Version classiqueVersion mobile

La decoración ideada por François Grognard para los apartamentos de la duquesa de Alba en el palacio de Buenavista

 | 
Concha Herrero Carretero
, 
Álvaro Molina
, 
Jesusa Vega

Palabras preliminares

Concha Herrero Carretero, Álvaro Molina et Jesusa Vega

Texte intégral

  • 1 Parte de esta investigación se ha desarrollado en el marco de los proyectos I+D «El dibujante inge (...)

1La importancia que cobró el adorno de interiores a lo largo del siglo xviii a la hora de generar espacios adecuados al disfrute del confort, la sociabilidad, el lujo y el placer contrasta con los escasos vestigios que han quedado de estos escenarios, pues apenas nos han llegado muestras más allá de las residencias vinculadas a la monarquía1. Esta es una de las dificultades que encontramos para comprender la cultura visual ilustrada y la contextualización de las obras de arte y las manufacturas, dos actividades que cobraron verdadero impulso en la centuria y sentaron los principios de la vida moderna. Pese a ello, acercarse al siglo xviii sigue resultando enriquecedor, pues son múltiples las pistas y testimonios que permiten deambular entre personas, espacios y hechos dispares, los cuales siempre devuelven nuevas maneras de entender y ver el profundo cambio cultural que tuvo lugar en España tras el advenimiento de los Borbones en 1700. Así, un nombre más o menos perdido, una publicación sin ambición literaria o artística, una correspondencia fragmentaria…, se pueden convertir en un tema de investigación apasionante que abre una ventana a la complejidad cotidiana del pasado.

2Eso es lo que nos ha ocurrido con el artista, adornista y comerciante de sedas François Grognard (Lyon, 1748 – Fontenay-sous-Bois, 1823) y su estancia en España durante los años finales de la centuria ilustrada. Su personalidad creativa y profesional, su sociabilidad y cosmopolitismo, su sensibilidad en cuestiones de gusto y apreciación de la cultura autóctona, sus pérdidas económicas y aflicciones por los vaivenes políticos, nos han dado la oportunidad de reunir un conjunto de información dispersa y ofrecerla como nuevas fuentes para el estudio de las relaciones hispano-francesas y de la sociedad cortesana en el periodo revolucionario, al contextualizar al personaje y su obra en el Madrid de fin de siglo.

3La capital había conocido una profunda transformación tanto en el aspecto físico y urbano como en el de sus moradores, definitivamente partícipes de las modas y corrientes que primaban en el resto del continente como expresión de civilización. Madrid era una ciudad alegre, bulliciosa, con un constante ir y venir de peluqueros, modistas y adornistas que orientaban y trabajaban para que se lucieran las nuevas élites del mérito, en las que descansaba la naciente estructura social contemporánea con una emergente clase burguesa formada, entre otros, por políticos, militares, profesionales y hombres de negocios. Además, se registraba la presencia de numerosos extranjeros, muchos de ellos comerciantes, que traían las novedades y modas especialmente de Francia, si bien es cierto que el ajusticiamiento de la familia real francesa en enero de 1793 tuvo enorme impacto en las relaciones comerciales. Como es sabido, Carlos IV declaró la guerra a Francia —su histórico aliado por lazos de familia—, posicionándose junto a Gran Bretaña, hasta entonces su tradicional enemigo. Esta contienda, conocida como la guerra del Rosellón, se prolongó durante dos largos años y causó un auténtico estrago en la real hacienda española que afectó a todas las actividades, incluidas las dedicadas a la decoración de los palacios y las casitas de recreo de la familia real, en las cuales tenían un especial protagonismo las sederías lionesas, cuyos tejidos en el siglo xviii, época de mayor esplendor, eran sinónimo de lujo y elegancia.

4A pesar del trastorno de la Revolución y los cambios que afectaron a la sociedad y a la actividad manufacturera, Lyon pronto recuperó su liderazgo en Europa como centro del diseño y la tejeduría de sederías, posición alcanzada por las mejoras, avances técnicos y nuevas aportaciones creativas de sus fabricantes, que, alentados por regímenes reales e imperiales, se inspiraron en nuevos diseños para atraer la demanda de un grupo social de gustos sofisticados y eclécticos. Los tejidos se adaptaron a las exigencias de comodidad, novedad y conveniencia del consumidor de lujo, siendo solicitados internacionalmente por aristócratas, diplomáticos, banqueros y burgueses adinerados de todo el continente.

5A las habilidades técnicas que caracterizaron a las manufacturas lionesas, se sumó el impulso de una generación de creadores cuyos avances tecnológicos permitieron planificar una estrategia adecuada a los continuos cambios estacionales de nuevos diseños y producir algunas de las piezas más creativas y originales jamás realizadas, superando la calidad alcanzada por generaciones anteriores. La figura de François Grognard, comisionado de la manufactura lionesa de Camille Pernon, y su labor de mediador entre Lyon y las principales cortes europeas, es objeto esencial de este estudio, donde se ofrece una novedosa contribución a la investigación sobre manufacturas y adornistas, al aportar su epistolario y correspondencia como embajador del gusto lionés en la corte madrileña durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, y el estudio y traducción al español de los proyectos decorativos concebidos para la duquesa de Alba en Madrid.

6A François Grognard se debe la publicación de dos breves opúsculos: el primero, con el título-dedicatoria À Son Excellence Madame la duchesse d’Albe. Songe à réaliser dans la décoration de son palais, fechado el 10 de julio de 1790; el segundo, un conjunto de cartas bajo el título Extrait d’un Voyage Pittoresque en Espagne, en 1788, 1789 et 1790. Description d’une partie des appartements du palais de Son Excellence, Monsieur le duc d’Albe, à Madrid, fechadas entre el 1 de agosto y el 30 de octubre de 1790, aunque impreso en Bayona en 1792. Ambos textos describen, adoptando respectivamente las fórmulas literarias del sueño y el viaje, tan propias de los relatos utópicos dieciochescos, el plan decorativo que Grognard ideó para obtener el favor de la duquesa de Alba y adornar el interior del palacio de Buenavista, concebido como un ameno paseo por la propia historia de las artes y de la arquitectura desde los tiempos primitivos, en los que el ser humano hacía de la naturaleza su propio refugio doméstico y espiritual.

Obra impresa de François Grognard (portadas del Sueño y del Viaje)

Obra impresa de François Grognard (portadas del Sueño y del Viaje)

Cortesía del Getty’s Open Content Program.

7Aunque durante su vida Grognard fue hombre conocido y reconocido, lo cierto es que el tiempo había ensombrecido su memoria, dejando también en el olvido estos escritos tanto en España como en Francia, donde era necesaria una revisión historiográfica. Hasta hace pocos años, su nombre apenas había tenido relevancia en los estudios dedicados a la producción textil, en los que el brillo del astro de Jean-Démosthène Dugourc le había ido privando progresivamente incluso de su propia obra, un proceso cuyo devenir cambió por completo de rumbo con el seminal estudio de Chantal Gastinel-Coural «À propos du Palais d’Albe. Du nouveau sur des ornemanistes français de la fin du 18e», publicado en la revista L’Estampille. L’objet d’Art, en 1990. Esta investigación de referencia unía la descripción que Grognard había dejado en sus dos opúsculos con los dibujos hasta entonces inéditos que ilustraban el relato, una valiosa información visual que no solo posibilitaba una mejor interpretación de los textos sino también un acercamiento a los gustos en la decoración y el adorno de interiores de la época, un aspecto fundamental de la vida cotidiana que resulta enormemente esquivo al historiador pues, como se ha indicado, apenas han quedado testimonios.

8Por desgracia, la línea de investigación abierta por Gastinel-Coural al vincular los textos y dibujos de Grognard tampoco ha tenido la continuidad que el tema merecía, ni siquiera en lo que tiene que ver con los aspectos literarios de los opúsculos dedicados a presentar el proyecto decorativo para el palacio de Buenavista. Estos breves escritos, aunque conocidos, también entran en la calificación de impresos raros, tanto si nos referimos a su autor como si atendemos a la existencia de ejemplares. En el primer caso, Grognard fue un hombre de letras para sus coetáneos, si bien la mayor parte de su obra quedó inédita y se ha perdido, por lo que difícilmente se puede llegar a valorar su calidad literaria. Manuel Núñez de Arenas, a quien se deben las primeras noticias de estos escritos en un artículo de 1950 —momento en el que el estudio del siglo xviii todavía estaba desprestigiado en España—, calificaba su prosa y versos de ridículos. Sin duda, recoger esta rareza bibliográfica daba mérito a Núñez de Arenas, conocido por su erudición, a la vez que el claro desprecio que muestra por su contenido explica la poca atención que han merecido los opúsculos. En definitiva, con este tipo de literatura ha ocurrido algo similar a lo acaecido con la poesía didascálica y su contenido didáctico: ha sido preciso conocer mejor el contexto en el que nació para recuperar su valor creativo e informativo, ofreciendo un aspecto positivo de aquellos que, comprometidos con su época, se aventuraron en este terreno de la escritura considerado moderno y audaz.

9Finalmente, la implicación de Grognard en las manufacturas y comercialización de las sedas de Lyon por su relación con Camille Pernon, sedero lionés cuya compañía alcanzó enorme prestigio internacional, tampoco ha sido debidamente valorada para disgusto incluso del propio interesado, que en vida tuvo que hacer valer su condición de socio de la compañía frente a los que le consideraban un mero comisionado o representante comercial. De esta actividad se conserva en la actualidad en la Biblioteca Municipal de Lyon un epistolario formado por 74 cartas autógrafas que, siendo de consulta obligada para los investigadores, hasta el momento no había sido avalorado en su conjunto como fuente excepcional para el conocimiento de la sociabilidad y las relaciones comerciales de la época, como han puesto en evidencia las relevantes investigaciones llevadas a cabo por Lesley Miller sobre la industria sedera y su comercialización en Europa durante la segunda mitad del siglo ilustrado, en la que la corte madrileña tuvo un papel protagonista en materia de consumo.

10Teniendo en cuenta lo expuesto, el objetivo de la presente publicación resulta evidente: poner a disposición de los estudiosos e interesados en la cultura cortesana española de finales del siglo xviii unas fuentes que consideramos enormemente enriquecedoras para conocer mejor la práctica artística más allá de las Bellas Artes, categoría que tanto ha condicionado el estudio y la percepción de una centuria cuya cultura visual y material resulta difícilmente accesible si nos limitamos a ellas, pues excluye del Parnaso de las Artes al adornista, artífice fundamental para la consecución del confort y la construcción de la apariencia, dos aspectos claves de la vida moderna. Con este fin hemos centrado nuestro interés en recuperar la figura de Grognard en su contexto, facilitando en la medida de lo posible la consulta de los documentos textuales y visuales, de modo que esta publicación pueda ser un punto de partida para investigaciones futuras.

11El libro se organiza en dos partes diferenciadas pero complementarias. La primera, compuesta por tres ensayos a modo de estudios preliminares, está dedicada a la figura de François Grognard, su proyecto para el adorno del apartamento de verano del palacio de Buenavista de los duques de Alba, y al contexto del gusto y la decoración de interiores del Madrid de aquella época; como el lector podrá comprobar, el proyecto de Grognard habría ocupado un lugar referencial de haberse hecho realidad. La semblanza biográfica, que es la primera que se publica con carácter exhaustivo, ofrece un retrato más cabal de la personalidad de Grognard, hombre ilustrado, moderno y filántropo. Significa, por tanto, un punto de partida para la recuperación de una figura relevante del pasado, siendo muy notable el esfuerzo realizado para recopilar y poner al día las noticias dispersas que han llegado hasta nosotros. El segundo capítulo se ha centrado en la actividad desarrollada por Grognard para los duques de Alba, pero trascendiendo los muros del palacio de Buenavista y proyectándola sobre la ciudad de Madrid y la renovación urbana experimentada esos mismos años. En este contexto se entiende mejor el alcance del adorno proyectado por el lionés, que forma el contenido de los dos opúsculos en los que expone su plan decorativo, constituidos en una fuente valiosa para la interpretación del sentido de la amenidad, la naturaleza y la antigüedad dado a la decoración como aposentos de confort y representación, espacio de vida y disfrute visual. El último capítulo trata de recuperar la actividad desarrollada por los adornistas rastreando su presencia en la prensa —particularmente en el Diario de Madrid—, espacio privilegiado de la cotidianidad que desvela prácticas, gustos, tendencias, rivalidades, precios, etc.

12En la segunda parte se encuentra la verdadera razón de la publicación: poner a disposición de todos los investigadores los escritos de Grognard. En primer lugar, y dado que los originales en francés pueden consultarse en la actualidad fácilmente en la red, se ofrece la traducción al castellano de los dos opúsculos que el adornista publicó entre 1790 y 1792 con el fin de hacerse con el favor de los duques de Alba. Ambos vienen acompañados de los dibujos que hemos conservado de los diseños de Grognard y que se han podido identificar pese a su dispersión en diversas colecciones públicas y privadas, pues facilitan y enriquecen a la vez la lectura del texto. Algunos de estos dibujos no han podido ser localizados, pero se ha considerado que la información documental que aportan para entender la descripción justificaba reproducir nuevamente las fotografías ya publicadas por Gastinel-Coural. En segundo lugar, se encuentra la edición anotada del epistolario comercial, que se ofrece en su versión original en francés al ser la primera vez que se transcribe y publica íntegramente.

13Estas fuentes se acompañan de un glosario textil que recoge los términos franceses más significativos empleados por Grognard —y que figuran señalados con un asterisco en las cartas del epistolario—, de los cuales se extractan las explicaciones más precisas en la misma lengua procedentes de diccionarios de referencia de la época, así como la traducción correspondiente al castellano según las definiciones recogidas por diccionarios de español de los mismos años y aclaraciones de carácter más actual para facilitar la comprensión de determinadas técnicas, materiales y procedimientos.

14Para facilitar labores de búsqueda y consulta, se ha incorporado al final del libro un exhaustivo índice de nombres y lugares, así como el índice completo de las ilustraciones empleadas en las dos partes de la obra, mediante las cuales no solo se recuperan los proyectos ideados por Grognard, sino otros testimonios coetáneos que facilitan conocer y reconocer la cultura visual y material de la época.

15Ha transcurrido una década desde que comenzó a existir este libro y, como toda empresa que se alarga, en el camino hemos contado con la ayuda y colaboración de instituciones, colegas y amigos, sin los cuales hubiera sido imposible que el proyecto se hiciera realidad. De todos ellos, la primera que merece nuestro agradecimiento es Belén García Jiménez por la preciosa y generosa ayuda prestada a lo largo de todos estos años: Belén nos facilitó en un primer momento el texto original del Sueño y Viaje de François Grognard, que por entonces no se podía consultar en Internet, así como una copia de las cartas manuscritas que se conservan en la Bibliothèque municipale de Lyon, ayudándonos más tarde en el rastreo de las fuentes menos accesibles y la consulta de otros fondos bibliográficos franceses.

16La documentación y la transcripción del epistolario de Grognard ha supuesto contactar con diferentes entidades y profesionales en los que siempre hemos encontrado respuestas amables y una valiosa ayuda para resolver distintas consultas bibliográficas, museográficas y lexicológicas; vaya nuestra gratitud para todos ellos y muy especialmente: en el Musée de Tissus de Lyon, Esclarmonde Monteil (directora), Isabel Bretones (registro), Claire Berthomier (colecciones) y Marie-Hélène Guelton (encargada de análisis textiles); en la Bibliothèque municipale de Lyon, Jérôme Sirdey y Lore Derail (conservadores del fondo antiguo en el Departamento de archivos y manuscritos), Birgitt Borkopp-Restle (presidenta del CIETA), Bénédicte Barbara-Pons (Institut d’Études hispaniques, Sorbonne Université), Sarah Voinier (Université d’Artois) y Josefina Vara de Rey.

17Cuando el proyecto ya tenía forma y fuimos conscientes de su singularidad, encontramos el inestimable apoyo de Michel Bertrand, director de la Casa de Velázquez, y de Nicolás Morales, director de estudios (épocas moderna y contemporánea), quienes comprendieron la complejidad de lo que proponíamos. Desde ese momento hemos contado también con el apoyo constante de Richard Figuier y de sus colaboradores en el Servicio de Publicaciones, especialmente Anne-Laure Couvreur, Beatriz Alonso Acero y Sylvain Lloret, a quienes agradecemos el cuidado y detenimiento que han puesto en la compleja labor de lectura y edición de los textos. Este proceso no hubiera sido tampoco posible de no haber contado con el interés del Cuartel General del Ejército de Tierra, actual titular del palacio de Buenavista, en dar a conocer este episodio tan poco conocido de su pasado: Mónica Ruiz Bremón nos puso en contacto con Elena Martínez Oyarzábal, Miguel Trujillo Manzano y Miguel Ángel Chamorro Ortega, responsables de la Subdirección General de Publicaciones del Ministerio de Defensa, quienes nos acogieron con enorme cordialidad y propusieron coeditar la obra; Juan Manuel Birlanga Bellod, José Luis Chaves Bermejo, Pilar y Margarita Gómez Fernández, Jesús de los Reyes Martínez Herranz y Pedro Antonio Núñez Cerón se ocuparon de atendernos en nuestras visitas al palacio, facilitándonos a la vez algunas fotografías sobre el estado actual del edificio.

18Finalmente, han sido muchos los familiares, amigos y colegas que, en distintos momentos, han contribuido de una manera u otra a la gestación y desarrollo del proyecto. A todos ellos les agradecemos su ánimo y apoyo, y especialmente a Alicia Cámara, Gemma Cobo, Pierre Géal, Elisabel Larriba, Victoria de Lorenzo, José María Luzón, José Martínez Millán, Concha de la Peña, Manuel Rivero, María Jesús Rey, Manuel Saura, Isabel Tuda y Antonio Urquízar.

Notes

1 Parte de esta investigación se ha desarrollado en el marco de los proyectos I+D «El dibujante ingeniero al servicio de la monarquía hispánica. Siglos xvi-xviii. Ciudad e ingeniería en el Mediterráneo», ref. HAR2016-78098-P (AEI/FEDER, UE), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), y «La herencia de los Reales Sitios: Madrid de Corte a Capital (Historia, Patrimonio y Turismo)», ref. H20157HUM-3415, financiado por la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo.

Table des illustrations

Titre Obra impresa de François Grognard (portadas del Sueño y del Viaje)
Crédits Cortesía del Getty’s Open Content Program.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/10662/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 281k

Auteurs

© Casa de Velázquez, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search