Version classiqueVersion mobile

Las monarquías española y francesa (siglos xvi-xviii)

 | 
Anne Dubet
, 
José Javier Ruiz Ibáñez

III. — Modelos enfrentados, políticas enfrentadas

España frente a Francia en los discursos hispanófilos del Gran siglo: ¿de la ontología de las naciones al «modelo político»?

Héloïse Hermant
Traduction de Anne Dubet

Texte intégral

1Suelen oponerse, en un largo siglo XVII, un modelo español y un modelo francés. El modelo español se caracterizaría por la imbricación de lo político y lo religioso, manifiesta en la defensa militante de la catolicidad, y en una dimensión imperial de la que da buena cuenta la expresión consagrada de «monarquía compuesta», asociada a una práctica transaccional del poder. El modelo francés, por su parte, se señalaría por la distinción entre imperativos políticos y religiosos, así como el triunfo del absolutismo.

  • 1 J.-F. Schaub, La France espagnole.

2Jean-Frédéric Schaub mostró hasta qué punto la lectura dicotómica que oponía un modelo a otro ocultaba las interacciones políticas y culturales entre las dos potencias1. Así, matizaba el contenido de dichos «modelos», difuminándose sus contornos. Podría añadirse que, si la noción de modelos suele surgir bajo la pluma de historiadores posteriores al Gran Siglo en una empresa saludable de comparación, esta noción rica en implicaciones no suscitó ninguna reflexión hasta hoy. Ahora bien, los contemporáneos empleaban otro vocabulario.

  • 2 F. de La Mothe Le Vayer, Discours sur la contrariété des humeurs, p. 33.

3La Mothe Le Vayer, al evocar la rivalidad entre las dos potencias, prefiere el término de «principio» al de «modelo»: «Mientras estas dos naciones sean principios políticos, deberán estar en perpetua y formal oposición»2. Para Le Vayer, la reflexión política no implica tanto un trabajo de «modelización» como la elaboración de ontologías de las naciones basadas en inmutables estereotipos. Intentar, sin precauciones, descubrir «modelos» en este tipo de discursos lleva a hacer del carácter inmutable del genio español así descrito la base de la permanencia de un modelo, conduciendo a ocultar la dimensión construida y coyuntural de tales ontologías. En efecto, las representaciones de España que ofrecen los actores franceses del siglo XVII se insertan en contextos políticos, sociales, culturales y económicos que moldean su significado y su alcance y pueden representarse como una oscilación permanente entre hispanofobia e hispanofilia, admiración y odio.

4Este artículo pretende poner a prueba el valor heurístico de la noción de modelo, analizando las representaciones de España que construyen los discursos franceses de 1659 a la muerte de Luis XIV, en el marco no de una rivalidad sino de un acercamiento entre las dos potencias. A partir de 1659, en plena transición hacia la preponderancia francesa, los discursos que evocan España abandonan el registro de la hostilidad para procurar captar la herencia y misión de la monarquía española, fenómeno concretado por la entrada de España en la Casa de Borbón. Esta captación del «modelo» español por Luis XIV no es tanto el paso de una hispanofobia a una hispanofilia, que siempre estuvieron imbricadas, como el desplazamiento de la noción de modelo. Al apropiarse Francia de los ideales de una Monarquía católica universal sustentados por una España decaída, intentando integrarla en el montaje institucional francés, «modelo» ya no equivale a «principio» y la confrontación entre los dos modelos ya no se piensa como una incompatibilidad que supone la aniquilación de uno por otro, sino, más bien, en Francia, como un reformismo. En segundo plano se revela la dimensión construida de la oposición de los dos modelos.

5Para llevar la encuesta a cabo, conviene explorar los textos franceses susceptibles de poner en obra esta captación del «modelo» español: los discursos relativos a los matrimonios recíprocos de 1659 y 1679, las oraciones fúnebres de las reinas francesas que nacieron españolas, la propaganda francesa de las guerras francoespañolas, las instrucciones a los embajadores de la corte de Felipe V y los panegíricos dirigidos a éste cuando sale para España. Comparando las representaciones de la monarquía española que ofrecen los textos franceses hispanófilos de 1659 a 1715, se estudiarán los contenidos que este pensamiento de la compatibilidad otorga a la monarquía española y sus fundamentos. Esta intervención no pretende tanto confrontar discursos y realidad, como entender cómo a través del estudio de las representaciones sucesivas de la monarquía española es posible imaginar un trabajo de modelización como factor de modernización, y no de integración o dominación.

I. — LA CAPTACIÓN DEL «MODELO» ESPAÑOL: LA ESPAÑA FRANCESA

ESPAÑA, ¿UN MODELO PARA FRANCIA?

6Analizar las representaciones conjuntas de las monarquías francesa y española en discursos hispanófilos permite explorar algunas vías de la captación de un «modelo» español por otro francés. La articulación de las imágenes de las monarquías rivales es diversa: pueden cruzarse, superponerse, formar palimpsesto. Las formas como los autores se apropian del «modelo» español para presentarlo a los franceses como un ejemplo presentan igual diversidad: asimilación parcial, emulación, hibridación.

7Elogiar una figura española convirtiéndola en ejemplo para Luis XIV es uno de los procedimientos más inmediatos de interacción de los «modelos». En este discurso, la representación halagüeña de la monarquía española es objeto de imitación para el rey oyente o lector. La oración fúnebre de Felipe IV que pronuncia Ogier ante Luis XIV y María Teresa, hija del difunto, muestra cómo tras la figura de Felipe, se diseña un arte de gobernar a la española. De forma sugestiva, el discurso ofrece una sorprendente fusión onomástica que suprime la distancia entre los «modelos» encarnados por el Rey Católico y el cristianísimo:

  • 3 F. Ogier, Oraison funèbre de Philippe IV, p. 23.

Cristiano es mi apellido, católico mi nombre: éste me designa, aquél me señala, aquél me manifiesta, éste me distingue3.

  • 4 Ibid., p. 5.

8Según Ogier, Felipe es un rey católico y de amor, que reúne las virtudes de las tres casas de que desciende: la piedad de la Casa de Austria, la magnanimidad y magnificencia de la de Borgoña y la prudencia y perseverancia en los Consejos de la de España4. Los monarcas españoles realizan la síntesis de tales cualidades que los orientan hacia el bien. La figura real se inscribe en un linaje prestigioso en el que las virtudes se transmiten por la sangre, encarnando un modelo monárquico asimilado al arte de gobernar bien.

9Así, Ogier le propone al Rey Sol un modelo de monarquía en la que la piedad es la guía de las decisiones reales, aunque se compone con la realidad. El clérigo inserta en su oración reflexiones sobre las virtudes de la piedad en política en nombre de una «razón de Estado cristiana», base de un ars gobernandi que se opone a la prudencia maquiavélica. Ogier quiere convencer a Luis XIV del peligro que entraña un arte de gobernar puramente político, demostrando los beneficios de un arte de gobernar católico, el único en dar gloria. La monarquía española se convierte explícitamente en el modelo a imitar:

  • 5 Ibid., pp. 7-8.

Quienes pretenden que la piedad y la religión no son compatibles con la política tienen que decir que el Príncipe debe aparentarlas para tener éxito en sus negocios […]. La grandeza de la Casa de Austria vence todas estas perniciosas máximas5.

  • 6 Ibid., pp. 20-21.

10Según Ogier, la religión debe guiar cada acción del rey. El principio de gobierno de la monarquía española iluminada por la religión es el amor, que se traduce en la potencia y la gloria. Así, la fuerza del Imperio hispánico es fortalecido procede de las alianzas y matrimonios que explican su extensión planetaria. Por este elogio de la piedad y la búsqueda del triunfo de la fe como principios de gobierno, Ogier promueve un acercamiento entre los dos modelos y una alianza entre las potencias, concretizada por el matrimonio de 16596.

  • 7 J. Marsollier, Histoire du ministère du cardinal Ximenez.
  • 8 Ibid., pp. 3-4. Los números son nuestros.

11Se pueden relacionar las representaciones de las monarquías española y francesa, encarnadas en figuras que manifestarían su quintaesencia, siguiendo otras vías. Los retratos paralelos de grandes personajes que ilustraron un modelo de gobierno autorizan oscilaciones entre descripción y prescripción. Entre los relatos dedicados a Cisneros, el de Marsollier ilustra el fenómeno7. El autor declina dos variaciones del tema de la apropiación por Francia de un «modelo» español. En un primer momento, compara a Cisneros con Richelieu (su genio, máximas y empresas), con ventaja para el español8. La piedad de Ximénez, motor de sus acciones, lo caracteriza como un hombre justo y constante, cuando Richelieu es disimulador. La monarquía confesional debe inspirar a Francia ya que produce hombres tan excelentes. Marsollier complica la comparación al introducir a Luis XIV en ella. Convence a su lector del interés de su biografía, en la que verá una copia del Rey Sol. Evoca:

  • 9 Ibid., pp. 10-11.

La conformidad de los acontecimientos con los que vimos hoy en día, en tiempos de Luis el Grande. Este ascendiente en el gobierno por el cual lo consigue todo. […] La prontitud de sus conquistas […]. La autoridad real restablecida. Todo presenta tanta semejanza […] que es imposible no reparar en ella […]. La conversión de los granadinos es tan similar a lo que pasó en Francia desde la revocación del Edicto de Nantes que parece que sólo se cambiaron los nombres9.

12Luis XIV es un nuevo Ximénez. Reduciendo la distancia entre los dos personajes, Marsollier elogia a su soberano invitándolo a no apartarse nunca del modelo de gobierno español que representa el cardenal. El reinado del Rey Sol aparece como la superación del reinado de Luis el Justo, encarnado en la política de Richelieu. En suma, el elogio de la piedad como principio de gobierno se impone como un leitmotiv de los escritos hispanófilos que buscan influir en la política de Luis XIV.

¿UN LABORATORIO DISCURSIVO DE ABOLICIÓN DE LA ALTERIDAD? LAS REINAS FRANCESAS QUE NACIERON ESPAÑOLAS

  • 10 Se puede leer que María Teresa «Procedía de una casa augusta que ocupó varios tronos a la vez […] (...)

13Las reinas francesas que nacieron españolas ofrecen un caso interesante. En efecto, en los discursos estudiados, la idea de monarquía no se asocia a ningún catálogo de instituciones abstracto. Aparece incorporada, concretizada en la figura de un soberano que la encarna y pertenece a una dinastía rica en virtudes específicas que dictan cierta forma de gobernar. Ahora bien, si las reinas francesas que nacieron españolas reciben en herencia estas virtudes tan particulares —la piedad y la gloria—, las transmiten a unos hijos llamados a regir los destinos de Francia. Además, por las uniones recíprocas entre las dos Casas, estas reinas a su vez suelen tener madre francesa10. Por fin, una vez casadas, aparecen ora como madres obligadas a gobernar para transmitir una monarquía íntegra a su hijo, ora como auxiliares de su esposo. Las virtudes españolas de estas soberanas influyen por ello en la forma de gobernar a la francesa y en los objetivos de la monarquía. Así, los discursos hispanófilos constituyen un laboratorio discursivo de abolición de la alteridad entre los «modelos» español y francés.

  • 11 J. B. Bossuet, Oraison funèbre de Marie-Thérèse d’Autriche, p. 129.
  • 12 A. Anselme, Oraison funèbre de Marie-Thérèse d’Austriche, p. 13.
  • 13 N. Denise, Oraison funèbre de Marie-Thérèse d’Austriche, p. 12.

14Examinemos al personaje de María Teresa. Nuestros discursos desarrollan el tema de un trasplante español al pleno corazón de la monarquía francesa. Los autores hacen de la reina la viva expresión de la quintaesencia de España. Ostenta sus virtudes, que tienen traducción política y moldean desde dentro a la monarquía francesa en sus prácticas y aspiraciones11. En las oraciones fúnebres de 1683-1684, María Teresa le aporta a la monarquía lo mejor de España. Ganándose el favor divino a fuerza de rezar, justifica la política conquistadora de Luis. Lo confirma la arenga de Anselme. Para él, María Teresa es la iniciadora de la política de represión del protestantismo: movida por un odio tan fuerte por la religión reformada como por el mahometismo, le duele ver que en Francia la religión no es tan única como la autoridad real; por ello, incita a su esposo a destruir «tan temible monstruo»12. Además, el fervor religioso de la reina le vale la benevolencia de la Providencia. Su piedad hispánica le permite a la monarquía francesa realizar el proyecto español de monarquía universal, justificando tal empresa13.

  • 14 Monsieur Héron, Oraison de la tres-haute, tres puissante, tres excellente Princesse Marie-Thérèse, (...)

15En otros textos, se retrata una reina fuente de la felicidad de la monarquía francesa. Algunos pretenden que María Teresa convirtió a los herejes y confundió a los pecadores dándoles a ver su piedad14. El razonamiento desemboca en una división del trabajo de los soberanos, bajo la égida de Dios:

  • 15 Ibid., pp. 172-181.

Dios daba al rey su justicia y su juicio para el gobierno de su pueblo; a la reina su misericordia y su caridad para el alivio de los pobres […]. Así cuidó el Cielo en dos climas distintos de estas dos grandes almas que había de reunir algún día15.

  • 16 P. Corneille, «La conquête de la Toison d’or», Théâtre complet, París, La Pléiade, Gallimard, 1950 (...)

16La integración del modelo español a través de las infantas-reinas cristianísimas alimenta el sueño de una integración-incorporación de España en Francia. Los autores asimilan a María Teresa con una conquista, como Corneille, al celebrar la Paz de los Pirineos y el matrimonio recíproco16. La reina parece ser un botín de guerra. Un paso más, y apunta el fantasma de la fusión de las dos monarquías:

  • 17 Tirade d’Apollon dans les Plaisirs de l’île enchantée, à Versailles du 7 au 13 mai 1664 (Molière, (...)

La grandeza que tuvieron Francia y España,
Los derechos de Carlos Quinto, los de Carlomagno,
En ella con su sangre felizmente heredados,
Harán que el universo entero esté sometido a su trono;
Pero un título mayor, un premio más noble,
Que la eleva más y le gusta más,
Un nombre que en sí reúne los mayores nombres,
Es el glorioso nombre de Luis17.

17La dote de la reina la constituyen su persona, sus virtudes hispánicas que influirán en el ars gobernandi de Luis XIV, pero también derechos territoriales.

ESBOZO DE PERIODIZACIÓN DE LA REPRESENTACIÓN DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA EN RELACIÓN CON LA MONARQUÍA FRANCESA

18Se puede esbozar una periodización de la representación de España en tres momentos. Primero, la imagen de la monarquía española se inserta en un discurso francés triunfalista, basado en el registro de la alteridad. Luego esta visión se orienta hacia una lógica de la correspondencia en la que España deja de ser incompatible: Francia le sucede a su rival porque ésta se extravió en el camino o porque Luis XIV la superó prolongando su acción. Un último momento se caracteriza por una visión matizada de los «modelos» que se difuminan al entrar en contacto, en un juego de espejos que elimina las diferencias.

19La inversión de la relación de fuerzas confirmadas por el Tratado de los Pirineos de 1659 genera una imagen de la monarquía española aplastada por el vencedor, en base a una alteridad fuerte, aunque implícita. Al principio del reinado personal de Luis XIV, España surge en los textos como un enemigo personal decaído. En este marco, María Teresa se asemeja al tributo del vencido al vencedor, señal de su sumisión. Su matrimonio con Luis XIV parece ser

  • 18 G. d’Aubusson de la Feuillade, Oraison funèbre de Marie-Thérèse d’Austriche, p. 10.

El único medio para detener la ruina [de España] […]. Esta unión fue la señal patente de su decadencia, el monumento sagrado de nuestra potencia18.

20Sin embargo, el elogio al Rey Sol rinde homenaje al vencido, entre líneas. El fenómeno es frecuente en los años 1680, cuando los turiferarios del régimen expresan su contrición con ocasión de la muerte de María Teresa. Considerando que la admiración devota de la reina por su marido fue su mérito esencial, hacen elogios proporcionales de Luis XIV y la difunta. Ahora bien, si la infanta, criada en la piedad y las costumbres españolas, tuvo tanto respeto por su dueño, fue porque éste llevó a buen término los grandes designios que la monarquía española no supo realizar:

  • 19 Ibid., p. 11.

Los franceses superan a todos los pueblos por su habilidad, valor y policía. Pero es un grado mucho más elevado ser la esposa de Luis el Grande, su mérito es más digno de admiración que su corona […]. Él consiguió realizar la monarquía universal, que otrora fue el designio quimérico de nuestros vecinos, pero lo consiguió por una vía inocente y gloriosa, sin violencia ni injusticia19.

  • 20 J. B. Morvan de Bellegarde, Modèle de conservations pour les personnes polies, pp. 370-371.
  • 21 Ibid., p. 374.

21A finales del siglo XVII, se observa una tercera fase en la que los discursos evocan una España no tanto superada como igualada. En la sección «De los intereses de los príncipes de Europa» de su Modelo de conversación para gente de buena policía, Morvan de Bellegarde escenifica a dos personajes que discuten sobre las relaciones entre Francia y España. El autor va elaborando una representación estereotipada y negativa de la monarquía española, para aniquilarla al confrontarla con un estereotipo de la monarquía francesa. Se trata de evaluar la validez de los topoï confrontándolos para distanciarse de ellos y subrayar que los dos «modelos» son casi gemelos. Invirtiendo el estereotipo de la España maquiavélica, el autor afirma que el choque entre las dos monarquías nace de su similitud que les lleva a enfrentarse20. Así, los dos «principios» que supuestamente nutrían la quintaesencia de modelos antitéticos se deshacen frente a la evidencia de su similitud21. Sin embargo, parece imposible ofrecer una representación determinada de la monarquía española, porque las imágenes emitidas se contradicen.

II. — UNA REPRESENTACIÓN PROTEIFORME DE ESPAÑA: LA FRANCIA ESPAÑOLA

REPRESENTACIONES CONTRADICTORIAS

22Estas tres fases de la representación de la monarquía española no da cuenta de todas las imágenes analizadas. Cualquier intento por distinguir una entidad que remita a caracteres prefijados se enfrenta con la incompatibilidad de tales representaciones. Para demostrarlo, conviene estudiar dos textos que ofrecen representaciones contradictorias y no se amoldan al esquema cronológico elaborado.

  • 22 P. Pellisson, Campagne de Louis XIV, avec la Comparaison de François Ier avec Charles Quint, por M (...)
  • 23 Ibid., p. 114.
  • 24 Traité des droits de la Reyne très chrestienne, pp. 129-130.

23En la Comparaison de François I er avec Charles Quint (Comparación de Francisco I con Carlos V), la monarquía española reviste los rasgos más oscuros. Esta monarquía, cuyo motor oculto es el genio de Carlos V, manipula la religión, pacta con herejes, para saciar su sed de dominación, que exige la aniquilación de Francia22. Al revés, el autor presenta a Francia como la campeona de la catolicidad, dirigida por un Francisco I que persigue a los protestantes23. En el Traité des droits de la Reyne très chrestienne sur divers estats de la Monarchie d’Espagne (Tratado de los derechos de la Reina Cristianísima sobre diversos estados de la Monarquía de España), ésta se convierte en la aliada y gemelo de la monarquía francesa, autorizando la mezcla de linajes a hablar de «correspondencia de las dos naciones» unidas en la defensa de la fe24.

24Así, de estas dos representaciones antitéticas de España, la primera implica una inversión de los dos «modelos» tales como los fue fijando la vulgata historiográfica. Dos representaciones que, publicadas a finales de los años 1670 y en 1667, no coinciden con la evolución secuencial esbozada arriba. Si el vaivén entre las dos monarquías no ofrece ninguna llave de comprensión para entender las variantes de la imagen de la monarquía de los Austrias, conviene buscar otros parámetros.

POR SER CONTEXTUALIZADAS

  • 25 P. Pellisson, Campagne de Louis XIV, avec, con la Comparaison de François Ier avec Charles Quint, (...)

25Desaparece la contradicción si se refina la contextualización de los discursos, tomando en cuenta no sólo la dimensión política, sino también los objetivos de los autores, en relación con sus previsibles destinatarios. Las dos representaciones de España satisfacen objetivos de propaganda a corto plazo. La de la monarquía maquiavélica se inscribe en un díptico. La comparación entre Francisco I y Carlos V constituye la segunda parte de un relato de la campaña de Luis XIV en la guerra de Holanda. La yuxtaposición de los opúsculos completa el panegírico de Pellisson, para quien el Rey Sol no es un invasor, sino un rey justo. El historiador presenta a los holandeses como insolentes herejes y a Luis como un príncipe tan amante de la justicia que antepone el bien de sus aliados al suyo25. Al desacreditar a los españoles, acólitos maquiavélicos de los herejes, movidos por el interés, la comparación entre Carlos V y Francisco I permite transformar la guerra de Holanda en guerra de religión, sin que la presencia de Carlos II al lado del enemigo contradiga esta lectura.

26Asimismo, la representación de una monarquía española presentada como gemelo de la francesa erige uno de los pilares de la propaganda de Luis XIV durante la Guerra de Devolución. Para demostrar la nulidad de la renuncia a la sucesión de María Teresa en Brabante en razón de la costumbre, es preciso aniquilar cualquier señal de incompatibilidad entre las dos potencias para integrar unas tierras de la monarquía española en el montaje político-institucional francés.

  • 26 Traité des droits de la Reyne très chrestienne, segunda parte, p. 41.

¿Será soportable que al mismo tiempo y en el propio acta que reúne a las dos naciones por vínculo matrimonial en la persona de sus soberanos, se diga que las dos coronas son incompatibles y hay que impedir su reunión?26

  • 27 Ibid.

27Los publicistas franceses al servicio de la política absolutista de Luis XIV asumen la concepción de la monarquía compuesta a la española, en la que cada reino conserva su especificidad jurisdiccional y una fuerte capacidad transaccional. Según el autor del tratado, la yuxtaposición heteróclita de los reinos prohíbe calificar a Francia de extranjera para los españoles ya que, si se razona en términos de «naciones», los castellanos son tan extranjeros para los aragoneses como los catalanes o franceses. Los apologistas de Luis XIV27 presentan la conquista de Brabante como la justa integración a Francia de una herencia a la española, siguiendo una lógica de yuxtaposición.

  • 28 Oraison funèbre sur le trepas de Marie Therese d’Autriche, p. 14.
  • 29 J.-F. Senault, Oraison funèbre d’Anne Infante d’Espagne, pp. 50-52.

28Sólo una contextualización fina resuelve la contradicción entre imágenes antitéticas de la monarquía española. Esta dimensión proteiforme procede de su inserción en un dispositivo que tiende a justificar, glorificar la política de Luis o influir en ella. Para completar la demostración, notemos que si dos representaciones contradictorias de España pueden desempeñar un mismo papel —glorificar el expansionismo francés—, una misma representación puede remitir a dos objetivos opuestos: excitar el furor belicoso de Luis XIV o incitarlo a la paz. Así, los imperativos políticos que su intransigencia religiosa dicta a una reina francesa que nació española pueden llegar a ser el móvil de una verdadera guerra interior contra los protestantes, prolongada fuera de las fronteras contra naciones heréticas28. A la inversa, en 1666, cuando numerosos desafíos guerreros se ofrecen a la gloria de Luis, Senault aboga a favor de la paz en su oración fúnebre por la muerte de Ana de Austria. Se sigue invocando la piedad católica española como motor político, pero se sacan de ella conclusiones opuestas. Ana desea la paz para evitar que la guerra divida la Iglesia, les aproveche a los heréticos y siembre la miseria. El autor retrata a una reina que vence la voluntad de Luis XIV a pesar de la superioridad francesa29.

LA INVENCIÓN DE ESPAÑA

  • 30 J.-F. Schaub, La France espagnole, pp. 185-215.

29España es por lo tanto uno de los elementos de un dispositivo de producción de la ideología monárquica francesa. La inversión de las relaciones de fuerzas permite distinguir tendencias que sólo contribuyen parcialmente a moldear la representación de la Monarquía hispánica. Este caleidoscopio de imágenes contradictorias es la consecuencia del uso ante todo instrumental que los autores hacen de estas representaciones, sin buscar orientarlo en función de su propia inteligencia de los fenómenos. Para ellos, la adecuación con la realidad de la imagen que proponen no es prioritaria. Además, estos autores proceden de los círculos del poder. En Versalles, se codean con el soberano, los embajadores y ministros. Conocen los relatos de viaje, las obras históricas y políticas relativas al vecino hispánico. Así, disponen de una amplia gama de imágenes contradictorias. La síntesis en oximoron remite a dos fenómenos. Primero a la dialéctica admiración vs execración. Luego, al desfase entre estas imágenes y un original en perpetua evolución. Varias razones permiten entenderlo. Primero, la vivacidad de estereotipos forjados en plena polémica de las guerras de religión, todavía presente un siglo después. Jean-Frédéric Schaub asimiló la literatura de viaje a un «descubrimiento de lo conocido» que pone en circulación unos topoï en los que la experiencia empírica no tiene ningún peso30. Luego, una tendencia a razonar siguiendo una orientación metafísica que niega las evoluciones, en nombre de una búsqueda de lo mismo. La teoría de los climas asigna a los españoles un carácter cuyos efectos repercuten en el modo de gobernar de sus reyes. Así, nuestros publicistas utilizan un repertorio heteróclito basado en la dialéctica atracción vs repulsión pero también en la coexistencia de estereotipos disonantes, a los que adhieren o que utilizan y pueden actualizar añadiéndoles nuevos datos empíricos. Emerge de ello una imagen siempre singular, a veces atemporal, que sólo se entiende en su contexto, es decir en su relación con la edificación de la ideología de la monarquía francesa.

III. — ¿DE LA ONTOLOGÍA DE LAS NACIONES AL «MODELO POLÍTICO»?

FELIPE V: ¿LA ESPAÑA FRANCESA O LA ESPAÑA RECUPERADA?

30Las arengas dirigidas a Felipe V en su viaje a España demuestran la imbricación de los supuestos modelos. Los panegiristas de Felipe lo ven como una continuación de Luis XIV. Al mismo tiempo, ponen de relieve el tópico de la sangre mezclada de las dos casas para afirmar que Felipe es el mejor candidato a la sucesión de Carlos. Por fin, la misión del rey corresponde a la de los Reyes Católicos, una búsqueda de la monarquía universal asociada a una ideología imperial y la defensa intransigente de la religión:

  • 31 La Route royale. Le voyage de Philippe V de Sceaux à la frontière d’Espagne, ed. Christophe Levant (...)

Pero ¿quién podía ascender en el trono de los Reyes Católicos con mayor legitimidad que el heredero del celo y las virtudes del hijo mayor de la Iglesia, un príncipe digno de la monarquía universal que, emulando a Luis el Grande su abuelo, será el poderoso protector de los derechos de la religión?31

31Ciertos versos revelan la conciencia compartida de la mezcla de herencias francesa y española. Sólo un nuevo Luis podrá regenerar la monarquía austríaca. Felipe V, guiado por un Rey Sol quien se apropió del modelo español, es el único en poder devolver a España a sí misma:

  • 32 Ibid., p. 142.

De un augusto príncipe francés
[…]
Quien imitando a Luis,
[…] Merecerá como él los amores de la tierra.
Castellanos, quienes seguís sus pasos en todas partes,
[…] No tardéis en coronar
A un héroe cuyo corazón animará vuestros brazos
Y acumulará las conquistas para vosotros […]
En el trono de España no tarde VM
En borrar la memoria de Carlos V, oscurecer a Carlomagno,
Vivir como David, reinar como Salomón
Y que resuene su nombre en el universo32.

32Se le anuncia al nuevo Luis XIV que reunirá en sí a las dos figuras de emperador, Carlos V y Carlomagno, las superará y vivirá como David, asimilado por los españoles a Carlos V, y Salomón, asimilado a Felipe II. Así se establece la ecuación: Luis XIV es Felipe II, Felipe V es Luis XIV, luego Felipe V es Felipe II. Sea cual sea el contenido de las imágenes de la monarquía española, importa notar que en los imaginarios políticos de los círculos del poder, la monarquía francesa se construyó en base a una España reflejada en imágenes caleidoscópicas y fue asumida esta herencia.

UNA HISTORIA COMÚN, UNA CULTURA POLÍTICA COMPARTIDA

  • 33 Le Parallèle de Philippe II et de Louis XIV, par Mr. I. I. Q.
  • 34 F.-A. Mignet, Négociations relatives à la succession d’Espagne, t. I, p. 426.

33Esta asimilación de figuras soberanas y esta construcción de una monarquía francesa inspirada en la Monarquía hispánica autorizan a afirmar que, a principios del siglo XVIII, franceses y españoles sabían que compartían una historia y una cultura política. El caso de los relatos paralelos de estas potencias, en los que se comparan reyes y ministros, subrayando similitudes, corrobora la idea33. Asimismo, los franceses interpretaron en varias ocasiones los episodios de la monarquía española a la luz de su propio pasado. Luis XIV lee la crisis de regencia de Mariana de Austria a través del filtro de la Fronda34. La evolución del tema de la antipatía consolida el fenómeno. Al concluir el Gran Siglo, ya no se la considera como natural, sino que se convierte en un accidente de la historia:

  • 35 Dissertation historique et politique sur l’antipathie qui se trouve entre les François et les Espa (...)

Esto es todo cuanto intenté decir a propósito de la enemistad de estos pueblos; y después de mostrar cumplidamente que no procede de la naturaleza, que nunca se quiere destruir […], mostré claramente que tuvo su infeliz origen en los insultos y ofensas que las dos naciones se hicieron recíprocamente, lo que casi convirtió en naturaleza lo que le era contrario35.

  • 36 Traité des droits de la Reyne très chrestienne, p. 114.
  • 37 Testament et codicille de Charles II avec plusieurs pièces curieuses.

34Este ejemplo señala la obsolescencia de un régimen de la ontología de las naciones forjado en la reivindicación militante de una alteridad radical. Aun cuando se invoca a la Providencia, los actores no se refieren a principios y razonan en términos de equilibrios de las potencias para invitar a la unión. Según los textos hispanófilos, el temor ibérico reside en la inestabilidad de una unión llamada a degenerar en fusión. Uno de los argumentos antifranceses de 1667 es que conviene «impedir la conjunción de los dos Estados que son demasiado grandes para que los gobierne un único monarca»36. Esta cuestión, que no encaja en categorías nacionales ontológicas, constituye el corazón de los debates relativos a la sucesión española y dio forma al Testamento de Carlos II en todas sus versiones37.

PARA ESCAPAR DE LOS «MODELOS NACIONALES»: MODELO, ESENCIA, PROTOTIPO Y REFORMISMO

35La noción de modelo, manejada sin precauciones, encierra en un pensamiento dicotómico que reduce las dos monarquías a polos antitéticos. La tentación es fácil porque la comparación estática de los dos montajes y su traducción espacial instaura una distancia insalvable. Por ello, el «modelo» —disimuladamente encubierto por un «modelo nacional»— remite a principios. Ya observamos que nuestros hispanófilos «inventaban» imágenes de la monarquía española para integrarlos a cierta imagen de la monarquía francesa, lejos de cualquier ontología de las naciones. La captación de la herencia hispánica por la monarquía francesa nos orienta hacia la noción de prototipo.

36El prototipo es el modelo reducido de un sistema parcialmente realizado y funcional, destinado a responder a planteamientos que imponen una selección. Además, la captación de la herencia hispánica no se reconoce como tal. Toma la forma de un elogio de la monarquía francesa, de modo que ésta se presenta, paradójicamente, como el modelo —en el sentido de realización concreta y completa que no implica anterioridad— del prototipo. Estas inflexiones renuevan una reflexión sobre el reformismo borbónico. Se trata de intentar entender cómo la noción de modelo como categoría de modernización política llega a poderse pensar fuera de una empresa de dominación.

  • 38 Ibid.

37En muchos casos, recurrir sin pensarlo al modelo lleva a reducir el planteamiento en términos de importación de un modelo francés. Anne Dubet hizo un balance historiográfico que invitaba a volver a pensar el uso del concepto38. Ciertos historiadores subrayan que las reformas borbónicas no hacen sino prolongar el trabajo emprendido en tiempos de Carlos II. Es el debate entre imitación y continuidad. Anne Dubet supera la paradoja presentando la acción de los franceses como un esfuerzo por hacer ordinarias medidas y prácticas hasta entonces extraordinarias. Ahora bien, precisamente porque la noción de modelo desaparece provisionalmente, el fenómeno vuelve a ser inteligible. El reintroducirlo trae otras interrogaciones. En efecto, para que una imitación, eventualmente considerada como injerto, sea concebible, no se puede razonar en base a «modelos» irreductibles e incompatibles. Anne Dubet señala por lo tanto la poca oportunidad de la categoría de «modelos nacionales» y se pregunta «qué Francia imitar» y «qué España imita». Nuestra encuesta es distinta, pues no se trata de reflexionar sobre la aplicación de un supuesto modelo, sino sobre la emergencia de ciertas categorías de pensamiento. Notemos sin embargo que el «modelo nacional» se deshace cuando se examina la actuación de los actores, pues el objeto de imitación remite a la forma de gobernar de Luis XIV sin considerarla intrínsecamente «francesa» y Orry trabaja con unos españoles que influyen en su proyecto.

  • 39 Luis XIV, Mémoires pour l’instruction du Dauphin, ed. P. Goubert, pp. 43-109.
  • 40 H. Léonardon y A. Morel-Fatio, Recueil des instructions données aux ambassadeurs et ministres de F (...)

38Precisamente porque no hay modelo nacional, la categoría de reformismo puede surgir. Ya subrayamos que Felipe V era retratado como un nuevo Felipe II porque el Borbón era la copia de Luis XIV. Asimismo, Luis XIV desarrolla parecida argumentación cuando evoca lo que tenía que hacer al principio de su reinado personal para reformar su reino39 y cuando se dirige a sus embajadores para «remediar los males de España»40. En suma, para el Rey Sol, la España de 1700 es la Francia de 1661. La Francia de Luis el Grande debe ser el modelo de la España de Felipe V porque ésta es su prototipo. Para Luis XIV, las dos monarquías sólo se distinguen por su montaje político-institucional y una historia marcada por la declinación de la monarquía española. El objetivo del reformismo de Luis es que Felipe V consiga ser dueño en su casa. La remodelación de las instituciones —que no pretende ser brutal y evita reivindicar cualquier impronta francesa— no es un fin sino un medio. Que Luis se refiera más a los hombres que a las instituciones, que en su opinión presentan cierto parecido con las francesas, lo confirma. Sin estos parecidos, toda enmienda progresiva sería vana. La salida de los «modelos nacionales» prohíbe asimilar el reformismo a una reconstrucción basada en la tabula rasa, pues tolera las diferencias institucionales. Así entendido, el «modelo» no busca disolver una alteridad entre dos entidades. Remite menos a la búsqueda de lo idéntico que a la de lo análogo inscrito en la continuidad.

39Nuestro análisis quiso mostrar que las representaciones de la monarquía española que ofrecen textos franceses del Gran Siglo no remitían a ninguna realidad encarnada, sino que su significado residía en su aporte a la construcción de la ideología francesa. Explicando la dimensión proteiforme de España por un trabajo de abolición de la alteridad cuyos efectos llegan a ser conscientes, quisimos deconstruir la noción de modelo y comprender su evolución. En un plano historiográfico, era preciso significar que se empleaba la categoría de modelo sin definir sus contornos, lo que acarreaba contradicciones. El trabajo de modelización de los historiadores induce a error porque suele derivar de la noción contemporánea de Estado, sin equivalente en la España moderna. En un plano histórico, discernimos un cambio de la noción de modelo que supone no hacer la lista en cada ocasión de los mismos elementos constitutivos —los marcos geográfico, dinástico e institucional no siempre son pertinentes— y cuyo significado se transforma. Pasamos del modelo como principio ontológico propio de una «nación» al prototipo, a la categoría de modernización —reformismo— incompatible con un pensamiento de la alteridad radical.

Notes

1 J.-F. Schaub, La France espagnole.

2 F. de La Mothe Le Vayer, Discours sur la contrariété des humeurs, p. 33.

3 F. Ogier, Oraison funèbre de Philippe IV, p. 23.

4 Ibid., p. 5.

5 Ibid., pp. 7-8.

6 Ibid., pp. 20-21.

7 J. Marsollier, Histoire du ministère du cardinal Ximenez.

8 Ibid., pp. 3-4. Los números son nuestros.

9 Ibid., pp. 10-11.

10 Se puede leer que María Teresa «Procedía de una casa augusta que ocupó varios tronos a la vez […] y considera la gloria y la piedad como bienes hereditarios. […] Pero elevaba su nacimiento el que la debía a una hija de Enrique el Grande y la sangre de nuestros reyes […] se mezclaba felizmente con la de Austria y Castilla» (Abad de la Chambre, Oraison funèbre de Marie Thérèse d’Austriche, p. 17).

11 J. B. Bossuet, Oraison funèbre de Marie-Thérèse d’Autriche, p. 129.

12 A. Anselme, Oraison funèbre de Marie-Thérèse d’Austriche, p. 13.

13 N. Denise, Oraison funèbre de Marie-Thérèse d’Austriche, p. 12.

14 Monsieur Héron, Oraison de la tres-haute, tres puissante, tres excellente Princesse Marie-Thérèse, pp. 19-20.

15 Ibid., pp. 172-181.

16 P. Corneille, «La conquête de la Toison d’or», Théâtre complet, París, La Pléiade, Gallimard, 1950, t. II, p. 696.

17 Tirade d’Apollon dans les Plaisirs de l’île enchantée, à Versailles du 7 au 13 mai 1664 (Molière, Œuvres complètes, t. I, p. 612).

18 G. d’Aubusson de la Feuillade, Oraison funèbre de Marie-Thérèse d’Austriche, p. 10.

19 Ibid., p. 11.

20 J. B. Morvan de Bellegarde, Modèle de conservations pour les personnes polies, pp. 370-371.

21 Ibid., p. 374.

22 P. Pellisson, Campagne de Louis XIV, avec la Comparaison de François Ier avec Charles Quint, por M*, pp. 111-114.

23 Ibid., p. 114.

24 Traité des droits de la Reyne très chrestienne, pp. 129-130.

25 P. Pellisson, Campagne de Louis XIV, avec, con la Comparaison de François Ier avec Charles Quint, par M*, pp. 91-92.

26 Traité des droits de la Reyne très chrestienne, segunda parte, p. 41.

27 Ibid.

28 Oraison funèbre sur le trepas de Marie Therese d’Autriche, p. 14.

29 J.-F. Senault, Oraison funèbre d’Anne Infante d’Espagne, pp. 50-52.

30 J.-F. Schaub, La France espagnole, pp. 185-215.

31 La Route royale. Le voyage de Philippe V de Sceaux à la frontière d’Espagne, ed. Christophe Levantal, pp. 128-129.

32 Ibid., p. 142.

33 Le Parallèle de Philippe II et de Louis XIV, par Mr. I. I. Q.

34 F.-A. Mignet, Négociations relatives à la succession d’Espagne, t. I, p. 426.

35 Dissertation historique et politique sur l’antipathie qui se trouve entre les François et les Espagnols, pp. 131-132.

36 Traité des droits de la Reyne très chrestienne, p. 114.

37 Testament et codicille de Charles II avec plusieurs pièces curieuses.

38 Ibid.

39 Luis XIV, Mémoires pour l’instruction du Dauphin, ed. P. Goubert, pp. 43-109.

40 H. Léonardon y A. Morel-Fatio, Recueil des instructions données aux ambassadeurs et ministres de France.

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search