Version classiqueVersion mobile

Sociedade, Família e Poder na Península Ibérica

 | 
Juan Hernández Franco
, 
Mafalda Soares da Cunha

Las familias y las prácticas sociales. Entre los modelos comunes y los caminos específicos

Mafalda Soares da Cunha et Juan Hernández Franco

Texte intégral

1A la vera de dos ríos ibéricos, el Tejo y el Segura, dos grupos de investigación, uno formado por las Universidades de Lisboa y de Évora, y el otro, por la Universidad de Murcia, venimos manteniendo relaciones científicas desde el año 1997 merced, entre otras razones, a la concesión de Acciones Integradas. Desde el inicio del acertado encuentro, tuvimos como propósito escribir el presente libro, que finalmente hemos titulado Sociedad, Familia y Poder en la Península Ibérica. Elementos para una Historia Comparada, y cuyo cuerpo definitivo se decidió el año 2005, aunque de nuevo ha sido retocado el presente año 2009.

2Durante todo este tiempo, el eje central de nuestras reflexiones ha sido la sociedad, una sociedad posiblemente ibérica, más que castellano-portuguesa, pues como revela el análisis de las familias, principales células sociales, no parece que las mismas se comporten de forma diferente a uno y otro lado de la “raya” o frontera política que separaba ambos Reinos peninsulares. Sociedad y familia hacen más parecidos a Portugal y Castilla en los tiempos modernos que lo que refleja la realidad política.

3Como el lector podrá comprobar la “raya” no creaba diferentes conductas en los diversos tipos de grupos socio-familiares que se analizan en el libro, y tampoco cambiaban los comportamientos o actitudes de las familias que por motivos migratorios, políticos, económicos, o incluso étnicos, tuvieron que pasar la frontera. Ser aristócrata, noble, clérigo, miembro de la oligarquía urbana, comerciante, cardador, tejedor, zapatero, panadero..., gran labrador y ganadero, mediano propietario y pequeño labriego, arrendatario y aparcero, jornaleros a tiempo completo, o bien agregado doméstico a las familias poderosas, conllevaba un modo de vida, una cultura de grupo, que visto desde el punto de vista de las actitudes familiares, no se atiene a condicionantes políticos, pues la geografía de las familias en la Península Ibérica, la determinan mucho más tipos de hogar y número de componentes, practicas de reproducción, formas de transmisión de la propiedad, acceso y estrategias ante las etapas de la vida –con especial atención al matrimonio–, economía doméstica o relaciones de parentesco y sociales. Si unimos o relacionamos los hechos demográficos, sociales, económicos y culturales recién citados, la “raya” no iría desde Santa Cruz de los Cuerragos hasta Ayamonte, o desde el río Honor a Vila Real de San Antonio, sino que la prácticas socio-familiares la sitúan aproximadamente por encima del rio Duero, lo cual también lo corroboran en buena medida monografías o estudios regionales, eso sí, con “divergencias” dentro del interior del territorio estudiado, como se puede ver en los trabajos del Núcleo de Estudos de População e Sociedade da Universidade de Minho o en los de la Escuela de Historia de la Familia de Galicia.

4Lo que se desprende de estas constataciones, por tanto, es un cuadro social y político de la Península Ibérica con un de nivel uniformidad político-institucional y de entrecruzamiento social mucho más significativo que el dibujado por la historiografía tradicional. Así, pues, el lector se va a encontrar con unos trabajos que pueden servir para matizar buena parte las lecturas más ‘nacionalistas’ que desde ambos lados de la frontera apostaban especialmente por reunir antipatias e irreconciliables divergencias políticas e sociales entre los dos reinos. Lo que resultará de esta lectura es un espacio social ibérico mucho más fluido y plástico que el que las antiguas fronteras políticos de los dos reinos pretendían configurar.

5A pesar de este amplio y estructural fondo común, existen diferencias que conviene subrayar. Algunas surgían de las formas de articulación entre los diferentes grupos sociales y la sociedad en general. Aunque el aparato institucional tenía bastantes similitudes, la trayectoria histórica de cada uno de los dos reinos diseñó vías y estrategias sociales que también se organizaban sobre diferentes áreas geográficas. Dominios europeos y territorios ultramarinos, especialmente en las Américas, en el caso de Castilla; espacios ultramarinos, en el caso de Portugal. Los efectos demográficos de esta emigración estructural se dejaron sentir en ambos reinos; sin embargo, tuvieron mayor importancia en Portugal que en estos siglos tuvo, respecto a su población total, un mayor porcentaje de salidas que las que se produjeron en Castilla. Si bien las causas de estas diferencias se basaban en los modelos familiares, las prácticas de sucesión y las formas de acceso a la propiedad, también crearon condiciones favorables para el desplazamiento, la creación de redes y el acceso a recursos y oportunidades que modelaron a lo largo del tiempo prácticas sociales y culturales distintas a ambos lados de la frontera. Por supuesto, la segmentación social de este fenómeno es desigual, sintiéndose, sobre todo, entre los grupos sociales como los mercaderes y comerciantes, aunque también afectó a ciertas zonas geográficas del mundo rural (en el caso portugués, especialmente a la región norte y a los archipiélagos nortalánticos, en Castilla, Andalucía y Extremadura). De igual modo, también parece constatarse que este éxodo constantes de gentes hacia los imperios oceánicos que suele afectar a las regiones más pobladas, además de paliar la diferencia entre recursos y personas, sirvió para que persisitieran los sistemas de herencia existentes.

6En el caso de los estratos superiores de la nobleza tales diferencias explican, por ejemplo, los diferentes grados de intensidad y de permeabilidad hacia las novedades culturales europeas, como lo demuestra el análisis comparativo de los patrones de consumo, lugares de residencia y las prácticas anticonceptivas en Castilla y Portugal en siglo XVIII. Otras surgirán de las singulares configuraciones de determinadas instituciones. Es el caso de la práctica irregular de la venalidad a ambos lados de la frontera, y también en los territorios que están bajo su dominio, que originó especificidades que sólo ahora se comienzan a entender con más detalle, pero cuyos efectos ya están bien establecidos, por ejemplo, a nivel de grupos de poder local. También el mayor peso que el proceso de centralidad y dominio del espacio social que alcanza la corona portuguesa, y el hecho de poseer de forma prolongada un mayor volumen de recursos materiales, posibilita que los pueda distribuir entre los particulares.

7En esta larga decena de años de relación académica entre los dos grupos de investigación y los investigadores de otras universidades portuguesas, españolas y estadounidenses que se han agregado al proyecto, nuestros temas de investigación, concentrados fundamentalmente en la sociedad y en la familia, como si de pasos de gato se tratase, han registrado una interesante renovación. Al día de hoy, ni la historia social ni la historia de la familia se encuentran en el mismo estado historiográfico que al finalizar el siglo XX.

8Esta percepción confiere sentido al hecho de que los autores comiencen sus contribuciones con un breve balance del estado historiográfico, lo que permite al lector disponer tanto de un marco teórico y metodológico, como conocer la evolución y los caminos tomados por la literatura sobre la historia social y la historia familiar. Tomados en su conjunto, estos resultados aportan una interesante gama de nuevas perspectivas de análisis, y evidencian los impactos de los movimientos y corrientes sobre este campo historiográfico. Pero también es bueno decir, que muchos caminos están todavía abiertos o que falta atención en ciertas áreas de la investigación.

9De hecho, la historia social, con el fin de salir de la situación de cajón de sastre en la que todo cabía, y en la que la “causalidad” parecía ser su único paradigma –como excelentemente ha sintetizado M. A. Cabrera–, va perfilando cada vez más su contenido, en buena medida debido a la aparición de fuertes corrientes que dentro de la Historia dirigen su atención hacia lo cultural y lo material. Lo cual ha permitido que la historia social, tras su difícil aunque interesante relación con el giro cultural, apueste por la historia de lo social, es decir, por algo que se encuentra más allá de la conciencia y de los seres humanos individuales, y por una historia que indaga sobre los tipos de relaciones sociales y humanas existentes en el interior de la sociedad como vía más apropiada para conocer la multiformidad de lo social.

10Por su parte, la historia de la familia, tras dar por finalizado el interesante debate “laslettiano” sobre los tamaños del hogar y las tipologías familiares de carácter regional, el régimen demográfico y el modelo matrimonial, ha apostado claramente, por formar parte de la historia social y ser uno de los ejes explicativos de la sociedad; de ahí el interés que proporcionan las familias para comprender los procesos sociales, al socaire de las trayectorias familiares y las conexiones que por razones de sangre y amistad son estas capaces de crear dentro del armazón social. Y dentro de este marco metodológico que se nos muestra en este libro, también se aplica la enseñanza proveniente de la metodología de la microhistoria, para demostrar la pertinencia y utilidad de análisis densos en el estudio de casos particulares, con el fin de esclarecer procesos sociales de más amplia proyección.

11A su vez, los dos campos de investigación no han sido ajenos a las reflexiones y propuestas sobre paradigmas que atañen al conjunto de las ciencias sociales, cómo la pregunta sobre el alcance, intensidad y momento adecuado para los cambios sociales (transformación en momentos de crisis versus transformación en épocas de crecimiento); y el verdadero alcance de la crisis de la modernidad, es decir de la razón, con lo que ello lleva implícito: el principio de la postmodernidad. O lo que es lo mismo la incertidumbre sobre la verdad y el peso de lo relativo a causa de la carencia de criterios universales de justificación.

12Otro cambio historiográfico significativo es la destacada atención otorgada a la imbricación entre los espacios sociales metropolitanos y ultramarinos. Si la anterior tendencia dominante conducía a la producción de estudios relativamente autónomos sobre las comunidades locales o regionales (ya en las metrópolis, ya en los territorios nuevamente conquistados), a menudo basados en causalidades relativamente lineales o en la transferencia directa de los modelos metropolitanos, la historiografía actual ha complejizado estos enfoques. Cuestiones como la importancia de los procesos de mecenazgo, de creación y reformulación de las prácticas culturales en un sentido amplio, de la variedad de la producción local, de la capacidad de propagación y los efectos perfomativos sobre el conjunto de los territorios dominados, o la circulación entrecruzada y las múltiples formas de comunicación, han dado lugar a una amplio conjunto de trabajos que demuestran el carácter multilateral de la construcción de la modernidad.

13Si hacemos referencia a estas transformaciones silenciosas, como pasos de gato, por lo menos en el caso de la historiografía, es, precisamente, porque el libro (de forma posiblemente inconsciente) se ha ido creando en ese ambiente. Y si en principio los grupos escogidos para el estudio de la realidad familiar en Portugal y Castilla durante los siglos modernos estaban sometidos a un análisis de su estructura familiar y a preguntas sobre su inserción en la organización social, ahora una vez concluido, la lectura de los diversos trabajos incluidos en el mismo, aportan novedades como el interés y esmero por la conceptualización, como se puede apreciar en las interesantes apreciaciones sobre qué se puede entender por familias de campesinos urbanos, o sobre qué término es el más adecuado para hablar de las familias que tienen el poder: oligarquías o bien elites, hecho nada banal, pues al emplear uno u otro se hace referencias a diferenciados y, en nada parecidos, modos de organización social y, en consecuencia, a determinismos que pueden desfocalizar el análisis de los hechos socio-familiares en el tiempo histórico. O bien el claro y evidente dialogo (incluso nos atreveríamos a decir aprendizaje) de los historiadores con otras ciencias sociales ocupadas en la familia y que nos han hecho tener en cuenta la importancia del parentesco, del patronazgo, del clientelismo, de las relaciones sociales de amistad o paisanaje, de las trayectorias familiares y de sus consecuentes estrategias de reproducción social, de los procesos de movilidad social, del capital social (sin que ello haga olvidar el honor), de las redes y análisis de las misma –que como se prueba en el libro fueron de capaces de cubrir esos dos espacios tan vinculados en el antiguo régimen como son el campo y la ciudad–, de la relación entre el Estado y sus políticas o directrices y la familia, de la conflictividad (especialmente la que se suscita por cuestiones en torno a un origen cosificado por la sangre), del peso del género y etapas o ciclos de la vida en que éste es relevante, de la necesaria interconexión entre la condición macrosocial y la condición individual, de las interferencias entre las esferas de lo público y lo privado –como por ejemplo puede verse en los estudios sobre el clero y su relaciones familiares–, o de la complejidad de la realidad vivida, que nos pone ante la multiformidad de lo social, como se observa en la mayor parte de los grupos sociolaborales analizados.

14Por eso razón el lector se enfrentará con la aparente contradicción de que las familias de ultramar están ausentes en el índice de este libro. De hecho, si se opta por no concederles un espacio autónomo, es precisamente porque se consideró que, en muchos casos, las prácticas de los grupos sociales iberos estaban de tal forma integradas en la circulación y en la movilidad intercontinental que sus efectos aflorarían y serían examinados en diversas contribuciones.

15En esta pequeña introducción al libro (que en estos momentos por los que atraviesa la historiografía de atención a lo trasnacional, habría podido sustituir el termino Historia Comparada por el de Historia Trasnacional), los editores no podemos olvidar a los actores. Es decir, a los historiadores que han participado en el mismo. Por eso, nuestro agradecimiento más sincero por su esmerado y acertado trabajo a Antonio Irigoyen López (Universidad de Murcia), Cosme Jesús Gómez Carrasco (Becario Pos-doctoral en el Instituto de Historiografía de la Universidad Carlos III de Madrid), David García Hernán (Universidad Carlos III de Madrid), Francisco García González (Universidad de Castilla-La Mancha), José Damião Rodrigues (CHAM-Universidade dos Açores), Juan Carlos Sola-Corbacho (Texas Christian University), Leonor Freire Costa (ISEG-Universidade Técnica de Lisboa/GHES), Margarida Durães (Universidade do Minho), Nuno Gonçalo Monteiro (ICS-Universidade de Lisboa), Pedro de Brito y Sebastián Molina Puche (Universidad de la Rioja). También un especial agradecimiento a la cuidadosa labor de armonización de las notas y citas realizada por António Castro Nunes, becario de Iniciación a la Investigación CIDEHUS. Y en este apartado de agradecimientos, el último, pero no por ello menos importante, a las dos instituciones que han hecho posible la publicación, y que precisamente son ejemplo de prácticas trasnacionales: CIDEHUS-Colibrí y el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia, y en concreto a sus dos directores, Fernando Mão de Ferro y José Antonio Gómez Hernández.

16Ahora sólo nos queda por exponer un deseo. No es otro que la obra que sale a la luz cumpla con el propósito de aproximar al potencial lector al conocimiento de la sociedad y de las familias en Portugal y España, y a la importancia que tuvo la vida familiar en el pasado para ambas comunidades. No estaría mal, pues puede resultar útil e interesante para levantar las tasas de credibilidad de nuestras respectivas sociedades en la institución familiar (Eurobarómetro Family life and the needs of an ageing population, october, 2008), situadas por debajo de la media de la Unión Europea. Deseamos que así sea, pues como sabemos todos los historiadores: sin sociedad no puede haber familias, y sin familias no hay sociedad.

17Lisboa y Murcia, Julio de 2009.

© Publicações do Cidehus, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search