Version classiqueVersion mobile

A Formação e a Consolidação Política do Salazarismo e do Franquismo

 | 
Fernando Martins

Dinámica Represiva en la Génesis y Consolidación del Régimen Franquista (1936-1950)

Maria Jesús Souto Blanco

Texte intégral

1. Introducción

1La consolidación y persistencia de un régimen político depende de su propia estructura organizativa, pero también, y relacionado con ésta, del grado de apoyo que concita entre la masa social. El régimen franquista no fue una excepción y, para afirmarse, desarrolló una serie de estrategias favorecedoras del consenso.

  • 1 Mussolini il Duce. Gli anni del consenso, 1929-1936, Turín, Einaudi, 1974. En el cuarto tomo de est (...)
  • 2 Antonio Cazorla Sánchez, Las políticas de la victoria. La consolidación del Nuevo Estado franquista (...)

2La cuestión del consenso aplicada al franquismo ha sido objeto de polémica por parte de la historiografía española desde finales de los años 80 siguiendo la pauta del debate italiano suscitado por la ya clásica obra de Renzo de Felice1. La utilización de este término, extraído de la Sociología funcionalista, es cuestionada básicamente por dos razones2: la primera, su escasa operatividad y la segunda, lo inadecuado de su aplicación a regímenes dictatoriales. Desde nuestro punto de vista, ambas razones son discutibles y en todo caso insuficientes para descartar la utilización del término consenso en el análisis del régimen franquista.

3La dificultad para la operacionalización es una característica que va a afectar a cualquier término que se aplique al ámbito de lo colectivo, debido a la enorme complejidad de los procesos que afectan a las dinámicas poblacionales, que las hacen muy difícilmente aprensibles y sólo susceptibles de aproximaciones cualitativas, de impresiones generales, de tendencias. Esto es lo que ocurre, a nuestro juicio en el caso del consenso, la vaguedad no es consustancial al término, sino al objeto de estudio al que se va a aplicar. De hecho, otros términos utilizados por la historiografía, como el de “apoyo”, “consentimiento” o de “acuerdo”, no resultaron más operativos que el de consenso.

4En cuanto a la segunda objeción, creemos que tiene su origen en tres aspectos fundamentales:

  1. De índole semántica, cuando se considera que el consenso ha de ser necesariamente voluntario, siendo por tanto, consenso y represión política mutuamente excluyentes. En nuestra opinión, el consenso entendido como el agregado de asensos o consentimientos individuales, no permite inferir, sin más, su carácter voluntario, sino que puede ser forzoso. Dada la complejidad de la mente humana, la persona que consiente por fuerza o por miedo, puede incluso no ser consciente de ello, atribuyendo su aquiescencia a razones que le resulten más tolerables, como la convicción. Así pues, no consideramos que consenso y represión sean conceptos mutuamente excluyentes.

  2. De carácter moral, en la medida en que, de alguna manera, el gozar de consenso legitimaría la existencia del régimen. Respecto a esta cuestión, consideramos que la ilegitimidad del mismo lo acompaña desde su origen y no se redime por su capacidad de imponerse y de vencer las resistencias de una población sometida.

    • 3 Destaca en este sentido Ismael Saz, Fascismo y franquismo, Valencia, Universitat de València, 2004.

    De carácter conceptual, por cuanto se considera el consenso como una situación estática, algo que existe o no existe, de forma dicotómica. Sobre este particular, creemos que el consenso no es una cuestión de “todo o nada”, sino de grado, algo en lo que coinciden actualmente la mayor parte de los autores3, aunque, como dijimos, algunos opten por utilizar términos más o menos sinonímicos como “consentimiento” o “aceptación”.

  • 4 Entre las muchas ofrecidas por la literatura podemos mencionar la de Cándida Calvo Vicente, “El con (...)

5Desde nuestro punto de vista, en la base de todas estas objeciones, está la necesidad, muchas veces obviada, de precisar y definir los conceptos que vamos a utilizar, sólo así los enunciados podrán ser verdaderamente comunicables y, en consecuencia, susceptibles de verificación. Siempre que se introduce un nuevo término, éste debe estar claramente delimitado, única forma de evitar la ambigüedad. Para ser coherentes con este planteamiento, y a falta de una definición que nos convenza totalmente4, entendemos el consenso como “un estado colectivo de aceptación del poder (en este caso, franquista), que se sustenta en el predominio de las actitudes individuales de acatamiento por parte de los ciudadanos de las decisiones adoptadas por la clase dirigente”. La dificultad estriba ahora, en la objetivación de esas “actitudes individuales de acatamiento”, a la que nos referiremos más adelante, y no en la denominación que hemos escogido para la categoría.

6Por otro lado, en nuestra opinión, el consenso no puede ser estudiado de forma aislada, existiendo un gradiente en el apoyo social al régimen, un continuum, en uno de cuyos extremos encontraríamos la adhesión plena, y en el otro, su antónimo, la oposición absoluta, siendo ambos polos situaciones desiderativas.

  • 5 Philippe Burrin, «Politique et société: les structures du pouvoir dans l’Italie fasciste et l’Allem (...)

7En este sentido, coincidimos con Philippe Burrin cuando señala que lo más común y frecuente en la realidad es encontrar en un mismo individuo una combinación de estas actitudes, por lo que el grado de apoyo (o de oposición), vendría dado por la relación entre ambas5, existiendo una tensión dinámica que se reajusta continuamente de acuerdo con las circunstancias (un caso paradigmático sería la evolución en la actitud de Unamuno en relación a los sublevados), que, como el régimen franquista, tampoco eran uniformes e inmutables. El consenso, como término relativo que es, se puede favorecer también eliminando la disensión.

  • 6 Op. cit., pp. 177-8.
  • 7 Manuel Ortiz Heras, “Historia Social en la dictadura franquista: apoyos sociales y actitudes de los (...)

8Lo dicho plantea otra cuestión importante: en qué medida se pueden constatar el consenso y el disenso. Desde nuestro punto de vista, esto sólo es posible cuando se hacen explícitos, es decir, cuando se manifiestan en forma de actitudes y/o comportamientos de los individuos. No existen dudas a la hora de encuadrar las conductas activas, sobre todo las extremas, el problema surge cuando nos referimos al punto medio del continuum descrito, la pasividad. Debemos decir, en primer lugar, que no hay “no conducta”, el pasivo se está posicionando, a nuestro juicio en una actitud de acatamiento, de hecho, una situación ideal en la que nadie se expresara en ningún sentido, sólo podría calificarse de consenso. Así lo entienden la mayor parte de los autores actuales, como Ismael Saz, que dentro de la categoría del consenso, distinguen entre consenso activo y pasivo6, cuando considera que el régimen franquista privilegió más “los elementos de consenso pasivo que los del activo hacia un proyecto reaccionario que a ellos mismos les generaba inseguridad”7. En última instancia, aquellos que el régimen calificaba de “indiferentes” o “apáticos”, contribuían con su acatamiento pasivo a fortalecer el consenso, ello no obsta, como es lógico, para que el régimen se esforzara en fomentar en ellos un mayor grado de adhesión.

  • 8 Por ejemplo, Manuel Ortiz Heras, op. cit., p. 177, distingue dentro de la aceptación: la resignació (...)
  • 9 Mark Granovetter, “Modelos de umbral de conducta colectiva”, Zona Abierta, n.o 54/55, 1990, pp. 137 (...)
  • 10 Ludolfo Paramio, “Decisición racional y acción colectiva”, Leviatán, n.o 79, 2000, p. 72.
  • 11 La Región, 29 de septiembre de 1937, “Un incidente”, p. 3.

9Ahora bien, la mayor parte de los autores presentan las actitudes de los españoles frente al régimen como una variable discreta, que puede adoptar una gama de valores más o menos amplia, pero de límites definidos. Partiendo de la insuficiencia de las tres categorías establecidas por el franquismo (adictos, indiferentes y desafectos), la historiografía delimitó tres grandes zonas (con distintas denominaciones según los autores): consentimiento, indiferencia, y rechazo activo, introduciendo subcategorías dentro de cada una en aras de una mayor precisión8. Desde nuestro punto de vista, esta compartimentación en subcategorías resulta excesivamente académica y alejada de la realidad. Las actitudes y los comportamientos de los individuos no son monolíticos ni independientes, sino que se modulan de acuerdo con la realidad circundante, adaptándose a los usos predominantes en la sociedad. Por este motivo, y porque el consenso nos remite inmediatamente al ámbito de lo colectivo, creemos que es mejor estudiarlo como una variable continua, como una característica colectiva que se puede desplazar en uno u otro sentido, estableciendo diferencias de grado, pero no límites precisos. La intensidad del consenso se podrá inferir entonces de forma indirecta a través de la generalización de las actitudes más evidentes, de apoyo o de rechazo, que son explícitas y, por lo tanto, susceptibles de medición, aceptando que las actitudes extremas arrastrarán por simpatía a la población menos polarizada en uno u otro sentido. La evaluación que realizan los individuos antes de decidir si participan o no en una acción colectiva, está condicionada, de forma decisiva, por el número de los que ya han decidido incorporarse a dicha acción9. En este sentido, Ludolfo Paramio, citando a Marwell y Oliver, habla de una masa crítica, de forma que cuando se alcanza una cierta cantidad de personas movilizadas “se producirá un efecto de bola de nieve”. Si en un colectivo determinado se moviliza, por ejemplo, un 20%, el otro 80% se le unirá automáticamente10. Esta idea de masa afín es la que pretendía trasladar el franquismo para desplazar el continuum en sentido favorable. Un ejemplo palmario lo encontramos en una noticia publicada en un diario asturiano vinculado al bando sublevado, que refiere que la noche anterior en un café de la localidad de Luarca, cuando la emisora de Salamanca ejecutaba el Himno nacional, todos los que se encontraban en el establecimiento, “se pusieron en pie y saludaron con el brazo en alto”, todos, menos un individuo que permaneció sentado, con las manos metidas en los bolsillos del pantalón y salió del café diciendo que iba a hacer una necesidad fisiológica “por lo que se echaron sobre él varias [personas], entre ellas algunos militares que cogieron por su cuenta al individuo en cuestión y lo llevaron a la Comandancia militar.”11

10A partir de estos presupuestos teóricos, aplicables al régimen franquista, y de la conceptualización del consenso, procederemos al análisis de las estrategias utilizadas por el régimen para aumentar sus apoyos y, de esta forma, consolidarse, haciendo especial hincapié en la represión como instrumento para desplazar el statu quo hacia el extremo del consenso.

2. Estrategias de Consolidación del Régimen Franquista

11De forma esquemática, podemos considerar dos planteamientos estratégicos en la consolidación del régimen, por un lado, el incremento de los apoyos, y por otro, la anulación de la oposición. Ambas estrategias actuaron de forma sinérgica reforzándose mutuamente.

12La mayoría de los historiadores considera fuera de toda duda que, en su origen, la dictadura franquista, a diferencia de los regímenes fascistas contemporáneos, presentaba una gran polarización. El franquismo tuvo que enfrentar, al menos inicialmente, un amplio disenso, como consecuencia de su acceso al poder a raíz de una larga y cruenta guerra civil, pero también contó con un notable apoyo, incuestionable en el ámbito institucional, representado por la Iglesia católica (resentida por lo que consideraba agravios de la República y ampliamente resarcida por el régimen, que la adoptó como coartada moral), el Ejército (plagado de oficiales que se lo debían todo a Franco y aupado al primer plano político como vertebrador del franquismo) y la Falange (con su doble función de coartada ideológica para la socialización del régimen e instrumento represivo).

2.1. Ampliación de los Apoyos Sociales al Régimen

  • 12 Carme Molinero, “Gobernar la victoria. El reclamo de la ‘justicia social’ en las políticas de conse (...)

13La historiografía actual considera que el régimen marginó totalmente a los vencidos en la Guerra, muchas veces identificados con la clase trabajadora, a los que calificaba de hostiles. En el caso de la historiadora Carme Molinero, este punto de vista, en una aparente contradicción, no excluye que el régimen intentara ampliar su base social mediante una política dirigida a ellos12.

  • 13 Antonio Cazorla, Las políticas de la victoria…, p. 207.
  • 14 Antonio Cazorla, Las políticas de la victoria…, p. 203

14Respecto a los grupos sociales que apoyaron al régimen, la mayor parte de los historiadores “haciendo un uso cerrado y excluyente de un conjunto de categorías sociales fijas”13, considera que la zona de consenso inicial coincide con los apoyos a la sublevación antirrepublicana: grupos políticos ultraderechistas y derechistas, grupos sociales afectados por la política reformista republicana y grupos que vieron con horror la violencia republicana y la persecución religiosa (altas finanzas, terratenientes, buena parte de la burguesía y sectores considerables de las clases medias). Dejando a un lado la excesiva vaguedad de estas categorías, y su carácter un tanto tautológico, al utilizar indistintamente un criterio causal junto con uno político y otro socio-profesional, a nuestro parecer, esta clasificación excluye del consenso inicial sectores como el del pequeño campesinado conservador (base militante de las numerosas agrupaciones católico-agrarias, algunas vinculadas a la CEDA durante la República), que se sentía satisfecho e incluso hizo buenos negocios con el sistema de racionamiento franquista. Ignora también a sectores de las clases más bajas (trabajadores urbanos y jornaleros), que durante la República se vincularon a la CEDA y durante la Guerra a Falange, en contra de sus intereses de clase, dependiendo de las distintas realidades locales y regionales (funcionamiento eficaz de las redes de patronazgo y presiones de todo tipo), o genuina identificación con los mensajes de orden, patriotismo, defensa religiosa y de las tradiciones14.

  • 15 “Gobernar la victoria…”, op. cit.

15Carmen Molinero15, excluye de la zona inicial de consentimiento a las clases populares, pero como dijimos antes, al mismo tiempo afirma que el discurso de justicia social se dirigió a éstas intentando atraerlas a la causa, fracasando esta tentativa debido a las contradicciones y limitaciones de las políticas sociales del régimen (Obra Sindical, previsión social), que se mostraron básicamente retóricas por la insignificancia del gasto social, y no consiguieron modificar la pésima situación de la clase trabajadora, sumida en un extenso e intenso malestar por las condiciones de vida imperantes (hambre, corrupción), fruto de la política autárquica e intervencionista y por la contundencia de la represión dirigida sobre todo contra los trabajadores. La propia autora afirma en sus conclusiones que:

  • 16 Carme Molinero, La captación de las masas. Política social y propaganda en el régimen franquista, M (...)

“las actitudes sociales, sin embargo, son siempre complejas, y los factores de consentimiento y disensión respecto a un régimen político pueden convivir en el mismo individuo, sobre todo cuando no existen perspectivas de cambio inmediato”16

  • 17 Giuliana Di Febo, “La Cruzada y la politización de los sagrado”, en Javier Tusell et alii (eds.) Fa (...)

16Esta reflexión nos parece crucial, los estudios sobre las actitudes sociales adolecen de un excesivo mecanicismo, y muchas veces no tienen en cuenta que las personas en un determinado contexto tratan de adaptarse a él, procurando adoptar las actitudes y comportamientos que consideran socialmente aceptables, con la única finalidad de vivir en calma. En este sentido actuaban otros procesos de socialización política puestos en marcha por el régimen como: el encuadramiento político (Organización de Juventudes, la Sección Femenina…), la propaganda y su complementario, la censura, la instrumentalización de la enseñanza que quedaría en manos de los sectores católicos, el discurso legitimador a través de la “politización de lo sagrado”17, el arbitrio de la moral y las costumbres a cargo también de la Iglesia Católica y otros procedimientos menos evidentes como la instrumentalización de la corrupción o de la memoria de la Guerra Civil.

2.2. Represión del Disentimiento

17La represión franquista, en esto existe práctica unanimidad, fue cruel, extensa y eficaz, tampoco está en discusión que sirvió para consolidar y mantener la Dictadura. Lo que resta por averiguar es en qué medida afectó a las actitudes de los españoles. Creemos que la coerción es un elemento que debe ser considerado a la hora de estudiar el proceso de formación de consenso, sin que pueda asumirse, sin más, la contraposición entre ambos factores. Esto es así porque la eliminación del disidente lograría, no sólo el efecto inmediato de acabar con el enemigo, mediante la eliminación física o generando una acción inhibitoria del surgimiento de comportamientos discrepantes sino que, además, la represión favorece la aparición de áreas de consenso aparente, evitando que se traslade a la población un “ambiente de descontento”, que podría despertar una actitud discrepante en aquellos que antes no la sentían, rebajando en consecuencia el grado de consenso.

18Por lo dicho, pensamos que es precisamente en la ampliación del consenso a los inicialmente opuestos, en donde la represión se muestra más claramente como un instrumento eficaz, aunque seguramente tuvo efectos sobre toda la población. Por un lado eliminó a los más abiertamente hostiles, suprimiendo la posibilidad de conformación de la masa crítica necesaria para desencadenar una respuesta virulenta, por otra parte, aquellos represaliados que consiguieron salvar su vida, faltos de líderes a quien seguir y derrotados por las penalidades sufridas, se relegarían a un silencio resignado formando parte de lo que varios autores denominan “consenso pasivo”. Lo mismo ocurriría con los más tibios, que temerosos de que sobre ellos recayera la represión que habían visto actuar sobre otros, ajustarían aún más sus posiciones. Sobre todo este colectivo, desplazado hacia el extremo del consenso, tendría probablemente más efecto las políticas de socialización del régimen referidas en el anterior epígrafe.

19Debemos insistir en que este es un análisis global, que no excluye conductas individuales diferentes a las señaladas.

2.2.1. Análisis de la represión franquista

20Interpretamos entonces, que la represión fue un instrumento utilizado por el régimen franquista en la búsqueda del consenso, adoptando diferentes modalidades, que podían dirigirse más o menos claramente hacia ese objetivo y que pasamos a esquematizar.

  • 18 Siguiendo a Justo G. Beramendi, La Historia Política: algunos conceptos básicos, A Coruña, Imp. Tór (...)
  • 19 En contra de lo que sostienen autores como Carmen González Martínez y Manuel Ortiz Heras, “Control (...)

21La preponderancia de la índole represiva del primer franquismo, relega a un papel secundario sus otras políticas y ha llevado a asimilar franquismo con represión. Creemos que esta identificación es reduccionista, el franquismo fue un régimen político sustentado sobre un sistema represivo que lo define y lo caracteriza18, pero no lo agota19, y que fue instrumentalizado con diferentes objetivos.

22Los numerosos estudios sobre la represión franquista realizados hasta la fecha se limitan, en su inmensa mayoría, a describir los efectos y la intensidad de esa represión, sin entrar en el análisis de la estructura que la generaba ni poner de manifiesto las relaciones entre sus diferentes elementos, es decir, sin abordarla en su vertiente sistemática. Este será un de los objetivos del presente trabajo.

2.2.1.1. Conceptualización

23Para nuestro análisis definimos represión como “el conjunto de actos intencionalmente dirigidos a eliminar, evitar o refrenar conductas, actitudes y expectativas, con un objetivo, controlar psicológica y físicamente a la población, y una finalidad, el establecimiento y la consolidación del poder”.

  • 20 Utilizamos el término franquismo en sentido lato, es decir, incluyendo el período comprendido desde (...)

24En cuanto al concepto de víctima, si bien la represión se ejerció sobre toda la población, es indudable que, en última instancia, afectó al individuo, que es la unidad de análisis que vamos a utilizar. En consecuencia, se impone establecer una definición de víctima de la represión durante el franquismo20, consideramos como tal a “todo individuo que sufre un perjuicio físico, económico, administrativo y/o psicológico como consecuencia directa o indirecta de su falta de afinidad/diferencias reales y/o atribuidas con los sublevados”.

2.2.1.2. Modelo represivo del primer franquismo

25Hemos elaborado un modelo, que entendemos exhaustivo y excluyente, de la dinámica represiva instaurada durante el primer franquismo.

26Como se observa en el diagrama, hemos establecido cuatro niveles de análisis de la represión: el de los agentes que la llevaron a cabo en cada caso, el de los motivos que la desencadenaron, el de los objetivos que perseguía y el de los instrumentos utilizados. Según el agente, es decir, el ejecutor, distinguimos:

  • Una represión OFICIAL, que es la reconocida, autorizada, desencadenada y aplicada explícitamente por quien tenía capacidad para ello, el nuevo poder militar franquista.

  • Una represión EXTRAOFICIAL, la ejercida sin el reconocimiento ni la autorización explícita de ese poder, aunque con su consentimiento tácito, por elementos afines al mismo, fundamentalmente de Falange en los primeros meses de la Guerra Civil, y posteriormente de la Guardia Civil, Cuerpos policiales y del Ejército que fueron los encargados de la persecución de los huidos y guerrilleros, quedando la Falange relegada a un papel secundario.

27El procedimiento en este segundo tipo de represión era subrepticio, la iniciativa de las acciones o bien partía de los propios ejecutores o, cuando estos actuaban por orden de las autoridades militares, dicha orden no quedaba registrada. En cualquiera de los dos casos, las acciones no eran claramente asumidas por el régimen, como lo demuestra el hecho de que, cuando eran presentadas denuncias, se instruía un sumario militar, si bien estos sumarios eran sistemáticamente sobreseídos, por diversas circunstancias:

  1. En ocasiones debido al miedo de los testigos presenciales, que condicionaba sus declaraciones –incluso las de los más allegados a las víctimas– permitiendo, como mucho, determinar el grupo al que pertenecían los autores materiales de los hechos, pero no su identidad. Además del miedo, la no identificación de los autores podía deberse a que éstos muchas veces procedían de zonas diferentes a aquellas donde se verificaban los hechos.

  2. La connivencia de la Guardia Civil y otras fuerzas del orden para bloquear el avance de las investigaciones que debían realizar.

  3. La predisposición también connivente de jueces y fiscales para interpretar, de forma a veces delirante, los hechos de los que tenían conocimiento y también para aceptar sin reserva la versión de los implicados (tiros en la nuca que eran aceptados como consecuencia de disparos al aire, muertos violentamente a los que no se les practicaba la autopsia, situaciones que eran presentadas como de legítima defensa en las que el arma del muerto y presunto agresor nunca aparecía…).

28La total impunidad con que se cometieron estos crímenes evidencia su aceptación por parte del régimen, que los utilizaba para mantener el terror. Sin embargo, esta aceptación era sólo tácita, ya que la imagen pública que se pretendía dar no se compadecía con la arbitraria brutalidad de los hechos perpetrados. A pesar del eventual efecto negativo que pudieran tener sobre la imagen del régimen, estos hechos eran tolerados porque se compensaba sobradamente con otros servicios prestados por los responsables.

29Atendiendo a la motivación, distinguimos dos categorías: una represión ESTRATÉGICA que se corresponde con la represión oficial y parte de la extra-oficial, y una represión OPORTUNISTA, que únicamente se ejercía en el ámbito extra-oficial. La represión estratégica obedecía a la lógica política del régimen, que podía justificarla públicamente en el contexto del nuevo orden, era arbitraria en el sentido de injusta, pero obedecía a una lógica perversa. No ocurría lo mismo con la oportunista, a la que muchas veces resultaba imposible atribuir alguna connotación política.

30Centrándonos en los objetivos buscados por estos dos tipos de represión, en el caso de la estratégica, establecemos dos categorías: la PUNITIVA, referida a aquellos que sufrieron represalias por haberse opuesto a la sublevación y más tarde al régimen implantado por aquella. Esta represión se ejerció en las zonas de resistencia, para acabar con esta y consideramos que por ser general y evidente, no precisa de ejemplos.

31La otra categoría es la que llamamos represión SIMBÓLICA, ejercida sobre figuras relevantes social o políticamente, por lo que representaban y no por haber participado activamente en la resistencia contra la sublevación militar. Su finalidad no sería acabar con una amenaza cierta, sino con cualquier posibilidad de amenaza. Por eso, la represión simbólica se dio, fundamentalmente, en aquellas zonas en las que, desde el principio, se aceptó sin apenas resistencia el nuevo orden.

  • 21 Manuel Silva Ferreiro, Galicia y el Movimiento Nacional, Santiago, Imprenta del Seminario Conciliar (...)

32Como ejemplo de represión simbólica oficial resulta ilustrativa la causa n.o 1119/37 del Consejo de Guerra celebrado en la plaza de Coruña por rebelión militar contra destacadas personalidades del partido judicial de Mondoñedo (Lugo), entre ellas: José Sánchez Gacio, militante de Izquierda Republicana (IR) y Gobernador Civil de A Coruña de febrero a abril de 1936; Guillermo Otero Villalba, presidente de IR de Mondoñedo; José Ramón Villamarín Pallín, militante de IR y Alcalde de Mondoñedo. Los hechos de que fueron acusados, nada concretos y de escasísima relevancia no pasaron de contactos con el Gobernador Civil de Lugo, y reuniones que no se concretaron en ningún incidente o acción armada contra los sublevados en Mondoñedo y su partido judicial. A pesar de esto, los dos primeros procesados fueron condenados a la pena capital, aunque posteriormente creemos que les fue conmutada por perpetua. Por otro lado, debemos señalar que en todo el partido judicial de Mondoñedo apenas hubo oposición a la sublevación militar, además la capital del partido era una “Ciudad pacífica y en su mayoría derechista”21 hasta el punto de que un día antes de la entrada de las fuerzas del Ejército en la villa, ésta ya estaba tomada por los falangistas. No cabe duda, pues, de que la represión ejercida contra estas personas, se explica por el cargo que ocuparon y no por una actitud beligerante frente a los sublevados, lo que se puede corroborar en el testimonio de sentencia.

33Respecto a la represión simbólica extra-oficial, el caso mejor documentado es el del administrador de aduanas de Viveiro (Lugo) y directivo del Partido Republicano Radical Socialista (PRRS), Luis Sánchez Mendezona, por haberse incoado una causa militar para esclarecer las circunstancias de su asesinato. En esa causa su viuda, de nacionalidad portuguesa y natural de Melgaço, declaró que:

  • 22 Archivo Intermedio Militar del Noroeste (Ferrol), Fondo Lugo, causa n.o 981/36, septiembre de 1936, (...)

... sobre la una y treinta horas del día de hoy (…) tres sujetos desconocidos… uniformados con traje de Falangistas y armados de fusiles y pistolas se dirigieron a la habitación donde se hallaba la que narra y apuntándole con las armas le exigieron les dijese donde se hallaba su marido (…) encontrándole en una habitación destinada a comedor donde después de hacerle subir los brazos primeramente y después cogérselos uno de éllos, otro de los tres desconocidos le disparó un tiro de pistola, pero como sin duda aún no estaban conformes, un segundo le volvió a hacer otro disparo, que fueron los suficientes para que cayese casi exánime al suelo, ya que a los pocos momentos no daba señales de vida; que seguidamente (…) salió la señora que habita en el 2° piso, la cual (…), la condujo casi sin conocimiento al 2° piso (…), que desde dicho momento ignora lo que hayan podido hacer con su marido, si bien, de su lado y casa ha desaparecido, creyéndose por éllo que los mismos desconocidos asesinos se lo llevaron al igual que la cartera de bolsillo de su esposo que tenia en la americana con 1300 pts., cédulas personales y algunos otros documentos que de momento no precisa, pues aunque verdaderamente la que narra no vió coger la cartera de referencia a los desconocidos en cuestión, cree debieron ser estos por cuanto se quedaron solos en el piso, por haber subido también los niños al ser echados por éllos a la casa de la citada vecina.22

  • 23 Ibidem, fol. 58.

34El cuerpo del sr. Mendezona, apareció finalmente en la cuneta de una carretera, en un municipio colindante, con tres impactos de bala: en una mano, en el pecho y en la cabeza. Por supuesto, la causa militar fue sobreseída y nadie fue condenado por este hecho. En cualquier caso, las autoridades judiciales dieron orden para: “acreditar en autos si el paisano fallecido tenía antecedentes de extremista en el orden político o sindical y si por ello y por presumirse su intervención en los sucesos revolucionarios marxistas había sido interesada su busca, captura y detención...”23. Es decir, se buscaba retrospectivamente alguna justificación para su asesinato que no fuera su relevancia social y política, justificación que no encontraron, lo que encuadra este caso dentro de la violencia simbólica.

  • 24 Es evidente que la represión oficial se valió de testimonios movidos por intereses personales, pero (...)

35Por su parte, la represión OPORTUNISTA, buscaría exclusivamente un beneficio privado (codicia, envidia, satisfacción de un odio…) aprovechando el contexto de impunidad existente24.

36Un ejemplo ilustrativo de estas actuaciones incontroladas y que buscaban únicamente el beneficio propio, lo tenemos en las siguientes declaraciones, entresacadas de otras muchas que en el mismo sentido fueron realizadas contra Pascual Rosón Pérez, jefe de escuadra del destacamento de Falange y a la vez secretario del Ayuntamiento de Cervantes (Lugo), que constan en el expediente de destitución que se le incoó. De este modo, José Trabado García, declaró que:

  • 25 La cursiva La en este fragmento y en el siguiente testimonio de este expediente es mía. En la trans (...)

...en el mes de enero último con ocasión de venir el declarante al Ayuntamiento de esta Villa con objeto de entregar el dinero recaudado en su Parroquia para el Plato Único, lo verificó haciendo entrega de la cantidad al Secretario del Ayuntamiento Don Pascual Rosón Pérez, al mismo tiempo que le rogaba le rebajase una peseta de la cuota mensual para lo sucesivo, toda vez que era pobre y le salía excesiva la señalada; que entonces el Sr. Rosón se enfureció y cogió una silla para pegar al dicente (…) y al tratar de salir todos el Sr. Rosón detuvo al exponente y luego que quedaron solos le dio un fuerte puñetazo en la cara con lo que le derribó al suelo, ocasionándole lesiones que padeció durante varios días y luego después el que dice pudo levantarse, el mismo Sr. Rosón le agarró y encerró en el gallinero de su casa hasta que más tarde le puso en libertad el que entonces hacía de Alcalde de este pueblo (…); que el propio Sr. Rosón desafió de muerte al declarante...25

  • 26 Tampoco hay que descartar la influencia que pudo tener en el desarrollo y resolución del conflicto (...)

37La prueba de que este tipo de actuaciones, realizadas únicamente por intereses privados, eran ajenas a la estrategia del régimen, que las admitía en la medida en que los beneficios que le reportaban sus protagonistas (en su papel de sicarios) superaban los inconvenientes, está en que el descontento general provocado por las despóticas actividades del sr. Rosón fue tolerado hasta que transcendió que se estaba apropiando de fondos destinados al Ejército y que se arrogaba competencias de la Guardia Civil26. Por eso, en este caso, cuando los afectados buscaron el amparo de las autoridades militares éstas se lo concedieron, interviniendo la Guardia Civil, como vimos en la declaración anterior y también otras autoridades:

  • 27 Declaración de 20 de marzo de 1937. Ibidem.

la declarante [Consuelo Alba Digón] se fue a Lugo a dar cuenta de lo que pasaba al Sr. Gobernador Civil, y éste la mandó a la Comandancia Militar y de allí fue acompañada de un cabo del Ejército al Cuartel de la Guardia Civil, desde donde, después de tomarle declaración, la mandaron al Puesto de la Guardia Civil de Becerreá, desde el cual acompañaron a la dicente dos guardias hasta su domicilio y le levantaron la requisa (…)y después de prestar declaración [ante Pascual Rosón] la dejó detenida durante más de un mes, que le dijo que se fuese y al sábado siguiente volviese a ésta a declarar; que entonces la deponente volvió a Lugo, a dar cuenta a la Comandancia Militar, desde donde hablaron por teléfono al Cuartel de la Guardia Civil de Becerreá saliendo enseguida para ésta el Brigada, quien al día siguiente hizo entrega de su hija a la dicente con orden de no volver a presentarse sin aviso de la Guardia Civil”27

  • 28 AHPL, Fondo Gobierno Civil-Correspondencia, Libro de registro de entrada de correspondencia, legajo (...)
  • 29 Archivo Intermedio Militar del Noroeste (Ferrol), Fondo Lugo, causa número 216 de 1937.

38El sr. Rosón salió muy bien parado tras su irregular actuación en Cervantes, el General de la Octava División le impuso una modesta multa28 de 250 pts., suponemos que relacionada con estos hechos y se le incoó una causa militar29 por “irregularidades en el Ayuntamiento” de Cervantes, que fue sobreseída con fecha 17 de febrero de 1938. La lenidad de la sanción en relación con la gravedad de los hechos imputados, prueba la impunidad con que actuaba Falange.

39Cuando hablamos de la represión extra-oficial, debemos tener en cuenta que las dos posibilidades, estratégica y oportunista no son incompatibles, de hecho, lo habitual es que la represión estratégica extra-oficial tuviera una componente oportunista, ya que en todos los casos que hemos documentado, los agentes que llevaban a cabo las acciones aprovechaban para satisfacer sus intereses personales (rapiñas, violencia sexual…).

40Según la forma de ejercer la represión, distinguimos: represión FÍSICA (detenciones, palizas, ejecuciones, asesinatos...); ECONÓMICO-ADMINISTRATIVA (incautaciones de bienes, sanciones, depuraciones, inhabilitaciones) y una represión PSICOLÓGICA. Esta última sólo puede evaluarse a través de la percepción de las víctimas, relacionada con los sentimientos de miedo y terror derivados de la actuación de los sublevados. Se trata de un miedo “a la posibilidad” de ser víctima de los otros dos instrumentos represivos. Es, por tanto, ansiedad frente a una amenaza, que puede ser directa (advertencias, haber sufrido anteriormente alguna de las otras modalidades de represión...), o indirecta (relacionada con el ambiente social, con los rumores, con las noticias de los periódicos, las simpatías políticas demostradas en el pasado...).

41La represión física no excluía los otros tipos, es decir una persona podía ser detenida, sometida a expediente de depuración, ejecutada/asesinada y sancionada económicamente, con el embargo de la totalidad de sus bienes, y/o con una multa, con cargo a su caudal hereditario. A esto tenemos que sumar la violencia ejercida sobre las familias, que como mínimo, quedaban completamente marginadas, en lo que podríamos considerar una forma de represión psicológica. Si bien estas tres modalidades normalmente van asociadas, su intensidad es distinta según el período estudiado.

2.2.1.3. Evolución de la represión

  • 30 Seguimos fundamentalmente a Manuel Ortiz Heras “Instrumentos ‘legales’ del terror franquista”, Hist (...)

42Como hemos dicho, hasta el momento no ha sido abordado el estudio sistemático de la represión franquista en el Estado español. Existen análisis fragmentarios que consideran sobre todo los aspectos más violentos de esta actividad represiva y, desde luego, el modelo antes presentado de muy reciente elaboración, no ha sido todavía aplicado. Así pues, presentaremos la evolución de la represión con un enfoque exclusivamente cronológico, sin especificar los diferentes tipos represivos que actuaban en cada momento. La violencia fue una constante en la Dictadura franquista en el período estudiado (que se corresponde con la etapa autárquica del régimen), pero fue adaptándose, al igual que el régimen, a los diferentes contextos políticos y sociales. Podemos considerar cinco etapas en la represión30:

    • 31 Conxita Mir, “Violencia política, coacción legal y oposición interior”, Ayer, n.o 33, 1999, pp. 115 (...)

    La primera abarcaría el período bélico (1936-1939) siendo durante todo él extremadamente severa y extensa, aunque con diferencias entre los primeros meses de la ocupación y la etapa posterior a la estabilización de los frentes y también en función de las zonas geográficas (siendo el rural de Galicia y Castilla y León el que padeció los efectos más cruentos de la represión no oficial31).

    • 32 Conxita Mir, op. cit., p. 134.

    La segunda etapa abarca el bienio 1939-1941, durante el cual la represión alcanzó cotas de gran intensidad, a pesar de que ya no se podía atribuir a la estrategia militar. Aumenta la población penal: “en 1940 había más de 200.000 personas privadas de libertad, cifra que no se redujo a la décima parte hasta 1950, llegando a afectar en la inmediata posguerra al 8 por 100 de la población activa del país”32.

  • La tercera etapa se corresponde con el período 1941-1943, coincidiendo con la práctica desaparición de la represión extra-oficial. Las ejecuciones y condenas se aplicarán mayoritariamente en virtud de un proceso sumarial. Aumenta la mortalidad como consecuencia de las terribles condiciones existentes en los establecimientos penitenciarios. Se inicia una política de disminución del número de reclusos a través de la reducción de penas y otros procedimientos, como el indulto y la libertad vigilada, disminuyendo notablemente la población reclusa.

  • En la cuarta etapa, entre 1944 y 1946, disminuye la intensidad de la represión en un intento de mejorar la imagen exterior ante la derrota del Eje.

    • 33 Francisco Moreno Gómez, “Huidos, maquis guerrilla: una década de rebeldía contra la dictadura”, Aye (...)

    En la quinta etapa entre los años 1947-1949, la represión se concentra en la guerrilla de forma implacable, con un resurgimiento de la represión extra-oficial, “que no dudó en poner en práctica todos los mecanismos de la ‘guerra sucia’ (sobornos, delaciones, torturas y ‘paseos’)”33.

43A partir de 1950 la represión se va atenuando, según Manuel Ortiz porque la situación internacional así lo imponía, aunque otros autores lo relacionan con el final de la guerrilla.

  • 34 Ángela Cenarro “Muerte y subordinación en la España franquista: el imperio de la violencia como bas (...)

44Por último y para dar una idea más concreta de la intensidad del fenómeno represivo nos referiremos a su forma más extrema, las ejecuciones. A la vista de los estudios más recientes, las cifras dadas por Salas Larrazábal que situaba el número de ejecutados por el franquismo en torno a los 30000, se muestran manifiestamente insuficientes, coincidiendo los últimos estudios en que las cifras reales podrían llegar casi a triplicarlas34.

3. Conclusiones

45Una vez establecido el concepto de consenso como una actitud colectiva indisolublemente ligada al disentimiento y modulada, entre otros factores, por la represión, presentamos un modelo para el estudio de ésta que relacionamos con los datos actualmente existentes. Concluimos que, el análisis univariado, independiente tanto de la represión como el del consenso, están escasamente sistematizados. No conocemos tampoco ningún estudio que relacione a ambos a fin de evidenciar eventuales co-variaciones. Para emprender un análisis de estas características sería necesario contar, además de con un modelo represivo como el presentado, con indicadores que nos permitieran evaluar con alguna fiabilidad la evolución del consenso y de las diferentes formas de represión a lo largo del tiempo. Desde nuestro punto de vista, esta evaluación debe remontarse al período inmediatamente anterior a la Guerra Civil. Se trataría en definitiva de llevar a cabo un estudio longitudinal, consistente en el análisis de la evolución de las actitudes y comportamientos de los individuos y grupos respecto al régimen, a su inicio y posteriormente, relacionándolo con la intensidad de la represión en sus diferentes formas en cada momento. Como posibles indicadores del continuum consenso-disenso, proponemos: afiliación a organizaciones políticas de izquierda y de derecha antes de la Guerra, a Falange y organizaciones afines a partir de la sublevación, comportamiento y actitud de los reclusos, testimonios en los Consejos de Guerra, delaciones, manifestaciones de adhesión y de repulsa… En cuanto a la represión, se utilizarían las fuentes habituales: causas militares, registros y expedientes carcelarios, registros civiles de defunciones, expedientes de responsabilidades civiles y políticas, de depuraciones, documentación del Gobierno Civil, policial…

46A través de un estudio de este tipo podría llegar a establecerse el papel de la represión en la consecución del consenso, la relación entre ambas variables y también en qué medida este consenso se extendió a colectivos previamente desafectos.

47No se nos escapan las evidentes implicaciones morales de un estudio como el propuesto, así como la necesidad, aún más perentoria en este caso, de contrastar la fiabilidad de los datos a través de la triangulación con todas las fuentes a nuestro alcance y de establecer muy claramente la no intencionalidad culpabilizadora a la hora de abordarlo.

Notes

1 Mussolini il Duce. Gli anni del consenso, 1929-1936, Turín, Einaudi, 1974. En el cuarto tomo de esta monumental biografía, el autor establece, en lo que ya es un lugar común, que el régimen mussoliniano había gozado, al menos durante la primera mitad de los años treinta, de un consenso casi unánime.

2 Antonio Cazorla Sánchez, Las políticas de la victoria. La consolidación del Nuevo Estado franquista (1938-1953), Madrid, Marcial Pons, 2000, pp. 206-7, del mismo autor, “Sobre el primer franquismo y la extensión de su apoyo popular”, Historia y Política. Ideas, Procesos y Movimientos Sociales, n.o 8, 2002, pp. 303-319.

3 Destaca en este sentido Ismael Saz, Fascismo y franquismo, Valencia, Universitat de València, 2004.

4 Entre las muchas ofrecidas por la literatura podemos mencionar la de Cándida Calvo Vicente, “El concepto de consenso y su aplicación al estudio del régimen franquista”, Spagna Contemporánea, 1995, n.o 7, pp. 141-158; Edward Shils, “Consensus”, en David L. Sills, Enciclopedia Internacional de las Ciencias Sociales, Madrid, Aguilar, 1976, vol. 3, pp. 48-53.

5 Philippe Burrin, «Politique et société: les structures du pouvoir dans l’Italie fasciste et l’Allemagne nazi», Annales ESC, mayo-junio 1988, pp. 625-8.

6 Op. cit., pp. 177-8.

7 Manuel Ortiz Heras, “Historia Social en la dictadura franquista: apoyos sociales y actitudes de los españoles”, Spagna Contemporanea, n.o 28, 2005, pp. 184-5.

8 Por ejemplo, Manuel Ortiz Heras, op. cit., p. 177, distingue dentro de la aceptación: la resignación, el apoyo y la adhesión, y dentro de la distancia: la desviación, la disidencia y la oposición.

9 Mark Granovetter, “Modelos de umbral de conducta colectiva”, Zona Abierta, n.o 54/55, 1990, pp. 137-166.

10 Ludolfo Paramio, “Decisición racional y acción colectiva”, Leviatán, n.o 79, 2000, p. 72.

11 La Región, 29 de septiembre de 1937, “Un incidente”, p. 3.

12 Carme Molinero, “Gobernar la victoria. El reclamo de la ‘justicia social’ en las políticas de consenso del régimen franquista”, Historia Social, n.o 56, 2006, pp. 93-110.

13 Antonio Cazorla, Las políticas de la victoria…, p. 207.

14 Antonio Cazorla, Las políticas de la victoria…, p. 203

15 “Gobernar la victoria…”, op. cit.

16 Carme Molinero, La captación de las masas. Política social y propaganda en el régimen franquista, Madrid, Ed. Cátedra, 2005, p. 207.

17 Giuliana Di Febo, “La Cruzada y la politización de los sagrado”, en Javier Tusell et alii (eds.) Fascismo y franquismo cara a cara. Una perspectiva histórica, Madrid, Biblioteca Nueva, 2004, pp. 33-42.

18 Siguiendo a Justo G. Beramendi, La Historia Política: algunos conceptos básicos, A Coruña, Imp. Tórculo Edicións, 1999, pp. 43-48, equiparamos los conceptos de sistema y estructura, así ‘una estructura ofrece un carácter de sistema. Consiste en unos elementos tales que una modificación cualquiera de uno de ellos, acarrea una modificación de todos los demás’ (p. 43).

19 En contra de lo que sostienen autores como Carmen González Martínez y Manuel Ortiz Heras, “Control social y control policial en la dictadura franquista”, Historia del Presente, núm. 9, enero de 2007, pp. 27-47.

20 Utilizamos el término franquismo en sentido lato, es decir, incluyendo el período comprendido desde el momento en que triunfa la sublevación militar en Galicia (entre el 20 y el 27 de julio de 1936), por cuanto es en ese momento cuando se inician los mecanismos represivos objeto de nuestro análisis, sin que exista ninguna diferencia objetiva en este sentido antes y después del nombramiento formal de Franco como Jefe del Estado en octubre del 36.

21 Manuel Silva Ferreiro, Galicia y el Movimiento Nacional, Santiago, Imprenta del Seminario Conciliar, 1938, p. 253.

22 Archivo Intermedio Militar del Noroeste (Ferrol), Fondo Lugo, causa n.o 981/36, septiembre de 1936, fols. 1-2.

23 Ibidem, fol. 58.

24 Es evidente que la represión oficial se valió de testimonios movidos por intereses personales, pero la finalidad de este tipo de represión, no era satisfacer esos intereses.

25 La cursiva La en este fragmento y en el siguiente testimonio de este expediente es mía. En la transcripción se han corregido las numerosas faltas de ortografía y otras incorrecciones mecanográficas. Archivo Histórico Provincial de Lugo (AHPL), Fondo Gobierno Civil-Corporaciones, legajo 12700, Ayuntamiento de Cervantes, “Expediente instruido contra el secretario del ayuntamiento Pascual Rosón Pérez”, Cervantes, 25 de julio de 1937 (la copia remitida).

26 Tampoco hay que descartar la influencia que pudo tener en el desarrollo y resolución del conflicto el enfrentamiento de la familia Rosón con otra facción de caciques de la zona, los Cedrón, que fueron los que promovieron su expediente de destitución de la secretaría del ayuntamiento de Cervantes.

27 Declaración de 20 de marzo de 1937. Ibidem.

28 AHPL, Fondo Gobierno Civil-Correspondencia, Libro de registro de entrada de correspondencia, legajo 1389, GENERAL DE LA OCTAVA DIVISIÓN MILITAR, “orden núm. 341”, A Coruña, 15 de febrero de 1937.

29 Archivo Intermedio Militar del Noroeste (Ferrol), Fondo Lugo, causa número 216 de 1937.

30 Seguimos fundamentalmente a Manuel Ortiz Heras “Instrumentos ‘legales’ del terror franquista”, Historia del presente, n.o 3, 2004, pp. 203-220.

31 Conxita Mir, “Violencia política, coacción legal y oposición interior”, Ayer, n.o 33, 1999, pp. 115-145.

32 Conxita Mir, op. cit., p. 134.

33 Francisco Moreno Gómez, “Huidos, maquis guerrilla: una década de rebeldía contra la dictadura”, Ayer, n.o 43, 2001, p. 136.

34 Ángela Cenarro “Muerte y subordinación en la España franquista: el imperio de la violencia como base del Nuevo estado”, Historia Social, núm. 30, 1998, pp. 5-12. Da una cifra de 73000 ejecutados, si bien sólo considera las 29 provincias sobre las que dispuso de información.

Auteur

Universidad de Santiago de Compostela

© Publicações do Cidehus, 2012

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search