Version classiqueVersion mobile

Las monarquías española y francesa (siglos xvi-xviii)

 | 
Anne Dubet
, 
José Javier Ruiz Ibáñez

III. — Modelos enfrentados, políticas enfrentadas

Nuevas perspectivas en el análisis de algunas tradiciones historiográficas: el tema de la imagen de España en el extranjero

Ana Álvarez López

Texte intégral

1La existencia de dos modelos políticos diferentes y en gran manera opuestos, el francés y el español, tema del presente libro, resulta uno de los lugares más comunes de la historiografía sobre las relaciones hispanofrancesas. Este tópico se completa con la idea de que la llegada de Felipe V al trono hispánico supuso la imposición del modelo francés sobre el español, arrasando con lo que éste tenía de peculiar y «apropiado» para la «idiosincrasia» de una monarquía que había conservado su diversidad frente al centralismo extremo de los franceses. Las conclusiones finales de este libro se extenderán sobre la pertinencia de ambas afirmaciones, lo que no es el objetivo del presente texto. Las páginas siguientes pretenden aprovechar el tema de los modelos políticos español y francés para presentar una reflexión sobre los límites analíticos de ciertas tradiciones historiográficas, como es la que concierne a las imágenes de España en el extranjero, más concretamente, en Francia.

2El tema de las imágenes de lo español, y en general, de lo que se ha dado en llamar «imágenes del otro», que puede definirse en sentido amplio como la visión que una comunidad humana tiene, o manifiesta, de otra a la que percibe como diferente, ha sido un tema abundantemente tratado por la crítica. Se ha analizado desde distintas vertientes y variados enfoques metodológicos: historia, literatura comparada, sociología, psicología social, derecho internacional, ciencias políticas, filosofía, marketing o publicidad. Hay interpretaciones positivistas, marxistas, estructuralistas, postmodernistas. Se han revisado múltiples campos: las artes visuales, incluido el cine, diversos géneros literarios, la publicidad, los panfletos y la propaganda, la moda y la historia del consumo, los intercambios de bienes materiales y de individuos. Y se han avanzado numerosos términos para definir el fenómeno: estereotipo, imagen-imágenes o representación-representaciones nacionales, fuerza profunda, etc.

3Sin embargo, este análisis se ha visto lastrado, a lo largo del tiempo, por la propia mirada de los investigadores, sesgada por las mismas imágenes que sus estudios pretendían desentrañar. De ahí la necesidad de nuevos modos de abordar y analizar la cuestión de las «imágenes del otro», empezando por una toma de conciencia de que los investigadores forman, formamos, parte del proceso que ha creado y conformado dichas «imágenes».

4¿Cómo, y a través de qué caminos, han intervenido los estudiosos de la «imagen del otro» en su propio objeto de estudio? ¿Y cuáles podrían ser las perspectivas de un nuevo acercamiento a la cuestión? Los dos primeros epígrafes responderán a la primera pregunta, mientras que un tercer y último epígrafe tratará de ofrecer una vía alternativa de análisis. Ésta aparece orientada especialmente hacia la época moderna, ya que hay que tener en cuenta que la metodología para estudiar las «imágenes del otro» en la época modera difiere, por mor de la cantidad y cualidad de la documentación disponible, de los métodos a utilizar para los años contemporáneos. Se intentarán clarificar tanto las cuestiones metodológicas consideradas inherentes al propio concepto de imagen del otro (utilizaré en principio esta expresión a falta de otra más precisa) y, por tanto, independientes de la época de estudio, como aquellas derivadas precisamente de la localización del mismo en la época moderna.

I. — DE LA LEYENDA NEGRA A LA AMBIGÜEDAD FÓBICA-FÍLICA

5Cualquiera que se aproxima por primera vez al tema de la imagen de España, sea en Francia o sea en cualquier país extranjero, se topa con la inevitable criatura de Julián Juderías, quien publicó en 1914 su famoso La leyenda negra. Juderías definió la imagen de España como:

  • 1 J. Juderías, La Leyenda Negra, pp. 25-26.

El ambiente creado por los fantásticos relatos que acerca de nuestra patria han visto la luz pública en todos los países, las descripciones grotescas que se han hecho siempre del carácter de los españoles como individuos y como colectividad, la negación o por lo menos la ignorancia sistemática de cuanto es favorable y hermoso en las diversas manifestaciones de la cultura y el arte, las acusaciones que en todo tiempo se han lanzado contra España, fundándose para ello en hechos exagerados, mal interpretados o falsos en su totalidad1.

  • 2 J. M. Jover Zamora, 1635. Historia de una polémica.

6En realidad, hacía ya mucho tiempo que la opinión que los extranjeros expresaban sobre España era objeto de interés, casi de obsesión, para los autores hispanos, manifestado siempre en forma de queja, de defensa de los españoles frente a lo que se sentía como calumnias de malintencionados o desvaríos de mal informados. En este sentido, poca diferencia hay entre las diatribas contra los de fuera lanzadas por Julián Juderías y las recogidas en los panfletos que se redactaron al calor de la declaración de guerra de 1635, estudiados por Jover Zamora2.

  • 3 Algunos ejemplos: J. Beneyto, España y el problema de Europa, Madrid, 1942; P. González Blanco, Vi (...)

7No es extraño el éxito del concepto de leyenda negra, hijo de su tiempo. En España, los años 1920 se vieron en gran medida marcados por lo foráneo, por lo moderno, contemplado bien como paraíso de virtudes, bien como antro de pecados. Qué decir de la segunda mitad de los años 1940 y de los 1950, donde el extranjero se convirtió en la sede de contubernios dedicados a aborrecer todo lo español. No fue por casualidad que entre 1945 y 1955, además de reeditarse varias veces el libro de Juderías, se publicaran tanto en España como en el extranjero numerosos títulos dedicados a definir y defender la españolidad, la psicología de los españoles y la esencia de lo español3.

  • 4 R. García Cárcel, La Leyenda Negra; Id., «Orígenes de la hispanofobia», pp. 25-30; P. Chaunu, «La (...)
  • 5 Estas tesis son tres: Michel Bareau, L’univers de la satire antiespagnole en France de 1590 à 1660(...)
  • 6 J.-F. Schaub, La France espagnole, p. 11.

8Lo extraño es que la leyenda negra se haya afirmado de tal manera en la historiografía española que parece que no hay manera de librarse de ella, a pesar de los excelentes trabajos de P. Chaunu, R. García Cárcel, J. Pérez y H. Kamen, que desde los años 1960 han hecho que la noción empezara a historizarse y, en consecuencia, a perder pujanza4. Sirvan como ejemplo ciertos estudios posteriores que trataron el tema de la imagen de España en Francia. Todos rechazan la validez del concepto de Juderías como modelo explicativo5. Sin embargo, también lo reafirman implícitamente, ya que se centran en las expresiones antiespañolas forjadas durante los conflictos hispanofranceses de los siglos XVI y XVIII. En realidad, parten de la misma idea de la que partían Juderías y sus antecesores: que las relaciones entre Francia y España fueron sólo de conflicto, de oposición y de crítica mutuas. Es lo que J.-F. Schaub llama «interpretación dicotómica de las relaciones hispanofrancesas»6.

  • 7 A. Mansau, «L’espagnolisme, cette façon de sentir», pp. 209-217. D.-H. Pageaux, «Une constante cul (...)

9Este maniqueísmo historiográfico no tiene en cuenta una primera cuestión fundamental: las alianzas hispanofrancesas fueron tan numerosas como los conflictos y generaron un discurso propio que también se conservó a través de los años. Además, considera que las manifestaciones antiespañolas fueron o la única o la más importante expresión de las imágenes de lo español en el extranjero. Lo cual resulta especialmente irrelevante en la Francia de la época moderna, cuyo interés por la vecina del sur de los Pirineos aparece plasmado en el volumen y la variedad de las obras que se publican sobre ella desde el siglo XVI: panfletos a favor y en contra, obras históricas, novelas y cuentos, poemas, obras de teatro, canciones y ballets, pinturas, grabados, operetas y canciones, anecdotarios, descripciones, relatos y guías de viaje, relatos de peregrinación, informes económicos, diplomáticos y militares u obras de espiritualidad7. Limitar el discurso francés sobre lo español a las expresiones del conflicto es una postura muy pobre cuando estamos hablando de dos comunidades que han mantenido relaciones tan antiguas, estrechas y variadas.

  • 8 R. García Cárcel, La Leyenda Negra; F. López, Juan Pablo Forner et la crise de la conscience espag (...)

10Por eso, quizá ya es el momento de dejar definitivamente atrás la «leyenda», sin ni siquiera posicionarse a su respecto. De hecho, si hay algo que diferencie las imágenes de España de otras «imágenes nacionales», no es la persistencia de las expresiones denigratorias; como veremos, éstas son moneda corriente en los juicios recíprocos que se cruzan entre los distintos países. La única especificidad de la llamada «leyenda negra» es el peso que ha tenido en la elaboración de nuestra propia identidad como españoles la creencia de que los extranjeros nos odiaban o nos ignoraban8. Así, ésta es la primera reivindicación del presente trabajo: dejemos definitivamente de lado la famosa «leyenda negra».

  • 9 Sobre este fenómeno, ver Antonio Niño Rodríguez, Cultura y diplomacia. Los hispanistas franceses y (...)
  • 10 Como muestra, las aportaciones españolas al voluminoso trabajo coordinado por M. Boixareu y R. Lef (...)

11La literatura comparada tuvo en cuenta, mucho antes que los estudios históricos, que la presencia de España en la cultura francesa moderna no se limitaba a las obras de propaganda redactadas durante las campañas antiespañolas. En este campo de estudio se consolidó un temprano hispanismo académico francés, centrado en la fuerte influencia que la literatura y en general, los temas hispanos, ejercieron en la cultura francesa de los siglos XVI al XVIII9. El interés por la cuestión se ha desarrollado casi exclusivamente en la crítica francesa, y ni siquiera hoy podemos citar muchos especialistas españoles que hayan echado un vistazo a dicha influencia10.

  • 11 A. Morel-fatio, L’Espagne au XVIe et au XVIIe siècles; Id., Études sur l’Espagne.
  • 12 A. Cioranescu, Le masque et le visage; Ch. Mazouer (dir.), L’âge d’or de l’influence espagnole.
  • 13 A. Cioranescu, Le masque et le visage, p. 120. J.-F. Schaub, «Autour de la question absolutiste», (...)
  • 14 D.-H. Pageaux, L’Espagne devant la conscience française au XVIIIe siècle; Id., «Une constante cult (...)

12A finales del siglo XIX, Morel-Fatio anotaba que la gran influencia de la literatura española sobre la francesa, desarrollada al mismo tiempo que las críticas contra la poderosa Monarquía hispánica, constituía la expresión de una corriente de admiración y simpatía hacia España y los españoles11. Posteriormente, otros autores han visto en la presencia de lo español en la literatura y en otros ámbitos culturales la manifestación de una «hispanofilia» perceptible sobre todo en momentos de alianza política entre ambas monarquías12. De ahí que hayan concluido que lo que caracteriza a la imagen de lo español en Francia es su ambigüedad, la coexistencia de «hispanofobia» e «hispanofilia»13. Se ha considerado igualmente como un exotisme hispanófilo, una construcción estética y retórica del clasicismo literario francés, puramente ornamental, que transformó la imagen esencialmente antiespañola nacida de los conflictos del siglo XVI, y cobró un gran impulso a partir de mediados del siglo XVIII14.

13En realidad, interpretar la imagen de España en Francia como una construcción simplemente decorativa elaborada por las obras artísticas y ciertos objetos de consumo elimina una dimensión política innegable, que se manifestó, aunque no solamente, en los panfletos. De igual manera, considerarla como una especie de circuito de corriente alterna de «fobia», expresada en los panfletos y de «filia», manifestada en las obras de tema hispano, significa olvidar algunas cuestiones. Por un lado, la fobia y la filia son dos sentimientos que difícilmente coexisten en una misma persona hacia el mismo objeto y al mismo tiempo. El caso de Tommasso Campanella podría servir de ejemplo para afirmar que las circunstancias pueden producir un cambio de opinión. Pero ¿qué sentía exactamente Jean Chapelain, buen conocedor de la literatura hispánica, traductor del Guzmán de Alfarache y devoto del cardenal Richelieu, hacia España y los españoles? ¿Fobia, filia, o las dos por turnos? Por otro lado, ¿podemos explicar las formulaciones de los panfletos y de las obras literarias únicamente en función del sentimiento de su autor, sea cual sea? ¿No hay más motivo en un libelo antiespañol que la necesidad de dar salida a la fobia antiespañola? ¿Y qué ocurre con los textos en los que, al menos a priori, el sentimiento está ausente? Pensemos en un informe económico o un despacho diplomático. No parece pertinente definir la imagen de España como simple manifestación de sentimientos ambiguos o de esteticismo artístico.

14Finalmente, tanto a los estudios citados antes sobre la imagen de España como a muchos que han analizado el fenómeno de la presencia hispana en la literatura francesa se les puede objetar una cuestión importante. En general, han interpretado la imagen de España como un objeto que puede desgajarse de las fuentes, en su mayoría textuales (aunque no sólo), y describirse. Poniendo el acento en el inmovilismo de la imagen, que ciertamente existe, han privilegiado su descripción frente a su análisis. Es cierto que a la hora de acercarse al estudio de las imágenes del otro, se hace necesaria una descripción de éstas. Tenemos que saber qué dicen del otro. Pero quedarse ahí supone no decir nada, simplemente realizar una antología de formulaciones que en muchas ocasiones resultan perfectamente esperables. Es de creer que la imagen de España expresada por los panfletos promocionados por el bando protestante durante las Guerras de Religión no será halagüeña para los españoles. Tampoco lo será para los alemanes la imagen de Alemania que destilará la propaganda francesa durante la Primera Guerra Mundial.

15Esta interpretación de la imagen como un objeto rígido y resistente al cambio es la misma que realizan los autores que la han definido como «estereotipo social» y los especialistas en historia de las relaciones internacionales que avanzaron el concepto de «fuerza profunda».

II. — DEL ESTEREOTIPO A LA FUERZA PROFUNDA

16Los estereotipos han sido y siguen siendo objeto preferente de estudio para un amplio abanico de ciencias sociales: antropología, sociología, psicología social, ciencias políticas. Incluso el derecho y las asistencias sociales se han ocupado con interés del tema, más aún en estos momentos, cuando Europa occidental acoge gran volumen de inmigración y tiene que desarrollar mecanismos que aseguren la coexistencia armoniosa de alteridades en una misma comunidad.

  • 15 Citaremos algunos títulos de una ingente bibliografía: S. Marandon, «Les images des peuples. Bilan (...)

17Se ha definido el estereotipo como una representación mental generada cuando un sujeto percibe y se representa un objeto como ajeno. Se construye dentro y a través de un sistema de valores propio e integra automáticamente tres dimensiones: una cognitiva (información que el sujeto tiene del objeto), otra afectiva (sentimientos que se manifiestan en forma de juicios de valor y de conductas) y una conativa (comportamientos derivados de las otras dos). Constituye un sistema de categorizaciones que aprehenden el objeto, en general simplificándolo, reduciendo su realidad a ciertas expresiones simbólicas compartidas por una comunidad que se considera como tal y que igualan a todos los habitantes de otra comunidad, partiendo del axioma de que todos ellos poseen los mismos rasgos que componen el estereotipo. El mero hecho de la adjetivación «francés», «español», «inglés» es ya una simplificación categórica no pertinente respecto a la nacionalidad jurídica y constituye en sí un estereotipo básico. Surge siempre en un contexto polémico y persiste en el tiempo: se independiza del contexto que le dio origen y se hace presente, más o menos explícito, en toda relación posterior entre sujeto y objeto. Sus tres dimensiones pueden variar en función de diversas circunstancias, pero las categorizaciones que lo constituyen permanecen prácticamente invariables, ancladas en el sistema de valores del sujeto. Finalmente, se construye como estereotipo al transmitirse a través de un amplio tejido social y será más permanente cuantas más personas lo compartan. De hecho, se ha considerado inherente a la dimensión social del ser humano, ya que resulta uno de los factores que dotan de cohesión a los grupos. Presenta variaciones, ya que su transmisión nunca es totalmente homogénea, pero éstas no son nunca significativas. Su radio de acción dependerá tanto de la permeabilidad de la comunidad sujeto como de que ésta posea medios de transmisión cultural masiva15.

  • 16 O. Klineberg, États de tension et compréhension internationale; G. Martínez de Espronceda Sazatorn (...)

18Si consideramos el estereotipo como un producto de las relaciones entre dos comunidades, es inevitable que tanto el derecho internacional como la historia de las relaciones internacionales se hayan ocupado igualmente de la cuestión16. Incluso con apoyo institucional. El estudio científico de las representaciones nacionales fue una de las resoluciones adoptadas por la Conferencia general de la UNESCO en 1947 y 1948 en el marco del «Proyecto relativo a las tensiones que afectan la comprensión internacional». La UNESCO trataba de mejorar la comprensión entre las naciones. Por eso, se planteó que conocer el funcionamiento de las «imágenes del otro» evitaría que las decisiones en política exterior se tomaran a partir de consideraciones viciadas por sistemas deformantes de pensamiento. Lo cual evitaría políticas incorrectas y guerras motivadas por la xenofobia.

  • 17 K. A. Boulding, «National Images and International Systems», p. 120.
  • 18 H. C. Kelman, «Social-Psychological Approaches to the Study of a International Relations», pp. 3-3 (...)

19Ésta ha sido la principal razón que llevó a autores como K. Boulding al estudio de los estereotipos17. Boulding pertenecía al grupo de los «behavioristas» estadounidenses que a partir de los años 60 analizaron la relación entre «imágenes del otro» y relaciones internacionales desde los postulados de la psicología social, centrados especialmente en la relación entre estereotipos y grupos de decisión en política internacional18.

  • 19 K. A. Boulding, «National Images and International Systems», p. 122.

20K. Boulding define la imagen que una nación tiene de las otras como un estereotipo a través del cual el individuo percibe y actúa, señalando que mediatiza las decisiones que toman los gobernantes, al fin y al cabo, también individuos. De esta manera las relaciones internacionales no son el resultado de una evaluación «objetiva» de los hechos, sino de las imágenes que unas naciones tienen respecto de las demás19. Boulding recalca que el estereotipo no es una construcción de aquellos que deciden, que en realidad son muy pocos: el monarca, el primer ministro, el secretario de Estado o el ministro de Asuntos Exteriores, los jefes de las fuerzas armadas, etc. A éstos pueden añadirse aquellos que no poseen un poder de decisión efectivo, pero sí pueden ejercer una gran influencia: otros miembros de los servicios gubernamentales (como, por ejemplo, los embajadores), hombres de negocios o personalidades intelectuales y artísticas. Esta esfera de poder efectivo influye sobre el conjunto de los que no deciden a través de una serie de medios: la propaganda, el dominio de los medios intelectuales y artísticos y los vehículos de la información y la educación.

21Sin embargo, Boulding niega que las imágenes nacionales nazcan en la esfera de poder y se desarrollen como representaciones colectivas al ser impuestas desde allí al resto de la comunidad nacional. Según su interpretación, se trata de una folk image transmitida a través de los grupos cercanos, cuyo poder y radio de influencia residen en la amplitud del grupo que lo comparte. Las esferas de poder comparten, más que imponen, una imagen que circula a través del sistema de valores iniciado en la unidad familiar y se transmite a través de los vínculos íntimos; frente a ella, resultan frágiles las imágenes meramente impuestas. La instrucción y la propaganda se limitan a reforzarla.

  • 20 La historia de las relaciones internacionales ha sido y es fuente de una polémica cuyos múlti-La h (...)
  • 21 P. Renouvin formuló por primera vez el concepto en La crise européene et la Grande Guerre, afinánd (...)
  • 22 J.-B. Duroselle, «De l’histoire diplomatique à l’histoire des relations internationales», pp. 1-15 (...)

22La noción de «fuerza profunda» comparte muchas características con la de estereotipo. Fue una creación de P. Renouvin y sus discípulos, historiadores de las relaciones internacionales que entre 1950 y 1960 se propusieron adecuar la denostada historia diplomática a los parámetros establecidos por la escuela de los Annales20. Así, comenzaron a realizar análisis cuantitativos de los factores económicos y socioculturales que subyacen en las relaciones entre los Estados y en las coyunturas de la política internacional. Se puede definir el concepto de «fuerzas profundas» como estructuras subyacentes al acontecimiento, establecidas dentro de la longue durée, que actúan sobre el hombre de Estado orientando las decisiones políticas y el curso de las acciones internacionales21. Son «fuerzas» porque imponen orientaciones o límites a la decisión y a la acción del individuo y son «profundas» porque se trata de fenómenos colectivos y esencialmente duraderos. Los estereotipos nacionales, en la medida en que se han considerado determinantes en el proceso de decisión política que regula las relaciones entre los Estados, se incluirían entre las «fuerzas profundas»22.

  • 23 B. Guenée, «État et nation en France au Moyen Âge», pp. 17-30; W. F. Church, «France», pp. 43-66; (...)
  • 24 J. Habermas, Historia y crítica de la opinión pública.
  • 25 M. Fogel, Les cérémonies de l’information dans la France, B. Dooley, «From Literary Criticism to S (...)

23Ante las definiciones de la imagen del otro como un estereotipo, es decir, como estructura de representación masiva, sea folk image o «fuerza profunda», cabe preguntar si es posible aplicar este modelo a los Estados de la época moderna, que carecían de un tejido social homogéneo y de medios de comunicación masivos. En principio sí, al menos en la Francia del siglo XVII. En efecto, aunque entonces Francia no era una nación en el sentido decimonónico del término, se estaban desarrollando en ella mecanismos de creación de un conjunto político y cultural que se percibía a sí mismo como una comunidad diferenciada de las demás23. La «imagen del otro», o más bien una cierta expresión de ésta, formaba parte de estos mecanismos. Se manifestó en una producción cultural que en buena medida se vio conformada por la intención de los gobernantes y que alcanzó una difusión limitada a las características de los medios presentes en la época, cuyo alcance resulta difícil de establecer. Evidentemente no llegó a impregnar todo el conjunto social de la cultura francesa, sumamente jerarquizado, pero sí caló lo suficiente como para resultar perceptible a diversos niveles, especialmente en los medios gubernamentales y aristocráticos y en lo que J. Habermas llamó la «esfera pública literaria»24. Antes del siglo XVIII, al menos en Francia, existían espacios privados donde la información circulaba fuera de la voluntad del poder establecido y cuyos integrantes constituían un «público» que además de servir de pantalla de proyección a la autoridad ejercía una opinión más allá de ésta25. Ya entonces existía la prensa, la correspondencia particular, las reuniones mundanas que Habermas considera signos de su «esfera pública burguesa» del siglo XVIII. Ciertamente, no es lo mismo que fue después del siglo XIX, y por eso la mayor parte de los estudios sobre imágenes del otro se han centrado en la época contemporánea, que ofrece menos problemas de método. Pero, salvando las distancias y centrando la investigación en las características de la época moderna, sí podemos hablar de representaciones, si no masivas, sí ancladas en comunidades suficientemente amplias y consolidadas.

24En cuanto a las formulaciones de Boulding y los estereotipos que afectarían a los gobernantes, resulta sumamente útil la idea de que la «imagen del otro» fue un factor de las relaciones entre distintas comunidades, en este caso las monarquías modernas. Igualmente operativa es la distinción de una esfera gobernante y decisoria y la relevancia de ésta en la relación entre imagen y relaciones exteriores. Sin embargo resulta más difícil hablar de folk image en el siglo XVII y de una influencia ejercida de abajo a arriba sobre los círculos de gobierno. Posiblemente sea más juicioso quedarse en las altas esferas de la monarquía, al fin y al cabo las únicas implicadas en las relaciones exteriores en esta época. En ese caso, sí podemos hablar de una influencia sobre los que tomaban las decisiones, en el caso que nos ocupa el rey y sus ministros más cercanos, además de una serie de personas externas a este estrecho círculo de poder: el personal de los servicios exteriores, los familiares del monarca, los integrantes de los demás organismos de gobierno o ciertos eruditos o literatos. En suma, nos movemos siempre en el ámbito del gobierno, de la corte y de la «esfera literaria» de Habermas. Todo lo que se salga de ahí debe ser cuidadosamente delimitado: ¿había un público lector más allá de la corte y los eruditos? ¿Cuáles eran y hasta dónde llegaban los medios de transmisión de información? ¿Los controlaba el gobierno, y si lo hacía, hasta qué punto?

25Desde el concepto de «fuerzas profundas» como generadoras de acontecimiento, y de las definiciones de imagen colectiva como determinante de las relaciones internacionales, se ha concluido que la «imagen del otro» puede aislarse a través del estudio de los acontecimientos políticos. Sin embargo la relación entre ambos fenómenos no es de causa-efecto directa, ya que las relaciones exteriores vienen conformadas por múltiples circunstancias, una de las cuales puede ser «imagen del otro». Tampoco la finalidad es directa, ya que aunque los gobernantes actuaban sobre ella a través de los medios de control político de la producción cultural, la «imagen del otro» se vio condicionada por varios factores, y en cierta manera fue independiente de la esfera gobernante.

  • 26 E. Durkheim, «Représentations individuelles et représentations collectives», pp. 13-50.

26Por otra parte, estos autores han considerado el fenómeno de las identidades o alteridades colectivas de manera esencialista, reduciéndolas a una comunidad de herencias culturales estructuradas en sistemas de categorizaciones rígidos, de carácter obligatorio, como lo hizo en su día la sociología clásica26. No obstante, resulta dudoso considerar la «imagen del otro» como una representación social preestablecida cuya consistencia en la longue durée se manifestaría a través de su influencia sobre los acontecimientos de las relaciones exteriores. Tampoco parece convincente definirla como un sistema compartido de símbolos, de carácter fijo y coherente, que determinarían actitudes y comportamientos, que permitirían comprender ciertas situaciones y acontecimientos y a su vez ser comprendida a través de los mismos. Ni «fuerza profunda» ni estereotipo. Si se considera que los sistemas culturales son conjuntos fijos y coherentes, cuyas normas obligan a los individuos a seguir prácticas regulares y previsibles, resulta difícil comprender sus transformaciones. Este tipo de definiciones no reflejan el dinamismo de las representaciones colectivas, a la vez el producto de la interacción entre el sujeto y el objeto, entre los cuales debe haber un contacto por mínimo que sea, y un factor que condiciona dicha interacción, a través de la cual cada uno de los sujetos se percibe y se representa a sí mismo.

  • 27 B. Lepetit, Les formes de l’expérience.

27De esta forma, quizá resulte más operativo concebir la «imagen del otro» como un sistema cultural dinámico que toma forma a través de mecanismos de cooperación y de conflicto en constante movimiento, lo que B. Lepetit ha llamado «formas de la experiencia»27.

III. — DE LA IMAGEN AL IMAGINARIO

  • 28 Ch. Windler, La diplomatie comme expérience de l’Autre, pp. 10-11.

28Las identidades colectivas se construyen como un sistema de separaciones respecto a unos «otros» significativos en un contexto histórico y social determinado. De esta relación entre identidad y alteridad resulta una representación del otro, transitoria porque ha sido generada por una «experiencia del otro» concreta, que tiene lugar en un momento preciso28. Dicha representación constituye un sistema de categorías, algunas de las cuales pueden ser estereotipos, ofrece una triple dimensión cognitiva, afectiva y de comportamiento y constituye un filtro a través del cual se integran las «experiencias del otro» futuras. Es un medio de aprehensión de la realidad, pero no una estructura estable, ni una serie de imágenes coherentes en sí mismas que se anclan duraderamente en las conciencias.

  • 29 W. A. Scott, «Psychological and Social Correlates ot International Images», p. 72; G. Martínez de (...)

29Por eso resulta más pertinente llamarlo «imágenes» o «imaginario», y definirlo como un ensamblado de elementos o componentes de variada naturaleza (enunciaciones, sentimientos, juicios, actitudes, comportamientos) que una comunidad atribuye a otra29. Este imaginario posee normas de expresión y coherencia que se redefinen continuamente a lo largo del tiempo porque condicionan, influyen y modifican los mismos procesos de relación entre identidad y alteridad que los están elaborando. Sus distintos componentes se conformaron al mismo tiempo que se expresaban en contextos de interacción entre identidad y alteridad diversos, modificando a su vez, automáticamente y al mismo tiempo, tanto al contexto general como al propio ensamblado. No se trata de distintas imágenes de un mismo objeto que un sujeto único se representa a lo largo de distintas y sucesivas coyunturas temporales, sino de un sujeto múltiple que se relaciona históricamente con un objeto múltiple a múltiples niveles y que en cada uno de ellos expresará un componente u otro del mismo imaginario, y lo hará de muchas maneras a lo largo de la evolución de sus relaciones mutuas.

  • 30 J. Osterhammel, Die Entzauberung Asiens, pp. 27-29 y 64-208; E. Said, Orientalismo, pp. 19-54.

30Consideradas de esta forma, las imágenes sobre el «otro» se hacen presentes en toda comunidad que establece una relación con otra. Su existencia no depende ni de la amplitud de su difusión ni del tipo de comunidad en el que se desarrolla, circunstancias que simplemente contextualizan distintas expresiones del imaginario. Éste nunca es independiente del contexto, en el sentido de que aunque permanece, sus distintos elementos se expresarán o no según varíen las «experiencias del otro». Es decir, la imagen así considerada no se manifiesta por sí misma, sino dentro de un marco coyuntural preciso del que no puede desgajarse y siempre dentro de una situación de relación entre dos interlocutores30.

  • 31 J. F. Schaub, La France espagnole; Ch. Windler, La diplomatie comme expérience de l’Autre. Por su (...)

31No hay demasiados trabajos que hayan interpretado de esta manera las imágenes del otro, no tanto como un objeto a describir sino como el factor que condiciona un determinado proceso histórico y que a la vez se va viendo transformado por el mismo proceso. Destacan dos. El trabajo de Ch. Windler trata el desarrollo del orientalismo francés del siglo XVIII a través del análisis de la práctica diplomática de los cónsules de Francia en el Maghreb. El de Jean-Frédéric Schaub muestra la evolución de la «imagen de España» en Francia como resultado de su manipulación para incorporar modelos hispanos al modelo político francés31.

  • 32 M. Espagne y M. Werner (eds.), Transferts, les relations interculturelles; M. Espagne, Le paradigm (...)
  • 33 E. Said, Orientalismo, pp. 43-44.

32De acuerdo con esta formulación, la imagen de España en Francia no fue la manifestación de una construcción mental coherente e inmutable, llámese leyenda negra, estereotipo o ni siquiera imagen. El imaginario o las imágenes de lo español en Francia sería una construcción presente en ciertos círculos de la sociedad francesa, un conjunto de teoría y de práctica, un producto de las transferencias culturales que resultaron de las relaciones entre ambas monarquías32. Parafraseando a E. Said podríamos definirlo como el modo de relacionarse con España basado en el lugar especial que ésta ocupó en la experiencia de Francia, a través del cual la conciencia francesa integró el objeto «España»33.

  • 34 Defensores de la «ambivalencia» han sido A. Y. Haran, «L’Espagne dans l’imaginaire français», pp. (...)

33Este imaginario contendría elementos de la definición de estereotipo que hemos reseñado: con su triple dimensión cognitiva, afectiva y conativa, resultó un mecanismo de cohesión y definición identitaria de la elaboración de «Francia» como comunidad imaginaria, al menos para los gobernantes, la corte y la «esfera pública literaria» de la sociedad francesa. Pero como forma de la experiencia mostró un gran dinamismo. Distintas experiencias de lo español dieron lugar a que España ocupara lugares distintos en la cultura francesa y como consecuencia, a distintos modos de relacionarse con lo español. Como resultado, los componentes del imaginario sobre lo español en Francia no se expresaron siempre de la misma manera, ajustándose a factores de distinta naturaleza, dinásticos, políticos, económicos, demográficos y culturales. Aparecieron y se utilizaron al servicio de distintos intereses y para responder a distintas necesidades, reflejando los avatares de la intensa relación entre ambas monarquías. Más que por su ambigüedad, o incluso, que por su ambivalencia, el discurso de lo español en Francia se ha caracterizado por su polivalencia34. Y no puede entenderse, ni analizarse, fuera del preciso contexto cronológico, social, político, textual en el cual se expresa y sobre el cual actúa.

34En este sentido, y retomando el tema que vertebra este libro, ¿realmente existen dos modelos políticos, uno español y otro francés, diferentes, en muchos puntos opuestos, enfrentados hasta que las circunstancias históricas permitieron el «triunfo» del modelo francés sobre el español? Quizá habría que ir más allá y preguntarse por el contexto preciso que dio origen a esta tradición historiográfica y por las circunstancias que favorecieron su desarrollo y su implantación en los análisis de las relaciones hispanofrancesas. La respuesta probablemente no invalidaría la «existencia», la «materialidad» de un modelo político, pero desde luego matizaría su análisis y nuestra mirada sobre ciertos fenómenos y coyunturas históricas.

35Como conclusión final, y mi más ferviente reivindicación, es que se realicen más trabajos en este sentido. Trabajos que amplíen los contextos de estudio más allá de las obras polémicas o literarias y de las épocas de conflicto o de alianza, que no descuiden la vertiente española del mismo proceso, tan dejada de lado salvo por textos puntuales como el de Jover o el de J. M. Perceval. En mi opinión, las relaciones hispanofrancesas siguen siendo un horizonte historiográfico abierto.

Notes

1 J. Juderías, La Leyenda Negra, pp. 25-26.

2 J. M. Jover Zamora, 1635. Historia de una polémica.

3 Algunos ejemplos: J. Beneyto, España y el problema de Europa, Madrid, 1942; P. González Blanco, Vindicación y honra de España, México, 1944; M. Legendre, Semblanza de España, Madrid, 1944; C. Cardo, Histoire spirituelle des Espagnes. Étude historique-psychologique du peuple espagnol, París, 1946; L. Gil Serrano, Nueva visión de la hispanidad, Madrid, 1949; J. M. López Ibor, El español y su complejo de inferioridad, Madrid, 1951; J. Reynolds, Fabulous Spain, Nueva York, 1953.

4 R. García Cárcel, La Leyenda Negra; Id., «Orígenes de la hispanofobia», pp. 25-30; P. Chaunu, «La Leyenda negra antihispanique», pp. 188-233; H. Kamen y J. Pérez, La imagen internacional de la España de Felipe II.

5 Estas tesis son tres: Michel Bareau, L’univers de la satire antiespagnole en France de 1590 à 1660, París, École pratique des hautes études, 1969; Vicent L. Salavert Fabiani, Etnocentrismo y política en la Edad Moderna. La imagen de España en Francia (1412-1580), Valencia, Universidad de Valencia, 1984; Annie Capitaine, Représentations de l’Espagne et des Espagnols dans la France du XVIe siècle. Vers 1500 - vers 1620, Toulouse, Université de Toulouse-Le Mirail, 1995.

6 J.-F. Schaub, La France espagnole, p. 11.

7 A. Mansau, «L’espagnolisme, cette façon de sentir», pp. 209-217. D.-H. Pageaux, «Une constante culturelle», pp. 109-119.

8 R. García Cárcel, La Leyenda Negra; F. López, Juan Pablo Forner et la crise de la conscience espagnole, y sobre todo, J. Álvarez Junco, Mater Dolorosa.

9 Sobre este fenómeno, ver Antonio Niño Rodríguez, Cultura y diplomacia. Los hispanistas franceses y España (1875-1931), Madrid, 1988; Y. Lissorgues, El hispanismo en Francia: tradición, balance, orientaciones, Oviedo, 1998; J. C. Mainer, «Una historia del hispanismo francés», Saber Leer, 28, 1998, pp. 4-5; I. Saz, «Introducción»; J.-R. Aymes, «La aportación al hispanismo francés»; J.-F. Botrel, «Las miradas del hispanismo francés».

10 Como muestra, las aportaciones españolas al voluminoso trabajo coordinado por M. Boixareu y R. Lefere, La Historia de España en la literatura francesa.

11 A. Morel-fatio, L’Espagne au XVIe et au XVIIe siècles; Id., Études sur l’Espagne.

12 A. Cioranescu, Le masque et le visage; Ch. Mazouer (dir.), L’âge d’or de l’influence espagnole.

13 A. Cioranescu, Le masque et le visage, p. 120. J.-F. Schaub, «Autour de la question absolutiste», pp. 3-16.

14 D.-H. Pageaux, L’Espagne devant la conscience française au XVIIIe siècle; Id., «Une constante culturelle»; Id., «Variations sur l’exotisme ibérique et oriental», pp. 55-80. Pageaux adhiere a una disciplina específica, la imagología, definida por él como el estudio de las imágenes del extranjero en un imaginario cultural (Le bûcher d’Hercule, p. 13; y «L’imagerie culturelle», pp. 59-78).

15 Citaremos algunos títulos de una ingente bibliografía: S. Marandon, «Les images des peuples. Bilan pour servir d’introduction aux recherches à venir», Revue de psychologie des peuples, 19(1), 1963, pp. 8-21; N. R. Cauthen, I. E. Robinson y H. H. Krauss, «Stereotypes: a Review of the Litterature», The Journal of Social Psychologie, 84, 1971, pp. 103-125; M. y W. S. Sherif, «Les relations intra- e intergroupes, analyse expérimentale», en W. Doise, Expériences entre groupes, París - La Haya - Nueva York, 1979, pp. 13-21; F. Lorenzi-Cioldi y W. Doise, «Identité sociale et identité personnelle», en R. Y. Bourhid y J. P. Leyens (eds.), Stéréotypes, discrimination et relations intergroupes, Lieja, 1994; J.-L. Dufays, «Stéréotype et littérature», en Le Stéréotype. Actes du Colloque de Cerisy-La-Salle (oct. 1993), Caen, 1994, pp. 77-79; B. Mazzara, Estereotipos y prejuicios, Madrid, 1999; S. Moscovici, Social Representations, Cambridge, 2000; D. Jodelet, «Représentation sociale: phénomènes, concept et théorie» y R. M. Farr, «Social Representations» en S. Moscovici (dir.), Psychologie sociale, París, 1984, pp. 361-382 y 383-393; R. Amossy -A. Herschberg Pierrot, Stéréotypes et clichés, París, 1997 (ed. esp. Buenos Aires, 2001); Ch. Stangor (ed.), Stereotypes and Prejudice, Ann Arbor, 2000.

16 O. Klineberg, États de tension et compréhension internationale; G. Martínez de Espronceda Sazatornil, «Imaginación y relaciones internacionales»; Ph. Claret, La personnalité collective des nations.

17 K. A. Boulding, «National Images and International Systems», p. 120.

18 H. C. Kelman, «Social-Psychological Approaches to the Study of a International Relations», pp. 3-39; J. D. Singer (ed.), Quantitative International Politics.

19 K. A. Boulding, «National Images and International Systems», p. 122.

20 La historia de las relaciones internacionales ha sido y es fuente de una polémica cuyos múlti-La historia de las relaciones internacionales ha sido y es fuente de una polémica cuyos múltiples aspectos no podemos describir aquí. Ver J.-P. Aguet, «Lucien Febvre et l’histoire diplomatique»; S. Friedländer y M. Mólnar, «Histoire nouvelle et histoire des relations internationales»; G. A. Craig, «The Historian and the Study of International Relations»; M. Merle, Sociologie des relations internationales, pp. 99-137; L. Bély, Espions et ambassadeurs au temps de Louis XIV, pp. 7-18.

21 P. Renouvin formuló por primera vez el concepto en La crise européene et la Grande Guerre, afinándolo más tarde en su Introducción en Histoire des relations internationales y en su artículo «L’Histoire contemporaine des relations internationales». El modelo definitivo apareció en la Introducción a la Histoire des relations internationales que dirigió junto a J. B. Duroselle en 1964.

22 J.-B. Duroselle, «De l’histoire diplomatique à l’histoire des relations internationales», pp. 1-15; «La décision de politique étrangère», pp. 1-26; «Opinion, attitude, mentalité», pp. 3-23; «Pierre Renouvin et la science politique», pp. 561-574. P. Milza, «Opinion publique et politique étrangère», pp. 663-687; «Mentalités collectives et relations internationales», pp. 93-109; «Politique intérieure et politique étrangère», pp. 310-322. R. Rémond, «L’opinion publique organisée», pp. 85-93. J. Thobie, «La dialectique», pp. 29-38.

23 B. Guenée, «État et nation en France au Moyen Âge», pp. 17-30; W. F. Church, «France», pp. 43-66; B. Anderson, Imagined Communities; C. Beaune, Naissance de la nation France; S. Citron, Le mythe national; P. Sahlins, Frontières et identités nationales; D. Nordman, Frontières de France; Id., «Des limites de l’État aux frontières nationales», pp. 35-61; A. Burguière y J. Revel (dirs.), Histoire de la France, t. I: L’espace français; A. Tallon, Conscience nationale; M. Yardeni, Enquêtes sur l’identité de la «Nation France».

24 J. Habermas, Historia y crítica de la opinión pública.

25 M. Fogel, Les cérémonies de l’information dans la France, B. Dooley, «From Literary Criticism to Systems Theory», pp. 461-486; D. Goodman, «Public Sphere and Private Life», pp. 1-20; H. Merlin, Public et littérature en France au XVII e siècle, pp. 25-26; J. M. Perceval Verde, Opinión pública y publicidad; H. Duccini, Faire voir, faire croire.

26 E. Durkheim, «Représentations individuelles et représentations collectives», pp. 13-50.

27 B. Lepetit, Les formes de l’expérience.

28 Ch. Windler, La diplomatie comme expérience de l’Autre, pp. 10-11.

29 W. A. Scott, «Psychological and Social Correlates ot International Images», p. 72; G. Martínez de Espronceda Sazatornil, «Imaginación y relaciones internacionales».

30 J. Osterhammel, Die Entzauberung Asiens, pp. 27-29 y 64-208; E. Said, Orientalismo, pp. 19-54.

31 J. F. Schaub, La France espagnole; Ch. Windler, La diplomatie comme expérience de l’Autre. Por su parte, A. Álvarez López, en La fabricación de un imaginario, realiza un análisis del mismo objeto a través de la actuación de la diplomacia de Luis XIV en Madrid.

32 M. Espagne y M. Werner (eds.), Transferts, les relations interculturelles; M. Espagne, Le paradigme de l’étranger.

33 E. Said, Orientalismo, pp. 43-44.

34 Defensores de la «ambivalencia» han sido A. Y. Haran, «L’Espagne dans l’imaginaire français», pp. 305-323; J.-F. Schaub, La France espagnole.

Auteur

European University Institute, Florencia

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search