Version classiqueVersion mobile

La decoración ideada por François Grognard para los apartamentos de la duquesa de Alba en el palacio de Buenavista

 | 
Concha Herrero Carretero
, 
Álvaro Molina
, 
Jesusa Vega

Estudios

El escritor y filántropo François Grognard en contexto

Concha Herrero Carretero

Texte intégral

«Virtute duce, comite fortuna»
Cicerón, Divisa de los negociantes de Lyon

  • 1 La cita de Cicerón, en Epistulae ad familiares, lib. 10, Epístola II (Fortis, Voyage pittoresque e (...)
  • 2 Beuchot, Bibliographie de la France, p. 766; Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170.
  • 3 Michaud, Biographie universelle, Supplément, vol. 66, pp. 132-133.

1Las referencias que hoy tenemos de François Grognard (Lyon, 1748 – Fontenay-sous-Bois, 1823) remiten a una faceta de su vida1, la vinculada a la seda y su comercialización, que apenas tuvo relevancia para sus coetáneos, quienes ante todo le consideraron un notable escritor y filántropo. Como tal mereció menciones señaladas, entre ellas las redactadas por el bibliófilo lionés Adrien-Jean-Quentin Beuchot en la Bibliographie de France y por el cronista Alphonse Mahul en el Dictionnaire Historique, en 1823, que supusieron su definitiva inclusión en el elenco de los lioneses ilustres2 (fig. 1). Quince años más tarde, en 1839, Louis-Gabriel Michaud ofrecía en la Bibliographie universelle unas breves pinceladas sobre su formación y actividad para acompañar al registro de su obra escrita, incluidos los opúsculos no localizados y relacionados con sus viajes por el norte de Europa, en particular a Rusia y Suecia3.

Fig. 1. — Alexis Grognard, Retrato de François Grognard, ca. 1780, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 1834

Fig. 1. — Alexis Grognard, Retrato de François Grognard, ca. 1780, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 1834

© Musée des Beaux-Arts de Lyon, Lyon.

  • 4 Para una relación de la obra literaria conocida de Grognard al año de su muerte, de la que se habl (...)

2De todo el conjunto, la contribución literaria más importante de Grognard fue redactada con motivo de su estancia en España al servicio de la manufactura lionesa de sederías de Camille Pernon (1753-1808). Se trata de dos breves opúsculos de carácter epistolar con un título tan elocuente como descriptivo: À Son Excellence Madame la duchesse d’Albe. Songe à réaliser dans la décoration de son palais, fechado en 1790, y Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne, en 1788, 1789 et 1790. Description d’une partie des appartements du palais de Son Excellence, Monsieur le duc d’Albe, à Madrid, publicado en Bayona en 17924. En estas dos obritas el lionés desplegó su erudición, capacidad de observación y evocación imaginativa con el fin de presentar a los duques de Alba su más ambicioso y personal proyecto artístico y comercial: decorar los apartamentos de verano de su palacio madrileño. Dicho proyecto era resultado tanto de su actividad como reconocido arquitecto adornista con amplios conocimientos sobre el gusto y la moda, como de su formación ilustrada y sus amplias y eruditas lecturas.

  • 5 Véase carta 32, Madrid, 4 de noviembre de 1788. Grognard traslada a Pernon en esta carta su espera (...)
  • 6 Gastinel-Coural, 1990.

3Según se deduce de su correspondencia manuscrita, Grognard comenzó a concebir la esperanza y el proyecto de amueblar definitivamente el palacio de los duques de Alba, José Álvarez de Toledo y Gonzaga y María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, a partir del 4 de noviembre de 1788, tras acordar la comisión de amueblamiento de la casa de Pedro de Zúñiga y Girón, conde de Miranda, grande de España, en vísperas de la boda de su hija María del Carmen Josefa con Pedro Álvarez de Toledo y Gonzaga, hermano del duque de Alba. La complejidad del proyecto, la minuciosa elaboración de los planos de cada habitación y los dibujos con sus propuestas decorativas, así como la redacción de indicaciones para los preparativos de los telares, exigieron un largo periodo de tiempo antes de poder enviarlos a la prestigiosa manufactura de sederías de Camille Pernon para iniciar la tejeduría5. Los preparativos se prolongaron hasta las fechas de edición de los textos, coincidiendo con la expulsión de Grognard de Madrid el 25 de febrero de 1793, declarada la guerra entre España y Francia tras el estallido de la Revolución francesa y la ejecución de Luis XVI. En consecuencia, la materialización del proyecto decorativo quedó suspendida e inacabada. Los dibujos nunca se editaron junto con sus textos, pero, tras la atribución y adscripción al genio de Grognard por Gastinel-Coural6, han quedado vinculados definitivamente a ellos.

4Otra obra relevante de Grognard fue el Voyage pittoresque sur les bords du Rhône, depuis sa source jusqu’à son embouchure, pero el manuscrito fue destruido durante el sitio de Lyon tras el levantamiento de los realistas contra la Convención Nacional el verano de 1793. Suponemos que se trataba de un texto inscrito en el género de la literatura de viajes que tanto abundó en el Siglo de las Luces, pero solo sabemos de él por las informaciones que François-Marie Fortis incorporó a su Voyage pittoresque et historique à Lyon, aux environs et sur les rives de la Saône et du Rhône. Este autor desvela facetas inéditas de la capacidad artística de Grognard, de las que Fortis fue testigo privilegiado cuando contó con su colaboración como supervisor de las cincuenta láminas reunidas en el Atlas du voyage pittoresque et historique à Lyon et sur les rives du Rhône et de la Saône, publicado por Didot en París en 1819. En el Voyage pittoresque et historique à Lyon, publicado en París por los hermanos Bossange entre 1821 y 1822, Fortis agradece la especial colaboración de Grognard por los consejos, observaciones precisas y, en especial, por su estrecha colaboración con el grabador de las láminas:

  • 7 «M. Grognard est auteur d’un ouvrage inédit, dans le genre de celui que nous donnons au public, in (...)

Plein de zèle pour tout ce qui peut intéresser et favoriser le goût et les progrès des beaux-arts dans sa patrie, il a beaucoup contribué par ses conseils et ses observations judicieuses à rectifier les dessins de mon ouvrage, et au bel effet des planches par ses conseils au graveur7.

  • 8 Ibid., t. II, pp. 499-501.
  • 9 Desde 1818 a 1822, Grognard había contribuido no solo con su asesoramiento sino con préstamos de f (...)

5La última obra de Grognard, publicada en 1823, el mismo año de su muerte, fue redactada en defensa propia para rebatir lo que se decía de él en el Extrait d’une lettre d’un Lyonnais, à l’auteur du Voyage à Lyon, una carta anónima que, paradójicamente, el mismo François-Marie Fortis incorporó a su Voyage pittoresque8. Se trataba de un libelo en el que se cuestionaba su trayectoria profesional, literaria y comercial. Su intensa vida profesional se vio menoscabada y ensombrecida públicamente al final de su vida por quien le debía reconocimiento y gratitud. François Grognard acusó a Fortis de ser el autor y único responsable de haberlo incorporado a la publicación, achacándolo a su resentimiento por las deudas económicas contraídas con él con motivo de sus publicaciones9.

  • 10 Ibid., p. 4.

6Los argumentos expuestos por Grognard en su respuesta, publicados en 1823 por el editor parisino Louis Cellot, y conocidos como Réponse de M. François Grognard, ancien négociant, conseiller de commerce de S. M. le roi de Pologne, ofrecen datos fidedignos que arrojan luz sobre su biografía y su trayectoria vital y profesional. Son particularmente importantes los que se refieren a su colaboración y asociación con la manufactura de sederías lionesa regentada por Camille Pernon, y las fechas precisas de los dos contratos de 28 de noviembre de 1786 y 1 de mayo de 1787 por los que se estableció la compañía o sociedad «Camille Pernon, Peyron et compagnie», vigente hasta el 31 de diciembre de 1790, y una tercera acta de sociedad, bajo la razón comercial «Camille Pernon et compagnie», fechada en Lyon el 13 de octubre de 1791, en vigor hasta el 31 de diciembre de 179510.

  • 11 Poidebard, Chatel, 1912. El ejemplar conservado en la Real Biblioteca de Madrid fue dedicado por J (...)

7La década que media entre el primero y último documento fue decisiva en la vida de Grognard como adornista, comerciante, agente y comisionado en Madrid de la manufactura de Pernon, pero también fue decisiva su intermediación entre el buen gusto parisino y las preferencias de una sociedad cosmopolita asentada en torno a la corte de Carlos III y Carlos IV. De este período se conserva actualmente en la Bibliothèque municipale de Lyon un testimonio de extraordinario valor: su correspondencia comercial con Camille Pernon. Estas cartas han sido de consulta obligada para quienes se han aproximado a la producción de esta prestigiosa manufactura lionesa, desde que dieran noticia de su existencia Alexandre Poidebard y Jacques Chatel en su monografía sobre Camille Pernon publicada en 191211.

  • 12 Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170.
  • 13 Sobre la filantropía véase Duprat, 1993.
  • 14 «Testament olographe de feu M. François Grognard, en date du 11 octobre 1818, enregistré le 11 nov (...)

8A la muerte de François Grognard el 5 de noviembre de 1823 en Fontenay-sous-Bois a los setenta y cinco años, tanto sus escritos como sus disposiciones testamentarias causaron impacto en el mundo de la literatura y la filantropía. Su figura fue ensalzada por sus coetáneos como la del ciudadano ejemplar y filantrópico —«un ami de la prospérité et de la gloire de la patrie12»—, buen ejemplo de los valores de la nueva sociedad que había puesto fin al Antiguo Régimen13. Las noticias necrológicas ensalzaron su generoso legado, concretado en cuatro fundaciones y rentas anuales en beneficio de la ciudad manufacturera de Lyon —legaba a su ciudad natal 4 500 francos de renta anual—, sin olvidarse de la localidad de Fontenay-sous-Bois, donde tenía su refugio campestre y falleció —en este caso la renta fue de 500 francos anuales—, y en la concesión de premios económicos para los alumnos aventajados y menos favorecidos de la Escuela gratuita de dibujo, cuyas obras premiadas pasarían a ser propiedad del Museo de Lyon14.

9Para Alphonse Hodieu las disposiciones testamentarias de Grognard eran propias de un hombre adinerado sin descendientes:

  • 15 Hodieu, Essais de Nomenclatures Lyonnaises Municipales, p. 171.

C’est le privilège de l’homme riche qui ne laisse pas de famille, c’est-à-dire pas d’enfants, de pouvoir consacrer après lui une partie plus ou moins forte de sa fortune à des fondations utiles et durables, soit dans les sciences, les lettres et les arts, soit dans les établissements de bienfaisance crées ou à créer15.

10En nuestra opinión, el testamento es en realidad el reflejo de una caridad iluminada por los recursos de la razón, de su progresiva toma de conciencia de una nueva realidad social y un claro trasunto de la propia vida y profesión de François Grognard. En su legado, beneficiaba y ayudaba económicamente a los que, como él, eran hijos de negociantes y fabricantes de sedas, volcados en el progreso de las manufacturas lionesas: aprendices de talleres públicos o privados, alumnos instruidos en las ramas de las artes mecánicas, y estudiantes de pintura, escultura y grabado de la Escuela gratuita de dibujo de Lyon, disciplinas todas ellas cultivadas y practicadas por Grognard, para quien el conocimiento de las ciencias y las artes liberales fue su apoyo más firme ante las adversidades de la vida:

  • 16 Palabras del mismo François Grognard según su testamento, recogidas por Mahul, Annuaire nécrologiq (...)

Dans différentes circonstances malheureuses de ma vie, ayant dû mon existence et le reste de la fortune que je possède aux secours que m’a procuré la connaissance des sciences et des arts libéraux, je veux que ce legs serve à distribuer, à deux époques de l’année, des médailles d’or et d’argent, avec des diplômes, aux élèves de l’École royale et gratuite de dessin, établie à Lyon, dans le Palais du commerce et des arts16.

  • 17 Para la biografía de François Grognard son imprescindibles los estudios de Gastinel-Coural, 1988, (...)

11Estas palabras de Grognard nos permiten introducirnos en su entorno familiar y educativo17.

Breve semblanza juvenil

12François Grognard nació el 11 de octubre de 1748 en el seno de una familia de comerciantes y fabricantes de sederías en Lyon, el mayor centro comercial y manufacturero de Francia desde el siglo xvi y el más célebre de toda Europa durante el siglo xviii. Lyon, junto con Burdeos y Marsella, era una de las tres grandes ciudades comerciales de Francia, una urbe cosmopolita con ferias internacionales cuatrimestrales que atraían a mercaderes y comerciantes extranjeros. Un lugar de intercambio, punto de atracción de capitales que acrecentaron su comercio e industria, situado en la confluencia de dos grandes ríos, el Ródano —la gran vía de comunicación entre Oriente y Occidente— y el Saona, un emplazamiento favorecido por la naturaleza y encrucijada clave de las rutas comerciales hacia Suiza, Alemania, Italia y España.

  • 18 «Antoine Grognard est ynscript pour Maitre apres avoir vu son acte d’aprentissage reçue Saulnio et (...)

13En esta ciudad privilegiada, con un floreciente centro urbano, sede de una burguesía ascendente y dominante que debía su prosperidad a la producción sedera, se estableció hacia 1723 Antoine Grognard (ca. 1709-1785/86), hijo de Joseph Grognard, fabricante de tejidos de oro, plata y seda, originario de Digne (Provenza), y Marie Legreaux. Antoine figuró registrado como aprendiz en 1728, como maestro fabricante de tejidos de seda en 1739 y como síndico de la comunidad de comerciantes de Lyon a partir de 174218. Su matrimonio, celebrado probablemente ese mismo año, con Marie-Eléonore Ganin (1719-1759), hija de Benoît Ganin y Marie Jacquin, le entroncó con una de las más señaladas familias burguesas de la ciudad. La pareja estableció su domicilio en la rue Puits Gaillot, una zona urbana de considerable concentración de tiendas y comerciantes de seda, donde nacieron sus ocho hijos: Benoît (1742-1821), Marie-Françoise (1745-1802), François (1748-1823), Jean-Marie (1749-1807), Suzanne-Eléonore (1750-1781), Alexis (1752-1840), Louis-Claude (1753-1800) y Louise (1759-1791). El año de nacimiento de la benjamina falleció Marie-Eléonore, probablemente de sobreparto.

  • 19 «Les fabricants de Lyon furent érigés en Communauté par des Lettres-Patentes de 1554 de Henri II, (...)
  • 20 Véanse carta 56, París, 6 de junio de 1795; carta 68, París, 6 de diciembre de 1800; carta 71, Met (...)

14François Grognard, bautizado el 12 de octubre de 1748 y apadrinado por el negociante François de Sainte-Olive (1711-1788) —del que recibió el nombre—, se educó en el ambiente burgués de negociantes y manufactureros al que pertenecían su familia, la industria sedera y la Communauté des Maîtres et Marchands de la Grande Fabrique, a la que François estuvo vinculado de por vida19. Con el mayor, Benoît, y el menor de sus hermanos, Alexis, François estableció una relación permanente de confianza y complicidad, como refleja en sus cartas. Con ellos compartió domicilio en París y en ambos se apoyó en múltiples ocasiones para atender sus compromisos y correspondencia comercial20.

  • 21 Benoît Ganin figura en 18 de diciembre de 1763 como Conseiller du Roi y Contrôleur ordinaire des G (...)
  • 22 Para la biografía de Benoît Grognard, véanse Biographie universelle ou Dictionnaire historique, p. (...)
  • 23 Mercurio histórico y político, mayo de 1782, p. 359; Espíritu de los mejores Diarios literarios qu (...)

15Benoît Grognard, apadrinado por su tío materno Benoît-Antoine Ganin (1720-1791), consejero del rey21, fue un célebre ingeniero geógrafo militar, reconocido como creador de la ingeniosa y colosal construcción del bassin o dársena de Tolón, en el departamento de Var, y por su participación como cartógrafo en la edición del Neptune oriental. Su mapa del mar Mediterráneo fue considerado por el cartógrafo Jacques-Nicolas Bellin muy útil para la navegación22. El Mercurio histórico y político de Madrid se hizo eco en 1782 de su participación en la construcción del navío Ciudad de París, en el astillero de Tolón, y la sociedad española tuvo conocimiento de los avances ideados por Benoît Grognard en este puerto a través del periódico Espíritu de los mejores Diarios que se publican en Europa de 1789; por entonces François Grognard llevaba dos años como comisionado en Madrid de la manufactura de sederías lionesa regentada por Camille Pernon23.

  • 24 Planchon, 2011, p. 27: «fue profesor en la Escuela municipal de dibujo desde 1778 a 1785».

16El menor de los hermanos, Alexis Grognard, fue el único de los cinco varones que sobrevivió a François Grognard, quien le nombró su heredero universal. Su profesión —fue profesor de pintura en la Escuela de Lyon—, ha dado pie a una confusión entre la actividad de ambos hermanos que se ha prolongado hasta nuestros días24. Sin embargo, algunas de las noticias dedicadas a Alexis en los repertorios históricos y biográficos de Lyon resultan ser breves pero esclarecedoras líneas sobre la biografía de François, como su orden en la descendencia de la familia Grognard, la sociedad establecida con Camille Pernon, la concesión de títulos nobiliarios por Stanislas II Auguste Poniatowski, su retiro de los asuntos comerciales hasta ser nombrado por Napoleón inspector del Mobilier de la Couronne, y su muerte, acaecida en 1823:

  • 25 Richard, «Biographie. Peintres Lyonnais. Alexis Grognard ; André Blanchard», p. 425.

[François], le second [des frères], fut, dans sa jeunesse, associé dans le commerce de M. Pernon, de Lyon ; et, voyageant dans les cours étrangères, il avait obtenu des lettres de noblesse et le titre de conseiller de commerce du roi de Pologne. S’étant retiré des affaires, lors de la révolution de 92, il demeura sans emploi jusqu’à l’époque de l’Empire, où il fut nommé inspecteur du mobilier de la couronne, fonction qu’il conserva jusqu’à sa mort, arrivée en 182325.

  • 26 Sobre el Colegio de los Jesuitas de Lyon, véanse Boitel, Lyon Ancien et Moderne, pp. 443-450 y Mil (...)
  • 27 Damton, 1971, p. 220.
  • 28 Réglements pour M. M. les pensionnaires des Pères Jésuites du Collège de Lyon, p. 1.

17Como sus hermanos, Benoît y Alexis, François Grognard tuvo una educación clásica, científica y artística, estudiando con los jesuitas en el Grand Collège de Lyon26. La enseñanza impartida por los jesuitas se centraba en cinco materias principales: Belles-Lettres, es decir, artes y literatura; Ciencia, Teología, Jurisprudencia e Historia, incluidos los libros de viajes, que contenían referencias al comercio, arte y antigüedad, y donde el arte visual de la estampa se aliaba con la literatura27. Los Réglements, publicados oficialmente por la Compañía en 1715, reflejan un sistema educativo en estrecha relación con la sociedad coetánea, caracterizado por la universalidad un tanto mundana de su enseñanza, en la que la danza, el teatro o la poesía tuvieron cabida como instrumentos para excitar el interés y la emulación entre sus alumnos. François Grognard, que supo desenvolverse con habilidad en sociedad, encarnó a la perfección las máximas educativas de estos reglamentos: cultivar el espíritu y el corazón, mediante el aprendizaje de las ciencias, de las buenas costumbres y de las normas de urbanidad: «l’éducation est proprement l’art de cultiver l’esprit et le cœur des jeunes gens, soit pour les sciences, soit pour les bonnes mœurs, soit encore pour l’usage du monde, et pour la politesse des manières28».

  • 29 Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, p. 4.

18Desde joven, deseoso de instruirse, Grognard siguió cursos para completar sus conocimientos artísticos en l’École gratuite de dessin de Lyon, bajo la dirección del dibujante, pintor de flores y ornamentista Jean Gonichon. Las enseñanzas de este último consolidaron la orientación del joven hacia el diseño textil, siendo el maestro al que rindió respeto hasta el final de su vida29.

  • 30 Rolle, «Notice sur J.-B. Oudry».

19La Escuela lionesa había enfocado sus planes de estudios desde 1751 en función de la fabricación y ornamentación de telas de seda, para el progreso de las artes y las manufacturas de la ciudad, siguiendo las indicaciones de Jean-Baptiste Oudry (1686-1755), pintor y director de la manufactura de Beauvais. Para Oudry, el dibujo de la flor y el estudio directo de la naturaleza en los jardines botánicos y de flores eran la base principal de estos estudios y la forma de conseguir buenos diseñadores para la Gran Fábrica30. La ornamentación y el dibujo de la flor fueron, por tanto, disciplinas claves para todo aquel que quisiera asegurar su fortuna en las manufacturas lionesas. Así lo expresaba Jacques Savary des Bruslons en su Dictionnaire universel de Commerce, d’Histoire Naturelle, et des Arts et Métiers:

  • 31 «Un dibujante excelente es en Lyon un artista esencial, el alma de la fábrica. Si en su arte logra (...)

Un excellent Dessinateur est dans Lyon un artiste essentiel, et comme l’âme d’une fabrique. Si dans son art il réussit à allier la délicatesse du goût, à l’invention et à la nouveauté des dessins, sa fortune est assurée. Il entre en société avec le plus riche Négociant, et il retire une partie considérable du produit de la fabrique31.

  • 32 Hiberderie, Le dessinateur pour les fabriques d’étoffes, citado en Charvet, De l’enseignement des (...)

20El Dictionnaire, editado por primera vez en 1732, fue un libro presente en las bibliotecas de la élite lionesa y de obligada consulta como guía insustituible del comercio y los negocios. Joubert de l’Hiberderie pudo confirmar en 1765 que de esta Escuela de Lyon, «fondée il y a cinq ou six ans», salían formados grandes dibujantes y «des sujets excellents pour la fabrique»32. Una afición por la naturaleza y las flores enraizada en Grognard desde su edad escolar, que le acompañará y resurgirá a lo largo de toda su vida profesional.

  • 33 Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, p. 5.
  • 34 «Nécrologie», Tablettes historiques et littéraires de la ville de Lyon.

21En relación con el aprendizaje práctico de la tejeduría, François Grognard lo adquirió junto a su padre, siendo el único de los hijos que dio continuidad a la profesión paterna. François siempre consideró imprescindible conocer y trabajar en los telares «pour apprendre la belle et solide fabrication des étoffes», por lo que a lo largo de su vida se preocupó por desentrañar y mejorar la máquina y aportar soluciones mecánicas que facilitaran el trabajo y la perfección de los resultados, considerando esencial «connaître les différents mécanismes des métiers, afin de juger de tout ce qui pourrait y être exécuté, des changements qu’il conviendrait d’y apporter dans l’intérêt de l’art»33. De esta manera, Grognard alcanzó el conocimiento de la fabricación de las telas de seda tanto desde el punto de vista artístico como en su relación con la mecánica, siendo el promotor, al final de su carrera profesional, del regulador para la perfecta reproducción de los módulos del diseño en el telar Jacquard y de un procedimiento para lograr la solidez de los tintes en las sedas destinadas al amueblamiento34.

  • 35 Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, p. 4.
  • 36 AML, La Platière, 2/08/1777, fo 40, citado por Miller, 2015, p. 234. Bajo el pontificado de Clemen (...)
  • 37 Gastinel-Coural, 1990, p. 69, presupone su viaje a Nápoles por la presencia de un marco de madera (...)
  • 38 «Il s’était perfectionné par un voyage en Italie, d’où il avait rapporté ce goût esquisse et délic (...)

22Deseoso de proseguir su formación, realizó a los veintitrés años «le voyage d’Italie, pour se perfectionner35». Por entonces, Grognard ya era reconocido como comerciante, pues en la indulgencia plenaria obtenida en la audiencia del 7 de septiembre de 1771, bajo el pontificado de Clemente XV, era calificado como «mercante in Leone36». Durante su estancia en Roma visitó las famosas logias vaticanas pintadas por Rafael y las pinturas antiguas de los Baños o Termas de Tito, y tras peregrinar a la tumba de Virgilio en la colina de Posilipo en Nápoles se apasionó por los descubrimientos arqueológicos que tenían lugar en esos mismos años en Pompeya y Herculano37. Todo este mundo de impresiones e imágenes lo evocará años más tarde en las descripciones de su proyecto para la decoración del palacio de Alba en Madrid38.

Consejero de comercio y agente comercial de la manufactura de Camille Pernon

  • 39 Louis Pernon era hermano de Étienne Pernon, hijos de Claude Pernon, fundador de esta saga de fabri (...)
  • 40 Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. I, p. 422.
  • 41 «Appréciateur du mérite réel, [Pernon] distingua bientôt les talents de François Grognard ; il lui (...)

23La cercanía de los domicilios de la familia Grognard y del maestro fabricante de sederías Louis Pernon (1711-1779), en la rue Puits Gaillot39, ofreció a François la oportunidad de iniciar sus contactos con la manufactura de sedas más activa e influyente de Lyon. Establecida en la ciudad desde el siglo xvii, era dirigida en esos momentos por Camille Pernon (1753-1808), sobrino de Louis e hijo de Étienne Pernon (fig. 2). Los talentos y el sólido conocimiento teórico-práctico de François Grognard fueron valorados de inmediato por Camille Pernon, cuya sagacidad, perspicacia y altas miras comerciales le permitieron reparar en su valía al reconocerlo como un «lyonnais profondément versé dans toutes les connaissances relatives à la fabrication des étoffes de soie de Lyon40». Sin tardanza lo recibió como socio, incorporándolo al mundo comercial como una baza segura para sus proyectos de expansión41.

Fig. 2. — Jean-François Legendre-Héral, Busto en mármol de Camille-Pernon, 1830-1834, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 2474

Fig. 2. — Jean-François Legendre-Héral, Busto en mármol de Camille-Pernon, 1830-1834, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 2474

© Musée des Beaux-Arts de Lyon, Lyon.

24El vínculo con la manufactura Pernon facilitó a François Grognard el estudio del tratado Le Dessinateur pour les Fabriques d’étoffes d’or, d’argent et de soie (1765) de Antoine-Nicolas Joubert de l’Hiberderie (1715-1770), una obra que Louis Pernon, diputado de Comercio de Lyon, había considerado de obligada lectura y conocimiento para todos aquellos que trabajaran en su manufactura, pues como escribió al autor,

  • 42 Hiberderie, Le dessinateur pour les fabriques d’étoffes, p. xvii.

l’ouvrage que vous avez fait, concernant les Manufacturs d’Étoffes façonnées et brochées, il est très instructif, et je pense qu’il peut être très utile à nos Dessinateurs et aux Fabricants ; je désire fort que cet Ouvrage soit connu, et qu’on rende justice à votre zèle et à vos bonnes intentions42.

  • 43 Sobre esta obra y su significado véase Miller, 2004.
  • 44 Chassagne, 2012, p. 149.

25Este tratado, el primero aparecido en Francia sobre el diseño de tejidos, fue el manual que compendiaba todo lo que un buen dibujante de tejidos debía conocer, incidiendo en la necesidad de estudiar los tratados de pintura, arquitectura y perspectiva —entre ellos los de Serlio, Palladio y Félibien—, y sin olvidar los conocimientos de mecánica43. Grognard profundizó su conocimiento en todas estas disciplinas, lo que, a partir de 1776, le permitió desempeñar con éxito su misión como principal comisionado de Camille Pernon en sus relaciones comerciales con Polonia y Rusia, vinculadas a Lyon por las ferias de Leipzig y Fráncfort44. A partir de este momento, François Grognard se convirtió en el más estrecho colaborador de Pernon.

  • 45 Varsovia, Registre de la Chancellerie, no 36, fo 261, 13/09/1776, citado por Miller, 2015, p. 234, (...)
  • 46 Marty, 2010, pp. 57-58.

26Una de sus primeras comisiones fue actuar de consejero de comercio para Stanislas II Auguste Poniatowski (1732-1798), monarca ilustrado, que le concedió por letras patentes el título de «conseiller de commerce de S. M. le roi de Pologne et son agent à Lyon», registrado en la Cancillería de Varsovia el 13 de septiembre de 177645. En este sentido, Grognard ha de incorporarse al numeroso grupo de agentes franceses que, sin status diplomático, desempeñaron sin embargo misiones comerciales o científicas atraídos por la política ilustrada de Stanislas-Auguste46.

  • 47 «Dantzik est de toutes les villes qui sont situees sur la Mer Baltique, celle où il se fait les pl (...)
  • 48 Gastinel-Coural, 1990, p. 70.

27Varsovia, residencia de los reyes de Polonia, mantenía un intenso comercio fluvial con Francia por el Vístula, río que, al atravesar Polonia, permitía transportar fácilmente las mercancías, en particular las draperies et soyeries («pañerías y sederías») de Lyon, como constataron Savary des Bruslons en el Dictionnaire universel y Jaques Savary en Le parfait négociant, donde dedicaron varios capítulos al desarrollo del comercio entre Francia, el Báltico y Moscovia47. Grognard, que actuó de intermediario artístico y comercial entre la corte polaca y Lyon, logró para la manufactura de Pernon encargos prestigiosos, como el mueble de terciopelo nacarado bordado con águilas de plata y coronas de oro, destinado a la sala del trono de Stanislas-Auguste, o el encargado por el arzobispo Michel Poniatowski, hermano del rey48.

  • 49 Información entresacada del Indicateur alphabétique de Lyon de 1788, citado en Miller, 2014, p. 89
  • 50 Almanach astronomique et historique de la ville de Lyon et des provinces de Lyonnois, Forez et Bea (...)
  • 51 Sobre la función consular, véase Grenet, 2016.

28Como consecuencia del rango adquirido, Grognard aparecerá domiciliado desde 1777 en la «rue Sainte Catherine, au bas de la montée des Capucins, près des Terreaux», de Lyon, una demarcación urbana que reunía a los principales agentes lioneses, comisionados y representantes de las cortes extranjeras49, y en el Almanaque de Lyon figurará como «M. François Grognard, Conseiller de Commerce de S. M. le Roi de Pologne, & son Agent à Lyon», bajo el epígrafe «Consuls et agents des cours étrangères»50; es decir, desempeñando el papel de cónsul en el sentido de cónsul electus, el comerciante elegido por sus iguales para representarlos en las colonias comerciales ante la autoridad y defender con prioridad sus intereses51.

  • 52 Daszkiewicz, Edel, 2012.

29En uno de sus frecuentes viajes, siguiendo el eje que unía Lyon y Varsovia, ruta frecuentada por Grognard en sus desplazamientos a Polonia y Rusia, visitó Estrasburgo, una de las estaciones preferidas por los viajeros del grand tour de la Europa de las Luces52. Gracias a su paso por esta ciudad, tenemos la única referencia sobre un posible matrimonio de Grognard; si se llevó a efecto lo cierto es que no transcendió pues, según se ha indicado, sus mandas testamentarias fueron las de un hombre sin familia, bien por falta de descendencia, bien por haber fallecido su esposa antes que él. Sea como fuere, el motivo de la visita a Estrasburgo respondía al interés ilustrado que llevó a otros muchos sabios europeos a esta ciudad: la imprescindible y obligada visita al jardín botánico establecido y dirigido por el médico y naturalista francés Jean Hermann (1738-1800) en la Universidad de Estrasburgo, un modelo del género en Europa y uno de los más importantes centros culturales y científicos de la época. Tal y como le había sido inculcado por su profesor Jean Gonichon, Grognard siempre estuvo atento al estudio de la flor, y para ello lo mejor eran las visitas a los jardines y gabinetes de botánica.

  • 53 Archives municipales de Strasbourg, fonds sur la Société d’Histoire naturelle de Strasbourg, Liste (...)
  • 54 Gilibert, Historie des plantes d’Europe, p. vi. Sobre la biografía y actividad de Gilibert, véanse (...)

30En la Liste des visiteurs du Cabinet Hermann, conservada en los Archives municipales de Strasbourg, quedó consignada el 28 de enero de 1783 la visita de monsieur Grognard «natif de Lyon établi à Petersburg et qui se rend à Tobolsk pour se marier, il connaît Gilibert pour lequel je lui ai donné une lettre53», una breve entrada que nos confirma además su amistad con uno de los más importantes intelectuales de Lyon, el médico y botánico Jean-Emmanuel Gilibert (1741-1814), establecido en Polonia desde 1774. Gilibert fue también admirado y protegido por el rey de Polonia, además de profesor de botánica del Collège de Médecin de Lyon, autor de la Historie des plantes d’Europe ou Élémens de Botanique pratique, según los métodos y principios establecidos por Linneo54, y admirador del Spectacle de la Nature de Pluche; fue nombrado profesor de historia natural en la Academia de Vilna en Lituania, alcanzando el puesto de director de la Real Escuela de Medicina en Grodno.

  • 55 Ricard, Traité général du commerce, p. 278; Pallas, Voyages, pp. 416-421.
  • 56 Bertholon de Saint-Lazare, Du Commerce et des Manufactures distinctives, pp. 169-170.
  • 57 Rieussec, Cinier, Précis pour le sieur Jean-Dominique Bourillon, pp. 1-2. Sobre Carlo Francesco Ve (...)
  • 58 Véase la carta 5, Madrid – San Ildefonso, 23 de septiembre de 1787. Se estipula que el 50% de la s (...)

31El paso de Grognard por Estrasburgo en dirección a la ciudad rusa de Tobolsk en el mes de enero de 1783 desvela no solo la primera y única referencia sobre un posible matrimonio de Grognard en la capital histórica de Siberia, sino que también refrenda uno de sus cometidos como comisionado de la manufactura de Camille Pernon en el mercado de seda cruda de procedencia oriental, y su asistencia a las ferias que se celebraban en los primeros meses del año en Tobolsk, y en Irbitzkaja y Troitzkaia, ciudades próximas a los Urales y fronterizas a las provincias de China donde se criaba el gusano de seda, enclaves del comercio terrestre de esta codiciada materia prima para las manufacturas lionesas55. Esta ruta por la llanura de Siberia tuvo que frecuentarla Grognard una vez fracasado el intento de Pernon de establecer plantaciones de moreras en el Dauphiné para obtener sedas tan blancas y brillantes como las de Nankín, capital de la provincia china de Jiangsu56. En el transcurso de la década de 1780, Grognard amplió el marco geográfico hacia los centros sericícolas italianos, por intermediación de negociantes como Jean-Dominique Bourillon y la firma Peona & Ferrero, establecidos en Turín, y la intermediación del banquero Carlo Francesco Vegezzy57. Finalmente, durante su estancia en Madrid procurará sortear las dificultades de extracción de la seda del Levante español, apoyado en los consejos del marqués de Iranda, para conseguir envíos de esta materia prima, esencial para la manufactura de Camille Pernon, desde Cartagena hacia el puerto de Marsella con destino a Lyon58.

  • 59 Poidebard, Chatel, 1912, p. 24. En el Almanach astronomique figuran Camille Pernon como «M. Camill (...)
  • 60 Sobre las relaciones de Lyon y de la dinastía Pernon con Rusia desde el viaje de Pedro el Grande a (...)
  • 61 Id., 1990, p. 71.
  • 62 Véase la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788: «je compte lui écrire un de ces jours […] pour plu (...)

32La actividad comercial de Grognard en las ferias de las ciudades rusas coincide cronológicamente con la responsabilidad encomendada por Camille Pernon como «agent de S. M. l’Impératrice de toutes les Russies59». Pernon le otorgó plenos poderes para regular sus asuntos comerciales en San Petersburgo, responsabilizándole de recibir las sederías destinadas al amueblamiento de los apartamentos del palacio de Catalina II en la ciudad del Neva60 (fig. 3). Este cometido permitió a Grognard entrar en contacto con Giacomo Quarenghi (1744-1819), arquitecto italiano que introdujo el estilo neoclásico en San Petersburgo en edificios tan representativos como el Banco Estatal y el Teatro del Hermitage. El lionés pronto le apreció por el gusto sofisticado —«goût recherché61»—, que mostraba en las decoraciones interiores, y mantuvo frecuentes contactos epistolares con él desde octubre de 1783 hasta julio de 1788, fecha en la que François Grognard ya se encontraba desplazado como socio y comisionado de Camille Pernon en Madrid62.

Fig. 3. — Jean-François Legendre-Héral, Busto en mármol de François Grognard, 1825, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 803

Fig. 3. — Jean-François Legendre-Héral, Busto en mármol de François Grognard, 1825, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 803

© Musée des Beaux-Arts de Lyon, Lyon.

  • 63 «Je crois que l’auteur a fait aussi imprimer à petit nombre, et pour ses amis, quelques morceaux s (...)
  • 64 Kellenbenz, 1970, pp. 578-579.
  • 65 Archives du ministère des Affaires étrangères (AMEAP), París, Inventaire Sommaire, Mémoire et docu (...)

33Lamentablemente no conservamos las impresiones del viaje a Rusia que le movieron a escribir varios opúsculos considerados perdidos desde 182363; se piensa que se trataba del tipo de escritos habitual entre los agentes extranjeros, donde lo que prima son las observaciones sobre relaciones comerciales y sociales, que raramente se publicaban64. No obstante, es fácil pensar que los escritos de François Grognard sirvieran de complemento y apoyo a las observaciones reunidas hacia 1800 por Camille Pernon en sus Idées sur le commerce français en Russie par Camille Pernon commerçant de Lyon, por lo menos en la parte referente al papel esencial desempeñado por Rusia en el cuadro de relaciones económicas con Lyon, tanto por su extensión territorial y su proximidad a Asia, como por el creciente comercio de la seda y la demanda de artículos chinos65.

  • 66 Véase la carta 16, Madrid, 7 de julio de 1788. Del encargo de esta colgadura para el gran duque co (...)
  • 67 Véase la carta 27, Madrid, 13 de octubre de 1788.
  • 68 Grognard, Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne, Segunda carta, Madrid, 5 de agosto de 1790; (...)

34Este periodo trascendental en la trayectoria comercial y social de Grognard tendrá repercusión en la etapa que se abrirá a partir de 1787, el año de su llegada a España, durante la que mantendrá contactos con la clientela rusa gracias a su habilidad y talento para relacionarse con los representantes diplomáticos de las cortes extranjeras. Estas habilidades le permitieron, entre otras cosas, resolver en julio de 1788 —con la intervención de Stephane Stéphanovich Zénovief (1740-1794), embajador ruso en Madrid—, los encargos destinados al gran duque Pablo de Rusia (San Petersburgo, 1754-1801)66. Su afición a la lectura le ayudó a paliar su rememoranza de Rusia desde Madrid, solicitando a Camille Pernon el envío desde Lyon del libro Feodor et Lisinka ou Novogord sauvée, obra de teatro de Pierre Desforges representada por primera vez en 178767. Sus experiencias en la corte de la zarina Catalina II resurgirán en los proyectos ideados por Grognard para el palacio de los Alba, como la sorprendente «cabaña del café» que describe en la segunda carta de su proyecto, donde se aprecia un evidente recuerdo de la casa de campo, cercana a Peterhof, llamada Divan de l’Impératrice, según la descripción que conservamos del caballero de Corberon, encargado de asuntos de Francia en Rusia68.

  • 69 Según Chantal Gastinel-Coural, Grognard gozó de escudo nobiliario, cuya heráldica describe como «d (...)

35Los viajes y estancias en las cortes rusa y polaca, cuyo comercio era considerado especialmente ventajoso para Francia, permitieron a François Grognard desenvolverse en diferentes ambientes sociales y culturales de la pirámide social —además del contacto con la élite frecuentó los círculos burgueses y aristocráticos—, llegando a alcanzar un lugar y estatus dentro de la jerarquía social y títulos de nobleza69.

Comisionado ante la corte borbónica y la aristocracia en España

  • 70 «Jean-Baptiste Garon qui, vers 1733, en rendant moins embrouillés les métiers à la tire pour les é (...)
  • 71 Cayez, 1993, no 1, pp. 18 y 20. Sobre el asentamiento de población en Madrid durante el siglo xvii (...)

36A partir de 1786 se inició un nuevo ciclo para la producción sedera lionesa, una etapa en la que las manufacturas padecieron una grave crisis como consecuencia de las penurias agrícolas y las revueltas prerrevolucionarias. Esta recesión afectó especialmente a la fabricación de las sederías en las que se había especializado la manufactura de Camille Pernon gracias a los avances y perfeccionamientos introducidos en la tejeduría desde mediados de siglo por las invenciones de ingenieros como Jean-Baptiste Garon y Jacques de Vaucanson: las lujosas sedas façonnées o figurées, complejas telas labradas con motivos decorativos figurados70. Esta circunstancia explica que la sociedad establecida entre Camille Pernon, François Grognard y el comerciante Jean-Elzéar Peyron el 1 de mayo de 1787, bajo el nombre «Camille Pernon, Peyron y compañía», dirigiera sus miras hacia el comercio exterior en el sur de Europa, en busca de nuevos mercados que ampliaran su geografía de intercambios. Extendiendo su área de influencia, la capital de España se convirtió en principal objetivo y la nueva empresa comercial canalizó sus intereses hacia la sociedad cosmopolita de la corte borbónica. Grognard, como comisionado comercial de la compañía, se dirigió a Madrid en 1787. El masivo asentamiento de la nobleza y la presencia de comerciantes, banqueros y funcionarios de alto nivel había disparado el gasto en artículos de lujo, demandados por hombres y mujeres rendidos a las modas francesas y condicionados por su representación social. Todo ello hizo de la ciudad un lugar de atracción para los dedicados a la venta de sederías lionesas71.

  • 72 «Livre des Commissions, Ordres ou Avis. On écrit sur ce Livre toutes les commissions, ordres & avi (...)

37La correspondencia mantenida por François Grognard con Camille Pernon desde 1787 a 1801, un extenso y complejo periodo de la vida de Grognard, ofrece un cúmulo de información, incluso de las actividades realizadas previamente en Rusia y Polonia. Aun tratándose de una correspondencia unidireccional, pues carecemos de las respuestas de su correspondiente, los datos que aporta palían en parte la ausencia de los libros comerciales donde, como todo buen negociante y según estipulaba el tratado de Savary des Bruslons, se llevaba la contabilidad, el registro de encargos y las anotaciones72, libros que muy probablemente quedaron abandonados en Madrid tras su precipitada salida en 1793, como consecuencia del decreto de extrañación.

  • 73 Véase la carta 2, Marsella, 17 de julio de 1787.

38Las dos primeras cartas del epistolario reflejan los preparativos de su salida hacia España desde Marsella, entre el 14 y el 17 de julio de 1787, y en ellas se evidencian sus sólidas relaciones con los negociantes establecidos en la ciudad y la frecuente y arraigada navegación de cabotaje por las costas del Mediterráneo, un litoral cartografiado y bien conocido por su hermano, el ingeniero militar Benoît Grognard (fig. 4). François embarcó en el puerto de Marsella en el navío capitaneado por Pierre Gautier de Martigue, vinculado al transporte y comercio de sedas del Levante español. Tras llegar a su destino en Valencia, donde los negociantes franceses constituían una potente colonia mercantil, se dirigió a Madrid, con llegada prevista para el 10 de agosto de 1787. No abandonó Marsella sin antes resolver los encargos de diferentes damascos para la corte de Dinamarca, por medio de la firma Keller y Lassen, establecida en la ciudad portuaria. También atendió los pedidos del rector del hospicio general del Espíritu Santo, situado en la place du Calvaire, y acordó tanto el guardarropa como las sederías de arabescos para el hotel del negociante J. J. Pallard y su esposa, un buen conocido de Grognard, al que había surtido de telas con motivo de anteriores y sucesivos matrimonios, pues Pallard era un hombre «qui doit se marier incessamment73». Mucho lamentó no poder vestir Le Château Borély, una elegante casa de campo construida por Louis Borély, rico negociante marsellés, completamente amueblada, aunque tras pasar una intensa jornada despertó la admiración del hijo de Borély por las sederías de la manufactura de Pernon.

Fig. 4. — Jacques-Nicolas Bellin, «Carte de la mer Méditerranée en trois feuilles. Presentée au Ministre de la marine par le Sr. Grognard…», en Hydrographie Françoise : Recueil des Cartes Marines Générales et Particulières (nos 41-43), 1745, París, s. n., Biblioteca Nacional de España, Madrid

Fig. 4. — Jacques-Nicolas Bellin, «Carte de la mer Méditerranée en trois feuilles. Presentée au Ministre de la marine par le Sr. Grognard…», en Hydrographie Françoise : Recueil des Cartes Marines Générales et Particulières (nos 41-43), 1745, París, s. n., Biblioteca Nacional de España, Madrid

© Biblioteca Nacional de España, Madrid.

39Grognard llevó a la práctica las útiles pautas aconsejadas por el experto Jacques Savary en sus preceptivos tratados sobre comercio mercantil, relativas a la compra venta de mercancías, gastos de transporte, derechos de entrada y salida, seguros y comisiones:

  • 74 Savary, Le parfait négociant, pp. 155-166 («Du Commerce d’Espagne, Portugal et des Indes Occidenta (...)

Néanmoins le Commerce d’Espagne ne laisseroit pas encore d’être bon, si on le faisoit avec prudence & connaissance de toutes les choses nécessaires pour s’y bien conduire ; car il est plus difficile à faire que l’on ne pense, soit en l’achat des marchandises pour les y envoyer, soit en la vente qui s’en fait aux Espagnols […] soit enfin pour les grandes dépenses & frais qu’il y a à faire, pour les voitures, fret, assurances, droits d’entrée & de sortie, & pour plusieurs commissions qui se payent tant en France qu’en Espagne, qui se montent quelques fois à plus de cinquante pour cent : de sorte que toutes ces choses doivent être bien pensées et considérées par ceux qui veulent entreprendre le Commerce, tant en Espagne qu’aux Indes Occidentales ; car ce n’est pas une petite entreprise, ainsi que l’on verra par tout ce qui sera dit ci-après74.

  • 75 Fernán Núñez, 1988, vol. 2, p. 309.
  • 76 «Sr. D. Francisco Grognard de Berrin, de Leon de Francia», suscriptor de la Historia General de Es (...)
  • 77 La visión que de la historia de España tuvieron los liberales y la conciencia que de ella alcanzar (...)
  • 78 Véase la carta 13, Madrid, 14 de mayo de 1788.
  • 79 Véanse las cartas 5 y 6, San Ildefonso, 3 de septiembre y 5 de octubre de 1787, respectivamente.

40Para actuar con prudencia y conocer la idiosincrasia y las costumbres del país, siguió la máxima del conde de Fernán Núñez, embajador de España en Francia: «de todo saca partido el que reflexiona y conoce el genio de las naciones y de los particulares con quienes tiene que hacer75». Así, Grognard se suscribió el mismo año de su llegada a Madrid a la Historia General de España del padre Mariana, obra clásica en las estanterías de la época76, que ofrecía compendiada una recopilación del pasado articulado de tal modo que más adelante sería considerada como una pieza común legitimadora del nacionalismo liberal decimonónico, por lo que debió resultarle de gran interés77. En este sentido, hay que hacer valer el conocimiento del idioma español que tenía el lionés y que jugó un papel determinante en su capacidad y estrategia para alcanzar el reconocimiento y la confianza de la clientela española, en especial en la corte ante la familia real: «Depuis que je me suis décidé de parler espagnol, aux Espagnols, et même aux Personnes Royales, je crois que l’on me parle avec plus de facilité et que cela leur inspire plus de confiance78». Grognard aconsejó reiteradamente el aprendizaje del español a sus agentes y correspondientes en la aduana de Bayona, en particular a Jacques Peyrard79, exhortando a Camille Pernon a emplear el español en la correspondencia comercial para alcanzar el éxito deseado en sus negocios:

  • 80 Véase la carta 13, Madrid, 14 de mayo de 1788.

Je finis pour vous observer que si votre intention est de continuer des affaires en Espagne, il faut absolument qu’un de vos messieurs se détermine d’apprendre l’Espagnol, afin de pouvoir envoyer vos factures en espagnol ainsi que toute votre correspondance. Il arrive fort souvent que l’Espagnol ne se lie pas avec vous parce qu’il est gêné par la correspondance françoise que l’on tient avec lui, c’est l’expérience qui m’a fait faire cette observation et je vous invite fort à y faire attention80.

41Pernon puso en práctica el consejo de inmediato:

  • 81 Véase la carta 16, Madrid, 7 de julio de 1788.

J’ai vu avec plaisirs que vous avez écrit en Espagnol à toutes les personnes à qui je vous avois marqué de le faire, et si vous êtes dans l’intention de continuer des affaires en Espagne, je vous invite de nouveaux à faire apprendre cette langue à un de vos messieurs81.

  • 82 Véanse las cartas 12, Madrid, 4 de febrero de 1788; carta 13, Madrid, 14 de mayo de 1788; carta 22 (...)
  • 83 Véase la carta 22, Madrid, 24 de agosto de 1788.

42Por otro lado, Grognard se ofreció para realizar él mismo la traducción de los documentos más complejos de expedición y facturas, de manera que podía verificar personalmente aquellos que debían presentarse ante la Tesorería particular del príncipe de Asturias, para evitar errores y los consecuentes inconvenientes del cobro de facturas ante el tesorero del fondo reservado del Real Servicio, Felipe Martínez de Viergol82. Su intención era contrarrestar el prejuicio de «que les Espagnols ne savent et n’aiment pas compter, c’est une grande erreur, ils aiment et témoignent toujours du plaisir lorsqu’ils voient une affaire bien traitée avec ordre et précision83». Grognard reconocía el disgusto que entre los españoles causaba la falta de precisión en las cuentas, y era testigo de su satisfacción cuando los asuntos se resolvían con orden y precisión.

  • 84 Véase la carta 32, Madrid, 4 de noviembre de 1788. Fragmentos del damasco con dibujo denominado «d (...)

43No obstante, y a pesar de su dominio del idioma, Grognard recurrió en ocasiones a la ayuda de un copista español, sobre todo para la traducción de los contratos referentes a comisiones complejas y comprometidas, como la relativa al amueblamiento de los apartamentos del conde de Miranda, Pedro de Zúñiga, en la plazuela de San Miguel y San Justo de Madrid (fig. 5). Según explica Grognard, era esencial amueblar el mayor número de habitaciones con la mayor riqueza pero lo más económicamente posible: «L’essentiel dans ce moment est de faire voir qu’avec peu d’argent vous avez meublé beaucoup de chambres et avec richesse84». Este proyecto de amueblamiento con sederías de Camille Pernon fue la carta de presentación de Grognard ante el duque de Alba para conseguir amueblar su palacio de Buenavista.

Fig. 5. — Camille Pernon [Casa Pernon y Cía.], Damasco. Dibujo «de l’autel» para el conde de Miranda, grande de España [detalle], 1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. MT 29426

Fig. 5. — Camille Pernon [Casa Pernon y Cía.], Damasco. Dibujo «de l’autel» para el conde de Miranda, grande de España [detalle], 1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. MT 29426

Foto: Concha Herrero Carretero. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.

  • 85 Grognard se dirigió a las firmas Riboud frères, comerciantes y fabricantes de cintas, establecidos (...)

44El grueso de la correspondencia mantenida con Pernon se circunscribe a su estancia en España —de la carta 3 a la 51—, donde queda reflejada la influencia lionesa en el gusto, tanto si nos referimos a la moda del vestir como al adorno de interiores palaciegos. Las cartas desvelan la intensa actividad desplegada por Grognard, respaldado por la confianza y complicidad de Francisco Antonio Fleuriot de Parisien, ayuda de cámara y jefe del Real Guardarropa, y de Judas Tadeo Simón Fernández de Miranda y Villarias (1739-1810), marqués de Valdecarzana, sumiller de cámara de Carlos III. Ambos le ayudaron a sortear los inconvenientes y prohibiciones que, a pesar de la Convención de 1786, pesaban sobre la importación de objetos de lujo, en particular sobre las sederías de oro y plata y la pasamanería, que se encontraban seriamente grabadas y protegidas85.

  • 86 Poni, Gervais, Gervais, 1988, no 3, pp. 590-593; Miller, 1999.

45La estrategia comercial de Grognard, como han señalado Carlo Poni y Lesley Miller, descansaba en la recepción continuada y surtida de muestras para atender la demanda de una clientela ávida de novedades, según el gusto europeo dominante marcado desde París. Una táctica deliberada y sistemática en la programación de la producción manufacturera lionesa sujeta a los cambios anuales y estacionales, a la ostentación ceremonial y al ritual del lujo cortesano. Los comerciantes y empresarios de sedas de Lyon fueron los primeros, desde los últimos decenios del siglo xvii, en utilizar intencionadamente, y a lo largo de una amplia escala, la diferenciación anual del producto en el campo de los façonnés; fue un arma estratégica para conquistar gran parte del mercado internacional y vencer a las empresas competidoras86.

46La práctica del envío de muestras de tela fuera de las fronteras francesas fue objeto de fuertes discusiones durante la primera mitad del siglo, ante el miedo a divulgar unos modelos que podían servir de apoyo a la competencia de aquellas manufacturas deseosas de emular a las lionesas. Antoine Ganin, tío materno de François Grognard, se significó en 1765 como miembro de la Communauté des Maîtres-Marchands, & Maîtres-Ouvriers Fabriquants en Étoffes d’or, d’argent & soie de la ville & fauxbourgs de Lyon por su férrea oposición al envío de muestras para evitar la competencia, suscribiendo «la prohibition des échantillons», pues en ellas

  • 87 Arrêt de la Cour de Parlement qui homologue la délibération de la Communauté des Maitres-Marchands (...)

on voit non seulement la composition du dessin, mais encore son effet, les nuances, le tissu d’étoffe, l’armure du métier, la qualité des matières, la quantité des portées ; cet art enfin du mélange & cette gradation des couleurs qui produisent les belles nuances87.

  • 88 Simmel, 1986, citado por Poni, Gervais, Gervais, 1988, p. 592, n. 8.
  • 89 Una relación exhaustiva de los nuevos procedimientos mecánicos y sus inventores, y de la cátedra d (...)

47Los cambios periódicos correspondientes a breves secuencias temporales que regían la producción de sederías lionesas —sujeta a la constante mutación de los nuevos modelos de consumo propios de unas clases dirigentes cuyo nivel social se medía por el número de años de retraso en su indumentaria respecto a la moda en boga88—, ayudaron a evitar que la competencia copiara los modelos. Innovaciones sucesivas exigieron no solo novedosas creaciones de dibujos y diseños, sino también invertir en nuevos métodos que facilitaran la ejecución rápida, lo que trajo consigo una gran transformación industrial con novedades mecánicas y descubrimientos científicos89. Una vez tomadas las muestras, era necesario un tiempo determinado para analizar el tejido que se pretendía imitar, preparar los telares, reproducir las tinturas, formar a los tejedores, etc. Para el momento en que la competencia se había hecho con todo esto, ya habían tenido lugar nuevos cambios y modas marcados desde Francia.

  • 90 «Valence, ou Valencia, capitale du Royaume du même nom, est située au bord du Guadalabian, à deux (...)
  • 91 «Talavera de la Reina, ville aussie située au bord du Tage, a quelques manufactures d’Étoffes de s (...)
  • 92 Véase la carta 9, Madrid, 13 de diciembre de 1787. Este defecto ya había sido señalado veinte años (...)

48Grognard reconoció la evidente falta de competencia que suponía la producción de las fábricas de Talavera y Valencia, consideradas ambas entre los centros manufactureros europeos que intentaban imitar los tejidos lioneses, al igual que ocurría con los centros establecidos en Venecia, Bolonia, Ámsterdam, Harlem y Spitalfields. Sin embargo, aconsejó reiteradamente a Camille Pernon la pronta expedición de muestras y encargos, rasgo que podía diferenciarle positivamente frente a las manufacturas peninsulares, en particular respecto a la Real Fábrica de Tejidos de Seda, establecida en Valencia por los Cinco Gremios Mayores de Madrid90, y a la Real Fábrica de Tejidos, fundada en Talavera de la Reina por el francés Jean Ruliere91, incapaces ambas, en palabras de Grognard, de alcanzar la exigida e indispensable celeridad en la ejecución: «parce qu’à Valence et à Talavera, ils ne finissent jamais, on attend depuis deux années un meuble que l’on y a commandé92».

  • 93 Miller, 2012, pp. 135-136.

49La presentación de Grognard ante la corte de Carlos III (1716-1788), desplazada al Real Sitio de San Ildefonso (fig. 6) durante la preceptiva jornada de verano, queda consignada el 3 de septiembre de 1787, fecha que abre el más intenso y largo periodo de actividad al servicio de la familia real, sobre todo tras la muerte del rey el 14 de diciembre de 1788 y el consecuente ascenso al trono de Carlos IV, quien confió plenamente en Grognard, siendo el catalizador de sus gustos en materia de amueblamiento e indumentaria. Su llegada a la corte de Carlos III venía precedida por el prestigio alcanzado por las sederías manufacturadas en Lyon que, durante la primera mitad del siglo, habían sido surtidas al servicio de la corte de Felipe V y Fernando VI por mediación del pintor Louis van Loo y su socio Antoine Berger. Ambos mantuvieron negocios con los comerciantes lyoneses Rey, Magneval y Dumas, vendiendo sus productos en Madrid desde 1745 hasta la liquidación de la firma comercial en 1767, para lo que contaron con la intermediación de Iruegas, Gil y compañía, mercaderes de telas establecidos en la madrileña Puerta de Guadalajara, que desempeñaron el papel de proveedores del Guardarropa Real93.

Fig. 6. — Vista del palacio de San Ildefonso desde los jardines, en Jean-François Bourgoing, Atlas pour servir au Tableau de l’Espagne Moderne, 1807, Biblioteca Nacional de España, Madrid

Fig. 6. — Vista del palacio de San Ildefonso desde los jardines, en Jean-François Bourgoing, Atlas pour servir au Tableau de l’Espagne Moderne, 1807, Biblioteca Nacional de España, Madrid

© Biblioteca Nacional de España, Madrid.

50La opinión generalizada sobre la clara preponderancia de Lyon en el tejido de telas de seda fue expuesta de forma clarividente en el informe de Étienne-Louis Duplessis de Mongelas, cónsul francés en Cádiz, redactado el 20 de enero de 1777, donde señalaba la falta de competencia de que gozaban las fábricas de sederías lionesas debido a la novedad y perfección técnica de sus diseños, y las ventajas del comercio con España, desde donde se abrían nuevas vías hacia las Indias Occidentales:

  • 94 Informe de Étienne Louis Duplessis de Mongelas, cónsul francés; Cádiz, 20 de enero de 1777 (AMEAP, (...)

Quoique chaque pays de l’Europe fabrique des étoffes de soye, Lyon peut se flatter d’obtenir en Espagne le débouché les plus avantageux. Les étoffes d’or et d’argent en ont une décidée sortie aux Indes Espagnoles. Cette faveur est due à l’avantage qu’elles ont de ne connaître aucune concurrence, ainsi que dans plusieurs autres objets de ses fabriques dont cette ville est seule en possession, comme ses persiennes, ses gros détours, ses rubans riches et autres en dorure […]. Les goûts y varient avec le renouvellement des saisons et offrent aux yeux du consommateur le désir de se satisfaire. L’imagination féconde des dessinateurs assure une faveur entière aux étoffes de Lyon. On ne peut se cacher que les fabriques d’Espagne leur font quelque tort et leur deviendraient plus préjudiciables encore, si le goût et l’agrément étaient joints aux facilités naturelles qu’y trouvent ces fabriques. La cherté de la main d’œuvre en Espagne est suppléée par les belles soyes que récolte ce Royaume, et en cela nos avantages respectifs sont compensés94.

  • 95 «Convención entre los reyes de España y Francia para evitar el contrabando; concluida y firmada en (...)

51Sin embargo, la indiscutible carta de presentación de François Grognard, imprescindible para entrar sin cortapisas en la corte de Madrid y en la nobleza española, fue, por un lado, su consolidada trayectoria en las cortes europeas y el estatus alcanzado como «Noble François Grognard négociant et conseiller de comerce de S. M. le roi de Pologne» y, por otro lado, el respaldo del embajador francés en Madrid, Paul-François de Quélen de la Vauguyon, duque de la Vauguyon (1766-1828), que acababa de firmar, en representación de Luis XVI, el tratado que ampliaba los acuerdos de los pactos de familia en relación con el comercio y la navegación entre España y Francia95.

  • 96 «Convención entre las coronas de España y Francia para explicar o ampliar el artículo 24 del pacto (...)
  • 97 Ibid., pp. 617-621.

52Desde el Tercer Pacto de Familia, firmado el 15 de agosto de 1761, Carlos III apoyó y respaldó la presencia de ciudadanos franceses en territorio español y viceversa, asegurando las ventajas recíprocas que debían gozar españoles y franceses en los respectivos dominios en asuntos de comercio y navegación, como la igualdad en el pago de derechos, exenciones o gravámenes, y la libertad de transporte de mercancías, ventajas que lograrían «hacer de los franceses y de los españoles un solo pueblo96». Estas disposiciones fueron refrendadas en 1786, un año antes de la llegada de Grognard a España, tras la firma de la Convención entre los reyes de España y Francia para evitar el contrabando, concluida y firmada en Madrid a 24 de diciembre de 1786, por José Moñino, conde de Floridablanca, en representación de Carlos III, y por el señor duque de la Vauguyon, embajador extraordinario y plenipotenciario del rey de Francia en Madrid97.

  • 98 Como es sabido, Cádiz era el principal puerto comercial de España y primero del Atlántico para las (...)

53Fue el embajador francés quien mostró especial interés en que Grognard adelantara su llegada a la capital, antes del 14 de julio de 1787, fecha consignada en la primera de sus cartas, cuando aún desde Marsella François Grognard, además de acordar diferentes encargos y organizar envíos con destino a Cádiz, enclave privilegiado para los franceses que deseaban hacer fortuna en la Península98, programó su salida por vía marítima para llegar a la corte madrileña.

54Las cartas que abarcan el periodo español se fechan entre el 3 de septiembre de 1787 y el 15 de noviembre de 1790. En ellas queda testimonio de la intensa actividad comercial desplegada para atender a la familia real y de las suspicacias que despertó, así como de la ayuda que le prestaron el jefe del Real Guardarropa y el sumiller de Carlos III para sortear las críticas y quejas de los comerciantes madrileños y proveedores reales, que veían en su actividad una competencia desleal, al preferir el rey comerciar con extranjeros en lugar de con los nacionales:

  • 99 Véase carta 5, San Ildefonso, 23 de septiembre de 1787. Sobre cajas y embalajes véase también la c (...)

Mr. Parisien qui me charge de vous dire [à Camille Pernon] de tirer sur lui le montant des commissions que je vous ai donné observant de ne jamais stipuler sur la lettre de change que c’est pour le compte du Roi parce qu’il ne veut pas que l’on sache qu’il tire de marchandises de France et éviter par-là les plaints des marchands de Madrid qui fournissent la cour99.

  • 100 Jacques Peyrard era correspondiente en Bayona de Mr. Parisien, jefe del Real Guardarropa, y del Ba (...)
  • 101 Para evitar llamar la atención, el jefe del Real Guardarropa aconsejaba que los trajes del príncip (...)
  • 102 Véanse las cartas 5 y 6, San Ildefonso, 23 de septiembre y 5 de octubre de 1787, respectivamente, (...)

55Las indicaciones del jefe del Real Guardarropa fueron parte del éxito para la perfecta recepción de los encargos de la Casa Real. Entre otras cosas, Francisco Antonio Fleuriot de Parisien le daba indicaciones respecto a los tiempos de rutas, los sistemas de acondicionamiento de los embalajes —tanto de los paquetes de patrones sobre papel como de las cajas y cajones de grandes dimensiones acordes con las medidas de la indumentaria confeccionada—, las exactas referencias de direcciones, plomos, sellos, marcas y contramarcas, los permisos de entrada para la llegada de embalajes a nombre de Jacques Peyrard —correspondiente del Banco de San Carlos y de la manufactura de Pernon en la aduana de Bayona100—, para evitar ser acusados de contrabando, etc.101. A pesar de todo, los errores cometidos por Pernon le causarán disgustos y perjuicios que Grognard intentará resolver, presionado por su real clientela, ayudado en sus pesquisas por el mismo ministro de Hacienda, Pedro López de Lerena102, o empleando medidas tan poco ortodoxas como suplantar con envíos extraviados de otras manufacturas la falta de las muestras esperadas, haciéndolos pasar como productos manufacturados por Pernon:

  • 103 Le Normand, «marchand mercier», comerciante de París; véase Miller, 1998, p. 139. Esta corporación (...)
  • 104 Comerciantes lioneses y diseñadores de sedas bordadas; véase Miller, 1998, p. 139; Biografía de An (...)
  • 105 Véase la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788.

Je viens d’intercepter un paquet d’échantillons de bordure d’habit au nombre de 85, tant pour homme que pour femme, c’est Mr. le Normand de Paris103 qui les envoyoit, et ils sont autant que je puis le présumer de Mr. Piroux et Bergeon104, pour en tirer parti j’ai saisi l’occasion de les présenter à l’Infant don Gabriel comme de votre fabrique et voici ci-inclus la commission qu’il m’a donné105.

  • 106 Miller, 1999.
  • 107 Lettres patentes portant homologation de l’Ordonnance Consulaire du 35 octobre 1711 servant de Règ (...)

56Esta práctica se incardina en el frecuente espionaje industrial entre manufacturas, pero en el caso de Grognard fue un hecho aislado en su larga y honesta carrera profesional106, pues siempre se mantuvo atento para evitar malas prácticas como las que obligaron a las autoridades municipales lionesas a prohibir a todos los miembros de la Grande Fabrique tanto el tráfico ilícito de tejidos como la apropiación de los diseños de otros para imitarlos, venderlos o prestarlos107.

  • 108 Vicente de Alfaro, ayuda de cámara de Felipe V por decreto de 2 de marzo de 1742 y jefe del Oficio (...)
  • 109 Véase la carta 7, El Escorial, 1 de noviembre de 1787.

57Una vez obtenidos los encargos del guardarropa de Carlos III, de los príncipes Carlos de Borbón y María Luisa de Parma, del infante don Gabriel y su esposa María Ana Victoria de Portugal, y del infante don Antonio, en un tiempo récord gracias a la complicidad del marqués de Valdecarzana y Fleuriot de Parisien, Grognard dirigió sus esfuerzos, a partir del 1 de noviembre de 1787, hacia la Real Tapicería, presidida por Vicente Alfaro108, sucediéndose los encargos de sederías con destino a las casas de campo de El Escorial y El Pardo109.

  • 110 Sobre la identificación de los entelados correspondientes a las salas en que intervino François Gr (...)
  • 111 Véase la carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787.
  • 112 Junquera, 1979, pp. 77-81.
  • 113 Sobre la construcción y decoración de la casa de campo de El Pardo, véanse Id., 1979; Jordán de Ur (...)

58Finalizada la estancia de la corte en el Real Sitio de San Ildefonso, su inminente traslado a San Lorenzo de El Escorial, previsto para el 10 de octubre de 1787, coincidió con los trabajos de decoración interior de la Casa del Príncipe en el real sitio, el primer palacete mandado construir por Carlos de Borbón siendo príncipe de Asturias. La jornada escurialense de la corte se iniciaba tras el veraneo en La Granja de San Ildefonso y se prolongaba hasta finales de noviembre o principios de diciembre. En 1787, por iniciativa del príncipe, tomó gran impulso el acondicionamiento interior de este palacete, construido entre 1771 y 1773 por el arquitecto Juan de Villanueva según la tipología de la casa de campo de origen palladiano. Este impulso decorativo supuso para Grognard una eficaz y prolongada relación con el futuro Carlos IV, que confió en él para la elección de las sederías lionesas destinadas a esta residencia campestre durante esta jornada otoñal110. Las cartas que aluden a este proyecto se inician el 5 de octubre de 1787 con un primer encuentro con Villanueva para obtener los planos y alzados de la casita. Esto permitió a Grognard calcular con precisión los aneajes de los entelados de paredes y adaptarse al esquema decorativo de las salas111, organizado en altura por un zócalo de madera tallada, pintada y dorada, sobre el que la colgadura de seda tapiza el muro, rematado por una cornisa de molduras de madera que enlazan con el techo, que podía ser pintado, o de pintura y estuco112. De esta manera Grognard sorteó el riesgo de que su proyecto fuera desechado, como lo había sido el ideado por Jean-Démosthène Dugourc (1749-1825) para tres de las estancias en las que se contemplaba la creación de una sala egipcia, una galería etrusca y un gabinete chinesco, que hubieran provocado alteraciones importantes en la arquitectura de Villanueva113.

  • 114 Véase la carta 14, Aranjuez, 18 de junio de 1788.
  • 115 Véase la carta 27, Madrid, 13 de octubre de 1788.

59La instalación de las sederías por los tapiceros de la Real Casa bajo la dirección de Grognard, de las que solo se conservan in situ la espectacular colgadura y el mobiliario de la sala del sofá, se prolongó hasta octubre de 1788114 (figs. 7 y 8). La curiosidad del príncipe por ver el resultado antes de que las paredes estuvieran tapizadas fue sorteada en diferentes ocasiones pintando los muros a imitación de las sederías seleccionadas. Una vez recibidas, la impaciencia del príncipe se aplacaba colgándolas de manera provisional antes de ser definitivamente enmarcadas con sus molduras de madera perimetrales115.

Fig. 7. — Jean-Démosthène Dugourc, Proyecto de decoración etrusca para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, París, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2718

Fig. 7. — Jean-Démosthène Dugourc, Proyecto de decoración etrusca para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, París, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2718

© Les Arts Décoratifs, París.

Fig. 8. — Detalle de la sala del sofá [vista actual], 1787-1788, Casa del Príncipe, El Escorial, Patrimonio Nacional

Fig. 8. — Detalle de la sala del sofá [vista actual], 1787-1788, Casa del Príncipe, El Escorial, Patrimonio Nacional

Foto: Concha Herrero Carretero.

  • 116 Véase la carta 29, Madrid, 27 de octubre de 1788. El 8 de octubre de 1788, Grognard recibió 80 796 (...)
  • 117 Véase la carta 37, Madrid, 20 de diciembre de 1788: «Il y a toute apparence qu’elles ne serviront (...)

60En octubre de 1788 seguía dirigiendo Grognard la instalación de las colgaduras; por entonces presentó ante la Contaduría del príncipe las facturas correspondientes por la cantidad de 80 796 reales de vellón116. En diciembre de ese año, tras la muerte de Carlos III, Grognard continuaba discutiendo con Pernon sobre la ejecución de las cenefas para los taburetes de marquetería diseñados por el adornista Jean-Démosthène Dugourc destinados a la casa de campo escurialense (figs. 9 y 10), y le mostraba su disgusto por las justas observaciones del nuevo monarca, Carlos IV, respecto al ancho de las mismas117.

Fig. 9. — Jean-Démosthène Dugourc (atribuido), Diseño de canapé para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41605

Fig. 9. — Jean-Démosthène Dugourc (atribuido), Diseño de canapé para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41605

Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.

Fig. 10. — Jean-Démosthène Dugourc (atribuido), Diseño de taburetes para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41607

Fig. 10. — Jean-Démosthène Dugourc (atribuido), Diseño de taburetes para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41607

Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.

  • 118 Se conserva el diseño de Jean-Démosthène Dugourc de las sederías, mobiliario y alzado de la sala e (...)

61Son cuatro las salas de la casa de campo de El Escorial —actualmente denominadas zaguán, sala de retratos, sala de marfiles y sala del sofá118— en las que intervino Grognard, no solo como comisionado de Camille Pernon sino como diseñador y adornista, compartiendo la autoría de los diseños con Jean-Démosthène Dugourc, y manteniendo estrecha colaboración con el tapicero de la Real Casa, Luis Belache, y con el ebanista José López, para el tapizado de paredes y muebles.

  • 119 Benito García, 2015, pp. 221-306.
  • 120 Sobre la construcción y decoración de la casa de campo de El Pardo son esenciales Junquera, 1979, (...)

62Los trabajos se prolongaron hasta 1791119, por lo que este proyecto fue simultaneado con el correspondiente a la decoración textil para la Casa del Príncipe de El Pardo, también construida por Juan de Villanueva, que estuvo en condiciones de recibir su amueblamiento a partir de 1786120.

  • 121 Véase la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788.
  • 122 Junquera, 1979, p. 73.
  • 123 Gastinel-Coural, 1988, cat. 15 a 20, pp. 115-116; Benito García, 2015, pp. 144-150. La utilización (...)
  • 124 Lasalle alcanzó la perfección al emplear desde 1730 la técnica llamada point rentré, por la que, a (...)
  • 125 Véase la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788.
  • 126 Véase la carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787.

63La primera colgadura remitida por la manufactura de Pernon, destinada a la residencia campestre de El Pardo, fue instalada en el comedor en julio de 1788121. El diseño para la colgadura se compone de guirnaldas de flores en losange enmarcando cestas de mimbre que albergan ramos de flores y una gallina (fig. 11), todo sobre fondo azul celeste. Se trataba de una sedería diseñada diez años antes por Philippe de Lasalle (1723-1804) que se había conservado en los almacenes de la casa Pernon122. En ella rememoraba algunas de sus creaciones más conocidas como la Colgadura de palomas o la Colgadura de Crimea para Catalina II de Rusia123. Grognard conocía y admiraba a Lasalle por sus invenciones mecánicas aplicadas a la fabricación de tejidos y por la innovación de sus diseños. Las composiciones de este fabricante, comerciante e ingeniero mecánico que se estableció como diseñador de sedas en Lyon se caracterizan por su amplitud, limpieza y elegante dibujo de flores habitadas por pájaros, insectos, pequeñas figuras y paisajes124. Grognard describió esta primera colgadura de fondo verde brillante de la casa de campo de El Pardo como «l’étofe fond mordoré vert et sorbec argent125», y le recordó a Pernon que no olvidara remitirle un listado de las telas en almacén para darles salida: «N’oubliez pas de m’envoyer une note des étofes que vous avez en magazin et cela sans délai, parce que j’aurois peut-être l’occasion de placer tout de suite quelque chose126».

Fig. 11. — Camille Pernon, según diseños de Philippe de La Salle, Colgadura de «La Poule» [detalle], 1780-1788, Comedor de la Casa del Príncipe, El Pardo, Patrimonio Nacional

Fig. 11. — Camille Pernon, según diseños de Philippe de La Salle, Colgadura de «La Poule» [detalle], 1780-1788, Comedor de la Casa del Príncipe, El Pardo, Patrimonio Nacional

Foto: Concha Herrero Carretero.

  • 127 Ibid., y Benito García, 2015, pp. 156-168.
  • 128 Grognard esperaba recibir en noviembre de 1789 las primeras cajas del «meuble brodé pour le Pardo» (...)
  • 129 La sedería pompeyana con la columnata de las Termas de Tito, diseñada por François Grognard para e (...)
  • 130 Junquera, 1979, p. 72 se refiere a ella como «un satén amarillo sombreado, brochado, cuyo color, c (...)

64Tres salas más de esta casita conservan las colgaduras y mobiliario completo de la intervención de Grognard y son buen ejemplo de la perfección técnica alcanzada por la manufactura de Pernon: la sala de terciopelo, así llamada por estar vestida con una colgadura de terciopelo chiné127; la saleta pompeyana, tapizada con ayuda del tapicero Luis Belache con sedería amarilla y motivos figurativos de candelieri, guirnaldas, sirenas y grifos bordados —todos ellos inspirados en las decoraciones de la Domus Aurea de Nerón y de las Termas de Tito en Roma128 (fig. 12)—, que también Grognard retomará en los diseños de su proyecto decorativo para el dormitorio y la alcoba del palacio de la duquesa de Alba en Madrid129; y, por último, la saleta amarilla con colgadura de arabescos blancos, jarrones, roleos y aves sobre fondo amarillo, que trajo ciertas complicaciones a Grognard, pues en la corresponencia advierte sobre las diferencias observadas entre el tejido recibido y la muestra presentada a la aprobación real130.

Fig. 12. — Camille Pernon, Colgadura bordada con arquitecturas inspiradas en la Domus Aurea de Nerón [detalle], 1788-1789, Saleta pompeyana de la Casa del Príncipe, El Pardo, Patrimonio Nacional

Fig. 12. — Camille Pernon, Colgadura bordada con arquitecturas inspiradas en la Domus Aurea de Nerón [detalle], 1788-1789, Saleta pompeyana de la Casa del Príncipe, El Pardo, Patrimonio Nacional

Foto: Concha Herrero Carretero.

  • 131 Véase la carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787. Grognard hace una lista detallada de gastos (...)

65Los gastos y el cansancio causados por los constantes viajes, supeditados a las sucesivas jornadas reales, serán fuente de preocupación y disgustos: «Je suis obligé d’être continuellement dans le château pour être plus à porté de me rendre aux appartements du Prince, ce qui me fait perdre beaucoup de temps. Je ne rentre chez moi que pour me coucher131». Pero tantos desvelos eran considerados indispensables por Grognard para mantener un trato fluido y personal con la familia real y conseguir encargos:

  • 132 Véase la carta 33, Madrid, 10 de noviembre de 1788.

… si pendant les trois derniers mois elles [mes dépenses] ont été plus fortes que dans les précédents, elles ont été occasionnées par les voyages forcés et réitérés de Madrid aux divers Sitios et que j’ai été obligé de faire non seulement pour obtenir des commissions, mais encore plus pour répondre aux demandes qui m’ont été faites par les personnes Royales sur les inquiétudes qu’elles avoient de leur commission, ainsi que pour solliciter les ordres de payement132.

  • 133 Carta 38, Madrid, 22 de diciembre de 1788: «Ce matin j’ai été présenté en cérémonie au Roi et à la (...)
  • 134 Véase la carta 8, Madrid, 6 de diciembre de 1787, remitida a Jean Paganuchi: «cette confiance que (...)
  • 135 «L’essentiel est que les étoffes pour le Roi soient souples et qu’elles n’accrochent pas» (carta 6 (...)

66Este trato personal, tan difícil de conseguir y ambicionado por todos los artistas y proveedores de la Casa Real, le reportará el orgullo de haber sido aceptado en la corte «sans avoir besoin de protecteur133», además de procurarle información privilegiada sobre los gustos y predilecciones de sus áulicos clientes, preocupados por la novedad, la comodidad y la estética134. Su correspondencia apunta datos sustanciosos tanto sobre los colores preferidos como respecto a la hechura y propiedades de los tejidos para la indumentaria de la real familia. A la perfección exigida a la tejeduría, debía sumarse una hechura perfectamente ajustada a los patrones que Grognard se ocupaba de dibujar y enviar a Camille Pernon, sin olvidar las propiedades estéticas de los tejidos, subordinadas a una evidente preocupación por el aspecto personal. El anciano Carlos III gustaba de telas livianas y amplias hechuras que no le oprimieran135; similares eran las preferencias del infante don Gabriel, al decantarse, incluso en los trajes adaptados a cada estación, por tejidos ligeros para mejorar su aspecto sin engordarle; y la princesa María Luisa de Parma mostraba predilección por sederías azules, su color favorito. En cuanto al gusto sofisticado y caprichoso del príncipe Carlos (fig. 13), considerado extravagante por el escéptico Pernon, será defendido a capa y espada por Grognard con tal de contentar a su principal cliente, aun reconociendo la dificultad de unos encargos que simplemente respondían a volubles divertimentos. Grognard insiste al fabricante que deponga su gusto y atienda sin excusas los caprichos del príncipe:

  • 136 Ibid.

Quant aux deux gilets extraordinaires que je vous ai demandé pour le Prince, vous ne les auriez pus refuser si vous eussiez été à ma place, soyez sûr que je ne court [sic] pas après ces misères et si vous relisez ma lettre par laquelle je vous les ai commis vous verrez que je suis de votre sentiment.
Je vous ai marqué que je ne croyois pas que le Prince les porta, mais qu’il suffisoit que cela l’amusât un instant, il faut toujours les faire, et plus ils seront ridicules plus ils lui plairont136.

Fig. 13. — Camille Pernon, Chaleco bordado para el príncipe Carlos con el perfil de Carlos III en un medallón [paradero desconocido], reproducido en Poidebard, Chatel, 1912, Planche XXIV, 1

Fig. 13. — Camille Pernon, Chaleco bordado para el príncipe Carlos con el perfil de Carlos III en un medallón [paradero desconocido], reproducido en Poidebard, Chatel, 1912, Planche XXIV, 1

Foto: Concha Herrero Carretero.

  • 137 Ibid.
  • 138 «Quant aux échantillons de plein de robes pour la Princesse et pour les Infants, il ne faut pas s’ (...)
  • 139 «Il est bien que vous ayez fait faire des échantillons pour le Prince et la Princesse. S’ils sont (...)

67En todos los casos, el común denominador fue adaptarse y seguir «le goût de Paris137», rogando Grognard a su socio que se informara de las últimas novedades, tanto en lo referente a la moda femenina como a la masculina, pues la capital francesa era la generadora de modelos culturales para la realeza y nobleza de todas las cortes europeas, incluida la española138. La renovación y la elección se basaban en la constante recepción de muestras surtidas, según una estrategia comercial bien arraigada gracias a la perfeccion técnica alcanzada en la tejeduría y a la novedad de los diseños139.

Ampliando el negocio: «Je vais tourner mes batteries du côté des Grands Seigneurs»

  • 140 Véase la carta 7, El Escorial, 1 de noviembre de 1787.
  • 141 Nieto Sánchez, 2006, p. 298.
  • 142 Véanse las cartas 28 y 29, Madrid, 20 y 27 de octubre de 1788, respectivamente; la carta 35, Madri (...)

68La capacidad de François Grognard y su ambición le permitieron compaginar las importantes comisiones reales con los sucesivos encargos de la nobleza, otros cortesanos y diplomáticos, los Grands Seigneurs140, establecidos en Madrid y poseedores de fortunas superiores al millón de reales anuales141, una clientela que se desvivía por seguir la moda parisina y emular los gustos reales. Los grandes de España recurrirán a sus servicios para atender las necesidades tanto de su guardarropa como del adorno y amueblamiento de sus residencias y palacetes madrileños. En estas comisiones las mujeres desempeñaron un papel protagonista, siendo la clientela más exigente a la hora de recibir los encargos a su gusto y en el tiempo acordado. Por lo general, se rechazaba cualquier entrega que excediera las fechas previstas para poder hacer ostentación pública de ella en los días de gala y, muy en particular, en los de aniversario y cumpleaños de los reyes142. Estas exigencias y costumbres venían de atrás; ya Pedro Fernández Navarrete criticó con dureza en tiempo de Felipe III los gastos y volubilidad de esos usos y costumbres:

  • 143 Fernández Navarrete, Conservación de Monarquías, p. 520.

Y aunque el daño de hacerse costosos vestidos es […] grande […] es mayor el de la mutabilidad de los usos, no habiendo en los españoles traje fijo que dure un año. De que resulta que los vestidos y galas que cuestan hoy muchos ducados no serán mañana de provecho, porque el antojo de dos o tres invencioneros o invencioneras sacan nuevas formas de trajes, con que se destierran los que dos días antes eran muy validos y estimados143.

  • 144 Véase la carta 42, Madrid, 10 de septiembre de 1789. Alexander von Humboldt escribió desde Madrid (...)
  • 145 Véanse las cartas 14 y 25, Aranjuez, 18 de junio de 1788 y Madrid, 5 de septiembre de 1788, respec (...)
  • 146 Véase la carta 18, Madrid, 28 de julio de 1788.

69Grognard temía, entre otros, tanto los enfados de la marquesa de Iranda, Josefa de la Torre, esposa de Simón de Aragorri —uno de los hombres más distinguidos de Europa, en palabras de Alexander von Humbold144—, como los de la marquesa de Negretti145, o los de la marquesa de Valdecarzana, Isabella Filipa Reggio, esposa de Judas Tadeo Simón Fernández de Miranda y Villarias, sumiller de corps de Carlos III146. Los incumplimientos podían tener nefastas consecuencias, al cerrarle no solo sus casas sino las de sus iguales, desacreditándole como negligente y desatento, lo que minaba la confianza de esta voluble nobleza que con tanta dificultad lograba y cuyos encargos, además, exigían redoblados esfuerzos económicos y administrativos, pues estaban sometidos al gravamen de los derechos de entrada en el reino.

70Si los encargos del guardarropa le obligaban a realizar y enviar los patrones de sus clientes, las más sustanciosas y laboriosas comisiones de muebles destinados a los palacetes, es decir, colgaduras murales, cortinas de puertas y ventanas, y tapicería de respaldos y asientos de sillones, banquetas y demás mobiliario, exigían el levantamiento de los planos de cada habitación para calcular el aneaje y precios, además de la redacción de las instrucciones convenientes para que Camille Pernon pudiera iniciar la labor de cartonaje y tejeduría.

  • 147 María Antonia Luzzi y su hija, María Luisa de Bendicho, se vieron obligadas en 1800 a abandonar la (...)
  • 148 El conde de Expilly era conocido por ser un francés intrigante; véase Fernán Núñez, 1988, vol. 2, (...)
  • 149 Véase la carta 29, Madrid, 27 de octubre de 1788.

71El éxito en los encargos femeninos tenía, sin embargo, la contrapartida de servir de privilegiado escaparate para todos aquellos que visitaban sus salones revestidos con sederías lionesas, de lo que queda expresiva constancia gracias a las comisiones de Madame Bendicho, María Antonia Luzzi y Clement, esposa de Pablo Fernández (o Ferrándiz) Bendicho, marqués de Roda, del Consejo de S. M. en el Real y Supremo de Castilla, presidente de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País entre 1783 y 1784147. Esta señora tenía como confidente e intermediario al conde de Expilly y recibía en sus salones a ilustrados y viajeros como William Beckford148. La estancia donde recibía la decoró Grognard con las sederías más novedosas al gusto parisino: «Le sallon de Mme. Bendicho fait le plus joli effet, la manière dont je l’ai décoré est tout à fait neuve ici, aussi tous les grands viennent-ils le voir». Uno de los entelados de damasco azul del palacete Bendicho fue seleccionado por Grognard para incorporarlo al posible proyecto decorativo del palacio del duque de Alba, a quien se refiere como «un des premiers grands d’Espagne»149.

  • 150 Véase la carta 69, París, 2 de enero de 1801.

72Estas relaciones con la nobleza madrileña respondían a una ruta trazada por Grognard y planificada para desplegar su estrategia comercial con éxito, tal y como expuso con precisión en la lista de profesionales y personalidades a los que debía dirigir sus esfuerzos150 (fig. 14). El éxito de las sederías francesas en el amueblamiento de esta élite fue corroborado por el testimonio del barón de Bourgoing, secretario de la embajada de Francia en Madrid, al insistir en la superioridad de la elegancia francesa, la preeminencia de París y Lyon, cunas de la moda, y la consecuente importación tanto de productos manufacturados como de artistas y fabricantes, atraídos por la esperanza de alcanzar fortuna de inmediato:

  • 151 Bourgoing, Nouveau voyage en Espagne, vol. 2, pp. 319-320.

Les grandes villes et la Cour même le reconnaissent de manière tacite, en ayant recours directement à Paris et à Lyon, comme les vraies sources de la mode. À cet égard, comme à beaucoup d’autres, les Espagnols qui affectent de goût rendent justice à notre supériorité, et prennent de nous des leçons d’élégance dans plusieurs domaines. Leurs tables sont servies à la française. Ils ont des cuisiniers, des Maîtres d’hôtel, des valets de chambre français. Nos couturières s’occupent de la parure de leurs femmes. Leurs équipages massifs et sans goût disparaissent peu à peu, et s’échangent contre les nôtres. Ils ne négligent rien pour attirer à eux nos artisans, nos fabricants, nos artistes, et ne font pas briller vainement à leurs yeux la perspective d’une fortune rapide151.

Fig. 14. — Jean-Michel Moreau (inv.) y Pietro Antonio Martini (grab.), La Petite Toilette. Le Monument du Costume Physique et Moral de la fin du dix-huitième siècle, ou Tableaux de la vie, ca. 1745-1797, The Metropolitan Museum of Art, Nueva York

Fig. 14. — Jean-Michel Moreau (inv.) y Pietro Antonio Martini (grab.), La Petite Toilette. Le Monument du Costume Physique et Moral de la fin du dix-huitième siècle, ou Tableaux de la vie, ca. 1745-1797, The Metropolitan Museum of Art, Nueva York
  • 152 Iglesia parroquial de San Miguel y San Justo, libro de difuntos, 1824, pliego 157.
  • 153 Véase la carta 32, Madrid, 4 de noviembre de 1788. El Musée des Tissus de Lyon conserva un fragmen (...)
  • 154 Véase la carta 43, El Escorial – Madrid, 7 de noviembre de 1789.
  • 155 Véase la carta 45, Madrid, 2 de enero de 1790.
  • 156 «Este fondo está recubierto de un encaje de punto inglés»; véase la descripción que Grognard hace (...)

73Son reseñables por la categoría de sus clientes las comisiones de Pedro de Alcántara López de Zúñiga, conde de Miranda del Castañar, grande de España y gentilhombre de cámara, quien acordó el 4 de noviembre de 1788 con Grognard la decoración textil de su casa, situada en la plazuela de la iglesia parroquial de San Miguel y San Justo de Madrid152. En su residencia, el conde de Miranda emulará la reciente decoración de las colgaduras de la casa de campo de El Pardo, encargando, entre otras, una colgadura de sedería de arabescos sobre fondo azul. Grognard, como en los proyectos reales, enviará a Pernon los planos de cada habitación y las instrucciones precisas para evitar errores153. Por su parte, el duque de Híjar, «un des plus galants hommes parmi les Grands […] juste et honête154», fue uno de los mejores clientes de Grognard, recibiendo de él no solo el encargo de su guardarropa, sino también el de sus hijos María Teresa (1772-1818) y Agustín Pedro Fernández de Híjar y Palafox (1773-1817), en vísperas del ventajoso doble matrimonio acordado y fijado para el 24 de enero de 1790 con los hijos de los duques de Berwick, Jacobo Felipe Fitz-James Stuart zu Stolberg-Gedern (1773-1794) y su hermana María Francisca Fernanda (1775-1852)155. A todo ello se sumó la importante comisión de la tapicería de amueblamiento de su palacete madrileño: una vez vestido el dormitorio con una tapicería de terciopelo, el duque de Híjar encargó para otro de sus salones un novedoso damasco efecto encaje, «damas dentelle nouvelle étoffe», una sedería de compleja tejeduría que alcanzó gran éxito entre la clientela aristocrática, pues Grognard156 la reutilizará en las decoraciones de los apartamentos de la duquesa de Alba:

  • 157 Se trataba de un nuevo tejido de gran complejidad, sin embargo, Grognard confíaba en que Pernon pu (...)

Je vous recommande la plus prompte expédition des commissions du Duc de Hijar en tout ou en partie, afin qu’il ne soit pas dans le cas de se fâcher, ce qui me seroit très sensible. Comme c’est un des plus galants hommes parmi les grands, vous pouvés augmenter l’étofe fond dentelle pour les rideaux si le prix fixé pour le damas à dentelle ne suffit pas pour vous donner le bénéfice que vous deviez faire sur cette nouvelle étofe, il faut lui écrire lors de l’expédition, les motifs qui vous ont obligé à augmenter le prix de cette étofe, et qu’au reste vous laissez à sa justice à la réduire au prix fixé par le contrat s’il ne veut pas y consentir. Je ne doute pas d’un instant qu’il y acquiesce, tant il est juste et honête157.

  • 158 BML, ms. 2318/1, fos 31r.o-31v.o; ms. 2318/20, fos 32r.o-33v.o; ms. 2318/21, fos 34r.o-34v.o y ms. (...)

74La duquesa de Berwick, Carolina de Stolberg-Gedern (1755-1828), viuda de Carlos Bernardo Fitz-James Stuart y Silva, y su hijo, el mencionado Jacobo Felipe Fitz-James Stuart, quinto duque de Berwick y Liria, encargaron un importante proyecto en el que hubo que tener en cuenta los tonos en que estaban estofadas y pintadas las molduras de madera que debían enmarcar las colgaduras textiles del Gran Salón de su palacete madrileño. El mismo Camille Pernon se desplazó a Madrid, durante los meses de abril y agosto de 1790, para atender esta importante comisión158, después de haber recibido indicaciones de Grognard para que sus dibujantes realizaran los cartones, la mise en carte, de dichas colgaduras. Se trataba de complejas sederías brocadas y damascos de cuatro colores, imitando los tonos y el efecto de trampantojo tridimensional de las molduras. También aquí tuvo algún contratiempo. Obligado Grognard a dirigir los entelados, en el caso de no recibir las sederías a tiempo se limitaría a encolar papeles pintados de manera provisional:

  • 159 Véase la carta 41, Madrid, 7 de septiembre de 1789.

Cy-inclus le dessin de la baguette des bordures de bois sculptées et vernies en gris, qui encadrent les panneaux de la tapisserie du Grand Sallon du Duc de Lyria, il faudra l’imiter et faire fabriquer ce qui est nécessaire des bordures pour encadrer les rideaux des portes et fenêtres.
Il suffit que ce soit en camayeux gris fabriqué en étofe brochée ou en damas quatre couleurs, toutefois cependant que cela puisse rendre l’effet de la sculpture.
Aussitôt que je pourrois aller chez la Duchesse de Lyria je vous envoiroi un morceau d’étofe gris, la plus approchant du vernis dont sera peinte, les bordures de bois sculptés, en attendant vous pouvez le faire mettre en carte.
Ne comptez pas sur des remises pour ce payement car je n’ai ni le temps ni les forces de solliciter des rentrées étant obligé de courir du matin au soir pour diriger les ameublements, que j’ai entrepris, ou je suis obligé de faire coler [sic] du papier, faute d’étofe159.

  • 160 Véase la carta 46, Madrid, 10 de enero de 1790. Una caja se encontraba de vuelta en la aduana de B (...)

75Los muebles para el duque de Berwick, aun estando terminados y habiendo sido enviados a comienzos de 1790, debieron ser devueltos a Lyon para adecuarlos a los cambios solicitados por el mismo duque sobre los tonos y los diseños, como era el caso de unas flores malvas al pie de una sedería de arboledas, sobre los que Pernon no daba respuesta o se negaba a rehacer el tejido: «Dans la commission du Duc de Berwick je vous ait fortement recommandé de varier la couleur des roses mauves qui sont aux pieds des arbres, ils ne vous a pas plus de le faire ni de me dire que vous ne le feriez pas160».

  • 161 Diario de Madrid, 30 de julio de 1810.

76La copia de modelos y colores, por tanto, debía realizarse al gusto del cliente. Así, el raso amarillo de importación oriental, adquirido por el duque de Berwick en el almacén de géneros de la Real Compañía de Filipinas —establecido en la Puerta del Sol, frente a la callejuela del Correo161—, y destinado a las cortinas de puertas y ventanas del gabinete etrusco de su palacio, debía ser imitado por Camille Pernon para confeccionar la colgadura de damasco asignada a dicho gabinete, siguiendo la moda establecida por Jean-Démosthène Dugourc en las sederías etruscas para la Casa del Príncipe de El Escorial en 1786, que ya vimos más arriba.

  • 162 Véase la carta 49, Madrid, 2 de julio de 1790.

77La considerable suma de 80 000 reales de vellón fue entregada por el duque de Berwick a Grognard el 1 de julio de 1790, en una letra de pago a nombre de Pernon que debía hacer efectiva en Cádiz, recordándole la máxima celeridad en la ejecución de sus encargos tanto de telas como de bronces162. Las obras recibidas el 8 de noviembre de ese año fueron retenidas en la aduana de Bayona por Jean Saubaigné y Jacques Peyrard hasta que el duque no pagara las facturas de anteriores pedidos:

  • 163 Véase la carta 50, Madrid, 8 de noviembre de 1790.

Par ce courier j’ai donné ordre à Mr. Saubaigné et à Mr. Peyrard de retenir les caisses de bronzes et d’étofes pour le Duc de Berwick, jusqu’à ce que je leur marque de les expédier. J’ai pris ce partit pour vous tranquiliser sur leur valeur, et elles ne lui seront expédiées que lorsqu’il aura payé les soldes de l’ancien contrat, le montant des bordures pour le salon et celui des chevaux. Son hôtel n’étant pas encore disposé pour recevoir les tapisseries, il a le temps d’attendre.
Je lui ai témoigné ma surprise de ce qu’il n’avoit pas déjà fait payer le solde de l’ancien contrat et qu’en cela il manquoit à la parole qu’il m’avoit.
Il m’a assuré qu’il croyoit que c’étoit une une [sic] chose faite et qu’il y alloit pourvoir tout de suite, afin que je fusse satisfait163.

  • 164 BML, ms. 2318/33, fos 55r.o-56v.o, Carta de Camille Pernon al embajador de Francia en Madrid, Papi (...)

78La muerte de Jacobo Felipe Fitz-James Stuart en 1794 dejó en suspenso el pago de importantes cantidades debidas a Pernon y correspondientes al encargo de su madre, la duquesa de Berwick, logrado por la intervención de Grognard en 1789. La considerable deuda contraída por valor de 354 429 reales obligó a Camille Pernon a solicitar la ayuda del embajador de Francia en Madrid al que, sin éxito, entregó una memoria dirigida a Carlos IV para exponerle la situación y hacer valer los motivos de su justa reclamación ante los tribunales españoles164.

  • 165 Burgos, Blasón de España, pp. 142-143.

79Otro de los clientes de Grognard, experto y capaz de observar defectos de fabricación, fue Manuel José Antonio Hilario de Negrete o Negretti (Madrid, 1736 París, 1818), segundo conde de Campo de Alange, gentilhombre de cámara de Carlos IV, consejero de Estado, capitán general de sus Ejércitos, ministro de Guerra, y embajador en Viena y en Lisboa165. Al respecto Grognard escribía:

  • 166 Véase la carta 48, Madrid, 27 de mayo de 1790.

Vous dites que la différence qu’il y a dans les rayes du satin de Campo de Alanje provient de ce que Mr. Cortet a employé pour cela diverses soyes roses qui étoient en magasin. Il n’est rien de cela, il n’y a pas de différence dans la nuance, mais il y en a beaucoup dans la largeur des rayes des deux pièces, dans celles où est la bordure elles sont beaucoup plus petites, que dans celles où il n’y en a pas. Cette différence que Mr. Pernon a vu de ses propres yeux auroit été dans le cas de faire laisser la commission pour notre compte si je n’avois pas la confiance entière du Comte de Campo de Alanje, et si le tapissier ne se prêtoit pas à l’employer comme je le veux, et cette complaisance coûte de l’argent et diminue les bénéfices en augmentant la peine et les embarras166.

  • 167 Véase la carta 26, Madrid, 2 de octubre de 1788.

80La falta de coincidencia de los motivos fue suplida por la buena disposición del tapicero al servicio del conde, que logró disimular la diferente escala del diseño de colgaduras y cenefas, y facilitar el entelado a costa de encarecer el precio convenido. Su esposa, María Agustina de Adorno y Sotomayor, marquesa de Negretti, devolverá y se negará a pagar uno de los trajes encargados a Grognard porque los matices verdes y violetas del raso no eran conformes a la muestra que este le había presentado y ella había elegido167.

Grognard y sus relaciones en Madrid con los representantes diplomáticos y banqueros

81Las buenas relaciones de Grognard con los representantes diplomáticos de las cortes europeas, miembros de la alta nobleza que ocuparon una posición importante en la vida política y social española, le proporcionaron a la empresa encargos sustanciosos, pues su misma condición eximía a esta clientela privilegiada del pago de impuestos y aranceles que grababan a los objetos de lujo, como las sederías lionesas:

  • 168 Véase la carta 45, Madrid, 2 de enero de 1790.

… et ce ne seroit pas un article à charge d’autant plus que venant avec l’embassadeur ou pour son usage cette marchandise ne payeroit aucun droits, c’est un privilège que tous les Embassadeurs, Ministres, etc., ont [palabra tachada e ilegible] lorsqu’ils arrivent et qu’ils conservent six mois pour faire venir tout ce qu’ils ont besoin pour leur service et celui de leur maison.
Malgré votre répugnance à envoyer ici de la marchandise pour notre compte en participation, je crois que profitant de cette occasion, il n’y a rien absolument à risquer, parce que les meubles rendus ici sans payer des droits se vendront toujours du matin au soir et argent comptant au prix revenant, ce qui laisseroit au moins le bénéfice de la fabrication168.

  • 169 Abrantès, Mémoires, t. II, p. 179.
  • 170 Véase la carta 3, San Ildefonso, 3 de septiembre de 1787. En 1789 la Real Academia de San Fernando (...)
  • 171 Pierre-François Le Marchand, secretario de embajada, estaba encargado de los asuntos de Francia en (...)

82El duque de la Vauguyon, embajador de Francia considerado por sus compatriotas casi un español, —«était Castillan, pour ainsi dire, par sa famille» en palabras de la duquesa de Abrantes169—, que fue el respaldo de Grognard ante la corte de Carlos III, le hizo uno de sus primeros encargos recién llegado de Marsella. Se trató este no solo de una parte del amueblamiento de su casa, sino también del guardarropa de su esposa, Marie-Antoinette Rosalie de Pons de Roquefort, duquesa de la Vauguyon, y en particular de su hija Antoinette de Quélen de la Vauguyon, en vísperas de su matrimonio con el príncipe Alexandre-Emmanuel-Louis, duque de Bauffremont, ceremonia que estaba prevista para septiembre de 1787 y se celebraría en El Escorial170. Hay que añadir que en estas transacciones el secretario del embajador, Pierre-François Le Marchand, desempeñó un eficaz papel como intemediario171.

  • 172 «El viernes de la semana pasada tuvo la primera audiencia del Rey el Señor Conde de Redern, Minist (...)
  • 173 Véase la carta 45, Madrid, 2 de enero de 1790. El conde de Fontana de Cravanzana era en estas fech (...)
  • 174 Véanse las cartas 39 y 46, Madrid, 25 de diciembre de 1788 y 10 de enero de 1790 respectivamente. (...)

83Entre esta clientela diplomática, caracterizada por el frecuente consumo de productos franceses, se encontraban, entre otros: Luis Pisani, embajador de Venecia; el barón de Ehrensverd, embajador de Suecia; el príncipe de Raffadali, ministro plenipotenciario de la corte de Nápoles, que por su estatura no necesitaba más de seis varas de tela para que el sastre confeccionara sus trajes; y Jean-Segismond Ehrenreich, conde de Redern, ministro plenipotenciario del elector de Sajonia172, que le facilitó la posibilidad de amueblar con sederías de damasco y dibujo de cariátides cuatro salones del palacio del conde de Fontana, embajador de la corte de Cerdeña, casado con una de las hijas de Redern173. Este mismo diseño de sederías será solicitado para el amueblamiento de la casa del conde de Greppy, Paolo Greppi, cónsul general del Imperio austriaco en Cádiz, para lo que Grognard envió dibujos, planos y observaciones a Camille Pernon a fin de realizar los cartones e iniciar la tejeduría174.

  • 175 Véase la carta 34, Madrid, 29 de noviembre de 1788.
  • 176 Véase la carta 37, Madrid, 20 de diciembre de 1788.
  • 177 Véase la carta 19, Madrid, 7 de agosto de 1788.
  • 178 Véase la carta 28, Madrid, 20 de octubre de 1788.

84Además de beneficios comerciales, estos contactos con diplomáticos ilustrados le reportaron conocimientos y prácticas útiles para sus negocios y profesión. Grognard mantuvo constantes relaciones comerciales con el embajador de Portugal, Diogo de Carvalho e Sampayo (1750-1807), un aristócrata que no llevaba dos años el mismo traje y requería telas elegantes y ligeras, rechazando las pesadas y sólidas. Sus trajes de «gran gala» eran bordados con lentejuelas ricas y pedrería175 y detestaba las sedas blancas porque le engordaban —«il dit qu’elles font paroitre son ventre une fois plus gros176»—; para hacerse una idea del gasto, basta decir que cada uno de sus trajes estaba valorado en doce o trece mil reales177. Ante lo expuesto, se puede entender que el señor fuera muy exigente en la recepción de sus encargos, sobre todo los destinados a ser estrenados en fechas tan señaladas como la onomástica de Carlos III178.

  • 179 Abascal, Cebrián, 2009, p. 93.

85Fueron constantes los encargos de este embajador de Portugal, con el que Grognard mantuvo estrechas relaciones, a pesar de los inconvenientes surgidos en la recepción de sus pedidos. Esta relación pudo procurarle conversaciones sobre las propiedades de los colores, pues Carvalho e Sampayo fue un notable estudioso de la física de los colores, materia sobre la que escribió tres tratados que le valieron el reconocimiento internacional: Tratado das Cores (Malta, 1787) [fig. 15], Disertaçao sobre as cores primitivas com hum breve tratado da composiçao artificial das cores (Lisboa, 1787), y Memoria sobre a formaçao natural das cores (Madrid, 1791)179.

Fig. 15. — Diogo de Carvalho e Sampayo, «Lámina IIII», en Tratado das Cores, Malta, Officina Typographica de S.A.E., impresor Fr. Joaô Mallia, 1787, Biblioteca Nacional de España, Madrid

Fig. 15. — Diogo de Carvalho e Sampayo, «Lámina IIII», en Tratado das Cores, Malta, Officina Typographica de S.A.E., impresor Fr. Joaô Mallia, 1787, Biblioteca Nacional de España, Madrid

© Biblioteca Nacional de España, Madrid.

  • 180 «Ministre des Affaires étrangères d’Autriche. Léopold comte de Beust, ministre de Saxe à la cour d (...)
  • 181 Herrero Carretero, 2011, pp. 375 y 377-380.

86El interés de Grognard por los nuevos avances químicos, en relación con la solidez de los colorantes empleados en la tintura de telas, se vio recompensado al comprobar personalmente los procedimientos tintóreos y las cualidades cromáticas del cobalto como asistente privilegiado de los ensayos realizados en Madrid por el conde de Beust180. Esta fue una cuestión clave también para las manufacturas madrileñas, en particular para la oficina del tinte establecida por Carlos III en la Real Fábrica de Tapices de Madrid, como demuestra la correspondencia mantenida a lo largo de 1784 y 1785 entre Bernardo de Iriarte, vocal de la Junta de Comercio y Moneda, el director de la fábrica, Cornelio Vandergoten, y los Cinco Gremios Mayores, sobre el empleo de los llamados «ingredientes prohibidos», como el aceite de vitriolo, utilizado regularmente en la fábrica para conseguir escalas plateadas, violetas y azuladas181.

  • 182 Véanse las cartas 39 y 40, Madrid, 25 de diciembre de 1788 y 12 de agosto de 1789 respectivamente.
  • 183 Maestros tintoreros de Lyon: «Une acquisition importante […] c’est celle de la dissolution d’étain (...)
  • 184 Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, p. 5; Fortis, Voyage pittoresque et hist (...)

87El conde de Beust fue una las personalidades, como el cardenal Altieri o el duque de Berwick, a las que Grognard recomendó visitar la manufactura de Camille Pernon para conocer los procedimientos de la tejeduría, adquirir sus productos182 y, en el caso del conde de Beust, poder llevar a la práctica sus descubrimientos con ayuda de los experimentados hermanos Chaudon, tintoreros establecidos en el quai de la Saône183. Las relaciones comerciales con estos diplomáticos eruditos e ilustrados, que poseían amplios conocimientos sobre química, tintura y color, fueron de gran utilidad para Grognard cuando, tras su regreso a Francia, trabajó la planificación e impulso del regulador para el perfeccionamiento de los telares automatizados y la elaboración de proyectos sobre la solidez de los colorantes frente a la degradación de la luz solar, aplicados especialmente a las telas de amueblamiento184.

  • 185 Almanach du Commerce de Paris, des Départements de l’Empire français et des principales villes du (...)

88Por lo que se refiere a la relación con los banqueros y casas de empréstito, el buen funcionamiento de los negocios de Grognard y la manufactura Pernon con la clientela española requería establecer una sólida red de apoyos con financieros de confianza, debido al imprescindible y generalizado empleo de letras de cambio para las transferencias de crédito y la circulación del dinero, según el sistema común en el mundo comercial a lo largo del siglo xviii. Louis Rigal, negociante de origen francés que regentaba una de las principales casas de comercio y banca de Madrid, fue para Grognard no solo un banquero sino un amigo; su casa, la dirección a la que Pernon debía remitir la correspondencia desde la llegada de Grognard en 1787185.

  • 186 Véase la carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787.
  • 187 Carta 45, Madrid, 2 de enero de 1790: «Ce seigneur [le comte de Miranda] est si de mauvaise humeur (...)

89Louis Rigal fue correspondiente de la sociedad establecida en París por los banqueros Johannes Hottinger, de Zúrich, y Denis de Rougemont, asociados desde 1769186, así como de los hermanos Urbain y François-Thomas Jaume, de Lyon. Con estos últimos Camille Pernon tenía abiertas sus cuentas para atender la tramitación de las comisiones conseguidas por François Grognard. A través de ellos se solventaban los gastos relativos a viajes, alojamiento, comidas, alquiler de coches para desplazamiento a los reales sitios, papel —tanto para su correspondencia como para los diseños, planos y alzados de habitaciones y patrones de indumentaria—, y la eventual compra de regalos con que complacer a los clientes descontentos con los envíos187.

  • 188 Véase la carta 48, Madrid, 27 de mayo de 1790.

90La amistad de Grognard fue a su vez para Rigal firme garantía y aval188, más allá de las graves y constantes desavenencias entre comitente y comisionado, surgidas por la acostumbrada falta de comunicación por parte de Pernon sobre las transacciones que realizaba, una práctica que enervaba a Grognard y que afectaba negativamente al banquero. Grognard, al tiempo que censuraba a Camille Pernon su actitud, ensalzaba la confianza mostrada desde siempre por Louis Rigal, un hombre que

  • 189 Véase la carta 50, Madrid, 8 de noviembre de 1790.

qui accepte vos traittes pour l’honneur de votre signature, quoique vous ne leur en donniez pas avis suivant votre ancienne coutume.
Je ne suis pas content de ce que vous avez fait à l’égard de cet ami189.

  • 190 Véase la carta 13, Madrid, 14 de mayo de 1788 y carta 26, 2 octubre de 1788.

91La relación de Louis Rigal con Felipe Martínez de Viergol, tesorero del fondo reservado del Real Servicio, también facilitó a Grognard el cobro de las facturas presentadas ante la Tesorería particular del príncipe Carlos, en especial las relativas a las colgaduras y tapicerías de muebles de la casa de campo de El Escorial190.

92Para dirimir las diferencias surgidas con Pernon durante los últimos años de su relación comercial con España, solventar las cuentas en común y hacer efectivo el cobro del porcentaje de sus ganancias, Grognard mantuvo una correspondencia continuada con los hermanos Urbain y François-Thomas Jaume, que actuaron como árbitros entre ambos. Dos de las cartas del epistolario de Grognard van dirigidas desde París a François-Thomas Jaume al que, como amigo, le confía las amarguras y desencuentros con su socio, las conscuentes pérdidas económicas y la imposibilidad de llegar a un acuerdo favorable para ambos:

  • 191 Véanse las cartas 65 y 66, París, 16 y 17 de mayo de 1797, respectivamente.

Peut-être qu’un jour la mémoire reviendra à Pernon et qu’il additionnera le montant des peines, des chagrins, des souffrances, sans compter les pertes considérables que j’ai éprouvé par sa faute ou par suite de ses tracasseries, peut-être qu’alors il se rendra justice, et que la reconnoissance lui parlera en ma faveur et si jamais il réprouve ce sentiment, tant pis pour lui.
[…] D’après tout cela tu penseras et tu diras tout ce que tu voudras. Quant à moi, je sens qu’il est vraiment fatiguant de voir qu’un moment où je croyois tous mes débats avec Pernon terminés et que je me faisois déjà un plaisir d’oublier le passé de quelque côté que viennent les torts ; Pernon éleve de nouvelles difficultés qui seront interminables car je suis la [sic] de perdre de tout côté191.

Estrañamiento de François Grognard y salida de España

93El vacío de más de dos años que se registra en el epistolario, desde el 15 de noviembre de 1790 hasta el 16 de marzo de 1793, se corresponde con la redacción y edición en Bayona del proyecto más personal de la carrera de Grognard, el Songe à réaliser dans la décoration de son Palais (1790) y las doce cartas del Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne (1792), así como la elaboración de los alzados y planos que ilustraban sus ideas ornamentales para el palacio de los duques de Alba.

  • 192 Véase la carta 32, Madrid, 4 de noviembre de 1788: «L’essentiel dans ce moment est de faire voir q (...)
  • 193 Gastinel-Coural, 1990, pp. 76-94. Los dibujos conservados se encuentran actualmente en el Victoria (...)

94Las breves alusiones en la colección epistolar manuscrita sobre este proyecto192 quedan compensadas por los textos editados y por los «vingt dessins coloriés sous verre dans leurs bordures de bois doré, projets de décors pour le palais du duc d’Albe à Madrid», realizados por Grognard, que figuraron asentados en su inventario post mortem, como parte de la decoración del salón de su apartamento parisino, en el número 8 de la rue Ménars193.

  • 194 Grognard, Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne, pp. 11-12 y 20-22.
  • 195 «la facultad, verdaderamente divina, de encontrarse en sintonía con las producciones admirables de (...)
  • 196 «La Arquitectura, como todas las otras artes, debe su nacimiento a la necesidad» [Grognard, Extrac (...)
  • 197 Fougeroix de Bondaroy, Recherches sur les Ruines d’Herculanum.
  • 198 Marsy, Histoire moderne des Chinois, des Japonnois, des Indiens, des Persans, des Turcs, des Russi (...)

95Ambos escritos reflejan su admiración por las creaciones vaticanas del «sublime» Rafael, la impronta que durante su viaje de juventud a Italia le causaron las excavaciones de Pompeya y Herculano, y las visitas efectuadas a las Termas de Tito y de Livia en Roma, y a la villa de Adriano en Tívoli194. Son sutiles las alusiones que intercala, donde desvela en breves líneas sus conocimientos tomistas sobre lo bello en la naturaleza y el arte195. En sus escritos se trasluce la lectura de tratados de arquitectura, como De l’origine des Loix, des Arts et des Sciences et de leurs progrès chez les anciens peuples196, de las descripciones arqueológicas que completaban sus evocaciones italianas, como la obra de Auguste-Denis Fougeroux de Bondaroy197, y la extensa obra de François-Marie de Marsy198.

  • 199 Miller, 2004, p. 35.
  • 200 Grognard, Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne, pp. 27-29; Honfleur, Le Grand Tout, ou le mo (...)

96Los versos intercalados en el Extrait d’un Voyage Pittoresque, cuya autoría atribuye al anónimo amigo destinatario de sus cartas, muestran la posible influencia de Nicolás Boileau-Despréaux199. Sus especulaciones metafísicas sobre el arte y la naturaleza, regidos por un orden exterior e interior, y sobre la armonía del universo y la relación matemática entre las partes y el Grand Tout, le aproximan a las premisas masónicas de las logias lionesas con las que estuvieron relacionados tanto el propio Grognard como Camille Pernon200.

  • 201 Baretti, Voyage de Londres à Gênes.

97En su correspondencia y en sus textos editados, Grognard reivindica un trato equitativo sobre el carácter de los españoles, rechazando como Giuseppe Baretti los prejuicios y las ideas preconcebidas de la antropología moral sobre el carácter de las naciones201:

  • 202 Grognard, Extracto de un viaje pintoresco en España (véase «Escritos de François Grognard, Obra im (...)

Os sorprendo, Amigo mío, hablándoos en este lenguaje. España jamás os ha parecido propicia para producir este entusiasmo. Es un error que debéis, al igual que todos los demás, a la ignorancia en la que generalmente nos encontramos sobre el contexto interno de este País, y a la reprehensible frialdad de la que los franceses dan testimonio en sus viajes, principalmente en el de España, por todo lo que no han visto en su lugar de origen […]. Una ridícula vanidad les hace creer que nada iguala las obras maestras de Francia, que en ninguna otra parte hay habitaciones alegres, como las que adornan las riberas del Sena202

  • 203 Véase la carta 52, Bayona, 16 de marzo de 1793. Compatriotas como Claudio Bodoy, vocal de la Junta (...)

98La expulsión definitiva de los franceses del territorio español por Real Decreto de 23 de marzo de 1793, con motivo de la guerra declarada entre la monarquía de Carlos IV y la Primera República Francesa, supuso la paralización del proyecto y el cese obligado de la actividad de Grognard en España, «chassé tout comme un autre», según escribe desolado desde su primera escala en Bayona, a siete leguas de la frontera203.

  • 204 François Grognard, por su actividad como comisionado y con intención de volver a su tierra, fue «c (...)
  • 205 El documento sobre el estado de la cuenta bancaria conjunta de Grognard y Pernon en 1792 titulado (...)

99El estallido de la Revolución francesa en 1789, que culminó con la decapitación de Luis XVI el 21 de enero de 1793 y la proclamación de la Primera República, aunó a España y las principales monarquías europeas en la Primera Coalición para luchar contra la Convención Nacional francesa, lo que puso fin a las relaciones amistosas entre Francia y España204. El consecuente «estrañamiento» de Grognard de Madrid significó el abandono de sus negocios y la interrupción de su proyecto para la decoración de los apartamentos del palacio de los duques de Alba. La suspensión de las transacciones económicas, con numerosas deudas impagadas, le ocasionó años de desvelos y duras negociaciones que hubo de solventar desde el extranjero205.

  • 206 Gastinel Coural, 1990, p. 72.

100Tras su expulsión de España se abre una nueva etapa y a ella pertenecen las veintidós últimas cartas fechadas entre 1793 y 1801, con ausencia de correspondencia epistolar durante los años 1794, 1798 y 1799. En este periodo de su vida, François Grognard inicia un periplo que le llevará desde Bayona a París, tras haber tomado parte en la defensa de Lyon, ser detenido en la localidad de Die en diciembre de 1793 y sufrir prisión en Roanne por orden del Comité temporaire de surveillance républicaine206.

  • 207 Sobre un total de 800 empresarios, 115 fueron ejecutados, es decir el 14,4%; véase Cayez, 1993, p. (...)
  • 208 Poidebard, Chatel, 1912, p. 13: «les lyonnais étaient en révolte contre la Convention. Leur ville (...)
  • 209 Ivernois, Tableau historique et politique, p. 340; Arlettaz, 2005.
  • 210 Véase la carta 55, Ginebra, 1 de abril de 1795. Poidebard, Chatel, 1912, p. 14: «Il avait donc émi (...)

101A las dificultades de su precipitada salida de Madrid se sumaron las graves consecuencias que el periodo revolucionario acarreó a Lyon: una crisis política que desembocó en el sitio de la ciudad en el verano y el otoño de 1793, que afectó enormemente a la urbe y, por lógica, al mundo de los fabricantes, negociantes, comisionados, comerciantes de sedas y tintoreros, víctimas de la cruel represión que sucedió al sitio207. Las pérdidas económicas y humanas, y la consecuente paralización e interrupción de la actividad manufacturera y comercial, provocaron la dispersión y la diáspora de empresarios, fabricantes y banqueros208, como fue el caso de Camille Pernon, François de Saint-Olive y el mismo Grognard, que buscó amparo en Ginebra, ciudad helvética conocida como «le refuge des opprimés209». Su exilio fue el medio seguro para salvarse del Terror y no sufrir la represión que se abatió sobre los que, como él, estaban estigmatizados por su condición de próspero negociante y proveedor habitual de una clientela real y aristocrática210.

  • 211 Véase la carta 55, Ginebra, 1 de abril de 1795.
  • 212 Véase la carta 58, París, 24 de junio de 1795.

102Desde Ginebra, Grognard escribirá a su amigo y banquero Luis Rigal de la Pradera el 1 de abril de 1795, intentando liquidar aún las cuentas abiertas con la firma Camille Pernon y compañía en Madrid211, siempre respetando la mitad de los fondos a disposición de su socio, que en esos momentos también se encontraba desplazado y refugiado en Génova y tratando de establecer una sucursal de su manufactura de sederías212.

  • 213 Acuerdo entre Camille Pernon y François Grognard firmado el 29 de enero de 1795, citado por Grogna (...)
  • 214 Véase la carta 6, París, 18 Prairial, l’an 3 [6 de junio de 1795].
  • 215 Sobre el sentido del término «citoyen», asociado a la aparición de una sociedad democrática y al n (...)
  • 216 Lamentablemente se observa una ausencia de correspondencia entre 1798 y 1799.
  • 217 Así calificaba François Grognard su amistad con Camille Pernon desde 1788; véase la carta 22, Madr (...)

103A pesar de las desavenencias entre Grognard y Pernon, el regreso a París del primero reactivará la relación comercial entre ellos, según un último acuerdo firmado el 29 de enero de 1795213. Por encima de sus diferencias, ambos socios lograron el suficiente consenso para dirimir sus cuestiones jurídicas, resolver los asuntos pendientes en España e iniciar nuevos proyectos comerciales. A partir del 6 de junio de 1795214, la serie epistolar adoptará el calendario republicano, y los encabezamientos y despedidas reflejarán un nuevo lenguaje acorde con los cambios experimentados por la sociedad, abandonando antiguas fórmulas de cortesía y sustituyendo el apelativo «monsieur» por el término «citoyen» adoptado por la Convención215. De este periodo parisino, que se extiende desde el 18 Prairial del año 3 (6 de junio de 1795) hasta el 24 Fructidor del año 9 (11 de septiembre de 1801)216, se conservan dieciocho cartas, las últimas de la serie, donde se muestra la buena disposición de Grognard por recuperar la relación con su socio, haciendo valer la amistad y la confianza —«que j’ai en vous pour mes intérêts particuliers et pour nos intérêts communs»—, con la esperanza de «que vous voudrés bien nous continuer vos avis et votre amitié que j’apprécierai toujours infiniment»217 (fig. 16).

Fig. 16. — Colofón y firma de Grognard, carta 22 (Epistolario), fechada en Madrid el 24 de agosto de 1788, Bibliothèque municipale de Lyon, ms. 1923, fol. 47.

Fig. 16. — Colofón y firma de Grognard, carta 22 (Epistolario), fechada en Madrid el 24 de agosto de 1788, Bibliothèque municipale de Lyon, ms. 1923, fol. 47.

Licence Ouverte / Open Licence Etalab.

  • 218 Véase la carta 69, París, 2 de enero de 1801.

104Así pues, Grognard renovó con Pernon sus buenas relaciones tras los desencuentros y la paralización de sus negocios durante el periodo revolucionario, en que ambos abandonaron Lyon. La sociedad recuperó su actividad comercial con el proyecto de apertura de un almacén y tienda en París desde primeros de enero de 1801 con una propuesta novedosa: «je me suis occupé sérieusement de notre projet de former ici un dépôt des échantillons de votre manufacture d’Étofe de soye et de celle de papiers peints218».

  • 219 Véase la carta 41, Madrid, 7 de septiembre de 1789.
  • 220 «Il y a quatre manufactures de papiers peint à Lyon ; celle de Dussère et Compagnie (Camille Perno (...)

105Al incorporar el papel pintado a sus renovados negocios comerciales, Grognard y Pernon se adaptaron a la economía y demanda de una nueva clientela surgida tras el periodo revolucionario, caracterizada por una menor capacidad adquisitiva. El papel pintado, considerado previamente subsidiario a falta de sederías con que tapizar los muros —«je suis obligé de faire coler [sic] du papier, faute d’étofe219»—, se convirtió desde comienzos del siglo xix en el producto manufacturado más solicitado por la burguesía y las nuevas clases acomodadas como revestimiento mural de sus interiores. La manufactura Dussère et compagnie, una de las cuatro dedicadas al papel pintado establecidas en Lyon, regentada por Camille Pernon, inventó y se especializó en papeles que simulaban sus telas façonnées, figuradas, labradas y bordadas220. Si en el siglo xviii Lyon acaparó la producción de sederías, en el xix la mitad de la producción del papel pintado demandada por el extranjero procedía de las manufacturas de esta ciudad, un producto con el que se obtenían grandes beneficios por el bajo coste de sus materias primas y manufactura.

  • 221 Véase, en este mismo volumen, el capítulo «De colgaduras antiguas y modernas».
  • 222 Clouzot, Fallot, 1935; Velut, 2005.

106De esta manera, la clarividente visión comercial de Camille Pernon y François Grognard se adaptó a la mutación social y a las nuevas tendencias de consumo que modificaron las prácticas cotidianas para alcanzar el deseado confort y bienestar221. El sistema decorativo tradicional apoyado en las sederías fue suplantado paulatinamente por el desarrollo de nuevos soportes ornamentales entre los que el papel pintado, prácticamente desconocido hasta 1760, experimentó un progreso exponencial, multiplicándose las manufacturas para atender una nueva demanda, que desde los primeros decenios del siglo xix convirtió al papel pintado en Francia en el principal objeto de consumo como revestimiento mural222.

Inspector del Mobilier Impérial de Napoleón I

  • 223 «Je veux des hommes forts en connaissances et en talents» [16 février 1811], Correspondance de Nap (...)

107A partir de julio de 1806, Grognard, establecido definitivamente en París, entrará al servicio de Napoleón I en el Mobilier Impérial223, en calidad de inspector y como sucesor de Alexandre-Théodore Brongniart (1770-1847). De su rica trayectoria se valoraron tanto sus conocimientos en materias de administración y contabilidad como su larga experiencia en el ornato de interiores, según expuso Alexandre Desmazis (1768-1841), administrador del Mobilier e íntimo amigo de Bonaparte:

  • 224 Archivo del Mobilier National, 02151, p. 225 y 02506, dr. 3, pp. 20-21, citado en ibid., pp. 18-19 (...)

M. Groniart [sic] jadis employé dans les Manufactures de Lyon […] [a] de vastes connaissances dans la partie de l’Ameublement, et dans la manière de tenir la comptabilité […] ses talents et sa longue expérience dans l’art des ameublements et des décorations me font juger très propre à bien remplir l’emploi d’inspecteur224.

  • 225 Sobre el telar automatizado Jacquard, su sistema funcionamiento y su recepción, véase Jarrige, 200 (...)
  • 226 «Cette machine ajoutée au métier Jacquard permet de faire des dessins réguliers ; les fabricants d (...)
  • 227 Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. II, p. 93.
  • 228 Recientes proyectos de investigación desarrollados en la Universidad de Manchester se han centrado (...)

108Sus conocimientos mecánicos le permitieron, siendo inspector del Mobilier, materializar su idea de un regulador para el telar de Jacquard que resolviera la correspondencia exacta de los módulos decorativos225, algo que le había deparado múltiples quebraderos de cabeza también en España, teniendo que hacer frente al disgusto que provocaba la recepción de tejidos defectuosos en los encargos del rey Carlos IV si los dibujos no concordaban al tapizar el mobiliario o los entelados de las colgaduras murales226. La invención de Grognard fue clave para que el fabricante Gabriel Dutillieu pudiera crear, entre 1808 y 1809, una máquina que imprimiera la regularidad requerida en el telar para conseguir la misma dimensión en la ejecución de los dibujos, logrando así la perfección en la tejeduría de telas con la concordancia de los motivos decorativos que debían repetirse con exactitud y uniformidad227. Logró también Grognard desarrollar procedimientos para conseguir la solidez de los colorantes, una de las cualidades primordiales exigida especialmente en las telas para el mobiliario. En definitiva, demostró su capacidad para la resolución de problemas generales que venían arrastrándose desde antiguo, distinguiéndose como un científico moderno al promover ensayos tan actuales como la producción de muestras para ser sometidas a envejecimiento progresivo, tanto lumínico como mecánico, y proponer soluciones228. Grognard, que conocía los agentes químicos usados en tintorería para aumentar la solidez de los colores, propuso que hábiles tintoreros tiñeran diferentes muestras de telas para exponerlas diariamente al aire y al sol hasta alcanzar una exposición a tres mil grados de calor, y así poder determinar cuáles no sufrían alteraciones y aplicar la composición de sus tinturas a los encargos más prestigiosos.

  • 229 Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. II, p. 96.
  • 230 «F. Grognard : inv. et perf. Chimie, teintures», en Beaulieu, Histoire du Commerce, de l’Industrie (...)

109Los resultados fueron evidentes y Fortis reflejó su admiración al exponer cómo las telas manufacturadas, siguiendo las indicaciones de Grognard, habían resistido inalterables el paso del tiempo, «près de vingt ans se sont écoulés, et ces étoffes, qui ornent les maisons royales, son remarquables par la beauté des couleurs229». Esta actividad y el desarrollo de sus métodos, tanto para perfeccionar los mecanismos del telar como para verificar la solidez de los colorantes, fruto de sus conocimientos mecánicos y químicos y de su larga experiencia, le hicieron valedor de ser incorporado en 1835 a la lista de inventores y perfeccionadores de la industria lionesa230.

  • 231 Miller, 2015, p. 236.
  • 232 Entre ellas se encontraba la grabada por Jean Pesne de Los siete sacramentos de Nicolas Poussin, q (...)
  • 233 «Dans sa maison de campagne, près Paris, chaque chambre avait sa dédicace, les noms des Philibert (...)
  • 234 Bruyère, 2000.

110Por otro lado, el puesto de inspector del Mobilier Impérial le permitió alcanzar el nivel económico suficiente para preparar su retiro en las proximidades de París. Adquirió una casa de campo en Fontenay-sous-Bois, que fue valorada con todos sus bienes muebles en 240 000 francos231, y que se convirtió en el refugio y consuelo de su vejez, pues la transformó en un gabinete o museo; de hecho, en la leyenda de su exlibris se lee «ex museo Francisci Grognard» (fig. 17). En ella, además de sus vivencias, alojó su biblioteca y colección de estampas232 (fig. 18). Cada habitación de la mansión la dedicó a un lionés ilustre por el que había sentido admiración, entre ellos el arquitecto Philibert de l’Orme (1514-1570) y el escultor Guillaume Coustou (1677-1746)233, reuniendo una colección de más de mil doscientas obras de pintura y escultura, que fueron origen y fundamento de la galería de escultura del Museo de Bellas Artes de Lyon234.

Fig. 17. — Exlibris grabado de François Grognard [«Ex museo Francisci Grognard»], en Jean-Joseph Expilly, Le géographe manuel contenant la Description de tous les Pays du Monde, 1783, Bibliothèque municipale de Grenoble, cote 33107 CGA

Fig. 17. — Exlibris grabado de François Grognard [«Ex museo Francisci Grognard»], en Jean-Joseph Expilly, Le géographe manuel contenant la Description de tous les Pays du Monde, 1783, Bibliothèque municipale de Grenoble, cote 33107 CGA

Licence Ouverte / Open Licence Etalab.

Fig. 18. — Jean Pesne, Les Sept Sacrements según Nicolas Poussin, ca. 1680-1694, Bibliothèque nationale de France, París, ESTNUM-23667

Fig. 18. — Jean Pesne, Les Sept Sacrements según Nicolas Poussin, ca. 1680-1694, Bibliothèque nationale de France, París, ESTNUM-23667

© Bibliothèque nationale de France, París.

  • 235 Archives Nationales (AN) [France], MC, XXIX-892, Testament olographe, fo 9, citado en Miller, 2015 (...)

111Como se ha indicado, una parte importante de sus ingresos fueron legados a su ciudad natal, pero su generosidad, rasgo relevante de su carácter, también se volcó con la localidad donde pasó los últimos años de su vida. François Grognard consignó una parte de su capital para la asistencia y educación de la infancia más humilde y desfavorecida de Fontenay-sous-Bois —«enfants du sexe masculine et féminine appartenants à des habitants pauvres, ou malaisés»—, insistiendo en la importancia de la lectura, la escritura y el cálculo en la formación de los niños. Estas disposiciones muestran, además de la virtud republicana de la filantropía, un rasgo revelador de sus creencias al subrayar la necesidad de que esos niños adquirieran los principios de la religión, «surtout à apprendre les principes de leur religion», como una de las reglas de la instrucción de su juventud235.

  • 236 Musée des Beaux-Arts de Lyon, Catalogue Sommaire des Musées de la Ville de Lyon, Lyon, Musée des B (...)
  • 237 Vingtrinier, Catalogue de la Bibliothèque Lyonnaise de M. Coste, p. 592, no 14068: «Grognard (Fran (...)
  • 238 Inventario fechado el 12 de noviembre de 1823, ante M. Achille Nicolas René Tourin, notario de Par (...)

112Conservamos tres retratos coetáneos de François Grognard: el busto esculpido en mármol por Jean-François Legendre-Héral (1795-1851), fechado en 1825236; el retrato al fisionotrazo que él mismo encargó al famoso Edme Quenedey des Ryces (1756-1830) en 1821, prueba de su modernidad y aceptación de las más novedosas técnicas artísticas237 (fig. 19), y el óleo sobre lienzo realizado por su hermano Alexis hacia 1780 (fig. 1). Este último permaneció en el apartamento parisino de François Grognard, situado en el número 8 de la rue des Ménars, hasta después de su muerte238. Por la expresión facial podemos percibir el carácter sincero e inteligente de este sobrio hombre de negocios, que inspiraba confianza y detestaba el descrédito. Su mirada franca, la sonrisa amable y unas manos delicadas armonizan con el sencillo traje marrón liso y una modesta peluca cuidadosamente peinada. El retratado sostiene una vara o bastón de autoridad y se apoya en la mesa donde reposan una carta, un sobre lacrado, la barra de lacre y un libro, objetos que aluden a su profesión y a su entusiasta actividad literaria y epistolar.

Fig. 19. — Edmé Quenedey (grab.). Fisionotrazo de François Grognard, 1821, cliché Bibliothèque municipale de Lyon, cote 14068

Fig. 19. — Edmé Quenedey (grab.). Fisionotrazo de François Grognard, 1821, cliché Bibliothèque municipale de Lyon, cote 14068

Licence Ouverte / Open Licence Etalab.

  • 239 Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170.

113La humildad y generosidad de François Grognard quedaron patentes en su deseo de permanecer en el anonimato, al disponer que «dans la distribution des prix d’encouragement, d’émulation et de récompense, il ne soit jamais fait mention de moi, mais que l’on énonce seulement qu’ils sont fondés par un ami de la prospérité et de la gloire de la patrie239».

  • 240 Distribution des prix fondés par M. Grognard, 22 de agosto de 1826, pp. 1-3.

114Sin embargo, sus conciudadanos le rindieron sinceros homenajes de respetuoso agradecimiento como bienhechor ilustrado y lionés digno de memoria. El 24 de julio de 1826, tres años después de la muerte de François Grognard, su hermano Alexis presidió junto al alcalde de Lyon, Jean de Lacroix-Laval, la sesión pública celebrada en la galería del museo establecido en el palacio de San Pedro de Lyon para la distribución solemne de los premios y entrega de medallas otorgadas a los alumnos de l’Ècole royale de dessin et des beaux arts, en cumplimiento de sus legados testamentarios240. Las palabras pronunciadas en dicha ocasión por Lacroix-Laval son testimonio fehaciente del agradecimiento y respeto que le fueron profesados:

  • 241 El alcalde de Lyon reconoció públicamente en este acto la generosidad de Grognard. A pesar de su d (...)

Tout en faisant le partage de ses largesses, le testateur manifesta le désir de demeurer inconnu. Nous avons trahi sa volonté en révélant l’importance du bienfait, en publiant le nom du bienfaiteur. Si la modestie l’engagea à rester dans un oubli éternel, le devoir du Magistrat exécuteur de ses intentions bienveillantes lui imposait la loi non-seulement de mettre au grand jour les actions honorables de sa vie, mais de faire connaître le nom du donateur généreux.
Comme vous, jeunes Élèves, François Grognard suivit des cours ; comme vous, son enfance s’écoula dans une demeure modeste. Mais l’ardeur de s’instruire, mais le désir de se faire un nom le travaillaient. Que ces exemples vous servent de phare sur la mer orageuse de la vie que leur lueur vous fasse éviter les écueils, vous dirige vers le port241 !

115Los escritos de Grognard —en los que desplegó erudición, capacidad de observación y evocación imaginativa— y sus disposiciones testamentarias causaron impacto en el mundo de la literatura y la filantropía. Su intensa vida profesional, injustamente menoscabada y ensombrecida al final de su existencia por quien paradójicamente le debía reconocimiento y gratitud, fue rebatida por el mismo François Grognard reivindicando su papel como comisionado de una de las manufacturas de sederías más sobresalientes de Lyon desde comienzos de siglo, la dirigida por Camille Pernon, especializada en façonnés, sederías labradas de gran riqueza y complejidad. Su papel de embajador del gusto francés y catalizador del interés por la moda en el vestido y en la ornamentación de interiores en todo el continente, y en particular de la sociedad cortesana madrileña, se complementa con su actividad como ingenioso adornista, preciso dibujante y avanzado promotor mecánico e inventor.

Notes

1 La cita de Cicerón, en Epistulae ad familiares, lib. 10, Epístola II (Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. I, p. 403).

2 Beuchot, Bibliographie de la France, p. 766; Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170.

3 Michaud, Biographie universelle, Supplément, vol. 66, pp. 132-133.

4 Para una relación de la obra literaria conocida de Grognard al año de su muerte, de la que se hablará en las siguientes páginas, véase Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170.

5 Véase carta 32, Madrid, 4 de noviembre de 1788. Grognard traslada a Pernon en esta carta su esperanza de poder amueblar definitivamente el palacio del duque de Alba, con el que mantiene frecuentes encuentros, para llevar a cabo precisos preparativos como el levantamiento de planos de cada habitación y la redacción de las instrucciones relativas a la tejeduría. La transcripicón anotada de las cartas que componen el epistolario de Grognard puede consultarse en la segunda parte de este volumen (véase «Escritos de François Grognard, Epistolario», en este volumen). Sobre Camille Pernon, son imprescindibles los estudios de Poidebard, Chatel, 1912; Gastinel-Coural, 1988, pp. 69-75 y Planchon, 2011, pp. 25-95.

6 Gastinel-Coural, 1990.

7 «M. Grognard est auteur d’un ouvrage inédit, dans le genre de celui que nous donnons au public, intitulé : Voyage pittoresque sur les bords du Rhône, depuis sa source jusqu’à son embouchure. Il avait entrepris ce grand ouvrage par ordre du ministère en 1780 ; mais la plus grande partie des dessins et du manuscrit ont été la proie des flammes en 1793, pendant le siège de Lyon» (Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. I, pp. lxii-lxiii).

8 Ibid., t. II, pp. 499-501.

9 Desde 1818 a 1822, Grognard había contribuido no solo con su asesoramiento sino con préstamos de fondos para costear los gastos de grabado e impresión de la obra de Fortis. Las dificultades de este último para devolver el dinero adelantado desembocaron en un agrio desencuentro; véase Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, pp. 6-7. Un ejemplar de la respuesta de Grognard se conserva en la Bibliothèque municipal de Lyon (BML), fonds Costa, signt. 12368.

10 Ibid., p. 4.

11 Poidebard, Chatel, 1912. El ejemplar conservado en la Real Biblioteca de Madrid fue dedicado por Jacques Chatel a la reina Victoria Eugenia durante la estancia de Alfonso XIII en Lyon, con motivo de su viaje a Francia en 1913.

12 Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170.

13 Sobre la filantropía véase Duprat, 1993.

14 «Testament olographe de feu M. François Grognard, en date du 11 octobre 1818, enregistré le 11 novembre 1823, déposé aux minutes de Me. Tourin, notaire à Paris, pour l’exécution d’une fondation perpétuelle destinée à faire face à la distribution annuelle, soit de médailles d’argent, à titre d’émulation, soit de médailles d’or à titre de récompense aux élèves exclusivement natifs de Lyon qui suivent les cours de l’École Royale de dessin et des beaux arts […] les plus distingués dans les divers genres de dessins […] de même que dans la peinture, gravure, sculpture, architecture, ornement, dans la mise-en-carte des dessins destinés à la fabrication des étoffes de soie et autres genres d’étoffes, comme aussi dans les principes des sciences, s’il y a une École établie à cet effet» (Distribution des prix fondés par M. Grognard, pp. 3-4).

15 Hodieu, Essais de Nomenclatures Lyonnaises Municipales, p. 171.

16 Palabras del mismo François Grognard según su testamento, recogidas por Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170. Véase también Cotelle, «Lyon (Rhône). Fondation de bienfaisance».

17 Para la biografía de François Grognard son imprescindibles los estudios de Gastinel-Coural, 1988, pp. 98-101; Id., 1990, pp. 68-74, y Miller, 2015, pp. 233-237. Miller compendia los datos publicados por Audin, Vial, 1918-1919, pp. 406-407, y los contenidos en los expedientes de archivos familiares, correspondientes a François Grognard, que se conservan en el musée des Beaux-Arts de Lyon, fonds. Richard, inv. 1988-4.VII.1.

18 «Antoine Grognard est ynscript pour Maitre apres avoir vu son acte d’aprentissage reçue Saulnio et son confrer Notaire le 13 7bre 1728. […] Le 10 Xbre 1738» [Archives municipales de Lyon (AML), HH 577, Registre, 19/01/1724 - 22/01/1739, fo 446, citado en Miller, 2015, pp. 233-237]. En 1742 y 1743 aparece registrado como síndico de la comunidad de comerciantes de Lyon: Almanach astronomique et historique de la ville de Lyon et des provinces de Lyonnois, Forez et Beaujolois, Lyon, 1749, p. 111. Una genealogía de las familias Grognard y Richard se puede consultar en Bruyère, 1988-1989, pp. 70-72.

19 «Les fabricants de Lyon furent érigés en Communauté par des Lettres-Patentes de 1554 de Henri II, communauté connue sous le nom de Maîtres & Marchands de la Grande Fabrique» (Représentations qui font au Roi ses Fidèles, pp. 4-9); Cochard, Origines des familles lyonnaises, pp. 19-20.

20 Véanse carta 56, París, 6 de junio de 1795; carta 68, París, 6 de diciembre de 1800; carta 71, Metz, 9 de marzo de 1801, y carta 73, Souppes, 16 de agosto de 1801. Una de sus hermanas, sin especificar quién, quizá Marie-Françoise (1745-1802) o Louise (1759-1791), es citada por François Grognard como su correspondiente en Lyon para conseguir los lienzos de una de sus comisiones en España; véanse carta 11, Madrid, [10] de enero de 1788 y carta 12, Madrid, 4 de febrero de 1788.

21 Benoît Ganin figura en 18 de diciembre de 1763 como Conseiller du Roi y Contrôleur ordinaire des Guerres, en Catalogue des Noms de Messieurs les Recteurs, pp. 150 y 152.

22 Para la biografía de Benoît Grognard, véanse Biographie universelle ou Dictionnaire historique, p. 1339, y Chapuis, 1999, pp. 71 y 225.

23 Mercurio histórico y político, mayo de 1782, p. 359; Espíritu de los mejores Diarios literarios que se publican en Europa, 1789, p. 122.

24 Planchon, 2011, p. 27: «fue profesor en la Escuela municipal de dibujo desde 1778 a 1785».

25 Richard, «Biographie. Peintres Lyonnais. Alexis Grognard ; André Blanchard», p. 425.

26 Sobre el Colegio de los Jesuitas de Lyon, véanse Boitel, Lyon Ancien et Moderne, pp. 443-450 y Miller, 2015, p. 234.

27 Damton, 1971, p. 220.

28 Réglements pour M. M. les pensionnaires des Pères Jésuites du Collège de Lyon, p. 1.

29 Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, p. 4.

30 Rolle, «Notice sur J.-B. Oudry».

31 «Un dibujante excelente es en Lyon un artista esencial, el alma de la fábrica. Si en su arte logra reunir la delicadeza del gusto, la invención y la novedad de los diseños, tiene asegurado el éxito. Podrá asociarse al más potente negociante, y percibirá una parte considerable de los beneficios de la fábrica» (Savary des Bruslons, Dictionnaire universel de Commerce, vol. 5, p. 67).

32 Hiberderie, Le dessinateur pour les fabriques d’étoffes, citado en Charvet, De l’enseignement des beaux-arts, p. 44.

33 Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, p. 5.

34 «Nécrologie», Tablettes historiques et littéraires de la ville de Lyon.

35 Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, p. 4.

36 AML, La Platière, 2/08/1777, fo 40, citado por Miller, 2015, p. 234. Bajo el pontificado de Clemente XV, en la audiencia celebrada el 7 de septiembre de 1771, se concedió a François Grognard una indulgencia plenaria en la que era calificado como «mercante in Leone» (Gastinel-Coural, 1990, pp. 69-70).

37 Gastinel-Coural, 1990, p. 69, presupone su viaje a Nápoles por la presencia de un marco de madera dorado que enmarcaba «une branche d’olivier prise sur le tombeau de Virgile», mencionado en el salón de París con motivo de su inventario post mortem.

38 «Il s’était perfectionné par un voyage en Italie, d’où il avait rapporté ce goût esquisse et délicat qui firent remarquer plus tard les étoffes exécutées d’après ses dessins» («Nécrologie», Tablettes historiques et littéraires de la ville de Lyon, p. 77).

39 Louis Pernon era hermano de Étienne Pernon, hijos de Claude Pernon, fundador de esta saga de fabricantes y comerciantes de sederías establecida en Lyon desde comienzos del siglo xviii, y tuvo domicilio en la rue Puits Gaillot de Lyon, según datos extraidos de los AML, HH 578, citado por Gastinel-Coural, 1988, p. 70.

40 Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. I, p. 422.

41 «Appréciateur du mérite réel, [Pernon] distingua bientôt les talents de François Grognard ; il lui ouvrit les portes de ses comptoirs, et peu après l’associa à ses intérêts commerciaux» (Lacroix-Laval, Distribution des prix fondés par M. Grognard, p. 7). Jean de Lacroix-Laval, político francés nacido el 18 de mayo de 1782 en Lyon y muerto el 27 de julio de 1860 en Orliénas (Rhône), miembro de una familia noble lionesa. Su padre fue decapitado en diciembre de 1793 en la place des Terreaux. Bajo el Imperio llegó a ser una de las principales fortunas de Lyon. En 1826, bajo su mandato como alcalde de Lyon, las calles de la ciudad fueron pavimentadas e inauguró la Escuela La Martinière.

42 Hiberderie, Le dessinateur pour les fabriques d’étoffes, p. xvii.

43 Sobre esta obra y su significado véase Miller, 2004.

44 Chassagne, 2012, p. 149.

45 Varsovia, Registre de la Chancellerie, no 36, fo 261, 13/09/1776, citado por Miller, 2015, p. 234, n. 221.

46 Marty, 2010, pp. 57-58.

47 «Dantzik est de toutes les villes qui sont situees sur la Mer Baltique, celle où il se fait les plus grand commerce. La Vistule, sur les bords de laquelle elle est bâtie, environ à une lieuë d son embouchure, lui apporte toutes les marchandises de la Pologne, dont cette rivière, qui a plus de cent lieuës de cours, arrose les plus riches Palatinats, et lui sert à y renvoyer celles que les Étrangers viennent décharger dans ses magasins […] Le chargement des vaiseaux François […] pour Dantzik, font quantité de draperies et de soyeries» (Savary des Bruslons, Dictionnaire universel de Commerce, vol. 1, pp. 986-987); véase también Savary, Le parfait négociant, caps. 51-52, «Du commerce qui se fait à Arkangel, et dans toute la Moscovie», pp. 100-113.

48 Gastinel-Coural, 1990, p. 70.

49 Información entresacada del Indicateur alphabétique de Lyon de 1788, citado en Miller, 2014, p. 89.

50 Almanach astronomique et historique de la ville de Lyon et des provinces de Lyonnois, Forez et Beaujolois, Lyon, 1777, p. 144, y Almanach civil, politique et littéraire de Lyon et du département de Rhône et Loire, Lyon, 1792, p. 159: «Consuls et agents des cours étrangères : M. Grognard du Berrin, Conseiller de Commerce de S. M. le Roi de Pologne, rue Ste. Catherine».

51 Sobre la función consular, véase Grenet, 2016.

52 Daszkiewicz, Edel, 2012.

53 Archives municipales de Strasbourg, fonds sur la Société d’Histoire naturelle de Strasbourg, Liste des visiteurs du Cabinet Hermann, 8Z 11/3 XIB, citado por ibid., p. 57.

54 Gilibert, Historie des plantes d’Europe, p. vi. Sobre la biografía y actividad de Gilibert, véanse Sainte-Marie, Éloge historique de M. Jean-Emmanuel Gilibert, pp. 1-17 y Trénard, 1958, pp. 4, 12, 64, 73, 86 y 206-207.

55 Ricard, Traité général du commerce, p. 278; Pallas, Voyages, pp. 416-421.

56 Bertholon de Saint-Lazare, Du Commerce et des Manufactures distinctives, pp. 169-170.

57 Rieussec, Cinier, Précis pour le sieur Jean-Dominique Bourillon, pp. 1-2. Sobre Carlo Francesco Vegezzy, véanse: carta 72, París, 25 de julio de 1801; Racolta di leggi, decreti, proclami, manifesti, p. 28, y Almanach du Commerce de Paris, des Départemens de l’Empire français et des principales villes de l’Europe. L’An XIII, París, 1805, pp. 981-982.

58 Véase la carta 5, Madrid – San Ildefonso, 23 de septiembre de 1787. Se estipula que el 50% de la seda importada a Lyon procedía del Piamonte, Sicilia, el sur de Italia y España; véase Peyrot, 1980, p. 77.

59 Poidebard, Chatel, 1912, p. 24. En el Almanach astronomique figuran Camille Pernon como «M. Camille Pernon, fils, Agent de Sa Majesté l’Impératrice de toutes les Russies, quai de Retz», y François Grognard como «M. Grognard du Berrin, Conseiller de Commerce de S. M. le Roi de Pologne, rue Ste. Catherine» (Almanach astronomique et historique de la ville de Lyon et des provinces de Lyonnois, Forez et Beaujolois, Lyon, 1787, p. 162).

60 Sobre las relaciones de Lyon y de la dinastía Pernon con Rusia desde el viaje de Pedro el Grande a Francia en 1717 y, en particular, tras la redacción de los informes atribuidos a Étienne Pernon, padre de Camille, titulados Observations sur le commerce de la Russie (1777), y el de Camille, Idées sur le commerce français en Russie par Camille Pernon commerçant de Lyon (hacia 1800), véase Gastinel-Coural, 1988, pp. 96-98.

61 Id., 1990, p. 71.

62 Véase la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788: «je compte lui écrire un de ces jours […] pour plusieurs autres choses».

63 «Je crois que l’auteur a fait aussi imprimer à petit nombre, et pour ses amis, quelques morceaux sur ses voyages en Russie et en Suède ; mais je n’ai pas vu ces opuscules, et je n’ose garantir leur existence» (Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170). Véase también Cotelle, «Lyon (Rhône). Fondation de bienfaisance».

64 Kellenbenz, 1970, pp. 578-579.

65 Archives du ministère des Affaires étrangères (AMEAP), París, Inventaire Sommaire, Mémoire et documents, Russie, no 43, p. 6, citado por Gastinel-Coural, 1988, pp. 96-98.

66 Véase la carta 16, Madrid, 7 de julio de 1788. Del encargo de esta colgadura para el gran duque conocemos fragmentos de lampas broché, de 1,37 x 1,20 m, con ramos de rosas en composiciones romboidales, conservados en la Maison Tassinari et Chatel (inv. 12139), y en el Musée des Tissus de Lyon (inv. 29595).

67 Véase la carta 27, Madrid, 13 de octubre de 1788.

68 Grognard, Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne, Segunda carta, Madrid, 5 de agosto de 1790; Corberon, 1901, vol. 2, pp. 271-272 y Gastinel-Coural, 1990, pp. 70-71.

69 Según Chantal Gastinel-Coural, Grognard gozó de escudo nobiliario, cuya heráldica describe como «d’azur au chevron d’or accompagné de trois étoiles d’argent et d’une tour de même ; au chef de gueules chargé d’une aigle d’or» (Gastinel-Coural, 1990, p. 71, n. 11).

70 «Jean-Baptiste Garon qui, vers 1733, en rendant moins embrouillés les métiers à la tire pour les étoffes façonnées, préluda à la grande découverte de Jacquard» («Histoire littéraire», p. 433). Sobre Jacques de Vaucanson (Grenoble, 1709 París, 1782), ingeniero inventor del primer telar completamente automatizado, véase Bertholon de Saint-Lazare, Du Commerce et des Manufactures distinctives, pp. 179-181.

71 Cayez, 1993, no 1, pp. 18 y 20. Sobre el asentamiento de población en Madrid durante el siglo xviii y la representación social de su aristocracia, véase Nieto Sánchez, 2006, p. 294.

72 «Livre des Commissions, Ordres ou Avis. On écrit sur ce Livre toutes les commissions, ordres & avis qu’on reçoit de ses Correspondants. Les marges de ce Livre doivent être très larges, pour y pouvoir mettre vis à vis de chaque article les notes nécessaires concernant leur exécution. Quelques-uns se contentent de rayer les articles quand ils ont été exécutés» (Savary des Bruslons, Dictionnaire universel de Commerce, vol. 2, p. 1135).

73 Véase la carta 2, Marsella, 17 de julio de 1787.

74 Savary, Le parfait négociant, pp. 155-166 («Du Commerce d’Espagne, Portugal et des Indes Occidentales») y pp. 167-171 («Portugal»).

75 Fernán Núñez, 1988, vol. 2, p. 309.

76 «Sr. D. Francisco Grognard de Berrin, de Leon de Francia», suscriptor de la Historia General de España del padre Mariana, Lista de los segundos subscriptores (Mariana, 1787, s. p.).

77 La visión que de la historia de España tuvieron los liberales y la conciencia que de ella alcanzaron se realizó sobre todo a través del escrito de Mariana y sus continuadores; véase Martínez Martín, 1991, p. 117.

78 Véase la carta 13, Madrid, 14 de mayo de 1788.

79 Véanse las cartas 5 y 6, San Ildefonso, 3 de septiembre y 5 de octubre de 1787, respectivamente.

80 Véase la carta 13, Madrid, 14 de mayo de 1788.

81 Véase la carta 16, Madrid, 7 de julio de 1788.

82 Véanse las cartas 12, Madrid, 4 de febrero de 1788; carta 13, Madrid, 14 de mayo de 1788; carta 22, Madrid, 24 de agosto de 1788, y carta 26, Madrid, 2 de octubre de 1788.

83 Véase la carta 22, Madrid, 24 de agosto de 1788.

84 Véase la carta 32, Madrid, 4 de noviembre de 1788. Fragmentos del damasco con dibujo denominado «dessin de l’autel», de grutescos con templetes y cisnes, manufacturado por Camille Pernon y correspondiente a este encargo, se conservan en la Maison Tassinari et Chatel (inv. 13452, lampassette, fond sain 8, 2,67 x 0,54 m) y en el Musée des Tissus de Lyon (inv. 29426). Tejidos vinculados a este proyecto de amueblamiento de la casa del conde de Miranda han sido dados a conocer por Gastinel-Coural, 1988, cat. 60, pp. 124-125.

85 Grognard se dirigió a las firmas Riboud frères, comerciantes y fabricantes de cintas, establecidos en Lyon, y a la casa Chanel, domiciliada en la rue Pizay de Lyon, para surtirse de cintas, ribetes y orlas con que guarnecer los trajes de los príncipes. Véase la carta 3, San Ildefonso, 3 de septiembre de 1787.

86 Poni, Gervais, Gervais, 1988, no 3, pp. 590-593; Miller, 1999.

87 Arrêt de la Cour de Parlement qui homologue la délibération de la Communauté des Maitres-Marchands, pp. 3-6.

88 Simmel, 1986, citado por Poni, Gervais, Gervais, 1988, p. 592, n. 8.

89 Una relación exhaustiva de los nuevos procedimientos mecánicos y sus inventores, y de la cátedra de química establecida en Lyon para el fomento de los tintes, se encuentra en Bertholon de Saint-Lazare, Du Commerce et des Manufactures distinctives, pp. 180-183 y 204-205.

90 «Valence, ou Valencia, capitale du Royaume du même nom, est située au bord du Guadalabian, à deux milles seulement de la mer. Elle est bâtie dans une plaine très-agréable & très-fertile, & sous le plus beau ciel qu’il soit possible de voir. Ses habitans sont industrieux & s’occupent principalement aux manufactures d’étoffes de soie & de laine dont on compte plus de deux mille métiers dans cette ville» (Ricard, Traité général du commerce, p. 600); «Valence est une ville industrieuse et commerçante ; ses manufactures de soie, si elles étaient encouragées avec plus de soin par le gouvernement, pourraient rivaliser avec celles de Lyon : elles occupent près de vingt-si mille ouvriers, et quelques-uns de leurs produits sont de la plus grande beauté» (Bory De Saint-Vincent, Guide du voyageur en Espagne, p. 598).

91 «Talavera de la Reina, ville aussie située au bord du Tage, a quelques manufactures d’Étoffes de soie, & des machines pour filer la soie fort ingénieuses» (Ricard, Traité général du commerce, p. 575); «Roulière a attiré en Espagne un nombre infini d’ouvriers de Lyon, pour y établir la manufacture de Talaver-la-Reine, lorsqu’obligé de quitter sa patrie, il choisit ce royaume, où il fut reçu à bras ouverts, et fait enfin noble Castillan […] Français, rassurez-vous. Toutes ces désertions ne porteront à notre commerce que de légères atteintes ; le goût dominant de notre nation nous assure la victoire dans ce genre d’industrie ; & nos voisins seront toujours réduits à nous copier» (Bertrand, Descriptions des arts et métiers, p. 21). Sobre las vicisitudes del establecimiento por Jean Ruliere, nacionalizado Juan Ruliere, y la actividad manufacturera de la Real Fábrica de Tejidos de Seda de la villa de Talavera desde 1748, véanse Larruga, Memorias políticas y económicas, pp. 95-330, y Peñalver Ramos, 2000.

92 Véase la carta 9, Madrid, 13 de diciembre de 1787. Este defecto ya había sido señalado veinte años antes por un anónimo comerciante y fabricante ilustrado que así se expresaba en 1761: «En Espagne, où la concurrence est si rare & le goût si borné, on copie très-lentement & très-axactement [sic] chaque année nos dessins de l’année précédente». Recalcando «Le goût a dû se perfectionner plus rapidement, se renouveller entièrement et varier toutes les fois que nous avons pu être imités […] Que l’étranger nous copie encore cent ans, il ne formera pas de dessinateurs. C’est notre goût, c’est notre imagination qui lui manquent : l’imitation éteint l’un et ne donne pas l’autre. Eh, comment donneroit-elle ce goût qui règne cette année, et que la mode, une convention générale et le caprice anéantiront l’année prochaine ?» («Mémoire sur l’envoi des échantillons de la Fabrique de Lyon», cap. vii: «Motifs pour défendre l’envoi des échantillons», p. 58).

93 Miller, 2012, pp. 135-136.

94 Informe de Étienne Louis Duplessis de Mongelas, cónsul francés; Cádiz, 20 de enero de 1777 (AMEAP, MD, lib. 132, fos 151ro-152vo, citado por Pérez Sarrión, 2012, pp. 211-212).

95 «Convención entre los reyes de España y Francia para evitar el contrabando; concluida y firmada en Madrid el 24 de diciembre de 1786. Ministros plenipotenciarios: el conde de Floridablanca y el duque de Vauguyon», en Cantillo, Tratados, Convenios y Declaraciones de Paz y de Comercio, pp. 617-621. Convención ratificada el 15 de julio de 1787.

96 «Convención entre las coronas de España y Francia para explicar o ampliar el artículo 24 del pacto de familia en punto a navegación, comercio marítimo y vistas de embarcaciones; ajustada y firmada en Madrid el 2 de enero de 1768», en Ibid., pp. 509-516. Convención ratificada el 15 de julio de 1787.

97 Ibid., pp. 617-621.

98 Como es sabido, Cádiz era el principal puerto comercial de España y primero del Atlántico para las Indias occidentales. Véanse Lloret, 2015 [disponible en línea] y Garcia Baquero, Collado Villalta, 1990.

99 Véase carta 5, San Ildefonso, 23 de septiembre de 1787. Sobre cajas y embalajes véase también la carta 26, Madrid, 2 de octubre de 1788. Sobre esta competencia, véanse Miller, 2012, p. 143 e Id., 2014, pp. 91-95.

100 Jacques Peyrard era correspondiente en Bayona de Mr. Parisien, jefe del Real Guardarropa, y del Banco de San Carlos; véase Bouchary, 1939-1943, vol. 1, p. 51; Contrat de mariage de Jacques Peyrard, de Valence, avec Claire Parisot, dotée de 700 livres, 1745-1782, Archives Civiles de la Drome, Série E, Titres de Famille, Liasse E. 954, citado por Lacroix, Inventaire Sommaire des Archives Départementales, p. 143.

101 Para evitar llamar la atención, el jefe del Real Guardarropa aconsejaba que los trajes del príncipe se embalaran en cajones poco voluminosos, por lo que propuso a Grognard no enviarlos enrollados, como era lo adecuado para evitar marcas y deterioros, sino plegados entre cartones: «Mr. Parisien m’a chargé de vous dire qu’il désireroit que la caisse fit le moins de volume qu’il sera possible, il croit que en déroulant les habits ils tiendront moins de place, cependant ils courent risque de se gâter, il faut les plier à la manière ordinaire dans du cartons et s’il étoit plus sûr qu’ils arrivassent mieux conditionnés dans une caisse de la longueur de l’habit, il faut prendre ce parti, malgré son désir pour qu’ils soient envoyés d’une manière peu volumineuse» (carta 5, San Ildefonso, 15 de septiembre de 1787).

102 Véanse las cartas 5 y 6, San Ildefonso, 23 de septiembre y 5 de octubre de 1787, respectivamente, y la carta 33, Madrid, 10 de noviembre de 1788.

103 Le Normand, «marchand mercier», comerciante de París; véase Miller, 1998, p. 139. Esta corporación de comerciantes fue considerada por Savary «comme le plus noble et le plus excellent de tous les Corps des Marchands, d’autant que ceux qui le composent ne travaillent point et ne font aucun ouvrage de la main, si ce n’est pour enjoliver les choses qui se sont déjà faites et fabriquées» (Savary des Bruslons, Dictionnaire universel de Commerce, vol. 2, pp. 1301-1302). Terreros traduce los términos marchand, mercier, como «mercader que trafica en cualquier especie de mercadería, disponiéndola o comprándola para venderla en tienda, almacén o feria». Sobre la actividad de estos comerciantes véanse Verlet, 1958, p. 11; Sargentson, 1996.

104 Comerciantes lioneses y diseñadores de sedas bordadas; véase Miller, 1998, p. 139; Biografía de Antoine Bergeon (1754-1843) en Id., 2015, pp. 39-41.

105 Véase la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788.

106 Miller, 1999.

107 Lettres patentes portant homologation de l’Ordonnance Consulaire du 35 octobre 1711 servant de Règlement por la Communauté des Marchands et Maîtres Ouvriers en Soie de la ville de Lyon, Lyon, 1717, pp. 5-9 (Vingtrinier, Catalogue de la Bibliothèque Lyonnaise de M. Coste, p. 464, citado por Poni, Gervais, Gervais, 1988, p. 599, n. 29).

108 Vicente de Alfaro, ayuda de cámara de Felipe V por decreto de 2 de marzo de 1742 y jefe del Oficio de la Tapicería de la Real Casa en sustitución de Antonio María de Cisneros, Archivo General de Palacio (AGP), Personal, caja 42/12 y caja 11761/13, Palacio, 21 de marzo de 1789.

109 Véase la carta 7, El Escorial, 1 de noviembre de 1787.

110 Sobre la identificación de los entelados correspondientes a las salas en que intervino François Grognard en colaboración con el tapicero Antonio Pomareda remitimos a los esenciales estudios de Junquera, 1979, pp. 66-76; el catálogo de la exposición Soieries de Lyon. Commandes royales au xviiie siècle (1730-1800), celebrada en el Musée historique des Tissus de Lyon entre diciembre de 1988 y marzo de 1989, y al trascendental artículo de Gastinel-Coural, 1990, p. 90, donde identifica dos proyectos a la acuarela, correspondientes a un sofá y una colgadura mural del dormitorio de la duquesa de Alba, firmados en 1790 por F. Grognard y conservados en el Musée des Arts décoratifs de París, cuyas reproducciones se encuentran en la segunda parte de este libro ilustrando el relato del Sueño (figs. 39 y 40). En estos, el diseño de las cenefas que enmarcan la colgadura y el asiento del sofá repiten el de las cenefas de roleos y flores sobre fondo marrón que actualmente enmarcan la colgadura del zaguán de la casa de campo de El Escorial. Sobre la decoración interior de la casa de campo de El Escorial son imprescindibles la monografía de Jordán de Urriés y de la Colina, 2006 y Benito García, 2015.

111 Véase la carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787.

112 Junquera, 1979, pp. 77-81.

113 Sobre la construcción y decoración de la casa de campo de El Pardo, véanse Id., 1979; Jordán de Urriés y de la Colina, 2006, pp. 32-35; Sancho, 1989b y Benito García, 2015, pp. 221-328.

114 Véase la carta 14, Aranjuez, 18 de junio de 1788.

115 Véase la carta 27, Madrid, 13 de octubre de 1788.

116 Véase la carta 29, Madrid, 27 de octubre de 1788. El 8 de octubre de 1788, Grognard recibió 80 796 reales de vellón «por el importe de varias telas de seda, que por su dirección de han traído de León de Francia, para colgaduras y asientos de la Casa de Campo en el Real Sitio de San Lorenzo» (AGP, Reinados, Carlos IV Príncipe, leg. 11/2).

117 Véase la carta 37, Madrid, 20 de diciembre de 1788: «Il y a toute apparence qu’elles ne serviront pas et qu’il en faudra de 3 pouces seulement, on exécute les tabourets en marqueterie sur le dessin qu’a fait Mr. Dugourre [Dugourc]». Esta es la única referencia que François Grognard hace de Dugourc en esta serie epistolar, a pesar del papel protagonista que sus diseños desempeñaron en la elección de sederías por Carlos IV.

118 Se conserva el diseño de Jean-Démosthène Dugourc de las sederías, mobiliario y alzado de la sala etrusca, hoy sala del sofá, fechado en 1786, en el Álbum Wallace del Musée des Arts décoratifs, Cabinet des Dessins, inv. CD2718, catalogado como Projet de décoration à l’étrusque pour l’Espagne, donde también se encuentran depositados desde 1990 los proyectos para el canapé, almohadones y taburetes; véase Arizzoli-Clémentel, 1990, cat. 15. A, 15. B y 16, pp. 73-75.

119 Benito García, 2015, pp. 221-306.

120 Sobre la construcción y decoración de la casa de campo de El Pardo son esenciales Junquera, 1979, pp. 66-76; Sancho, 2008 y Benito García, 2015, pp. 143-220.

121 Véase la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788.

122 Junquera, 1979, p. 73.

123 Gastinel-Coural, 1988, cat. 15 a 20, pp. 115-116; Benito García, 2015, pp. 144-150. La utilización de telas en almacén, sin ser realizadas ex profeso, se constata en la carta en que Grognard, para salir del paso, solicita ese envío o contar con otros proveedores ante la premura de respuesta. Los modelos relacionados con diseños de Philippe de Lasalle corresponden a estos primeros muebles de tapicería.

124 Lasalle alcanzó la perfección al emplear desde 1730 la técnica llamada point rentré, por la que, al resaltar los perfiles con seda negra, se obtenía un deseado efecto de relieve. Sus diseños le reportaron fama internacional, siendo vinculado con la corte de Catalina II, emperatriz de Rusia, por intermediación de Voltaire, para cuyos palacios realizó sus mejores colgaduras de faisanes y perdices; véase Miller, 2005.

125 Véase la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788.

126 Véase la carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787.

127 Ibid., y Benito García, 2015, pp. 156-168.

128 Grognard esperaba recibir en noviembre de 1789 las primeras cajas del «meuble brodé pour le Pardo» y poder «placer ce meuble brodé pour le jour de la fête de la Reine», sedería extremadamente cara por «le précieux et la difficulté de l’exécution» (carta 43, El Escorial – Madrid, 7 de noviembre de 1789).

129 La sedería pompeyana con la columnata de las Termas de Tito, diseñada por François Grognard para el dormitorio y la alcoba de la duquesa de Alba en el palacio de Buenavista, llegó a realizarse, pues, en opinion de Gastinel-Coural, la colgadura pasó a decorar el dormitorio del palacio de Boadilla del Monte de la condesa de Chinchón, esposa de Manuel Godoy, a quien la ciudad de Madrid ofreció en 1807 el palacio de Buenavista. Restos de la colgadura de la condesa de Chinchón se encuentran en la colección de la duquesa de Sueca en Madrid; véase Gastinel-Coural, 1990, p. 91.

130 Junquera, 1979, p. 72 se refiere a ella como «un satén amarillo sombreado, brochado, cuyo color, comparado con la muestra elegida por Don Carlos, vira hacia el color de la cáscara de cebolla». El historiador está traduciendo una frase de Grognard extractada de la carta 17, Madrid, 24 de julio de 1788: «Le satin jaune ombré broché ressemble à une pelure d’oignon en comparaison de l’échantillon brodé sur lequel il a donné cette commission».

131 Véase la carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787. Grognard hace una lista detallada de gastos personales: alojamiento diario, comidas, tazas de chocolate, estancia por día en los sitios, traslados, correo, papel para su correspondencia, para dibujos y planos, llevar las muestras a las casas de sus clientes y los gastos de diferentes domésticos, en la carta 33, Madrid, 10 de noviembre de 1788.

132 Véase la carta 33, Madrid, 10 de noviembre de 1788.

133 Carta 38, Madrid, 22 de diciembre de 1788: «Ce matin j’ai été présenté en cérémonie au Roi et à la Reine, et j’ai eu l’honneur de leur baiser la main, de sorte que me voilà introduit à présent à la Cour sans avoir besoin de protecteur. J’ai offert à SS. MM. la continuation de mes offres de service et je leur ai demandé la continuation de leurs bontés et de leurs ordres, ils me l’ont accordé».

134 Véase la carta 8, Madrid, 6 de diciembre de 1787, remitida a Jean Paganuchi: «cette confiance que j’ai eu le bonheur d’inspirer à toute la famille Royale et qui m’a coûté tant de peine».

135 «L’essentiel est que les étoffes pour le Roi soient souples et qu’elles n’accrochent pas» (carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787).

136 Ibid.

137 Ibid.

138 «Quant aux échantillons de plein de robes pour la Princesse et pour les Infants, il ne faut pas s’écarter du goût de Paris, tant pour les couleurs, les nuances et le genre de Broderies» (ibid.); «Informés-vous bien de tout ce qu’il y a de nouveau à Paris tant pour homme que pour femme, faites-moi faire une petite note, que je remettrai à la Princesse et l’Infante, cette marque d’attention de ma part lui fera plaisir» (carta 7, El Escorial, 1 de noviembre de 1787).

139 «Il est bien que vous ayez fait faire des échantillons pour le Prince et la Princesse. S’ils sont jolis, je puis vous assurer que vous aurez des commissions. Je les ambitionne ardemment car je crains bien que notre compte en participation ne fasse pas un gros bénéfice cette année, malgré les peines et les fatigues que je me donne» (carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787).

140 Véase la carta 7, El Escorial, 1 de noviembre de 1787.

141 Nieto Sánchez, 2006, p. 298.

142 Véanse las cartas 28 y 29, Madrid, 20 y 27 de octubre de 1788, respectivamente; la carta 35, Madrid, 6 de diciembre de 1788, y las cartas 41, 42 y 43, Madrid, 7 y 10 de septiembre y 7 de noviembre de 1789, respectivamente.

143 Fernández Navarrete, Conservación de Monarquías, p. 520.

144 Véase la carta 42, Madrid, 10 de septiembre de 1789. Alexander von Humboldt escribió desde Madrid el 4 de abril 1799: «El marqués de Iranda es uno de los hombres más distinguidos de Europa. Me trata como su hijo, y hace y hará todo lo posible por mí», cito por la edición de 1873 de Löwenberg, Avé-Lalleman, Dove, 2009, p. 243.

145 Véanse las cartas 14 y 25, Aranjuez, 18 de junio de 1788 y Madrid, 5 de septiembre de 1788, respectivamente.

146 Véase la carta 18, Madrid, 28 de julio de 1788.

147 María Antonia Luzzi y su hija, María Luisa de Bendicho, se vieron obligadas en 1800 a abandonar la corte por su enemistad con Godoy, refugiándose en Granada, donde fueron acogidas por su pariente Francisco de León Bendicho, sobrino de Pablo Ferrándiz Bendicho, y donde permanecieron hasta 1805 vinculadas al círculo de ilustrados y afrancesados de la ciudad. Tras la derrota francesa siguieron a las tropas napoleónicas hasta París. María Antonia regresará a España el 30 de mayo de 1814, siendo confinada en Pozuelo de Alarcón, donde murió después de 1818; véase Girón Pascual, 2012.

148 El conde de Expilly era conocido por ser un francés intrigante; véase Fernán Núñez, 1988, vol. 2, p. 13. William Beckford, en la carta XV de su libro Italy with sketches of Spain and Portugal, hace el siguiente comentario: «Kauffmann accompanied me to the Prado this morning, where we met Madame Bendicho and her faithful Expilly (a famous tactician in war or peace,) who told me that somebody I thought particularly interesting was not far off» (Beckford, Italy with sketches of Spain and Portugal, p. 354). El Kauffmann al que se refiere es el pintor y sobrino de Angelica Kauffmann. Expilly también fue cliente de Grognard y Pernon y su deuda por sederías de la manufactura lionesa alcanzaba en 1792 los 5 341 reales de vellón (BML, ms. 2318/35, fos 59-60v.o, Estado de la cuenta en participación entre Camille Pernon, Peyron et Cie y François Grognard, Lyon, 2 de febrero de 1792).

149 Véase la carta 29, Madrid, 27 de octubre de 1788.

150 Véase la carta 69, París, 2 de enero de 1801.

151 Bourgoing, Nouveau voyage en Espagne, vol. 2, pp. 319-320.

152 Iglesia parroquial de San Miguel y San Justo, libro de difuntos, 1824, pliego 157.

153 Véase la carta 32, Madrid, 4 de noviembre de 1788. El Musée des Tissus de Lyon conserva un fragmento de este diseño, denominado «dessin de l’autel», inv. 29426, identificado por Gastinel-Coural como parte de la colgadura del conde de Miranda. En este fragmento se pueden leer las iniciales M. P. C. [Manufacture Pernon Compagnie] en pequeños medallones sostenidos entre los picos de unos cisnes en la parte superior de la tela; véase Gastinel-Coural, 1988, cat. 60, pp. 124-125.

154 Véase la carta 43, El Escorial – Madrid, 7 de noviembre de 1789.

155 Véase la carta 45, Madrid, 2 de enero de 1790.

156 «Este fondo está recubierto de un encaje de punto inglés»; véase la descripción que Grognard hace de la pieza del dormitorio en su relato del Sueño, traducido en la segunda parte de este volumen.

157 Se trataba de un nuevo tejido de gran complejidad, sin embargo, Grognard confíaba en que Pernon pudiera realizar un pronto envío, y que el duque, hombre ecuánime y honesto, estaría dispuesto a asumir una subida en el precio estipulado por contrato, atendiendo a la calidad y dificultad de su tejeduría. Véase la carta 43, El Escorial – Madrid, 7 de noviembre de 1789.

158 BML, ms. 2318/1, fos 31r.o-31v.o; ms. 2318/20, fos 32r.o-33v.o; ms. 2318/21, fos 34r.o-34v.o y ms. 2318/22, fos 35r.o-35v.o, Cartas de Camille Pernon a su compañía, «C. Pernon, Peyron y Cie», en Lyon, fechadas en Madrid, 8 y 12 de abril, 7 de mayo y 30 de agosto de 1790, respectivamente.

159 Véase la carta 41, Madrid, 7 de septiembre de 1789.

160 Véase la carta 46, Madrid, 10 de enero de 1790. Una caja se encontraba de vuelta en la aduana de Bayona el 27 de mayo, tres meses después. Véanse las cartas 47 y 48, Madrid, 22 y 27 de mayo de 1790, respectivamente.

161 Diario de Madrid, 30 de julio de 1810.

162 Véase la carta 49, Madrid, 2 de julio de 1790.

163 Véase la carta 50, Madrid, 8 de noviembre de 1790.

164 BML, ms. 2318/33, fos 55r.o-56v.o, Carta de Camille Pernon al embajador de Francia en Madrid, Papiers Berwick [1794].

165 Burgos, Blasón de España, pp. 142-143.

166 Véase la carta 48, Madrid, 27 de mayo de 1790.

167 Véase la carta 26, Madrid, 2 de octubre de 1788.

168 Véase la carta 45, Madrid, 2 de enero de 1790.

169 Abrantès, Mémoires, t. II, p. 179.

170 Véase la carta 3, San Ildefonso, 3 de septiembre de 1787. En 1789 la Real Academia de San Fernando otorgó el cargo de directora honoraria a doña Antonia de Vauguyon, princesa de Bauffremont; véase Hernández Perera, 1957, p. 172.

171 Pierre-François Le Marchand, secretario de embajada, estaba encargado de los asuntos de Francia en España; véase Chaumié, 1935, pp. 354-355: «Quand le duc de La Vauguyon fut nommé à la Haye le 10 mai 1770, il emmena avec lui comme secrétaire particulier Le Marchand, qui était plus âgé que lui, et qui le suivit en Espagne, quand, en 1784, La Vauguyon fut nommé ambassadeur de France en Espagne», y carta 16, Madrid, 7 de julio de 1788.

172 «El viernes de la semana pasada tuvo la primera audiencia del Rey el Señor Conde de Redern, Ministro Plenipotenciario del Elector de Saxonia, y pasó sucesivamente a presentarse a los Príncipes Nuestros Sres. y demás Personas Reales, acompañado por el Marqués de Manca, Introductor de Embajadores» (Gaceta de Madrid, 30 de septiembre de 1788, p. 635).

173 Véase la carta 45, Madrid, 2 de enero de 1790. El conde de Fontana de Cravanzana era en estas fechas el embajador de la corte de Cerdeña en Madrid: «Dans les Salons du comte de Fontana, ambassadeur de Sardaigne, en Berlin, la comtesse Sophie de Redern, soeur de l’ambassadeur, épousa le comte Frédéric Léopold de Stolberg le 15 février 1790» (Denina, La Prusse littéraire sous Frédéric II, pp. 210-211). De las dos hijas del conde de Redern (1715-1788/89), una casó con el conde de la Fontana, enviado de Cerdeña en la corte de Berlín, y embajador en España en 1791; la otra desposó en 1790 al conde de Stolberg, enviado de Dinamarca en esta misma corte.

174 Véanse las cartas 39 y 46, Madrid, 25 de diciembre de 1788 y 10 de enero de 1790 respectivamente. BML, ms. 2318/20, fos 32r.o-33v.o, carta de Camille Pernon a su compañía «C. Pernon, Peyron y Cie», Madrid, 12 de abril de 1790: «Je pense que la commission de Mr. le Compte de Greppi envoyé par Mr. Grognard le 14 juin 1790 auquel vous n’avez pas répondu sur cet objet [soit] en pleine activité. Le dessein [dessin] à cariatides».

175 Véase la carta 34, Madrid, 29 de noviembre de 1788.

176 Véase la carta 37, Madrid, 20 de diciembre de 1788.

177 Véase la carta 19, Madrid, 7 de agosto de 1788.

178 Véase la carta 28, Madrid, 20 de octubre de 1788.

179 Abascal, Cebrián, 2009, p. 93.

180 «Ministre des Affaires étrangères d’Autriche. Léopold comte de Beust, ministre de Saxe à la cour de Madrid, en 1788 fut nommé ambassadeur à Madrid» (Studies on Voltaire, 1996, p. 258); «Un arrêt du conseil du 27 avril 1784 […] accorde à […] Beust et à ses associés la permission d’exploiter exclusivement […] pendant vingt-cinq années, à compter de la date de l’arrêt, toutes les mines de cobalte qui se trouvent et pourront se trouver dans les Pyrénées Françoises […] exemption de tous droits d’entrée des matières nécessaires à la fabrication des couleurs bleues tirés du cobalt […] M. le comte de Beust vient de découvrir, de concert avec moi, un procédé dont les Hollandais ont été jusqu’ici seuls en possession, pour obtenir à volonté, par une fabrication secondaire, le smalte superfin pâle, dont la consommation est prodigieuse […] Je dois observer que M. le comte de Beust a placé son établissement assez loin de toute habitation, et qu’il a fait construire dans sa fonderie une cheminée longue de 150 pieds, pour que personne ne soit incommodé des vapeurs arsénicales qui se dégagent dans cette fabrication […] Beust se propose de faire travailler à la fouille des cobalts, aux environs de Saint-Lary, près Saint-Gaudens, et près de Lus à Barèges» (Dietrich, Description des Gîtes de minéral, pp. 295 y 301-302).

181 Herrero Carretero, 2011, pp. 375 y 377-380.

182 Véanse las cartas 39 y 40, Madrid, 25 de diciembre de 1788 y 12 de agosto de 1789 respectivamente.

183 Maestros tintoreros de Lyon: «Une acquisition importante […] c’est celle de la dissolution d’étain, dont M. Chaudon, maître teinturier habile, fut le premier en possession, par l’achat qu’il fit de ce procédé d’un baron étranger […] cette préparation […] on doit la nommer nitro-hydro-chlorate d’étain. La teinture obtint donc alors une amélioration considérable» (Tissier, Discours d’inauguration du cours de Chimie, p. 77).

184 Grognard, À Messieurs les amateurs du Voyage pittoresque, p. 5; Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. II, pp. 93-96.

185 Almanach du Commerce de Paris, des Départements de l’Empire français et des principales villes du monde, París, 1801, p. 801; Zylberberg, 1993, p. 162. Véanse las cartas 2 y 6, Marsella, 17 de julio de 1787, y San Ildefonso, 5 de octubre de 1787, respectivamente.

186 Véase la carta 6, San Ildefonso, 5 de octubre de 1787.

187 Carta 45, Madrid, 2 de enero de 1790: «Ce seigneur [le comte de Miranda] est si de mauvaise humeur que sans les amitiés et les cadeaux que je ne cesse de faire à tous ces gens, il y auroit longtemps qu’il m’auroit intenté un procès pour se refuser au payement. Je désirerois bien être sorti de cette affaire».

188 Véase la carta 48, Madrid, 27 de mayo de 1790.

189 Véase la carta 50, Madrid, 8 de noviembre de 1790.

190 Véase la carta 13, Madrid, 14 de mayo de 1788 y carta 26, 2 octubre de 1788.

191 Véanse las cartas 65 y 66, París, 16 y 17 de mayo de 1797, respectivamente.

192 Véase la carta 32, Madrid, 4 de noviembre de 1788: «L’essentiel dans ce moment est de faire voir qu’avec peu d’argent vous avez meublé beaucoup de chambres et avec richesse, cela est d’autant plus intéressant que Mr. le Comte de Miranda mariant sa fille au frère de Mr. le Duc d’Albe, cela me donne beaucoup d’espérance de meubler définitivement le Palais de ce Duc, ce dont je m’entretiens avec lui, toutes les fois que je le puis».

193 Gastinel-Coural, 1990, pp. 76-94. Los dibujos conservados se encuentran actualmente en el Victoria & Albert Museum, el Musée des Arts décoratifs de París, el Musée des Arts décoratifs de Lyon, además de los recogidos en el catálogo de venta Sotheby’s de 1981, los procedentes de la colección Tassinari-Chatel vendidos en 1988, y los conservados en diferentes colecciones particulares.

194 Grognard, Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne, pp. 11-12 y 20-22.

195 «la facultad, verdaderamente divina, de encontrarse en sintonía con las producciones admirables del arte y de la naturaleza» [Grognard, Extracto de un viaje pintoresco en España (véase «Escritos de François Grognard, Obra impresa», en este volumen)]; véase Santo Tomás, II Physic. Lect. 13, citado en Mercier, «Du beau dans la nature et dans l’art», p. 264.

196 «La Arquitectura, como todas las otras artes, debe su nacimiento a la necesidad» [Grognard, Extracto de un viaje pintoresco en España (véase «Escritos de François Grognard, Obra impresa», en este volumen)]; Goguet, Fugere, De l’origine des Loix, des Arts et des Sciences, cap. iii, «De l’Architecture», p. 281: «C’est donc à la nécessité que l’Architecture doit sa naissance ; mais c’est du luxe qu’elle a reçu ses embellissements».

197 Fougeroix de Bondaroy, Recherches sur les Ruines d’Herculanum.

198 Marsy, Histoire moderne des Chinois, des Japonnois, des Indiens, des Persans, des Turcs, des Russiens.

199 Miller, 2004, p. 35.

200 Grognard, Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne, pp. 27-29; Honfleur, Le Grand Tout, ou le monde-Dieu, p. 21. La logia de la Bienveillance estaba situada en la subida al «Chemin-neuf, maison Pernon» (Vacheron, Éphémerides des loges maçonniques de Lyon, p. 81).

201 Baretti, Voyage de Londres à Gênes.

202 Grognard, Extracto de un viaje pintoresco en España (véase «Escritos de François Grognard, Obra impresa», en este volumen).

203 Véase la carta 52, Bayona, 16 de marzo de 1793. Compatriotas como Claudio Bodoy, vocal de la Junta de Comercio de Valencia, y Joseph Lapayese, director de una fábrica de hilaturas y torcido de la seda en Vinalesa, difusor del método de Jacques Vaucanson en el reino de Valencia, lograron ser excluidos de la expulsión; véase Franch Benavent, Muñoz Navarro, 2012, pp. 82-84.

204 François Grognard, por su actividad como comisionado y con intención de volver a su tierra, fue «comprehendido en el extrañamiento», al no acogerse a las prerrogativas de que gozaron sus compatriotas, según estipulaban las cláusulas 12, 13 y 14 de la Real Provisión de los Señores del Consejo en que se manda guardar y cumplir la resolución tomada por S. M. para el extrañamiento de los Franceses no domiciliados en estos Reynos, y la Instrucción que se inserta para su execucion, Año 1793, Segovia, Imprenta de Espinosa, 1793, s. p.

205 El documento sobre el estado de la cuenta bancaria conjunta de Grognard y Pernon en 1792 titulado État du compte en participation entre Clle. Pernon Peyron y Cie et François Grognard à l’époque du 29 janvier 1792 contenant l’état exact des débiteurs rentrés et de ceux qui doivent encore d’après le relevé fait sur les livres de Clle. Pernon Peyron et Cie., fechado en Lyon, el 2 de febrero de 1792, arroja una deuda de 131 945,17 francos y cita entre los deudores a los condes de Redern y Expilly, a los duques de Berwick y de Medinaceli, a la compañía de Goyeneche, Rigal e Yriarte y a Francisco Antonio Fleuriot de Parisien, ayuda de cámara y jefe del Real Guardarropa de Carlos IV; véase BML, ms. 2318/35, fos 59r.o-60v.o.

206 Gastinel Coural, 1990, p. 72.

207 Sobre un total de 800 empresarios, 115 fueron ejecutados, es decir el 14,4%; véase Cayez, 1993, p. 19. Sobre esta cuestión véase también Thomas, Bell, 1998.

208 Poidebard, Chatel, 1912, p. 13: «les lyonnais étaient en révolte contre la Convention. Leur ville allait traverser la plus terrible crise de son histoire, qui devait l’inonder de sang, détruire ses monuments, ruiner ses manufactures».

209 Ivernois, Tableau historique et politique, p. 340; Arlettaz, 2005.

210 Véase la carta 55, Ginebra, 1 de abril de 1795. Poidebard, Chatel, 1912, p. 14: «Il avait donc émigré, et il faut convenir que c’était le plus sûr moyen pour lui de se sauver de la Terreur, à laquelle le signalaient sa naissance, sa qualité de grand négociant fournisseur habituel d’une clientèle princière».

211 Véase la carta 55, Ginebra, 1 de abril de 1795.

212 Véase la carta 58, París, 24 de junio de 1795.

213 Acuerdo entre Camille Pernon y François Grognard firmado el 29 de enero de 1795, citado por Grognard en las cartas 56 y 58, París, 6 y 24 de junio de 1795, respectivamente.

214 Véase la carta 6, París, 18 Prairial, l’an 3 [6 de junio de 1795].

215 Sobre el sentido del término «citoyen», asociado a la aparición de una sociedad democrática y al nuevo orden constitucional, véase Baczko, 2006.

216 Lamentablemente se observa una ausencia de correspondencia entre 1798 y 1799.

217 Así calificaba François Grognard su amistad con Camille Pernon desde 1788; véase la carta 22, Madrid, 24 de agosto de 1788.

218 Véase la carta 69, París, 2 de enero de 1801.

219 Véase la carta 41, Madrid, 7 de septiembre de 1789.

220 «Il y a quatre manufactures de papiers peint à Lyon ; celle de Dussère et Compagnie (Camille Pernon), celle des frères Deyrieu, celle de Dumont, et celle de Chenavart […] ce commerce offre 40 pour 100 de bénéfice net au manufacturier, il ne faut que 50 000 fr. de matières premières pour obtener 500 000 fr. de produits» («Manufactures de Papiers peints de Lyon et de Saint-Genis-Laval», Verninac De Saint Maure, Description physique et politique du Département du Rhône, p. 94).

221 Véase, en este mismo volumen, el capítulo «De colgaduras antiguas y modernas».

222 Clouzot, Fallot, 1935; Velut, 2005.

223 «Je veux des hommes forts en connaissances et en talents» [16 février 1811], Correspondance de Napoléon, vol. 21, 1867, p. 476, citado por Coural, Gastinel-Coural, Muntz de Raissac, 1980, p. 18.

224 Archivo del Mobilier National, 02151, p. 225 y 02506, dr. 3, pp. 20-21, citado en ibid., pp. 18-19, n. 66 y 71.

225 Sobre el telar automatizado Jacquard, su sistema funcionamiento y su recepción, véase Jarrige, 2009.

226 «Cette machine ajoutée au métier Jacquard permet de faire des dessins réguliers ; les fabricants d'étoffes pour meubles ne s’en peuvent passer et, grâce à l'invention de Dutillieu, les dessins s'accordant toujours, de grandes difficultés pour la pose de tentures se trouvent écartées» (Dutillieu, Le livre de raison, p. 67).

227 Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. II, p. 93.

228 Recientes proyectos de investigación desarrollados en la Universidad de Manchester se han centrado en aplicar procedimientos de envejecimiento similares sobre muestras de tapices, a fin de evaluar medidas preventivas de conservación; véase Quye, Hallet, Herrero Carretero, 2009.

229 Fortis, Voyage pittoresque et historique à Lyon, t. II, p. 96.

230 «F. Grognard : inv. et perf. Chimie, teintures», en Beaulieu, Histoire du Commerce, de l’Industrie et des Fabriques de Lyon, p. 278.

231 Miller, 2015, p. 236.

232 Entre ellas se encontraba la grabada por Jean Pesne de Los siete sacramentos de Nicolas Poussin, que Grognard legó al museo de Lyon; véase Thierriat, Notice de la Galerie des Tableaux Anciens et Modernes, cat. 117, p. 30.

233 «Dans sa maison de campagne, près Paris, chaque chambre avait sa dédicace, les noms des Philibert Delhorme, des Coustou, etc., leurs images fidèles empreintes sur les murs remémoraient à la postérité leurs services ; et pour perpétuer l’espèce de culte qu’il leur avait voué, il interdit à la ville d’aliéner cette propriété» (Lacroix-Laval, Distribution des prix fondés par M. Grognard, pp. 7-8).

234 Bruyère, 2000.

235 Archives Nationales (AN) [France], MC, XXIX-892, Testament olographe, fo 9, citado en Miller, 2015, pp. 233-237.

236 Musée des Beaux-Arts de Lyon, Catalogue Sommaire des Musées de la Ville de Lyon, Lyon, Musée des Beaux-Arts, 1887, p. 9, no 22: «Grognard (François), bienfaiteur de l’École des Beaux-Arts, né à Lyon en 1748, mort à Fontenay-sous-Bois le 5 novembre 1828. Buste en marbre par Legendre-Héral. Signé et daté 1825». En el mismo catálogo figura asentado el retrato de Pernon (Claude-Camille-Pierre-Étienne), «fabricant de soieries, l’un des fondateurs du Musée de Lyon, né à Lyon le 3 novembre 1753, mort à Sainte-Foy-lès-Lyon le 24 octubre 1808. Buste en marbre par Legendre-Héral. Signé et daté 1836», p. 10, no 34.

237 Vingtrinier, Catalogue de la Bibliothèque Lyonnaise de M. Coste, p. 592, no 14068: «Grognard (François). Gravé par Quedeney au physionotrace. Profil à droite. In-18». Con el no 14069 figura el de su hermano Alexis Grognard «Par Bouchardy. Médaillon au physionotrace. Profil à gauche. In-18». Billet par lequel il [François Grognard] demande à M. Coste les doubles des portraits de Lyonnais illustres qu’il y a en portefeuille, pour une collection qu’il forme. Il lui offre en échange les doubles qu’il possède, París, 20 de agosto de 1821, 1 p., 8º. Autogr. signé, fonds Coste, ms. Coste 1123, citado en Bruyère, 2000 (Ra 6900 ZA1 Ra 6900 ZX9). En el fisionotrazo de François Grognard (BML, sign. 14068), se lee: «Dessin. au Physionotrace et gravé par Quenedey rue neuve des petits champs II, 15 à Paris 1810». A lapicero, debajo de la huella de estampación, se lee «François Grognard», y sobre la hoja en que se encuentra adherido el fisionotrazo, también a lapicero, la inscripción: «François Grognard inspecteur du mobilier de la Couronne bienfaiteur de la ville de Lyon, écrivain, né à Lyon en 1748 décedé à Fontenay sous bois, près Paris, le 5 novembre 1823, frère d’Alexis».

238 Inventario fechado el 12 de noviembre de 1823, ante M. Achille Nicolas René Tourin, notario de París, citado en Répertoire numérique détaillé. Minutier central des notaires de Paris, 1ère édition électronique, Archives Nationales (France), p. 17 (AN, MC, Étude XXIX-892) [disponible en línea].

239 Mahul, Annuaire nécrologique, pp. 169-170.

240 Distribution des prix fondés par M. Grognard, 22 de agosto de 1826, pp. 1-3.

241 El alcalde de Lyon reconoció públicamente en este acto la generosidad de Grognard. A pesar de su deseo de permanecer en el anonimato, el político valoró los beneficios que sus disposiciones testamentarias representaban a todos los ciudadanos lioneses y, muy en particular, a los más desfavorecidos, señalándole como un ciudadano ejemplar; véase Lacroix-Laval, Distribution des prix fondés par M. Grognard, pp. 8-9.

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Alexis Grognard, Retrato de François Grognard, ca. 1780, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 1834
Crédits © Musée des Beaux-Arts de Lyon, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 283k
Titre Fig. 2. — Jean-François Legendre-Héral, Busto en mármol de Camille-Pernon, 1830-1834, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 2474
Crédits © Musée des Beaux-Arts de Lyon, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre Fig. 3. — Jean-François Legendre-Héral, Busto en mármol de François Grognard, 1825, musée des Beaux-Arts de Lyon, Inv. H 803
Crédits © Musée des Beaux-Arts de Lyon, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 42k
Titre Fig. 4. — Jacques-Nicolas Bellin, «Carte de la mer Méditerranée en trois feuilles. Presentée au Ministre de la marine par le Sr. Grognard…», en Hydrographie Françoise : Recueil des Cartes Marines Générales et Particulières (nos 41-43), 1745, París, s. n., Biblioteca Nacional de España, Madrid
Crédits © Biblioteca Nacional de España, Madrid.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Titre Fig. 5. — Camille Pernon [Casa Pernon y Cía.], Damasco. Dibujo «de l’autel» para el conde de Miranda, grande de España [detalle], 1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. MT 29426
Crédits Foto: Concha Herrero Carretero. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Titre Fig. 6. — Vista del palacio de San Ildefonso desde los jardines, en Jean-François Bourgoing, Atlas pour servir au Tableau de l’Espagne Moderne, 1807, Biblioteca Nacional de España, Madrid
Crédits © Biblioteca Nacional de España, Madrid.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Titre Fig. 7. — Jean-Démosthène Dugourc, Proyecto de decoración etrusca para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, París, musée des Arts décoratifs, Les Arts Décoratifs, París, Inv. CD 2718
Crédits © Les Arts Décoratifs, París.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 410k
Titre Fig. 8. — Detalle de la sala del sofá [vista actual], 1787-1788, Casa del Príncipe, El Escorial, Patrimonio Nacional
Crédits Foto: Concha Herrero Carretero.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 338k
Titre Fig. 9. — Jean-Démosthène Dugourc (atribuido), Diseño de canapé para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41605
Crédits Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Titre Fig. 10. — Jean-Démosthène Dugourc (atribuido), Diseño de taburetes para la casa de campo de El Escorial, 1787-1788, musée des Tissus et des Arts décoratifs de Lyon, Inv. RF 41607
Crédits Foto: Sylvain Pretto. © Musée des Tissus et des Arts décoratifs, Lyon.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 159k
Titre Fig. 11. — Camille Pernon, según diseños de Philippe de La Salle, Colgadura de «La Poule» [detalle], 1780-1788, Comedor de la Casa del Príncipe, El Pardo, Patrimonio Nacional
Crédits Foto: Concha Herrero Carretero.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 97k
Titre Fig. 12. — Camille Pernon, Colgadura bordada con arquitecturas inspiradas en la Domus Aurea de Nerón [detalle], 1788-1789, Saleta pompeyana de la Casa del Príncipe, El Pardo, Patrimonio Nacional
Crédits Foto: Concha Herrero Carretero.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 95k
Titre Fig. 13. — Camille Pernon, Chaleco bordado para el príncipe Carlos con el perfil de Carlos III en un medallón [paradero desconocido], reproducido en Poidebard, Chatel, 1912, Planche XXIV, 1
Crédits Foto: Concha Herrero Carretero.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 337k
Titre Fig. 14. — Jean-Michel Moreau (inv.) y Pietro Antonio Martini (grab.), La Petite Toilette. Le Monument du Costume Physique et Moral de la fin du dix-huitième siècle, ou Tableaux de la vie, ca. 1745-1797, The Metropolitan Museum of Art, Nueva York
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 346k
Titre Fig. 15. — Diogo de Carvalho e Sampayo, «Lámina IIII», en Tratado das Cores, Malta, Officina Typographica de S.A.E., impresor Fr. Joaô Mallia, 1787, Biblioteca Nacional de España, Madrid
Crédits © Biblioteca Nacional de España, Madrid.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 255k
Titre Fig. 16. — Colofón y firma de Grognard, carta 22 (Epistolario), fechada en Madrid el 24 de agosto de 1788, Bibliothèque municipale de Lyon, ms. 1923, fol. 47.
Crédits Licence Ouverte / Open Licence Etalab.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 247k
Titre Fig. 17. — Exlibris grabado de François Grognard [«Ex museo Francisci Grognard»], en Jean-Joseph Expilly, Le géographe manuel contenant la Description de tous les Pays du Monde, 1783, Bibliothèque municipale de Grenoble, cote 33107 CGA
Crédits Licence Ouverte / Open Licence Etalab.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 93k
Titre Fig. 18. — Jean Pesne, Les Sept Sacrements según Nicolas Poussin, ca. 1680-1694, Bibliothèque nationale de France, París, ESTNUM-23667
Crédits © Bibliothèque nationale de France, París.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 312k
Titre Fig. 19. — Edmé Quenedey (grab.). Fisionotrazo de François Grognard, 1821, cliché Bibliothèque municipale de Lyon, cote 14068
Crédits Licence Ouverte / Open Licence Etalab.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10677/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 306k

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search