Version classiqueVersion mobile

Patrimonio y sostenibilidad en las ciudades medias históricas en el sur de Portugal

 | 
Blanca del Espino Hidalgo

Cultura y patrimonio como bases para la sostenibilidad

Texte intégral

1En los últimos tiempos, la cultura ha sido destacada como un activo potencial para reforzar la sostenibilidad, en cuanto podría ayudar a involucrar a la sociedad en una renovación de las formas en que pensamos, producimos y habitamos las ciudades. En este marco, el patrimonio, es decir, la forma en que la cultura se ha encarnado a través de la historia aparece como una base fáctica de la que se pueden extraer nociones de adaptación al territorio, a los cambios y a la evolución con el fin de afrontar un futuro más sostenible. Para establecer un punto de partida, estableceremos algunas relaciones conceptuales que constituyen las claves para la comprensión de este punto de vista.

  • 1 ENGELS, 2008

2El concepto de patrimonio procede del derecho romano de la República, referido a las propiedades de los patricios patrimonium deriva de pater, padre que fueron transmitidas, de generación en generación, a todos los miembros de la familia1. Últimamente, su uso se ha generalizado, siendo los bienes culturales de las comunidades y las propiedades de los individuos dos de los significados más comunes.

3En consecuencia, tanto en la definición primitiva como en las más recientes, permanecen dos características fundamentales: en primer lugar, la apreciación de los bienes dados y, en segundo lugar, la vocación de trascendencia: es algo que recibimos de nuestros ascendientes y que transmitiremos a nuestros descendientes, transitoriamente bajo nuestra custodia.

  • 2 BRUNDTLAND et al., 1987

4Si consideramos el nacimiento del concepto de sostenibilidad, deberíamos remontarnos al Informe Brundland de 1987, que describe el desarrollo sostenible como aquel «desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades»2. Si bien el desarrollo ha ido desapareciendo paulatinamente de las expresiones más utilizadas, esta definición fue asumida por la Declaración de Río en 1992 y constituyó el eje de un programa de acción que marcó la diferencia en las posiciones públicas y políticas en torno a la sostenibilidad.

5Por lo tanto, la relación entre patrimonio y sostenibilidad se basa no solo en consideraciones prácticas el hecho de que debemos tener en cuenta la sostenibilidad a la hora de actuar sobre los bienes patrimoniales , sino más aún, en una conexión primordial entre las raíces profundas de ambos conceptos. En consecuencia, el patrimonio debe concebirse como una fuente de conocimientos y experiencia comprobada de desarrollo sostenible que se ha mantenido a lo largo de los siglos.

  • 3 ELKINGTON, 1998

6En los campos académicos actuales, es una práctica común considerar la sostenibilidad como un equilibrio entre tres pilares fundamentales: medio ambiente, economía y sociedad. Esta teoría, comúnmente llamada de la triple base, fue formulada por primera vez en 1994 por John Elkington, quien la desarrolló y articuló en su libro titulado Cannibals with Forks3. Esa estructura, concebida originalmente para el mundo de los negocios, fue adoptada más tarde para apoyar el discurso de la sostenibilidad en cualquier disciplina.

  • 4 HAWKES, 2001

7Sin embargo, en 2001 John Hawkes propuso la inclusión de un cuarto pilar a través de su obra El cuarto pilar de la sostenibilidad. Culture's Essential Role in Public Planning4. Se defiende que la cultura debe estar en el centro del debate público sobre la sostenibilidad, así como en las demás directrices y objetivos mundiales. A partir de entonces, la cultura ha pasado a formar parte de las diferentes declaraciones oficiales sobre sostenibilidad y así ha sido en los documentos oficiales firmados por la UNESCO.

  • 5 BOKOVA, 2013

(Culture) […] is a source of creativity and innovation. No society can flourish without culture. No development can be sustainable without it. Cultural diversity is also a source to find creative solutions to problems: it enhances critical thinking to challenge old models. […] Now the time has come to fully integrate culture into the global development agenda, through clear targets and indicators, as an overarching principle of all developments policies, as an enabler of sustainability, as driver of growth5.

  • 6 LOWENTHAL, 1985
  • 7 WOLF, 1994

8Paralelamente a esto, el propio concepto de patrimonio ha experimentado grandes transformaciones, fundamentalmente derivadas de una reconsideración de la cuestión patrimonial y la cultural. Ya a mediados de la década de los 80, Lowenthal6 propondrá una relectura de los motivos y mecanismos en base a los cuales consideramos nuestro pasado y lo convertimos en un legado para el presente, es decir, lo patrimonializamos, desde una mirada crítica que atienda a la relatividad desde una profunda heterogeneidad cultural que entronca con las teorías de Wolf7 sobre la construcción social y cultural de las identidades.

  • 8 RIVIÈRE, 1898

9Por su parte, Rivière define el patrimonio como «aquellos bienes materiales e inmateriales en los que, como si fueran un espejo, las personas se contemplan para reconocerse a sí mismas, cuando buscan una explicación del territorio en el que están arraigadas y donde vivieron las generaciones precedentes»8. Por lo tanto, además de las cuestiones identitarias, que sin duda constituyen un pilar básico para la cohesión social y el bienestar humano, existen también razones pragmáticas que han sido reveladas y que sitúan a la cultura en un marco fuerte de sostenibilidad, como una herramienta particularmente útil que podría ayudar al resto de los ámbitos tradicionalmente abordados, es decir, los ambientales y económicos.

  • 9 CHOAY, 2007 (1992)

10Esta conciencia de lo patrimonial desde el momento presente y asumiendo que se ha producido una conceptualización social del pasado es trasladada, así mismo, al patrimonio urbano por autores como Choay9 quien, tras analizar profundamente la evolución del concepto durante cinco siglos, concluye que el significado que se le otorga depende de las motivaciones existenciales de cada sociedad.

11Esto hace alusión, a su vez, a que las condiciones ambientales en las que se considera y se busca la sostenibilidad son diferentes para cada comunidad y sociedad, por lo que la cultura encarna la forma en que los seres humanos se adaptan al territorio y a su medio de subsistencia en términos ambientales, económicos y sociales, entre otros. La diversidad vinculada a la cultura y a su preservación debe ser, por tanto, uno de los principales objetivos en la búsqueda de la sostenibilidad en los planos mundial y local, lo que está ligado a la idea de que el patrimonio es un factor sostenible.

  • 10 BRIGHTMAN y LEWIS, 2017
  • 11 REDCLIFT, 2006

12Sin embargo, no han faltado voces críticas que, desde diferentes áreas de conocimiento, como la antropología, han puesto la alarma sobre la manera en que el discurso de la sostenibilidad se ha vinculado, por una parte, con el de progreso o desarrollo y, por otra, con el concepto de resiliencia, es decir, con el de mantener lo que tenemos en la actualidad, en lugar de prepararnos para un futuro incierto10. En la misma línea, Redclift11 ha señalado el oxímoron que constituye el reconocido concepto de desarrollo sostenible, vinculado fundamentalmente con el paradigma científico y los principios medioambientales, para defender una definición cultural de la sostenibilidad, adaptada a objetivos y necesidades locales y no desde la globalización.

  • 12 SMITH, 2006
  • 13 HERZFIELD, 2010

13Esa idea de desarrollo sostenible basado en el fomento de la prosperidad ha alcanzado, como no podía ser de otra manera, a la cosificación o mercantilización del patrimonio cultural, convirtiendo a los bienes patrimoniales en recursos que, sin desdeñar otros posibles usos del mismo12, son explotados a través del turismo cultural, convertido en una de las industrias más florecientes del mundo occidental y particularmente en las ciudades pequeñas, medias o grandes de raíz histórica, con consecuencias dramáticas para la sostenibilidad social y urbana, como son los procesos de gentrificación de las áreas construidas con valor histórico-patrimonial13.

14Nos encontramos, por tanto, ante una obra centrada en el patrimonio urbano y los conjuntos de ciudades históricas desde un paradigma actual y consciente de sostenibilidad, que precisa de miradas cuidadosas y locales, atendiendo no solamente a los resultados sino también a los procesos que han condicionado el devenir de sus patrimonios y que, sin dudas, son el reflejo de la memoria, pero también de las necesidades y anhelos de presente y futuro, de la sociedad que las habita.

Notes

1 ENGELS, 2008

2 BRUNDTLAND et al., 1987

3 ELKINGTON, 1998

4 HAWKES, 2001

5 BOKOVA, 2013

6 LOWENTHAL, 1985

7 WOLF, 1994

8 RIVIÈRE, 1898

9 CHOAY, 2007 (1992)

10 BRIGHTMAN y LEWIS, 2017

11 REDCLIFT, 2006

12 SMITH, 2006

13 HERZFIELD, 2010

© Publicações do Cidehus, 2019

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search