Version classiqueVersion mobile

A Formação e a Consolidação Política do Salazarismo e do Franquismo

 | 
Fernando Martins

El Pensamiento Económico de José Larraz y su Actuación en el Ministerio de Hacienda

Fernando Jiménez Núñez

Texte intégral

1. Breve semblanza del personaje

1El objeto de este trabajo ha sido profundizar en el pensamiento político-social y especialmente en el económico de José Larraz, que fue ministro de Hacienda en el primer gobierno de Franco, al final de la guerra civil.

  • 1 José Larraz, Memorias, Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Madrid, 2006; Nicolás Sesma L (...)

2He utilizado la numerosa documentación existente no sólo del autor, sino también de otros autores, así como los recientes trabajos publicados: una biografía sobre el personaje y sus memorias recién editadas por la Academia de Ciencias Morales y Políticas, que ya conocía en parte, sin olvidar fuentes orales familiares1. Pero sobre todo he centrado mi investigación en los más de 200 artículos económicos publicados de 1929 a 1935. En mi opinión ahí está la base de su pensamiento económico y de sus posteriores realizaciones en la vida económica española. En ellos reside el verdadero Larraz hacendista y su sentido del Estado y del interés general.

3He querido empezar con lo que dijo el profesor Truyol y Serra con motivo del fallecimiento de José Larraz, el 17 de noviembre de 1973:

  • 2 Truyol y Serra, A. Revista de Instituciones Europeas n.o 3, Instituto de Estudios Políticos.

“Ha desaparecido no sólo un economista prestigioso y un destacado político, sino también un caballero, cuya reciedumbre se conjugaba felizmente con un talante intelectual que le llevará desde su vocación económica y financiera inicial a estudios a la vez amplios y profundos en los campos de la sociología y la filosofía de la historia, bajo el signo de un sazonado humanismo”2.

4A su vez, el profesor Quintana dice de José Larraz:

  • 3 E. Fuentes Quintana, “José Larraz: Un elogio grato y difícil” en J. Larraz, Memorias, 2006.

“Su ejemplar sentido del deber, la autenticidad con la que supo respetar con su conducta los valores en los que confesaba creer. La deslumbrante trayectoria de su vida, la genuina autoridad de sus opiniones en la sociedad española, no puede dejar de admirar y pregonar la excepcional personalidad que reunía esas cualidades”3.

  • 4 Fuente familiar.

5Es innegable que Larraz gozaba de una privilegiada cabeza; Licenciado en Derecho con premio extraordinario, Abogado del Estado a los 22 años, con el número uno. El Tribunal dijo al comentar el opositor que el reloj se le había parado durante su exposición “los relojes se han parado para escucharle”4.

6Larraz brilla como analista económico. Más de doscientos artículos en El Debate de 1929-1936 lo confirman, así como su actuación de hacendista y reformador supo poner las bases para normalizar la vida económica española, después de una guerra de casi tres años. Desde su puesto de Director del Servicio Nacional de Banca, Moneda y Crédito, realizó importantes estudios sobre la evolución de la Hacienda desde el 18 de julio de 1936, trabajos imprescindibles para conocer la financiación de la guerra y para comprender las medidas adoptadas para solucionar los problemas financieros suscitados por ella.

  • 5 Fuentes Quintana. op. cit., p. XI.

7Según el profesor Fuentes Quintana, estos estudios constituyen aún hoy uno de los pocos puntos en los que puede apoyarse el conocimiento de los mecanismos de financiación de la guerra civil del lado de Burgos5.

  • 6 Truyol y Serra… op. cit., pp. 971-974.

8Todo esto quedaría incompleto si se olvidase su sensibilidad para con la idea de Europa. Preocupado por la unificación europea, poco tiempo después de la firma del Tratado de Roma, Larraz fundó en Madrid una asociación cultural, la Sociedad de Estudios Económicos Españoles y Europeos, en la que se dieron cita una serie de destacados economistas, interesados en la unidad económica de Europa6.

  • 7 J. Larraz, Por los Estados Unidos de Europa, pp. 123-137.

9Sobre el proceso unificador de Europa tuvo la clarividencia al afirmar: “Europa se consolidará por la unión política posterior”7.

  • 8 M. Martorell Linares. Papeles y Memorias de RACM, n.o 7, abril 2000, p. 204.

10No se puede olvidar su participación muy activa durante algunos años, desde su temprano ingreso (1943), en la Academia de Ciencias Morales y Políticas, tenía 38 años, su discurso de entrada fue sobre “La Época del Mercantilismo en Castilla 1500-1700”, editado varias veces, y con gran repercusión en la Escuela Económica de Salamanca. Su labor en disertaciones o artículos en Anales versó sobre todo en los primeros años, en temas de tipo económico o hacendista8 y a partir de finales de los años cincuenta sobre temas de índole europeo, de los que hemos dicho que centró su labor intelectual en los últimos quince años de su vida.

2. Pensamiento político y social

  • 9 Martín González del Valle y Herrero, op. cit., p. 195.
  • 10 Juan Gómez Larraz, Larraz, Ministro de Hacienda, Tesis Doctoral. X-2004. U – R. Juan Carlos.

11Larraz fue uno de los primeros universitarios que se incorporó al Círculo de Propagandistas de Ángel Herrera. Éste le designó para un puesto de confianza, como miembro del Consejo de Redacción del periódico El Debate9 en donde llevó la parte económica del mismo desde noviembre de 1929 hasta principios del 36. Presidente de la Editorial Católica desde el 21 de enero de 1936, momento en el que se retiró Ángel Herrera10.

  • 11 M. Martorell Linares. Papeles y Memorias de RACM, n.o 7, abril 2000, p. 203.

12Antes ya había estado presente en la constitución del Partido Social Popular, primer partido democristiano español11.

  • 12 Real Orden del 6. III de 1929.

13Uno de sus primeros puestos políticos fue como Asesor Jurídico en la Secretaría Auxiliar del General Primo de Rivera12.

14Posteriormente creado el servicio de Estudios del Banco de España fue nombrado Subdirector del mismo, puesto del que dimitió en diciembre de 1930. Fueron éstos sus primeros contactos con la vida política activa, pero serán sus estudios y sobre todo a través de su obra, como publicista económico en el debate y después por sus publicaciones donde aparezca reflejado su pensamiento.

15Las numerosas publicaciones más de doscientas, como ya se ha señalado, que Larraz hace en el periódico El Debate, nos han servido para extraer no solo su pensamiento económico y financiero, sino que también se ve muy claramente un ideario social o político.

16Dice Larraz en un artículo sobre Política social:

  • 13 El Debate 14 julio 1989 “Política social y economía nacional”.

“La política social surge en el seno de cada Estado…. Para nosotros… también nos parece intangible una política social que mantenga al obrero jurídicamente al nivel mínimo de vida por lo menos… no debe exceder de los compromisos internacionales de índole social… Lo que en este terreno hagan las grandes potencias industriales”13.

17Proclamada la República, Larraz se posiciona frente a la situación de orden público después de la quema de conventos de mayo del 31. Dice:

  • 14 El Debate 26-V-31.

“Hemos observado una negligencia en el ejercicio de la autoridad por parte del Gobierno; la tolerancia de las tristes jornadas incendiarias es buena prueba de ello. El actual Poder público se engendró en la oposición sobre la idea de la “corrección jurídica” de los Gobiernos, es decir, del acatamiento al derecho objetivo, en tanto fuera norma fielmente emanada de un Parlamento, órgano de la soberanía popular por donde dicho se está que los Gobiernos como órganos de derecho, debían estar contenidos en el área de la potestad reglamentaria y sin embargo tal doctrina está en franca violación”14.

18Larraz vuelve a centrar sus críticas. En este caso acerca del discurso de Prieto en Bilbao del 27 junio del 31, en el que dijo:

“No se puede –ha dicho– tolerar la influencia política de Loyola, ni del partido “mugiquista”, ni las maniobras del Cardenal Primado; es necesario, en fin, vencer a la Iglesia que se apoya sobre “un más allá tenebroso y dantesco”.

  • 15 El Debate 29-VI-31.

19Dice Larraz: “He aquí un discurso, cuyo contenido está tejido principalmente por el sectarismo religioso. Y eso que el ministro siente un profundo respeto a las conciencias católicas…”15.

20Aprovecha la constitución de la Unión Nacional Económica, integrada por todas las representaciones de la producción y del comercio nacionales, para criticar los fundamentos político-económico del Gobierno. Manifiesta:

“Ha llegado al Poder público el influjo de un doctrinarismo, aunque sea totalmente opuesto a las ansias de la dogmática liberal. Muchos de los actuales gobernantes, sienten el peso de la doctrina marxista, no tanto en su parte técnica, cuanto en su parte política y aspiran a la estatificación íntegra de la economía, a la supresión del interés personal, con ánimo de poner en manos del Estado la facultad de distribuir la renta nacional”.

21Termina señalando sobre la citada Unión Nacional Económica:

  • 16 El Debate 19-I-32.

“La Unión Nacional Económica no puede ser un movimiento negativo, exclusivamente antisocialista. Una conducta de esta naturaleza sería mortal para la misma institución, es preciso que desarrolle un programa positivo, y así parece que lo entienden sus directivos en fiel interpretación estatutaria. El programa ha de tener una parte económica, fiel y competentemente servida por los técnicos.”16

  • 17 El Debate 8-11-32.

22Comentando también un discurso pronunciado por el dirigente socialista, Besteiro en el que afirmaba “que cabe considerar que la socialización de las principales industrias, la de los Bancos, la de la Tierra, es una obra que habrá que realizar lo más pronto posible… si pudiera ser mañana mismo”17.

23Larraz manifiesta:

“La revolución inmediata y la consiguiente estatificación de los medios de producción y de cambio no se tendría en pie, en España al menos, ni siquiera dos años, aunque se apelara a todas las violencias imaginables y a todos los estupefacientes económicos de que se puede disponer en los tiempos modernos. Desolaría a España, la dejaría devastada; pero, a la postre, el socialismo quedaría muerto para siempre y jamás podría levantar cabeza. Mirando las cosas con largo plazo, que es como lo estamos mirando, la única manera de que el socialismo pueda permanecer en la vida política de España como un factor de cierta consideración es, aunque parezca paradoja, que ese partido no alcance otra expresión positiva que la de una minoría parlamentaria sin fuerza para influir ni en los Gobiernos ni en la legislación, pero diligente en la defensa violenta de una política social avanzada y presta a levantar banderas y glosar temas consonantes con las ideas utópicas que de lustros atrás viene inculcando al proletariado. Es decir, una minoría de “mucho ruido y pocas nueces”. Mientras ha sido esto, ha crecido y se ha expansionado el socialismo. Si vuelve a su punto de partida podrá evitar el estrellarse”

24Termina diciendo Larraz, refiriéndose al socialismo revolucionario:

  • 18 El Debate 8-II-33.

“Tendida pues, la mirada sobre una larga perspectiva del porvenir, que así se debe mirar al futuro de las Naciones, la derrota del socialismo no está exenta de sacrificios y de dolores colectivos. Más convienen en profetizarla muchos y muy estimables elementos de juicio”18.

25Para concluir este punto voy a incluir dos textos que, en mi opinión, son reveladores del pensamiento reformador pero contrario al Sindicalismo marxista de la época. En un artículo suyo publicado en El Debate del 1-XI-34 bajo el título “La superación del sindicalismo” dice:

“El problema de la superación del sindicalismo marxista exige la defensa de los obreros y que se establezca el equilibrio entre rentas patronales y obreras y después que el obrero sienta la conciencia como productor en la unidad económica a la que pertenece y después la conciencia de clase”

26En un sentido corporativo, Larraz señala:

“Intervención estatal y sanciones; no es menos necesario, sin duda alguna, que los sindicatos obreros y patronales, se concierten en unidades superiores, verdaderas instituciones de derecho público, en las que se agrupen todas las fuerzas productoras de un mismo sector económico, para que éste tenga un órgano que, en colaboración con los del mismo rango, elabore el equilibrio de las varias ramas de la economía nacional y, en su seno, el equilibrio de las rentas obreras y patronales”.

27Concluye:

  • 19 El Debate I-XI-34.

“No tratamos de yugular el sindicalismo. Queremos superar el sindicalismo marxista, por insuficiente y por perjudicial. Por insuficiente, ya que, según hemos visto, es incapaz de dar armonía a la política económica. Por perjudicial, puesto que atenta en muchas ocasiones –también lo hemos visto– contra el bien común del proletariado, considerado en su conjunto, y contra la paz de la nación y el orden del Estado”19.

28En otro artículo que publicó en marzo del 34, con el título “Farsa de la revolución social”, refiriéndose al anarquismo y al comunismo, señala entre otras cosas:

“Propugnan el mejoramiento del tenor de vida de ciertas clases sociales haciendo una política de distribución de la riqueza, sin preocuparse del fomento de la producción, ni siquiera del mantenimiento de ésta, tan susceptible de ser lesionada, como de hecho lo ha sido, por una legislación avanzada. La propaganda demagógica maneja como argumento el tren de vida suntuoso de algunas minorías de España, en fuerte contraste con la penuria de varias zonas sociales del país”.

29Más no se considera que la zona de vida suntuaria en España es muy escasa y que es muy extensa la zona de vida indigente. Que es insignificante la burguesía española; que es enorme la extensión de las clases pobres y de las clases medias. Y, por lo tanto, ante la diversa magnitud de estos dos sectores, es insensato buscar el mejoramiento de los débiles en una mera alteración de la distribución, ya que siendo pocos los que viven bien y muchos los que viven mal, la rebaja del “standard” de aquellos sería harto menguada para satisfacer los anhelos de éstos.

30Planteadas las cosas con probidad intelectual, es incuestionable que el mejoramiento de nuestro pueblo no está tanto en una política de reparto distinto de la renta nacional, realizado a extramuros de la producción o contra la producción, cuanto en una política de fomento de la riqueza, de reconstrucción española que, aumentando aquella renta, de base efectiva y cauce viable a los designios de la política social”.

31Concluye diciendo:

  • 20 El Debate 10-III-1934.

“Pedimos al Gobierno política económica, política de reconstrucción, absorción del paro obrero, nacionalización de producciones que hoy radican en el extranjero, movilización de crédito, etc. La pasividad de un Gobierno en este orden de cosas, si no justifica la conducta de los partidarios de la revolución social, les da al menos un magnifico pretexto”20.

  • 21 N. Sesma Landrín. Biografía Política de José Larraz (1904-1973). Ed. B. Aragonesa. Zaragoza 2006.
  • 22 Gomez Larraz. op. cit., p. 8.

32La victoria de la CEDA produjo la incorporación al Gobierno de España de algunos de sus miembros, cerca de una veintena, procedentes del antiguo PSP, intento de partido demócrata cristiano, hombres como Manuel Jiménez Fernández, José Ibáñez Martín y el sector de propagandistas que formaron parte de los cuadros más destacado de las derechas del momento, José Larraz también estaba entre ellos. A través de las Comisiones de Estudio de Política Española (CEPE) de la CEDA, así como por su cargo Institucional de Vicepresidente del Consejo Interino Ordenador de la Economía Nacional21, Larraz se encargó de la Dirección de la Comisión sobre Hacienda Pública y presentó un informe sobre Política Financiera22.

33También fue muy activa su participación en los Círculos de Estudios de la ACNP (Acción Católica Nacional de Propagandistas) en los que manifiesta su pensamiento político, igual que a través de los artículos citados. En ellos aparecen elementos corporativos tan gratos a la CEDA y a otros sectores de la derecha española.

3. Pensamiento Económico

  • 23 Fuentes Quintana, op. cit., p. X.

34Su formación económica, al no existir aún la Facultad de Económicas, se limitaba, en un principio, a las dos asignaturas que se impartían en la Facultad de Derecho y completados brillantemente, al ser becado por la Junta de Ampliación de Estudios, de 1927-28, para realizar un estudio sobre “La economía Belga y su formación histórica23.

  • 24 M. Martorell, op. cit., p. 210.
  • 25 F. Quintana, op. cit., p. X.

35Trabajó en el prestigioso Centro de Sociología y Economía Salvoy, que dirigía el Catedrático Mahaim. De este período de formación exterior y de su apasionado estudio de las reformas fiscales españolas del siglo XIX Mon Santillana y de Villaverde24, le permitieron hacer estudios comparados y bien documentados que vieron la luz en los años de preguerra en forma de artículos primero y otras veces publicados como libros, entre ellos “La Hacienda Pública y el Estatuto Catalán de 1932” o “El ordenamiento del mercado triguero en España de 1934”25.

36Hemos destacado algunos de los numerosos artículos que escribió Larraz en el período de 1929 a 1936.

37Desde la depresión de 1929 la moneda española sufría continuas variaciones. Larraz dice sobre esta cuestión:

  • 26 El Debate 19-X-1930.

“Antes de estabilizar Bélgica, Francia e Italia, pusieron freno a las exageraciones bursátiles. Y revaloraron el cambio hasta el nivel que cada país estimó discreto y conveniente. Porque si el cambio no debe quedar muy por bajo de los niveles de precios, tampoco ha de estar por encima. Ha de cuidar pues, el Gobierno al intentar la revaloración que no surja una especulación al alza. Llevaría la peseta a un nivel mayor del que conviene”26.

38Sobre la política económica que España necesitaba en ese momento, Larraz era partidario de revalorar la moneda antes de estabilizarla:

“Repetidamente ha declarado el Gobierno su propósito de estabilizar. De ello hay pruebas hasta en los preámbulos de algunos decretos publicados en la “Gaceta”. Mas antes de llegar a la estabilización legal es preciso recorrer todavía un camino no exento de dificultades y de complicaciones técnicas. Estamos en sus comienzos”.

39Ante las fluctuaciones de las monedas, especialmente el Dólar y la Libra, que estaban bajando, Larraz apunta:

“Era preciso adquirir una masa de libras y dólares, a cambio de las pesetas demandadas por el mercado, a fin de disponer de una útil reserva y dar al ritmo de alza de la peseta, prudente parsimonia”.

40Sigue diciendo:

“En principio, esta política de formación de una reserva de divisas nos parece aceptable. Ahora bien, es preciso someterla a determinadas correcciones. En primer lugar creemos que se ha iniciado un poco pronto. Tal vez hubiera sido más “económico” contemplar pasivamente la caída de la libra por la propia virtualidad del mercado hasta 42 o 41 pesetas, y desde este punto “conducir” la cotización hasta el de estabilización, manejando la compra y venta de divisas hábilmente”.

41Y concluye:

  • 27 El Debate 19-X-1930.

“La política de adquisición de divisas, a costa de la emisión de billetes, no puede prolongarse ‘usque ad infinitum’. Manténgase en límites discretos”27.

42También Larraz se posiciona frente a la libertad de empresa, lo que supone una crítica a un intervencionismo exagerado del Estado.

43De Primo de Rivera dice:

“Vuelven así estas fábricas al régimen de libertad de que gozaban antes de la política de regulaciones instaurada por la Dictadura. Felicitamos por ello al Gobierno. En principio, es para nosotros evidente que la industria española necesita más estímulo por parte de la libre concurrencia.

  • 28 El Debate, I-XI-1930.

44España no ha podido sustraerse a las tendencias de la política económica universal”28.

45También sobre la política arancelaria se interesará Larraz a lo largo de varios meses señalando:

  • 29 El Debate, I-XI-1930.

“La presión de la concurrencia exterior sobre nuestros exportadores no tiene más compensación posible que una baja de los costos de producción. Sobre todo, en aquellas producciones que sólo trabajan en el “mercado interior”“29.

46En otro artículo bajo el título “La reforma arancelaria” expone su pensamiento sobre una cuestión económica de primer orden, dice:

“Sobre la necesidad de realizar la reforma integral de nuestras tarifas aduaneras. Y antes de que el Gobierno se decida de modo definitivo a acometer esta empresa, quisiéramos por estimarla de trascendental importancia, hacer algunas consideraciones”.

47Ante el propósito de una reforma de esta naturaleza se suscitan inmediatamente en el campo de la economía nacional dos tendencias. Los productores con mercado exterior están interesados por un descenso del proteccionismo. Contrariamente, los productores que trabajan exclusiva o casi exclusivamente para el mercado interior –tejedores, siderúrgicos, etc.– tienden a una consolidación del proteccionismo, cuando no reclaman su intensificación.

48Sin pretender señalar las directrices de nuestra reforma arancelaria puede afirmarse que todo descenso del nivel aduanero es aceptable si con él no se determina un incremento de las importaciones.

  • 30 El Debate, 24-I-1931.

49Más he aquí que la reforma arancelaria exige, si ha de ser obra consistente, la previa solución de otro problema: el problema monetario. Mientras no logremos una estabilidad monetaria, que coordine las fluctuaciones de los precios españoles con las de los extranjeros; mientras no sepamos cuál es el valor estable en pesetas de la libra o del dólar; mientras no tengamos una humana seguridad de que el cambio no oscilará grandemente; podremos hacer, sin duda, una reforma arancelaria ocasional de circunstancias, al estilo de la que se hizo el verano último. Pero nunca una reforma integral”30.

50Sobre la situación de la economía nacional, Larraz aprovecha un discurso pronunciado por el Ministro Rodríguez de Viguer al inaugurar el nuevo Consejo de Economía Nacional, en el que dijo el Ministro: “Han pasado los tiempos del liberalismo manchesteriano y el poder público debe ser árbitro conciliador de los intereses que están en pugna en la economía nacional… que la acción económica debe de estar por encima de todos los hechos políticos”.

51Dice Larraz al respecto:

“Aplaudimos sin reservas la idea final de su discurso: la acción económica ha de ser continua, fija, independiente de las fluctuaciones de la vida política. Pero el discurso deja en el ánimo de quien atentamente lo analiza una sensación de afirmaciones abstractas, de tópicos, de vaguedad…”

52La causa fundamental estriba en que carecemos de una visión clara y precisa de lo que es, puede y debe ser nuestra economía. El resultado de una suma aritmética de todos los intereses particulares que viven en nuestro suelo. De la misma manera que la política económico-nacional no es el conjunto de todas las pretensiones y aspiraciones privadas.

53Pero difícilmente hallamos hombres entendidos en “economía nacional”. Exija en ellos una sólida especialización. Asigne a dichos funcionarios especializados la labor de estudiar analíticamente el problema, de nuestros costos en comparación con los extranjeros.

  • 31 El Debate 24-X-1930.

54Precisado así el ideal económico de España podrá después deducirse todo, un programa de buena política económica. Y en ella será el Estado no sólo árbitro conciliador de intereses en pugna, sino verdadero director”31.

55Sobre la depresión económica internacional comenta que le parece acertado que la Sociedad de Naciones a través de su Comité Financiero haya convocado a una reunión a 15 países, entre ellos España, para tratar esta cuestión. Sobre esto señala:

“La depresión económica actual se extiende a todo el mundo capitalista, pero España ha llamado la atención por lo extraordinario de su ciclo económico actual. El signo de debilidad en ella lo ha dado su baja del valor del dinero. Pero ésta ha conseguido que la depresión mundial apenas si se manifieste, en nuestro mercado. ”

  • 32 El Debate, 11-III-1931.

56El hecho es que nuestra política económica no dispone todavía de los materiales y antecedentes indispensables para que sus resoluciones al ser lógicas resulten verdaderamente eficaces y justas, si España no quiere ser una excepción entre los quince países que han concurrido a Ginebra, prepare la contestación al formulario que allí se acaba de aprobar. Aunque sea con lagunas e imperfecciones, urge no sólo para contribuir al estudio de la depresión económica mundial, sino para conocimiento de nuestra pronta situación”32.

57A propósito de una reunión celebrada en Madrid el 17 de noviembre de 1935 de la Unión Nacional Económica, dice Larraz:

“Desde 1931 a 1933 se siguió en España una política de desprecio y castigo contra las fuerzas productoras del país, que son el instrumento de creación y movilización de la riqueza y, por ende, de gran parte del progreso nacional. Hoy, por fortuna, la opinión es distinta, y nosotros desde aquí rendimos homenaje a esas clases por la entereza con que han sabido resistir adversidades recientes y por sus deseos, expresados ahora, de colaborar patrióticamente en el recuperamiento económico que se inicia en estos momentos. Ofrece también interés el que esta Asamblea sea anuncio de otras semejantes que se repetirán periódicamente."

58Se echa de ver en las conclusiones una repulsa contra los excesos del estatismo y de la intervención en la economía. No podemos menos de estar conformes con la condenación de medidas agobiantes que reducen la iniciativa privada y matan todo impulso personal.

59Pero una crítica demasiado general de las funciones reguladoras del Estado en la economía no estaría justificada en el espíritu de nuestros hombres de empresa que, por muchas razones, no deben representar una adversión de principio contra toda medida de intervención”.

60Termina:

“No nos parece justo declarar una oposición entre ambas esferas sistemáticamente. Entre el Estado y las empresas debe y puede haber puntos de equilibrio y de armonía. ”

  • 33 El Debate 17-XI-1935.

61Creer que el Estado súbitamente puede cesar en su intervención en la economía es cegarse a la realidad de la vida presente y poseer una equivocada visión histórica del desarrollo de las instituciones. Ahora bien, si queremos que de donde se espera orden no surjan perturbación e incompetencia, es preciso que los órganos de la Administración rejuvenezcan también su estructura”33.

62Destacamos también el interés que le dedica Larraz a la formación de los presupuestos. Sobre esta cuestión apunta:

“No es tarea sencilla la de hacer unos buenos Presupuestos. En la bibliografía política española –española por sus autores y su materia– se ha destacado siempre la importancia de los Presupuestos, desde el siglo XIX. Se ha dicho de ellos que eran la síntesis de la actividad del Estado, o mejor dicho, de la Administración pública. Y es cierto. Por eso cuando un ministro de Hacienda dedica su esfuerzo a esta labor, atenta y reflexivamente, bien merece que la opinión pública le ofrezca su adhesión y apoyo siempre o casi siempre, se ha pedido del Estado el esfuerzo supremo y principal. ”

63Ward, en el proyecto económico presentado a Fernando VI, se lamentaba que desde el tiempo de Felipe II todas las potencias vecinas hubieran fomentado sus intereses y nosotros nos hubiéramos quedado atrás. Y trazó un proyecto de Obras públicas que sirvió de inspiración a lo ejecutado en los tiempos de Carlos III y Carlos IV. La reconstrucción de Costa, la de Gasset, la de Sánchez Toca –platónicas casi totalmente–”.

64Termina recordando:

  • 34 El Debate, 21-IX-1931.

“Pensamos que para el porvenir debe ser un ideal más perfecto el procurar que los gastos públicos crezcan en proporción a la renta nacional. Y que el fomento de la renta nacional, más que por una política de gastos públicos, se logre por una buena política económica. Es el ministerio de Economía y es la Banca quienes deben procurar que el volumen de riqueza imponible sea cada vez mayor. La Hacienda podrá así aumentar sus gastos justa y holgadamente”34.

65En el período de la República, apunta cosas interesantes sobre el ministerio de Hacienda:

“La realidad es clara. El ministerio de Hacienda –en el tiempo presente, sobre todo– es técnico; y el simple hecho de que lo dirija quien carece de la preparación y competencia debidas, acarrea ya un grave daño al interés nacional, porque da a propios y extraños la inequívoca sensación de que no se va a hacer nada para ordenar y resolver nuestros problemas financieros y económicos. Y como el crédito es confianza, cuando no sólo falta esa confianza, sino que es unánime la seguridad del desacierto futuro, el crédito se deshace”.

66Después entra a analizar el presupuesto del Estado para 1932 y dice:

“El Gobierno y el Parlamento se han batido contra la coyuntura económica, actuando de modo opuesto a lo que ésta exigía. Este violento esfuerzo resulta reprobable técnicamente en cuanto se haya producido para atender aumentos de gastos públicos que no son necesarios al equilibrio económico del país, es decir, a la lucha contra la depresión misma. ”

  • 35 El Debate 30-III-1932.

67En el fondo, todo el comentario precedente gira en torno del gran problema de las obras públicas. Por no haberse formado todavía en España un criterio definitivo sobre él, es por lo que el presupuesto del señor Carner, más que un presupuesto de liquidación del pasado, como pomposamente se ha dicho, es un expediente transitorio para ir saliendo del paso. Por lo tanto, lo fundamental es formar ese criterio y a ello dedicaremos nuestra atención en otros artículos prestando la modesta asistencia de nuestro pensamiento”35.

68Respecto a la Hacienda y la descentralización pública, Larraz escribió numerosos artículos sobre esta cuestión, entre los cuales está “Solidaridad económica nacional”:

“El pensamiento económico-administrativo del Gobierno, sobre el Estatuto catalán, no cuenta ni siquiera con la adhesión de los periódicos más afines a su política. De seguro que el señor Azaña se habrá percatado de este interesante fenómeno registrado en la Prensa oficiosa. Y es que tal pensamiento pone en grave trance la solidaridad interna de la economía nacional. Por nuestra parte hemos de insistir sobre las grandes discrepancias que en este punto nos separan, de lo que oficialmente está proyectado. ”

  • 36 El Debate 18-VI-1932.

69La explicación popular de esta antítesis circula por doquier. Cataluña persigue, con el consentimiento y el favor del Gobierno un ordenamiento administrativo, que le permita beneficiarse, en cuanto le favorezca, de la economía nacional; y zafarse, aislarse, dentro de ella en cuanto le perjudique. Cataluña desarrolla dos fuerzas, una centrífuga, expansiva, sobre el mercado español que le impone acogerse a la unidad aduanera y crediticia; otra centrípeta, inhibitoria, que le obliga a atraer hacia su centro al margen de renta disponible por el Fisco, para “clavarlo” dentro de las lindes de su territorio.”36.

70En otro artículo bajo el título “La Hacienda del Estatuto” dice: “Volvamos serena y reposadamente al comentario de los problemas que encierra en sí la trama administrativa del Estatuto presentado por la Generalidad. Y a la cabeza de ellos cuanto se refiere al ramo de Hacienda”.

“El proyecto de Estatuto redactado en Cataluña en 1919 aspiraba a que el Estado español cediese a dicha región las contribuciones directas. El proyecto de Estatuto de 1931, creyendo insuficiente esta cesión a los fines de la autonomía, pide por añadidura que el Estado no aplique en Cataluña tributos de los llamados indirectos, tales como los de consumos, cerveza, gas electricidad. ”

71Las gentes, instintivamente, se han formulado esta primera pregunta: ¿El importe de los servicios de que el Estado se descarga por virtud de la autonomía, es inferior, es igual, o supera al importe de los ingresos pedidos por la Generalidad?”.

72Larraz, citando su libro “La Hacienda pública y el estatuto catalán” dice:

  • 37 La Hacienda Pública y el estatuto catalán, Editorial Iberia. Madrid 1932.

“Después de analizarse los gastos y los ingresos del Estado durante treinta ejercicios económicos completos, se llega a la siguiente conclusión: “Los gastos cuya descentralización pretende la Generalidad han sido en el territorio nacional muy inferiores, durante el período 1900-1930, a los ingresos solicitados por el proyecto; el valor de los gastos expresados en porcentajes de los ingresos durante el mismo período, no se ha manifestado constante, sino variable, con tendencia al alza, en virtud de un innegable saneamiento y progresiva eficacia de la Administración estatal”37.
“El proyecto de la Generalidad llevado a la práctica, supondría una cesión de ingresos notoriamente excesiva en relación con los gastos descentralizados. ”

73Además, el proyecto de la Generalidad impide al Estado el derecho de imponer tributos directos en Cataluña. No podría existir un impuesto nacional sobre la renta, como acaece en los Estados Unidos desde 1913 o en Alemania desde 1920.

74Cualquiera que haya leído el informe de los representantes del ministerio de Hacienda, se habrá percatado de las limitaciones fijadas a la labor de los mismos. Su crítica ha estado circunscrita a una mera ‘tasación del proyecto’. Por eso la Comisión de las Cortes se ha encontrado sin una rigurosa orientación.

  • 38 El Debate 10-V-32.

75Entrega la Hacienda del Estado a la Generalidad la contribución territorial, la contribución industrial, el 50 por ciento del impuesto del Timbre, los impuestos mineros y una parte de los incrementos de la recaudación por utilidades, amén de otros ingresos menos importantes. Y surgen las primeras preguntas: ¿En virtud de que datos se presume que estos ingresos fiscales están en igualdad con los gastos traspasados? Además, aunque lo estuvieran al presente ¿habrían de estarlo en el futuro? Téngase en cuenta que no se debe causar perjuicio ni a la Hacienda del estado, ni a la Hacienda de la Generalidad. Y que mecanismo compensador producirá la nivelación necesaria entre ambas haciendas, si la importancia de los ingresos y de los gastos variase en distinta proporción? Además, ¿tendría el Estado de hecho vía libre para el nuevo impuesto sobre la renta, si la Generalidad se obstinase en no rebajar unos impuestos cedulares previamente cedidos por el Estado mismo? ¿Es que el Estado podría, como dice el artículo 19 suprimir o reducir en Cataluña la presión fiscal?. El Estado español se desprendería de los tributos directos, no podría imponerlos en Cataluña, quedaría imposibilitado para instaurar un impuesto nacional sobre la renta o sobre el capital, cuya significación social es extraordinaria. Toda la experiencia de los grandes países federales como Alemania y los Estados Unidos se levanta contra tan absurda proposición. No respeta la unidad de la economía nacional ni se defiende la comunidad de un mercado interior de 23 millones de habitantes”38.

76Para terminar con esta cuestión Larraz señala hablando del presupuesto para 1933:

  • 39 El Debate 21-XII-1932.

“No queremos hacer mayor comentario. Bien claro y lealmente hablamos en su día de los defectos inherentes al régimen financiero de la autonomía catalana, y subrayado queda en las presentes líneas todo lo que de inconveniente encontramos en el procedimiento aplicado a la implantación del mismo. El Gobierno ha sido poco sincero con el país y con el Parlamento; la corrección formal no se ha extremado, ni mucho menos; y el Presupuesto del Estado para 1933, como si llevara ya en si pocas imperfecciones, contra toda regla de precisión y de fijeza, se entrega a las resultas de unas evaluaciones, de las que la Cámara no tendrá conocimiento. Muy mucho nos duele el vernos precisados a volvernos contra el titular de la cartera de Hacienda, señor Carner, pero de los intereses generales del país hay que tratar con obligada sinceridad. No nos pareció bien que fuese dicho señor el ministro de la Hacienda español, al discutirse el Estatuto; tampoco nos parece bien que lo sea al practicarse las evaluaciones y al dar efectividad a las normas financieras de la autonomía. Porque el señor Carner es un ejemplo de la incompatibilidad política esencial, latente en todo caso; presente, después del insólito alumbramiento del texto que ayer se hizo público”39.

77Bajo el título de Vascongadas y el impuesto global, Larraz hace alusión a otro artículo suyo titulado “Igualdad de trato”:

“En el que nos oponíamos a que el Impuesto sobre la renta sea objeto para dichas provincias de un régimen especial. Reconocen la rectitud de nuestra intención y nos es obligado agradecérselo. Buena prueba de ella es que, respetuosos con el concierto –sin perjuicio de sostener que procede la revisión en caso de otorgar Estatuto– el Consejo de Estado, ya resolvió al ministerio de Hacienda por orden de 2 de diciembre pasado, que la contribución general sobre la renta se recaudara directamente por el Estado en la misma forma que en las demás provincias de España. ¿Han recurrido las provincias en vía contencioso-administrativa? En este caso, estaría el asunto “subjudice” y lo correcto sería callar. ¿Han dejado transcurrir los tres meses de la acción contenciosa sin recurrir? Entonces han consentido la citada orden ministerial, dejándola firme y nadie debe ir contra sus propios actos. ”

78Nuestra impresión es que se quiere sacar el asunto de los cauces comunes para llevarlo a los políticos. ¡Ah! Pero en este terreno también son procedentes algunas observaciones. El Gobierno tiene que declinar la competencia a favor de las Cortes; porque una disposición gubernativa no puede ir contra el texto de la ley. Y la ley de la Contribución general sobre la renta dice en su artículo primero: “A partir del ejercicio económico de 1933 se exigirá en todas las provincias del territorio de la República una contribución general sobre la renta” la necesidad de que sea el Estado, el mismo quien rija y administre tributo en todo el territorio nacional sin concertarlo.

  • 40 El Debate 8-VII-1932.

79Recuérdese que en los Estados Unidos el impuesto sobre la renta es federal. Recuérdese que en Alemania, si bien comenzó dicho tributo por ser de los países, ha acabado siendo del Reich. Recuérdese, en fin, que al otorgarse el Estatuto catalán se lo ha reservado el Poder central”40.

80Terminando sobre este asunto comenta:

“El Gobierno, aceptando en principio las sugestiones de las Comisiones vasconavarras sobre ampliación del Concierto para que se incluya en éste el impuesto sobre la renta, ha acordado autorizar al ministro de Hacienda para que admita las propuestas que pretenden aquellas Diputaciones al objeto de coordinar un régimen de mutua convivencia”

  • 41 El Debate 4-VII-1934.

81Así, pues, no podemos alabar, ni mucho menos, el acuerdo tomado en el Consejo de Ministros de ayer. Volveremos sobre la cuestión cuantas veces haga falta. Estamos convirtiendo la Hacienda española en un laberinto, que dentro de poco no habrá quien lo entienda, ni quien lo gobierne. Frente a ello, nosotros sostendremos siempre que los contribuyentes españoles no deben ser considerados de diferentes categorías, y a todos se les debe dar el mismo trato”41.

82Larraz concede mucha importancia a la necesidad de realizar obras públicas y a la repoblación forestal como medio para mejorar el paro y aumentar la población interior. A esta cuestión dedicó varios artículos, desde 1932 a 1935. Dice sobre el problema del paro en España:

“Localizar el foco principal del paro español desde el punto de vista de las profesiones y desde el punto de vista de las regiones o zonas geográficas. El paro forzoso, según el documento que nos sirve de punto de partida, afecta a 545.000 hombres, mas de ellos sólo 286.000 se encuentran en paro completo; los demás, tres o cuatro días por semana solamente. Es, pues, ese núcleo de 286.000 hombres el que debe constituir principalmente el campo de observación de este pequeño análisis. De ellos, el 54 por 100 corresponde a la agricultura, siguiendo en importancia a ésta la industria de la construcción. ”

83Otra relación digna de notarse es que el paro agrícola más nutrido coincide también con la zona de la gran propiedad. Y otra, finalmente, que las áreas de mayor paro agrícola se superponen, justamente a las que han vivido una política agrosocial mas fuerte y opresiva.

  • 42 El Debate 23-VIII-33.

84No es, pues, el problema del paro andaluz un problema que pueda tratarse revolucionariamente, o repartiendo la tierra, o mediante una política social como la que hemos aludido en el curso de este artículo. Semejante política, está bien claro, antes que remedio del paro ha sido causa y fomento del mismo. ¡Causa y fomento! Hay que repetirlo. El problema del paro andaluz es un problema donde juegan factores estructurales de la economía: población –es preciso reparar en el extraordinario crecimiento demográfico de ciertas zonas del campo de Andalucía–, cultivos, industria y mercado del aceite, distribución de la propiedad –quizá menos importante que los anteriores–; y factores cíclicos, como es la actual depresión económica del mundo. En el resto de España, está ligado a la capacidad de la válvula emigratoria”42.

85Durante el Gobierno Radical – Cedista, Larraz vuelve a sugerir formas de abordar la cuestión del paro. Señala:

  • 43 El Debate 28-XII-34.

“Hay pues, necesidad de arbitrar un crédito especial contra el paro, pero –he aquí el problema– no con cargo a nuevos gravámenes distintos de los que hemos juzgado convenientes para el equilibrio del Presupuesto, ni tampoco con cargo a nuevas emisiones de Deuda, cuando estas apelaciones deben reducirse al mínimo para no contrariar la política de abaratamiento del dinero. Opinamos que está mejor el financiar dicho crédito con cargo a un capital del Estado, líquido y en especialisima situación; la parte del Fisco en la contrapartida pesetas del crédito otorgado por el Banco de Francia, con garantía pignoraticia de oro, para regular el cambio de la peseta. No se trata de inventar una necesidad para aprovechar estos recursos; trátase de satisfacer con ellos una necesidad apremiante”43.

86Larraz, muy documentado y puesto al día en esta cuestión, dice comentando un trabajo publicado por el Bureau International de Travail con sede en Ginebra:

“Siempre tuvo la Sociedad de Naciones y la Oficina Internacional del Trabajo el deseo de que se realizara eficientemente aquella vieja prescripción de que las obras públicas deben intensificarse en las épocas de crisis, o como ahora se dice, que tales trabajos tengan un ritmo compensador de las fluctuaciones de la actividad económica. ”

  • 44 El Debate 24-I-35.

87Las conclusiones que el examen de las diversas experiencias nacionales sugiere al Bureau, podemos resumirlas, así. En cada país el conjunto de obras y pedidos de materiales para las mismas debe ser administrado o controlado por un órgano único. Este órgano central debe disfrutar de una amplia autonomía financiera. Su conducta debe consistir en acumular ingresos durante las épocas de prosperidad, sin reintegrar al fin del ejercicio, invirtiéndolos de manera que la liquidez fuese fácilmente realizable y consumiéndolos durante las épocas de depresión. Los órganos nacionales deberían insertarse en una coordinación internacional. Tal es, en esencia, el contenido del trabajo que nos ha parecido interesante extractar”44.

88Cuando por fin el Gobierno decide presentar a las Cortes un programa sobre el paro conocido como “Programa de los mil millones”, Larraz no deja de manifestar algunas críticas y sugerencias sobre el mismo:

“El criterio que nos ha de servir de piedra de toque consiste en lo siguiente: a) que, efectivamente, se cree trabajo; b) que la financiación se haga a base de recursos del Estado que, por el momento, no salgan de nuevos impuestos ni de Deuda, y en caso de salir de esta última, que el servicio de sus intereses y amortización sustituya a otras partidas del Presupuesto de gastos; c) que el plan sea transitorio, para un período de un año o de dos como máximo. ”

  • 45 El Debate 27-I-35.

89La financiación se hace a base de emisión de Deuda. He aquí, pues, que el plan debe de ser corregido. En primer lugar, no debemos planear más allá del límite de tiempo que acabamos de señalar. Estas consideraciones no son vanos reparos, puestos por afán de reparar. Es que si no se anda con tiento, corremos el riesgo de que la política impulsora del trabajo y la de economías se den de cabezadas en una danza insensata, si además no hacemos burla de la seriedad que exigen los planes de reconstrucción nacional. Piense, pues, el Gobierno en la necesidad de revisar el programa que hemos comentado”45.

90Quiero terminar este apartado sobre el pensamiento económico de Larraz con algunas reflexiones que hace sobre el liberalismo económico:

“Recordemos las bases del liberalismo económico puro, en sus orígenes prístinos. Las unidades orgánicas aparecen atomizadas, impedidas, por ministerio de la ley, para coordinarse; el impulso arranca, exclusivamente, de la iniciativa privada; las masas de producción y circulación se determinan en razón de impresiones subjetivas sobre el estado de los mercados: el volumen de dinero se regula automática, espontáneamente; las raciones cuantitativas de valores –precios, rentas, intereses, salarios y beneficios– fíjanse por las fuerzas de la oferta y la demanda; en fin, el comercio exterior se rige por el libre cambio. ”

91Pero ¿quién no ha oído el apuntamiento? Contigentación del comercio exterior, de la producción y de las divisas para pagos exteriores. Exacerbación del proteccionismo y de la política social. Abandono del mecanismo del equilibrio monetario clásico y sustitución del mismo por una política de moneda dirigida. Economías del volumen de la italiana, sometidas al régimen corporativo. Rigidez de grandes series de precios y salarios por virtud de imposiciones o acuerdos sindicales, que impiden cualquier movimiento elástico. En resumen, una tónica generalmente antiliberal, lo mismo en el interior de las economías nacionales que en sus conexiones exteriores. Alguien ha motejado todas estas medias de expedientes transitorios propios de una época de enfermedad.

  • 46 El Debate 19-VI-33.

92El liberalismo económico estuvo pues, aún en las épocas más imbuidas del mismo, mezclado en determinada proporción con intervenciones estatales, limitaciones sociales, acuerdos deliberados. En realidad, lo que acusa una visión retrospectiva de cierta amplitud, es una variación progresiva del grado de esta mezcla a favor de la limitación y a costa de la libertad absoluta”46.

4. Su actuación en la España de Franco

  • 47 Memorias, p. 149.

93El 17 de noviembre de 1937 llegó Larraz a San Sebastián desde la zona republicana, después de haber pasado 14 meses entre el asilo diplomático en la Embajada de Chile en Madrid y el tiempo que estuvo preso en Valencia47.

  • 48 Memorias, p. 149.

94Larraz recuerda con amargura lo que se decía de él en la zona de Franco, que había contribuido a sacar el oro de España. También nos cuenta la visita que le hizo Ángel Herrera el mismo día de su llegada, y la profunda tristeza que le produjo el saber “que los hombres que habían representado, bajo la República, la lucha política legal, no estaban bien vistos por los elementos imperantes en la zona franquista. Gil Robles se encontraba medio desterrado, en Portugal. El último director de El Debate, Paco de Luis, estaba en Sevilla confinado48. Sobre esta cuestión volvería Larraz a hacer mención, cuando comenta su primera entrevista con Franco en la que éste le dice:

  • 49 Memorias, op. cit., p. 182.

“He sentido mucho lo que ha pasado con Gil Robles. Pero créame Vd., me desagradó extraordinariamente… ver que “el Times” publicaba una carta que me había dirigido y que no debía publicarse. Aquello no estaba bien, estuvo mal. Me desagradaron así mismo la información que desde Salamanca el último director de “El Debate” envió a Ángel Herrera. No eran cariñosos, ni mucho menos, para con el Movimiento”49.

  • 50 Memorias, op. cit., p. 153.

95Como Director General de Hacienda, previamente había sido Director del Servicio de Estudios del Banco de España, realizó varios informes en los que cuenta pormenores de este período “como la idea dada al ministro Amado, de que la guerra no debía de continuar siendo financiada casi exclusivamente con billetes y debía emitirse un empréstito50. Dice Larraz que todo esto cayó en saco roto.

  • 51 Sánchez Asíain, op. cit., p. XXI.

96Gracias a los informes de Larraz de este período como Director General en Hacienda dice Sánchez Asiain “Es posible tener un conocimiento de la economía y de la sociedad española, durante la guerra civil”. Añade que las memorias de Larraz aportan una luz fundamental para la historia financiera de ese período51 y sirvió para conocer mejor las medidas desarrolladas para controlar la masa monetaria y para ajustar la inflación.

Larraz Ministro de Hacienda

97En el mes de septiembre de 1939, Franco nombra a Larraz Ministro de Hacienda en su primer Gobierno, una vez terminada la guerra civil. La labor de Larraz era compleja y necesitaba de mucho tacto no solo con el General Franco sino también para con los compañeros de gabinete procedentes del falangismo y del Ejército.

98Larraz comenzó por hacer un estudio de la situación económica y financiera de España, como los médicos buscan los síntomas de las dolencias para después pasar a recetar las soluciones. Se encontraba con una economía casi de trueque en algunas zonas del país, y había que dar estabilidad a la arquitectura financiera perdida durante la guerra. Entre otras cosas, tenía también que restablecer el crédito público, desbloquear la moneda de la zona republicana y establecer la unidad monetaria. Además pretendía preparar los primeros presupuestos desde 1936 y realizar una reforma tributaria.

  • 52 Memorias, p. 213.

99El primer problema consistió en la eliminación de la moneda republicana del circuito monetario, con el menor daño posible y el crear una moneda única, lo que Larraz hará con la Ley del Desbloqueo52. Operación que fue llevada con éxito y con aceptación casi general, pero con cierta tensión en el gabinete.

  • 53 Memorias, p. 240.

100Dentro de su política económica, no exenta de complicaciones por sus discrepancias con Franco, ya que éste tenía su propio proyecto económico53 y Larraz tuvo que desmontarlo hábilmente.

  • 54 Martín González del Valle, op. cit., p. 196.i.

101En este orden económico y político complicado Larraz ordenaba la economía española, sacando los presupuestos, tarea complicada que tenía que servir no sólo para liquidar económicamente la guerra civil de ambos bandos sino también para producir la desmovilización del ejército y la cuestión de las diferentes cajas. Pero lo más complejo fue sacar un presupuesto para emprender la reconstrucción de una maltrecha economía, después de tres años de guerra54.

  • 55 Memorias, p. 209.

102Para la normalización de la vida económica española promovió varios decretos como el que facultaba al Banco de España para operar open market55.

  • 56 Memorias, p. 267.

103Larraz confeccionó el Presupuesto de 1940 gracias a su habilidad para convencer a Franco de empezar por aprobar un presupuesto ordinario y pasar luego al extraordinario non nato, se trataba de tener un presupuesto porque ningún Estado puede funcionar sin él56.

104En cuanto a la reforma tributaria preparó una reforma de la tributación ordinaria, con la supresión de exenciones y privilegios, con una adecuación realista de bases fiscales, con un sistema de fiscalización de ataque a la ocultación y con un sentido de modernidad y justicia tributaria, con supresiones de desgravaciones.

  • 57 Fuente familiar.

105Larraz reordenó el sistema tributario, consolidó y perfeccionó el impuesto de contribuciones sobre la renta, todo esto no sin resistencia, como ya se ha dicho. Creó la contribución de usos y consumo que era un impuesto indirecto sobre consumos especiales. Para esta cuestión contó para la parte técnica con la colaboración de su cuñado Diego Perona Villarreal, Ingeniero para la Hacienda Pública, y para la parte jurídica con Luis Usera, Secretario General Técnico del Ministerio de Hacienda57. Esta contribución fue la palanca tributaria que recaudó impuestos imprescindibles para la Hacienda Pública y poder así resolver la crisis de postguerra.

106Larraz quiso también recurrir al crédito exterior para poder dar un impulso importante a la reconstrucción de la economía, pero la situación de guerra en Europa no le permitió contar con los países de su entorno. Si lo intentó con los Estados Unidos pero la cuestión de la nacionalización de la Telefónica, inoportuna y demagógica según Larraz, frustró esta vía.

107Terminó este período con la conocida y no siempre aclarada dimisión de Larraz. De ésta dice en sus Memorias:

“Las diferencias entre los presupuestos económicos financieros de Franco y los míos eran enormes pero yo, con tenacidad y paciencia había superado el problema de los presupuestos y conseguido la Ley de Cajas especiales y así las grandes líneas de la reforma tributaria como me pluguiera. Y en cuanto al gran presupuesto extraordinario que deseaba Franco para varios años, nada se había preparado”.

108Larraz resalta estas cuestiones, dice que comprende que la necesidad de reducción del ejército, en tiempo de paz, no lo aceptarían ni los militares ni Franco:

  • 58 Memorias, p. 340.

109Dice Larraz que el 21 de diciembre una vez que Franco había firmado el texto de la Ley de Reforma Tributaria le dijo: “Mi General, nuevamente le ruego a V.E. que me releve. Tengo la suficiente percepción para darme cuenta de la enemistad de una gran parte del Gobierno y de la Falange que hacia mí crece de continuo”.– Es cierto– repuso Franco va teniendo Vd. una gran oposición”58.

110Durante la ausencia de Franco de Madrid, se había trasladado a Bordighera para entrevistarse con Musolini. Dice Larraz:

  • 59 Memorias, pp. 243-344.

“Pensé reiterar a Franco mi dimisión por escrito, irrevocable, o aprovechar las largas que me venía dando, para conseguir algunos logros, como la aprobación de un presupuesto para 1941, así como la extinción inmediata de las obligaciones transitorias por exceso de oficiales y suboficiales. Si lograba lo anterior, intentaría persuadir a Franco de la necesidad de que el ministro de Hacienda actuara en coordinación con otros ministros titulares de departamentos económicos”59.

  • 60 Memorias, p. 344.

111Larraz decidió esperar y no enviar la citada dimisión de momento, pero posteriormente la cuestión del nuevo Presupuesto Ordinario para 1941 hará surgir nuevos problemas entre Franco y él ya que Larraz deseaba prorrogar los de 1940 para evitar las grandezas presupuestarias de Franco. Éste decía: “Es imposible, Larraz estamos condenando al país a una vida misérrima. Vd. piensa en Villaverde pero Vd… debe pensar en los hacendistas del eje”60.

112Larraz le respondió: “Excelencia créame que lo siento, pero yo no asumo otra responsabilidad que la manifestada. Insisto en que no soy un obstáculo par V.E. Reléveme se lo ruego”. Dice Larraz: “Franco no quería que me fuera, deseaba que me quedara pero domesticado”.

  • 61 Memorias, p. 350.

113Sobre esta cuestión terminamos con la carta que Larraz envió a Franco. Entre otras cosas le dice que la fatiga nerviosa no le permite ocuparse de las funciones ministeriales, que prescinda de él. Envió finalmente la citada carta y la respuesta de Franco fue: “Excmo. Sr. Don José Larraz – mi querido amigo: El Boletín oficial de mañana martes publicará como deseaba Vd. su cese en el ministerio de Hacienda61.

114Larraz señalaría al respecto que dimite cuando ve que no puede sacar más de su relación con Franco y que la permanencia en el Gabinete solo podía ir a peor.

5. Conclusiones

115El pensamiento político-social de José Larraz viene dado, como hemos señalado, por su educación familiar, su militancia católica y un profundo conocimiento de los grandes pensadores europeos, a lo largo de la historia, no sólo de los conservadores y liberales sino también del pensamiento marxista.

116De tradición monárquica nunca sintió simpatía por el pensamiento autoritario ni fascista ni marxista. Su formación de jurista le llevó siempre a buscar en la ley la garantía de las libertades individuales frente al poder del Estado.

117Influido por las ideas reformadoras del catolicismo social, pensaba en la necesidad de corregir desde el Estado las injusticias y desequilibrios de las naciones.

118Como hijo de su época, el corporativismo católico le parecía que el Estado podía servir para regular y arbitrar las diferentes fuerzas surgidas de la sociedad.

119Como hemos visto el pensamiento económico de Larraz, va adquiriendo solidez a lo largo de los años 29 al 35. Sus más de 200 artículos económicos en “El Debate”, en cuestiones muy punteras en aquellos años, así lo evidencian. Su discurso económico no se queda en una serie de puntuales proyectos de cierto corte corporativo, útiles al programa económico la CEDA.

120Es el pensamiento de la economía nacional y financiera de España, de la búsqueda de soluciones en los estudios comparados de políticas económicas de otros países, del pasado o del presente. Sus soluciones están en la ortodoxia de la economía y rechazaba las recetas fáciles o demagógicas muy queridas en determinadas situaciones políticas del momento, sin importarle los problemas o la oposición que pudiera crear. Lo único que contaba para él era el interés general y a este principio sometió toda su actividad. No se le puede acusar de aferrarse a los puestos utilizó numerosas veces el verbo dimitir, se dice que Franco dijo de él “Larraz se quiebra pero no se dobla”.

121Hombre consecuente con las recetas económicas de corte liberal, aunque sin poder evitar sustraerse a veces a visiones económicas muy del momento, pero sin exagerar en ellas. Sus artículos, sus publicaciones económicas son las de un pionero en la investigación de la historia económica. La utilización de métodos y técnicas propias de estas disciplinas, la seriedad en las fuentes y el recurso a la historia comparada aportan a sus trabajos una modernidad innegable.

Notes

1 José Larraz, Memorias, Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Madrid, 2006; Nicolás Sesma Landrín. Biografía Política de José Larraz (1904-1973). Ed. B. Aragonesa, Zaragoza, 2006; Juan Gómez Larraz. Larraz, Ministro de Hacienda, Tesis Doctoral. X-2004. U Rey Juan Carlos, Madrid.

2 Truyol y Serra, A. Revista de Instituciones Europeas n.o 3, Instituto de Estudios Políticos.

3 E. Fuentes Quintana, “José Larraz: Un elogio grato y difícil” en J. Larraz, Memorias, 2006.

4 Fuente familiar.

5 Fuentes Quintana. op. cit., p. XI.

6 Truyol y Serra… op. cit., pp. 971-974.

7 J. Larraz, Por los Estados Unidos de Europa, pp. 123-137.

8 M. Martorell Linares. Papeles y Memorias de RACM, n.o 7, abril 2000, p. 204.

9 Martín González del Valle y Herrero, op. cit., p. 195.

10 Juan Gómez Larraz, Larraz, Ministro de Hacienda, Tesis Doctoral. X-2004. U – R. Juan Carlos.

11 M. Martorell Linares. Papeles y Memorias de RACM, n.o 7, abril 2000, p. 203.

12 Real Orden del 6. III de 1929.

13 El Debate 14 julio 1989 “Política social y economía nacional”.

14 El Debate 26-V-31.

15 El Debate 29-VI-31.

16 El Debate 19-I-32.

17 El Debate 8-11-32.

18 El Debate 8-II-33.

19 El Debate I-XI-34.

20 El Debate 10-III-1934.

21 N. Sesma Landrín. Biografía Política de José Larraz (1904-1973). Ed. B. Aragonesa. Zaragoza 2006.

22 Gomez Larraz. op. cit., p. 8.

23 Fuentes Quintana, op. cit., p. X.

24 M. Martorell, op. cit., p. 210.

25 F. Quintana, op. cit., p. X.

26 El Debate 19-X-1930.

27 El Debate 19-X-1930.

28 El Debate, I-XI-1930.

29 El Debate, I-XI-1930.

30 El Debate, 24-I-1931.

31 El Debate 24-X-1930.

32 El Debate, 11-III-1931.

33 El Debate 17-XI-1935.

34 El Debate, 21-IX-1931.

35 El Debate 30-III-1932.

36 El Debate 18-VI-1932.

37 La Hacienda Pública y el estatuto catalán, Editorial Iberia. Madrid 1932.

38 El Debate 10-V-32.

39 El Debate 21-XII-1932.

40 El Debate 8-VII-1932.

41 El Debate 4-VII-1934.

42 El Debate 23-VIII-33.

43 El Debate 28-XII-34.

44 El Debate 24-I-35.

45 El Debate 27-I-35.

46 El Debate 19-VI-33.

47 Memorias, p. 149.

48 Memorias, p. 149.

49 Memorias, op. cit., p. 182.

50 Memorias, op. cit., p. 153.

51 Sánchez Asíain, op. cit., p. XXI.

52 Memorias, p. 213.

53 Memorias, p. 240.

54 Martín González del Valle, op. cit., p. 196.i.

55 Memorias, p. 209.

56 Memorias, p. 267.

57 Fuente familiar.

58 Memorias, p. 340.

59 Memorias, pp. 243-344.

60 Memorias, p. 344.

61 Memorias, p. 350.

Auteur

Universidad Complutense de Madrid.

© Publicações do Cidehus, 2012

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search