Version classiqueVersion mobile

Sociedade, Família e Poder na Península Ibérica

 | 
Juan Hernández Franco
, 
Mafalda Soares da Cunha

Famílias e mundo rural / Familias y mundo rural

Campesinos en la ciudad. Algunas consideraciones desde la Historia de la familia en la España Moderna

Francisco García González et Cosme Jesús Gómez Carrasco

Texte intégral

1. Introducción

  • 1 Para un estado de la cuestión vid. F. GARCÍA GONZÁLEZ (ed.), La historia de la familia en la Peníns (...)

1En España la producción bibliográfica y los conocimientos relativos a la historia de la familia han ido incrementándose durante los últimos veinticinco años tanto en cantidad como, sobre todo, en calidad. El interés inicial de unos pocos investigadores se ha multiplicado en la actualidad dando lugar a una mayor presencia de esta temática en publicaciones, congresos, seminarios, cursos, etc. De la iniciativa individual de algunos pioneros hemos pasado hoy a investigaciones fruto, con frecuencia, de equipos de trabajo. De forma individual o en equipo, lo cierto es que los estudios de historia de la familia se han extendido por la mayor parte del territorio peninsular1.

2Sin embargo, por lo que respecta a los núcleos rurales o, en su caso, a los grupos que podemos denominar campesinos, la historia de la familia tiene una presencia menor de lo esperado en proporción a su importancia en la sociedad del pasado. Como se sabe, el mundo rural está muy lejos de haberse convertido en el centro del debate historiográfico durante estos años finales del siglo XX e inicios del XXI. Por el contrario, la preocupación por lo urbano es bien palpable como veremos más adelante. Incluso, por lo que respecta al tema que nos ocupa, en no pocos estudios parece que la familia rural no es contemplada como objeto de investigación en sí misma sino que es consecuencia de la elección de un determinado método de análisis que es el más apropiado para poblaciones reducidas. Mientras, el elevado número de estudios sobre comerciantes, artesanos, regidores, altos funcionarios y otros miembros de la administración, el clero, la nobleza y demás grupos dominantes residentes en las ciudades demuestran una realidad bien alejada del campo.

  • 2 Una distribución que coincide con la imagen general que nos ofrece J. M. PÉREZ GARCÍA, “De la pleni (...)

3Desde el punto de vista regional constatamos cómo hay una mayor presencia de publicaciones sobre las regiones periféricas septentrionales (Galicia o País Vasco) y levantinas (desde Cataluña a Murcia pasando por Baleares y Valencia) siendo muy reducida para el caso de Andalucía2. Algo muy llamativo a tenor de su extensión y si tenemos en cuenta que existe una tradición muy arraigada de estudios rurales. Por su parte, en el interior castellano cada vez se están multiplicando más los esfuerzos, sobre todo en Extremadura, La Mancha y León. Mientras, por lo que respecta a la cronología, la atención de los investigadores se ha centrado fundamentalmente en los siglos XVIII y XIX, la época en que enraizaron las primeras relaciones capitalistas en el campo. Para los siglos XVI y XVII disponemos de muy poca información.

  • 3 Vid. F. GARCÍA GONZÁLEZ, “Historia de la familia y campesinado en la España moderna. Una reflexión (...)
  • 4 Ma J. VILALTA, “Ciudades rurales en la España Moderna. El protagonismo de las continuidades”, Revis (...)

4El trabajo que ahora presentamos es complementario de un análisis más amplio a donde nos remitimos para profundizar en nuestras propuestas de investigación sobre historia de la familia y campesinado3. Porque, como decíamos, la mayor preocupación historiográfica por lo urbano no se ha traducido en una mayor atención por parte de los historiadores de la familia a los grupos campesinos residentes en las ciudades españolas del pasado. Y ello a pesar de su gran peso como nos recuerda María José Vilalta4.

2. Campesinado versus ciudad

5Campesinado y ciudad han sido tradicionalmente analizados por los historiadores como dos mundos opuestos. De hecho, la mayor o menor proporción de individuos vinculados a las actividades agrarias siempre ha sido uno de los criterios fundamentales a la hora de definir lo urbano durante el Antiguo Régimen. Quizá por ello, aún reconociendo el gran peso de los grupos campesinos dentro de las ciudades españolas de la Edad Moderna, los estudios sobre estos núcleos de población se han centrado más en los sectores artesanales, comerciales o de la administración, olvidándose de una gran parte –con frecuencia mayoritaria– de sus habitantes.

  • 5 Sobre estas cuestiones véase por ejemplo J. FONTANA, “Los campesinos en la historia. Reflexiones so (...)
  • 6 Vid. J. L. PEREIRA IGLESIAS y M. RODRÍGUEZ CANCHO, La “riqueza campesina” en la Extremadura del Ant (...)
  • 7 A este respecto baste recordar la opinión M. WEBER, La ciudad, Madrid, 1987, p. 40, cuando señalaba (...)

6Evidentemente, no es fácil comprender a los sectores campesinos dentro de la ciudad si, como quería la teoría de la modernización, ésta debía ser el motor del progreso capitalista. Identificado con el atraso económico y social, se fue creando una concepción del campesinado negativa. Esquemáticas y artificiales simplificaciones que hacían hincapié en una serie de prejuicios para marcar las distancias y reforzar las diferencias. Un discurso interesado difundido primero desde las clases privilegiadas para acentuar una visión más elitista de la jerarquía social y después por los grupos burgueses al imponer su modelo de ciudadano. Frente a los supuestos rasgos distintivos de la civilización se oponía un mundo salvaje y oscurantista, lleno de ignorancia, supersticiones y tradiciones, alejado de cualquier inclinación hacia el conocimiento y la educación5. Descripciones como las realizadas para el partido de Llerena (Cáceres) en 1792 son bien elocuentes por sí mismas para demostrar esta situación en nuestro país al señalarse que “nuestros labradores no son hombres de leer libros sino de practicar ciegamente lo que han visto ejecutar a sus padres y abuelos. Por más que se les pondere un libro, un método nuevo o las prácticas de otros reinos y provincias, no querrán gastar ni tiempo ni dinero en un experimento de cuia relación hacen burla y escarnio, y aunque la oigan pacíficamente es siempre con desconfianza”6. Así pues, el peso excesivo de las tradiciones y de la comunidad sobre el individuo se opondría a la libertad que se respiraba en las áreas urbanas y al progreso económico y social que en ellas se vivía7.

  • 8 F. BRAUDEL, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la Época de Felipe II, Madrid, 1976.
  • 9 H. PIRENNE, Las ciudades de la Edad Media, 1972. Sobre esta concepción de la ciudad medieval frente (...)
  • 10 Incluso, para algunos autores, en la historia de la humanidad ha habido dos momentos de crecimiento (...)

7Sin embargo, ¿en qué contribuyó el período moderno a la idea moderna de ciudad? Aún sigue primando en buena medida la concepción braudeliana de que en esta época la ciudad no fue otra cosa que un vehículo de “progreso obsoleto” frente a su antecesora y sucesora8. Mientras que a los núcleos medievales se les ha identificado como aquéllos que pusieron los cimientos del capitalismo9 –y por lo tanto del desarrollo económico–, la ciudad industrial es concebida como aquélla que culmino este proceso con la industrialización, la secularización y la modernización10. El peso del Estado Moderno y la subordinación de las ciudades a ellos así como su entrega a un espíritu rentista esclerótico han sido algunas de las explicaciones dadas para justificar este supuesto estancamiento. Igualmente, frente a esa idea de dinamismo con respecto al mundo rural circundante, se opondría la existencia de una importante proporción de la población que viviría del campo y donde, siguiendo con el esquema de la teoría de la modernización, continuaría primando la idea de comunidad campesina, justificándose así la ralentización del paso de feudalismo al capitalismo.

  • 11 A este respecto véase el esclarecedor trabajo de A. MARCOS MARTÍN, “Propuestas de investigación par (...)

8En definitiva, con harta frecuencia los historiadores han querido reducir el problema al mero enfrentamiento entre campo y ciudad como si fueran dos mundos absolutamente opuestos. Esto implica graves riesgos. Por un lado, ya lo dijimos, que los estudios omitan a ese campesino urbano, a ese sector de la población que vivía en la ciudad y que hacía de la agricultura y de la ganadería su ocupación principal. Y por otro, que se olvide otro hecho fundamental: las redes de relación que se tejían entre los grupos sociales independientemente de su lugar de residencia. Un riesgo si cabe aún más peligroso en casos como el hispano donde, sobre todo al sur del Tajo, la proporción de campesinos era elevada dentro de la distribución socio-profesional de la población urbana y donde la organización del territorio desde la Edad Media reposaba sobre la vieja estructura de base que constituían las ciudades y su tierra. Porque, ni las ciudades son elementos totalmente diferenciados de las áreas rurales ni es real la idea de un campesino aislado de la ciudad, autárquico, encerrado en su pequeño mundo y partícipe de una cultura estrictamente local11.

9Eso no quita, claro está, que la reciprocidad de la relación en realidad escondiera un juego asimétrico por el que la ciudad imponía la lógica de la jerarquía territorial en su beneficio. Y es desde este planteamiento desde donde nosotros partimos en este trabajo. En nuestra opinión el estudio de la familia puede convertirse en una herramienta eficaz para analizar el tipo de relaciones establecidas entre el campo y la ciudad. Y no sólo por lo que respecta al intercambio de productos, hombres y servidos. No hablamos de relaciones huecas, vacías. Los protagonistas eran personas y grupos que respondían a una serie de intereses. Intereses que encontraban en la familia su mejor medio de expresión y reproducción. Pero también, si vamos más allá del ámbito del hogar y de los estrechos lazos del parentesco consanguíneo, el concepto familia puede servimos para explicar y comprender en el seno del propio campesinado urbano su grado de jerarquización y los mecanismos perpetuación y reproducción de dichas desigualdades en el tiempo.

3. La ciudad en la España Moderna. Una abundante producción bibliográfica

  • 12 Sin ánimo de ser exhaustivos, cada vez disponemos más de trabajos de conjunto que nos ofrecen una b (...)
  • 13 B. BENASSAR, Valladolid en el siglo de Oro. Una ciudad de Castilla y su entorno agrario en el siglo (...)
  • 14 A. GARCÍA SANZ, Desarrollo y crisis del Antiguo Régimen en Castilla la Vieja. Economía y sociedad e (...)
  • 15 D. RINGROSE, Madrid y la economía española, 1560-1850, Madrid, 1985; M. F. CARBAJO ISLA, La poblaci (...)
  • 16 L. E. OTERO CARVAJAL, P. CARMONA PASCUAL y G. GÓMEZ BRAVO, La ciudad oculta, Alcalá de Henares 1753 (...)
  • 17 M. RODRÍGUEZ CANCHO, La villa de Cáceres en el siglo XVIII (Demografía y Sociedad), Cáceres, Univer (...)
  • 18 J. MONTEMAYOR, Tolède entre fortune et déclin (1530-1640), Toulouse, 1991; D. S. REHER, Historia de (...)
  • 19 J. I. FORTEA PÉREZ, Córdoba en el siglo XVI: las bases demográficas y económicas de una expansión u (...)
  • 20 R. LANZA GARCÍA, La población y el crecimiento económico de Cantabria en el Antiguo Régimen, Madrid (...)

10Una mirada a la producción bibliográfica de las últimas dos décadas pone de manifiesto el enorme interés que ha despertado el fenómeno urbano entre los historiadores españoles. La continua celebración de congresos, seminarios, jornadas, cursos y otro tipo de reuniones científicas demuestran igualmente la vitalidad historiográfica del tema12. Una producción caracterizada por una marcada tradición regional como ya impulsara Bartolomé Bennassar en los años 60 con su siempre presente Valladolid en el siglo de Oro13. Una obra a la que para Castilla y León vendrían a sumarse otras como las de Ángel García Sanz para Segovia o Alberto Marcos Martin para Medina del Campo y Palencia14. Mientras, en el centro-sur castellano, cabe destacar los trabajos de Ringrose, Carbajo Isla o Alvar Ezquerra sobre Madrid15, el de Luis Enrique Otero Carvajal, Pablo Carmona Pascual y Gutmaro Gómez Bravo16 Miguel Rodríguez Cancho para Cáceres17, los de Julián Montemayor sobre Toledo o los de David Reher para Cuenca, dos ciudades con características similares y en declive como ocurriría en el caso de Alcaraz18. Por su parte, en Andalucía casi todas las ciudades más importantes han sido estudiadas al igual que ocurre en el sureste murciano y en la antigua Corona de Aragón19. Y, en fin, en el norte peninsular, desde los trabajos sobre núcleos claves como Santander o Bilbao hasta la especificidad del caso gallego20.

  • 21 J. I. FORTEA PÉREZ, “Las ciudades de la Corona de Castilla...” opus cit., p. 22.
  • 22 Un 13,8% y un 14,2% respectivamente según los datos manejados por E. LLOPIS AGELÁN, “España, la ‘re (...)

11A partir de estos estudios puede afirmarse que el fenómeno urbano en España fue en aumento desde los albores de la Época Moderna hasta finales del siglo XVIII. Eso sí, con distintos altibajos. En 1530 los núcleos que superaban los 5000 habitantes en la Corona de Castilla eran 41, mientras que en 1787 fueron 13821. Esta cifra asciende a 195 si tenemos en cuenta todo el territorio español (Tabla 1). Sin embargo para algunos autores la tasa de urbanización de la población apenas avanzó desde 1600 hasta 1800 en España mientras que en Europa lo hacía moderadamente22.

Tabla 1. Número de núcleos urbanos de más de 5000 habitantes en España y porcentaje de urbanización por regiones (1787)

REGIÓN

No

%

ANDALUCÍA

72

53

CASTILLA LA NUEVA

24

26,6

CASTILLA Y LEÓN

13

6,6

EXTREMADURA

8

13,5

VALENCIA/MURCIA

35

50,1

ARAGÓN

7

13,4

CORNISA CANTÁBRICA

6

8,9

CATALUNA

14

26,3

ISLAS BALEARES

7

43

ISLAS CANARIAS

7

32,7

GALICIA

2

2,2

TOTAL

195

23,8

Fuente: D. S. REHER: Town and country in... op. cit. pag. 37

12La ciudad es un espacio en permanente construcción. El siglo XVI fue la centuria de esplendor del centro castellano y de sus ciudades. La densa red constituida se edificó en torno a una combinación de ciudades administrativas, comerciales y, sobre todo, de carácter industrial y manufacturero. Con el derrumbe de la industria castellana (principalmente la lanera) desde finales del siglo XVI y primer tercio del siglo XVII, estas ciudades se fueron debilitando frente a un menor declive de la periferia. Esto fue más perceptible en el siglo XVIII, donde emergieron nuevas ciudades allá donde existían pequeñas villas. Poblaciones costeras como Santander en el Cantábrico, Ferrol en Galicia y Mataró en Cataluña, pero otras de carácter interior como Albacete y Lorca en el antiguo Reino de Murcia, ponen de manifiesto un nuevo tipo de poblamiento urbano. Una base agraria y rural fundamentalmente anclada en la comarca donde se ubican, una asimilación de las masas de emigrantes del campo y un crecimiento del comercio, los transportes y el sector servidos serían los pilares sobre los que se sostendrían frente a la industria y a la manufactura.

  • 23 D. S. REHER, Town and country in pre-industrial... opus cit., p. 38. Igualmente V. PÉREZ MOREDA y D (...)
  • 24 A. MARCOS MARTÍN, “Propuesta de investigación para una historia urbana”, en Fuentes y métodos... op (...)

13Porque en la Península Ibérica existe una gran variedad morfológica de los núcleos urbanos. Algunos de ellos poseen un alto grado de urbanización y especialización industrial y comercial mientras que, por el contrario, también había grandes poblaciones cuya estructura social reflejaba una influencia agraria muy marcada. Entre ellas se encuentran las llamadas agrociudades andaluzas, pero también muchas localidades manchegas. Eso explica, por ejemplo, los índices de urbanización en 1787 de regiones eminentemente agrarias como Castilla la Nueva (con más del 26 por ciento) y sobre todo Andalucía, con más del 50 por ciento. De hecho según David Reher, si tenemos en cuenta sólo las poblaciones de más de 10000 habitantes, ésta región seria ya a finales del siglo XVI la zona más urbanizada de Europa, por encina de áreas tan urbanizadas como los Países Bajos o el norte de Italia.23 Configuradas la mayor parte al sur del Tajo, estas poblaciones son diferentes a las creadas en torno a la ribera del Duero, a veces con menos población, pero con una morfología social distinta24.

  • 25 E. LLOPIS AGELÁN Y S. SOTOCA, “Antes, bastante antes: la primera fase de la integración del mercado (...)
  • 26 Muchos fueron los factores que condicionan el devenir económico de las regiones entre el Antiguo Ré (...)
  • 27 Para abundar sobre el tema vid. C. J. GÓMEZ CARRASCO, La comunidad mercantil en la villa de Albacet (...)

14En general ya en el siglo XVIII se observa nítidamente el desigual comportamiento de las ciudades del interior castellano y la periferia. Frente a la vitalidad que en dicho siglo tuvieron poblaciones como Cádiz, Cartagena, Alicante, Tarragona, Mataró, Barcelona, Santander o El Ferrol y las redes urbanas ligadas a ellas, se encuentra un declive demográfico significativo de las ciudades que protagonizaron el crecimiento urbano del siglo XVI con caídas espectaculares: Toledo pasó de más de 40000 habitantes a unos 15000, Valladolid de 40000 a 21000 y Segovia de 21000 a 11000. La progresiva integración de mercados tan importantes como los del trigo entre el Levante, Castilla y la Andalucía Oriental25, y una división del trabajo creciente en dichas zonas gracias a una mayor actividad mercantil, supuso en la transición al Régimen Liberal una articulación de redes urbanas y mercantiles en torno a esas regiones. Pero también, cómo no, unas consecuencias negativas para aquellas que arrastraban la crisis del siglo XVII26. Es en este contexto donde emergen ciudades “nuevas” como el caso de Albacete, que haría valer su situación estratégica como nudo de comunicaciones entre el interior de la Península y levante. Su importante crecimiento a lo largo del siglo XVIII culminaría en 1797 alcanzando los 7500 habitantes en el casco urbano y 10000 si sumamos sus aldeas y caserías, situándose en 16000 a mediados del siglo XIX27.

4. Un mundo urbano “ruralizado”

  • 28 Este handicap ya lo señalaba a nivel europeo J. DE VRIES, La urbanización de Europa.... opus cit., (...)
  • 29 J. DE VRIES, La urbanización de Europa... opus cit., p. 37.

15Curiosamente, en los abundantes trabajos sobre el mundo urbano en la España del Antiguo Régimen, casi siempre los grupos sociales ligados al sector agrícola han sido relegados a un segundo término desfigurados en ese genérico “sectorprimario” que suele utilizarse como criterio de clasificación. De hecho, poseemos muy pocos estudios específicos sobre ellos. Por el contrario, como hemos visto, hay un gran número de monografías preocupadas por ofrecer un panorama demográfico, social y económico de conjunto, casi siempre desde una perspectiva local o regional28. Pero al margen de esta forma de hacer historia, el problema es más profundo: nos referimos al propio concepto de ciudad habitualmente asumido. Siguiendo la definición de Jan de Vries, uno de los autores que más predicamento han tenido sobre el tema en los últimos anos, las ciudades serían aquellos núcleos caracterizados por un número de habitantes, una densidad de población, un porcentaje de mano de obra no agrícola y una diversidad socio-ocupacional suficientemente alta29. Y además fija en 10000 habitantes el umbral para estudiar la urbanización en Europa, algo que en España la mayoría de los autores han reducido a la mitad.

  • 30 A. MARCOS MARTÍN, “Percepciones materiales e imaginario urbano....”, opus cit., 1997, p. 32.
  • 31 A. MARCOS MARTÍN, “Propuesta de investigación para una historia urbana”, en Fuentes y métodos..., o (...)
  • 32 S. QUESADA, La idea de ciudad en la cultura hispana de la Edad Moderna, Barcelona, 1992, p. 61.
  • 33 E. HOBSBAWM, Sobre Historia, Barcelona, 1998, p. 17.

16Sin embargo, en la definición de ciudad no tienen porqué primar los criterios cuantitativos. Con ser importante, la cifra de habitantes no era lo más decisivo para la consideración de ciudad. Como nos recuerda Alberto Marcos Martin, una población cuyo vecindario caía bruscamente por cualquier razón pero no perdía los elementos que la configuraban, mantenía la condición de espacio urbano30. Los propios contemporáneos identificaban a la ciudad con los edificios, casas y elementos físicos de la misma, destacando especialmente su muralla31. Del mismo modo hay que tener en cuenta otro tipo de componentes más simbólicos que justifican y legitiman la distinción de estos núcleos de población con respecto a otros y que en buena medida se retrotraen al tiempo de su fundación o a los méritos conseguidos para la Monarquía desde entonces32. Y es que, para muchas de estas ciudades, como decía Hobsbawm, el pasado legitima, sobre todo cuando el presente tiene poco que celebrar y el pasado proporciona un trasfondo más glorioso33.

  • 34 Vd. F. LÓPEZ-CASERO OLMEDO (Comp), La agrociudad mediterránea, Madrid, 1989; y, sobre todo, para el (...)
  • 35 F. LÓPEZ-CASERO OLMEDO, “La agrociudad mediterránea en una comparación intercultural: permanencia y (...)

17Efectivamente, al margen de un pasado más o menos mitificado, la realidad es que el mundo agrario y todos los individuos ligados a él tuvieron una enorme presencia dentro de la ciudad en el Antiguo Régimen, sobre todo en las ciudades de población intermedia. Pero no sólo cuantitativamente. Si bien su número y porcentaje en estas poblaciones fue bastante alto, su importancia cualitativa no lo fue menos. Es muy significativo que en España a muchas de estas poblaciones que se caracterizan por un alto número de activos en el sector agrario se las conozca como agrociudades, agrovillas o ciudades rurales34. Los investigadores que más se han acercado a estos núcleos han sido los sociólogos rurales, quienes han llamado la atención sobre la gran cantidad de estos asentamientos en la zona meridional de España e Italia. Algunos de los rasgos comunes que se han destacado son el número relativamente grande de habitantes, el papel básico de la agricultura, su diferenciación social horizontal y vertical, su organización y gravitación económica y social en torno a la plaza pública y calles principales, y un escaso o modesto grado de centralidad. Factores como la falta de agua, la propensión a enfermedades endémicas, la distribución desigual de la propiedad, el sistema de cultivo extensivo o el patrón cultural de residir en núcleos de mayor población donde resulta más fácil el clientelismo, son aducidos también para la comparación de ambas áreas geográficas35. Siguiendo estos criterios, parece que en España existiría una correlación entre las zonas donde el latifundismo es predominante y la abundancia de agrociudades, así como su ubicación en las tierras lianas o semillanas de la campiña cordobesa-sevillana y La Mancha. Sin embargo, aun siendo interesantes, estos dibujos pueden dar una visión demasiado estancada de la realidad. Más allá del porcentaje de activos en la agricultura que poseían, en nuestra opinión debemos insistir en el papel que jugaban estos núcleos de población en la organización del espacio comarcal y regional en el que se integraban así como en las complejas redes de relación –personales, institucionales, económicas o de otro tipo– que se establecían y que justificaban su lugar preeminente en dicho espacio. Porque, sí, comparadas con épocas pasadas, muchas de estas ciudades podrían parecer estáticas, pero sin embargo, vivas.

  • 36 Para abundar en esta cuestión vid. D. S. REHER, “Auge y declive del mundo urbano en la Corona de Ca (...)

18Según el Censo de Floridablanca (véase Tabla 2), en 1787 la proporción de población vinculada al sector agrario en núcleos de más de 5000 habitantes estaba por debajo del 45 por ciento en regiones como Castilla y León o Cataluña. Un porcentaje que era todavía bastante menor en ciudades puntuales de tradición comercial e industrial como Segovia, Valladolid o Burgos. Sin embargo, en Andalucía, Valencia y Murcia –que en este año ya contaban con más núcleos de 5000 o más habitantes que Cataluña y Castilla y León–, el porcentaje de activos agrarios estaba por encima del 65%, y en torno al 60% en Castilla la Nueva36. Sin ninguna duda, estas proporciones tan contrastadas reflejan unas notables diferencias sobre las funciones y la estructura económica de estos núcleos en las zonas donde se sitúan.

Tabla 2. Población activa por sectores y regiones en núcleos urbanos de más de 5000 habitantes (España, 1787)

Tabla 2. Población activa por sectores y regiones en núcleos urbanos de más de 5000 habitantes (España, 1787)

Fuente: D. S. REHER: Town and country in..., opus cit., p. 51

  • 37 J. HURTADO MARTÍNEZ, Estructura demográfica y económica de Lorca en el último tercio del siglo XVII (...)
  • 38 F. CHACÓN JIMÉNEZ, Murcia en la centuria del quinientos..., opus cit.

19A modo de ejemplo, como puede apreciarse en la Tabla 3 del final del texto, hay una gran diferencia de carácter socio-ocupacional entre las poblaciones situadas al norte del país con las que están por debajo del río Tajo. Aún siendo importante en todas ellas el sector primario, son las poblaciones de la submeseta sur las que tienen mayor porcentaje. Albacete suma algo más del 60% (sin el clero), Alcaraz está en torno al 50% y Cáceres supera levemente esta cifra. Y a estos casos, desde luego se podrían sumar otros tantos como Lorca37, Murcia38 la enmarañada red urbana andaluza Por el contrario, Bilbao apenas ronda el 20% de activos en el sector primario y Santander y Santiago de Compostela el 35%. Y en las ciudades leoneras el artesanado está por encima del 40 por ciento.

  • 39 J. LYNCH, La España del siglo XVIII, Barcelona, 1999, p. 221.
  • 40 A. EIRAS ROEL, “Demografía rural en la España moderna: evolución, variantes y problemas”, en F. J. (...)
  • 41 J. I FORTEA PÉREZ, “Las ciudades de la Corona de Castilla...” opus cit., p. 46. En una visión de co (...)
  • 42 E. A. WRIGLEY, “Brake or acelerador? Urban growth and population growth before the Industrial Revol (...)

20Como nos recuerda John Lynch, si las ciudades reflejaban las tendencias predominantes de la vida social, al ser España una economía agrícola y su sociedad eminentemente rural, el mundo urbano no podía dejar de reflejar esta situación39. Porque, en palabras de Antonio Eiras Roël, “España es ruralidad”40. Por otro lado, la industria urbana, y sobre todo la castellana como ya hemos dicho, tendió a derrumbarse en el siglo XVII, lo que hizo que las ciudades que ocuparan una posición primordial en el siglo XVIII ni fueran las mismas que en el siglo XVI ni basaran su economía en las mismas funciones41. Es imposible, pues, dejar de considerar el contexto socio-económico para explicar la gran presencia de activos rurales en las ciudades de la España Moderna. Pero además, como en el resto de la Europa preindustrial, el escaso grado de urbanización estaba estrechamente ligado a la dificultad de cubrir las necesidades alimenticias de la población. Como indica Wrighley, sólo si los niveles de producción per cápita en la agricultura se elevaban hasta el punto de que cada campesino pudiera alimentar a 10,20 o 50 personas que no trabajaran la tierra, se podría alcanzar un grado de urbanización verdaderamente alto42. Algo que, como se sabe, en buena parte de España era una quimera debido a la baja productividad de la tierra propia de un sistema de cultivo extensivo, las malas cosechas y la frecuencia de enfermedades endémicas que diezmaban a la población.

5. Historia de la familia y nuevas propuestas de investigación

21Gracias a los avances en España de la historia estructural, desde los años 80 conocemos bien cuestiones como la evolución de la población y los rasgos del modelo demográfico urbano así como los niveles de producción y sus condiciones de comercialización o la organización y distribución de la propiedad, fundamentalmente de la tierra. Ello permitió aproximaciones a las formas de integración económica del campesinado en el mundo urbano, la relación entre productores y consumidores, su papel en el mercado y las políticas de abastecimiento de la ciudad. Igualmente, el estudio de arrendamientos, aparcerías y otros sistemas de explotación o el recurso al crédito fueron vías para analizar la relación establecida con los grupos terratenientes como el clero o la nobleza.

  • 43 Sobre esta cuestión F. GARCÍA GONZÁLEZ, Las estrategias de la diferencia. Familia y reproducción so (...)
  • 44 Eso no quita que en casos como Aragón, por ejemplo, los trabajadores a jornal suponían el 63,4% de (...)

22Desde luego la numerosa población rural existente en las ciudades estaba estrechamente ligada a la necesidad de cubrir las demandas alimenticias de la población, pero también respondía a su propia configuración social. Los grandes terratenientes y rentistas que concentraban en sus manos la mayor parte de la tierra y de la riqueza vivían intramuros de las ciudades. Eran los auténticos “dadores de trabajo” en torno a los cuales giraban unas importantes redes clientelares y de dependencia43. Y esto tanto dentro como fuera de la ciudad. En buena parte de las ciudades españolas encontramos a un abundante, variado y diverso número de campesinos. Grandes labradores y ganaderos que solían frecuentar los espacios de poder, es cierto, pero también medianos propietarios y sobre todo pequenos labriegos que complementaban sus ganancias con trabajos a jornal, arrendatarios y aparceros, mozos sirvientes en la labor o el ganado, jornaleros a tiempo completo o cardadores, tejedores, zapateros y otros miembros de oficios que a temporadas frecuentaban el trabajo agrario. Las cifras de trabajadores a jornal puros o encubiertos en forma de sirvientes u otras fórmulas son ciertamente importantes como hemos podido comprobar en las tablas 2 y 3. Sobre todo en la España meridional, donde era muy habitual que se sobrepasara el 30 o el 40 por ciento44.

  • 45 Para más información vd. V. PÉREZ MOREDA y D. S. REHER, “La población urbana española entre los sig (...)
  • 46 D. S. REHER, Town and Count in Pre-Industrial... opus cit., pp. 3-4.

23Vista desde el exterior, la ciudad se convirtió en un importante polo de atracción que provoco una continua corriente inmigratoria proveniente de las áreas rurales. Una característica que condicionaría los rasgos demográficos asumidos como definidores de la ciudad en el Antiguo Régimen: unos bajos índices de masculinidad, una nupcialidad más baja que en el entorno agrario y unas tasas de mortalidad más elevadas que las de bautismos. Un crecimiento vegetativo negativo que debía ser compensado por la inmigración45. Sin embargo, las migraciones, muy estudiadas desde el ámbito de la demografía histórica, no se han estudiado tanto desde el prisma de las relaciones sociales. Y comprender estos movimientos desde una perspectiva social supone una complejidad mayor que basar las relaciones sólo en la subyugación administrativa o las exportaciones e importaciones de productos entre ambas entidades. La naturaleza de dichos lazos y su trascendencia en la influencia mutua entre la ciudad y el mundo rural es importante si se quiere entender el papel jugado por estas poblaciones en la sociedad de la España Moderna46. Como decíamos al principio, en España ni las ciudades son elementos totalmente diferenciados de las áreas rurales ni es real la idea de un campesino aislado de la ciudad. En nuestra opinión, la clave está en comprender y explicar cómo se establecían y funcionaban las redes de relación que se tejían entre los grupos sociales independientemente de su lugar de residencia. Y en especial cómo esa reciprocidad en la relación fue convirtiéndose en desigual y asimétrica de tal modo que los grupos “ciudadanos” fueron imponiendo en su beneficio la lógica de la jerarquía social.

24Estamos lejos de un campesinado inmóvil y estático. Muy al contrario. Junto a la tradicional movilidad geográfica que caracterizaba a muchos de sus componentes, debemos insistir en las variadas estrategias de supervivencia y de adaptación que desplegaron los grupos campesinos dentro de un medio social y económico tan cambiante como el que caracterizó a las ciudades en una etapa de transición enormemente compleja como fue la Edad Moderna. Comprender dichas estrategias tiene una trascendencia fundamental para entender las peculiaridades del fenómeno urbano en la España Moderna.

  • 47 Para algunas de estas cuestiones vid. V. PÉREZ MOREDA y D. S. REHER, “La población urbana española (...)
  • 48 Sobre la imposibilidad de explicar los mecanismos y el funcionamiento de la familia desde planteami (...)

25En este sentido, el estudio de la familia como perspectiva de investigación puede ser realmente fructífero. Hablamos de la familia entendida más allá de los individuos que convivían en el seno del hogar. Casi siempre se ha hecho más hincapié en la importancia de las relaciones residenciales que en la parentela y las relaciones de parentesco en sentido amplio. Hasta hace muy poco tiempo, los estudios realizados han estado más apegados a la demografía histórica que a la historia social. Aspectos como la nupcialidad, la edad de acceso al matrimonio así como la frecuencia de segundas nupcias o las estructura y composición del hogar eran los principales temas de interés47. Sin quedamos en las estadísticas como forma de explicación histórica48, sería deseable que las investigaciones sobre el campesinado y el mundo agrario en los entornos urbanos se centren en las estrategias familiares de reproducción social y en la red de relaciones creadas a través de lazos de parentesco, ayuda, amistad y solidaridad o al contrario de patronazgo y clientela. Aspectos para nosotros básicos para la comprensión de la organización social de la población.

  • 49 Una apuesta metodológica que nosotros claramente defendemos F. GARCÍA GONZALEZ, “Familias, campesin (...)
  • 50 J. M.a IMÍZCOZ, “El patrocinio familiar. Parentela, educación y promoción de las élites vasco-navar (...)
  • 51 I. DUBERT, Del campo a la ciudad. Migraciones, familia y espacio urbano en la historia de Galicia.. (...)
  • 52 R. GARCÍA ABAD, Historias de emigración. Factores de expulsión y selección de capital humano en la (...)
  • 53 F. GARCÍA GONZÁLEZ, “Familias, campesinos y sociedad rural en la España del Antiguo Régimen: nuevas (...)

26Porque, en general, no son muchos los estudios que hacen hincapié en la idea de reproducción social y en algunos de los conceptos claves para su estudio: el concepto de estrategia, red, movilidad y trayectoria. En consecuencia, son aún escasos los trabajos que han explorado las enormes posibilidades que para la historia social del campesinado, sea en el campo o en la ciudad, tiene la aplicación del método genealógico, el network análisis o el levantamiento de trayectorias individuales, familiares o sociales49. Con frecuencia este tipo de estudios se han centrado más en los miembros de la élite de poder y, en menor medida, en los grupos de la administración y el comercio. Salvo excepciones, en contraposición, en la ciudad el mundo agrario y sus componentes sociales han quedado en el anonimato. En este punto son muy interesantes los casos que José María Imízcoz nos proporciona sobre la asimilación de jóvenes de áreas rurales por parte de parientes residentes en la ciudad50. Pero la capacidad de introducir o promocionar a parientes no residía sólo en las familias poderosas. La captación de la fuerza de trabajo de muchos individuos cuyo destino solían ser los empleos agrarios, su asimilación así como las estrategias de adaptación a una realidad social distinta pasa por el análisis de las redes en las que se insertaban. Estudios como los de Isidro Dubert51 en Galicia son un ejemplo de los resultados que ofrece la interacción entre familia, mercado de trabajo y migraciones. Un aspecto sobre el que hay que profundizar aprovechando las oportunidades que nos ofrecen los “seguimientos nominativos” tal y como ha hecho Roció García Abad para el caso de la Ría de Bilbao, aunque para el período contemporáneo52. A partir de ahí, desde un conjunto de biografías de gente corriente, podremos recuperar la vida colectiva; comprobar cómo los individuos proyectan carreras plurales y provisionales, no siempre unidireccionales, y cómo existía un pluralismo biográfico donde se mezclaban realidades heterogéneas: familias de distinto tipo, formas variadas de convivencia, soledades impuestas o elegidas, etc. Podremos, en fin, comprobar cómo además de la red formal de lazos de sangre, para hacer frente a la incertidumbre del mundo social el organismo familiar se hacía más elástico mediante la solidaridad y la protección, con lazos de reciprocidad o con hilos de verticales de dependencia53.

  • 54 La situación no ha variado mucho en la actualidad como ya denunciara B. YUN CASALILLA, “Transacción (...)

27Para comprender la movilidad, tanto de bienes como de individuos, resulta imprescindible analizar las formas de control sobre los recursos productivos y reproductivos y aún sabemos poco de los procesos de adquisición o transmisión de la propiedad, bien a través de las compraventas de tierra y otros bienes54, de arrendamientos y otras fórmulas de cesión o de la herencia. Temas clave para entender cómo se estructuraban las relaciones intergeneracionales y cómo se integraba el agregado doméstico en redes más amplias, sobre todo en las del parentesco. Alianzas y estrategias matrimoniales endogámicas, mejoras, donaciones, compraventas entre familiares, contratos preferenciales, asociaciones y acuerdos laborales o transferencia de miembros de unos hogares a otros dan buena cuenta de ello. Mecanismos de ayuda y colaboración por un lado y la necesidad de asalarización y de entrar en el servido doméstico para muchos componentes de las familias por otro ejemplifican la existencia de una extraordinaria fluidez en las relaciones entre la ciudad y el mundo rural.

  • 55 F. GARCÍA GONZÁLEZ, “Vejez, envejecimiento e historia. La edad como objeto de investigación”, en GA (...)

28Igualmente, para comprender la movilidad, geográfica o social, en realidad lo que importa no es la situación existente en un momento sino la duración de esa situación y las posibilidades de cambio. El estudio de las estrategias familiares y los procesos de toma de decisiones y de adaptación a las distintas circunstancias es algo siempre variable en función del transcurso de la vida individual y del ciclo de vida familiar. En este sentido, al contrario de lo que ocurre con la infancia –casi siempre ligada al tema del abandono– el estudio de la juventud y de la vejez son aspectos escasamente desarrollados. Cómo se integraban los jóvenes en el mundo de los adultos, cómo accedían al trabajo o se incorporaban al servido doméstico, cómo adquirían la experiencia, los conocimientos y las habilidades necesarias, qué papel jugaban los viejos, cómo se interiorizaban normas, valores y creencias y, en definitiva, cómo se “construía” una vida, son algunas de las preguntas que habría que responder55. La pobreza y la soledad representan los mayores riesgos de dependencia, especialmente agravados en el caso de las mujeres. Porque, efectivamente, cuando hablamos del campesinado nos referimos a un grupo múltiple y diverso, con grados de riqueza muy heterogéneos, que hace imprescindible aplicar una clara metodología diferencial para su comprensión. Un planteamiento donde el género y la edad deben de tener un protagonismo esencial al ser construcciones sociales y culturales a partir de las que se asignan roles desiguales así como valores y estereotipos distintos.

6. Conclusión

29Quizá porque el campesinado urbano es por definición un grupo ambiguo de contornos poco delimitados, en la mayoría de las ocasiones se alude al mismo casi de pasada, sin preocupamos por comprender ni su racionalidad ni su lógica interna. Apartar a los grupos ligados directamente al sector agropecuario de los estudios sobre el mundo urbano o escamoteados cuando nos referimos al mundo rural es tratar de simplificar la complejidad de la realidad en una etapa histórica como fue la Edad Moderna.

  • 56 Como indica E. HOBSBAWM, Sobre historia, opus cit., p. 26, el pasado deja de ser el patrón cuando e (...)

30La visión funcionalista otorgó a la ciudad un papel primordial para la gestación y desarrollo del capitalismo y el progreso hacia el mundo burgués. La eclosión de la ciudad industrial, el Régimen Liberal, los derechos individuales y la secularización de la cultura relego al mundo campesino a un mero recuerdo del pasado, denostado y condenado como vehículo de estancamiento del progreso social, económico y político56.

  • 57 D. S. REHER, Town and country in pre-industrial..., opus cit., p. 46.

31La gran presencia de sectores campesinos en las ciudades españolas del Antiguo Régimen ha ensombrecido a menudo el importante crecimiento urbano acaecido en este período. A pesar de esta concepción, los estudios locales o regionales han demostrado un incremento del mundo urbano desde 1500 basta 1800. Si bien el siglo XVII supuso un punto de inflexión, muchas áreas como la Andalucía Occidental y la zona levantina estaban a la altura de la Europa más urbanizada. Ya el porcentaje de urbanización de Andalucía en el siglo XVI fue mayor que los Países Bajos por la misma fecha por ejemplo. Y el levante andaluz, de Murcia y de Valencia, gracias al crecimiento del siglo XVIII, sólo era superado en porcentaje de urbanización por algunas zonas de Inglaterra y Gales únicamente a mediados del siglo XIX57.

32El importante porcentaje de individuos dedicados a actividades agrarias en estos núcleos contrasta con el anonimato con el que con harta frecuencia han sido abordados por los historiadores. Su alto porcentaje e influencia recomiendan recuperar del olvido a ese gran número de familias que vivieron en las ciudades españolas. Su mejor conocimiento es imprescindible para avanzar en la explicación del fenómeno urbano en la España del Antiguo Régimen, sus peculiaridades y su verdadero papel en los procesos de cambio histórico. Y para alcanzar este objetivo, el estudio de la familia como perspectiva de investigación puede ser una vía realmente fructífera.

Tabla 3. Grupos socio-profesionales en algunos núcleos urbanos a finales del siglo XVIII

Tabla 3. Grupos socio-profesionales en algunos núcleos urbanos a finales del siglo XVIII

NOTA: En los datos de León, Astorga y La Bañeza los labradores y jornaleros tienen los datos conjuntos. Entre los pobres en Alcaraz se han incluido los vecinos de oficio desconocido.
Fuente: para Albacete padrón del censo de Floridablanca de la Villa de Albacete (AHPA Secc. Municipios, caja 433); para Cáceres M. RODRÍGUEZ CANCHO,
La villa de Cáceres en el siglo XVIII (demografía y sociedad), Cáceres, 1981, pp. 146-147; para Alcaraz vd. F. GARCÍA GONZÁLEZ, La Sierra de Alcaraz en el siglo XVIII..., opus cit., p. 204, sobre datos del padrón de Floridablanca; para Bilbao, Santander y Santiago vd. R. LANZA GARCÍA, “Ciudades y villas de la Cornisa Cantábrica en la época moderna”, en J. I. FORTEA PÉREZ (ed.), Imágenes de la diversidad. El Mundo Urbano en la Corona de Castilla..., opus cit., p. 176; para las ciudades de León L. RUBIO PÉREZ, La Historia de León. vol. III. Edad Moderna, León, p. 222.

Bibliographie

Bibliografía seleccionada

DE VRIES, J., La urbanización de Europa 1500-1800, Barcelona, 1987.

DUBERT, I., Del campo a la ciudad. Migraciones, familia y espacio urbano en la historia de Galicia, 1708-1924, Santiago de Compostela, 2001.

FONTANA, J., “Los campesinos en la historia. Reflexiones sobre un concepto y unos prejuicios”, Historia Social, n.o 28, 1997, pp. 3-11.

FORTEA PÉREZ, J. I., “Las ciudades de la Corona de Castilla en el Antiguo Régimen: una revisión historiográfica”, Boletín de la Asociación de Demografía Histórica, XIII, n.o 3, 1995, pp. 19-60.

GARCÍA GONZÁLEZ, F., Familia y reproducción social en la Sierra (Alcaraz, siglo XVIII), Madrid, 2000.

GÓMEZ CARRASCO, C. J., Familia y capital comercial en la Castilla Meridional. La comunidad mercantil en Albacete (1700-1835), Madrid, 2009.

MARCOS MARTIN, A., “Propuestas de investigación para una historia urbana”, en Fuentes y Métodos de la Historia Local, Zamora, 1991.

REHER, D. S., Town and Country in Pre-Industrial Spain. Cuenca, 1550-1870, Cambridge, 1990.

SAAVEDRA, P. (coord.), “La historia rural, ayer y hoy”, monográfico de Studia Historica. Historia Moderna, vol. 29, 2007, pp. 23-278.

VILALTA, M. J., “Ciudades rurales en la España Moderna. El protagonismo de las continuidades”, Revista de Demografía Histórica, XXI-I, 2003, pp. 15-44.

Notes

1 Para un estado de la cuestión vid. F. GARCÍA GONZÁLEZ (ed.), La historia de la familia en la Península Ibérica. Balance regional y perspectivas. Homenaje a Peter Laslett, Cuenca, 2008. Y desde un punto de vista más temático F. CHACÓN JIMÉNEZ y J. HERNÁNDEZ FRANCO (eds.), Espacios sociales, universos familiares. La familia en la historiografía española, Murcia, 2007.

2 Una distribución que coincide con la imagen general que nos ofrece J. M. PÉREZ GARCÍA, “De la plenitud a la debacle: la demografía histórica modernista en España (1960-2001)”, en Balance de la Historiografía Modernista, 1973-2001. Actas del VI Coloquio de Metodología Histórica Aplicada, Santiago de Compostela, pp. 86-187.

3 Vid. F. GARCÍA GONZÁLEZ, “Historia de la familia y campesinado en la España moderna. Una reflexión desde la Historia Social”, Studia Histórica. Historia Moderna, no 18, 1998, pp. 135-178; F. GARCÍA GONZÁLEZ, “La historia de la familia en el mundo rural. La contribución del Seminario Familia y Élite de Poder y de la Asociación de Demografía Histórica”, en F. CHACÓN JIMÉNEZ Y J. HERNÁNDEZ FRANCO, (eds.), Espacios sociales, universos familiares..., opus cit., Murcia, Universidad de Murcia, 2007, pp. 107-136.

4 Ma J. VILALTA, “Ciudades rurales en la España Moderna. El protagonismo de las continuidades”, Revista de Demografía Histórica, XXI-I, pp. 15-44.

5 Sobre estas cuestiones véase por ejemplo J. FONTANA, “Los campesinos en la historia. Reflexiones sobre un concepto y unos prejuicios”, en Historia Social, no 28, 1997, pp. 3-11, o M. ORTEGA: Conflicto y continuidad en la sociedad rural española del siglo XVIII, Madrid, 1993, pp. 15-26.

6 Vid. J. L. PEREIRA IGLESIAS y M. RODRÍGUEZ CANCHO, La “riqueza campesina” en la Extremadura del Antiguo Régimen, Cáceres, 1984, p. 55.

7 A este respecto baste recordar la opinión M. WEBER, La ciudad, Madrid, 1987, p. 40, cuando señalaba que “el aire de la ciudad nos hace libres”. Por su parte, F. BRAUDEL, The structures of everyday life. Civilization and capitalism 15th-18th century, New York, 1981, insistió en que el carácter capitalista de las ciudades era un auténtico definidor de occidente frente a otras entidades. La concepción del progreso social de la ciudad, unido al progreso económico del capitalismo y la revolución industrial, ha estado siempre latente en el discurso teórico de los sociólogos (como en Spencer, Durkheim, Simmel o Redfield). Vd. A. BAIGORRI, “De lo rural a lo urbano. Hipótesis sobre las dificultades de mantener la separación epistemológica entre Sociología Rural y Sociología Urbana en el marco del actual proceso de urbanización global”, en V Congreso Español de Sociología, Granada, 1995.

8 F. BRAUDEL, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la Época de Felipe II, Madrid, 1976.

9 H. PIRENNE, Las ciudades de la Edad Media, 1972. Sobre esta concepción de la ciudad medieval frente a la del Antiguo Régimen vd. J. DE VRIES, La urbanización de Europa 1500-1800, Barcelona, 1987.

10 Incluso, para algunos autores, en la historia de la humanidad ha habido dos momentos de crecimiento urbano y un periodo de estancamiento. El primero de ellos corresponde con el neolítico y el crecimiento de las ciudades de Oriente Próximo. El segundo correspondería con el desarrollo urbanístico que se vivió a raíz de la Revolución Industrial en Gran Bretaña. Vd. C. DAVID, Urban geography, Londres, 1982, p. 49.

11 A este respecto véase el esclarecedor trabajo de A. MARCOS MARTÍN, “Propuestas de investigación para una historia urbana”, en Fuentes y Métodos de la Historia Local, Zamora, 1991; o J. FONTANA, “Los campesinos en la historia...”, opus cit., p. 9.

12 Sin ánimo de ser exhaustivos, cada vez disponemos más de trabajos de conjunto que nos ofrecen una buena panorámica de la situación. Véanse por ejemplo los estudios de A. MARCOS MARTÍN, “Propuestas de investigación para una historia urbana”, en Fuentes y métodos... opus cit., y A. MARCOS MARTÍN “Percepciones materiales e imaginario urbano en la España Moderna” José Ignacio Fortea PÉREZ, Imágenes de la diversidad. El mundo urbano en la Corona de Castilla (ss. XVI-XVIII), Santander, 1997. Junto a esta obra colectiva, del mismo autor hay que reseñar J. I. FORTEA PÉREZ, “Las ciudades de la Corona de Castilla en el Antiguo Régimen: una revisión historiográfica”, Boletín de la Asociación de Demografía Histórica, XIII, no 3, 1995, pp. 19-60; J. E. GELABERT, “El declive del mundo urbano en Castilla, 1500-1800”, en Obradoiro de Historia Moderna. Homenaje a D. Antonio Eiras Roel, 1990, pp. 131-161. Desde un planteamiento más general vd. C. MARTÍNEZ SHAW, “La ciudad y la historia. Nuevas perspectivas historiográficas”, Iber. Revista de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia, no 3, 1995, pp. 7-15; C. MARTÍNEZ SHAW, Tolède et 1’expansion urbaine en Espagne (14501650), Madrid, 1991; L. A. RIBOT Y L. DA ROSA (dir.), Ciudad y mundo urbano en la Época Moderna, Madrid, 1998; A. ALVAR EZQUERRA, J. M. DE BERNARDO ARES y P. MOLAS RIBALTA (coord.), Espacios urbanos, mundos ciudadanos. España y Holanda (ss. XVI-XVIII), Córdoba, 1998, y en la larga duración B. YUN CASALILLA: “City and countryside in Spain. Changing structures, changing relationships, 1450-1850”, en J. A. MARINO (ed.), Early Modern History and the Social Sciences. Testing the limits of Braudel’s Mediterranean, Kirksville, 2002, pp. 35-70 o D. REHER, “Ciudades, procesos de urbanización y sistemas urbanos en la Península Ibérica, 1550-1991”, en M. GUÀRDLA et al. (eds.), Atlas Histórico de ciudades europeas. Península Ibérica, Barcelona, pp. 1-29. Para una perspectiva más demográfica vd. el dossier D. REHER (coord.), “El mundo urbano en la España Moderna” Revista de Demografía Histórica, XXI-I, 2003.

13 B. BENASSAR, Valladolid en el siglo de Oro. Una ciudad de Castilla y su entorno agrario en el siglo XVI, Valladolid, 1989 (1a ed. orig. 1967). Sobre la aportación de los hispanistas franceses vease M. J. VILALTA, “El hispanismo francés y la hisoria de las ciudades en la Espania Moderna” en F. GARCÍA GONZALEZ (ed.), La historia moderna de España y el hispanismo francés, Madrid, marcial Pons, 2009, pp. 165-188.

14 A. GARCÍA SANZ, Desarrollo y crisis del Antiguo Régimen en Castilla la Vieja. Economía y sociedad en tierras de Segovia, 1500-1814, Madrid, 1977; A. MARCOS MARTÍN, Auge y declive de un núcleo mercantil y financiero de Castilla La Vieja. Evolución demográfica de Medina del Campo en los siglos XVI y XVII, Valladolid, 1978, y del mismo autor: A. MARCOS MARTÍN, Economía, Sociedad y Pobreza en Castilla: Palencia, 1500-1814, Palencia, 1985.

15 D. RINGROSE, Madrid y la economía española, 1560-1850, Madrid, 1985; M. F. CARBAJO ISLA, La población de la villa de Madrid. Desde finales del siglo XVI basta mediados del siglo XIX, Madrid, 1987; A. ALVAR EZQUERRA, El nacimiento de una capital europea, Madrid entre 1561 y 1606, Madrid, 1989.

16 L. E. OTERO CARVAJAL, P. CARMONA PASCUAL y G. GÓMEZ BRAVO, La ciudad oculta, Alcalá de Henares 1753-1868: el nacimiento de una ciudad burguesa, Madrid, 2003

17 M. RODRÍGUEZ CANCHO, La villa de Cáceres en el siglo XVIII (Demografía y Sociedad), Cáceres, Universidad de Extremadura,1981.

18 J. MONTEMAYOR, Tolède entre fortune et déclin (1530-1640), Toulouse, 1991; D. S. REHER, Historia demográfica y social de la Ciudad de Cuenca, Madrid, 1983, y D. S. REHER, Town and Country in Pre-industrial Spain. Cuenca, 1550-1870, Cambridge, 1990; F. GARCÍA GONZÁLEZ, La Sierra de Alcaraz en el siglo XVIII. Población, familia y estructura agraria, Albacete, 1998.

19 J. I. FORTEA PÉREZ, Córdoba en el siglo XVI: las bases demográficas y económicas de una expansión urbana, Córdoba, 1979; A. CORTÉS PENA y B. VINCENT, Historia de Granada, Granada, 1986; para Cádiz, además de los trabajos de García Baquero, hay que destacar el último libro de M. BUSTOS RODRÍGUEZ, Cádiz en el sistema Atlántico. La ciudad, sus comerciantes y la actividad mercantil (1650-1830), Madrid, 2005; J. SANZ SAMPELAYO, Factores de riesgo y desarrollo de una ciudad del litoral andaluz, Málaga, 1998; F. CHACÓN JIMÉNEZ, Murcia en la centuria del Quinientos, Murcia, 1981; R. FRANCH BENAVENT, Crecimiento comercial y enriquecimiento burgués en la Valencia del siglo XVIII, Valencia, 1986; P. VILAR, Catalunya dins l’Espanya Moderna. Recerques sobre els fonaments econòmics de les estructures nacionals, Barcelona, 1986; J. FONTANA: “Les ciutats en la història de Catalunya”, en J.M. BENAJUL et. all; (eds.), Indústria i ciutat. Sabadell 1800-1980, Barcelona, pp. 9-24; A. GARCÍA ESPUCHE y M. BASSOLS, Espai i societat a la Barcelona pre-industrial, Barcelona, 1986;M.a J. VILALTA, Població, família i treball a la Lleida del segle XVI, Lleida, 1991, etc.

20 R. LANZA GARCÍA, La población y el crecimiento económico de Cantabria en el Antiguo Régimen, Madrid, 1991; T. MARTÍNEZ VARA, Santander de villa a ciudad. Un siglo de esplendor y crisis, Santander, 1983; A. ZABALA URIARTE, Mundo urbano y actividad mercantil. Bilbao 1700-1810, Bilbao, 1994; J. E. GELABERT, Santiago y la tierra de Santiago de 1500 a 1640, A Coruña, 1982; R. VILLARES (coord.), La ciudad y el mundo urbano en la historia de Galicia, 1988, o varios de los trabajos de Isidro DUBERT entre los que destacamos Isidro DUBERT, Del campo a la ciudad. Migraciones, familia y espacio urbano en la historia de Galicia, 1708-1924, Vigo, 2001.

21 J. I. FORTEA PÉREZ, “Las ciudades de la Corona de Castilla...” opus cit., p. 22.

22 Un 13,8% y un 14,2% respectivamente según los datos manejados por E. LLOPIS AGELÁN, “España, la ‘revolución de los modernistas’...”, opus cit., en E. LLOPIS AGELÁN (ed.), El legado económico del Antiguo Régimen, Barcelona, 2004, p. 22.

23 D. S. REHER, Town and country in pre-industrial... opus cit., p. 38. Igualmente V. PÉREZ MOREDA y D. S. REHER, “La población urbana española entre los siglos XVI y XVIII. Un perspectiva demográfica”, en J. I. FORTEA PÉREZ (ed.), Imágenes de la diversidad..., opus cit.

24 A. MARCOS MARTÍN, “Propuesta de investigación para una historia urbana”, en Fuentes y métodos... opus cit., p. 162.

25 E. LLOPIS AGELÁN Y S. SOTOCA, “Antes, bastante antes: la primera fase de la integración del mercado español del trigo”, Historia Agraria, no 36, 2005, p. 249.

26 Muchos fueron los factores que condicionan el devenir económico de las regiones entre el Antiguo Régimen y el Régimen Liberal. Capital económico y capital humano se aunaron en el encumbramiento de unas regiones frente a otras. Vid. J. M. MORENO FERNÁNDEZ, “La articulación y desarticulación de regiones económicas en la España de la Revolución Liberal”, en E. LLOPIS AGELÁN (ed.), El legado económico del Antiguo Régimen en España, Barcelona, 2004, pp. 247-249.

27 Para abundar sobre el tema vid. C. J. GÓMEZ CARRASCO, La comunidad mercantil en la villa de Albacete. Familia, crecimiento urbano y desarrollo comercial (1680-1830), Cuenca, 2008; C. J. GÓMEZ CARRASCO, Entre el mundo rural y el mundo urbano. Familia, parentesco y organización social, la villa de Albacete, 1750-1808, Albacete, 2007; C. J. GÓMEZ CARRASCO, “Crecimiento demográfico y desarrollo urbano a finales del Antiguo Régimen. El ejemplo de la villa de Albacete”, Revista de Demografía Histórica, II, 2007.

28 Este handicap ya lo señalaba a nivel europeo J. DE VRIES, La urbanización de Europa.... opus cit., p. 15.

29 J. DE VRIES, La urbanización de Europa... opus cit., p. 37.

30 A. MARCOS MARTÍN, “Percepciones materiales e imaginario urbano....”, opus cit., 1997, p. 32.

31 A. MARCOS MARTÍN, “Propuesta de investigación para una historia urbana”, en Fuentes y métodos..., opus cit., p. 156.

32 S. QUESADA, La idea de ciudad en la cultura hispana de la Edad Moderna, Barcelona, 1992, p. 61.

33 E. HOBSBAWM, Sobre Historia, Barcelona, 1998, p. 17.

34 Vd. F. LÓPEZ-CASERO OLMEDO (Comp), La agrociudad mediterránea, Madrid, 1989; y, sobre todo, para el período que nos ocupa, el interesante y esclarecedor trabajo de M.a J. VILALTA, “Ciudades rurales” en la España Moderna. El protagonismo de las continuidades”, Revista de Demografía Histórica, XXI-I, 2003, pp. 15-44.

35 F. LÓPEZ-CASERO OLMEDO, “La agrociudad mediterránea en una comparación intercultural: permanencia y cambio”, y R. MONHEIN, “La agrociudad siciliana: un tipo urbano de asentamiento agrario”, F. LÓPEZ-CASERO OLMEDO, La agrociudad mediterránea..., opus cit. En concreto, sobre el número de habitantes, estarían entre 7000 y 18000 para Monhein y entre 3000 y 30000 según D. GILMORE, The people of the plain. Class and community in lower Andalusía, Nueva York, 1980.

36 Para abundar en esta cuestión vid. D. S. REHER, “Auge y declive del mundo urbano en la Corona de Castilla”, en L. A. ROBOT GARCÍA y L. DA ROSA, Ciudad y mundo urbano... opus cit., p. 57

37 J. HURTADO MARTÍNEZ, Estructura demográfica y económica de Lorca en el último tercio del siglo XVIII (1771), Tesis de licenciatura dirigida por Francisco Chacón, 1999; J. L. ALLAD GASCÓN, La estructura demográfica de Lorca en el siglo XVIII (1700-1788): a través de padrones y vecindarios, Tesis Doctoral, 1986.

38 F. CHACÓN JIMÉNEZ, Murcia en la centuria del quinientos..., opus cit.

39 J. LYNCH, La España del siglo XVIII, Barcelona, 1999, p. 221.

40 A. EIRAS ROEL, “Demografía rural en la España moderna: evolución, variantes y problemas”, en F. J. ARANDA PÉREZ (coord.), El mundo rural en la España Moderna, Cuenca, 2004, pp. 19-78.

41 J. I FORTEA PÉREZ, “Las ciudades de la Corona de Castilla...” opus cit., p. 46. En una visión de conjunto de la Edad Moderna española, autores como E. LLOPIS AGELÁN, “España, la ‘revolución de los modernistas’...”, opus cit., p. 23, ponen de relieve un balance manufacturero muy mediocre.

42 E. A. WRIGLEY, “Brake or acelerador? Urban growth and population growth before the Industrial Revolution”, en A. VAN DER WOUDE, J. DE VRIES y A. HAYAMI (eds.), Urbanization in History. A process of Dynamic Interactions, Oxford, 1990.

43 Sobre esta cuestión F. GARCÍA GONZÁLEZ, Las estrategias de la diferencia. Familia y reproducción social en la Sierra (Alcaraz, siglo XVIII), Madrid, 2000, o C. J. GÓMEZ CARRASCO, “Parientes, amigos y patronos. Red, movilidad y reproducción social en la burguesía y en la élite de poder a finales del Antiguo Régimen (Albacete, 1750-1808)”, Studia Histórica. Historia Moderna, 2007; y C. J. GÓMEZ CARRASCO, Familia y capital comercial en la Castilla Meridional. La comunidad mercantil en Albacete (1700-1835), Madrid, 2009.

44 Eso no quita que en casos como Aragón, por ejemplo, los trabajadores a jornal suponían el 63,4% de la población activa en Barbastro, el 30% de Huesca y casi el 20% en Zaragoza. Vd. A. PEIRÓ ARROYO, Jornaleros y mancebos. Identidad, organización y conflicto en los trabajadores del Antiguo Régimen, Barcelona, 2002, p. 43.

45 Para más información vd. V. PÉREZ MOREDA y D. S. REHER, “La población urbana española entre los siglos XVI y XVIII. Un perspectiva demográfica”, en J. I. FORTEA PÉREZ (ed.), Imágenes de la diversidad..., opus cit.. Para una panorámica del tema concreto de la migración véase por ejemplo A. EIRAS ROEL y O. REY CASTELAO (eds.), Migraciones internas y meium-distance en la Península Ibérica 1500-1900, Santiago, 1994 o J. A. SALAS AUSENS, “Migraciones y fenómeno urbano en la sociedad preindustrial (España, Siglos XVII-XIX)”, en IV Congreso de la Asociación de Demografía Histórica. Bilbao, 1995.

46 D. S. REHER, Town and Count in Pre-Industrial... opus cit., pp. 3-4.

47 Para algunas de estas cuestiones vid. V. PÉREZ MOREDA y D. S. REHER, “La población urbana española entre los siglos XVI y XVIII. Un perspectiva demográfica”, en J. I. FORTEA PÉREZ (ed.), Imágenes de la diversidad..., opus cit.

48 Sobre la imposibilidad de explicar los mecanismos y el funcionamiento de la familia desde planteamientos exclusivamente cuantitativos vid. A. RODRÍGUEZ SÁNCHEZ, “Métodos de evaluación de las estrategias familiares en el Antiguo Régimen”, en Fuentes y Métodos de la Historia Local, Zamora, 1991, p. 143; F. CHACÓN JIMÉNEZ, “La historia de la familia. Debates metodológicos y problemas conceptuales”, en Revista Internacional de Sociología, no 11 mayo-agosto; o F. GARCÍA GONZÁLEZ, Las estrategias de la diferencia. Familia y reproducción social..., opus cit., p. 36.

49 Una apuesta metodológica que nosotros claramente defendemos F. GARCÍA GONZALEZ, “Familias, campesinos y sociedad rural en la España del Antiguo Régimen: nuevas miradas, nuevos horizontes”, ponencia presentada en el XIV Congreso Internacional de AHILA: Europa-América. Paralelismos en la distancia, Universidad Jaume I, Castellón, 20-24 de septiembre de 2005; al igual que C. J. GÓMEZ CARRASCO, Familias e vezinos del comerzio’. La comunidad mercantil en la villa de Albacete, formas de organización económica y de reproducción social a finales del Antiguo Régimen”, Revista Historia Social de las Mentalidades, Chile, 2007; C. J. GÓMEZ CARRASCO, “Familia, parentesco y reproducción social en una comunidad mercantil. El ejemplo de la villa de Albacete a finales del Antiguo Régimen”, Estudis: Revista de Historia Moderna, no 34, 2008, pp. 241-262; F. CHACÓN JIMÉNEZ, “Tierra y familia en la Europa Mediterránea. Aproximación a la explicación de la organización social (siglos XV-XIX), en Il mercato della terra. Secc. XIII-XVIII, Prato, 2004, pp. 935-949; o José Manuel PÉREZ GARCÍA, (coord.) “Movilidad y familia: Estrategias de reproducción y movilidad social”, Revista de Demografía Histórica, XXII-I, 2004.

50 J. M.a IMÍZCOZ, “El patrocinio familiar. Parentela, educación y promoción de las élites vasco-navarras en la monarquía borbónica”, en F. CHACÓN JIMÉNEZ y J. HERNÁNDEZ FRANCO (eds.), Familia, poderosos y oligarcas, Murcia, pp. 93-130.

51 I. DUBERT, Del campo a la ciudad. Migraciones, familia y espacio urbano en la historia de Galicia....opus cit., o I. DUBERT, “Mundo urbano y migraciones campo-ciudad en Galicia, siglos XVI-XIX”, Revista de Demografía Histórica, vol. 16, no 2, 1998, pp. 39-86.

52 R. GARCÍA ABAD, Historias de emigración. Factores de expulsión y selección de capital humano en la emigración a la Ría de Bilbao (1877-1935), Bilbao, 2005.

53 F. GARCÍA GONZÁLEZ, “Familias, campesinos y sociedad rural en la España del Antiguo Régimen: nuevas miradas, nuevos horizontes...”, opus cit.

54 La situación no ha variado mucho en la actualidad como ya denunciara B. YUN CASALILLA, “Transacción mercantil y formas de transmisión de la propiedad territorial (Informe sobre el mercado de la tierra en la España moderna)”, Hispania: Revista española de historia, vol. 55, n.“191, 1995, pp. 846-885. De la misma forma, sólo últimamente tenemos un mayor conocimiento de algunas de estas cuestiones al analizar la evolución del consumo y la demanda. Vd. J. TORRAS y B. YUN CASALILLA (dirs.), Consumo, condiciones de viday comercialización. Cataluña y Castilla, siglos XVII-XIX, Valladolid, 1999.

55 F. GARCÍA GONZÁLEZ, “Vejez, envejecimiento e historia. La edad como objeto de investigación”, en GARCÍA GONZÁLEZ, F. (coord.), Vejez, envejecimiento y sociedad en España, siglos XVI-XXI, Cuenca, 2005. Para el caso de la vejez una primera aproximación puede verse en el mismo libro a cargo de A. MARCOS MARTÍN, “Viejos en la ciudad. La estructura de edad de la población en los núcleos urbanos españoles del Antiguo Régimen”, Vejez, envejecimiento..., opus cit., pp. 67-100. También para Galicia sobre todo véase I. DUBERT et all, “Vejez y envejecimiento en Europa Occidental”, monográfico en Semata. Ciencias Sociales y Humanidades, no 18, 2007. Sobre los jóvenes F. GARCÍA GONZÁLEZ, “Los jóvenes en las familias albacetenses del siglo XVIII. Aproximación y notas para su estudio”, en Homenaje a Miguel Rodríguez Llopis, Albacete, 2004, pp. 113-123, o la sesión organizada al respecto en el VIII Congreso de la ADEH, Menorca, 31 de mayo, 1 y 2 de junio de 2007, con contribuciones como la de C. J. GÓMEZ CARRASCO, “Jóvenes, hogar y ciclo de vida en Albacete a finales del Antiguo Régimen. Grupos sociales y lógica de reproducción”; I. DUBERT, “Attraction urbaine et dynamiques migratoires du Service domestique en Galice, 1752-1924”, Annales de Démographie Historique, no 1, 2001, pp. 155-176.

56 Como indica E. HOBSBAWM, Sobre historia, opus cit., p. 26, el pasado deja de ser el patrón cuando el cambio social se acelera o transforma la sociedad más allá de cierto punto.

57 D. S. REHER, Town and country in pre-industrial..., opus cit., p. 46.

Table des illustrations

Titre Tabla 2. Población activa por sectores y regiones en núcleos urbanos de más de 5000 habitantes (España, 1787)
Légende Fuente: D. S. REHER: Town and country in..., opus cit., p. 51
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/5382/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Titre Tabla 3. Grupos socio-profesionales en algunos núcleos urbanos a finales del siglo XVIII
Légende NOTA: En los datos de León, Astorga y La Bañeza los labradores y jornaleros tienen los datos conjuntos. Entre los pobres en Alcaraz se han incluido los vecinos de oficio desconocido.Fuente: para Albacete padrón del censo de Floridablanca de la Villa de Albacete (AHPA Secc. Municipios, caja 433); para Cáceres M. RODRÍGUEZ CANCHO, La villa de Cáceres en el siglo XVIII (demografía y sociedad), Cáceres, 1981, pp. 146-147; para Alcaraz vd. F. GARCÍA GONZÁLEZ, La Sierra de Alcaraz en el siglo XVIII..., opus cit., p. 204, sobre datos del padrón de Floridablanca; para Bilbao, Santander y Santiago vd. R. LANZA GARCÍA, “Ciudades y villas de la Cornisa Cantábrica en la época moderna”, en J. I. FORTEA PÉREZ (ed.), Imágenes de la diversidad. El Mundo Urbano en la Corona de Castilla..., opus cit., p. 176; para las ciudades de León L. RUBIO PÉREZ, La Historia de León. vol. III. Edad Moderna, León, p. 222.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/5382/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 186k

Auteurs

Instituto de Historiografía. Universidad Carlos III.

© Publicações do Cidehus, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search