Version classiqueVersion mobile

Autour de l'animation sociale et socioculturelle en France et en Espagne / Alrededor de la animación social y socio-cultural en Francia y España

 | 
Luc Greffier

2° Partie : L'animation et les enjeux de la mise en marché / La animación y los problemas de mercantilizacion

Cambios familiares en Aragón: fragilización de públicos y sus repercusiones para la animación sociocultural

David Pac Salas et Jacobo Cano de Escoriaza

Texte intégral

Introducción

1Los cambios sociales que se han llevado a cabo en España, en las últimas décadas, en la estructura social pueden visualizarse en los cambios familiares ya que la familia se considera una parte muy importante de la estructura social (Jurado, 2005). En concreto, en el artículo analizamos los cambios y tendencias en las estructuras familiares de Aragón. En el diagnóstico estratégico que desarrollamos para la elaboración del I Plan Integral de Apoyo a las Familias en Aragón 2006-2009, BOLETÍN OFICIAL DE LAS CORTES DE ARAGÓN, número 210-21 abril de 2006-, identificamos ocho tendencias clave: a) la incorporación de la mujer en el mercado laboral, b) la apertura hacia nuevas concepciones vinculadas a la pluralidad de formas familiares, c) la modificación de las pautas de emancipación de los jóvenes, d) cambios en la dinámica y composición de los hogares, e) cambios en las relaciones intergeneracionales y en las redes familiares, f) nuevas problemáticas vinculadas a las familias; g) el acceso diferencial a los recursos rural/urbano, h) el elemento diferencial de la inmigración. Estos procesos de cambio profundizan el proceso de fragilización de públicos y prácticas de los profesionales de la animación sociocultural. En el siguiente apartado presentamos los aspectos claves de estas tendencias (que conllevan procesos de exclusión social y un resquebrajamiento de la cohesión social), y por último, las repercusiones que tienen en las tareas de los animadores socioculturales, entre otras, la necesidad de una profesionalización en el campo de programas intergeneracionales.

Tendencias claves en los cambios familiares en aragón

2En el momento actual, y de modo tentativo a través de una enumeración sintética, presentamos los principales cambios que están afectando a la familias en Aragón.

Primero

3Actualmente, se están consolidando cambios profundos referentes a la concepción de la familia en las sociedades desarrolladas. Estos cambios van en la dirección de desbordar los márgenes tradicionales en torno a la concepción de la familia, para ir aceptando como legítimas otros tipos de estructuras familiares. Además, se está produciendo una progresiva privatización del significado del espacio doméstico. La familia cada vez más es el resultado de la confluencia de proyectos individuales por parte de la pareja, lo que exige una actitud de negociación y de equidad y, por otra parte, tiene como consecuencia que el proyecto en común pueda ser limitado en el tiempo. Eso no quita para que la familia siga siendo fuente de realización afectiva y emocional de la pareja y del resto de sus miembros.

Segundo

4La familia está siendo la base principal que amortigua y protege a los miembros que la componen. Sin embargo, los cambios sociales (fundamentalmente relacionados con el empleo y el papel de la mujer) hacen que cada vez más estas funciones se estén desplazando hacia ámbitos externos de la familia, tanto en la dimensión socializadora como en la protectora. En sentido contrario, se incorporan nuevas funciones para la familia, ya que cada vez más se alargan las decisiones de los jóvenes en cuanto a la partida del hogar (emancipación) y aumenta la esperanza de vida de las personas mayores.

Tercero

5Se ha llevado a cabo una modificación del tradicional espacio social ocupado por la mujer. Las últimas décadas se han caracterizado por una constante proyección de la mujer hacia los espacios públicos, sean éstos tanto de participación social, como política o económica.

6En concreto, respecto al ámbito laboral, las tasas de actividad femeninas crecen año a año, fijándose como un objetivo de política social el pleno empleo también para las mujeres.

Cuarto

7Como consecuencia, en la actualidad se está produciendo un reajuste en los compromisos dentro del hogar. Proceso no exento de dificultades en cuanto a la adaptación a los nuevos roles que deben jugar los diferentes miembros de la familia. Podría decirse que, en parte, existe un vacío en el compromiso, lo que requiere una nueva negociación al interior de la familia en cuanto al reparto de los roles ocupados, tanto en el espacio privado como en el público.

Quinto

8Este cambio también incide en la reestructuración de espacios y tiempos, una vez modificados los tipos de atención y cuidado realizados en el seno de las familias (a los hijos, jóvenes y mayores).

Sexto

9La responsabilidad de esta reestructuración no sólo recae en el ámbito familiar, sino que también tiene claras implicaciones por parte de la empresa y de las políticas sociales y de familia para conciliar y compatibilizar cuidados en la familia.

Septimo

10Todos estos cambios, que en su origen tienen un claro componente cultural, se han trasladado al campo de los derechos a través de modificaciones legislativas (ley del divorcio, reconocimiento de derechos a las parejas de hecho, matrimonios entre parejas del mismo sexo, legislación para la conciliación entre la vida laboral y familiar, etc.). Estas modificaciones legislativas, a su vez, han servido como elemento catalizador, favoreciendo los procesos de modernización que afectan a las familias.

Octavo

11En consecuencia, se está haciendo necesaria una política pública que aumente progresivamente la labor de corresponsabilidad pública en todos los ámbitos comentados, que permita una reorganización de las responsabilidades, atenciones y cuidados familiares en sintonía con las nuevas necesidades existentes, y que paralelamente incluya políticas públicas de igualdad. Esta idea parte del hecho de que, con el reconocimiento de la trascendencia social de la familia, ésta ha desbordado claramente los márgenes de la esfera meramente privada para convertirse en los últimos tiempos en una “cuestión colectiva” y, por lo tanto, pública.

12Los elementos destacados en la relación anterior son de carácter contextual, es decir, inciden de forma decisiva en la situación en la que se encuentran las familias aragonesas actualmente.

13En la elaboración del diagnóstico, se identificaron ocho tendencias claves que están afectando a las familias aragonesas

  • 52 Para profundizar en estas tendencias véase BOCA (2006)

1452, tanto en los procesos de constitución de esas familias como cuando ya se encuentran constituidas. Las ocho tendencias aparecen reflejadas en el siguiente cuadro:

15A continuación, se presentan los elementos definitorios de cada tendencia en Aragón.

16Esping-Andersen y Palier (2010:16 y ss) señalan que el cambio social más importante ha sido la incorporación de la mujer en el mercado de trabajo. Establecen tres retos grandes retos del Estado de bienestar en el siglo XXI. El primero, favorecer el empleo de la mujer y la igualdad entre mujeres y hombres. El segundo reto, es garantizar la igualdad de oportunidades de niños. Y el tercero, la prevalencia del principio de igualdad y de equidad intergeneracional e intrageneracional.

17Nos centramos en la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, una característica de las sociedades desarrolladas es la disminución de las diferencias entre las tasas de actividad femenina y masculina. De hecho, desde los años 70, esta regla se ha cumplido en cada uno de los países de la Unión Europea (Brullet, 2000).

18En los últimos años uno de los fenómenos sociales más importantes que se han dado en España y en Aragón ha sido la incorporación de la mujer al mercado laboral. “aunque aún existe en el mercado de trabajo desigualdades de género, la gender gap o brecha de género se va reduciendo progresivamente” (CESA, 2009). En Aragón, según informe del CESA 2004, la tasa de actividad femenina se sitúa en un 42,8%, y la tasa media de actividad masculina es de un (66,1%). En 2009 la población activa femenina ha supuesto el 50,6% del conjunto de mujeres en edad de trabajar, 16,8 puntos porcentuales por debajo de la tasa global de actividad masculina que se ha situado en el 67,4%. Por tanto, en los últimos cinco años, en plena crisis de empleo se ha reducido la diferencia de la tasa de actividad femenina, respecto a la masculina en más de siete puntos. Si bien, estas diferencias pueden observar en todas las cohortes de edad es sobre todo a partir de los 55 años donde se muestran más diferencias (CESA, 2009)

19No obstante todavía existen más dificultades para la mujer que para el hombre a la hora de acceder al mercado de trabajo remunerado, y ellas también ocupan trabajos más precarios y con peores salarios que ellos. Las mujeres se ven afectadas en mayor medida por el desempleo que los hombres. El empleo desarrollado por las mujeres muestra algunas características que según Santos Ortega y Poveda (2002) pueden resumirse en cuatro premisas. La primera, la similitud entre los trabajos más frecuentemente desarrollados por las mujeres y las actividades de trabajo reproductivo. En segundo lugar, la segregación horizontal y la concentración de las mujeres en determinados sectores y puestos de trabajo. La tercera cuestión tiene que ver con la segregación vertical que indica una menor presencia de las mujeres en categorías laborales más elevadas. Hay una escasez de mujeres en puestos de dirección y en trabajos cualificados de determinadas ramas. Y por último, las condiciones de empleo son más precarias: mayores puestos de trabajo a tiempo parcial (cuando se desea trabajar a tiempo completo) y mayor contratación temporal, por tanto, peores condiciones para desarrollar una carrera profesional con posibilidades de promoción.

20Además, el análisis de las tasas de actividad atendiendo al nivel de estudios alcanzado, indican que la menor diferencia de tasas de actividad respecto a los hombres se produce entre los titulados universitarios. Es decir, el esfuerzo realizado en la formación predispone favorablemente la incorporación de las mujeres en la actividad laboral remunerada.

21Por otra parte, pese a la progresiva equiparación de los derechos de la mujer a los del hombre, la dificultad de las familias en el momento de compatibilizar jornada laboral y vida familiar, muestra un desajuste entre la trayectoria general de las mujeres y la respuesta que se da por parte de los hombres, el sector empresarial y el sector público.

22En primer lugar, por lo que a la externalización de las tareas del hogar y de los cuidados a personas dependientes en el hogar se refiere, se produce un desplazamiento hacia otras mujeres, generalmente las abuelas maternas lo que supone una transferencia generacional tradicional de los roles sexuales.

23Estas tendencias conllevan nuevas problemáticas asociadas a las familias. En concreto, en algunos casos, procesos de precarización en el cuidado de personas mayores y de atención a los niños, los problemas de solidaridad intergeneracional, etc.

Fragilización de públicos y animación socio-cultural

24En el apartado anterior, hemos situado los cambios principales desde el punto de vista familiar. Por tanto nos hemos alejado de la actuación concreta del animador sociocultural para analizar, a nivel macrosociológico, los contextos y estructuras en los que el animador trabaja. En el siguiente cuadro, pueden observarse las relaciones entre estos cambios y el trabajo de los animadores socio-culturales.

25No cabe duda, que todos estos cambios, conjuntamente con la actual crisis socio-económica, conllevan un proceso fragilización de algunos colectivos que son usuarios de las intervenciones de los animadores socio-culturales. Estos procesos de cambio familiar están produciendo nuevas formas de exclusión social y ámbitos de actuación emergentes, verbigracia, los problemas de violencia de género.

26Como hemos señalado, desde un punto de vista analítico, las familias han tenido transformaciones respecto a la forma, organización y articulación con otras instituciones.

27En relación a la forma, hay unas reglas que determinan la formación de la familia como grupo. Desde un punto de vista sincrónico, en un momento dado, se han modificado las pautas que determinan la composición de los hogares, éstos han disminuido su tamaño y han aumentado proporcionalmente más que la población. Se han incrementado el número de los hogares unipersonales, y se ha producido una disminución de n º de miembros por hogar. A su vez se han aumentado los hogares con parejas sin hijos, aumento de hogares constituidos por personas mayores, disminución de los hogares extensos y de las familias numerosas, etc.

28Por otra parte, respecto a la organización familiar, en cuanto al reparto de los roles, la familia actualmente se encuentra en una fase de transición hacia un reparto igualitario de papeles entre sexos debido a la masiva incorporación de la mujer en el trabajo. Estamos, por tanto, en un momento de reestructuración de los roles y papeles que se juegan dentro de la familia. Ello conlleva cambios en la socialización primaria de los hijos, en la asignación de poder dentro de los hogares: las relaciones de pareja exigen hoy negociación y equidad en la toma de decisiones. Así que, la privatización de los valores familiares convive con la competencia de las instituciones sociales para ejercer las funciones que antes estaban designadas en exclusivo a la familia.

29Y por último, hay una nueva articulación en las relaciones que establece la familia con el resto de instituciones sociales. Podemos entender muchas de las necesidades actuales de las familias en interacción con el resto de esferas institucionales: educativa, laboral, comunitaria, etc. Las biografías de los individuos son cada vez más complejas. Esto requiere atender a las acciones de los individuos como actores plurales. Son producto de agentes de socialización múltiples, donde se pueden apreciar las conexiones de diversos agentes socializadores. Por ejemplo, la familia, no obstante sigue siendo el agente principal de socialización primaria, está perdiendo exclusividad y deja paso a otras instituciones: la red de cuidados de niños (guarderías o cuidadoras privadas). La escuela comparte su papel con medios de comunicación y tecnologías de la información y comunicación. La inserción al mercado de trabajo no es única sino plural.

30Como hemos visto en el apartado anterior, estos procesos de cambio afecta sobre todo a colectivos con mayor probabilidad de fragilidad: los niños, los jóvenes, las personas mayores, personas con discapacidad, etc. Pero no afecta a todos por igual. En el actual contexto socioeconómico actual se han profundizado procesos de exclusión social que afectan a sectores socio-económicos de la estructura social. En concreto, un aspecto básico en la definición de los excluidos es su posición en el espacio “más bajo” de la estructura social. Así, están en los márgenes de la estructura, y una de sus principales características es no ser tenidos en consideración como individuos desde el punto de vista político, social o económico. Podría decirse que es la parte invisible de la estructura social. Y, en consecuencia, esta acepción de la exclusión social es la que la emparienta directamente con la de ciudadanía. La exclusión social implica que quien la padece está al margen de la condición de ciudadanía. Por lo tanto, “podría medirse el grado de democratización de una determinada sociedad en función del volumen de personas que mantiene al margen de la condición de ciudadanía, es decir, que están excluidas” (Milenium3, 2007: 24). Se trata, utilizando palabras de Castel (1997:17), de un proceso de desafiliación, entendido como “la disociación, la descalificación o la invalidación social” de los individuos en sus trayectorias vitales.

31En este sentido una de las tareas básicas del animador social es ayudar a la cohesión social de los ciudadanos. La cohesión sociocultural en una sociedad moderna ha de buscarse y construirse en torno a otros valores, ya que el contexto económico y social actual refuerza las tensiones intergeneracionales. La solidaridad entre generaciones a todos los niveles: a nivel familiar, a nivel de comunidades y a nivel territorial. Y aquí juega un papel esencial el trabajo del animador socio-cultural, como profesional dentro del campo intergeneracional: trabaja con niños, jóvenes, adultos y mayores (Sánchez, 2007)

Bibliographie

Referencias bibliográficas:

BOLETIN OFICIAL DE LAS CORTES DE ARAGÓN, Número 210, Plan integral de apoyo a las familias en Aragón (2006-2009). 21 de abril de 2006.

CESA, 2004, Informe sobre la situación económica y social de Aragón, Zaragoza. Gobierno de Aragón.

CESA, 2009, Informe sobre la situación económica y social de Aragón, Zaragoza. Gobierno de Aragón.

Brullet, C., 2000, “El Debat sobre la conciliació ocupació-família dins el marc de la Unió Europea”. Revista Catalana de Sociología. Barcelona.

Castel, R, 1997, La metamorfosis de la cuestión social, Barcelona, Paidós.

Esping-Andersen, G. y Palier, B., 2010, Los tres grandes retos del Estado de bienestar, Barcelona, Ariel.

Jurado, T., 2005, “Las nuevas familias españolas”, en González y Requena (eds.) Tres décadas de cambio social en España, Madrid, Alianza Editorial

Milenium3, 2007, Exclusión social y mercado de trabajo, Zaragoza, Cai-Instituto Aragonés de Empleo.

Sánchez, M. – director-, 2007, Programas intergeneracionales. Hacia una sociedad para todas las edades, Barcelona, La Caixa.

Santos Ortega, J. A. y Poveda, M. P., 2002, Trabajo, empleo y cambio social, Juan Antonio Santos Ortega y María Poveda Rosa, Valencia Editorial Tirant lo blanc.

Notes

52 Para profundizar en estas tendencias véase BOCA (2006)

Auteurs

Universidad de Zaragoza

© Carrières Sociales Editions, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search