las primeras páginas de la obra a Maria da Fonte como una de las «guerras civis» —en plural, significativamente— de «a minha pátria»50. La Regeneraçâo de 1851 puso fin a este largo periodo de enfrentamientos, revueltas y luchas civiles en Portugal51. Entre los elementos que permiten explicar el final del miguelismo —aunque no puedan olvidarse los lazos con el Integralismo Lusitano y con las agitaciones contra la I República, ya en el siglo XX, que hicieron que algunos temieran la vuelta de la guerra civil52—, prematuro si lo ponemos en relación con el carlismo, destaca la experiencia de gobierno y de control del Estado por parte de Dom Miguel, en 1828-1834, que hacía extremadamente difícil la elaboración de un mito de raíz victimizante creíble y perdurable.

V

  • 53 Ch. Tilly, Grandes estructuras, procesos amplios.
  • 54 R. Koselleck, Futuro pasado, p. 73.
  • 55 Véase, por ejemplo, J.-F. Schaub, «L’histoire politique sans l’état».
  • 56 A. Sofri, «Il tabù della guerra civile», La Repubblica, 25-XI-2000.
  • 57 C. Pavone, Una guerra civile, y V. Ilari, Guerra civile.
  • 58 A. M. Banti, Il Risorgimento italiano, p. VIII.

15En el caso de Francia, así pues, como en los de España o de Portugal, la idea de una larga guerra civil en el siglo XIX, con características propias y específicas; combinación de episodios de distinta intensidad; coexistencia de etapas de paz en la guerra y de guerra en la paz, para decirlo como el ya citado Miguel de Unamuno, y cruce de realidades e imaginarios, se nos aparece como totalmente pertinente. Y asimismo lo es para Italia. Este caso no resulta demasiado distinto de los otros, aunque, es cierto, un par de elementos lo alejan de forma aparente. Primeramente, el tema del Estado, pues en el caso italiano no se produce un conflicto entre miembros de un Estado por el control de este Estado —o de Estados y no-Estados, como ha planteado Charles Tilly53—, sino un enfrentamiento en el mismo proceso de construcción del Estado a partir de entidades estatales o pre-estatales. Como ha recordado Reinhart Koselleck, Estado y guerra civil son conceptos aparentemente opuestos54. No debiéramos, sin embargo, confundir los Estados de Antiguo régimen con los de la época liberal, que tienen poco que ver, hasta el punto que algunos autores niegan la existencia de los primeros55. El argumento, a veces utilizado para negar el fratricidio en la Italia del siglo XIX, según el cual ésta no sería posible, puesto que no existió un Estado italiano hasta bien avanzada la segunda mitad de la centuria, se me antoja débil. En segundo lugar, la dificultad por parte de los propios historiadores, sobre todo italianos pero también no italianos, en reconocer que en la Italia del siglo XIX tuvo lugar una guerra civil. El mito del Risorgimento y de la unificación frente al extranjero siguen pesando en demasía. Adriano Sofri se refirió, en 2000, al tabú de la guerra civil56. Resulta más que evidente, sin embargo, como Claudio Pavone, Virgilio Ilari y otros autores mostraron ya para el siglo XX57, que el fratricidio, la lucha entre italianos, entre revolucionarios y contrarrevolucionarios, se encuentra en los fundamentos de la construcción del Estado liberal contemporáneo. Eso no significa, en ningún caso, impugnar la entidad del Risorgimento, para expresarlo en los términos de Alberto M. Banti, «come movimento politico-culturale centrale nella vicenda dell’Italia contemporanea»58.

  • 59 Entre otros, véanse G. Turi, Viva Maria; A. M. Rao, Folle controrivoluzionarie; A. de Francesco, « (...)
  • 60 Véase G. Pécout, «La mobilisation patriotique», pp. 120-121.

16Movimientos como los Viva Maria o las distintas insorgenze, así como las resistencias a la unificación —en especial en el reino de Nápoles, con los Borbones a la cabeza—, forman parte de un conflicto largo y abierto, integrado por distintas fases59. Risorgimento, unificación, guerra de independencia o brigantaggio son términos no neutros, sino cargados de significaciones y carga ideológica. Posiblemente sea en el caso del sur de Italia —aunque no sea posible olvidar las expresiones como «Vendées toscanas»60 o las resistencias en ducados como Parma o Módena— en donde el conflicto aparezca con mayor nitidez. En palabras del historiador legitimista Giacinto de Sivo, en I Napoletani al cospetto delle nazioni civili (1861), escritas tras la unidad italiana:

  • 61 Citado por P. Pezzino, «Risorgimento e guerra civile», p. 56.

Le nazioni civili che mirano lo svolgimento di questo gran dramma italiano, iniziato a nome della civiltà e del progresso, saran per fermo stupefatte al mirar la rea lotta che spezialmente nel reame delle Sicilie procede cruenta ed atrocissima fra Italiani ed Italiani. Dopo tante lamentazioni contro lo straniero, non è già contro lo straniero che aguzza e brandisce le arme quella fazione che vuol parere d’esser la italica nazione. Pervenuta ad abbrancare la potestà, ella non assale già il Tedesco, né il Franco, né l’Anglo, che tengono soggetta tanta parte d’Italia; ma versa torrenti di sangue dal seno stesso della patria, per farla povera e serva. Ella grida l’unità e la forza; e frattanto ogni possibilità d’unione fa svanire, con la creazione di odii civili inestinguibili; e distrugge la sua stessa forza in cotesta guerra fratricida e nefanda, che la parte più viva e generosa della italiana famiglia va sperperando ed estinguendo. L’Italia combatte l’Italia. Gli stranieri potentissimi e formidabili sogghignano e preparano le arme; in mentre le persone, le industrie, il commercio, le arti italiane e ogni forza va in fondo, fra gli spogli, le fucilazioni, gl’incendi e le ruine. L’Italia subissa l’Italia61.

  • 62 G. T. Di Lampedusa, Il Gattopardo, p. 40.
  • 63 P. Pezzino, «Risorgimento e guerra civile», y E. Di Rienzo, «Le due rivoluzioni».

17Lucha entre italianos, guerra fratricida, Italia combatiendo contra Italia: ésta es la visión que ofrecían algunos de los perdedores de la unidad, como De Sivo. El «grande duello contro Franceschiello Dio Guardi», que Tancredi anuncia a su tío, el príncipe de Salina, antes de irse a las montañas, en Il Gattopardo (1958), es, en el fondo, una imagen del fratricidio62. Los trabajos de historiadores como Paolo Pezzino o Eugenio di Rienzo aportan numerosos argumentos en este sentido63. No trato, en ningún caso, de hacer afirmaciones contundentes y provocadoras, sino más bien ofrecer algunos elementos útiles para generar una discusión científica.

VI

  • 64 Véase A. Beevor, La Guerra Civil.
  • 65 Sobre la guerra civil europea en el siglo XX, véanse, entre una amplia bibliografía, E. Nolte, La (...)
  • 66 J.-C. Martin, Contre-Révolution, Révolution, pp. 128-137.
  • 67 Ch. Garnier, Le Général Borges, p. 29.

18Para la Europa occidental del siglo XIX, la idea una guerra civil —o unas guerras civiles— en la guerra civil, a la manera que algunos autores la han aplicado al siglo XX, puede resultarnos útil en nuestros análisis64. No se trata simplemente de intentar trasladar la «guerra civil europea» entre fascismo y comunismo a la centuria anterior, sino de sugerir que para muchos contemporáneos se estaba librando en distintos países de Europa un gran conflicto entre revolucionarios y contrarrevolucionarios, que era siempre el mismo aunque en distintos escenarios65. Una auténtica guerra civil europea, a fin de cuentas. Jean-Clément Martin ya había hecho referencia, en esta línea, a una guerra civil mundial y a una primera guerra internacional ideológica para los años 179066. Charles Garnier, en un libro dedicado al carlista español José Borges y a sus combates en tierras italianas, escribía, en 1861: «Les légitimistes s’aperçoivent en fin que les révolutionnaires de tous les pays font cause commune, et qu’il faut opposer solidarité à solidarité»67. Y Francisco Tristany, otro carlista español que luchó en el sur de Italia, le explicaba a su hermano, también en 1861:

  • 68 Citado por S. Sarlin, La mobilisation européenne, p. 82. También en S. Sarlin, «Los carlistas en I (...)

Ya sabes cuántos sacrificios hemos hecho hasta aquí; sólo anhelábamos continuarlos hasta dar la vida, si hubiera sido menester, en defensa de la causa de nuestro Rey. La espada que empuñábamos en España, volveremos a tomarla para combatir por la legitimidad en donde convenga: los revolucionarios son en todas partes los mismos, y sus planes siempre inicuos. La usurpación cometida contra el augusto Rey de Nápoles pide una justa venganza, y tendremos en grande honor el cooperar por nuestra parte a ella68.

  • 69 Citado por L. Blanchard Rubio, «Le carlisme au filtre de la mémoire», p. 91.

19En una obra titulada Campagnes et aventures d’un volontaire royaliste en Espagne (1869), el autor, un oficial de origen vandeano, que firmaba con las iniciales M. A. T., afirmaba, a fin de justificar su incorporación a las tropas del pretendiente carlista: «On se battait au delà des Pyrénées, et la cause qui enflammait le cœur de ces loyaux Espagnols, était celle de la légitimité dans tous les pays. Dès lors, tout mon désir fut de passer la frontière et de me joindre à eux»69. La lucha contra el liberalismo y la revolución, así como la defensa de la legitimidad y el catolicismo, unía a esas personas por encima de sus respectivas naciones. En la guerra civil europea del siglo XIX se estaban enfrentando dos grandes visiones del mundo y dos grandes proyectos, con múltiples declinaciones internas, para la construcción de la sociedad contemporánea. Las mismas afirmaciones antes citadas podemos encontrarlas en la boca o en la pluma de insignes o anónimos liberales.

  • 70 E. Tronco, Les Carlistes espagnols.
  • 71 P. Benoit, Pour Don Carlos.
  • 72 A. Dupont, «Louis Veuillot».
  • 73 Véase R. Cancio, Carlistas y confederados.
  • 74 Véanse A. Albònico, La mobilitazione legittimista; S. Sarlin, Le gouvernement des Bourbons; J. Gué (...)

20No resulta posible hacer una historia de la revolución o de la contrarrevolución en el siglo XIX encerrada en el exclusivo marco nacional. La historia del carlismo, pongamos por caso, no es una historia exclusivamente española. Constituye, asimismo, una historia francesa, como bien ha mostrado Emmanuel Tronco, y, por extensión, europea70. El escritor Pierre Benoit, en su novela Pour Don Carlos, de 1920, lo comprendió perfectamente a la hora de narrar las aventuras de Olivier de Préneste71. Las conexiones entre unos movimientos contrarrevolucionarios y otros fueron permanentes en tierras europeas, poniendo las bases para la existencia informal, en las décadas centrales del Ochocientos, de una internacional blanca. Hombres y mujeres, dinero y armas, prácticas políticas e ideas —Alexandre Dupont ha puesto de relieve, por ejemplo, los intensos contactos e influencias mutuas entre Louis Veuillot y el grupo de L’Univers y los neo-católicos españoles72— circularon de manera permanente en Europa occidental. Y, asimismo, más allá, como muestra la participación de carlistas y de liberales españoles en la guerra de Secesión —o guerra civil— americana, a principios de la década de 186073, o en distintos movimientos políticos en América Latina. Bastantes fueron las ayudas económicas recibidas y varios los legitimistas extranjeros que lucharon en el bando carlista durante la guerra de los Siete Años o en la Segunda Guerra Carlista. Lo mismo podría decirse con respecto a la guerra civil miguelista en Portugal Muchos contrarrevolucionarios franceses, españoles, belgas, alemanes, portugueses y otros se movilizaron, personalmente o a través de donativos y propaganda, a favor del rey de Nápoles y la causa que simbolizaba, de manera paralela a la amplia adhesión recibida por garibaldinos y unitarios liberales en general. Los zuavos pontificios no suponen, en este marco, una experiencia excepcional. El conde francés Henri de Cathelineau, en particular, constituye un excelente ejemplo de la movilidad blanca. Descendiente de una de las principales familias vandeanas que combatieron al jacobinismo, participó en su juventud en la sublevación de la duquesa de Berry, en 1832, incorporándose al cabo de poco tiempo a las filas miguelistas en Portugal y, después, a las carlistas en España. Años más tarde, en 1860, estaba en Roma organizando un cuerpo autónomo de legitimistas extranjeros, y en 1861 se encontraba al servicio de los Borbones napolitanos; en 1872, finalmente, podemos localizarlo en la frontera franco-española, colaborando en los preparativos del alzamiento que daría paso a la Segunda Guerra Carlista74. Parece posible y lógico, en definitiva y como conclusión de este texto, interrogarse seriamente sobre si las distintas guerras civiles que enfrentaron, a lo largo del siglo XIX, a revolucionarios y a contrarrevolucionarios en los estados-nación en construcción de Europa occidental pueden ser consideradas como piezas de una guerra civil europea.

Notes

1 Véase P. Waldmann, «Guerra civil».

2 C. Pavone, Una guerra civile.

3 Véase R. Schnur, Rivoluzione e guerra civile; R. Koselleck, Futuro pasado; P. Viola, «Rivoluzione e guerra civile»; A. J. Mayer, The Furies; S. G. Payne, La Europa revolucionaria.

4 J.-C. Martin, «Rivoluzione francese e guerra civile», pp. 27-28.

5 Véase P. Waldmann y F. Reinares (comp.), Sociedades en guerra civil, pp. 11-23; E. González Calleja, La violencia en la política, pp. 524-536; J.-P. Derriennic, Les guerres civiles.

6 Véase el primer apartado del artículo de J. Canal, «Guerra civil y contrarrevolución».

7 Véase G. Ranzato, «Guerra civil y guerra total». Véase, asimismo, el importante libro de G. Ranzato (ed.), Guerre fratricide.

8 G. Ranzato, «Un evento antico», p. 10. Cf. también, del mismo autor, «Évidence et invisibilité».

9 A. Mayer, The Furies; S. N. Kalyvas, The Logic of Violence; J.-C. Caron, Frères de sang.

10 F.-X. Guerra «Editorial».

11 Entre una abundante bibliografía, véanse A. Lempérière, «Revolución, guerra civil»; M.-D. Demélas, «La notion de guerre civile»; A. Annino y F.-X. Guerra (coords.), Inventando la nación; M.-D. Demélas, L’invention politique; V. Hébrard, Le Venezuela indépendant; C. Thibaut, Repúblicas en armas; T. Pérez Vejo, España en el debate.

12 M. Palacios, De populistas, mandarines, pp. 161-195.

13 T. Pérez Vejo, Elegía criolla.

14 Véase J. Canal, «Introducción».

15 Véase J.-C. Martin, «Rivoluzione francese e guerra civile». Del mismo autor, véase La Vendée et la France.

16 H. de Balzac, Les chouans; J. Barbey D’Aurevilly, L’ensorcelée; A. Dumas, Les Blancs et les Bleus. La cita pertenece a esta última obra, en p. 129. Sobre novela y contrarrevolución en Francia, véase sobre todo C. Bernard, Le chouan romanesque; S. Luzzatto, Ombre rosse; Vendée, Chouannerie, Littérature; J. Canal, (ed.), «Letteratura e politica».

17 J. Godechot, La contre-révolution, p. 2; J.-C. Martin (dir.), La Révolution à l’œuvre, pp. 18-19.

18 F. Furet, La Révolution 1770-1880. Véase J. Canal, «Repensar la historia».

19 A. Corbin, «I massacri nelle guerre».

20 Y. Guerrin, «Mémoires, mentalités et guerre civile»; J.-C. Martin, «Le forme di politicizzazione». Véase también H. Multon, «Géographies et mémoires».

21 Véase S. Aprile, Le siècle des exilés.

22 K. Marx, La Guerra Civil en Francia.

23 J.-C. Caron, Frères de sang, pp. 11-12.

24 J.-P. Azéma, J.-P. Rioux y H. Rousso, «Les guerres franco-françaises», p. 3. Asimismo, véase H. Rousso, Le syndrome de Vichy.

25 M. Agulhon, «Pour une conclusion».

26 O. Wieviorka, «Guerre civile à la française?». La cita, en p. 19. También en O. Wieviorka, «¿Guerra civil a la francesa?».

27 N. Bobbio, «Guerra civile?», p. 300.

28 J.-C. Martin, «La Révolution française», p. 70.

29 M. de Unamuno, «Paz en la Guerra», Ahora, 25 abril 1933, citado en J. M. de Azaola, Unamuno y sus guerras, p. 17.

30 Véase J. Canal, «Guerra civil y contrarrevolución», y del mismo autor, «Los exilios en la historia».

31 E. San Miguel, De la guerra civil de España. Véase P. Rújula, «La guerra como aprendizaje político».

32 B. Pérez Galdós, El equipaje del rey José, p. 142.

33 Véase J. Canal, «Matar negros, hacer blancos».

34 Véase J. Aróstegui, «El carlismo en la dinámica», pp. 225-239. Este artículo fue revisado y completado por el autor en J. Canal (ed.), El carlisme, pp. 51-77.

35 Véase P. Rújula, Contrarrevolución.

36 Para una historia del carlismo en la época contemporánea, véase J. Canal, El carlismo.

37 Véase J. Canal, «El Rey de los carlistas».

38 Véase J. Ugarte, La nueva Covadonga insurgente, p. 420. J. Canal, «La longue survivance du Carlisme», pp. 297-299.

39 J. Millán, «Una reconsideración del carlismo». Véase, asimismo, F. J. Caspistegui, «“Spain’s Vendée”», y del mismo autor, «¿Carlismo en Navarra o Navarra carlista?».

40 Véanse V. Garmendia, La Segunda Guerra Carlista; J. Montero, El Estado Carlista y F. Molina, La tierra del martirio español.

41 Sobre la guerra de los Matiners, véase R. Vallverdú i Martí, La guerra dels Matiners.

42 Véase J. Canal, Banderas blancas, pp. 19-46.

43 M. C. Romeo, «Las guerras civiles en el siglo XIX», p. 107.

44 H. de la Torre Gómez, «Portugal y España», pp. 135-141. Del mismo autor, véase «Unidad y dualismo peninsular».

45 A. de O. Silva Gaio, Mário, p. XXIV.

46 M. H. Pereira, Das Revoluçôes Liberais, pp. 235-236.

47 Véanse M. A. Lousada, O Miguelismo; A. B. M. da Silva, Miguelismo; M. F. S. e M. Ferreira, «“Vencidos, pero no convencidos”», y de la misma autora, «La Controrivoluzione in Portogallo»; M. A. Lousada y M. F. S. e M. Ferreira, D. Miguel, y A. M. M. Cardoso, A Revoluçâo Liberal.

48 Véanse M. F. S. e M. Ferreira, Rebeldes e Insubmissos; M. T. Mónica, Errâncias miguelistas; J. Brissos, A insurreiçâo miguelista; J. V. Capela, A Revoluçâo do Minho; M. F. Bonifacio, História da Guerra Civil. Asimismo, véase Congresso da Maria da Fonte.

49 M. F. Bonifacio, Apología da história política, pp. 160-181.

50 C. Castelo Branco, A Brasileira de Prazins, p. 679.

51 Véase J. M. Sardica, A Regeneraçâo.

52 H. Neves, Guerra Civil.

53 Ch. Tilly, Grandes estructuras, procesos amplios.

54 R. Koselleck, Futuro pasado, p. 73.

55 Véase, por ejemplo, J.-F. Schaub, «L’histoire politique sans l’état».

56 A. Sofri, «Il tabù della guerra civile», La Repubblica, 25-XI-2000.

57 C. Pavone, Una guerra civile, y V. Ilari, Guerra civile.

58 A. M. Banti, Il Risorgimento italiano, p. VIII.

59 Entre otros, véanse G. Turi, Viva Maria; A. M. Rao, Folle controrivoluzionarie; A. de Francesco, «Insorgenze e identità italiana», y del mismo autor, «Nazione e controrivoluzione»; M. Viglione, Le insorgenze; F. Leoni, Storia della controrivoluzione; P. Macry (ed.), Quando crolla lo Stato; G. Belardelli, L. Cafagna, E. Galli Della Loggia y G. Sabbatucci, Miti e storia dell’Italia.

60 Véase G. Pécout, «La mobilisation patriotique», pp. 120-121.

61 Citado por P. Pezzino, «Risorgimento e guerra civile», p. 56.

62 G. T. Di Lampedusa, Il Gattopardo, p. 40.

63 P. Pezzino, «Risorgimento e guerra civile», y E. Di Rienzo, «Le due rivoluzioni».

64 Véase A. Beevor, La Guerra Civil.

65 Sobre la guerra civil europea en el siglo XX, véanse, entre una amplia bibliografía, E. Nolte, La guerra civil europea; G. E. Rusconi, Se cessiamo di essere una nazione; C. Pavone, «La seconda guerra mondiale»; P. Preston, «La guerra civil europea»; E. Traverso, À feu et à sang.

66 J.-C. Martin, Contre-Révolution, Révolution, pp. 128-137.

67 Ch. Garnier, Le Général Borges, p. 29.

68 Citado por S. Sarlin, La mobilisation européenne, p. 82. También en S. Sarlin, «Los carlistas en Italia», pp. 231-232.

69 Citado por L. Blanchard Rubio, «Le carlisme au filtre de la mémoire», p. 91.

70 E. Tronco, Les Carlistes espagnols.

71 P. Benoit, Pour Don Carlos.

72 A. Dupont, «Louis Veuillot».

73 Véase R. Cancio, Carlistas y confederados.

74 Véanse A. Albònico, La mobilitazione legittimista; S. Sarlin, Le gouvernement des Bourbons; J. Guénel, La dernière guerre.

Auteur

École d’Hautes Études en Sciences Sociales, París

© Casa de Velázquez, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540