Version classiqueVersion mobile

Comunicación política y diplomacia en la Baja Edad Media

 | 
Néstor Vigil Montes

El clero en el contexto diplomático de la Guerra de los Cien Años: una mirada desde las crónicas oficiales al período ibérico (1366-1388)

Francisco José Díaz Marcilla

Résumé

El objetivo principal de este trabajo es el de presentar varios resultados del proyecto postdoctoral que estoy llevando a cabo sobre la narrativa historiográfica oficial como fuente para conocer mejor el papel que los eclesiásticos han tenido en el contexto de la Guerra de los Cien Años. Con una atención especial para las crónicas portuguesas y castellanas, se tratará de esbozar un análisis de los datos en torno a tres niveles de lectura: 1. los protagonistas religiosos de los pasajes cronísticos que hablan de relaciones diplomáticas; 2. la visión que se transmite de la Iglesia en cuanto grupo de acción en terreno diplomático; 3. la religiosidad asociada al hecho diplomático tal como reflejada en las crónicas. Elementos inherentes a este análisis serán, obviamente, la repercusión que los autores de las crónicas han tenido sobre sus propias obras (intencionalidad y dependencias), así como las diferencias de discurso entre autores de un mismo – o distinto – origen.

Texte intégral

Introducción

1El objetivo principal de este trabajo es el análisis de la manera en que presentan y utilizan las crónicas oficiales – aquellas redactadas bajo el patrocinio, directo o indirecto, de la Corona – al clero en los episodios diplomáticos que jalonan el período ibérico de la Guerra de los Cien Años, además de indagar sobre otros aspectos de la narrativa historiográfica como la religiosidad o el discurso.

  • 1 No siendo el objetivo de este artículo el comentar todos los estudios que se han hecho sobre el per (...)

2Cronológicamente, dado que el magno conflicto bélico abarca un período de tiempo excesivamente largo para su análisis completo en un estudio como este, se ha optado por centrarlo en el lapso de tiempo donde es más evidente la participación de los reinos ibéricos, por desarrollarse la acción en suelo peninsular. Por ese motivo, el análisis se extenderá desde 1366, momento de inicio de la guerra civil castellana entre el rey Pedro I y su hermanastro Enrique II, hasta 1388, fecha en que se firma el tratado de Bayona entre Inglaterra y Castilla, y que significa la instauración de las reinas Lancaster – Catalina y Filipa, respectivamente – en los reinos de Castilla y Portugal1.

  • 2 Para conocer mejor la vida y la obra de este cronista, son recomendables las siguientes lecturas: A (...)

3El trabajo pretende sustentarse en el análisis comparativo de las crónicas de los dos autores más importantes para cada uno de los reinos estudiados, por lo que diremos a continuación algunas palabras sobre cada uno de ellos, para contextualizarlos mejor. Por la parte castellana encontramos a Pedro López de Ayala (1332-1407), no solo cronista oficial de los reinados de Pedro I (1350-1369), Enrique II (1369-1379), Juan I (1379-1390) y parte del reinado de Enrique III (1390-1406), sino también noble y miembro activo de la corte, en cuanto desempeñó el relevante cargo de Canciller de Castilla a lo largo precisamente de todos esos reinados, hasta su muerte. Fue además un destacado escritor de poesía y prosa, siendo muy conocidas sus obras Rimado de Palacio y Libro de la caza de las aves. Lo interesante de su perfil como cronista es que vivió prácticamente todos los episodios históricos a los que nos vamos a referir – incluso llegó a estar preso por los portugueses tras la derrota en Aljubarrota en 1385 –, por lo que representa un testimonio de primera mano. Por lo tanto, tanto sus comentarios como sus silencios cobran especial relevancia2.

  • 3 Sobre su vida y obra remitimos a: AMADO, 2007; MAGALHÃES, 1998.

4Por el lado portugués, el cronista que va a servir de guía es Fernão Lopes (1390c.-1459), que ocupó el cargo de Guarda-mor de la Torre do Tombo (los archivos reales) desde, según parece, 1418, siendo posteriormente nombrado cronista oficial ya durante el reinado de Afonso V (1438-1481), hasta 1454, año en que es sustituido en ambos cargos por Gomes Eanes de Zurara. Su obra cronística cubrirá los reinados de Pedro I (1357-1367), Fernando I (1367-1383) y la primera parte del reinado de João I (1385-1433). A diferencia de Ayala, Lopes no vivió los hechos que narra, ni fue noble ni participó en la vida activa de la corte regia, lo que también será importante para comprobar cómo narra unos episodios históricos y cómo silencia otros3.

1. Los episodios diplomáticos y sus protagonistas eclesiásticos

5El análisis de los datos se va a realizar por episodios diplomáticos, con especial énfasis en los protagonistas eclesiásticos, destacando las semejanzas y diferencias entre narraciones, así como otros aspectos que puedan ilustrar la percepción tanto diacrónica (en la distancia en que fueron escritas las crónicas respecto a lo ocurrido), como sincrónica (en la acción de los individuos en el momento en que se produjeron los hechos).

  • 4 COSTA, 2015. Sirva para el resto del artículo la aclaración de que siempre que haya estudios sobre (...)
  • 5 LOPES, 2007,184-189.

6Así pues, el primer episodio diplomático de nuestro estudio ocurre, como ya anunciado, cuando estalla el conflicto entre los hermanastros Pedro I y Enrique II en 1366. Se trata del encuentro entre dos legaciones diplomáticas en donde estaban, por el lado portugués, João Gomes de Chaves, obispo de Évora (1355-1368), y Álvaro Gonçalves Pereira, prior de la Orden del Hospital (1341-1379)4, a quienes Pedro I de Portugal encomienda la misión muy diplomática de darle largas a la legación castellana, donde estaba, entre otros, Juan García, obispo de Badajoz (1354-1373), tras la petición de alianza de Enrique II de Castilla. Poco después, el rey portugués enviará al obispo de Évora a disculparse con Pedro I de Castilla y el Príncipe de Gales por no poder garantizar el apoyo en la guerra contra Enrique II5. Esto, según narra el cronista portugués Fernão Lopes, provocó el enojo del rey castellano. De estas misiones, el resto de crónicas guardan silencio.

  • 6 PERE IV DE ARAGÓN, 1850, 384; AYALA, 1779, 410, 428-429, 434-436; LOPES, 2004, 16, 50 y 58.

7En ese mientras tanto, está en Castilla, parte en misión diplomática, parte por verdadero apoyo a Enrique II, el arzobispo de Zaragoza, Lope Fernández de Luna (1351-1380), quien sería consejero de guerra del rey aragonés. En un doble salto diplomático, según el cronista castellano Pero López de Ayala, cuando estaba en misión en 1367 por cuenta de Pere IV de Aragón (1336-1387), acompañando a la infanta Leonor para su boda con el heredero Juan, asistió a la celebración del pacto entre Enrique II y Carlos II de Navarra (1349-1387), donde también estuvo otro prelado, Gómez Manrique (arzobispo de Toledo entre 1362 y 1375), en la que «ficieron y sus juras sobre el cuerpo de Dios, é pleytos e omenages». Se recalca además que el aragonés «era un Perlado que amaba al Rey Don Enrique». De hecho, fue involucrado en las tratativas para ocuparse del castillo de la Guardia (que Lopes rebautiza como Buradom), como garantía del acuerdo. No cabe duda de su decidido apoyo al matrimonio Enrique II/ Juana Manuel en cuanto lo vemos llevarse rápidamente a la reina y a los infantes a Zaragoza tras la derrota de Nájera, junto al arzobispo de Toledo, y, posteriormente, declarándose decididamente a favor del paso por Aragón de Enrique II en su intento por volver a Castilla ya en 13696.

  • 7 JUGIE, 1987.
  • 8 CINTRA, 1990, 524-525 y 528; LOPES, 2007, 90 y 105-109; AYALA, 1779, 253-254; PERE IV DE ARAGÓN, 18 (...)
  • 9 LOPES, 2004, 57; AYALA, 1779, 508-509.

8Tras la derrota de Nájera, reaparece un viejo conocido de las misiones diplomáticas de tiempos anteriores, por así decirlo, “pacifistas” de la Santa Sede, el cardenal-legado Guy de Boulogne (1342-1373)7. Varias crónicas recuerdan que ya había intervenido antes en la Península Ibérica, cuando los conflictos motivados por el rechazo de Pedro I de Castilla a Blanca de Borbón en 1350; o la paz que consiguió en 1362 (eso sí, tras varios esfuerzos) entre Castilla y Aragón, llegándose a reunir dos veces con cada rey8. Sin embargo, si cuando se habla de los episodios anteriores, siempre aparece asociado a la Santa Sede, Lopes se salta esta vinculación y lo presenta asociado a Charles V de Francia (1364-1380), estando en la firma de Aigues-Mortes que supuso el reflote en la maltrecha trayectoria del nuevo rey Enrique II, sin reino por entonces. Este episodio también lo refleja Ayala, aunque la vinculación entre prelado y rey de Francia queda circunscrita a mencionar que eran familiares, no que su presencia obedeciera a la voluntad de la corona gala9.

  • 10 AYALA, 1779, 462; LOPES, 2004, 49-50.
  • 11 SESMA, 1994.

9Valga un inciso de valor diplomático, que mencionan los cronistas castellano y luso10. En estos momentos en que Enrique II debe huir a Aragón y, no encontrando apoyos allí, debe proseguir hasta Francia, le habría acompañado desde un reino para el otro Pedro de Luna – futuro papa en Aviñón (1394-1423)11 –, hasta Orthez, en el Condado de Foix. Quizá estos comentarios sobre Benedictus XIII buscasen que el lector lo asociara precisamente al reino francés, bien como algo positivo (caso del cronista castellano), bien como algo negativo (caso del cronista portugués).

  • 12 LOPES, 2004, 89

10Después, al poco de morir Pedro I de Castilla a manos de su hermano, Fernando I de Portugal decide reclamar por derecho el trono castellano. Mientras tanto, envía una misión diplomática, donde participa Martim Gil, obispo de Évora (1368-1382), junto al almirante de Portugal con cartas de queja por lo sucedido en Castilla, tanto al papa como al rey de Inglaterra12. Poco después ataca a Enrique II. El papa Urbanus V (1362-1370) se pone rápidamente en movimiento y envía legados para intentar evitar la guerra. Resulta llamativo contrastar esta celeridad de la Santa Sede con la lentitud de los tres años anteriores, cuando la guerra de los hermanastros arrastraba a la guerra no sólo a los afines de cada bando en Castilla, sino también a tropas de Francia, Inglaterra, Bretaña, Aragón y Navarra.

  • 13 LOPES, 2004, 179; AYALA, 1780, 17-18.

11Quien envía el papa Urbanus V entre 1369 y 1370 para alcanzar la misión diplomática entre Castilla y Portugal, en primera instancia, son dos legados: Beltramus, obispo de Commercia (o sea, Comminges, al sur de Francia, 1352-1374) y Agapitus de Columpna o Colonna, obispo de Brixa (o sea Brescia, al norte de Italia, 1369-1371). Este último es denominado por Ayala ya como obispo de Lisboa, si bien no es nombrado para ese cargo hasta 1371. Llegan a Sevilla poco antes de la rendición de Carmona – todavía en manos del petrista Martín López de Córdoba – y hablan con Enrique II, que se disponía a entrar en Portugal. Ayala añade que también intentaron que el petrista atrincherado en Carmona se pusiese al servicio de Enrique II, sin éxito. Consiguieron una reunión entre los procuradores de ambos reinos, que tuvo lugar en Alcoutim, y en la que estuvo presente sólo Agapitus, quien acabó poniendo su firma como testigo en el acuerdo de matrimonio entre Fernando I y la hija de Enrique II, Leonor, que significó la paz. Dicho acuerdo fue firmado en Sevilla, según Lopes en marzo de 137113.

  • 14 LOPES, 2004, 11.

12Cabe añadir que solamente Lopes hace mención a la presencia en Portugal de un embajador del rey aragonés en 1371, el fraile dominico Guillem, al cual se le habría encomendado la custodia de los castillos portugueses que quedan como garantía de los acuerdos. Añade que fue maestre en Teología14.

  • 15 LOPES, 2004, 242.

13Sin embargo, la paz definitiva no llegará entonces, ya que la noticia del casamiento entre Fernando I y Leonor Teles, sumado a otros incumplimientos del acuerdo anterior y el establecimiento de tratados con Inglaterra, reabrieron la disputa. En efecto, en 1372, Vasco Domingues, chantre de la catedral de Braga, es enviado como embajador de Fernando I, junto con otros, para llevar los tratados a firmar por el duque de Lancaster, lo que tuvo lugar en los palacios de Londres15.

  • 16 SARAIVA, 2002.
  • 17 LOPES, 2004, 207 y 237; AYALA, 1780, 43-45.

14Precisamente este hecho nos va a servir para darle la razón cronológica al texto de Lopes sobre el de Ayala. Sería en torno a 1371-72 cuando Enrique II envía la comitiva formada por el entonces obispo de Orense (1370-1375), Juan García Manrique, y Juan González de Bazán para recibir el homenaje de Fernando I, tras la firma de las paces (que Ayala colocaría erróneamente en 1373, y sin citar al obispo). En esa ceremonia estuvo también, por la parte portuguesa, el obispo de Oporto, Afonso Pires de Soveral (1359-1372)16. Y muy poco después, el rey castellano volverá a mandar a Manrique a Portugal para preguntarle a Fernando I los motivos por los que estaba tratando con el duque de Lancaster, en vez de respetar las paces ya firmadas. Es curioso que Lopes informa de estos hechos, pero creyéndolos erróneos, quizá porque Ayala, su fuente, los pospone17. Otra interpretación posible es que efectivamente Ayala lleve razón y que este hecho diplomático haya que ubicarlo en 1373, correspondiéndose con la segunda paz, aunque el dato de las preguntas sobre los acuerdos con el duque de Lancaster no tendría mucho sentido en ese caso.

  • 18 SÁNCHEZ-PALENCIA, 1988.
  • 19 AYALA, 1780, 39-40, 43 y 44-45; LOPES, 2004, 340.

15Para alcanzar esa paz, en esta ocasión será llamado el mencionado Guy de Boulogne. Ayala especifica que era el legado de Gregorius XI (1371-1378), es decir, plenamente agente de la Santa Sede. Queda claro por su actuación que este prelado conocía ya los modos de actuar de unos y otros – recordemos su presencia continuada en tierras hispánicas –, de tal manera que el legado preguntó al entrar en Castilla si iba él para el rey o si el rey iría a su encuentro. Enrique II lo manda a Guadalajara, donde estaba la reina, mientras él seguía la entrada en Portugal. Así pues, el cardenal «entendió que el Rey Don Enrique avia voluntad de facer grand guerra al Rey de Portugal, e por eso le enviava destorvar su ida para él». Así que se consultó con los suyos y, «pues el Papa le avia enviado por poner paz e bien entre los Reyes de Castilla e de Portugal, que le complia trabajar», y se fue hasta Portugal, decidiendo que primero visitaría a Fernando I para evitar que pelease con el rey castellano. Lopes insinúa que Fernando I se mostró favorable a la paz solo tras constatar que la ayuda inglesa no iba a llegar. Sin embargo, a pesar de su buena predisposición, Enrique II llegó a Lisboa en 1373 causando destrozos. Según Ayala, el prelado fue de Santarém hasta Lisboa y, encontrando dispuesto al rey castellano para la paz, volvió a Santarém. Desde allí, movió los hilos de la diplomacia mandando al obispo de Coímbra, Pedro Tenorio (1371-1377, siendo posteriormente arzobispo de Toledo)18, a Lisboa para que le transmitiera al rey castellano los puntos del tratado de paz. Tal como lo presenta Ayala, el mérito, otra vez, fue de este cardenal-legado. Lopes le sigue, aunque indicando la actitud sibilina de Fernando I19.

  • 20 AYALA, 1780, 45; LOPES, 2004, 289-291.

16Además, este personaje es protagonista de una de las escenas más teatrales de un acto de diplomacia en la firma de esa paz. Nos cuentan Ayala y Lopes, cómo ordenó que se dispusieran tres barcas en el río Tajo, una para Enrique II, otra para Fernando I y otra para sí mismo. Y así, en medio del río, no se especifica en cuál de las naves, «fablaron en uno, e ficieron sus juras e sus amistades»20.

  • 21 LOPES, 2004, 284. Sobre el obispo de Guarda: FARELO, 2013.

17Por parte de Fernando I, Lopes dice que se envía una comitiva de embajadores, entre los que se cuenta a Afonso Domingues de Linhares, obispo de Guarda (1367-1384), con procuración para firmar los acuerdos con Castilla, que tienen lugar el 19 de marzo de 137321.

  • 22 LOPES, 2004, 297; AYALA, 1780, 46-47.

18A Guy de Boulogne lo volvemos a encontrar otra vez resolviendo conflictos en la frontera navarra, también ese año. Es Carlos II quien apela a su presencia para resolver el problema de Logroño y Vitoria, que seguían devotas al rey navarro y que Enrique II le reclamaba con amenazas de guerra. Y vuelve a conseguir la paz, esta vez entre ambos reinos con un casamiento entre el heredero de Navarra, Carlos, y la única hija legítima de Enrique II, Leonor22.

19Como se ha dicho antes, cabe comentar que todos los cronistas coinciden en señalar que este cardenal-legado tenía vínculos familiares con la casa real francesa, incluso, insinuándose misiones en nombre del rey de Francia. Sin embargo, la imagen que se destila es la de un gran diplomático, que evitó o atajó al menos cuatro guerras. Sin duda, se le puede echar en falta durante el conflicto entre Enrique II y Pedro I, pero se le reconocen todos los méritos de la paz en todos los otros casos.

  • 23 AYALA, 1780, 72-73 y 76.

20Siguiendo con el hilo cronológico, en 1374, vuelve a aparecer Lope Fernández de Luna, el arzobispo de Zaragoza, quien es nombrado por Pere IV como embajador en Castilla a la hora de resolver el casamiento entre el heredero al trono castellano el infante Juan y su hija Leonor, si bien no se especifica nada más que su nombre en la comitiva, y que se reunieron con el infante, no con el rey. Sí estuvo en la boda conjunta que se celebró en mayo de 1375 en Soria entre el infante Juan con Leonor de Aragón y de Leonor de Castilla con el heredero navarro Carlos. Curiosamente, es al único prelado al que se menciona en esa boda. De todo esto, sólo informa Ayala23.

  • 24 CINTRA, 1990, 535; LOPES, 2004, 294; AYALA, 1780, 78.

21Alfonso de Barrasa o Barasaque, obispo de Salamanca (1361-1382), es el representante de Castilla junto a otros en 1375 en la embajada que pretendió acudir a la firma de la paz entre Francia e Inglaterra. No por culpa suya (la comitiva se entretuvo dos meses al detener en la mar a un francés y querer regresar a Castilla para tramitar el rescate), la misión diplomática se perdió las conversaciones de Brujas. El prelado no parece proferir objeción alguna en ningún momento. Pero cabe comentar que Lopes menciona a este prelado como miembro del consejo real de Enrique II ya en 1373 y que fue uno de los que desaconsejó fomentar la posible excomunión de Fernando I por no cumplir los tratados, cosa que Ayala no menciona24.

  • 25 AYALA, 1780, 80-81.

22Por otro lado, no se trata de una embajada propiamente dicha, pero Ayala narra cómo, en 1377 al no ser elegido arzobispo de Toledo, Juan García Manrique fue hasta el papa Gregorius XI con nobles castellanos para pedir que no se nombrase a Pedro Tenorio, aunque sin éxito. El aspecto llamativo de esta “embajada” es que el cronista castellano se centra exclusivamente en las vicisitudes que tuvo uno de los acompañantes, Juan Ramírez de Arellano, que encima era noble navarro, aunque siendo hombre de Enrique II, y se olvida del prelado25.

  • 26 LOPES, 2004, 340.

23De ese mismo año, pero un poco antes, es la embajada de Pedro Tenorio, aun obispo de Coímbra, que fue enviado a Castilla para que Enrique II firmase y jurase los acuerdos del matrimonio entre la heredera Beatriz y el infante Fadrique de Castilla26.

  • 27 AYALA, 1780, 102; LOPES, 2004, 401.

24Y también de 1377 es la embajada navarra de Sancho García de Echagüe, prior de la Colegiata de Santa María de Roncesvalles (1347-1376), a la corte de Enrique II. Fue junto a Ramiro Sánchez de Arellano, para evitar la guerra. De él dice Ayala «que era ome honrado e bueno»27.

  • 28 AYALA, 1780, 94-95.

25Y así, llegamos a uno de los episodios clave de este período en 1378: el Cisma. Ayala menciona la llegada de los embajadores de la Santa Sede, un francés y un italiano, sin nombrarlos, que habrían llegado a la Península para informar de la elección de Urbanus VI (1378-1389) especialmente al rey castellano que «es uno de los mayores Reyes e príncipes de Christianos». Comenta que la elección fue «todos en concordia». Entre las misiones, que el nuevo papa anuncia como prioritarias, menciona que tenía en mente «trabajar quanto pudiese por poner paz entre los Reyes e Príncipes Christianos, aunque por su cuerpo lo oviese de trabajar andando en ello»28. Pues bien, si el final del capítulo sugeriría que al rey le pareció todo bien y que estaba contento y sin objeciones, en el capítulo siguiente, se habla de los rumores que llegaban sobre lo realmente acontecido, lo que provocó la dilatación en la declaración de obediencia.

  • 29 AYALA, 1780, 94-100.

26Al poco, llegaron emisarios de Francia informando más detalladamente. Destaca la descripción del poderoso gesto visual que se narra, donde los tres cardenales enviados por Clemens VII (1378-1394) al llegar a Francia «juraron sobre el cuerpo de Dios consagrado en el altar», aseverando que la primera elección fue por coacción y, por tanto, no válida. A pesar de todo ello, Enrique II optará por enviar emisarios a Aviñón y a otros lugares, para que se informasen de boca de otros cardenales sobre lo ocurrido, y así saber qué hacer, manteniendo la neutralidad mientras tanto. La muerte del rey castellano muy poco después propició el envío de embajadores por parte del rey de Francia para reforzar las alianzas y amistades con el nuevo rey, Juan I, y para tratar el asunto del Cisma. Por eso, «otros Perlados e Doctores que eran ende venidos fincaron con el Rey sobre fecho de la cisma de la Iglesia, fasta que el rey oviese declarado su entención»29.

  • 30 AYALA, 1780, 132; LOPES, 2004, 405-408.

27Por el frente peninsular, vuelve a aparecer en escena Juan García Manrique, en 1379, por entonces obispo de Sigüenza. Se le encomienda la comprometida misión diplomática de ir a Portugal para tratar la boda entre la infanta heredera al trono portugués, Beatriz, y el infante heredero del trono castellano, Enrique. Por parte portuguesa, en la comitiva diplomática que va a Castilla a seguir tratando ese acuerdo matrimonial, Lopes y Ayala nos comunican que estaban, como clérigos, el ya mencionado obispo de Guarda, Afonso Domingues, y el deán de Coímbra, Rui Lourenço. Si bien Ayala coloca este hecho en septiembre de 1380, es probable que sea Lopes el que lleve otra vez la razón cronológica de los hechos al anticiparlo30.

  • 31 AYALA, 1780, 135.

28Otro hecho diplomático de esta época, donde hay clérigos implicados, es cuando Juan I recibió como «mensageros» del rey de Armenia, León V (1374-1393), que había sido preso por el Sultán de Babilonia (el sultán mameluco de Egipto), a un caballero y a un obispo que era fraile franciscano, con el fin de que lo ayudasen los reyes cristianos. Al final, consiguieron liberarle al ir conjuntamente embajadores de Castilla y Aragón (los primeros con joyas, pieles y presentes). A la vuelta, el rey de Armenia fue a hablar con Clemens VII en Aviñón, para después pasar a Castilla31.

  • 32 AYALA, 1780, 136-137 y 148.

29Respecto al cisma, en 1380 las operaciones diplomáticas a favor de uno u otro papa empezaron pronto a ser incesantes. Es de este modo que vuelve a la escena diplomática otra vez Pedro de Luna, esta vez como legado pontificio de Clemens VII en la Península. Por Ayala sabemos que su primera parada fue en Castilla, enviado para explicar a Juan I los motivos de la elección de Clemens VII. También en 1380 tenemos la presencia del legado de Urbanus VI, el no especificado obispo de Faenza, quien vino a explicar a Juan I los motivos para la elección del papa de Roma. Ambos legados asisten a la magna reunión de prelados y doctores convocada por Juan I en Medina del Campo en 1381. Un tercer prelado, el obispo de Amiens, también llega a Castilla, como embajador de Charles VI de Francia (1380-1422), para transmitir la realidad de los hechos acaecidos en Roma, que invalidarían la elección de Urbanus VI y harían buena la de Clemens VII. Juan I respondió a este trasiego de prelados, como su padre, optando por la neutralidad, primero, y enviando sus propios emisarios in situ, para que dieran cuenta de cómo se había desarrollado los acontecimientos. Esta tarea recayó en el obispo de Zamora, no mencionado por nombre y de difícil identificación32.

  • 33 El titular de la sede es, por entonces, Martinho, pero de obediencia a Clemens VII. Parece estar en (...)
  • 34 LOPES, 2004, 459-461.

30En 1381 tenemos la venida a Portugal de Juan Gutiérrez, obispo de Acres/ Aquis (es decir, Dax, en Guyana, entre 1380 y 1393), quien nos dicen los cronistas analizados que acompañó a la comitiva del duque de York, Edmund of Langley, y su mujer Isabel de Castilla, que preveía el casamiento entre el hijo de ambos y la heredera portuguesa Beatriz, así como una expedición militar contra Castilla. A él se debería el cambio de Fernando I de la neutralidad a la obediencia a Urbanus VI, con una escena muy solemne narrada por Lopes donde varios prelados, «ajuramentados sobre uma ostia sagrada na sé cathedral», ante el pueblo y los invitados ingleses, se declararon a favor de Urbanus VI. Se cierra con la celebración, oficiada por el obispo de Dax y un indeterminado obispo de Lisboa33, del casamiento en la catedral de Lisboa de los jóvenes herederos34.

  • 35 AYALA, 1780, 157-158 y nota.

31Nos trasladamos ahora al verano de 1382. Con las tropas portuguesas y la ayuda de Edmund of Langley en un lado, y enfrente las tropas castellanas, en el campo del Caia, el río que divide Portugal y Castilla a la altura de Badajoz, pasan los días y las ganas de guerra se van diluyendo. Serán los embajadores de uno y otro bando los que operarán el milagro de la paz. Ayala, como suele hacer en varias ocasiones, no da nombres y dice simplemente que fueron «algunos que querían paz». El Compendio de las Crónicas de Castilla informa que fue Pedro de Luna, el legado de Clemens VII, uno de los artífices de la paz. Mientras, Froissart dice que fueron dos caballeros (Mestre de Castreyme y Pretie de Modesque) con los obispos de Lisboa y Burgos (o sea, Martinho y Gonzalo de Mena, respectivamente), quienes gestionaron las conversaciones35.

  • 36 Dicha vuelta a la obediencia clementina, en realidad, nunca ocurrió, como reconocería el propio leg (...)
  • 37 LOPES, 2004, 543.

32A raíz de esta extraña expedición inglesa, y tras los acuerdos con Castilla, entra en escena de la mano de Fernão Lopes, el legado del papa aviñonés en Hispania, el ya mencionado Pedro de Luna. Es enviado a Portugal para pedir la vuelta a la obediencia clementina. Con motivo de su visita, Fernando I convocó un consejo de letrados y prelados que decidieron esa vuelta en el mismo 138236. El legado acompañó a los enviados portugueses, Martinho, obispo de Lisboa (1380-1383, que moriría asesinado en los tumultos tras la muerte del rey portugués), y João Gonçalves hasta Aviñón37.

  • 38 AYALA, 1780, 162 y 166-167; LOPES, 2004, 553, 556-557, 567-569 y 575-577.

33Poco después, en 1383, volvemos a tener en acción a Juan García Manrique, otra vez para concertar una boda, que en este caso será la definitiva: la infanta heredera Beatriz de Portugal con el mismísimo Juan I de Castilla. Lopes informa que, para la ocasión, fue investido del cargo de «actor e curador» del infante Fernando, para deshacer el acuerdo matrimonial precedente. Ayala añade que tenía plenos poderes para firmar los tratados. Estuvo además presente en los aposentos reales de Fernando I cuando se publicaron las condiciones del matrimonio entre el rey castellano y la infanta Beatriz, tomando juramento sobre el Cuerpo de Dios a Fernando I y a los grandes del reino. Los personajes religiosos que Lopes dispone en la escena son Pedro de Luna (legado), Martinho (obispo de Lisboa), João Tenório (obispo de Coímbra y posterior arzobispo de Toledo), Afonso Domingues (obispo de Guarda), Fernán Pérez Calvillo (deán de Tarazona) y Gonzalo Rodríguez (arcediano de Toro entre 1360 y 1390, y famoso poeta de la corte de Juan I). Muchos de ellos estuvieron también presentes en el acto oficial de la boda entre la infanta heredera Beatriz y Juan I en Badajoz. El legado clementino oficiaría la ceremonia de esta manera: «tomou pelas mãos el-Rei e a infante» antes de comenzar el matrimonio. Este prelado acompañó a la reina Leonor Teles a su vuelta a Elvas, tras la última cena que tuvo con Juan I38.

  • 39 LOPES, 2004, 601.

34Se supone que muy poco después, los recién casados Juan I y Beatriz enviaron al arcediano de Cea, sin nombre, como emisario para que tomasen voz por la heredera «muitos alcaides dos logares de Portugal». Es Lopes el único que lo menciona39.

  • 40 LOPES, 1990, 113; AYALA, 1780, 179-180.

35 Cuando tienen lugar los alborotos de Lisboa de finales de 1383, con la aparición en la escena política de João, maestre de la Orden de Avis y futuro rey, y la huida de la reina Leonor Teles a Santarém, el que invita encarecidamente a Juan I a entrar en Portugal es el obispo de Guarda, Afonso Domingues. Sobre él, si bien no estaba en misión diplomática, sino en misión administrativa – era el canciller de la nueva reina de Castilla y Portugal, Beatriz –, bien es cierto que su acción propició, según Lopes, el quebrantamiento de los pactos firmados y, de alguna manera, aparecería como culpable de todo lo que sucedió después40.

  • 41 Siguiendo el orden de los ejemplos: LOPES, 1990, 87, 235, 239-241; LOPES, 1983, 33-34 y 35.

36Cabe comentar también que, en estos tumultuosos años, vemos hasta cinco actuaciones similares donde los poderes urbanos encomiendan a cinco clérigos una misión peliaguda, que no es diplomática pero sí que requería de una amplia dosis de diplomacia. Me refiero a los siguientes casos: Lourenço, guardián del Monasterio de São Francisco en Estremoz, elegido como representante para mediar con el alcaide del castillo, João Mendes, que tenía voz por la reina Leonor; Vasco Patinho, también fraile franciscano, que llevó el mensaje del pueblo de Oporto al asediante arzobispo de Santiago, para pelear; Martim Gil, abad del monasterio de São Salvador de Paço de Sousa, para el caso también de Oporto, ya en 1385, cuando fue enviado por el pueblo para contactar con el conde Gonçalo Teles y convencerlo para unirse al Mestre de Avis; Gonçalo de Ponte, fraile franciscano, que realizó labores de correo entre las tropas del Mestre y los de la villa durante el cerco de Guimarães; y el anónimo abad de la iglesia de São Salvador para el caso de Ponte de Lima, si bien sirviendo como mensajero del alcaide de la villa, que la tenía por Beatriz y Juan I. En estos ejemplos, aunque se habla de “el pueblo”, queda claro que son los hombres buenos de las ciudades los que piden a los clérigos que intercedan por ellos41.

  • 42 LOPES, 1983, 260 y 269-274.

37Según narra Lopes, al poco de ser elegido rey João I, fue enviada una comitiva a Roma, entre cuyos miembros estaba João, obispo de Évora (1384-1404), cuya misión era también la de pedir la dispensa por ser el nuevo rey maestre de una orden militar y, por tanto, estar sujeto a votos canónicos. Sin embargo, tuvieron una serie de impedimentos por el camino que retrasaron la entrega de la dispensa42.

  • 43 LOPES, 1983, 50.

38Para el verano de 1385, Lopes nos cuenta que un embajador de Carlos II de Navarra, de incógnito, ofreció a João I un pacto contra Castilla; y que el nuevo rey portugués habría enviado a un confesor suyo, pero que al final no se decidió nada43.

  • 44 COUSSEMACKER, 2004.

39Más adelante, en el verano de 1386, con John of Lancaster en tierras gallegas, los cronistas de ambos reinos nos informan de una comitiva castellana que va a Orense a reunirse con el duque, tras el envío de un «heraute» reclamando el reino y amenazando con una guerra de poder a poder. Son dos los religiosos de este episodio, siendo el primero, por la parte castellana, Juan Serrano, el prior de Guadalupe y que llegaría a obispo de Segovia (1388-1389) y de Sigüenza (1389-1402)44. Formó parte de la embajada que presentó las alegaciones de Juan I de Castilla ante el duque de Lancaster, defendiendo su legitimidad y, por consiguiente, la falta de derechos del pretendiente inglés. El cronista luso comenta que le transmitió al duque la propuesta del rey castellano de realizar un juicio que aclarara quién tenía razón, si bien añadiendo que no creía que fuese cierto. El cronista castellano detalla el contenido de los discursos de cada uno de los tres embajadores: el discurso del prior habla de los derechos legítimos que tiene Juan I, y que, si hace falta discutir la cuestión, el rey se encomienda a Dios y a Santiago; Diego López de Medrano, caballero, le dice al duque que si quiere dirimir las cosas, que se enfrenten el rey contra el duque, o diez contra diez o ciento contra ciento, pero que se eviten muertes de cristianos y que, por tanto, de poder a poder (o sea, batalla como Aljubarrota) no; y el último, el doctor Alvar Martínez de Villareal, es el que enumera una retahíla de razones jurídicas para convencer de que la legitimidad de Juan I es mayor que la de John y su mujer Constanza, hija de Pedro I. Cabe sugerir que los argumentos jurídicos para demostrar la legitimidad de Juan I sobre Constanza adolecen de poca consistencia, pues sería un caso bastante irónico de defensa de la legitimidad por vía femenina sobre la masculina (de Fernando de la Cerda a su hijo, pero después a su hija, y de esta a otra hija, y de ahí vuelta a Juan I).

40Por lo tanto, más parecería que la misión real de la comitiva fue el mensaje que le transmitió el prior al duque, personalmente y en privado (recordemos que las «fablas» eran públicas): acordar una boda entre el heredero al trono castellano, Enrique, con la heredera de los supuestos derechos al trono, Catalina de Lancaster, lo cual «plogo» al duque, según Ayala. Recordemos que el cronista luso, tras indicar este mismo relato – obviamente sin mencionar a su fuente – niega la veracidad del mismo.

  • 45 AYALA, 1780, 253-259; LOPES, 1983, 202-210.

41El otro clérigo protagonista, por la parte inglesa, es el obispo de Dax, Juan, «natural de Castella». La respuesta a los tres emisarios las da él únicamente. Al prior le responde que el duque y su mujer han sufrido numerosos agravios y que Juan I les debe resarcir, y pone a Dios como juez de todo ello; al caballero, le dice que más derecho tiene el duque, que es descendiente legítimo de Fernando III por vía de Leonor de Castilla su hija; y al doctor, le desmonta su argumentación negando los derechos de Fernando de la Cerda y, por tanto, los de Juan I45.

  • 46 LOPES, 1983, 220-221 y 223-224.

42A finales de ese año, tenemos a otro prelado, el arzobispo de Braga (1374-1397), Lourenço Vicente, en misión diplomática como procurador de João I, para ir al monasterio de Celanova, donde se acordó la boda de João I con Filipa de Lancaster. En 1387, aparece junto al obispo de Dax, Juan Gutiérrez, que ejerce de emisario del duque de Lancaster, con la importante tarea de celebrar la boda entre João I y la hija del duque, Filipa. Ambos formaron parte de la comitiva que llevó a Filipa de Lancaster a Oporto, donde tuvo lugar la ceremonia46.

  • 47 LOPES, 1983, 271. Sobre el futuro arzobispo: GRAF, 2011.

43A lo largo de ese año fueron enviados el obispo de Évora, João, de nuevo, y el prior de la Alcazaba de Santarém, João Afonso Esteves da Azambuja, quien llegaría a ser arzobispo de Lisboa y cardenal, a Roma, con la tarea de repetir la petición de bula de dispensa para João I, esta vez con más éxito47.

  • 48 LOPES, 1983, 266; AYALA, 1780, 271 y 285.

44Como último episodio del período estudiado, nos trasladamos a Bayona, Inglaterra, donde John of Lancaster y su mujer acuden tras el periplo gallego. Será allí, en septiembre de 1387, adonde acuden varios mensajeros del rey castellano, entre los cuales está Fernando de Illescas, franciscano y confesor del rey, y el no mencionado por nombre obispo de Osma (1379-1410), Pedro Fernández de Frías, quienes también estarán en la sucesiva comitiva de 1388 a Bayona, con la que se cierra la etapa “ibérica” de la Guerra de los Cien Años, o, si se prefiere, la etapa “europea” del conflicto peninsular48.

45Hasta aquí, el repaso general a los episodios diplomáticos, con presencia de eclesiásticos, narrados por las crónicas, con sus semejanzas y sus diferencias cronológicas o de relato.

2. Las funciones del clero en la narración de los episodios diplomáticos

46En cuanto a este tipo de episodios, se puede hacer una división clara entre la función desempeñada por los clérigos dependientes de la Santa sede y los que son clérigos, por así decirlo, “autóctonos”. En el relato cronístico, hasta el momento del Cisma, el papa y la Santa Sede funcionan como elemento pacificador. Se les apela porque hay peligro de una guerra entre cristianos, o bien porque una de las partes en conflicto pide el envío de nuncios que gestionen la paz. Así ocurre en varias ocasiones en los momentos anteriores al período estudiado, cuando están por producirse – o se han producido ya – conflictos entre Portugal y Castilla (1337, o cada momento del comienzo de las dos primeras “guerras fernandinas” en 1369 y 1372), entre Castilla y Aragón (las mencionadas misiones de Guy de Boulogne en los años 60 del siglo XIV) o entre Castilla y Navarra (en 1373).

  • 49 LOPES, 2004, 89.
  • 50 AYALA, 1780, 27.

47 En concomitancia con lo anterior, en otras ocasiones, el papa aparece como garante de la justicia entre los reyes, y se le llama en causa porque se considera que se ha producido un agravio. Así ocurre, por ejemplo, en el caso de la carta que Fernando I de Portugal le escribe a Urbanus V, denunciando y quejándose de la muerte de Pedro I de Castilla a manos de su hermanastro y nuevo rey Enrique II en 136949. Por la parte castellana, tenemos la apelación a Gregorius XI en 1371 para que enviara a alguien para dirimir la cuestión de las villas castellanas que habían pasado al servicio de Carlos II de Navarra, tras el inicio de las hostilidades de Enrique II contra su hermano dos años antes, siendo que el papa las tomó «en manera de secrestación», bajo su supervisión50.

48Sin embargo, tras la ruptura de la obediencia en la cristiandad, ese rol de pacificador del papado se esfuma, como demuestra el hecho de que los conflictos sucesivos carecerán de la figura del legado pontificio del mismo modo que antes. Desde entonces, prelados como Pedro de Luna, Juan Gutiérrez o el obispo de Faenza, actuando en nombre de cada uno de los dos papas, no solo no fomentan la paz, sino que, con el recrudecimiento de las posturas, no dudarán en pedir a los reyes la guerra contra el enemigo, al que se pasa a calificar de “cismático”. Es el fin de la Santa Sede como garante de la paz, rol que solo retomará – y no siempre – en los relatos cronísticos ya referidos a acontecimientos posteriores al cierre del Cisma, después de 1417.

49Respecto a los clérigos locales, principalmente prelados, de cada uno de los reinos, ejercen básicamente una única función en la narración de los episodios diplomáticos de las crónicas, bien clara y definida: la representación de la Corona, como embajadores y/o procuradores, defendiendo sus intereses y actuando como agentes de la misma. En otras palabras, van perdiendo, en cierta medida, su vertiente eclesiástica y ganando en su vertiente política.

50Esta función brilla especialmente cuando se narran episodios, como el de las conversaciones entre John of Lancaster y Juan I en Galicia, donde el protagonismo lo tienen los clérigos Juan Serrano (prior de Guadalupe) y Juan Gutiérrez (obispo de Dax) porque son, a ojos de los cronistas, expertos en materia de Derecho y clérigos, por lo que sus discursos están revestidos de una mayor veracidad. O, como en el caso sintomático de João das Regras, principal valedor de la causa de João, maestre de Avis, en las Cortes de Coímbra de 1385, con un profundo uso de sus aportaciones legales y de jurisprudencia en la crónica de Fernão Lopes. De él sabemos por otro tipo de documentación que era clérigo en esa época, pero esto es un hecho totalmente ocultado en la crónica. Interesa más destacar su contribución y su renombre en la historia, que no su condición de eclesiástico.

51Incluso cuando las crónicas detallan las ceremonias – con la descripción de ropajes, actos y ritos – protagonizadas por eclesiásticos, se hace siempre en el contexto del servicio a la Corona, aportando el aspecto sacramental a una determinada boda o pacto que se selle.

52Es más, suele ocurrir en determinados autores – como Ayala o la Crònica de Pere el Cerimoniós – que los pocos clérigos que aparecen, lo hacen únicamente siendo mencionados por el cargo que ocupan, obviándose el nombre, señal inequívoca de que, para el cronista, lo importante es que haya “un” eclesiástico, que le dé un valor extra de apoyo de la Iglesia al episodio que se narre, siendo irrelevante el nombre del mismo.

  • 51 AYALA, 1779, 484-493.

53Como inciso, para que se comprenda mejor lo que las crónicas consideran como mejor uso de los clérigos, no me resisto a comentar una carta de 1368 reproducida por Ayala, en la que el famoso Ibn al-Jatib escribe a Pedro I, con recomendaciones y consejos sobre cómo gestionar el reino. Hay un pasaje sumamente interesante para nuestro estudio, que se refiere a cómo hacer disminuir el posible interés que las «compañas estrangeras» puedan tener por aprovecharse del reino. El andalusí conmina al rey a que demuestre lo mal que lo está pasando el reino, y que para ello «debedes enviargelo facer saber todo esto con los grandes Perlados de vuestro Regno, de quien avran mas verguenza, e creeran mejor sus dichos»51. Está claro que Ayala considera muy conveniente la inclusión de esta carta – y de este pasaje – en su crónica, como sabio consejo para los reyes de Castilla.

  • 52 LOPES, 1983, 193-199. Véase para el tratado: MORENO, 1988.
  • 53 Empezando por la propia Orden de Avis, cuyo maestre será el hijo natural de Pedro I, elegido con 7 (...)

54Para finalizar el apartado, cabe hacer una pequeña reflexión sobre las órdenes militares. Conscientemente, he optado por no especificar el papel que maestres y priores jugaron en los episodios diplomáticos, pero no porque no fuera relevante – baste pensar en la importantísima misión que tuvo el maestre de la Orden de Santiago de Portugal, Fernando Afonso de Albuquerque, en la obtención del tratado de Windsor de 138652 – sino porque el papel militar trasciende ya a la connotación religiosa. Las órdenes pasan a convertirse en un elemento puramente político en las crónicas, en consonancia con lo que ocurre históricamente, hasta el punto de que casi todas las órdenes militares pasarán a ser gobernadas, con el tiempo, directamente por el poder real53.

  • 54 Cabe recordar la imposición de Pedro Álvares Pereira como prior de la Orden del Hospital de San Jua (...)
  • 55 LOPES, 1983, 402.

55Es más, probablemente sea en el período 1369-1396 cuando se acelera este proceso. En cada nuevo episodio bélico, las órdenes militares van pasando cada vez más a transformarse en tropas regulares al servicio de los monarcas. Pierden pues su autonomía, especialmente si se analizan las veces que son los reyes los que controlan la elección de los maestres, pasando en ocasiones por encima de votaciones previas en el seno de cada orden54. Puede servir como ejemplo ilustrativo de esta nueva concepción de la institución la frase que profiere João I – o que Lopes hace proferir al rey – al referirse a las órdenes militares: «o Mestrado de Christus, e o de Santiago, e de Aviz e o Priol do Hospital, que são assim como quatro columnas que sustêm a honra de meu reino»55.

56En la línea de lo comentado anteriormente, al contrario de lo que ocurre con los clérigos y órdenes sacerdotales, los miembros de las órdenes militares suelen estar nombrados con nombre y apellidos, incluyéndose largas listas de participantes de ellos en el relato de eventos bélicos como batallas o escaramuzas. No obstante, su función no está prácticamente nunca asociada a la Iglesia institucional.

3. Los lugares y la religiosidad en los episodios diplomáticos

57Se le pueden incorporar a lo analizado en el apartado anterior dos factores, presentes en las crónicas oficiales, que no dejan de ser otra manera de utilizar a la Iglesia, en cuanto institución, como complemento de la acción narrada en favor de la Corona.

  • 56 LOPES, 2004, 43.

58Con respecto al primero de los factores, cabe señalar la dimensión material que la Iglesia cobra en el relato cronístico. Iglesias y monasterios se convierten en el espacio donde se desarrollan los principales acontecimientos diplomáticos, lo que proporciona sacralidad al evento. Un primer ejemplo de este uso de los edificios religiosos, en los que se desarrolla algún acto de relevancia, ocurrió en 1367. En esa fecha, Pedro I de Castilla jura en público, en la iglesia catedral de Santa María de Burgos, ante el Príncipe de Gales, que le daría todo lo que le prometió, en un claro intento por reforzar su juramento con un entorno propicio56.

  • 57 LOPES, 2004, 455-456.

59 En efecto, los lugares sacros suelen también ser referenciados entre los primeros sitios que visita una legación diplomática, como ocurrió en la ya mencionada llegada a Lisboa en 1381 del duque de York, Edmund of Langley, y su mujer, yendo en primer término, nada más pisar suelo portugués, a la catedral para honrar la tumba de São Vicente y después al monasterio de Santo Domingos57.

60Otro aspecto sobre esta cuestión, que debe ser evidenciado, se refiere al hecho de que en numerosas ocasiones las crónicas hacen referencia a los centros religiosos – principalmente, monasterios – en donde los monarcas, los infantes o los nobles hacen parada durante un viaje, se establecen durante un tiempo o, incluso, durante un asedio. Es lo que definen las fuentes como «pousar» o «posar».

61Si bien el cariz de religiosidad no está tan claro en este caso, porque, en realidad, tampoco se suele especificar si en tal o cual centro religioso el personaje del que se habla hace algo digno de mención, no es descartable que, para el cronista – y por lo tanto, para su público –, esta información sea particularmente relevante y esté ligada con un posterior “recuerdo” del evento, ya que esta aclaración casi no se hace con palacios o casas. Los ejemplos son numerosos en todas las crónicas de todos los reinos, lo que refuerza la importancia de estos datos.

62Por otro lado, en cuanto al segundo de los factores, me interesa también comentar el aspecto de la religiosidad inmaterial presente en el hecho diplomático, pues es quizá uno de los aspectos menos estudiados, ya que conlleva un esfuerzo interpretativo mayor de las crónicas, y, por tanto, aumenta el margen de error, al adentrarse el investigador en el terreno de la antropología histórica.

63En la religiosidad confluyen, por un lado, el reflejo de la realidad cotidiana de los cronistas, que simplemente es plasmada a lo largo del relato, pero, por otro lado, la intencionalidad del cronista, que utiliza la intensidad emocional de un determinado elemento connotado de religiosidad para recalcar o refutar alguna acción o idea. Es decir, es al mismo tiempo un componente narrativo inconsciente y consciente, encontrándose la dificultad en el discernir correctamente cuándo se trata de uno o del otro.

  • 58 LOPES, 2004, 13. Un pensamiento similar también en 284.

64Por ejemplificar este argumento, en el momento en que el autor de una crónica alude a que Dios «emcommendara paz e amor entre os homens e extremadamente emtre os reis mais que outros nemhums, por seus reinos serem guardados de perigos»58, podría considerarse que se pretende justificar la firma de una paz – en este caso, entre Portugal y Castilla en 1367 – por ser la voluntad de la divinidad, por lo que la narración apela conscientemente a la correcta actuación de los monarcas.

65Algo similar ocurre cuando un momento álgido de la narración se complementa con un acto religioso, que sanciona y refuerza el pacto o tratado del que se esté hablando. Normalmente, como manera de corroborar la sacralidad de un acto, aunque no se mencionen clérigos presentes, se suele hacer alusión al Cuerpo de Dios, símbolo por excelencia de la comunión cristiana, y, por tanto, con una fuerte carga visual que el lector entiende como medio de corroborar sacramentalmente lo que se está narrando. El Corpus Christi es usado para jurar sobre él un pacto o tratado, o para sancionar una unión matrimonial, como demuestran los ejemplos que he ido comentando a lo largo del primer epígrafe.

  • 59 AYALA, 1780, 134.

66En cambio, por religiosidad implícita, cabe señalar momentos como cuando las crónicas refieren a veces los funerales de monarcas extranjeros, convirtiendo las exequias en otro momento de diplomacia y refuerzo de alianzas. Por ejemplo, Ayala recuerda la ceremonia del funeral en honor de Charles V de Francia en 1380, estando presentes los embajadores franceses en Medina del Campo, «que eran venidos a él sobre fecho de la cisma que era en la Iglesia de Dios»59. El momento subrayado por el cronista castellano es la embajada por el cisma, pues las exequias por el rey fallecido están implícitas desde el punto de vista de la lógica de la religiosidad cotidiana.

67En ese juego entre lo consciente y lo inconsciente, está fuera de duda que todo lo que sucede se debe a la voluntad divina. En consecuencia, suceda algo positivo o negativo, tenía que suceder así. En relación con esto, donde actúa la intencionalidad del cronista, es a la hora de explicarle al público lector la causa de lo sucedido, utilizando, ahora sí conscientemente, la narración para construir el discurso oficial.

68Por norma general, cuando acontece algún suceso negativo para el bando de los que apoya el cronista, la causa suele atribuirse a los pecados del pueblo o de alguno de los protagonistas. Paralelamente, cuando sucede algo bueno, la causa se le atribuye en primera o en última instancia a la monarquía (lato sensu, incluyendo reinas e infantes). De este modo, los cronistas utilizan conscientemente este tipo de recurso para validar el curso de la historia con el sello de lo divino.

69Cabe añadir que este providencialismo es mucho más evidente en las crónicas portuguesas, probablemente por la necesidad de cimentar la nueva legitimidad del nuevo rey.

70Curiosamente, este proceso conlleva la desaparición de los actores – incluidos los clérigos – como sujetos autónomos. Según el razonamiento que se desprende de las crónicas, todo lo que ocurre en la historia, sucede porque la divinidad así lo quiere. Luego la divinidad quiere que los reyes cumplan determinadas misiones, ganen o pierdan determinadas batallas y hagan determinadas acciones; y para que todo ello ocurra, los clérigos actúan según los designios de Dios. Consecuentemente, el foco deja de estar, por lo tanto, en la Iglesia como actor, pasando a la Corona, como verdadera fautora de los designios divinos. Esta reflexión serviría para explicar el uso que se les da a los clérigos en las crónicas, por una parte, mientras que, por otra, aclararía el porqué de la reiterada omisión de los nombres de los clérigos, pues, desde este punto de vista, interesa evidenciar casi únicamente el rol que ocupan, no cómo se llaman.

4. Los cronistas: narrativa historiográfica, lealtades e Iglesia

71El último aspecto que voy a tratar es, como no podía ser de otra manera, el de los autores y su relación con la Iglesia. Los cronistas, en cuanto filtradores de los datos y constructores de realidades, también dejan una huella importante en las visiones y narraciones de los hechos. Es necesario, por lo tanto, para poder tener un cuadro completo de la situación, aludir a la visión de la Iglesia y de los eclesiásticos que tienen los cronistas con relación al hecho diplomático.

72Ciertamente la intencionalidad de los cronistas viene marcada por su dependencia política. Lo que escribieron fue una encomienda, por lo que está claro que su discurso refleja la voluntad del poder político que encargó la obra. Aun así, puede resultar esclarecedor este esfuerzo historiográfico.

73Como sucederá a menudo con cada episodio diplomático, la parquedad en la información de algunas crónicas se debe principalmente al interés propagandístico que tenga, no a su interés histórico.

74Así, desde esta óptica, el Cisma es crucial en todos los relatos para establecer los bandos y justificar las posiciones de los respectivos reyes. Las fuentes de Ayala y Lopes son básicamente las mismas: los escritos conservados en archivos eclesiásticos o regios, que recogen los testimonios de los diferentes cardenales, presentes y no presentes en las elecciones de Urbanus VI en Roma y, meses después, de Clemens VII en Fondi. Como era de esperar, si las fuentes son las mismas, las interpretaciones y los énfasis, no.

  • 60 AYALA, 1780, 95-100.

75En Ayala se observa un cierto espíritu “acrítico”, narrando los acontecimientos sin adelantar nada y sin emitir juicios de valor. Especifica, como vimos, que Urbanus VI fue elegido por «todos en concordia», y enumera las intenciones del nuevo papa, tan loables como poner orden y buena regla en la vida de prelados y clérigos, o, algo muy requerido por los clérigos ibéricos, su intención de dar los beneficios y las dignidades a los naturales de cada reino, y no a otros. En el capítulo siguiente, en cambio, alude a los rumores sobre las dudas en la elección, confirmados por la llegada de emisarios de Francia informando de lo que realmente sucedió. Para dar mayor veracidad, se refleja el poderoso gesto visual que hicieron los tres cardenales enviados por Clemens VII al llegar a Francia: «juraron sobre el cuerpo de Dios consagrado en el altar» que la primera elección fue por coacción y, por tanto, no válida. Lo que sí quiere subrayar en todo momento el cronista es la prudencia del rey, con capítulos específicamente aludiendo a su «respuesta» dilatoria a los enviados del papa de Roma y de Francia60.

  • 61 AYALA, 1780, 136-137.

76Esta visión del monarca prudente ante el problema del Cisma se repite para Juan I de Castilla, especificando que se reunió entre 1380 y 1381 con los embajadores de ambos papas. Después de escuchar a unos y a otros, Juan I decidió mandar venir a todos los prelados y letrados del reino para ver qué se decidía, «ca el fecho era peligroso e muy dubdoso, e non se podía tan aina declarar»61.

  • 62 AYALA, 1780, 150.

77De hecho, puede considerarse que el propio cronista era consciente de la gravedad del cisma, por un lado, y del claro componente político, por otro. Se entiende, de esta manera, su afirmación de que la culpa la tenía el «enemigo del humanal linage», terminando con estas palabras: «e otros muchos ovo a quienes ploguiera quel Rey non declarara por ninguna partida de los electos; ca si los Reyes todos así lo ficieran, non durara tanto la cisma», opinión que copiaría el cronista portugués62. Decantarse por uno u otro papa, a ojos de Ayala, solo servía para entorpecer una solución rápida.

  • 63 AYALA, 1780, 142-150.

78Quizá este sea el motivo de incorporar una carta supuestamente escrita por el monarca castellano, pero de la que no se ha encontrado copia en ningún sitio y que resulta tan poética como para pensar en una licencia del cronista. Se trata de una serie de reflexiones acerca de la luz y las tinieblas, de los dos maridos para la esposa (Iglesia) y de los daños que esto provoca, preguntándose dónde queda la fe. Después pasa a narrar los acontecimientos de las elecciones de ambos papas – con menos detalles que la versión portuguesa –, las medidas prudentes que tomó el monarca castellano, la convocatoria de la reunión de Medina del Campo de 1381 y el anuncio de la obediencia a Clemens VII63.

  • 64 AYALA, 1780, 146-147.

79De todas formas, el uso de la correspondencia epistolar entre monarcas y papas, por parte de los cronistas, servirá de refuerzo a la narración, especialmente en lo que atañe a las alianzas y acuerdos, si tenemos en cuenta la interconexión entre el Cisma y la denominada Guerra de los Cien Años. Por ejemplo, Ayala expone abiertamente el apoyo del papa de Aviñón al monarca castellano tras la derrota de Aljubarrota, con ejemplos bíblicos e históricos para consolarlo, y termina declarando que Dios quita para dar mayor gloria después, por lo que no debe desesperarse64.

  • 65 PERE IV DE ARAGÓN, 1850, 392.

80En una línea totalmente neutra – siendo uno de los motivos para hablar tan poco en el presente trabajo de esta crónica – el autor de la Crònica de Pere el Cerimoniós, que habla en primera persona como si fuese Pere IV de Aragón, hace una referencia de un único párrafo al tema del Cisma, concluyendo con una contundente decisión: no reconocer a ninguno de los dos papas, calificando de «villania y maldad» la situación, llegando a prohibir la promulgación de bulas de uno u otro papa en el territorio de la Corona de Aragón65. No era, por tanto, el objetivo del cronista utilizar el Cisma en su discurso.

  • 66 LOPES, 2004, 459.
  • 67 LOPES, 1983, 172.

81Con un enfoque totalmente opuesto al de Ayala, el cronista luso basa su discurso precisamente en la certeza de que Urbanus VI es el verdadero papa, insistiendo continuamente en la situación de cismático de Clemens VII y de todo aquel que le obedeciese, en clara referencia al rey castellano. Utiliza, además, activamente el efectismo visual para destacar determinados momentos en este sentido, como la ceremonia de proclamación de la obediencia a Urbanus VI, con varios prelados, «ajuramentados sobre uma ostia sagrada na sé cathedral», ante el pueblo y los invitados ingleses (Edmund of Langley y su esposa) en 1381. Añade expresamente que el duque de York le traía a Fernando I una misiva para que se decantara a favor del papa romano para poder declararle la guerra a Juan I de Castilla por cismático66. En efecto, Lopes no tiene ningún tapujo a la hora de calificar a Clemens VII más adelante como «antipapa»67.

  • 68 LOPES, 1983, 198; RYMER, 1740, 3/3-4, 200-203.
  • 69 AYALA, 1780, 273.

82Igualmente, cuando se produce uno de los episodios diplomáticos más sonados, el tratado de Windsor entre Portugal e Inglaterra en 1386, Lopes reproduce, de todo el texto – conservado en su totalidad en otra fuente –, solo algunas partes, entre ellas la que especifica que la firma se hizo «em inteira unidade e perfeita obediência da Santa Madre Igreja de Roma»68. Si se compara este pasaje con uno similar de Ayala, con motivo de la firma del tratado de Bayona en 1388 entre John of Lancaster y Juan I, que detalla una de las cláusulas por la que ambos se comprometían a «asosegar el fecho de la unión de la Iglesia de Dios» y ayudar a terminar el Cisma, quedan en evidencia las diferentes intencionalidades de cada autor69.

  • 70 LOPES, 1983, 194 y 269-271.

83Pero, donde más evidente se constata la posición de Lopes, a la hora de defender a la Corona portuguesa en su total y plena legitimidad, es en el caso de la boda entre el nuevo rey João I y la hija del duque de Lancaster, Filipa, en 1387. Recordemos que el nuevo rey, elegido en las Cortes de Coímbra de 1385, debe enviar a Roma mensajeros que pidan la dispensa para poder casarse, pues es maestre de una orden militar y, por tanto, sometido a los votos canónicos de pobreza, castidad y obediencia. Es por ese motivo que el obispo de Évora, João, en primera instancia con un doctor el año de la elección, y, un tiempo más tarde, con otro clérigo (João Afonso Esteves da Azambuja) viajaron a la Ciudad Eterna. La dispensa no llegará hasta 1389, siendo la lectura pública de la misma solamente en 1391. Era necesario explicar cómo se pudo producir la boda si no hubo bula oficial hasta más tarde. Y es así como Fernão Lopes utilizará una triple táctica narrativa70:

    • 71 AYALA, 1780, 269-270, informa que la primera embajada del obispo de Évora habría sido en 1387, y qu (...)

    Omitiendo las fechas a lo largo de la narración, pues, a diferencia de otros momentos en que siempre especifica el año, en los pasajes concernientes a los viajes de los prelados, solo lo dice en 1385, quedando en la duda si el segundo viaje fue en 1386 o 138771; además, ubica en el hilo narrativo la publicación oficial de la bula de dispensa en 1390, aunque ocurre en 1391.

  • Enumerando todos y cada uno de los problemas que tuvieron las diferentes embajadas: confusiones, enemistades, secuestros, robos, rescates, desplazamientos por media Europa, la muerte del papa Urbanus VI y la elección de Bonifacius IX.

  • Apelando a cuestiones legales que justificarían que la apertura del proceso de dispensa por Urbanus VI en 1385 sería ya válido para permitir un casamiento, aunque el documento definitivo llegara cinco años después, pues, según informa el cronista, el derecho canónico establecía un tiempo para formalizar mediante bula los reconocimientos firmados por los papas, pero que la muerte de un papa no significaba la paralización del proceso o la invalidez de lo aprobado.

  • 72 RYMER, 1740, 3/3-4, 150-152.

84Volviendo al tema principal, y para ilustrar más claramente la afirmación de que el episodio diplomático solo es narrado si puede tener rédito propagandístico, hay un ejemplo clave. Ni Ayala, ni Lopes hacen referencia alguna a las embajadas ordenadas por Richard II – en última instancia, con el beneplácito de su tío, el duque de Lancaster – en abril de 1383 «pro bono pacis»72. Se trata de cuatro cartas, cuyos destinatarios son Juan I de Castilla, Pere IV de Aragón, Carlos II de Navarra y Jean de Armagnac, y entre cuyos mensajeros está, para todas las misiones diplomáticas, Juan Gutiérrez, el obispo de Dax, tan mencionado por los cronistas en otras ocasiones. No es posible saber a ciencia cierta los motivos para omitir estas misiones, o incluso saber si realmente se produjeron, aunque, de la misma manera que está probado el uso de documentación de este tipo para explicar otros pasajes, se supone que los cronistas tuvieron acceso a estas cartas, pero decidieron no hacer mención de ellas.

  • 73 MITRE, 2005, 221-223.

85Para terminar, al hilo de lo que se acaba de comentar, es significativo que Ayala es excesivamente parco en información, a pesar de ser él mismo protagonista en varias de esas misiones diplomáticas, lo que ha llamado la atención de los investigadores sobre el tema73.

5. Conclusiones

86A tenor de lo visto en las páginas anteriores, cabe proponer una serie de consideraciones finales sobre el papel que el clero ha desempeñado en la narración de los episodios diplomáticos durante el período ibérico de la Guerra de los Cien Años.

87Una primera sería constatar que la personalidad de la mayoría de los religiosos, que participan en episodios diplomáticos, está supeditada al cargo que ocupan, siendo manera habitual de aparecer en los relatos solamente con la mención al puesto que desempeñan – especialmente en el cronista castellano Ayala –, apareciendo el nombre, cuando esto ocurre, en una única ocasión, bien la primera vez que son mencionados, bien posteriormente.

88Sin embargo, la religiosidad es uno de los puntales del discurso historiográfico de todos los autores, pues sirve para recalcar momentos especialmente significativos de los episodios diplomáticos. La descripción del ceremonial sirve para recalcar la relevancia del evento en sí, mayoritariamente vinculado con episodios diplomáticos de cariz pacificador. En ellos, el jurar sobre la hostia consagrada equivale a la firma de un tratado. La pomposidad varía desde la simple mención a la presencia de un eclesiástico hasta la ceremonia que rodeó una firma de la paz, como el ejemplo ya visto en las barcas en medio del Tajo.

89El tercer aspecto reside en el uso político que hace Fernão Lopes de la cuestión religiosa, mucho más atenuado en Ayala, e inexistente en el resto. Vemos cómo el cronista luso enfatiza el binomio cismático-católico en torno a los seguidores de Juan I y Clemens VII y los seguidores de João I (verdadero rey) y Urbanus VI (verdadero papa). El marco del cisma se convierte en la mejor herramienta narrativa de cara a afianzar la validez y la justificación de la entronización del nuevo rey, instaurando una nueva legitimidad bajo el auspicio de tener a la verdad divina de su lado.

90En efecto, en el contexto del Cisma, otra conclusión constatable es la utilización de las misiones diplomáticas con clérigos para demostrar la primacía en el contexto internacional. En una doble vertiente, si son las legaciones pontificias las que acuden a un reino, no se comentan el resto de viajes de la embajada, sino que se mencionan desde la óptica de la exclusividad, dando a entender que los papas tienen interés únicamente en hablar con un rey en cuestión. Del mismo modo, si son embajadas ordenadas por un rey – especialmente en los confusos años entre 1378 y 1381, a la hora de dirimir cuál era el verdadero papa – las crónicas atribuyen la exclusividad de la iniciativa para resolver la cuestión del cisma al rey del que hable la crónica.

91Aunque más que una conclusión, es una reflexión, no conviene nunca olvidar la posibilidad de que las divergencias, y sobre todo las omisiones, los errores y las equivocaciones en la narración se deban a que los textos que manejamos no son al cien por ciento de la autoría de los cronistas. Son productos de entornos historiográficos que han seguido las directrices de los que gobernaban, siendo posible, incluso, que hayan sido modificados a lo largo de tiempo. Las crónicas están al servicio de la Corona, no del rigor histórico, cosa que no siempre ha sido tenido en cuenta por los historiadores.

92En definitiva, los prelados y clérigos son elementos circunstanciales de la narrativa historiográfica. Interesan especialmente por su valor simbólico, y notablemente menos, por su contribución real. Los cronistas son filtradores de los datos y constructores de realidades, cuya intencionalidad viene marcada por su dependencia política. Lo que escribieron fue una encomienda, por lo que está claro que su discurso refleja la voluntad del poder político que encargó la obra.

Bibliographie

AMADO, Teresa (2007) – O passado e o presente: ler Fernão Lopes. Lisboa: Presença.

AMRÁN, Rica (coord.) (2009) – Autour de Pedro López de Ayala. París-Côté-femmes: Indigo-Université de Picardie Jules Vernes.

AYALA, Pero López de (1779) – Crónica del rey Don Pedro. Madrid: Imp. D. Antonio de Sancha.

AYALA, Pero López de (1780) – Crónicas de los reyes Don Enrique II, D. Juan I y D. Enrique III. Madrid: Imp. D. Antonio de Sancha.

BAPTISTA, Júlio César (1956) – « Portugal e o Cisma de Ocidente ». Lusitania Sacra. Lisboa. Vol. 1, pp. 65-203.

CAETANO, Marcelo (1985) – A crise nacional de 1383-1385: subsídios para o seu estudo. Lisboa: Verbo.

CASADO, Blas (2012) – « Gonzalo Núñez de Guzmán, maestre de Alcántara y de Calatrava, al servicio de la corona de Castilla y León ». Espacio, tiempo y forma. Serie III, Historia medieval. Madrid. Vol. 25, pp. 147-172.

CINTRA, Luís Filipe (1990) – Crónica geral de Espanha de 1344. Lisboa: Academia Portuguesa da História.

COSTA, António (1982) – Monumenta Portugaliae Vaticana. Vol. III-1: A Península Ibérica e o cisma de Ocidente. Repercussão do cisma na nacionalidade portuguesa do século XIV e XV. Braga-Porto: Editorial Franciscana.

COSTA, Paula (2015) – « Álvaro Gonçalves Pereira: um homem entre a oração e a construção patrimonial como estratégia de consolidação familiar ». População e Sociedade. Porto. Vol. 23, pp. 45-71.

COSTA, Paula (1999-2000) – A Ordem Militar do Hospital em Portugal: dos finais da Idade Média à modernidade. Porto: Fundação Eng. António de Almeida.

COUSSEMACKER, Sophie (2004) – « Juan Serrano, un évêque assassiné ». En La imagen del obispo hispano en la Edad Media. Pamplona: EUNSA, pp. 185-250.

ESTOW, Clara (2006) – La legitimación de lo ilegítimo: López de Ayala y la historiografía medieval. Madrid: Ediciones del Orto.

FARELO, Mário (2013) – « O percurso eclesiástico e político de Afonso Domingues de Linhares, bispo da Guarda (1364-1394) e de Segóvia (1394-1397) ». Estudios Segovianos. Segovia. Vol. 55, nº 112, pp. 277-323.

FRANCO José Eduardo; MOURÃO, José Augusto; GOMES, Ana Cristina (eds.) (2010) – Dicionário histórico das Ordens e instituições afins em Portugal. Lisboa: Gradiva.

GARCÍA, Michel (1982) – Obra y personalidad del Canciller Ayala. Madrid: Editorial Alhambra.

GRAF, Carlos Eduardo de Verdier (2011) – D. João Esteves da Azambuja : exemplo da interligação de poderes (séculos XIV e XV). Oporto: Universidade do Porto. Dissertação de Mestrado.

JUGIE, Pierre (1987) – « L'activité diplomatique du Cardinal Gui de Boulogne en France au milieu du XIVe siècle ». Bibliothèque de l’École des Chartres. París. Vol. 145, nº 1, pp. 99-127.

LOPES, Fernão (2007) – Crónica de D. Pedro. Lisboa: Imprensa Nacional-Casa da Moeda.

LOPES, Fernão (2004) – Crónica de D. Fernando. Lisboa: Imprensa Nacional-Casa da Moeda.

LOPES, Fernão (1990) – Crónica de D. João I. Volume I. Lisboa: Livraria Civilização.

LOPES, Fernão (1983) – Crónica de D. João I. Volume II. Lisboa: Livraria Civilização.

MAGALHÃES, Isabel Allegro de (1998) – Fernão Lopes. Lisboa: Fundação Calouste Gulbenkian.

MARTINS, Armando (2009) – « Depois da guerra, a difícil arte de fazer a paz. D. Fernando (1367-1383) ». En A guerra e a sociedade na Idade Média. VI Jornadas Luso-Espanholas de Estudos Medievais, vol. II. Campo Militar de S. Jorge (CIBA)-Porto de Mós-Alcobaça-Batalha: Sociedade Portuguesa de Estudos Medievais-Sociedad Española de Estudios Medievales, pp. 69-76.

MITRE, Emilio (2005) – « Castilla ante la Guerra de los Cien Años: actividad militar y diplomática de los orígenes del conflicto al fin de las grandes treguas (c. 1340-c. 1415) ». En Guerra y diplomacia en la Europa Occidental. 1280-1480. Pamplona: Gobierno de Navarra-Institución Príncipe de Viana, pp. 199-235.

MORENO, Humberto Baquero (1988) – « O Tratado de Windsor de 1386 no conspecto das relações luso-inglesas ». En Colóquio comemorativo do VI Centenário do Tratado de Windsor. Oporto: Universidade do Porto, pp. 213-219.

OLIVERA, César – Beatriz de Portugal. La pugna dinástica Avís-Trastámara. Santiago de Compostela: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

PERE IV DE ARAGÓN (1850) – Crónica del rey de Aragón D. Pedro IV el Ceremonioso. Barcelona: Imp. Alberto Frexas.

RUSELL, Peter (2000) – A intervenção inglesa na Península Ibérica durante a Guerra dos Cem Anos. Lisboa: Imprensa Nacional Casa da Moeda.

RYMER, Thomas (1740) – Foedera, conventiones, literae, et cuiuscunque generis acta publica, inter reges Angliae, et alios quosvis imperatores, reges, pontifices, principes, vel communitates. La Haya: Joannem Neaulme. Vol. 3, partes 3 y 4.

SÁNCHEZ-PALENCIA, Almudena (1988) – Vida y empresas del arzobispo D. Pedro Tenorio. Toledo: Diputación Provincial.

SARAIVA, Anísio Miguel de Sousa (2002) – « O processo de inquirição do espólio de um prelado trecentista: D. Afonso Pires, bispo do Porto (1359-1372†) ». Lusitânia Sacra. Lisboa. Vol. 13-14, pp. 197-228.

SESMA, José Ángel (coord.) (1994) – Benedicto XIII, el Papa Luna. Zaragoza: Diputación General de Aragón, Departamento de Educación y Cultura.

SUÁREZ, Luis (1960) – Castilla, el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440). Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

TORRES, Raquel; RUIZ, Francisco (2016) – Órdenes militares y construcción de la sociedad occidental (siglos XII-XV). Madrid: Sílex.

Notes

1 No siendo el objetivo de este artículo el comentar todos los estudios que se han hecho sobre el período, que son muchos y muy completos, referiré solamente estas obras como imprescindibles para abordar los distintos temas: 1. Sobre la Guerra de los Cien Años en la Península Ibérica: CAETANO, 1985; RUSELL, 2000; OLIVERA, 2005; 2. Sobre el Cisma: BAPTISTA, 1956; SUÁREZ, 1960.

2 Para conocer mejor la vida y la obra de este cronista, son recomendables las siguientes lecturas: AMRÁN, 2009; ESTOW, 2006; GARCÍA, 1982.

3 Sobre su vida y obra remitimos a: AMADO, 2007; MAGALHÃES, 1998.

4 COSTA, 2015. Sirva para el resto del artículo la aclaración de que siempre que haya estudios sobre los personajes mencionados, se indicarán como en este caso.

5 LOPES, 2007,184-189.

6 PERE IV DE ARAGÓN, 1850, 384; AYALA, 1779, 410, 428-429, 434-436; LOPES, 2004, 16, 50 y 58.

7 JUGIE, 1987.

8 CINTRA, 1990, 524-525 y 528; LOPES, 2007, 90 y 105-109; AYALA, 1779, 253-254; PERE IV DE ARAGÓN, 1850, 349.

9 LOPES, 2004, 57; AYALA, 1779, 508-509.

10 AYALA, 1779, 462; LOPES, 2004, 49-50.

11 SESMA, 1994.

12 LOPES, 2004, 89

13 LOPES, 2004, 179; AYALA, 1780, 17-18.

14 LOPES, 2004, 11.

15 LOPES, 2004, 242.

16 SARAIVA, 2002.

17 LOPES, 2004, 207 y 237; AYALA, 1780, 43-45.

18 SÁNCHEZ-PALENCIA, 1988.

19 AYALA, 1780, 39-40, 43 y 44-45; LOPES, 2004, 340.

20 AYALA, 1780, 45; LOPES, 2004, 289-291.

21 LOPES, 2004, 284. Sobre el obispo de Guarda: FARELO, 2013.

22 LOPES, 2004, 297; AYALA, 1780, 46-47.

23 AYALA, 1780, 72-73 y 76.

24 CINTRA, 1990, 535; LOPES, 2004, 294; AYALA, 1780, 78.

25 AYALA, 1780, 80-81.

26 LOPES, 2004, 340.

27 AYALA, 1780, 102; LOPES, 2004, 401.

28 AYALA, 1780, 94-95.

29 AYALA, 1780, 94-100.

30 AYALA, 1780, 132; LOPES, 2004, 405-408.

31 AYALA, 1780, 135.

32 AYALA, 1780, 136-137 y 148.

33 El titular de la sede es, por entonces, Martinho, pero de obediencia a Clemens VII. Parece estar en Aviñón cuando suceden los hechos narrados, siendo hasta el momento imposible identificar correctamente al personaje mencionado por la crónica lopesina. COSTA, 1982, 329.

34 LOPES, 2004, 459-461.

35 AYALA, 1780, 157-158 y nota.

36 Dicha vuelta a la obediencia clementina, en realidad, nunca ocurrió, como reconocería el propio legado, siendo ya papa con el nombre de Benedictus XIII. BAPTISTA, 1956, 163.

37 LOPES, 2004, 543.

38 AYALA, 1780, 162 y 166-167; LOPES, 2004, 553, 556-557, 567-569 y 575-577.

39 LOPES, 2004, 601.

40 LOPES, 1990, 113; AYALA, 1780, 179-180.

41 Siguiendo el orden de los ejemplos: LOPES, 1990, 87, 235, 239-241; LOPES, 1983, 33-34 y 35.

42 LOPES, 1983, 260 y 269-274.

43 LOPES, 1983, 50.

44 COUSSEMACKER, 2004.

45 AYALA, 1780, 253-259; LOPES, 1983, 202-210.

46 LOPES, 1983, 220-221 y 223-224.

47 LOPES, 1983, 271. Sobre el futuro arzobispo: GRAF, 2011.

48 LOPES, 1983, 266; AYALA, 1780, 271 y 285.

49 LOPES, 2004, 89.

50 AYALA, 1780, 27.

51 AYALA, 1779, 484-493.

52 LOPES, 1983, 193-199. Véase para el tratado: MORENO, 1988.

53 Empezando por la propia Orden de Avis, cuyo maestre será el hijo natural de Pedro I, elegido con 7 años. Una aproximación sobre las órdenes militares en Portugal, en FRANCO-MOURÃO-COSTA, 2010. Para Castilla, TORRES-RUIZ, 2016.

54 Cabe recordar la imposición de Pedro Álvares Pereira como prior de la Orden del Hospital de San Juan por Fernando I, COSTA, 1999-2000, 194-198, o los cambios realizados por Juan I, poniendo al frente de la Orden de Calatrava a ese mismo personaje y, tras su muerte en Aljubarrota, desplazando a Gonzalo Núñez de Guzmán de Alcántara a Calatrava, CASADO, 2012.

55 LOPES, 1983, 402.

56 LOPES, 2004, 43.

57 LOPES, 2004, 455-456.

58 LOPES, 2004, 13. Un pensamiento similar también en 284.

59 AYALA, 1780, 134.

60 AYALA, 1780, 95-100.

61 AYALA, 1780, 136-137.

62 AYALA, 1780, 150.

63 AYALA, 1780, 142-150.

64 AYALA, 1780, 146-147.

65 PERE IV DE ARAGÓN, 1850, 392.

66 LOPES, 2004, 459.

67 LOPES, 1983, 172.

68 LOPES, 1983, 198; RYMER, 1740, 3/3-4, 200-203.

69 AYALA, 1780, 273.

70 LOPES, 1983, 194 y 269-271.

71 AYALA, 1780, 269-270, informa que la primera embajada del obispo de Évora habría sido en 1387, y que el casamiento sin dispensa provocó malestar en el duque de Lancaster. No tiene por qué ser cierto totalmente lo que se dice, pero resulta más coherente con lo que se intenta explicar de la dilatación en el tiempo.

72 RYMER, 1740, 3/3-4, 150-152.

73 MITRE, 2005, 221-223.

© Publicações do Cidehus, 2019

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search