Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les sociétés de frontière

 | 
Michel Bertrand
, 
Natividad Planas

V. — Perception et représentation des sociétés de frontière

Identidad y territorio

La búsqueda de tesoros en un reino hispano de frontera

Manuel Oliver Moragues

Texte intégral

1Entre los fenómenos sociales semiclandestinos que revelan perspectivas inéditas de la historia política, económica o social, y son su reverso, uno muy característico en los reinos hispánicos es la búsqueda de tesoros ocultos. Es fenómeno de difícil rastreo, porque su medio natural es el secreto y tiene pocos motivos para ser objeto de noticia oficial y, por ende, documental. El Real Patrimonio —en cuanto que fue un negocio que afectaba a los derechos del rey— o la Inquisición —en cuanto que fue una práctica que recurría a menudo a doctrinas del catecismo con intereses espurios o a la colaboración de judíos y musulmanes— son las jurisdicciones que alcanzaron a levantar algún acta de aquella actividad fuera de lo ordinario, pero a la vez muy común.

2El atractivo del tesoro ha sido poco estudiado en la cultura popular mediterránea más allá del anecdotario folklórico. No es fenómeno que pueda rebajarse a lo popular, pues en él actúan gentes de todo estamento: nobles y plebeyos, hombres de letras o leyes y crédulos campesinos, gente supersticiosa y clérigos. Por otra parte, cuando se aborda el tema desde una óptica antropológica no se le ha dado otra entidad que la de expresión de mentalidad popular. El hecho es que, junto a la componente religiosa y mágica de la tesorería, existe una experiencia del hallazgo y la búsqueda justificada de bienes ocultos. Esta experiencia es posible en un escenario de movilidad de fronteras durante la Edad Media, mutua vulneración de los territorios fronterizos durante la Edad Moderna, o de corso como actividad económica regular hasta principios de la Edad Contemporánea.

3La tesorería desarrolla un tráfico alegal de expectativas, fuera de la ortodoxia política y religiosa, en los bordes de la religión y del Estado, un trueque ilegal de ideas y creencias, leyendas y saberes populares que urden la construcción de la identidad y la diferencia. El celo vigilante del Estado y de la Iglesia, alimentado por las noticias de empresas tesoreras y por hallazgos, retroalimentaba las expectativas del negocio hasta el punto que el fenómeno se transforma en una dialéctica sobre el control de lo oculto, en primer lugar del territorio todavía no bien dominado y más adelante del ideario político-religioso que en el campo civil está muy expuesto a contaminaciones externas.

DE LA BÚSQUEDA DE LA FORTUNA A LA BÚSQUEDA DE LA IDENTIDAD

4La delimitación geográfica de la identidad por parte de la monarquía y la supresión de las fronteras internas, en busca de un derecho unitario y de una religión de Estado, transcurre muy lentamente, durante siglos, sin que los individuos ni las generaciones de la base social vean limitada su convivencia o contacto con el otro o lo otro. Tiempos y espacios cabalgan en desorden sobre la historia, y sobre ese desorden se crea el imaginario del tesoro.

5En España esta búsqueda se prolonga unos cinco siglos desde la Reconquista, alimentada por los aplazamientos de su conclusión definitiva: conversiones y expulsión de judíos, expulsión de moriscos o limitaciones a las jurisdicciones baronales. No se trató de una simple unificación racial o religiosa. Así en los extremos cronológicos de este esfuerzo de los reyes por constituir un poder intangible y universal sobre súbditos (siglo XIV, primado inter pares, y siglo XVIII, regalismo), el sacrificio de purificación tuvo por víctimas a dos poderes endógenos pero extraterritoriales: los templarios, amenaza al poder territorial del rey, y los jesuitas, amenaza al poder legislativo absoluto de la Monarquía. Esta construcción interna de homogeneidad o depuración de elementos espurios, por más expeditiva que quiso ser, no pudo evitar un espacio permeable y franco. La tesorería es una postrera expectativa de negocio mientras se va sellando colectivamente todo lo agregado por el derecho y el Estado, y expresa los conflictos originales de una sociedad en formación y en busca de su identidad.

LA RECONQUISTA

6El tiempo de apropiación de un territorio «reconquistado» depende de su grado de conocimiento y de su permeabilidad previa. El caso del Reino de Mallorca —situado a medio camino de la reconquista hispana— presenta dos particularidades de interés. Por una parte, era tierra mal conocida para los conquistadores. Cien años antes se había producido un intento cristiano de apropiación de las Islas Baleares, que se contentó con el saqueo (1114-1115). Por otra parte, en el momento de su conquista, Mallorca (1229) estaba bajo el dominio almohade desde hacía tres décadas, en circunstancias de aislamiento político y con un régimen económico especializado en el saqueo del tráfico mercantil que se había creado la fama de atesorar grandes botines. La fama pirática de los pobladores y el desconocimiento del territorio conquistado por los nuevos pobladores (aragoneses, catalanes, marselleses, pisanos, genoveses…) alargaron la exploración de bienes ocultos por varios siglos. El singular modo de la toma de la ciudad de Mallorca respecto a otros casos de la Reconquista, sin rendición, entregada al saqueo y con una huida lenta de sus naturales, durante los tres meses de asedio hasta el día del asalto final, hacia los lugares más recónditos y seguros de la montaña, dejó inconclusa la conquista, abierta a expectativas posteriores. La orografía de Mallorca prestó a los resistentes lugares para pervivir y esperar la redención desde África. La numerosa toponimia que vincula moros con tesoros y lugares recónditos, aunque haya que suponerla muy posterior al siglo XIII, es cautiva de su memoria.

  • 1 He documentado unas 40 licencias de prospección de tesoros en el Archivo del Reino de Mallorca (AR (...)
  • 2 En Mallorca se recoge en la leyenda de Xorrigo (Algaida) o de Sa Font des Polls (Valldemossa) de l (...)
  • 3 Sirva de muestra el proceso a Pere Camps en 1587 por invocar el demonio para hallar fuente y prome (...)

7El hecho es que, de 1229 hasta el siglo XVI se suceden las licencias reales para excavar en tierras propias y ajenas, con reserva para el Real Patrimonio de un porcentaje del hallazgo1. El tesoro medieval se documenta por noticias oficiales, sobre todo de la Procuración Real. Le llegan noticias, no tanto de tesoros ocultos como de ocultación de hallazgos para burlar los derechos del rey, lo que moviliza a sus oficiales. Es el remanente de la conquista, de los vencidos y del territorio por conocer. En esa creencia de que los moros habían tenido las claves secretas del suelo insular se atribuyó a los esclavos de origen islámico, aun a los importados, el don del zahorí2. Y la búsqueda de aguas, en principio asociada a pobladores islámicos, como la tesorería, acabó invocando demonios y almas3.

8Esta tesorería de reino nuevo, fiscalizada por el rey, y más racional que mágica o legendaria, se alimenta, además, de noticias de moros cautivos y judíos oriundos. El flujo de esclavos, el reflujo de redimidos o renegados, impidió un fraguado rápido de la identidad del reino de reconquista. Por el contrario creaba una zona de complicidades entre los dos mundos separados por la norma, incomunicables por la fe. Al Norte de África viajan mercaderes mallorquines por especial privilegio, a Mallorca llegan cristianos redimidos de cautiverio. Trafican noticias confidenciales sobre tesoros ocultos por cautivos o por ancestros pobladores de Mallorca. El tesoro es así también moneda de cambio extralegal entre orillas oficialmente hostiles, que no pueden evitar su mutua dependencia, más aún, que encuentran en el permanente hostigamiento motivos de negocio. Los casos de este tipo de complicidad moro-cristiana están representados tanto en la leyenda, como en la tradición oral y en documentación viva desde la Edad Media.

  • 4 Llull, Llibre de meravelles, cap. IV.
  • 5 Vélez de Guevara, El diablo cojuelo, p. 24. En Mallorca, el catedrático del Estudio General, Gaspa (...)

9También tuvo esta tesorería inicial su versión heterodoxa: la alquimia, buscando revelar, no ya secretos del territorio, sino saberes ocultos orientales. Su práctica no fue popular, sino amparada por la Corte. Las obras del filósofo Ramón Llull (1232-1315), padre de la lengua catalana y la «escolástica» mallorquina, serían acusadas de alquimistas y esotéricas. Y pese a la refutación de la alquimia por el propio Llull, quien la considera vanidad y embuste en el Llibre de meravelles4, en el Barroco se convierte en tópico literario de la tesorería alquímica5.

LA DERIVA MÁGICA DE LA TESORERÍA

10La investigación oficial a partir de rumores y noticias de hallazgos ciertos, con sus bandos generales y avisos a bailes, debía provocar una espiral de especulación y pesquisa tesorera entre la gente común. Y en éstas entraron la tradición, la fábula, la superstición, el sortilegio herético y, en extremo, la nigromancia. La tesorería mediterránea, que inicialmente ha sido empresa más bien técnica, a lo largo de la Edad Moderna se hace mágica. Ha de enfrentarse, no al desconocimiento del terreno, sino al de un ser extraño que pide ser liberado, ha de enfrentarse al encantamiento y en su resolución se busca siempre a mediador forastero. Lo extraño y el extranjero son una invocación necesaria para la apropiación del territorio, como si perviviera la idea de una posesión prestada. En los nortes, sea el ibérico o el europeo, la superstición y la brujería se decantan por la magia negra y los tratos con el diablo, al efecto de dominar personas. En cambio, en Levante y Sur se sienten motivados por el desencantamiento de tesoros y la liberación de almas. Aquí la frontera y la hostilidad, la falla entre Cristianismo e Islam, son un topos de fortuna y negocio heterodoxo en el imaginario popular, como lo es el purgatorio en otra dimensión.

  • 6 Eiximenis, Regiment de la cosa pública, cap. CL.

11Hay pocas noticias sobre brujería tesorera en la Edad Media. Tenemos, en cambio, alguna general tanto o más fehaciente de su prodigación. Eiximenis (1327-1409), el principal moralista catalán medieval, advierte contra invocaciones del diablo para encontrar dinero. Para escenario convincente ante sus coetáneos escoge Mallorca y por personaje tipo a un mercader mallorquín. Cuenta la historia de uno que al regresar de un viaje de negocios entra en la Catedral de Mallorca y enciende una vela al diablo. Aquella noche se le apareció en sueños el diablo y le condujo a un campo, le hizo cavar y encontró una gran olla llena de oro6.

12En el siglo XVII, la tesorería da muestras mayores de credulidad popular y la Inquisición se siente obligada a castigar la superchería que la explota. O, acaso, la creciente vigilancia de la Inquisición vaya añadiendo un nuevo misterio a los tesoros, hasta suplir el que venía supuesto por los azares de conquista. Ya no se trataría tanto del hallazgo del tesoro a escondidas del rey como de su adivinación a escondidas de la Inquisición. Porque, además, en la nueva guía tesorera se ponen ingredientes de devoción legitimadores de una fortuna de moros, pero también judíos o cristianos irredentos. La tesorería con esta desviación mágica es impropia de caballeros, juristas u oficiales del rey, en manos de quien se ve en los siglos anteriores. Los agentes están ahora fuera de la ortodoxia estamental o doctrinal, aunque las víctimas puedan ser de buen orden. El tesoro se hace ahora doblemente clandestino (ante el rey y ante la Iglesia), más recelado, popular e incontrolable.

  • 7 Se ve en el proceso a dos jóvenes italianos que actúan en Palma ofreciendo en casas particulares c (...)

13Por otra parte, el tesoro de estos tiempos se estructura en una mentalidad religiosa, a diferencia del medieval surgido en un contexto militar y de ocupación del territorio. La invención del tesoro, desde fines del siglo XVI se alimenta de credulidad piadosa, es un resultado de sus excesos y de las filigranas doctrinales de la Contrarreforma, que la devoción profana a veces digiere mal y transforma en magia. Incluso en las artes birlatorias se quería ver la mano del diablo antes que un juego de manos7.

  • 8 Elementos que recogen la rondallas sobre tesoros, así el cirio pascual en Es gall de foc de Son Br (...)

14Son comunes en estas empresas de tesoreros, rituales de liturgia y devoción: agua y candelas benditas, salmodias, rosarios, citas en fiestas especiales…8. Son recursos necesarios por la escatología que las sustenta, y porque en las víctimas son fuertes los escrúpulos, tanto que pasan por el confesionario antes de solventarse en la Inquisición. Convencidos de que pisan terreno religioso recurren a clérigos. Son muchos los que incluyen en su ministerio la mediación en la tesorería barroca, o los impostores que se hacen pasar por tales. Reseñamos algunos ejemplos.

15Un caso temprano alcanzado por la Inquisición de Aragón muestra la combinación de nigromancia herética, criptojudaísmo e intervención sacrílega de clérigos. Salomón Enforna tenía oído de niño que en la bodega de Vidal Leví había tesoro. Lo recordó al casarse con una hija suya. Un amigo le recomendó a Diego Sánchez, clérigo de Calamocha, experto en tesoros. Se pusieron a sus órdenes. Mandó a la mujer de Salomón llenar un orinal de agua y conjurando con fórmulas de un libro le preguntó si algo veía en ella.

  • 9 Motis Dolader et alii, Procesos inquisitoriales de Daroca.

16Diego Sánchez en sus pesquisas trabajaba con un anciano mallorquín, clérigo que decían había sido vicario general de Mallorca. Se les había visto varias veces, con un fraile dominico de Daroca, invocar a diablos sobre oro escondido, sirviéndose de la clarividencia de niños nacidos de frailes. Sánchez fue procesado en 1497 por una mezcla de cargos alarmante: concubinario, judaizante circunciso, nigromántico, invocador de diablos y, peor, dada su ordenación sacerdotal, sacrilegio9. Caso similar es el de Agustín Verdugo y Ávila, un valenciano condenado a galeras por la Inquisición de Toledo. Este destino en 1638, a sus 58 años, le trajo a Mallorca, donde reincidió en magia tesorera. Sus fórmulas de conjuro (círculo con agua olorosa bendita por sacerdote, inciensos, salmos, cera, rezo del Miserere mei) pretendían asegurar la indemnidad espiritual de los buscadores. Verdugo contaba con el aval de fray Joan Melis, un trinitario de Palma, muy conocido por asistir a buscadores, que le suministraba clientes, aportaba inciensos y bendiciones, y cobraba honorarios. Acabaron peleados por el reparto de beneficios. Verdugo fue condenado a desfilar vestido de capirote y camisola, a doscientos azotes y siete años de galeras. Con el intrépido Nicolás Oliver que más adelante reseñamos, también colaboraba en excavaciones el mercedario Jerónimo de San Juan, o el carmelita Juan de la Concepción. Y el «astrólogo» que suministra a Oliver planos de tesoro es un sobrino del inquisidor De la Calle.

17La otra sospecha del tesoro, ya apuntada, es la que deja el judío. Las conversiones, el secuestro de bienes, su desalojo de los calls antiguos, cuando queda muy atrás la expropiación del moro, abren un nuevo solar que explorar. El mejor caso es uno de 1605, en tiempos de resistencia clandestina del judaísmo y de suspicacia de los cristianos viejos.

  • 10 Pérez et alii, El tribunal de la inquisición en Mallorca, pp. 255-266. También en Pérez, «Relacion (...)
  • 11 En el Renacimiento, no menos dado a la hechicería que la Edad Media, la reputación de buscadores d (...)
  • 12 AHN, libros 864, 865 y 866, que van de 1661 a 1698.

18El notario Font creía que una casa de la Ciudad de Mallorca que había sido de judíos escondía dinero bajo tierra10. Pidieron licencia al procurador real para sacarlo y vencieron la resistencia de la dueña asegurando que no mediaría ofensa a Dios. En un muro había unos renglones en lengua que ellos creían hebrea y que parecían ser la pista necesaria. Font contactó con Mudoy, negociante y ex-soldado, dedicado también a buscar tesoros y dineros bajo tierra, y emprendieron la búsqueda. Deambulando Font y Mudoy en compañía de un ex-cautivo, llegado de Argel, por la plaza de Cort oyeron cómo un esclavo judío departía con otros moros sobre tesoros en árabe, que pudo entender el ex-cautivo. Se acercaron a preguntarle si sabía leer hebreo y se lo llevaron a la casa del tesoro. Era griego, de nombre Johac, oriundo de Constantina y recién capturado por mallorquines mientras viajaba a Túnez desde Argel. Los renglones no estaban en hebreo, sino en árabe. Cerraron puertas y ventanas, cegaron cerraduras y rendijas (una mujer de la casa no cesaba de espiarlos) y trabajaron los buscadores durante tres horas. Johac, con pluma sobre papel y sobre su mano izquierda, y en el suelo con una caña, dibujaba signos y letras, hablaba entre dientes y hacía quemar incienso, estoraque y menjuhí, rociaba el suelo con vino blanco. Font y Mudoy sólo pudieron cavar dos palmos, porque toparon con roca natural. La búsqueda deriva en un impasse de operaciones nigrománticas a manos de Johac. A la mañana siguiente volvieron para excavar, ahora con dos hombres a jornal. Cavaron veinte palmos en la cocina y allí encontraron seis grandes tinajas medio llenas de tierra, medio vacías. Sacaron los cántaros. Mudoy aportó un librito escrito en árabe y castellano que le había prestado un boticario. Johac no supo leerlo, arrancó una hoja y la llevó ante un amigo moro. A juicio de éste era libro de nigromancia y demonios, un libro de medicina según Mudoy. Doscientos azotes y destierro le costó a Johac su tesorería idolátrica y herética11, a Mudoy una misa de penitente en la sala de la Inquisición y tres años de destierro, a Font una misa igual. Este Mudoy debió hacer fama como tesorero, pues cuarenta años después lo veremos reaparecer en forma de fantasma en el próximo episodio. Es una empresa que nos mide el alcance colectivo y religioso de la mentalidad tesorera en Mallorca, el compendio de sus tópicos del tesoro en su degeneración barroca. En 1641 las noticias de un tesoro congregaron en Es Coll d’en Rebassa a hortelanos y a personas diversas de la ciudad hasta formar una banda12. Un labrador y sus dos hijos, de apellido Tries, comenzaron a cavar en busca de moneda, hasta formar una cueva. Se asociaron con Jaume Escalas, Joan Antelm Socias, Pere Reus su cuñado, y otros hortelanos. Requirieron los servicios del buscador de aguas Joan Capó. Donde indicó cavaron noche y día. A quince palmos el agua hizo inútil el pico. Capó concluyó que el tesoro estaba encantado. Apareció un espíritu en forma de sapo con bigotes rojos a Antelm, que hizo de interlocutor. La cuadrilla de hortelanos se enfadó al no ver resultados y rellenaron el agujero. El fantasma pidió luego una higuera blanca, una palmera y un laurel; doscientas misas por su alma y un cuadro de San Antonio con el Niño Jesús. Reclamó, además, que liberasen un moro que guardaba con él la moneda, él la plata, y el moro el oro, para poder entrar en el cielo.

  • 13 Mudoy había sido procesado por la Inquisición en 1605, contaba 36 años.

19Otro capricho del fantasma fue un duelo a espada con Antelm. En uno de los lances, preguntado si era espíritu bueno o malo, respondió que era mejor cristiano que todos ellos si le sacaba Dios de aquella pena. Capó quería que el fantasma se descalzase para ver si los pies eran pezuña de diablo. Eran humanos. Preguntaron quién era y contestó con nombre y apellidos: Antonio Mudoy13. Entregaría la moneda a cambio de oraciones. A uno de la banda se le ocurrió una pregunta de prueba que manifiesta la percepción histórica del tesoro:

¿Cuántos años hace que Mallorca es de cristianos?

20El fantasma dio la respuesta correcta, la misma que todos habían oído en el sermón de la Fiesta de la Conquista que tenía lugar todos los años el 31 de diciembre. Tras meses de intentos inútiles, buscaron a personas más facultadas en aquel asunto. Oyeron decir que en los galeones de España, recalados en el puerto, había un clérigo experto. Era don Francisco, que se hizo acompañar de otros dos clérigos. En cabalgadura fueron al huerto d’En Prohens. Cavaron entre letanías de los clérigos y perfumes de incienso y mirra. Al día siguiente los clérigos de la armada fueron llevados a la cueva de Es Coll d’en Rabassa. Jaime Piña les resumió el caso. Aseguraron que con la potestad divina de su ordenación conjurarían a Mudoy. Los clérigos velaron aquella noche y la siguiente con oraciones, calmando la impaciencia. Pero don Francisco acabó acusándoles de bellacos y amenazando de dar razón al Santo Oficio. Antelm y sus fieles volvieron una vez más a la cueva. El espíritu de Mudoy les emplazó la fortuna a la fiesta de San Juan. Llegó antes el remedio de la Inquisición.

  • 14 El hallazgo fue en unas casas del lugar llamado Son Trillo, en el sur de la isla. Juan Capó tambié (...)

21Este fiasco no ponía en entredicho la existencia de la tesorería afortunada. Diez años antes de esta búsqueda, varios de los que en ella participaron, guiados por Juan Capó, habían hallado tesoro en una casa. Eran cinco y se repartieron mil libras14. Y, en 1632, a instancias de Antonio Bautista Deni, excavaron en una finca y encontraron una olla y un jarro sellados con yeso. Los llevaron a casa de éste con el compromiso de no romperlos hasta el día de San Juan. No resistieron la tentación algunos, hallaron tierra y se sintieron engañados. También tenía antecedentes Jaime Piña. En casa de Alemany, el tejedor presente en el anterior enredo, acompañado de un tal Bauzá, buscador de aguas, creyó poder descubrir dineros bajo el portal. Nada hubo y tampoco desengaño, pues según Bauzá alguien se les había adelantado.

  • 15 Relatado a partir de los procesos de la Inquisición por Prohens i Perelló, Inquisició i bruixeria, (...)

22La historia de Francesc Cifre, adolescente de unos quince años, nos da otra versión picaresca de la tesorería del Siglo de Oro15. En agosto de 1651, F. Cifre que se las daba de buscador de tesoros fue presentado a Jaime Thomàs, propietario de Cala Pi. Aprovechando probablemente alguna fabulación de la familia Thomàs en torno al solar reciente de la familia, Cifre aseguró que en esas tierras estaba oculto el tresor de Mallorca. Llamaron a vecinos y al día siguiente fueron a por el tesoro con Cifre poniendo las condiciones: rosario de rodillas y encomendarse a la Virgen en el hallazgo, si había de ser para salvar sus almas. En el lugar del tesoro derramó la sangre de un capón, reclamando que fuera a beneficio de cristianos. Tras cavar veinte palmos, pidió cirios, agua bendita y un Cristo. Llegó a decir que lo custodiaba el alma de un inglés. Al día siguiente hizo cavar cinco palmos más e invocó la misericordia divina capaz de redimir todo pecado.

  • 16 Cabe suponer que el lugar de estos experimentos buscatorios fueran la cueva de Cala Pi, en la cost (...)
  • 17 Probablemente La Sorda. Lo más seguro es que este Pere Mas, de 60 años, fuera de la familia Mas de (...)

23Francesc a los reparos de labradores alegaba que le habían prohibido las adivinaciones, pero que para tesoros y aguas contaba con licencia del papa y del rey, o que en la boca tenía las figuras del crucifijo de la rueda de Santa Catalina que identifican a los saludadores. Hicieron más intentos en otros lugares de Cala Pi16. Thomàs, con escrúpulos por tanta impostura sacramentera, se confesó al rector de Lluchmayor y luego ante la Inquisición, que le podía tener en cuenta ser «labrador ignorante». Aquel mismo año Cifre pasó a actuar en Campos. Pere Mas en su propiedad17 quiso probar la cueva donde se decía que había tesoro. Fue su dictamen que a veintiún palmos bajo tierra había cuatro orzas y una caldera llenas de dinero y doce sortijas de oro. Desde hacía cuatro mil años lo guardaba una beata, hija de rey. Sacado el tesoro debían decirse misas a Nuestra Señora de Lluch, por su alma y todas las del purgatorio. Tras muchas semanas de aplazamientos Mas se enfadó con Cifre. No le denunciaron a la Inquisición, pero se confesaron. Antes, en Porreras había embaucado a dos vecinos. En Felanitx tuvo engañados a tres vecinos durante tres meses. Francesc fue prendido por la Inquisición en 1652 e internado en el Convento de los Agustinos de Menorca. Escapó y volvió a las andadas tesoreras. De nuevo prendido fue recluido en el Convento de San Francisco de Palma de Mallorca.

  • 18 En realidad nació el 19 de julio de 1636, según el libro de bautismos de la parroquia de Santa Cre (...)

24¿Quién era este imberbe trotamundos capaz de dar órdenes a labradores honrados y rancios? Nacido en la Ciudad de Mallorca, parroquia de Santa Creu, fue criado por sus padres hasta los cuatro años. Niño aún, sirvió por dos años en casa de un vecino de Palma. A los nueve lo embarcó un pariente artillero que servía en las galeras de España. Pudo conocer Cágliari, Orbitelo, Cádiz y el Puerto de Santa María, donde hibernaban las galeras de España, Valencia… En Tarragona le cautivaron los franceses y sirvió luego a un capitán catalán. En el Grau de Valencia, por un pequeño mal, acudió a un saludador que le descubrió gran don de sanar. De Vinaroz pasó a Mallorca. De vuelta a casa, tras tres años de escuela portuaria, supo de su padre que había nacido el día de la conversión de San Pablo, el natalicio de los sanadores18. Fiado de esta gracia Francesc se metía bichos venenosos en la boca, sapos o arañas, los mordía, en fin, se los comía. Del desafío a venenos pasó a matar perros rabiosos con sus soplos y a ser requerido en las fincas para saludar ganado enfermo, y de ahí a saludar gentes, y a matar soplando a locos con permiso de parientes, dispuestos a ahorrar sufrimientos. Cifre supo decir ante el Santo Oficio que si engañaba a tantos era porque mostraban ser grandes asnos. Pasó con buena nota el examen de doctrina cristiana. Mostraba en sus confesiones ser un pícaro, pero también un ejemplar compendio de todas las deformaciones de la mentalidad popular de su tiempo, cuando en lo cotidiano se traspasaba la realidad sensible en busca de una lógica trascendente. La condena no fue muy dura y se libró de las galeras por la peste de 1652 y por la edad, aunque no tenía los doce o trece años eximentes que decía, sino quince. Probablemente ocultaba dos, porque tendría oído que a los menores de catorce años la Inquisición no les podía imputar responsabilidad. Fue recluido en el colegio de los jesuitas.

LA FRONTERA DE LA CONTRARREFORMA: EL RESCATE DE LAS ALMAS

25En el tesoro de Es Coll d’en Rabassa se recurrió a clérigos forasteros. También fue asistente involuntaria de su empeño en el tesoro la venerable Eleonor Ortiz (1577-1650), promotora en Mallorca del Convento de las Carmelitas, protegida de Felipe III y de la ciudad en la guerra que le hicieron sus hermanas fundadoras procedentes de Toledo. Escalas le consultó el asunto del tesoro y los diálogos con el fantasma. Sor Ortiz fue juiciosa, pero no liberó del todo a Escalas de su quimera. Le hizo advertencias generales sobre distinguir si era demonio o alma en pena, pues podía caer del lado fatal.

  • 19 Irénée, Contra las herejías, V, 1, 1.
  • 20 Anselme, Obras completas, II, 6.

26Se consideraba necesario el ministerio sagrado de clérigos, porque el tesoro de esa época se representa su origen, su medio y su fin, en un espíritu, una pena y una redención. En la versión mágica del tesoro encantado, que alcanza su momento culminante en tiempos de la Contrarreforma, aparece en escena el alma purgante que pide ser rescatada a cambio de bienes. En apariencia hay aquí una desviación herética o una heterodoxia devocional. Pero esta composición donde un diablo menor o un fantasma parece sustituir al moro conquistado, tiene sus raíces teológicas. En el primer cristianismo, y hasta el siglo XII, dominó la doctrina del rescate del hombre por Cristo. El hombre es prisionero del demonio por el pecado, y Dios lo redime pagando al diablo con la sangre de Cristo. Fue Ireneo de Lyon (130-202) quien lo formuló: el pago de un rescate anula el derecho del diablo sobre la humanidad, en un acto no de poder, sino de justicia19. En el siglo XII Anselmo concluye que el sacrificio de Cristo se ofrece a Dios y no al diablo, esto es, asienta la doctrina de la satisfacción penal substitutoria20.

27En este sentido, aunque parezca arcaizante y próximo a Ireneo, este esquema sigue estructurando la práctica tesorera en el siglo XVII. El purgatorio es un topos de la escatología cristiana clave en la práctica católica, que la distingue del pietismo o del intelectualismo individualista protestante. La prédica de los Novísimos y las postrimerías era una de las preferidas por la iglesia docente, y la representación del purgatorio muy común en los retablos de cofradías y gremios. De ella dependían la constancia del culto en memoria y favor de parientes, las limosnas a la parroquia por sufragios, las obras de caridad. Las ánimas del purgatorio eran entonces el nexo de la comunión solidaria en la salvación, miembros de la Iglesia, a medio camino entre la iglesia militante y la triunfante. De esta doctrina, la superstición del tesoro transpone los elementos tipo a su escenario. Al dar con el tesoro se interfiere un guardián que lo custodia, un fantasma que sin soltar prenda la retiene a disgusto, un espíritu en pena que espera una liberación de aquella carga. La suministran las oraciones. Desencantar el tesoro está sólo en manos de los vivos, al fantasma se le terminó el tiempo de meritar por sí y aguarda su redención. Es la idea del rescate que se enseñaba para las ánimas del purgatorio. El negocio es mutuo, pues obtenido por ellas el beneficio absoluto de la gloria cabe esperar la recompensa de su intercesión en la hora de la muerte.

28La bula de difuntos, que el catolicismo se vio impelido a enarbolar contra la sola fides luterana y calvinista de la predestinación individual, desde mediados del siglo XVI, es el producto más elaborado de esta doctrina de do ut des. Con ellas la Iglesia pone en comunión a vivos y muertos, provee, a quien la gana, parte del tesoro que administra de los méritos de la Pasión, la Virgen o los Santos, en favor de un alma concreta del purgatorio. Quien la merece puede esperar algún premio del difunto a quien se aplica. A los beneficios de la bula de difuntos hay que sumar los de la bula de la Santa Cruzada, privilegio pontificio para los españoles, en recompensa a su lucha contra sarracenos, y que se aplicaba tanto a vivos como a difuntos.

29En resumen, la mentalidad tesorera de la Contrarreforma sigue la idea de remisión del alma en pena, la idea del rescate que viene del purgatorio, y que está tan presente entre los vivos en la experiencia de la cautividad. Los valores de solidaridad se realizan, sobre todo, en el ámbito de lo trascendente, el sistema de socorros mutuos en el Barroco invierte en la salud del alma. La tesorería es una forma de devoción desviada. Y estos territorios metafísicos los proyecta la práctica popular en territorios reales, y viceversa los territorios de confrontación político-ideológico-religiosos buscan su refrendo en un mundo trascendente. La rivalidad con el vecino berberisco y la lucha teológica con el Norte confluyen en un mismo imaginario translocal o trascendente.

TESOROS DE LA FE

30Muy característica de los reinos hispanos es la construcción de una identidad geográfico-religiosa a través de la devoción mariana. La mariofanía es un fenómeno particularmente intenso en el Reino de Mallorca. Pueden contarse hasta docena y media de vírgenes «halladas» entre el medio centenar de lugares santuario sobre los que se ha entronizado a la Virgen. La leyenda áurea de estas devociones puede sintetizarse en su hallazgo por un pastor, a menudo esclavo o descendiente de moros —lo que refuerza su valor de epifanía— de una imagen preislámica en la isla y legitimante de la conquista.

  • 21 El historiador Cayetano de Mallorca (1707-1767) da por sentada una razón histórica de estos descub (...)
  • 22 Binimelis, Nueva historia de la isla de Mallorca, p. 225; Dameto et alii, Historia general del Rei (...)
  • 23 Llompart Moragues, «Nostra Dona Santa Maria de Lluc».

31Todas estas leyendas son revivencias de la conquista, en el siglo XVI y el siguiente, desde una experiencia de resistencia, alarma y pánico general ante los «moros» otomanos21. Los cronistas de aquel tiempo, Juan Binimelis, Juan Dameto, Vicente Mut, Jerónimo Alemany22 remontan la furia sarracena contra las imágenes sagradas a tiempos de la conquista. El historiador Gabriel Llompart habla de retroproyección barroquista y postridentina23. En esta interpretación retrospectiva del presente, sobre el recuerdo de la conquista o de los contraataques posteriores, las leyendas resultan de proyectar sobre el pasado remoto el recuerdo vivo de ocultaciones a toque de campana, a vista de humo de torres costeras, con los berberiscos en el horizonte. A lo largo del siglo XVI, como observa G. Llompart, se fueron alzando en las iglesias rurales las torres campanarios, no tanto por mejorar el tañido, como para procurar refugio seguro al Santísimo Sacramento y al tesoro de la Iglesia durante las correrías turcas. El escondite más seguro era el tapiado.

  • 24 Relato contenido en la súplica del síndico de Bañalbufar al Gran i General Consell del Regne de Ma (...)

32En el saqueo de pueblos costeros los moros no se ahorraban el tiempo de profanar las iglesias y mostrar su furia iconoclasta. Banyalbufar, en agosto de 1545, padeció dos ataques. Algunos hombres y mujeres fueron cautivados, los que escaparon quedaron sin vestido ni enseres domésticos, con casas quemadas y árboles talados. Desesperaban los vecinos de Bañalbufar porque en los últimos veinte años arrastraban cinco saqueos. Ahora la desgracia era mayor, pues los moros habían destruido la Virgen de Bañalbufar. Clamaban sorprendidos por una nueva saña, que iba más allá de la rapiña material24.

33A la versión milagrera del encuentro de las imágenes le asiste también una experiencia de hallazgo de cosas ignotas sobre las que se pone fervor devocional. A una cueva de Son Gallard subía Santa Catalina Tomás para recoger cuentas de salterio, que no eran sino granos azules de ajuares prehistóricos.

  • 25 Se dice, por ejemplo, que en una montaña de Pollença se ha desenterrado el esqueleto de un obispo (...)

34Por otra parte, este modo de interpretar la estatuaria venerada como tesoro escondido no ha sido sólo capricho popular. Tiene inspiración política y cultista, la prodigan los cronistas acríticamente y no por falta de medios documentales o intelectuales. Forma parte de la voluntad colectiva de justificar apostólicamente una mallorquinidad. En el siglo de la Ilustración se buscará una equivalente legitimidad romanocristiana por otras vías que se pretenden objetivas, pero con similares excesos de credulidad25.

  • 26 Por ejemplo, Salmerón, Tesoro escondido en el campo de la humanidad.
  • 27 En este sentido quizás haya que interpretar el rito que se practicaba en el Convento de la Concepc (...)

35Al motivo de identificación político-cultural de las mariofanías, ha de añadirse el moral-religioso. El hallazgo redime un mal anterior, una culpa difusa de abandono, son un llamado a la conversión continua. Las imágenes de devoción son reinventadas como tesoros, el tesoro de la gracia sólo manifiesto a la fe. La fe como tesoro es una metáfora muy recurrida en los títulos de devocionarios con que convertir una aspiración material muy común en otra espiritual26, es una fórmula de catequesis que recurre al imaginario popular cotidiano para ilustrar una epifanía. Allí se esconde, es como decir allí se revela, y se revela al humilde, al pastor o esclavo… en la cueva27.

36En la tesorería que funde tesoro islámico, rescate de cautivos y purgatorio en una realidad mágica y la devoción a las vírgenes halladas o rescatadas hay una construcción de la identidad político-religiosa en oposición a dos mundos hostiles. De una parte el turco-islámico, y de otra el protestante. Frente al protestantismo se reivindica el purgatorio, que con la crítica de Lutero a las indulgencias, origen de su Reforma, se convierte en el catolicismo de la Contrarreforma en lugar omnipresente en la vida cotidiana y agente importante de actividad económica. Las mariofanías, además de rescate del cristianismo cautivo en tiempos de dominación islámica, son proclamación de la posición preeminente de María en la redención del mundo frente a la doctrina protestante. Marcan una idea de frontera transitable entre la gracia y el pecado, frente al mundo cerrado del protestantismo.

  • 28 Esta historia tiene algún equivalente en la Península, como la de la imagen de Nuestra Señora del (...)

37La analogía entre el rescate del tesoro y del purgatorio es paralela a la que se da entre la del purgatorio y la redención de cautivos. Una síntesis de ésta, en la que también se incorpora el imaginario de la mariofanía, es el de Nuestra Señora del Rescate que se veneró en la iglesia de la Orden de la Merced de Palma. En una gran misión de redención de cautivos de 1702, el mercedario Salvador Feliu regresó a Mallorca con 145 esclavos y una imagen de la Virgen, que había sido capturada por unos berberiscos en un barco napolitano. La imagen había sobrevivido milagrosamente al fuego con que la quisieron profanar los infieles. En el Convento de la Merced de Palma fue dedicada a las almas del purgatorio28.

LA FRONTERA INTERIOR

38En dos figuras singulares se expresa aquel reino de raíces y tópicos tesoreros fraguado en la frontera. Representan las contradicciones en su momento culminante de autoafirmación política, artística y económica, simultáneo a un largo período de luchas nobiliarias sangrientas. Dos causas se vindican entonces en Roma como marca singular del Reino de Mallorca: la de los «santos mártires» Cabrit y Bassa (partidarios del rey legítimo Jaime II de Mallorca condenados al fuego por Alfonso de Aragón en 1286) y la del beato Ramón Llull, y ambas son puestas en entredicho fuera de Mallorca. Le sucederá un reino concentrado en una economía agraria y mercantil en un mar relativamente pacificado, que cierra las fronteras interiores y exteriores a la heterodoxia y se adentra en la costumbre.

  • 29 Sobre sus circunstancias mallorquinas, véase Sastre de sa Torreta, Nicolau Oliver i Fullana; sobre (...)
  • 30 Caro Baroja, Vidas mágicas e Inquisición, cap. IX.
  • 31 Por la tenencia de este famoso misal de la nigromancia que circulaba en copias manuscritas, fue pr (...)

39Cima y fin de los buscadores mallorquines es Nicolau Oliver Fullana (1623-1692), la versión cultista, altanera e irreverente de aquel reino de ambiente republicano forjado en la frontera. Aunque su carrera tesorera fue en Madrid, el aprendizaje tuvo que ser mallorquín29. Había estudiado con los jesuitas de Mallorca y se encaminaba hacia la milicia de San Ignacio. Acabó enrolado en la de Pedro de Santacilia y Pax, primero noble faccioso y fugitivo, luego militar en la Guerra de los Treinta Años. Oliver Fullana alcanzó el grado de capitán. En 1652, terminada la guerra de Cataluña, pidió ser sargento mayor de Palma. Le ganó el puesto Vicente Mut, el cronista del Reino de Mallorca. Frustrado, escribió un memorial airado en el que pidió al rey ser obispo, visto que de juristas como Mut se hacían sargentos. En 1654 se subastan sus bienes y marcha a Madrid. Y en la villa de la Corte «se dio con furia a buscar tesoros»30. Se dio a conocer en la Corte como astrólogo, donde se le apodó «El Mallorquín». Vivía en la calle del Paraíso, entre cascos de calavera, dientes de difunto, agujas de mortaja, libros prohibidos…, portaba una medalla astrológica con un águila, un escorpión, el sol y la luna. Era su socio Pier Giaccomo Bramosselli, un clérigo milanés «doctor astrólogo», cuyo procesamiento por la Inquisición destapó a Nicolás Oliver Fullana. Otros clérigos estaban en la banda de los tesoros y, como no podía faltar, un moro, el moro Hamete. Oliver Fullana inspiraba en libros prohibidos como la Clavicula Salamonis31, se guiaba con planos en pergamino que le pasaba el astrólogo José de la Calle (sobrino del inquisidor De la Calle), se servía de medios de la liturgia como cirios y echaba en sus magias sustancias de respeto como semen.

  • 32 Spinoza firmó como testigo en un documento notarial de Oliver Fullana, «coronel de infantería y co (...)

40El 11 de abril de 1662 fue penitenciado en un auto de fe celebrado en Toledo y condenado a galeras, conmutadas. Rehizo su vida en Flandes, donde con más libertad probó la vía del judaísmo, y pudo relacionarse con éxito por su mérito, pues trabajó en el atlas de Johannes Blaeu, se casó con la judía portuguesa Isabel Correa, poetisa, y tuvo trato con Spinoza, el filósofo32.

  • 33 Nicolás Antonio Oliver Fullana, natural de Bruselas, sirvió en la secretaría de finanzas de los Pa (...)

41Murió conservando el título de cosmógrafo real y dejó un hijo natural con carrera de ministro español en los Países Bajos33.

  • 34 Barrionuevo, Avisos, pp. 303-320. Los tesoros más ruidosos y fantaseados tenían principio cierto e (...)

42Nicolás Oliver se aventuró en Madrid cuando vive España el fin de los años dorados. En 1656 escribe Jerónimo de Barrionuevo, el mejor periodista de confidencias y política del siglo XVII: «Todo este año va de tesoros. Plegue a Dios que no paren todos en humo como los más de este género suelen ser»; y más adelante: «En todas partes se dice que hay un tesoro, y el oro no parece, que es de duende». Humo o duende, Barrionuevo, tesorero de la Iglesia de Sigüenza, con puntualidad de contable anotó al detalle cuanto tesoro fue noticia34.

43Otro personaje que encarna las contradicciones en que se debate la identidad del Reino de Mallorca en la Edad Moderna es Joan Binimelis (1539-1616). Médico, matemático, también astrónomo y cartógrafo como Oliver, de gran formación literaria, singularmente helenista, fue el primer historiador de las Islas Baleares. Su Historia del Reino de Mallorca fue encargo de los Jurados de Mallorca, ad maiorem patriae honorem.

  • 35 Font Jaume, «La visió de l’antiguitat a la Història del Regne de Mallorca». Véase tambiénEnsenyat, (...)

44Siguiendo el análisis de la obra que ha hecho el profesor Font Jaume35, Binimelis respondió al encargo con una historia de esquema universal aplicado al archipiélago balear. Sin embargo, la voluntad de omnicomprensión sobrepone la fantasía colectiva a la realidad de sus fuentes, y se da voz al mito o a la tradición oral en la búsqueda de imagen honorable para el Reino, algo extemporáneo en los epílogos del Renacimiento. En la obra Binimelis manifiesta especial gusto por la arqueología y el anticuarismo, así como atención a las fuentes orales y folklóricas. Se interesa por las cuevas con tesoros ocultos, los gigantes pobladores de la Mallorca prehistórica. En relación a la conquista, haciéndose eco de tradiciones orales pondera los tesoros escondidos por los islámicos en la montaña. En sus cuevas dice Binimelis que las joyas de oro, plata y moneda hicieron ricos a muchos. Allí algunos topónimos mantuvieron hasta el siglo XIX la expectativa de las campañas de Jaime I. Además, cuenta Binimelis, en su gusto por el tesoro anticuario, que se estaban hallando en su tiempo «muchísimas medallas y monedas, de cobre y de plata, de emperadores romanos», y que las por él vistas pasaban de cinco quintales de peso, al tiempo que se estaban descubriendo muchas más.

45En resumen, la obra que debía publicitar un reino en la monarquía hispana, en momentos de autoafirmación política, pergeña una identidad que se desliza fuera de la ortodoxia católica. En sus capítulos de historia antigua prevalece un sincretismo bíblico-mitológico, en la cosmogonía influencias del abate mago Tritemius (n. 1462) y en la caracterización de los mallorquines asoma astrología judiciaria. No ha de extrañar que los Jurados del Reino, los promotores de la historia prefiriesen dejarla a oscuras. Fue publicada cuatrocientos años después.

EPÍGONOS

46El Setecientos, en el prurito de distanciarse de las creencias populares, despreció las empresas tesoreras. Objeciones racionalistas aparte, aquella búsqueda sobre el pasado inmediato se abandonó porque, en el siglo XVIII, el pasado en el que se quiere indagar la identidad es el romano. El pasado islámico, que es el que informó a la cultura de a pie, se opone entonces a la cultura clásica, la que conviene al hombre ilustrado. La arqueología toma el papel de la exploración de tesoros en la inquisición del pasado. Mas esta primera arqueología erudita nació también plagada de fabulaciones que no se toman del mundo romano o principio apostólico, sino de la mitología clásica.

  • 36 Se da noticia de estas estafas en el Almanaque de las Islas Baleares para el año 1863.

47La excavación deviene curiosidad intelectual. Y, sin embargo, hasta el siglo XIX se manifiesta arraigada popularmente la búsqueda de tesoros, con la idea de un territorio cuya frontera se sustrae a la identidad propia. En torno a 1855 fueron muchas las personas en Mallorca víctimas de una picaresca tesorera que se aprovechaba del legendario mallorquín. Cartas confidenciales procedentes de los presidios de Ceuta presumían al agraciado tener noticia reservada de cantidades fabulosas de dinero escondidas bajo tierra en Mallorca, a raíz de persecuciones y huidas. Solicitaban dinero a cambio del plano para el hallazgo36. Esta picaresca fue la última expresión de una sociedad que no se desembarazó del todo del choque entre identidad y territorio en el que se desarrolló el Reino de Mallorca.

Notes

1 He documentado unas 40 licencias de prospección de tesoros en el Archivo del Reino de Mallorca (ARM), serie Lletres Comunes (LC), que consignan gastos de misiones especiales a cargo de la Procuración Real. Sobre la abundancia de este tipo de licencias en el Reino de Granada, véase Barrios Aguilera, «Tesoros, moriscos y picaresca». Para la Corona de Aragón, véase Aragó Cabañas, «Licencias para buscar tesoros».

2 En Mallorca se recoge en la leyenda de Xorrigo (Algaida) o de Sa Font des Polls (Valldemossa) de la cuentística popular. Los musulmanes en tierra norteafricana tenían una rica tradición buscadora. Juan León Africano (1488-1552) da noticia de los abundantes y afanados buscadores de tesoros de oficio en Fez que formaban cuadrillas organizadas (Descripción general del África, p. 159). Cabe recordar que, desde el siglo XIII, muchos judíos del Reino de Fez obtuvieron permiso para instalarse en Mallorca. Sarracenos y judíos, más que cristianos, fueron buscadores de tesoros en la Corona de Aragón en la Edad Media y principios de la Moderna. Véase Aragó Cabañas, «Licencias para buscar tesoros».

3 Sirva de muestra el proceso a Pere Camps en 1587 por invocar el demonio para hallar fuente y prometer el alma. Pérez, «Relaciones de Causas de Fe».

4 Llull, Llibre de meravelles, cap. IV.

5 Vélez de Guevara, El diablo cojuelo, p. 24. En Mallorca, el catedrático del Estudio General, Gaspar Vidal, fue uno de los defensores de la maestría alquímica de Llull. Vidal, Gaspar, Apología o defensión de la Sciencia transmutatoria de los metales, sacada y collegida de la Summa de Gebero rey de los persianos, en donde se declara la causa de la transmutación del cinabrio, hasta aquí no impresa, 1608 (Biblioteca Bartolomé March, Palma de Mallorca [BBM], ms. B99-V1-02).

6 Eiximenis, Regiment de la cosa pública, cap. CL.

7 Se ve en el proceso a dos jóvenes italianos que actúan en Palma ofreciendo en casas particulares cambio de moneda ventajoso. El Santo Oficio acabó suspendiendo la causa y se inhibió (Archivo Histórico Nacional [AHN], Libro 863, febrero de 1644).

8 Elementos que recogen la rondallas sobre tesoros, así el cirio pascual en Es gall de foc de Son Bru, o la fiesta de San Juan en una de las versiones de Un altre tresor en es Puig de Na Fàtima (Alcover, Aplec de rondaies mallorquines, t. XXIV, notas 375 y 376).

9 Motis Dolader et alii, Procesos inquisitoriales de Daroca.

10 Pérez et alii, El tribunal de la inquisición en Mallorca, pp. 255-266. También en Pérez, «Relaciones de Causas de Fe».

11 En el Renacimiento, no menos dado a la hechicería que la Edad Media, la reputación de buscadores de tesoros y nigrománticos de judíos la vemos confirmada en una bula de Pío V en 1569. Previene especialmente contra la adivinación y magia de judíos que presumían de hallazgo de robos y tesoros ocultos. Pastor, de quien tomamos la noticia, recuerda al respecto que en la comedia de Ariosto, El Nigromante, el héroe es un judío desterrado de España (Pastor, Historia de los Papas, vol. 12, p. 301).

12 AHN, libros 864, 865 y 866, que van de 1661 a 1698.

13 Mudoy había sido procesado por la Inquisición en 1605, contaba 36 años.

14 El hallazgo fue en unas casas del lugar llamado Son Trillo, en el sur de la isla. Juan Capó también había actuado en otra casa de la ciudad diez años antes. Sólo se encomendaba a Dios, San Antonio y las ánimas para que le abrieran la vista sobre tesoros. Fue prendido el 31 de agosto de 1643.

15 Relatado a partir de los procesos de la Inquisición por Prohens i Perelló, Inquisició i bruixeria, p. 105.

16 Cabe suponer que el lugar de estos experimentos buscatorios fueran la cueva de Cala Pi, en la costa sureste, yacimiento con improntas megalíticas que ha decepcionado a la arqueología contemporánea por su saqueo antiguo. Véase Guerrero, «La cueva de Cala Pi».

17 Probablemente La Sorda. Lo más seguro es que este Pere Mas, de 60 años, fuera de la familia Mas de la Sorda, una de las principales de Campos.

18 En realidad nació el 19 de julio de 1636, según el libro de bautismos de la parroquia de Santa Creu (Archivo Diocesano de Mallorca, bautismos de Santa Creu, s. f.).

19 Irénée, Contra las herejías, V, 1, 1.

20 Anselme, Obras completas, II, 6.

21 El historiador Cayetano de Mallorca (1707-1767) da por sentada una razón histórica de estos descubrimientos: «¿Con quanta diligencia [los cristianos] no reservaron en los escondrijos de los montes los Libros Sagrados, con que estudio no escondieron los benditos ornamentos y reliquias de los Santos? Testigos son de esta acción los varios hallazgos de este género, que sirven ahora por objeto de nuestra veneración» (Cayetano de Mallorca, Loseta, cap. II, discurso III, p. 165).

22 Binimelis, Nueva historia de la isla de Mallorca, p. 225; Dameto et alii, Historia general del Reino de Mallorca, p. 150.

23 Llompart Moragues, «Nostra Dona Santa Maria de Lluc».

24 Relato contenido en la súplica del síndico de Bañalbufar al Gran i General Consell del Regne de Mallorca de 1546 (Rosselló Vaquer y Albertí, Història de Banyalbufar, p. 191).

25 Se dice, por ejemplo, que en una montaña de Pollença se ha desenterrado el esqueleto de un obispo con cáliz y báculo, que sería de la iglesia primitiva. En boca de Buenaventura Serra Ferragut pone Bover este hallazgo inverosímil (Misceláneas Bover [manuscritas], t. XV, f° 223, 1846 [BBM, ms. B97-V1-15]).

26 Por ejemplo, Salmerón, Tesoro escondido en el campo de la humanidad.

27 En este sentido quizás haya que interpretar el rito que se practicaba en el Convento de la Concepción de las monjas capuchinas de Palma de Mallorca durante la era moderna y que consistía en enterrar y luego «descubrir» un Niño Jesús. Véase Pascual (ed.), La petita imatgeria devota de les Caputxines, p. 44.

28 Esta historia tiene algún equivalente en la Península, como la de la imagen de Nuestra Señora del Rescate llevada al Convento de la Santísima Trinidad de Madrid en 1618 junto a 208 cautivos rescatados en solmene procesión. Había sido hallada en Argel en manos de un turco y un renegado. Procedía de Tenerife. La reja de la capilla en que fue colocada se hizo con los hierros y grillos de los cautivos (Rubio Pardos, «La calle de Atocha»).

29 Sobre sus circunstancias mallorquinas, véase Sastre de sa Torreta, Nicolau Oliver i Fullana; sobre sus conexiones literarias, véase López Bascuñana, «Nicolau Oliver Fullana, judaizante mallorquín en Ámsterdam».

30 Caro Baroja, Vidas mágicas e Inquisición, cap. IX.

31 Por la tenencia de este famoso misal de la nigromancia que circulaba en copias manuscritas, fue procesado en la Inquisición Gaspar Feliu, en 1764. Había sido soldado en Pavía, donde tuvo conocimiento de aquel libro (AHN, Inquisición, leg. 1706, n° 6). Un ejemplar de la Clavícula tuvo también Diego Desclapers, lulista y astrónomo (?-1693). El modus operandi de los buscadores de tesoros sigue muy de cerca las instrucciones de este libro apto para judíos, moros y cristianos. Colorno, Abraham, Clavicula Salomonis hebraeorum régis, 1601 (Biblioteca Nacional de España, sección de manuscritos, ms. 12707).

32 Spinoza firmó como testigo en un documento notarial de Oliver Fullana, «coronel de infantería y cosmógrafo real» (Domínguez, Biografías de Spinoza, p. 198).

33 Nicolás Antonio Oliver Fullana, natural de Bruselas, sirvió en la secretaría de finanzas de los Países Bajos y luego en la Corte. Fue nombrado secretario de la embajada en La Haya en 1715 y miembro de la Real Academia de la Historia en 1741. Falleció en 1744 (Brown, «Catalan Speaker at Esnoga»).

34 Barrionuevo, Avisos, pp. 303-320. Los tesoros más ruidosos y fantaseados tenían principio cierto en hallazgos arqueológicos, como el del Cerro de la Mora Encantada en Barchín del Hoyo de 1656. Tuvo licencia para sacarlo Juan de Beleñá. El rey sufragó la excavación.

35 Font Jaume, «La visió de l’antiguitat a la Història del Regne de Mallorca». Véase tambiénEnsenyat, «Quina acceptació tingué la Historia del Regne de Mallorca».

36 Se da noticia de estas estafas en el Almanaque de las Islas Baleares para el año 1863.

Auteur

Archivo Municipal de Palma

© Casa de Velázquez, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540