Version classiqueVersion mobile

Las monarquías española y francesa (siglos xvi-xviii)

 | 
Anne Dubet
, 
José Javier Ruiz Ibáñez

III. — Modelos enfrentados, políticas enfrentadas

La doble orilla

El modelo político de la Monarquía hispánica desde una perspectiva comparada. Los cabildos de Murcia y Tlaxcala durante el siglo xvi

Ana Díaz Serrano

Texte intégral

  • 1 La propuesta interpretativa ha sido planteada en varios trabajos señeros recientes: B. Bennassar y (...)

1La proclamación en 1561 de Madrid como capital de la Monarquía hispánica convirtió a esta villa castellana en un laberinto babélico. Representantes de las cuatro partes del mundo conocidas acudían al favor de un solo rey, dibujando con sus voces la extensión de su dominio. Éste se había ido ampliando progresivamente desde finales del siglo XV por la suma de derechos de herencia y conquista, alcanzando su cénit en 1581, con la unión de las Coronas ibéricas. A pesar de los numerosos trabajos en torno a los significados de tan inmenso poder, su organización, y fundamentalmente su decadencia, no son tantos los que han tratado con profundidad los factores que hicieron posible su sustento durante casi una centuria. El recurso a argumentar el sometimiento forzado bajo un dominio despótico ha dejado más sombras que luces y ha trasmitido una imagen muy simplificada de lo que fue el Quinientos hispánico. Partamos de otro supuesto: la idea de que el éxito de la Monarquía hispánica no radicó tanto en una relación de fuerza como en su capacidad para dar cabida a la gran diversidad socio-cultural que conllevó su expansión territorial. Para ello, la Corona creó un modelo de gobierno flexible, compatible con su plan homogeneizador y basado en la negociación constante entre el centro y sus periferias1.

  • 2 Esta investigación se ha realizado con una beca de postgrado de «Formación de Profesorado Universi (...)
  • 3 M. Bloch, Apología para la historia; J. H. Elliott, «Comparative History»; Id., Imperios del mundo (...)

2El análisis comparado2 de dos repúblicas periféricas de la monarquía —Murcia, en el sureste de Castilla, y Tlaxcala, en la Nueva España—, de sus relaciones de poder y de sus formas de representación más allá del ámbito concejil, permite, por un lado, establecer los ritmos de asimilación del modelo político hispánico en cada uno de los territorios de la monarquía y, por otro, subrayar los instrumentos que los grupos de poder territoriales tuvieron a su disposición para desarrollar este tipo de correspondencias y consolidarse como miembros del cuerpo político-territorial de la monarquía. Murcia y Tlaxcala presentan dos características que permiten la comparación: una situación geográfica marginal y, a pesar de ella, una fluida comunicación con la Corona, en un intercambio de servicios y mercedes que benefició a ambos poderes. Las ciudades (y sus habitantes) ennoblecieron su estatus, mientras la autoridad real se consolidó. Sus grupos de poder, lejanos geográficamente, estuvieron próximos en sus acciones y decisiones al tener como referente legítimo un mismo modelo político, social y cultural, ideado e impuesto desde un único centro rector, la Corona. Otro elemento fundamental para desarrollar una perspectiva comparada ha sido la existencia de una serie de coincidencias cronológicas en los procesos de adaptación a los preceptos hispánicos que las ciudades de Murcia y Tlaxcala llevaron a cabo a lo largo del siglo XVI. No se trata de una mera casualidad, sino de la contextuación de estos procesos dentro de la evolución de la propia Monarquía hispánica. Así, durante la segunda mitad de la centuria, si los tlaxcaltecas tuvieron que reorganizar su gobierno y su sociedad bajo las predominantes formas europeas, los murcianos hubieron de reestructurarlos ante los cambios dictados por el nuevo monarca y el Concilio de Trento. Finalmente, las notables diferencias entre ambos grupos de poder —partiendo del rasgo distintivo de Tlaxcala como cabildo indio—, lejos de anularlos como objetos del estudio comparativo, los validan3.

I. — 1520-1550: LA ARMONIZACIÓN DE LAS REPÚBLICAS FRENTE A LA NUEVA POLÍTICA DEL EMPERADOR

3En mayo de 1520, tras ser confirmado como rey de Castilla y Aragón por las respectivas cortes, Carlos V abandonó la Península para tomar posesión de su título imperial en Aquisgrán, dejando un generalizado descontento. Durante una parada en Bruselas, el joven emperador pudo admirar algunos de los objetos procedentes de sus dominios de Ultramar. Pedro Mártir de Anglería y Alberto Durero participaron de la expectación que la exótica exposición provocó en los habitantes de la ciudad flamenca. Un año más tarde, el joven emperador recibió dos noticias determinantes para el futuro político de la monarquía: la victoria del ejército realista en Villalar y la caída de la ciudad de Tenochtitlan. Estos acontecimientos abrieron una etapa de reformulación de los límites de la monarquía: la experiencia comunera mostró al emperador la necesidad de reformar la administración territorial de sus dominios, liberando las tensiones surgidas de los roces entre los distintos grupos de poder municipales; mientras que la gesta cortesiana anunció las implicaciones que la penetración en el nuevo continente tendría para la Corona. Tanto de un caso como de otro surgió la necesidad de asegurar la lealtad de los nuevos súbditos. Allí donde la mirada del emperador apenas alcanzaba y su voz tardaba en ser oída, sólo era posible garantizando los instrumentos y los espacios que favorecieran el desarrollo de las expectativas de los actores sociales que gestionaban el poder. La intransigencia de Carlos V con cualquier tipo de desorden se tradujo en una mayor observación de los intereses particulares de cada uno de sus territorios. No obstante, la recuperación de la figura del corregidor y la revitalización del sistema polisinodial de Consejos desde Castilla coincidió en América con la consolidación de la autoridad real a través del nombramiento de la primera y la segunda Audiencia de México y la implantación del virreinato novohispano.

LA FORMACIÓN DE LA REPÚBLICA INDIA DE TLAXCALA

  • 4 A. Díaz Serrano, «Repúblicas movilizadas al servicio del rey».

4La década de 1540 marca un punto de inflexión en la evolución política de la república india de Tlaxcala. En 1535, el núcleo poblacional creado por los religiosos como catalizador de su labor evangelizadora en la región recibió el honorífico título de «Muy Leal Ciudad», aunque no fue hasta la década siguiente cuando se configuró geográfica y políticamente la provincia de la que esta ciudad sería cabeza gubernamental y corazón territorial. Desde fechas tempranas, Tlaxcala había tenido una representación extraordinaria ante los poderes hispánicos: primero, acompañaron a Cortés en su primer viaje a España tras la conquista del Imperio mexica (1527-1530); posteriormente enviaron delegados a la corte en diversas ocasiones, en las que dieron a conocer su valía como aliados de los españoles en las guerras de conquistas del territorio novohispano. La relación con el virrey Mendoza fue fundamental para consolidar su extraordinaria situación, ya que los viajes de los tlaxcaltecas a la capital virreinal fueron continuos y en algunos casos pudieron llegar a convertirse en delegaciones permanentes, instaladas en las cercanías de la corte y la audiencia virreinales. Sin embargo, en 1541-1542, fue la guerra en la frontera norte novohispana la que les dio la oportunidad de reforzar la lealtad de la que hacían gala a través de sus narraciones4. Guerreros tlaxcaltecas auxiliaron al virrey Mendoza en la campaña de represión de los rebeldes indios chichimecas, determinando la victoria española, decisiva para la posterior apertura del camino de la plata que unía las minas de Zacatecas con México.

  • 5 B. García Martínez, Los pueblos de la sierra.
  • 6 Tlatoque, plural de tlatoani, máxima categoría social náhuatl, identificable con la alta nobleza c (...)

5En 1545, Tlaxcala empezó a dar forma y contenido al gobierno local, con la regulación del cabildo a través de las ordenanzas municipales. Así, se consolidó la posición de la provincia como república de indios frente a la vecina república de españoles de Puebla de los Ángeles. El modelo castellano fue implantado en todo el territorio novohispano, aunque con significativas adaptaciones al antiguo sistema de gobierno prehispánico5. En Tlaxcala el establecimiento de un sistema de representación rotativo entre las cuatro cabeceras en las que había quedado dividida la provincia (con un alcalde y tres regidores por cada cabecera, elegidos anual o bianualmente por el conjunto de los principales de la provincia) garantizó cuotas mínimas de decisión a todos los principales, así como la intensificación de las relaciones entre los linajes indios preeminentes. Por otro lado, una de las regidurías fue reservada a cada uno de los titulares de la cabecera, lo que aseguró la preeminencia socio-política a los antiguos tlatoque6. De este modo, la implantación del cabildo indio dispuso la reformulación de la jerarquía prehispánica en términos europeos, que conllevó la imposición de una nueva disciplina social (católica) y económica (principalmente la recaudación del tributo real), así como la consolidación de los intermediarios reales (elcorregidor y sus delegados).

6En este proceso, los tlaxcaltecas contaron con el asesoramiento de los franciscanos, asentados en el territorio desde 1524. Su función ha sido habitualmente relacionada con aspectos doctrinales y con una pedagogía circunscrita a las cosas de Dios. Sin embargo, es interesante considerar su labor como trasmisores de la cultura política hispánica en las provincias indias, máxime si tenemos en cuenta que en muchas de ellas eran los únicos españoles con los que los naturales tuvieron una relación fluida, en parte debido a la incomunicación derivada del idioma. En 1541 y 1548, las gestas de los tlaxcaltecas fueron puestas por escrito por dos de sus más eminentes religiosos: fray Toribio de Benavente, llamado Motolinía, y fray Tadeo de Niza. Con sus escritos, no sólo hicieron un informe favorable del desarrollo de la labor evangelizadora en la región, sino que además llevaron a cabo una labor política al nominar, es decir, al seleccionar, a los líderes de la provincia. Cada uno de ellos señaló dos nombres de tlatoani de entre las decenas que pudieron haber gobernado en la Tlaxcala prehispánica.

7El poder territorial fue ocupado por un grupo hegemónico educado y guiado por los religiosos en su proceso de adaptación al modelo exportado desde Europa, que, por otro lado, sirvió de ejemplo al resto de la población en la conciliación de las formas sociales y en la asimilación de la nueva religión. El salto generacional sería mucho más determinante unas décadas después, ya que en estos momentos estamos hablando de una élite que había conocido las prácticas idolátricas. Su abrazo a la fe católica había pasado por una traumática etapa de lucha contra la idolatría que se había saldado con la vida de varios de los principales indios, aquellos que habían luchado contra los enemigos del Rey de España, pero habían faltado a su compromiso de fidelidad al reincidir en prácticas idolátricas con las que ofendían a Dios, y además obstaculizaban la implantación de la identidad católica. De este modo, la selección de los linajes para ocupar la cúspide socio-política de la república india de Tlaxcala fue realizada por los religiosos considerando, además de sus antecedentes como líderes políticos y militares en tiempos prehispánicos, su capacidad para adaptarse a los preceptos católicos y su disposición para difundirlos y defenderlos.

  • 7 Ch. Gibson, Tlaxcala en el siglo XVI, p. 160.

8Por esos mismos años una delegación de religiosos acudió a la corte en nombre de los caciques tlaxcaltecas con un gran número de peticiones relacionadas con la conservación de los linajes nobles, la sucesión de las cabeceras y la conservación del gobierno indio en busca del reconocimiento de un status hegemónico que remontaba sus orígenes a la época prehispánica, es decir, con un discurso de «liderazgo natural» que se acentuará en los años siguientes7.

LA RECONFIGURACIÓN DEL ESPACIO DE PODER MURCIANO

  • 8 J. Hernández Franco, Cultura y limpieza de sangre.
  • 9 J. B. Owens, «Situación social y poder político en Murcia».
  • 10 J. J. Ruiz Ibáñez, Las dos caras de Jano, cap. iii.

9Mientras Tlaxcala, como otros cabildos indios novohispanos, experimentaba este proceso de cambios, en Murcia también se estaba dando una determinante recomposición del grupo de poder. Como en toda Castilla, el poder fue copado por aquellos que pudieron favorecer la causa del emperador contra los infieles y herejes que acosaban sus dominios europeos. La urgencia de medios para hacer frente a los gastos de la guerra poco tuvo en consideración el origen de aquellos fondos. Por eso, la venta de oficios de 1543 abrió las puertas del cabildo a aquellos linajes —los Sotos y sus asociados— cuyo capital económico había crecido gracias a la actividad comercial, reminiscencias del origen judío de sus antepasados. En sentido contrario, los linajes conocidos públicamente por su veterocristiandad —los Riquelmes y sus asociados— fueron excluidos de un ámbito que, por ley y naturaleza, creían suyo. Para evitar perder más cuotas de poder frente a los advenedizos, el único recurso que le quedó al grupo excluido fue obstaculizar este ascenso social haciendo valer el capital que sólo él podía ofrecer: la limpieza de sangre, probanza de lealtad religiosa pero también política. De este modo, en 1544 fueron promulgados los Estatutos de Limpieza de Sangre del concejo murciano8, con el fin de frenar el ascenso socio-político de sus oponentes, estableciendo unos parámetros de idoneidad para ocupar los cargos públicos. Estos criterios, abstractos, eran acordes con la militancia católica exigida por la Corona, en esos momentos además acorralada por los avances de herejes e infieles en las fronteras de sus dominios. Así, la limpieza de sangre acabó siendo el mejor instrumento de (re)definición identitaria de los grupos hegemónicos. En Murcia, esta lucha política con conceptos místicos se asentó sobre todo un entramado de intereses económicos en torno al agua y las relaciones de la élite municipal con el marqués de los Vélez, Adelantado del Reino9. Además, tuvo un catalizador claro: los socorros a la costa que la ciudad estaba obligada a realizar ante la inminencia de los ataques de las naves berberiscas, recurso perenne de servicio a la Doble Majestad10, en momentos de tensión política se convirtieron también en motivo de acusaciones contra el grupo en el poder.

II. — 1550-1560: EL DESVANECIMIENTO DE LOS PODEROSOS

  • 11 La historiografía murciana sobre esta etapa es llamativamente escasa, a pesar de la pauta marcada (...)

10El esfuerzo de consolidación del poder de la Monarquía católica no sólo tuvo sus efectos en el ánimo y la salud del emperador, victorioso pero cansado, como lo muestra el pincel maestro de Tiziano tras la batalla de Mühlberg. Otras fuerzas flaquearon en las periferias del Imperio, donde la realidad se impuso a las aspiraciones y éxitos de los poderosos. Así, tras el proceso de reconstrucción de los grupos de poder territoriales murciano y tlaxcalteca que hubo de seguir a las Comunidades y a la etapa de la conquista del Valle de México, respectivamente, la incidencia de factores exógenos, relacionados con la política real, la naturaleza o el azar, creó un clima de tensión. Ésta estalló al poner de relieve fricciones provocadas por males endógenos, como los abusos de poder o las exclusiones sociales11. En los dos cabildos, se pusieron de manifiesto las grietas de gobiernos asentados sobre la rúbrica del bien común y de los discursos de legitimación emitidos por la Corona. La concentración de estos dispositivos en un grupo reducido y la capacidad de respuesta de los excluidos evidenciaron las contradicciones de la reestructuración llevada a cabo en principio.

CRISIS DEMOGRÁFICA Y CRISIS DE AUTORIDAD EN TLAXCALA

  • 12 A. Valencia, «Tributo y organización del trabajo», p. 24; H. Anguiano y M. Chapa, «La estratificac (...)
  • 13 La idea inicial de procurar que la congregación respetara la organización india se difumina ante l (...)
  • 14 Grupo social indio que engloba, de forma genérica a los tributarios, lo que lleva a identificarlos (...)

11La década de 1540 fue clausurada en Tlaxcala con la sacudida de la peste. Los principales indios, manteniendo el modelo prehispánico, eran dueños de la tierra y de los macehuales que la habitaban, obligados a trabajarla a cambio de la adscripción a la casa de su señor, estableciendo una suerte de relación parental12. Consecuentemente, la crisis demográfica generó una crisis económica. Los dueños de tierras vieron perdida su producción ante la falta de mano de obra, en su mayoría víctima de la epidemia, pero también de la huída ante la llamada de los españoles, que se habían asentado en las periferias de la provincia desde mediados de la década de 1530, atraídos por la posibilidad de enriquecerse con la cría del ganado y el cultivo de la grana. Éstos atrajeron a mano de obra india con los salarios que el modelo prehispánico le negaba bajo la figura de los servicios personales a los señores. Además, a partir de 1549, se vieron favorecidos por la política real, cuando la Corona, para atenuar el malestar producido entre el grupo de conquistadores por la abolición de la encomienda, declaró libres para la ocupación los terrenos baldíos de propiedad india, abundantes como consecuencia del descenso demográfico y la política de congregaciones13. Otras disposiciones reales minaron el estatus de los indios principales. Por un lado, la obligación de la provincia de hacer frente al pago del tributo real, ya que éste se pagaba en grano, enormemente disminuido. Por otro, la abolición de los derechos señoriales sobre sus macehuales14, que los privó de una parte importante de sus ingresos personales. El proceso afectó sobre todo a los principales, parientes y familiares de los caciques, quienes se quedaron sin sus retribuciones y además hubieron de contribuir en el pago del tributo real, del cual los caciques estaban exentos, pero no la «nobleza menor». Finalmente, una Real Cédula de 1552 traspasó la recaudación de este tributo de los oficiales indios a los agentes del virrey, lo que desvió las posibilidades de fraude fiscal. En pocos años las transformaciones en el ámbito económico hicieron tambalear la estructura social de la provincia, no tanto por la competencia representada por los españoles, contenidos por los límites legales de las demarcadas repúblicas de indios y españoles, sino por el enriquecimiento de muchos macehuales (liberados de las obligaciones económicas para con su señor) y miembros menores de la nobleza india, a los que la venta de tierras, el trabajo asalariado o las actividades derivadas de la grana había abierto nuevas expectativas sociales. La alarma sobrevino en el momento en el que el grupo hegemónico sintió violada la jerarquía simbólica, expresada a través del uso de sus vestimentas por otros grupos sociales.

12Los principales tlaxcaltecas intentaron escapar de la situación desde sus asientos en el cabildo, sin éxito. Desde este momento fue cuando los tlaxcaltecas se vieron obligados a sumergirse de lleno en las formas políticas y económicas de la monarquía, completando la adaptación a las formas sociales y culturales, presumiblemente más perfeccionadas. A lo largo de la década de 1550 en las sesiones del cabildo se discutió en varias ocasiones la posibilidad de enviar una delegación a la corte para tratar de los problemas de la provincia con el emperador. Sin embargo, creemos que esta iniciativa no llegó a concretizarse, a pesar de la buena disposición del emperador de escuchar a sus súbditos indios (Real Cédula de 1551), bien por lo costoso del viaje y la falta de recursos, o bien por la pérdida de un aliado fundamental en las relaciones con la Corona: el virrey Mendoza, que había dejado la Nueva España en 1550 por Perú, donde murió poco después.

LOS EFECTOS DE LAS LUCHAS BANDERIZAS EN MURCIA

  • 15 Remitimos al trabajo de J. Contreras, Sotos contra Riquelmes.

13En la década de 1550, el patriciado murciano hubo de enfrentarse a un estallido de violencia banderiza que desestabilizó las bases sociales y políticas de la ciudad. El detonante exógeno había sido la venta de oficios de Felipe II de 1556, que agravó las tensiones ya originadas por las ventas realizadas por el emperador en años anteriores, pues la oferta fue nuevamente respondida por los linajes asociados a los Sotos. Consecuentemente, la ampliación del espacio de poder no permitió la regeneración de las expectativas de los linajes excluidos en ocasiones anteriores, sino que aumentó la sensación de marginalidad entre los que detentaban el poder en una posición minoritaria frente a un creciente grupo de adversarios políticos. La consolidación definitiva de estos linajes se produjo una vez más a través de la concesión de costosas mercedes reales: ejecutorias de hidalguía, mayorazgos y señoríos, que los situaron en la cima socio-económica del reino. El gris horizonte dibujado para el resto de los linajes (tanto los poseedores de un reducido coto en el cabildo, como los excluidos desde ese momento por completo de él, agotadas sus posibilidades) creó una fuerte tensión en el ámbito de poder y sus contornos. Sabido es que desembocó en el enfrentamiento abierto entre las facciones concejiles a través de una guerra de acusaciones ante el Tribunal de la Inquisición, con el objetivo de eliminar política y socialmente, cuando no físicamente, al rival15. Los Riquelmes revitalizaron su veterocristiandad, saltando los límites identificativos entre los conversos y los herejes, multiplicando el temor a la contaminación herética y trasladando la lucha contra la herejía al interior de la república, en consonancia con la postura mostrada por Felipe II, de total intransigencia frente a las desviaciones religiosas.

III. — 1560-1621: LA RECONFIGURACIÓN DE LOS ESPACIOS DE PODER. EJECUTORIAS DE HIDALGUÍA Y COROGRAFÍAS

14En 1565, la victoria sobre los otomanos en Malta confirmó la posición de la Monarquía hispánica como máxima defensora de la Cristiandad. Los resultados de la arriesgada maniobra militar en Malta pusieron de manifiesto la capacidad de movilización de recursos del Rey Católico, pero también el importante papel jugado por los poderes territoriales para hacer efectivos esos recursos, no sólo de los agentes reales, sino también de los poderes municipales. Como señalábamos antes, el reino de Murcia sufrió el acoso de las naves berberiscas, aliadas del Gran Señor, lo que suponía enormes gastos para las haciendas concejiles, principalmente de Murcia y Lorca. Mientras, los tlaxcaltecas acudían al socorro de las poblaciones recién fundadas en torno y de camino a la rica Zacatecas. La motivación de uno y otro servicio fue posiblemente muy distinta: la obligación en Murcia, el afán guerrero en Tlaxcala. Sin embargo, en ambos casos otorgó a sus promotores un prestigio que hicieron efectivo en los momentos en los que más lo precisaron. Así, los primeros años de la década de 1560 desde la corte los poderosos de ambas ciudades recibieron prebendas que amortiguaron los problemas que arrastraron durante los años precedentes.

LA MUY NOBLE CIUDAD DE TLAXCALA

  • 16 AGI, México, 94, N. 10
  • 17 AHN, Diversos-Colecciones, 24, N.57.

15En Tlaxcala, ninguno de los problemas planteados hasta ahora mejorará o desaparecerá en los años siguientes. Por el contrario, aspectos fundamentales como la relación con la Corona empeorarán tras la visita del doctor Vasco de Puga y las resoluciones del licenciado Valderrama en relación a las corruptelas de los principales indios en torno a la recaudación de los tributos reales, que revelan graves faltas de los poderosos indios contra los intereses del rey de España. Quizás con la iniciativa propia de las nuevas generaciones (en 1560 las cuatro cabeceras habían renovado sus titulares), o como solución desesperada, decidieron restaurar su estatus hegemónico. Para ello, optaron por recuperar la memoria de los primeros años de la conquista y concretizar su adaptación a las formas políticas y sociales de la monarquía a través de la traslación de los elementos de ennoblecimiento del modelo prehispánico al modelo europeo. A lo largo de la década de 1560, los tlaxcaltecas remitieron a la corte tres cartas cuyo contenido esboza la madurez del proceso de hispanización de Tlaxcala en los años centrales del siglo XVI. Una carta de 23 de julio de 156116 introduce una importante novedad con respecto a las anteriores peticiones de privilegios por Tlaxcala: la exención de impuestos, que desde ese momento se convertirá en una constante. Las retasaciones fiscales recientemente impuestas fueron traducidas como un ataque a la autonomía política de la provincia y a la hegemonía social de su grupo dirigente que, significativamente, se autodefinen en este texto como «pecheros». Una segunda carta, fechada en 156217, completó y solemnizó a la anterior, siendo entregada a Felipe II por una comisión compuesta por cinco principales tlaxcaltecas. En ella destacaron la ayuda prestada a Cortés, Nuño de Guzmán, Alvarado y el virrey Mendoza en la conquista de varias ciudades y provincias novohispanas. De este modo, los pactos cortesianos fueron cargados de contenido, afirmando que, a cambio de la colaboración militar y «en pago de los dichos trabajos y costas», el conquistador les había prometido el acrecentamiento de su territorio y la liberación de «tributar cosa alguna a Vuestra Majestad», lo cual, hasta el momento, no se había cumplido.

16En este texto los tlaxcaltecas manifestaron lo que para ellos significaba la condición hidalga, una mixtura conceptual que les permitió asimilar su imaginario de nobleza con el de la Monarquía hispánica. El cabildo de Tlaxcala solicitó para los hijos, nietos y descendientes de los principales y señores de su provincia la concesión de lo «que en nuestras tierra se llama tecales y en la española mayorazgo», además de la licencia para tener armas y caballos «para el servicio de Vuestra Majestad como hijosdalgo y caballeros pues lo son y siempre fueron sus antepasados». La relación es clara: si un teccalli es un mayorazgo, un guerrero es un caballero. Por ello piden que el virrey averigüe quiénes tienen derecho de propiedad en los teccalli y se les reconozcan como mayorazgos. En cuanto a la identificación del hidalgo/caballero con el guerrero, dados los servicios expuestos durante la conquista, los convertiría inmediatamente a todos en nobles. En este caso se produciría una continuidad con la tradición prehispánica, de manera que el principal seguiría siendo aquel que había demostrado su potencia bélica, pero con una ventajosa diferencia extraída del modelo europeo: su carácter hereditario. La reclamación de la exención de impuestos se justificaba así por un principio nobiliario básico: la nobleza no sirve al rey con tributos, sino con su persona, en este caso, reputada en el pasado y con disposición para mantenerla en el presente, como indican la petición de armas y caballo.

  • 18 Ch. Gibson, Tlaxcala, Apéndice VII.
  • 19 Archivo Ducal de Alba (ADA), leg. 228, 2, 11; ADA, leg. 238, 2, 28; ADA, leg. 138, 2, 32; ADA, leg (...)

17En 1563, la ciudad y provincia de Tlaxcala recibió un aluvión de privilegios, incluidas las confirmaciones reclamadas18: entre otras, la de respetar los privilegios que estaban siendo violados, la disposición de fijar los límites precisos de la provincia, el mantenimiento del gobierno que había tenido hasta ese momento, además del título de Muy Noble y Muy Leal y de seis reales cédulas con escudo de armas para siete principales tlaxcaltecas (dos de ellos delegados en la corte)19. Hemos de mencionar que cuatro de ellos eran los titulares de las cabeceras, de los que nunca se puso en duda su nobleza, pero esta explicitación de su calidad social podría desencadenar un efecto dominó entre el resto de los principales tlaxcaltecas, ya que la mayoría de ellos mantenían relaciones de parentesco con los caciques siguiendo el modelo social prehispánico. La exención de impuestos no se consiguió en esa ocasión, por lo que la ciudad siguió reclamándola al rey hasta bien entrado el siglo XVII.

181563 marcó también el punto de inflexión en el conflicto interno de la ciudad de Murcia desatado en la década anterior. La publicación del Edicto de Gracia de la Inquisición rectificaba algunas de las sentencias emitidas contra los patricios murcianos y permitía un primer paso hacia la recuperación del capital simbólico perdido en las cárceles del Santo Tribunal y en las hogueras de los autos de fe por el conjunto del grupo de poder. La inicial victoria de los Riquelmes se desvaneció por completo ante la iniciativa de contraataque de los supervivientes. Conscientes de la dimensión de la condena social que había caído sobre sus linajes, y conocedores del trasfondo político de las acusaciones, iniciaron un proceso para evadir su nueva identidad de conversos, con la que parece que no llegaron a sentirse identificados en ningún momento. Para los afectados, la reconstrucción de la sociedad murciana sólo era posible contando con la connivencia de la Corona, que allanó este camino de reconciliación con la promulgación en 1565 de un perdón general «entre los caballeros de ella». Con las rectificaciones inquisitoriales y el reconocimiento real, en el cabildo de Murcia quedaba una ardua tarea de pacificación que debía continuar con la restauración de la cadena afectiva rota por efecto de la ambición y la avaricia, y fomentada a través del intercambio de favores (servicios) que cubriera las necesidades materiales y espirituales de la comunidad. Es decir, devolver la confianza y la seguridad en el buen gobierno exigido por el rey y el orden social creado por Dios. Para esto fue necesario adaptarse a la nueva realidad que pedía evitar las legitimaciones de la preeminencia social basadas en los discursos de una identidad veterocristiana, imponiéndose una nueva estrategia. La limpieza de sangre debía quedar soterrada (o mejor, sobreentendida) y en su lugar se optó por dar mayor valor a la posición social que ocupaban en sí, de la que derivaba el goce de unos privilegios, entre ellos la ocupación de espacios de poder.

MURCIA, LA CIUDAD SIETE VECES CORONADA

19Este nuevo valor identitario giró en torno a la condición hidalga, centrando la acción de los patricios murcianos y tlaxcaltecas, insertándose en las líneas de debate que circulaban en el conjunto de la monarquía en torno a la preferencia de la hidalguía de sangre o de servicio. En estos casos la evolución será clara: de una nobleza de servicio, avalada por la respuesta positiva de las repúblicas a las llamadas de auxilio del rey, a una nobleza de sangre, ratificada en las reales cédulas que concedían privilegios y también estatus sociales. Desde los primeros años de la década de 1560 los linajes murcianos, de ambos bandos, multiplicaron las peticiones y presentaciones de provisiones de hidalguía en la Chancillería de Granada, mientras, como hemos visto, los tlaxcaltecas pugnaron en la corte por asimilar los conceptos de hegemonía social prehispánicos, con los que habían funcionado hasta entonces, al lenguaje de la monarquía, consiguiendo las primeras cédulas con escudos de armas, signos de nobleza. De este modo, las cédulas reales —es decir, la letra escrita, cuyo valor fue en aumento a lo largo de esa centuria— resolvían cualquier duda sobre la valía como fieles servidores del rey de España de estos grupos hegemónicos. La hidalguía se convirtió para ellos en un aval redentor de la herejía o del paganismo, es decir, de la otredad. Lo que el nacimiento, es decir, la voluntad de Dios, les había negado les había sido repuesto por la gracia real, de igual naturaleza divina. Su servicio, fundamentalmente militar, pero también de gobierno y económico, les había librado de la posición marginal dentro de la sociedad. En ambos casos, la lucha contra un enemigo declarado del modelo que ellos declaraban defender confirmó su identidad como líderes naturales de sus repúblicas: Tlaxcala, como ya hemos mencionado, destinó recursos humanos y materiales a la realización de expediciones de conquista hacia los límites septentrionales y meridionales de la Nueva España, muy claramente entre 1521 y 1542, pero posiblemente también en etapas posteriores. Murcia tuvo su oportunidad de redefinición identitaria tras planear sobre ella la sombra de la herejía acudiendo al llamamiento de represión del levantamiento morisco de las Alpujarras, en el que pudo confrontar su identidad cristiana colectiva al imaginario de amenaza y guerra de religión con el Islam, «común enemigo de la Cristiandad».

  • 20 R. Kagan, «Clío y la Corona» p. 147.

20A finales del Quinientos, los grupos de poder territoriales guiarían sus aspiraciones hacia una aristocratización, lo que les llevaría a la defensa del valor hereditario de los méritos de sus antepasados, y, por tanto, de su hegemonía social. Las exposiciones de los servicios prestados a la Doble Majestad fueron para tlaxcaltecas y murcianos las pruebas más evidentes de su natural valía para el gobierno y su atemporal primacía social, como los genealogistas ratificaban. Este proceso fue perceptible en el ámbito concejil, que pasó de ser un espacio que favorecía el ascenso social a ser un espacio de confirmación de valores sociales ya conseguidos, entre ellos, muy especialmente, la condición hidalga. Este objetivo corporativo de ennoblecimiento tuvo una de sus manifestaciones más claras en las corografías que los cabildos de Tlaxcala y Murcia patrocinaron. A través de estos textos, las ciudades y, por identificación, sus grupos dirigentes, esclarecieron y difundieron los fundamentos de sus dignidades20. El título de estas obras es revelador: Descripción de la Ciudad y Provincia de Tlaxcala de las Indias y del Mar Océano para el Buen Gobierno y Ennoblecimiento de Ella (1584) y Discurso Histórico de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Murcia (1621).

21La línea de sucesos que hemos ido trazando en estas páginas nos ha mostrado continuos procesos de adaptación que llevaron consigo, fundamentalmente, redefiniciones identitarias. En todo momento, tanto en los territorios peninsulares como en los de Ultramar, éstas estuvieron guiadas por la exigida lealtad a la Doble Majestad. De este modo, la Corona concilió sus necesidades con las particularidades y los cambios circunstanciales de cada uno de estos territorios e hizo efectivo, a través de una praxis flexible, su proyecto político, definido desde el catolicismo y, como él, pretendidamente universal. Cualquier imaginario social proyectado debía responder a los preceptos católicos que servían de base para el funcionamiento del conjunto de la Monarquía hispánica.

22La flexibilidad del modelo permitió a los poderes territoriales afrontar sus conflictos internos, frutos de la incidencia de causas propias o externas, deliberadas o azarosas. La Corona puso a disposición de sus repúblicas los recursos institucionales y simbólicos para conformar estatus e identidades hegemónicos —desde el ordenamiento de los gobiernos municipales, hasta las corografías, pasando por las ejecutorias de hidalguía o la oportunidad de audiencia real (o virreinal)— y enmendar sus dinámicas cuando entraron en conflicto con los intereses formulados como definidores de la Monarquía hispánica, tales como la defensa del catolicismo o la paz social. La contrariedad (que no contradicción) entre el modelo implementado en todos los dominios hispánicos y su aplicación por sus repúblicas es consecuencia de varios factores. Por una parte, la transgresión de las pautas de sociabilidad y gobernabilidad establecidas desde el centro rector como el principio de buen gobierno. Por otra parte, la propia evolución de las prioridades de la Corona (notamos que Felipe II es más intransigente que Carlos V), que obligó a evidenciar nuevos perfiles de identificación y a ocultar o disimular otros.

23La benevolencia de la Corona se tradujo en una fuerte filiación de los grupos de poder, que midieron su capacidad de reordenación en los límites de la voluntad conciliadora del soberano. Sin embargo, la dependencia fue mutua. La Corona ejerció como entidad legitimadora del discurso y rectora de la acción de los poderes territoriales. A su vez, éstos hicieron del proyecto político de una monarquía universal un dominio efectivo planetario a través de una práctica de gobierno itinerante, trasmitida por los agentes reales, considerando como tales a los funcionarios reales. Fue el caso de los oidores, por ejemplo, de México y luego de Filipinas, pero también de los religiosos, que instruyeron a los naturales peninsulares sobre las virtudes de la república cristiana o a los americanos sobre el sentido holístico de la Monarquía católica. E incluso podríamos identificar como tales a los pobladores instalados en lejanas provincias de la monarquía, quienes aplicaron en las nuevas repúblicas las prácticas políticas, sociales y culturales de sus lugares de origen. La vía abierta de comunicación con la Corona, que podía ser más o menos directa, permitió no sólo la aplicación del modelo, sino también su transformación según particularidades que podían afectar a una ciudad, o a todo un reino: la legislación sobre las Indias es buena prueba de ello. Así, la dominación hispánica tuvo como principal eje el diálogo, a veces sordo o difuso, entre el rey y sus súbditos.

Notes

1 La propuesta interpretativa ha sido planteada en varios trabajos señeros recientes: B. Bennassar y B. Vincent, España: los Siglos de Oro; H. Kamen, Imperio; B. Yun Casalilla, Marte contra Minerva; S. Gruzinski, Les quatre parties du monde; J. H. Elliott, Imperios del mundo atlántico; Ruiz Ibáñez y Vincent, Los siglos XVI y XVII. Sobre la proyección de la Monarquía hispánica destacamos como antecedentes X. Gil Pujol, «Imperio, Monarquía Universal, Equilibrio»; A. Pagden, Señores de todo el mundo.

2 Esta investigación se ha realizado con una beca de postgrado de «Formación de Profesorado Universitario y Personal Investigador» de la Universidad de Murcia.

3 M. Bloch, Apología para la historia; J. H. Elliott, «Comparative History»; Id., Imperios del mundo atlántico.

4 A. Díaz Serrano, «Repúblicas movilizadas al servicio del rey».

5 B. García Martínez, Los pueblos de la sierra.

6 Tlatoque, plural de tlatoani, máxima categoría social náhuatl, identificable con la alta nobleza castellana. Fueron denominados (con gran controversia) «caciques» o «señores» indios por las autoridades españolas.

7 Ch. Gibson, Tlaxcala en el siglo XVI, p. 160.

8 J. Hernández Franco, Cultura y limpieza de sangre.

9 J. B. Owens, «Situación social y poder político en Murcia».

10 J. J. Ruiz Ibáñez, Las dos caras de Jano, cap. iii.

11 La historiografía murciana sobre esta etapa es llamativamente escasa, a pesar de la pauta marcada por J. Owens en su obra Rebelión, monarquía y oligarquía (p. 217 sqq.). Carecemos de una obra de conjunto sobre la participación de los naturales como aliados de los españoles en las décadas posteriores a la caída del Imperio mexica como interfase entre su pasado prehispánico y su configuración como repúblicas de indios. La reciente edición de M. Oudijk y L. Matthew, Indian Conquistadors, arroja algo de luz.

12 A. Valencia, «Tributo y organización del trabajo», p. 24; H. Anguiano y M. Chapa, «La estratificación social en Tlaxcala», pp. 118-156.

13 La idea inicial de procurar que la congregación respetara la organización india se difumina ante la presión del avance español y por la necesidad de producción. M. Menegus Bornemann, Del señorío a la república de indios, p. 183.

14 Grupo social indio que engloba, de forma genérica a los tributarios, lo que lleva a identificarlos con los pecheros castellanos.

15 Remitimos al trabajo de J. Contreras, Sotos contra Riquelmes.

16 AGI, México, 94, N. 10

17 AHN, Diversos-Colecciones, 24, N.57.

18 Ch. Gibson, Tlaxcala, Apéndice VII.

19 Archivo Ducal de Alba (ADA), leg. 228, 2, 11; ADA, leg. 238, 2, 28; ADA, leg. 138, 2, 32; ADA, leg. 238, 2, 33; ADA, leg. 238, 2, 46; ADA, leg. 238, 2, 57; y ADA, leg. 238, 2, 69.

20 R. Kagan, «Clío y la Corona» p. 147.

Auteur

Universidad de Murcia

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search