Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tabaco y la esclavitud en la rearticulación imperial ibérica (s. xv-xx)

 | 
Santiago de Luxán Meléndez
, 
João Figueirôa-Rêgo

La red de estancos de tabaco en América y la Real Hacienda durante la segunda mitad del XVIII

Mª Montserrat Gárate Ojanguren

Résumé

En este capítulo se realiza una valoración general de la extensión del monopolio de tabaco a los territorios indianos. Entre sus aportaciones hay que resaltar que éstos se localizaron en lugares estratégicos (donde podían producir mayores ingresos). En segundo lugar que aportaron ingresos que se gastaron in situ y sirvieron igualmente para enjugar los déficits de la hacienda metropolitana. Señalamos igualmente el carácter de proveedor imperial del tabaco cubano. Un momento crítico fue la guerra de 1779-1783 que, entre otras cosas, significó que los intendentes tuvieran que dirigir los ingresos del estanco con el fin de atender los gastos de defensa en la propia América.

The overall goal of this chapter is to make a general assessment of the extent of the tobacco monopoly to the Indian territories. In one hand we must appoint that all happened in strategic locations (where they could generate higher yields). On the other hand, the income was a contribution spent locally, although used to staunch the deficits of the metropolitan state finances. The character of imperial supplier of the Cuban tobacco should also be underlined. A critical moment was the war of 1779-1783. Among other things, the intendants feel obliged to redirect the revenues of the tobacco to cover the expenses of defense in America itself.

tobacco revenues, American tobacco network, royal treasury, intendants

Texte intégral

Los proyectos originales de estancos de tabaco, ¿La formación de una «red de erarios»?

  • 1 RUIZ MARTÍN, Felipe, «Los planes frustrados para crear una red de erarios y montes de piedad (1576- (...)
  • 2 RODRÍGUEZ GORDILLO, José Manuel, Historia de la Real Fábrica de tabacos de Sevilla, Fundación Focus (...)

1En pleno siglo XVII, cuando la Real hacienda estaba en bancarrota, surgió un proyecto trazado por el Conde-Duque para establecer una «red de erarios», que a pesar de su heterodoxa y criticada fórmula de lograr depósitos de dinero, le permitiera contar con liquidez en diferentes puntos del territorio1. Rechazado el proyecto por las Cortes castellanas, se debió recurrir a otros medios para salir de la crisis financiera. No por casualidad por entonces, se recurrió al tabaco, decretándose su estanco en España en 16362. El modo de recaudar a través de este monopolio era fácil y seguro. Dado el aumento de su demanda que se advertía en Europa, y también en España hacía previsible asegurar nuevos ingresos para el Real Erario. Además, España contaba a su favor con unas colonias en donde se cultivaba este fruto, en algunos casos, como el cubano, de gran calidad.

  • 3 NÁTER, Laura, «Luchas por la tierra y los recursos en una región tabaquera (Cuba, siglos XVII-XVIII (...)

2Desde esta perspectiva, se entiende cómo Sevilla se iba a convertir en el punto receptor de tabaco americano y también manufacturero del polvo, con una visión imperial, o en otras palabras, abastecedor incluso de los territorios americanos3. Al mismo tiempo, el «invento» de estancar el tabaco como generador de ingresos para la Hacienda real, animó a extender esta idea a las colonias americanas, especialmente a los centros consumidores más importantes.

  • 4 UNANUE, Hipólito, «Disertación sobre la naturaleza y efectos del tabaco con una breve idea del orig (...)

3Siguiendo este criterio y tras la implantación del estanco español a mediados del XVII, se redactó un texto en el que se planteaba esta idea en todo el continente sur de América.4 Pero, el articular un sistema tan complejo hizo que el proyecto muriera antes de nacer. Tampoco el estanco que se había establecido en España contaba por entonces, mediado el XVII, con un aparato administrativo capaz de gestionarlo de forma directa. Hubo que esperar casi 100 años para que se estableciera un sistema perfectamente organizado.

  • 5 GARCÍA FUENTES, Lutgardo (1980): El comercio español con América, 1650-1700, Sevilla, Exma. Diputac (...)
  • 6 NÁTER, «Luchas…; p. 3 del texto.

4Sin embargo, la idea primitiva de los estancos americanos, volvió a surgir en 1684, con un nuevo intento avalado por Sevilla y con el apoyo de los directores generales de rentas. Este nuevo proyecto incluía establecerlo en toda América española y su red comercial, pero de nuevo fracasó. Entonces, la fábrica de Sevilla monopolizaba las ventas en España y teóricamente, quería extender este monopolio dentro y fuera del imperio. Pero, hasta entonces también Sevilla dependía de particulares para que le suministraran a la fábrica la hoja, principalmente cubana, porque no se contaba con un sistema administrativo capaz de llevar a cabo aquella función. Conociendo que los particulares vendían al establecimiento sevillano lo que les convenía, derivando una parte a ventas clandestinas5, la Real Hacienda tuvo que cambiar el modo de adquirir el fruto cubano. En 1698, se iniciaron en Cuba las compras de tabaco por parte del Rey6, pero quedaba una gran cantidad de la cosecha de la Isla fuera del control de la Hacienda.

  • 7 LUXÁN, Santiago (2012): «La creación de un estanco imperial español del tabaco: la posición de Cana (...)

5En este contexto cabe entender la creación, a comienzos del XVIII, del estanco en Canarias, como ha estudiado Luxán, y el papel protagonista de Jacobo Flon7. De nuevo, se retomó la idea de hacerlo extensivo a los territorios americanos. Precisamente Flon, que pareció inspirarse en lo expuesto décadas por quienes defendían la idea de establecer «un estanco imperial» en todo el sentido de la palabra. En Cuba, Flon encontró en Manuel de León, vecino de La Habana, quien apoyo su proyecto. Mas, a pesar del interés de León por establecer en monopolio en la Isla, no lo pudo llevar a cabo, dadas las reglas que le suministraron desde Madrid. Solo a partir de 1717, se ordenó el estanco en Cuba.

  • 8 MARIN HERNÁNDEZ, William, CASARES ALOMÁ, Claudia y HERNÁNDEZ REYES, Maricary (2017): «El estanco de (...)
  • 9 LUXÁN (2012), p. 288.

6Sin embargo, ¿no se estaban aplicando en la Isla unas normas de carácter monopolístico antes de esa fecha? En cierto modo sí, a la luz de las limitaciones que se impusieron al cultivo del tabaco, y en parte, a su comercialización. En fecha tan temprana como 1606, una real orden prohibía la siembra por 10 años; al poco tiempo, se limitó a 8 años, a condición de que solo se usara en el consumo interior y todos los excedentes fueran enviados a Sevilla…8 El propio Luxán recoge la prohibición del cultivo de tabaco, castigando con penas a quienes «fabriquen, siembren, introduzcan y usen tabaco que no sea de las Reales Fábricas.»9 Establecido el estanco en 1717, su gestión directa solo pudo aplicarse en 1760. Y, en torno a esa fecha, también se fueron implantando los estancos tabaqueros en América, dentro de las reformas borbónicas.

Tabaco americano: la articulación de la renta dentro del Imperio

  • 10 Además de su tesis, NÁTER, Laura (2006): «Engranajes del imperio: el caso de los monopolios de taba (...)
  • 11 NÁTER, Laura (2012): «Dimensiones y funciones del situado de tabaco en La Habana del siglo XVIII», (...)

7Laura Náter, en su tesis doctoral ya expuso la novedosa idea del papel del tabaco como integrador de las relaciones económicas intraimperiales10. A través de nuevos trabajos fue ahondando en ese protagonismo del tabaco, que articulaba movimientos de mercancías y capital.11 Sin embargo, la importancia del tabaco cubano por su calidad y cantidad, además de ser el principal abastecedor de la fábrica sevillana y otros territorios americanos, le convirtió en el «tabaco imperial». Sin embargo, este papel protagonista del fruto cubano no debe hacernos perder de vista que hubo otros centros productores, manufactureros y/o consumidores más allá del eje Cuba-Sevilla y América.

8El establecimiento de los estancos tabaqueros en América en la segunda mitad del XVIII, dio origen a una red bien articulada de pequeñas o grandes oficinas generadores de ingresos para la Real hacienda. De alguna manera, aquel proyecto de antaño de una «red de erarios» tuvo su concreción en el tejido de estancos tabaqueros que estaba en plena vigencia en América en 1779-1780. El contenido y origen de los caudales fue muy distinto según el proyecto del XVII y los estancos del XVIII. En lo que sí coincidían era en la disponibilidad de caudales en diferentes lugares y, en el caso del tabaco, en el imperio americano.

  • 12 ESTRADA HERRERA, Fabiola (2033): «Marco y propósitos generales de las reformas borbónicas», Grafía, (...)
  • 13 LYNCH, J. (1983): Hispanoamérica 1750-1850, Barcelona, Ariel.
  • 14 MÖRNER, Magnus (1969): «La reorganización imperial en Hispanoamérica, 1760-1810», Tunja, Cuadernos (...)

9Los tiempos de su puesta en pie fueron distintos, pero siempre obedeciendo a los mismos intereses de la Real hacienda: aumentar los ingresos mediante un sistema de control de la producción y venta del tabaco. Su creación también implicó cambios en las relaciones de la metrópoli con los territorios ultramarinos12 dentro del reformismo borbónico, lo que exigió modificar el ordenamiento político-administrativo13 y económico, habida cuenta de la situación de España y su imperio.14

10Si bien la creación de los estancos de tabaco en América se llevó a cabo dentro del marco reformista del XVIII, las características de cada uno de ellos dieron origen a distintos modelos. Desde el punto de vista cronológico, además de estanco cubano de 1717, se dieron dos etapas. Durante la primera, de 1759 a 1766, se establecieron los estancos de Perú, Nueva España y México. En la segunda, entre 1776-1779, nacieron los de Buenos Aires-Paraguay, Guayaquil y otros. El fin de los estancos de tabaco era el mismo: la búsqueda de fuentes de ingresos por parte de la Corona, y su justificación hacerlo a través de «un medio justo» sin elevar las cargas que ya pesaban sobre los contribuyentes, al gravar los consumos no necesarios o suntuosos, como consideraban al tabaco.

Los estancos de la primera etapa, 1759-1766: modalidades

El tabaco cubano, ¿tabaco imperial?

  • 15 MARIN HERNÁNDEZ y otros, (2017), pp. 2-3 del texto.
  • 16 ARECES, Nidia R. y BOUVET, E. (2002): «La ‘libertad de los tabacos’ y las relaciones entre Asunción (...)

11Decretado el estanco de tabaco en Cuba en 1717, pronto se sucedieron protestas, tanto por parte de los labradores como de los comerciantes. Los primeros estaban acostumbrados a proceder sin más limitaciones que las que imponían los cabildos. Con el estanco, solo podrían vender al monopolio, excluyéndose a cualquier comprador privado, y a los precios que determinara aquél15. La «revuelta de los vegueros», como se conoce esta protesta, estuvo asimismo apoyada por la oligarquía mercantil porque el estanco también iba en contra sus intereses. En su creación, el gobierno metropolitano debió tener en cuenta su capacidad de extraer beneficios fiscales y la voluntad de las élites locales de ceder recursos a cambio de beneficiarse económicamente de la protección político-ideológica del imperio español, que no siempre era fácil.16

12Tras un largo periodo en el que el sistema de contratas con particulares o compañías fue el que mayormente se impuso para las compras de tabaco en Cuba, en 1760, se ordenó la administración directa tal como se ha indicado. La Factoría de La Habana pasó a ser desde entonces, el organismo gestor del monopolio tabaquero en la Isla. Aunque la bibliografía sobre el estanco cubano es abundante, lo que aquí se trata es de resaltar es la concepción que tuvo el gobierno metropolitano al erigirlo. Al tabaco cubano se le asignó el papel de tabaco imperial, por las razones que se han apuntado. Y como tal, la Factoría que se estableció en 1760 en La Habana, tuvo como misión exclusiva adquirir tabaco de la Isla -se decía que toda la producción-, y abastecer a la metrópoli y colonias. En todo caso, sería desde la metrópoli desde donde se expidiera al exterior. Desde este punto de vista, Cuba se configuró exclusivamente como estanco productor. Los consumos locales eran cortos y la venta del tabaco en la Isla no proporcionaba un remanente, un «valor líquido», puesto que el tabaco vendido para el consumo local, solo debía cubrir el coste del fruto. De esta forma se entiende cómo, la Real hacienda nunca reclamó a Cuba «la renta líquida del tabaco» como lo hizo con otros estancos americanos, puesto que teóricamente, no se daba. Consecuentemente, la financiación para la adquisición del fruto debía ser externa y ajena a la Factoría. Visto así, es fácil comprender que, cuando faltaba aquélla, el situado novohispano, o su reducción, exponía al estanco a la inacción. Además, siendo la fábrica de Sevilla la beneficiaria principal del fruto cubano, el papel protagonista de tabaco imperial, quedó supeditado a surtir primero a la metrópoli y en segundo lugar a América. También se proyectó exportarlo a países extranjeros, pero partiendo de la metrópoli. A lo largo de su historia cambiaron las cantidades destinadas a España y a las colonias. Lo que no cambio fue su carácter de proveedor y su dependencia de recursos ajenos al establecimiento para su actividad.

Perú: un estanco para el consumo

  • 17 MORALES CERÓN, Carlos Ernesto (2015): Mercantilismo y crecimiento económico en el Virreinato del Pe (...)
  • 18 FISHER, John R. (trad. Javier Flores) (2000): El Perú borbónico, 1750-1824, Instituto de Estudios p (...)
  • 19 MORALES CERÓN, (2015), pp. 112-3.
  • 20 MORENO CEBRIÁN, Alfredo (1983): Relación y documentos del Virrey del Perú, José Antonio Manso de Ve (...)
  • 21 La extensión del Estanco al virreinato del Perú se ordenó ya para 1745, aunque formalmente se demor (...)

13Perú fue la otra cara de la moneda respecto de Cuba. Antes de que se decretara la gestión directa del estanco de Cuba en 1760, ya se había establecido el monopolio en el virreinato del Perú. Los varios estudios sobre este estanco nos permiten conocer con detalle su funcionamiento17. Este territorio no era productor del fruto, pero ofrecía la ventaja de contar con un mercado consumidor importante18. Por lo tanto, el consumo estaba garantizado y el establecimiento de un estanco para la venta del tabaco, aseguraba unos ingresos, previsiblemente altos, para la Real hacienda. Repasando las circunstancias que concurrieron en su puesta en marcha, ya en 1746 se inició un estudio por el Contador Tomás Chaveque quien se inclinaba por el estanco de los tabacos polvo y rama. Sin embargo, la idea de la metrópoli era la de reproducir en la colonia el modelo que funcionaba en España, encargándose de abastecer a Lima y Santiago de Chile19. Pero, estas y otras circunstancias retrasaron su implantación20, aunque ya para 175321, se había impuesto la gestión de la Real hacienda para las ventas de tabaco en aquel territorio, aunque quedara por concretar las normas de cómo debía articularse el organismo encargado específicamente de ejercer esta función, así como la forma, funciones y competencias del personal que se ocupara de los distintos servicios. En enero de 1759, se expidieron las Ordenanzas que ha de observar el Director General del Real Estanco del Tavaco de estos Reynos y Provincias del Perú y Chile, año 1759, de orden de su Magestad.

14El texto comenzaba declarando que, hallándose ya dispuestas las ordenanzas generales para el gobierno del estanco, se recogían las particulares con las que debía servir a su empleo el director general. Se definía el número de oficinas principales: dirección, contaduría y tesorería, separadas del uso y comercio de los almacenes y tercenas del tabaco. Se señalaba la forma de recibir los tabacos hoja o polvo, pesarlos, poner las marcas respectivas, acordar el precio de compra, etc. Una vez en los almacenes de la dirección situados en Lima, se estipulaba la manera de cómo surtir a los estanquillos, entre los que distinguía los de polvo y humo. Por otra parte, también era competencia del director, junto con el contador y tesorero –quienes formaban el tribunal de dirección- fijar los precios de venta.

  • 22 Art. 9 de las Ordenanzas que ha de observar el Director General del Real Estanco del Tavaco de esto (...)
  • 23 Art. 8 de las Ordenanzas

15Siendo el puerto de El Callao la entrada principal de tabaco, se estableció una vigilancia especial en aquel lugar. Y como, so pretexto de vender los tabacos del rey, se podían introducir otros clandestinos, el director o persona en quien delegare tendría la potestad de visitar los navíos, barcos y otras embarcaciones, aunque fueran de la real armada, «sin que ningún jefe ni ministro se lo impida, antes bien, le den los auxilios que pidiere»22. Esas visitas se hicieron extensivas a los estanquillos, en este caso a través de la figura del visitador general23.

16El tema de pagos e ingresos quedó perfectamente definido. En el artículo 12 de las Ordenanzas se especificaba que el director, con intervención del contador, podría librar contra el tesorero, todas las cantidades que importaren las compras del tabaco, los costos que se causaren en los pertrechos y avíos necesarios para la Casa del real estanco, el pago de sus arrendamientos, salarios de ministros, y demás consignaciones, conforme a las ordenanzas generales. Así mismo, se creaba la figura de los administradores en provincias. Sus funciones y organización dentro de su territorio, la forma de rendir cuentas anualmente, prácticamente reproduce el esquema que imperaba en España:

  • 24 Art. 14 de

Remisión de las cuentas y caudales de las administraciones y el cuidado (…) El director cuidará que los administradores generales y particulares den sus cuentas a fin de cada año, a que les obligará, como también a la remisión sin dilación, a la tesorería general, el caudal producido de las ventas, las que después de reconocidas por el contador, las aprobará si no tuvieren diferencias o resultas de alcances a favor de la renta.24

  • 25 Art. 21
  • 26 Art. 22.

17Había asuntos que, si bien eran competencia del director, en algunos casos exclusiva, en otros, contando con el contador y tesorero, debían ser consultados al Virrey. Así, era el director, junto con el contador y tesorero, quien proponía al Virrey los empleados de la Casa real del estanco. El mismo mecanismo seguía el nombramiento de los administradores particulares de las provincias del distrito del arzobispado de Lima y de las provincias sujetas a las administraciones generales, según las propuestas que estas hicieren al director25. También debía procederse de igual forma en aquellos «asuntos que pidan determinación, arbitrios que se hubieren acordado a beneficio de la renta en el tribunal de dirección.»26

  • 27 Art. 18.

18Por su parte, la designación del apreciador de los tabacos y de todos los empleados en los estanquillos del por menor puestos en varios sitios de la ciudad para su expendio corría a cargo del director. Especial cuidado merecía El Callao o las puertas de la ciudad de Lima para evitar las introducciones ilícitas. A tal efecto el propio director era competente para designar los guardas correspondientes27.

  • 28 MORALES (2015), p. 99 y 123.
  • 29 MORALES (2015), p. 82 y 86.

19Los tabacos consumidos antes del estanco no eran precisamente los cubanos que durante la década de los 30-40, apenas alcanzaban el 3-5%28. La mayor cantidad que entraba por el puerto de El Callao correspondía a Bracamoros-Jaén (45%), siguiéndole el tabaco de Guayaquil, siendo hoja en casi su totalidad. Sin embargo, el tabaco polvo que llegaba a Lima era cubano (21%) y mexicano (36%)29. Pero, con el estanco, la proporción varió a favor de fruto mexicano y cubano, aunque no fueran los únicos.

  • 30 MORALES (2015), p. 188. La introducción de sistema fabril en el nuevo edificio, que implicaba la di (...)
  • 31 MORALES (2015), p. 190.
  • 32 UNANUE (1964), tomo IV, f. 47.

20Con el afianzamiento del sistema monopolístico, en 1780, se decidió establecer la real fábrica de cigarros en Lima y Trujillo30. Durante los siguientes años fue cuando se vivió el mayor auge del estanco tabaquero. Los valores líquidos así lo confirman31. Mas, quizá por la política metropolitana aplicada a las colonias, o porque la fábrica resultara ineficiente, la manufactura descendió, terminando por cerrarse el establecimiento. ¿Cuál fue el verdadero motivo? Hipólito Unanue, testigo de la época escribió: «todos saben que el Perú es uno de los países del mundo en que hay menos recursos para que subsista la gente pobre. Viniendo hecho de la Europa del zapato a la gorra, queda muy poco espacio a los peruleros en el ejercicio de las Artes mecánicas.»32

  • 33 MORALES, (2015), p. 228, según KLEIN, Herbert S. y John J. TePASKE, (1982): The Royal Treasuries of (...)

21Se incrementó la burocracia; el número de empleados entre 1771 y 1789, casi se multiplicó por 3, pero también subieron los valores líquidos casi en la misma proporción. Los caudales remitidos por el estanco del tabaco a la Caja real de Lima, fueron la mejor demostración para la Real hacienda del éxito del estanco: si en 1780 transfirió 15.000 pesos (de a 8), en 1788 fueron 790.490 pesos33, ¡que no estaba mal!

  • 34 A(rchivo) G(eneral) S(imancas), S(ecretaría) H(acienda), leg. 1851.

22Otro estanco que se creó después del peruano fue el de Nueva España. Resulta interesante la diligencia de la Renta al establecer esta administración recogida con todo detalle en un documento fechado en México, el 18 de marzo de 1766 y firmado por Espinosa, bajo el epígrafe Extracto del modo en que se procuró establecer la Renta del Tabaco en el reino de Nueva España, según el ánimo del Rey, y órdenes de sus ministros que encargaban particularmente fuese sin la menor displicencia ni disgusto de sus vasallos.34 ¿Se querían evitar revueltas como las que tuvieron lugar en Cuba?

23Tal como iba a ocurrir con otros estancos americanos, su puesta en funcionamiento requería un dinero para comenzar por las compras de tabaco, pagar encargados de esta operación, transportarlo a la factoría etc., etc. En algunos casos como Perú, fueron las Cajas reales las que adelantaron una cantidad. En otros, fueron algunos particulares quienes hicieron un adelanto que tuvo como premio el entrar a formar parte de la dirección y contaduría del respectivo estanco. En el caso de México, el mencionado Extracto relata cómo los hacendados «formaban sus cuentas para emplear sus caudales en esta nueva renta, y a tal efecto empezaron a dar algunos pliegos los vecinos de México, y aún a escribir al director [de la Renta en México] otros de Valladolid, Guadalajara y la Puebla, haciendo proposiciones si se les admitiría o no». Prueba inequívoca de que aquel negocio era rentable, no sólo para la Real hacienda, sino para quienes participaran en sus negociaciones.

Un estanco completo: productor y exportador, manufacturero y gran consumidor

  • 35 No los únicos, peso sí importantes los siguientes: Mc WATTERS, David Lorne (1979): «The Royal Tobac (...)

24El estudio del estanco novohispano ha merecido unos buenos estudios35, por lo que aquí nos limitaremos simplemente a destacar su triple carácter: el de productor, manufacturero y consumidor. Nueva España tenía abundantes cosechas de tabaco extendidas en grandes zonas. Con el estanco se racionalizó el espacio dedicado al cultivo, buscando calidad, control y eficiencia. Por otro lado, el consumo extendido de tabaco, en gran parte humo, había hecho que el torcido de la hoja fuera una costumbre arraigada entre sus gentes. Por último, la elevada población de su capital y otros centros urbanos, proporcionaba a esta colonia un consumo amplio. Con estos elementos, una vez establecido el monopolio en 1765, la renta que generó fue muy elevada, tanto que se igualó e incluso superó, la obtenida en la metrópoli. Además, gozó de ventajas que no tuvieron otros estancos. Como productor, su consumo no dependió de un abastecimiento exterior, como le ocurría a la metrópoli. Su financiación estuvo asegurada por las ventas en el propio mercado, algo que no tuvo Cuba. Quizá, las cualidades de su hoja no se adaptaban a los gustos de los consumidores fuera del propio mercado interior como el cubano, pero su capacidad de generar riqueza iba muy lejos. El margen entre el costo del tabaco y el producto que obtenía con su venta en su, siempre fue positivo, a pesar del gran contrabando.

  • 36 Según recoge CÉSPEDES del CASTILLO (1992), p. 81. El tabaco en Nueva España, Madrid, Real Academia (...)
  • 37 De acuerdo con los datos elaborados por RODRÍGUEZ GORDILLO, J.M. (2007): «La administración General (...)
  • 38 CÉSPEDES del CASTILLO (1992), p. 81.

25Analizando algunas cifras, se puede precisar la importancia de este estanco en sus tres facetas, es decir, como productor, consumidor y generador de renta. En cuanto al primer punto, sus cifras de producción gestionadas por la renta, el año 1800, superaba los 3.500.000 libras, cuando la producción que contabilizaba la Factoría de La Habana, no llegaba a los 2.000.000. En cuanto al consumo, sus valores fueron claramente superiores al metropolitano, sobre todo a partir de 1796. Así, ese año, el consumo «legal» de tabaco en la Nueva España alcanzó 3.300.000 libras36, mientras que el metropolitano fue de 2.745.92937. En 1815, la cantidad consumida en el mercado novohispano, según los datos de la renta fue de 3.520.000 libras. Sin embargo, el consumo estimado (incluyendo el contrabando) debió ser muy superior: en torno a 9 millones de libras38, cantidad dada por un coetáneo, lo que no resulta excesiva a la vista del nivel de contrabando de Cuba.

Análisis de las tendencias de población, consumos, producción y ventas de tabaco en Nueva España

Análisis de las tendencias de población, consumos, producción y ventas de tabaco en Nueva España
  • 39 Siguiendo los datos aportados por CÉSPEDES del CASTILLO (1992), y NAVARRO GARCÍA, Luis (1983): ….

FUENTE: Elaboración propia39

Guatemala, ¿el modelo novohispano?

  • 40 LUXÁN MUÑOZ, Jorge (2000): «El establecimiento del estanco del tabaco en el Reino de Guatemala», V (...)

26El estanco del tabaco de Guatemala, puede considerarse como un ejemplo de esas tres funciones que se daban en Nueva España: productor, consumidor y exportador de tabaco, además de generar unas rentas para el Real Erario nada despreciables. Los estudios dedicados al tabaco de Guatemala son bastantes escasos, aunque cabe destacar los trabajos de Luxán Ortega, que analiza el proceso de la puesta en marcha del estanco en Guatemala, y el de Acuña Ortega, quien se ha ocupado de la historia económica del tabaco en Costa Rica.40

27Su creación respondió al mismo propósito que impulsó el establecimiento de otros estancos: hacer que las rentas de la Corona se incrementaran en ese territorio. Al igual que ocurrió en Nueva España, el nombramiento de José de Gálvez como visitador general de los tribunales y casas del reino de Nueva España y consejero honorario de Indias, tuvo como consecuencia el que se pusieran en marcha los estancos de Nueva España (1765), y un año más tarde, el de Guatemala. Previamente, en 1765, se habían creado en Guatemala cuatro subdelegaciones de hacienda en San Salvador, Cuidad Real, Comayagua y León, al tiempo que la estructura administrativa del reino de Guatemala se articuló en 15 provincias.

  • 41 URIEL del CARPIO- PENAGOS, Carlos (2014): «Producción y comercio de tabaco en Centroamérica a fines (...)
  • 42 Tal como estaba organizada la administración en Guatemala, el presidente de la Real Audiencia era t (...)
  • 43 URIEL del CARPIO- PENAGOS, Carlos (2014), p. 4 del texto.
  • 44 Francisco Valdez, Joaquín Lacunza y José Domingo Salgado, fueron designados director, contador y te (...)

28Con este nuevo marco administrativo, en febrero de 1766, Gálvez subdelegó sus funciones en Sebastián Calvo de la Puerta, oidor de la audiencia de Guatemala y sus provincias, para que estableciera el real estanco de tabaco en Guatemala41. Elaborado un documento a tal efecto por el presidente de la audiencia42, Pedro de Salazar, fue enviado al consejo del rey. Al igual que en México, se preveía que el estanco guatemalteco podría sufragar parte de los elevados gastos de la Corona. Sin embargo, existía el temor de que su puesta en vigor ocasionara serios disturbios entre los cosecheros, al prohibir sembrar y recoger el fruto, tal y como había ocurrido en Cuba. A pesar de estos reparos, en abril de 1766, el estanco comenzó su andadura. De hecho, las suspicacias y rechazo que suscitó este estanco continuaron en años sucesivos, hasta su abolición. Esta real renta inició su actividad con una plantilla de 21 trabajadores, cuyos sueldos ascendían a poco menos de 16.000 pesos anuales. A esta cantidad había que sumar el alquiler de casa -544 pesos anuales43- que servía de almacén, oficina de la dirección general y vivienda del director. Calvo de la Puerta ordenó que se destinaran 30.000 pesos al nuevo establecimiento, para que el director, contador y tesorero pudieran adquirir tabaco de aquel territorio44, iniciando así la actividad del estanco.

  • 45 En la entrada de la ciudad de Guatemala y en la Real aduana se mandó que se registraran equipajes y (...)
  • 46 URIEL del CARPIO- PENAGOS, Carlos (2014), p. 5 del texto.

29Su funcionamiento quedó bien definido desde el comienzo. Pero, una cosa fue la normativa y otra muy distinta la realidad. La excesiva reglamentación impuesta al inicio para evitar el contrabando no funcionó. Además, no fue fácil el control de la producción y venta del tabaco por la propia estructura de las siembras, a pesar de los cuidados que se establecieron45. La dispersión del cultivo y la gran variedad del producto de muy distintas calidades provocaban grandes disfunciones. Una parte importante de la hoja no salía de los circuitos locales, puesto que la falta de calidad no permitía su colocación en los mercados exteriores. Por ejemplo, el consumo de tabaco de Costa Rica se reducía a la ciudad de Granada y sus alrededores, por ser de baja calidad46.

30Ahora bien, aun siendo Guatemala productor, consumidor y exportador de tabaco, su tamaño y su industria manufacturera estuvo muy lejos de México, así como la renta obtenida. La proporción de hoja que se entregaba para su manipulación, generalmente a gentes de pocos recursos, era muy corta. Los cigarros producidos tenían que ser entregados a la renta que era la única que podía comercializarlos, según las reglas del monopolio.

  • 47 En 28 de diciembre de 1777, según un informe del real tribunal de cuentas, los ingresos de renta de (...)

31Los numerosos fielatos que se establecieron, -lugares donde se recibía y pesaba el fruto- dan una idea de las distintas procedencias (Antigua Guatemala, Totonicapán, Verapaz, Escuintla, Soconusco, Tegucigalpa, Matagalpa, Costa Rica y Comayagua). Los tabacos de mala calidad solo servían para el consumo local, pero los de calidad superior entraron en el circuito intracolonial abasteciendo a Lima y México. En vísperas de la abolición de los estancos tabaqueros en América, las desavenencias entre las autoridades locales y la establecida en Guatemala, pusieron de manifiesto que aquel monopolio funcionó con «estilo propio», lejos del proyecto original. Pero una cosa fue cierta, la renta obtenida en Guatemala pudo enjugar algunos gastos de la Real hacienda, en la propia colonia y también para aminorar el déficit de la Corona47.

32El establecimiento de estos estancos de primera hora, Perú, Nueva España y Guatemala, suponían el control de una parte importante de la producción (México y Centroamérica) y de dos grandes centros de consumo (Perú y México), lo que aseguraba abundantes ingresos para el Real erario. La articulación dentro de aquellos territorios, extendiendo administraciones de provincias o pequeñas factorías hicieron más eficiente la llegada de tabacos al consumidor y más rentable su venta.

La segunda etapa: los estancos Buenos-Aires-Paraguay, Guayaquil y Venezuela, 1776-1779

Buenos Aires consumidor; Paraguay productor

33El análisis del estanco en el virreinato de Río de la Plata, es conveniente hacerlo desde una perspectiva complementaria de Buenos Aires con Paraguay, aunque las fechas de la creación de ambos monopolios se llevaran a cabo en distintos tiempos. Esta complementariedad viene dada porque Buenos Aires era un espacio consumidor, mientras que Paraguay era fundamentalmente productor y dependiente en gran medida del mercado bonaerense.

  • 48 LYNCH, J. (trad. Germán O.E Tjarks) (1962): Administración colonial española, 1782-1810: el sistema (...)
  • 49 El 1 de agosto de 1776, de forma provisional, y en octubre de 1777, de forma definitiva.
  • 50 Además, deTucumán y Santa Cruz de la Sierra, el corregimiento de Cuyo y los de la provincia de Char (...)
  • 51 El desconocimiento que se tenía sobre la verdadera producción de tabaco, junto con las restriccione (...)
  • 52 WHIGHAM, Thomas (…): Lo que el río se llevó. Estado y comercio en Paraguay y corrientes, 1776-1870. (...)
  • 53 ARECES, N. R. y BOUVET, E.: «La ‘libertad de los tabacos’ y las relaciones entre Asunción y Buenos (...)

34La bibliografía sobre el estanco del tabaco en el virreinato del Río de la Plata, una vez que fuera creado48 ofrece al lector una visión contradictoria respecto de la importancia de la producción de la hoja de Paraguay, la dedicación a su cultivo y la forma de su comercialización. Para analizar estos puntos, es necesario definir primero el espacio productor y su mercado. La división administrativa del virreinato rioplatense se configuró en 177649, quedando formado entre otros, por los territorios de Buenos Aires y Paraguay50. Para esa fecha Paraguay, lejos del control virreinal (tanto del anterior de Perú como, a partir de 1777, de Río de la Plata) y sin estanco del tabaco, que no se crearía hasta 1779, había desarrollado el cultivo del tabaco cuyo mercado apenas traspasaba los límites de la región51. El tabaco tenía un papel fundamental en su economía puesto que se había convertido en uno de los productos destacados de exportación, además de la yerba; ambos productos se usaban como instrumentos de trueque; de ahí la importancia para los locales porque el tabaco les servía de moneda52. Sin embargo, una vez establecido el monopolio tabaquero, se incrementó su producción pasando a ser en parte, el centro productor y ¿también abastecedor? del virreinato53. Además, las autoridades esperaban que el proceso del torcido negro de Paraguay reemplazara a la variedad brasilera y se evitara el envío al exterior. Pero, el proceso de torcido requería mucho trabajo, su producción se reducía a los pueblos de indios y Misiones, ya que otros particulares no se interesaban por aquella labor.

35Dentro de este escenario, las crecientes necesidades de la Real hacienda y el afán de competir con el tabaco Brasil, llevó a que se ensayara convertir a la hoja paraguaya en la sustituta de aquél, pero el resultado fue bastante negativo.

  • 54 COONEY, Jerry Wilson (1990), Paraguay and the Royal tobacco monopoly, 1779-1810, manuscrito inédito (...)
  • 55 Lo que ocurrió con el tabaco de Luisiana fue precisamente eso. El crecimiento de su producción fue (...)

36Establecido el estanco, ¿qué esperaban los labradores? Sus aspiraciones eran bastante simples: mercados estables, producción limitada, pago justo y sobre todo transporte fácil en el río abajo hasta Buenos Aires. Por su parte, la administración bonaerense trató de que el tabaco fuera de calidad.54 El tema de la calidad era fundamental, puesto que, si el estanco tenía que adquirir «toda» la producción, los tabacos de clase inferior no tenían salida, de tal manera que a la administración no le quedaba otro remedio que quemarlos55.

  • 56 Francisco de Paula Sanz fue un personaje reconocido por su labor en pro de la ciudad de Buenos Aire (...)
  • 57 SAGUIER, Eduardo R. (1989): «La corrupción administrativa como mecanismo de acumulación y engendrad (...)
  • 58 BRADING, David (…) Miners and Merchants in Bourbon Mexico, 1763-1810.

37A partir de ahí, contamos con la información del propio intendente de ejército y hacienda, y director del tabaco en el virreinato de Río de la Plata Francisco de Paula Sanz56, y que han sido recogidos por varios autores, entre ellos Saguier57. Tomando pues como fuente lo aportado por Sanz, tras dos viajes por los territorios del virreinato -quien «tenía un conocimiento directo de las Provincias rioplatenses que muy pocos agentes de la Corona tuvieron»58-, resultan algo contradictorias con las aportadas por otras fuentes. Por ejemplo, el primero recogió en su día:

  • 59 Informe de F. de Paula Sanz, AG de la Nación, División colonia, sección Gobierno, IX-14-9-9, 1779-1 (...)

El tabaco no lo cultivan otros que los pobres, en pequeños sembradíos en los que con suerte cada uno saca 200@, por lo que entre todos llegan de 25 a 30.000@... La matrícula de cosecheros es penosa, pues todos ellos son milicianos estando alistados 6.000 hombres de armas… 59

38Si estas cifras corresponden a lo que informaba Francisco de Paula Sanz y corresponden a 1779, en principio concuerdan en parte con las que años más tarde, en los 80, remitió a la Corte, cuando le encargaron dirigir los ensayos de tabaco paraguayo a imitación Brasil.

  • 60 SAGUIER (1993), p. 61.
  • 61 SAGUIER (1993), p. 67.
  • 62 SAGUIER (1993), p. 65.

39Lo que añade Saguier a estos datos es la evolución del estanco en Paraguay en años posteriores. A partir de la creación del monopolio en 1779, se reabrió la fábrica de tabaco negro y torcido, cuyo beneficio se había introducido mediado el XVIII, y en cuyas labores trabajaban «varios centenares de operarios indígenas, extraídos de los pueblos por mandamiento del gobernador» 60. Por su parte, la producción de hoja creció, sobre todo a partir de 1783, llegando a un promedio anual de 63.000@, alcanzando su máximo en torno a 1787. Precisamente, ese año da noticia de los 800 indios que trabajaban gratis en los tabacales y factoría de San Lorenzo. Con el estanco se sustituyó el sistema anterior en el que los comerciantes particulares adelantaban dinero a los cosecheros de tabaco o bien ropas, a cambio del fruto61. Establecido el monopolio, era Buenos Aires la que adquiría y distribuía el tabaco en los mercados consumidores. La gran diferencia entre el precio de compra y venta suponía un beneficio para la Real hacienda, aunque también los funcionarios obtenían su utilidad a los que, a decir de Francisco de Paula Sanz, había que considerarlos como unos verdaderos comerciantes, puesto que deban dinero a los cosecheros a cambio de tabaco62.

  • 63 PAULA SANZ, Francisco de (1977, reed): Viaje por el Virreinato del Río de la Plata. El camino del t (...)

40Sin embargo, tras unos pocos años de crecimiento de la producción, lo que hizo concebir a la Real hacienda de que Paraguay podía ser la proveedora de tabaco estilo Brasil, las cosas cambiaron de signo. Los cosecheros se quejaban del estanco que no pagaba un precio que les compensara. Al final del XVIII, la cosecha de tabaco apenas alcanzó las 9.000@ -siguiendo a Sanz-, además de que la calidad del producto que llegaba al monopolio estuvo lejos de ser aceptable. No obstante, lo que también informó Francisco de Paula, quien conocía de primera mano el funcionamiento de los distintos estancos de su jurisdicción y las ventas y rendimientos del tabaco paraguayo63, fue el motivo del descenso debido al incremento del contrabando. En consecuencia, el beneficio que obtenía la renta disminuyó, aunque se debe tener en cuenta que el tabaco cubano que llegaba a Buenos Aires, también aportaba ingresos a las arcas del estanco de aquel virreinato.

  • 64 COONEY (1990), según informe del encargado de la renta en Asunción, de 5 de febrero de 1810. Cantid (...)

41Pero, estas cifras en nada se corresponden con las que recogió en encargado de la renta de Asunción y publicadas por Cooney. Según el informe elaborado en 181064, los tabacos que llegaron a aquella factoría para ser exportados, eran cantidades muy superiores a las expresadas. ¿Llegaría este tabaco a la administración de Buenos Aires?

Cantidades de tabaco de Paraguay para su exportación, en arrobas, 1778-1810

Cantidades de tabaco de Paraguay para su exportación, en arrobas, 1778-1810
  • 65 COONEY (1990), pp. 157-164. Los espacios en blanco corresponden a la ausencia de datos, por lo que (...)

FUENTE: elaboración propia según datos de J.W. COONEY65.

42¿Cómo interpretar esta irregularidad en la producción paraguaya? En parte se puede explicar porque el contrabando fue un elemento que distorsionó el funcionamiento regular de este estanco. Por otra parte, el tabaco de Paraguay tuvo un mercado bastante reducido desde el punto de vista espacial.

El tabaco caraqueño; exportaciones a Europa

  • 66 BRICEÑO PEROZO, M. (1965): Instrucción general y particular del estado presente de la Provincia de (...)
  • 67 ARCILA FARÍAS, Esteban (1977): Historia de un monopolio: el estanco del tabaco en Venezuela /1779-1 (...)

43Otro estanco muy particular creado dentro de la segunda etapa fue el de Venezuela. Su establecimiento es considerado como muy tardío, máxime cuando aquel territorio era productor de una hoja que tenía gran acogida en los mercados europeos66 por sus características muy al gusto de los consumidores. La Real Cédula de creación del Estanco del Tabaco se firmó en 24 junio 1777, y bajo la intendencia de Ábalos, quien a partir de octubre de 1777, comenzó a diseñarlo, hasta implementarlo a partir de 28 abril de 1779. La Cédula ordenaba que formasen parte del estanco las provincias de Venezuela, Maracaibo, Cumaná, Guayana e islas de Trinidad y Margarita67, cuyos espacios estaban incorporados económicamente al territorio en donde la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas extendía sus operaciones. La organización de este estanco estuvo inspirada en los de Nueva España y Guatemala, como no podía ser de otra manera, ya que se trataba también de un espacio productor y consumidor.

  • 68 GÁRATE OJANGUREN, Mª M., «Objetivos comerciales de dos compañías privilegiadas del siglo XVIII: el (...)

44La actuación de la Guipuzcoana, que contó con el privilegio exclusivo del comercio en Venezuela hasta 1778, se centró sobre todo en la adquisición de cacao, lo que le proporcionaba mayor margen de beneficio que el tabaco. Este segundo fruto siguió en gran medida, en manos de comerciantes holandeses, quienes lo venían adquiriendo desde la segunda mitad del XVII. Sí que una parte del tabaco lo comercializó la Guipuzcoana, pero las ventajas que lograba, «permitiendo» a holandeses intervenir en la compra de tabaco en la colonia española, parece que le compensó en términos económicos68. Por otra parte, las contratas de tabaco que firmó la Guipuzcoana con comerciantes tabaqueros afincados en Amsterdam, sirvieron para que sus saldos en aquella plaza facilitaran a la Real hacienda la adquisición de material para la Real armada española.

Tabaco comercializado por la Compañía Guipuzcoana y por Curazao (arrobas), 1731-1756

Tabaco comercializado por la Compañía Guipuzcoana y por Curazao (arrobas), 1731-1756
  • 69 GÁRATE OJANGUREN, Mª M. (1990): La Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, San Sebastián, Instituto D (...)

FUENTE: Elaboración propia. Según datos GÁRATE (1990) y HUSSEY (1932)69.

45El nivel de participación holandesa en las negociaciones del tabaco de Venezuela es evidente a la vista de algunas cifras. Sorprende el volumen de tabaco caraqueño procedente del contrabando –siempre por debajo de las cantidades reales- que comercializaban los holandeses y llegaban a Amsterdam. Así, algunos años superaba las 700.000 libras. Además, si a estas cifras se suman las que comercializaba la Compañía, en torno a las 300.000 libras, ¿cuál no sería la producción real que salía de la provincia de Caracas? En todo momento, las cantidades comercializadas por la Guipuzcoana fueron siempre muy inferiores a las partidas que salían a Curazao por manos holandesas. Si acaso, el repunte que se advierte en torno a 1752-56, coincide con algunos envíos hechos por la propia Compañía a Amsterdam, gracias a los asientos que ésta firmó con los tabaqueros holandeses.

  • 70 ARRAIZ LUCCA, Rafael (2011): Venezuela 1728-1830. Guipuzcoana e Independencia, Caracas, ed. Alfa. S (...)
  • 71 ANDREO GARCÍA, Juan (1991): La intendencia en Venezuela: Don Esteban Fernández de León, intendente (...)

46Terminado el monopolio de la Guipuzcoana y dado el éxito que la hacienda real estaba logrando con otros estancos americanos, no dudó en establecerlo en Venezuela. A partir de entonces, la Guipuzcoana se vio obligaba a comprar el tabaco, no a los precios que fijaba ella, sino a los que determinaba el mercado. Para la Corona el resultado fue muy positivo, ya que los ingresos por esta renta subieron llamativamente; en un periodo de 15 años, se multiplicaron por 10, alcanzando, en 1795, la suma de 955.277 pesos, cuando en 1779, solamente habían sumado 88.10270. Con tales resultados, quienes ocuparon la intendencia en Venezuela en años posteriores, cuidaron mucho de extender el estanco tabaquero a las gobernaciones bajo su autoridad71.

  • 72 A(rchivo) G(eneral) de S(imancas), S.H., leg. 1851. Carta enviada por Lerena a Antonio Valdés, Mini (...)
  • 73 GÁRATE OJANGUREN, Mª M. y LUXÁN MELÉNDEZ, Santiago (2008): «Tabaco y política económica en Cuba a f (...)

47No obstante, los flujos de tabaco caraqueño hacia Amsterdam, se perpetuaron más allá de la existencia de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas clausurada en 1785, bajo el estanco. También las formas de su comercialización: a) a través de un tráfico fraudulento controlado por holandeses o b) interviniendo las autoridades de la propia colonia española. El ejemplo que nos ofrecen dos secretarios de Estado en 1788, el uno de Hacienda; el otro de Indias por un corto tiempo, y de Marina, así lo confirma. El primero, Pedro López de Lerena, Secretario de Estado y del Despacho Universal de Hacienda a partir de 1785, conocedor de la calidad del tabaco venezolano y siendo apto para la elaboración del rapé, ordenaba que no se permitiera su extracción a Holanda72. El otro, Antonio Valdés, Secretario de Marina y de Hacienda de Indias, ordenaba al intendente de Caracas lo contrario. La postura de López de Lerena se justificaba por el impulso que pretendía dar a la elaboración de rapé en la metrópoli, sin depender del tabaco Brasil. Por su parte, la razón que esgrimía Valdés con el apoyo del Monarca no era otra que la de lograr, con la venta del tabaco en Amsterdam, suficientes recursos para adquirir velamen y otros elementos para la Armada73.

  • 74 AQUÍ LOPEZ DE LERENA Y VALDÉS. EXPLICAR.

48En definitiva, el tabaco de la provincia venezolana, en sus más diversas especies, tardó gestionarse a través del estanco, a pesar de su gran accesibilidad al mercado europeo. ¿Fue por conveniencia de la Real hacienda española que «permitía» su salida directa a Holanda? ¿Fue porque la Compañía Guipuzcoana de Caracas lograba mayor margen de beneficios con el cacao? O ¿fue más bien por la propia incapacidad de ambas instituciones –Hacienda y Guipuzcoana- de obtener saldos en el exterior y/o cubrir las demandas en la colonia con productos europeos por manos holandesas? Posiblemente hubo un poco de todo. Así se entiende la aplicación de medidas de política económica que prolongaron esa situación más allá del establecimiento del estanco, tal y como ocurrió durante la etapa de Antonio Valdés, sin que se pusiera freno a la comercialización extranjera de la hoja caraqueña74.

Guayaquil, abastecedor de tabaco

49Un año antes de que fuera erigido el estanco en Venezuela, se decretó su establecimiento en Guayaquil. ¿Cuáles fueron sus funciones? ¿Estanco de tabaco para la exportación?

  • 75 LAVIANA CUETOS, Mª Luisa, (1985): «El estanco de tabaco en Guayaquil», en Temas Americanistas, nº 5 (...)
  • 76 LAVIANA (1985), p. 68. El propio ARCILA FARÍAS (1977) define que mientras el estanco de tabaco en V (...)

50El estudio de Laviana75, aporta interesantes datos sobre el funcionamiento de este estanco, lo que nos permite situarlo, dentro de las dimensiones e importancia que tuvo en el marco general de la red de estancos. Desde el punto de vista cronológico, pertenece a la segunda generación de creación de estancos americanos, ya que erigió en 1778, es decir, coincidiendo casi con el de Venezuela. Por otra parte, su tabaco era mayormente exportable dentro del espacio colonial, aunque la cantidad fuera relativamente corta. Ahora bien, mientras que el estanco venezolano fue un éxito para los ingresos hacendísticos, la evolución del de Guayaquil corrió una trayectoria bien distinta76.

  • 77 BORCHART, Christiana Renate (1998): La Audiencia de Quito. Aspectos económicos y sociales (siglos X (...)
  • 78 CÉSPEDES DEL CASTILLO, G (1955): La renta del tabaco en el virreinato del Perú, Lima, p. 5. MIRAR M (...)

51El retraso del establecimiento de este estanco se puede explicar, a decir de Céspedes del Castillo, por la estrecha vinculación del tabaco Guayaquil con el estanco de Lima77. El fruto de Guayaquil se destinaba principalmente a Perú, de tal modo que, en las propias Ordenanzas de 1759, se recogía el establecimiento de un factor en aquel territorio para adquirir tabaco y ocuparse de suministrarlo al estanco peruano. De alguna manera, Guayaquil tuvo la consideración de productor de tabaco para abastecer el estanco de Lima, y también a Quito y Panamá.78

  • 79 Según las cifras que aporta Laviana (1977), durante las 6 primeras décadas del XVIII, la producción (...)

52Sin ser de gran calidad, el tabaco de Guayaquil era el segundo producto agrícola de exportación, aunque solo representara el 4-5% del valor total de las exportaciones. La producción parece que experimentó un crecimiento en la década de los 70 del XVIII, que continuaría a partir de establecimiento del monopolio. Antes del estanco, la cantidad media anual se situaba en torno a 200.000 libras anuales (correspondiente a 116.000 mazos)79. Así las cosas, en los años centrales de los 70, se elaboraron informes sobre la situación económica de Guayaquil, y más concretamente sobre la producción tabaquera. De esta forma sabemos que, en 1775, las estimaciones eran superiores a fechas anteriores. Y, una vez establecido el tabaco, la producción aumentó hasta alcanzar, en 1805, las 385.000 libras, que, según apreciaba el administrador de la renta, quedarían reducidas a 265.000, debido al deterioro de la hoja y sobre todo, al contrabando, lo que significaba una rebaja de más de un tercio. Si estas eran las cifras «oficiales», es fácil inferir que el contrabando era superior al 50%.

  • 80 LAVIANA (1985), p. 73.
  • 81 LAVIANA CUETOS (1982): «Una descripción inédita de Guayaquil», Temas americanistas, Sevilla, nº 1, (...)
  • 82 LAVIANA (1985), P. 73.

53Considerando las cifras del tabaco que se dirigía a otros mercados antes del establecimiento del estanco, destacaba la cantidad enviada a Lima siguiéndole Panamá. Las salidas representaban, presumiblemente, el 62%80. Por su parte, el mercado local de Guayaquil se consideraba que «gasta poco (tabaco) y se produce mucho»81. A pesar de estos datos, el nivel de contrabando que se generó, cuantificado incluso en los informes de los funcionarios reales, desdibuja las cifras oficiales, y también sus resultados económicos. Los propios empleados que controlaban las exportaciones a Perú, aseguraban que una gran parte de los envíos iban fuera de registro.82

  • 83 Descripción de Requena, BO SÉ SI TOMA DE CÉSPEDES, LAVIANA , p. 76.

54Los beneficios que generaba el tabaco guayaquileño para los cosecheros antes del estanco, eran bastante modestos, todo ello computando las cifras oficiales. No así para el estanco de Lima. Su comisionado era el que imponía los precios de compra en Guayaquil, actuando casi como único comprador. Un mazo de tabaco lo adquiría a medio real, mientras que en Lima se vendía a 2 reales…83 Y como, establecido el estanco en Perú, en sus almacenes solo entraba el tabaco «oficial», ya fuera de Guayaquil o de otros lugares, el productor guayaquileño no podía comercializarlo por sí ni beneficiarse de las ventajas de su venta en el mercado libre.

  • 84 STAPFF, Agnes (1961): «La renta del tabaco en el Chile de la época virreinal. Un ejemplo de la polí (...)
  • 85 LAVIANA (1985), pp. 76-77. MIRAR TAMBIEN LAVIANA 1982 y ANUARIO DE ESTUDIOS AMERICANOS, 1980, pp. 3 (...)
  • 86 LAVIANA (1985), p. 77. La secuencia de su implantación pp. 77-78.

55Con estos antecedentes, la propuesta para estancar el tabaco en Guayaquil surgió de Pedro Sánchez de Mora, quien conocía bien algunos aspectos de la economía del lugar tras haber residido allí 26 años. El 1774, escribía al virrey Guirior, lo conveniente que sería establecer el estanco del tabaco en Guayaquil, ya que beneficiaría a las rentas de rey y a los mismos cosecheros, que a cambio de efectos, recibirían dinero contante84. Incluso, el tabaco se exportaría no solo a Lima, sino también a Panamá.85 Si Sánchez Mora no tuvo respuesta, dos años más tarde, en 1776, nombrado José García de León y Pizarro visitador general de la audiencia de Quito, recibió el encargo de establecer el estanco.86 Para iniciar las operaciones, el establecimiento necesitaba dinero que fue ofrecido por dos acaudalados comerciantes: Garaicoa y Saldaña, ya que las cajas reales, se decía, estaban exhaustas. Su oferta fue aceptada e inmediatamente fueron nombrados administrador y contador respectivamente. A partir de ahí, se registraron las existencias de tabaco en pulperías, cigarrerías y casas particulares obligando a su entrega; se calculó el consumo anual, tanto en Guayaquil como en Lima y Quito, así como el beneficio que obtenían los que hasta entonces habían intervenido en la elaboración y tratos del tabaco. A continuación, se publicó la lista de precios de venta al público del tabaco polvo y cigarros, expidiéndose algunas cantidades a las tercenas, y estancos, al tiempo que se nombraron los demás empleados de la renta. Con todo ello a punto, se pudo declarar establecido el estanco del tabaco.

  • 87 ARCILA FARÍAS (1977), pp. 58-63.

56El propio visitador Pizarro proporcionó las normas bajo las que se regiría el nuevo establecimiento. En las distintas instrucciones y ordenanzas se regularon las obligaciones y competencias del factor principal, contador, administradores particulares, tercenistas y estanqueros, fiel almacenero o guarda almacén, cultivadores de tabaco, visitador guarda para el resguardo, etc., etc. El contenido de las ordenanzas estuvo inspirado en la reglamentación del tabaco en Nueva España y luego, el de Guayaquil, sirvió para el estanco en Venezuela.87

  • 88 LAVIANA (1985), p. 72.
  • 89 BORCHART (1998), P. 306.
  • 90 MARICHAL, Carlos, «El monopolio del tabaco en Nueva España, Cuba y España en el siglo XVIII», en AL (...)
  • 91 LAVIANA (1985), p. 25; CASTRO GUTIÉRREZ, Movimientos populares en la Nueva España, 1766-1767, UNAM, (...)
  • 92 BORCHART (1998), P. 306.

57Respecto del mercado una vez establecido el monopolio, continuó el mismo esquema que años atrás: Lima y Quito, pudiéndose definir este estanco como productor para la exportación intracolonial, además de consumidor aunque con un mercado propio reducido. El precio de las ventas al menudeo en su propio mercado era muy superior al costo, por lo que las cajas del estanco de Guayaquil obtuvieron ingresos que les permitió generar unos excedentes, «el producto de la renta», que sería aplicado por la hacienda real en distintos menesteres. Entre las clases que salían al mercado estaba el «tabaco principal o de «capa» y el de «tripa»88, lo que significaba que tradicionalmente se habían elaborado cigarros por particulares. Por eso, al crearse el estanco, los primeros afectados, además de los cosecheros, fueron los cigarreros, quienes ante la imposibilidad de poder trabajar de forma particular se incorporaron a la nueva «fábrica» del real estanco, un establecimiento que alcanzó los 100 trabajadores89, cifra muy lejos de los 7.00090 que se calculaba, trabajaban en México.91 Por su parte, la «tabaquería» de Quito, cuya fecha de establecimiento se ignora, fue más pequeña que la de Guayaquil92.

  • 93 LAVIANA (1985), p. 80.
  • 94 LAVIANA CUETOS, Mª Luisa (1980): «Organización de las cajas reales de Guayaquil en la segunda mitad (...)

58Así pues, la forma en la que se articuló este estanco quedó bien definida: productor para abastecer a una parte del imperio americano, y también para proveer al consumidor local. Su administración fue totalmente autónoma de las cajas reales93, ya que tenía unos ingresos que le permitían autofinanciarse, debiendo entregar al final del ejercicio los «valores líquidos» a aquéllas94. En este sentido, el estanco de Guayaquil se sumó al conjunto de establecimientos generadores de renta para la real hacienda, ya directamente por los ingresos logrados en su territorio, ya indirectamente por los beneficios que otros estancos –Lima y Quito- lograron con su tabaco.

La aplicación de las rentas de los estancos tabaqueros de América

  • 95 KLEIN, Herbert S., Las finanzas americanas del imperio español, Instituto de Investigaciones Dr. J. (...)

59A pesar de la casuística de los diferentes estancos, lo que sí corresponde a todos, salvo a Cuba, fue su capacidad de generar unos excedentes monetarios, los valores líquidos, que fueron aplicados por la Real hacienda para cubrir distintos gastos del imperio. Sin embargo, en esta «aplicación» de la renta obtenida por el tabaco se puede observar distinto comportamiento por parte de la Corona. Los estancos, salvo Cuba, creados en dos etapas (1759-66 y 1776-1779), estaban en pleno funcionamiento en la década de los 80. Sus resultados económicos, fueron en general muy positivos, tal como se ha señalado. Durante los primeros años, el uso que hizo la Real hacienda de esa renta en América, fue para cubrir necesidades, también del imperio, siendo los flujos de capitales mayormente intracoloniales: fortificaciones, mantenimiento de tropas, expediciones de límites, reforzamiento de la defensa costera, etc., en territorio americano. Por ejemplo, el rubro más importante de Perú en cuanto a gastos gubernamentales fueron los de ejército y navales95. Las estrecheces financiaras de la Corona en determinados momentos provocaron que fuera la metrópoli la que ordenara, no sólo que se aplicara el valor de la renta en América, sino que todo el valor líquido de la renta del tabaco fuera remitido a España. En este sentido hubo dos momentos -aunque no los únicos- en los que la demanda metropolitana de aquellos caudales cobró mayor fuerza, obligando a las colonias a prescindir de liquidez para cubrir sus propios gastos: a) los años inmediatamente posteriores a la guerra contra Inglaterra de 1779-83, y b) los de la guerra de la Independencia en la península. Ambos periodos fueron críticos para el erario.

Marina, Hacienda y rentas del tabaco americano tras la guerra de 1779-1783

  • 96 ARNAUT, Javier L.: Was colonialism fiscally sustainable? An empirical examination of the colonial f (...)

60Al final del reinado de Carlos III, hubo un cambio trascendental en el sector tabaquero colonial al decidirse el destino de las rentas del tabaco de aquellos territorios, expidiéndose reales decretos para que fueran remitidos íntegros a la metrópoli. Así, en 25 de mayo de 1787, se ordenó que las administraciones coloniales enviaran todos los caudales sobrantes de las rentas de los estancos de naipes y tabacos. Una vez más se puso de manifiesto que la política fiscal colonial no era autónoma, y el déficit o superávit que pudieran tener las haciendas locales estaba sujeto a lo que determinara la autoridad central de Madrid.96

  • 97 AGI, Indf 1745.
  • 98 Buen conocedor de la renta del tabaco, Francisco de Paula Sanz, antes de ser nombrado Gobernador, h (...)

61Una de las primeras reacciones a la real orden fue la del intendente de Buenos Aires97. En septiembre del mismo año, 1787, Francisco de Paula Sanz98, respondió con un largo escrito en el que manifestaba cuál era la situación del erario colonial bajo su jurisdicción. Sanz trató de justificar la falta de «sobrantes» de aquellas rentas. Eso sí, prometía hacer «los mayores esfuerzos para que todo se conduzca a España» como se le había requerido. Curiosamente indicaba que la renta de naipes, (muy inferior a la del tabaco), había sido enviada en su totalidad hasta el año 1784. Nada se indicaba del tabaco, por lo que se puede inferir que no se había remesado. Las causas que exponía eran varias, pero se reducía a una: falta de dinero en las cajas de aquella hacienda colonial. Señalaba que el erario ríoplatense estaba exhausto y lleno de empeños. Su primer objetivo llegado al cargo de intendente, había sido restaurar el nombre que debía tener su ministerio y que no pudo recuperar del todo su antecesor, «por haber servido en los calamitosos tiempos de una guerra externa e interior que subsiguieron a la inmediata anterior, con que quedó este Erario adeudado hasta el extremo». El equilibrio presupuestario que había alcanzado en las provincias bajo su intendencia se debía a la renta del tabaco, de la que tuvo que echar mano para atender a gastos totalmente necesarios. Señalaba que sobre todo, era la renta del tabaco la que había servido para cubrir los numerosos dispendios a los que debió atender. No obstante, también en su escrito, decía enviar algunas partidas de tabaco torcido negro como el de Brasil –el procedente de Paraguay-, de algodón y lana de vicuña. Pero, para estas compras también se había aplicado parte de los caudales del tabaco, pues las gentes que aportaban la primera materia necesitaban contar con algunos fondos para sus gastos, compras, surtimiento, etc.

  • 99 Los cambios en los asuntos de Hacienda en Indias hicieron que los escritos de las distintas colonia (...)
  • 100 Escrito del presidente de Chile, tal como queda reflejado en el documento.

62Si esta fue la respuesta del intendente de Buenos Aires en septiembre de 1787, en meses sucesivos también enviaron su contestación a la secretaría de Hacienda de Indias99 los de Chile, Santa Fe, Perú, etc. El contenido fue muy similar al anterior. Así, la respuesta de Chile a la orden de mayo fue contundente. Los argumentos utilizados para excusar el incumplimiento de la orden muestran las dificultades de aquel territorio para defender sus costas de las incursiones extranjeras y los escasos ingresos fiscales por otros conceptos fuera del tabaco. Al igual que el intendente de Buenos Aires, el responsable de Chile recordaba a Madrid haber remitido la renta de naipes, pero no la del tabaco. Además, los cambios administrativos introducidos por Gálvez, también habían tenido su repercusión en la financiación que aquel espacio colonial. Ya no era Lima la que enviaba un situado para el pago del Ejército, sino que era la hacienda chilena la que debía responder a ese capítulo.100

  • 101 AGI, Indf 1747. Esta noticia se recoge en una carta que envían a Lerena desde Aranjuez, en donde se (...)

63Tampoco el arzobispo Virrey de Santa Fe estaba por la labor de remesar los productos líquidos del tabaco de la dirección general de aquella capital. Y de nuevo, la explicación que daba era parecida a las anteriores: «la imposibilidad de poderlo verificar por haberse visto obligado a valerse de dichos caudales a causa de no haber bastado los de los otros ramos de que se compone este Erario, para subvenir a los crecidos gastos causados en las expediciones y conquista del Darien»101.

  • 102 AGI, Indf 1747, 22 de julio de 1788.

64Lo observado por el Virrey de Perú fue muy parecido. Además, los detalles que aporta muestran la calamitosa situación de la hacienda imperial, en donde los gastos de la Corona estaban arrastrando a una situación crítica a las haciendas coloniales. Habiendo recibido la misma orden de mayo de 1787, de remesar los productos del tabaco de aquel reino, «sin disminución alguna, bajados únicamente los gastos de administración, como dotación del Erario de España, para aplicarlas al desempeño de las deudas de la corona», las autoridades metropolitanas tuvieron que admitir que la hacienda peruana no podía hacerlo. En efecto; el Tribunal de Cuentas de aquel virreinato había formado el balance en diciembre de 1784, encontrándose que aquel erario se hallaba entonces empeñado en más de 8.300.000 pesos que habían sido tomados de diversos fondos de obras pías, ramo de temporalidades y de varios particulares, parte de ellos a distintos intereses. Estos empeños obedecían a otras tantas órdenes reales dadas para cubrir necesidades de la hacienda imperial. Ante esta realidad, el Rey dispuso que el Virrey sólo remitiera «lo que pueda de los productos líquidos de la expresada renta del tabaco, y conforme se vaya desahogando de deudas ese Erario, aumente los envíos, hasta que desempeñado enteramente pueda venir todo lo que produzca anualmente la renta…»102

65Las respuestas recibidas en la secretaría de Hacienda de los distintos puntos de América y los que ni siquiera respondieron, dejaron claro que la Hacienda de España, cuyo responsable por entonces, 1787-8, era Pedro Lerena, no podía contar con los rendimientos del tabaco de América.

  • 103 KUETHE, A. (1986): Cuba 1753-1815. Crown, Military and Society, University of Tennessee, p. 131.

66Mas, en estas circunstancias, había otro capítulo que requería ser atendido. Los elevados gastos del ministerio de Marina bajo el mandato de Antonio Valdés que al mismo tiempo ostentó, aunque fuera durante un corto periodo, la secretaría de Hacienda de Indias103, tampoco podían ser asumidos en su totalidad por el erario metropolitano. Ante esta dualidad de haciendas y también de intereses, los unos defendidos por Lerena y los otros por Valdés, marino por excelencia, debieron concertar cómo afrontar los gastos de los arsenales reales de España, principal rubro del ministerio de Marina.

67La solución vino a través de un convenio presentado por Lerena, por el cual ambos ministros se distribuían los ingresos y las cargas para atender a Marina. Por lo que respecta a qué ministerio le correspondería financiar los gastos de Marina -no se olvide, en manos del que ostentaba también la secretaría de Indias- y con qué ingresos se afrontarían, el escrito de Lerena dejaba claras dos cosas:

  1. el ministerio de Hacienda de España queda absolutamente exento de contribuir al de Marina la menor cantidad con ningún motivo, siendo del cargo de Hacienda de Indias suministrarle todos los caudales que necesite para subvenir a los gastos de construcción, carenas, diques, pago de oficialidad, tropa, marinería y demás que ocurran ahora y en adelante al ministerio de Marina, sin que el de Hacienda de España haya de contribuir ni para el más ligero e imprevisto que sea.

    • 104 AGI, Indf 1747.

    La Hacienda de España, no sólo cede al ministerio de Indias los productos líquidos de la renta del tabaco de aquellos dominios que se hallaban aplicados por el real decreto de 8 julio 1787, al desempeño de las deudas de la corona, sino que renuncia a toda pretensión por su parte, al menor auxilio del de Indias, con tal de que éste tampoco lo solicite de aquél. Asimismo, se dejan al ministerio de Indias, no sólo los productos de la venta de tabaco, sino todos los sobrantes de aquel Erario con el cargo de atender a sus propias obligaciones y a las del de Marina, pagándose mutuamente los dos ministerios de Hacienda (España e Indias), lo que por el uno se supla con cualquier motivo al otro104.

  • 105 AGI, Indf 1747.

68Así pues, la renta del tabaco de Indias y otros remanentes quedaron a disposición de Marina para cubrir sus gastos. También se recogía explícitamente la forma de financiación de la Factoría de tabacos de La Habana, que como se ha indicado, no generaba remanente alguno. El acuerdo que fue aprobado en 1789, señalaba que: «las cantidades que necesite el ministerio de España en la Factoría de La Habana u otras partes para la compra de tabacos, se pagarán de contado al de Indias (…) y el ministerio de Indias deberá abonar al de España, los suplementos que por éste se hicieren, así para el beneficio de las minas de Almadén, como para otros respectivos a las Indias, llevándose a este fin puntual cuenta y razón»105, manteniéndose así, lo que hasta entonces se había realizado. Ahora bien, el importe total del situado con destino a la compra de tabacos en Cuba, según lo que estaba estipulado -que alcanzaba por entonces 600.000 pesos anuales-no llegó a su destino.

69Por otra parte, el valor de la renta del tabaco de América, era manifiestamente inferior a los gastos de Marina, tal y como reflejaban las cuentas de años anteriores al convenio, y también a lo presupuestado para los posteriores. En el gráfico que sigue se puede apreciar las diferencias entre los rendimientos del tabaco en las distintas intendencias americanas, incluida la de Manila, y los gastos en los tres arsenales reales de la península (Cádiz, Ferrol y Cartagena).

Renta tabaco en América y gastos de los arsenales de Cádiz, Ferrol y Cartagena (ps fs)

Renta tabaco en América y gastos de los arsenales de Cádiz, Ferrol y Cartagena (ps fs)
  • 106 No obstante, se debe aclarar algunos puntos respecto de los valores que se recogen en el gráfico. E (...)

FUENTE: elaboración propia según datos extraídos de AGI, Indf 1747106.

  • 107 Las cantidades de los productos del tabaco de América se expresaban en pesos fuertes, cuya equivale (...)

70En definitiva, el presupuesto de Marina tenía un déficit en torno a un 33%. Este desfase entre ingresos y gastos fue asumido por el ministerio de Hacienda de España. Así, Lerena estimó que faltaban 44 millones de reales para alcanzar un equilibrio, los cuales serían aportados por su ministerio107.

La quiebra de la Hacienda imperial en víspera de los procesos de independencia de las colonias: de nuevo, el recurso al tabaco

71Si los excedentes logrados en los distintos estancos tabaqueros de América, e incluso Filipinas en menor medida, parecieron suficientes para cubrir los dos tercios de los gastos de los arsenales reales de la metrópoli en la década de los 80 del XVIII, los acontecimientos de los primeros lustros del XIX, obligaron a la Hacienda a mirar de nuevo hacia la renta del tabaco americano, como recurso para salvar su quiebra. El imperio español empezaba a resquebrajarse por varios puntos. Por añadidura, la guerra de la independencia en la metrópoli, acabó por hundir a la Hacienda metropolitana. En 1809, es decir, en plena contienda en la península, las remesas que llegaban de América empezaron a fallar, desapareciendo a partir de 1809. En este calamitoso estado y con algunas colonias al borde de la independencia, la Hacienda ya no reclamaba como en el caso anterior, las rentas del tabaco de Buenos Aires, Perú o Chile, sino que recurría a otros estancos de menor importancia para poder obtener algún beneficio. Es el caso de lo que ocurrió entre 1810-14 en Guatemala y sus estancos menores en el territorio de su jurisdicción. Las políticas económicas que quiso, más que pudo, aplicar en los distintos lugares productores de tabaco, fue tan errónea como fallida. Su resultado fue la falta de ingresos que obtuvo de aquella renta.

72Los territorios centroamericanos eran en general, productores, exportadores y en menor medida, consumidores de tabaco. Tal como indicábamos, el estanco de Guatemala producía tabacos de muy distinta calidad, pero en general, era excedentario. Las noticias de la producción en El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, etc., son abundantes, y también las limitaciones de las autoridades metropolitanas a su libre circulación. ¿Libertad de siembras o limitación a los espacios controlados por el estanco? La capacidad de producir mayores cantidades de tabaco de algunos territorios en donde imperaba el estanco, provocó reacciones encontradas entre las autoridades y población en las respectivas colonias, reacciones que, a comienzos del XIX, ahondaría el descontento de sus labradores y consumidores.

  • 108 AGI, Ind. General, 17147. Informe redactado por José de Bustamente, Guatemala, 18 septiembre de 181 (...)

73El argumento para limitar las siembras libres fue siempre el descenso de los ingresos de la hacienda. Sin embargo, apenas se dictaron unas medidas para articular un sistema que beneficiara a ambas partes: labradores y erario. Los labradores deseaban vender su producción, puesto que además del consumo local, algunos de los tabacos de la jurisdicción guatemalteca eran exportables. Las haciendas locales necesitaban ingresos para aplicarlos a distintos gastos, y a la hacienda metropolitana le urgía disponer de cualquier «excedente» de aquellas rentas. Lo acaecido en Nicaragua, en 1813, fue revelador. Aquel año, y ante la producción tabaquera de aquella zona, el ayuntamiento de Nueva Segovia (en la provincia nicaragüense de León y una de las ciudades más importantes de Nicaragua), solicitó que se le permitiese la libertad de sembrar tabacos. La petición respondía, no solo a la capacidad productora de aquel territorio, sino a una solicitud hecha por la dirección general de tabaco de Lima pidiendo se le remitiesen 6.000@ del fruto que allí se cosechaba. Todo hasta aquí parecía bueno para el erario y también para satisfacer el pedido de Lima, ya que conciliaba el socorro de los buenos habitantes de Nueva Segovia y las necesidades del mercado limeño. Sin embargo, el director general de la renta de este reino, Francisco de Arce, se opuso al proyecto. La razón que alegaba era que, al carecer de factoría para el resguardo y beneficio del tabaco –recuérdese que dependía del estanco de Guatemala-, había dificultad para contener el contrabando. Argumentaba además que en el caso de establecer factoría en Nueva Segovia, los gastos que acarrearía solo en sueldos, superarían los 20.000 pesos108. De nada sirvieron las gestiones mantenidas entre el procurador del ayuntamiento de Nueva Segovia, el fiscal y el ministro de aquella audiencia Joaquín Bernardo Campuzano, encargado por la dirección general de tabacos de Lima para tratar de aquel asunto. La junta superior de Hacienda pública había ya dictado la prohibición general de siembras, advirtiendo sobre las penas que recaerían sobre los contraventores.

  • 109 AGI, Indf. 1747. 3 de septiembre de 1813. Dirección general de tabacos de Guatemala. Francisco de M (...)
  • 110 «En mi informe de 11 dic. 1812, dije en defensa de los valores del ramo, que las provincias del Sal (...)
  • 111 AGI, Indf 1747.
  • 112 En el propio documento fechado en septiembre de 1813, se declaraba que de lo cosechado en la región (...)

74Y, no sólo era Lima la que demandaba tabacos nicaragüenses. También desde a factoría de Guatemala se solicitaba la hoja de aquella provincia. Tal era la necesidad del consumo que no hubo reparo en demandar tabaco cultivado clandestinamente. Y como Guatemala también abastecía a Nueva España, aquélla tuvo que solicitar nuevas remesas de tabaco, no solo de Nicaragua, sino de la factoría de San Vicente, situada en la localidad de Chinameca (El Salvador). La contradicción entre las medidas que abogaban las autoridades «imperiales» y las locales era evidente. Mientras que las primeras seguían ignorando la capacidad de producción de aquellos territorios, las segundas eran proclives a legalizar una realidad. Baste con repasar los informes elaborados entre 1810-13, por la dirección de tabacos de Guatemala109. La forma de resolver el problema del contrabando, según entendían las autoridades locales, era elevar la producción tabaquera permitiendo la libertad de siembra110, algo contrario a lo que dictaban desde Madrid. ¿Por qué no se habilitaron medidas para gravar ligeramente la comercialización del tabaco a través de las entradas en los estancos ya establecidos, lo que hubiera generado un ingreso adicional para la hacienda imperial? Porque, lo que era evidente era que la renta derivaba del tabaco resultaba imprescindible, tanto en América como en la metrópoli; con razón se recogía: «cuanto que eran más urgentes sus productos para sostener estos dominios en tranquilidad…»111 Y, la renta que podían general no era despreciable, estimando la producción de aquellos territorios. Solo la factoría de Nicaragua, recogía 300.000 libras112.

Epílogo. Una interpretación de la red de estancos de tabaco en América: su producto y el gasto imperial

75Al inicio del trabajo señalábamos cómo, los estancos de tabaco en América se localizaron en lugares estratégicos, allá donde se podía obtener mayores ingresos, más allá de su carácter de consumidores, productores y manufactureros, ya que los hubo de todo. El conjunto de esos estancos, formaron una red articulada en donde su consumo originó unos excedentes de los que pudieron disponer las haciendas locales para el mantenimiento del propio imperio, o la hacienda metropolitana, para enjugar los déficits de la corona. De todos los estancos, hubo una excepción, el cubano, que no pudo crear excedentes por la forma en que se configuró. Siendo el primero en crearse en las colonias, su capacidad de producción y su calidad, le convirtió en el tabaco imperial, el proveedor por excelencia de la metrópoli y colonias. Esto ha hecho concebir la idea de que el fruto cubano fuera el eje principal de los movimientos de tabaco y capitales dentro del imperio. Sin restarle protagonismo, la consideración del conjunto de estancos, la red de estancos, su producción y su consumo en América, nos lleva a reconsiderar aquella idea. Sí que es verdad que Cuba fue el gran proveedor de la metrópoli y por lo tanto, el responsable de gran parte de la renta que se generaba con su venta en España. Pero, las rentas que produjo el consumo de tabaco en América, tabaco no sólo cubano, fueron superiores a las de la metrópoli, desde el momento en el que se crearon los estancos de Perú, Nueva España, Guatemala, Venezuela o Guayaquil.

76Aquellas rentas ingresadas en las cajas de las distintas direcciones, administraciones o factorías, fueron fundamentales para hacer frente a los gastos, llamemos imperiales, por la aplicación que tuvieron en la propia América. Unas veces sirvieron para asegurar las costas frente a los ataques extranjeros; otras para cubrir los gastos de expediciones; también para pagar fortificaciones o las necesidades del ejército, e incluso para adelantar dinero ante una urgencia de la corona. Todo ello, dentro del concepto de gastos del imperio.

Población y beneficios líquidos por venta de tabaco de los distintos estancos (finales del XVIII)

Población y beneficios líquidos por venta de tabaco de los distintos estancos (finales del XVIII)

Rendimiento del estanco del tabaco por habitante (pesos)

Rendimiento del estanco del tabaco por habitante (pesos)

FUENTE: elaboración propia según datos de CÉSPEDES (1992), 15 y MORALES (2015), 239.

77Cuando la hacienda metropolitana se encontró con sus arcas vacías, recurrió a las rentas de los estancos tabaqueros en América. Uno de los momentos más críticos del XVIII, fue el posterior a la guerra de 1779-1783. Tal como se ha analizado, fue entonces cuando los intendentes o directores del tabaco en América, respondieron no poder remitir todo el valor de aquella renta puesto que se había -o debía ser- utilizado para sufragar los gastos, no solo de su jurisdicción, sino aquellos comprometidos con la política imperial. Otro episodio semejante se produjo entre 1810-1813, en plena contienda en España. En este caso, la producción de los espacios centroamericanos quedó limitada por los intereses y necesidades de la hacienda metropolitana, en un periodo en que se estaba produciendo el desmoronamiento del imperio y consecuentemente, de la red de estancos.

78Por fin, el estanco cubano, solamente productor-proveedor de otros mercados, y en todo caso con un consumo local restringido, dependió de la financiación externa: el situado de México. Su falta o reducción llevó al endeudamiento de la Factoría de La Habana y por fin, a la reducción drástica de las compras de tabaco a los cosecheros. De esta forma, el «tabaco imperial», dejó de cumplir su objetivo, víctima de las necesidades siempre urgentes de la Real hacienda, que recurrió a cuantos caudales pudo, incluso al situado del estanco del cubano.

Notes

1 RUIZ MARTÍN, Felipe, «Los planes frustrados para crear una red de erarios y montes de piedad (1576-1626)», Cuadernos Hispanoamericanos, 238-240 (octubre-diciembre), pp. 607-644; «La banca en España hasta 1782», en El Banco de España. Una historia económica, Madrid, 1970, pp. 1-196.

2 RODRÍGUEZ GORDILLO, José Manuel, Historia de la Real Fábrica de tabacos de Sevilla, Fundación Focus- Abengoa, Madrid, 2005, p. 19.

3 NÁTER, Laura, «Luchas por la tierra y los recursos en una región tabaquera (Cuba, siglos XVII-XVIII)», Trabajo presentado en el Simposio celebrado en la UNAM, nº 10, Economía. Ya para 1684, la fábrica sevillana dependía directamente de la Real Hacienda y administraba la renta del tabaco, que tenía el monopolio de las ventas en la península y de las exportaciones extra e intraimperiales, p. 2 del texto.

4 UNANUE, Hipólito, «Disertación sobre la naturaleza y efectos del tabaco con una breve idea del origen y progresos del real estanco de Lima», en Obras científicas y literarias, vol. II, pp. 133-134, Lima 1975 y recogido por CÉSPEDES del CASTILLO, G., sobre la edición de 1914, Barcelona.

5 GARCÍA FUENTES, Lutgardo (1980): El comercio español con América, 1650-1700, Sevilla, Exma. Diputación provincial-Escuela de Estudios Americanos, pp. 362-70.

6 NÁTER, «Luchas…; p. 3 del texto.

7 LUXÁN, Santiago (2012): «La creación de un estanco imperial español del tabaco: la posición de Canarias en los flujos del tabaco del monopolio español, 1684-1739», Actas del XX Coloquio de Historia Canario-americana, Las Palmas de Gran Canaria, Cabildo de Gran Canaria, pp. 286-306.

8 MARIN HERNÁNDEZ, William, CASARES ALOMÁ, Claudia y HERNÁNDEZ REYES, Maricary (2017): «El estanco del tabaco: su influencia en las primeras luchas sociales en Cuba (1717-1723)». Santa Clara, Universidad de Ciencias médicas «Dr. Serafín Ruiz de Zárate Ruiz» p. 2 del texto.

9 LUXÁN (2012), p. 288.

10 Además de su tesis, NÁTER, Laura (2006): «Engranajes del imperio: el caso de los monopolios de tabaco en el siglo XVIII», en ÁLVAREZ, L., GÁLVEZ, L y LUXÁN, S. (eds), Tabaco e historia económica. Estudios sobre fiscalidad, consumo y empresa (siglos XVII-XX), Madrid, Fundación Altadis, pp. 205-229.

11 NÁTER, Laura (2012): «Dimensiones y funciones del situado de tabaco en La Habana del siglo XVIII», en MARICHAL, C. y GRAFENSTEIN, J. von (eds) El secreto del imperio español. Los situados coloniales en el siglo XVIII, México, Instituto Mora/Colmex, pp. 171-192.

12 ESTRADA HERRERA, Fabiola (2033): «Marco y propósitos generales de las reformas borbónicas», Grafía, revista de la Facultad de Ciencias Humanas, Fundación Universidad de Colombia, pp. pp. 129-140, p. 132.

13 LYNCH, J. (1983): Hispanoamérica 1750-1850, Barcelona, Ariel.

14 MÖRNER, Magnus (1969): «La reorganización imperial en Hispanoamérica, 1760-1810», Tunja, Cuadernos de Historia. Nuestra América, y también en Biblioteca de Estudios Iberoamericanos de la Escuela de Ciencias Económicas, Estocolmo, 36 pp., p. 6. Los cambios organizativos fueron necesarios habida cuenta de la fuerte competencia de otras naciones extranjeras, sobre todo de Inglaterra.

15 MARIN HERNÁNDEZ y otros, (2017), pp. 2-3 del texto.

16 ARECES, Nidia R. y BOUVET, E. (2002): «La ‘libertad de los tabacos’ y las relaciones entre Asunción y Buenos Aires, 1810-1813», Boletín Americanistas, nº 52, pp. 57-83, pp. 58-9.

17 MORALES CERÓN, Carlos Ernesto (2015): Mercantilismo y crecimiento económico en el Virreinato del Perú. La organización del estanco del tabaco, Lima 1750-1800, Lima, Tesis de Maestría, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Facultad de Ciencias Sociales. En el texto, el autor ofrece un estudio completo del estanco limeño, acompañando un análisis cuantitativo.

18 FISHER, John R. (trad. Javier Flores) (2000): El Perú borbónico, 1750-1824, Instituto de Estudios peruanos. Incluye el autor la evolución demográfica del virreinato, y especialmente de Lima, aportando unas cifras que garantizaban un elevado consumo de tabaco, pp. 108-113.

19 MORALES CERÓN, (2015), pp. 112-3.

20 MORENO CEBRIÁN, Alfredo (1983): Relación y documentos del Virrey del Perú, José Antonio Manso de Velasco, conde de Superunda, Madrid, CSIC. Recoge el autor en el capítulo dedicado al Real estanco del tabaco, la labor de Superunda en la instalación de una nueva renta, cuyo importe era aleatorio. Haciéndose eco de lo apuntado por Céspedes del Castillo, describe una breve historia del monopolio en Perú y sus antecedentes. No sólo se había querido establecer el estanco en Perú, sino en todo el continente suramericano, tal y como figuró en el informe de UNANUE Hipólito (1964) [1792], Disertación sobre la naturaleza y efectos del tabaco adornada con una breve idea del origen y progresos del Real estanco de Lima, publicado en El Mercurio Peruano, edición facsímil en Biblioteca Nacional, Lima, tomo IV, pp. 94-8.

21 La extensión del Estanco al virreinato del Perú se ordenó ya para 1745, aunque formalmente se demoró hasta 1759, fecha en la que el Virrey, José Antonio Manso de Velasco, Conde de Superena, aplicó las Ordenanzas generales del Real Estanco. CÉSPEDES del CASTILLO, Guillermo (1954): «La renta de tabacos en el virreinato del Perú», Revista Histórica, tomo XXI, pp. 138-163.

22 Art. 9 de las Ordenanzas que ha de observar el Director General del Real Estanco del Tavaco de estos Reynos y Provincias del Perú y Chile, año 1759, de orden de su Magestad. Junto a estas ordenanzas se instaba a «que haga con exactitud lo establecido en las ordenanzas generales de reglas que constituye en estado actual de la planificación, dadas en Lima a 31 de enero de 1759». Fdo.: El conde de Superunda. Por mandato de su excelencia, Don Joseph de Pradas.

23 Art. 8 de las Ordenanzas

24 Art. 14 de

25 Art. 21

26 Art. 22.

27 Art. 18.

28 MORALES (2015), p. 99 y 123.

29 MORALES (2015), p. 82 y 86.

30 MORALES (2015), p. 188. La introducción de sistema fabril en el nuevo edificio, que implicaba la división del trabajo, tuvo sus dificultades, puesto que los cigarreros estaban acostumbrados a realizar las operaciones completas, desde el torcido hasta el atado en mazos, pp. 194-5.

31 MORALES (2015), p. 190.

32 UNANUE (1964), tomo IV, f. 47.

33 MORALES, (2015), p. 228, según KLEIN, Herbert S. y John J. TePASKE, (1982): The Royal Treasuries of the Spanish Empire in America, Durham, N.C. Duke University Press, tomo 3, Chile and Río de la Plata.

34 A(rchivo) G(eneral) S(imancas), S(ecretaría) H(acienda), leg. 1851.

35 No los únicos, peso sí importantes los siguientes: Mc WATTERS, David Lorne (1979): «The Royal Tobacco Monopoly in Bourbon Mexico, 1764-1810», Tesis doctoral, University of Florida; DEAN-SMITH, Susan (1992): Bureaucrats, Planters and Workers: The Making of tne Tobacco Monopoly in Bourbon Mexico, Austin, University of Texas; CÉSPEDES del CASTILLO, G. (1992): El tabaco en Nueva España, Madrid, Real Academia de la Historia.

36 Según recoge CÉSPEDES del CASTILLO (1992), p. 81. El tabaco en Nueva España, Madrid, Real Academia de la Historia, 1992, p. 81.

37 De acuerdo con los datos elaborados por RODRÍGUEZ GORDILLO, J.M. (2007): «La administración General del Reinado de Sevilla…», pp. 418-9. Aunque las cifras dadas por Céspedes del Castillo no coinciden con las publicadas por Rodríguez Gordillo, por ejemplo, las correspondientes a 1795 y años anteriores, las desviaciones no son grandes.

38 CÉSPEDES del CASTILLO (1992), p. 81.

39 Siguiendo los datos aportados por CÉSPEDES del CASTILLO (1992), y NAVARRO GARCÍA, Luis (1983): ….

40 LUXÁN MUÑOZ, Jorge (2000): «El establecimiento del estanco del tabaco en el Reino de Guatemala», V Congreso Centroamericano de Historia, Universidad de El Salvador.

ACUÑA ORTEGA, Victor Hugo ((1974): Historia económica del tabaco en Costa Rica: época colonial, Tesis de Licenciatura, Universidad de Costa Rica; con el mismo título, Anuario de Estudios Centroamericanos, nº 4, pp. 279-392.

41 URIEL del CARPIO- PENAGOS, Carlos (2014): «Producción y comercio de tabaco en Centroamérica a fines del periodo colonial», Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, LiminaR, vol. 12, nº 2 San Cristóbal de las Casas, p. 3 del texto.

42 Tal como estaba organizada la administración en Guatemala, el presidente de la Real Audiencia era también gobernador de la provincia, capitán general, vicepatrono y delegado de la real hacienda.

43 URIEL del CARPIO- PENAGOS, Carlos (2014), p. 4 del texto.

44 Francisco Valdez, Joaquín Lacunza y José Domingo Salgado, fueron designados director, contador y tesorero, respectivamente. URIEL del CARPIO- PENAGOS, Carlos (2014), p. 4 del texto. No obstante, recoge este autor que los oficiales reales no querían entregar el dinero, por lo que concluye que el estanco nació en un contexto de «agitación política».

45 En la entrada de la ciudad de Guatemala y en la Real aduana se mandó que se registraran equipajes y carros que accedieran a la ciudad. La conducción del tabaco hasta las factorías o administración central llevaba la obligación de declarar al juez para que se asegurara que el fruto procedía de siembras autorizadas, obteniendo así la «guía» correspondiente. URIEL del CARPIO- PENAGOS, Carlos (2014), p. 5 del texto.

46 URIEL del CARPIO- PENAGOS, Carlos (2014), p. 5 del texto.

47 En 28 de diciembre de 1777, según un informe del real tribunal de cuentas, los ingresos de renta del tabaco ascendieron a 347.243 pesos.

48 LYNCH, J. (trad. Germán O.E Tjarks) (1962): Administración colonial española, 1782-1810: el sistema de intendencias en el virreinato de la Plata, Buenos Aires, Eudeba, 1962, p. 44 y 101-103: medidas militares tomadas por Sanz sin tener las competencias.

49 El 1 de agosto de 1776, de forma provisional, y en octubre de 1777, de forma definitiva.

50 Además, deTucumán y Santa Cruz de la Sierra, el corregimiento de Cuyo y los de la provincia de Charcas.

51 El desconocimiento que se tenía sobre la verdadera producción de tabaco, junto con las restricciones que imponía el estanco, hicieron complicado su establecimiento. ARIAS DIVITO, Juan Carlos (1976): «Dificultades para establecer la renta de tabaco en Paraguay», Anuario de Estudios Americanos, nº 33, Madrid, pp. 1-17.

52 WHIGHAM, Thomas (…): Lo que el río se llevó. Estado y comercio en Paraguay y corrientes, 1776-1870. Tabaco, Asunción, Centro de estudios antropológicos de la Universidad Católica, Biblioteca de estudios paraguayos, vol 75.

53 ARECES, N. R. y BOUVET, E.: «La ‘libertad de los tabacos’ y las relaciones entre Asunción y Buenos Aires, 1810-1813», dialnet.unirioja.es.

54 COONEY, Jerry Wilson (1990), Paraguay and the Royal tobacco monopoly, 1779-1810, manuscrito inédito, University de Louisville; del mismo autor: Economía y Sociedad en la intendencia de Paraguay, edic. y prólogo de WHIGHAM, Thomas, Centro paraguayo de Estudios sociológicos. El primer capítulo está dedicado exclusivamente a la renta del tabaco, pp. 37-64.

55 Lo que ocurrió con el tabaco de Luisiana fue precisamente eso. El crecimiento de su producción fue mayor que el esperado, lo que provocó conflictos: los labradores quisieron seguir aumentando las cosechas, siendo el estanco mexicano el que debía comprarlo, superando las necesidades del mercado. La solución que propusieron desde la metrópoli fue que Veracruz redujera su cosecha, NÁTER, Laura (2006) «Engranajes…», p. 13.

56 Francisco de Paula Sanz fue un personaje reconocido por su labor en pro de la ciudad de Buenos Aires, buen administrador de los recursos con los que contó. Conocedor de las distintas clases de tabaco que se cultivaban en el virreinato, así como de la demanda de los mercados. Nombrado gobernador e intendente de Buenos Aires, en 1777, fue designado director general de la renta del tabaco en Río de la Plata. Entre 1779 y 1781, recorrió el virreinato con el objeto de regular los estancos existentes y establecer otros, no sin detectar los distintos gustos de los consumidores con miras al consiguiente surtimiento. Como intendente de la ciudad argentina le tocó ejercer su cargo bajo dos virreyes: Vértiz y Loreto. Las relaciones con el primero fueron muy buenas, pudiendo realizar obras de mejora de la ciudad como el empedrado de sus calles. Sin embargo, bajo el virreinato de Loreto, mantuvo sus diferencias porque éste le acusaba de favorecer los intereses particulares de algún gran comerciante e incluso, del administrador de aduanas. Tras su estancia en Buenos Aires, en 1788, pasó a Potosí como gobernador intendente, mostrando su interés por el tema económico, RÍPODAS ARDANAZ, Daisy (1983): «Los libros de un burócrata de la Ilustración: la biblioteca potosina de Francisco de Paula Sanz (1810)», en Actas y estudios del VII Congreso del Instituto Internacional del Derecho Indiano, Buenos Aires, Universidad Pontificia Católica Argentina, pp. 1489-1492; (1983): «La Real Ordenanza de Intendentes y la Renta de Tabaco», Actas y estudios del VII Congreso del Instituto Internacional del Derecho Indiano, Buenos Aires, Universidad Pontificia Católica Argentina, p. 63-107. En Potosí fue dado muerte por su fidelidad a la Corona, VÁZQUEZ-MACHICADO, Humberto (1988): «Un comentario sobre la filiación de Francisco de Paula Sanz» en VÁZQUEZ-MACHICADO, H. y VÁZQUEZ-MACHICADO, José, Obras completas, vol. 3, La Paz, edit D. Bosco, pp. 175-183. En este trabajo su autor traza una breve biografía de Paula, hasta su muerte, en 1810. También ROVERE, Eugenio (1973): «Francisco de Paula Sanz: un discutido intendente de Ejército y Hacienda», Revista Administración militar y logística, nº 427, julio, Buenos Aires, pp. 471-2. Las críticas a Paula Sanz fueron consecuencia de las medidas militares a que se vio obligado a tomar sin tener aquellas atribuciones, LYINCH, J. (1962), pp. 101-103; SANZ, Francisco de Paula (1977, reed): Viaje por el Virreinato del Río de la Plata. El camino del tabaco, Buenos Aires, Centro de Estudios Interdisciplinarios de Hispanoamérica Colonial, Universidad de Buenos Aires, Editor Platero, estudio preliminar Daisy RÍPODAS ARANAZ.

57 SAGUIER, Eduardo R. (1989): «La corrupción administrativa como mecanismo de acumulación y engendrador de una burguesía nativa», Sevilla, Anuario de Estudios Americanos, XLVI, pp. 269-303. Del mismo autor (1992): «La corrupción de la burocracia colonial y los orígenes del federalismo: el caso del virreinato de la Plata, Jarhbuch für Geschichte von Staat Wirtschaft und Gesellschat Lateinamerikas nº 29, pp. 149-177.

58 BRADING, David (…) Miners and Merchants in Bourbon Mexico, 1763-1810.

59 Informe de F. de Paula Sanz, AG de la Nación, División colonia, sección Gobierno, IX-14-9-9, 1779-1780. Dirección general de Tabacos y Naipes, Copiador de Correspondencia.

60 SAGUIER (1993), p. 61.

61 SAGUIER (1993), p. 67.

62 SAGUIER (1993), p. 65.

63 PAULA SANZ, Francisco de (1977, reed): Viaje por el Virreinato del Río de la Plata. El camino del tabaco, Buenos Aires, Editor Platero, estudio preliminar Daisy RÍPODAS ARANAZ.

64 COONEY (1990), según informe del encargado de la renta en Asunción, de 5 de febrero de 1810. Cantidades de tabaco de Paraguay compradas por la renta de Asunción.

65 COONEY (1990), pp. 157-164. Los espacios en blanco corresponden a la ausencia de datos, por lo que no se puede inferir que no hubo producción.

66 BRICEÑO PEROZO, M. (1965): Instrucción general y particular del estado presente de la Provincia de Venezuela en los años 1720 y 1721, de Pedro de Olavarriaga, Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, pp. 135-138.

67 ARCILA FARÍAS, Esteban (1977): Historia de un monopolio: el estanco del tabaco en Venezuela /1779-1833), Caracas, Universidad Central de Venezuela.

68 GÁRATE OJANGUREN, Mª M., «Objetivos comerciales de dos compañías privilegiadas del siglo XVIII: el protagonismo del tabaco», en LUXÁN, S., Economía y marco institucional (siglos XVI-XX), Fundación Canaria Mapfre Guadartene, 2014.

69 GÁRATE OJANGUREN, Mª M. (1990): La Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, San Sebastián, Instituto Dr. Camino/Fundación Kutxa; HUSSEY, Ronald (1932): The Caracas Company, 1728-1784, Cambridge University Press, Boston, 1934. Edición en castellano, Banco Central de Venezuela, Caracas, 1962.

70 ARRAIZ LUCCA, Rafael (2011): Venezuela 1728-1830. Guipuzcoana e Independencia, Caracas, ed. Alfa. Según este autor, el negocio del estanco en Venezuela fue redondo para la Corona, «ya que el cobro del impuesto ascendió de forma exponencial». La cifra recogida 8 meses después de la apertura del estanco en abril de 1779 fue de 88.102 pesos, mientras que en 1795, 955.277 pesos, pasando a ser el 2º producto después del cacao. También ARCILA FARÍAS (1977), opina que no hubo impuesto más exitoso para la Corona en Venezuela.

71 ANDREO GARCÍA, Juan (1991): La intendencia en Venezuela: Don Esteban Fernández de León, intendente de Caracas, 1791-1803, Universidad de Murcia.

72 A(rchivo) G(eneral) de S(imancas), S.H., leg. 1851. Carta enviada por Lerena a Antonio Valdés, Ministro secretario de Estado y del despacho universal de Indias, en 26 de marzo de 1788.

73 GÁRATE OJANGUREN, Mª M. y LUXÁN MELÉNDEZ, Santiago (2008): «Tabaco y política económica en Cuba a finales del XVIII», en González Enciso, A. (ed): Política económica y gestión de la renta del tabaco en el siglo XVIII, Fundación Altadis, Madrid, pp. 341-372, pp. 352-4.

74 AQUÍ LOPEZ DE LERENA Y VALDÉS. EXPLICAR.

75 LAVIANA CUETOS, Mª Luisa, (1985): «El estanco de tabaco en Guayaquil», en Temas Americanistas, nº 5, p. 68-105; (1980): «Organización y funcionamiento de las cajas reales de Guayaquil en la segunda mitad del siglo XVIII», Anuario de Estudios Americanos, 37, p. 340-2.

76 LAVIANA (1985), p. 68. El propio ARCILA FARÍAS (1977) define que mientras el estanco de tabaco en Venezuela fue muy positivo para el fisco la de Venezuela, fue negativo para Guayaquil pese al brillante comienzo.

77 BORCHART, Christiana Renate (1998): La Audiencia de Quito. Aspectos económicos y sociales (siglos XVI-XVIII), Ecuador, Edic. del Banco Central de Ecuador, Colección Pendoneros. En el capítulo que estudia «Las reformas borbónicas en la Audiencia de Quito», indica las razones del retraso del establecimiento en Guayaquil y Quito, tomando como fuente a Laviana Cuetos. También de Carmagnini (1961), quien apunta como razón las protestas que hubo en otros territorios al establecer el monopolio, pp. 302-305.

78 CÉSPEDES DEL CASTILLO, G (1955): La renta del tabaco en el virreinato del Perú, Lima, p. 5. MIRAR MÁS

79 Según las cifras que aporta Laviana (1977), durante las 6 primeras décadas del XVIII, la producción permaneció bastante estable, cifrándose en 116.000 mazos, medida utilizada en Guayaquil, lo que equivaldría a algo más de 200.000 libras, p. 70.

80 LAVIANA (1985), p. 73.

81 LAVIANA CUETOS (1982): «Una descripción inédita de Guayaquil», Temas americanistas, Sevilla, nº 1, p. 27. MIRAR

82 LAVIANA (1985), P. 73.

83 Descripción de Requena, BO SÉ SI TOMA DE CÉSPEDES, LAVIANA , p. 76.

84 STAPFF, Agnes (1961): «La renta del tabaco en el Chile de la época virreinal. Un ejemplo de la política económica mercantilista», Anuario de Estudios Americanos, vol XVIII, pp. 1-63, p. 8-9. Esta situación (se refiere a Guayaquil) de hecho un monopolio encubierto, porque el que compraba controlaba el comercio del tabaco y fijaba los precios y era el que tenía permiso para embarcarlos. Pagaba poco al labrador y lograba con su venta un 30% de utilidad… e incluso Requena proponía: que se estableciera el estanco para evitar el doble monopolio; que vendiera el labrador al administrador, de Lima, pero que el administrador no lo quiera recibir más que de un individuo era estancarlo dos veces: las ganancias del comisionado lograrían cada individuo por sí, y después el habilitarse con ellas las ropas necesarias volvería con dos utilidades. P. 76.

85 LAVIANA (1985), pp. 76-77. MIRAR TAMBIEN LAVIANA 1982 y ANUARIO DE ESTUDIOS AMERICANOS, 1980, pp. 340 y ss.

86 LAVIANA (1985), p. 77. La secuencia de su implantación pp. 77-78.

87 ARCILA FARÍAS (1977), pp. 58-63.

88 LAVIANA (1985), p. 72.

89 BORCHART (1998), P. 306.

90 MARICHAL, Carlos, «El monopolio del tabaco en Nueva España, Cuba y España en el siglo XVIII», en ALONSO, GÁLVEZ y LUXÁN, Tabaco e historia económica, Madrid, los libros de Altadis, nº 7, 2, 2006, pp. 413-433. En 1809, la fábrica de Querétaro tenía 3.706 operarios; la de Guadalajara 1.160; la de Puebla 1.128; la de Oaxaca 610, y la de Orizaba 335, p. 423.

91 LAVIANA (1985), p. 25; CASTRO GUTIÉRREZ, Movimientos populares en la Nueva España, 1766-1767, UNAM, 1990, pp. 77 y ss.

92 BORCHART (1998), P. 306.

93 LAVIANA (1985), p. 80.

94 LAVIANA CUETOS, Mª Luisa (1980): «Organización de las cajas reales de Guayaquil en la segunda mitad del siglo XVIII», Anuario de Estudios Americanos, pp. 340-342; pp. 313-349.

95 KLEIN, Herbert S., Las finanzas americanas del imperio español, Instituto de Investigaciones Dr. J. Mª Mora, México, 1994, pp. 56-9.

96 ARNAUT, Javier L.: Was colonialism fiscally sustainable? An empirical examination of the colonial finances of Spanish America, Documento Trabajo-AEHE, nº 1703, marzo, 2017, p. 23.

97 AGI, Indf 1745.

98 Buen conocedor de la renta del tabaco, Francisco de Paula Sanz, antes de ser nombrado Gobernador, había sido el Director de la Renta del tabaco en el Virreinato del Ríos de la Plata (1777-1783).

99 Los cambios en los asuntos de Hacienda en Indias hicieron que los escritos de las distintas colonias entre 1787-8, fueran dirigidos a Gálvez, Lerena y Antonio Valdés sucesivamente, tal y como consta en la documentación al respecto. AGI, Indf 1745 y 1747.

100 Escrito del presidente de Chile, tal como queda reflejado en el documento.

101 AGI, Indf 1747. Esta noticia se recoge en una carta que envían a Lerena desde Aranjuez, en donde se refleja la contestación del Virrey de Santa Fe, abril, 1788.

102 AGI, Indf 1747, 22 de julio de 1788.

103 KUETHE, A. (1986): Cuba 1753-1815. Crown, Military and Society, University of Tennessee, p. 131.

104 AGI, Indf 1747.

105 AGI, Indf 1747.

106 No obstante, se debe aclarar algunos puntos respecto de los valores que se recogen en el gráfico. El primero de ellos es que los ingresos reales del tabaco en las colonias debían ser superiores a los señalados por entonces. De hecho, las modificaciones de jurisdicción respecto del tabaco durante los años 1784-86, provocaron que algunas administraciones ni siquiera formalizaran sus cuentas a tiempo. Por ejemplo, en 1784, la administración de Chile quedó separada de la de Perú en lo respectivo al tabaco. Su presidente, como así se denominó al nuevo responsable del tabaco en Chile, ni siquiera aportó los resultados de 1786. Por lo que respecta a Caracas, los valores incluidos en las cuentas sólo comprendían los productos de aquella provincia, aunque se decía, esperaban los generales de todo el distrito de la intendencia. Tampoco se incluyeron en 1786, los de varias administraciones subalternas que se desmembraron de la general de la provincia de Caracas desde principios de 1786, y que quedaron agregadas a las generales de Guanare y Maracaibo. Así pues, de acuerdo con estas noticias, habría que elevar algo los rendimientos tabaqueros coloniales. Pero si el déficit entre ingresos por tabaco y gastos de los arsenales, sería menor que el representado, también habría que considerar que el costo de los astilleros era solo una parte de las necesidades de Marina. Faltarían de agregar otras partidas, también imputables a ese ministerio, como víveres y raciones de la marinería, sin tener en cuenta otros extraordinarios que se originaban en tiempo de guerra. Por otro lado, el costo de los arsenales, se mantuvo bastante estable durante la década de los 80, lo que hacía prever que, como mínimo, aquel gasto se mantendría casi en los mismos términos durante los siguientes años. Y posiblemente debía aumentar habida cuenta de la situación de la Armada española. Bajo estos presupuestos: aumento por ingresos del tabaco e incremento de la partida de Marina, la diferencia entre ambas variables permanecería prácticamente igual.

107 Las cantidades de los productos del tabaco de América se expresaban en pesos fuertes, cuya equivalencia en reales era de 1 a 18, tal y como convierten en las cuentas presentadas, aunque no siempre sean cantidades exactas las que se indican.

108 AGI, Ind. General, 17147. Informe redactado por José de Bustamente, Guatemala, 18 septiembre de 1813.

109 AGI, Indf. 1747. 3 de septiembre de 1813. Dirección general de tabacos de Guatemala. Francisco de Medina.

110 «En mi informe de 11 dic. 1812, dije en defensa de los valores del ramo, que las provincias del Salvador y León, eran las principales columnas que han sostenido a la renta; que en cuanto a la 1ª, pronto empezaría a acusar las terribles consecuencias de las siembras [libres] de tabaco Chinameca, por más celo y vigilancia que hubiere en su custodia, y aunque no se regateen gastos en poner resguardo; y 2ª, se preparaban muchos más graves males si la justificación de esta superintendencia no disponía el remedio, porque era desvarío creer que los segovianos dejasen de contrabandear sus tabacos aunque estos se los pagase la renta a 2 rs que propone el señor obispo intendente (…)» AGI, Indf 1747.

111 AGI, Indf 1747.

112 En el propio documento fechado en septiembre de 1813, se declaraba que de lo cosechado en la región de El Salvador, podían remitirse 150.000 libras a Lima, además de otras cantidades similares a los mercados de Guatemala y atender la demanda del mercado local.

Table des illustrations

Titre Análisis de las tendencias de población, consumos, producción y ventas de tabaco en Nueva España
Crédits FUENTE: Elaboración propia39
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/6203/img-1.png
Fichier image/png, 24k
Titre Cantidades de tabaco de Paraguay para su exportación, en arrobas, 1778-1810
Crédits FUENTE: elaboración propia según datos de J.W. COONEY65.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/6203/img-2.png
Fichier image/png, 20k
Titre Tabaco comercializado por la Compañía Guipuzcoana y por Curazao (arrobas), 1731-1756
Crédits FUENTE: Elaboración propia. Según datos GÁRATE (1990) y HUSSEY (1932)69.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/6203/img-3.png
Fichier image/png, 25k
Titre Renta tabaco en América y gastos de los arsenales de Cádiz, Ferrol y Cartagena (ps fs)
Crédits FUENTE: elaboración propia según datos extraídos de AGI, Indf 1747106.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/6203/img-4.png
Fichier image/png, 11k
Titre Población y beneficios líquidos por venta de tabaco de los distintos estancos (finales del XVIII)
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/6203/img-5.png
Fichier image/png, 26k
Titre Rendimiento del estanco del tabaco por habitante (pesos)
Crédits FUENTE: elaboración propia según datos de CÉSPEDES (1992), 15 y MORALES (2015), 239.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/6203/img-6.png
Fichier image/png, 26k
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/6203/img-7.png
Fichier image/png, 24k

Auteur

Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea

© Publicações do Cidehus, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter