Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les sociétés de frontière

 | 
Michel Bertrand
, 
Natividad Planas

V. — Perception et représentation des sociétés de frontière

Relatos de frontera

Alexander Jardine en España y Berbería (1788)

Mónica Bolufer

Texte intégral

1Los estudios sobre las fronteras han experimentado un auge en la historiografía de las últimas décadas, tanto en forma de análisis de la frontera entendida a modo de límite político y simbólico como de trabajos sobre territorios fronterizos en tanto que sociedades dotadas de características específicas y dinámicas propias, derivadas de su condición limítrofe. Es bien sabido que toda frontera constituye a la vez una línea que separa y delimita, un frente donde se dirimen potenciales conflictos y un espacio que une, permitiendo los intercambios y el mestizaje. Toda frontera, también, sea cual sea su trazado político y diplomático, y esté apoyada o no sobre un accidente físico o sobre diferencias visibles en costumbres, religiones o lenguas, es al mismo tiempo, en buena medida, una barrera construida y fabricada mentalmente. En efecto, la pretensión de marcar las diferencias con respecto a un vecino que cuestiona nuestra propia identidad conduce a acentuar, exagerándolos, los contrastes entre «nosotros» y los «otros», más que los aspectos comunes, a la vez que minimiza las heterogeneidades internas a cada uno de esos dos sujetos colectivos. De ese modo, las gradaciones más o menos sutiles del entorno natural, los paisajes y las características culturales, étnicas o lingüísticas acaban con frecuencia convirtiéndose, a través del esfuerzo de diferenciación, en demarcaciones aparentemente nítidas e inconfundibles. Así, como señala Edward Said:

  • 1 Saïd, Orientalismo, pp. 80-81. Una revisión reciente, en Rubiés, «Oriental despotism and European (...)

La práctica universal de establecer en la mente un espacio familiar que es nuestro y un espacio no familiar que es el suyo es una manera de hacer distinciones geográficas que pueden ser totalmente arbitrarias […]. No hay duda de que la geografía y la historia imaginarias ayudan a que la mente intensifique el sentimiento íntimo que tiene de sí misma, dramatizando la distancia y la diferencia entre lo que está cerca de ella y lo que está lejos1.

  • 2 Reflexiones más amplias al respecto, en Bolufer, «Geografías imaginarias, fronteras en transformac (...)
  • 3 Todorov, La conquista de América; Pagden, La caída del hombre; Duchet, Antropología e historia en (...)

2El concepto de «frontera», en el doble sentido de límite territorial entre entidades políticas o comunidades culturales en el seno de Europa y de separación entre la propia Europa y el resto del mundo, constituye una forma interesante de enfocar la reflexión crítica sobre qué constituye lo europeo y cuáles han sido sus relaciones con otras culturas y sociedades2. Por una parte, como es bien sabido, los límites del territorio europeo, en ausencia de fronteras físicas evidentes, sobre todo por el Este, se han ido definiendo a lo largo de la Historia, de forma variable, a partir del énfasis en ciertos rasgos religiosos o culturales que permitían constituir una identidad, por oposición a ciertas figuras de los «otros», externos o internos: «bárbaros», judíos, musulmanes, herejes o indios americanos. Si bien la reflexión acerca de la diferencia se había desarrollado ya en la Antigüedad y la Edad Media, el desarrollo de las navegaciones, el descubrimiento del Nuevo Mundo y la formación de imperios coloniales abrieron a los europeos, de forma mucho más amplia, el conocimiento y la experiencia de realidades naturales y humanas profundamente distintas de la propia, que acompañaron a las empresas de conquista y dominio, poniendo las bases de la etnología comparativa, para acabar cristalizando en el Siglo de las Luces en complejas teorías acerca del desarrollo social desde el «salvajismo» a la «civilización»3.

  • 4 Sobre la complejidad y tensiones de la idea de «civilización» en el pensamiento de las Luces, véas (...)
  • 5 Wolff, Inventing Eastern Europe; López-Cordón, «De Moscovia a Rusia».
  • 6 Dolan, Exploring European Frontiers.
  • 7 Todorova, Imagining the Balkans.
  • 8 Moe, The View from Vesuvius; Schneider, Italy’s «Southern Question», y Calaresu, «Looking for Virg (...)

3Sin embargo, la construcción histórica de la identidad europea no sólo ha implicado un esfuerzo de diferenciación con respecto a otras culturas y sociedades, sino también una reflexión sobre las diferencias (sociales, económicas, culturales o políticas) entre los diversos territorios europeos. En este sentido, las categorías de «civilización» y «primitivismo» que, con profundas raíces clásicas y complejas trayectorias medievales y renacentistas, cuajaron en el siglo XVIII en teorías del desarrollo, funcionaron no sólo para establecer diferencias valorativas entre Europa y el resto del mundo, sino también para distinguir y jerarquizar «centros» y «periferias» dentro del propio territorio europeo, trazando fronteras en las que se asignaba a los territorios periféricos del continente un carácter ambiguo de límite entre lo europeo y lo «primitivo»4. Así, la Europa del Este, en particular Rusia, ocupaba en el imaginario de la Ilustración el espacio de una transición cultural entre el mundo europeo y Asia, que producía en los viajeros occidentales impresiones opuestas de familiaridad y extrañamiento5. Por su parte, los territorios escandinavos suscitaban interés por la presencia en sus confines de poblaciones con hábitos «exóticos» (como la lapona) que permitían reflexionar sobre los límites entre salvajismo y civilización6. Al mismo tiempo, los Balcanes, territorios europeos parcialmente bajo soberanía otomana, fueron «descubiertos» en el siglo xviii como un espacio geográfico y cultural marginal dotado de características propias7. Incluso Italia, centro de la cultura europea durante el Renacimiento y lugar de peregrinación artística e intelectual, comenzó por entonces a contemplarse desde una nueva óptica que insistía en su carácter meridional, periférico y atrasado con respecto a la Europa noroccidental8.

4Esa frontera del Sur fue representada, no obstante, de forma especial en el imaginario europeo por los territorios peninsulares de la monarquía hispánica, dada su proximidad geográfica al Norte de África y su pasado islámico. Por ello, apreciar cómo describen los viajeros procedentes de otras latitudes esas dos sociedades, fronterizas entre sí y periféricas ambas en relación con los dos universos de los que forman parte (la Europa cristiana y el Islam), puede ayudarnos a entender el modo en que se perciben e interpretan las características políticas y culturales de lo que en el siglo XVIII comenzaban a considerarse como territorios limítrofes entre Europa y «Oriente». De esa forma podremos analizar como categorías propias del pensamiento ilustrado los conceptos de «progreso», «civilización» y «barbarie», que condicionan la percepción de las sociedades de frontera e indagar en los orígenes del orientalismo que se impondrá en la cultura europea a partir del siglo XIX.

  • 9 Sobre la biografía de Jardine, véanse Pérez Berenguel, «Vida y obra de Alexander Jardine»; Rendall(...)

5El texto escogido para este análisis son las Letters from Barbary, France, Spain, and Portugal (1788) de Alexander Jardine (¿1739?-1799), publicadas en Londres en 1788 de forma anónima («by an English officer»), aunque la identidad de su autor debía ser un secreto a voces. Jardine fue un militar y diplomático cultivado, de formación ilustrada y simpatías radicales9. Próximo a la disidencia religiosa unitaria, de signo racionalista y demócrata, así como a los círculos radicales representados por personajes como Mary Wollstonecraft, Thomas Paine o William Godwin (con quien colaboró en la fundación de un club de discusión filosófica, la Philomatic Society), destacó por la audacia de sus posiciones sociales y políticas, especialmente por la gran importancia que concedía a la educación como medio de progreso individual y colectivo y por su convicción de que el avance social requería de una igualdad entre los sexos. Jardine participó en 1762 en la defensa de Gibraltar, donde residió hasta 1763 y conoció a su futura esposa, de origen español; volvería a España en 1766 para ejercer labores de espionaje. Desde Gibraltar fue enviado en noviembre de 1771 a la Corte de Marruecos, en la que viviría hasta marzo del año siguiente. Tras unos años en Gran Bretaña, regresó a España en 1776 hasta ser expulsado en 1779 con motivo de la Guerra de Independencia de las trece colonias (1776-1783). Su última estancia en nuestro país, como cónsul en La Coruña, duró de 1793 a 1799, cuando fue expulsado de nuevo al declararse la guerra entre España e Inglaterra. Luego se exilió en Portugal, donde murió.

  • 10 Jardine, Letters from Barbary; Id., Cartas de España. He utilizado esta última edición crítica par (...)

6Las Letters, que recogían las observaciones de Jardine sobre los países que había recorrido, tuvieron una excelente acogida en su país de origen, donde se reeditaron en tres ocasiones y se reimprimieron otras tantas hasta 1808, además de traducirse al alemán. Incluyen un total de 92 cartas compuestas entre 1771 y 1787 en el transcurso de sus viajes, principalmente por España y Marruecos, así como por Francia y Portugal. El núcleo de la obra lo componen las 35 cartas escritas desde España, que ocupan casi la totalidad del segundo volumen (cartas I-XXXV) y que, pese a ser uno de los relatos más interesantes y originales entre los escritos por viajeros europeos en nuestro país, sólo recientemente han merecido una excelente edición crítica en castellano10. Completan ese segundo volumen siete cartas escritas desde Portugal en 1779 (cartas XXXVI-XLII) y una última redactada años después, en 1787, desde la isla de Jersey (carta XLIII). El primero, por su parte, lo componen las veinte misivas compuestas en Marruecos (cartas I-XX) y las 28 escritas desde Francia, principalmente en París, durante su viaje hacia España en 1777 (cartas XXI-XLIX).

  • 11 Jardine, Letters from Barbary, t. I, p. vi.

7Si bien se adscriben al género, ampliamente desarrollado en el siglo XVIII, de la literatura de viajes, manteniendo muchas de las convenciones del mismo, como la forma epistolar, las Letters de Alexander Jardine se singularizan por su mayor inclinación hacia la especulación teórica. Su perspectiva, como reconoció la crítica ya en su propia época, es la de un observador filosófico de la sociedad y las costumbres que, si bien no deja de reparar en detalles concretos de todos aquellos lugares que recorre, construye, a partir de ellos, interpretaciones más amplias que pueden leerse, en su conjunto, como una teoría del progreso de las civilizaciones, sus mecanismos y sus causas, con una especial atención al «gran arte del gobierno, del que depende en tanta medida el progreso, la civilización y la felicidad de la humanidad»11.

ENTRE «BÁRBAROS» Y «CIVILIZADOS»: «DESPOTISMO» Y CONFLICTO EN MARRUECOS

8Jardine llegó a Marruecos en noviembre de 1771, a petición del sultán, para asesorarle como oficial experto en artillería, y con el encargo de su gobierno de mejorar las relaciones diplomáticas entre ambos países, en particular de procurar la libertad de una tripulación inglesa recientemente capturada. Aunque durante su estancia consiguió ciertos éxitos, no pudo asegurar la liberación de sus compatriotas, y en conjunto no pareció quedar satisfecho de los resultados de sus gestiones, según revela el tono exasperado de muchas de sus cartas.

  • 12 Lourido Díaz, Marruecos en la segunda mitad del siglo XVIII.
  • 13 Id., Marruecos y el mundo exterior; García-Arenal y Bunes, Los españoles y el Norte de África.
  • 14 Jardine, Letters from Barbary, t. I, pp. 60, 84 y 152.

9La estancia de Jardine se produjo en tiempos del sultán Sidi Muhammad Abd Allah (1757-1790), cuyo gobierno se caracterizó por una mayor apertura hacia Europa, impulsada por el deseo de asegurar la estabilidad política y el crecimiento económico en sus territorios12. Favoreció la transformación de la piratería en guerra del corso y procuró mantener relaciones diplomáticas estables con las potencias europeas que, por razones comerciales y estratégicas, abrigaban un particular interés por asegurarse tratos ventajosos con el imperio de Marruecos, poco permeable en siglos anteriores a la influencia exterior13. Rivalidad que el sultán trató de hacer jugar en su favor, por ejemplo en el caso anglo-español, moviendo sus hilos entre Londres y Madrid. Los vínculos con Gran Bretaña, como con el resto de países, atravesaron diversos altibajos a lo largo de la segunda mitad del siglo, que se traducían particularmente en las dificultades puestas al abastecimiento de Gibraltar desde territorio marroquí cuando las relaciones se tensaban. Particularmente accidentados fueron los años entre 1767 y 1775, lo que explica que Jardine se muestre tan sensible a consignar los signos de favor o de indiferencia recibidos por parte del sultán y los que éste concedía a diplomáticos y comerciantes de otras nacionalidades, entre ellas España, rival de Gran Bretaña en las relaciones con Marruecos14.

  • 15 Thomson, Barbary and Enlightenment.

10El Norte de África suscitaba en el siglo XVIII gran interés entre los europeos, tanto viajeros como filósofos preocupados por reunir informaciones que sirviesen de argumentos en sus teorías acerca de la naturaleza humana, la dinámica de las sociedades y el sentido de la evolución histórica. Sus testimonios, según Ann Thompson, se diferencian sustancialmente de los escritos a partir de principios del siglo XIX, precediendo o acompañando a la colonización francesa de Argelia que, en general, manifiestan de forma descarnada el desprecio hacia los habitantes del Magreb, considerados por naturaleza inferiores, de modo que la ocupación del territorio por los europeos quedaría justificada como una misión civilizadora15. Por el contrario, en el siglo XVIII los viajeros muestran una mayor curiosidad, no exenta de prejuicios, pero abierta a explorar la diversidad humana, cultural y política de aquellos territorios y a explicarla con criterios menos estrictamente deterministas.

11Por supuesto, son muchas las diferencias en los testimonios, dependiendo de la procedencia de sus autores, su formación o las fechas y circunstancias de su viaje y sus escritos. En este sentido, el relato de Jardine figura entre los más severos. La impresión que le produjo el imperio marroquí fue profundamente negativa desde el inicio, lo que puede atribuirse, sólo en parte, a su frustración por el relativo fracaso de su misión diplomática. Su juicio acerca de las diferencias entre las costumbres europeas y aquellas que se ofrecen a sus ojos es el de un absoluto abismo social y cultural:

  • 16 Jardine, Letters from Barbary, t. I, p. 12.

La vasta diferencia en todo al pasar estas calles es, quizá, mayor que en otra distancia similar en cualquier lugar del globo, y sorprende tanto a un europeo, que no sabe por dónde empezar para describir las personas o las cosas aquí. Nos sentimos atónitos ante la total diferencia de costumbres, hábitos, opiniones, vestimenta, comida, artes, herramientas, etc, y ante las formas diferentes y opuestas de hacer casi cualquier cosa, como si las gentes en estas orillas opuestas pretendiesen mostrar en todo su aversión unos hacia otros16.

  • 17 Thomson, Barbary and Enlightenment, pp. 1-2 y 41-63.
  • 18 Jardine, Letters from Barbary, t. I, pp. 90, 169 y 183.

12Se ha argumentado que en el siglo XVIII el Magreb constituía para la imaginación europea una región marcada por la ambigüedad, que no se avenía exactamente con ninguna de las categorías forjadas por los filósofos para clasificar la evolución de las sociedades17. A diferencia de los espacios abiertos a la exploración, colonización y conquista —América en los siglos XV y XVI o el Pacífico en el XVIII—, formaba parte del mundo conocido, con el que los europeos habían mantenido relaciones desde hacía siglos. Por ello, las descripciones del Norte de África oscilan entre tres polos. Uno, el que subraya su herencia romana y cristiana, anterior a la expansión del Islam, buscando y a veces idealizando los vestigios de un pasado compartido con Europa, en particular la Europa mediterránea. Otro, el que lo asimila al resto del continente africano, insistiendo en su radical diferencia respecto a Europa y describiéndole en términos de salvajismo o, a lo sumo, barbarie. Otro, en fin, el que (en mayor medida en el caso de las regencias turcas de Argel, Túnez y Trípoli) lo percibe como parte del mundo «oriental», en su versión otomana, visión que, junto con la anterior, y a pesar de ser contradictoria con aquella, acabaría imponiéndose en el siglo XIX. Entre estas distintas actitudes, Jardine se adscribe más bien a la segunda, al acentuar en múltiples pasajes, como el citado anteriormente, la «africanidad» de Marruecos, presentando el Mediterráneo como una barrera cultural infranqueable que separa territorios en todo opuestos, por mucho que muestre cierta sensibilidad a matices de tiempo y lugar, a la evolución histórica o las variaciones territoriales18.

  • 19 Ibid., pp. 171-173.
  • 20 Ibid., pp. 15 y 18.
  • 21 Ibid., pp. 14-15.
  • 22 Ibid., pp. 3-4 y 22.

13En cualquier caso, para Jardine de ningún modo Marruecos cumple con los requisitos que cabe exigir a un país civilizado, sino que figura entre las «naciones rudas» cuyo ejemplo para los europeos residen más bien en hacerles conocer aquello que es necesario evitar a toda costa19. A diferencia de otros territorios no europeos, que a ojos occidentales constituían sociedades ancladas en el estado de naturaleza («salvajes») o apenas despegadas de él («bárbaras»), no podía sino reconocerle un pasado de esplendor, el de Al-Andalus, identificada como una sociedad próspera, culta, tolerante y refinada20. Sin embargo, su historia posterior sería la de una decadencia o, más todavía, una «degeneración» extrema hasta el estado presente de «barbarie». En lo económico, subraya la precariedad técnica, la ausencia de una verdadera división del trabajo y la falta de relaciones con Europa que pudieran introducir, a través del comercio, artículos, costumbres y hábitos occidentales21. En lo social, dice apreciar una falta de comunicación y sociabilidad, rasgos que en el pensamiento de la Ilustración definen a las sociedades propiamente civilizadas: «Las gentes criadas en tales países ignoran en absoluto los principios sociales que suponemos naturales en el hombre»22. Al mismo tiempo, fiel a su convicción de que el progreso requiere de una igualdad entre los sexos, deplora la postergación social de las mujeres en Marruecos, reveladora del atraso del país:

  • 23 Ibid., p. 109.

Donde las mujeres no son consideradas más que como esclavas domésticas, y el matrimonio como una especie de compra, aquellas no pueden tener ningún peso o influencia en la sociedad, que de ese modo difícilmente puede mejorar y refinarse23.

  • 24 Ibid., pp. 17, 30 y 115-116.

14En lo religioso, caracteriza al Islam, sin mayores matices, como una religión basada en la intolerancia y, en lo cultural, contrasta la falta de vida intelectual con el brillante pasado de la España islámica24.

  • 25 Ibid., p. 16.
  • 26 Ibid., cartas XVII-XVIII y pp. 32, 40 y 187.
  • 27 Ibid., pp. 53 y 65.

15Sin embargo, su principal acusación la dirige contra el gobierno, al que culpa de ser el máximo responsable de la pobreza, ignorancia y atraso del país. El «despotismo» político, afirma, contrarresta la tendencia natural de las sociedades de avanzar hacia la mejora y el progreso, atándolas a un estado asimilable a la barbarie25. En efecto, su demoledora descripción de la Corte alawí, del propio emperador y sus hombres de confianza y de los mecanismos de gobierno se ajusta en todo al estereotipo del «despotismo» oriental. Soberanos caprichosos, en el mejor de los casos (como el del presente sultán), o crueles (como sus antecesores), que gobiernan inculcando en el pueblo el temor, por medio de castigos arbitrarios e impuestos excesivos, y un régimen sucesorio confuso, que alienta las conspiraciones cortesanas y las rebeliones, constituyen, a su juicio, los rasgos del régimen marroquí26. Aunque reconozca al sultán el mérito de haber atemperado un tanto la arbitrariedad y crueldad de sus antepasados, considera que ni su educación ni los hábitos arraigados en la cultura política del país permiten albergar esperanzas de que bajo su gobierno se produzca un verdadero cambio27.

  • 28 Ibid., p. 159; también p. 50.
  • 29 Ibid., p. 159.

16Despotismo, violencia y conflicto, elementos habitualmente conectados en la teoría política europea, son ejes que articulan las observaciones de Jardine acerca del país. Si bien la impresión general que le merecen sus habitantes es de una apática indolencia, considera que ésta, más que prueba de un talante pacífico, es resultado de su extrema pobreza y del ejercicio despótico del poder por parte de sus gobernantes y constituye tan sólo una fachada que oculta una inclinación hacia la violencia, pronta a estallar en cuanto fallan los mecanismos de contención: «Su historia está llena de continuos tumultos, masacres y guerras civiles»28. El acceso al trono constituía una circunstancia propicia al enfrentamiento armado entre los distintos pretendientes, como había sucedido en fechas recientes, a la muerte de Mawlay Ismail, abuelo del sultán reinante, al desencadenarse la guerra entre Mawlay al-Mustadi y Mawlay Abd Allah, padre este último de Sidi Muhammad. Jardine no deja de señalarlo así, omitiendo, en cambio, mencionar el hecho de que los países europeos, entre ellos Gran Bretaña, solían intervenir en estas disputas sucesorias para hacer valer sus propios intereses29. En lugar de ello, atribuye la inestabilidad y el conflicto al carácter nacional:

  • 30 Ibid., p. 162.

Los moros, es cierto, son impulsivos, fieros e impacientes, traicioneros y crueles, y han de ser gobernados con vara de hierro, que debe estar siempre a su vista. Cuando por fin se rebelan y encuentran un líder, como en la mayoría de los países despóticos, alcanzan todos los extremos de desesperada crueldad y desolación30.

  • 31 Ibid., p. 51.
  • 32 Ibid., pp. 161-162.
  • 33 Ibid., p. 74.

17Su caracterización recuerda los añejos tópicos (con raíces en el pensamiento griego clásico —la «Política» de Aristóteles—, y una influyente formulación en El espíritu de las leyes de Montesquieu) según los cuales la violencia sería un rasgo de personalidad propio de los súbditos de un déspota, acostumbrados a ser controlados por la fuerza, y por ello carentes del autocontrol y la temperancia que caracterizan al individuo civilizado: aquél capaz de respetar el imperio de la ley31. A su vez, el temor casi paranoico a la rebelión, propio de soberanos acostumbrados a enfrentarse a intrigas y traiciones en el difícil camino hacia el trono, induciría a éstos, una vez instalados en el poder, a ejercerlo sin escrúpulos, convencidos de que el único modo de mantenerlo es intimidar a su pueblo y mantenerlo en la pobreza y la ignorancia32. Asimismo, de acuerdo con una analogía muy extendida en el pensamiento europeo desde Montesquieu, también el gobierno doméstico consiste, para Jardine, en una imposición por la fuerza de la autoridad masculina que sólo produce una apariencia de orden, para la cual utiliza un lenguaje cargado de connotaciones políticas («tiranos» y «esclavas»), asimilando esa arbitrariedad al despotismo regio33.

18Su descripción pone el acento en el inmovilismo de las prácticas y las costumbres, sin revelar transformaciones sustanciales en el tiempo. El sentido del cambio, en todo caso, residiría en una degeneración progresiva desde el esplendor del Islam en España:

  • 34 Ibid., p. 14.

Las artes y el comercio […] existen aquí, pero en una especie de infancia perpetua; no en un estado de progresión, como en Europa, sino siempre iguales, supongo, en los últimos mil años34.

  • 35 Ibid., p. 103.

19En ausencia de un príncipe ilustrado que introduzca las necesarias reformas, concluye, la única esperanza para el país consistiría en ser colonizado por una «nación generosa y civilizada», declaración de intenciones que se haría cada vez más frecuente hacia finales de siglo y que acabaría justificando, a principios de la centuria siguiente, la colonización francesa de Argelia35.

  • 36 Ibid., pp. 90, 169 y 183.

20Sería injusto, con todo, afirmar que Jardine se limita a abrazar mecánicamente todos los tópicos seculares que circulaban en Europa acerca de las sociedades islámicas. Observador atento, se muestra muy sensible, por ejemplo, a las diferencias regionales que establecen matices o contrastes geográficos y humanos, por ejemplo entre los pueblos nómadas y sedentarios, entre los descendientes de los primitivos habitantes y aquellos de origen árabe o entre la población rural y la de las ciudades36. Y su insistencia en el despotismo como responsable en última instancia de la pobreza material e intelectual del país encontrará correspondencia en sus críticas, asimismo durísimas, contra el absolutismo monárquico en España.

  • 37 Ibid., p. 23.
  • 38 Ibid., pp. 16 y 4.
  • 39 Ibid., p. 40. El término inglés «Orient» solía identificarse con el Extremo Oriente (en particular (...)

21Sin embargo, su relato sitúa a Marruecos del otro lado de la línea que separa al mundo civilizado, identificado con Europa o, más propiamente, con la Europa noroccidental, de aquellas regiones del mundo extraeuropeo que, sin poder ser calificadas de «salvajes» (lo que equivalía a no reconocerles virtualmente ningún tipo de organización social o estructuras políticas), constituían, a los ojos occidentales, tierras «bárbaras» o, a lo sumo, dotadas de algún elemento de civilización (como la existencia de ciudades o comercio), sin alcanzarla plenamente. En efecto, al llamar a los sultanes «príncipes de Berbería, o príncipes bárbaros» («princes of Barbary, or Barbarian princes»), Jardine juega con la ambigüedad que el término inglés Barbary («Berbería»), como su equivalente francés, Barbarie, tenían en el imaginario europeo de la época, en el que evocaban, además de un territorio, una categoría antropológica, un estadio de desarrollo intermedio entre la «civilización» y el «salvajismo»37. Al mismo tiempo, de forma hasta cierto punto contradictoria, en su relato Marruecos tiende a asimilarse al «Oriente», que suscitaba una creciente fascinación en la cultura europea, pero en última instancia se definía por una serie de estereotipos indicativos de la superioridad de Occidente: la ociosidad, la sensualidad, el despotismo y la violencia. Así lo precisa Jardine al deplorar las nefastas consecuencias de «todos estos estúpidos gobiernos orientales», entre ellos el marroquí, o al lamentar la falta de sociabilidad que, a su juicio, caracteriza la vida y los valores del país vecino: «¡Estas son las costumbres orientales, y los efectos de la opresión!»38. Sin embargo, al mismo tiempo no deja de reconocer la paradoja por la cual lo «oriental», más que una realidad geográfica, constituía una categoría valorativa de aplicación en buena medida arbitraria; desde nuestra perspectiva actual, como la califica Edward Said, una construcción semi-mítica que sólo adquiere sentido desde la perspectiva de Occidente: «Vemos aquí costumbres orientales, sin necesidad de marchar a Oriente»39.

EN LOS LÍMITES DE EUROPA: LAS REFLEXIONES SOBRE ESPAÑA

22El viaje a Marruecos proporcionó a Jardine elementos de comparación para componer sus descripciones de España, la parte más extensa de su obra, basada en sus largas estancias en nuestro país, con el que llegó a desarrollar fuertes vínculos personales. Alejada, tanto geográfica como culturalmente, de lo que desde el siglo XVII se había venido configurando como el centro político, económico y cultural de Europa, principalmente Francia, Inglaterra y las Provincias Unidas, la imagen de España fuera de sus fronteras estaba, al menos hasta mediados del siglo XVIII, muy mediatizada por el influjo de la literatura del Siglo de Oro y por los relatos novelescos de los viajeros del Barroco. Sin embargo, a partir de los años 1760, con el considerable aumento de los viajes de extranjeros, en particular británicos, la imagen del país fue actualizándose a través de la divulgación de nuevos relatos que difundieron por Europa impresiones más ajustadas de la sociedad española contemporánea. El propio Jardine parece haber compartido esa excitación de entrar en un país lleno de connotaciones novelescas en la imaginación europea, y así lo reconoce al admitir entre sus acompañantes y en sí mismo cierta fascinación por lo desconocido:

  • 40 Jardine, Cartas de España, p. 163; en otro lugar precisa que la falta de conocimiento acerca de Es (...)

no sin la esperanza de vivir algunas aventuras curiosas en estos pasajes de leyenda, puesto que, según creo, la sola mención de España despierta en la mente, especialmente en los jóvenes, ideas de algo romántico y maravilloso40.

  • 41 Fernández Herr, Les origines de l’Espagne romantique; Andreu, «El triunfo de Al-Andalus».
  • 42 Fernández Herr, Les origines de l’Espagne romantique, pp. 119-128; Freixa, Los ingleses y el arte (...)

23Sin embargo, la visión de España que emerge en su relato, como en general entre sus contemporáneos, no puede encuadrarse todavía bajo el prisma orientalizante o «semi-orientalizante» que se haría tan común en el siglo XIX, cuando el pasado y presente del país pasaron a interpretarse fundamentalmente desde la herencia islámica, convirtiéndolo en destino y evocación preferida de los escritores y viajeros románticos que buscaban al sur de los Pirineos, como en Asia o en África, la emoción de lo «primitivo» o lo exótico41. Aunque puedan hallarse en algunos viajeros ilustrados elementos que alimentarían, con el tiempo, el tópico de la «España mora», por ejemplo en la insistencia del barón de Bourgoing, William Dalrymple, Henry Swinburne o William Beckford, en buscar la huella árabe en costumbres y manifestaciones artísticas (desde el arte barroco al hábito de las damas de sentarse en cojines sobre el suelo), la plena adscripción de España al mundo europeo resultaba en el siglo XVIII una evidencia42.

  • 43 Pérez Berenguel, «La sociedad y las costumbres españolas»; Id., «Alexander Jardine y la polémica s (...)
  • 44 Jardine, Cartas de España, pp. 220-223 y 408-409.
  • 45 Ibid., pp. 207 y 394.

24Es a partir de esa convicción implícita como Jardine enhebra sus reflexiones sobre España, que tienen como leitmotiv el análisis de las causas de su decadencia y la valoración de su estado actual, así como de las reformas emprendidas por los gobiernos borbónicos43. Jardine describe España como un país situado en los escalones más bajos de la pirámide europea del progreso, y cuyas estructuras sociales, económicas y políticas requieren de profundos cambios para poder alcanzar un grado aceptable de desarrollo, transformaciones que desconfía que puedan realizarse en un futuro próximo44. Como otros viajeros británicos, atribuye la decadencia hispánica a una combinación de elementos entre los que se contarían las consecuencias económicas y sociales de la avalancha de plata americana, la expulsión de judíos y moriscos, la excesiva desigualdad social o el desmesurado poder de la Iglesia y, muy en especial, los defectos del gobierno, causa última y fundamental del declive. En efecto, para Jardine, preocupado, como tantos ilustrados, por extraer de sus observaciones lecciones generales sobre las leyes que rigen el desarrollo de las sociedades, el caso español sirve de ejemplo y de advertencia, como lo fuera para Montesquieu, acerca de las nefastas consecuencias del mal gobierno, más precisamente, de la tendencia hacia el «despotismo» político45. La historia de España en los últimos siglos, tal como la relata, consiste, así, en un declive continuado desde tiempos de los Reyes Católicos, vinculado directamente al proceso político de constitución del absolutismo regio y erosión de las libertades tradicionales de los reinos. Tal tendencia, iniciada con Carlos V y continuada por sus sucesores, habría culminado en el siglo XVIII, para Jardine el punto más bajo en la decadencia del país, a causa del centralismo borbónico y de la vinculación con Francia en virtud de los Pactos de Familia, postración apenas mitigada por las reformas emprendidas durante los reinados de Fernando VI y Carlos III, sobre cuya efectividad se muestra profundamente escéptico.

25En su conjunto, la imagen que ofrece es la de una tierra anclada en el pasado, donde predominan la inercia, el apego a la tradición, la superstición y la ignorancia. La que emerge en sus páginas no es una sociedad violenta o conflictiva, sino dominada por la inactividad, representada en la proliferación del clero o en el desinterés de la nobleza terrateniente por la gestión de sus propiedades:

  • 46 Ibid., p. 321.

En resumen, una eterna demora, abulia, indiferencia y corrupción parecen impregnar a todas las categorías sociales y a cualesquiera clase de negocios, y haber contagiado a la nación entera, y principalmente a la justicia y al gobierno46.

  • 47 Montesquieu en L’esprit des lois (1738) defiende la interpretación climática de las diferencias cu (...)
  • 48 Mercier, «La théorie des climats».

26El tópico de la «indolencia y haraganería», vicio habitualmente atribuido a los españoles, así como a los pueblos «salvajes» y a los súbditos de los «despotismos orientales», remite al debate intelectual sobre los «caracteres nacionales» y su interpretación, bien como distinciones naturales, determinadas por el clima y la geografía o en clave sociológica, como resultado de la evolución histórica, debate que tiene su ejemplo más conocido en la célebre controversia sostenida por Montesquieu y Hume47, y cuyas huellas son visibles en la literatura de viajes a lo largo del siglo48.

  • 49 Jardine, Cartas de España, pp. 224-225.

27Jardine se hace eco de ese dilema entre la naturaleza y la cultura en la explicación de los «caracteres nacionales». Así se refiere en ocasiones a las virtudes y vicios propios de los españoles como rasgos naturales, aunque resulte difícil precisar hasta qué punto los entiende como determinados por las condiciones físicas o simplemente como constitutivos y persistentes en el tiempo49. En efecto, en algunos pasajes subraya como fundamental la influencia del clima sobre el carácter y las costumbres, de acuerdo con la dicotomía Norte/Sur que en el siglo XVIII servía tanto para marcar la diferencia entre Europa y otras regiones más cálidas del mundo como para establecer distinciones y jerarquías en el propio continente europeo, cuyo centro económico y político había basculado desde finales del siglo XVI del Mediterráneo al Atlántico:

  • 50 Ibid., pp. 197 y 401.

Este carácter apasionado y sensible, que procede de algún tipo de irritabilidad del cuerpo o de la mente, se extiende por las provincias del sur y creo que, por lo general, parece acompañar al sol en todo el mundo.
En sus viajes quizá debería empezar por el norte de Europa, donde las costumbres y las virtudes, el espíritu de la guerra y los hábitos de laboriosidad y de aplicación resultan de un tipo más adecuado y necesario para nosotros [los ingleses] que los del sur50.

  • 51 Pérez Berenguel, «Diversidad regional y caracteres nacionales».

28Asimismo, se muestra sensible a las diferencias regionales que, debidas tanto a las condiciones geográficas como a la historia, dan lugar a costumbres, tradiciones, formas de vida y rasgos físicos y caracteres, a lo largo y ancho de la Península51. Alude a la influencia de la geografía, en el caso de España a su situación periférica, en el límite de Europa, como un elemento que habría contribuido al aislamiento del país:

  • 52 Jardine, Cartas de España, p. 368.

Considero que su situación aislada es el origen de muchas de estas singularidades, de que sea menos conocida, de que posean un menor conocimiento del mundo y de que le influyan menos los cambios de éste que a casi ninguna otra nación europea52.

  • 53 Ibid., pp. 225 y 410.

29Sin embargo, a su juicio, la balanza entre los factores físicos y los sociológicos se inclina a favor de estos últimos, de modo que el atraso español no aparece como fruto del determinismo climático, sino que, como resultado de un proceso de decadencia desde una posición hegemónica en Europa, responde a razones históricas, en particular la intolerancia religiosa, el excesivo poder de la Iglesia y el gobierno absoluto o «despótico», causas profundas de todos los males que afligen al país, desde el declive económico y los escasos avances técnicos y científicos al desarreglo de las costumbres y la moral. Lejos de corresponder a una inclinación de la población hacia el servilismo y la apatía, el absolutismo monárquico, según Jardine, violenta y pervierte el verdadero «carácter español», merecedor de un gobierno más digno53.

¿FRONTERA NÍTIDA O GRADACIÓN?

  • 54 Ibid., pp. 324, 302 y 305.
  • 55 Ibid., pp. 243-244, cita p. 180; Id., Letters from Barbary, t. I, p. 2. En otro lugar cita al-Anda (...)

30De las observaciones de Jardine parece desprenderse que enjuicia los territorios a los que dedicó más larga atención en sus cartas, España y Marruecos, de acuerdo con parámetros distintos, como vecinos geográficamente próximos pero meridianamente diferentes: el primero de ellos adscrito de forma clara a los rasgos de un país europeo, y el segundo interpretado, en buena medida, según los tópicos que servían para definir lo «oriental». Sin embargo, no deja de establecer frecuentes paralelismos entre ambos. Unos, peregrinos, como la especulación acerca del posible origen árabe del pueblo maragato, o el carácter triste y melancólico que atribuye a edificios como el monasterio de El Escorial o el palacio real de Aranjuez54. Otros, más argumentados, como la escasa población tanto de las montañas del Atlas como del interior peninsular, las dificultades del viaje en ambos países o la intolerancia común al catolicismo y al Islam («Pensemos lo que pensemos de nosotros y del norte de Europa, el mahometanismo y el sur de Europa siguen mereciendo la calificación de fanáticos»55). En otras ocasiones, si bien la comparación no se hace explícita, las categorías descriptivas son muy similares, casi idénticas: la desconfianza extrema de los gobernantes respecto al pueblo, el inmovilismo y la apatía, la degeneración difícil de erradicar a través de medidas políticas, que hacen concebir escasas esperanzas para el futuro de ambos países. Ello no significa que el paralelismo se lleve hasta sus últimas consecuencias, y de hecho en las descripciones de España (no así en las de Marruecos) menudean también otros referentes de comparación, como los casos contemporáneos de Inglaterra y Francia, o el propio pasado de Europa, del que España, por su atraso, sería un ejemplo vivo.

  • 56 Ibid., p. 411.

31Sin embargo, no son casuales las referencias mutuas, sobre todo en dos aspectos cruciales para Jardine y para muchos de sus contemporáneos al valorar el grado de desarrollo de un país: el gobierno y la sociabilidad. En primer lugar, la arbitrariedad, la falta de libertad política y de participación del pueblo en las decisiones aparecen como una lacra común a ambos Estados. A ese respecto, no sólo engloba sus gobiernos bajo la categoría común de «despotismo», hipérbole equivalente con frecuencia entre los escritores británicos a absolutismo monárquico, en contraste con su propia monarquía parlamentaria. Insiste incluso en su práctica equiparación, deplorando, por ejemplo, en España «los poderes ejecutivo y legislativo más imperfectos que puedan concebirse, a escasa distancia del despotismo oriental», quizá inspirado en Montesquieu, para quien, si bien el régimen despótico propiamente dicho se limitaba al mundo asiático, la monarquía hispánica se estaba deslizando hacia él56.

32En segundo lugar, Jardine, como muchos pensadores de su tiempo, considera la sociabilidad, la conversación y el intercambio, incluyendo el trato mixto entre los sexos, rasgos constitutivos de una sociedad civilizada. En este aspecto, su valoración de los casos marroquí y español se aproxima en algunos aspectos a la vez que difiere en otros. Si en Marruecos lamenta reiteradamente la falta de «sociedad», desde España insiste en la supuesta insociabilidad islámica al evocar la historia de Al-Andalus, en un significativo párrafo que merece ser citado íntegramente:

  • 57 Ibid., p. 285.

Podemos considerar la forma de vida apartada y egoísta del Oriente, y la separación de los sexos, oficios, familias y tribus como un principio fundamental que nos ayudará a explicar éstas y muchas otras diferencias sorprendentes entre sus artes y costumbres y las de Europa. De ahí puede desprenderse especialmente su desconocimiento de las ventajas de la ayuda mutua y del progreso de los inventos mecánicos y los avances del trabajo aislado y del trabajo en común, de las manufacturas y de los ejércitos; de ahí también sus métodos pequeños, simples e independientes de que cada trabajador lo haga todo por sí mismo, su enorme pericia en muchos oficios y empleos domésticos y su inferioridad en la labor de conjunto; su falta de virtudes y dones sociales y su ignorancia de todas las formas de gobierno, excepto la del despotismo57.

33Para Jardine, la herencia islámica ha marcado en este aspecto el carácter y costumbres españolas:

  • 58 Ibid., p. 284.

Esto es lo que más puede haber contribuido a otorgarle el mismo cariz al gusto y el carácter de los españoles, sus vecinos y sucesores, que tanto ha durado y que sólo recientemente está empezando a desaparecer58.

34Sin embargo, aunque se haga eco de los tópicos acerca de los celos y la «fuerza romántica de las pasiones» en los países meridionales (siguiendo la extendida idea que vinculaba la calidez del clima con la intensidad de las pulsiones, particularmente la violencia y el deseo sexual), valora los cambios recientes en la sociedad española, en particular el trato civil en las tertulias y la presencia e influencia social de las mujeres:

  • 59 Ibid., pp. 169 y 364. Sobre las relaciones entre los sexos en los relatos de viajes y en la filoso (...)

Las mujeres mejoran en sociedad, incluso aunque las mantengamos apartadas del saber, y poseen ahora aquí más virtudes domésticas, sociales y útiles que las que tenían anteriormente, cuando estaban más apartadas del mundo59.

  • 60 Andreu, «La mirada de Carmen».

35De ese modo, el caso español le sirve como prueba de las indudables ventajas que la modernización de las costumbres tendría para las mujeres y, a través de ellas, para la sociedad en su conjunto, lo que marca una diferencia muy significativa con respecto tanto a su propia descripción de la sociedad marroquí como, por otra parte, a las impresiones de los viajeros románticos, que proyectarán la alteridad, para ellos absoluta, de España respecto del resto de Europa en la figura orientalizante de la mujer oculta y sensual60.

36En suma, los comentarios de Jardine dibujan unas fronteras culturales en las que, si bien se perfila claramente la dicotomía Norte/Sur, entendida en términos jerárquicos, la precisa ubicación del límite que separa las sociedades propiamente «civilizadas» de las que no alcanzan plenamente tal consideración parece oscilar según los criterios que se tomen como rasero. En la medida en que no cree en principios físicos determinantes, se trate de diferencias étnicas o bien del clima, sino que entiende el medio natural sujeto a la acción humana, la suya es una clasificación en la que, aun manteniéndose la primacía del Norte respecto al Sur, las diferencias parecen graduales. Así lo afirma en la conclusión del volumen primero respecto del elemento crucial en sus reflexiones y clave para explicar otras diferencias sociales y culturales, la política:

  • 61 Jardine, Letters from Barbary, t. I, p. 188.

Entre otras consideraciones que [mis observaciones] puedan sugeriros, creo que puede apreciarse, al viajar hacia el Sur desde Dover a Marruecos, una curiosa línea de progresión gradual del despotismo61.

37No podemos tomar demasiado literalmente su afirmación; al fin y al cabo, Jardine acabaría sugiriendo la colonización del Magreb por alguna potencia europea como único remedio a sus desgracias, algo que de ningún modo se le ocurre reclamar para España. Sin embargo, los matices y aun las contradicciones de su pensamiento hablan de un esfuerzo intelectual de delimitación de fronteras que en el siglo XVIII todavía no había adquirido el carácter dogmático que adoptaría en el XIX, acompañando a la culminación del colonialismo europeo y a la conversión de España, hasta cierto punto, en un paraíso para los delirios románticos.

Notes

1 Saïd, Orientalismo, pp. 80-81. Una revisión reciente, en Rubiés, «Oriental despotism and European Orientalism».

2 Reflexiones más amplias al respecto, en Bolufer, «Geografías imaginarias, fronteras en transformación».

3 Todorov, La conquista de América; Pagden, La caída del hombre; Duchet, Antropología e historia en el Siglo de las Luces; Meek, Los orígenes de la ciencia social.

4 Sobre la complejidad y tensiones de la idea de «civilización» en el pensamiento de las Luces, véase Starobinski, «La palabra civilización», y Dainotto, Europe (in theory).

5 Wolff, Inventing Eastern Europe; López-Cordón, «De Moscovia a Rusia».

6 Dolan, Exploring European Frontiers.

7 Todorova, Imagining the Balkans.

8 Moe, The View from Vesuvius; Schneider, Italy’s «Southern Question», y Calaresu, «Looking for Virgil’s Tomb».

9 Sobre la biografía de Jardine, véanse Pérez Berenguel, «Vida y obra de Alexander Jardine»; Rendall, «The “Political Reveries” of Alexander Jardine».

10 Jardine, Letters from Barbary; Id., Cartas de España. He utilizado esta última edición crítica para las referencias a España y la original de 1788 para las cartas desde Berbería.

11 Jardine, Letters from Barbary, t. I, p. vi.

12 Lourido Díaz, Marruecos en la segunda mitad del siglo XVIII.

13 Id., Marruecos y el mundo exterior; García-Arenal y Bunes, Los españoles y el Norte de África.

14 Jardine, Letters from Barbary, t. I, pp. 60, 84 y 152.

15 Thomson, Barbary and Enlightenment.

16 Jardine, Letters from Barbary, t. I, p. 12.

17 Thomson, Barbary and Enlightenment, pp. 1-2 y 41-63.

18 Jardine, Letters from Barbary, t. I, pp. 90, 169 y 183.

19 Ibid., pp. 171-173.

20 Ibid., pp. 15 y 18.

21 Ibid., pp. 14-15.

22 Ibid., pp. 3-4 y 22.

23 Ibid., p. 109.

24 Ibid., pp. 17, 30 y 115-116.

25 Ibid., p. 16.

26 Ibid., cartas XVII-XVIII y pp. 32, 40 y 187.

27 Ibid., pp. 53 y 65.

28 Ibid., p. 159; también p. 50.

29 Ibid., p. 159.

30 Ibid., p. 162.

31 Ibid., p. 51.

32 Ibid., pp. 161-162.

33 Ibid., p. 74.

34 Ibid., p. 14.

35 Ibid., p. 103.

36 Ibid., pp. 90, 169 y 183.

37 Ibid., p. 23.

38 Ibid., pp. 16 y 4.

39 Ibid., p. 40. El término inglés «Orient» solía identificarse con el Extremo Oriente (en particular India y otros territorios implicados en el comercio de la East Indian Company), siendo «Levant» la denominación usual para Turquía y el Oriente Medio, aunque «oriental» también se usaba, más vagamente, para referirse a todo lo islámico. Los viajeros del siglo XVIII por el Magreb difieren en considerarlo o no parte del Oriente (Thomson, Barbary and Enlightenment, pp. 53-54).

40 Jardine, Cartas de España, p. 163; en otro lugar precisa que la falta de conocimiento acerca de España se debe «más a la falta de lectores que a la de escritores, puesto que si se indaga se descubrirá que es mucho lo que se ha escrito sobre la materia» (ibid., p. 231).

41 Fernández Herr, Les origines de l’Espagne romantique; Andreu, «El triunfo de Al-Andalus».

42 Fernández Herr, Les origines de l’Espagne romantique, pp. 119-128; Freixa, Los ingleses y el arte de viajar; Bolufer, «Civilización, costumbres y política».

43 Pérez Berenguel, «La sociedad y las costumbres españolas»; Id., «Alexander Jardine y la polémica sobre las causas de la decadencia española».

44 Jardine, Cartas de España, pp. 220-223 y 408-409.

45 Ibid., pp. 207 y 394.

46 Ibid., p. 321.

47 Montesquieu en L’esprit des lois (1738) defiende la interpretación climática de las diferencias culturales y David Hume en Of national characters (1740) se inclinó, en cambio, por darles una explicación histórica (Montesquieu, Œuvres complètes, y Hume, Essays).

48 Mercier, «La théorie des climats».

49 Jardine, Cartas de España, pp. 224-225.

50 Ibid., pp. 197 y 401.

51 Pérez Berenguel, «Diversidad regional y caracteres nacionales».

52 Jardine, Cartas de España, p. 368.

53 Ibid., pp. 225 y 410.

54 Ibid., pp. 324, 302 y 305.

55 Ibid., pp. 243-244, cita p. 180; Id., Letters from Barbary, t. I, p. 2. En otro lugar cita al-Andalus como ejemplo de convivencia pacífica entre religiones (Id., Cartas de España, p. 289).

56 Ibid., p. 411.

57 Ibid., p. 285.

58 Ibid., p. 284.

59 Ibid., pp. 169 y 364. Sobre las relaciones entre los sexos en los relatos de viajes y en la filosofía ilustrada, véase Bolufer, «Civilización, costumbres y política», y de la misma autora «Between Two Shores».

60 Andreu, «La mirada de Carmen».

61 Jardine, Letters from Barbary, t. I, p. 188.

Auteur

Universitat de València

© Casa de Velázquez, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540