Version classiqueVersion mobile

O «saque de Évora» no contexto da Guerra Peninsular

 | 
Fernando Martins
, 
Francisco Vaz

Capítulo 6. La estrategia Napoleonica y las Ciudades Sitiadas: Los Ejemplos de Évora y Tarragona en la Guerra Peninsular1

Antonio Moliner Prada

Texte intégral

1 – La guerra de fortalezas en la estrategia napoleónica

  • 1 Este texto se inscribe en el proyecto de investigación HUM2005-01118 “Cultura y Sociedad en la Guer (...)
  • 1 José Vicente Herrero Pérez, La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815), in Revis (...)

1Tras la Revolución francesa la ciencia militar dio un giro copernicano en cuanto a la estrategia militar, en las tácticas y en el armamento, que impulsaron Napoleón, Massena y Jomini entre otros generales. Napoleón Bonaparte, rodeado de oficiales bien preparados en el ejercicio de la guerra y de soldados acostumbrados a toda suerte de privaciones, consiguió sus mejores éxitos. Los principios por él aplicados, como la rapidez de las marchas de sus tropas, la armonía en sus operaciones y la simultaneidad de los movimientos, consiguieron los triunfos de Austerlitz, Jena, Ratisbona y Wagram. El mérito de Napoleón estriba en que se dio cuenta que ya era posible derrotar a los estados enemigos destruyendo sus ejércitos de operaciones, y que la mejor forma de hacerlo era mediante marchas estratégicas hacia el interior del territorio enemigo antes y después de las batallas decisivas1.

2Napoleón tenía todo previsto: los estados mayores disponían de planos y mapas levantados con exactitud; cada oficial daba a sus soldados el ejemplo de las fatigas y privaciones; la marcha de las columnas no se veía jamás entorpecida por el embargo del transporte de víveres; el ejército vivia sobre el terreno de lo que robaba a los campesinos y a los propietarios y las requisiciones de todo género estaban regularizadas con todo detalle. La conscription obligatoria garantizaba en fin la reparación de las perdidas humanas en el combate.

  • 2 Frederic Camp. Napoleó i el món, Barcelona, Editorial catalana, 1921, p. 126.

3Se trataba de un ejército de jóvenes soldados donde el ascenso era posible en relación al valor e ingenio de cada uno. La obediencia era ciega, pero la mejor escuela era la práctica y el ejercicio diario. La iniciativa propia, dentro del orden más estricto, suplía los defectos de la organización. La fe y el optimismo era el secreto del ejército napoleónico2.

  • 3 Ensayo acerca del sistema militar de Bonaparte, escrito en francés por C. H. S., oficial del Estado (...)

4Así pues, la organización de los ejércitos era del todo metódica y uniforme. D. Francisco Javier Cabanes, ayudante general del estado mayor español, lo resume en estos principios que recoge del Ensayo acerca del sistema militar de Bonaparte escrito en 1810 por el oficial ruso C.H.S: “Un mayor número de tropas ligeras. Ninguna marcha sin exploradores. Ninguna acción sin tiradores. Gran reforma en los bagajes y en la artillería gruesa. Pocos o ningunos almacenes de víveres. Supresión general de caballos de montar a los oficiales subalternos de infantería. Obligación rigurosa a los generales de marchar a la cabeza de sus divisiones”3.

5Este militar tenía muy claro que los males que afligían a la nación española en la guerra contra Napoleón no provenían de la escasez de recursos sino más bien de la poca energía que habían tenido los distintos gobiernos, de la falta de colaboración y desprendimiento de los ricos y, sobre todo, de la escasez de conocimientos que tenían la mayoría de los militares. Bastaba con levantar dos ejércitos nacionales de cincuenta mil hombres bien organizados, uno en Galicia y el otro en Valencia, para conseguir que el ejército imperial se retirara a toda prisa del Ebro.

6En gran manera la técnica de las guerrillas utilizada por los españoles era capaz de romper la estrategia napoleónica. La resistencia generalizada había privado a los ejércitos franceses de los medios de subsistencia que encontraban en otras partes, de forma que se veían reducidos a vivir de sus propios almacenes. Así su movilidad disminuía y quedaba menguada su apreciable ventaja de la unidad de movimientos aplicada en otros lugares.

7Sus reflexiones son de gran interés. Massena se había precipitado en Portugal en 1810 sin poder echar a los ingleses. La hábil y acertada defensa de Lord Wellington burló las acciones del general francés, debilitado por la escasez de víveres y por los rigores del clima. Los ingleses podían recibir siempre socorros por la costa.

8En su opinión el ejército francés en Cataluña se había convertido en un ejército de observación, y había que impedir a toda costa que en el Principado se incrementara sus fuerzas. Para ello era necesario conseguir un centro de acción. No era suficiente eliminar al enemigo paulatinamente e interceptar sus convoyes como se hizo regularmente a través de la técnica guerrillera. Había que ganar terreno y apoderarse de sus plazas. Para obtener dicho resultado era del todo imprescindible establecer un plan general de operaciones.

9El plan militar propuesto por Cabanes contemplaba establecer un centro de operaciones en Cataluña junto con el de Portugal, sin dejar de hostigar al enemigo por todas partes. Si el ejército inglés era un ejército bien disciplinado comandado por Wellington, que era su jefe indiscutible, el ejército español debía de obrar de común acuerdo con él.

  • 4 Ensayo acerca del sistema militar de Bonaparte, op. cit., pp. 36-39.

10El ejército español en Cataluña gozaba de una ventaja sobre el francés por la inmediación del mar. Apoyado por los lugarenos y por los víveres que vendrían por la costa, podia avanzar sus tropas por el territorio y provocar la ruina de sus enemigos. La lentitud del ejército francés en España demostraba el fracaso de la táctica militar elaborada por Napoleón. Una sola victoria obtenida en Cataluña contra los franceses comprometería según Cabanes todas sus fuerzas esparcidas en la Península4.

  • 5 Clausewitz, Karl von. De la Guerra, Barcelona, Labor, 1984, p. 265.
    Geoffrey Best en su clásica obra (...)

11El general prusiano Karl von Clausewitz, teórico de la guerra, al tratar del carácter de la guerra moderna se refiere a la guerra de España contra Napoleón y señala su carácter específico de movilización general: “Todos los métodos convencionales han sido trastornados por la mente y la audacia de Bonaparte, y fuerzas de primer orden han sido aniquiladas casi de un solo golpe. Los españoles, con su obstinada resistencia, han mostrado lo que puede realizar la movilización general de una nación y las medidas insurgentes en gran escala, pese a la debilidad y falta de consistencia en los aspectos particulares”5.

  • 6 Clausewitz, Karl von, op. cit., p. 209.

12¿Qué papel concedió Napoleón a la guerra de las fortalezas? Este tipo de guerra hay que situarlo como propio de los siglos anteriores, y desde Napoleón tuvo un papel más secundario. El mismo Clausewitz en su tratado “De la Guerra” senala que la posesión de fortalezas, ciudades y otros puntos podían ser considerados como el objetivo inmediato de un encuentro, “pasos intermedios”, pero nunca “el fin final”6.

13En realidad se produjeron pocos progresos en las tácticas de asedio y se aplicaron los princípios del célebre ingeniero militar francés Sébastien le Prestre de Vauban (1633-1707), que permanecieron en vigor incluso durante el siglo XIX. La victoria radicaba en los recursos disponibles, la decisión, la valentia y el sacrifício.

  • 7 Horward, Donald D. Napoleón y la Penísula Ibérica. Ciudad Rodrigo y Almeida, dos asedios análogos, (...)

14Hay que senalar que en la Península Ibérica los asedios fueron muy significativos durante la guerra contra Napoleón, y las fortificaciones antiguas o las rehechas llegaron a presentar formidables obstáculos que requirieron ataques a gran escala, como en Almeida, Badajoz, Ciudad Rodrigo, Zaragoza, Gerona y Tarragona7.

  • 8 José Vicente Herrero Pérez, La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815)”, op. cit (...)

15En la estrategia napoleónica las fortalezas tuvieron una importancia relativa, pues su táctica utilizada era la de avanzar de forma rápida en el interior del territorio para destruir al enemigo. En todo caso la caída de una fortaleza era cuestión de tiempo. Una vez que el ejército de campana enemigo había sido derrotado, sin posibilidad de abastecimiento, sucumbia la ciudad. Durante las campanas napoleónicas en Europa central y oriental, los asedios también desempenaron un papel muy secundario; en realidad el único asedio memorable de 1805 a 1812 fue el de Danzing (1807), y fue una acción menor dentro del conjunto de la campana en Prusia Oriental y Polonia de 1806-18078.

  • 9 José Vicente Herrero Pérez, “La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815)”, op. ci (...)

16En el caso de la Guerra Peninsular, por la orografía difícil y por la limitada red de carreteras existentes, era necesario dominar ciertas plazas fuertes, como San Sebastián y Pamplona, para controlar la ruta de BayonaVitoria; Figueras y Gerona, para la ruta de Perpinán y Barcelona; Jaca para controlar los Pirineos centrales; Ciudad Rodrigo y Almeida, paso obligado en la frontera con Portugal, lo mismo que Badajoz y Elvas. Otras ciudades, como Zaragoza, Lérida, Tortosa y Tarragona, se convirtieron en focos principales de resistencia al invasor, que era necesario conquistar para poder controlar las comarcas circundantes. Nada sorprende que los dos comandantes más exitosos en la Península, Wellington y Suchet, se obcecaran en llevar a cabo casi tantos asedios como batallas campales. Los mandos españoles cayeron frecuentemente en la tentación de introducir todas sus tropas en las plazas, seducidos por la apariencia de seguridad, que a la postre condujo a un fracaso estrepitoso. Como se demostro en el asedio de Zaragoza, a donde se enviaron prácticamente todas las tropas de la región, al sucumbir allí Aragón quedó desprovisto de fuerzas organizadas a comienzos de 18099. Es cierto también que mientras los ejércitos franceses se concentraban en las ciudades asediadas entonces no se realizaban otras acciones importantes en otros frentes.

  • 10 José Vicente Herrero Pérez, La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815), op. cit. (...)

17Un prolongado asedio sobre las ciudades sitiadas comportaba un estrecho bloqueo y la imposibilidad de abastecimiento desde el exterior. En ese caso los habitantes sitiados, entre ellos la población civil, estaban condenados a sufrir el hambre y también epidemias, la escasez de alimentos y de instalaciones sanitarias. El hacinamiento, los cadáveres insepultos, extendían enfermedades como el tifus, el escorbuto y la disenteria. De hecho las posibilidades de morir por desnutrición eran mayores entre la población civil que en la militar. Se calcula que en el segundo sitio de Zaragoza murieron por diversas enfermedades unos cuarenta mil individuos, en su mayoría civiles, de los cincuenta mil españoles muertos en total, así como también la mitad de las bajas francesas. Cualquier soldado corria más peligro de morir en una ciudad sitiada que en el campo de batalla10.

  • 11 Mayle, François. Napoléon et la folie espagnole, Paris, Tallandier, 2007.

18Desde el punto de vista militar hay que tener también muy en cuenta que a diferencia de etapas anteriores de la historia, cuando los enemigos se rendían al cabo de unos cuantos dias de bombardeos sobre la ciudad sitiada, una vez era salvado su honor y pagar la contribución de guerra precisa, en el caso de España y Portugal la conquista de sus ciudades por parte del ejército napoleónico duró varios meses y sus habitantes se defendieron por las calles en miedo de horribles combates. En el caso de Zaragoza la guerrilla urbana ocasiono más de 50.000 bajas al ejército francés, y las ciudades sitiadas se convirtieron también en tumbas para sus soldados. Se equivoco Napoleón en la Guerra Peninsular, se podia vencer a una nación pero no a un pueblo11.

  • 12 José Vicente Herrero Pérez, La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815), op. cit. (...)

19Las ciudades sitiadas se convirtieron en verdaderas ratoneras de muerte para la población civil, como en el caso de los sitios de Ciudad Rodrigo y Almeida (1810) dirigidos por Massena, los de Gerona (1808-1809) por Duhesme, Saint-Cyr y Augereau, y los de Lérida (1810), Tortosa (1810-1811) y Tarragona (1811) por Suchet, quien mostró una carencia total de sentimientos humanitarios. Tras el asalto a las ciudades sitiadas se producía el saqueo de las casas, los robos, las violaciones de las mujeres, los incendios y todo tipo de excesos sin limite. Con frecuencia los supervivientes se convertían después en prisioneros, la excepción fue el caso de Tarragona, donde una parte de la guarnición murió después de que los franceses penetrasen en la ciudad. Y en el sitio de Tortosa, aun a pesar de haberse rendido el gobernador Conde de Alacha antes de que comenzase el asalto, fue saqueado el barrio adyacente a la brecha abierta por las tropas francesas que lo consideraban un acto de “legítima recompensa”12.

20La resistencia prolongada en las ciudades sitiadas incrementaba aún más los riesgos para la población civil. Cada vez que una plaza fuerte se convirtió en un foco de operaciones militares prolongadas experimento la tendencia a una “guerra total”, que caracterizó a la Guerra Peninsular. Este fue el caso del asedio y asalto de Évora de julio de 1808 y de Tarragona de mayo-junio 1811, que ocupan nuestra reflexión en este trabajo. Ambos escenarios del horror muestran con gran realismo lo peor del hombre, la violencia ejercida sin limites sobre la población civil y la deshumanización total. Por eso ambos asedios se convirtieron en paradigma de lo que serían después las guerras modernas hasta las de hoy.

2 – El “saco” de Évora de julio de 1808

  • 13 Resumo dos successos da província do Alem-Tejo na feliz restauraçâo deste Reino no anno de 1808. Li (...)
  • 14 Ana Cristina Araújo, Revoltas e ideologias em conflito durante as invasões francesas, in Revista de (...)
  • 15 Ferrào, António. A 1.a Invasâo Francesa. (A invasão de Junot vista a través dos documentos da Inten (...)

21El levantamiento español de mayo y junio de 1808 tuvo honda repercusión en el Alentejo portugués. Vila Viçosa y Beja se insurreccionaron el 19 y 14 de este mes respectivamente. En la primera población la señal de rebelión se inició en la puerta de la iglesia cuando la población se preparaba para asistir a la misa dominical. El toque de arrebato enervó a la población que se amotinó y obligó al sargento mayor de las milícias António Lobo Infante a organizar la resistencia y a pedir socorros a Badajoz. La coordinación con el general español Federico Moretti en Juromenha y el apoyo de sus tropas obligó a establecer un gobierno similar al de España. Reunida la Cámara municipal y convocado el clero, la nobleza y el pueblo se constituyó una Junta de gobierno13. Por su parte en Beja sus habitantes se insurreccionaron para oponerse a la requisa de sus bienes exigidos para el sustento de las tropas francesas que venían huyendo, aunque las autoridades pensaban que no había llegado aún el momento del “rompimiento”14. La violencia y asesinato de varios Magistrados en esta población fue el hecho más singular15.

  • 16 História do município foral de Évora (Comença em 4.a feira, 26-8-1807 e encerra en 4.a feira 8-5-18 (...)

22Évora, que era la ciudad más importante del Alentejo por su población y riqueza, se vio arrastrada a la insurrección popular por las promesas e incluso amenazas que le hicieron las Juntas de Badajoz y de Sevilla. Los representantes del município acordaron en sesión extraordinaria de 29 de junio de 1808 no apoyar a las tropas francesas de Junot que ocupaban Portugal desde noviembre de 180716. A instancias del general español Federico Moretti, gobernador de la plaza de Juromenha que prometió enviar mas tropas, y a propuesta del general portugués Francisco de Paula Leite, futuro adjunto de Beresford, la ciudad se sumó al levantamiento contra los franceses y a la proclamación del gobierno legítimo del Príncipe Regente. También colaboro a este fin el coronel de milícias Francisco Pereira da Silva Sousa e Meneses, que había ido a Badajoz y Sevilla a solicitar la ayuda de sus Juntas Provinciales respectivas.

23El día 13 de julio se exteriorizo la revuelta, en la Cámara Municipal se colocó el retrato de D. João ante la presencia de los dignatarios y posteriormente las autoridades civiles y militares, acompañadas por el pueblo, se dirigieron a la Catedral donde el anciano arzobispo metropolitano Frei Manuel do Cenáculo ofició un solemne Te Deum. Inmediatamente se constituyó una Junta suprema presidida por el arzobispo, como vicepresidente el general de la província, otros miembros ayudantes del prelado, otras autoridades civiles y militares y tres representantes de la junta de Estremoz.

  • 17 Lacerda, João Limpo Pimentel de. Mapa histórico-militar-político, e moral de la cidade de Évora, ou (...)
  • 18 Resumo dos suceso da provincia do Alem-Tejo na feliz Restauraçâo deste Reino no anno de 1808. Lisbo (...)

24Las tropas de Leite llegaron el 20 de julio, siendo recibidas por la multitud en la puerta de Avis, y dos días después las de Badajoz. En estos días se realizaron los trabajos necesarios para la defensa de la ciudad que se vio asediada por ordenes de Junot por un ejército de ocho mil hombres. Hay que señalar, como insinúa João Limpo Pimentel de Lacerda, testigo de los hechos, que la defensa era más bien de tipo “divino” pues la ciudad estaba controlada por curas y frailes que tenían gran arraigo entre la población. La confusión era total, viéndose interrumpida constantemente las sesiones de la Junta17. Fue tal el entusiasmo combativo de los evorenses que, al iniciarse las hostilidades por parte de Loisson el día 28, creyeron que los atacantes eran solo unos ochocientos, y al tener que retroceder los enemigos en las primeras escaramuzas, tras cinco horas de combate, pensaron que los habían derrotado. Tamaña ilusión fue desmentida horas después, Moretti se dio cuenta que la batalla la tenían perdida y aconsejó al arzobispo que abandonara la ciudad. Las tropas españolas con su comandante se retiraron a Juromenha, el Batallón de Estremoz y la Caballería y la Compañía de Cazadores de Évora se dispersaron, mientras el general Francisco de Paula Leite se retiró a Olivença para reunir de nuevo ejército y buscar la ayuda española18.

  • 19 Los autores coetáneos dan cifras muy diversas. José Joaquim da Silva en su Évora Lastimosa (1809) s (...)

25Abandonados los evorenses a su suerte, sin las tropas de Moretti y sin armas, solo disponían de chuzos, espadas, dardos y hachas, sucumbieron ante los soldados de Loisson que como lobos hambrientos tomaron a saco la ciudad el día 29 y durante los dos días siguientes cometieron numerosos crímenes, robos, saqueos, violaciones, y todo tipo de vejaciones en las casas e iglesias. Según António Mexia Fouto Galvão Pereira fueron asesinados 38 frailes, junto con el obispo de Maranhão, ascendiendo a varios cientos el número total de víctimas portuguesas19. Por ello se puede considerar el asalto y ocupación de Évora como el episodio más dramático de la Guerra Peninsular. Simão José da Luz Soriano describe estos hechos con gran realismo así:

  • 20 Soriano, Simão José da Luz. História da Guerra Civil e do establecimiento do Governo Parlamentar em (...)

“Os clerigos, os frades e alunos paizanos, a pesar de não terem armas, fizeram una heroica resistencia, sendo elles os que tendo causado uma considerable perda ao inimigo, vieram finalmente a acabar estendidos pelas ruas, praças e muros da cidade, que de repente se tornou num terrible teatro de sangue, de mortes, de roubos, de sacrilegios, de abominaçôes e espantosas deshumanidades. (...)
Nâo tendo o cerco deixado escapar alguem desde que se fechou, todo o tempo decorrido desde as ditas quatro horas (dia 29) até a manha do dia 30 de juho, incluindo a noite, foi empregado em saquear as casas, roubar os templos, e matar tudo quanto os vencedores encontravam, sem distinçâo de sexo, nem de idades. Andava-se á caça do padres e frades, como entre nós se practicava nas montarias contra os lobros. As casas religiosas do sexo femenino soffreram todas as atrocidades que eram de esperar de uma soldadesca desenfrenada”
20.

  • 21 La Gazeta de Lisboa, controlada por el gobierno de Junot, se refiere al arzobispo de Évora en estos (...)
  • 22 Araújo, Ana Cristina, “As invasões francesas e a afirmação das ideias liberais”, in Historia de Por (...)

26El arzobispo que permaneció en la ciudad medió ante el general francés para poner fin a la represión. Este lo puso al frente de una nueva Junta y le ordenó que escribiera dos pastorales en las que condeno el uso de armas por parte de los eclesiásticos. Después el pueblo buscó culpables y traidores, entre ellos el propio arzobispo, que fue acusado de estar a favor de los franceses y por ello fue trasferido el 14 de agosto a Beja por agentes del gobierno rebelde, la Regencia que se había erigido en esa ciudad con pretensión de dominar todo el Alentejo y todo el Algarve, sometida a la Regencia de España a favor de Fernando VII21. Frei Manuel do Cenáculo no pudo volver a su sede hasta dos meses después cuando Junot abandono definitivamente Portugal en septiembre. Peor suerte tuvo el corregidor José Paulo de Carvalho que fue injuriado y decapitado por el populacho22. De manera que el 17 de octubre entró de nuevo el arzobispo en Évora escoltado por los regimientos de Estremoz, Évora, Olivença y Moura donde fue recibido tumultuariamente por la población.

  • 23 Remito a mi comunicación “La revolución de 1808 en España y Portugal en la obra del Dr. Vicente Jos (...)

27La tragedia de Évora se gestó por un frenesi desorbitado que se impuso entre el pueblo, agitado por el clero, que lo condujo a una aventura peligrosa. Cuando el Sur de Portugal estaba controlado con hierro y fuego, era una temeridad emprender esta acción basada en una falta de conocimiento de la realidad. En la Junta no dominó el principio de la racionalidad política sino el sentimiento que llevó al desastre. Son los peligros de la oclocracia, que tanto denuncio el Dr. Vicente José Ferreira Cardoso da Costa en su obra, todavia inédita, Consideraçoês Políticas sobre a Revoluçaô Portuguesa de 1808, cuyo manuscrito se conserva en la Biblioteca Municipal de Évora (Cód. 491, Manizola)23.

  • 24 El texto íntegro del diario de Frei Manuel do Cenáculo se publica en los trabajos citados de Manuel (...)

28Quizás si se hubiera hecho caso al anciano arzobispo Frei Manuel do Cenáculo, como recuerda en su diario, que pensaba que no era conveniente emprender tal acción sin contar con los medios suficientes de tropa y armamento, se hubiera salvado la ciudad de caer en manos de Loisson de manera tan vil e inhumana. ¿Qué pensar de Moretti al abandonar a su suerte la ciudad, el mismo que antes había incitado a la acción de resistir? ¿Y del amenazador, soberbio y tirano general Loisson? Al fin, el arzobispo supo ganarse su simpatia para reconducir la situación en favor de sus feligreses24.

  • 25 Isabel Nobre Vargues, Insurreições e revoltas em Portugal (1801-1851), in Revista da História das I (...)

29Fue a partir de junio-julio de 1808 cuando la lucha contra los franceses en Portugal alcanzó mayor ritmo, tras el levantamiento de Beja, el “saco” de Évora y los combates de Roliça y Vimeiro. Junot, que dirigia sus ejércitos, tuvo grandes pérdidas y se retiró a Torres Vedras. Fue el general Kellermann quien negocio la paz el 30 de agosto y firmó el Convenio de Sintra por el cual el ejército francés se embarco en la escuadra inglesa con destino a Francia25.

3 – El sitio de Tarragona de mayo-junio de 1811

  • 26 Relação do primeiro cerco de Saragoça desde 14 de junho até 15 de agosto de 1808. Escripta por M. V (...)

30Los sitios de Gerona, Zaragoza y Tarragona tuvieron honda repercusión en Portugal y de ellos se publicaron noticias en los diarios y algunos opúsculos. Entre éstos cabe resaltar la obra de M. Vaughan, testigo del primer sitio de Zaragoza, traducida al portugués por Fr. Fortunato de S. Buenaventura y publicada por la imprenta de la Universidad de Coimbra en 180926.

  • 27 Noticia da retirada dos franceses, comandados pelo general Victor, fugindo do exercito do senor Cue (...)

31La noticia de la entrada del general Joaquín Blake en Zaragoza, “baluarte de la independencia de España”, y el esfuerzo de los zaragozanos durante más de dos meses que duró el segundo asedio, era una señal clara de la debilidad de los franceses que había que expulsar “aquelles Vandalos além dos Perineos”27.

  • 28 Thiers, M. A. Historia del Consulado y del Imperio, continuación de la historia de la Revolución fr (...)

32El sitio de Tarragona es menos conocido en la memoria histórica de España y Cataluña, a pesar de ser el más trágico en sus consecuencias, porque la ciudad nunca capitulo. La ciudad imperial era considerada por los franceses como una de las plazas fuertes más relevantes del Principado. Servia de sostén, de asilo, de almacén, de arsenal inagotable al ejército insurreccional de Cataluña28. Napoleón había ordenado a Macdonald que cediera una de sus divisiones y reforzara al ejército de Aragón hasta completar 40.000 hombres y encomendó a Suchet el mando y la conquista de la Cataluña interior y sobre todo la toma de Tarragona, ciudad que había que sitiar. Allí le dijo que encontraría el “bastón de mariscal entre sus manos”. Por su parte Lechi debía de mantenerse en la Cataluña alta y ocupar el dominio de la costa.

33Suchet, al mando del Tercer Ejército, dueño ya de Lleida y de Tortosa, dominando Aragón, las dos orillas del Ebro hasta el mar, y habiendo ocupado la línea del Segre, tenía asegurada la retaguardia. Su ejército se podia abastecer del granero de Aragón por dos rutas milenarias desde la época de los romanos: la primera a través de Valls, La Riba, Montablanc, Lleida y Zaragoza; la segunda por Reus, Falset, Mora y el río Ebro. Ahora se procuró los recursos necesarios para la nueva campana militar que debía de emprender. Mandó al eminente general de artillería Vallée incrementar en Tortosa el tren de sitio y al sagaz y obstinado general de ingenieros Rogniat que activase el arreglo del material de su arma y lo trasladase a Tortosa, donde reunió más de 1.500 animales de tiro y estableció diversos hospitales. Esta ciudad estaba controlada tras su captura por el general Habert.

34A princípios de enero de 1811 cuatro batallones de Habert se aduenaron de la pequena fortaleza de San Felipe de Balaguer, situada en el desfiladero del Coll de Balaguer, de gran importancia estratégica por interceptar el camino por la orilla del mar hasta Tarragona desde las bocas del Ebro. En Lleida se concentraron más tropas y Mora d’Ebre sirvió como depósito general. El 28 de abril Suchet salió de Lérida con tres brigadas hacia Montblanc y obligó a unos tres mil trabajadores a que dejaran expedito el paso por el desfiladero de la Riva, posicionándose en Alcover tras algunos enfrentamientos con los guerrilleros.

  • 29 Ofícios del general Juan Caro a la Junta Superior de Cataluña, 20, 29 de abril y 1 de mayo de 1811. (...)

35Asegurado el camino desde Lleida, el grueso de la división Habert desde Tortosa llegó a Cambrils el 1 de mayo distante tan sólo tres horas de Tarragona. Por la información de algunos confidentes supo el general jefe de la plaza de Tarragona Juan Caro que el 20 de abril una columna de 3.000 hombres se hallaba en El Perelló y que pronto llegaría a Cambrils. El 29 de abril conoció también la salida de otra división enemiga desde Tortosa que pasó por Alcover el 1 de mayo29. El día 2 los franceses ocupaban Reus, de manera que se estableció un contacto perfecto entre todas las fuerzas destinadas a la conquista de Tarragona. Con esta fecha el gobernador de la plaza hizo saber a los catalanes a través de una proclama su determinación de resistir y defender la ciudad hasta morir:

  • 30 Proclama de Juan Caro. Tarragona 2 de mayo de 1811. Biblioteca de Cataluña, Folletos Bonsoms n.o 40 (...)

“Confiad en mi protección y en mi firmeza, pero teman mi rigor los espias, los infidentes y los cobardes, que traten de difundir ideas melancólicas, compungiendo el ánimo de los buenos ciudadanos”30.

  • 31 Suchet, Louis Gabriel. Mémoires du mariscal Suchet, Losange, Paris, 1828, Tom. II, nota 17, p. 23.
  • 32 Priego López, Juan. Guerra de la Independencia (8108-1814). Vol. VI (Campaña de 1811) Madrid, 1992, (...)
  • 33 Salas, Javier de. El sitio de Tarragona por los franceses en 1811 por el Excmo. Sr. (...) Escrita e (...)

36Pocos días después llegaron a Tarragona varios regimientos de soldados franceses e italianos con artillería; Suchet senala en sus “Memorias” que el 4 de mayo las tropas empleadas en el sitio ascendían a un total de 19.188 hombres, encuadrados en 29 batallones de infantería y 10 escuadrones de caballería31. Pronto se dirigieron hacia sus objetivos: la brigada Salme avanzó sobre el río Francolí y con facilidad rechazó a la otra orilla las patrullas del ejército español; el general Harispe al mando de la división italiana ocupó Constantí y Habert Vila-seca. El 7 la brigada Salme consiguió ocupar las avanzadillas del fuerte el Olivo situado en las cercanias de Tarragona, el frente Occidental que era el más accesible32. Por su parte la división italiana se dirigió hacia el Este y consiguió ocupar por detrás de este fuerte la finca de Loreto, residencia estival del arzobispo, y después el promontorio de los Ermitanos, en dirección a Molnars y el río Gaià. Desde aqui fue muy fácil a los franceses desplazarse hasta el mar y cortar el camino de Barcelona. Tarragona estaba ya cercada33. Suchet disponía de un ejército muy superior al español: 14.370 infantes, 1.447 caballos, 2.081 artilleros y 721 soldados de ingenieros, además del personal sanitario y tren de equipajes más los oficiales respectivos.

37Los franceses encontraron poca oposición en su camino, porque gran parte del ejército de campana de Campoverde se había desplazado hacia el Norte con la intención de socorrer a Figueres, que el 9 de abril había conseguido arrebatar a los franceses el canónigo Rovira con sus migueletes, y el resto de sus tropas regulares - la división Courten con 4.500 hombres – se había retirado a Tarragona de guarnición.

  • 34 Salas, Javier de. El sitio de Tarragona por los franceses en 1811 op. cit., pp. 10-11.
  • 35 Cotrina Ferrer, J. Certamen histórico-literario organizado por el Centro de Naturales de Tarragona (...)

38Dentro de la ciudad las tropas españolas no alcanzaban cuando se inició el sitio los 7.000 soldados. El general Javier de Salas senala exactamente 6.660 hombres, de ellos 2.520 milicianos, distribuidos en dos batallones de diez compañías y dos de artillería34. La plaza contaba con 290 piezas de artillería y la escuadra inglesa, al mando del comodoro Codrington, disponía de tres navios y dos fragatas. De aquí se derivó la debilidad inicial mostrada en los primeros dias para la defensa de una plaza tan grande, hasta que el ejército de Campoverde volvió del Norte el 20 de mayo con unos 6.000 infantes, la mayoría de la división Sarsfield, y unos 800 jinetes. El capitán J. Cotrina Ferrer senala que en total sumarían unos 11.000 hombres, si tenemos en cuenta las fuerza de Campoverde, las milícias de paisanos, los marineros y los 200 artilleros traídos de Valencia35.

  • 36 Manifiesto del general Juan Cano a los jefes, oficiales y soldados. Tarragona, 3 de mayo de 1811. J (...)

39El general Juan Caro jefe militar y gobernador de la Plaza manifesto a la Junta Superior el 29 de abril su decisión de activar el somatén ante la aproximación del enemigo y dirigió varios manifiestos y proclamas a los oficiales y soldados para enardecer sus ánimos de cara a la defensa. En el Manifiesto del 3 de mayo hizo una llamada a la disciplina militar y a “vencer o morir”36.

  • 37 Oficio de la Junta al general en jefe del ejército. Tarragona, 5 de mayo de 1811. Cf. Manifiesto de (...)

40La Junta de Cataluña ordenó un alistamiento general de 9.000 hombres y el acopio de provisiones y víveres para los soldados y la población civil. Pidió ayuda al arzobispo de Valencia y al Cabildo de Tortosa y a las Juntas de Mallorca, Valencia y Murcia que le enviasen pólvora, curenas, piezas de artillería, lena, madera, balas de fusil y harina. Finalmente comisionó al canónigo Roset y al coronel Pou para que solicitasen ayuda a Cádiz donde se encontraba el Gobierno de la nación. Y no dudó en pedir a Campoverde que enviase refuerzos a la posición del Olivo cuando comenzó a estrecharse el cerco a princípios de mayo37

41Iniciado el sitio, ante las dificultades crecientes que suponía la permanencia en la ciudad, la Junta Superior de Cataluña abandono Tarragona el 17 de mayo y se refugió en Montserrat el 25 para ser más operativa. Antes de su marcha nombró una Comisión que permaneció en Tarragona para colaborar en la defensa de la ciudad. Dicha Comisión sirvió de puente entre la Juntas Superior y las autoridades militares. A primeros de junio la Junta comisionó a Valentín Segura para que la representase cerca del Cuartel General.

4 – La gestión de la crisis

42El sitio de la ciudad, que se prolongo desde el 3 de mayo hasta el 28 de junio de 1811, planteó serias dificultades a la población civil y militar y obligó a tomar determinaciones drásticas a las autoridades. Como sucede siempre en estos casos, las relaciones entre los poderes públicos fueron complejas y difíciles, tal como se desprende de la documentación cruzada entre los máximos organismos de entonces, la Junta Superior de Cataluña, la Comisión, y entre los jefes del ejército, principalmente el capitán general Campoverde y sus subordinados.

43La Comisión, que estaba cerca del teatro de operaciones, hizo lo que pudo dentro de la confusión que había en Tarragona entre las autoridades de la Junta corregimental, el Ayuntamiento, los mandos militares y los miembros de la misma. Su preocupación prioritaria fue el acopio de víveres y de todo el material necesario para la defensa de la ciudad, tal como aparece en el Libro de acuerdos relativo a los últimos diez días del mes de mayo y a lo largo del mes de junio.

  • 38 Oficio del Ayuntamiento de Tarragona a la Comisión. Tarragona 19 de mayo de 1811. ACA, Junta Superi (...)
  • 39 Libro de Acuerdos de la comisión de la Junta. Tarragona, 22 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de (...)

44El 19 de mayo la Comisión autorizo al Ayuntamiento y a la Real Aduana para que extrajera unas 6.000 cuarteras de trigo y obtener la harina necesaria, puesto que la molienda no se podia hacer en la ciudad38. El 21 de mayo promovió la adquisición de mimbres y juncos de Noya, a dos duros por cada cofre, y de lena para las cocinas militares. Al día siguiente en la sesión ordinaria que celebró la Comisión trató sobre la necesidad urgente que había de batir al enemigo. Con este fin elaboró un informe que envió al comandante general de la plaza en el que senalaba que la guarnición del fuerte del Olivo debía disponer de al menos 1.500 hombres y la de la ciudad unos 6.000 hombres. Desde el punto de vista estratégico, la Comisión se mostraba partidaria de atacar al enemigo de forma inmediata, pues practicaba una táctica similar a la que llevó a cabo en el sitio de Tortosa, que duró 19 dias. La situación militar de la plaza era en su opinión crítica, pues ni llegaban las tropas de Sarfield ni los milicianos cobraban sus sueldos. Tan sólo algunos somatenes y tiradores actuaban en el camino de Mora por donde transportaba los víveres el enemigo. Para evitar suspicacias en el alto mando militar añade que “no intenta esta Comisión dar a V. E. regias militares....”39.

45El 23 de mayo la Comisión entrego una credencial al diputado de Cataluña Guillermo Oliver para que entregara en Cádiz su petición de ayuda a las Cortes. Al día siguiente partió presto de la ciudad, llegó a Alicante el 30 de este mes y el 9 de junio a Cádiz. El diputado propuso al Consejo de Regencia que designase a un general de alta graduación, como el duque del Infantado, con amplias facultades para que reuniera todas las fuerzas y recursos posibles en alivio de Cataluña.

46Ante la difícil situación que vivia la ciudad rodeada de enemigos por todas las partes la Comisión propuso desempedrar las calles de la ciudad para formar parapetos delante y dentro de las casas en caso de peligro, y el 28 de mayo ordenó gratificar con 500 duros y una medalla de la Província a quien tomase alguna pieza de artillería al enemigo. Tras la pérdida del fuerte del Olivo, acaecida el 29 de mayo por la noche, la Comisión solicitó al capitán general de Mallorca con urgencia el envio de socorros y alimentos.

  • 40 Oficio de la Junta corregimental de Tarragona a la Comisión. Tarragona, 23 de mayo de 1811. ACA, Ju (...)
  • 41 Oficios de la Sociedad Económica de Amigos del País de Tarragona a la Comisión. Tarragona, 18 y 26 (...)

47La Comisión veló para que los organismos civiles existentes en la ciudad cumplieran su cometido. A medida que se consolido el cerco sobre ella muchas autoridades decidieron marcharse. El 25 de mayo tan sólo había dos vocales de la Junta corregimental, que con su consentimiento solicitaron trasladar toda la documentación de su archivo a las Baleares40. Algo similar ocurrió con los miembros de la Sociedad patriótica de Amigos del País de Tarragona que se ausentaron de la ciudad, entre ellos su director Joaquín Compte y los vocales Andrés Reclus y Antonio Marti. León Gasell, que tenía el empleo de Contador de la Sociedad, solicito de la Comisión su permiso para dejar dicho cargo. Con fecha 26 de mayo el mismo Joaquín Compte propuso a la Comisión el nombramiento de Salvador Magro como director de la Sociedad con el objetivo de procurar la harina tan necesaria en la ciudad. De hecho la Sociedad llevó a cabo una campaña en los pueblos de Cataluña para potenciar la recogida de cereales y de otros productos alimenticios. El 8 de junio informaba a la Comisión de que había conseguido mil sacos de harina, arroz y habichuelas, y disponía en su almacén de mil quinientas cuarteras de trigo, que propuso fueran enviadas a Vilanova para su moldura41.

  • 42 Ribes, Ignacio. Noticia sucinta de lo que hizo el Cabildo de Tarragona desde 3 Mayo de 1811 en que (...)
  • 43 Informe del Cabildo catedralicio de Tarragona a la Comisión. Tarragona, 8 de junio de 1811. ACA, Ju (...)

48Por su parte el Cabildo catedralicio informó a la Comisión a primeros de junio de cuantos canónigos, beneficiados y personal de la Catedral se habían ausentado de la ciudad. Entre los canónigos, Marés lo hizo el 8 de mayo por enfermedad; Plaza se traslado a Montserrat al formar parte de la comisión de guerra; Posada el 18; Vilar el 21; Sala, Puertas y Segura el 23; Segui el 25; Larony y Juárez el 27; Ferrer el 20 y el arcediano el 1 de junio42. Así mismo 15 beneficiados se ausentaron entre el 5 y el 30 de mayo, y 6 comensales entre el 17 y el 31, junto al hospitalero y el enfermero que se ausentaron el 28 del mismo mes43. El 26 de junio sólo permanecían 5 canónigos (Manuel Lafuentes, Pedro Huyá, José Boni, Ignacio Ribes y José Rocamora), que prometieron no abandonar la ciudad aunque peligraran sus vidas.

49La participación del clero en la fabricación de cartuchos fue primordial, como señala el canónigo Ignacio Ribes:

  • 44 Ribes, Ignacio. Noticia sucinta de lo que hizo el Cabildo de Tarragona, op. cit., f. 1.
  • 45 Libro Capitular 1811, acuerdo de 3 de junio de 1811, Archivo Catedral de Tarragona. Citado por Jose (...)

“El clero durante el sitio trabajó mucho en hacer cartuchos y hacía también la ronda de noche por la ciudad y fuertes acompanado de los militares”44. El canónigo Pedro Huyá en su contestación al oficio enviado por el general Contreras al Cabildo el 2 de junio, para que diese la venia de los eclesiásticos a su petición de que todos los ciudadanos se trasladaran al cuartel de Pilatos para hacer cartuchos, respondió así: “(...) lo molt que habràn acreditat son zel los Eclesiàstichs en la construcció de cartuchos, desde que sels demanà la primera vegada y que continuará en fer aquest servey”45.

  • 46 Libro Capitular 1811, acuerdo de 10 de junio de 1811 Archivo Catedral de Tarragona. Citado por Jose (...)
  • 47 Quilez, Julio Luis y Quilez Jorge Juan, “La Guerra de la Independencia en Tarragona y su repercusió (...)

50Para huir de los bombardeos desde primeros de junio las gentes buscaron refugio en la Catedral, incrementándose en el recinto sagrado el número de heridos y enfermos. El 10 de junio el Cabildo dispuso por recomendación de la Comisión que quitara los cristales y ventanas del templo catedralicio para evitar la pestilencia existente y con ello un contagio seguro por la gran cantidad de enfermos crónicos y heridos que había46. Compaginar la función de culto de la Catedral y la de hospital no fue tarea fácil. Hombres y mujeres yacían en las naves del edifício, por ello para velar por el buen orden se dispuso la presencia de cuatro soldados y un cabo en el recinto sagrado. El Cabildo por su parte no cedió a las presiones del gobernador que deseaba que los oficiales se trasladaran a un habitáculo más digno de su condición, a la suntuosa capilla de Santa Tecla donde diariamente se realizaba una misa muy concurrida de fieles para implorar la misericordia divina47.

  • 48 Oficios del director de hospitales militares Bruno Casais. Tarragona 19 y 22 de junio de 1811. ACA, (...)

51En otro ámbito diferente como el relativo a los hospitales militares la Comisión autorizo a su director Bruno Casais el 22 de junio para que se incautara de las medicinas de la fragata Proserpina, sita en el puerto, a causa de su falta extrema en la ciudad. La escasez de productos farmacéuticos era tal que la llegada de una pipa de malvasia para los enfermos fue recibida con sumo regocijo por parte del director48.

52Ante la escasez de víveres y de armas de fuego la Comisión solicito a los pueblos más cercanos a Tarragona su envio y autorizo a sus ayuntamientos respectivos a su incautación inmediata, en caso de que no se ofrecieran de forma voluntaria cuantos las poseyeran, con el fin de prestar los auxilios necesarios y evitar así la caída de la Plaza en manos del enemigo. Este es el oficio que envió a los ayuntamientos con fecha 21 de junio:

  • 49 Oficio de la Comisión a los ayuntamientos. Tarragona, 21 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de C (...)

“La guarnición que heroicamente defiende esta importantísima plaza es acreedora a la patria de toda su atención: penetrada la Nación entera del sumo interés por conservaria, se presta a sacrifícios inmensos e incalculables; mas por grandes que sean los subsidios que se esperan, no socorren las urgencias actuales. Los pueblos de Cataluña que más de cerca deben sentir las ventajas de rechazar al opresor de estos muros, o de derrotarlo en ellos completamente, no se negarán a facilitar todos los alivios, que penden de su arbitrio. La Comisión que S. E. la Junta Superior del Principado dexó de sus individuos en esta Plaza, se lo promete de todos los pueblos de la Provinda, y especialmente espera de los dos de la costa del mar, que enviarán barcos con comestibles, vino, y aguardiente, y que todos procurarán hacer remesas de faginas, sacos, cebada, paja y dinero, y también los fusiles que no usen los particulares para el actual servido, pues o deben entregados o ir a la guerra. Los Bayles y demás Justicias de los pueblos en caso de no venir voluntariamente sus súbditos a traer dichos géneros deberán obligarles por fuerza a ello, haciendo una leva para el servido de las lanchas cañoneras en castigo de su rebeldia e indiferencia a los males con que se halla afligida la Patria, la que ahora mas que nunca necesita de los esfuerzos de sus hijos, bien entendido que los que se presten voluntariamente no serán molestados por ningún término, antes bien serán mantenidos como corresponde (...). Dios guarde a V. muchos anos, Tarragona 21 de junio de 1811. Por la Comisión de la Junta Superior de esta Plaza”49.

  • 50 Carta del Cabildo catedralicio a la Comisión. Tarragona, 22 de junio de 1811. ACA, Junta Superior d (...)

53Al día siguiente la Comisión comunico al Cabildo de la Catedral que pusieran los medios idóneos, cubriendo con la arena las bóvedas de su iglesia para que pudiera resistir los bombardeos (“que se ponga la bóveda de las naves de esta Santa Iglesia en estado de resistir las bombas que puedan echar el enemigo, que tenemos inmediato”). Los canónigos Pedro Huyá, Bernardino Llopis, Pedro Juan y Pío Lassala de inmediato le hicieron saber que podían hacer pocas cosas para este fin puesto que la Catedral no disponía de dinero y había despedido a cuantos tenía asalariados50. A pesar de las medidas tomadas para reforzar las bóvedas de la Catedral, los continuos bombardeos de los últimos dias del sitio provocaron la destrucción por completo de la cúpula y de la capilla de Nuestra Senora del Claustro, que fueron reparadas de urgencia por el Cabildo en el mes de agosto

5 – La estrategia militar equivocada de Campoverde y el desastre final

  • 51 Oficio de la Comisión a la Junta. Tarragona 18 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, C (...)

54La prolongación del cerco militar sobre la ciudad ante la inoperancia del Marqués de Campoverde motivó que las relaciones entre ambos poderes se deterioraran. La Comisión se enfrento reiteradamente con el gobernador de la plaza porque éste había dado permiso para vender determinados productos alimentícios introducidos por barco en la ciudad sin su consentimiento51. A primeros de junio los miembros de la Comisión trataron por primera vez sobre si seria conveniente pedir el cese de Campoverde como general en jefe del ejército. Los motivos que se podían aducir en este sentido eran muchos: ineficacia en las batallas de Valls y Figueras, la prolongación del sitio de Tarragona, pero – sobre todo – por sus continuos atropellos a la población civil y a las autoridades:

  • 52 Oficio, Tarragona, 7 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 84.

“(...) por su desacertadas providencias y su falta de tino en los asuntos más arduos de la Província sin que ningún motivo pueda atribuirsele la gloria de la reconquista de San Fernando, que es peculiar del Brigadier D. Frnco. Rovira y por indisciplina que a su sombra se observa en el Exto. sin qe. las enérgicas representaciones de la Junta hayan bastado para inducirlo a poner freno los atropellamientos que cada día cometen algunos jefes y otros militares no solo contra los ciudadanos sino también contra las autoridades de lo que resultan graves perjuicios y un descontento que se expresarán por menor en la representación, que debe hacerse a la Regencia”52.

55No obstante, tras examinar la situación con detención, su resolución fue prudente, era mejor no destituirlo ya que había una clara división dentro del ejército, mientras el brigadier Pedro Sarsfield lo apoyaba, muchos oficiales estaban dispuestos a abandonar sus puestos. Por ello acordaron que era mejor solicitar del Consejo de Regencia el nombramiento de un general en jefe propietario para solucionar este problema.

56El 24 de junio la Comisión informo con todo detalle al Consejo de Regencia de la perdida del Puerto que se había producido tres días antes y una vez más cuestionó la actuación de algunos mandos militares y la del mismo Campoverde por su “indolencia”. Dicho informe, que lo entrego a B. Brunells a bordo de la fragata Intrépida el mismo día 24, dice así:

  • 53 Informe de la Comisión al Consejo de Regencia. Tarragona, 24 de junio de 1811. ACA, Junta Superior (...)

“Senor. Ayer al anochecer se apoderaron los enemigos del Puerto y demás obras exteriores, fuerte y cortina real que defendían aquel punto, verificándose por medio de sorpresa, según aseguran, cosa que ha sucedido en medio de un desorden ocurrido en el interin que el brigadier Velasco tomaba el mando de la División que defendia el Puerto, por haberse ausentado por la tarde sin conocimiento del general de esta Plaza el Brigadier D. Pedro Sarsfield que la mandaba. A las diez de la noche pasó oficio esta Comisión al general Marqués de Campoverde, para que viniera volando con todo el Exto. al socorro de esta plaza, y para obligarle más ha pasado a verse con dicho general esta mañana el vocal de la Junta Superior individuo de esta comisión de la misma D. Esteban Pagés. La plaza por sí sola podrá defenderse muy pocos dias, si el Exto. no obliga al enemigo a levantar el sitio y con este objeto la Comisión tenía oficiado repetidas veces con el general en jefe, que por una indolencia impenetrable no ha querido socorrer con tiempo esta Plaza, que queda en el más lastimoso estado por el horroroso bombeo que ha sufrido. Oy mismo ha oficiado con el general comandante de la plaza D. Juan de Contreras para que en el último apuro procure salvar por cualquier medio la guarnición de la misma. La Comisión lo eleva con el mayor dolor a V.A. en cumplimiento de su obligación, pues si se pierde esta plaza, es indudable el perder igualmente la del S. Fernando, y para que con este conocimiento pueda V. tomar las disposiciones que crea oportunas. Tarragona 22 junio 1811”53.

  • 54 Cotrina Ferrer, J. Certamen histórico-literario organizado, op. cit., p. 193.

57Se debe señalar que según el diario del sitio elaborado por el Consejo de Regencia, la perdida del enclave del Puerto comporto 2.000 muertos y 160 prisioneros entre los españoles, a los que hay que añadir otros 500 muertos franceses que ofrece Suchet54.

58Un tono más duro se observa en el último oficio que la Comisión envió al general jefe del ejército en los últimos momentos, cuando la situación era ya insostenible y estaba perdida la Plaza, escrito desde la Rada de Tarragona a bordo de la fragata Intrépida el 28 de junio. De este escrito se enviaron copias a la Junta Superior del Principado, a los comisionados ante el capitán general Valentín Segura y José Batlle, y también a Pedro Argensó a quien le había concedido poderes para instar una vez más a Campoverde para que socorriese la Plaza. El texto muestra la situación crítica que vivió Tarragona momentos antes de que entraran las tropas enemigas en la ciudad y hacía culpable de todo ello a Campoverde:

  • 55 Oficio de la Comisión al General en Jefe del Ejército. Tarragona, 28 de junio de 1811. ACA, Junta S (...)

“Excmo. Sr. Tarragona ya casi sin agua, escasa de pólvora, con pocos víveres, y puede decirse sin comunicación; cansada la guarnición y desalentada por la inacción e indiferencia del Exto. con que V. E. prometió volar a su socorro, desde el anochecer de este día es batida en brecha por los enemigos con inexplicable furor en la cortina de San Juan, última muralla que la defiende. Los deseos que mil veces se ha servido V. E. expresar a esta comisión que eran superiores a los que ella tenía de salvar a Tarragona y a la provinda, van a resultar estériles y sin provecho. España pierde esta importantísima Plaza y en sus ruinas se entierran S. Fernando y todas las esperanzas de Cataluña. Las tropas de este Prdo. tan digno de mejor suerte, ha mantenido aquí con profusión, si se atiende a la miseria que padecen las demás de la Península, perdido el puerto y Plaza de Tarragona, van a quedar sin recursos y en un estado de absoluta necesidad, agotado el manantial de que salían los principales artículos de manutención, V. E. y su Exto. que en este momento podían cubrirse de gloria, van a sepultarse en el oprobio e ignominia, responsables de la sangre y vidas tan inútilmente sacrificadas en aquella desgraciada plaza, o de la inmensidad de males que van a resultar a toda la nación. En estos términos debe hablar a V. E. la Comisión para llenar los objetos de su instituto, y debe anadirle también que aun es tiempo de poner un dique al torrente de tantos males. Preséntese inmediatamente con sus tropas y con las de la valiente guarnición, arrópense llenos de entusiasmo sobre estos sitiadores, en la firme persuasión de que no faltando a su deber les derrotaran por mas que aparenten fuerzas que en realidad no tienen. De otro modo Tarragona perece, y su pérdida es efecto preciso de la inacción de V. E. y de las tropas destinadas a su socorro, que miran con indiferencia su destrucción después de mil promesas y de venir a salvaría, y de no haber llegado jamás el día de ejecutarlo, por más que tanto tiempo le fixe V. E. mañana, mañana. Dios guarde a V. E. A bordo de la fragata Intrépida en la rada de Tarragona 28 de junio de 1811. B. Brunells, Estevan Pagés, Antonio Rodón. Excmo. Sr. General interino de este Principado”55.

59En todos los conflictos bélicos a lo largo de la historia cuando se produce la derrota y el fracaso sobreviene se busca a un culpable y casi siempre recae en el jefe superior. Si desde el punto de vista militar se puede cuestionar la obsesión en practicar la guerra defensiva y de fortalezas por parte de los diversos capitanes generales que pasaron por Cataluña durante esta guerra, no es menos cierto que quienes encarnaban el poder civil, los miembros de la Junta Superior, frecuentemente se inmiscuyeron en asuntos técnicos y militares que desconocían por ser legos en esta materia. De ahí que surgieran enfrentamientos entre ambos poderes como se ha podido constatar a lo largo del sitio de Tarragona. ¿Por qué se enconaron los ánimos hasta el punto de descalificar la Junta y la Comisión la actuación de Campoverde? ¿Por qué fracasó su estrategia y llevó a un fracaso total que produjo una masacre sin limites?

  • 56 Oficio del Capitán General Campoverde a la Junta Superior. Tarragona, 8 de febrero de 1811. ACA, Ju (...)

60El argumento que aduce reiteradamente Campoverde se refiere a la escasez de soldados que había y a su estado de indigencia. Tres meses antes de que se iniciara el sitio de Tarragona, como capitán general se dirigió a la Junta para manifestarle que ella era la responsable del estado tan deplorable que tenía el ejército: “La indigencia en que miro al Exto. – dice - y el estado deplorable en que lo constituye la poca actividad de las autoridades que deben procurarle los recursos de sus subsistencias en atender a este sagrado objeto, me han obligado a ocuparme de él, a cuyo efecto he tenido que pedir luego mi firma préstamos y hacer imposiciones de cantidades con que acudir a la necesidad el momento”56. Por ello le rogaba a la Junta que se pusiera de acuerdo con el Intendente del ejército para llevar a cabo la imposición y recogida de caudales con el fin de atender la subsistencia de las tropas.

  • 57 Carta de Campoverde a la Junta Superior. Tarragona, 24 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cata (...)

61Sus protestas llegaron de nuevo a las autoridades de la Junta en el mes de mayo por las dificultades que sufría la tropa de la Plaza al no disponer de sus sueldos, lo mismo que los oficiales. Por ello en oficio del 24 de mayo Campoverde le exigia que le enviase de inmediato caudales57.

  • 58 Tarragona, 28 mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

62El capitán general observaba con desconfianza las decisiones de la Junta y fue muy puntilloso con algunas de ellas. Por ejemplo, protesto ante ella porque el comisionado del cobro de impuestos percibía por ello 40 reales, sin embargo a los militares se les había rebajado el sueldo y nunca cobraban a tiempo58.

63Iniciado el sitio, siguiendo las instrucciones de la Junta Superior, Campoverde impulso la organización del somatén general de unos 9.000 hombres para prestar el apoyo necesario a la defensa de la ciudad. Cada pueblo debía de elegir a sus mandos y para resolver otras cuestiones particulares autorizo al padre Antonio Coris, persona influyente entre el pueblo y uno de los voceros como se ha indicado que lo habían aupado a conseguir el puesto de capitán general. A tal efecto mandó circular una proclama el 30 de mayo, cuyo texto dice así:

  • 59 Proclama de Campoverde. Tarragona, 30 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86 (Pa (...)

“Todos los hombres de todos los pueblos, villas y lugares del Principado de Cataluña desde 16 a 45 años, ya sea con armas, ya sea sin ellas, saldrán de sus lugares para perseguir al enemigo dirigiéndose a las inmediaciones de Tarragona. Cada pueblo proveerá a las gentes que salgan de él los víveres para 8 días, y antes de concluir estos les enviara mas; asegurándoles que todo quanto gastarán al dicho objeto se les abonará como si huviesen entregado dinero efectivo. Cada pueblo se elegirá a su gusto el capitán o capitanes según el número de gente que salga, debiendo elegir los que más se hayan distinguido en valor y patriotismo. Los armados tendrán capitanes, y los que no tengan armas también deben tenerlos; pero todos deben ir y observar el mejor orden, sin tener otro objeto que el de salvar la Santa Religión y la patria. En quanto a lo que aquí no consta queda por mi autorizado el padre Antonio Coris, Presbítero, a quien deberán las Justicias dar todo el auxilio que pidiere. Tarragona 30 mayo 1811”59.

64La estrategia que ideó Campoverde al día siguiente de la perdida del fuerte del Olivo, una vez se había mostrado del todo ineficaz la primer fórmula de resistencia practicada concentrando todas sus fuerzas dentro de la Plaza, consistió en abandonar ésta con una parte importante de la guarnición para buscar refuerzos y reorganizar un contraataque por la retaguardia de los asediadores para después regresar de nuevo a la ciudad (él afirmó que lo haría después de 8 días). Como ya se ha indicado, el 30 de mayo se celebró un consejo de guerra al que acudieron los miembros y diputados de la Junta Superior y se tomó esta decisión así como la del nombramiento para el cargo de gobernador de la Plaza del general Juan Senén de Contreras, que sorprendió a la Junta pues dicho puesto debía de haber recaído en el mariscal de campo Juan Caro. El parte de 31 de mayo justifica tal decisión así:

  • 60 Parte de Campoverde. Tarragona 31 da mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86; Id Bib (...)

“El pronto socorro de esta plaza exige mi ausencia de vosotros por algunos días; volaré para aliviaros luego las incomodidades de un sitio. Entretanto dexo gefes de mi confianza que os ensenarán a vencer; observad el mas riguroso orden, sea uno mismo el sentimiento del soldado y el pueblo, y no dudeis de la victoria.
Redoblemos nuestros esfuerzos y vigilancia a vista del ultimo suceso; el mismo os enseña que solo sabe progresar el enemigo en vuestra confusión. Esas tropas tan acreditadas las veis batidas quantas veces os presentais en el campo y observais las leyes del orden. ¿Y temereis sus asaltos tras de una muralla? Llenaos de confianza y ardor en la pelea, que presto os vereis libres de los peligros que os rodean. Tarragona 31 mayo 1811”
60.

65El general Juan Senén de Contreras, natural de Lillo (Ciudad Real), tenía entonces 51 anos. Era un hombre honesto, valeroso, enérgico y muy activo, y estaba dotado de grandes virtudes e inteligencia. Escritor culto con grandes conocimientos militares, había llevado a cabo diversas comisiones militares entre 1787 y 1791 en Polonia, Bélgica, Holanda, Flandes y Francia, y participo como agregado bajo bandera austríaca en la campana de 1788 contra Turquia. Nunca había perdido su bandera como coronel a lo largo de esta guerra, y por sus campanas en Extremadura había ascendido a mariscal de campo. Designado por Campoverde en atención a sus conocimientos militares, a su valor y patriotismo, hizo todo lo que pudo para resistir y prolongar el sitio. Para ello reguló el servido de las tropas y les abonó a los soldados los sueldos atrasados; vigiló la policia para el buen orden; se incauto de aquellos objetos útiles abandonados por los vecinos ricos de la ciudad que habían huido y los destino al servido público; formó compañías de voluntarios con los habitantes de todas las clases y utilizo a las mujeres para el cuidado de los enfermos y de los hospitales.

66El 2 de junio publico una proclama con el fin de exaltar el patriotismo entre todos los soldados y defensores de la ciudad, incluídas las mujeres a las que tilda de “ilustres y varoniles” por la gran labor que éstas habían desarrollado desde el inicio del sitio:

  • 61 Proclama del comandante general de Tarragona D. Juan Senén de Contreras a los oficiales y soldados.(...)

“Senores oficiales y soldados de la guarnición de esta Plaza.
El General Comandante que tiene el honor de hallarse encargado de la defensa de la misma, no necesita recomendaros el valor, pues sabe lo teneis todos en grado heroyco: solo os encarga la serenidad, el silencio, y la ciega obediencia a las ordenes que os dirija por escrito y de palabra, siempre que ésta sea de alguno de los gefes del estado mayor o de los ayudanrtes de campo que anden a su lado, y relativa a rechazar constantemente al enemigo de sus ataques.
Lo fuerte del sitio no ha comenzado, pero comenzará luego, según los franceses adelantan sus obras para poner baterias. Ya hasta llegar donde se hallan, han perdido por nuestro fuego de artillería y fusilería, en las salidas que habéis hecho contra ellos, más de cuatro mil hombres; ¿qué será cuando a tiro de fusil de vuestros parapetos sufran la metralla, y cuando creídos de asaltar fácilmente alguna brecha de las pocas que pueden abrir en nuestros muros, encuentren en ella la muerte que debéis tenerle preparada?
Animo, resolución de morir antes que dexarlos entrar. Confianza en vuestro General y jefes que os dirigen y la defensa de Tarragona eclipsará (si así lo hacéis) a la más célebre que por la obstinación merecieron formar época en la historia.
Tarragona fue siempre célebre: hagámosla nosotros con nuestra resistencia más memorable que alguna otra del mundo; que el soberbio Suchet, que cree poseerla, pierda su esperanza y crédito, por no haber conocido que sois invencibles; y España, nuestra amada madre, reconozca en nosotros sus hijos los más resueltos a mantenerla en el alto grado de gloria y libertad, en tales términos, que merezcamos de ella la predilección que de todo corazón nos desea conceder.
Habitantes de todas clases, mugeres ilustres y varoniles: no dudéis, que haciendo las tropas su deber, como espero, los franceses serán al fin rechazados: así pues, desechad temores que pueden y procuran infundiras las almas pusilánimes; y la que no tenga valor para sufrir y despreciar los peligros, desde luego puede marcharse fuera, pues vale mas que se ausenten, que no que con su continuo sobresalto intimiden a los valientes.
Tarragona, 2 de junio de 1811, Juan Senén de Contreras”
61.

67El plan de operaciones que había que realizar para levantar el sitio de la ciudad según Campoverde consistia en reunir unos 8.000 infantes y 800 caballos, situar este cuerpo en las montarias que rodean Reus, La Alforja y Colldejou hasta Monroig, por el camino real que va al Coll de Balaguer, para así privar al ejército enemigo de las subsistencias necesarias, obligándolos a “atacamos en nuestra fuerte posición”. En todo caso no preveía el desarrollo de una acción general:

  • 62 Oficio de Campoverde a Contreras sobre las operaciones a realizar para levantar el sitio de Tarrago (...)

“(…) la calidad de las tropas que se reunen fuera de la plaza, exigen imperiosamente que se evite una acción general; pues siendo decisiva y por nuestra parte desgraciada, acarrearían la perdida de la Plaza y la ruina del Principado. Así pues todo el objeto y plan, es reducido a tomar posición respetable que no la pueda batir el enemigo sin levantar precisamente el sitio: si no ataca, obligarles a que lo levante forzado a falta de subsistencia; para lo que debe al cuerpo de afuera bloquear al sitiador”62.

  • 63 Exhortación del comandante de la Plaza de Tarragona a los soldados de la guarnición de la misma. Bi (...)

68El 14 de junio en una exhortación que hizo a los soldados el gobernador de la Plaza Juan Senén de Contreras les exigió firmeza y valor, e incluso les ofreció dádivas y ascensos si permanecían vigilantes en sus puestos para impedir que el enemigo tomase al asalto las distintas fortificaciones. Todavia confiaba que Campoverde atacaria por la espalda y por tanto había que resistir a toda costa63. El 16 de junio expuso con nitidez a la Junta su proyecto para levantar el sitio de la ciudad mediante una acción combinada. Estaba dispuesto a resistir hasta el final, pero era indispensable que los soldados reclutados por Campoverde actuasen sin dilación bajo el mando de uno o dos generales resueltos y prudentes. La “salvación de la Patria” pasaba por la liberación de Tarragona:

  • 64 Proyecto del General Contreras para levantar el sitio de Tarragona. ACA, Junta Superior de Cataluña (...)

“Excmo Sr. Por más que yo haga y la tropa que mando se obstine en defenderse hasta morir, no podré lograr quando más sino perecer y después Tarragona será víctima del enemigo. Este hasta ahora no ha dado un paso en vano; yo tampoco, de manera que vamos el uno y el otro observándonos y combatiéndonos, él con regia y firmeza y yo con tesón y más vigor que el suyo. Más todo esto no puede impedir que su canón arruyne en horas las obras a que se dirige por ser tan malas que no es posible (que) resistan un solo día sin hallarse llenas de brechas accesibles, como sucedió en el Francolí, que en quatro horas lo deshicieron. Así, dejemos de razonamientos, manos a la obra y después de resuelta una cosa, cerrar los ojos y executaria sin reparos en el cúmulo de dificultades que se oponen, vengan los quatro ó cinco mil hombres que se han reunido al marqués de Campoverde y vengan mandados solamente por uno o dos Gefes resueltos, animosos y prudentes que se coloquen a retaguardia del enemigo cortándole todos sus convoyes y estando pronta á atacarle quando convenga y sin perder las avanzadas nuestras de vistas, la plaza desde las montanas en donde deben estar colocadas dichas avanzadas, comunicándose conmigo con senales de día y de noche; esperando que lleguen las tropas de Valencia y luego que estas lleguen y se repasen un poco insistir con su General, se arregle el plan de ataque; cargar con ímpetu sobre los atrincheramientos de los Franceses a los cuales la plaza hará por su línea un fuego infernal y al llegar nuestras tropas a las manos en las trincheras francesas, cesará el fuego de la Artillería de la plaza y yo haré una salida fuerte para atacarlos al mismo tiempo por la espalda llevando todo el pueblo para que a retaguardia durante el combate destruya las obras y si puede meta dentro de la Ciudad la Artillería de las baterias enemigas. Esto es preciso se haga luego, luego, sin detenerse un instante en ponerse en camino. De otro modo todo se lo llevará el diablo. Y perdida Tarragona, también son perdidos los quatro mil hombres de Campoverde como lo serán igualmente si al venir, el socorro de la plaza, no vienen con mucha precaución, método y plan... Por Dios no vengan Gefes tímidos o ignorantes. Cuidado que la operación es maestra, pero arriesgada y si salimos bien de ella, la Cataluña va a ser el terror de la Francia, pero si hacemos alguna tontería, como me temo, la pagaremos caro. Fuera respetos humanos y no haya más objetivo que la salvación de la Patria, cifrada ha en la libertad de Tarragona y salvación de esta guarnición valerosa. Union y Fraternidad entre las autoridades, firmeza en los Gefes, valor en las tropas y castigo de muerte pronta sobre el acto a cualquiera que suelte valor ó haga acción capaz de perturbar ó intimidar á los demás. Yo haré lo posible y ya el enemigo ha conocido que Tarragona le costaría aún más sangre que le ha costado y esto que es mucha la que ha vertido. Dios guarde a V.E. m.a. Tarragona, 16 de junio de 1811. JUAN SENEN DE CONTRERAS”64.

  • 65 Estado de las fuerzas enemigas del sitio de Tarragona el día 24 de mayo de 1811. ACA, Junta Superio (...)

69Contreras dispuso de un servido de información eficiente por el que supo con exactitud la posición del enemigo. Uno de los espias realizo un informe detallado de las fuerzas enemigas el 24 de mayo que ascendían a unos 13.700 hombres. A la derecha del fuerte del Olivo se encontraba un regimiento de unos 800 hombres, a su izquierda otros 1.050 hombres, detrás de Lorito 600 y desde este punto al camino de Valls hasta la Plana alrededor de 2.000. En esta parte sumaban un total de 4.450 hombres. En el lado de la Marina había un total de 6.600 hombres: la 1.a Legión francesa con 500 hombres, la 3.a con 350, más el regimiento de polacos con 700 hombres y otros 5.050 que estaban situados en la otra orilla del río. Otras fuerzas las formaban 300 dragones, 200 coraleros y 159 lanceros, en total 650 hombres. En los contornos del sitio se situaban alrededor de unos 2.000 hombres más y en el camino de Tortosa, Reus y Montblanc situaba 5 morteros y 6 cañones del 2465.

  • 66 Obras de fortificación. Tarragona, 11 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

70Respecto a las labores de fortificación que fueron constantes, disponemos de los datos aportados por el mariscal de campo Carlos de Cabrer y el jefe de ingenieros Vicente Calanda referidos a los gastos entre el 3 y el 10 de junio que ascendían a 42.202,19 reales66. Los caudales que disponían en la tesorería con fecha de 30 de mayo ascendían a 18.750 reales, cantidad del todo insuficiente para pagar tales gastos. De ahí que ante el incremento de las obras era necesario obtener más dinero efectivo, como senalaba el comandante general de ingenieros de la plaza en un oficio dirigido al secretario de la Comisión D. Antonio Rodón:

  • 67 Obras de fortificación. Tarragona, 12 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

“El Sr. Comandante Gen. de Ingenieros de esta plaza con fha de hoy me dice lo que sigue:
Paso a V. S. la cuenta de los gastos que han ocurrido en estas obras de fortificación desde 2 del corriente hasta el día de ahier a fin de que se sirva V. facilitar caudales, en el concepto de que habiéndose aumentado las obras en seis distintos puntos, no bajará de 60.000 reales el importe de los gastos, los que no pueden fixarse con certeza por depender del resultado de las mediciones”
67.

  • 68 Salvat y Bové, Josep. Tarragona en la Guerra y en la postguerra de la Independencia, op. cit., p. 2 (...)

71Salvador González, alias “el gallego”, que era vigia de la torre de la Catedral, daba los partes de los disparos hechos por el enemigo, señalando dos toques de campana para las bombas y uno para las granadas, pero a veces eran tantas que resultaba imposible marcar estas senales con exactitud68.

  • 69 Parte del 16 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.
    Estas cifras no coinciden c
    (...)

72El 16 de junio Idelfonso Vidal, oficial encargado de la vigilancia desde el campanario de la Catedral, daba parte al general Contreras de que se había roto el fuego de fusilería en la luneta del Príncipe y del Rey, que provoco la pérdida ese mismo día del fuerte del Francolí y el bastión del Príncipe. Los disparos hechos contra el enemigo en la noche del 14 y a lo largo del día 15 por las baterias situadas en los fuertes del recinto interior y exterior de la plaza (Sto. Domingo, S. Jorge, S. Carlos, luneta del Príncipe, S. Jerónimo, fuerte Reding, San Martin Centinela, fuerte Real, cortina Real, punta del Muelle y luneta del Rey) fueron continuos y muy numerosos. Nada menos que se llegaron a disparar 340 balas rasas del calibre 22, 80 del 15 y 40 del 8; 43 unidades de metralla del calibre 24; 43 granadas del calibre 9 y 120 del 7; 58 bombas del calibre 14, 28 del calibre 10, 3 del calibre 9 y 4 del calibre 769.

  • 70 Oficio de Contreras a Campoverde. Tarragona, 21 de junio de 1811. Cfr. Manifiesto de la junta Super (...)

73Como era preceptivo Contreras informo a Campoverde de cuanto acontecia diariamente. El 21 de junio los franceses entraron en la parte baja de la ciudad, por lo que le manifestaba que “si en el día de mañana no viniese V.S. corriendo, y atropellando todos los inconvenientes, la Plaza está perdida”70. El 24 le informaba de que los enemigos habían cavado una nueva trinchera durante la noche anterior en frente y a una distancia de 40 pasos del Baluarte del Rosario. También habían trabajado en el frente de la Marina. Mañana o pasado mañana a más tardar le decía pensaba que podrían batir en brecha y por ello había tomado medidas cerrando la entrada de las calas de la Rambla. No debía dudar de su valor le indicaba: “Y esté V.S. persuadido que adonde yo llego no alcanzan los mas ni alguno me excede en valor, patriotismo, serenidad y arrojo”.

  • 71 Oficio de Contreras a Campoverde. Tarragona, 24 de junio de 1811, ACA, Junta Superior de Cataluña, (...)

74Le confirmaba también que lo que él había hecho, marchar afuera del recinto, estaba muy bien. Ya no podia resistir más la plaza “por su debilidad, por la falta de agua que experimenta después de la pérdida de la marina y no poder desembarcar en el milagro a causa de un cañón”. “Los jefes de quien V. S. designe tomarán el mando de la plaza en caso de que yo no tenga ánimo de defenderia; justamente se han marchado, y no se habrían ido si hubiesen creído que la plaza se podría sostener sin auxilio”. Tenía que reunir a todos los jefes y si había alguien que hiciera o pudiera hacer más que él estaba decidido a entregarle el mando. Siempre se sacrificaria por Tarragona y por su Patria71.

  • 72 Informe de Valentín Segura a la Junta. El Vendrell, 26 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cat (...)

75El 25 de junio Campoverde, que se hallaba en El Vendrell, propuso a los miembros de la Junta la celebración de un consejo de guerra para deliberar qué era lo que se debía de hacer tras la rendición de la Plaza. El consejo se convoco a las 19,30 h. pero comenzó más tarde, a las 21 h., y se prolongo hasta las doce y media de la noche. Asistieron el general en jefe interino, y los jefes y oficiales Carrasquet, Sarsfield, Eroles, Santa Cruz, San Juan, Segura, Velasco, Caro y Miranda, más los representantes de la Junta. Siguiendo la resolución de las Cortes se propuso que tras la rendición de la Plaza obtuviese el mando el militar que le siguiera en el escalafón. Una vez más se desoyó el criterio de la Junta de realizar un ataque combinado y se propuso “que la plaza se defendiera por si misma hasta hacer la guerra por calles a imitación de la inmortal Gerona”, mientras las tropas del exterior se dedicaban a hostigar al enemigo. Campoverde insinuo que él estaba dispuesto a dejar el mando si lo aceptaba otro general. Valentín Segura, representante de la Junta ante el Cuartel General del ejército, que había sido designado por ella a primeros de junio, le replico que no decía con claridad si estaba dispuesto a luchar hasta perecer, a lo que aquél replico de forma afirmativa. De nuevo se oyeron numerosas recriminaciones por la actuación de muchos militares a quienes los representantes de la Junta hicieron responsables de lo que podia suceder después. Ellos habían sido responsables de la pérdida del Olivo y del Puerto de Tarragona72.

76A través de los diversos informes que envió Valentín Segura a la Junta se observa las graves discrepancias que existían entre esta institución y el jefe del ejército. El 19 de junio se había frustrado totalmente la acción que debía de llevar a cabo Eroles en favor de Tarragona según la información que le transmitió a la Junta desde el Cuartel General del ejército situado en Coll de Cabra. El 24 desde Salamó le decía sin ambages que Campoverde no había atacado las posiciones del enemigo cuando disponía de una división valenciana que contaba con caballería con un total de 5.000 hombres. Sus palabras encierran un profundo dolor por la cobarde actuación de los mandos:

  • 73 Informe de Valentín Segura a la Junta. El Vendrell, 26 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cat (...)

“Es dolorosísimo aver ido al campo de batalla y no haver cogido el fruto. Ntras. tropas marchavan con el mejor animo, aviendo dormido en Vilarodona se dio la orden general de marchar (...); maldigo ntra. suerte por no avernos favorecido y aunque ella no sigue a los cobardes, no extrane V. E. mis expresiones pues son dichas del que ve su patria al borde del precipicio y desea salvaria” (Salamó 24 junio 1811)73.

77El general Contreras intento levantar el ánimo de sus tropas el 27 de junio y les exhortó a tener un poco de paciencia puesto que el ejército del Barón de Eroles había prometido venir al día siguiente. Esta fue la orden que transmitió a sus soldados:

  • 74 Orden del general Contreras a las tropas. Salamó, 24 junio 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, C (...)

“Orden. El general a las tropas. Soldados: el ejército estará aquí pasado manaña de seguro, para hacer levantar el sitio a los franceses, ayudándole vosotros, y las tropas inglesas. No se ha podido realizar antes, y todos debemos tener un poco de paciencia, pues las cosas no pueden arreglarse con la brevedad que deseamos. El mariscal de Campo Baron de Eroles ha estado aquí hoy, y prometido volver mañana, para tener el honor de mandaros, rechazar con vosotros a los enemigos dentro de la plaza, y acompañaros fuera quando salgais a ayudar al Exto. Las tropas necesitan valor, quando el enemigo ataca, a fin de rechazarle. Asimimo, soldados mios, un poco de constancia para rechazar el enemigo en qualquier evento, y pronto cesarán vuestros peligros, quedando victoriosos, según lo espera y no duda conseguirlo con vuestra intrepidez vuestro companero el general. Contreras. Tarragona, 27 junio de 1811”74.

78Cuando comenzó el asalto final insistió a sus soldados en la necesidad de recobrar la confianza en la lucha:

  • 75 Orden del general Contreras a las tropas. Tarragona, 28 junio 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña (...)

“Soldados: El enemigo comenzó a batir en brecha al amanecer de hoy con ocho cañones de 36, 24 y 16, y nuestra artillería le ha hecho callar siete, de modo q. solo tira con uno. La muralla se ha resentido muy poco; nuestra fusilería no los deja quietos un instante, y apenas hai serias de troneras en su bateria, pues se las hemos destruido. Os lo comunico para nuestra satisfacción, y que recobreis el espíritu y la confianza. Tarragona 28 de junio de 1811 a las 10 de la mañana. Contreras”75.

79El último parte de Contreras del mismo día 28 dice lo siguiente:

  • 76 Citado por Cotrina Ferrer, J. Certamen histórico-literario organizado, op. cit., p. 120.

“El 28 del corriente, al amanecer, el enemigo abrió su fuego para batir en brecha la cortina del frente de San Juan, en el ángulo que forma con el flanco izquierdo del baluarte de San Pablo. Nuestra artillería y nuestra fusilería se portaron heroicamente, haciendo callar muchas veces su fuego, o incomodándole para retrasar la operación del asalto que nos amenazaba”76.

80Después sobrevino la barbarie cometida por los soldados franceses, y consentida por Suchet durante tres dias: la matanza de mujeres y de niños indefensos en las escaleras de la Catedral (casi cuatrocientas personas) el día 28, el saqueo de las casas, la violación de las mujeres y el asesinato indiscriminado de religiosos y civiles, y otras muchas desgracias que sobrellevaron la población tarraconense durante los dos días siguientes. El canónigo Ignacio Ribes, testigo de los hechos, los describe así:

  • 77 Ribes, Ignacio. Noticia sucinta de lo que hizo el Cabildo de Tarragona desde el 3 de mayo de 1811 e (...)

“El 28 de Junio asaltaron la ciudad los franceses a las 6 de la tarde y llegaron a la Catedral en el mismo tiempo en que se hacían rogativas. Inmediatamente se reservo y enseguida los canónigos y algunos otros pocos individuos del clero menor conmovidos de las lágrimas y suplicas del Pueblo que se había refugiado a la Catedral hicieron la tentativa de personarse con el General y pedirle que perdonase las vidas de los enfermos y demás gente. Por tres veces lo probaron y ninguna pudieron salir de la Iglesia porque ya entraban dentro los Franceses y siempre les impidieron la salida.
La primera profanación que hicieron los Franceses fue con las sagradas formas tirándolas por tierra para llevarse la custodia y copones, luego empezó el saqueo de la Iglesia y de las gentes que allí había. Robaron toda la Plata de la Iglesias, los ornamentos y demás cosas preciosas que encontraron dejando únicamente lo que no se quisieron llevar y aun de estas mismas cosas inutilizaron gran parte. Derramaron por tierra los Sagrados Óleos, robaron las reliquias de Santa Tecla e hicieron pedazos de muchas santas imágenes.
La violación de las mujeres, los asesinatos y demás barbarie de los Franceses en este día de horror se hallan escritas en otros papeles por cuyo motivo se omiten aqui”77.

81En total perecieron más de cinco mil personas durante el sitio. La ciudad ha conservado la memoria de este triste acontecimiento de generación en generación hasta nuestros dias, como lo recuerda el monumento “Tarragona als herois de 1811”, una escultura de bronce de Julio Antonio realizada en 1916 que actualmente está ubicada en la Rambla Nova. Y aunque el general Campoverde fue separado del Ejército por un consejo de guerra en 1812, con el retorno del absolutismo fue repuesto en 1815 por el Ministerio de Guerra.

82El sitio sobre Évora comenzó el 20 de julio de 1808 y el asalto a la ciudad se produjo el 29. El sitio de la ciudad de Tarragona fue mucho más largo, duró 56 dias, del 3 de mayo al 28 de junio de 1811. Ambas ciudades se vieron inmersas durante tres dias a la furia despiadada de los soldados franceses y presentan un mismo escenario de dolor, muerte y desolación: saqueos, robos, violaciones, incendios y excesos de todo tipo, principalmente de contenido religioso, mediante actos de iconoclastia y sacrilegios. En ambos casos los imperiales se ensanaron con los religiosos, las mujeres y la población civil. Destruyeron lo que más preciaban sus enemigos, el Santísimo Sacramento expuesto en las iglesias y en la Catedral. Sin duda fueron los sucesos más trágicos de la Guerra Peninsular.

83La serie de los 82 grabados de Goya titulada “Los desastres de la guerra”, que comenzó a dibujar en 1810, son un testimonio fehaciente de las escenas de muerte, sangre, odio, ruinas y destrucción que acompañó a esta guerra en todas partes. Para el pintor aragonés la guerra se convierte en un mal absoluto por sí mismo, como lo fue la Guerra Peninsular, y todas las guerras modernas hasta nuestros días.

  • 78 Vaz, Francisco António Lourenço. O saque de Évora pelos pelos franceses em 1808, op. cit., pp. 32 y (...)

84En ellas persisten las atrocidades y la violación de los derechos humanos, el valor supremo de nuestros días. Son los mismos actores en otros escenarios, pero con la misma música de fondo. Como señala Francisco Vaz, podemos hacernos la misma pregunta insolente que le hizo en Évora en julio de 1808 un oficial francés a Frei Manuel do Cenáculo a su llegada a la Catedral, donde estaba refugiado con su Cabildo: “Quem vive?” Y estamos obligados a responder como él: “A Força”78.

Notes

1 José Vicente Herrero Pérez, La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815), in Revista de Historia Militar, n.º 91, 2004, p. 153.

2 Frederic Camp. Napoleó i el món, Barcelona, Editorial catalana, 1921, p. 126.

3 Ensayo acerca del sistema militar de Bonaparte, escrito en francés por C. H. S., oficial del Estado Mayor Moscovita, y traducido por Don Francisco Xavier Cabanes, ayudante general del Estado Mayor español y socio de la Real Academia de Ciencias de Lisboa. Real Isla de León. Por D. Miguel Segovia, 1840, p. 1.

4 Ensayo acerca del sistema militar de Bonaparte, op. cit., pp. 36-39.

5 Clausewitz, Karl von. De la Guerra, Barcelona, Labor, 1984, p. 265.
Geoffrey Best en su clásica obra sobre Guerra y Sociedad en la Europa revolucionaria (1770-1870) (Ministerio de Defensa, Madrid, 1990, p. 156) también señala que “España ofrece el ejemplo más completo de un pueblo que se enfrentó a los franceses por sí mismo, directamente, de la manera que le era más natural: por resistencia popular nacional y guerra de guerrillas”.

6 Clausewitz, Karl von, op. cit., p. 209.

7 Horward, Donald D. Napoleón y la Penísula Ibérica. Ciudad Rodrigo y Almeida, dos asedios análogos, 1810. Salamanca, Diputación Provincial, 1984, p. 119; Vicente, Pedro António “Côa, Prólogo de uma invasâo improvisada” y “Almeida em 1810, primeira etapa de uma invasâo improvisada”, in O tempo de Napoleâo em Portugal. Estudos Históricos, Lisboa, 2000, pp. 363-411.

8 José Vicente Herrero Pérez, La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815)”, op. cit., p. 136.

9 José Vicente Herrero Pérez, “La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815)”, op. cit., p. 137.

10 José Vicente Herrero Pérez, La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815), op. cit., pp. 141-142.

11 Mayle, François. Napoléon et la folie espagnole, Paris, Tallandier, 2007.

12 José Vicente Herrero Pérez, La guerra de fortalezas en el período napoleónico (1796-1815), op. cit., p. 152.

13 Resumo dos successos da província do Alem-Tejo na feliz restauraçâo deste Reino no anno de 1808. Lisboa, Na impressâo Regia, anno 1810, pp. 7-8. Arquivo Histórico Militar, Folhetos Guerra Peninsular L n.o 4710/IV.

14 Ana Cristina Araújo, Revoltas e ideologias em conflito durante as invasões francesas, in Revista de História das Ideias, Revoltas e Revoluções, 2, Coimbra, 1985, p. 45.

15 Ferrào, António. A 1.a Invasâo Francesa. (A invasão de Junot vista a través dos documentos da Intendencia Geral da Policia, 1807-1808). Estudo político e social. Coimbra, Imprensa da Universidade, 1925, p. 442.

16 História do município foral de Évora (Comença em 4.a feira, 26-8-1807 e encerra en 4.a feira 8-5-1811). Vol. LII. Arquivo Distrital de Évora.

17 Lacerda, João Limpo Pimentel de. Mapa histórico-militar-político, e moral de la cidade de Évora, ou exacta narração do terrível assalto, que à mesma ciudade deu o general Loison, com hum exercito de nove mil homens, en o fatal dia 29 de julho de 1808. Lisboa 1814. Citado por Manuel Canaveira, “Mnemohistória da Guerra Peninsular: Frei Manuel Do Cenáculo e a ocupaçao de Évora pelo exército de Loison (Julho/Agosto de 1808)”, in Guerra Peninsular. Novas interpretaçoes, Lisboa, 2005, p. 413.
El texto de Lacerda lo reproduce también Francisco António Lourenço Vaz en
O saque de Evora pelos franceses em 1808, Casal de Cambra, Caleidoscópio, 2008, pp. 229-287.

18 Resumo dos suceso da provincia do Alem-Tejo na feliz Restauraçâo deste Reino no anno de 1808. Lisboa, na impressão regia, 1810, p. 17.
Llama mucho la atención que este texto no hace mención alguna al “saco” de Évora.

19 Los autores coetáneos dan cifras muy diversas. José Joaquim da Silva en su Évora Lastimosa (1809) senala 274, mientras que Pereira (Évora no seu abatimento, 1808) los eleva a más de 1.070 y Lacerda a más de 1.500. Cf. Francisco António Lourenço Vaz. O saque de Évora, op. cit, p. 28.

20 Soriano, Simão José da Luz. História da Guerra Civil e do establecimiento do Governo Parlamentar em Portugal, Tomo I (Guerra da Pensinsula), Lisboa, 1870, pp. 290-291.

21 La Gazeta de Lisboa, controlada por el gobierno de Junot, se refiere al arzobispo de Évora en estos términos muy elogiosos, como clérigo muy digno de su ministerio. “(...) o Señor Arcebispo de Evora, anciano respeitavel, que, constrangido pelos Hespanhoes a aceitar a presidencia de huma especie de goveno que obrava en nome de Fernando VII, se arriscou varias vezes a perder a vida, por nao mostrar bastante zelo; mas logo depois da entrada dos franceses em Evora, publicou elle uma Pastoral em que sugiere os seus verdadeiros interesses á maior para das suas obleas”. Gazeta de Lisboa, n.o 30, Sabbado 6 de Agosto de 1808. Biblioteca Nacional de Lisboa.

22 Araújo, Ana Cristina, “As invasões francesas e a afirmação das ideias liberais”, in Historia de Portugal. O Liberalismo. Coordinação de Luis Reis Torgal e João Lourenzo Roqué, Ed. Estampa, Lisboa, Vol. 3, p. 35.

23 Remito a mi comunicación “La revolución de 1808 en España y Portugal en la obra del Dr. Vicente José Ferreira Cardoso da Costa”, presentada en el Congreso Evocativo da Guerra Peninsular, Lisboa, noviembre de 2007.

24 El texto íntegro del diario de Frei Manuel do Cenáculo se publica en los trabajos citados de Manuel Canaveria (pp. 423-433) y Francisco António Fourenço Vaz (pp. 37-54).

25 Isabel Nobre Vargues, Insurreições e revoltas em Portugal (1801-1851), in Revista da História das Ideas. Revoltas e Revoluçoes, 2, Coimbra, 1985, p. 519.

26 Relação do primeiro cerco de Saragoça desde 14 de junho até 15 de agosto de 1808. Escripta por M. Vaughan D’Oxford, testemunha ocular do mesmo cerco; a qual se adjunta a relacçâo do segundo cerco, que principiou a 27 de novembro de 1808, e de diz acabado a 21 de febrero de 1809. Traducida fielmente do Boletim 33° do Exército francez; e refutada. Por Fr. Fortunato de S. Boaventura, Monge de S. Bernardo, e Bacharel Formado em Teologia. Coimbra, na Real imprensa da Unviersidade, 1809, 36 pp. (Arquivo Histórico Militar, Lisboa, Miscelanea Guerra Peninsular, 2976).

27 Noticia da retirada dos franceses, comandados pelo general Victor, fugindo do exercito do senor Cuesta: da tomada de Saragoça pelos espanoles. Lisboa, na impressão regia, ano 1809, pp. 67. (Arquivo Histórico Militar, Lisboa, L. N.o 6018/6007).

28 Thiers, M. A. Historia del Consulado y del Imperio, continuación de la historia de la Revolución francesa por A.A. (...). Traducido al castellano por D. Joaquín Pérez Comoto, Madrid, 1857, vol. XIII, p. 271.

29 Ofícios del general Juan Caro a la Junta Superior de Cataluña, 20, 29 de abril y 1 de mayo de 1811. Archivo Corona de Aragón (ACA) (Barcelona), Junta Superior de Cataluña, Caja 88.

30 Proclama de Juan Caro. Tarragona 2 de mayo de 1811. Biblioteca de Cataluña, Folletos Bonsoms n.o 4047; ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 88.

31 Suchet, Louis Gabriel. Mémoires du mariscal Suchet, Losange, Paris, 1828, Tom. II, nota 17, p. 23.

32 Priego López, Juan. Guerra de la Independencia (8108-1814). Vol. VI (Campaña de 1811) Madrid, 1992, p. 247.

33 Salas, Javier de. El sitio de Tarragona por los franceses en 1811 por el Excmo. Sr. (...) Escrita en el año 1882 siendo coronel-teniente coronel de artillería, comandante del Arma de dicha plaza, 2.a ed. Barcelona, Tipografia Castillo, 1911, pp. 6-7; Priego López. Juan Guerra de la Independencia, op. cit., pp. 231-239; Iglésies, Josep. El setge de Tarragona a la Guerra napoleònica, Barcelona, 1963, pp. 7-9.

34 Salas, Javier de. El sitio de Tarragona por los franceses en 1811 op. cit., pp. 10-11.

35 Cotrina Ferrer, J. Certamen histórico-literario organizado por el Centro de Naturales de Tarragona y su campo para conmemorar el centenario de los sitios y defensa de la ciudad de 1811. Servicios prestados por el cuerpo de artillería en el sitio y defensa de Tarragona en 1811. Monografia premiada en dicho certamen escrita por (...), Madrid, imprenta de Eduardo Arias, 1912, p. 18.

36 Manifiesto del general Juan Cano a los jefes, oficiales y soldados. Tarragona, 3 de mayo de 1811. Junta Superior de Cataluña, Caja 88; Id. Biblioteca de Cataluña, Folletos Bonsoms n.o 4046.

37 Oficio de la Junta al general en jefe del ejército. Tarragona, 5 de mayo de 1811. Cf. Manifiesto de la Junta Superior de Cataluña, sobre la perdida de Tarragona, y sus resultas en elprimer exército, op. cit., p. 23.

38 Oficio del Ayuntamiento de Tarragona a la Comisión. Tarragona 19 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.

39 Libro de Acuerdos de la comisión de la Junta. Tarragona, 22 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

40 Oficio de la Junta corregimental de Tarragona a la Comisión. Tarragona, 23 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

41 Oficios de la Sociedad Económica de Amigos del País de Tarragona a la Comisión. Tarragona, 18 y 26 de mayo y 8 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

42 Ribes, Ignacio. Noticia sucinta de lo que hizo el Cabildo de Tarragona desde 3 Mayo de 1811 en que empezó el sitio puesto por los franceses basta 19 agosto de 1813 en que abandonaron la ciudad, f. 1. Biblioteca Universidad de Barcelona, Manuscrito 481.

43 Informe del Cabildo catedralicio de Tarragona a la Comisión. Tarragona, 8 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.

44 Ribes, Ignacio. Noticia sucinta de lo que hizo el Cabildo de Tarragona, op. cit., f. 1.

45 Libro Capitular 1811, acuerdo de 3 de junio de 1811, Archivo Catedral de Tarragona. Citado por Josep Salvat y Bové. Tarragona en la Guerra y postguerra de la Independencia, Tarragona, 1963, p. 231.

46 Libro Capitular 1811, acuerdo de 10 de junio de 1811 Archivo Catedral de Tarragona. Citado por Josep Salvat y Bové, Tarragona en la Guerra y postguerra de la Independencia, op. cit., p. 233.

47 Quilez, Julio Luis y Quilez Jorge Juan, “La Guerra de la Independencia en Tarragona y su repercusión sobre el culto catedralicio: 1811-1816”, in José Antonio Armillas (coord.), La Guerra de la Independencia. Estudios, II, Zaragoza, 2001, pp. 660-661.

48 Oficios del director de hospitales militares Bruno Casais. Tarragona 19 y 22 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

49 Oficio de la Comisión a los ayuntamientos. Tarragona, 21 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.

50 Carta del Cabildo catedralicio a la Comisión. Tarragona, 22 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.

51 Oficio de la Comisión a la Junta. Tarragona 18 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.

52 Oficio, Tarragona, 7 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 84.

53 Informe de la Comisión al Consejo de Regencia. Tarragona, 24 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 84.

54 Cotrina Ferrer, J. Certamen histórico-literario organizado, op. cit., p. 193.

55 Oficio de la Comisión al General en Jefe del Ejército. Tarragona, 28 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 84.

56 Oficio del Capitán General Campoverde a la Junta Superior. Tarragona, 8 de febrero de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

57 Carta de Campoverde a la Junta Superior. Tarragona, 24 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

58 Tarragona, 28 mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

59 Proclama de Campoverde. Tarragona, 30 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86 (Partes y proclamas relativos al sitio de Tarragona).

60 Parte de Campoverde. Tarragona 31 da mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86; Id Biblioteca de Cataluña, Folletos Bonsoms, n.o 10.427.

61 Proclama del comandante general de Tarragona D. Juan Senén de Contreras a los oficiales y soldados. Tarragona, 2 de junio de 1811. Biblioteca de Cataluña, Folletos Bonsoms, n.o 1601.

62 Oficio de Campoverde a Contreras sobre las operaciones a realizar para levantar el sitio de Tarragona. Igualada, 13 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 88; Id. Manifiesto de la Junta Superior de Cataluña. Sobre la perdida, y sus resultas en el primer exército, op. cit., pp. 60-61.
Dicho plan sorprendió amargamente a la Junta porque era del todo incongruente. En oficio de 18 de junio se preguntaba: “Con que se reducen las intenciones de V. E. a cercar de lexos al enemigo, y esperar que levantando el sitio, venga a atacarle obligado de el hambre? ¿Es esto lo que V. E. ha ofrecido a la Junta?” Id. Montserrate, 18 de junio de 1811, op. cit., p. 63.

63 Exhortación del comandante de la Plaza de Tarragona a los soldados de la guarnición de la misma. Biblioteca de Cataluña, Colección Bonsoms, n.o 10428.

64 Proyecto del General Contreras para levantar el sitio de Tarragona. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja n.o 18.

65 Estado de las fuerzas enemigas del sitio de Tarragona el día 24 de mayo de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85 (Informes de espias sobre el ejército enemigo. Anónimos reservados).

66 Obras de fortificación. Tarragona, 11 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

67 Obras de fortificación. Tarragona, 12 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

68 Salvat y Bové, Josep. Tarragona en la Guerra y en la postguerra de la Independencia, op. cit., p. 238.

69 Parte del 16 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.
Estas cifras no coinciden con las que aporta J. Cotrina Ferrer en el Apéndice n.
o 5 en su obra, quien señala un total de 1.583 proyectiles que fueron disparados contra la plaza y puerto (548 bombas y 972 granadas); 852 balas del calibre 24, 16 balas del 16 y 82 del 8; 124 unidades de metralla del 24; 40 granadas; 90 bombas del 14, 10 bombas del 12 y 41 del 10. Id. p. 149.

70 Oficio de Contreras a Campoverde. Tarragona, 21 de junio de 1811. Cfr. Manifiesto de la junta Superior de Cataluña, sobre la pérdida de Tarragona, y sus resultas en elprimer exército, op. cit., p. 68.

71 Oficio de Contreras a Campoverde. Tarragona, 24 de junio de 1811, ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.

72 Informe de Valentín Segura a la Junta. El Vendrell, 26 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 88.

73 Informe de Valentín Segura a la Junta. El Vendrell, 26 de junio de 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 85.

74 Orden del general Contreras a las tropas. Salamó, 24 junio 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 88.

75 Orden del general Contreras a las tropas. Tarragona, 28 junio 1811. ACA, Junta Superior de Cataluña, Caja 86.

76 Citado por Cotrina Ferrer, J. Certamen histórico-literario organizado, op. cit., p. 120.

77 Ribes, Ignacio. Noticia sucinta de lo que hizo el Cabildo de Tarragona desde el 3 de mayo de 1811 en que empezó el sitio puesto por los franceses hasta el 19 Agosto de 1813 en que abandonaron la ciudad, fs. 1 y 2. Biblioteca Universidad de Barcelona, Manuscrito 481.

78 Vaz, Francisco António Lourenço. O saque de Évora pelos pelos franceses em 1808, op. cit., pp. 32 y 63.

Notes de fin

1 Este texto se inscribe en el proyecto de investigación HUM2005-01118 “Cultura y Sociedad en la Guerra de la Independencia”, financiado por la Dirección General de Investigación del Ministerio de Educación y Ciencia.

© Publicações do Cidehus, 2010

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search