Version classiqueVersion mobile

Comunicación política y diplomacia en la Baja Edad Media

 | 
Néstor Vigil Montes

Ordoño Rodríguez de Villaquirán: Un procurador de la curia de Gil de Albornoz en la corte pontificia de Aviñón (1338-†1348)

Francisco de Paula Cañas Gálvez

Résumé

En este estudio se aborda la figura y la trayectoria vital y curial de Ordoño Rodríguez de Villaquirán, uno de los servidores y diplomáticos más relevantes de la corte de Gil de Albornoz durante su etapa como arzobispo de Toledo. De sólida formación académica y evidentes dotes políticas, Rodríguez de Villaquirán constituye, sin duda, un ejemplo culminante en el largo proceso de formación y consolidación institucional de los cuerpos jurídicos, de procuradores y diplomáticos al servicio de los Primados de Toledo durante el periodo bajomedieval, todo ello en el contexto de una etapa particularmente compleja en el ámbito eclesial por el traslado de la curia pontificia a Aviñón, en lo político por el inicio de la Guerra de los Cien Años y en lo vital por la enorme incidencia de la Peste Negra, de la que nuestro protagonista fue una de sus víctimas.

Note de l’auteur

Este trabajo forma parte del proyecto HAR2016-76174-P “Expresiones de la cultura política peninsular en las relaciones de conflicto (Corona de Castilla, 1230-1504)”, del programa estatal de Fomento de la Investigación Científica y Técnica de Excelencia, Ministerio de Economía y competitividad.

Texte intégral

  • 1 LLULL, 2016, Cap. XLI, 188-189.

La sabiduría del señor está representada en los mensajeros sabios, que hablan bien, que aconsejan bien, que saben hacer acuerdos; y la nobleza de señor está representada en los mensajeros que gastan honradamente sus fondos, que van bien vestidos, llevan un séquito bien dispuesto y preparado, y cuando los mensajeros y sus acompañantes no tienen avaricia ni ningún otro vicio. Todas estas cosas y muchas otras son necesarias a los mensajeros de un príncipe noble, a fin de que la embajada sea agradable al príncipe y a su corte, a quienes se han transmitido los mensajeros1.

Introducción

  • 2 Escrito entre 1287-1289, durante su primera estancia en París. LLULL, 2016, XLIV.

1Después de leer las líneas precedentes cabría preguntarse si cuando en 1338 Gil de Albornoz fue nombrado arzobispo de Toledo y comenzó a formar el grupo de oficiales, familiares, letrados, consejeros y, sobre todo, procuradores y diplomáticos que habrían de servirle en la curia primada, tuvo en cuenta los consejos que sobre estas cuestiones había dejado escritos Ramón Llull en su Félix o libro de Maravillas2. Así parece evidenciarlo el caso de Ordoño Rodríguez de Villaquirán, objeto del presente trabajo, servidor con una trayectoria envidiable como procurador de Albornoz en Aviñón y con un perfil profesional y humano ajustado en líneas generales a lo que el autor mallorquín determinó como propio de un buen diplomático.

  • 3 Teresa de Luna, del poderoso linaje de los Luna aragoneses. SÁEZ, TRENCHS, BAÑARES, 1979, 13. MOXÓ (...)
  • 4 SÁEZ, TRENCHS, BAÑARES, 1979, 18-221. RIVERA RECIO, 1969, 81-83.
  • 5 SÁEZ, TRENCHS, BAÑARES, 1979, 18.
  • 6 Se ha apuntado la posibilidad de haber realizado sus estudios en Tolosa, Valence o París. Sáez, Tre (...)

2 Todo parece encajar. Sabemos que Llull conocía muy bien el mundo cortesano después de haber servido al infante Jaime de Aragón, futuro Jaime II de Mallorca, primero como paje y más tarde en calidad de senescal y mayordomo mayor de su Casa, cargos, sobre todo el segundo, cuyo desempeño le convirtieron en una referencia en cuestiones áulicas aragonesas con las que el joven Gil de Albornoz bien pudo familiarizarse desde muy pronto por la ascendencia aragonesa de su madre3, la estrecha relación de su padre con la corte de Alfonso XI y, sobre todo, durante su etapa de estudiante bajo la supervisión de perito Egidio en la corte de su tío materno Jimeno de Luna en los años en que este fue obispo de Zaragoza (1296-1317)4 y, posiblemente en los primeros meses del pontificado zaragozano de Pedro López de Luna, sobrino de don Jimeno5. Su posterior estancia en Montpellier6, donde alcanzó el grado de doctor en cánones, su regreso a Castilla, coincidente con la llegada a la mitra toledana de su gran mentor, el mencionado Jimeno de Luna (1328-1338), y su incorporación al consejo de Alfonso XI, con la consiguiente toma directa de contacto con los ámbitos cortesanos más elitistas y la evidencia del papel relevante que muchos letrados y oficiales comenzaban a tener en la toma de decisiones de la Corona, terminaron por hacer de Albornoz un eclesiástico con una clara consciencia del relevante papel político que suponía la creación de un espacio áulico sólido y eficaz en el ejercicio del poder.

  • 7 CAÑAS GÁLVEZ, 2015, 133-157.
  • 8 CÁRCEL ORTÍ, 1991,1992, 1993, 1998, 1999, 2000-2002, 2005, 2007, 2011 y PUEYO COLOMINA, 1989, 1991, (...)
  • 9 CHRISTOPHE, 1853. FAVIER, 2006. Para los aspectos áulicos de la corte de Aviñón véase GUILLEMAIN, 1 (...)

3 Aunque significativo, el caso de Albornoz no fue, sin embargo, un ejemplo aislado durante la primera mitad el siglo XIV. Aquel impulso curial coincidía con un momento de desarrollo en el proceso evolutivo de los ámbitos curiales regios, nobiliarios y episcopales que por entonces se estaba consolidando en tierras peninsulares y en el resto de Europa occidental. Por aquellas mismas fechas, por ejemplo, el obispo abulense Sancho Blázquez Dávila (1312-1355), había conseguido articular todo un aparato curial de gran eficacia operativa que le resultó indispensable en su labor de gobierno de su diócesis y rentas particulares y, muy principalmente, en su papel político en la corte real castellana7, mientras que los prelados aragoneses de aquel periodo procedían con idénticas directrices áulicas, principalmente en lo concerniente al modelo de gestión burocrático-administrativa8, todo ello siguiendo el modelo de la corte pontifical de Aviñón, por entonces verdadero referente de la vida curial en el ámbito clerical9.

  • 10 En el momento de su salida de Castilla en 1350, en la Casa de Gil de Albornoz se documentan cerca d (...)
  • 11 CAÑAS GÁLVEZ, 2018.

4 La Casa y Corte que Gil de Albornoz logró configurar durante su pontificado toledano10 supuso un punto culminante en el largo proceso de formación de los espacios áulicos de la sede primada tras la restauración de la diócesis en 1086, la posterior separación en el siglo XII de las mesas capitular y arzobispal, con el consiguiente desarrollo del aparato curial de la Casa y Corte del Primado y su consolidación en tiempos de Rodrigo Jiménez de Rada (1204-1247), siendo, a su vez, el punto de arranque de un nuevo proceso de maduración de estos mismos ámbitos que concluiría a finales del siglo XV, durante los pontificados de Pedro González de Mendoza (1482-1495) y, muy principalmente, Francisco Jiménez de Cisneros (1495-1517) en el marco de un nuevo periodo de transformaciones y evoluciones curiales en concordancia con las nuevas necesidades políticas, administrativas y representativas de los primados toledanos renacentistas11.

  • 12 Siete Partidas de Alfonso X de Castilla, Partida II, Título IX, Ley 21.
  • 13 Siete Partidas de Alfonso X de Castilla, Partida III, Título V, Ley 1.

5 Centrándonos ya en el ámbito de los procuradores y diplomáticos, hay que señalar que las fuentes legislativas medievales castellanas equiparan en funciones y perfiles personales a un importante grupo de servidores que tenían como objetivo principal representar al rey, el arzobispo o algún noble ante otras personas o instituciones de poder. Las Partidas alfonsíes nos hablan de mandaderos, personeros y en menor medida procuradores cuando hacen referencia a estos servidores. De los primeros, por ejemplo, se asegura que eran aquellos que «… envía el rey á algunos homes á quien non puede decir su nombre por palabra ó non puede o non quiere enviárgelo decir por carta…»12, mientras que el mandadero era quien «… recabda o face algunos pleitos o cosas agenas por mandado del dueño dellas» y «…tiene este nombre porque representa la persona de otro…»13.

  • 14 Siete Partidas de Alfonso X de Castilla, Partida III, Título V, Leyes 5 y 8.

6 En ambos casos se trataba, según afirman las Partidas, de oficios « muy grandes e mucho honrados » cuyo acceso y desempeño quedaron bien regulados en el siglo XIII. Se exigía que los candidatos fueran «… de buen lugar, leales, entendidos, usar de buen lenguaje y reservados, porque si no hablasen bien, no sabrían explicar lo que les mandasen». No deberían «… codiciar cosa alguna (ni pedirla) hasta que hayan vuelto de donde su señor les envió, pues de este han de recibir la recompensa de sus trabajos», además de ser mayor de 25 años y, en el caso de los oficiales reales, haber sido con anterioridad adelantado, juez o escribano mayor, quedando excluidos de su ejercicio los locos, desmemoriados, mudos, sordos, los imputados en alguna causa «mientras durase su acusación», las mujeres, personas mayores, enfermos y los religiosos, matizándose en este último caso, «sino en cosas pertenecientes a su orden y aun entonces debe hacerlo con consentimiento de su superior»14.

  • 15 Siete Partidas de Alfonso X de Castilla, Partida III, Título V, Ley 11.

7 Las Partidas aconsejaban que ni el rey, infante heredero, ricos-hombres, señores de caballeros, maestres de las órdenes militares, grandes comendadores y, lo que más nos interesa ahora, obispos y arzobispos, litigasen «por sí» y sugerían que fueran los personeros quienes se encargaran de tales labores15.

  • 16 BERTHE, 2014, 133-138.
  • 17 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 27, 28.

8 En lo referente a los procuradores Domínguez Sánchez asevera que este término deriva de la palabra latina procurator (curator pro) que etimológicamente significa el que cuida los intereses de otro. Este autor habla de dos tipos de procuradores in romana curia: por un lado, los procuratores ad negotia, enviados a la corte papal para tratar asuntos diversos y trabajar en la cancillería pontificia para obtener determinados documentos, este sería el caso de Ordoño Rodríguez de Villaquirán, aunque sus gestiones, como veremos más adelante, ante la cámara apostólica le incluirían también el grupo de los procuradores ad promittendum y ad solvendum16; por el otro, los procuratores ad iudicia, encargados de los asuntos judiciales ante la Audiencia papal con la intención de lograr las pertinentes cartas de sentencia17.

  • 18 BERTHE, 2014, 77-154.

9 Berthe, sin embargo, amplía notablemente la tipología de los procuradores franceses durante la estancia de los pontífices en Aviñón con una extensa variedad de tipos que fueron respondiendo a necesidades concretas de cada momento: ad impretandum y ad contradicendum (en la cancillería y audiencia pontificia), ad agendum (en La Rota), ad promittendum y ad solvendum (en la cámara apostólica), ad causas (corte de justicia), ad visitandum, ad obligandum, ad resignandum, ad offerendum, ad supplicandum y ad petendum pallium18.

  • 19 Sobre los procuradores hispanos y franceses en Roma y Aviñón durante los siglos XIII y XIV remitimo (...)
  • 20 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 27.

10 Va a ser en ese contexto de desarrollo extraordinario de la diplomacia y del papel creciente de los letrados que la ejercieron en el marco de la monarquía pontificia aviñonense y el inicio de la Guerra de los Cien Años en el que debemos encuadrar la trayectoria de Ordoño Rodríguez de Villaquirán, Clericus et familiaris et procurator de Gil de Albornoz, ejemplo culminante del procurador in romana curia19, una figura institucional perfilada ya durante la celebración del III Concilio de Letrán en 121520, que alcanzaría su esplendor, como acabamos de señalar, en los contextos políticos y religiosos de mediados del siglo XIV.

1. Algunos apuntes sobre los primeros procuradores al servicio de los prelados toledanos (1229-1350)

  • 21 Un listado de estos procuradores hasta finales del pontificado de Albornoz en 5. Apéndice.
  • 22 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 218, 220, 221.

11 En el caso toledano los procuradores arzobispales hacen su aparición21, o al menos la documentación conservada así lo viene a confirmar, durante el pontificado de Rodrigo Jiménez de Rada (1209-1247), un periodo coincidente en sus años iniciales con la celebración del mencionado III Concilio de Letrán. Como tales figuraron Bartolomeus de Arguedis (1229) y Bernardo (1241) ante Gregorio IX, y Vivianus (1242) y Petrus Gaietanus (1246) ante Inocencio IV22.

  • 23 BERTHE, 2014, 133.
  • 24 Archivo de la Catedral de Toledo (en adelante ACT), A.7. C.1.11.
  • 25 ACT, Z.11.B.3.15; O.8.G.1.95; O.1.K.1.19; y Z.11.B.3.4.

12 Los perfiles de estos primeros procuradores arzobispales fueron evolucionando desde los dos modelos iniciales antes mencionados hacia otros más adecuados a las circunstancias religiosas, económicas y políticas de cada momento. Así, las crecientes necesidades de dinero de los prelados toledanos dieron lugar a la aparición ya desde el siglo XIII de un grupo de procuradores especializados en la negociación de diferentes operaciones financieras ante mercaderes y banqueros23. En abril de 1274 sabemos que Pedro Jiménez actuaba como procurador del arzobispo Sancho de Aragón y cerraba un pleito sobre un préstamo de 270 marcas hecho al primado por los mercaderes florentinos de la Sociedad Ammannati24. Unos años más tarde, otro procurador llamado Raymondo de Bordellis, mercader de Montpellier, fue el responsable de la tramitación de varios préstamos concedidos al arzobispo Gonzalo Díaz Palomeque entre los años 1301 y 130525.

  • 26 El valor de la marca fue de 4 libras y 3 sueldos torneses pequeños. ACT, A.7.H.1.22.

13 En otros casos se encargaron de la obtención de determinados documentos de carácter contable. En 1300, por ejemplo, consta que el procurador Sancho Domínguez consiguió una copia notarial de la carta de pago firmada por Los Clarentini, mercaderes de Pistoya, al arzobispo Gonzalo Díaz Palomeque de 2.995 libras tornesas como primera paga de la deuda contraída por el prelado con los dichos mercaderes, a cuenta de las 1.605 marcas entregadas26.

  • 27 1293, febrero, 26. Fuentes del Duero. ACT, X.8. C.1.4. Finalmente, el acto de lectura fue impedido (...)

14 Como apuntábamos más arriba, la creciente actividad diplomática del periodo ocasionó la aparición a partir del siglo XIII, y muy especialmente durante el XIV, de diferentes modelos de procuradores expertos en cuestiones políticas. Así, sabemos que en febrero de 1293 un grupo de procuradores fue enviado por el arzobispo Gonzalo García Gudiel al arzobispo de Santiago para que le fueran leídas dos cartas por las que se lanzaba excomunión y entredicho contra el prelado gallego por haber ido con cruz alzada por Segovia y Palencia27.

  • 28 1316, febrero 12, Toledo. ACT, O.3.C.1.93.

15 En esta misma línea de actuación se debe incluir el nombramiento en febrero de 1316 de Fernando Gutiérrez, obispo de Córdoba, y Diego González, arcediano de Calatrava, como procuradores del arzobispo Gutierre Gómez y el cabildo primado para que en su nombre, y junto a los demás representantes de la iglesia castellana, compareciesen en la en la congregación convocada en Medina del Campo28.

  • 29 GARCÍA GUZMÁN, 1985 y 2006.
  • 30 1322, febrero, 5. Cazorla. ACT, Libro de Obra y Fábrica 915, f. 124r-v. GARCÍA GUZMÁN, 1991, 18-19, (...)

16 Dentro de esta amplia diversificación sobresale el llamado procurador general en la tierra de moros que en 1322 servía al arzobispo Juan de Aragón en los asuntos referentes al control político-militar fronterizo en el Adelantamiento de Cazorla, cuya jurisdicción pertenecía a los primados toledanos desde el siglo XIII29. En el ejercicio de este cargo, en febrero de 1322 Domingo Alonso donaba una dehesa por orden del primado a la villa de La Iruela30.

  • 31 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 231.
  • 32 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 230, 234.

17 Las procedencias geográficas de los procuradores fueron también variadas. Aunque la mayoría de los procuradores documentados al servicio de los primados toledanos constan como castellanos, no faltan tampoco los extranjeros, algunos de ellos, incluso, al servicio de varios señores. Este podría ser el caso del italiano Blasius de Agnani, italiano, que prestó sus servicios como procurador del arzobispo Gonzalo García Gudiel ante Martín IV en 128131 y del clericus, también transalpino, Andrea de Setia que sirvió a los arzobispos Gonzalo García Gudiel y Gonzalo Díaz Palomeque ante la corte romana durante los pontificados de Nicolás III y Bonifacio VIII (1280-1302) y también al servicio de Pedro III de Aragón (1280), el obispo de Gerona (1282) y el cardenal Albona ante Bonifacio VIII (1298)32.

  • 33 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 225, 230, 231, 234.
  • 34 1307, julio 16, Alcalá de Henares. ACT, A.7.G.2.34.

18 Petrus Berengarii, por su parte, fue procurador al arzobispo toledano Sancho de Castilla y a la vez del monasterio de Poblet y el rey de Aragón ante el papa Alejandro IV (1258)33. Unos años más tarde, en julio de 1307, Martín Rodríguez de Valladolid actuaba como procurador del arzobispo Gonzalo Díaz Palomeque y la infanta Isabel de Castilla en la causa que ambos mantenían ante el papa34.

19 Esta amplia variedad de procuradores parece atenuarse durante el pontificado de Gil de Albornoz, una carencia achacable, quizá, a las carencias documentales o al papel omnipresente de Ordoño Rodríguez de Villaquirán en este ámbito que, sin duda, eclipsó la labor, aparentemente más discreta, de los otros procuradores de don Gil: Juan González (1339), Juan Martínez (1340), Juan Pérez del Calvo (1344-†1345) y Velasco Alfonso (1350).

2. Rodríguez de Villaquirán y Gil de Albornoz

2.1. Formación universitaria y llegada a la corte arzobispal (ca. 1330-1339)

  • 35 «… quod ipse olim existens in studio Salamantin. et quidam socius eius Joannes nomine, operante hum (...)

20 Los primeros datos biográficos que tenemos de nuestro protagonista datan de sus años como estudiante de Derecho en Salamanca, muy probablemente a principios o mediados de la década de 1330 donde estudiaba leyes. Sabemos que por aquellas fechas se vio envuelto en un turbio asunto que a punto estuvo de obstaculizar seriamente su trayectoria eclesial y curial. Al parecer en un enfrentamiento con otro estudiante llamado Juan ambos llegaron a desenvainar sus espadas perdiendo este último los dedos medio y anular de la mano izquierda, mientras que un tal Pedro, que participó en la reyerta ayudando a Ordoño, sufrió la amputación del dedo meñique35.

  • 36 La concesión le fue también notificada al abad de Cervatos, en la diócesis de Burgos, al arcediano (...)
  • 37 «… et de his tacito, canonicatum ecclesiae Zamoren. sub expect. praeb. et praestimoniorum valor. an (...)

21 Consciente de las consecuencias que este grave suceso podría tener en su carrera, Ordoño lo ocultó. Así, en mayo de 1338 Benedicto XII, «super his dispensatione aliqua non obstenta, alias tamen rite», concedió a Ordoño, que por entonces ya figuraba como jurista y canónigo de Zamora, una canonjía con plenitud de derechos, prestameras y porciones prestimoniales en la iglesia de Sevilla, todo ello con un valor anual de 40 libras tornesas36 a las que habría que añadir, según asegura la posterior absolución dispensada del incidente estudiantil por Clemente VI en 1343, otras 25 más y otro canonicato con disfrute de prebenda y prestimonios en Palencia y posteriormente en Toledo y por último un beneficio simple en Peñalver, también la diócesis de Toledo37.

  • 38 TRENCHS ODENA, 1972, 270-271. BEOLCHINI et al. (2011), 66, doc. 60.

22 Es muy probable que Albornoz hubiera conocido las capacidades de gestión, negociadoras y de domino del Derecho de Ordoño en 1338 o quizá antes, ello podría explicar la generosa concesión pontifica de mayo de aquel año, coincidente con la tercera visita de Albornoz a la corte de Aviñón y su ascenso a la mitra toledana38. Sea como fuere, las primeras evidencias documentales que confirman la vinculación de nuestro biografiado en la curia arzobispal datan, como seguidamente veremos, de los primeros meses de 1339.

2.2. Entre Toledo y Aviñón: gestión económica, acumulación de oficios curiales y visitas “ad limina” (1339-†1348)

  • 39 Es conocido el salvoconducto que para el segundo viaje de Albornoz le extendió Alfonso IV de Aragón (...)

23 Aquel año de 1339 Rodríguez de Villaquirán visitó tres veces Aviñón por orden de Gil de Albornoz para resolver cuestiones administrativas y eclesiales tocantes al gobierno de la mitra toledana. Dada esta frecuencia de viajes y la distancia existente entre Toledo-Alcalá de Henares y Aviñón, unos 1.000 kilómetros siguiendo la ruta aragonesa-catalana sugerida por Trenchs, con la gran cantidad de tiempo que se empleaba en cubrirlos y la obtención del correspondiente salvoconductos que debía conceder el rey de Aragón cuando atravesaban sus tierras39, cabría preguntarse si en realidad Ordoño permaneció todo aquel año en la curia pontificia recibiendo órdenes de don Gil a través de una correspondencia de la que tenemos noticias.

  • 40 1339, febrero, 1. Aviñón. ASV, Introitus et Exitus, 18, f. 10v. Ese mismo día, el camarlengo papal, (...)

24 Sea como fuere, en febrero de ese año queda documentada su primer servicio como procurador ad promittendum y ad solvendum del prelado ante la cámara apostólica. Como tal entregó, junto a otro procurador menos relevante del arzobispo llamado Juan González, el primer plazo de 4.000 florines (2.000 de ellos destinados a la cámara apostólica y los 2.000 restantes para el colegio cardenalicio, aunque no queda constancia de esta última asignación) del pago del servicio común que don Gil había prometido abonar en dos entregas40.

  • 41 TRENCHS ODENA, 282, docs. 9-10.

25 Sus capacidades negociadoras y de gestión en cuestiones económicas, siempre delicadas, quedaron ratificadas en junio de 1339 al obtener una prórroga en el plazo del pago de la segunda mitad del ya mencionado servicio común del arzobispado de Toledo que expiraba a mediados de septiembre, aportando como razón que su señor el arzobispo debía abonar a finales de noviembre 3.000 florines correspondientes a la composición hecha con la cámara sobre los bienes muebles del arzobispo Jimeno en Toledo, cantidad, esta última, que finalmente hizo efectiva junto al también procurador en Aviñón Juan Martínez el 30 de noviembre de aquel año en el marco del tercer viaje a la corte pontificia del primado toledano41.

  • 42 1340, mayo, 19. Aviñón. ASV, Obligationes et Solutiones, f. 136v. DOMINGÚEZ SÁNCHEZ, 2007, 283, doc (...)
  • 43 1340, mayo, 20. Aviñón. ASV, Introitus et Exitus, 125, f. 13r. DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 283 (doc. 1 (...)
  • 44 1344, septiembre, 17. Aviñón. ASV, Obligationes et Solutiones, 19, f. 159r. TRENCHS ODENA, 2007, 28 (...)

26 En similares ocupaciones se le vuelve a documentar a Ordoño en mayo de 1340, fecha en la que ya aparecía como “discretum virum magister”42, información que nos sugiere la posibilidad del ejercicio de la actividad docente, quizá en la propia universidad salmantina donde se formó. Pagó entonces en nombre del arzobispo el segundo plazo del servicio común, comisión en la que le acompañó el mencionado Juan Martínez, ambos “clerocorum et familiarium” del primado43, y en septiembre de 1344 en el acto de entrega a la cámara apostólica de la mitad de la cantidad de 1.800 florines de oro percibida en la visita pastoral a su diócesis44.

  • 45 TRENCHS ODENA, 1972, 282-285, docs. 8, 11, 14, 15, 18.
  • 46 TRENCHS ODENA, 1972, 276.

27 Junto a estas labores de carácter administrativo ante la cámara apostólica, Rodríguez de Villaquirán realizó también en calidad de procurador de don Gil un total de 5 visitas “ad limina” a la curia pontificia: 28 de junio de 1339; 19 de mayo de 1340; 23 de junio de 1341; 26 de marzo de 1342; y 5 de octubre de 134445. La de 1343 la realizó el propio Albornoz, acompañado de Ordoño. No se sabe quién realizó la visita en 1345 ni quién fue la persona que presentó el rótulo de súplicas fechado el 20 de diciembre de aquel año, aunque Trenchs apunta a que fuera el propio Ordoño el responsable de todo ello46.

  • 47 TRENCHS ODENA, 1972, 282, doc. 8.
  • 48 Para evitar su incumplimiento y otros abusos, en 1257 Alejandro IV revocó todo privilegio concedido (...)
  • 49 FERNÁNDEZ COLLADO, 2015, 13.

28 Las visitas ad limina las debía verificar anualmente el arzobispo de forma personal o, como fue este caso, por mediación de un procurador47. Se trataba de una práctica eclesial obligatoria48 de importancia cuya realización estaba protagonizada por tres actos relevantes: visita a los sepulcros de los apóstoles Pedro y Pablo (en el caso de realizarse en Roma), visita al pontífice y, por último, presentación de una Relación sobre el estado de la diócesis49.

  • 50 ACT, A.8.C.1.5.a.
  • 51 Los testimonios de ambas visitas fueron firmados por Gasberto, camarlengo de Juan II, obispo de Arl (...)

29 En el caso de los arzobispos toledanos la primera de estas visitas realizada por un procurador data de tiempos del pontificado de Jimeno de Luna (1328-1338), fechas en las que parece que aún tenían carácter bienal50. Sabemos que en marzo de 1331, febrero de 1333 y febrero de 1335 esas visitas en nombre del arzobispo fueron realizadas por su procurador Raimundo de Polo, canónigo de Tarazona51.

  • 52 Tras el fallecimiento de Ordoño en octubre de 1348, Inocencio VI concedió esta dignidad a Juan Mart (...)
  • 53 ASV, Obligationes et Solutiones, 18, f. 91r. TRENCHS ODENA 1972, 283, (doc. 13). Según Covarrubias, (...)
  • 54 ASV, Registra Supplicationum, 1, f. 98r. TRENCHS ODENA, 1980, 16, 19.
  • 55 ASV, Obligationes et Solutiones, 19, f. 159r. TRENCHS ODENA, 1972, 284-285, doc. 17.

30 La visita de 1343 fue particularmente relevante en la trayectoria de nuestro biografiado. Coincidía con un momento culminante de su andadura áulica. Sabemos que era cantor de Salamanca52 y desde 1340 fue familiar de Gil de Albornoz53, una dignidad que evidenciaba el afecto personal que sentía por él el prelado, una predilección que más tarde se haría extensible al rey Alfonso XI de Castilla quien en 1342 le incluía entre sus dilectos54. En 1343 era nombrado capellán-comensal del primado y un año más tarde obtenía una canonjía en Toledo55.

  • 56 Los viajes anteriores tuvieron lugar en 1330; 1334-1335 y 1337-1338. TRENCHS, 267-271.
  • 57 ASV, Registra Supplicationum, 4, f. 22r. TRENCHS ODENA, 1972, 274.
  • 58 ASV, Registra Supplicationum, 3, f. 43. BELTRÁN DE HEREDIA, 1972, 349-350, doc. 42.

31 Ese mismo año, Ordoño formó parte del séquito arzobispal encabezado por el prelado que materializaba así su cuarta visita a la corte papal56, enviado en esta ocasión por Alfonso XI de Castilla con la intención de solicitar personalmente al papa ayudar militar y un nuevo préstamo que aliviara la situación económica por la que atravesaba el monarca. Según Trenchs, la comitiva, en la que también viajaba el hermano de don Gil, Álvaro, partió de Castilla a finales de 1342 llegando a su destino a mediados de enero de 1343. La entrevista con Clemente VI, por entonces en Lyon, no se pudo verificar hasta febrero, momento en el que Albornoz presentó súplicas a favor de varios de sus familiares y Ordoño Rodríguez hizo lo propio el 17 de febrero57, fecha en la que el propio pontífice, ya en Aviñón le concedió la mencionada absolución del incidente que protagonizó en Salamanca durante su etapa estudiantil58. Después de verificar la vista ad limina, la comitiva arzobispal con Ordoño Rodríguez marchó hacia París, donde ya se había firmado un acuerdo entre los reyes de Castilla y Francia. Allí permanecieron hasta finales de junio.

  • 59 ASV, Registra Supplicationum, 4, f. 55v. TRENCHS ODENA, 1972, 275.

32 Desconocemos el papel concreto de Ordoño en todos estos asuntos de carácter diplomático, pero es muy probable que la súplica que el 26 de junio de ese año Albornoz solicitando al papa un beneficio para Ordoño en realidad fuera un premio a los servicios prestados durante aquella importante visita a Clemente VI y al rey de Francia59.

  • 60 1343, julio, 12. Villers-ou-Loge. ACB, V-45, f. 412.

33 Don Gil y su séquito todavía permanecieron algunas semanas más en Francia antes de regresar a Castilla. No nos constan los lugares visitados, pero sí sabemos que en julio en Felipe VI les concedió un salvoconducto para que pudieran viajar libremente por todo el país60.

  • 61 1345, diciembre, 26 y 1346, febrero, 4, 1346, abril, 15 y 1346, 22-29, julio, 1346. Aviñón. DÉPREZ, (...)
  • 62 1349, septiembre, 9 y 1347, noviembre, 30. ASV, Registra Supplicationum, 16, f. 60v. TRENCHS, 1972, (...)
  • 63 1348, mayo, 29. Aviñón. ASV, Registra Vaticana, 142, f. 14v. y Registra Vaticana, 214, f. 82r. TREN (...)
  • 64 1348, mayo, 26. Aviñón. ASV, Registra Supplicationum, 17, f. 40v. TRENCHS, 1972, 278.
  • 65 DÉPREZ, MOLLAT, 1960, 272, doc.1660.

34 Los años finales de Ordoño fueron de gran actividad institucional. No se documentan las visitas ad limina de 1346 a 1349, pero es muy probable que fuera él, de nuevo, quieran las realizara. Sí consta, en cambio, su participación en la entrega al papa por orden del arzobispo de 4 caballos y una mula61, y que en septiembre de 1347 Albornoz presentó por mediación de Rodríguez de Villaquirán una súplica en favor de su sobrino Pedro Álvarez sobre la que volvería a insistir en noviembre de aquel mismo año62. En mayo de 1348, poco antes de su muerte, volvió a hacer entrega de un presente al pontífice, posiblemente caballos otra vez63 y presentó nuevas súplicas por las que se solicitaba conceder a cuatro raciones perpetuas a «personas idóneas»64. Por entonces se mencionaba a Rodríguez de Villaquirán como canónigo de Toledo y nuncio del primado65.

  • 66 «propter perciulum epidemia in viam apud civitatem Urgellensis». TRENCHS, 1972, 278. J. TRENCHS, 19 (...)
  • 67 1350, octubre, 15. Aviñón. ASV, Registra Vaticana, 203, f. 162 r-v y Reg. 162r-v y 172r-v. TRENCHS (...)
  • 68 1350, julio, 6. Aviñón. TRENCHS ODENA, 1972, 286, doc. 22.
  • 69 Diplomatario, 1976, 402-404 (doc. 431).

35 Nuestro procurador falleció en el ejercicio de sus funciones de procurador. La muerte, a causa de la Peste Negra, le sorprendió el 4 de octubre de 1348 cerca de la Seu d´Urgell, a la vuelta a Castilla de aquel viaje a Aviñón66. El 8 de octubre el arzobispo solicitaba al papa reserva y concesión de los beneficios de su fiel servidor, petición que fue finalmente aceptada por el pontífice en 135067. La visita “ad limina” de este último año había sido realizada en julio por Velasco Alfonso, archidiaconi de Alcaraz, in ecclesia tholetana68, familiar del primado y sucesor de Ordoño en la mencionada cantoría de la catedral de Salamanca69.

3. Conclusiones

36 Aunque documentado en el arzobispado de Toledo desde el pontificado de Rodrigo Jiménez de Rada, el oficio de procurador ante la corte pontificia no alcanzaría su máximo desarrollo institucional y operativo hasta mediados del siglo XIV, coincidiendo con el traslado de la sede pontifical a Aviñón y, en el caso toledano, con el periodo en el que Gil de Albornoz fue arzobispo primado de España.

37 Entre el extenso elenco de servidores que trabajaron en la corte arzobispal durante aquellos años sobresale Ordoño Rodríguez de Villaquirán, procurador In Romana Curia, letrado, clérigo, familiar, capellán y comensal de Albornoz, además de dilecto de Alfonso XI de Castilla, un personaje cuya valía profesional le convertían en un servidor particularmente resolutivo y cuyo perfil institucional y relevancia como cabeza de los servidores albornocianos anuncia ya protagonismos curiales posteriores, tanto en el ámbito eclesiástico como en el regio o el nobiliar, que culminarían en el siglo XV con la implantación de las estructuras áulicas que anunciaban el Estado Moderno de la mano de los grandes hombres de corte que sirvieron a Alfonso Carrillo, Pedro González de Mendoza y Francisco Jiménez de Cisneros.

38 Los datos biográficos conservados de Rodríguez de Villaquirán confirman todo lo dicho. Su conocimiento del Derecho, de las relaciones diplomáticas al máximo nivel, bien argumentadas a lo largo de este trabajo en sus varios encuentros con el papa y también con el rey de Francia, le convirtieron en una pieza de gran valor en el proceso de formación de los espacios curiales arzobispales toledanos y muy especialmente en la ascendente trayectoria eclesial que llevaría a su señor, Gil de Albornoz, a ser nombrado cardenal de la Iglesia en 1350.

4. Apéndice - Procuradores de los arzobispos de Toledo (1229-1348)

Rodrigo Jiménez de Rada (1209-1247)

Procurador de la catedral de Toledo in romana curia

Bartolomeus de Arguedis

1229

Procuradores arzobispales in romana curia

Bernardo

1241

Vivianus

1243

Petrus Gaietanus

1246

Sancho de Castilla (1251-1261)

Procuradores in romana curia

Iacobus

1254

Fernandus Ovetensis

1257

Petrus Berengarii

1258

Sancho de Aragón (1266-1275)

Procurador ante los mercaderes florentinos de la Sociedad Ammannati

Pedro Jiménez

1274

Procurador in romana curia

Dominicus

1267

Gonzalo García Gudiel (1280-1299)

Procuradores ante el arzobispo de Santiago

Jofré de Loaysa

1293

Nuño Díaz

1293

Maestre Esteban Alonso

1293

Fernán Guillén

1293

Procuradores in romana curia

Pedro Díaz

1282-1317

Juan Martínez

1282

Maestro Gonzalo Alonso

1280

Andreas de Setia

1280-1302

Blasius de Agnani

1281

Sinibaldus de Labro

1285-1291

Maestro Miguel

1287

Martín Martínez

1287

Gonzalo Díaz Palomeque (1299-1310)

Procuradores in romana curia

Andreas de Setia

1280-1302

Iustus Petri

1300

Didacus Ferdinandi

1301

Procuradores ante los mercaderes de Pistoya

Sancho Domínguez

1300

Raymondo de Bordellis

1301-1305

Esteban Martín

1302

Andrés Pérez

1305-1306

Procurador en Montpellier

Guillermo Dorna

1302

Munio García

1306

Procurador del arzobispo y la infanta isabel de castilla ante el papa

Martín Rodríguez de Valladolid

1307

Gutierre Gómez (1310-1319)

Procuradores del arzobispo y el cabildo para su representación en medina del campo

Fernando Gutiérrez

1316

Diego González

1316

Procurador

Pedro Díaz

1282-1317

Juan de Aragón (1319-1328)

Procurador

Martín García de Ocón

¿?

Procuradores en el castillo de Alcolea

El abad de Santa Coloma de Sigüenza

1321

El arcipreste de Alcalá

1321

Procurador general en la tierra de la frontera

Domingo Alonso

1322

Jimeno de Luna (1328-1338)

Personero del arzobispo ante el rey sobre el señorío de Illescas

Arnaldo Cevid

1329

Personero del arzobispo en el pleito con la clerecía y concejo de Madrid

Álvaro Ruiz

1330

Gil de Albornoz (1338-1350)

Procuradores in romana curia

Ordoño Rodríguez de Villaquirán

1339-†1348

Juan González

1339

Juan Martínez

1340

Juan Pérez del Calvo

1344-†1345

Velasco Alfonso

1350

Bibliographie

BEOLCHINI, Valeria; GARCÍA DE CORTÁZAR, José Ángel; PAVÓN, Marta (2011) – Documentación medieval referente a Cantabria en el Archivo Secreto Vaticano (1209-1484). Santander, Fundación Emilio Botín.

BENEYTO, Juan (1950) – El Cardenal Albornoz: Canciller de Castilla y Caudillo de Italia. Madrid, Espasa-Calpe.

BENEYTO, Juan (1986) – El Cardenal Albornoz: hombre de iglesia y de estado en Castilla y en Italia. Madrid, Fundación Universitaria Española.

BERTHE, Pierre-Marie (2011) – « Études universitaires et vie active des procureurs à la cour pontificale d´Avignon sous Urbain V et Gregoire XI ». En Mélanges Jacques Verger. pp. 529-548.

BERTHE, Pierre-Marie (2014) – Les procureurs français à la cour pontificale d´Avigon. 1309-1376. Paris, École des Chartes.

CAÑAS GÁLVEZ, Francisco de Paula (2015) – « La Casa y Corte del obispo abulense Sancho Blázquez Dávila: Un modelo curial episcopal castellano a mediados del siglo XIV ». Espacio, Tiempo, Forma, nº 28, pp. 133-157.

CAÑAS GÁLVEZ, Francisco de Paula (2018) – « De Calahorra a Toledo: Una aproximación a los espacios curiales domésticos de Pedro González de Mendoza, prelado castellano y gran Cardenal de España (1454-1495) », In Retórica artística en el tardogótico castellano. La capilla fúnebre de Álvaro de Luna en contexto. Madrid: Sílex. pp. 89-109.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros – (1991) – « Un registro de colaciones de la Curia Eclesiástica Valentina (1349-1350) ». Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura. nº 67, pp. 181-262.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (1992) – « Notas de cancillería en los registros episcopales del obispo Hugo de Fenollet (1348-1356) ». Historia. Instituciones. Documentos. nº 19, pp. 133-148.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (1993) – « Notas sobre Diplomática Episcopal: Títulos de órdenes sagradas ». Hispania Sacra. Vol. 45, nº 92, pp. 429-458.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (1998) – « Casa, corte y cancillería del obispo de Valencia Hug de Llupià (1398-1427) ». Anuario de Estudios Medievales. nº 28, pp. 635-659.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (1999) – « Las tasas de la Cancillería Valentina y el “gratis” en los registros del obispo Hug de Llupià (1408-1425) ». Analecta Sacra Tarraconensia. nº 72, pp. 55-108.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (2000-2002) – « Un registro de colaciones de Hug de Fenollet y Vidal de Blanes, obispos de Valencia (1350-1359) ». Estudis Castellonencs. nº 9, pp. 593-766.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (2005) – Un formulari i un registre del bisbe de València En Jaume d´Aragó (segle XIV), Valencia, 2 Vols.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (2007) – « Curia, casa y corte valentina del Cardenal Rodrigo de Borgia, Obispo de Valencia (1458-1492) ». En Estudios en memoria del profesor Dr. Carlos Sáez. Alcalá de Henares: Instituto de Estudios Latinoamericanos, pp. 415-438.

CÁRCEL ORTÍ, María Milagros (2011) – « Los registros episcopales ». En La escritura de la memoria: los registros. Barcelona: Editorial Ppu, pp. 133-166.

CHRISTOPHE, Jean Baptiste, (1853) – Histoire de la papauté pendant le XIV siècle, avec des notes et des pièces justificatives, París, Librairie de L. Maison. 2 vols.

COVARRUBIAS, Sebastián de (1677) – Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid, Melchor Sánchez.

DÉPREZ, Eugene; MOLLAT, Guillaume (1960) – Clément VI (1342-1352). Lettres closes, patentes et curiales intéressant les pays aures que la France publiées oy analysées d´aprés les registres du Vatican, Premier fascicule. Tome I. Paris: Éditions E. de Boccard.

Diplomatario del Cardenal Gil de Albornoz. Cancillería pontificia (1351-1353), (1976) – Barcelona: Instituto de Historia Medieval, Universidad de Barcelona.

DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, Santiago (2007) – Los procuradores de los reinos hispanos ante la curia romana en el siglo XIII. León: Universidad de León.

FAVIER, Jean (2006) – Les papes d´Avignon. París: Fayard.

FERNÁNDEZ COLLADO, Ángel (2015) – Los Informes de Visita ad Limina de los Arzobispos de Toledo. 1603-1917. Toledo: Cabildo Primado Catedral de Toledo.

GALINDO ROMEO, Pascual (1934) – « Un formulario del obispo don Jaime de Aragón (s. XIV) ». Revista Universidad. nº 11, pp. 319-340.

GARCÍA GUZMÁN, María del Mar (1985) – El Adelantamiento de Cazorla en la Baja Edad Media. Un señorío eclesiástico en la frontera castellana. Cádiz, Universidad de Cádiz.

GARCÍA GUZMÁN, María del Mar (1991) – Colección diplomática del Adelantamiento de Cazorla (1231-1495). Cádiz: Universidad de Cádiz.

GARCÍA GUZMÁN, María del Mar (2006) – El señorío de Cazorla en la Baja Edad Media. Cazorla: Ayuntamiento de Cazorla.

GUILLEMAIN, Bernard (1951) – « Le personnel de la cour de Clément V ». Mélanges d´Archéologie et d´Histoire publicés par l´École Française de Rome, pp. 139-181.

GUILLEMAIN, Bernard (1962) – La cour pontificale d´Avignon (1309-1376). Étude d´une société. Paris: Éditions E. de Boccard.

LLULL, Ramón (2016) - Félix o Libro de Maravillas. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos. Universidad Nacional de Educación a Distancia.

MOLLAT, Guillaume (1912) – Les Papes d´Avignon (1305-1378), Paris: J. Gabalda.

MOXÓ Y DE MONTOLIU, Francisco (1990) – La Casa de Luna (1276-1348): factor político y lazos de sangre en la ascensión de un linaje aragonés. Múnster: Westfalen, Aschendorffsche Verlagsbuchhandlung.

Offices et papauté (XIV-XV siècle). Charges, hommes, destins, (2005) – Roma: École Française de Rome.

PUEYO COLOMINA, Pilar (1989) – « Aproximación a una tipología documental de los registros de actos comunes de la diócesis de Zaragoza durante el obispado de Pedro de la Jugie ». En Aragón en la Edad Media. nº 8, pp. 523-536.

PUEYO COLOMINA, Pilar (1991) – « El registro de actos comunes del arzobispo de Zaragoza Pedro de la Jugie (1346-1347) ». En Aragón en la Edad Media. nº. 9, pp. 291-308.

PUEYO COLOMINA, Pilar (2003) – « Guillermo d´Aigrefeuille, arzobispo de Zaragoza: el Registro de actos comunes del año 1348 ». En Aragón en la Edad Media. nº 17, pp. 71-129.

RIVERA RECIO, Juan Francisco (1969) - Los arzobispos de Toledo en la Baja Edad Media. Toledo: Diputación provincial.

SÁEZ, Emilio; TRENCHS, José; BAÑARES, Carmen (1979) – « La etapa española de don Gil de Albornoz. I. (1302-1336) ». Studia Albornotiana. Vol. 35, pp. 9-35.

SEPÚLVEDA, Juan Ginés (2002) – Historia de los hechos del Cardenal Gil de Albornoz. Pozoblanco: Ayuntamiento de Pozoblanco.

TRENCHS ODENA, José (1972) – « Albornoz y Aviñón: relaciones con la Cámara Apostólica (1325-1350) ». Studia Albornotiana. nº 11, pp. 265-286.

TRENCHS ODENA, José (1980) – « La comitiva de Alfonso XI: notas para su estudio ». Saitabi. nº 30, pp. 11-20.

URGORRI CASADO, Fernando (1947) – Fuentes españolas y documentales para el estudio de la biografía del cardenal D. Gil de Albornoz. Madrid: Universidad Complutense. Tesis Doctoral inédita.

VIDAL, Jean-Marie (1904) – Benoit XII (1334-1342). Lettres communues. París : Albert Fontemoing, Éditeur. Vol.2.

Notes

1 LLULL, 2016, Cap. XLI, 188-189.

2 Escrito entre 1287-1289, durante su primera estancia en París. LLULL, 2016, XLIV.

3 Teresa de Luna, del poderoso linaje de los Luna aragoneses. SÁEZ, TRENCHS, BAÑARES, 1979, 13. MOXÓ Y MONTOLIU, 1990.

4 SÁEZ, TRENCHS, BAÑARES, 1979, 18-221. RIVERA RECIO, 1969, 81-83.

5 SÁEZ, TRENCHS, BAÑARES, 1979, 18.

6 Se ha apuntado la posibilidad de haber realizado sus estudios en Tolosa, Valence o París. Sáez, Trenchs y Bañares consideran que esta etapa de formación la pasó en Montpellier. SÁEZ, TRENCHS, BAÑARES, 1979, 20.

7 CAÑAS GÁLVEZ, 2015, 133-157.

8 CÁRCEL ORTÍ, 1991,1992, 1993, 1998, 1999, 2000-2002, 2005, 2007, 2011 y PUEYO COLOMINA, 1989, 1991, 2003.

9 CHRISTOPHE, 1853. FAVIER, 2006. Para los aspectos áulicos de la corte de Aviñón véase GUILLEMAIN, 1962.

10 En el momento de su salida de Castilla en 1350, en la Casa de Gil de Albornoz se documentan cerca de 50 oficiales, servidores y familiares repartidos entre los siguientes cargos y dignidades: varios camareros, capellán y diferentes clérigos, casero, comensales, consanguíneos, familiares y dilectos, correos y emisarios, donceles, físico, juez de la corte arzobispal, escribanos y notarios de la corte arzobispal, distintos letrados y jurisperitos, procuradores en la corte pontificia y un vicario. Una estructura similar en su estructura institucional, aunque menor en el número de sus efectivos y oficios, a la que por entonces ofrecía la corte pontificia de Clemente VI, integrada por «Advocati, auditores, bullator, camerarius, capellani papales y capellanus commensalis, aliotus lucii, colectores, cursores, domicellus, familiares ecclesiastici, familiares laici, magister ostiarii, marescallus curiae, marescallus gentis armigerae ecclesiae, notarii, físico, poenitentiarii, escriptores, secretarii, servientes armorum y thesaurarii». DÉPREZ, MOLLAT, 1960, 17-18. Con respecto a la corte de Clemente V, véase GUILLEMAIN, 1951. Una visión completa de la corte de los papas en Aviñón en GUILLEMAIN, 1962. También Offices, 1995.

11 CAÑAS GÁLVEZ, 2018.

12 Siete Partidas de Alfonso X de Castilla, Partida II, Título IX, Ley 21.

13 Siete Partidas de Alfonso X de Castilla, Partida III, Título V, Ley 1.

14 Siete Partidas de Alfonso X de Castilla, Partida III, Título V, Leyes 5 y 8.

15 Siete Partidas de Alfonso X de Castilla, Partida III, Título V, Ley 11.

16 BERTHE, 2014, 133-138.

17 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 27, 28.

18 BERTHE, 2014, 77-154.

19 Sobre los procuradores hispanos y franceses en Roma y Aviñón durante los siglos XIII y XIV remitimos a los trabajos, con abundante bibliografía complementaria, de GUILLEMAIN, 1962, DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, BERTHE, 2011, 2014.

20 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 27.

21 Un listado de estos procuradores hasta finales del pontificado de Albornoz en 5. Apéndice.

22 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 218, 220, 221.

23 BERTHE, 2014, 133.

24 Archivo de la Catedral de Toledo (en adelante ACT), A.7. C.1.11.

25 ACT, Z.11.B.3.15; O.8.G.1.95; O.1.K.1.19; y Z.11.B.3.4.

26 El valor de la marca fue de 4 libras y 3 sueldos torneses pequeños. ACT, A.7.H.1.22.

27 1293, febrero, 26. Fuentes del Duero. ACT, X.8. C.1.4. Finalmente, el acto de lectura fue impedido violentamente por el prelado compostelano y sus criados.

28 1316, febrero 12, Toledo. ACT, O.3.C.1.93.

29 GARCÍA GUZMÁN, 1985 y 2006.

30 1322, febrero, 5. Cazorla. ACT, Libro de Obra y Fábrica 915, f. 124r-v. GARCÍA GUZMÁN, 1991, 18-19, doc. 34.

31 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 231.

32 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 230, 234.

33 DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 225, 230, 231, 234.

34 1307, julio 16, Alcalá de Henares. ACT, A.7.G.2.34.

35 «… quod ipse olim existens in studio Salamantin. et quidam socius eius Joannes nomine, operante humani generis inimico, devenerunt ad rixam, et evaginatis gladiis hinc et inde, dictus Ordonius dictum J. invasit, in qua invasione dictus J. duos manus sinistrae, videlicet medium et medicum, et nichilominus quidam alius Petrus nomine qui dicto O. in dicta rixa juvabat, auricularem occasionaliter digitos amiserunt ». 1343, febrero, 17. Aviñón. Archivo Secreto Vaticano (en adelante ASV), Registra Supplicationum, 3, f. 43. Publicado por BELTRÁN DE HEREDIA, 1972, 349-350, doc. 42.

36 La concesión le fue también notificada al abad de Cervatos, en la diócesis de Burgos, al arcediano de Talavera, en la de Toledo, y a Martín González, canónigo de Segovia. 1338, mayo, 27. Aviñón. ASV, Registra Avenionensia, 85, fol. 264r-264v. ASV, Registra Vaticana, 126, fol. 104r-104v, ep. 204. Publicado por VIDAL, 1904, II, 46, doc. 5633. BEOLCHINI et al. (2011), 66, doc. 60.

37 «… et de his tacito, canonicatum ecclesiae Zamoren. sub expect. praeb. et praestimoniorum valor. annui quadraginta librarum Turonensium parvorum, secundum taxationem decimae auctoritate litterarum domini Benedicti praedec. vestri, quarum auctoritate, praedicta et praestimonia valoris quindecim librarum in dicta Zamoren. eccl. extitit assecutus, et alias viginti quinque libras expectat; et subsequenter de canon. sub expect. praeb. et praestimoniorum canonici in eccl. Palentin. et deinde de certis canonicatu et praeb. vacantibus in eccle. Palentin. et deinde de certis canonicatu et praeb. vacantibus in eccl. Toletan. auctoritate diversarum litterarum vestrarum sibi obtinuit provideri, et quoddam simplex benef. de Peñalver Toletan. dio. extitit assecutus. Toletan. dio. extitit assecutus». 1343, febrero, 17. Aviñón. ASV, Registra Supplicationum, 3, f. 43. BELTRÁN DE HEREDIA, 1972, 349-350, doc. 42.

38 TRENCHS ODENA, 1972, 270-271. BEOLCHINI et al. (2011), 66, doc. 60.

39 Es conocido el salvoconducto que para el segundo viaje de Albornoz le extendió Alfonso IV de Aragón en diciembre de 1334. El séquito de don Gil estaba integrado en ese momento por un total de seis cabalgaduras. TRENCHS, 1972, 270.

40 1339, febrero, 1. Aviñón. ASV, Introitus et Exitus, 18, f. 10v. Ese mismo día, el camarlengo papal, Gasberto, entregaba a Ordoño Rodríguez y Juan González carta de pago de los 2.000 florines para la cámara pontificia. TRENCHS ODENA, 1972, 272, 281-282, docs. 6-7.

41 TRENCHS ODENA, 282, docs. 9-10.

42 1340, mayo, 19. Aviñón. ASV, Obligationes et Solutiones, f. 136v. DOMINGÚEZ SÁNCHEZ, 2007, 283, doc. 11.

43 1340, mayo, 20. Aviñón. ASV, Introitus et Exitus, 125, f. 13r. DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 283 (doc. 12.). Ese mismo día, Gasbert, camarlengo papal, entregaba la correspondiente carta de pago de dicha cantidad. ASV, Obligationes et Solutiones, 18, f. 91r. DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, 2007, 283, doc. 13.

44 1344, septiembre, 17. Aviñón. ASV, Obligationes et Solutiones, 19, f. 159r. TRENCHS ODENA, 2007, 284-285, doc. 17. En 1306 los arzobispos de Toledo obtuvieron del papa Clemente V permiso para que estas visitas pudieran realizarse a través de procuradores. 1306, junio, 20. Poitiers. ACT, A.7.H.2.3.a.

45 TRENCHS ODENA, 1972, 282-285, docs. 8, 11, 14, 15, 18.

46 TRENCHS ODENA, 1972, 276.

47 TRENCHS ODENA, 1972, 282, doc. 8.

48 Para evitar su incumplimiento y otros abusos, en 1257 Alejandro IV revocó todo privilegio concedido a arzobispos, obispos, abades y otros prelados que les eximía de la realización de tal visita a la sede apostólica. Bula «Importuna multorum instantia». 1257, agosto, 3. Viterbo. Archivo de la Catedral de Burgos (en adelante ACB), V-17, f. 526.

49 FERNÁNDEZ COLLADO, 2015, 13.

50 ACT, A.8.C.1.5.a.

51 Los testimonios de ambas visitas fueron firmados por Gasberto, camarlengo de Juan II, obispo de Arlés. Se aseguraba también que no se había entregado cantidad alguna a la cámara apostólica. 1331, marzo 8, Aviñón. ACT, A.8.C.1.5.a. 1333, febrero, 24. Aviñón. ACT, A.8.C.1.5.b. y 1335, febrero, 23. Aviñón. ACT, V.12.Z.1.41.

52 Tras el fallecimiento de Ordoño en octubre de 1348, Inocencio VI concedió esta dignidad a Juan Martínez de la Sierra, familiar de Albornoz, previa permuta por otra cantoría en Braga. 1351, agosto, 13. Villeneuve-Iès-Aviñón. ASV, Registra Vaticana, 244, ff. 220r-221r.). Diplomatario, 1976, 402-404 (doc. 431).

53 ASV, Obligationes et Solutiones, 18, f. 91r. TRENCHS ODENA 1972, 283, (doc. 13). Según Covarrubias, el familiar era “El allegado de la casa o pan y aguado”. COVARRUBIAS, 1677, II, 4v.

54 ASV, Registra Supplicationum, 1, f. 98r. TRENCHS ODENA, 1980, 16, 19.

55 ASV, Obligationes et Solutiones, 19, f. 159r. TRENCHS ODENA, 1972, 284-285, doc. 17.

56 Los viajes anteriores tuvieron lugar en 1330; 1334-1335 y 1337-1338. TRENCHS, 267-271.

57 ASV, Registra Supplicationum, 4, f. 22r. TRENCHS ODENA, 1972, 274.

58 ASV, Registra Supplicationum, 3, f. 43. BELTRÁN DE HEREDIA, 1972, 349-350, doc. 42.

59 ASV, Registra Supplicationum, 4, f. 55v. TRENCHS ODENA, 1972, 275.

60 1343, julio, 12. Villers-ou-Loge. ACB, V-45, f. 412.

61 1345, diciembre, 26 y 1346, febrero, 4, 1346, abril, 15 y 1346, 22-29, julio, 1346. Aviñón. DÉPREZ, MOLLAT, 1960, 120, doc. 944. TRENCHS ODENA, 1972, 285, docs. 19-21. En abril de 1346 Alfonso XI había obsequiado también al pontífice con la entrega de 12 caballos. MOLLAT, 1960, 120, doc. 943.

62 1349, septiembre, 9 y 1347, noviembre, 30. ASV, Registra Supplicationum, 16, f. 60v. TRENCHS, 1972, 277.

63 1348, mayo, 29. Aviñón. ASV, Registra Vaticana, 142, f. 14v. y Registra Vaticana, 214, f. 82r. TRENCHS, 1972, 278.

64 1348, mayo, 26. Aviñón. ASV, Registra Supplicationum, 17, f. 40v. TRENCHS, 1972, 278.

65 DÉPREZ, MOLLAT, 1960, 272, doc.1660.

66 «propter perciulum epidemia in viam apud civitatem Urgellensis». TRENCHS, 1972, 278. J. TRENCHS, 1980, 176-177, docs. 100, 106.

67 1350, octubre, 15. Aviñón. ASV, Registra Vaticana, 203, f. 162 r-v y Reg. 162r-v y 172r-v. TRENCHS ODENA, 1972, 278.

68 1350, julio, 6. Aviñón. TRENCHS ODENA, 1972, 286, doc. 22.

69 Diplomatario, 1976, 402-404 (doc. 431).

Auteur

Universidad Complutense de Madrid

franccan@ghis.ucm.es

© Publicações do Cidehus, 2019

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search