Version classiqueVersion mobile

Sociedade, Família e Poder na Península Ibérica

 | 
Juan Hernández Franco
, 
Mafalda Soares da Cunha

Famílias portuguesas em Castela / Familias portuguesas en Castilla

Familias portuguesas en la España Moderna1

Juan Hernández Franco

Texte intégral

  • 1 El autor del artículo desea hacer constar que lo concluyó en octubre de 2005. Eso motiva que intere (...)

1Sin pretensión de establecer una clasificación definitiva, podemos señalar que las familias portuguesas que llegan a Castilla en los siglos XVI y XVII pertenecen en su inmensa mayoría a dos grupos. El primero se distingue claramente por la fe que han profesado anteriormente sus padres y por la forma en que ellos practican la religión y viven la vida. Nos estamos refiriendo, aunque no exista unanimidad en el término, a los cristãos novos o cristianos nuevos portugueses, marranos u hombres de la nación, dentro de los que hay una diversidad profesional considerable, pues no todos fueron hombres de negocios –tipo João Nunes Saraiva, Simão Pereira, Manuel Enríquez, Francisco Díaz Méndez Brito, Diego Gómez de Salazar, Manuel de Cortizos....–, ya que también hubo comerciantes al por menor, hombres de ciencia e, incluso, agricultores. El otro grupo lo forman aquellas familias de nobles, magistrados y militares que tras la unión dinástica que tiene lugar en 1580, es decir durante el llamado Portugal dos Filipes, van a trasladarse a Castilla motivados por la política de atracción cortesana y matrimonial impulsada por los monarcas y sus ministros –a la postre, la mejor forma para que las elites portuguesas no se sintieran parte de una provincia, sino de un reino–.

2Ahora bien, más allá de la procedencia, entre estos dos grupos sociales las relaciones y coincidencias son escasas. Quizás la única excepción la constituya, al menos para los que viven en Madrid y poseen cierto status social (fidalgos, militares, eclesiásticos, magistrados y hombres de negocios) la pertenencia a la Irmandade dos Devotos de Santo António dos Portugueses na Corte. De ahí, que abordemos por separado las circunstancias que a ambos grupos inducen a trasladarse de Portugal a Castela, y cómo participan las familias en ese desplazamiento y de qué forma se instalan en la organización social castellana.

Actitudes de las familias cristãs novas ante la persecución religiosa y las adversidades económicas: emigración en busca de mejores formas de vida (siglos XVI-XVII)

  • 2 L. SUAREZ FERNANDEZ, Los judíos españoles en la Edad Media, Madrid, 1980, y La expulsión de los jud (...)
  • 3 S. SCHAWARZ, Os Cristãos novos em Portugal no século XX, Lisboa, 1925, y A. NOVINSKY, “Judíos y cri (...)

3Ciertamente, antes de 1492, hubo ya emigraciones de judíos castellanos a Portugal. Pero la historiografía, de forma unánime, señala el hecho político de la expulsión de los judíos de los Reinos de la Monarquía Hispánica como el momento determinante en que un importante número de sefarditas, cuando menos veinte mil familias, que no se convierten al cristianismo tras el edicto promulgado el 31 de Marzo de 1492 por los Reyes Católicos –que muy probablemente como ha indicado L. Suarez Fernández no pretende su expulsión, sino la erradicación del judaísmo, o lo que es lo mismo, la práctica de una única religión que coincida con la confesión de la Monarquía2– ponen destino a Portugal; a la postre el territorio más próximo y seguro, pues podían continuar practicando su fe. En este Reino, la mayoría de familias judías que llegan, con excepción de algunas –sobre unas seiscientas– que se instalan en las ciudades con mayor actividad comercial, no poseían muchos recursos económicos y se establecen en tierras fronterizas, pobres y no demasiado pobladas: Tras-os-Montes, Beira Baixa, Alentejo y el Algarve. Intentan seguir su modo de vida y sus prácticas culturales. Buen ejemplo de ellos ha ocurrido hasta el siglo XX en el pueblo de Belmonte, donde buena parte de sus habitantes se han mostrado orgullosos de ser descendientes de judíos por “los cuatro cuartos” y sólo católicos de “cara al mundo”3.

  • 4 H. MÉCHOULAN (dir.), Los judíos en España. Historia de..., pp. 9-10.
  • 5 E. BENITO RUANO, Los orígenes del problema converso, Barcelona, 1976.

4De nuevo la política desempeña un papel importante para el discurrir de los sefarditas de la Península Ibérica. Poco tiempo le duraría al judío castellano, como también al portugués, la posibilidad de continuar con su religión. A finales de 1496, Manuel I obliga a los judíos a abandonar su Monarquía. Y como este camino lo siguen bastantes, dando lugar a lo que E. Morin ha llamado la “diáspora en la diáspora”4, o segundo gran exilio de los sefarditas, el rey Manuel, el 19 de Marzo de 1497, obliga (posiblemente por la sangría económica que supone la emigración) a los judíos que permanecen en Portugal a convertirse. Surge, pues, un “problema”, que ya tenía Castilla desde 13915, el de los conversos.

5Así pues, en Portugal, como en Castilla años antes, concluía una etapa de convivencia religiosa y se iniciaba otra –llamada la era de los cristianos nuevos– en la que la asimilación social de los descendientes de judíos es harto difícil, pues la eterna sustancia del origen –nunca perdonada ni olvidada por el pueblo cristiano viejo– y las propias dudas, fingimientos y formas de vida de una parte de los conversos, incapaces de romper con las prácticas culturales del pasado, será un lastre dentro de una sociedad en la que eran miembros de pleno derecho.

6Prueba indiscutible de esa difícil integración del converso en la sociedad portuguesa, serán los pogroms o persecuciones (especialmente la que tiene lugar en Lisboa el año 1506); la concesión de perdones generales (1533, 1535, 1548....) por parte de la Monarquía, entre otros fines para devolverles la fama y honra de cristianos viejos, aunque fuese a costa de sumas importantes de dinero; la implantación de estatutos de limpieza de sangre por parte de instituciones sociales con el fin de impedir al converso el acceso a las mismas; o, la autorización papal el año 1536 a la Monarquía portuguesa para establecer una Inquisición, que desde luego centra más sus propósitos en atacar indiscriminadamente al sector de la “burguesía” compuesto mayoritariamente por los cristianos nuevos, que en corregir a los conversos que continuaban practicando la ley de Moisés. Y no acabará en el siglo XVI las penurias y persecuciones, pues tras el Portugal dos Filipes, Pedro II promulgará el año 1683 la “ley del exterminio”, que obligaba bajo pena de muerte a todos los cristãos novos que hubiesen judaizado a abandonar Portugal.

  • 6 J. KAPLAN, Judíos nuevos en Amsterdam, Barcelona, 1996, pp. 107 y ss.

7Por tanto Portugal, como Castilla desde fines del siglo XV, cuenta con un grupo social con plenos derechos políticos y sociales, pero diferenciado y anómico por razones castizas. Y de estos cristãos nuevos, sobre todo, nos interesa saber qué representa para ellos y para quiénes los rodean el hecho familiar. Es sumamente importante. Pues nos encontramos con que más allá de supuestos elementos de identificación como los rasgos físicos y psicológicos comunes a todos ellos, y que en realidad es producto de una fuerte corriente antisemita que anida en los cristianos viejos; o de rasgos que la historiografía judía considera no desaparecidos, como la continuidad de las prácticas religiosas mosaicas y la pervivencia de la etnia; o bien de rasgos más positivos que una renovada historiografía sobre el converso destaca, como su religiosidad interior, la valoración del mérito individual, el menosprecio de la honra, y la insumisión frente a la ignorancia; lo que a todos los integrantes del “mundo converso” ibérico es casi siempre común es la solidaridad familiar, que ya en pleno siglo XVII detecta el arbitrista Martin González de Cellorigo en su alegato a favor de los conversos portugueses. Una solidaridad que se forja en el origen, en la ascendencia común, en un parentesco que no es capaz de destruir ni la distancia temporal, ni los distintos credos religiosos que observen los convertidos. Y buena prueba de ellos la encontramos no solamente en la protección que se prestan frente a su mayor enemigo, más allá de la sinceridad de su conversión, es decir la Inquisición; o en la redes comerciales que establecen para desarrollar su actividad comercial, ya sea el gran o el pequeño comercio; sino y, sobre todo, en el hecho de seguir manteniendo y ampliando los lazos y la solidaridad familiar a través del matrimonio. AI respecto, conversos de Portugal y de Castilla no tuvieron en cuenta la existencia de diferencias ideológicas y religiosas, o bien con los “nuevos judíos” de Amsterdam, Hamburgo o Londres, y casan entre ellos, formando una comunidad afianzada por los lazos familiares y de parentesco. El vínculo familiar es un elemento transversal dentro del mundo converso de origen sefardí6.

  • 7 A. DOMINGUEZ ORTIZ, Los judeoconversos en la España Moderna, Madrid, 1992.
  • 8 M. ALPERT, Criptojudaismo e Inquisición en los siglos XVII y XVIII, Barcelona, 2001.

8Debemos retomar el tiempo histórico y conocer las causas por la que tanto una parte de los judíos castellanos convertidos en Portugal, como de judíos portugueses conversos, en esencia todos ellos –a los ojos de los cristianos viejos– cristãos novos, deciden en diferentes momentos de los siglos XVI y XVII, dejar la que era tierra de adopción o nacimiento, y venir a Castilla. Estudios de carácter general como los de A. Domínguez Ortiz7, o el más reciente de M. Alpert8, señalan, entre otras, las siguientes causas:

  • El ambiente antisemita que rodea a los conversos. De poco sirvieron los perdones generales concedidos por la Monarquía portuguesa, pues los cristianos viejos les impiden desarrollar su vida y sus actividades con tranquilidad.

  • Para los que habían salido de Castilla con motivo de la expulsión de 1492, la añoranza de una patria y, sobre todo, de unas tierra en la que permanecían sus familias y antiguos correligionarios de fe, con los que continuaban manteniendo lazos de parentesco y de amistad.

  • EI mayor peso económico alcanzado por Castilla conforme transcurre el siglo XVI, motivo por el que tras la llegada de los Austrias al trono de Portugal, los conversos que se dedican al comercio y a las finanzas estimaron que existían mejores expectativas al otro lado de la frontera para sus negocios. En Castilla, al menos la Monarquía los acogió bien, debido a que eran súbditos que poseían capital y técnicas financieras suficientes para convertirse en sus asentistas –como ocurre a partir de 1627–.

  • La dura represión llevada a cabo por la Inquisición portuguesa contra los cristianos nuevos. En cambio, la española se muestra más condescendiente con los conversos, en general, a partir de 1560, y con posterioridad escucha las recomendaciones de la Monarquía de cierto grado de tolerancia hacia el converso de origen portugués. De todos modos, ello no es óbice para que en los autos de fe que tienen lugar a finales del siglo XVI y a partir de la tercera década del siguiente siglo los cristãos novos se encuentren entre los principales encausados.

9Sin embargo, los trabajos específicos llevados a cabo sobre los movimientos migratorios de conversos portugueses hacia Castilla, permiten señalar etapas y características de esos desplazamientos de una forma más concisa.

10La primera etapa se localiza en las décadas de 1540 y 1550. Es decir, tras el establecimiento de la Inquisición en Portugal y la definitiva eliminación de las limitaciones con que actúa durante los primeros once años de su implantación (1536-1547). Y aunque ciertamente la Monarquía portuguesa prohibía a los judeoconversos el camino del exilio, la dura represión inquisitorial –en particular la del tribunal de Coimbra– motiva que los cristianos nuevos de la región de Beira crucen la frontera hacia Castilla, convirtiéndose en pioneros de un movimiento migratorio que ya no se interrumpirá hasta los años sesenta y setenta del siglo XVII.

  • 9 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal. Solidaridades y tensiones en la comunidad judeoconversa, (...)
  • 10 R. CARRASCO, “Preludio al ‘siglo de los portugueses’. La inquisición de Cuenca y los judaizantes lu (...)

11La segunda etapa encuentra su año clave en 1580. Ese año Felipe II, rey de la Monarquía Hispánica, se convierte, a su vez, en monarca del Reino de Portugal. Este acontecimiento allanó las dificultades para atravesar la frontera castellana y propicia el crecimiento de un movimiento migratorio hacia el vecino Reino de Castilla. En lo que no hay acuerdo historiográfico es en las razones del citado movimiento, aunque las explicaciones dadas no tienen por qué resultar contradictorias. Unos cruzan la frontera o la “raya” a consecuencia de las relaciones sociales que existen entre los conversos de uno y otro lado –como lo prueba mujeres que viene a Ciudad Rodrigo a contraer matrimonio concertado previamente por sus padre-; otros por las expectativas de mejorar la forma de vida en los económico y en lo socio-religioso–. En ambos casos el camino que recorren no fue muy largo. Casi todos proceden de Beira y del Alentejo, y se instalan en Extremadura y Salamanca9. Una segunda interpretación adelanta un poco la cronología –hacia los años setenta– relativa a la salida de los conversos de Portugal, y aunque valora las condicionantes religiosas, da mayor importancia a la crisis económica por la que atraviesa Portugal. En este reino se está pasando hambre y por este motivo familias llegadas de Castela a causa de la expulsión, regresan en varias veces. Primero los varones jóvenes, con posterioridad su mujer e hijos en casos de tenerlos, y, finalmente sus padres y hermanos. Parte de ellos se instalan en grandes ciudades, especialmente en Madrid y Sevilla –dónde según los cálculos un tanto elevados de Azevedo en su História dos Cristãos-Novos Portugueses, la cuarta parte de la población es de origen portugués–. Bastantes más en pequeñas localidades, catalogables como pueblos rurales; fundamentalmente en la Mancha y norte del Reino de Murcia, por razones que tienen que ver con la proximidad de una frontera—el Reino de Valencia—, y con las ventajas económicas, especialmente relacionadas con el comercio, pues se trata de una zona de paso entre Castilla y su litoral y entre Andalucía y el Reino de Valencia10

  • 11 J. KAPI.AN, Judíos nuevos..., opus cit., pp. 11-20; y D. SWETSCHINSKI, “Kinship and commerce: the f (...)

12La tercera fase del movimiento migratorio de los cristãos-novos hacia Castilla tiene su fecha decisiva a partir de 1627. De todos modos, debe tenerse en cuenta la existencia de precedentes, como son las favorables medidas tomadas por Felipe III en los primeros once años de su reinado, al concederles libertad de movimiento (1601) y conseguir del Papado un perdón general (1605). Tales medidas permitieron a familias de conversos portugueses relacionados con el comercio y las finanzas instalarse en Castilla; incluso, más allá, ya que alcanzaras “terras de judesmo”, como Amsterdam, donde pudieron seguir la ley mosaica libremente y, a partir de entonces, fundar la comunidad sefardí más importante del continente europeo11. Pero diversas razones, entre otras las quejas procedentes de Portugal por la salida de ricos y formados componentes de la “nación hebrea”, y el espíritu intransigente en materia de minorías étnico-religiosas de la Monarquía Hispánica a partir de 1609, explican las prohibiciones que recaen sobre los cristianos nuevos portugueses para venir a Castilla.

  • 12 I. RÉVAH, “Le plaidoyer en faveur des Nouveaux-Chrétiens portugais du licencie Martin González de C (...)

13A pesar del giro que acabamos de indicar, la benevolencia hacia los cristãos novos dedicados a las finanzas que se aprecia en los comienzos del reinado de Felipe IV, ya se percibe en los últimos años del de su padre. La Monarquía estudia los memoriales en la que hombres de finanzas conversos portugueses, de nuevo, solicitan la reposición de la libertad de movimiento alcanzado el año 1601; y entre los que buscan soluciones para los graves problemas de la Monarquía, es decir los arbitrista y en particular uno de su más destacados componentes, Martin González de Cellorigo, en su “Alegación” (1619), propone como paliativo que se tomen las medidas oportunas para que los cristãos-novos puedan integrarse dentro de una sociedad mayoritariamente cristiano vieja12. De todos modos, la cuestión de la libertad de movimiento, perdón e integración social no eran cuestiones fáciles de conceder, debido a la rotunda oposición de la Inquisición portuguesa.

  • 13 La cuestión de los banqueros portugueses ha sido espléndidamente tratada por J. C. BOYAJIAN, Portug (...)
  • 14 C. SANZ AYÁN, Los banqueros de Carlos II, Valladolid, 1989.

14La realidad hacendística en la que se desenvuelve la Monarquía Hispánica en 1627 –más que las propuestas de Juntas y las consultas que lo más pudientes cristãos novos efectúan a Felipe IV–, fue determinante a la hora de permitir que, fundamentalmente, el selecto grupo financiero de los hombres de la nación pudiera salir de Portugal a partir del 26 de junio del citado ano. La mayor parte de los historiadores están de acuerdo en que tal decisión no la toma Felipe IV debido a las posibles inclinaciones filohebreas del valido Olivares. El hecho concreto fue la crisis financiera que se cernía sobre la Monarquía Hispánica y la dificultad para renegociar los asientos con los banqueros genoveses, lo que llevó al Conde-Duque a proponerlos como financieros, siguiendo los deseos expresados por las Cortes de Castilla y los arbitrista, relativos a que fueran súbditos de la corona los que anticipasen los fondos monetarios que se necesitaban. Así lo hace y encarga –sin pensar bastante en la opinión pública– a banqueros portugueses como Manuel Rodríguez, Nuno Díaz, Duarte Fernández, Manuel de Paz, Simón Soares, Juan Nuñez de Saravia, Manuel Cortizos, Simón y Lorenzo Pereira... de la gestión de los asientos13. Cuestión esta última para la que los hombres de la nación disponían tanto de recursos económicos como humanos, pues contaban con una extensa red de naturaleza familiar y cultural que les permitía tener enlaces tanto en las grandes plazas (Amsterdam, Londres, Amberes, Hamburgo, Venecia...) como en el más minúsculo pueblo castellano (en este caso mediante arrendadores y recaudadores de impuestos). La citada estructura financiera permanecerá incólume hasta el reinado de Carlos II, en la que banqueros portugueses como los Baez Eminente continúan siendo los principales hombres de negocios14.

  • 15 J. I. PULIDO SERRANO, Injurias a Cristo. Religión, política y antijudaísmo en el siglo XVII, Alcalá (...)
  • 16 J. L. D’AZEVEDO, História dos Christãos Novos Portugueses, Lisboa, 1921, anejo 9.

15La consecuencia del acuerdo financiero alcanzado con los banqueros portugueses, acompañado dos años más tarde con la libertad de movimiento para todos los cristãos novos portugueses, es una avalancha de familias conversas hacia Castilla. Hasta el punto que, a comienzos de 1630, en Madrid hay parroquias en las que son mayoría, como ocurre en las de San Ginés, San Millán o San Sebastián15. En total, un memorialista calculo que hacia mediados del siglo XVII unos 70.000 cristãos novos se habían instalado en Castilla16.

  • 17 J. CARO BAROJA, Los judíos en la Historia Moderna y Contemporánea, Tomo II, Madrid, 1978, pp. 59-76
  • 18 M. EBBEN, “Un triángulo imposible: la Corona española, el Santo Oficio...”, opus cit., pp. 541-556.
  • 19 A. DOMINGUEZ ORTIZ, Los judeoconversos..., opus cit., pp. 90 y ss.

16La presencia de estos conversos, aunque el hecho no sea transcendente para la orientación del presente trabajo, vuelve a reactivar el “problema converso”. Inicialmente la Inquisición española le hace frente persiguiendo a destacados banqueros, como es el caso del gran asentista João Nunes Saravia17. Posteriormente, tras ocupar el trono de Portugal un Braganza y cesar como valido Olivares, se emprenden “persecuciones masivas”18; prueba de ello es que tras la sustitución del acomodaticio inquisidor general Antonio de Sotomayor por el obispo de Plasencia, don Diego Arce Reinoso, su presidencial fue desdichada para los cristãos novos. La política rigurosa de éste, se traduce en 17 autos generales y muchos más de menor categoría, en los que llegan a salir 13.000 penitenciados, en su mayoría judaizantes19.

  • 20 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal…opus cit., p. 248, y J. CONTRERAS, El Santo Oficio de la I (...)

17De todos modos las condiciones de vida y seguridad no debían ser mejor en Portugal, pues la historiografía detecta una última y cuarta fase migratoria de cristãos novos a Castilla. Posiblemente sea la menos conocida. Comienza en la década de 1660, es decir una vez concluida la contienda entre el Portugal de los Braganza y la Monarquía Hispánica de los Austrias, y se extiende hasta la década de 1680. Durante la misma los conversos portugueses se instalan preferente en lugares situados al otro lado de la raya, desde Galicia hasta Extremadura, aunque como había ocurrido anteriormente algunas familias llegan hasta el levante español. Las razones de este desplazamiento parece encontrarse en el recrudecimiento del antisemitismo en Portugal20

Las familias de conversos portugueses en Castilla: endogamia, solidaridad y practicas culturales

  • 21 J. CARO BAROJA, Los judíos en la Historia Moderna.., T. I, p. 221.

18Quizás una de las circunstancias que depara el hecho sobre el que acabamos de tratar, la emigración, y que en su momento captó J. Caro Baroja21, es que al tratar de las familias que se establecen en Castilla a partir del siglo XVI y, sobre todo, durante el siglo XVII, no podemos distinguir entre familias de cristãos novos portugueses que vienen por vez primera a Castela, y el regreso de familias conversas de origen castellano. Para la sociedad cristiano vieja que los recibe e incluso para las familias cristianos nuevos que nunca abandonan Castilla y casi se han asimilado a la sociedad veterocristiana –con la que tuvieron escaso o nulo contacto–, tanto los que emigran como los que vuelven a la tierra de sus ascendientes son familias de marranos portugueses.

19Se trata de familias que viven en un mundo propio, endógamo, encerrado en sí mismo, solidários, es decir, una microsociedad con rasgos culturales propios, como lo habían sido los judíos en Castilla antes de la conversión.

20Prueba de lo que décimos, lo vamos a encontrar en las diferenciadas características de las familias cristiano nuevas, empezando por las pautas endógamas que sirven para resguardar su orden social, y continuando con la estructura del hogar, la forma de residencia, el rol de las esposas dentro del matrimonio, o la propia cultura en que vive la familia dentro de los muros de su hogar.

  • 22 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal..., opus cit., p. 83.

21Comenzaremos por la estructura familiar. Los de por si ya contestados tipos de casa que nos ha propuesto P. Laslett para la sociedad europea, aún resultan más difícil de ajustar a las familias conversas procedentes de Portugal. Subscribimos plenamente lo expuesto por Pilar Huerga, pues tras diversos autores encuadrar a estas familias dentro de la tipología nuclear, otros dentro de las extensas y otros dentro de familias múltiples, señala que resulta imposible definir a la familia conversa limitándola a algún de tipo de hogar22.

22Son circunstancias como el desarrollo del ciclo vital, o la ruptura de la familia nuclear por hechos derivados de la persecución inquisitorial de la que son objeto los cristianos nuevos portugueses por la sospecha de practicar la religión de sus antepasado y la consiguiente desaparición de algunos de sus miembros, lo que influye en el fluctuante tipo de hogar que encontramos entre las familias conversas; a diferencia de un modelo –el nuclear– más estable y frecuente entre las familias cristiano viejas situadas al sur de la línea que va de Lisboa a Logroño.

  • 23 R. CARRASCO, “Preludio al ‘siglo de los portugueses’… opus cit., p. 551.

23Tras contraer nupcias es frecuente –aunque existan casos que demuestran lo contrario, como el de Bernabé Rodríguez que vive en Tobarra, el cual antes de casarse derriba la vivienda para edificar otra capaz de dar alojamiento a la nueva pareja y hacer posible que con ello sigan cohabitando sus cuatro hermanos23– que la tipología de la casa sea nuclear, es decir el matrimonio y los hijos que vaya habiendo durante el tiempo que dura la unión. Ahora bien, pasado algún tiempo, tenemos que la ruptura de otra familia nuclear emparentada con ella, ya sea por motivos biológicos, de persecución inquisitorial o formación laboral, influye en que la casa inicialmente nuclear se convierta en extensa. La ampliación, motivada en el fondo por la solidaridad familiar, puede ser hacia arriba, es decir viudas más que viudos que son acogidas por un hijo mayor, lateral, o lo que es lo mismo, la viuda que viene a residir en casa del hermano, la cunada y sus hijos; y aquella que incluye tanto una ampliación hacia arriba como lateral y hacia abajo, al llegar a la casa uno de los padres, algún hermano/a y sobrinos.

  • 24 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal..., opus cit., pp. 82-85.

24Esta misma tipología de casa extensa y sus variedades de ampliada hacia arriba, hacia abajo o lateral, o incluso casas con familias múltiples, no solo la ocasiona causas relacionadas con la persecución inquisitorial o el accidente biológico. También el cambio en la tipología del hogar puede provocarlo las emigraciones motivadas por mejores expectativas de vida, y por cuestiones de carácter profesional –el aprendizaje por parte de un sobrino de oficios relacionados con el comercio y el empréstito–. Es el caso de la familia formada por Gaspar Rodríguez de los Reyes y Ana Rodríguez del Cano y sus ocho hijos, residentes en Ciudad Rodrigo. Una de las hijas, Isabel, casada con Diego Rodríguez Pacheco se traslada a Madrid y acogen en su hogar a tres sobrinos. Situación similar se da con los miembros de esa misma familia que marchan de Ciudad Rodrigo a Ledesma, llevándose con ellos a ascendientes. Por su parte María Nuñez del Cano, nieta de Gaspar y Ana, se traslada a Madrid y forma una familia nuclear, convirtiéndose después en múltiple, pues años después residiran junto a los esposos una hija con su marido, y un sobrino de María que ha quedado huérfano, Gaspar Rodríguez del Cano, que es educado y formado para la vida de los negocios en la casa de sus tíos24.

  • 25 R. CARRASCO, “Preludio al ‘siglo de los portugueses’...”, opus cit., pp. 550-551.

25No todas las familias que encontramos entre los cristianos nuevos portugueses asentados en Castilla pueden encuadrarse dentro del sistema clasificatorio elaborado por Laslett. En sus estudios sobre la Mancha y el norte del Reino de Murcia, R. Carrasco aporta ejemplos de familias patriarcales. Parentelas residentes en la misma calle, y todos los miembros, con frecuencia tres o cuatro familias nucleares, se encuentran sometidas a la autoridad moral, religiosa, económica y de toma de decisiones de un jefe o patrón familiar –que conoce la ley de Moisés, organiza la actividad profesional de los miembros de la familia, planifica los matrimonios...25–.

26La evolución en los tipos de hogar que acabamos de indicar y, sobre todo, algo mucho más importante, el orden social que poseen las familias de cristianos nuevos portugueses, guarda estrecha relación con el rito de paso que es el matrimonio y la sucesión de hechos que acontecen a lo largo de su duración.

  • 26 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal..., opus cit., pp. 57-58

27En el matrimonio, acto que no es formalizado como la unión amorosa entre dos personas, hay cuestiones que en nada difieren los conversos de la nación portuguesa del modo en como lo celebran los cristianos viejos. La primera coincidencia es la que acabamos de exponer; de hecho es muy frecuente que el padre, los hermanos o incluso la madre busquen marido adecuado para sus hijas o sus hermanas. Una segunda similitud la podemos encontrar en la virginidad con la que la mujer accede al matrimonio y la en la fidelidad conyugal al esposo. Una tercera, parte de la normativa legal y, en consecuencia, de la superioridad del marido; es decir, la mujer de cristiano nueva portuguesa se encuentra supeditada a la autoridad del marido, aunque la actividad comercial de los esposos, haga que con frecuencia la encontremos realizando funciones que superan la labores del hogar y ocupándose de las tiendas, mientras sus conyugues viajan. De todos modos, casos excepcionales, rompen como siempre está propuesta generalizadora que a veces intenta realizar el historiador. Es el caso de algunas mujeres que se atreven a rebelarse contra ese orden andrógino, como la pacense María Adame, perteneciente a una rica familia de comerciantes, que casa con un “morisco de nación”; al llevarlo a cabo, transgrede convenciones sociales referentes al matrimonio, desobedece la elección de pareja que prefieren sus hermanos y se casa por amor26.

  • 27 R. CARRASCO, “Preludio al ‘siglo de los portugueses’...”, opus cit., pp. 548-549.
  • 28 E. PUENTES QUESADA, “Un linaje ‘portugués’ en Pastrana. La familia de sederos de Simón Muñoz”, Manu (...)

28Junto a los comportamientos similares otros que difieren, como puede ser el temprano acceso de la mujer al matrimonio, el reducido porcentaje de celibato entre hombres y mujeres de la nación portuguesa, la elevada procreación y el tipo de residencia. Todo parece indicar que la mujer contrae nupcias con dieciséis o diecisiete años, incluso en algún caso con apenas trece. AI contrario que los conversos que nunca salieron de Castilla, o bien de las familias pudientes cristiano viejas o con deseo de promocionar, muy pocos hombres y mujeres de la nación orientan su vida hacia la Iglesia. Los matrimonios fueron extremadamente prolíficos y resistieron bien los efectos adversos de la alta tasa de mortalidad infantil de la época, pues el promedio de hijos por pareja en estudios concretos sobre conversos portugueses asentados en Castilla La Mancha, nos sitúan ante una ratio de 4,5, es decir casi el doble de los que viven en los hogares de las familias cristiano viejas.27 Por último, el tipo de residencia conyugal, al menos en el caso de las familias de comerciantes de la nación portuguesa –hecho que hemos de decir que se encuentra generalizado entre otros grupos sociales dedicados a esta profesión, no es virilocal, sino uxorilocal. Es decir, los hijos salen de la casa de los padres y del lugar de residencia de los mismos y se instalan en localidades diferentes con el fin de ampliar la red de factores de la casa comercial; en cambio, las hijas permanecen en la casa y son casadas con mercaderes y tratantes de mercancías no naturales de la localidad, con lo que se consigue que aporten nuevos recursos económicos, y la ampliación de conexiones tanto parentales como con otras familias relacionadas con sus yernos. Entre otros muchos casos, está práctica de recepción de yernos y salida de hijos varones de la casa de los padres con fines encaminados a la prosperidad del negocio, ha sido probado a lo largo de una secuencia de cuatro generaciones por E. Puentes en su estudio sobre la familia Muñoz, residente en Pastrana, principal centro sedero de la Alcarria y con una gran colonia de gentes de la nación portuguesa28.

29De todos modos, si hay algo en lo que sean coincidentes la mayor parte de los estudios sobre las familias de la nación portuguesa y la cuestión matrimonial, es en presentar este cambio en el ciclo vital como pilar principal del cierre del grupo en sí mismo y del mantenimiento de su orden social interno. En concreto, se produce una triple endogamia, aunque de naturaleza diferente, con el fin de estrechar las relaciones a través del matrimonio entre las familias sefardíes proveniente de Portugal y de preservar sus diferencias sociales y culturales respecto a la macrosociedad cristiano vieja, que nunca tuvo confianza en las familias del otro lado de la raya.

  • 29 J. KAPLAN, Judíos nuevos..., opus cit., p. 114.

30Una endogamia de tipo étnico, de la que no están ausentes los principios religiosos, y que se concreta en matrimonios entre miembros de familias de la nación, debido a la repugnancia que les produce contraer matrimonio con los “gentiles”. Antes que un matrimonio con un cristiano viejo, al que tan dados fueron los conversos castellanos, los conversos que regresan o por vez primera vienen de Portugal, prefieren casar con gente de su propia cultura, idiosincrasia y forma de vida; o, incluso, como ha indicado J. Kaplan, al seguir el rastro de este grupo fuera de la Península Ibérica, especialmente en Amsterdam, con “judíos nuevos” de origen serfadí –nunca con los ashkenazies29–.

  • 30 E. PUENTES QUESADA, “Un linaje ‘portugués’ en Pastrana…”, opus cit., p. 170.
  • 31 J. I. PULIDO, Injurias a Cristo..., opus cit., pp. 117-118.

31Una segunda endogamia es de tipo social –más correctamente deberíamos llamarla homogamia–, y en ella concurre el propósito de no alterar la estratificación social del grupo, estableciéndose como condición entre contrayentes que no existan diferencias en estatus, riqueza, e incluso en antigüedad y calidad del honor del linaje. Son numerosos los ejemplos que al respecto se pueden poner. Sirvan como demostración la saga de los comerciantes de seda de los Oliveira, instalados en Pastrana, cuyos hijos casan con varones y hembras de familias igualmente comerciantes, procedentes de la misma región portuguesa que los Oliveira, con el fin de conocer bien su posición social y la antigüedad de su linaje30. O bien el de la familia que forman Domingo Luís, mercader de paños residente en Madrid, y Beatriz Nuñez. Tuvieron un hijo y seis hijas, de las cuales cinco consiguen esposos cuya profesión era el comercio31.

  • 32 E. PUENTE QUESADA, “Un linaje ‘portugués’ en Pastrana…”, opus cit., pp. 170-171; R. R. CARRASCO, “P (...)

32Pero esta reproducción y mantenimiento del orden social alcanza sus niveles más seguros, cuando el término endogamia se desarrolla en su forma más exacta, es decir mediante matrimonios dentro de la parentela o círculo de consanguíneos más próximos. No se trata la endogamia parental de una práctica exclusiva del mundo converso. Sabido es que la tanto la nobleza como los campesino del sur de Europa bordean las regias de la consanguinidad prohibida, recomponiendo las líneas familiares y el patrimonio mediante matrimonios, a veces recíprocos o múltiples, en los que participan descendientes de un mismo tatarabuelo en unos casos, o colaterales (sobrinos de un ego por vía masculina y femenina) en otros. Lo llamativo en el caso de un porcentaje destacado de familias de la nación, repartidas por Salamanca, Extremadura, Castilla la Nueva y norte del Reino de Murcia, es que tras una o dos generaciones de matrimonios homogámicos, la segunda, tercera o cuarta generación familiar refuerza o cierra más los signos de identidad cultural y la situación socio-económica estableciendo enlaces matrimoniales entre primos hermanos, tíos y sobrinas o primos en segundo grado. De esa forma, aun alterando las regias del parentesco católico que impide enlaces hasta que no se sobrepase el límite de los primos terceros, se reconstruye la unión familiar y todo lo que ello lleva implícito de control, autocohesión, seguridad, secreto y reproducción de formas de vida características de las familias sefardíes de la nación portuguesa, a la vez que se vuelve a recomponer el patrimonio familiar32. A la postre, y teniendo presente que en ocasiones el parentesco entre dos personas era doble: cuñado/cuñado, suegro/yerno y suegra/nuera e hijastra, la endogamia consanguínea refuerza, a la vez, la intensidad de las relaciones familiares y las relaciones del grupo social, cuestiones más que necesarias en una comunidad en constante movilidad por su profesión de mercaderes y hombres de negocios, absolutamente separada de la macrosociedad cristianovieja, y sujeta a la persecución de la Inquisición –con el efecto perjudicial que esto representa para la continuidad biológica de la familia–.

Fuente: P. Huerga Criado, En la raya de Portugal..., opus cit., p. 72

  • 33 M. ALPERT, Criptojudaismo e Inquisición.... opus cit., p. 198.

33Ya sea de forma única o combinada, endogamia de nación, endogamia social y endogamia de parentesco fueron recursos sociales claves, ya se tratase de importantes financieros, de mercaderes de vara, o de buhoneros que forman parte de los hombres de la nación. Y sobre esas columnas descansa la solidaridad que en la mayor parte de las ocasiones sirve para mantener unas cerradas relaciones con otras familias marranas, ya se encuentren en la propia Castela, o por el contrario hayan salido de estas tierras de idolatría. Las endogamias, en fin, cohesionan a los cristianos nuevos que salieron de Portugal, y esta práctica social se extiende en el tiempo. En el tardío año de 1755, con el Santo Oficio dando sus últimas dentelladas en carnes y recursos de las familias sefardíes, éstas siguen haciendo uso de esta defensa o estrategia de naturaleza endógena. Diego Ventura Pastor, detenido el 6 de mayo del citado año por la Suprema, según uno de los testigos había casado con “mujeres de la gente”, especie de traducción directa del portugués de la naçao; y tan arraigada estaba esta costumbre en los principios culturales de los emigrados de Portugal, que existen testigos que señalan que algunos de los miembros de la familia Ventura han casado mal “por no ser los maridos de la gente”33.

  • 34 P. MIRALLES MARTINEZ, La sociedad de la seda: comercio, manufacturas y relaciones sociales en Murci (...)

34Como vemos la disolución de la solidaridad y la endogamia tardó tiempo en comenzar a cundir entre las familias de la nación portuguesa que emigran a Castilla. En esa larga duración de la cohesión tiene que ver, bastante, la forma de vida que se desarrolla en el interior de las familias; y más, en concreto, con el importante papel de las mujeres –bastante más destacado que el que poseen en otra minoría como la morisca–. Hacer hincapié en el destacado papel que desempeñan las mujeres, no supone que la dirección del hogar deje de corresponderle al marido o al padre, el más “completo” de la familia y al que la las leyes confieren autoridad sobre los restantes miembros; de hecho es el “señor de todo”. Sin embargo existen diversos indicios que engrandecen la figura de la mujer, ya que las mujeres de mayor edad desempeñan una destacada función en la transmisión de la cultura sefardí ibérica; ya que muchas de ellas están al frente de la tienda durante los largos períodos en que el marido se ausenta; ya que a veces manejan la hacienda junto al marido; ya que participan en la dirección de los negocios mediante poder otorgado por el marido; ya que se preocupan por la movilidad social de sus hijos mediante la obtención de cargos públicos34; ya que enderezan los fracasos económicos de sus maridos...

  • 35 M. BODIAN, ‘“Men of the nation’: Shaping of converso identity in Early Modern Europe”, Past and Pre (...)
  • 36 J. CARO BAROJA, Los judíos en la Historia Moderna..., opus cit., T. I, pp. 500-501.

35Toda esa participación en facetas más propias de la actividad masculina, no les resta un ápice en la función principal de la mujer dentro de la familia y de la sociedad: criar y educar. ¿Instruir en qué? En los valores y hábitos más frecuentes de la cultura de la nación, con restos latentes de su pasado judío, pero como se ha dicho muy iberizado35. Y aunque fuesen recuerdos superfluos más que prácticas ortodoxas, a falta de sinagogas, abuelas, tías y madres mantienen vivas prácticas externas como el no barrer la casa los viernes por la tarde, encender el candil ese mismo día, no comprar ni cocinar con tocino...y ensenar –especialmente a las niñas, pues los hombres los aprenden en los largos viajes donde coinciden con otros de la nación– algunas oraciones, preceptos y mandatos de la ley mosaica. Los ejemplos son numerosos, pero quedémonos con el que hace ya algunos años nos expusiera J. Caro Baroja. Refiere el caso de Isabel Nuñez, natural de Ciudad Rodrigo y nacida hacia 1586. A ella la instruye superficialmente en el halajá su madre, y permanece impertérrita en los conocimientos aprendidos, hasta el extremo que entre 1608 y 1669 fue procesada seis veces por el Santo Oficio. Tal hecho no la amedrentó para transmitir su elemental fe a las mujeres de su familia, es decir a sus hijas, a sus dos nietas y a sus dos bisnietas36

Fuente: J. Caro Baroja: Los judíos en la Historia Moderna…, opus cit., t. I, p. 501

36Debido a las causas expuestas, que podemos concretar básicamente, por un lado en el hecho particular de la vivencia de la religión por parte de las gentes de la nación, o para ser más exactos de una forma de vida en la que perduran restos de la ley mosaica, y por otro en un permanente proceso de cierre de la comunidad en sí misma a través de prácticas endogámicas, puede indicarse que la familia fue uno de los instrumentos más eficaces para el mantenimiento de las señas de identidad, la solidaridad y el orden social de una microcomunidad acosada por la mayor parte de los cristianos viejos.

Elites portuguesas en la corte de los Felipes

  • 37 J. F. SCHAUB, Le Portugal au temps du Comte-Duc D’Olivares (1621-1640), Madrid, 2001, pp. 473-480.

37Recientes estudios sobre el Portugal dos Filipes, como los de F. Bouza o J. F. Schaub, ofrecen un considerable viraje sobre las relaciones entre los monarcas de la casa de Austria y su Reino de Portugal en los sesenta años que fueron reyes del mismo. A falta de assintência en Portugal de los Felipes, a la luz de un utillaje conceptual alejado del vocabulario político y constitucional contemporáneo, invita a replantearse las relaciones entre el Reino de Portugal y sus reyes de forma distinta a como lo ha efectuado la historiografía tradicional. De tal forma que la conclusión a la que se llega es que Portugal no pierde su independencia37 –en 1640 los conjurados cambian un rey de Portugal por otro, a Felipe III por João IV, al estimar que el Braganza encarnaba la vuelta a la organización tradicional–.

38Pero durante los sesenta años que los Austrias son reyes de Portugal, las elites, cuando menos, no vieron mal la ausencia de los Felipes.

39Prueba de ello es, primeramente, la colaboración de la parte más relevante de la sociedad portuguesa, especialmente nobles (casa de Basto, Portalegre, Castro Daire, Castelo Branco, Castelo Rodrigo, Portugal de Melo, Miranda, Ericeira....), magistrados y militares con la corona. Se llevan, pues, a la práctica los capítulos XIX y XX del estatuto de Tomar. Esta colaboración dura por lo menos medio siglo. El nombramiento como virreina de Margarita de Mantua el año 1634, y la llegada como hombre de su confianza del Marqués de Puebla de Loraina –castellano y pariente de Olivares– fue inicialmente mal recibida por la nobleza portuguesa, pues suponía una alteración, precisamente, del espíritu de Tomar, o lo que es lo mismo la permanencia de un consejero natural de Portugal a lado de la persona que representa al rey ausente. Sin embargo, el principal motivo del distanciamiento de la nobleza portuguesa respecto del Conde-Duque y, en consecuencia, también de Felipe III, será la enorme influencia que en las cuestiones lusas adquiere un letrado portugués, el secretario del Consejo de Portugal Diogo Soares. Es la cabeza de una importante parcialidad, que además de desarrollar el programa centralista y promover la fiscalidad extraordinaria de Olivares, pone fin a la influencia que anteriormente había ejercido la nobleza portuguesa en el gobierno de su Reino.

40En segundo lugar, el traslado de esas elites, o por lo menos los familiares más destacados, a la corte madrileña. Es el caso de los Moura, los Castro, los Silvas mayores y menores, los Mascarenhas, los Borja y Aragón, los Lopes de Sousa, los Meneses, los Noronha...). Prueba de las adecuadas relaciones entre las principales familias de un lado y otro de la frontera son los matrimonios acordados entre ellas. Cuestión, por otro lado nada novedosa, pues venía poniéndose en práctica desde finales de la Edad Media, cuando algunas de las principales casas portuguesas, o por lo menos algunos de sus miembros, se trasladan a Castilla, como ocurre con los Villena, los Osuna, los Sarría, los Benaventes, los Gelves o los Pastrana. Y en ese periodo de gobierno de los Austria en Portugal, no van a faltar ejemplos relevantes de relaciones familiares intensas. Quizás el más relevante lo encontremos en la casa ducal de Braganza, emparentada desde finales del siglo XVI y a lo largo de los treinta primeros años del XVII con lo más florido de la nobleza castellana: con los Villena, con el Condestable de Castilla, con los Oropesa y con los Medinasidonia.

Fuente: M. Soares da Cunha, A Casa de Bragança..., opus cit., p. 19.

  • 38 M. Soares da CUNHA, A Casa de Bragança, Lisboa, 2000, pp. 21-26.
  • 39 F. BOUZA ALVAREZ, Portugal no tempo dos Filipes. Política, Cultura, Representações (1580-1668), Lis (...)

41El fin de tales matrimonios con castellanos, prefiriendo a los que pudieran establecer con la nobleza portuguesa, visto desde la óptica de la familia ducal, según señala M. Soares da Cunha, es una estrategia con el fin de entretejer una red de parentesco que les colocase en una posición de indiscutible preeminencia, similar a la de los grandes de Castilla38. En cambio, visto desde la casa real de Austria, el fin por el que auspicia estos matrimonios es político; mediante los enlaces quiere reforzar los vínculos que existían entre las casas de los dos reinos y, sobre todo, insertar a las familias portuguesas más importantes en el servido de las casas del rey o de la reina39.

  • 40 La estructura de la familia nobiliaria portuguesa y el transito del linaje a la casa en los siglos (...)
  • 41 N. G. MONTEIRO, O crepúsculo dos Grandes. A casa e o património da aristocracia en Portugal (1750-1 (...)

42A falta de estudios detallados sobre la estructura de las familias nobiliarias portuguesas que llegan a Castilla, presuponemos que en muy poco diferían del modelo que habían establecido en Portugal desde los inicios de la Edad Moderna40. Las antedichas familias reemplazan la organización en torno al linaje por la organización en torno a la casa. Es más interesante para ellas, por cuanto permite la reproducción a través del mayorazgo, recurso institucional que emplean con frecuencia a partir del siglo XVI. Ello supone, como ha indicado N. Monteiro, la existencia en el interior de la casa de una estricta disciplina familiar, inherente al modelo reproductivo vincular41. O, lo que es lo mismo, la preeminencia dentro de la familias nobiliarias del primogénito, la gradual descalificación de las ramas segundogénitas y el aumento del celibato; mientras que en su estrategia matrimonial buscarán alianzas matrimoniales entre estirpes de similar posición social, cuestión que por ejemplo se aprecia claramente en las que se relacionan con otras castellanas: caso concreto de los Sousas, Condes de Miranda, o de los Silvas, Condes de Goubea o Gouveia.

43Destaquemos en el empleo de esta opción de prácticas matrimoniales homogámicas a la familia Moura, Condes de Castel Rodrigo. La usaran tanto con familias portuguesas partidarias de la Monarquía de los Felipes, como con familias castellanas de la grandeza.

Fuente: A. y A. GARCÍA CARRAFA, Enciclopedia heráldica y genealógica hispano-américana, Madrid, T. 57, 1952, pp. 206 y ss.

44De todos modos y, al menos, en lo que se refiere a las familias portuguesas con presencia en la corte castellana, también se puede apreciar que más allá de las estrictas relaciones de sangre, las hubo igualmente de fidelidad. De manera que la familia la forma no sólo el parentesco de afinidad o consanguinidad, sino también el parentesco artificial.

  • 42 F. BOUZA ALVAREZ, Portugal no tempo dos Filipes..., opus cit., p. 220.

45La misma familia de la que escribíamos más arriba, los Marqueses de Castel Rodrigo, en un Memoria de las honras y mercedes efectuadas por el segundo Marqués en los inicios del reinado de Felipe IV (aproximadamente el año 1622), intenta probar que todos los portugueses que son servidores de la casa real son parientes y “criaturas suas y hechuras”. Entre esa parentela artificial que reconoce su patronazgo y existen relaciones casi de familia está Diego de Silva, Conde de Portalegre; los gentiles hombre “de la boca” del rey Francisco de Melo, Gaspar de Sousa, Álvaro de Sousa, Rui Teles, Francisco de Lencastre, Rodrigo de Silveira y Luís Coutinho; y las “meninas” Margarida de Távora, Francisca de Távora, Maria Coutinho, Paula Margarida de Castro y Maria de Távora42.

  • 43 J. F. SCHAUB, Le Portugal au temps du Comte-Duc..., opus cit., p. 478.
  • 44 J. F. SCHAUB, Le Portugal au temps du Comte-Duc.... opus cit., pp. 201-240.

46Posiblemente, este recurso a la familia sanguínea y a la artificial, no haya que encuadrarlo exclusivamente dentro de las tradicionales relaciones de familia, sino más bien conectarlo al empleo de la familia en un sentido extenso con el fin de formar redes de adictos, de clientes, sin las cuales no sería posible ejercer el poder43. Y este recurso de las redes como eficaces fórmulas para ejercer el poder, o hacer sentir el mando, ya fuese en Castilla o en Portugal, no solo se reduce a las familias nobiliarias, sino que lo emplea en general la elite política, y en especial los magistrados o letrados con cargos de relieve. Nos estamos refiriendo al grupo familiar compuesto por Miguel de Vasconcelos e Brito (Secretario del Consejo de Estado) y Diogo Soares (Secretario del Consejo de Portugal, desde 1631 a 1643), cuñados, y más tarde el último suegro del primero. Soares controla las decisiones más importantes tomadas respecto al Reino de Portugal en los últimos doce años del valimiento de Olivares. Él y su cuñado tejen una red de influencias, de Madrid a Lisboa, en la que emplean a la propia familia y a una parentela artificial, situando a ambas familias en las principales instituciones eclesiásticas (cabildos eclesiásticos) y políticas (Junta da Fazenda, Desembargo do Paço, Casa da Suplicação....) de Portugal44.

  • 45 Entre otras destacadas obras, puede seguirse tal hecho –en sus precedentes y continuación– a través (...)
  • 46 F. BOUZA ALVAREZ, “Entre dos reinos, una patria rebelde. Fidalgos portugueses en la Monarquía Hispá (...)

47La Restauração de 1640, es decir la ocupación del trono del Reino de Portugal por parte de João IV y, en consecuencia, el fin del Portugal dos Filipes45, tiene unas importantes repercusiones políticas que quedan fuera del objeto del presente trabajo. Ahora bien, también las hubo sociales y familiares y de esas si hemos de ocupamos –aunque sea con brevedad– Lo haremos desde el lado de aquellos miembros de las capas altas de la sociedad portuguesa que desoyendo el llamamiento a sí que efectúa João IV nada más subir al trono el 15 de diciembre de 1640, permanecen en Castilla, mantienen por tanto su obediencia a Felipe III de Portugal y IV de Castilla, y como consecuencia de ello sufren la doble pérdida de la patria y de los bienes. Hombres de negocios portugueses, letrados, soldados, dignidades eclesiásticas y nobles –entre ellos destacados títulos como el conde de Basto, conde de Assumar, marqués de Castel Rodrigo, conde de Linhares, conde de Castelo Novo, conde de Torres Vedras...–mantendrán su fidelidad y servido al que consideran su auténtico rey. Portugueses al servido del rey católico que les confía sus finanzas, que les emplea en sus consejos y juntas, que los sitúa al frente de sus ejércitos y armadas, o bien los ocupa en destacados cargos cortesanos. Portugueses que echan en cara a otros portugueses que su patria haya faltado a la obediencia que deben a los Austrias, pero hombres que como ya había ocurrido con los que emigraron en momentos de dificultad económica o persecución religiosa, seguían teniendo familia en Portugal. Y ese lazo de parentesco, es el que hace que continúen manteniendo relaciones con sus parientes del otro lado de la frontera, sin reparar en la acusación de rebeldes que podía efectuárseles. La sangre, la familia, hizo que los residentes en Madrid continuaran manteniendo contactos estrechos y solidarios con los que habían permanecido en Portugal o regresado tras la restauración. La familia estaba por encima de la patria, sin tenerse en cuenta cuál de los allegados era el rebelde46.

Bibliographie

Bibliografía seleccionada

ALPERT, M., Criptojudaismo e Inquisición en los siglos XVII y XVIII, Barcelona, 2001

BOUZA ALVAREZ, F., Portugal no tempo dos Filipes. Política, Cultura, Representações (1580-1668), Lisboa, 2000.

CARO BAROJA, J., Los judíos en la Historia Moderna y Contemporánea, Madrid, 1978.

CARRASCO, R., “Preludio al ‘siglo de los portugueses’. La inquisición de Cuenca y los judaizantes lusitanos en el siglo XVI”, Hispania, XLVII/166, 1987, pp. 503-559.

DOMINGUEZ ORTIZ, A., Los judeoconversos en la España Moderna, Madrid, 1992

EBBEN, M., “Un triángulo imposible: la Corona española, el Santo Oficio y los banqueros portugueses, 1627-1655”, Hispania, LIII, 1993, pp. 541-556.

HUERGA CRIADO, P., En la raya de Portugal. Solidaridades y tensiones en la comunidad judeoconversa, Salamanca, 1993.

PUENTES QUESADA, E., “Un linaje ‘portugués’ en Pastrana. La familia de sederos de Simón Muñoz”, Manuscrit, n.o 10, 1992, pp. 157-182.

PULIDO SERRANO J. I., Judeus e Inquisição no tempo dos Filipes, Lisboa, 2008.

RÉVAH, I., “Le plaidoyer en faveur des Nouveaux-Chrétiens portugais du licencié Martín González de Cellorigo”, en Revue d’Études Juives, II, 122, 1963, pp.281-394.

SCHAUB, J. F., Le Portugal au temps du Comte-Duc D’Olivares (1621-1640), Madrid, 2001.

Notes

1 El autor del artículo desea hacer constar que lo concluyó en octubre de 2005. Eso motiva que interesantes aportaciones bibliográficas realizadas con posterioridad no se hayan podido recoger.

2 L. SUAREZ FERNANDEZ, Los judíos españoles en la Edad Media, Madrid, 1980, y La expulsión de los judíos de España, Madrid, 1991.

3 S. SCHAWARZ, Os Cristãos novos em Portugal no século XX, Lisboa, 1925, y A. NOVINSKY, “Judíos y cristianos nuevos de Portugal”, en H. MÉCHOULAN (dir.), Los judíos en España. Historia de una diáspora (1492-1992), Madrid, 1993, pp. 116-118.

4 H. MÉCHOULAN (dir.), Los judíos en España. Historia de..., pp. 9-10.

5 E. BENITO RUANO, Los orígenes del problema converso, Barcelona, 1976.

6 J. KAPLAN, Judíos nuevos en Amsterdam, Barcelona, 1996, pp. 107 y ss.

7 A. DOMINGUEZ ORTIZ, Los judeoconversos en la España Moderna, Madrid, 1992.

8 M. ALPERT, Criptojudaismo e Inquisición en los siglos XVII y XVIII, Barcelona, 2001.

9 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal. Solidaridades y tensiones en la comunidad judeoconversa, Salamanca, 1993, pp. 21-50.

10 R. CARRASCO, “Preludio al ‘siglo de los portugueses’. La inquisición de Cuenca y los judaizantes lusitanos en el siglo XVI”, Hispania, XLVII/166, 1987, pp. 535 y ss.

11 J. KAPI.AN, Judíos nuevos..., opus cit., pp. 11-20; y D. SWETSCHINSKI, “Kinship and commerce: the foundations of Portuguese Jewish life in XVIIth century Holland”, Studia Rosenthaliana, 15 (1981), pp. 52-74.

12 I. RÉVAH, “Le plaidoyer en faveur des Nouveaux-Chrétiens portugais du licencie Martin González de Cellorigo”, Revue d’Études Juives, II, 122, 1963, pp. 281-394.

13 La cuestión de los banqueros portugueses ha sido espléndidamente tratada por J. C. BOYAJIAN, Portuguese bankers at the court of Spain 1626-1650, New Brusnswick, 1983; A. DOMINGUEZ ORTIZ, Política y Hacienda de Felipe IV, Madrid, 1960. Mientras que las dificultades para llevar a cabo su actividad, podemos verla en M. EBBEN, “Un triángulo imposible: la Corona española, el Santo Oficio y los banqueros portugueses, 1627-1655”, Hispania, LIII, 1993, pp. 541-556.

14 C. SANZ AYÁN, Los banqueros de Carlos II, Valladolid, 1989.

15 J. I. PULIDO SERRANO, Injurias a Cristo. Religión, política y antijudaísmo en el siglo XVII, Alcalá de Henares, 2002.

16 J. L. D’AZEVEDO, História dos Christãos Novos Portugueses, Lisboa, 1921, anejo 9.

17 J. CARO BAROJA, Los judíos en la Historia Moderna y Contemporánea, Tomo II, Madrid, 1978, pp. 59-76.

18 M. EBBEN, “Un triángulo imposible: la Corona española, el Santo Oficio...”, opus cit., pp. 541-556.

19 A. DOMINGUEZ ORTIZ, Los judeoconversos..., opus cit., pp. 90 y ss.

20 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal…opus cit., p. 248, y J. CONTRERAS, El Santo Oficio de la Inquisición de Galicia (1560-1700), Madrid, 1982.

21 J. CARO BAROJA, Los judíos en la Historia Moderna.., T. I, p. 221.

22 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal..., opus cit., p. 83.

23 R. CARRASCO, “Preludio al ‘siglo de los portugueses’… opus cit., p. 551.

24 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal..., opus cit., pp. 82-85.

25 R. CARRASCO, “Preludio al ‘siglo de los portugueses’...”, opus cit., pp. 550-551.

26 P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal..., opus cit., pp. 57-58

27 R. CARRASCO, “Preludio al ‘siglo de los portugueses’...”, opus cit., pp. 548-549.

28 E. PUENTES QUESADA, “Un linaje ‘portugués’ en Pastrana. La familia de sederos de Simón Muñoz”, Manuscrit, No 10 (1992), pp. 157-182.

29 J. KAPLAN, Judíos nuevos..., opus cit., p. 114.

30 E. PUENTES QUESADA, “Un linaje ‘portugués’ en Pastrana…”, opus cit., p. 170.

31 J. I. PULIDO, Injurias a Cristo..., opus cit., pp. 117-118.

32 E. PUENTE QUESADA, “Un linaje ‘portugués’ en Pastrana…”, opus cit., pp. 170-171; R. R. CARRASCO, “Preludio al “siglo de los portugueses”...”, opus cit., p. 550; y P. HUERGA CRIADO, En la raya de Portugal..., opus cit., pp. 67-77.

33 M. ALPERT, Criptojudaismo e Inquisición.... opus cit., p. 198.

34 P. MIRALLES MARTINEZ, La sociedad de la seda: comercio, manufacturas y relaciones sociales en Murcia a partir del siglo XVII, Murcia, 2002.

35 M. BODIAN, ‘“Men of the nation’: Shaping of converso identity in Early Modern Europe”, Past and Present, no 143, 1994, pp. 48-76.

36 J. CARO BAROJA, Los judíos en la Historia Moderna..., opus cit., T. I, pp. 500-501.

37 J. F. SCHAUB, Le Portugal au temps du Comte-Duc D’Olivares (1621-1640), Madrid, 2001, pp. 473-480.

38 M. Soares da CUNHA, A Casa de Bragança, Lisboa, 2000, pp. 21-26.

39 F. BOUZA ALVAREZ, Portugal no tempo dos Filipes. Política, Cultura, Representações (1580-1668), Lisboa, 2000, pp. 218-222.

40 La estructura de la familia nobiliaria portuguesa y el transito del linaje a la casa en los siglos finales de la Edad Media, puede verse en J. MATTOSO, A nobreza medieval portuguesa. A família e o poder, Lisboa, 1981; L. OLIVEIRA, A casa dos Coutinhos, Cascais, 1999; B. V. e SOUSA, Os Pimentéis. Percusos de uma linhagem da nobreza medieval portuguesa (séculos XIII-XIV), Lisboa, 2000; y J.A.S.M. PIZARRO, Linhagem medievais portugueses. Genalogias e estrategias (1275-1325), Porto, 1999.

41 N. G. MONTEIRO, O crepúsculo dos Grandes. A casa e o património da aristocracia en Portugal (1750-1850), Lisboa, 1998; y N.G. MONTEIRO “Trajectórias sociais e formas familiares: o modelo de sucessão vincular”, en F. CHACÓN JIMÉNEZ y J. HERNÁNDEZ FRANCO (dir.), Familias, poderosos y oligarcas, Murcia, 2001, pp. 17-37.

42 F. BOUZA ALVAREZ, Portugal no tempo dos Filipes..., opus cit., p. 220.

43 J. F. SCHAUB, Le Portugal au temps du Comte-Duc..., opus cit., p. 478.

44 J. F. SCHAUB, Le Portugal au temps du Comte-Duc.... opus cit., pp. 201-240.

45 Entre otras destacadas obras, puede seguirse tal hecho –en sus precedentes y continuación– a través de A. de OLIVEIRA, Poder e oposição em Portugal no periodo filipino (1580-1640), Lisboa, 1991, y R. VALLADARES, La rebelión de Portugal. Guerra, conflicto y poderes en la Monarquía Hispánica (1640-1680), Valladolid, 1991.

46 F. BOUZA ALVAREZ, “Entre dos reinos, una patria rebelde. Fidalgos portugueses en la Monarquía Hispánica después de 1640”, Estudis, No 20, 1994, pp. 83-140.

Table des illustrations

Légende Fuente: P. Huerga Criado, En la raya de Portugal..., opus cit., p. 72
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/5337/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende Fuente: J. Caro Baroja: Los judíos en la Historia Moderna…, opus cit., t. I, p. 501
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/5337/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Légende Fuente: M. Soares da Cunha, A Casa de Bragança..., opus cit., p. 19.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/5337/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Légende Fuente: A. y A. GARCÍA CARRAFA, Enciclopedia heráldica y genealógica hispano-américana, Madrid, T. 57, 1952, pp. 206 y ss.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/5337/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 105k

© Publicações do Cidehus, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search