Version classiqueVersion mobile

Comunicación política y diplomacia en la Baja Edad Media

 | 
Néstor Vigil Montes

Diplomacia y diplomática: un análisis de las fuentes documentales de la diplomacia bajomedieval

Néstor Vigil Montes

Résumé

Diplomacia y diplomática son dos términos muy similares que, en ocasiones, incluso pueden llevar a confusión. Ambos tratan sobre dos disciplinas que están relacionadas entre sí, puesto que el documento ha sido uno de los instrumentos vertebradores de la diplomacia. Ante la existencia de pocos estudios sobre la cuestión, pretendemos analizar, desde una perspectiva diplomática, el documento para la diplomacia monárquica bajomedieval. Para ello, abordaremos cuestiones como la génesis documental, las tipologías de la documentación o la gestión archivística. De esta forma, pretendemos valorar el papel del documento en la elaboración de la diplomacia bajomedieval.

Texte intégral

Introducción

1El hecho de que los vocablos diplomacia y diplomática compartan etimología los hace ser similares en las lenguas en que estos términos derivan del latín. De este modo, tenemos diplomacy y diplomatics en inglés, diplomatie y diplomatique en francés, o diplomatie y diplomatik en alemán. Incluso existen versiones del diccionario de la Real Academia Española en las que se introduce la acepción correspondiente a diplomática en el vocablo diplomacia.

  • 1 MOEGLIN et al., 2017.
  • 2 WATTS, 2016.

2Según la versión más actualizada de este diccionario, la diplomacia es tanto «la rama de la política que se ocupa del estudio de las relaciones internacionales» como «el conjunto de los procedimientos que regulan las relaciones entre los Estados». Ambas acepciones no son del todo exactas para la época bajomedieval, dado que términos como relaciones internacionales o estado describen realidades que pertenecen a períodos históricos posteriores y, por tanto, son anacrónicos. Por ello, para adaptarlo a nuestro objeto de estudio, conviene hablar del término relaciones internacionales entre comillas, tal como se ha hecho en el último manual publicado sobre diplomacia medieval1. Asimismo, conviene reemplazar el término estado por los conceptos formaciones políticas o sistemas políticos, como sugieren las últimas publicaciones de especialistas en historia política bajomedieval, para superar el paradigma de la génesis del estado moderno y mostrar un universo político de mayor riqueza2. Por otra parte, el término diplomática, además de referirse en femenino a algo relativo a la diplomacia, como sustantivo remite al «estudio científico de los diplomas y otros documentos, tanto en sus caracteres internos como externos, principalmente para establecer su autenticidad o falsedad».

  • 3 PÉQUIGNOT, 2009, 23.

3Sin embargo, entre la diplomacia y la diplomática existe una estrecha relación, puesto que es imposible concebir la celebración de acuerdos diplomáticos sin el documento que deje constancia por escrito de lo acordado. Como bien señaló Stéphane Péquignot, «de igual manera que los intercambios de gestos y de palabras, los desplazamientos y los encuentros de personas, la diplomacia es, en el occidente de los siglos XIII a XV, una obra de papel y pergamino»3.

  • 4 RYMER, 1704-1713.

4A pesar de tratarse de dos términos casi idénticos que remiten a realidades imbricadas entre sí, la relación entre diplomacia y diplomática no ha sido un sujeto preferente de estudio ni para los historiadores de la diplomacia medieval ni para los diplomatistas. La historiografía tradicional, cuyo objeto de estudio predilecto era la historia política y, más concretamente, la historia de las relaciones internacionales, ha tenido un enorme interés por los documentos emanados de esas relaciones diplomáticas, aunque siempre han sido tratados como una mera fuente que avala la existencia de un determinado evento. Una de las primeras colecciones de ediciones diplomáticas de documentos es la Foedera, conventiones, literae, et cujuscunque generis acta publica, inter reges angliae, et alios quosvis imperatores, reges, pontifices, principes, vel communitates, ab ineunte saeculo duodecimo ad nostra usque tempore, comúnmente conocida como la Foedera de Thomas Rymer. Es una colección de 16 volúmenes que compila todos los documentos generados por la diplomacia inglesa desde el comienzo del reinado de Enrique I de Inglaterra (1100-1135). Fue originalmente publicada entre 1704 y 1713, lo que supone una coincidencia cronológica con el conflicto en el que Inglaterra desempeñó un importante papel: la Guerra de Sucesión Española4.

  • 5 DAUMET, 1898
  • 6 SUÁREZ FERNÁNDEZ, 1960.
  • 7 SUÁREZ FERNÁNDEZ et al., 1958-1963.
  • 8 SUÁREZ FERNÁNDEZ et al., 1951-1966.
  • 9 RUIZ ASENCIO, 1995.
  • 10 MELO CARRASCO, 2016.

5Podríamos ofrecer una enorme lista de colecciones con ediciones de documentos generados por la diplomacia medieval, pero, como no es el objeto de análisis específico de este trabajo, valga con ejemplificar el fenómeno de aparición de estas obras con un caso concreto, el de las relaciones diplomáticas del reino de Castilla en época bajomedieval. Para este contexto específico disponemos de obras como Étude sur l'alliance de la France et de la Castille au XIVe et au XVe siècle5, Relaciones entre Portugal y Castilla en época del infante Enrique6, los diversos tomos de Documentos referentes a las relaciones con Portugal durante el reinado de los Reyes Católicos7 y de Documentos sobre relaciones internacionales de los Reyes Católicos8, Corpus documental del Tratado de Tordesillas9, o el reciente Compendio de cartas, tratados y noticias de paces y treguas entre Granada, Castilla y Aragón en los siglos XIII al XV10. Esto significa que, para esta cronología, resulta enormemente complicado encontrarse con un documento diplomático sobre las relaciones diplomáticas de Castilla que esté todavía inédito.

  • 11 CHAPLAIS, 1952
  • 12 CHAPLAIS, 2003.

6Los primeros investigadores que se detuvieron en la importancia del documento diplomático en las relaciones diplomáticas medievales fueron dos historiadores, Pierre Chaplais y Donald Queller. Ambos se caracterizaron por darle un enfoque renovador a la historia de la diplomacia en la Edad Media, cosa que supuso que olvidaran el análisis de contextos concretos y se detuvieran en cuestiones referentes a la práctica de la diplomacia. El pionero en diseccionar, utilizando métodos de la diplomática, un tratado internacional fue Pierre Chaplais, en un estudio sobre el Tratado de París de 1259, por el que Enrique III de Inglaterra rindió homenaje a Luis IX de Francia para cerrar un conflicto abierto entre los dos reinos. En su análisis, discierne los diferentes pasos de la constitución del tratado: la utilización de poderes para iniciar el proceso de negociación, la celebración de un convenio entre las diferentes representaciones y la necesaria ratificación para que tenga vigencia11. Posteriormente, en su obra más célebre, The English Diplomatic Practice in the Middle Ages, dedicó un espacio al análisis de las fuentes documentales para la diplomacia medieval12.

  • 13 QUELLER, 1967.

7Donald Queller, por su parte, utilizó el oficio de embajador como objeto de estudio, que había sido hasta entonces una cuestión postergada en la historiografía; para ello, analizó la documentación que reflejaba esa actividad. En el quinto capítulo de su The Office of Ambassador in the Middle Ages, estableció diferencias entre tipologías documentales próximas, como las credenciales y procuraciones; analizó casos paradigmáticos como las relazioni venetiani, unos memorandos completos del desempeño de la labor diplomática, y ensalzó la aparición de documentos en blanco sellados con los que los embajadores pudieron consignar sus acuerdos en nombre de su monarca, los cuales nos hablan de la existencia de una enorme autonomía de las delegaciones en los primeros compases de la diplomacia13.

  • 14 SENATORE, 1998.
  • 15 LAZZARINI, 1999; SENATORE et al., 2015.

8Los historiadores se habían percatado de la existencia de enormes fondos de correspondencia cuyo objeto era el desempeño de la labor diplomática, pero Francesco Senatore fue el primero en analizar este tipo de epístolas. En su estudio sobre la diplomacia de los Sforza milaneses en el siglo XV, remarcó que la correspondencia durante esa cronología acabó por desbancar al documento diplomático como principal instrumento para articular la diplomacia14. Este trabajo fue el punto de partida de una serie de estudios procedentes de historiadores italianos sobre el papel de la correspondencia en diplomacia15.

  • 16 PÉQUIGNOT, 2009, 23-96.
  • 17 GENICOT et al., 1972-2017.
  • 18 CÁRCEL ORTÍ, 1997.

9La primera monografía sobre la diplomacia en el contexto específico de un reinado en la que se trató el protagonismo del documento escrito fue la obra de Stéphane Péquignot sobre la diplomacia del rey Jaime II de Aragón16. El autor realizó un balance de la investigación sobre la documentación generada por la diplomacia en el que denunció el abandono de esa documentación por parte de la diplomática. Además, señaló que no cuenta con volumen alguno en la prestigiosa colección Typologie des Sources du Moyen Age Occidental, publicada por Brepols17, y, al mismo tiempo, faltan algunas entradas importantes sobre esta documentación en una obra de referencia como es el Vocabulaire International de la Diplomatique, de la Comisión Internacional de Diplomática18. Ambas cuestiones podrían solucionarse, puesto que todavía se siguen publicando volúmenes de la colección de Brepols, y, cada día más voces, ven necesaria una nueva edición del vocabulario de diplomática que albergue todas las novedades de la investigación en los últimos veinte años. Péquignot también analizó la situación particular de la Cancillería de la Corona de Aragón para la diplomacia de Jaime II, y llegó a la conclusión de que se caracteriza por la adaptación de sus propios usos tradicionales a las demandas de la nueva situación internacional. Esto significó reconocer la existencia de un estándar universal que podía ser interpretado, hasta cierta medida, por cada una de las entidades escriturarias que adoptaban una sensibilidad especial por la documentación para la diplomacia. Otra cuestión en la que nadie había reparado con anterioridad es la utilización de las lenguas en la documentación de la negociación diplomática. Péquignot señaló que, frente a la universalidad del latín, aparecieron otras lenguas francas como el francés, en el caso de la diplomacia franco-inglesa; el catalán, en la diplomacia mediterránea, o el binomio portugués-castellano, en la diplomacia ibérica. Además, remarcó que la elección de un determinado idioma podía depender de la utilización de una u otra tipología documental.

  • 19 PONCET, 2015.
  • 20 GUYOTJEANNIN, 2015.

10Por primera vez, en 2015 apareció el primer trabajo desde el prisma exclusivo de la diplomática y promovido desde la principal institución académica de esta disciplina, L’École des Chartes, bajo la dirección de Olivier Poncet19. Con la premisa de la necesidad de abordar esta documentación desde el utillaje de la ciencia diplomática, se procuró analizar el recorrido a largo plazo del documento más paradigmático de la diplomacia, el tratado. El capítulo del tratado en la Edad Media fue escrito por Olivier Guyotjeannin, quien dio cuenta de que el tratado medieval fue un documento que integraba los diferentes documentos de apoyo a la diplomacia, moldeable a las necesidades coyunturales, pero que, al mismo tiempo, fue progresivamente más convergente entre las diferentes cancillerías20.

  • 21 MOEGLIN et al., 2017.

11Recientemente, ha aparecido un nuevo manual que lleva por título Diplomatie et «relations internationales» au Moyen Âge (IXe-XVe siècles), en el que el documento ocupa un espacio importante al ser considerado como uno de los medios que articula la diplomacia medieval. En esta obra se ponen en relación fenómenos bajomedievales, como la revolución documental, la revolución archivística y el crecimiento de la epístola, con el desarrollo de la diplomacia medieval21.

12La diplomática todavía tiene que resolver cuestiones acerca del documento de la diplomacia bajomedieval para comprender su verdadera importancia, tales como: ¿Hasta qué punto existe un patrón común moldeable por las diferentes entidades de expedición documental? ¿Existe una evolución en el modus operandi de los diversos órganos de expedición documental? ¿Cuáles fueron las tipologías documentales utilizadas para dar respuesta a las necesidades de la diplomacia? ¿Cómo fue custodiada esa documentación y posteriormente cómo fue reutilizada para afrontar nuevos procesos de negociación diplomática? A continuación, trataremos de dar respuesta a estas preguntas para un contexto particular, como es la diplomacia entre los diferentes reinos del occidente bajomedieval (obviaremos otros escenarios como el papado, los estados señoriales o los municipios). Por cuestiones prácticas, nuestro estudio se centrará en las diplomacias castellana y portuguesa, y partiremos del estado actual de los conocimientos y de la documentación disponible para, así, plantear la apertura de posibles horizontes a una ulterior investigación.

1. Génesis del documento para la diplomacia medieval.

  • 22 SENATORE, 1998; PÉQUIGNOT, 2009; GUYOTJEANNIN, 2015.

13En los últimos trabajos con sensibilidad hacia el documento diplomático hemos observado una preocupación acerca de cuestiones como su evolución a lo largo del periodo bajomedieval y la posible existencia de un modelo común moldeable a las necesidades de cada cancillería22. Ambas cuestiones tienen una especial relación, puesto que la diplomacia, en el período histórico comprendido entre los siglos XIII y XV, se encontraba en un proceso de enormes cambios y mutaciones debido a su crecimiento cualitativo y cuantitativo.

  • 23 PÉQUIGNOT, 2009.
  • 24 GUYOTJEANNIN, 2015.

14La primera cuestión que debemos tener en cuenta sobre el documento para la diplomacia bajomedieval es la inexistencia de un modelo exactamente común para los diferentes órganos de expedición documental del occidente bajomedieval. Aunque sí se puede hablar de un estándar internacional23 hacia el que se encaminaban progresivamente las diversas cancillerías24, lo cierto es que cada una de estas entidades de expedición documental respondió de manera diferente y mutable a unas demandas que, si bien eran comunes, se encontraban también en un proceso de progresivos cambios encaminados a una mayor complejidad.

  • 25 BAUTIER, 1991, 28.
  • 26 MILLARES CARLO, 1926, 234.
  • 27 COELHO et al, 1991, 133.
  • 28 CARCEL ORTI et al, 1991, 273.

15A riesgo de generalizar, podemos señalar que en el comienzo de la etapa bajomedieval existía una diplomacia de menores dimensiones, que era más fácilmente controlable directamente por los órganos de gobierno de la monarquía. La expedición documental de la documentación para la diplomacia estaba copada por las incipientes reorganizadas cancillerías regias. Cabe recordar que la Cancillería francesa se organizó en el reinado de Felipe I (1060-1108)25; la castellana, en el reinado de Alfonso VII (1126-1157)26; la portuguesa, en el reinado de Alfonso I (1139-1185)27, y la aragonesa, en el reinado de Jaime I (1208-1276)28.

  • 29 QUELLER, 1967, 130-137.

16Esto significaba que, en principio, las embajadas no disponían de una cierta autonomía para alcanzar acuerdos por escrito, ya que precisaban de la expedición documental por parte de la Cancillería. La forma de resolver esta cuestión fue la concesión a los embajadores de documentos en blanco con el sello real, lo que les permitía rellenar el contenido de acuerdo a las negociaciones y dotarlo de validez como si se tratase de un documento de cancillería. Estos documentos podían no ser utilizados y, en ese caso, eran devueltos a la Cancillería para ser destruidos, pero, en ocasiones excepcionales, se conservan pruebas de su existencia a lo largo de la etapa bajomedieval29.

17Los documentos en blanco eran un enorme riesgo para los soberanos, dado que permitían a sus representantes poder alcanzar cualquier acuerdo sin una aquiescencia directa. Esta cuestión se solventó con la introducción del notariado público en la negociación diplomática, cosa que permitió plasmar los acuerdos por escrito sin comprometer a los monarcas con la utilización de su sello. De esta forma, cada una de las embajadas llevaba entre sus miembros a un notario que generalmente tenía el rango de secretario de embajada, y que era el encargado de suscribir el acuerdo alcanzado. Los acuerdos diplomáticos expedidos a través de esta fórmula eran redactados por el notario de la embajada anfitriona, que empleaba su lengua. Sin embargo, en su validación también aparece la suscripción del notario de la embajada visitante, que también empleaba su idioma y actuaba en virtud de una autorización del monarca anfitrión, puesto que carecía de autoridad allende los territorios del soberano, cuya fe pública delegaba en él. El acuerdo diplomático entre embajadas no tenía rango de tratado entre soberanos hasta que ambos otorgaran su ratificación y la entregasen al otro dirigente.

  • 30 Archivo General de Simancas (en adelante AGS), Patronato Real, legajo 7, documento 107.; Arquivo Na (...)
  • 31 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 29.
  • 32 Biblioteca Nacional de España (en adelante BNE), Manuscritos reservados, Manuscrito 21, 48r.-50v.
  • 33 OSTOS SALCEDO, 2015.
  • 34 SANZ FUENTES, 1990, 187-199.

18Algunos de estos secretarios de embajada eran personalidades de primera fila en la burocracia regia. Es el caso de dos notarios de origen judeoconverso que trabajaron para la monarquía castellana: Fernán Díaz de Toledo y Fernán Álvarez de Toledo. El primero de ellos, también conocido como “el relator” por ocupar ese cargo en el Consejo Real, fue el notario encargado de redactar el Tratado de Medina del Campo de 143130, los desposorios entre Juan II de Castilla e Isabel de Portugal en 144731, y las protestas de 1452 y 1454 del mencionado monarca castellano por las campañas de Enrique el Navegante en las Islas Canarias32. Este personaje tenía una posición destacada en la corte regia, por su excelente formación en derecho, que le llevó a alcanzar el título de doctor en leyes, a redactar tratados jurídicos como las Notas del Relator (un formulario notarial en el que no aparece ningún modelo para la documentación generada en diplomacia33) y a ejercer cargos como el de oidor, relator, refrendario, notario mayor de los privilegios rodados y secretario del monarca34.

  • 35 AGS, Patronato Real, legajo 49, documentos 43 (ANTT, Gavetas, gaveta XVIII, maço 11 documento 2), 4 (...)
  • 36 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 75 y 101, y legajo 50, docs. 4, 5, 6, 14; ANTT, Corpo Cro (...)
  • 37 RÁBADE OBRADO, 1993, 77.

19Fernán Álvarez de Toledo fue un notario con intensa actividad en la celebración del Tratado de Alcáçovas-Toledo en 1479-148035, en todos los actos derivados de su cumplimiento en los siguientes cuatro años36 y en la negociación del célebre Tratado de Tordesillas de 1494. Consiguió ascender, dentro de la corte de los Reyes Católicos, hasta llegar a ser escribano mayor de privilegios y confirmaciones y contador mayor de cuentas; e incluso logró, para su primogénito, el título de Conde de Cedillo en 149637.

  • 38 AGS, Patronato Real, legajo 50, documentos 8, 14, 24, 26; ANTT, Corpo Cronologico, parte 1, maço 1, (...)
  • 39 ANTT, Chancelaria de D. Manuel I, livro 29, 25r.
  • 40 AGS, Patronato Real, legajo 49, documentos 21 y 53; ANTT, Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes), (...)
  • 41 Archivo Histórico Nacional (AHN), Sección Nobleza, Osuna, legajo 3909, documento 22.
  • 42 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Sección Nobleza, Osuna, legajo 3909, documento 25.
  • 43 CAÑAS GÁLVEZ, 2010, 709-710.
  • 44 BECEIRO PITA, 1999, 91-92.

20Para el Reino de Portugal, el personaje más destacado fue Rui de Pina, quien actuó en las negociaciones posteriores al Tratado de Alcáçovas-Toledo de 1479-148038 y en la negociación del Tratado de Tordesillas de 1494. También es conocido por ser el cronista mayor de reino, pues elaboró las crónicas de varios monarcas portugueses, entre ellas la del contemporáneo Juan II, y por ser guarda-mor de la Torre do Tombo y de la Biblioteca Regia desde 149739. Otro notario portugués relevante fue Rui Galvão, que tuvo una destacada presencia en las embajadas portuguesas, actuando en el Tratado de Medina del Campo de 143140 y en las negociaciones entre el príncipe Enrique de Castilla y Alfonso V de Portugal41, que desembocaron en el matrimonio del príncipe con Juana de Portugal en 145342. Además, también llegó a trabajar en la corte de Juan II de Castilla desde 1453, con el nombre castellanizado de Ruy Galván, como secretario del monarca y como miembro del Consejo Real, pudiendo desempeñar una especie de papel de embajador permanente43. Y es que parece que, en este caso, el ejercicio de la tarea escrituraria podía ser una capacitación práctica para, después, poder actuar como negociador solemne44.

21De estos cuatro casos, podemos extraer la conclusión de que la actividad de notarios en las embajadas era reservada a personajes de primera fila que trabajaban como secretarios reales y, al mismo tiempo, podían alcanzar una cierta especialización en estos menesteres. Pero son casos excepcionales en una larga lista de nombres de notarios con menor rango y apariciones más esporádicas; lo que sí es cierto es que la tendencia a dejar estos asuntos en pocas manos, ilustres y especializadas, fue aumentando progresivamente con el tiempo.

2. Tipología de la documentación para la diplomacia bajomedieval.

  • 45 MOEGLIN et al, 2017, 145.

22A lo largo de los siglos bajomedievales, los órganos de expedición documental tuvieron que responder a unas demandas más cuantiosas y complejas procedentes de la diplomacia; para ello, se fueron diversificando las tipologías de la documentación de la diplomacia45. De este modo, podemos discernir entre credenciales, poderes, instrucciones, entregas de documentación, salvoconductos, correspondencia, acuerdos diplomáticos, informes, ratificaciones de los acuerdos diplomáticos, juramentos, contratos matrimoniales, entregas de rehenes y protestos. Estas tipologías se pueden clasificar según diferentes matices: la existencia de valor jurídico, el momento de emisión en el proceso de negociación diplomática o el destinatario del documento.

  • 46 BERTELLI, 2008.
  • 47 LÓPEZ RODRÍGUEZ, 2014.

23Dentro de los documentos para la diplomacia medieval, debemos distinguir entre aquellos con un valor legal y aquellos que no lo tienen. Aunque parezca un mero matiz que el documento contenga las formalidades necesarias para ser un documento jurídico, tales como seguir un formulario especifico o contener los instrumentos de validación requeridos, tiene su importancia en la comunicación dentro de un proceso de negociación. Por una parte, tenemos los documentos legales, como los poderes, los salvoconductos, los acuerdos diplomáticos y las ratificaciones, que son aquellos que articulaban jurídicamente todos los actos de la negociación y debían ser presentados abiertamente. Por otro lado, tenemos los documentos sin validación legal, como las instrucciones, la correspondencia o los memoriales, que articulaban diferentes momentos de la negociación diplomática y, en los casos en que fuera conveniente, podían no ser revelados a la otra parte, para no mostrar información importante que pusiera en riesgo los intereses de una delegación. Asimismo, cabe recordar que, dentro de los documentos con valor legal, están aquellos que tienen un valor a perpetuidad o a largo plazo, como las ratificaciones de los tratados, y aquellos con un valor circunstancial a la propia negociación, como pueden ser las credenciales, los salvoconductos y los acuerdos diplomáticos. La duración del valor legal resulta interesante a nivel archivístico, dado que la mayor parte de los documentos conservados son aquellos con un valor jurídico a largo plazo. Esto conlleva que principalmente se guarden las ratificaciones, mientras que solamente tenemos constancia de los otros productos legales de la negociación a través de las inserciones de estos en los documentos finales de ratificación. Esto mismo sucede con la correspondencia, raramente conservada en los archivos, a excepción de los enormes fondos de correspondencia o carteggi de los archivos italianos46 o de los fondos de correspondencia regia conservados en el Archivo de la Corona de Aragón47.

24Respecto al momento de emisión de la documentación en el proceso de negociación diplomática, podemos distinguir entre aquellos documentos que son otorgados en la preparación de la embajada, los que lo son en la propia negociación diplomática y, finalmente, los que son otorgados con posterioridad al acuerdo diplomático. Los documentos de preparación de la embajada son aquellos emitidos por las cancillerías de cada reino para dotar a los embajadores de los instrumentos necesarios para el devenir de las negociaciones. Comprenden desde las credenciales, que aseguran legalmente ante la otra embajada que esas personas son representantes, hasta los salvoconductos, que son expedidos por la Cancillería del reino en cuyo territorio se desarrollan las negociaciones, con el fin de que los embajadores del otro reino no tengan problemas para atravesarlo. En el desarrollo de las negociaciones, los representantes de los diferentes monarcas tienen como objetivo consignar un documento que ponga por escrito el acuerdo alcanzado. Asimismo, en los pasos previos, pueden mantener una comunicación escrita mediante correspondencia con los soberanos a los que representan para modificar algunas de las directrices acordadas en la preparación de la embajada. Finalmente, el acuerdo diplomático entre las dos embajadas tiene que generar una serie de documentos para que tenga validez; el más importante de ellos es la ratificación de los monarcas al acuerdo alcanzado, puesto que es la única forma de dotar de plena validez jurídica a lo negociado. Además, existe toda una serie de documentos emitidos a consecuencia de lo pactado, como las entregas de rehenes, los contratos matrimoniales o las tomas de juramento, e incluso tenemos un documento para denunciar el incumplimiento de lo acordado, el protesto.

25El último de los factores a tener en cuenta para una eventual clasificación de las tipologías de la documentación para la diplomacia bajomedieval es el destinatario de los documentos. Por un lado, tenemos los documentos cuyo destinatario es el propio embajador, y tienen como finalidad articular la relación entre el gobernante y su representante en las negociaciones. Por ello, se generan casi siempre con anterioridad a alcanzar el acuerdo diplomático, aunque cabe la posibilidad de la existencia de embajadas para gestionar los pasos posteriores, como la ratificación u otros actos derivados del acuerdo alcanzado. Por otro lado, están los documentos cuyo destinatario son los monarcas, y que son aquellos que garantizan los acuerdos alcanzados. Estos pueden ser a título conjunto cuando los dos monarcas son destinatarios en igual medida, como en los acuerdos diplomáticos pactados por los embajadores, u otorgados por parte de un monarca a otro monarca, como las ratificaciones o la correspondencia directa. En último lugar, tenemos documentos, como las capitulaciones matrimoniales, en los que los destinatarios pueden ser terceras personas afines a las casas reales o a las familias nobles más importantes del reino.

  • 48 PÉQUIGNOT, 2008.
  • 49 PONCET, 2015.
  • 50 SENATORE et al., 2015; LAZZARINNI, 1999; VILLANUEVA MORTE, 2015.

26A continuación, vamos a analizar las diferentes tipologías documentales utilizadas para gestionar la diplomacia bajomedieval. Cabe destacar que, mientras algunas de ellas son frecuentes en los archivos y han sido estudiadas (como las instrucciones48, los acuerdos diplomáticos49 o la correspondencia50), otras son más infrecuentes y, por tanto, menos conocidas.

27Las credenciales son documentos que se dan a un embajador para que un soberano extranjero lo admita y lo reconozca como tal, es decir, son el instrumento jurídico por el que el monarca delega en una o varias personas la representación de sus intereses ante los representantes de otro monarca en un proceso de negociación diplomática, lo cual los convierte en sus embajadores. Asimismo, este documento permite delimitar legalmente la actuación de estos embajadores a ciertas cuestiones con un determinado margen de acción, para, así, garantizar que siguen las directrices de los monarcas. Las credenciales adquieren el formulario propio de los documentos de procuración o poder, ya que es el adecuado para garantizar la representación de una persona.

  • 51 ANTT, Gavetas, gaveta 2, maço 10, documento 23.

28Las instrucciones y los memoriales son dos tipos de documentos privados utilizados para limitar el margen de acción a los representantes y sugerirles cuál debía ser su actuación en las negociaciones. Al tratarse de documentos privados, contaban con la ventaja de no tener que ser mostrados ante la otra delegación, pero las limitaciones no tenían fuerza legal más allá de la confianza mostrada por el monarca ante sus embajadores. También es posible que un monarca dictase instrucciones a un embajador de otro monarca para enviarle un determinado mensaje o respuesta, aunque, en este caso, el tono era lógicamente menos imperativo, se agradecía constantemente la labor al enviado, como aconteció en las instrucciones enviadas por Juan II de Portugal a Gutierre de Cárdenas, embajador castellano51.

29Los documentos de entrega son los justificantes que garantizaban la ulterior devolución de aquellos tratados y documentos extraídos por los embajadores de los archivos regios, para portarlos a la negociación y hacer valer ciertos derechos de su monarca.

30Los salvoconductos son documentos expedidos por una autoridad con el objeto de garantizar al destinatario poder transitar sin riesgo por los territorios donde su soberanía es reconocida. En la diplomacia bajomedieval eran otorgados por el monarca, soberano en el territorio donde se celebraban las negociaciones, a los representantes del otro rey que se encontraban en un territorio bajo otra soberanía. A pesar de que el derecho consuetudinario garantizaba la inmunidad de las misiones, en los casos más delicados, como el establecimiento de una tregua en pleno proceso bélico, la delegación visitante podía reforzar sus garantías a través de este documento.

  • 52 VIGIL MONTES, 2017, 157-163.
  • 53 QUELLER, 1967, 130-137.

31Los acuerdos diplomáticos son los documentos de avenencia que recogen los compromisos alcanzados por las dos embajadas que representan a cada uno de los monarcas implicados en un proceso de negociación. Se trata de documentos narrativos y densos, generalmente escritos en cuadernillos de papel de varios folios, en los que se detallan cada uno de los aspectos negociados. Para esta tipología observamos ciertos cambios en la época bajomedieval para el caso luso-castellano52, ya que, en un principio, se tendía hacía un acuerdo realizado por los dos monarcas en el que se utilizaba el sello de ambos soberanos. Esto significaba que los embajadores actuaban con una gran discrecionalidad, al poder efectuar documentos en el nombre de su monarca y con el sello regio, lo que se hacía a través de documentos en blanco con el sello regio que portaba la embajada visitante53. Posteriormente, fue ganando progresivamente espacio una avenencia realizada entre las dos embajadas en virtud de los poderes obtenidos en la credencial, cuyo contenido era copiado, y era validada con el signo notarial de los dos secretarios de embajada. El resultado era un documento que no generaba un compromiso directo a los monarcas, puesto que debía ser ratificado por ambos antes de que tuviese fuerza legal. En algunos casos, la actividad de los embajadores podía consignarse en un documento interno que recibe el nombre de informe.

32La ratificación es el instrumento por el que cada uno de los dos monarcas da su aquiescencia a un acuerdo escrito alcanzado por las dos embajadas que participaban en una negociación diplomática, lo cual garantiza que aceptan todos los puntos acordados por sus diplomáticos. Esto supone que, para cada proceso de negociación diplomática, existía al menos un documento generado por cada una de las partes implicadas y que era conservado en los archivos de la otra parte. Las ratificaciones son, en sí mismas, documentos breves en los que los monarcas se limitan a aceptar lo acordado por los embajadores. Pueden tener, aun así, un gran tamaño al incorporar el texto del acuerdo generado por los diplomáticos, y, a su vez, puede albergar el contenido de las credenciales otorgadas a los embajadores para poder alcanzar ese acuerdo. Como las ratificaciones se convierten en el eslabón final de la negociación diplomática, son documentos que gozaban de una buena conservación en los archivos regios, y, al mismo tiempo, al disponer de todo el contenido de la negociación, son buenos testimonios de todo el proceso de acuerdo. En algunos casos, en los que, por la debilidad de un monarca, era preciso reforzar lo negociado con la aquiescencia de más personalidades del reino, podía exigirse la ratificación de los herederos de la corona (en la misma ratificación del monarca o en un nuevo documento), o el juramento por escrito de los miembros más destacados de la sociedad, como la nobleza, el alto clero o los representantes de las ciudades.

33Además de la ratificación, el propio acuerdo podía traer aparejado la ejecución de otros compromisos que generaban actividad documental, tales como la concertación de un matrimonio o la entrega de rehenes. Cuando no se cumplía lo estipulado en los acuerdos, los monarcas podían utilizar un documento de protesta para oficializar su malestar ante el otro soberano.

  • 54 MOEGLIN et al., 2017, 133.
  • 55 LAZZARINI, 2007, 284.
  • 56 MOEGLIN et al., 2017, 134.

34La correspondencia es el eje articulador de la diplomacia bajomedieval o «la verdadera infraestructura de la diplomacia medieval», como señaló Francesco Senatore54. Esto se debe a que es la forma más económica y rápida de poner en contacto dos reinos; las epístolas no solamente se utilizan para preparar y agilizar las negociaciones de las embajadas, sino que también son empleadas en la diplomacia cotidiana, en lo que Isabella Lazzarini denominó como la «edad de la comunicación multiplicada»55. En el caso italiano, la disponibilidad de fuentes nos permite señalar la existencia de decenas de millares de despachos y de numerosos carteggi (fondos de correspondencia) en sus archivos56, convirtiéndose en el ejemplo más paradigmático de la verdadera importancia de la correspondencia en la diplomacia bajomedieval.

  • 57 SANZ FUENTES, 2010, 107-126.
  • 58 MOEGLIN et al., 2017, 137.

35Las epístolas son documentos sin valor jurídico en los que los responsables de elaborar y ejecutar la diplomacia, identificados a través de la rúbrica personal del autor de la carta, podían intercambiar información de diferente índole: comunicación directa entre monarcas o entre otros responsables de la diplomacia, notificación de eventos o de posiciones, acuerdos de encuentro para la celebración de embajadas, comunicación interna entre los soberanos y sus representantes. Las epístolas de los monarcas solían ser ejecutadas por su cancillería, mientras que las realizadas por los miembros de las embajadas, generalmente profesionales del documento, frecuentemente eran autógrafas. En ambos casos eran ejecutadas en papel, el soporte más económico, y empleando una cursiva usual, una letra sin solemnidades y que ajusta la rapidez a la facilidad de lectura57. No podemos hablar de la existencia de un formulario fijo para la correspondencia, como puede acontecer para los documentos con valor jurídico, pero, generalmente, se ajustan a los modelos de las epístolas ejemplares de la summae dictaminis58. En estos formularios se sigue un esquema similar al de los documentos jurídicos: identificación del destinatario; expositivo para referirse, en el caso de que la hubiera, a una petición previa del destinatario; dispositivo de comunicación; contenido de la misiva; petición de respuestas; expresión de buenos deseos; data tópica y cronológica, y suscripción del autor. La información contenida en estas epístolas es de carácter meramente práctico; son un instrumento para gestionar asuntos de importancia capital, como eran todos aquellos referentes a la diplomacia. No obstante, el carácter personal de este tipo de documentación hace que, en ocasiones, podamos observar la perspectiva de los protagonistas en las tareas diplomáticas. Finalmente, detectamos una diferencia entre las epístolas dirigidas a soberanos y las restantes; en las primeras, el lenguaje utilizado es pomposo y lleno de fórmulas de respeto.

Tabla 1 - Tipologías documentales utilizadas en la diplomacia bajomedieval

Documentos con valor jurídico

Documentos sin validar

Preparación de la embajada

Poder - Credencial

Salvoconducto

Entrega de documentos

Instrucciones

Memorial

Correspondencia

Desarrollo de la representación

Acuerdo (capitulación)

Instrucciones

Correspondencia

Confirmación de lo acordado en la misión diplomática

Ratificación

Juramento

Entrega de ratificación

Contrato matrimonial

Entrega de rehenes

Protesto

Informe

Correspondencia

3. Custodia y utilización de la documentación para la diplomacia bajomedieval.

  • 59 ANTT, Gavetas, gaveta 17, maço 2, documento 24.
  • 60 Archivo General de Indias, Patronato, n. 6, r. 1.

36La documentación para la diplomacia monárquica tenía una gran importancia jurídica para hacer valer derechos y legitimidades en las futuras negociaciones; por ello fue conservada con gran cuidado en los archivos regios. La documentación conservada en un determinado archivo regio podía ser la recibida por parte de las otras monarquías con las que se habían alcanzado determinados acuerdos, o la procedente de la gestión interna de las negociaciones entre los monarcas y sus embajadores. Por esta lógica, el Tratado de Tordesillas custodiado en el Arquivo Nacional da Torre do Tombo de Lisboa es la versión en castellano ratificada por los Reyes Católicos59, mientras que el custodiado en el Archivo de Indias de Sevilla es la versión en portugués ratificada por Juan II de Portugal60.

  • 61 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 75.
  • 62 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 61.

37Los documentos podían ser entregados a los embajadores para su empleo en pleno proceso de negociaciones, fenómeno que conocemos a través de los documentos de entrega, que garantizaban la correcta devolución de los documentos extraídos de los archivos regios. En 1480 fray Hernando de Talavera otorgó uno para justificar la entrega, por parte de Fernán Álvarez de Toledo (secretario de la reina Isabel I de Castilla), de un total de 9 documentos para la negociación de la cuestión de Juana la Beltraneja en las paces de Alcáçovas-Toledo con Portugal61. En 1483 el licenciado de Illescas otorgó uno para justificar la entrega, otra vez de manos de Fernán Álvarez de Toledo, de 18 documentos para la negociación de la cuestión de los castellanos que estuvieron del lado del monarca luso en las mismas paces62.

38En la actualidad, podemos encontrar la mayor parte de esta documentación en los archivos herederos de esos archivos regios. Por ello, la documentación conservada por los castellanos se encuentra en el Archivo General de Simancas; la custodiada por los aragoneses, en el Archivo de la Corona de Aragón; la preservada por los navarros, en el Archivo General del Reino de Navarra; la atesorada por los portugueses, en el Arquivo Nacional da Torre do Tombo; la albergada por los franceses, en los Archives Nationales de France, y la resguardada por los ingleses, en The National Archives of United Kingdom. En esos archivos, generalmente, la documentación sobre diplomacia ocupa un hueco en los fondos misceláneos que albergan la documentación más importante de las monarquías; de esta forma, en el caso del Archivo General de Simancas, se encuentra principalmente en el Fondo Patronato Real, y en el Arquivo Nacional da Torre do Tombo se encuentran en el Fondo Gavetas.

  • 63 VILLARROEL GONZÁLEZ, 2015.

39No todos los archivos regios fueron organizados en época bajomedieval. Es el caso del Archivo General de Simancas, cuya fundación se remonta a 1540. Por tanto, para el caso castellano, no se conserva gran parte de los registros medievales y de la documentación recibida por otras cancillerías, salvo los excepcionales legajos con los documentos de las relaciones luso-castellanas, que forman parte del Fondo Patronato Regio. La consecuencia de todo ello es que, para reconstruir las relaciones diplomáticas del reino castellano en la etapa medieval, debemos recurrir a otros archivos y a otras fuentes, como la cronística. En los fondos de los archivos de otros reinos, podremos encontrar, en sus registros regios, la información de los acuerdos otorgados a favor de Castilla por esas cancillerías extranjeras; y también, en la documentación recibida, encontraremos testimonios de las concesiones realizadas por los castellanos a su favor. Igualmente, resultan interesantes los fondos de diversos agentes del reino que hayan podido interactuar en los procesos de negociación diplomática, como los de los municipios, las instituciones eclesiásticas y la nobleza63.

40El nivel de conservación de los documentos referentes a la diplomacia bajomedieval también depende de la perdurabilidad de cada una de las tipologías. Mientras existen algunas de un longevo valor jurídico, como los acuerdos diplomáticos y las ratificaciones, que se conservan en gran cantidad, hay otras tipologías sin valor jurídico y, por tanto, sin obligatoriedad de ser conservadas. Un buen ejemplo es la correspondencia, sobre la que, salvo en ocasiones excepcionales, apenas tenemos constancia del volumen real. También existen tipologías jurídicas cuya validez era limitada, como los poderes, de los que tenemos constancia a través de su inserción en los acuerdos y en las ratificaciones.

  • 64 ANTT, Gavetas da Torre do Tombo, gaveta XVIII, maço 3, documento 25.
  • 65 ANTT, Corpo Cronológico, parte 1, maço 1, documento 10, 1r.-7v.
  • 66 ANTT, Gavetas da Torre do Tombo, gaveta XVII, maço 2, documento 7.
  • 67 ANTT, Gavetas da Torre do Tombo, gaveta XVIII, maço 7, documento 28, 16r.-26v.
  • 68 ANTT, Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes), 101v.-107v.

41Existen documentos de gran singularidad que, por su enorme valor, tuvieron una larga vida documental durante la que se generaron un conjunto de copias, característica que los convierte en ejemplo paradigmático de una larga tradición documental. Para la ratificación otorgada por Ricardo II de Inglaterra en 1387 del Tratado de paz, amizade e confederação entre D. João I de Portugal e Ricardo II de Inglaterra, más conocido como el Tratado de Windsor de 1386, disponemos, en el Arquivo da Torre do Tombo, del original y de hasta cuatro copias que responden a necesidades diferentes. El original se encuentra custodiado en el Fondo Gavetas64, mientras que una de las copias, la que se hizo en papel con la traducción al portugués en un momento cercano a la expedición del original, está conservada en el Fondo Corpo Cronológico del mismo archivo luso65. El contenido del tratado fue insertado íntegramente en la ratificación de ese acuerdo otorgada por Enrique IV de Inglaterra en 1404, que se encuentra disponible también en el Fondo Gavetas66. Esta ratificación de Enrique IV de Inglaterra, a su vez, fue copiada, incluyendo el contenido del tratado original, en dos cartularios: el Traslado das cartas sobre a aliança e amizade entre Portugal e Inglaterra, confeccionado en la primera década del siglo XV y conservado en el Fondo Gavetas67, y el Livro de demarcações entre estes reinos e os de Castela e de contratos de pazes, redactado a finales de la misma centuria y custodiado en el Fondo Leitura Nova68.

  • 69 ANTT, Gavetas da Torre do Tombo, gaveta XVII, maço 6, documento 16, 3v.-12v.
  • 70 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 53, 317v.-323r.
  • 71 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 44, 193v.-200v.
  • 72 ANTT, Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes), 142r.-165r.

42Otro ejemplo es la ratificación de Juan II de Castilla al Tratado de Medina del Campo con el Reino de Portugal de 1431. A pesar de que no conservamos el original, que debería estar en el Fondo Gavetas del Arquivo Nacional da Torre do Tombo, su contenido está inserto en el Tratado de Toledo de 1480 entre castellanos y portugueses, cuyo original sí se conserva en el mencionado fondo del archivo portugués69. Por otra parte, en el Fondo Patronato Regio del Archivo General de Simancas, conservamos su contenido a través de una inserción en el Tratado de Alcáçovas de 147970, y también en una confirmación de Isabel I de Castilla a esas paces en 147971. Asimismo, el Tratado de Medina del Campo fue copiado en el cartulario Livro de demarcações entre estes reinos e os de Castela e de contratos de pazes, confeccionado a finales del siglo XV y conservado en el Fondo Leitura Nova del Arquivo Nacional da Torre do Tombo72. Por tanto, la historiografía ha conocido el contenido de este documento de vital importancia no a través del original, sino de las copias realizadas posteriormente.

  • 73 STEIN, 1907, 197-198.
  • 74 ANTT Gavetas, gaveta XVIII, maço 7, documento 28. Estudiado en VIGIL MONTES, 2019.
  • 75 ANTT, Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes). Estudiado en VIGIL MONTES, 2015.

43Dada la importancia de la documentación generada en la diplomacia para alegar derechos en futuras negociaciones, las cancillerías creyeron conveniente elaborar cartularios en los que se recopilaban copias de estos documentos. No tenemos muchas noticias sobre la existencia de estos cartularios para la diplomacia bajomedieval. Por una parte, existen tres volúmenes generados por la administración de Felipe IV de Francia (1285-1314): el cartulario diplomático de Felipe el Hermoso, con documentos sobre las relaciones con Inglaterra, Alemania y Henao (1290-1302); el segundo cartulario diplomático, con documentos sobre las relaciones con Lyon, Inglaterra, Escocia y Flandes (1261-1309), y el cartulario o registrum tenue, con documentos sobre las relaciones con Inglaterra, Aragón y Foix (1242-1314)73. Por otra parte, se conservan dos cartularios diplomáticos generados por el Reino de Portugal en el siglo XV: el Traslado das cartas sobre a aliança e amizade entre Portugal e Inglaterra (1406?)74 y el Livro de demarcações entre estes reinos e os de Castela e de contratos de pazes (1480-1494?)75.

  • 76 DEROLEZ, 2003. ÁLVAREZ MÁRQUEZ, 1985.
  • 77 MORELLE, 1993.

44A pesar de que su función principal era meramente archivística, los cartularios para la diplomacia conservaban la memoria de una actividad vital para la supervivencia de los reinos; por ello, tenían cierta solemnidad. En el caso portugués, se trata de códices con ciertos detalles de solemnidad, como un sencillo pautado de la caja de texto, el empleo de grandes márgenes o el recurso a pequeñas llamadas al final del cuadernillo destinadas a facilitar un correcto proceso de encuadernación. Asimismo, los escribanos que los redactaron utilizaron una escritura pausada y libraria, como es la littera textualis o gótica textual76, y emplearon iniciales decoradas de mayor módulo y cuidado. A pesar de la lenta ejecución de la mencionada escritura, los copistas añadieron abreviaturas para intentar reproducir el texto original de los documentos, lo que se conoce como exactitud textual77, e incluso cometieron algunos errores de omisión de texto que fueron corregidos como escrituras superpuestas o en los márgenes laterales.

45Estos volúmenes no tenían una estructura fija y se adaptaban a las necesidades concretas de cada cancillería. Como podemos observar en los títulos de los cartularios conservados, existe una cierta especialización territorial y también funcional, algo que se puede observar con mayor claridad en el caso portugués, en el cual tenemos un cartulario destinado a proteger la alianza con los ingleses y otro cartulario destinado a mantener la paz y fijar fronteras con el rival castellano.

4. Conclusiones.

46La documentación es uno de los instrumentos fundamentales para el desarrollo de la diplomacia en la etapa bajomedieval. Es inconcebible que se pudiera gestionar el creciente número de contactos entre los reinos del Occidente Cristiano sin la utilización del pergamino para justificar los acuerdos y del papel para una comunicación ágil y barata. A pesar de ello, tenemos escasos estudios del funcionamiento de la documentación en la diplomacia bajomedieval. Desde que, a mediados del siglo XX, pioneros como Donald Queller o Pierre Chaplais, en su enfoque renovador de la historiografía política, estudiaran los documentos, solamente hemos tenido nuevas aportaciones por parte de Francesco Senatore, Isabella Lazzarini o Stephane Péquignot. Toda esta nomina pertenece a historiadores sensibilizados con la documentación, puesto que el primer trabajo realizado por especialistas en diplomática, la ciencia a priori encargada del estudio de esos documentos, fue una obra colectiva coordinada por Olivier Poncet en 2015.

47La documentación para la diplomacia se caracteriza por una enorme diversidad dentro de un patrón común moldeable por las diferentes entidades de expedición documental. Sin embargo, progresivamente, los diferentes órganos de expedición documental fueron empleando las mismas tipologías y los mismos formularios, para cuestiones comunes al conjunto de los reinos del Occidente Medieval. A parte de la convergencia de modelos, otra evolución del modus operandi de la expedición documental para la diplomacia fue el empleo del notariado para garantizar la fe pública de los acuerdos alcanzados entre embajadas, sin la necesidad de recursos arriesgados como la entrega de documentos en blanco con el sello real para que pudieran rellenarlos, como si de la Cancillería se tratara.

48Las demandas escriturarias de la diplomacia bajomedieval fueron satisfechas a través de una variada tipología que incluía documentos de valor jurídico, pero también mediante otra serie de documentos que, sin ese respaldo legal, articulaban la comunicación en los procesos de negociación, como la correspondencia, las instrucciones, los memoriales y los informes. La documentación se ajustó al proceso de negociación diplomática y, por ello, podemos diferenciar entre documentos para la preparación de la embajada (como poderes, salvoconductos o instrucciones), para el desarrollo de la embajada (como los acuerdos diplomáticos) o para la confirmación de lo acordado (como las ratificaciones).

49Los acuerdos y las ratificaciones, documentos para la diplomacia que tuvieron un enorme valor para desarrollar futuras misiones diplomáticas, dado que eran la garantía de derechos y legitimidades, fueron custodiados con celo en los archivos regios y fueron empleados para elaborar la diplomacia. Lo podemos comprobar en documentos de entrega de documentación a embajadores, o en la elaboración de múltiples copias, algunas de ellas en cartularios para la diplomacia. Sin embargo, existen documentos con escaso valor jurídico, como la correspondencia, de la que solamente disponemos excepcionalmente, a pesar de ser la tipología más frecuente, como lo atestigua la enorme multitud de epístolas conservadas en determinados contextos.

50En definitiva, dos términos como diplomacia y diplomática, que pueden generan confusión entre sí, tienen una relación que va más allá de la etimológica, y el estudio de los documentos para la diplomacia desde una perspectiva diplomática es necesario para comprender el funcionamiento y la evolución de la diplomacia bajomedieval. Además, puede aportar cuestiones esenciales para una comprensión más amplia de la actividad de las cancillerías regias o del notariado.

Bibliographie

ÁLVAREZ MÁRQUEZ, María del Carmen (1985) – «Escritura latina en la Plena y Baja Edad Media, la llamada gótica libraria en España». Historia, Instituciones, Documentos 12, pp. 377-410.

BAUTIER, Robert-Henri (1991) – «Typologie diplomatique des actes royaux français (XIIIe-XVe siècles)». En Diplomatique royale du Moyen Âge (XIIIe-XIVe siècles). Oporto: Faculdade de Letras da Universidade do Porto. pp. 25-66.

BECEIRA PITA, Isabel (1999) – «La importancia de la cultura en las relaciones peninsulares (siglo XV)». Anuario de Estudios Medievales, 29, pp. 79-104.

BERTELLI, Sergio (2008) – «Carteggi diplomatici». Bulletino dell’Istituto Storico Italiano per il Medio Evo. Vol. 110/2, pp. 1-25.

CAÑAS GÁLVEZ, Francisco de Paula (2010) – «La diplomacia castellana durante el reinado de Juan II: La participación de los letrados de la Cancillería Real en las embajadas regias». Anuario de Estudios Medievales, nº 40/2, pp. 691-722.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros [et al.] (1991) – «Corona de Aragón. Documentación real. Tipología (s. XIII-XIV)». En Diplomatique royale du Moyen Âge (XIIIe-XIVe siècles). Oporto: Faculdade de Letras da Universidade do Porto. pp. 273-297.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (1997) – Vocabulaire International de la Diplomatique. Valencia: Universitat de València.

COELHO, Maria Helena da Cruz [et al.] (1991) – «Diplomatique royale portugaise: Alphonse IV (1325-1357)». En Diplomatique royale du Moyen Âge (XIIIe-XIVe siècles). Oporto: Faculdade de Letras da Universidade do Porto. pp. 133-161.

CHAPLAIS, Pierre (1952) – «The making of the treaty of Paris (1295) and the royal style». The English Historical Review. Vol. 67, pp. 235-253.

CHAPLAIS, Pierre (2003) – English diplomatic practice in the Middle Ages. Londres: Hambledon and London.

DAUMET, George (1898) – Étude sur l'alliance de la France et de la Castille au XIVe et au XVe siècle. París: Librairie Emile Bouillon.

DEROLEZ, Albert (2003) – The palaeography of gothic manuscript books from the twelfth to the early sixteenth century. Cambridge: Cambridge University Press.

GENICOT, Léopold [et al.] (1972-2017) – Typologie des sources du Moyen Age occidental (89 vols.). Turhout: Brepols.

GUYOTJEANNIN, Olivier (2015) – «Le traité comme produit de chancellerie. Autour du cas français (milieu XIIIe-fin XVe siècle)». En Diplomatique et diplomatie. Les traités (Moyen Âge – debut du XIXe siècle). París: École des Chartes. pp. 17-30.

LAZZARINI, Isabella (1999) – «L'informazione politico-diplomatica nell'eta' della pace di Lodi: raccolta, selezione, trasmissione. Spunti di ricerca dal carteggio Milano-Mantova nella prima eta' sforzesca (1450-1466)». Nuova rivista storica. Vol. 83, pp. 247-280.

LAZZARINI, Isabella (2007) – «La communication écrite et son rôle dans la société politique de l’Europe méridionale au Moyen Âge». En Rome et l’État moderne européen. Roma: École Française de Roma.

LÓPEZ RODRÍGUEZ, Carlos (2014) – «El Archivo de la Corona de Aragón en la Baja Edad Media». En Monarquía, crónicas, archivos y cancillerías en los reinos hispano-cristianos: siglos XIII-XV. Zaragoza: Institución Fernando el Católico, pp. 145-184.

MELO CARRASCO, Diego (2016) – Compendio de cartas, tratados y noticias de paces y treguas entre Granada, Castilla y Aragón en los siglos XIII al XV. Murcia: Universidad de Murcia.

MILLARES CARLO, Agustín (1926) – «La Cancillería real en León y Castilla hasta fines del reinado de Fernando III». Anuario de Historia del Derecho Español. Vol. 3, pp. 227-306.

MOEGLIN, Jean Marie; PÉQUIGNOT, Stéphane (2017) – Diplomatie et “relations internationales” au Moyen Age (IXe-XVe siècle). Paris: Presses Universitaires de France.

MORELLE, Laurent (1993) – «De l’original a la copie: remarques sur l’évaluation des transcriptions dans les cartulaires médiévaux». En Les cartulaires. Actes de la table ronde organisée par l’École des Chartes en 1991, París: L’École des Chartes, pp. 91-104.

OSTOS SALCEDO, Pilar (2015) – «Las notas del relator, un formulario castellano del siglo XV». En Les formulaires. Compilation et circulation des modèles d’actes dans l’Europe médiévale et moderne. París: École des Chartes, Commision International de Diplomatique.

PÉQUIGNOT, Stéphane (2008) – «Les instructions aux ambassadeurs des rois d’Aragon (XIIIe-XVe siècle). Jalons pour l’histoire de la fabrique d’une parole royale efficace». Cahiers d’études hispaniques médiévales, nº 31, pp. 17-43.

PÉQUIGNOT, Stéphane (2009) – Au nom du roi. Pratique diplomatique et pouvoir durant le règne de Jacques II d’Aragon (1291-1327). Madrid: Casa de Velázquez.

PONCET, Olivier (2015) – Diplomatique et diplomatie. Les traités (Moyen Âge – début du XIXe siècle). París: École des Chartes.

QUELLER, Donald E. (1967) – The office of ambassador in the Middle Ages. Princeton: Princeton University Press.

RÁBADE OBRADO, María del Pilar (1993) – Una élite de poder en la corte de los Reyes Católicos: los judeoconversos. Madrid: Sigilo.

RUIZ ASENCIO, José Manuel; FONSECA, Luís Adão da (1995) – Corpus documental del Tratado de Tordesillas. Valladolid: Sociedad del V centenario del Tratado de Tordesillas.

RYMER, Thomas (1704-1713) – Foedera, Coventiones, literae et cujuscunque generis acta publica inter reges angliae et alios quosvis imperatores, reges, pontífices, príncipes, vel communitates, ab ineunte saeculo duodécimo ad nostra usque tempore. Londres: Apud Joannem Neulme. 20 vols.

SANZ FUENTES, María Josefa (1990) – «Cancillería y cultura en la Castilla de los siglos XIV y XV». En Cancelleria e cultura nel Medio Evo, Ciudad del Vaticano: Scuola Vaticana di Paleografia, pp. 187-199.

SANZ FUENTES, María Josefa (2010) – «La escritura gótica documental castellana». En Paleografía II, las escrituras góticas desde 1250 hasta la imprenta, Oviedo: Universidad de Oviedo, pp. 225-243.

SENATORE, Francesco (1998) – “Uno mundo de carta”. Forme e strutture della diplomacia sforzesca. Nápoles: Collana.

SENATORE, Francesco [et al.] (2015) – «Pratiche e norme di comportamento nella diplomazia italiana: i carteggi di Napoli, Firenze, Milano, Mantova e Ferrara tra fine XIV e fine XV secolo». En De l'ambassadeur. Les écrits relatifs à l'ambassadeur et à l'art de négocier. Roma: École Française de Rome. pp. 113-162.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis (1960) – Documentos referentes a las relaciones con Portugal en la época del infante don Enrique (1393-1460), Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis; TORRE Y DEL CERRO, Antonio de la (1951-1966) – Documentos sobre las relaciones internacionales de los Reyes Católicos. Barcelona: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 6 vols.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis; TORRE Y DEL CERRO, Antonio de la (1958-1963) – Documentos referentes a las relaciones con Portugal durante el reinado de los Reyes Católicos. Valladolid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 3 vols.

STEIN, Henri (1907) - Bibliographie générale des cartulaires français ou relatifs à l’Histoire de France. Cambridge: Cambridge University Press.

VIGIL MONTES, Néstor (2015) – «Livro de demarcações entre estes reinos e os de Castela e de contratos de pazes, un cartulario para las relaciones lusocastellanas en la Baja Edad Media». Documenta & Instrumenta, nº 13, pp. 133-165.

VIGIL MONTES, Néstor (2017) – «La importancia del documento escrito en la génesis de la diplomacia monárquica, la diplomática en las relaciones luso-castellanas a fines de la Edad Media». Documenta & Instrumenta, nº 15, pp. 145-163.

VIGIL MONTES, Néstor (2019) – «“Tractados de pazes, aliança e concordia entre as duas coroas de Portugal e Inglaterra”, un cartulario realizado a comienzos del siglo XV para consolidar el Tratado de Windsor entre los reinos de Inglaterra y Portugal (1386), la alianza permanente más prolongada de la historia». Espacio Tiempo y Forma, serie III – historia medieval, nº 32, pp. 469-498.

VILLANUEVA MORTE, Concepción (2015) – «La correspondencia diplomática entre los embajadores del ducado de Milán y la corte de los reinos hispánicos en la segunda mitad del siglo XV». Mélanges de la Casa de Velázquez, Nouvelle série, nº 45-2, pp. 143-166.

VILLARROEL GONZÁLEZ, Óscar (2015) – «Corte y diplomacia en la Castilla bajomedieval. En busca de las fuentes», Mélanges de la Casa de Velázquez, nº 45-2, pp. 104-124.

WATTS, John (2016) – La formación de los sistemas políticos: Europa (1300-1500). Valencia: Universitat de València.

Notes

1 MOEGLIN et al., 2017.

2 WATTS, 2016.

3 PÉQUIGNOT, 2009, 23.

4 RYMER, 1704-1713.

5 DAUMET, 1898

6 SUÁREZ FERNÁNDEZ, 1960.

7 SUÁREZ FERNÁNDEZ et al., 1958-1963.

8 SUÁREZ FERNÁNDEZ et al., 1951-1966.

9 RUIZ ASENCIO, 1995.

10 MELO CARRASCO, 2016.

11 CHAPLAIS, 1952

12 CHAPLAIS, 2003.

13 QUELLER, 1967.

14 SENATORE, 1998.

15 LAZZARINI, 1999; SENATORE et al., 2015.

16 PÉQUIGNOT, 2009, 23-96.

17 GENICOT et al., 1972-2017.

18 CÁRCEL ORTÍ, 1997.

19 PONCET, 2015.

20 GUYOTJEANNIN, 2015.

21 MOEGLIN et al., 2017.

22 SENATORE, 1998; PÉQUIGNOT, 2009; GUYOTJEANNIN, 2015.

23 PÉQUIGNOT, 2009.

24 GUYOTJEANNIN, 2015.

25 BAUTIER, 1991, 28.

26 MILLARES CARLO, 1926, 234.

27 COELHO et al, 1991, 133.

28 CARCEL ORTI et al, 1991, 273.

29 QUELLER, 1967, 130-137.

30 Archivo General de Simancas (en adelante AGS), Patronato Real, legajo 7, documento 107.; Arquivo Nacional da Torre do Tombo (en adelante ANTT), Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes), 142r.-165r.

31 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 29.

32 Biblioteca Nacional de España (en adelante BNE), Manuscritos reservados, Manuscrito 21, 48r.-50v.

33 OSTOS SALCEDO, 2015.

34 SANZ FUENTES, 1990, 187-199.

35 AGS, Patronato Real, legajo 49, documentos 43 (ANTT, Gavetas, gaveta XVIII, maço 11 documento 2), 44, 48, 49, 50, 53 (ANTT, Gavetas, gaveta XVII, maço 6 documento 16), 54, 56, 57, 60, 66, 71.

36 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 75 y 101, y legajo 50, docs. 4, 5, 6, 14; ANTT, Corpo Cronologico, parte 2, maço 1, documento 36.

37 RÁBADE OBRADO, 1993, 77.

38 AGS, Patronato Real, legajo 50, documentos 8, 14, 24, 26; ANTT, Corpo Cronologico, parte 1, maço 1, documento 31, parte 2, maço 1, documentos 32, 33, 36, 37.

39 ANTT, Chancelaria de D. Manuel I, livro 29, 25r.

40 AGS, Patronato Real, legajo 49, documentos 21 y 53; ANTT, Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes), 142r.-165r.

41 Archivo Histórico Nacional (AHN), Sección Nobleza, Osuna, legajo 3909, documento 22.

42 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Sección Nobleza, Osuna, legajo 3909, documento 25.

43 CAÑAS GÁLVEZ, 2010, 709-710.

44 BECEIRO PITA, 1999, 91-92.

45 MOEGLIN et al, 2017, 145.

46 BERTELLI, 2008.

47 LÓPEZ RODRÍGUEZ, 2014.

48 PÉQUIGNOT, 2008.

49 PONCET, 2015.

50 SENATORE et al., 2015; LAZZARINNI, 1999; VILLANUEVA MORTE, 2015.

51 ANTT, Gavetas, gaveta 2, maço 10, documento 23.

52 VIGIL MONTES, 2017, 157-163.

53 QUELLER, 1967, 130-137.

54 MOEGLIN et al., 2017, 133.

55 LAZZARINI, 2007, 284.

56 MOEGLIN et al., 2017, 134.

57 SANZ FUENTES, 2010, 107-126.

58 MOEGLIN et al., 2017, 137.

59 ANTT, Gavetas, gaveta 17, maço 2, documento 24.

60 Archivo General de Indias, Patronato, n. 6, r. 1.

61 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 75.

62 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 61.

63 VILLARROEL GONZÁLEZ, 2015.

64 ANTT, Gavetas da Torre do Tombo, gaveta XVIII, maço 3, documento 25.

65 ANTT, Corpo Cronológico, parte 1, maço 1, documento 10, 1r.-7v.

66 ANTT, Gavetas da Torre do Tombo, gaveta XVII, maço 2, documento 7.

67 ANTT, Gavetas da Torre do Tombo, gaveta XVIII, maço 7, documento 28, 16r.-26v.

68 ANTT, Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes), 101v.-107v.

69 ANTT, Gavetas da Torre do Tombo, gaveta XVII, maço 6, documento 16, 3v.-12v.

70 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 53, 317v.-323r.

71 AGS, Patronato Real, legajo 49, documento 44, 193v.-200v.

72 ANTT, Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes), 142r.-165r.

73 STEIN, 1907, 197-198.

74 ANTT Gavetas, gaveta XVIII, maço 7, documento 28. Estudiado en VIGIL MONTES, 2019.

75 ANTT, Leitura Nova, livro 61 (livro das pazes). Estudiado en VIGIL MONTES, 2015.

76 DEROLEZ, 2003. ÁLVAREZ MÁRQUEZ, 1985.

77 MORELLE, 1993.

© Publicações do Cidehus, 2019

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search