Version classiqueVersion mobile

La decoración ideada por François Grognard para los apartamentos de la duquesa de Alba en el palacio de Buenavista

 | 
Concha Herrero Carretero
, 
Álvaro Molina
, 
Jesusa Vega

Obra impresa

A Su Excelencia la Señora duquesa de Alba. Sueño a realizar en la decoración de su palacio

François Grognard
Traduction de Greta C. Vega

Texte intégral

1Una gran fortuna no es un preservativo contra el aburrimiento, cuando el gusto no rige su empleo; uno se harta de todos los goces, y los placeres, por muy variados que sean, cesan de tener sentido, y se vuelven cansinos, o inoportunos, cuando su cadena no se interrumpe. El alma necesita reposo, y busca la soledad para despertar su sensibilidad con la misma diligencia con la que el cuerpo busca entregarse al sueño para reparar sus gastadas fuerzas. Pero esta soledad, para tener encantos, no debe ser monótona, porque esta monotonía no inspiraría más que una negra melancolía; hace falta entonces que a cada paso se encuentren en este retiro objetos cuya variedad, al llamar la atención, deje[n] también al alma las facultades de entregarse a los más dulces pensamientos; y que al fin el reposo del placer, y el sosiego de los goces devengan en ese instante en un nuevo tipo de placeres.

2He deseado para vos, Señora Duquesa, este remedio contra esa especie de aburrimiento, y lo he deseado, aunque vuestros conocimientos, y el loable uso que sabéis hacer de vuestros ocios, os lo hacen menos necesario que a cualquier otro. Por otra parte, lo he visto como una ocasión de hacer brillar ese gusto exquisito que caracteriza todas las cosas cuya ejecución os dignáis dirigir; y la distribución de vuestros apartamentos me ha parecido que no podía ser más conveniente al variado género que es propio de la decoración, para colmar los deseos que os habéis podido formar sobre este objeto.

3Mi imaginación siempre activa, cuando trata de ocuparse de las cosas que pueden gustaros, no tardó en elucubrar sobre esta materia, y heme aquí disponiendo muy seriamente ideas de toda especie. Mi trabajo durante el día era objeto de mis sueños por la noche; y mi desesperación era no ser capaz de dar forma a un todo en el cual la noble sencillez fuera de tal suerte unida a la elegancia y a la riqueza que no se hubiera visto nada igual en ningún sitio, y que no se pudiese desear nada más ni mejor.

4Minerva, sin duda, se apiadó de mi aflicción; porque ¡quién si no una divinidad, de la cual tenéis a los ojos de los mortales todos los atributos, podía venir a ayudarme! En medio de mi sueño, los genios, en forma de sueños ligeros, me elevaron por orden suya; y este viaje aéreo empezaba ya a inquietarme, cuando me sentí delicadamente posado en medio de un parterre esmaltado con miles de flores. Juzgad mi sorpresa, cuando reconocí que este parterre era precisamente el que reina a lo largo de la fachada de vuestro palacio. Asombrado, y cediendo involuntariamente al encanto que me rodea, dirijo mis pasos inseguros hacia la puerta principal. Cuando me acerco, ¡nueva ilusión! la puerta se abre, y apenas he entrado cuando se cierra tras de mí. Levanto los ojos, y no reconociendo el lugar, cuyos detalles me son tan familiares, un repentino terror se apodera de mí; vuelvo sobre mis pasos con precipitación, pero la retirada es imposible; observo, escucho, el silencio más profundo reina en este refugio; al fin me confío, y me determino a penetrar en él, y recorrerlo.

Apartamento de la señora

Escalera

5Una gran escalera de dos tiros me conduce a una primera pieza. Esta pieza es un soberbio salón, donde la bella arquitectura se impone; la decoración consiste en adornos esculpidos y estatuas que están distribuidas y dispuestas sin confusión. Este salón está iluminado por dos hileras de ventanas, de las cuales las inferiores están aparentemente más rehundidas, porque una galería abierta y decorada por grandes pórticos corre entre ellas y el salón.

Antecámara de los criados

6Esta galería me condujo a una pieza, en la cual la decoración pintada, de un gusto sencillo, me hizo reconocer el uso; era la antecámara de los criados.

Antecámara de pajes

7La pieza siguiente, tapizada con damasco amarillo, me pareció ser la antecámara de los pajes: el color amarillo, siendo el que refleja más luz, era el único que convenía a una pieza que está alumbrada nada más que por una ventana dispuesta en uno de los ángulos, y a la que la galería no da nada más que una luz lateral muy débil.

Sala

8Pasé de ahí a una primera sala, en la cual los artesonados, sin decoración ni dorados, acompañaban a una colgadura de damasco con un fondo verde esmeralda claro. Sobre este fondo sobresale un dibujo todo blanco, que es un compartimento de arabescos agrupados con guirnaldas de flores. Una cenefa sobre fondo color alhelí algo oscuro, decorado con un dibujo análogo, enmarca esta colgadura, y realza su elegante sencillez. El mismo gusto se reconoce en los sillones, canapés, y otros muebles con los que está guarnecida esta pieza. Se adivina que es una pieza de reposo, para el uso de aquellas personas que no pueden ser introducidas de repente, y la conveniencia del color verde es admirable, no solo por este destino, sino también porque los ojos deben estar preparados para no perderse ninguna de las bellezas que les van a ofrecer en las piezas siguientes.

Salón

9El salón sigue a continuación, y admitiré que a primera vista su decoración me sorprendió. Dieciséis pórticos de un orden simple, poco cargados de decoración, pintados y barnizados de blanco, con unos simples filos dorados, adornan su contorno. Un grodetur carmesí, todo liso, tapiza el fondo de estos pórticos, cuyo centro está ocupado por pinturas elegidas entre las obras maestras de los más grandes pintores; y el marco de estos cuadros, a pesar de su precioso acabado por lo que toca a la escultura, y dorado con la mayor delicadeza, no añade nada a su belleza. Contra cada una de las pilastras, que sostienen los arcos de los pórticos, está adosado un pedestal sobre el cual descansa un busto en mármol precioso por la labor, y más aún porque trae a la memoria las queridas facciones de los ancestros de una familia que no ha ofrecido más que una serie ininterrumpida de modelos de virtudes sociales y guerreras. Una colgadura, formada por un raso carmesí, realzada con un diseño de mosaico, claroscuro en gris y blanco, ocupa con gracia el interior de los arcos de los pórticos. Al gusto de un adorno elegante, esta colgadura reúne la ventaja de estar dispuesta de manera que se puede bajar para cubrir los cuadros, de cuya belleza se deja de gozar cuando la noche obliga a sustituir con luz de velas la del día. Este cambio de decoración restituye al salón una viveza que el tono oscuro de los cuadros le restaría, y hace brillar con gracia su ligera arquitectura. Las ventanas laterales están también guarnecidas por la misma colgadura, que se baja de la misma manera, y un espejo de una pieza, que cuelga de una corredera artísticamente dispuesta, sirve para guarnecer la ventana del centro, y para reflejar al mismo tiempo la de encima de la chimenea, así como todas las otras partes de la decoración. Finalmente, la parte inferior de las ventanas laterales está provista de unos soportes de apoyo, que se sacan igualmente de las correderas que los ocultan, para sostener los paños de tal manera que todos estos pórticos parezcan estar cubiertos por una colgadura perfectamente tensada. Los muebles de esta pieza son de un gusto exquisito y análogo a la decoración.

Gabinete

10Un gabinete sigue al salón. Los artesones de esta pieza no están cargados de decoración escultórica alguna, y me di cuenta al entrar que esta sencillez había tenido como objetivo el hacer brillar las bellezas de la colgadura y sus detalles. Todo en realidad me llamó la atención en este ajuar, todo me pareció flamante, y admiré a la vez el nuevo género de las telas, el diseño y el mérito de la ejecución; no dudé en ningún momento que fuera una obra maestra ofrecida por el artista, o a la mismísima Minerva, o a alguna nueva protectora de los talentos y del gusto. El genio del sublime Rafael concibió la idea de esta tapicería, hecha sobre un raso blanco, matizado con todos los colores (fig. 38). Las dificultades en la ejecución han debido ser innumerables, y el mérito de haber sabido vencerlas merece los elogios. Dos ideas, tomadas de las inestimables pinturas de la galería del Vaticano, constituyen el dibujo de esta colgadura; una puede incluirse bajo la denominación general de vegetación, porque esta es la parte dominante del tema, y de alguna manera la principal, pues enmarca diversos camafeos antiguos, sobre fondos de diversos colores; y la otra, que sirve de complemento al diseño, es una composición de sutiles arabescos enriquecidos de esas flores, de esos pájaros, y de esas mariposas que este famoso pintor supo tan gustosamente distribuir y enlazar en sus inimitables y preciosas composiciones. Todo es de un acabado perfecto, y la vivacidad de los colores responde a la corrección del dibujo, y a la delicadeza de los matices. Los muebles, acomodados a la riqueza de esta tapicería, terminan por no dejar nada más que desear en la decoración de esta pieza, de la cual sentí pena de separarme, para pasar a la inmediata.

Fig. 38. — François Grognard, Diseño de colgadura para gabinete del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792

Fig. 38. — François Grognard, Diseño de colgadura para gabinete del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792

© Colección particular.

Dormitorio

11Esta pieza era una habitación para acostarse; aquí nada se ofrecía a mis ojos que se pareciera a la bella arquitectura del salón, ni a la riqueza del gabinete. Eran bellezas de otro tipo, no por ello menos atractivas. Un tono general de noble elegancia y decente voluptuosidad reinaba en todos los detalles. La tapicería es de un diseño de una especie elegante, que las proporciones de la pieza han permitido distribuir en seis paneles de las mismas dimensiones, representando grandes cuadros hechos de una forma muy agradable, cortando la altura de la pieza por una pequeña cornisa colocada a la altura de las ventanas, y formando de ese modo dos órdenes de tapicerías (fig. 39). Estos seis paneles forman otros tantos cuadros, ejecutados sobre un raso blanco espolinado y bordado en todos los colores. Un jarrón de lapislázuli, de una bella forma antigua, enriquecido en oro, nemeos [leones] en bronce dorado, y del cual salen tallos de flores agradablemente agrupadas según los famosos cuadros de [Jan] Van Huysum, ocupa el centro, y a la vez el primer plano de cada cuadro. Estos jarrones reposan sobre basas que van cargadas de inscripciones en diversas lenguas. El segundo plano de estos cuadros consiste en una cenefa de ocho pulgadas de anchura, en satén azul; este fondo está recubierto de un encaje de punto inglés, sobre el cual están entrelazadas con gusto coronas de rosas y mirtos, sostenidas por una rama de laurel que sirve de marco a cada cuadro. Finalmente, otro encuadramiento de trece pulgadas forma el tercer plano de los cuadros. Es un fondo de satén oscuro, sobre el cual un adorno de arabescos, de una gran ligereza, está recamado a todo color. Unos nidos de tórtolas y otros pájaros ocupan los cuadrantes que adornan los ángulos de cada panel, y sirven de trampantojo, escondiendo las costuras. El efecto de estos contrastes de colores es siempre difícil de reproducir en una descripción; hace falta verlo para sentirlo, pues toma, de alguna manera de la naturaleza, la ilusión encantadora que lo acompaña, y que hace que las flores imitadas por el arte no cedan en esplendor y hermosura a aquellas que ella produce. El segundo orden de la tapicería es la fiel y graciosa copia de una de las elegantes columnatas, cuya ligereza de composición, justamente admirada, es uno de los principales adornos de los baños de Tito recientemente descubiertos en Roma. Un satén blanco recamado en seda matizada a todo color, de un diseño adecuado al de la tapicería, forma el asiento de los sillones y canapés que guarnecen esta pieza, y sobre los respaldos se ven repetidos fragmentos de la misma columnata que compone el segundo orden de la tapicería. Resulta de esta disposición que, estando colocados los sillones y los canapés en su orden natural, la tapicería principal parece tener el mismo motivo como remate y base (fig. 40). Un satén azul, listado en blanco y cubierto de encajes en punto inglés, ha sido empleado para las cortinas de las ventanas, de la alcoba y de la cama, para las cortinas de puerta, y para las sillas corrientes. La misma tapicería que la de la habitación guarnece la alcoba, en la cual se eleva majestuosamente una cama de la más sublime y elegante composición; se reconoce en la perfección de todos los detalles, en la comodidad y la ligereza de las formas, y en la cuidada riqueza de cada parte, el genio y la mano del dios del gusto. El conjunto pide y fuerza la admiración, y cada fragmento visto en detalle es una pequeña obra maestra. Es el trono de la voluptuosidad: es el lecho nupcial de una divinidad. Los muebles, las porcelanas, los bronces, y las joyas que adornan esta pieza son todos de una elección y un gusto tan preciosos que omito a mi pesar los detalles, para que no se me reproche una agotadora prolijidad.

Fig. 39. — François Grognard, Diseño de colgadura para dormitorio del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2722

Fig. 39. — François Grognard, Diseño de colgadura para dormitorio del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2722

© Les Arts Décoratifs, París.

Fig. 40. — François Grognard, Diseño de sillón con tapizado a juego de la colgadura para el dormitorio del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2738

Fig. 40. — François Grognard, Diseño de sillón con tapizado a juego de la colgadura para el dormitorio del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2738

© Les Arts Décoratifs, París.

Diván

12De este magnífico dormitorio pasé a otra pieza, que me hubiese parecido un tocador, si el género moderno de las decoraciones no me lo hubiese hecho reconocer como un gabinete galante, que se honra con el nombre de Diván (fig. 41). Esta denominación asiática designa una sala de audiencia, un tribunal supremo donde se imparte justicia. Pero el uso de esta pieza es muy diferente en Europa. Un diván vestido a la francesa es por lo tanto un gabinete destinado a servir el almuerzo y los refrescos, a recibir las visitas de la mañana y a dar audiencia a sus amigos de confianza, a entregarse libremente a las más dulces ensoñaciones y distracciones y, en fin, a abandonarse deliciosamente a las dulzuras de Morfeo, y a los goces del Amor. No me sorprendí, por lo tanto, en absoluto al ver reunidos en esta pieza los muebles asiáticos más voluptuosos con las decoraciones europeas más galantes. Un raso con fondo de color albaricoque claro sirve de tapicería; este fondo está realzado por un diseño a la moda de follajes ligeros, al gusto de las telas persas. Este color suave y ligero se vuelve más vivo y destacado por un forro en raso listado en lila y blanco, y enmarcado por una masa de rosas, acianos, pensamientos y amapolas. Grupos galantes, temas alegres, basados en la mitología y ejecutados en porcelana de Sèvres, adornados de guirnaldas de flores y lazos de amor, determinan el carácter de esta pieza. El sofá es el mueble principal. Es el lecho de rosas en el cual Venus, delicadamente tendida, descansa bajo la guardia de los amorcillos. Un poco elevado por encima del pavimento, su forma voluptuosa, su colchón, cuya blandura puede prácticamente sentirse con los ojos, está recubierto por un gran tapete de raso listado en lila y blanco, guarnecido de flecos, bellotas [pasamanería] y cordones de delicado trabajo y, por último, guarnecido de almohadas y cojines de plumón, todo invita a descansar. Este trono del placer está coronado por una amplia pañería pintorescamente recogida, y que bajándose, formando un pabellón, puede cubrirlo por completo y servir de velo al misterio, o al sueño.

Fig. 41. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo para sala del diván del apartamento de respeto en la planta noble [inconcluso], 1790, Victoria and Albert Museum, Londres

Fig. 41. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo para sala del diván del apartamento de respeto en la planta noble [inconcluso], 1790, Victoria and Albert Museum, Londres

© Victoria and Albert Museum, Londres.

Gabinete para desnudarse

13Partí de este lugar encantador para pasar a otro gabinete, del cual la puerta entreabierta me había permitido ver por adelantado algunos atractivos detalles. Unos espejos a todas las alturas, dispuestos con arte y primor para verse desde todos los puntos, me anunciaron una pieza destinada a desnudarse. Elegantes cómodas acompañan el espejo, que está en frente de la ventana. Están montadas sobre ruedas que facilitan su transporte, y su destino tiene como objeto guardar la innumerable variedad de estas bagatelas preciosas y necesarias al atavío. En frente de la chimenea, cuya repisa está adornada de pebeteros para los perfumes, y de joyas de un gusto exquisito, están colocados dos genios que sostienen, entre sus manos, las cuatro esquinas de un tapete de satén blanco, guarnecido de rapacejo y bellotas de oro (fig. 42). El uso de este tapete es reunir y depositar los adornos destinados a la compostura del día. En el ángulo que está del lado de la chimenea, una figura desnuda y semicubierta por una simple gasa, apoyada en un pedestal, ofrece, escrito sobre su zócalo, estos versos franceses: l’art ne relève point l’éclat de sa beauté («El arte no releva de ninguna manera el resplandor de su belleza»). La tapicería de esta pieza es de un gusto que conviene a su uso. Es de un satén azul, con lunares blancos, plisado al gusto de las colgaduras griegas (fig. 43). Diversos ribetes de tela, imitando un bordado sutil, decoran y enriquecen esta tapicería. Una de ellas colocada en la parte superior, representa guirnaldas de flores; la cenefa lateral es una cascada de las mismas flores, y la parte inferior está bordada con una gran franja de todas esas bonitas flores con las que se ven las praderas esmaltadas en primavera. Creía haber visto todo en esta estancia tan exquisita, cuando, al levantar maquinalmente los ojos, el cielo raso [falso techo] me ofreció nuevas bellezas. Se ven pintados cuatro genios que sostienen una gran cesta de mimbre, abierta en el centro para dejar ver un cielo azul. Brillantes flores salen de toda la circunferencia de la cesta, y los grupos que forman, ingeniosamente entrelazados con plumas, perlas, cintas y gasas, componen una elegante corona que los genios anuncian, por su actitud y por la expresión de sus rostros, estar impacientes por ofrecerla a la divinidad que habita en este santuario. La descripción de este encantador techo me recuerda que no he mencionado los de las habitaciones precedentes; son todos de una bella composición, y contribuyen infinitamente a la decoración de cada pieza; me limito a esta simple observación para no tener que volver sobre este tema.

Fig. 42. — François Grognard, Vista primera del gabinete para desnudarse del apartamento de respeto en la planta noble, 1790

Fig. 42. — François Grognard, Vista primera del gabinete para desnudarse del apartamento de respeto en la planta noble, 1790

© Colección particular.

Fig. 43. — François Grognard, Vista segunda del gabinete para desnudarse del apartamento de respeto en la planta noble, 1790

Fig. 43. — François Grognard, Vista segunda del gabinete para desnudarse del apartamento de respeto en la planta noble, 1790

© Colección particular.

14Buscaba el tocador, cuando la siguiente pieza lo ofreció a mi vista. La ilusión que me acompañaba siguió conmigo. Esta pieza no tiene más colgadura que una muselina de las Indias muy clara, con pequeños ramos bordados preciosamente en plata, y está aplicada sobre un tafetán color rosa. Las cortinas y los muebles son del mismo género que la colgadura. Para animar esta tapicería delicada y uniforme, se ve pintado, sobre los artesones que forman el recuadro de los paneles, follajes entrelazados a través de los cuales trepan campanillas azules y blancas, y otras plantas de esta naturaleza, lo que da a esta decoración una hermosura agradable. La mesa del tocador está en el centro de esta pieza, de la cual es el único ornato; también es de una magnificencia y de un gusto absolutamente nuevo. Todas las piezas de oro, o de plata sobredorada, son igualmente preciosas por su material y su trabajo. Las magníficas descripciones que los Poetas griegos han hecho del tocador de Venus están por debajo de lo que se ve aquí realizado, y sin duda a los amorcillos les complace más estar de servicio en este lugar que en la misma Citera.

Gabinete de estudio

15Un gabinete de estudio se presenta a continuación del tocador; esta vecindad de lo frívolo con lo serio me pareció en un primer momento sorprendente; pero me tranquilicé, pensando que las gracias no están nunca desplazadas en casa de Minerva. Lo primero que me llamó la atención fueron dos pequeños cuerpos de biblioteca, decorados con bronces dorados, que ocupan los dos ángulos del fondo de la pieza. Están guarnecidos con obras bien escogidas. Un gran canapé ocupa el medio, y un gran escritorio de madera de caoba, decorado con bronces dorados, está situado en frente. Unos globos y una esfera coronan los cuerpos de la biblioteca. Los sillones y otros asientos son de madera de caoba, de un gusto sencillo, pero de un esmerado trabajo. Un raso verde uniforme sirve de colgadura a este gabinete. Esta colgadura está distribuida en paneles, a los que una cenefa de satén realzada por un sutil dibujo, en etrusco, sirve de marco. Una preciosa colección de estampas inglesas, iluminadas y en negro, enmarcadas con tanto gusto como pulcritud, adorna el fondo de la tapicería sin cubrirla por completo, y ninguna de las estampas se encuentra fuera del alcance de la vista, con el fin de poder gozar de los detalles. El espacio vacío que deja esta disposición está ingeniosamente cubierto por una colgadura de un color verde un poco más oscuro, salpicado de estrellas blancas, con cenefa similar en etrusco, que está guarnecida de franjas, cordones y borlas análogas. Esta colgadura reina alrededor de toda la pieza, y su caída en los ángulos los guarnecen agradablemente. Mi gusto por la pintura y las artes me hizo detenerme unos instantes en esta pieza, y cuando me iba, me di cuenta de que con ella terminaba la larga sucesión de bellezas de las cuales acababa de gozar recorriendo las piezas que componen vuestro apartamento. Aquel en el que entré inmediatamente después, y del cual solo recorrí tres piezas, me ofreció bellezas de otro tipo. Lo reconocí por ser el de un señor de la casa.

Apartamento del señor

Dormitorio

16En primer lugar se encuentra un dormitorio; está amueblado con primor, y con esa elegante sencillez que, sin lujo, siempre gusta. La colgadura es de un raso con fondo azul cobalto, con un dibujo en relieve de bellas herborizaciones. El marco de los paneles está guarnecido con una cenefa de fondo azul, un poco más oscuro que la colgadura, sobre el cual discurre un diseño de adorno de flores entremezcladas. El centro de la alcoba está ocupado por una cama a la polonesa, de sección muy agradable y decorado con gusto. La colgadura de esta cama, las cortinas de las ventanas, los canapés y los sillones son de la misma tela que la colgadura principal. Algunos bronces dorados ornamentan la chimenea, y las mesas sobre las cuales están dispuestos.

Gabinete para escribir

17A este dormitorio le sigue un gabinete para escribir, del mismo gusto en la decoración que el que ya ha sido descrito, con la diferencia, no obstante, de que, en vez de estampas enmarcadas, se ha reunido una sucesión de pequeños cuadros muy preciosos de los más hábiles pintores de las tres escuelas. Recorrí estas obras maestras con un vivo sentimiento de placer y admiración.

Sala

18Pasé de aquí a una sala en la cual la tapicería es un damasco todo de seda, de color alhelí y blanco, tan interesante como curioso, por la composición y la dimensión del diseño. Este dibujo es una copia de un fragmento de una pintura basada en las ruinas de Herculano. Las figuras que llenan los camafeos de fondo verde son de una ejecución absolutamente novedosa en tela; y lo que tiene de notable, incluso para aquellos que desconocen las dificultades de la fabricación, es la hermosa repetición de la pureza del diseño, a pesar del mecanismo [del telar]. Estos grandes cuadros se aplican sobre un raso verde uniforme, para que, al estar más aislados, produzcan un mayor efecto. Es también con este mismo objetivo, y para dar más profundidad a la colgadura principal, que la cenefa se reduce a una simple greca corriente sobre un fondo color alhelí más oscuro. Los camafeos que se han empleado para los respaldos de los canapés, y para los sillones, forman una sucesión de pequeñas figuras que representan a las danzantes antiguas en las actitudes más variadas.

19De vuelta a la escalera principal, la bajé con el ánimo de recorrer el apartamento de la planta baja que, al deber formar la habitación de verano, prometía a mi curiosidad bellezas de otro tipo; pero apenas puse el pie sobre el último escalón, el pérfido Morfeo, dejando de verter sus adormideras sobre mis somnolientos sentidos, me desperté, muy sorprendido de encontrarme en mi cama con el más vivo pesar al reconocer que debía el espectáculo de tantas cosas bellas nada más que a la vana ilusión de un sueño ligero y engañoso. Me apresuré a poner sobre papel estas fugaces quimeras para ofreceros el relato. Si pudiera complaceros, si formarais el deseo de ver realizarse lo que no es nada más que un sueño, una palabra de vuestra boca produciría, casi tan rápido como la varita de Armida, los lucidos cambios que ordenarais. ¡Con qué ardor me dispondría a poner todas las artes a trabajar para forzarlas a producciones dignas de usted! No tendría por cierto nada más que nombraros, Señora Duquesa, para que todos los genios se apresuraran a serviros. La protectora de las artes tiene derechos imprescriptibles a sus homenajes.

Apartamento de verano

20Por mi parte, no contemplando que Minerva me concediera una segunda vez el favor de un sueño fecundo en grandes ideas, intentaré formarme, totalmente despierto, la idea de una decoración tan novedosa como variada para el apartamento de verano. Mi plan general en este sentido es hacer participar, para la decoración de cada pieza, todo lo más raro y galante que nos han ofrecido hasta este día la arquitectura y el gusto de los Egipcios, los Griegos, los Romanos, los Etruscos, los Árabes, los Godos, los Chinos, y las otras naciones; me propongo no emplear sino la pintura, los estucos, los tafetanes, las gasas, las muselinas, las telas, y en general todo lo que puede contribuir a la frescura que debe reinar en un apartamento de verano; y no adoptaré más que ideas nuevas que la delicadeza de vuestro gusto sabrá perfeccionar, y que gustarán, por muy caprichosas que parezcan, porque no se permitirá ningún disparate ridículo, ninguna transición demasiado cortante, y que cada pieza tendrá el carácter que le sea propio y que no se admitirán en ningún caso irregularidades chocantes. Este apartamento, en fin, como yo lo concibo, formará una especie de Museo, donde se podría, sin salir del interior de los muros de esta villa, concebir una idea general y sensible de las costumbres, de los usos y de las artes de las diversas naciones antiguas y modernas.

Conclusiones

21Ordenad por lo tanto, Señora Duquesa, y el sonido de vuestra voz renovará la fabulosa maravilla de los muros de Tebas, construidos al son de la lira armoniosa del célebre Anfión. Madrid, 10 de julio de 1790. Por François Grognard, agente de la manufactura de telas de seda de Camille Pernon y compañía, de Lyon.

22Madrid, 10 de julio de 1790.

23Por François Grognard, agente de la manufactura de telas de seda de Camille Pernon y compañía, de Lyon.

Table des illustrations

Titre Fig. 38. — François Grognard, Diseño de colgadura para gabinete del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792
Crédits © Colección particular.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10702/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 463k
Titre Fig. 39. — François Grognard, Diseño de colgadura para dormitorio del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2722
Crédits © Les Arts Décoratifs, París.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10702/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 155k
Titre Fig. 40. — François Grognard, Diseño de sillón con tapizado a juego de la colgadura para el dormitorio del apartamento de respeto en la planta noble, 1790-1792, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2738
Crédits © Les Arts Décoratifs, París.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10702/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 73k
Titre Fig. 41. — François Grognard, Diseño de pavimento y techo para sala del diván del apartamento de respeto en la planta noble [inconcluso], 1790, Victoria and Albert Museum, Londres
Crédits © Victoria and Albert Museum, Londres.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10702/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Fig. 42. — François Grognard, Vista primera del gabinete para desnudarse del apartamento de respeto en la planta noble, 1790
Crédits © Colección particular.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10702/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 498k
Titre Fig. 43. — François Grognard, Vista segunda del gabinete para desnudarse del apartamento de respeto en la planta noble, 1790
Crédits © Colección particular.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10702/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 444k

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search