Version classiqueVersion mobile

La decoración ideada por François Grognard para los apartamentos de la duquesa de Alba en el palacio de Buenavista

 | 
Concha Herrero Carretero
, 
Álvaro Molina
, 
Jesusa Vega

Obra impresa

Extracto de un Viaje Pintoresco a España, en 1788, 1789 y 1790

Descripción de una parte de los apartamentos del palacio de Su Excelencia, el Señor duque de Alba, en Madrid

François Grognard
Traduction de Greta C. Vega

Texte intégral

1Nota. La verdad y la amistad me obligan a declarar aquí que, en las Cartas que se van a leer, debo mucho a la bondad del Amigo a quien las había dirigido, y quien, reenviándomelas, las ha acompañado de algunos fragmentos de Poesía que en ellas se encontrarán. Ellos son su principal ornato, y la duodécima carta, que es suya, explicará los motivos que le han llevado a esparcir estas flores.

Cartas de François Grognard, comerciante de Lyon, a su amigo N. N. en París; Extraídas de su Viaje Pintoresco a España, en los años 1788, 1789 y 1790

Primera carta

Madrid, 1 de agosto de 1790

2¡Oh Vos, Amigo mío, a quien le gusta todo lo que es grande, todo lo que caracteriza el genio poderoso del hombre, y todo lo que recuerda las creaciones sublimes de la naturaleza; que no estés a mi lado, para compartir mi admiración! A cada paso que doy en la tierra que recorro, siento que mi alma es demasiado débil para soportar cierta medida de placer. Siento que necesita explayarse. Solo en unión, en comunicación, por así decirlo, con otra alma, se alcanza la facultad, verdaderamente divina, de encontrarse en sintonía con las producciones admirables del arte y de la naturaleza. Cuando está aislada, no puede alcanzar sin cansancio su imponente meta.

3Os sorprendo, Amigo mío, hablándoos en este lenguaje. España jamás os ha parecido propicia para producir este entusiasmo. Es un error que debéis, al igual que todos los demás, a la ignorancia en la que generalmente nos encontramos sobre el contexto interno de este País, y a la reprehensible frialdad de la que los franceses dan testimonio en sus viajes, principalmente en el de España, por todo lo que no han visto en su lugar de origen. Satisfechos de ver que los Extranjeros abundan en su capital, desdeñan tomarlos como modelos, incluso en las cosas que les serían de la más grande utilidad. Una ridícula vanidad les hace creer que nada iguala las obras maestras de Francia, que en ninguna otra parte hay habitaciones alegres, como las que adornan las riberas del Sena, y que el Dios de las riquezas y el del gusto parecen haberse desafiado para embellecerlas a su vez. Para ellos, Venus ha abandonado los bosques misteriosos de la Isla de Chipre, por los verdes y majestuosos jardines del Sena. La voluptuosidad que las costumbres salvajes de los hijos de Mahoma desterraron de Grecia encuentra en los deliciosos alrededores de París los retiros mágicos que le había ofrecido la tierra de Atenas. ¡Ah! Si los franceses abjuraran un instante de su desdén por aquello que no conocen, y de su indiferencia por todo lo que no es Francia, si condujeran sus pasos por la antigua Iberia, se convencerían como yo de que lo voluptuoso, que no adopta ninguna forma en particular, está esparcido por todos los climas, y que donde quiera que esté presente, se le ve rodeado de todo lo que sorprende a todos los sentidos a la vez, de todo lo que provoca la admiración y el éxtasis.

4¿Cómo podría describiros, Amigo mío, la encantadora residencia que tengo en este momento ante mis ojos? ¡No sé en realidad, por dónde comenzar, pues tantos objetos, dignos del honor de una descripción, se multiplican a mi alrededor! El orden requeriría que comenzara por el retrato de la Diosa, que, viviendo en este delicioso asilo, parece dar vida a todas las maravillas que aquí se pueden encontrar; pero el pincel de un mortal no puede sino imperfectamente traducir los rasgos de la Divinidad. Tantos encantos brillan en su persona, que la imaginación del observador no sabe dónde fijarse. Si quiero hablar de su belleza, pienso inmediatamente en la madre del Amor; si su frescura me sorprende, veo al instante la amable Diosa encargada de llenar la copa de Júpiter. Su sabiduría me recuerda a la augusta protectora de Atenas; en su noble orgullo reconozco a la compañera y la Hermana del Rey de los Dioses. Venus, según dicen, ceñía un cíngulo mágico cuando quería triunfar sobre la misma indiferencia: la amable Duquesa de Alba atrae, seduce, arrebata todo lo que se le acerca, sin ese vano aparato de coquetería. Gusta sin quererlo, y sin saberlo; pero el colmo de tantas perfecciones es que su espíritu y los extraordinarios conocimientos con los que está adornado terminan por someter a todos aquellos a quien sus encantos han penetrado.

5¡Oh! ¡Amigo mío! He visto a esta Divinidad; he recibido de ella una mirada favorable. Embriagado con su presencia, me he vuelto casi insensible a los encantos del arte, y en todo su apartamento, que no está habitado sino cuando el astro del día alcanza a tocar nuestro trópico, el arte ofrece una multitud de maravillas que despiertan igualmente la curiosidad. Es el cuadro gradual y sucesivo de las diversas épocas, o de los diferentes géneros de arquitectura. Se les ve en un orden, que, recordando su antigüedad, establece una analogía perfecta con el destino particular de cada pieza. Diversidad, Gracia, Elegancia, Comodidad y Novedad, todo llena el alma de satisfacción, nada más se puede desear.

6Voy a trazaros un rápido bosquejo del conjunto de los diferentes cuadros, y comenzaré por la pieza de la esquina que está orientada a mediodía. Me reservo daros, en las diez cartas que seguirán a esta, la descripción detallada de las diez piezas que componen esta residencia extraordinaria.

7La primera pieza ofrece la idea de la arquitectura primitiva; está destinada a esos sencillos banquetes donde la Divinidad distribuye a sus comensales el precioso licor que la industria Europea arranca a las dos Indias, y del que corrige el gusto amargo, mezclándolo con otra producción igualmente deliciosa de esos climas lejanos.

8La sala de los festines, que viene a continuación, presenta al ojo atónito la conmovedora unión de los primeros esfuerzos del arte y las agrestes producciones de la naturaleza.

9La tercera pieza está decorada en el gusto de este pueblo ingenioso que se ha vuelto célebre por sus jeroglíficos, sus pirámides y su superstición. Es aquí donde todos aquellos que van a visitar o a consultar a la Diosa esperan a que ella se digne hacerse visible.

10Seguidamente se entra en la sala de audiencia: el artista, para la decoración de esta pieza magnífica, ha puesto en común todos los antiguos monumentos de arquitectura de Grecia e Italia.

11El gabinete de respeto, residencia habitual de la Divinidad, recrea en la mirada las formas simples y ligeras de la arquitectura etrusca.

12Persia ha alimentado el modelo para las decoraciones de la pieza siguiente, donde la Diosa, bajo el cuidado de Morfeo, disfruta de las dulzuras del sueño cuando el astro del día ha dejado nuestro hemisferio.

13Avanzando, pasamos al gabinete de reposo, que ocupa la otra esquina del Palacio. El artista ha empleado decoraciones quizás un poco extrañas pero llenas de frescura, cuyo conocimiento debemos al pueblo japonés.

14Otra pieza, donde la arquitectura China hace alarde de sus formas fantásticas y caprichosas, está destinada al desnudado de la Diosa.

15Una celosía, situada bajo un bosquecillo encantador, sirve de pieza de tocador. Esta pieza es una producción moderna de la arquitectura que, incapaz de inventar más, busca con celo las obras maestras de la antigüedad, de la que traza una liviana imagen.

16En la pieza que sigue inmediatamente, y donde se encuentra el baño, el artista finalmente ha reunido la construcción sólida con la móvil, un templo y una tienda.

17He ahí, amigo mío, las diferentes piezas que componen el delicioso apartamento de verano, del cual os he hablado: a lo mejor encontraréis que no tienen siempre la pompa imponente digna de la belleza que las habita; pero hay que considerar que más bien están destinadas a su residencia habitual, y no a esas ocasiones de esplendor donde ella está forzada a desplegar todo el aparato de su grandeza. Por otra parte, la situación admirable de su palacio le agrada; a ella le place perderse bajo las sombras que lo rodean. Este asilo, que reúne a la vez los encantos de la ciudad y del campo, parecía exigir, por este doble motivo, la atractiva mezcla de los géneros más opuestos.

18Pronto recibiréis, Amigo mío, una segunda carta de mi parte. Será la descripción de la primera pieza. Como todo en estas ingeniosas composiciones habla a mi imaginación, me tomo la libertad de escribiros sin seguir un orden metódico, sino que será siempre siguiendo la abundancia o la riqueza del asunto. Vos habéis provocado esta correspondencia; lo siento por vos. No quedará impune quien trató de sacarme de mi pereza para escribir, tendréis que someteros a mi extravagante locuacidad. ¡Seré feliz, no obstante, si mi complacencia os procura algún recreo! ¡Cien veces más feliz si la leéis como una nueva muestra de la amistad que me une a vos! Adiós.

Segunda carta

Madrid, 5 de agosto de 1790

Sala del café

Fig. 44. — François Grognard, Vista de la sala del café, 1790-1792

Fig. 44. — François Grognard, Vista de la sala del café, 1790-1792

© Colección particular.

Fig. 45. — François Grognard, Planta de la sala del café, 1790-1792

Fig. 45. — François Grognard, Planta de la sala del café, 1790-1792

© Colección particular.

19Quisiera, amigo mío, comenzar esta carta por una pequeña disertación. Como bostezarais de aburrimiento, es necesario, si queréis que haga desaparecer la monotonía de mi asunto, entrelazarla con algunas ideas anecdóticas. Con su permiso paso a comenzarla, tened por seguro que estará perfectamente ligada a mi tema. Dejo por tanto a un lado el tono vivaracho de la broma, para adoptar el tono grave que conviene al disertador.

20La Arquitectura, como todas las otras artes, debe su nacimiento a la necesidad. Fue la necesidad de guarecerse frente a las intemperies de las estaciones lo que dio al hombre la idea de cavar la tierra para hacerse un hogar, de juntar en haces algunos fragmentos de madera para que le sirvieran de techo. De esta manera nos describen las primeras chozas de Iolcos: así es cómo el viajero que recorre Serbia pisa el tejadillo vacilante de un abrigo soterrado cuando le sorprende la noche. Asimismo, los toscos habitantes de los desiertos de Asia cavan un refugio en el seno de la tierra, cuya superficie les nutre.

21¡Oh! ¡Amigo mío! ¡Cuán sensible es contemplar al hombre en su sencillez original! Qué maravilloso es atravesar el inmenso espacio que lo separa del hombre llegado al estado de la civilización. Sentimos, en estas meditaciones, el embeleso del Filósofo que remonta el Nilo desde su vasta desembocadura hasta las regiones salvajes donde este río brota de la roca bajo la humilde forma de un débil arroyo.

22De esta manera el hombre, tras los comienzos en que apenas se le distinguía de los animales, marchó con un paso gradual hacia la perfección. Acabo de mostrároslo buscando asilo en las entrañas de la tierra; pronto, más atrevido en sus concepciones, intenta imitar la posición natural del árbol, que arranca a la tierra, despojándole de sus numerosas ramas y de su gracioso follaje. Es el aspecto de este tronco así mutilado el que dio la idea de la primera columna. Otros troncos de árboles tendidos horizontalmente unieron estos primeros fustes aún revestidos de su simplicidad natural, e hicieron un todo sólido que las ramas y las hojas pusieron al abrigo de las injurias del aire; pero esta frágil cubierta, no ofreciendo a la impetuosidad de los vientos más que una ligera resistencia, hizo que pronto la tierra y el césped se convirtieran para los hombres en un muro más seguro.

23Es en esta época cuando podemos situar la primera edad de la arquitectura: y esta construcción, puramente agreste, que forman las maderas aún cubiertas de su corteza, entre las que se entrelazan diferentes arbustos, y en la cual todas las partes están unidas por ataduras de juncos, es la que conviene para la primera pieza que voy a describir.

24Esta pieza, como creo que ya os lo dije, forma la esquina de un edificio magnífico, rodeado de deliciosos jardines.

25Unas maderas sin tallar, pero desprovistas en parte de su corteza, forman su construcción interior. En el medio de los cuatro lados, unas masas triangulares se avanzan y figuran otras tantas mesas de dos estantes, sobre las cuales, en unos nichos, brillan corales, madreporitas, cristales mezclados con caracolas de lo más magnífico. Estas masas sirven para unir los ángulos de un cuadrado dispuesto en un sentido contrario al de la pieza, lo que deja en cada uno de estos ángulos unas especies de bóvedas menos elevadas que la del medio, cuyo techo de forma inclinada tiene en el centro una apertura cuadrada, que en esta primera edad del mundo servía a la vez de tránsito a la luz y al humo.

26Otras maderas, aún cubiertas por su corteza, están dispuestas horizontalmente; la tierra guarnecida de plantas vivaces cuyas hojas y flores se entrelazan por toda esta construcción, formando sus paredes, cuyo tono menos brillante es realzado por plumajes magníficos y variados de pájaros, atados o suspendidos de cien maneras. Ahí, colas de Pavo real despliegan sus innumerables ojos y sus tornasolados colores. Aquí, los vuelos enteros ofrecen el plumaje encarnado del pelícano, el pardusco de la gallina de Numidia, el oro y la plata de los faisanes de la China o, finalmente, el azul o el rojo tan vivo de Mangala. En otros sitios, el plumón de los tucanes y de los gorriones de las Canarias, suspendidos en guirnaldas y mezclados con diferentes huevos, juntan sus tonos dorados al plumaje variado de los gallos, de los grajos y de los cisnes.

Te saludo, hábil Artista,
Cuyo espíritu vasto y singular
Supo reunir, en este refugio,
Las riquezas del mundo entero.
Este lujo natural, en su simplicidad,
Del género humano me recuerda la infancia;
Ese tiempo feliz, cuando el hombre, con más inocencia,
Estaba más cerca de la felicidad.
Su espíritu estaba sin cultivar,
Pero tenía pocas necesidades,
El objeto único de sus cuidados
Era seguir a la naturaleza.
Su arma era la espina de un pez,
Su copa, una brillante caracola;
De un torrente ruidoso y salvaje
El agua pura era su bebida.
La activa caza y la pesca tranquila
Cada una sucesivamente formaban sus placeres.
Decoraba su frágil morada
Con los dones que la tierra fértil
Por todas partes ofrecía a sus deseos.

27En fin Amigo mío, para terminar de haceros conocer la disposición interior de esta cabaña, añadiría que se ve tierra batida en vez de tarima, césped en vez de alfombra, los asientos están cubiertos de esteras. En el medio de la pieza, una raíz preciosa, sostenida por varios troncos de árboles mutilados, recibe estas porcelanas brillantes, en las cuales viene a humear el fruto oloroso de Yemen [mirra]. Las puertas no son más que unas palizadas de las mismas maderas, que enmarcan espejos donde se reflejan las variadas flores del parterre, la espesura sombría y majestuosa de los bosquecillos, y el lujo alegre de los jardines.

28Es así como el artista ha esparcido en esta pieza todo lo que recuerda la edad primitiva del mundo, esa edad de oro tan celebrada y tan poco imitada, esa edad donde reinaba Astrea, donde los hombres ignoraban lo que era la propiedad, vivían en la más dulce concordia y llegaban al término de la vida sin haber experimentado las ataduras de la melancolía, los horrores de la guerra, y los crueles desgarros del hambre. Esta descripción os gustará, sin duda alguna tanto como a mí. Con esta idea continuaré pintándoos todo lo que he visto en las otras piezas que componen este apartamento. Adiós amigo mío.

Tercera carta

Madrid, 10 de agosto de 1790

Comedor

29¡Cuántas veces, Amigo mío, hemos cantado juntos la siguiente canción, bien bajo la sombra de un roble antiguo, bien sobre la florida ribera de un arroyo que serpenteaba sobre los guijarros tapizados de musgo! Cantábamos de nuevo con renovado placer la primera estrofa, tan semejante a nuestra manera de pensar.

¡Cuánta limitación en los muros de una Ciudad
Experimenta mi alma!
Cien veces al día mi libertad
Se indigna contra esta cerca.
El ciudadano, de sus prisiones,
Tiene a bien cambiar la estructura,
Esta larga fila de altas casas
Pone un telón sobre la naturaleza.

De nuestros círculos tan bien adornados
Admiramos la decencia;
De nuestros petimetres dorados
Nos alaban la elegancia.
A todas estas bagatelas tan fastuosas
Yo prefiero un techo rústico,
Un bosque, un arroyo sinuoso.
Y el corazón sencillo de Angélique.

¡Lejos de mí estos cuadros mezquinos!
Amo un inmenso paisaje.
La naturaleza en sus grandes diseños,
Es más digna de mi homenaje.
En la cima de una roca escarpada,
me parece ensanchar mi esfera.
¡Veo…! mi espíritu está aturdido,
Y flota en la atmósfera.

30Cantando esta letra, Amigo mío, nuestras voces estaban acordes con nuestros corazones. Juzgad ahora el placer que experimento al recorrer el apartamento que tengo ante mis ojos. El artista, al decorarlo, tenía la imaginación llena de bellezas de la naturaleza. Por todas partes se ve que ha consultado este modelo inagotable; pero sobre todo es en la primera y la segunda pieza donde ha reunido sus producciones pintorescas. Os convenceréis con la descripción que os voy a hacer del comedor.

31El fondo de esta pieza es una gruta espaciosa, cuya bóveda natural está repleta de estalactitas, producto de las infiltraciones condensadas por el frescor. Está pavimentada con pequeños guijarros: una fuente viva y abundante surge en el flanco de la roca, y cae con un agradable murmullo en una pileta de granito verde, que a su vez la devuelve a la cuenca formada por las mismas rocas donde se encuentra. El artista no ha añadido a este ornamento natural nada más que un muro de adobe, materia prima disponible para el hombre en casi todos los lugares. Este muro, abierto en forma de nichos por tres lados, deja ver la roca que, tallada con anaqueles por los dos costados, sirve para depositar esas vasijas frágiles y brillantes, que son el ornamento de los festines, y parecen prestar a los licores que encierran el destello del topacio o del rubí. La fuente brota del centro. Las eflorescencias de las minas y la brillante marquesita tapizan las asperezas de la roca y, mezclándose con un musgo denso y vivo, le prestan sus encantos salvajes.

32Hasta aquí, Amigo mío, la decoración se ha hecho a expensas de la naturaleza, más que del arte; pero es en la parte interior de la gruta donde este último empieza a mostrar sus empeños. Los muros de ladrillo y las masas de piedras, elevadas según las leyes de la necesidad, pero con simetría, no dejan ver los lados de la roca más que por algunos recovecos. Una de las cavidades está ocupada por un cuadrante [reloj de sol], la otra por un reloj de arena; dos de las primeras invenciones para medir el tiempo. En la parte delantera, las mesas de granito verde, puestas sobre las rocas, reciben las ánforas y ciatos de arcilla. Estas vasijas y la simplicidad general que reina en esta pieza son acordes a su uso.

33Unas masas cilíndricas de granito verde, reducidas para imitar los troncos de los árboles, están plantadas en la entrada de la gruta, y sostienen el cielo raso sobre unas piezas de madera, colocadas transversalmente. Este cielo raso, siendo producto de la perfección del arte, es igualmente de una ejecución esmerada y mucho más perfecta, ofrece formas tan regulares como agradables, y sostiene un techo que esconde la bóveda de la roca. Esta parte del comedor está pavimentada con piedras grisáceas, pulidas y colocadas en junturas irregulares. Los asientos son de madera, decorados con algunos signos grabados a fuego y, suspendidas por encima de las aberturas que sirven para dar luz a esta pieza, se ven unas telas hechas de corteza de árboles que se bajan a voluntad cuando se quiere moderar el ardor de los rayos de sol, o tamizar la claridad. Adiós, Amigo mío; el primer correo os traerá noticias mías.

Cuarta carta

Madrid, 15 de agosto de 1790

Sala de espera

Fig. 46. — François Grognard, Vista de la sala de espera, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41616

Fig. 46. — François Grognard, Vista de la sala de espera, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41616

Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.

34Heme aquí, Amigo mío, en una sala donde el arte empieza a desplegar su poder. Aquí, la arquitectura más atrevida abandona sus límites, e intenta volar con sus propias alas. Ella está siempre vigilada por la naturaleza, porque todas las artes son sus hijas, y no dan un paso sin consultarla, si quieren obtener la aprobación de las gentes de gusto. Vais a ver en la pieza que voy a describir la pureza de las formas unidas junto con la finura de la ejecución. Los Egipcios, ese pueblo que provoca desde hace siglos, y que lo hará durante mucho tiempo todavía, el asombro de todos aquellos que vayan a observar la grandeza colosal de sus vastos monumentos, los Egipcios fueron los primeros que perfeccionaron ese arte del cual habéis visto los primeros comienzos. Su genio se pintó en sus obras; y las moles imponentes y severas, las formas piramidales, las decoraciones contadas y sencillas, las imperecederas materias son tantas muestras de la inmortalidad de este pueblo que con tanto éxito cultivó las ciencias y las artes.

35La sala de espera, cuya vasta amplitud incluye todos los caracteres que acabo de describiros, ofrece muros de granito verde y rosa, y su cielo raso está cubierto en varios sitios de jeroglíficos. Cabezas de Isis, de pórfido, colocadas entre dos frisos salientes, sostenidas por modillones, forman la cornisa, que, interrumpida al fondo, así como delante de las ventanas, es reemplazada por un bajo relieve en pórfido alegórico del culto de Osiris. Por debajo y en algunas otras partes de los muros, al igual que en los huecos del techo, hay unas estrellas de oro del mayor resplandor, sobre fondos de color azul. En frente, en el fondo de la pieza, se encuentra una gran mesa de pórfido, cuyos pies son del mismo material, y sobre los lados, como entre las ventanas, figuras en basalto, colocadas sobre cubos de pórfido, ofrecen la representación de las cuatro primeras divinidades de Egipto.

36Las seis puertas de esta sala son de madera oscura, decoradas con cabezas de leones y paneles grabados en bronce; los asientos, hechos en forma de sillas estrechas, están tapizados con pieles estampadas de diferentes colores, sobre un fondo azul; y las cortinas, de tela adamascada, tienen jeroglíficos enmarcados.

Cómo me gusta encontrar estos usos antiguos
De las naciones que nos han aventajado:
De alguna forma, uniendo todas las edades,
Se une el tiempo actual a todos los siglos pasados.
Recorriendo esta sala de espera,
Mi alma experimenta un cierto sentimiento,
Mezcla de temor y éxtasis,
Que la penetra y que la encanta.

37Ciertamente ¿se puede pensar, sin cierta veneración, en este célebre pueblo del que cuatro mil años no han podido destruir los monumentos? Los Egipcios, situados en la historia del Orbe como una prueba irrecusable de su antigüedad, parecen no haber tenido comienzo, y parecen escapar a la destrucción general. Adiós, Amigo mío.

Quinta carta

Madrid, 20 de agosto de 1790

Salón

Fig. 47. — François Grognard, Vista del salón [copia en papel calco], 1790-1792

Fig. 47. — François Grognard, Vista del salón [copia en papel calco], 1790-1792

© Colección particular.

38Voy a transportaros, Amigo mío, a los más brillantes tiempos de Grecia. Vamos a ver la arquitectura en toda su perfección. Voy a mostraros al hombre abriéndose paso en las rutas desconocidas, y haciendo rivalizar al arte con la naturaleza; leyendo esta descripción, vos exclamaréis: «¡Dios, es esta la obra de esta débil criatura que he visto en el pasado cavarse un resguardo en las entrañas de la tierra! ¡Es posible, es verosímil que el hombre sea tan diferente del hombre! Ah, así no tuviera sobre los otros animales la superioridad que le da la ventaja de poder comunicar sus pensamientos por medio del órgano de la palabra; se tiene que admitir que esta perfectibilidad, de la cual es susceptible, le hará mantener siempre la primacía. Algunos animales, como el castor etc. etc., nos sorprenden, es cierto, por su industria; pero esta facultad ¿no se debe más bien al instinto ciego que a la inteligencia que razona? ¿Veis a estos cuadrúpedos salirse de la circunscrita condición que la naturaleza les ha trazado? Las chozas o las cabañas que se construyen se limitan a ofrecerles comodidades adecuadas a sus necesidades; pero todas se parecen, y nunca han tenido esta variedad de formas y distribución, esta riqueza en decoración, ese majestuoso conjunto que se encuentra en la habitación del hombre civilizado».

39Estas reflexiones, Amigo mío, son de la mayor verdad. Parece que el soberano de los seres haya dicho al hombre, tras haberlo creado: «Id y perfeccionaos. Pongo entre vosotros y yo una distancia inmensa; pero la franquearéis: os doto de una facultad que no compartiréis con ninguna de las otras criaturas vivas; podréis, tras una graduación insensible, pulir la rudeza de vuestros órganos y la aspereza de vuestras facultades morales. Si sabéis aprovecharos de esta propiedad sublime, llegará el momento en que vuestra inteligencia se acercará a la inteligencia suprema, y os parecerá su emanación directa. Entonces llegaréis a disfrutar unos placeres que hoy están por encima de vuestro pensamiento; entonces se verá surgir de vuestras industriosas manos obras que os sorprenderán a vosotros mismos; entonces, como Dioses intermedios, destruiréis la aparente confusión que reina sobre la superficie del Globo, y la sustituiréis por monumentos útiles y agradables. Entenderéis el misterio de mis obras: adivinaréis las relaciones matemáticas que existen entre las partes del Gran Todo, y las aplicaréis ingeniosamente en la esfera [terrestre] en la cual os encontráis».

40Tales son, Amigo mío, las ideas que me suscita el reconocimiento de la pieza por la que recorro ahora mi mirada. Os parecerá a lo mejor sorprendente que un salón me haya llevado a meditaciones tan elevadas, pero he aquí el efecto natural de las artes. Como su esencia es hablar a la imaginación, esta, según haya sido más o menos impresionada, recorre la inmensa cadena de las relaciones que une a todos los seres entre ellos, hasta llegar al ser superior que ocupa la primera argolla.

41Pero esperáis con impaciencia que os descubra las bellezas que me han llevado a estas especulaciones metafísicas. Es justo satisfacer vuestra curiosidad.

42Unas columnas de Oro viejo, de orden corintio de la más elegante proporción, soportan los cielos rasos de una sala inmensa, que parecen dividir por la mitad. Unas cortinas de tafetán color alhelí, tendidas con cordones púrpuras hasta los dos tercios de estas columnas, cubren los intervalos y dan a entender que puedes disfrutar de todo el salón, en cuanto estén corridas; porque al principio no se percibe que esta aparente inmensidad no es más que una ilusión debida a los espejos, colocados encima de las cortinas, que duplican la longitud del salón, sin que ningún objeto movible pueda destruir este efecto mágico, descubriendo el engaño.

43A la pureza de la arquitectura llevada a su grado más alto de perfección se unen todas las artes que realzan su belleza. Esculturas del mejor gusto y de la más esmerada ejecución adornan su cornisa y sus puertas, que decoran las cariátides cuya esclavitud fue inmortalizada por esta venganza de los griegos. Las hojas de estas puertas son de bronce y de cobre de Corinto, decoradas con oro.

44Los muros, de mármol amarillo, están revestidos en parte de telas similares a las que están colgadas entre las columnas por encima de estas cortinas. Los cuadros de Polignoto y de Zeuxis representan dos temas de la Ilíada, con los que los griegos gustaban embellecer sus edificios.

45En uno de ellos Aquiles hace restituir por medio de Patroclo a los heraldos de los griegos a la bella Criseida, de quien está enamorado.

46En otro Helena, en medio de las damas troyanas, acompaña a Hécuba al altar de Minerva.

47Orlas de estuco enmarcan estas pinturas de un colorido animado, sobre un fondo azul, y los adornos de las puertas, repetidos entre las ventanas, encierran espejos en todo lo alto de la pared que duplican a su vez la columnata del fondo.

48Unos muebles cuyos ensamblajes son de cobre parcialmente dorado, y las telas de tafetán color alhelí, las mesas redondas de pórfido, montadas sobre pies de mármol blanco, ocupan la parte delantera de estas columnatas. A los lados, sobre otras mesas de los mismos materiales, descansan vasos llenos de flores, y pequeñas estatuas de plata, bronce y marfil.

49El cielo raso, decorado en compartimentos de bella elección, imita la escultura, y el pavimento está formado por cuadrados grandes y pequeños de diferentes mármoles, enmarcados por círculos de mármol amarillo cuyos ángulos son color castaño.

50Ved, Amigo mío, a qué grado de perfección los griegos llevaron la arquitectura, cómo supieron unir la gracia con la nobleza, y la riqueza de los detalles con la quietud de los efectos. Acabáis de ver las obras maestras del siglo de Pericles. No podemos acordarnos de ese siglo sin que enseguida cien nombres, más famosos los unos que los otros, vengan a asociarse.

Es Platón, quien, bajo el pórtico,
Conversa con los Atenienses,
Y lleva una escuela pública,
Donde la razón instruye a los ciudadanos
En la moral y en la política:
Es su discípulo igual de famoso,
Quien, en el seno del Liceo,
Descubre el arte ingenioso,
De descomponer el pensamiento.
Más allá, revestido de harapos,
Es el filósofo Antístenes,
Quien, con excelentes razones,
Demuestra que para huir de la pena,
Le hace falta a la sociedad
Sacudirse las ataduras inoportunas,
Menospreciar sobre todo la fortuna,
Y vivir en la pobreza;
Es el cínico Diógenes,
Quien, agazapado al fondo de un tonel,
Va, burlándose de la naturaleza humana;
Y orgulloso de los agujeros de su abrigo,
Aplasta a sus pies la grandeza soberana;
Pero sería muy aburrido
Pasar revista a todos,
Es simplemente bien inoportuno,
Que, entre nombres tan famosos,
Un Ánito sorprenda a la vista,
Y que los Griegos, por un decreto vergonzoso,
Ordenaran a Sócrates la cicuta.

51Adiós, Amigo mío, perdonadme esta larga carta; espero que no os haya aburrido; pero hay que querer a los amigos con sus defectos. Adiós.

Sexta carta

Madrid, 25 de agosto de 1790

Gabinete de respeto

Fig. 48. — François Grognard, Vista del gabinete de respeto, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41614

Fig. 48. — François Grognard, Vista del gabinete de respeto, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41614

Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.

Fig. 49. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del gabinete de respeto, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41615

Fig. 49. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del gabinete de respeto, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41615

Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.

52Desde este momento, Amigo mío, a medida que avancemos, tendremos que renunciar a ver estas formas atrevidas y majestuosas, de las cuales los griegos nos han brindado el modelo; otros pueblos han conseguido en otros géneros tener, con menos bellezas reales, quizás mayores encantos. Tal cual es el carácter de la arquitectura del gabinete que voy a describiros.

Residencia habitual de la Divinidad,
De quien os he descrito el carácter amable,
Todo, parece ser, debía recrear la alegría,
Que muestra, en todo momento, su alma inalterable;
Las decoraciones, de gusto menos fastuoso
Pero de forma sencilla y siempre elegante,
Anuncian que en efecto esta pieza encantadora
Es el asilo constante de los placeres y de los juegos.

53Una arquitectura ligera y totalmente ideal, embellecida de colores vivos y contrastados, cubierta de adornos delicados a la vez que quiméricos; la mezcla ingeniosa de la realidad con las ilusiones de la pintura y de la perspectiva: he aquí las bellezas originales que me ofrece esta pieza, cuyo conjunto deleita a los ojos, y entretiene al espíritu con las multiplicadas ideas que le son ofrecidas.

54¡Quién creería que estas formas fantásticas y tan poco naturales tienen, al igual que la arquitectura del salón que acabáis de admirar, su origen en las orillas del Nilo! Los Pelasgos arribaron a la vez a Grecia y Etruria, y aquí podéis contemplar, Amigo mío, los diferentes frutos que la diversidad de los climas y de usos trajeron a las sencillas y grandes ideas de esas colonias egipcias.

55La descripción detallada de las bellezas de este gabinete es bastante difícil, Amigo mío; no obstante, voy a hacer un esfuerzo. Será necesario que mi pluma se pliegue a expresiones que tan poco ha tenido la ocasión de utilizar.

56Unas columnas extremadamente delgadas soportan, en tres de los lados, unos arcos entrecruzados macizados, y en los ángulos unos templetes que, por el efecto de los espejos, al servir de fondo, parecen totalmente circulares y huecos. Coronados por unas cúpulas, contienen unas copas de arcilla sostenidas por unas figuras de Hércules ajustadas a la manera etrusca. Estos templetes están igualmente sostenidos por unas ménsulas que sostienen al mismo tiempo copas y vasijas.

57A través de los arcos del fondo, se divisa un Anfiteatro. Unos espejos completan los arcos de los lados y los de las entreventanas. Los macizos están recubiertos de paños bordados, lisos o plisados, y unas estatuas de bronce, o vasijas etruscas de tierra sigilata, decoran todo el basamento formado de un mármol sin ningún ornamento.

58Pequeños saledizos, frontones, puntas dentelladas en arcilla embellecen la cornisa que, poco cargada de molduras, está cubierta de adornos.

59Las puertas y ventanas, enmarcadas por jambas y arquivoltas, están acompañadas por unos genios alados que sostienen guirnaldas, y por casetones llenos de ornamentos etruscos sobre fondos muy oscuros. Las hojas de las puertas son de ébano, caoba y doradas: contienen unos camafeos azules y blancos, montados en bronce; las sobrepuertas son de temas antiguos, pero galantes, pintados en color sobre fondos castaños.

60El cielo raso de este gabinete es agradable. Los doce signos del zodiaco, en torno a una tela de araña, están en el centro: alrededor, unos pájaros persiguiendo a unas mariposas parecen atrapados en un mosaico tejido de musgo y flores; y diversos compartimentos cubiertos de camafeos, rayos o máscaras lo rodean encuadrándolo y sujetan unos cordones, sobre los cuales parecen balancearse unos Pavos reales haciendo la rueda.

61El pavimento, formado de diferentes mármoles, tiene en el centro la copia fiel de un rosetón ejecutado a la manera de un mosaico antiguo.

62Los asientos son sencillos, ligeros, cómodos y elegantes. Una mesa de dos alturas, compuesta de marfil, ébano, nácar y oro, guarda una colección de las medallas más raras de la gran Grecia, de la que esta pieza recrea los usos y el genio.

63Aunque esta descripción, Amigo mío, sea tan exacta como me es posible hacerla, no tenéis sin embargo más que una idea imperfecta de las bellezas que tengo ante mis ojos. Desearía que pudierais verlas tan bien como yo. Entonces juzgaríais cuán fría es la mejor descripción en comparación con la realidad. Adiós.

Séptima carta

Madrid, 30 de agosto de 1790

Dormitorio

Fig. 50. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo de la alcoba, 1790-1792, Victoria and Albert Museum, Londres

Fig. 50. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo de la alcoba, 1790-1792, Victoria and Albert Museum, Londres

© Victoria and Albert Museum, Londres.

Fig. 51. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del dormitorio, 1790-1792, Victoria and Albert Museum, Londres

Fig. 51. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del dormitorio, 1790-1792, Victoria and Albert Museum, Londres

© Victoria and Albert Museum, Londres.

Fig. 52. — François Grognard, Vista del dormitorio y alcoba, 1790-1792, Museo Nacional de Artes Decorativas, Madrid

Fig. 52. — François Grognard, Vista del dormitorio y alcoba, 1790-1792, Museo Nacional de Artes Decorativas, Madrid

Foto: Masú del Amo Rodíguez. © Museo Nacional de Artes Decorativas, Madrid.

Habéis creído, me lo apuesto,
Que tras haber guiado nuestros pasos
Por Grecia y por Etruria,
El artista no dejaría
De transportarnos en la imaginación
A este orgulloso territorio,
Donde Emperadores corrompidos,
En el seno de una ciudad insolente,
Llevaban el despojo sanguinario
De sesenta pueblos vencidos.
No… de los Romanos la crueldad,
La avaricia y la vanidad
Fueron siempre el carácter.
Este pueblo ha arruinado la tierra,
Y nunca ha inventado nada.
De los Latinos, tomó los usos,
El lujo enorme, de los Persas,
De los Etruscos, el arte de los presagios
Y de los Griegos, los dioses seductores.
Grecia le dio también
Sus leyes y su arquitectura:
Pero lejos de dar más ímpetu
A este arte tan cercano a la naturaleza,
Sus basílicas, sus palacios
No tuvieron en efecto tantas gracias,
Como bajezas indignas con las que vivió sobre los restos
De los pueblos, que había derrotado.

64El Artista, Amigo mío, habría hecho pues poco por nosotros al reproducir, bajo nuevas formas, bellezas que su salón ya nos hizo conocer. Ha preferido hacernos recorrer Asia, esa cuna de las ciencias especulativas donde la pureza del cielo parece invitar a la paz, donde las costumbres mantienen todavía esta simplicidad primitiva que camina junto a las necesidades, de la que en fin el clima ofrece tantas similitudes con aquel para el que destinaba estas imitaciones.

65Así es como ha decorado el dormitorio. Vais a ver que nunca cesa de entretener agradablemente la imaginación.

66Este aposento es una amplia estancia, donde las columnas de alabastro oriental, de forma octogonal, doradas en parte, forman unas galerías a ambos lados cuyos cielos rasos están menos elevados que el central, y muestran compartimentos que el oro, el azul o los colores más vivos embellecen sin confusión.

67Un mosaico y unos compartimentos de mármoles diversos forman el pavimento, cuyo centro está ocupado por un estanque circular. Este estanque, cuyos bordes son de jaspe verde, contiene un agua límpida que deja ver el mármol rosa y blanco del fondo, y en la cual juegan unos peces dorados, que ameniza un surtidor de agua que se eleva en el medio.

68Los revestimientos muy elevados de este aposento son igualmente de alabastro oriental, sin más ornamento que la riqueza del material. Un mosaico en estuco, con fondo rojo y azul, y dibujos diseñados en oro, cubre las paredes, donde unos nichos de jaspe verde albergan vasos de porcelana de las Indias llenos de flores. A ambos lados, unos espejos dispuestos en planos diferentes, en grandes nichos, producen, por la mezcla de sus refracciones, los efectos más amenos.

69Al fondo de este cuarto un arco muy grande da entrada a una alcoba elevada sobre dos escalones, y cuyos muros circulares están revestidos con un mosaico de porcelana de fondo blanco y verde, enriquecido de dorados y de diseños de colores, interrumpidos por nichos de mármol blanco similares a los de la habitación; y en los nichos grandes, también de colgaduras, están los sofás, cubiertos de limoneros en flor, forrados de tafetán rosa. Delante están situadas unas pequeñas mesas, de forma piramidal, lacadas en negro y rojo.

70Se advierte, en el medio de esta alcoba, una cesta de porcelana montada en bronce dorado, sostenida por un zócalo de parecida materia, posada sobre un pavimento de mármol amarillo y blanco. En un principio pensé que esta cesta debía ser la cama; pero no sabía cómo las flores que parecían llenarla podían transformarla en lugar cómodo para recostarse. Elevando la mirada al cielo raso, formado por unos compartimentos del mismo estilo que los del aposento, vi una apertura de forma ovalada, representando una pequeña cúpula, donde las flores artificiales, que cubren la cesta durante el día, se elevan arrastrando con ellas la [colgadura] imperial de la cama, donde van prendidas unas gasas pintadas que la envuelven como una mosquitera. Cuando se quiere atemperar el aire o la luz, la amplia apertura de este arco se cierra hasta la altura de cinco pies, mediante unos mecanismos guarnecidos de cristales de diferentes colores, similares a los de las ventanas.

71Iba a dejar esta pieza encantadora, cuya frescura parece deliciosa, bajo un cielo encendido cuyas flores exhalan desde sus brillantes cálices los más suaves perfumes, y cuya magnificencia no cansa un ápice la vista, porque su gran profundidad torna la luz del día más suave y hace menos vivos los colores: pero me paré a examinar unos caracteres que habían sido trazados en varios sitios. Como me eran desconocidos, me dirigí a alguien de la casa en busca de una explicación.

72Supe que se trataba de pasajes de los mejores Poetas Persas, o sentencias de sus más estimados Moralistas. Todas estas inscripciones me parecían elegidas con tanto cuidado como gusto. Todo hablaba de las gracias y las cualidades de un sexo encantador, del cual el hombre es el esclavo o el tirano. Allí, por comparaciones familiares a los Orientales, la belleza aparece bajo el emblema de las flores. En otros lugares se celebra al sueño, pero jamás la más rigurosa decencia se verá ofendida por las expresiones delicadas del sensible Sady [Saadi], ni de sus imitadores.

73He aquí, por ejemplo, cómo se puede traducir el sentido de la inscripción trazada sobre la rosca del arco que da paso a la alcoba:

La belleza puede aquí entregarse al sueño;
La felicidad y la paz rodean este refugio;
Y el inocente amor, cuya llama tranquila
Ama brillar en el instante del despertar,
Llega al final de la jornada,
A este recinto afortunado
Revolotear con el reposo,
Dejando dormir a la rosa en medio de las adormideras.

74Adiós; Amigo mío.

Octava carta

Madrid, 1 de septiembre de 1790

Gabinete de reposo

75Amigo mío, una pieza dividida en nueve cuadrados iguales siguiendo las maderas que forman el cielo raso, y las esteras que cubren su enlosado, ofrece el gabinete de reposo. Fijadas al cielo raso están unas celosías de caña muy finas que siguen sus divisiones y descienden hasta la altura de las puertas. Los muros están formados por un revoco de azul mate de porcelana, y unos biombos, esculpidos y coloreados sobre fondos dorados, los cubren hasta la altura de las celosías.

Los ornamentos, que acabo de describir,
Demuestran que estoy en Japón.
Reconozco la distribución,
El arreglo, el gusto de este imperio.
Los biombos, las cañas, las celosías,
Y todavía más las formas regulares.
Están empleados de cien maneras.
En los palacios de este país:
¿No es una feliz idea
Haber situado este modelo curioso,
Pero más sencillo que fastuoso,
En una pieza destinada al reposo?
Aquí, la belleza cansada,
O del cacareo ruidoso
De una reunión demasiado numerosa,
O del lenguaje bullicioso
De veinte jóvenes a la moda,
O de la sosería incómoda
De un viejo, que se hace el galán,
Puede dar descanso a su pobre cabeza,
Y encontrar, en el retiro,
el ánimo, útil hoy en día
Para escuchar siempre, sin decir una palabra,
Y saber siempre sonreír,
Aunque se muera de aburrimiento.

76Los biombos, de los cuales os he hablado más arriba, y que parecen hacer el revestimiento de las paredes de esta pieza, se mueven en diferentes sentidos, siguiendo las líneas que trazan arriba y abajo las celosías y las esteras. Sirven para construir a voluntad, en la parte donde se quiera fijar, un gabinete particular, que, cuando no está cubierto por las ventanas, recibe sin embargo la luz del día y el aire por los bastidores superiores.

77El lecho de reposo, hecho de marfil y de oro, imitando los palanquines, está cubierto por una tela violeta, color especialmente asociado a los Emperadores de Japón. Este lecho se rueda a voluntad en el lugar elegido para entregarse al sueño. El interior de los biombos que vienen a rodearlo, al estar guarnecido de espejos, duplica a la vista la extensión, repitiendo los paisajes decorados con árboles y plantas de las Indias, que están pintadas sobre los muros, en lo alto de los cuales están suspendidos unos cuadros delineados con tinta china sobre satén blanco.

78¡Y bien! Amigo mío, ¿que decís de este bello retiro? ¿No os invita, aunque no queráis, a meditaciones tiernas y amorosas? Exclamaréis conmigo:

Feliz el esposo que merece el derecho
De penetrar en tal santuario;
Este dulce honor, que su amor recibe,
Le hace igual al maestro del trueno.

Puede a menudo, atraído por el amor.
A escondidas, el cuello extendido, la boca cerrada,
Aprovechando el encanto del medio día,
Acechar con la mirada la belleza que descansa.

Puede hurtar un ramo de jazmines,
Que florece sobre el seno de la bella;
Seguro quizás, de que al devolver lo hurtado,
Recibirá un favor nuevo.

Puede también hacerse con una mano,
Que el sueño vuelve entonces indefensa;
Y dejar allí un beso clandestino,
Cuyo secreto aumenta el goce.

Puede en fin admirar mil encantos,
De los que tan solo uno basta para encender su alma.
Él es feliz, y no tiene ningún pesar;
El Dios del himeneo aplaude su llama.

79Me detengo, Amigo mío; este cuadro seductor nos conduciría quizás más lejos de lo que la decencia permite. ¡Es tan fácil perderse cuando se habla del sentimiento divino que produce en nosotros este sexo encantador! ¿Es posible pensar en este sexo, incluso con una cabeza organizada como la de Sócrates, sin exponerse a las más extrañas alteraciones? Adiós, Amigo mío, os dejo pronto, pues siento ya que mi imaginación cede a la dulce influencia con la cual os entretengo, y la quiero evitar. Adiós, Adiós, Adiós.

Novena carta

Madrid, 5 de septiembre de 1790

Gabinete para desnudarse

Fig. 53. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del gabinete para desnudarse, 1790-1792

Fig. 53. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del gabinete para desnudarse, 1790-1792

© Colección particular.

80¡Pues vaya! Amigo mío, ¿no será que debo volver, a mi pesar, a esta seductora mitad del género humano? Bien intento evitar hablar de ello; en el momento en el que tengo la más fuerte resolución de apartarla de mis descripciones, hela aquí que viene a situarse bajo mi pluma; he aquí cuando hace falta que os represente los ornamentos y las decoraciones de un gabinete destinado a desnudarse… ¡a desnudarse!…

¡Oh Amigo mío! Si la severa decencia
No dirigiera mi tímido pincel,
Quizás aquí, de una pincelada ligera
Os pintaría el arrebatador cuadro
Que debe ofrecer este nuevo santuario.
En sus detalles al mostrar la belleza,
Yo le daría un vasto campo a mi musa.
Pero ¿basta con que mi espíritu se entretenga?
¿No será necesario de la ingenuidad
respetar la sencillez,
El candor y el semblante celestial?
Del pudor, vigilante y modesto,
La más mínima luz le hiere la pureza.
Ved a Psyche, es en la oscuridad
Que esta Ninfa, con los ojos del amor mismo,
Escondía sus ardores y su ternura extrema,
Y sus gracias, y su timidez.

81En fin, Amigo mío, la pieza destinada a desnudarse es conforme a los usos de ese numeroso pueblo que, desde los manantiales del río amarillo hasta las puertas Caspias, obedeciendo unas antiguas leyes, parece no formar más que una familia sumisa y laboriosa; mas, aunque su comercio con Europa haya multiplicado en esta parte del mundo los ejemplos de su arquitectura, se vuelve a ella siempre con placer, cuando la imitación es fiel y cuidada.

82Este gabinete presenta, como muchas piezas chinas, unas columnas de caoba y un artesonado formado por maderas doradas, grises satinadas, y ¡madera de violeta!, pero lo que le da un aire de hermosura y gentileza poco común son las telas del país, tisúes de encaje aplicados sobre tafetán rosa, que, colocadas debajo de maderas de violeta recortadas para dejar pasar la luz del día, guarnecen los paneles, las puertas, y los estores.

83Frente a las ventanas, unos nichos de la misma forma contienen pequeños muebles lacados en rojo y negro, enriquecidos con oro, arsenal precioso donde se tienen guardadas todas las armas con las que la belleza se rodea, cuando, con ocasión de lucimiento, ella quiere triunfar sobre un corazón hasta ahora insensible, o provocar la desesperación de una multitud de rivales.

84Unos cuadros rellenan el fondo de los nichos. Un canapé de caña con dosel, de alabastro oriental, se encuentra situado entre ellos, y unos espejos en todo lo alto de la pared, situados en el centro de los lados del gabinete, parecen destinados al examen detenido del acabado del adorno.

85El cielo raso, adornado con frisos de caracteres y pájaros llamados Fokhing [Fêng Huang], deja a la vista en el medio un cielo brillante. El pavimento está formado en parte por hileras de mármoles de diferentes colores.

86De la pieza para desnudarse, Amigo mío, os trasladaré al gabinete del tocador. Allí encontraréis nuevas bellezas, que lisonjearán agradablemente a vuestra imaginación. Este será el tema de mi primera carta. Adiós.

Décima carta

Madrid, 10 de septiembre de 1790

Tocador

87Revisando, Amigo mío, los diferentes géneros de arquitectura que hemos recorrido, acusaréis probablemente al artista de olvido o negligencia. Quizás pensaréis que no es culpable ni de lo uno ni de lo otro, ya que va a ofreceros, en esta pieza, un modelo del género gótico.

Un gabinete, donde la moda dispone
Todo lo que puede realzar sus atractivos,
No debe ofrecer más que amables objetos,
Donde el ojo descanse agradablemente complacido.
No, no es bajo los vastos artesonados
De un edificio y gótico y severo
Donde la Diosa de Citera
Se adorna con flores y rubís.
Es más bien un bosquecillo de vegetación,
Donde el jazmín se emparejaba con los lirios,
Que ella revestía el mágico adorno,
Con el que sus rasgos eran embellecidos.

88Por otra parte, lo gótico, no siendo más que un compuesto de la arquitectura oriental y de una degeneración de la Griega, las cuales ya son conocidas y empleadas, ¿no era mejor preferir a este género mixto y poco gracioso la idea moderna de una celosía?

89Es lo que el artista ha hecho. Su tocador figura un emparrado en arco, sostenido por unas pequeñas columnas elevadas en una altura de apoyo. La madreselva, la rosa, el jazmín, la campanilla, la brillante peonía, la olorosa lila lo rodean por todos lados. Todas estas flores, entrelazándose alrededor de largueros, buscan cubrir su bóveda prolongada por unos espejos colocados al fondo, donde las nervaduras repiten el cruzamiento y parecen colocadas en medio de esta galería de celosía. Todas las maderas de este grácil edificio, pintadas en verde, están realzadas con oro y blanco.

90Unas macetas llenas de rosales, y donde se enredan los tiernos serbales cuyas ramas sirven de refugio a los canarios y a las currucas, forman la mesa del tocador. El espejo, rodeado de flores, refleja siempre la belleza coronada de rosas.

91Tal es, Amigo mío, la decoración sencilla y alegre que juzgó apropiada el artista para el gabinete destinado al atavío. Esta idea es muy ingeniosa. Si yo fuera una bella mujer, incluso exponiéndome a los epigramas, creo que pasaría jornadas completas en mi arreglo, en deshacerlo y recomponerlo de nuevo, por tener el placer de quedarme en este bosquecillo seductor.

92La belleza debería estar siempre en medio de las flores; es ese su verdadero lugar. Les da un nuevo brillo, y lo recibe a su vez. Esta dulce y feliz armonía, si yo tuviera la suerte de ser testigo, me zambulliría en un amable arrobo. ¡Oh! ¡Amigo mío! Cuán interesante es una mujer bella al lado de la naturaleza. Adiós.

Undécima carta

Madrid, 15 de septiembre de 1790

Baños

Fig. 54. — François Grognard, Vista de la sala de baños, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41613

Fig. 54. — François Grognard, Vista de la sala de baños, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41613

Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.

93Llego finalmente, Amigo mío, al término de mi empresa. Os confío que no era tarea pequeña para un perezoso el describir tan extensa enumeración de bellezas, cuyos nombres escapaban a mi inexperiencia; por fortuna he sido sostenido en mi carrera por el deseo de compartir con vos mi admiración, y de procuraros algún recreo. Si la amistad no hubiera guiado mi pluma, me hubiese sido imposible el mantener la promesa un poco indiscreta que os hice en mi primera carta. Pero, gracias a Dios, pronto habré cumplido con vuestra persona, por lo que podré descansar con la agradable idea de haber hecho todo lo que dependía de mí para complaceros. Habréis visto hasta ahora diferentes objetos cuyos modelos han sido tomados de la naturaleza. Os habréis convencido de que el artista ha ofrecido en estas diversas composiciones todas las riquezas de una fecunda y risueña imaginación. A lo mejor encontraréis, en este último cuadro que voy a dibujaros, que ha terminado agradablemente la encantadora galería, de la que os he presentado el conjunto y los detalles.

94El gabinete de los baños tiene la forma de un pequeño templo de orden Jónico, consagrado a la Venus anadiomena. Está construido en medio de las aguas. Un preciado velo, sembrado de rosas y barbos, está extendido en el atrio que lo rodea, y donde la bañera de la Diosa está colocada. La inscripción, trazada sobre el friso del templo, manifiesta su destino. En letras de oro se leen estas palabras:

La encantadora Venus, saliendo del seno de las olas
Disfruta del reposo en estos lugares;
Y este velo, obra de los Dioses,
Preserva vuestro corazón, de las heridas profundas,
Que le harían sus ojos.

95Un asiento antiguo sobre una tarima, y una mesa del mismo estilo, situados cerca de la bañera, son los únicos muebles que decoran el interior de este encantador edificio. Los artesones representan unos rosales y juncos mezclados con Iris, y unos lirios de agua pintados sobre espejos, entre los cuales los cordones de la tienda vienen a atarse. Otros espejos, situados un poco por encima del pavimento, imitan un arroyo que da la vuelta a la pieza; la bañera, de mármol blanco, situada en el medio, está totalmente hundida. Se desciende por unos escalones situados en el lado del templo. Una gasa verde cierra la entrada de este edificio, y bajo su pórtico se encuentran unos candelabros destinados a quemar perfumes. Este santuario, adornado en su bóveda por las pinturas más delicadas, y tapizado de gasas que ocultan los espejos, encierra una concha de nácar, lecho de la Diosa.

96Sería fácil, Amigo mío, a la vista de este pequeño templo, el descubrir los misterios que tienen lugar en su recinto, y el abandonarse a los encantos de una descripción que no dejaría de ser picante; pero el tema es demasiado delicado. No oso tocarlo. Dejo pues a vuestra imaginación el cuidado de suplir mi impotencia, y me limito a deciros adiós, y a renovaros la certeza de los sentimientos de amistad que me unen a vos. Os envío un abrazo, esperando tener el placer de volver a veros. Adiós.
P. S Me voy a dedicar a hacer los bosquejos de las bellezas que os he descrito, para daros a conocer a mi llegada a París algunos detalles interesantes que es imposible introducir en una descripción.

97No me quedará más que hacer la [descripción] del apartamento de respeto cuya majestuosa composición y la riqueza anuncian el uso.

Duodécima carta

París, 30 de octubre de 1790

Respuesta de N. N.

98Es con verdadero placer, mi querido Grognard, como he leído vuestra pintoresca descripción de los apartamentos del palacio de S. E. el Señor Duque de Alba. Los pormenores están tan detallados que un artista puede fácilmente interpretarlos con una simple lectura.

99Sin embargo, por lo que puedo llegar a recordar, me habíais dicho en una de vuestras cartas anteriores que vuestra intención era el presentar vuestro trabajo a los ojos de la Señora Duquesa de Alba. ¿Permitiríais por amistad algunas reflexiones fundadas en el gusto y en el conocimiento del corazón humano? Voy a aventurarme, convencido de que las atribuiréis más al deseo de ver vuestro trabajo coronado con éxito que a las ganas de daros una opinión favorable de mi manera de sentir.

100Tras haber rendido a vuestras descripciones el justo tributo de homenaje que merecen, y de haber reconocido que me hubiese sido imposible alcanzar la claridad que supisteis extender en un tema que es tan poco susceptible de ello, me creo obligado a haceros observar que sería quizás necesario esparcir algunas flores y ornatos para diluir la uniformidad de los detalles arquitectónicos que son presentados de manera infalible para agradar; pero se puede temer que, al no estar limitados por ningún otro interés, fatiguen a la larga el espíritu del lector, que como sabéis, se aburre incluso de lo bello cuando lo tiene constantemente ante los ojos.

101No habéis olvidado el agudo dicho de Luis XIV a su confesor, quien, cuando le reprochaba su inconstancia en el amor, y comparaba los atractivos de la Reina con los de sus amantes, recibió esta respuesta: «¡Ah! mi Reverendo, las perdices son excelentes ¡pero siempre perdices!…».

102Nada hace percibir mejor que este pasaje la irresistible inclinación que tiene el hombre por la variedad y la novedad. Lleva este gusto en todos sus placeres; para satisfacerle, hace falta cambiar la escena a cada instante; le hace falta a cada momento decoraciones nuevas. Si se quisiera profundizar en este gusto que le es natural, encontraríamos que es la fuente de los caprichos a los cuales el ser humano se abandona. Cuando ha recorrido el inmenso círculo de lo hermoso en todas sus suertes, no encuentra nada más atractivo en la naturaleza, y es entonces cuando se lanza de cabeza al quimérico y caprichoso reino de la imaginación.

103Pero este tema me llevaría demasiado lejos, si quisiera agotarlo; os he dicho bastante, creo, para convenceros de la necesidad de rociar flores amatorias entre vuestras encantadoras descripciones.

104Penetrado por esta idea, y animado por el ardor que reina en vuestros cuadros, me he arriesgado a encuadrarlos con algunos adornos de mi composición. No sé si este encuadre recibirá vuestra aprobación. Lo dejo a la severidad de vuestro gusto. Si juzgáis que cumple con el objetivo que me he propuesto, podréis hacer uso de ello, si no, que el fuego haga justicia. No tendré otro pesar más que el de no haberos podido ser tan útil como yo deseaba. Adiós, portaos bien, y volved bien pronto al seno de vuestros amigos. Hace tiempo que se aburren por vuestra ausencia. Adiós.
P. S Vuestro Amigo arde de impaciencia por veros y tendrá un renovado placer al ver los bosquejos que le prometéis, así como la descripción del apartamento de parada del que os vais a ocupar. Adiós, Amigo mío.

105En Bayona, en la imprenta de la viuda de Duhart-Fauvet.

Table des illustrations

Titre Fig. 44. — François Grognard, Vista de la sala del café, 1790-1792
Crédits © Colección particular.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 336k
Titre Fig. 45. — François Grognard, Planta de la sala del café, 1790-1792
Crédits © Colección particular.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 429k
Titre Fig. 46. — François Grognard, Vista de la sala de espera, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41616
Crédits Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 207k
Titre Fig. 47. — François Grognard, Vista del salón [copia en papel calco], 1790-1792
Crédits © Colección particular.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 267k
Titre Fig. 48. — François Grognard, Vista del gabinete de respeto, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41614
Crédits Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 353k
Titre Fig. 49. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del gabinete de respeto, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41615
Crédits Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 437k
Titre Fig. 50. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo de la alcoba, 1790-1792, Victoria and Albert Museum, Londres
Crédits © Victoria and Albert Museum, Londres.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Fig. 51. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del dormitorio, 1790-1792, Victoria and Albert Museum, Londres
Crédits © Victoria and Albert Museum, Londres.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 314k
Titre Fig. 52. — François Grognard, Vista del dormitorio y alcoba, 1790-1792, Museo Nacional de Artes Decorativas, Madrid
Crédits Foto: Masú del Amo Rodíguez. © Museo Nacional de Artes Decorativas, Madrid.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 206k
Titre Fig. 53. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo del gabinete para desnudarse, 1790-1792
Crédits © Colección particular.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 367k
Titre Fig. 54. — François Grognard, Vista de la sala de baños, 1790-1792, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41613
Crédits Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10717/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 316k

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search