Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les sociétés de frontière

 | 
Michel Bertrand
, 
Natividad Planas

III. — Les lieux de la guerre

Vivir en el campo de Marte

Población e identidad en la frontera entre Francia y los Países Bajos (siglos xvi-xvii)

José Javier Ruiz Ibáñez

Texte intégral

TIEMPOS Y ESPACIOS

1Desde la década de 1480 hasta las conquistas de Luis XIV la frontera común entre los territorios de los Habsburgo-Borgoña y la Monarquía francesa gozaron de una relativa estabilidad, especialmente consolidada tras la paz de Cateau-Cambrésis (1559). Este espacio no sólo era un punto de contacto más entre dos conglomerados dinásticos, sino que, por razones geopolíticas, alcanzó el estatuto de frente principal de confrontación entre los dos poderes mayores de Europa Occidental. A los problemas clásicos de una discontinuidad jurisdiccional se sumaron así tensiones suplementarias de origen exógeno. El entramado social se complicó al coexistir a ambos lados de la frontera dos sociedades relativamente bien diferenciadas: una local y otra más volátil formada por los profesionales de la guerra. En un espacio en el que se superpusieron múltiples fronteras jurisdiccionales y militares en un período largo de tiempo, la cuestión central fue hasta qué punto la existencia de dichas tensiones actuó como un generador de identidades.

  • 1 Este texto se ha elaborado dentro del proyecto de investigación «“Par le ministère de la saincteté (...)
  • 2 Es posiblemente una de las herencias de la historia militar, a partir de una lectura incorrecta de (...)
  • 3 Sobre la circulación de agentes e ideas en la Monarquía véase Bennassar y Vincent, Le temps de l’E (...)
  • 4 No se puede decir lo mismo para la historia cultural en la que destacan los trabajos pioneros de R (...)

2Esta frontera no ha contado con una tradición historiográfica especialmente densa1. Tampoco existen estudios comparados, ya que Flandes es visto como un frente defendido casi exclusivamente por fuerzas profesionales2. Asumir esta afirmación errónea ha implicado hacer lo propio con su corolario: lo incomparable de los fenómenos fronterizos. Esto ha impedido comprender que los procesos desarrollados en este espacio estuvieron en la base de la cultura administrativa que los agentes reales aplicaron a otros frentes de la Monarquía. La circulación de estos administradores en la Monarquía3 resultó decisiva en la difusión de una tradición formada sobre la práctica de la principal frontera4.

  • 5 Rodière, «Les grandes Guerres».
  • 6 Lestocquoy, «XIIIe et XIVe siècles».
  • 7 Potter, War and Government, caps. I y VI.
  • 8 Ibid., p. 64.
  • 9 Rodière, «Les grandes Guerres», pp. 110 sqq.
  • 10 Hay un interés renovado sobre la comprensión de la posición militar y jurídica del Franco Condado (...)

3A lo largo del siglo XV no parecía que los ámbitos de poder territorial en el norte de Francia fueran a contar con una gran estabilidad. El espacio entre el Sena y el Rin aparecía disputado ferozmente entre los reyes de Francia, los de Inglaterra y la ambiciosa casa de Borgoña5. Una vez eliminada la presencia inglesa en Normandía6, los conflictos entre Luis XI y su primo Carlos el Temerario vieron avanzar y retroceder las posiciones de ambos contendientes. Aprovechando la batalla de Nancy (1477) el rey Luis completó la conquista de una parte significativa de los territorios del norte de su Reino. Las posiciones francesas no sólo dejaban al sur el río Authie, sino que se prolongaban hacia el norte incluyendo el Boulonnais, Tournai y Ardres. El período de estabilidad entre 1493 y 1521, vio desarrollarse los procesos de construcción política, social, económica y administrativa de la Picardía7. Picardía, pasó a consolidarse como el territorio controlado por el rey de Francia, mientras el Condado de Artois (y habría que añadir el Flandes Occidental) correspondería a las tierras bajo suzeraineté francesa que continuaban bajo control de los Habsburgo-Borgoña8. La desviación de los intereses franceses hacia Italia entre 1490 y 1530 dio un respiro a las poblaciones locales9. En cuanto al Franco Condado, que formaba parte de los Países Bajos desde un punto de vista dinástico y administrativo a pesar de la discontinuidad de los territorios en el siglo XVI, la línea de separación entre las Borgoñas y la neutralidad entre ambos territorios restaban tensión militar a la zona10.

  • 11 Buisseret, Ingénieurs et fortifications, pp. 30-35.
  • 12 Jadin, «Procès d’information».
  • 13 Girard d’Albissin, Genèse de la frontière franco-belge, pp. 35-39.
  • 14 Haan, Une paix pour l’éternité, pp. 17, 20 et 30.
  • 15 Hocquet, Tournai et l’occupation anglaise, y Hocquet, Tournai et le Tournaisis, cap. III.
  • 16 Du Biez, Un homme de guerre, pp. 43 sqq.
  • 17 Stein, La bataille de Saint Quintin.
  • 18 Lion, Hesdinfort, cap. I.
  • 19 Potter, «The Duc of Guise».

4La renuncia del rey de Francia a la suzeraineté sobre Artois (tratado de Madrid de 1526, confirmado por el de Cambrai de 1529), y las diversas negociaciones de los armisticios y treguas logradas hasta 1559 contribuyeron a definir de manera cada vez más precisa los límites políticos y jurisdiccionales. La construcción de una red de fortalezas modernas por parte de los reyes de Francia en una serie de puntos clave que «cerraban la frontera»11, la autonomía religiosa de los Países Bajos españoles12 y la paz de Cateau-Cambrésis entre 1559 y 1560 concluían a grandes trazos el proceso de definición de una frontera que había variado poco en la práctica desde 149313. Atrás quedaban las diversas alternativas francesas y borgoñonas sobre Hesdin14, Saint-Pol, la ocupación inglesa de Tournai en 1513-151815 y la de Boulogne-sur-Mer en 1544-155016. Desde 1540 habían vuelto los grandes enfrentamientos a la zona17, pero ninguno de los dos contendientes logró variar decisivamente la frontera18, si se exceptúa la incorporación efectiva de Calais al Reino de Francia19.

  • 20 Haan, Une paix pour l’éternité, pp. 75-132 (segunda parte); Potter, War and Government, cap. VIII, (...)
  • 21 Ruiz Ibáñez, Felipe II y Cambrai, cap. II.
  • 22 Parker, El ejército de Flandes, pp. 134-139.
  • 23 Holt, The Duke of Anjou, Duquenne, L’entreprise du duc d’Anjou.
  • 24 Sobre este concepto y su compleja ampliación tras la paz de Cateau-Cambrésis, véase Haan, L’amitié (...)
  • 25 Ledieu, «Deux années d’invasion espagnole».
  • 26 Lemaire, Histoire de Dunkerque, pp. 156-199.
  • 27 Herrero Sánchez, El acercamiento hispano-neerlandés.
  • 28 La publicación reciente de Jeanmougin, Louis XIV à la conquête des Pays-Bas espagnols, se limita a (...)

5El tratado de Cateau-Cambrésis20 (1559) confirmaba una frontera más o menos rectilínea. La única variación significativa hasta la paz de los Pirineos fue la inclusión en la Monarquía Hispánica de Cambrai21, y la incorporación del Condado de Saint-Pol a los Países Bajos. Estabilidad no significaba tranquilidad: desde Francia las tropas de Luis de Nassau conquistarían Mons en 157222, el duque de Anjou desarrolló su intervención en Flandes23 y se produjo la invasión de los Países Bajos por las tropas de Mansfeld y Christian de Brunswick en 1622. En sentido inverso cruzaron la frontera las tropas despachadas a ayudar a la Liga Católica por Felipe II. Aunque ambas Monarquías respetaban desde el discurso de la «amistad» la validez de los límites fijados por el tratado de 155924, también vislumbraron la posibilidad de incorporar como protectorado las tierras del vecino aprovechando la insumisión política de sus súbditos. A partir de 1635 la frontera norte de Francia se convirtió de nuevo en el centro principal de las ambiciones francesas. Las fuerzas de Felipe IV aún estuvieron en condiciones de lanzar operaciones de gran envergadura en 1635-163625, pero la tónica general fue la conquista paulatina de territorios. La paz de los Pirineos y la compra de Dunquerque a Inglaterra26 marcaron la pauta de los siguientes 40 años. Los ejércitos franceses invadieron una y otra vez los Países Bajos ante la desesperación de las poblaciones locales27. La sucesión de tratados que jalonan estos años iba dando lugar a una frontera cada vez más retirada hacia el norte28, sólo corregida en primera instancia por el de Ryswick (1697) y, definitivamente, por la recuperación de algunas plazas por los aliados durante la Guerra de Sucesión Española. El final de esta contienda marcó la recuperación de una frontera más lineal entre los Borbones y unos Habsburgo que ya no eran soberanos de la Monarquía Española.

LA GUERRA COMO REALIDAD ESTRUCTURAL

  • 29 Potter, War and Government, mapa p. 269; Buisseret, Ingénieurs et fortifications, y Parisel, «Muta (...)
  • 30 Parker, El ejército de Flandes, pp. 209-211, y Bilogi y Pélaquier, «Le village et l’armée», pp. 16 (...)
  • 31 Potter, War and Government, cap. VII.
  • 32 Baes, «La campagne d’Henri II».
  • 33 Potter, War and Government, p. 218.

6La defensa de los Países Bajos desde el siglo XIV ante la amenaza francesa supuso casi continuamente la movilización de recursos militares ajenos, bien por alianza, bien por coincidencia de intereses ante la presión del rey francés. Flandes iba a ser la escuela de las armas de Europa durante siglo y medio. La presencia real o presumible de la guerra profesional impuso una modernización de las estructuras defensivas. Este proceso fue especialmente significativo en la primera mitad de la centuria del Quinientos, para volver a activarse a finales de siglo y, ulteriormente, como elemento central de la política de expansión de Luis XIV29. La guerra implicaba un coste muy elevado para las poblaciones. No se trataba sólo de la muy onerosa necesidad de alojar a las tropas30, sino de dar todo tipo de servicios. Todo ello en un complejísimo sistema de negociación formal31. Por otra parte, la administración intentó controlar el comercio de bienes estratégicos32, implicando al ejército en el mismo control de las fronteras33.

  • 34 Drouot, Mayenne et la Bourgogne, t. I, pp. 327-333, y Parker, El ejército de Flandes, pp. 46-53. U (...)
  • 35 Boone, «Armes, courses, assemblées et commotions».
  • 36 Artaud, La Thiérache et ses églises fortifiées.
  • 37 Malo, Les corsaires Dunquerquois, p. 214.

7Con todo, la imagen de una guerra reducida únicamente a la extorsión de una población indefensa por parte de los ejércitos profesionales no es en absoluto correcta. Contrariamente a lo que se asume habitualmente, incluso en un territorio donde la presencia de la administración regia era tan fuerte, su control sobre el mismo era muy limitado. Las fuerzas profesionales representaban sólo una parte de las unidades que se movilizaban para la guerra. La defensa efectiva de la mayor parte de las aldeas, burgos34 y villas recaía en sus habitantes armados. Pese a no tener el protagonismo que habían tenido en el siglo XV35 o principios del XVI las milicias urbanas mantenían la responsabilidad de la defensa de sus propios entornos fortificados. Durante los siglos XVI y XVII la mejor defensa frente a pequeñas razzias fue la fortificación de la iglesia local o la recuperación de un castillo feudal36. Tanto en Francia como en los Países Bajos la mediana nobleza militar siguió jugando un papel muy importante al menos hasta las primeras décadas del siglo XVII. Para un noble o para un soldado la posibilidad de obtener botín mediante el saqueo, cobrar salvaguardas o capturar prisioneros por los que pedir un rescate representaba el principal medio de enriquecimiento37.

  • 38 La imagen del carácter moderno del ejército de Luis XIV es puesta en duda por Rowlands, The Dynast (...)
  • 39 Boone, «Armes, courses, assemblées et commotions», y Joblin, «Les milices provinciales».

8Junto a las grandes batallas o a los más frecuentes asedios esta «otra guerra» estaba mucho más presente para la población. Incursiones de todos los tamaños, asaltos a convoyes, robos de ganado, tomas de prisioneros y saqueos de aldeas eran lo verdaderamente cotidiano de la guerra. No hay que olvidar que la Gran Guerra aún mantenía muchos elementos de guerra privada. Según avanzaba el siglo XVII la guerra se fue profesionalizando más y más, posiblemente por parte francesa38, y las prácticas privadas fueron poco a poco marginadas. La afirmación del deseo de control fiscal y del poder de los soberanos no podía sino ver con recelo una serie de actividades que se les escapaban. La propia decadencia de las milicias urbanas y su sustitución por milicias de base provincial y dependencia territorial39, introduce un elemento al que, quizá, la historiografía no ha prestado aún el interés que merece. El incremento de las fuerzas de obediencia directa regia no significó de forma bruta el aumento de los combatientes, sino la concentración de recursos, ahora profesionalizados en todo o en parte, bajo el control de la administración real. No hay que olvidar que ello se hizo en detrimento del número total de personas armadas que las milicias urbanas, autodefensas campesinas y fuerzas feudales podían poner en pie. Cierto, las unidades profesionales eran más eficientes para el rey que podía desplazarlas con más facilidad que las milicias provinciales, y resultaban de principio más fiables políticamente; pero contribuyó a la decadencia de las instituciones tradicionales.

  • 40 Dubroeucq, La forteresse de La Montoire, p. 63.
  • 41 Una actividad que iba a estar presente, y de qué manera, en la frontera norte de Francia: de los 5 (...)
  • 42 Carpi y Ruiz Ibáñez, «Les noix, les historiens et les espions», pp. 334-337.

9El entramado de protección que se articulaba a ambos lados de la frontera era el de una red compleja. Las villas con sus fortalezas constituían los puntos centrales de la malla; mientras burgos, fuertes, abadías, iglesias fortificadas y castillos feudales40 representaban una red secundaria, complementada al más bajo nivel por el mismo poblamiento de aldeas y alquerías. Cada una de estas entidades se consideraba que podía confrontar una amenaza militar de diferente envergadura. Incluso para tomar alguna de las posiciones de la trama secundaria era preciso emplear una fuerza profesional numerosa y dotada de artillería, lo que suponía una inversión en recursos muy importante41. Más económico era el recurso tradicional al golpe de mano o sorpresa, que si bien por su propia naturaleza era mucho más incierto, sí resultaba muy interesante ante los réditos geopolíticos que podía dar al conquistador. Especialmente significativas en el período en el que las tropas atacantes estaban integradas por profesionales y los defensores por milicias, las sorpresas tuvieron un largo declinar pero siguieron presentes como amenaza militar hasta finales del siglo XVII42.

  • 43 Muchembled, Les temps des supplices, p. 19.
  • 44 Bois, «Le villageois et la guerre».
  • 45 Baes, «La campagne d’Henri II».
  • 46 Louis, «Les misères de la guerre», pp. 190-191.
  • 47 Ibid., pp. 188.
  • 48 Potter, War and Government, cap. VI, y Thierry, «La guerre et la paix».

10Múltiples amenazas y diferentes sistemas de defensa imponían diversas estrategias de protección de la vida, la libertad y la propiedad. Dada la permeabilidad del sistema defensivo, las pequeñas razzias enemigas (e incluso las de ámbito medio) podían penetrar en profundidad en el territorio propio. Esto hacía que el espacio de seguridad síquica de las poblaciones43 se redujera en muchos casos a la defensa que las murallas garantizaban. Las informaciones con las que se cuenta son clarificadoras: el campesinado resultaba el principal paciente de la guerra44 y ante las invasiones se retiraba al interior, se refugiaba en unas ciudades que resultaban superpobladas e insalubres45 o se escondía en cuevas46. No sólo las personas, sino que los bienes (incluyendo el trigo y los animales)47 también se almacenaban en los puestos fortificados. Hay que diferenciar entre los éxodos definitivos (mientras duraba la guerra) y las retiradas provisionales ante una amenaza concreta que se podían realizar al castillo o a la iglesia más próxima. Las referencias e informaciones fiscales48 en tiempo de guerra a la desolación y abandono de campo han de ser consideradas con una cierta distancia, ya que los períodos de paz veían reaparecer la población sobre el territorio con relativa rapidez.

VIVIR PESE A Y DE LA FRONTERA

  • 49 Joblin, «Une province française», pp. 77 sqq.

11Como toda frontera en la Edad Moderna, éste era un espacio en el que había una cierta excepcionalidad jurídica, política y económica. Los habitantes de la misma veían remunerada su dedicación a la defensa del Reino y del bien común mediante una participación más presente del rey que se podía concretar en la concesión de privilegios49 y de gracias. El límite en el control de las autoridades políticas y religiosas hizo que la Reforma pudiera subsistir gracias a que los protestantes acudían a servicios que se desarrollaban del otro lado de la raya. Sin embargo, la frontera no era un territorio en el que se suspendían o eliminaban las reglas sociales o culturales, simplemente la ambigüedad espacial y política permitía una mayor diversidad en su uso.

  • 50 Deschamps de Pas, Histoire de la ville de Saint-Omer, p. 102.

12La vida en la frontera era enormemente compleja. Incluso en tiempo de paz había que coexistir con la posibilidad de una incursión sorpresa procedente de Francia, como sucedería con las amenazas constantes de 1610-161150. Era un miedo justificado, ya que cada generación tenía conciencia de qué significaba la guerra, de la peligrosidad de los caminos, del refugio en las villas, de los impuestos sobreañadidos para mantener las fortalezas o de las continuas reclamaciones para contribuir a la defensa. Los niveles de riesgo en estas circunstancias se elevaban de forma dramática. A fin de cuentas, que la ciudad fuera ocupada o que uno mismo o un pariente fueran capturados y puestos a rescate no era imposible. En este caso, el desastre económico afectaba al conjunto de la familia, ya que para rescatar los bienes o las personas era preciso reunir el numerario suficiente, generalmente estableciendo rentas o malvendiendo las propiedades. Todavía está por mesurar el efecto que los gastos de la guerra cotidiana tuvieron en la circulación de bienes inmobiliarios.

  • 51 Hart, «Warfare and Capitalism».
  • 52 Enthoven, «La fermeture de l’Escaut».
  • 53 Renault, «Vagabondage et mendicité».
  • 54 La interacción mercantil entre los Países Bajos y Francia en la primera mitad del siglo XVI en Coo (...)
  • 55 Brunelle, «Immigration, Assimilation and Success».

13La presencia de los ejércitos y de la guerra tuvo efectos colaterales que posiblemente beneficiaron a una parte limitada de la población, pero cuyas consecuencias a medio plazo paliaron los desastres de la guerra, lo que no supone ningún consuelo para las personas afectadas. La presencia de tropas significó una continua capitalización del territorio51. La existencia de importantes vías fluviales permitía realizar un comercio relativamente rápido y de gran significación regional a través del Escalda52, el Somme, el Aisne, el Oise y la multitud de canales y esclusas construidas. Pese a las prohibiciones de comercio en tiempo de guerra, la información documental muestra que existía un tráfico constante de diversa envergadura. El sistema de información español sobre el norte de Francia se apoyaba notablemente en la circulación de agentes que realizaban incursiones «a tomar lengua» en territorio enemigo disfrazados de buhoneros o vagabundos, que pasaban desapercibidos en el mundo de la pobreza urbana local53. A una escala mayor, tanto los Países Bajos Católicos como el Reino de Francia54 servían como intermediarios comerciales con la Península ante los bloqueos holandeses o las prohibiciones mercantiles españolas55.

  • 56 Janssens, L’évolution de la noblesse belge, y Dickerman y Walker, «The Politics of Honour».
  • 57 Las confiscaciones de la guerra de 1595-1598: Archives départementales du Nord, Lille (ADN), B 364 (...)
  • 58 Vigneron, «Propriété “espagnole” et frontière».

14Tanto por parte de la nobleza como del patriciado urbano, a ambos lados de la frontera se realizaron alianzas familiares que permitían aprovechar las oportunidades políticas56 y económicas que la coyuntura ofrecía. Si bien se puede detectar en ocasiones que en las familias se buscó una cierta concentración de bienes y derechos bajo un solo señor (o la especialización de alguna de sus ramas), esta política, que buscaba proteger la propiedad familiar de los vaivenes de la guerra (y de las confiscaciones), chocaba continuamente con la propia dinámica de las transferencias, matrimonios y herencias. La presencia de propiedades francesas en los Países Bajos seguía siendo muy considerable57. La conquista del sur de los mismos por parte de Luis XIV complicó aún más la situación, ya que sumó a la anterior superposición de propiedades, la existencia de una frontera móvil que dejaba los bienes de particulares tras las líneas enemigas58.

IDENTIDADES Y RELIGIÓN

  • 59 Lottin, Lille, citadelle de la Contre-Réforme, y Carpi, «Les villes picardes».
  • 60 Mout, «Reformation, Revolt and Civil Wars».

15Tanto los Países Bajos meridionales como Picardía eran auténticas ciudadelas del catolicismo contrarreformista59, ambas regiones contaban con una economía basada en una agricultura relativamente avanzada y en la pañería, y, de hecho, no había un hito geográfico que pudiera ser leído como una frontera natural, ya que si los franceses estaban firmemente asentados al norte del Somme, el mismo corazón de los dominios borgoñones se encontraba a occidente del Escalda. Estas similitudes han sido ocultadas en parte por el efecto de las historiografías locales de los siglos XIX-XX y del divergente interés historiográfico sobre el período de las Guerras de Religión para los territorios francés y belga60.

  • 61 Lottin, Chavatte, ouvrier lillois, pp. 183 sqq.
  • 62 Hocquet, Tournai et l’occupation anglaise, pp. 24 y 26, y Pagart d’Hermansart, Le siège de Saint-O (...)
  • 63 Ibid., p. 72.
  • 64 Boone, «La construction d’un républicanisme urbain»; Tilmans, «Republicanism Citizenship and Civic (...)

16Los mecanismos de disciplina y pedagogía política funcionaron, grosso modo, de forma satisfactoria. Pese a la abierta simpatía que una parte de las poblaciones urbanas de Picardía, Boulonnais y, quizá en menor medida, Champaña sentían por la política intransigente española hacia el protestantismo, la Monarquía Católica no consiguió a finales del siglo XVI consolidar una posición militar en el territorio. Es bien conocido el sentimiento de oposición a los franceses que se desarrolló en diversas villas de los Países Bajos tras su conquista por Luis XIV61. Frente a la dificultad de incorporar poblaciones, el recurso ritual a los juramentos colectivos en caso de conquista buscaba garantizar la interiorización de la nueva lealtad creando el marco de una represión legal a cualquier insumisión62. De hecho, las autoridades ocupantes que pretendieron convertir las muestras de duelo por la muerte de la reina María Teresa de Habsburgo en Artois en 1683 en una oportunidad de difundir la lealtad a su viudo, el rey Sol, vieron cómo se transformaban en instrumentos para reafirmar las simpatías hacia la antigua Casa soberana63. En esta oposición a la conquista del propio territorio hay que ver varios fenómenos interrelacionados que incluían un fuerte republicanismo urbano fuertemente consolidado en la Baja Edad Media64 y un fuerte patriotismo municipal.

  • 65 Pasture, La restauration religieuse, y Lottin, Lille, citadelle de la Contre-Réforme.
  • 66 Guignet, «Préface: les répercussions de la conquête».
  • 67 Goosens, Les inquisitions modernes, cap. V.
  • 68 Joblin, «Le protestantisme en Calaisis».
  • 69 Lottin, Chavatte, ouvrier lillois, p. 159.
  • 70 Mahieu, Jansénisme et antijansénisme, Desmons, Études historiques, cap. VIII, y Gresset, «Les temp (...)

17El final de las guerras civiles del siglo XVI unió aún más a los patriciados urbanos con la autoridad regia. Su naturaleza pasaba ahora por proclamarse los instrumentos de una redefinición que insistía en proclamar el carácter ordenado y armónico de las sociedades. La participación activa de las élites en el desarrollo y la difusión de la Contrarrefoma65 fue, al mismo tiempo, el mecanismo mediante el que se consolidó una relación de mayor dependencia con el monarca. No sólo se trató de una oposición a los herejes, sino que se iba a insistir en asumir la imagen de una «verdadera catolicidad» que miraba de reojo y con desconfianza religiosa al enemigo del sur. Ciertamente, los franceses eran asumidos como «generalmente» católicos, pero su catolicismo se veía con prevención. Según el Journal de Simon Leboucq, habitante de la conquistada Valenciennes, la nación francesa «ne gardait ni foi, ni loi, n’usant que de pur libertinage et vivant en athée»66. Para unas poblaciones urbanas que se habían definido desde la Reconquista farnesiana por el sueño de una homogeneidad confesional67, la presencia de focos donde se permitía el culto calvinista68 no representaba sino una afirmación de la falta de celo del rey de Francia. La separación de las tierras de los Países Bajos del arzobispado de Reims en la práctica había separado los cuerpos eclesiásticos de ambos territorios69. Más tarde, la conquista de plazas por Luis XIV necesitó un proceso de sustitución eclesiástica y de afrancesamiento de los obispados y cabildos, algo que explica que parte del clero parroquial siguiera alimentando el sueño de una restauración de los Habsburgo70.

  • 71 Deschamps de Pas, Histoire de la ville de Saint-Omer, p. 105.

18En la formación de una identidad propia se articulaba la xenofobia heredada con unas categorizaciones que venían del siglo XV y que se habían consolidado gracias a la estabilidad de la frontera en el siglo XVI. La acumulación en la memoria de desórdenes señalaba siempre como último responsable a los que venían del otro lado de la raya: los françoyses o los borgoñones. Este imaginario de la barbarie se veía confirmado, reforzado y actualizado por cada nueva guerra, por la llegada de refugiados que huían de las zonas ocupadas71; la impresión de la existencia de un enemigo «natural» y «hereditario» parecía lógica en este contexto. La propia organización política local reproducía este sentimiento. Ceremonias de información, inscripciones, cuadros, procesiones conmemorativas, fiestas locales, privilegios, obituarios… todo podía convertirse en instrumento de afirmación de la dignidad alcanzada en el servicio al rey, pero también en instrumento de propaganda y disciplina que definía la comunidad local tan armónica en la Monarquía como contrapuesta al enemigo.

  • 72 Schmidt, The Dutch Imagination, pp. 46 sqq.
  • 73 Jeanmougin, Louis XIV à la conquête des Pays-Bas espagnols, pp. 94-96.

19Ahora bien, el fenómeno clásico de la identificación por negación y por adhesión política que podía ser operativa en ocasiones, estaba lejos de ser un hecho inmutable, inalterable o ahistórico. Las Guerras de Religión primero y la adaptación de la hispanofobia (gestada en el mismo Flandes, vía Italia72) al ámbito de Francia fueron el mecanismo a través del que se comenzó, tan tarde como a finales del siglo XVI y principios del XVII, a confundir de forma genérica a los borgoñones con los españoles. El siglo XVII muestra una situación doble. En un primer momento, las referencias al glorioso pasado borgoñón habían sido reverdecidas en el período de los Archiduques. Sin embargo, la definición de súbditos del rey de España comenzó desde 1621 a adquirir un valor en sí mismo que, sobre todo, ante las agresiones francesas ulteriores, llegó incluso a tener operatividad identitaria. No hay que olvidar que, como una humillación más impuesta a la Monarquía, Luis XIV no dudó en atribuir el título de duque de Borgoña a uno de sus nietos73, por lo que la identificación de súbdito del rey de España-borgoñón debió de consolidarse por oposición a las incursiones francesas.

20Las prácticas desarrolladas en la frontera sur de los Países Bajos durante los siglos XVI y XVII, no diferían necesariamente de las que han estudiado los historiadores para otros territorios. La fuerte presencia de una guerra irregular y la permeabilidad de las redes defensivas hacía que existiera una notable inseguridad para las poblaciones civiles, sobre todo por el alto grado de privatización de la guerra. Es más, el peligro del secuestro y del robo de ganado pesaban fuertemente, lo que, si por un lado reforzaba la relación del individuo con los espacios fortificados y sus consecuencias ideológicas y políticas, por otro activaba sistemas de autodefensa y negociación de rescates y salvaguardas. La confrontación estructural en el sur de Flandes contribuyó a redefinir una identidad por rechazo, aunque de principio no hubiera una cesura religiosa tan acusada como en otras fronteras de la Monarquía. Así pues, un militar o un administrador hispano podía reconocer e interpretar las otras fronteras de la Monarquía desde su experiencia septentrional e intentar hacerla valer como discurso en esos espacios. Por supuesto, los Países Bajos tenían su especificidad. La mayor presencia militar profesional, la existencia de una tradición cultural de confrontación borgoñona hacia Francia o el carácter católico de los enemigos del sur, todo contribuía a diseñar una singularidad. Aunque no hasta el extremo de hacerla incompatible ni para la represtación de ellas que hacían los agentes políticos, ni para el análisis del historiador. Así pues, si la interacción era posible, la cuestión es saber en qué consistió. Desde la historia comparada y compleja de los diversos territorios de la Monarquía, se hace preciso indagar sobre la manera en que esta frontera actuó como modelo de otras o recibió diversas influencias; el gasto militar, la implicación de las élites en el servicio regio directo y la circulación de los veteranos parecen los campos idóneos para verificar un fenómeno a la vez local y regional, cuya comprensión sólo puede ser global.

Notes

1 Este texto se ha elaborado dentro del proyecto de investigación «“Par le ministère de la saincteté du pape & du Roy Catholique”. Los católicos radicales franceses, la Liga y la Monarquía Hispánica (1585-1610)» HUM2005-04125. Sobre esta frontera, véase Girard d’Albissin, Genèse de la frontière franco-belge; Dubois, «La conquête de la Belgique», y el libro clásico de Nordman, Frontières de France.

2 Es posiblemente una de las herencias de la historia militar, a partir de una lectura incorrecta de Parker, El ejército de Flandes, no contando para los Países Bajos católicos de una obra sobre las milicias de la envergadura de la de Knevel, Burgers in het geweer. Sobre la evolución del ejército francés, véase Michaud, «Les institutions militaires»; Wood, The King’s Army; Lynn, «L’évolution de l’armée du roi», y Rowlands, The Dynastic State.

3 Sobre la circulación de agentes e ideas en la Monarquía véase Bennassar y Vincent, Le temps de l’Espagne; Gruzinski, Les quatre parties du monde; Zúñiga, Espagnols d’outre-mer, Herzog, Defining Nations, y Salinero, Une ville entre deux mondes.

4 No se puede decir lo mismo para la historia cultural en la que destacan los trabajos pioneros de Robert Muchembled sobre historia de las mentalidades o de Lottin (y su escuela) sobre historia religiosa. Para el siglo XVIII se cuenta con el excelente estudio de Guignet, Le pouvoir dans la ville. Hay que indicar el reciente libro de Lottin y Guignet, Histoire des provinces.

5 Rodière, «Les grandes Guerres».

6 Lestocquoy, «XIIIe et XIVe siècles».

7 Potter, War and Government, caps. I y VI.

8 Ibid., p. 64.

9 Rodière, «Les grandes Guerres», pp. 110 sqq.

10 Hay un interés renovado sobre la comprensión de la posición militar y jurídica del Franco Condado en la Monarquía Hispánica; véase Windler, «De la neutralité à la relation tributaire», así como Pernot, «1595 : Henri IV veut couper le “Camino español”», Delsalle, La Franche-Comté au temps des Archiducs, cap. XIX, Gresset, «Les temps modernes», y Louis, «Les misères de la guerre».

11 Buisseret, Ingénieurs et fortifications, pp. 30-35.

12 Jadin, «Procès d’information».

13 Girard d’Albissin, Genèse de la frontière franco-belge, pp. 35-39.

14 Haan, Une paix pour l’éternité, pp. 17, 20 et 30.

15 Hocquet, Tournai et l’occupation anglaise, y Hocquet, Tournai et le Tournaisis, cap. III.

16 Du Biez, Un homme de guerre, pp. 43 sqq.

17 Stein, La bataille de Saint Quintin.

18 Lion, Hesdinfort, cap. I.

19 Potter, «The Duc of Guise».

20 Haan, Une paix pour l’éternité, pp. 75-132 (segunda parte); Potter, War and Government, cap. VIII, e Id., «The frontiers of Artois». El texto del tratado de Vervins en Haan, «La dernière paix catholique», pp. 16-38. Las discusiones ulteriores sobre la delimitación de la frontera aparecen en Bibliothèque nationale de France (BNF), ms. fr 4032 y 4033.

21 Ruiz Ibáñez, Felipe II y Cambrai, cap. II.

22 Parker, El ejército de Flandes, pp. 134-139.

23 Holt, The Duke of Anjou, Duquenne, L’entreprise du duc d’Anjou.

24 Sobre este concepto y su compleja ampliación tras la paz de Cateau-Cambrésis, véase Haan, L’amitié entre princes, caps. II y III.

25 Ledieu, «Deux années d’invasion espagnole».

26 Lemaire, Histoire de Dunkerque, pp. 156-199.

27 Herrero Sánchez, El acercamiento hispano-neerlandés.

28 La publicación reciente de Jeanmougin, Louis XIV à la conquête des Pays-Bas espagnols, se limita a una historia diplomática de la expansión francesa.

29 Potter, War and Government, mapa p. 269; Buisseret, Ingénieurs et fortifications, y Parisel, «Mutation du réduit défensif».

30 Parker, El ejército de Flandes, pp. 209-211, y Bilogi y Pélaquier, «Le village et l’armée», pp. 163-164.

31 Potter, War and Government, cap. VII.

32 Baes, «La campagne d’Henri II».

33 Potter, War and Government, p. 218.

34 Drouot, Mayenne et la Bourgogne, t. I, pp. 327-333, y Parker, El ejército de Flandes, pp. 46-53. Un caso ejemplarmente estudiado es el de Vervins, véase Thierry, «La guerre et la paix», especialmente pp. 67 sqq.

35 Boone, «Armes, courses, assemblées et commotions».

36 Artaud, La Thiérache et ses églises fortifiées.

37 Malo, Les corsaires Dunquerquois, p. 214.

38 La imagen del carácter moderno del ejército de Luis XIV es puesta en duda por Rowlands, The Dynastic State, partes I y II; en los Países Bajos españoles la participación de las milicias urbanas en la defensa de las ciudades siguió siendo decisiva; véase Pagart d’Hermansart, Le siège de Saint-Omer; Barbier, «Introduction», y Rapaille, «La capitulation».

39 Boone, «Armes, courses, assemblées et commotions», y Joblin, «Les milices provinciales».

40 Dubroeucq, La forteresse de La Montoire, p. 63.

41 Una actividad que iba a estar presente, y de qué manera, en la frontera norte de Francia: de los 52 asedios mayores de las tropas del rey Cristianísimo entre 1500 y 1667, de los que hace recuento Lynn en «The “trace italienne”», aproximadamente la mitad se desarrolló en la frontera borgoñona.

42 Carpi y Ruiz Ibáñez, «Les noix, les historiens et les espions», pp. 334-337.

43 Muchembled, Les temps des supplices, p. 19.

44 Bois, «Le villageois et la guerre».

45 Baes, «La campagne d’Henri II».

46 Louis, «Les misères de la guerre», pp. 190-191.

47 Ibid., pp. 188.

48 Potter, War and Government, cap. VI, y Thierry, «La guerre et la paix».

49 Joblin, «Une province française», pp. 77 sqq.

50 Deschamps de Pas, Histoire de la ville de Saint-Omer, p. 102.

51 Hart, «Warfare and Capitalism».

52 Enthoven, «La fermeture de l’Escaut».

53 Renault, «Vagabondage et mendicité».

54 La interacción mercantil entre los Países Bajos y Francia en la primera mitad del siglo XVI en Coornaert, Les Français et le commerce.

55 Brunelle, «Immigration, Assimilation and Success».

56 Janssens, L’évolution de la noblesse belge, y Dickerman y Walker, «The Politics of Honour».

57 Las confiscaciones de la guerra de 1595-1598: Archives départementales du Nord, Lille (ADN), B 3644, B 16963, B 16939-41, B 16906-7, B 12634-9, B 12664 sqq.

58 Vigneron, «Propriété “espagnole” et frontière».

59 Lottin, Lille, citadelle de la Contre-Réforme, y Carpi, «Les villes picardes».

60 Mout, «Reformation, Revolt and Civil Wars».

61 Lottin, Chavatte, ouvrier lillois, pp. 183 sqq.

62 Hocquet, Tournai et l’occupation anglaise, pp. 24 y 26, y Pagart d’Hermansart, Le siège de Saint-Omer, pp. 68-72.

63 Ibid., p. 72.

64 Boone, «La construction d’un républicanisme urbain»; Tilmans, «Republicanism Citizenship and Civic Humanism».

65 Pasture, La restauration religieuse, y Lottin, Lille, citadelle de la Contre-Réforme.

66 Guignet, «Préface: les répercussions de la conquête».

67 Goosens, Les inquisitions modernes, cap. V.

68 Joblin, «Le protestantisme en Calaisis».

69 Lottin, Chavatte, ouvrier lillois, p. 159.

70 Mahieu, Jansénisme et antijansénisme, Desmons, Études historiques, cap. VIII, y Gresset, «Les temps modernes», p. 272.

71 Deschamps de Pas, Histoire de la ville de Saint-Omer, p. 105.

72 Schmidt, The Dutch Imagination, pp. 46 sqq.

73 Jeanmougin, Louis XIV à la conquête des Pays-Bas espagnols, pp. 94-96.

© Casa de Velázquez, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540