Version classiqueVersion mobile

Elites e redes clientelares na Idade Média

 | 
Filipe Themudo Barata

III. Elites Eclesiásticas: poder e clientelas

Elites y Clientelas Eclesiásticas (siglos XIII al XV): propuestas metodológicas desde el caso castellano

José Manuel Nieto Soria et Jorge Díaz Ibáñez

Texte intégral

  • 1 Un trabajo reciente de análisis cualitativo de los problemas más significativos con relación a la h (...)
  • 2 Con relación a la perspectiva historiográfica, cabe señalar el trabajo de Miguel Ángel LADERO QUESA (...)

1El importante problema del estudio, desde una perspectiva metodológica, de las élites en su relación con la formación de redes clientelares que se plantea con motivo de este seminario, por lo que se refiere al ámbito de las élites eclesiásticas y, en particular, del clero secular, presenta dos niveles particularmente relevantes: por un lado, el de las relaciones entre el episcopado y el poder real y, por otro lado, el de las clientelas eclesiásticas locales, que tienen una de sus expresiones más significativas en los cabildos catedralicios. Se pretende con este trabajo llevar a cabo un planteamiento de conjunto de ambos niveles de análisis, si bien en términos esencialmente esquemáticos1, de modo que el objetivo final de estas páginas se sitúa en la articulación de los problemas esenciales que configuran una temática amplia y compleja por la diversidad de perspectivas de enfoque que puede plantear, evitándose, por tanto, cualquier objetivo de valoración sistemática de la producción historiográfica llevada a cabo sobre los asuntos abordados en los últimos anos, aunque, inevitablemente tales aportaciones hayan debido ser tenidas en cuenta al redactar las consideraciones que siguen2, dándose alguna cuenta de ello en la selección bibliográfica final.

I. Las relaciones episcopado-poder real

2El análisis de las relaciones entre Monarquía e Iglesia durante la Baja Edad Media presenta dos rasgos muy destacados:

  1. La significativa influencia política ejercida por las elites eclesiásticas (esencialmente el episcopado), contribuyendo tal hecho a caracterizar de forma relevante al propio modelo monárquico.

  2. La capacidad regia para propiciar formas de relación clientelar del Episcopado hacia la Monarquía, al favorecer la promoción política y eclesiástica de determinados clérigos.

3Partiendo de la constatación de estos dos hechos esenciales, cabe definir un conjunto de criterios metodológicos, a partir de la experiencia castellana, que se proponen con vistas a su posible extrapolación a otros casos concretos y con sus características propias en cada experiencia son planteables para el problema de las relaciones episcopado-poder real, así como para el análisis en su contexto local e los cabildos catedralicios.

4Tales criterios metodológicos, en particular para lo que se refiere a las relaciones entre episcopado y poder real, serían los siguientes:

  1. Criterio estructural de contextualización: Iglesia y génesis del Estado Moderno.

  2. Criterio clientelar: La Monarquía en la formación de clientelas eclesiásticas.

  3. Criterio político-administrativo: El episcopado en las funciones político-administrativas.

  4. Criterio legitimador: Iglesia e imagen de Estado.

  5. Criterio conflictivo: El episcopado en los contextos de conflicto político.

  6. Criterio prosopográfico: Perfiles biográficos.

  7. Criterio documental: Valoración de fuentes documentales privilegiadas.

I. 1. Criterio estructural de contextualización

  • 3 Un análisis de conjunto de las diversas problemáticas que se integran en este ámbito de cuestiones (...)

5La paulatina tendencia a la superación de las monarquías feudales por un modelo de monarquías centralizadas más intervencionistas que comienza a observarse, con una cronología variable, en las distintas monarquías occidentales, entre mediados del siglo XIII y mediados del siglo XIV y que forma parte de un rasgo característico de la génesis del estado moderno tiene como una de sus expresiones más características la importante ampliación del intervencionismo regio sobre la Iglesia3.

6A su vez, como consecuencia de sus mayores necesidades de legitimidad política, este modelo monárquico emergente compatibiliza este mayor intervencionismo sobre la Iglesia con una incorporación significativa de las élites eclesiásticas a las funciones gubernativas y administrativas.

7El desarrollo de este criterio estructural de contextualización se hace posible a partir de la consideración de varios problemas concretos:

    • 4 Con relación al Pontificado, puede verse el trabajo recién publicado de Jorge DÍAZ IBANEZ, “El Pont (...)
    • 5 Esta es una cuestión que he abordado monográficamente en: “Le roi suppliant le Papa: La Castille au (...)

    Negociaciones con el Pontificado4 para la reivindicación de nuevas competencias regias en materia eclesiástica: la práctica regia de la suplicación. Esta práctica de la suplicación regia presenta por sí misma un importante relieve político-representativo, puesto que mediante la tendencia a asumir el rey la posición de suplicante genuino del reino ante el papa, enriquece la caracterización política del ministerio regio, a la vez que potencia y justifica su pretensión de monopolizador de las relaciones entre la Iglesia del país y el poder pontificio5.

    • 6 En este sentido hay que tener en cuenta la actitud negociadora que adoptó el Pontificado a partir d (...)

    Impacto que la evolución y liquidación del cisma tuvo con relación al proceso reivindicativo de la realeza6.

    • 7 Sobre la Cámara de Castilla en su función de institución administradora del patronato real en mater (...)

    Desarrollo de fórmulas legales o ilegales de intervencionismo regio en materia eclesiástica. Aplicación del uso del poderío real absoluto, del patronazgo real y de la gracia y merced real a los asuntos eclesiásticos (institucionalización de la Cámara de Castilla)7.

  1. Sistema de relaciones económicas y fiscales entre la Monarquía y la Iglesia del reino y entre éstas y el Pontificado.

  2. Capacidad regia para definir políticas eclesiásticas definidas, analizando los medios empleados para ejecutarlas (asambleas del clero, Cortes, negociaciones, legaciones controladas...).

  3. Compromiso regio en materia de política religiosa y utilización propagandística de tal compromiso.

I. 2. Criterio clientelar

8La voluntad de ampliación de instrumentos para establecer fórmulas de dependencia eclesiásticos-monarquía que fueran más allá de su reducción al recurso a los tradicionales vínculos feudo-vasalláticos, por un lado, y la necesidad de impulsar esta política intervencionista en materia eclesiástica, obligó a la Monarquía a aprovechar todos los medios posibles para estructurar clientelas de clérigos que le asegurasen la configuración y la colaboración de las élites eclesiásticas.

9El análisis de tal aspecto se constata en la consideración de los siguientes problemas concretos:

  1. El progresivo intervencionismo de la realeza en la administración del sistema beneficial, convirtiendo, por tanto, su intervención con respecto a las demandas y a la negociación de beneficios eclesiásticos en un asunto de la mayor importancia en el contexto de la política eclesiástica regia.

  2. El estricto control de la aplicación de los derechos de suplicación y presentación en las elecciones episcopales.

  3. La valoración cada vez mayor a lo largo de los siglos bajomedievales de la Capilla Real como centro de reclutamiento de élites eclesiásticas.

  4. La cada vez más significativa influencia de los Confesores Reales en la selección de individuos de origen eclesiástico al servicio de la Corona, a la vez que se percibe una progresiva proyección política de los propios Confesores Reales.

  5. La incorporación a las élites eclesiásticas de miembros de la alta nobleza en un contexto de estrategia de cooperación Monarquía-Nobleza dio lugar a la asunción de importantes responsabilidades políticas de algunos de estos prelados de origen altonobiliario.

  6. El emergente factor universitario contribuyó a definir un rasgo muy característico, la formación universitaria, introduciéndolo en el contexto de las políticas de reforma del modelo episcopal de fines del siglo XV, constituyendo así otro instrumento útil en la formalización de las elites eclesiásticas relacionadas con la realeza: su captación en el marco de la enseñanza universitaria.

I. 3. Criterio político-administrativo

10Se trata en este caso de definir las funciones de las élites eclesiásticas en las actividades gubernativas y administrativas más importantes. Esto se puede abordar a partir de la consideración de los siguientes problemas concretos:

  1. Los privados del rey.

  2. Tutores reales.

  3. Albaceas testamentarios.

  4. El Consejo Real.

  5. La Cancillería Real.

  6. Las Cortes.

  7. La Justicia: Audiencias Reales.

  8. Embajadas y representaciones diplomáticas y de negociación.

11Se trata, en todos los casos, de ámbitos de decisión política de influencia relevante y con significativa presencia eclesiástica a lo largo del conjunto del periodo bajomedieval, de acuerdo con parámetros variables, pero que, en cualquier caso, reclaman para el completo estudio de determinados miembros del episcopado una valoración histórica precisa.

I. 4. Criterio legitimador

12La propia expansión que del poder regio está teniendo lugar motiva contextos de crisis de legitimidad que exigen esfuerzos propagandísticos dirigidos a favorecer la creación de una cierta imagen de estado que contribuya a neutralizar las resistencias. En tal nivel, las élites eclesiásticas juegan un papel significativo, tal como se puede comprobar a partir de la consideración de los siguientes problemas concretos:

  1. Intervención eclesiástica en actividades propagandísticas y legitimadoras, con particular atención a su papel en los contextos de relevante crisis política.

  2. Los eclesiásticos en el desarrollo de los principales géneros de retórica política: teología política, historiografía, pedagogía política, formulación jurídica, textos apologéticos.

  3. La participación de las élites clericales en la ceremonialización de la vida política.

  4. Monumentalidad religiosa e imagen de Estado.

  5. Iconografía religiosa y propaganda regia.

I. 5. Criterio conflictivo

13Los contextos de conflicto político que se suceden a lo largo de la Baja Edad Media en las distintas monarquías occidentales forman parte de las realidades básicas de su desarrollo histórico, produciendo los correspondientes contextos de crisis de legitimidad en los que la actitud eclesiástica debe tener una valoración específica en la comprensión de los conflictos en curso. Esta es una cuestión que, al no ser ajena, por tanto, a la intervención de las élites eclesiásticas, debe incorporar la consideración inexcusable de problemas concretos:

  1. Actitudes políticas del episcopado en los contextos de conflicto político.

  2. Divisiones internas, puesto que constituye un rasgo característico de la actitud política episcopal su tendencia habitual a la división del cuerpo episcopal, mediatizado por intereses extraeclesiásticos.

  3. Motivaciones de divisiones: intereses señoriales, intereses de linaje, “partidos cortesanos”, clientelas reales.

  4. Papel del intervencionismo pontificio.

  5. Formulaciones ideológicas de justificación de posiciones.

I. 6. Criterio prosopográfico

14Sólo un análisis prosopográfico sistemático puede asegurar un cierto nivel de certeza con respecto a las cuestiones más significativas referidas a temas de clientelas y de élites eclesiásticas. Este análisis prosopográfico debe integrar los siguientes problemas concretos:

  1. Perfiles biográficos individuales.

  2. Tipología de orígenes sociales, con particular atención, por la importancia de sus efectos en cuanto a móviles personales, al origen nobiliario, con valoración de sus distintos niveles alto y bajonobiliarios.

  3. Vinculación o no de los prelados con el marco local propio de la diócesis.

  4. Tipología de orígenes religiosos (clero secular, órdenes).

  5. Tipología de formación intelectual.

  6. Tipología de carreras eclesiásticas.

  7. Tipología de carreras políticas.

  8. Tipología de servicios específicos prestados a la monarquía.

I. 7. Criterio documental

15Conviene poner de relieve el valor informativo de algunos tipos de documentos en orden a los objetivos planteados, pudiéndose considerar como fuentes privilegiadas con relación a estas problemáticas, planteando cada una de ellas exigencias específicas en cuanto a los criterios heurísticos de manejo, pudiéndose destacar, en particular, los siguientes tipos documentales:

  1. Registros de Súplicas vaticanos: rótulos beneficiales.

  2. Documentación pontificia: bulas, breves, indulgencias.

  3. Actas de elecciones episcopales y documentación conexa.

  4. Actas capitulares de catedrales.

  5. Actas de Cortes.

  6. Minutas de embajadores.

  7. Colecciones epistolares.

  8. Privilegios reales de índole eclesiástica.

  9. Nóminas de servidores reales (“Quitaciones de Corte” en Castilla).

  10. Documentación de instituciones especializadas en asuntos eclesiásticos (asambleas del clero, sínodos y concilios provinciales, administración del patronato real, cancillerías episcopales...).

  11. Documentación de Universidades.

  12. Información cronística.

16Con todo lo señalado, por tanto, queda planteado un panorama temático y metodológico esencial con relación a los diversos problemas históricos que ofrece el análisis global de las relaciones entre Monarquía y Episcopado a partir de la experiencia bajomedieval castellana.

II. Élites y clientelas eclesiásticas locales: los cabildos catedralicios

17Junto a la importante relación clientelar existente entre el Episcopado y la Monarquía, también hay que destacar la presencia de complejas redes de clientelismo eclesiástico a nivel local, desempeñando, en este sentido, un papel muy significativo los cabildos catedralicios. Estos, ya desde el siglo XII, estaban dotados de una personalidad jurídica propia distinta de la episcopal, y su funcionalidad pronto trascenderá el marco de lo puramente eclesiástico y litúrgico, para pasar a proyectarse también en muy diversos ámbitos de la sociedad, como a continuación se verá.

II. 1. Criterio estructural de contextualización

  • 8 Un buen ejemplo de análisis exhaustivo de toda la estructura institucional de una diócesis lo const (...)

18Antes de abordar el estudio de las relaciones clientelares protagonizadas por los cabildos catedralicios, es importante delimitar el marco institucional y social de las mismas, siendo varias las cuestiones que deben analizarse en este sentido en orden a definir un marco estructural de contextualización8.

19Primeramente, hay que situar la fundación de los cabildos de las diferentes catedrales castellanas en el marco político de la Reconquista y sucesiva restauración de las diócesis, proceso en el cual será determinante el papel de la Monarquía y, en menor medida, del Papado y las sedes metropolitanas, estableciéndose de este modo las bases para el futuro desarrollo de un complejo sistema de relaciones de poder en el que no sólo se verá involucrado el Episcopado, sino también los cabildos catedralicios y el clero diocesano.

20Es importante, asimismo, delimitar las bases institucionales y económicas de los cabildos. Fuertemente jerarquizados, a su cabeza se encontraban las llamadas dignidades o personas, que solían ser los colaboradores más directos del obispo; a continuación estaba el cabildo de canónigos, cuerpo capitular por excelencia, entre cuyos miembros existía una diferenciación jerárquica en función del grado de antigüedad; finalmente, el nivel inferior lo constituían los racioneros y mediorracioneros. En cuanto al número de integrantes de cada cabildo, solía variar de unas catedrales a otras, lo que generalmente estaba en función de las rentas de cada sede. Aparte de esta jerarquía básica, no hay que olvidar la presencia en todas las catedrales de un nutrido grupo de auxiliares al servicio del cabildo, necesarios para el correcto desarrollo del culto y de la compleja administración capitular.

21Respecto a las funciones capitulares, deben distinguirse varias parcelas de actuación: servicio litúrgico (sobre todo el rezo de las horas canónicas); administración catedralicia; gobierno diocesano en colaboración con el obispo; elección de nuevo prelado (función muy limitada por las intromisiones regias y pontificias); función docente a través de las escuelas catedralicias; función asistencial y caritativa; participación en servicios a la Realeza o al Pontificado.

22Hay que destacar también el status jurisdiccional privilegiado de que gozaban los cabildos, dado que, además de verse amparados por la jurisdicción eclesiástica, frecuentemente también compartían con el obispo ciertas prerrogativas en el ejercicio de la jurisdicción temporal sobre los señoríos episcopales, tanto de ámbito urbano como rural.

23El estudio de las bases económicas de los cabildos catedralicios resulta asimismo imprescindible de cara a entender la proyección social de estas instituciones y su situación de privilegio dentro de la oligarquía urbana. Tras analizar el proceso inicial de dotación de cada cabildo, hay que atender diferentes parcelas en el estudio de la economía capitular: propiedades rurales, propiedades urbanas y comerciales, señoríos y fortalezas, diezmos y otros derechos eclesiásticos, privilegios y rentas de origen real, así como sistemas de explotación. Estos bienes y rentas constituían la base del beneficio capitular de mayor o menor cuantía que, en función de su categoría jerárquica, recibía cada miembro del cabildo. Sin salir del ámbito económico, hay que tener también muy presente el sistema de relaciones fiscales de la Iglesia con la Monarquía y el Pontificado, que condicionará profundamente la economía capitular y diocesana a través del consabido pago de tercias reales, cruzadas, décimas, servicios extraordinarios y otras tributaciones de carácter más específico, como las anatas o procuraciones.

24Por debajo de la élite eclesial representada por obispo y cabildo catedralicio se situaba el resto del clero diocesano. Administrativamente las diócesis se solían estructurar en arciprestazgos y vicarías a cuya cabeza se encontraba un clérigo, desempeñando una función menos relevante la división en arcedianatos. Los clérigos beneficiados de cada ciudad, villa o comunidad rural se solían agrupar formando cabildos para la defensa de sus intereses comunes, sobre todo frente a la potestad episcopal y capitular. Jerárquicamente, también dentro del clero diocesano cabe distinguir varios niveles, situándose a la cabeza el clero beneficiado de centros urbanos de relieve, por debajo el clero rural y en la posición inferior los numerosos clérigos y capellanes no beneficiados cuya situación económica solía ser bastante precaria. Un caso especial lo constituyen las iglesias de patronato (regio o señorial) que había en casi todas las diócesis, a veces dotadas de cuantiosas rentas, y cuyo patrono se reservaba el derecho de presentación de los clérigos que las servían. Precisamente dicho patronato debe ponerse en relación con el proceso implantación señorial y nobiliaria que se produjo en las diferentes ciudades y diócesis de la Corona de Castilla, que habrá de afectar muy en particular a la composición social de los cabildos catedralicios, como pronto se verá. Por último, el cuadro diocesano se completaba con la presencia de las órdenes religiosas y militares, a menudo también involucradas en las redes locales de relaciones clientelares y de poder.

II. 2. Criterio clientelar

25Es dentro de este marco institucional que se acaba de esbozar donde se producirá el progresivo desarrollo de una compleja red de clientelas eclesiásticas, fundamentalmente a nivel urbano, pero también en otros ámbitos diocesanos, desempeñando en todo este proceso un papel esencial los cabildos catedralicios.

26Aquí entra en juego el sistema de suplicas beneficiales presentadas ante el Pontificado, y que desde mediados del siglo XIV han quedado fielmente recogidas en los Registros de Suplicas del Archivo Vaticano, si bien los orígenes del proceso se remontan a la centuria anterior. En efecto, el sistema beneficial pronto se convirtió en un marco idóneo para el establecimiento de redes de relación clientelar del clero catedralicio, y en menor medida diocesano, con respecto a la Monarquía, alta nobleza, élites eclesiásticas y universidades, fundamentalmente. Así, aunque sobre todo serán los monarcas quienes pidan beneficios a favor de clérigos del entorno regio, también harán lo mismo determinados cardenales y, en menor medida, obispos y nobles con respecto a clérigos que formaban parte de su círculo de familiares y protegidos, influyendo así de forma muy significativa en el otorgamiento de los puestos eclesiásticos, lo que venía a ser una manifestación palpable de la intromisión de determinadas élites de poder social en el complejo sistema beneficial, pilar básico del soporte económico de la Iglesia. En cuanto a las universidades, los beneficios pronto se convertirían en el sistema esencial de sustento de los clérigos que realizaban estudios, absentistas a la fuerza, mostrándose por lo general el Pontificado muy condescendiente a la hora de otorgar las prebendas solicitadas.

27Los beneficios que piden mediante este procedimiento son siempre menores, pues los mayores – obispados y abadías – se otorgaban directamente en el Consistorio, y nunca dentro de una súplica. Predominan las solicitudes de beneficios capitulares, tanto vacantes como en forma de expectativa, pero tampoco faltarán peticiones de arciprestazgos, vicarías o simples beneficios parroquiales, concediendo en la mayoría de los casos el papa los beneficios suplicados, lo que con frecuencia dará lugar a la acumulación de varias prebendas en una misma persona, con el consiguiente absentismo que ello conllevaba.

28Según se ha señalado, es en los cabildos catedralicios donde se van a manifestar de forma más evidente, y a la vez compleja, las relaciones clientelares a las que se viene aludiendo. En este sentido, uno de los aspectos que más hay que destacar es la progresiva incorporación de miembros de la nobleza territorial y oligarquías urbanas a los puestos capitulares, ejerciendo así una considerable influencia sobre los cabildos, dado que estos constituían verdaderos aparatos de poder dentro del sistema político urbano, que no debían quedar fuera de su control, siendo ello, dentro de un amplio marco de relaciones de poder, un complemento esencial al control que, aún en mayor medida, ejercían sobre los concejos, y más ocasionalmente sobre otras instituciones eclesiásticas, tales como monasterios, colegiatas o iglesias de patronato.

29A los cabildos accederán clérigos pertenecientes a familias de los diversos niveles jerárquicos que componían en Castilla el estamento nobiliario, desde la alta nobleza territorial hasta caballeros e hidalgos, grupo este muy numeroso, siendo también muy frecuente a partir del siglo XV el acaparamiento de cargos capitulares por miembros de familias conversas. Con todo, también hubo en los cabildos castellanos muchos clérigos que no procedían de la nobleza, a lo que hay que sumar asimismo la obtención, por otorgamiento pontificio, de prebendas capitulares por parte de eclesiásticos extranjeros, casi siempre absentistas.

  • 9 Sobre ello, puede verse: Miguel SANTAMARÍA LANCHO, “El cabildo catedralicio de Segovia como aparato (...)
  • 10 Esta cuestión la estudia J. M. SANTAMARTA LUENGOS, Señorío y relaciones de poder en León en la baja (...)
  • 11 Vid. Jorge DÍAZ IBÁÑEZ, “Las relaciones Iglesia-Nobleza en el obispado de Cuenca durante la baja Ed (...)

30Citaremos a continuación algunos ejemplos de todo ello. En Segovia, probablemente fueron los Arias Dávila, linaje converso muy poderoso en la ciudad durante el siglo XV, quienes tuvieron una mayor presencia en el cabildo; así, Juan Arias Dávila incluso accedería, con apoyo regio, a la mitra episcopal, sirviéndose de su situación preeminente para introducir en el cabildo a personas a él adictas pertenecientes a su linaje o a linajes afines. Por otro lado, también ingresarían en la institución capitular segoviana algunos miembros de importantes familias de mercaderes de la ciudad, como los Segovia, Castro o Cuéllar9. En León también tenemos algunas familias de la oligarquía urbana con destacada presencia tanto en el cabildo como en el concejo: tal es el caso de los Cabeza de Vaca, Villafañe o los Ferrández de León, que a lo largo del siglo XV ocuparían regidurías concejiles así como dignidades y canonjías capitulares10. Para el caso del cabildo catedralicio conquense resulta relevante el control que sobre las dignidades capitulares ejercieron algunos poderosos linajes de la alta nobleza castellana, como los Albornoz, durante el siglo XIV, o los Carrillo y Mendoza, durante la siguiente centuria, mientras que las familias de hidalgos, muchos de ellos conversos con una muy destacada presencia en el concejo, sobre todo accederían a raciones y canonjías, pero raras veces a dignidades11.

31Con todo, aún son necesarios muchos más estudios sobre la integración de las oligarquías nobiliarias locales en los cabildos catedralicios de las diferentes ciudades castellanas, lo que permitiría ir extrayendo conclusiones sólidas de carácter general, aplicables a marcos geográficos amplios. Así, hay que analizar detalladamente los factores sociales, políticos y económicos que determinaban el grado de control ejercido por la nobleza sobre los cabildos, comparando la mayor o menor presencia de cada linaje en concejo y cabildo, estudiando la evolución y cambios que se producían en todo el proceso de luchas urbanas por el control de los resortes de poder civil y eclesiástico, todo ello enmarcado en un amplio contexto de mutuas relaciones de poder entre Iglesia, Nobleza y Monarquía. También es necesario estudiar las razones que en algunas diócesis permitían el acceso de la nobleza local a la mitra episcopal de la propia ciudad, mientras que en otros lugares ello no fue posible, para lo cual se precisa analizar detalladamente y de forma individualizada el mayor o menor control que cada cabildo tuvo sobre las elecciones episcopales y el alcance de la participación regia, pontificia y nobiliaria que se produjo en las mismas.

32Este interés manifiesto por ejercer un determinado grado de control sobre la institución capitular nos debe llevar a preguntarnos sobre el modo en que las oligarquías urbanas utilizaban el aparato de poder del cabildo, una vez integradas dentro del mismo, de cara a fortalecer su posición dentro del sistema político urbano. Así, desde esta perspectiva social, cabría destacar tres funciones básicas en todo cabildo: una función económica, a través de la articulación de mecanismos de transferencia de rentas capitulares hacia grupos sociales privilegiados que obtenían el arrendamiento de las mismas, actuando a menudo como arrendatarios canónigos y laicos pertenecientes a determinados linajes; una función política en situaciones de conflictos y luchas urbanas entre diversas facciones nobiliarias, cuando el control sobre los diferentes resortes de poder se hacía especialmente necesario; y una función propagandística y legitimadora hacia ciertas familias, según más adelante se verá.

  • 12 Estas redes de clientelismo episcopal y capitular han sido bien estudiadas, por ejemplo, para Murci (...)

33Dentro de las relaciones clientelares que se daban en los cabildos hemos de distinguir varios niveles. Por un lado nos encontramos con los clérigos y capellanes reales, muchos de ellos procedentes a su vez de la nobleza local. Muy frecuente fue también la presencia de eclesiásticos que formaban parte del amplio círculo de familiares de algún cardenal; uno de los varios ejemplos que pueden citarse al respecto es el del cardenal Gil de Albornoz, que entre 1351 y 1367 ejercería un enorme control sobre gran cantidad de beneficios de los cabildos catedralicios castellanos, que el papa otorgaría por mediación suya a sus familiares y protegidos. Aunque menos habitual, también podía darse el caso de clérigos que habían accedido al cabildo de determinadas diócesis por pertenecer a la clientela eclesiástica del metropolitano correspondiente. Especialmente significativa resulta, por otro lado, la presencia en los cabildos de clérigos que formaban parte del círculo de familiares del obispo diocesano o de algunas dignidades capitulares influyentes; ello permitiría que se formasen auténticas dinastías eclesiásticas diocesanas, siendo frecuentes las fórmulas de sucesión tío-sobrino o incluso padre-hijo, situación esta última en la cual se hacía imprescindible la búsqueda de las necesarias fórmulas de legitimación. Finalmente, solía ser frecuente que familiares y criados de los canónigos accedieran a los puestos más bajos del cabildo, las raciones enteras y medias, o bien a alguno de los numerosos cargos cultuales o administrativos existentes en las catedrales, en calidad de servidores de la institución capitular. Por todo ello, es imprescindible establecer una adecuada relación entre los diversos niveles jerárquicos del cabildo y el status y procedencia social de sus integrantes12.

34Por último, al margen de estas clientelas capitulares, no hay que olvidar la existencia de otras manifestaciones diversas de clientelismo a nivel diocesano: iglesias y colegiatas de patronato regio o nobiliario, cuyos clérigos eran presentados por el monarca o patrono correspondiente; presencia de arciprestes y vicarios rurales que mantenían una estrecha relación de dependencia hacia el obispo diocesano y cabildo; o incorporación de algunos miembros de la nobleza local a las órdenes monásticas, tanto a nivel urbano como rural.

II. 3. Criterio político-administrativo

35Las diferentes funciones y cargos desempeñados por los capitulares constituyen otro ámbito de aproximación a los diversos niveles de clientelismo que se daban en prácticamente todos los cabildos catedralicios.

36Dentro de la curia episcopal, aquellos canónigos que colaboraban más directamente con el prelado se ocupaban de desempeñar ciertos cargos. Primeramente hay que destacar al vicario general, que era el representante de la jurisdicción episcopal en toda la diócesis, frente a los vicarios rurales que representaban dicha jurisdicción en circunscripciones diocesanas más concretas como eran las vicarίas. Por otra parte, algunos canónigos actuaban como procuradores del obispo o del cabildo de cara a la resolución de negocios y conflictos de la más variada índole. Otros cargos de la curia episcopal, no necesariamente desempeñados por miembros del cabildo, eran el oficial de justicia, que asistía al obispo en sus tareas judiciales; los notarios, encargados de la autentificación de documentos judiciales; el mayordomo, cuya misión era administrar las rentas de la mesa episcopal; el capellán privado, que cuidaba la salud espiritual del prelado; y un variopinto grupo encargado del servicio doméstico en los palacios episcopales: camarero, barbero, físico o médico, etc. Todos estos oficiales y servidores formaban lo que podríamos denominar como el entorno episcopal, muchos de cuyos integrantes gozaban del privilegio de ser considerados familiares – en sentido amplio – o protegidos del prelado, con todas las ventajas sociales y económicas que ello conllevaba.

37También fue frecuente que algunos capitulares actuasen, por nombramiento de la Cámara Apostólica, como colectores o subcolectores pontificios, o bien en la resolución de misiones eclesiásticas concretas por delegación papal. Asimismo, en algunas diócesis había canónigos que eran procuradores de ciertos cardenales residentes en la curia, debiendo defender los intereses de estos y encargarse del cobro de todas las rentas beneficiales que tenían asignadas.

38Finalmente, en el marco de la política general del reino, aunque fueron fundamentalmente los obispos quienes ocuparon puestos de relieve al servicio de la Realeza, a veces algunos canónigos también desempeñarían tareas de contenido político, por ejemplo, a través de su participación en misiones y embajadas diplomáticas, en colaboración con el Episcopado, o bien como auxiliares en la recaudación diocesana de los tributos reales impuestos a la Iglesia. Asimismo, no hay que olvidar la habitual presencia en Cortes de miembros de los cabildos catedralicios, que solían actuar en representación y defensa de los intereses del estamento eclesiástico en sus conflictos con el poder laico, cuestión que se analizará con más detalle páginas adelante.

II. 4. Criterio propagandístico y legitimador

39En el contexto local urbano, un factor que siempre conviene valorar es que cuanto más elevada sea la posición de poder de un determinado grupo social, mayor será el despliegue que se realice de todo un amplio abanico de recursos propagandísticos y legitimadores de cara a intentar, con la ayuda de dichos recursos, consolidar y si cabe fortalecer la posición preeminente que se ostenta, sobre todo cuando se da la presencia de otros grupos de poder capaces de ejercer actitudes contestatarias dentro del marco de relaciones locales.

40Esto explica que sean los cabildos, en cuanto integrantes de la oligarquía urbana, uno de los grupos de poder que con más frecuencia utilice diferentes medios de propaganda y legitimación, sirviéndose para ello, fundamentalmente, de todas las posibilidades que al respecto le ofrecía ese marco arquitectónico incomparable que era la catedral. La propia solemnidad del culto, el rezo de las horas y sobre todo la celebración en determinadas fiestas del ano, de procesiones y ceremonias particularmente solemnes, en las que los canónigos podían lucir sus ricas vestiduras y manifestar su posición de supremacía en la jerarquía eclesiástica de la ciudad, constituían sin duda situaciones que realzaban visualmente el prestigio social de los capitulares ante la presencia del resto de los ciudadanos. Lo mismo puede decirse respecto a las exequias y honras fúnebres de los integrantes del cabildo, en las que se producía la presencia de muchos de sus miembros como manifestación de la solidaridad y conciencia de grupo que se daba entre los capitulares, siendo frecuente que también asistiesen numerosos capellanes de la catedral y clérigos de las diferentes parroquias urbanas, todo ello en medio del gran boato funerario que solía rodear a este tipo de acontecimientos; el simple hecho de ser enterrado en el recinto catedralicio ya constituía de por sí un privilegio, sobre todo cuando el nivel de riqueza del difunto le permitía fundar una capilla en la que perpetuar su memoria y la de sus familiares.

41Hay que señalar, por otro lado, que en todos los cabildos existían normas muy estrictas referentes a la colocación de los beneficiados en el coro y procesiones, debiéndose respetar un orden determinado que estaba en función de la categoría del puesto ostentado dentro del cabildo y de la antigüedad, lo que muestra la importancia que para todos los miembros del cabildo tenía la idea de jerarquía interna.

42Al margen del culto catedralicio, otros elementos también venían a manifestar, de forma individual, la situación de preeminencia social de ciertos capitulares. Así, en su casa y entorno doméstico era habitual la presencia de varios criados y sirvientes; a ello a veces se añadía, según la categoría del personaje, un círculo de familiares integrado por varios clérigos. En cuanto a la distribución de los canónigos por las collaciones de la ciudad, era habitual que residieran en los barrios más ricos y nobles, aunque también podían establecer su domicilio en otras zonas más modestas. En cualquier caso, la posición privilegiada ostentada por los canónigos, y sobre todo por las dignidades, a menudo se traducía en un elevado status y nivel de vida que, entre otras cosas, se reflejaba en la posesión de un importante patrimonio personal que podía estar formado tanto por propiedades raíces como por casas y propiedades comerciales, sobre todo lo cual los testamentos nos proporcionan una información de primera mano.

  • 13 Una visión de síntesis sobre los recursos propagandísticos y legitimadores empleados por la nobleza (...)

43Si hasta ahora hemos hablado de la propaganda interna llevada a cabo por los cabildos catedralicios, hay que señalar que estos también desempeñaron un importante papel en las acciones propagandísticas y legitimadoras del poder regio, siempre en colaboración con el Episcopado, cuestión que ya fue tratada en la primera parte de este estudio. Por otro lado, la nobleza también se servirá de los cabildos y catedrales para desplegar todo su aparato propagandístico13, lo que se pone de manifiesto en aspectos como el mecenazgo hacia la Iglesia y la fundación en los templos catedralicios de ricas capillas familiares dotadas de múltiples elementos iconográficos y heráldicos. Además, como es sabido, esta proliferación, durante la baja Edad Media, de capillas de la nobleza no solo se producirá en las catedrales, sino también en numerosos monasterios, colegiatas e iglesias diversas, y más aún si eran de patronato nobiliario, todo lo cual constituía una forma de exaltación de los correspondientes linajes.

II. 5. Criterio conflictivo

  • 14 Un ejemplo de aplicación de dicho esquema metodológico queda recogido en: Jorge DÍAZ IBÁÑEZ, La Igl (...)

44El acercamiento a los cabildos catedralicios desde la órbita de lo conflictivo nos lleva necesariamente al complejo entramado de relaciones de poder que afectaba de lleno a toda institución capitular. Metodológicamente, a la hora de estudiar dichas relaciones, resulta muy operativo establecer tres grandes bloques de análisis estrechamente interdependientes: relaciones con la Monarquía; relaciones intraeclesiales; y relaciones con la sociedad local14, existiendo siempre algún tipo de elemento conflictivo en el desarrollo de las mismas, junto a situaciones de claro encuentro y colaboración.

45En cuanto a las relaciones con el poder real, hay que fijarse, por un lado, en qué posicionamientos adoptaron los cabildos con respecto a los conflictos políticos del reino. En este sentido, si bien lo más frecuente fue que cada cabildo catedralicio respaldara la postura de su prelado, también podía darse el caso de que se produjeran diferentes tomas de posición entre obispo y cabildo dentro de una misma diócesis. Hubo desde luego, frente a momentos de clara unanimidad política entre todos los cabildos del reino, otros en que se produjo una evidente confrontación al entrar en juego intereses señoriales y nobiliarios.

46Otro tipo de situaciones conflictivas en las relaciones de los cabildos catedralicios con la Monarquía eran las derivadas de posibles divergencias surgidas en las elecciones episcopales cuando el nombramiento recaía en algún candidato que no era del agrado del cabildo, entrando también en juego en este sentido los intereses nobiliarios y los acuerdos previos que a menudo se establecían entre el poder real y el Pontificado a la hora de designar a un determinado candidato, frente a los cuales de poco servían los intereses particulares de los cabildos.

47Probablemente fue en el ámbito económico y fiscal donde se produjeron un mayor número de conflictos entre la Realeza y los cabildos. Respecto a la fiscalidad, fueron habituales las irregularidades y retrasos por parte de los cabildos a la hora de hacer frente, en medio de grandes quejas, al pago de los consabidos tributos que se dedicaban específicamente al mantenimiento de las campañas militares de los monarcas, como eran las tercias reales, décimas, cruzadas y servicios extraordinarios. Asimismo, también surgían problemas cuando los recaudadores reales trataban de exigir a los cabildos el pago de ciertos tributos de los que estos se consideraban exentos, como por ejemplo sucedió con el yantar, produciéndose también situaciones de confrontación al no entregar puntualmente los recaudadores a los cabildos determinadas rentas reales que les habían sido concedidas por los monarcas.

  • 15 Sobre la problemática generada en torno a los abadengos y realengos, puede verse: Ana ARRANZ GUZMÁN (...)

48Especialmente problemático fue el tema del constante incremento que durante la baja Edad Media habrían de experimentar los territorios de abadengo a costa del realengo, teniendo precisamente los cabildos catedralicios un fuerte grado de responsabilidad en esta cuestión, al ser los receptores, por compra o por donaciones de los fieles, de una parte importante de los bienes realengos que pasaban al poder de la Iglesia. En realidad, las implicaciones del conflicto eran lo suficientemente relevantes como para concernir a los poderes nobiliario y sobre todo concejil, que trataron de presionar en Cortes a los monarcas para que adoptasen medidas tendentes a evitar un crecimiento descontrolado de los abadengos, lo cual no impidió su expansión al no tomar la Monarquía iniciativas verdaderamente concluyentes y efectivas al respecto15.

49Centrándonos a continuación en las relaciones intraeclesiales y conflictos derivados de las mismas, debemos señalar primeramente que no eran sino una consecuencia directa de la enorme jerarquización interna que se daba dentro del propio estamento eclesiástico, que hacía que existieran abismales diferencias socioeconómicas entre los clérigos que ocupaban los cargos más elevados y aquellos otros – la gran mayoría – que se situaban en los puestos inferiores.

50En cuanto al Papado, los ámbitos más habituales de confrontación fueron dos: el beneficial y el fiscal. Respecto al primero, las quejas de los cabildos se producían sobre todo cuando el pontífice concedía beneficios a clérigos extranjeros, generalmente familiares de algún cardenal residente en la curia, los cuales contaban con dispensa pontificia para ser absentistas y a la vez recibir las rentas de sus correspondientes prebendas, lo que suscitaba airadas protestas por parte de los cabildos, que de este modo veían mermadas sus fuentes de ingresos. El asunto incluso provocaría quejas en Cortes por parte de los laicos, dado lo perjudicial que para la economía del reino resultaba la transferencia de rentas eclesiásticas al extranjero. El otro terreno de conflicto con el Pontificado fue el fiscal, produciéndose protestas de los cabildos, más o menos intensas según los momentos, en contra del pago de los diversos tributos eclesiásticos que eran exigidos por la Cámara Apostólica. Aparte de los problemas que ocasiono la entrega habitual de cruzadas, subsidios y décimas, donde generalmente confluían fiscalidad regia y pontificia, una de las cuestiones que generó un mayor número de enfrentamientos fue el pago a la Santa Sede por parte de los cabildos de los espolios y rentas que las mitras episcopales generaban durante los períodos de sede vacante, siendo frecuentes en este sentido las usurpaciones de dichas rentas por parte de algunos poderes señoriales, que aprovechaban la ausencia de prelado para hacerse con el control de las mismas, lo que venía a complicar aún más el asunto y hacía que a veces los cabildos tardaran años en saldar sus deudas sobre esta cuestión con la Cámara Apostólica.

51Las relaciones de los cabildos con sus respectivos obispos metropolitanos también provocarían en ocasiones algunos conflictos, debidos sobre todo a los abusos del metropolitano en el ejercicio de su potestad jurisdiccional y a sus ingerencias en las elecciones episcopales de sus sedes sufragáneas.

52Más frecuentes fueron las confrontaciones a nivel interno dentro de cada diócesis. Así, por un lado, en las relaciones entre obispo y cabildo a veces hubo enfrentamientos motivados por causas tanto económicas como jurisdiccionales: por ejemplo, intromisiones del prelado en asuntos de la mesa capitular y en la provisión de ciertos beneficios, problemas en la repartición de rentas decimales, definición imprecisa de las competencias jurisdiccionales respectivas del obispo y cabildo, o negativas de éste a pagar ciertos tributos episcopales. Hay que señalar, además, que la intensidad de estos conflictos se multiplicaba extraordinariamente cuando el prelado titular de la mitra era algún extranjero absentista, situación en la cual éste delegaba el gobierno diocesano en un provisor o vicario general, contra el que recaían todas las protestas del cabildo, que veía cómo las rentas episcopales iban a parar a manos de un extranjero. Por otra parte, dentro del propio cuerpo capitular a veces se producían enfrentamientos y divisiones internas que solían tener un trasfondo político y clara correspondencia con los conflictos entre bandos y linajes ciudadanos de los que procedían algunos miembros del cabildo. Asimismo, también serían frecuentes las protestas de los cabildos contra muchos de sus integrantes que eran absentistas, siendo este el caso de los que estudiaban en las universidades, los familiares de cardenales extranjeros y los canónigos que desempeñaban tareas diversas al servicio de la Monarquía.

53En cuanto a los conflictos que se provocaban entre los cabildos catedralicios y el clero diocesano, casi siempre estuvieron motivados por cuestiones decimales, desacuerdos en el modo de distribuir el pago de los pechos tanto reales como eclesiásticos, o abusos en el ejercicio de la jurisdicción diocesana, tanto por parte del cabildo como de los arciprestes y vicarios rurales, y respecto a las confrontaciones que a veces hubo dentro del propio clero diocesano, lo más normal es que fueran asuntos referentes al cobro de diezmos los causantes de los enfrentamientos, así como determinadas situaciones de privilegio económico de unos grupos de clérigos frente a otros, sobre todo del clero parroquial urbano con respecto al rural. Finalmente, no hay que olvidar los antagonismos surgidos en las relaciones de los cabildos con las órdenes militares y religiosas que estaban establecidas en cada diócesis, siendo también en este caso el pago de rentas decimales el motivo más común de las discordias.

  • 16 Un buen ejemplo de análisis sobre esta cuestión lo tenemos en el ya citado trabajo de J. M. SANTAMA (...)

54El último ámbito de conflictividad es el que afectaba a las relaciones de los cabildos con la sociedad local, principalmente concejos y nobleza, siendo en este sentido muchas veces necesaria la intervención regia, casi siempre a favor de obispos y cabildos, para tratar de poner fin, a menudo sin éxito, a las desavenencias surgidas. En cuanto a las relaciones con el poder concejil16, los privilegios económicos y fiscales de que disponían los prelados y cabildos catedralicios frecuentemente dieron lugar a que los concejos, carentes a veces de esos mismos privilegios, no tuvieran más remedio que acudir a la violación de los que poseían los obispos y cabildos con el fin de no quedar en inferioridad de condiciones en el ámbito de competencia económica que de hecho se daba en las ciudades. Así, en el terreno económico, los motivos de enfrentamiento fueron de lo más diversos: negativa concejil a pagar a los cabildos algunos tributos como el portazgo del ganado o rentas sobre salinas que les habían sido concedidos por privilegio real; intromisiones de los cabildos en bienes comunales de los concejos; usurpación de bienes y rentas capitulares por parte de los poderes concejiles; intentos de cobro a los cabildos de ciertos tributos concejiles (por la entrada de pan y vino en la ciudad, sisas sobre la venta de carne o pescado, etc.); pugna por el control de las principales propiedades comerciales de la ciudad, sobre todo las carnicerías; desavenencias sobre el precio de venta de algunos productos; o desacuerdos derivados de la realización de obras públicas. Todos estos conflictos aparecen documentados, con mayor o menor insistencia, para la mayoría de cabildos catedralicios castellanos, y si bien casi todos los enfrentamientos tuvieron como protagonistas a los concejos de las ciudades en que radicaba cada mitra episcopal, no faltaron tampoco las confrontaciones con los poderes concejiles de las principales villas que había en cada diócesis.

55Dejando ya el ámbito económico, la otra gran esfera de análisis de los conflictos entre concejos y cabildos nos sitúa en el terreno jurisdiccional. En efecto, la existencia de dos jurisdicciones, una laica y otra eclesiástica, motivaría el surgimiento de frecuentes disputas entre ambas de cara a determinar qué materias serían competencia de la jurisdicción laica y cuáles lo serían de la eclesiástica en todos aquellos pleitos en que cada parte dependía de una jurisdicción diferente. La falta de precisión a la hora de definir con exactitud los límites de cada jurisdicción hará que las desavenencias sean abundantes, sobre todo en el caso de los excusados y paniaguados que trabajaban al servido de los cabildos y por ello trataban de ampararse en la jurisdicción eclesiástica, a la vez que no pagaban determinados pechos concejiles.

56Conviene detenerse, asimismo, por la peculiaridad de su situación, en aquellos concejos que eran de señorío episcopal, donde obispo y cabildo, además de ejercer la jurisdicción eclesiástica, también poseían la jurisdicción temporal, debiendo entenderse que se trata de evidentes manifestaciones del llamado señorío jurisdiccional-territorial o pleno. Así, las tierras y colectividades vecindales de estos señoríos constituyen verdaderas demarcaciones autónomas dentro del territorio del reino, sustraídas a la acción directa de los oficiales de la Corona y sometidas a la potestad de la mitra. Aunque fueron los obispos quienes ejercieron la máxima autoridad señorial sobre estos concejos, cuyos habitantes eran sus vasallos, también fue habitual que los cabildos catedralicios compartieran determinadas prerrogativas señoriales con el prelado, interviniendo así en el nombramiento de los oficiales concejiles o alcaides de las fortalezas episcopales, e incluso percibiendo parte de los tributos que los vasallos tenían obligación de entregar. Estos concejos con frecuencia presentarán airadas quejas contra el ejercicio de la autoridad señorial por parte del obispo y cabildo, y los conflictos más relevantes al respecto los encontramos sobre todo en el caso de obispos y cabildos que ejercían su señorío jurisdiccional sobre la propia ciudad que era sede episcopal, tal como sucedía en Palencia, Sigüenza, Osma, Tuy, Orense, Mondoñedo, Lugo o Santiago, si bien las confrontaciones tampoco faltarán en el caso de los demás señoríos episcopales, de mayor o menor relieve, que había en todas las diócesis castellanas.

  • 17 Algunos ejemplos de este tipo de enfrentamientos pueden verse en el ya citado artículo de Jorge DÍA (...)

57En cuanto a los conflictos de los cabildos con la nobleza local y poderes señoriales17 presentes en cada obispado, es necesario destacar su estrecha relación con respecto a los ya analizados enfrentamientos que hubo entre cabildos y concejos, dada la fuerte manipulación que estos últimos sufrieron por parte de las diferentes esferas del poder nobiliario. Así, también en este caso las disputas estarán motivadas tanto por razones económicas como jurisdiccionales, junto a otras de política local, siendo muy variada la tipología de los antagonismos: impedimentos de algunos nobles al cobro o arrendamiento de diezmos, o simple negativa a su pago; intentos por parte de los poderes señoriales de ejercer su jurisdicción sobre algunos clérigos o sobre los excusados de los cabildos; intromisiones nobiliarias en las elecciones episcopales; apropiación de bienes eclesiásticos en época de sede vacante; o enfrentamientos abiertos entre los capitulares y algunos nobles en el contexto de las luchas de bandos urbanas.

  • 18 Sobre ello, puede verse: Ana ARRANZ GUZMÁN, “Clérigos y laicos en las Cortes castellano-leonesas: l (...)

58Finalmente, hay que poner de relieve el amplio tratamiento que tuvieron en las Cortes castellanas bajomedievales todas estas situaciones conflictivas protagonizadas por los cabildos catedralicios, concejos y poderes señoriales, presentándose abundantes quejas al respecto, tanto por parte de los laicos como de los eclesiásticos18.

II. 6. Criterio prosopográfico

59Al igual que ya se señaló con respecto al Episcopado, el acercamiento a las redes clientelares de los cabildos catedralicios también puede realizarse a partir de criterios prosopográficos, siendo necesario establecer previamente perfiles biográficos individuales de los capitulares lo más completos y detallados posibles, en los que se recojan todo tipo de datos familiares, profesionales y culturales.

60Posteriormente, hay que analizar los diversos factores que concurren en dichos perfiles biográficos y su variedad tipológica. Puede comenzarse por el estudio de la extracción social de los componentes de los cabildos, relacionando el tipo de puesto que se ocupa y la categoría de la familia de procedencia en el contexto de la sociedad local, de cara a determinar el grado de presencia en el cabildo de miembros de la alta nobleza, hidalguía, caballería o niveles sociales inferiores.

61La procedencia geográfica de los capitulares es otro factor a tener en cuenta, pudiendo ser de origen local, naturales del reino o extranjeros casi siempre absentistas (de origen hispánico o no), lo que dependerá de factores como el nivel de presión ejercido en los cabildos por parte de las oligarquías locales, las intervenciones de la Monarquía en la provisión de beneficios a través de la presentación de suplicas al papa, o la presencia de familiares de cardenales extranjeros residentes en la curia pontificia.

62Establecer una tipología de las edades, en relación con el cargo capitular ostentado, también puede resultar interesante y aportar datos de relieve sobre la presencia en los cabildos de clérigos muy jóvenes, a veces apenas adolescentes, procedentes de las más potentadas familias de la nobleza castellana o muy vinculados al entorno pontificio. Respecto a esta cuestión, es muy importante analizar la actitud adoptada por el Pontificado, su grado de condescendencia y dispensas otorgadas, así como la concurrencia en estos casos de un elevado absentismo.

63Asimismo, es necesario atender a la formación intelectual de los capitulares: tipo de estudios preferidos, universidades castellanas o extranjeras con mayor concurrencia de canónigos según la disciplina cursada, obtención o no de titulación académica (bachiller, licenciado, doctor o maestro), y concesión pontificia de beneficios para la realización de dichos estudios.

64Finalmente, hay que analizar la tipología de las carreras eclesiásticas y políticas de los componentes de los cabildos, posible cúmulo de beneficios y cargos diversos, servicios prestados a la Monarquía o al Pontificado, y factores que determinaban la culminación o no de dichas carreras en el Episcopado.

II. 7. Criterio documental

65La documentación que debe emplearse para estudiar las clientelas eclesiásticas locales, desde todos los puntos de vista expuestos, ofrece una enorme diversidad. Conviene comenzar por las fuentes pontificias vaticanas, destacando primeramente los Registros de Súplicas, que comienzan en 1342, con el pontificado de Clemente VI, si bien existen ciertas lagunas para algunos años. Estos registros contienen súplicas directas al papa, transcritas íntegramente, sobre materia beneficial y, en mucha menor medida, sobre concesión de gracias diversas: confirmaciones, dispensas, indulgencias, absoluciones, etc. Hasta comienzos del siglo XV, gran parte de las súplicas se presentaban agrupadas en rótulos, a veces de gran extensión, pero posteriormente predominarán las súplicas aisladas. Para el análisis de las clientelas catedralicias son útiles sobre todo los llamados rótulos de presentación (de la Realeza, nobles y altos dignatarios eclesiásticos), así como los rótulos de gremios (fundamentalmente universidades). Las súplicas recogen una vastísima información de contenido beneficial y prosopográfico, así como cultural, y en la mayoría de los casos el papa concede las peticiones, aunque a veces con ciertos matices, obligando al peticionario a dimitir de alguno de los beneficios que ya poseía, o bien rebajando la valoración de los prestimonios concedidos. Al margen de estos registros, también conviene consultar los Vaticanos, Lateranenses y de Aviñón, que contienen las bulas de provisión real de los beneficios y otros documentos diversos sobre problemas que afectaban a los cabildos catedralicios, sin olvidar la importancia de la documentación de la Cámara Apostólica para el estudio de las relaciones fiscales entre cabildos y Pontificado.

  • 19 Un ejemplo de la utilidad de los testamentos para analizar la preeminencia social en el marco local (...)

66Las fuentes documentales catedralicias, como es lógico, constituyen otro grupo de particular interés para el análisis de la sociología capitular y fundamentos económicos y administrativos de la institución: Actas Capitulares, que en Castilla comienzan fundamentalmente a partir del siglo XV; Libros de Rentas; documentación episcopal; normativa sinodal y litúrgica; capellanías; testamentos19 y otros documentos diversos proporcionan una información de primera mano sobre el particular. Igualmente, la documentación de parroquias y colegiatas puede aportar datos de relieve sobre la posible existencia de redes eclesiásticas diocesanas de dependencia hacia el obispo y cabildo catedralicio, así como sobre la presencia de iglesias de patronato regio y nobiliario.

67Por último, el estudio de las relaciones clientelares de los cabildos con respecto a la Monarquía y Nobleza hace asimismo necesario el empleo de documentación regia, municipal (fundamentalmente Actas Concejiles) y nobiliaria, debiendo destacarse también la utilidad que pueden tener las fuentes documentales de universidades y colegios de cara a conocer mejor la formación intelectual de los integrantes de los cabildos catedralicios.

Bibliographie

Orientación bibliográfica

ALDEA VAQUERO, Quintín, “Poder y élites en la España de los siglos XV al XVII (aspecto religioso)”, Annuario dell’Istituto Storico Italiano per l’Età Moderna e Contemporànea, 29-30 (1977-1978), pp. 385-440.

—, Política y religión en los albores de la Edad Moderna, Madrid, Real Academia de la Historia, 1999.

ALONSO GETINO, L., “Dominicos españoles confesores de reyes”, La Ciencia Tomista, 14 (1916), pp. 374-451.

ARRANZ GUZMÁN, Ana, “La presencia de prelados en cargos políticos y actividades de gobierno durante el reinado de Pedro I de Castilla”, Estudios de Historia y de Arqueología Medievales, IX (1993), pp. 11-40.

—, “Un personaje y un episodio de la guerra civil castellana: el arzobispo D. Gómez Manrique y el ordenamiento de Toledo de 1366”, Anuario de Estudios Medievales, 18 (1988), pp. 309-322.

—, “Reconstrucción y verificación de las Cortes castellano-leonesas: la participación del clero”, En la España Medieval, 13 (1990), pp. 33-132.

—, “Los enfrentamientos entre concejos y poderes eclesiásticos en las cortes castellanas: ¿sincronización de los conflictos?”, Hispania, 49 (1989), pp. 5-68.

—, “El tercer estado castellano ante las relaciones realengo-abadengo. Siglos XIII-XV”, Hispania, 49 (1989), pp. 443-476.

—, “Clérigos y laicos en las Cortes castellano-leonesas: la conflictividad como hilo conductor”, El reino de León en la Alta Edad Media, IX, León, 1997, pp. 637-717.

AUTRAND, F. (Dir.), Prosopographie et genèse de l’Etat Moderne, Paris, 1986.

AZCONA, Tarsicio de, “El tipo ideal de obispo en la Iglesia española antes de la rebelión luterana”, Hispania Sacra, 11 (1958), pp. 21-64.

—, La elección y reforma del Episcopado español en tiempo de los Reyes Católicos, Madrid, 1960.

—, Juan de Castilla, rector de Salamanca. Su doctrina sobre el derecho de los reyes de España a la presentación de obispos, Salamanca, 1975.

BARRIOS GARCÍA, Ángel, La catedral de Ávila en la Edad Media: estructura socio-jurídica y económica, Ávila, 1973.

BARTOLOMÉ HERRERO, Bonifacio, “Un episodio en el conflicto realengo-abadengo durante el reinado de Sancho IV: el cuaderno de pesquisa de Segovia de 1287”, Anuario de Estudios Medievales, 27/1 (1997), pp. 347-367.

BAUTISTA BAUTISTA, Mateo, et alii, La organización del cabildo catedralicio leonés a comienzos del siglo XV (1419-1426), León, 1990.

BELLOSO MARTÍN, Nuria, Política y Humanismo en el siglo XV. El maestro Alfonso de Madrigal, el Tostado, Valladolid, 1989.

BELTRÁN DE HEREDIA, Vicente, “La embajada de Castilla en el Concilio de Basilea”, Hispania Sacra, X (1957), pp. 5-32.

—, Bulario de la Universidad de Salamanca (1219-1549), Salamanca, 1966-1967, 3 vols.

BENEYTO PÉREZ, Juan, El cardenal Albornoz. Hombre de Iglesia y de Estado en Castilla y en Italia, Madrid, 1986.

—, “Albornoz y sus amigos”, Anuario de Estudios Medievales, 18 (1988), pp. 305-307.

BENITO RUANO, Eloy, “Los hechos del arzobispo de Toledo don Alonso Carrillo de Pero Guillén de Segovia”, Anuario de Estudios Medievales, 5 (1968), pp. 518-530.

BLÁZQUEZ GARBAJOSA, A., “El condominio señorial en Sigüenza entre el obispo y el cabildo catedral”, Simposio Nacional sobre ciudades episcopales, Zaragoza, 1986, pp. 91-102.

CARANDE, Ramón, El obispo, el concejo y los regidores de Palencia (1352-1422). Aportación documental sobre el gobierno de una ciudad en la Edad Media, Barcelona, 1969.

CASTRO, M., “Confesores franciscanos en la Corte de los Reyes Católicos”, Archivo Ibero-Americano, 133 (1974), pp. 55-126.

DÍAZ ESTEBAN, Fernando, “Alfonso de Cartagena, literato y político”, Xudeus e conversos na historia (Actas del Congreso Internacional, Ribadavia, 14-17 de octubre de 1991), Santiago de Compostela, 1994, I, pp. 275-287.

DÍAZ IBÁÑEZ, Jorge, “Monarquía y conflictos Iglesia-concejos en la Castilla bajomedieval. El caso del obispado de Cuenca (1280-1406)”, En la España Medieval, 17 (1994), pp. 133-156.

—, “El poder episcopal en la diócesis de Cuenca durante la Edad Media”, Espacio, Tiempo y Forma, Serie III, Historia Medieval, 9 (1996), pp. 41-88.

—, “Las relaciones Iglesia-nobleza en el obispado de Cuenca durante la baja Edad Media”, En la España Medieval, 20 (1997), pp. 281-320.

—, “El cabildo catedralicio conquense en el siglo XIII”, Anuario de Estudios Medievales, 27/1 (1997), pp. 315-345.

—, “La Iglesia conquense en sus relaciones de poder. Siglos XII-XV”, Relaciones de poder en Castilla: el ejemplo de Cuenca, Cuenca, 1997, pp. 65-82.

—, “El Pontificado y los reinos peninsulares durante la Edad Media. Balance historiográfico”, En la España Medieval, 24 (2001), pp. 465-536.

DURO PEÑA, E., “Las antiguas dignidades de la catedral de Orense”, Anuario de Estudios Medievales, 1 (1964), pp. 289-332.

ESTEBAN RECIO, A., “Elecciones concejiles en Palencia a fines de la Edad Media: la pugna entre el obispo y la ciudad”, Actas del I Congreso de Historia de Palencia, Palencia, 1987, II, pp. 553-579.

ESTEVE BARBA, F., Alfonso Carrillo de Acuña. Autor de la unidad de España, Barcelona, 1943.

FERNÁNDEZ ALONSO, Justo, “Don Francisco de Prats, primer nuncio permanente en España (1492-1503)”, Anthologica Annua, 1 (1953), pp. 57-154.

—, “Nuncios, colectores y legados pontificios en España de 1474 a 1492”, Hispania Sacra, 10 (1957), pp. 33-90.

—, “Juan Mierli, legado ante Juan II de Portugal (1483)”, Anthologica Annua, 7 (1959), pp. 359-407.

FERNÁNDEZ CONDE, Francisco Javier, La clerecía ovetense en la Baja Edad Media. Estudio socioeconómico, Oviedo, 1982.

—, La Iglesia de Asturias en la baja Edad Media. Estructuras económico-administrativas, Oviedo, 1987.

—, Gutierre de Toledo, obispo de Oviedo (1377-1398). Reforma eclesiástica en la Asturias bajomedieval, Oviedo, 1979.

FERNÁNDEZ FLÓREZ, José Antonio, El patrimonio del cabildo catedralicio de León en la segunda mitad del siglo XV, Valladolid, 1985.

FERNÁNDEZ GALLARDO, Luis, “Alonso de Cartagena en Basilea (nuevas observaciones sobre el conflicto anglo-castellano)”, Archivos Leoneses, 95-96 (1994), pp. 9-91.

FRANCLA LORENZO, Santiago, “El cabildo palentino en el siglo XV”, Publicaciones del Instituto Tello Téllez de Meneses, 59 (1988), pp. 143-178.

FUENTE GONZÁLEZ, A. de la, Don Gonzalo de Stúñiga, obispo de Jaén (1423-1456), Córdoba, 1978.

GARCÍA CAMPRA, Emilio, “Juan de Ortega, primer obispo de Almería: notas para su historia”, Almería entre culturas, siglos XIII-XVI (Actas del Coloquio, Almería, 19-21 de abril de 1990), Almería, 1990, I, pp. 333-365.

GARCÍA DÍAZ, Isabel; RODRÍGUEZ LLOPIS, M., Iglesia y sociedad feudal: el cabildo de la catedral de Murcia en la baja Edad Media, Murcia, 1994.

GARCÍA GARCÍA, Alfonso, “Notas sobre la política eclesiástica de Alfonso XI de Castilla”, Victoriensia, 35, Miscelánea José Zunzunegui. Estudios históricos, vol. I, Vitoria, 1975, pp. 163-182.

GARCÍA ORO, José, El cardenal Cisneros. Vida y empresas, Madrid, 1992-1993.

GASTAÑAZPI SAN SEBASTIÁN, Eva, “Redes eclesiásticas diocesanas en el País Vasco (siglos XIV-XVI)”, Religiosidad y sociedad en el País Vasco (siglos XIV-XVI), Bilbao, 1994, pp. 17-24.

GENET, Jean Philippe; VINCENT, Bernard (Coords.), État et Église dans la genèse de l’État Moderne, Madrid, 1986.

GENET, Jean Philippe; LOTTES, G., L’État Moderne et les élites, XIIIe-XVIIIe siècles. Apports et limites de la méthode prosopographique, París, 1996.

GONZÁLEZ GONZÁLEZ, J., “La clerecía de Salamanca durante la Edad Media”, Hispania, 3 (1943), pp. 409-431.

GONZÁLEZ NOVALÍN, J. L., El deán de Santiago, don Diego de Muros. Su puesto en la historia del Humanismo, Roma, 1975-1976.

GONZÁLEZ VÁZQUEZ, M., El arzobispo de Santiago: una instancia de poder en la Edad Media (1150-1400), La Coruña, 1996.

GONZÁLEZ VÁZQUEZ, Marta; PÉREZ RODRÍGUEZ, Francisco Javier, “Aproximación al estudio de las relaciones familiares y de poder en una institución eclesiástica: el cabildo compostelano en los siglos XII y XIII”, Hispania, 53/185 (1993), pp. 1091-1098.

GONZÁLVEZ RUIZ, Ramón, “El arcediano Joffré de Loaysa y las parroquias urbanas de Toledo en 1300”, I Congreso Internacional de Estudios Mozárabes. Serie C, 1: Historia Mozárabe, Toledo, 1978, pp. 91-148.

GOÑI GAZTAMBIDE, José, Historia de la bula de Cruzada en España, Vitoria, 1958.

—, Los españoles en el Concilio de Constanza. Notas biográficas, Madrid, 1966.

—, “Recompensas de Martín V a sus electores españoles”, Hispania Sacra, XI (1958), pp. 259-297.

GUILARTE, A. M., El obispo Acuña. Historia de un comunero, Valladolid, 1983.

IZQUIERDO BENITO, R., “Conflictos entre los poderes temporal y eclesiástico en las ciudades medievales: el caso de Toledo en 1390”, La ciudad hispánica durante los siglos XIII al XVI, Madrid, 1985, I, pp. 1081-1104.

—, El patrimonio del cabildo de la catedral de Toledo en el siglo XIV, Toledo, 1980.

JULAR, C., “La participación de un noble en el poder local a través de su clientela. Un ejemplo concreto de fines del siglo XIV”, Hispania, 185 (1993), pp. 861-884.

—, “Dominios señoriales y relaciones clientelares en Castilla: Velasco, Porras y Cárcamo. Siglos XIII-XV”, Hispania, 192 (1996), pp. 137-171.

LADERO QUESADA, M. A., “Linajes, bandos y parcialidades en la vida política de las ciudades castellanas”, Bandos y querellas dinásticas en España al final de la Edad Media, París, 1991, pp. 105-134.

LADERO QUESADA; NIETO SORIA, M. A., José Manuel, “Iglesia y sociedad en los siglos XIII al XV (ámbito castellano-leonés). Estado de la investigación”, En la España Medieval, 11 (1988), pp. 125-153.

LADERO QUESADA, M. A.; SÁNCHEZ HERRERO, José, “Iglesia y ciudades”, Las ciudades andaluzas (siglos XIII-XVI) (Actas del VI Coloquio Internacional de Historia Medieval de Andalucía), Málaga, 1991, pp. 227-264.

LÓPEZ ARÉVALO, J. R., Un cabildo catedral de la vieja Castilla: Ávila. Su estructura jurídica. Siglos XIII-XX, Madrid, 1966.

LÓPEZ MARTÍNEZ, Nicolás, “Don Luis de Acuña, el cabildo de Burgos y la reforma, 1456-1495”, Burgense, 1961, pp. 185-317.

MARSILLA DE PASCUEL, Francisco Reyes, “Los judíos y el cabildo catedralicio de Murcia en el siglo XV”, Miscelanea Medieval Murciana, 15 (1989), pp. 53-84.

MARTÍN MARTÍN, José Luis, El cabildo de la catedral de Salamanca. Siglos XII-XIII, Salamanca, 1975.

MARTÍNEZ MILLÁN, José, “Las canonjías inquisitoriales. Un problema de jurisdicción entre la Iglesia y la Monarquía (1480-1700)”, Hispania Sacra, 34 (1982), pp. 9-63.

MESEGUER FERNÁNDEZ, Juan, “El arzobispo Carrillo y el cardenal Cisneros”, Archivo Ibero-Americano, 45 (1985), pp. 165-187.

MEUTHEN, E., “Juan González, bischof von Cádiz, auf dem Basler Konzil”, Annuarium Historiae Conciliorum, 8 (1976), pp. 250-293.

MINGELLA ARNEDO, Toribio, Historia de la diócesis de Sigüenza y de sus obispos, Madrid, 1910, 3 vols.

MONTES ROMERO-CAMACHO, Isabel, “Un episodio de las relaciones Iglesia-Estado en tiempos de Juan II: la postulación de don Rodrigo de Luna como arzobispo de Sevilla”, Archivo Hispalense, 64 (1981), pp. 3-22.

MONTSERRAT TORRENTS, J., Las elecciones episcopales en la Historia de la Iglesia, Barcelona, 1972.

MORENO NÚÑEZ, J. I., “Semblanza y patrimonio de don Sancho Blázquez, obispo de Ávila (1312-1355)”, Hispania Sacra, 1983, pp. 155-188.

NIETO CUMPLIDO, Manuel, “La elección de los obispos de Córdoba en la baja Edad Media”, Andalucía Medieval. Nuevos Estudios, Córdoba, 1979, pp. 73-103.

NIETO SORIA, José Manuel, “Abadengo episcopal y realengo en tiempos de Alfonso XI de Castilla”, En la España Medieval, IV. Estudios dedicados al profesor don Ángel Ferrari Núñez, vol. II, Madrid, 1984, pp. 707-734.

—, “El carácter feudal de las relaciones Monarquía-Episcopado en el ámbito castellano. El caso del obispado de Cuenca (1180-1280)”, En la España Medieval, 3 (1982), pp. 197-217.

—, “La Capilla Real castellano-leonesa en el siglo XV: constituciones, nombramientos y quitaciones”, Archivos Leoneses, 85-86 (1989), pp. 7-54.

—, Ceremonias de la Realeza. Propaganda y legitimación en la Castilla Trastámara, Madrid, 1993.

—, “Algunas consideraciones sobre el patronato real castellano-leonés en los siglos XIII y XIV”, AEM, 15 (1985), pp. 203-227.

—, “La configuración eclesiástica de la Realeza Trastámara en Castilla (1369-1474). Una perspectiva de análisis”, En la España Medieval, 13 (1990), pp. 133-162.

—, “La conflictividad en torno al diezmo en los comienzos de la crisis bajomedieval castellana, 1250-1315”, AEM, 14 (1984), pp. 211-235.

—, “Les clercs du roi et les origenes de l’État Moderne en Castille: propagande et legitimation”, Journal of Medieval History, 18 (1992), pp. 297-318.

—, “Le controle politique de la vie ecclésiastique en Castille a la fin du Moyen Âge (1250-1480)”, Razo. Cahiers du centre d’études médiévales de Nice, 9 (1989), pp. 89-102.

—, Iglesia y poder real en Castilla. El Episcopado, 1250-1350, Madrid, 1988.

—, Iglesia y génesis del Estado Moderno en Castilla, 1369-1480, Madrid, 1993.

—, “Los proyectos de reforma eclesiástica de un colaborador de Juan II de Castilla: el obispo Barrientos”, Homenaje al profesor Tomás Quesada Quesada, Universidad de Granada, 1998, pp. 493-516.

—, “Los obispos de la diócesis de León en sus relaciones con la Monarquía, 1250-1350”, Archivos Leoneses, 74 (1983), pp. 201-262.

—, Las relaciones Monarquía-Episcopado castellano como sistema de poder, 1252-1312, 2 vols., Madrid, 1983.

—, “La relación de poderes en un señorío eclesiástico de ámbito urbano: Palencia, 1280-1305”, La ciudad hispánica durante los siglos XIII al XVI, Madrid, 1985, I, pp. 625-640.

—, “Enrique III de Castilla y la promoción eclesiástica del clero: las iniciativas políticas y las súplicas beneficiales (1390-1406)”, Archivum Historiae Pontificiae, 33 (1995), pp. 41-89.

—, (Dir.), Orígenes de la Monarquía hispánica: propaganda y legitimación (ca. 1400-1520), Madrid, 1999.

ORTEGA MARTÍN, J., Un reformador pretridentino: don Pascual de Ampudia, obispo de Burgos (1496-1512), Roma, 1973.

ORTÍ BELMONTE, M. A., Episcopologio cauriense, Cáceres, 1958.

PÉREZ RODRÍGUEZ, Francisco Javier, El cabildo de Santiago de Compostela (siglos XII-XIV): la proyección social de una institución eclesiástica, Santiago, 1995 (Tesis Doctoral en microficha).

—, El dominio del cabildo catedral de Santiago de Compostela en la Edad Media: siglos XII-XIV, Santiago, 1994.

—, La Iglesia de Santiago de Compostela en la Edad Media: el cabildo catedralicio (1110-1400), La Coruña, 1996.

PÉREZ-EMBID WAMBA, Javier, “El cabildo catedralicio de Sevilla en la baja Edad Media”, Hispania Sacra, 30 (1977), pp. 143-181.

PESET, M.; GUTIÉRREZ, J., “Clérigos y juristas en la baja Edad Media castellanoleonesa”, Senara. Revista de Filoloxía, anexo 2, vol. 3 (1981), pp. 7-110.

QUINTANA PRIETO, Augusto, “Constituciones capitulares de cabildos españoles del siglo XIII”, Anthologica Annua, 28-29 (1981-1982), pp. 485-530.

QUINTANILLA RASO, M. C., “Facciones, clientelas y partidos en España en el tránsito de la Edad Media a la Modernidad”, Poder, economía y clientelismo, ed. J. Alvarado, Madrid, 1997, pp. 15-49.

RÁBADE OBRADÓ, M. P., Los judeoconversos en la corte y en la época de los Reyes Católicos, Madrid, 1990.

—, Una élite de poder en la corte de los Reyes Católicos: los judeoconversos, Madrid, 1993.

RIVERA RECIO, Juan Francisco, Los arzobispos de Toledo en la Baja Edad Media. Siglos XII-XV, Toledo, 1969.

—, “Notas para el episcopologio palentino de los siglos XIII y XIV”, Anuario de Estudios Medievales, 9 (1974-1979), pp. 407-424.

—, “Notas y documentos para el episcopologio de la sede de Baeza-Jaén durante los siglos XIII-XIV”, Boletín de Estudios Giennenses, 20 (1974).

RODRÍGUEZ MOLINA, José, El obispado de Baeza-Jaén. Organización y economía diocesanas (siglos XIII-XVI), Jaén, 1986.

—, “Alfonso X y la Iglesia jiennense”, Cuadernos de Estudios Medievales y Ciencias y Técnicas Historiográficas, 17 (1992), pp. 81-88.

RUIZ DE LA PEÑA, J. I., “Esquema para el estudio de un señorío eclesiástico medieval: jurisdicción de la mitra ovetense en el siglo XIV”, Actas de las Primeras Jornadas de Metodología Histórica, Santiago de Compostela, 1975, pp. 217-230.

SAINZ RIPA, Eliseo, “Diego López de Zúñiga, obispo de Calahorra y La Calzada (1408-1443)”, Anthologica Annua, 40 (1993), pp. 77-179.

—, “Robert Le Coq, consejero de Carlos II de Navarra, obispo de Calahorra (1362-1373)”, Príncipe de Viana, 55 (1994), pp. 331-375.

SAN MARTÍN PAYO, J., “El cabildo de Palencia”, Publicaciones de la Institución Tello Téllez de Meneses, 34 (1972), pp. 227-248.

SÁNCHEZ HERRERO, José, Las diócesis del reino de León. Siglos XIV y XV, León, 1978.

—, “Don Juan González, obispo de Cádiz. 1426-1440”, Andalucía Medieval, II (Actas del Primer Congreso de Historia de Andalucía), Córdoba, 1978, pp. 123-132.

—, “El Episcopologio medieval gaditano. Siglos XIII al XV”, En la España Medieval, 1 (1980), pp. 443-466.

—, “Los obispos castellanos y su participación en el gobierno de Castilla (1350-1406)”, Realidad e imágenes del poder. España a fines de la Edad Media, Valladolid, 1988, pp. 85-113.

—, “El cabildo catedral de Cádiz. Siglos XIII al XV”, Archivo Hispalense, 65 (1982), pp. 155-182.

SANTAMARÍA LANCHO, Miguel, “La organización de la gestión económica del cabildo catedralicio de Segovia. Siglos XIII-XIV”, En la España Medieval, 3 (1982), pp. 505-540.

—, “El cabildo catedralicio de Segovia como aparato de poder en el sistema político urbano durante el siglo XV”, Studia Historica. Historia Medieval, VIII (1990), pp. 47-77.

SANTAMARTA LUENGOS, J. M., Señorío y relaciones de poder en León en la baja Edad Media: concejo y cabildo catedral en el siglo XV, León, 1993.

SANZ SANCHO, Iluminado, La Iglesia y el obispado de Córdoba en la Baja Edad Media (1236-1426), 2 vols., Madrid, 1989.

—, “El poder episcopal en Córdoba en la Baja Edad Media”, En la España Medieval, 13 (1990), pp. 163-205.

SERRANO, Luciano, Los conversos don Pablo de Santa María y don Alfonso de Cartagena, Madrid, 1942.

SUÁREZ BELTRÁN, Soledad, El cabildo de la catedral de Oviedo en la Edad Media, Oviedo, 1986.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis, Castilla, el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid, 1960.

—, “Don Pedro Tenorio, arzobispo de Toledo (1375-1390)”, Estudios dedicados a Menéndez Pidal, 4 (1953), pp. 601-627.

TRAME, Richard H., Rodrigo Sánchez de Arévalo, 1404-1470. Spanish diplomat and champion of the Papacy, Washington, 1958.

VÁZQUEZ LESMES, Rafael, Córdoba y su cabildo catedralicio en la Modernidad, Córdoba, 1987.

VILLACORTA RODRÍGUEZ, Tomás, El cabildo catedral de León. Estudio histórico-jurídico. Siglos XII-XIX, León, 1974.

VILLALBA RUIZ DE TOLEDO, F. J., El cardenal Mendoza ante la gerra civil castellana (1474-1482), Madrid, 1983.

—, El cardenal Mendoza (1428-1495), Madrid, 1988.

Notes

1 Un trabajo reciente de análisis cualitativo de los problemas más significativos con relación a la historia de la Iglesia medieval en la Corona de Castilla, contextualizándolos en su marco Occidental, puede encontrarse en Iluminado SANZ SANCHO, “Para el estudio de la Iglesia medieval castellana”, Estudios Eclesiásticos, vol. 73, n.º 284 (1998), pp. 61-87.

2 Con relación a la perspectiva historiográfica, cabe señalar el trabajo de Miguel Ángel LADERO QUESADA y José Manuel NIETO SORIA, “Iglesia y sociedad en los siglos XIII al XV (ámbito castellano-leonés): estado de la investigación”, En la España Medieval, 11 (1988), pp. 185-222. No obstante, se incorpora al final de estas páginas una bibliografía orientativa.

3 Un análisis de conjunto de las diversas problemáticas que se integran en este ámbito de cuestiones fue el que abordé en: Iglesia y poder real en Castilla. El Episcopado (1250-1350), Madrid, 1988, y en Iglesia y génesis del Estado Moderno en Castilla, 1369-1480, Madrid, 1994.

4 Con relación al Pontificado, puede verse el trabajo recién publicado de Jorge DÍAZ IBANEZ, “El Pontificado y los reinos peninsulares durante el Edad Media. Balance historiográfico”, En la España Medieval, 24 (2001), pp. 465-536.

5 Esta es una cuestión que he abordado monográficamente en: “Le roi suppliant le Papa: La Castille au XVe siècle (de la grâce papale à l’absolutisme royal)”, en Suppliques et requêtes, en curso de publicación por la École Française de Rome.

6 En este sentido hay que tener en cuenta la actitud negociadora que adoptó el Pontificado a partir del concilio de Constanza, tal como se puede ver para el caso castellano en: José Manuel NIETO SORIA, “El pontificado de Martín V y la ampliación de la soberanía real sobre la Iglesia castellana (1417-1431)”, En la España Medieval, 17 (1994), pp. 113-132.

7 Sobre la Cámara de Castilla en su función de institución administradora del patronato real en materia eclesiástica: Salustiano de DIOS, Gracia, merced y patronazgo real. La Cámara de Castilla, 1474-1530, Madrid, 1993.

8 Un buen ejemplo de análisis exhaustivo de toda la estructura institucional de una diócesis lo constituye el trabajo de Iluminado SANZ SANCHO, La Iglesia y el obispado de Córdoba en la baja Edad Media (1236-1426), Madrid, 1989, 2 vols.

9 Sobre ello, puede verse: Miguel SANTAMARÍA LANCHO, “El cabildo catedralicio de Segovia como aparato de poder en el sistema político urbano durante el siglo XV”, Studia Historica. Historia Medieval, 8 (1990), pp. 60-67.

10 Esta cuestión la estudia J. M. SANTAMARTA LUENGOS, Señorío y relaciones de poder en León en la baja Edad Media. Concejo y cabildo catedral en el siglo XV, León, 1993, pp. 83-95.

11 Vid. Jorge DÍAZ IBÁÑEZ, “Las relaciones Iglesia-Nobleza en el obispado de Cuenca durante la baja Edad Media”, En la España Medieval, 20 (1997), pp. 299-306.

12 Estas redes de clientelismo episcopal y capitular han sido bien estudiadas, por ejemplo, para Murcia. Vid. Isabel GARCÍA DÍAZ, Miguel RODRÍGUEZ LLOPIS, Iglesia y sociedad feudal. El cabildo de la catedral de Murcia en la baja Edad Media, Murcia, 1994.

13 Una visión de síntesis sobre los recursos propagandísticos y legitimadores empleados por la nobleza castellana bajomedieval puede verse en: M. C. QUINTANILLA RASO, “La Nobleza”, en Orígenes de la Monarquía hispánica: propaganda y legitimación (Dir. J. M. NIETO SORIA), Madrid, 1999, pp. 63-103.

14 Un ejemplo de aplicación de dicho esquema metodológico queda recogido en: Jorge DÍAZ IBÁÑEZ, La Iglesia de Cuenca en la Edad Media (siglos XII-XV). Estructura institucional y relaciones de poder, Tesis Doctoral, Universidad Complutense, 1996.

15 Sobre la problemática generada en torno a los abadengos y realengos, puede verse: Ana ARRANZ GUZMÁN, “El tercer estado castellano ante las relaciones realengo-abadengo. Siglos XIII-XV”, Hispania, 49 (1989), pp. 443-476.

16 Un buen ejemplo de análisis sobre esta cuestión lo tenemos en el ya citado trabajo de J. M. SANTAMARTA LUENGOS, Señorío y relaciones de poder en León en la baja Edad Media. Concejo y cabildo catedral en el siglo XV, donde se estudia con detalle toda la variada tipología de conflictos tanto económicos como jurisdiccionales que se produjeron en las relaciones concejo-cabildo.

17 Algunos ejemplos de este tipo de enfrentamientos pueden verse en el ya citado artículo de Jorge DÍAZ IBÁÑEZ, “Las relaciones Iglesia-Nobleza en el obispado de Cuenca...”, en particular, pp. 281-299.

18 Sobre ello, puede verse: Ana ARRANZ GUZMÁN, “Clérigos y laicos en las Cortes castellano-leonesas: la conflictividad como hilo conductor”, en El reino de León en la alta Edad Media, León, 1997, vol. IX, pp. 635-717.

19 Un ejemplo de la utilidad de los testamentos para analizar la preeminencia social en el marco local de algunos capitulares, su entorno familiar, nivel cultural y patrimonio económico puede verse en el trabajo de F. J. FERNÁNDEZ CONDE, La clerecía ovetense en la baja Edad Media. Estudio socioeconómico, Oviedo, 1982.

© Publicações do Cidehus, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search