Version classiqueVersion mobile

Patrimonio y sostenibilidad en las ciudades medias históricas en el sur de Portugal

 | 
Blanca del Espino Hidalgo

Las ciudades medias en el sistema territorial portugués

Texte intégral

1Para entender el papel tanto funcional como patrimonial que ejerce el caso de estudio en su contexto territorial, es necesario determinar en qué condiciones la estructura urbana portuguesa otorga a la ciudad media un papel estratégico.

2En adelante se estudia, por tanto, el caso de las ciudades medias portuguesas, y más concretamente las alentejanas y algarvias, dentro del sistema urbano-territorial portugués, tratando de hacer hincapié en las particularidades locales y relacionales que inciden especialmente en la sostenibilidad de su patrimonio.

Distritos, concelhos, freguesías, cidades. De la dispersión al equilibrio en un modelo urbano-territorial propio

3Hablar de ciudades (o cidades) en el territorio portugués implica el uso de una terminología que hace alusión a un sistema propio de implantación en el territorio. La ciudad portuguesa hace alusión a una categoría administrativa que representa el mayor escalafón, sobre la villa, y esta a su vez sobre la aldea, sin jurisdicción administrativa.

4En cuanto a la unidad mínima de administración territorial, la freguesia es un ente de categoría inferior al municipio (o concelho), que a su vez se agrupa formando distritos que conforman las cinco regiones que componen el Estado. Entre todos estos niveles, presenta un especial interés a nivel internacional la existencia de la freguesia -que, etimológica e históricamente, procede de una organización de base religiosa mediante feligresías de sedes parroquiales- como nivel inferior al de ciudad, que facilita un acceso más cercano e inmediato del ciudadano a los órganos administrativos en las gestiones simples –movilidad y servicios básicos, entre otras- pero también en una forma de asentamiento que tiende a un policentrismo dentro del policentrismo.

5Se produce, por tanto, una organización nuclear dentro de la propia ciudad, que se estructura, generalmente, mediante un núcleo principal dividido en freguesias urbanas, rodeado de ciertos núcleos secundarios que conforman freguesias rurales claramente diferenciadas; y a su vez un sistema policéntrico en todo el territorio, a través de ciudades de tamaño medio que ejercen papeles de centralidad secundaria o de intermediación con respecto a las pequeñas localidades de carácter rural y a las dos grandes ciudades portuguesas – Lisboa y Oporto.

  • 1 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros n.º 53/2010
  • 2 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros nº 102/2007
  • 3 CARMO, 2008: 788

6El policentrismo a escala regional es, de hecho, una de las principales bases territoriales defendidas institucionalmente como la virtud y la potencialidad de los territorios del Alentejo1 y el Algarve2. Sin embargo, desde el ámbito académico se ha puesto en tela de juicio el valor del policentrismo como característica infalible de un territorio equilibrado y próspero debido, entre otras cuestiones, a los riesgos que entraña la apuesta por ciudades medias para el despoblamiento de poblaciones rurales en un territorio ya de por sí despoblado3.

  • 4 CARMO, op. cit.

7Así, el policentrismo corre el riesgo de ser una estrategia que se auto reduce: si para que se produzca policentrismo a escala regional es necesario fortalecer el peso de los centros regionales secundarios, este proceso se produce a costa de la reducción del equilibrio a escala local, es decir, contra un policentrismo a escala inferior a la regional. Este efecto negativo local ocurre en una dirección diferente cuando hablamos de grandes ciudades o incluso áreas metropolitanas. Así, los pequeños núcleos rurales que rodean a una gran ciudad en proceso de crecimiento sufren un crecimiento paralelo, aunque ligeramente retardado en el tiempo, hasta llegar a convertirse en ciudades suburbanas. Este no parece el caso más deseable, y desde luego no el más esperable cuando se reproduce el efecto en ciudades medias4.

Figura 1 - Ciudades medias del Alentejo (más de 10000 habitantes) y distancias relativas.

Figura 1 - Ciudades medias del Alentejo (más de 10000 habitantes) y distancias relativas.

Elaboración propia.

Figura 2 - Ciudades medias del Algarve (más de 10000 habitantes) y distancias relativas.

Figura 2 - Ciudades medias del Algarve (más de 10000 habitantes) y distancias relativas.

Elaboración propia.

8Al analizar el sistema de ciudades que podría funcionar como una red equilibrada en el Alentejo, salta a la vista que la propia disposición y comunicación de estas ciudades no favorece en exceso una relación complementaria y fluida. La fuerte presencia que adquiere el eje Elvas-Vendas Novas (que coincide física y funcionalmente con el eje Badajoz-Madrid) marca una estructura predominantemente lineal con ejes transversales que, además, se lanzan en direcciones contrapuestas (Sines y Beja hacia el sur y Portalegre, una de las capitales de Distrito, hacia el norte).

9Algo similar ocurre con el Algarve, aunque en este caso la linealidad está motivada, además de por la presencia de las infraestructuras –no en vano la autovía A-22 discurre entre el este y el oeste, a pocos kilómetros del frente litoral, y funciona como el gran eje estructurante del extremo sur de Portugal-, por la propia fisionomía de la región, cuyos principales núcleos, si bien están más vinculados a la presencia de estuarios y desembocaduras de grandes cursos fluviales que a la construcción de un frente marítimo – al menos en el concepto histórico del desarrollo de sus asentamientos –, se encuentran alineados, bien en la misma línea de la costa algarvia, bien a pocos kilómetros hacia el interior, sin muchas más posibilidades reales de establecer una red triangulada.

El Sistema Urbano Nacional y su concepción del territorio

10No es posible entender la razón y condiciones de las ciudades medias del sur de Portugal sin hacer un ejercicio de acercamiento, necesariamente conciso, a su territorio, no limitado físicamente al que ocupan o estructuran dichas ciudades sino haciendo una extensión a escalas nacional e incluso continental que permita establecer claves para el posterior análisis patrimonial y urbano.

  • 5 SOEIRO DE BRITO, 2002.
  • 6 Para más información ver BARREIROS, 1961-1965.

11Hablar del territorio portugués pasa, necesariamente y sin la intención de profundizar en tópicos, por la mención de su condición eminentemente lineal: a un lado el océano, punto de conexión intercontinental con la generación consiguiente de grandes y pequeñas ciudades portuarias que a día de hoy siguen siendo protagonistas de la estructura urbana portuguesa; al otro lado, la frontera con un único país, que tras nueve siglos de relativa estabilidad 5– con la salvedad de algunos territorios, como el área de Olivença, que han sido objeto de disputa hasta época muy reciente6 - ha dado lugar a uno de los Estados más viejos de Europa y a una red de patrimonio defensivo de calidad y cantidad muy elevadas.

  • 7 MARQUES et al., 1997

12A nivel urbano, el territorio portugués está marcado por una distribución de núcleos predominantemente dispersa: cuenta con dos áreas metropolitanas (Lisboa y Oporto), 40 ciudades medias y un total de 210 de las llamadas “aglomeraciones de la red complementaria”, esto es, pequeños municipios de baja densidad que conforman núcleos menores, por lo general, de 10000 habitantes7.

13Este hecho produce una situación tremendamente polarizada: más del 50% de la población nacional vive en una de las dos áreas metropolitanas, mientras que solo 11 de las 40 ciudades medias superan los 50000 habitantes y la mayoría de las aglomeraciones menores cuentan con una población entre los 2000 y los 5000. Así, el desarrollo urbano ha estado tradicionalmente vinculado a las grandes ciudades o a las vías que proporcionaban un acceso rápido a las mismas, con grandes diferencias en la densidad de población a escala territorial en el contexto nacional.

  • 8 CARMO, 2006.

14La segmentación del sistema urbano, unida a los grados insuficientes de cualificación, especialización y organización entre ciudades cercanas, impiden una complementariedad funcional entre ciudades que se ve impedida, además, por una conectividad física y funcional por lo general muy débil8.

  • 9 MARQUES et al., op. cit.

15El aparente carácter discreto de la población urbana portuguesa está complementado, no obstante, por ciertas redes territoriales que los documentos oficiales distinguen en tres categorías9: regiones metropolitanas, que corresponden a las ciudades situadas a menos de una hora de un área metropolitana; constelaciones urbanas de proximidad, formadas por ciudades pequeñas o medias con vínculos internos no lineales; y ejes urbanos de proximidad, conformados por pequeñas ciudades con un vínculo lineal, por lo general coincidente con una vía de comunicación tradicional.

  • 10 MARQUES et al., 2003

16Además de las lógicas de agrupación y conexión interna, la estructura bifronteriza (con el océano y con España) del territorio portugués ha potenciado la búsqueda permanente de lazos materiales y virtuales de unión con el ámbito internacional10.

17En este sentido, destaca la creación y el impulso de las llamadas euro-regiones como elementos territoriales transfronterizos que presentan una cohesión física e identitaria evidente, con las consecuentes posibilidades en materia de cooperación internacional. Es conocida la euro-región Región del Norte – Galicia, con vínculos históricos ampliamente manifestados y aprovechados a nivel del ciudadano y el turista, si bien nuevas propuestas como la euro-región Alentejo – Algarve – Andalucía profundiza en las relaciones de frontera con el río Guadiana como eje protagonista y elemento divisorio y comunicación a un mismo tiempo.

18Esta dualidad norte-sur en las relaciones internacionales es un reflejo de la gran diferencia que existe entre estos ámbitos en términos socioeconómicos y socioculturales: por lo general, las dos aglomeraciones urbanas (situadas en el centro y en el norte, y ambas al borde del océano) concentran los mayores índices de juventud, cualificación profesional y educación, mientras que en la mitad sur solo algunas ciudades principales del Algarve y las grandes ciudades medias del Alentejo tienen unos niveles medios de cualificación, juventud y cultura en sus habitantes. En el caso de las pequeñas aglomeraciones, más frecuentes en la mitad norte que en la sur, presentan mayores grados de desarrollo social cuanto más cerca se sitúan del área metropolitana de Oporto, que ejerce una influencia territorial mucho más amplia que el área de Lisboa, con un grado de concentración claramente mayor y más segregado de su entorno.

19En esta tesitura, cabe preguntarse qué papel juegan las ciudades medias dentro del sistema urbano portugués.

Las ciudades medias del Alentejo y el Algarve como casos singulares

20El hecho de que la demografía portuguesa se encuentre profundamente polarizada es, como se comenta en el apartado anterior, una de las características de su sistema urbano. Las ciudades medias son, por lo tanto, casos excepcionales en su territorio si nos atenemos a las consideraciones cuantitativas habituales en el contexto europeo y, más aún, en el mundial, si bien guardan una cierta relación de escala si las comparamos con las ciudades medias españolas, por ejemplo.

  • 11 PROSIURB, 1994

21El concepto de ciudad media fue introducido en Portugal en 1994 a raíz del Programa de Consolidación del Sistema Urbano y Apoyo a la Ejecución de los Planos Directores Municipales (en adelante, PROSIURB). El programa designaba 40 ciudades, de población entre los 10000 y los 50000 habitantes, y tenía como principal objetivo el desarrollo de estos centros urbanos intermedios de una forma independiente de las grandes aglomeraciones urbanas de Lisboa y Oporto, y también de los procesos de crecimiento de aglomeraciones urbanas costeras11. Sin embargo, estas ciudades constituyen un paradigma claro de la ciudad media si la interpretamos, tal como defendían Bellet y Llop, como un elemento de transición e intermediación en una estructura urbano-territorial compleja.

  • 12 RODRIGUES, 2006

22En este sentido, la mayoría de las ciudades medias consideradas como tales desde el año 1994 hasta la actualidad funcionan como núcleos de concentración de recursos a nivel de infraestructuras, equipamientos, instituciones o empleo para la multitud de pequeñas poblaciones o concentraciones urbanas rurales a su alrededor y son, por lo tanto, fundamentales para la calidad de vida del territorio portugués12.

  • 13 MARQUES et al., 2003, Questão 4

23En este sentido, las políticas nacionales y regionales portuguesas buscan en la actualidad los modos de reforzar este papel de centralidad en las ciudades medias con el objeto de aumentar su masa crítica, y lo hacen fundamentalmente mediante el establecimiento de marcos en los que se trata de unir esfuerzos y crear redes de ciudades medias que adquieran, mediante un reparto proporcional de recursos e iniciativas, una posición más relevante en el sistema urbano nacional13.

24En los documentos oficiales sobre el Sistema Urbano Nacional, se defiende que una excesiva generalización de recursos y motores socioeconómicos en las ciudades medias es negativa, proponiendo que se tienda a la especialización de ciudades medias en sus sistemas productivos.

25La aglomeración de ciudades medias que tiene lugar en el sur de Portugal – entre las regiones de Algarve y Alentejo, en torno a las ciudades de Faro, Portimão, Lagos, Évora, Beja, Elvas, Estremoz o Portalegre, se postula como el ejemplo más pertinente para una aplicación de la hipótesis propuesta teniendo en cuenta diversos factores, como son: el tamaño de los municipios, tanto en población como en superficie; la distancia entre los distintos núcleos; la morfología urbana y la relación del núcleo histórico con el resto de la ciudad; la relación con sistemas de infraestructuras fuertes o la inclusión de diversas unidades de paisaje en una demarcación territorial relativamente pequeña.

26Otra de las bazas que sustenta la elección del sur portugués es la oportunidad para la investigación que supone el estudio de un caso en el que, en las últimas décadas, se han producido crecimientos derivados del desarrollo de infraestructuras viarias lineales, condición que ha provocado una fuerte desarticulación patrimonial. Teniendo en cuenta que en la actualidad nuevas infraestructuras se encuentran en construcción en las regiones alentejana y algarvia, el caso portugués podría funcionar como una suerte de laboratorio en el que comprobar el funcionamiento de unas ciudades que aún conservan su caracterización patrimonial tradicional y plantear posibles escenarios futuros, previendo los riesgos del desarrollo y provocando el planteamiento, en el contexto social y económico actual, de estrategias sostenibles a escala territorial.

27Con respecto a los papeles de centralidad de las ciudades medias del Alentejo y el Algarve, el propio documento del Sistema Urbano Nacional observa un gran desequilibrio no solo en la dimensión y densidad de ciudades de tamaño medio –que es sustancialmente mayor en la mitad norte del país –, sino también en su influencia y magnitud como centros secundarios, ya que hemos destacado esta segunda cualidad como la verdaderamente definitoria de las ciudades intermedias.

28Hallamos en la región alentejana únicamente tres ciudades que desempeñan papeles centralizadores importantes – Portalegre, Évora y Beja –, más dos ciudades medias con papeles centralizadores débiles – Sines o Elvas –, y algunas pequeñas ciudades que, sin embargo, tienen una influencia relativa en algunos núcleos de alrededor – Serpa o Moura. De hecho, tan solo las tres primeras eran marcadas como ciudades medias ya en el PROSIURB, y siguen siendo las únicas estudiadas profundamente en los documentos sobre ciudades medias del Sistema Urbano Nacional.

29Con respecto al Algarve, la principal diferencia radica en que el área de influencia de las ciudades medias se entiende como una unidad que abarca, desde Tavira hasta Lagos, la práctica totalidad del territorio algarvio más cercano a la costa. No obstante, a efectos de esta investigación se considerarán ciudades medias todas aquellas ciudades del Alentejo y el Algarve que jueguen un papel como centro secundario en un territorio próximo, y como tales deben entenderse en lo sucesivo (Tabla 1).

Tabla 1 - Población de las ciudades consideradas medias en el Alentejo y el Algarve.

Évora

49252

Lagos

22095

Portimão

45431

Montemor-O-Novo

18485

Faro

44578

Tavira

15133

Beja

35854

Estremoz

14811

Albufeira

26742

Sines

12495

Portalegre

24930

Vila-Real de Santo Antonio

11946

Loulé

24791

Vendas Novas

11846

Elvas

23078

Vila Nova de Santo André

10647

INE Portugal, 2011. Se refleja solo la población de las freguesías urbanas del núcleo principal, no del concelho.

30Sobre cuáles son las condiciones que han posibilitado o favorecido la aparición y el crecimiento de algunas ciudades medias en el territorio del Alentejo, es preciso advertir que estas se encuentran enclavadas junto a las principales vías de comunicación de la mitad sur de Portugal. La conectividad es, de hecho, una de las grandes cuestiones tenidas en cuenta en la organización del sistema urbano portugués, hasta el punto de que uno de los factores considerados en su tratamiento y análisis es el de su accesibilidad, entendida en una gran proporción como la cercanía a una de las áreas metropolitanas. Así, cinco de las nueve ciudades señaladas previamente se encuentran al borde del eje Badajoz-Lisboa (Elvas, Estremoz, Évora, Montemor-O-Novo y Vendas Novas), mientras que Beja está situada en la carretera nacional N-250, que conecta con Andalucía mediante la N-433, y Portalegre, Sines y Vila Nova de Santo André son casos quizá excepcionales pero bien comunicados, al situarse el primero cerca de la frontera con Cáceres y al borde de la carretera IP-2 que une dos de las grandes autovías transversales, y los dos últimos en relación estrecha con el transporte marítimo. En un contexto nacional, sin embargo, las ciudades alentejanas destacan por tener los índices de conectividad más bajos de Portugal, entendidos como la suma de la cercanía a una ciudad media, la cercanía al área de Oporto ponderada por tres y la cercanía al área de Lisboa ponderada por cinco.

31En el caso del Algarve la situación es similar, si bien está estrechamente relacionada con dos cuestiones: la primera, de naturaleza histórica, es la presencia de antiguas ciudades cuyos puertos tenían una importancia estratégica dentro del arco formado por la costa atlántica desde el Estrecho de Gibraltar hasta el Cabo de San Vicente. En este sentido, ciudades como Vila-Real de Santo Antonio, Faro, Tavira, Portimão o Lagos tienen su sentido como puertos históricos, siempre vinculados más a cursos de aguas tranquilas – ya sean la Ría Formosa, el estuario del Guadiana o las Ribeiras del Río Arade o el Bensafrim – que al océano abierto. La segunda es, al igual que en el caso alentejano, respectiva a las infraestructuras y, en concreto, a la presencia de la carretera N-125 – hoy duplicada por la Autovía A-22- como nexo natural entre Andalucía y el sur de Portugal. Existe una tercera cuestión, que en este trabajo pierde peso debido a la caracterización patrimonial de la detección de redes de ciudades medias, pero que no puede ser obviada al estudiar los centros urbanos algarvios: el desarrollo del turismo en la costa ha provocado la aparición de nuevas ciudades con cierto poder centralizador – es el caso, por ejemplo, de Albufeira –, o la sustitución de núcleos urbanos históricos por una masa ininterrumpida de nuevas edificaciones, con la consecuente pérdida de los valores patrimoniales de estas ciudades medias – puede verificarse, sin duda, en el caso de Portimão.

32La propia definición de los territorios del Alentejo y el Algarve, aunque se encuentran espacialmente inmediatos, es diferente. Alentejo es una región relativamente uniforme en sus condiciones geográficas: generalmente plana con ondulaciones leves, está definida por las grandes cuencas hidrográficas del Tajo, del Guadiana y del Sado y sus suelos tienen un aprovechamiento fundamentalmente agrícola – 35% de su superficie–. Esta característica infiere a la región de una identidad propia que se traduce en un patrimonio rico y muy vinculado a la estructura sociocultural alentejana, el cual será pertinentemente estudiado en capítulos posteriores.

33El sentido y la influencia que estas características tienen en la ordenación del territorio han sido puestos de manifiesto por primera vez, y de forma independiente del estudio conjunto del sistema urbano portugués, en el Plan Regional de Ordenación del Territorio (en adelante, PROT) del Alentejo, publicado en el año 2010. En el plano de la ordenación urbano-territorial, el PROT Alentejo no incide en el concepto de ciudad media –de hecho, solo lo menciona como tal en una ocasión-, sino que opta por estructurar su sistema regional de ciudades en una escala adaptada a la propia, estableciendo tres categorías: centros urbanos regionales, estructurantes y complementarios. En la primera categoría incluye cinco polos: Portalegre, Elvas, Évora, Beja y el conjunto formado por Sines, Santiago do Cacém y Vila Nova de Santo André.

34Este plan hace un especial hincapié en el funcionamiento de las redes secundarias que pendulan, generalmente, en torno a dichas ciudades principales, en un funcionamiento “en estrella”. Se observa, además, la fuerza que ejerce el eje rodoviario Badajoz-Lisboa en el desarrollo urbano regional, así como la aparición de un segundo eje transversal que conectaría la aglomeración urbana de Sines con Beja, y a su vez con el noroeste andaluz. Llama la atención que el principal eje rodoviario norte-sur -la autovía A2, que une el Algarve con el área metropolitana de Lisboa- no se destaque como línea estructurante y que, de hecho, las ciudades tangentes a dicha vía -Alcácer do Sal o Grândola, entre otras- no se hayan desarrollado como núcleos urbanos relevantes ni en su tamaño ni en su aspecto funcional.

35El marco estratégico del Plan elabora un modelo territorial de desarrollo basado en cuatro opciones estratégicas que se desarrollan en nueve líneas fundamentales de trabajo.

Bases estratégicas:

  • La integración territorial con España y Europa.

  • El patrimonio natural

  • La diversificación de la base económica

  • La afirmación del policentrismo

Líneas fundamentales de actuación:

  • El desarrollo de la plataforma portuaria de Sines

  • La implantación de una línea de alta velocidad Lisboa-Madrid y una línea ferroviaria de mercancías Sines-Madrid

  • El desarrollo de la agricultura en el entorno del embalse de Alqueva

  • El refuerzo de la relación con el Área Metropolitana de Lisboa

  • El refuerzo de la complementariedad entre los diferentes centros urbanos.

  • La promoción de la producción de energías renovables.

  • El desarrollo turístico del litoral alentejano

  • El aeropuerto de Beja

  • La racionalización en el uso del suelo rural

36Se advierte una fuerte apuesta por el desarrollo económico basado, en gran parte, en la generación de infraestructuras de transporte (aéreo, marítimo y ferroviario) e incide en la relación con el área metropolitana de Lisboa, a pesar de que incluye la potenciación del policentrismo de las ciudades estructurantes del Alentejo como uno de sus puntos de partida. Otros puntos, como la relegación del suelo rural al último lugar de las líneas de actuación, el tratamiento del turismo como un factor de desarrollo ligado a uno de los pocos litorales preservados actualmente en el sur de Europa o la incidencia en el aprovechamiento de la agricultura mediante técnicas intensivas de regadío y artificialización del suelo marcan una línea profundamente desarrollista.

  • 14 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros n.º 53/2010, OEBT IV.3

37Por otra parte, destaca la ausencia absoluta del patrimonio cultural dentro de los principios del Plan, frente a su relativa frecuencia en el resto del documento. Aparece generalmente asociado a la oportunidad de su desarrollo como base económica de la región, haciendo hincapié en su dimensión paisajística14.

38Así, queda patente el valor del patrimonio urbano como hecho significativo de las formas de asentamiento de la región –un modelo urbano compacto, en contraposición con el modelo fundamentalmente disperso del norte- así como la intención general de preservación del patrimonio alentejano en sus más diversas manifestaciones. Sin embargo, estas intenciones están asociadas en la práctica totalidad de los casos a un tratamiento del patrimonio como motor de desarrollo económico basado en el turismo sin hacer hincapié en sus valores como elemento de cohesión territorial, de desarrollo social o cultural.

Figura 3 - Portugal en 1561. Mapa reproducido en el atlas Theatrum Orbis Terrarum, en 1570, sobre el primer mapa conocido de Portugal, bajo el título Portugalliae que olim Lusitania, novissima & exactissima descriptio

Figura 3 - Portugal en 1561. Mapa reproducido en el atlas Theatrum Orbis Terrarum, en 1570, sobre el primer mapa conocido de Portugal, bajo el título Portugalliae que olim Lusitania, novissima & exactissima descriptio

Fuente: Theatrum Orbis Terrarum.

39En el caso de Algarve, si bien existe una continuidad espacial entre ambas regiones portuguesas, en los planos paisajístico, territorial, histórico e, incluso, identitario, no ocurre igual, en primer lugar, porque la elevación natural del terreno que, desde Sierra Morena, avanza en sentido noreste-suroeste hasta llegar a la propia Costa Vicentina, delimita físicamente ambas regiones

40Además, desde un punto de vista histórico, el reino de Algarve funcionó, durante siglos, como territorialidad independiente del de Portugal (hasta la instauración de la República, eran llamados Reino de Portugal e dos Algarves), lo que profundiza en el distanciamiento identitario entre ambas regiones, una perteneciente al territorio histórico castellano y, la otra, al árabe (figura 3).

  • 15 ARRUDA, 2007a.

41Así, el territorio algarvio se caracteriza por su linealidad, confinado entre dos líneas que, situadas a poca distancia una de la otra, marcan su funcionamiento, su identidad y sus comunicaciones: la costa atlántica y las sierras al norte, que articulan el paso desde este hacia el Alentejo. Los cursos fluviales son abundantes y cortos – exceptuando el Guadiana que, al funcionar como frontera, queda fuera de esta consideración – y general, tal y como comentábamos, la presencia de asentamientos históricos se sitúa cerca de sus desembocaduras, la mayoría de ellos de origen fenicio y púnico15. La dualidad sierra-mar provoca, además, una combinación de patrimonio productivo basado en la pesca y conserva de pescados y mariscos con la tradición hortofrutícola, que se producen, a menudo, simultáneamente dentro del mismo concelho. El clima es suave como corresponde a su frente oceánica, con pequeñas oscilaciones de temperatura – la oscilación media anual es de 18ºC –, con valores de precipitación muy bajos con respecto a otras regiones portuguesas, lo que sin duda influye en el éxito y el desarrollo de la región como destino turístico, uno de los elementos que rigen hoy tanto su economía como su identidad cultural y social.

  • 16 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros nº 126/2001

42El Plan Regional de Ordenación del Territorio del Algarve (en adelante, PROT Algarve) refleja, en su revisión de 2007 – propiciada por una Resolución de 2001 en el que se insta a actualizar los contenidos del anterior Plan, de 199016 – de forma sistemática y en distintos anexos a su Volumen II, todas las características territoriales, climáticas, productivas, demográficas y urbanas, entre otras cuestiones, que definen su territorio, después de los cuáles establece una serie de objetivos estratégicos:

  1. Traducir para el Algarve los objetivos nacionales de calificación territorial y desarrollo sostenible

  2. Atenuar las asimetrías de desarrollo intra-regional

  3. Definir estrategias diversas para la especificidad de cada área y fenómeno

  4. Articular las políticas de turismo, agricultura, accesibilidad, transportes, ciudades, protección del patrimonio y ambiente

  5. Encuadrar el turismo como factor central de desarrollo

  6. Articular el desarrollo con la protección de los sistemas ecológicos regionales

  7. Definir las políticas de protección de las áreas ecológicamente sensibles y los recursos naturales y culturales

  8. Integrar los dictámenes de las leyes de conservación de la naturaleza

  9. Definir orientaciones estratégicas para el espacio rural

  10. Promover la integración y el control de las áreas de interior, sierra y entornos rurales

  11. Integrar las orientaciones de los últimos estudios, planes sectoriales y especiales

    • 17 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros nº 102/2007, Vol. 1, Capítulo 1, Enquadramento.

    Contribuir a la reformulación de la política nacional de ordenación del territorio y de planes especiales, intermunicipales y municipales17.

43Como consecuencia del estudio sectorial de múltiples factores, las líneas directrices propuestas de este Plan Regional no se formulan de forma unitaria, sino que se dividen, a modo de un análisis DAFO, en diecisiete áreas territoriales, para cada una de las cuales se establecen: Potencialidades, Problemas y Amenazas – con sus posibles causas y sus posibles efectos – y Propuestas de Actuación. Como no es el objeto de esta parte del trabajo hacer un desglose de la problemática concreta de cada una de las áreas, sino servir de introducción a los condicionantes del patrimonio urbano de las ciudades medias del Alentejo y el Algarve, bastará hacer referencia a algunos puntos clave de los supuestos que dicho Plan plantea, y que pueden advertirse ya desde la observación de los Objetivos Estratégicos anteriormente reflejados.

44Así, se advierte una presencia constante de la referencia a directrices nacionales, lo que revela la consciencia del territorio algarvio como parte de un sistema nacional en los ámbitos medioambiental, económico y productivo. Son, precisamente, estos tres temas los que se tratan con mayor asiduidad en los objetivos del documento, entre los que destacan las reiteradas menciones a cuestiones relativas al medio ambiente, áreas naturales de valor y protección de los ámbitos rurales. Por otra parte, existe un objetivo estratégico destinado exclusivamente al turismo, del que se menciona su relevancia como el principal elemento de desarrollo de la región. Se hace alusión, aunque más esporádica, a cuestiones relacionadas con la cultura y el patrimonio, especialmente en la defensa de las áreas rurales y menos pobladas, así como las de interior, lo que contrasta con el énfasis en el desarrollo del turismo como motor, que generalmente y en el caso del Algarve, se concentra en los ámbitos costeros.

45En cualquier caso, tanto Alentejo como Algarve marcan, en sus directrices regionales de Ordenación del Territorio, la importancia de las infraestructuras, del mundo rural, de los principales recursos económicos y, de forma mucho más sucinta, el patrimonio. Las siguientes partes de este trabajo tratan, por tanto, de desvelar las claves desde las cuales defender el valor del patrimonio de las ciudades medias del sur de Portugal como fuente de un habitar sostenible y un sistema equilibrado de implantación territorial y urbana.

Notes

1 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros n.º 53/2010

2 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros nº 102/2007

3 CARMO, 2008: 788

4 CARMO, op. cit.

5 SOEIRO DE BRITO, 2002.

6 Para más información ver BARREIROS, 1961-1965.

7 MARQUES et al., 1997

8 CARMO, 2006.

9 MARQUES et al., op. cit.

10 MARQUES et al., 2003

11 PROSIURB, 1994

12 RODRIGUES, 2006

13 MARQUES et al., 2003, Questão 4

14 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros n.º 53/2010, OEBT IV.3

15 ARRUDA, 2007a.

16 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros nº 126/2001

17 RESOLUÇÃO do Conselho de Ministros nº 102/2007, Vol. 1, Capítulo 1, Enquadramento.

Table des illustrations

Titre Figura 1 - Ciudades medias del Alentejo (más de 10000 habitantes) y distancias relativas.
Crédits Elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/9229/img-1.png
Fichier image/png, 253k
Titre Figura 2 - Ciudades medias del Algarve (más de 10000 habitantes) y distancias relativas.
Crédits Elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/9229/img-2.png
Fichier image/png, 129k
Titre Figura 3 - Portugal en 1561. Mapa reproducido en el atlas Theatrum Orbis Terrarum, en 1570, sobre el primer mapa conocido de Portugal, bajo el título Portugalliae que olim Lusitania, novissima & exactissima descriptio
Crédits Fuente: Theatrum Orbis Terrarum.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/9229/img-3.png
Fichier image/png, 645k

© Publicações do Cidehus, 2019

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search