Version classiqueVersion mobile

La Península Ibérica, el Caribe y América Latina

 | 
António de Abreu Xavier

Parte II - Comercio: intereses, ideas y técnicas aplicadas

«Ningún esfuerzo es en vano»

La gestión de Cristóbal Benítez en el Consulado de Venezuela en Oporto (1920–1925)

Yepsaly Hernández

Résumé

Las acciones emprendidas por el Consulado de Venezuela en Oporto en pro del incremento y fortalecimiento de los nexos comerciales entre Portugal y Venezuela en el período 1920-1924 serán el objeto de estudio del presente artículo. Los informes remitidos a la Cancillería venezolana por el representante consular venezolano, Cristóbal Benítez constituirán la fuente principal de la investigación. Dicha documentación reposa en el Archivo Histórico de la Cancillería venezolana en las secciones Administración y Consulados, Política Económica y Política Internacional. De las notas elaboradas por Benítez destacan el interés político de los gobiernos por establecer relaciones comerciales recíprocas, ampliar los mercados diversificando los destinos y los productos destinados a la exportación. Otro aspecto interesante de estas notas es el relacionado a la información que circulaba a través del canal diplomático tanto sobre las técnicas y procesos de producción como sobre los avatares sociales y económicos que afectaban la relación binacional. Durante su permanencia en Oporto, el representante consular venezolano procuró por todos los medios a su alcance difundir las potencialidades comerciales nacionales con el propósito de despertar el interés de empresarios y comerciantes portugueses. Además, reiteradamente, Benítez afirmaba que el panorama socio-político portugués debía ser considerado por el gobierno venezolano a fin de fomentar la inmigración lusa. Después de cuatro años de gestiones, Portugal y Venezuela reconocían que sus limitaciones para robustecer el comercio binacional eran circunstancias pasajeras y que el conocimiento de uno y otro país en cuanto a recursos, riquezas y negocios se había ampliado exponencialmente.

Texte intégral

Introducción

  • 1 Gaceta Oficial. Caracas, Nº 14.125 del 29/07/1920; Gaceta Oficial, Caracas, Nº 14.126 del 30/07/192 (...)
  • 2 Falleció en Madrid en el ejercicio de sus funciones como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipot (...)

1El Consulado de carrera de Venezuela en Oporto, Portugal, se creó por decreto ejecutivo el 28 de julio de 1920. La nueva representación consular estaría a cargo de Cristóbal Benítez1, un venezolano nacido en Villa de Cura, Estado Aragua, en 1887, egresado de la emblemática Universidad Central de Venezuela en las áreas de sociología y derecho y cuya carrera diplomática se desarrolló en Latinoamérica -Uruguay- y Europa -Portugal, Austria y España-2.

  • 3 Archivo Histórico del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores (En adelante: AHMPPRE (...)

2La erección del Consulado fue posible gracias a la coincidencia de intereses lusos-venezolanos, a saber, el nuevo intento de una apertura económica-comercial de Portugal hacia Latinoamérica y el diseño de una política exterior por parte de Venezuela destinada a fortalecer los nexos comerciales con las naciones europeas. Según el parecer de la Dirección de Política Económica-Comercial de la Cancillería venezolana, la diplomacia sería el instrumento más intenso (…) [y] proficuo (…) [para] ganar mercados3.

3Durante su permanencia en Oporto, Benítez concentró sus esfuerzos en estudiar las condiciones económicas-comerciales-financieras de la nación lusa y en difundir las potencialidades nacionales con el objeto de despertar interés comercial en los distintos sectores del país, tanto públicos como privados. Sin embargo, el cónsul venezolano penetró en los escenarios político y social, con el fin de comprender la cotidianidad lusa, pues, consideraba que las relaciones comerciales trascendían el simple intercambio de mercancías. El resultado de sus gestiones quedó reflejado en los periódicos informes remitidos a la Cancillería venezolana, por tal motivo, estos serán la fuente principal de la investigación. Esta documentación reposa en el Archivo Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, específicamente en las secciones Administración - Consulados y Política Económica.

4El presente estudio está estructurado en tres segmentos, a saber: primero, la creación del Consulado de carrera de Venezuela en Oporto, aparte dedicado al análisis de las transformaciones estructurales emprendidas por la Cancillería venezolana, no sólo para satisfacer las demandas europeas sino también, para difundir su plan patriótico de política internacional; segundo, la caracterización de la realidad lusa -política, social y económica-comercial-financiera- realizada por Cristóbal Benítez, segmento que procura sintetizar las situaciones que el cónsul privilegió al momento de describir la crisis generalizada que afrontaba Portugal. Sobre la base de esta información, el gobierno venezolano procuraría diseñar una política de acercamiento eficaz que se tradujera en un incremento del comercio binacional. Finalmente, nos referiremos a la supresión del Consulado de carrera en Oporto, prestando atención a los argumentos que Cristóbal Benítez utilizó para sustentar la conveniencia de crear un viceconsulado ad honorem que sustituyera al consulado de carrera en Oporto.

  • 4 Rector de la Universidad de los Andes (1933-1934), Individuo de número de la Academia de Ciencias P (...)
  • 5 BENÍTEZ, Cristóbal, Los horizontes de la política. Caracas, Imprenta Bolívar, 1925.
  • 6 BENÍTEZ, Cristóbal, Apuntes prácticos para el cultivo de la viña y la fabricación de vinos en Venez (...)

5Poco después de culminada su misión en Portugal, Benítez se dedicó a actividades académicas e intelectuales4, en cuyo desempeño mostró las huellas que la nación lusa había dejado en él. Escribió la obra Los horizontes de la política5 donde analizaba la situación política portuguesa y, posteriormente, publicó El cultivo de la viña y la fabricación de vinos en Venezuela6.

1 - Creación del Consulado de Carrera de Venezuela en Oporto, 1920

  • 7 Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela (Libro Amarillo) (En adelante: MMREV). (...)

Al culminar la guerra europea, [Venezuela] comprendió que el momento era propicio para iniciar un plan de política comercial en cuya realización ha trabajado infatigable y vigorosamente7.

  • 8 MMREV, 1920, T. II, p. V.
  • 9 MMREV, 1920, T. II, pp. XII-XIV.

6La política exterior venezolana de las primeras décadas del siglo XX procuró establecer un equilibrio entre los imperativos nacionales y las demandas del contexto mundial, especialmente, europeo y norteamericano. La diplomacia venezolana tenía básicamente tres objetivos, prevenir la confrontación, incrementar los nexos políticos y comerciales con Europa y difundir los logros políticos, económicos y financieros alcanzados por el gobierno de Juan Vicente Gómez8. Venezuela se mantuvo atenta a las demandas de las naciones europeas, estas comenzaban a experimentar el desarrollo de una fuerte crisis económica que las obligaba a considerar la expansión de la industria, el comercio y el intercambio con la América española9.

  • 10 La Dirección de Política Comercial fue creada por decreto Ejecutivo, el 28/02/1919. Objetivos: reco (...)
  • 11 Este cargo fue creado en 1919. El 19/02/1919 fue nombrado José Santiago Rodríguez como Agente de Ve (...)
  • 12 Este cargo fue creado el 10/01/1919.
  • 13 MMREV, 1920, T. II, p. XXXVII. El cargo fue restablecido el 23/07/1919. César Zumeta fue designado (...)
  • 14 Así lo demandaba el Art. 50 del Servicio Exterior Consular. Información requerida: riquezas, medios (...)
  • 15 MMREV, 1920, T. II, pp. XII – XIV y XXXVII.
  • 16 MMREV, 1920, T. II, pp. VI-IX. El Directorio Comercial era una publicación que se nutría de la info (...)

7Con el fin de robustecer los nexos comerciales con el Viejo Mundo, Venezuela reestructuró su Cancillería, agregó varias dependencias administrativas a su organigrama -Dirección de Política Comercial10, Servicio de Información Comercial y Servicio de Propaganda- y redefinió el Servicio Exterior. En la segunda década del siglo XX se realizaron nuevas designaciones, Agentes en Misiones Especiales11, Agentes Comerciales12, Agregados de Legación y Comisionados Especiales e Inspectores de Consulados13. Estos funcionarios del Servicio Exterior venezolano tenían puntuales tareas que cumplir, recolectar datos sobre agricultura, industria y comercio; vincular de todas las formas posibles, el comercio nacional y el comercio exterior; estudiar las posibilidades de disminuir las limitaciones de las comunicaciones ultramarinas, entre otras. En este contexto, el cónsul comenzó a perfilarse como un recolector y difusor de información14 necesaria para el cultivo de los vínculos comerciales y también, como un infatigable combatiente de los obstáculos relacionados con la fluidez de la actividad comercial15. Los reportajes proporcionados por los cónsules y demás funcionarios del Servicio Exterior contribuirían al diseño de un Directorio Comercial16, que evitaría inconvenientes en la realización de intercambios comerciales con otros países.

8Previa a la creación del Consulado de carrera en Oporto, la Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela correspondiente a 1919, se refirió a la situación comercial europea en los siguientes términos:

  • 17 MMREV, 1920, (1919), T. II, p.VII.

los informes (…) manifiestan en general (…) una suerte de titubeo en las corrientes habituales de las transacciones comerciales y al propio tiempo la paralización consiguiente a la considerable reducción de los transportes marítimos17.

  • 18 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1920, Exp. Nº 3.

9Tal situación obligó al gobierno venezolano a evaluar la posibilidad de establecer viceconsulados en distintos puntos de la geografía lusa, Funchal, Oporto y Horta18. La intención de multiplicar las representaciones consulares mostraba el interés de Venezuela por emprender una política de acercamiento exitosa en un contexto post-bélico. Los diseñadores de la política exterior venezolana consideraban que el haber mantenido una posición neutral en la contienda le permitiría

  • 19 MMREV, 1920, T. II, pp. VI-IX.

afrontar la crisis actual con calma y (…) ofrecer a cada nación de las relacionadas con (…) [Venezuela], los intercambios comerciales más ventajosos, manteniendo la confianza deseable para las empresas extranjeras establecidas en el país19.

10Producto de esta convicción nace el Consulado de Carrera de Venezuela en Oporto.

2 - Portugal en la mirada de Cristóbal Benítez, 1920 - 1925

  • 20 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. Nº 11.

Por sobre las crueles consecuencias de la guerra, por sobre las grandes dificultades internas y vicisitudes de la política, hay otra gran verdad que es esta: un pueblo como el de Portugal, que conserva íntegras sus energías y que tiene aptitud para el trabajo, es un pueblo de futuro asegurado20.

  • 21 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

11El Consulado de carrera de Venezuela en Oporto fue creado en julio de 1920, no obstante, Cristóbal Benítez sólo comenzó a ejercer funciones oficiales en noviembre de ese mismo año, pues dificultades para la obtención del pasaje y la demora del gobierno portugués en la concesión del exequátur, retrasaron su llegada al territorio luso21.

  • 22 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

12Benítez partió de Venezuela con el propósito de dar importancia práctica y vida efectiva a la Política Comercial de Venezuela con los demás países del mundo22. Una vez en Oporto, comprendió que el logro de este objetivo dependía de varios factores, el pleno conocimiento del estado político, social, comercial, económico y financiero de Portugal; la clara interpretación de las necesidades y prioridades del “otro”, en este caso de Portugal como socio comercial; la identificación de coincidencias que permitieran desarrollar un intercambio comercial beneficioso para ambas partes y la constante promoción de las potencialidades nacionales.

  • 23 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.
  • 24 RUIZ CHATAING, David. «Cristóbal Benítez: escritor político durante la hegemonía andina», in: Bolet (...)

13La recopilación y actualización de información financiera-económica-comercial ocupó buena parte del tiempo de la gestión consular de Benítez. En los reportes dedicados a estas materias podían hallarse datos sobre el valor de la moneda lusa con respecto a la venezolana, productos susceptibles de importación y exportación, disponibilidad de líneas de navegación, entre otros ítems relacionados con la futura dinamización del comercio binacional23. Poco después de la remisión de las primeras notas, el cónsul venezolano comenzó a incluir descripciones y análisis sobre la cotidianidad política y social portuguesa. Caracterizó a la sociedad lusa con la indulgencia propia de un visitante que se esfuerza por comprender las dificultades ajenas, mostrando siempre preocupación por identificar los orígenes y las manifestaciones de la profunda crisis portuguesa. Probablemente su formación como sociólogo lo llevó a aproximarse a la realidad como un hombre de acción pero también como un hombre de doctrina, un intelectual, un académico24.

14En los textos que precedían la rúbrica de Cristóbal Benítez podían notarse, en efecto, las huellas de un sociólogo, un intelectual y un diplomático imbuido en las ideas positivistas. Éstas condicionaron su interpretación de la realidad y sirvieron de brújula para establecer las prioridades de su misión. El representante consular venezolano sostenía que Portugal se encontraba en un período de transición cuya terminación llegaría cuando hombres de carácter tomaran las riendas del país. Esta certeza le impidió asumir una posición pesimista en torno al futuro portugués y lo llevó a dejar constancia de su confianza en el pueblo luso para propiciar los cambios necesarios que permitieran alcanzar el orden y el progreso.

  • 25 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. No. 11.

15La difusión del Plan Patriótico de Política Internacional fue una actividad que Benítez desempeñó con ahínco. Las directrices de este plan consistían en exaltar los logros del Presidente Juan Vicente Gómez; crear y fomentar nuevos campos de acción en el comercio exterior e intensificar las relaciones comerciales y de amistad existentes25.

  • 26 MMREV, 1920, T. II, pp. XII – XIV.

16La dinamización del comercio binacional dependía de acciones concretas que debía realizar la recién creada representación consular. Por tal motivo, Benítez promocionó con insistencia la prosperidad de Venezuela y tomó parte en la redacción de circulares, preparación de conferencias, entrevistas con la prensa, empresarios y comerciantes. Una de sus herramientas de trabajo fue un muestrario completo de productos nacionales elaborado por la Dirección de Política Comercial de la Cancillería venezolana26.

17En una de las primeras circulares emitidas por el consulado venezolano y enviada a numerosos destinatarios que incluían políticos, comerciantes, diplomáticos y empresas tanto públicas como privadas, podía leerse:

  • 27 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. No. 11. La circular tiene fec (...)

el General Juan Vicente Gómez (…) ha merecido la atención del mundo por su integridad, como hombre de Estado; y se ha impuesto al respeto de sus compatriotas por su buena fe, por su energía y tenacidad con que en toda ocasión quiere y procura el bienestar de la Patria27.

18En las páginas siguientes examinaremos la gestión de Cristóbal Benítez con especial énfasis en la evaluación de las posibilidades -o no- de establecer y robustecer nexos comerciales bilaterales, incluiremos un análisis de sus percepciones y opiniones en torno a la cotidianidad lusa.

2.A - Política y sociedad portuguesa, 1920-1925

  • 28 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. No. 15.

Todo buen portugués quiere orden en su Patria (…) no es de dudar que este País, bajo la Dirección de sus hombres de carácter y de patriotismo eminente recobre la paz perdida y vuelva a vivir días felices de armonía colectiva y de trabajo eficiente28.

19 Desde su llegada a Oporto, Benítez fue testigo de un convulso panorama político que se expresaba en constantes hechos de violencia, desorden y anarquía. Estos permanentes sobresaltos obligaban a preguntarse: ¿cuál era el origen de tal situación?

20El cónsul venezolano intentó penetrar en el complejo panorama político con la debida precaución y con la sutileza propia de un experimentando miembro del servicio exterior venezolano:

  • 29 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

No es mi intención ni deber hacer apreciaciones personales sobre este tema [situación política], que por su índole misma, se halla sin duda fuera de la órbita de mis deberes y atribuciones oficiales. Sírveme pues, de explicación, o si se quiere de excusa, al abordar el tema, la circunstancia de que sólo me guía el propósito de exponer los hechos, y únicamente, aquellos hechos que puedan servir de orientación a los hombres de estudio del Comercio y de la Industria venezolanos para el emprendimiento de negociaciones comerciales con el País en que me ha tocado actuar29.

  • 30 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.
  • 31 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. Nº 15.

21Después de esta advertencia, se refirió al estado de zozobra política que vivía el país. Solamente en 1921 habían estallado en Lisboa pronunciamientos y revoluciones que amenazaron la estabilidad del Poder Ejecutivo y provocaron innumerables enfrentamientos en el Parlamento Nacional30. Desde la perspectiva del cónsul venezolano, la falta de gobernabilidad tenía su origen en la debilidad de las figuras de poder -incapaces de garantizar el orden y la paz-. Reiteradamente manifestó su preocupación por la indolencia que los actores políticos portugueses mostraban -con la precaución de no referirse a alguno en particular- hacia el pueblo luso, que debía soportar serias calamidades como consecuencia de las equivocadas decisiones del gobierno. En uno de sus informes correspondiente a 1922 sostenía que mientras los recursos nacionales eran despilfarrados por administraciones imprudentes, la población general se hundía cada vez más en la ruina31. Tal fue su estado de asombro que en ocasiones dudaba en afirmar si lo que estaba ocurriendo era producto de la ignorancia o de la ausencia de “carácter” de los hombres que dirigían la nación. A pesar de las dudas, no dejó de ser contundente en sus apreciaciones:

  • 32 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

mientras no haya un Gobierno estable, y la administración pública no se oriente en el sentido de suprimir la mitad por lo menos de los gastos públicos y de intensificar la producción nacional, no se habrá hecho otra cosa que girar en un perenne círculo vicioso32.

  • 33 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. No. 15.

22Entre revoluciones, revueltas y una creciente anarquía transcurrían los días del pueblo portugués. Gobiernos incapaces de generar confianza en el ámbito nacional e internacional y menos aún, de cohesionar a los distintos sectores de la sociedad -maltratados en distinta proporción por la crisis - contribuían a complejizar el panorama. En este contexto, Benítez afirmó que los “malos gobiernos” provocaban costosas consecuencias, entre ellas, la obstaculización del comercio con otros países. Tal situación no cambiaría hasta que el país no recuperara su tranquilidad perdida y acabara con la inestabilidad del Poder Público, ya que en un año, por término medio, hay 3 o 4 Ministerios33.

  • 34 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. No. 15.
  • 35 «Recepción académica del Dr. Alejandro Urbaneja Achelphol». Boletín de la Academia de Ciencias Polí (...)

23Su posición crítica respecto a las políticas gubernamentales destinadas a disminuir los malestares de la sociedad portuguesa, no le impidió considerar el papel que debía asumir el hombre “común” en el proceso de pacificación y recuperación económica del país, pues, todo buen portugués quiere orden en su Patria34. Portugal superaría las dificultades cuando hombres de carácter y patriotismo se hicieran eco de la aspiración colectiva: cristalizar un cambio que enrumbara a la nación hacia el orden y el progreso. La convicción de Benítez era que los gobiernos para ser fecundos deben adaptarse a las realidades ambientales35.

24Una vez identificados algunos de los problemas de orden político, Benítez dedicó parte de sus informes a responder la siguiente interrogante: ¿cómo vive y afronta la crisis el pueblo portugués? Esta pretensión lo llevó a analizar el comportamiento cotidiano de la sociedad lusa, a partir del dialogo de dos escenarios, las singularidades socioculturales y las manifestaciones más contundentes de la crisis nacional.

25Benítez dibujó a la sociedad portuguesa desde la exaltación de sus virtudes y fortalezas, entre ellas, la vocación natural hacia el trabajo, la creatividad para manejar las dificultades y el constante deseo de cultivar la paz. Pero sin dejar de prestar atención a las distorsiones que trajo consigo la culminación de la I Guerra Mundial, la disminución de la producción y productividad y el mesianismo asumido por algunos sectores de la sociedad.

  • 36 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

26La vocación natural hacia el trabajo y la creatividad lusa fueron destacadas por el cónsul venezolano al referirse a las iniciativas no gubernamentales que se habían realizado en el sector agrícola. Algunos trabajadores de la tierra constituyeron asociaciones agrícolas, participaron en la celebración de Congresos y Exposiciones y fundaron cooperativas de cultura mecánica y campos experimentales. En opinión de Benítez, estas iniciativas debían encontrar un ambiente favorable en el seno de los Poderes Constituidos36.

27La entrega y constancia que los agricultores derrochaban en la realización de sus faenas cotidianas fue un aspecto especialmente considerado por Benítez, quien no dejó de manifestar su sorpresa al descubrir el carácter varonil de las mujeres lusas, capaces de desempeñar con rudeza y fuerza las más arduas labores.

  • 37 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

28Estas indudables virtudes del pueblo portugués estaban siendo opacadas por las distorsiones generadas por el estado de crisis generalizada. Después de 1918-1919 en Portugal se trabajaba mucho menos que años atrás. No obstante, lo que se esperaba después de la guerra era que la nación lusa disminuyera los gastos públicos e incrementara su producción y trabajo, a fin de reconstruir sus finanzas y generar mayor bienestar general, pero esto no había ocurrido37.

  • 38 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

29Benítez dirigió su mirada a los distintos actores sociales, con el fin de identificar la responsabilidad de cada uno en tal estado de cosas. A juicio del representante consular venezolano, la clase dirigente había sido negligente porque no se ocupó de tomar las medidas necesarias para proteger la agricultura y mucho menos aún, se preocupó por el caótico estado de la legislación que continuamente era revocada o sustituida, provocando grandes perjuicios. Mientras que la clase trabajadora tenía un concepto de ahorro mal entendido y asumía una posición indolente que la conducía a esperarlo todo de alguna circunstancia imprevista o de la acción de los poderes públicos, pero no del propio esfuerzo, ni de los métodos aconsejados por la ciencia (mesianismo)38.

  • 39 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

30En un estado de permanente zozobra política-social y financiera, cada sector de la sociedad procuraba defender su bienestar individual. El comerciante y el industrial encarecían los artículos, los profesionales incrementaban el valor de sus honorarios y el obrero exigía más salarios. Tal situación tenía varias consecuencias, el encarecimiento de la vida, las reiteradas peticiones de aumento de sueldos y la cada vez más comprometida situación del Gobierno nacional39.

  • 40 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

31En los primeros años de su misión en Oporto, Benítez descubrió los distintos rostros de la crisis portuguesa: huelgas de empleados públicos exigiendo incremento de sueldos, mal funcionamiento de los servicios públicos, fijación de ocho horas de trabajo en las labores agrícolas, carestía, escasez e inflación. Estas últimas provocaron dramáticas consecuencias en la vida cotidiana del portugués, quien estaba a merced de la constante subida de precios y de la progresiva pérdida de valor de la moneda, y por ende, sometido a una enorme carestía de vida40. Sobre el particular, el cónsul venezolano subrayó:

  • 41 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

[En Portugal] (…) el cambio [posterior a la I Guerra Mundial], en vez de ir mejorando lentamente, ha ido empeorando rápidamente, y de una forma tan notable que las condiciones de vida en que hoy se debate el pueblo portugués son asfixiantes, debido a la creciente carestía de la vida41.

32El encarecimiento de los principales artículos de consumo era constante, especialmente, alimentos y materias primas. Así lo recalcó el cónsul venezolano basándose en los datos aportados por una publicación local, el Diário de Notícias:

  • 42 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

el kilo de batatas, que en 1914 costaba apenas tres centavos o sean (30) reis, cuesta hoy (40) cuarenta centavos o sean (400) reis; el bacalao que era a veinte y cuatro (24) centavos el kilo vale hoy doscientos sesenta (260) centavos (…) estos precios (…) constituyen para algunos nacionales, la ruina; para otros, el hambre; y para todos, por lo menos, un malestar económico innegable42.

  • 43 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

33Poco después, Benítez reportó la subida de los precios del combustible, las drogas y el algodón, y con ella, el descenso de la producción nacional y la cada vez más urgente necesidad de importar. Esta última tenía nefastas consecuencias, la salida del oro portugués y el encarecimiento de los productos43, fenómeno que se había convertido en una tendencia casi irreversible.

  • 44 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.
  • 45 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

34La población portuguesa gastaba la mayor parte de sus ingresos en satisfacer las demandas inaplazables de la vida, quedándole muy poco para consumir productos dispensables. En consecuencia, industrias tales como fábricas de lozas, tejidos, muebles, objetos de fantasía y lujo atravesaban cuando no un período propiamente crítico, por lo menos una época de estancamiento44. El desproporcionado aumento de los precios condujo a la disminución del consumo en una proporción equivalente y lógicamente, la producción debía ajustarse al consumo45.

2.B - Economía, comercio y finanzas en una sociedad con grandes apremios, 1920 - 1925

  • 46 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. Nº 15.

y ya podrá verse, como antes, que Portugal es un pueblo de comercio pujante que necesita una nueva orientación económica y nuevos mercados para sus productos46.

35Cristóbal Benítez describió y analizó el panorama financiero, económico y comercial portugués considerando dos aspectos, los negativos efectos provocados por la Gran Guerra y las particularidades lusas que podrían incidir en el establecimiento de los nexos comerciales binacionales.

  • 47 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.
  • 48 “La Libra valía antes de la guerra cuatro Escudos y medio y vale hoy ciento veinte y ocho Escudos”. (...)

36En uno de sus informes correspondiente a 1921 recalcó que la gran guerra (…) dejó el Tesoro Nacional exhausto, en una postración tan grande, que solo un largo y continuado esfuerzo de muchos años podrá iniciar su reacción47. El conflicto bélico generó consecuencias que afectaron directamente a Portugal, una crisis financiera mundial que estaba muy lejos de ser resuelta, la desvalorización de la moneda nacional, el incremento del valor de la Libra48 y el alza del precio de las materias primas necesarias para la reactivación de sus industrias, entre otras.

  • 49 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

37Portugal era un país pequeño que no estaba en capacidad de producir todo lo que consumía, dependía en gran medida de la importación de productos tales como trigo, carne y materias primas. La depreciación de su moneda ponía al país en una situación angustiante tanto para poder traer las materias indispensables para la vida, como también para atender al pago de sus empleados y demás encargos en el extranjero49.

  • 50 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

38Los padecimientos de la nación portuguesa no terminaban allí, en la extensa lista figuraban: déficit fiscal, endeudamiento interior y exterior, inflación, insuficiente materia prima nacional, estancamiento de la agricultura, inestabilidad de los precios y de los cambios, temor e incertidumbre en los comerciantes50, entre otros.

  • 51 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.
  • 52 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.
  • 53 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

39Al referirse a la situación financiera lusa, el dramatismo dominó la pluma de Benítez: es una cosa que se ve, que se siente, que nadie intenta negar el estado verdaderamente angustioso en que se encuentra la hacienda pública de Portugal51. En opinión del cónsul venezolano, la falta de sosiego y de confianza pública impedían la pronta resolución del desequilibrio económico y financiero del País52. Mientras tanto, las finanzas portuguesas seguían reclamando urgentes cuidados53.

  • 54 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

40La situación monetaria del país tendía a hacerse más compleja, entre otras razones, por la persistencia de dos circunstancias, el aumento de la circulación fiduciaria y el agravamiento de la deuda del Estado con el Banco de Portugal54. En este contexto, resultaba imposible disminuir las importaciones e incrementar las exportaciones. La nación lusa gastaba más dinero del que percibía.

  • 55 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.
  • 56 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

41La vida económica portuguesa – sostenía - estaba ligada a dos factores, la importación del trigo - indispensable para completar el producido en el país que resultaba insuficiente para el consumo - y la importación de combustible55. Se estimaba que Portugal era capaz de producir el trigo que necesitaba para su consumo, pero para ello, debía emplear métodos más perfectos de cultivo y ampliar las áreas de terreno dedicadas a este rubro. Mientras que el carbón podía ser extraído de los suelos lusos56.

  • 57 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.
  • 58 MMREV, 1920, T. II, pp. XV – XVI.
  • 59 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. Nº 15.

42Ciertamente, apuntaba el cónsul venezolano, Portugal no podía vivir de sus industrias porque no contaba con suficientes materias primas, pero sí podía vivir de la agricultura porque su suelo era muy fértil57. Con esta certeza, Benítez procuró conocer las nuevas necesidades de los mercados, los problemas que surgían de las fluctuaciones del cambio y de la crisis de los transportes marítimos58. Y se mostró optimista en torno a las posibilidades de dinamizar el comercio bilateral, Portugal era un pueblo de comercio pujante que necesita[ba] una nueva orientación económica y nuevos mercados para sus productos59.

  • 60 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

43Justificar la conveniencia de incrementar el comercio bilateral fue una meta que el cónsul venezolano se propuso alcanzar, pero para ello, debía superar uno de los más importantes obstáculos, el mutuo desconocimiento que existía entre ambos países. A pocas semanas de su llegada a Oporto, Benítez comenzó a remitir información acerca de los productos que Venezuela podría importar de Portugal, algunos de los cuales son ya ventajosamente conocidos como los vinos de Oporto, y otros, como las conservas alimenticias, que son de muy buena cualidad (sic) y podrían obtenerse a buen precio60, pero también, podrían agregarse a la lista, mondadientes, tapices, aduelas y cereales, etc.

  • 61 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. Nº 11.
  • 62 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

44Venezuela por su parte, podría ofrecer a la nación lusa: café, cacao, azúcar, algodón, tabaco, sarrapia, añil, cocos, plátanos, cereales, legumbres, ganado -caballar, mular, asnal, porcino- maderas, caucho, álamos, olivos, eucaliptus, palisandro, candil, madera rosa, oro, argento, cobre, hierro, plomo, zinc, asfalto, petróleo, carbón mineral, pórfido61, almidón, ajonjolí, alpargatas, batalá, cochinilla, cocuiza, ñongue, vainilla, alfarería, papel, cemento, telas, tejidos, vidrios, fósforos, mantequilla, plumas de garza, entre otros62. En opinión de Benítez, Venezuela poseía ventajas adicionales, excelentes vías y medios de comunicación y posibilidades de recibir a numerosas empresas extranjeras.

  • 63 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. No. 11.

45La realización de este inventario pretendía mostrar posibilidades de negocios que podían concretarse en el futuro. Esta aspiración lo acompañó durante todo el ejercicio de su misión consular, tal fue su convencimiento al respecto que en una oportunidad expresó: yo creo que no ha de perderse el esfuerzo que se haga63. No obstante, los hipotéticos escenarios de intercambio bilateral sugeridos por el cónsul venezolano debieron ser confrontados con una realidad que no podía ser modificada a corto plazo.

  • 64 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.
  • 65 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

46Algunos de los factores que impedían el establecimiento de relaciones comerciales fluidas eran: la falta de comunicación directa, o más frecuente, aunque fuese indirecta, entre los dos países; la depreciación de la moneda portuguesa y su negativo impacto en la adquisición de productos extranjeros; los pocos navíos mercantes disponibles de uno y otro país; la dependencia de buques extranjeros para el comercio exterior; la imposibilidad de Portugal de comprar productos a países con moneda valorizada como Venezuela, la excesiva prudencia y retraimiento de los comerciantes portugueses para emprender negocios64 y finalmente, el significativo papel de las colonias portuguesas -Angola, Mozambique, Guinea, San Tomé, Macao, Islas de Cabo Verde, India, Timor- en el suministro de materias primas a bajos costos65.

  • 66 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

47Venezuela no constituía una prioridad comercial para Portugal, el café, el cacao, los cueros, el algodón, el azúcar, el maíz podían ser suministrados por las colonias lusas. Mientras que los cueros, gomas, carnes congeladas, minerales, bien podría obtenerlas de Brasil o Argentina en menor tiempo y pagando menos fletes. La prioridad de la nación lusa era obtener por todos los medios a su alcance el mayor grado de intensidad en la producción nacional66.

  • 67 No se incluyen en este texto, los estudios realizados en torno al té y las conservas alimenticias q (...)

48Cada vez que una puerta se cerraba, Benítez se empeñaba en abrir varias ventanas. Teniendo plena conciencia de la imposibilidad de materializar una robusta relación comercial con Portugal, el cónsul venezolano dirigió su atención hacia otras alternativas de acercamiento, el impulso de la inmigración portuguesa y la transferencia de conocimientos, técnicas y tecnologías que permitieran realizar ensayos de viticultura en Venezuela67. En el primer caso, se mostró siempre convencido de la pertinencia de incentivar la inmigración lusa. Y cada vez que tuvo la oportunidad enumeró con orgullo, las bondades nacionales, tal como puede apreciarse en el siguiente extracto:

  • 68 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. Nº 11.

el extranjero honesto que llega a Venezuela en busca de trabajo lo encuentra, porque en Venezuela hacen falta brazos para su agricultura y creciente industria. Es pues mayor cada día el número de inmigrantes en Venezuela, siendo la mejor propaganda la que hace el propio inmigrante, de la vida productiva y tranquila que lleva, en régimen de paz y seriedad absolutas68.

  • 69 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.
  • 70 En 1923, Francia, gran importador de vino decidió proteger su producción nacional y limitó su deman (...)

49En el segundo caso, Benítez destacó la significación del vino en la economía portuguesa. Este era un producto de gran tradición y de una indiscutible reputación a nivel internacional69, a pesar de estar sometido a un oscilante mercado70. Por tales razones, el cónsul venezolano quiso mostrar a Portugal no sólo como proveedor de vinos de gran calidad sino también, como generador de conocimientos para el cultivo de uvas y la fabricación de vinos. A tal respecto subrayó en uno de sus informes periódicos:

  • 71 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

la cultura de la viña se halla generalizada en casi todo el territorio (…) constituye la base principal de la agricultura portuguesa. Se ha calculado que (…) posee más de doscientas mil hectáreas de terreno cultivadas y que su producción de vinos licorosos y de mesa puede ir más allá de cuatro millones de hectolitros. Los vinos finos que se fabrican en las zonas de Oporto y de Madeira gozan de fama muy merecida; y en cuanto a los vinos de mesa, tanto blancos como tintos, y verdes [especialidad del norte del país] se fabrican en gran variedad, casi todos aceptables71.

  • 72 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

50 La revisión de las estadísticas de exportación de vinos de Portugal produjo sorpresa en el representante consular venezolano, quien constató que entre 1921-1922, Venezuela sólo había importado 45 litros cada año, lo cual era sin duda una cifra insignificante, teniendo en cuenta que los vinos portugueses y en especial, los vinos finos de Oporto, gozaban de una muy apreciable aceptación y consumo. Tal situación, advertía Benítez, hacía sospechar que gran parte de los vinos que en Venezuela se consumían eran en realidad productos extranjeros que indebidamente se apropian aquella designación72. Por tal razón era urgente incentivar la adquisición directa de los artículos portugueses en el propio lugar de origen y sin necesidad de intermediarios.

  • 73 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.
  • 74 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.
  • 75 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.
  • 76 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

51A partir de entonces, el cónsul venezolano se interesó de una forma casi compulsiva por el cultivo y la fabricación del vino. Entre 1922-1923 redactó un total de 11 informes agrupados bajo el título Apuntes prácticos para el cultivo de la uva y la fabricación de vinos en Venezuela. Su propósito fundamental consistía en reunir observaciones de índole práctica73 a fin de estimular futuros ensayos - serios y metódicos - de vinificación en Venezuela, jamás realizados hasta entonces74. Esta pretensión suponía atender la creación de un viñedo sobre terrenos vírgenes a este género de cultivos75. Sobre el particular, enfatizó que no pretendía restituir los viñedos portugueses en el país sino fomentar su implantación tomando en cuenta las particularidades de los suelos y de las condiciones climáticas nacionales76.

  • 77 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

52Justificó su iniciativa resaltando que consideraba que su labor podría llegar a ser útil para el futuro desenvolvimiento de la agricultura nacional77. En tal sentido, hizo una reflexión contundente sobre la conveniencia de materializar la transferencia de conocimientos - cultivo de uva y fabricación de vinos - en Venezuela bajo la premisa que

  • 78 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

Es de lo más elemental en materia de economía pública, la conveniencia que tiene todo país en disminuir hasta el límite máximo sus importaciones, procurando para ello intensificar la producción nacional hasta el punto de bastarse a sí mismo. Ya se sabe que no es posible llegar a la completa realización de este desideratum, pero es preciso que, por lo menos temporalmente, y cuando ocurran circunstancias anormales, el pueda realizarse; es preciso que ese ideal constituya una constante aspiración nacional. Relacionando estas ideas con Venezuela, que es un país nuevo, no es posible extrañarse de que aún estén por ensayar muchas industrias, y de que sea todavía mucho lo que tiene que aprender de las viejas culturas europeas78.

  • 79 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

53Seguidamente se refirió a las potencialidades de Venezuela respecto al cultivo de la uva y la fabricación del vino. Sobre el particular aseveró que en el país podrían producirse excelentes vinos, debido a la bondad de su clima, la variedad de sus zonas, la extensión y extraordinaria fertilidad de sus terrenos79, entre otros aspectos favorables.

54Con este espíritu el representante consular venezolano inició la recopilación de datos y la redacción de sus notas. Estas vinieron acompañadas de una seria advertencia para los legos en materia de viticultura:

  • 80 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

la circunstancia de que el vino se conozca desde tiempos inmemoriales ha hecho suponer que su fabricación sea cosa fácil y simple, al alcance del viticultor más iletrado. Y así es, en efecto, si por vino se quiere entender el resultado que se obtiene pisando las uvas y dejando fermentar el jugo correspondiente80.

  • 81 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

55La implementación de viñedos en Venezuela debía realizarse a partir del reconocimiento de la ausencia de conocimiento. Un buen productor de vinos, capaz de competir en el mercado mundial no puede ser aquel que no sepa analizar bien la uva y el mosto, apreciar sus elementos componentes, y corregirlos en caso necesario81.

  • 82 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

56En los apuntes prácticos elaborados por Benítez hubo lugar para diversas materias que incluían reflexiones sobre la significación del vino en toda Europa, Estados Unidos y América del Sur; la importancia de la viticultura en Portugal; la preparación conveniente del terreno; los sistemas de plantación; las primeras labores después de la plantación; técnicas para el cultivo, castas, hibridación, injertos, instrumentos, clima, terrenos, formación y organización de los viñedos, poda, labores complementarias, fabricación de vinos, mecanización del desgranado, pisa de la uva, fermentación, mejoramiento y conservación de los vinos82, entre otras.

57Este compendio de datos, descripciones y comentarios constituyó uno de los aportes más significativos de la gestión del cónsul venezolano porque mostró con hechos que el acercamiento entre las naciones depende de muchos factores, entre ellos, la capacidad de los miembros del servicio exterior para sobreponerse a las dificultades que les impiden concretar los objetivos que tenían en mente cuando comenzaron a hacer la maleta para cambiar de destino.

58Poco antes de culminar sus funciones, Benítez envió una comunicación a la Cancillería venezolana en cuyos párrafos destacaba que su modesto esfuerzo había servido para que el pueblo y el comercio portugués tuvieran plena conciencia de las magníficas condiciones en las que se encontraba Venezuela no sólo desde el punto de vista de su mercado sino también, en lo relativo a su orden, prosperidad y progreso, consecuencia de una administración juiciosa y previsiva. Después de cinco años de gestiones, Portugal y Venezuela reconocían que sus limitaciones para robustecer el comercio binacional eran circunstancias pasajeras y que el conocimiento de uno y otro país en cuanto a recursos, riquezas y negocios se habían ampliado exponencialmente. Sólo era necesario hallar el contexto propicio para fomentar los nexos comerciales.

3 - Supresión del Consulado de Venezuela en Oporto, 1925

59El 15 de diciembre de 1924, el Canciller venezolano, Pedro Itriago Chacín recibió una misiva rubricada por Cristóbal Benítez sugiriendo la supresión del Consulado de carrera de Venezuela en Oporto.

  • 83 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1924, Exp. Nº 5.

60Los argumentos expuestos por el representante consular venezolano fueron contundentes, irrefutables y perfectamente comprendidos por el gobierno nacional: la difusión de las potenciales áreas de intercambio entre ambas naciones no se ha traducido en un aumento del comercio bilateral. Portugal enviaba ocasionalmente a Venezuela, vinos y excepcionalmente conservas y palitos de dientes, estas remisiones las hacía como mercancías de tránsito, por Ámsterdam o Burdeos; pero en cambio Venezuela no podía introducir nada en la nación lusa porque el café, el cacao, el azúcar, el ganado, los cueros eran adquiridos por Portugal directamente de Brasil, Argentina y de sus colonias, por ende, los fletes les resultaban más baratos que lo que debía pagar por los artículos venezolanos; no existían líneas directas de vapores entre los dos países y no había posibilidad de establecerla; debido a la angustiosa situación financiera de Portugal, el gobierno se había visto obligado a adoptar un sistema proteccionista - prohibición de importación de muchos productos extranjeros e incremento de los impuestos -; la desvalorización de la moneda lusa colocaba a Portugal en una desventajosa situación con respecto a Venezuela que aún conservaba su patrón oro y el valor de su moneda estaba a la par del dólar83.

61Por los motivos antes expuestos, Benítez subrayó que el interés que representaba para Venezuela el Consulado de Carrera en Oporto era muy pequeño y que la gravedad de la situación económica portuguesa afectaba dramáticamente el normal funcionamiento de su Servicio Exterior. Para el año 1924, la Legación de Portugal en Caracas había sido suprimida, por razones de presupuesto.

62Después de esta cuidadosa evaluación, Cristóbal Benítez propuso la creación de un Consulado General de Carrera en Marsella, este tendría jurisdicción sobre algunas regiones del sur de Francia y una parte del Centro. Esta decisión se traduciría en múltiples ventajas comerciales para Venezuela, dada la existencia de transporte directo entre La Guaira y Marsella y la estratégica posición geográfica del lugar:

  • 84 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1924, Exp. Nº 5.

Marsella es un centro de atracción comercial mucho más interesante para Venezuela que Oporto. Y es en esa virtud que me permito proponer (…) la extinción del Consulado de Carrera en Oporto, que podría ser servido por un Cónsul honorario, y la creación a su vez del Consulado General de Carrera en Marsella, en cuyo desempeño yo trabajaría tenazmente por dar resultados prácticos a nuestra querida Patria, y, desde luego, sabría defender en toda ocasión la obra de rehabilitación nacional tan patrióticamente dirigida por el Benemérito General Don Juan Vicente Gómez84.

  • 85 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1924, Exp. Nº 5.

63Las apreciaciones del cónsul venezolano fueron consideradas por el gobierno nacional y siete meses después, el 7 de julio de 1925, el Consulado de carrera de Venezuela en Oporto fue suprimido formalmente. Pocos días después, Benítez tomaba un vapor español que lo conduciría a Cádiz85.

64El 7 de agosto de 1925, el cónsul saliente, Cristóbal Benítez remitía al Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Pedro Itriago Chacín, el acta de entrega del Consulado que desde entonces quedaría a cargo de Norberto Zagallo Ilharco, antiguo Vicecónsul ad honorem de la República, quien en

  • 86 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1924, Exp. Nº 5.

el sentido riguroso del término [era] un verdadero caballero, hombre inteligente y activo, de situación preponderante en el comercio de dicha ciudad, poseedor de fortuna apreciable, [interesado] (…) por nuestro país y (…) es buen amigo de Venezuela y de su Gobierno86.

Bibliographie

Fuentes primarias impresas

Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela (Libro Amarillo) Caracas, Tipografía Americana, 1920, (1919), Tomo II.

Gaceta Oficial. Caracas, Nº 13.687 del 19.02.1919.

Gaceta Oficial. Caracas, Nº 14.125 del 29.07.1920.

Fuentes primarias

AHMPPRE, Dirección de Administración/Dirección de Consulados, Portugal, 1920, Exp. 5.

AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. Nº 11.

AHMPPRE, Dirección de Política Económica-Comercial, Portugal, 1921, Exp. Nº 55 (72).

AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1921, Exp. 74.

AHMPPRE, Dirección de Administración/Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. 7.

AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. 64.

AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. Nº 15.

AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

AHMPPRE, Dirección de Administración/Dirección de Consulados, Portugal, 1925, Exp. 10.

AHMPPRE, Dirección de Administración/Dirección de Consulados, Portugal, 1925, Exp. 11.

Fuentes hemerográficas

MOLINA, Pedro María. «Dr. Cristóbal Benítez (1887-1945)», in: Boletín del Archivo Histórico, Año 8, Julio-Diciembre 2009, Nº 14, Universidad de los Andes, Mérida. Venezuela. En: http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/31107/1/articulo6.pdf. Consultado: 28/07/2015.

RUIZ CHATAING, David. «Cristóbal Benítez: escritor político durante la hegemonía andina», in: Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Caracas, Academia Nacional de la Historia, T. LXXXVIII, Enero-Marzo de 2005, N° 349. pp. 125 – 137.

Notes

1 Gaceta Oficial. Caracas, Nº 14.125 del 29/07/1920; Gaceta Oficial, Caracas, Nº 14.126 del 30/07/1920.

2 Falleció en Madrid en el ejercicio de sus funciones como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Venezuela en España en el año 1945. Fuentes para la biografía del personaje, Cf.: MOLINA, Pedro María. «Dr. Cristóbal Benítez (1887-1945)», in: Boletín del Archivo Histórico, Año 8, Julio-Diciembre 2009, Nº 14, Universidad de los Andes, Mérida. Venezuela. En: http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/31107/1/articulo6.pdf. Consultado: 28/07/2015; RUIZ CHATAING, David. «Cristóbal Benítez: escritor político durante la hegemonía andina», in: Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Caracas, Academia Nacional de la Historia, T. LXXXVIII, Enero-Marzo de 2005, N° 349. pp. 125–137.

3 Archivo Histórico del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores (En adelante: AHMPPRE), Dirección de Política Económica-Comercial, Portugal, 1921, Exp. Nº 55 (72).

4 Rector de la Universidad de los Andes (1933-1934), Individuo de número de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales (1933) y de la Academia Nacional de la Historia (1940). En: http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/31107/1/articulo6.pdf. Consultado el 24.07.2016.

5 BENÍTEZ, Cristóbal, Los horizontes de la política. Caracas, Imprenta Bolívar, 1925.

6 BENÍTEZ, Cristóbal, Apuntes prácticos para el cultivo de la viña y la fabricación de vinos en Venezuela. Oporto, Papelaria e Tipografía Académica, 1924. Esta obra refleja el contenido de los informes enviados a la Cancillería venezolana durante su permanencia en Oporto.

7 Memoria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela (Libro Amarillo) (En adelante: MMREV). Caracas, Tipografía Americana, 1920, T. II, p. V.

8 MMREV, 1920, T. II, p. V.

9 MMREV, 1920, T. II, pp. XII-XIV.

10 La Dirección de Política Comercial fue creada por decreto Ejecutivo, el 28/02/1919. Objetivos: recolectar datos sobre la vida económica y mercantil suministrados por Consulados y Legaciones, preparar informes sobre cambios económicos, mercantiles o fiscales, condiciones de navegación, convenios y leyes que pudieran afectar la situación del comercio nacional o económico – mercantil; notificar cualquier información que pudiera incidir en la creación, reforma o eliminación de Consulados; organizar la propaganda internacional de productos y recursos positivos y probables venezolanos. MMREV, 1920, T. II, pp. VI-VII.

11 Este cargo fue creado en 1919. El 19/02/1919 fue nombrado José Santiago Rodríguez como Agente de Venezuela en Misión Especial, quien debía estudiar las condiciones del comercio internacional y las comunicaciones marítimas en Estados Unidos y Europa.

12 Este cargo fue creado el 10/01/1919.

13 MMREV, 1920, T. II, p. XXXVII. El cargo fue restablecido el 23/07/1919. César Zumeta fue designado para desempeñarlo.

14 Así lo demandaba el Art. 50 del Servicio Exterior Consular. Información requerida: riquezas, medios y comunicaciones, ubicación geográfica, comercio interior y exterior, introducción de capitales y políticas de inmigración, entre otras.

15 MMREV, 1920, T. II, pp. XII – XIV y XXXVII.

16 MMREV, 1920, T. II, pp. VI-IX. El Directorio Comercial era una publicación que se nutría de la información suministrada por las representaciones consulares de Venezuela en el exterior. Los datos recopilados eran difundidos entre los sujetos e instituciones involucrados con las actividades comerciales de Venezuela.

17 MMREV, 1920, (1919), T. II, p.VII.

18 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1920, Exp. Nº 3.

19 MMREV, 1920, T. II, pp. VI-IX.

20 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. Nº 11.

21 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

22 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

23 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

24 RUIZ CHATAING, David. «Cristóbal Benítez: escritor político durante la hegemonía andina», in: Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Caracas, Academia Nacional de la Historia, T. LXXXVIII, N° 349, Enero-Marzo de 2005, pp. 125–137. (p. 126).

25 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. No. 11.

26 MMREV, 1920, T. II, pp. XII – XIV.

27 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. No. 11. La circular tiene fecha 24 de julio de 1921.

28 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. No. 15.

29 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

30 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

31 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. Nº 15.

32 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

33 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. No. 15.

34 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. No. 15.

35 «Recepción académica del Dr. Alejandro Urbaneja Achelphol». Boletín de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, Caracas, T. XVI, Nº 3 y 4, Junio - Diciembre de 1951. En: http://acienpol.msinfo.info/bases/biblo/texto/boletin/1951/BolACPS_1951_16_3_4_3-35.pdf. (8 de agosto de 2015).

36 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

37 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

38 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

39 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

40 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

41 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

42 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

43 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

44 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

45 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

46 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. Nº 15.

47 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

48 “La Libra valía antes de la guerra cuatro Escudos y medio y vale hoy ciento veinte y ocho Escudos”. AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

49 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

50 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

51 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

52 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

53 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

54 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

55 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

56 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

57 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

58 MMREV, 1920, T. II, pp. XV – XVI.

59 AHMPPRE, Dirección de Consulados y de Contabilidad, Portugal, 1922, Exp. Nº 15.

60 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

61 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. Nº 11.

62 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

63 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. No. 11.

64 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

65 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

66 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1921, Exp. Nº 7.

67 No se incluyen en este texto, los estudios realizados en torno al té y las conservas alimenticias que mencionamos en el resumen de nuestra propuesta. La razón fundamental es que no encontramos suficiente información durante la realización de la investigación.

68 AHMPPRE, Dirección de Consulados y Contabilidad, Portugal, 1921, Exp. Nº 11.

69 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

70 En 1923, Francia, gran importador de vino decidió proteger su producción nacional y limitó su demanda del producto. Mientras que Brasil incrementó en los últimos meses de 1923 su consumo de vino portugués. AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

71 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

72 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

73 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

74 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

75 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

76 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

77 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

78 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

79 AHMPPRE, Dirección de Política Económica, Portugal, 1922, Exp. Nº 64.

80 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

81 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

82 AHMPPRE, Dirección de Política Comercial (Económica), Portugal, 1923, Exp. Nº 45.

83 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1924, Exp. Nº 5.

84 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1924, Exp. Nº 5.

85 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1924, Exp. Nº 5.

86 AHMPPRE, Dirección de Administración / Dirección de Consulados, Portugal, 1924, Exp. Nº 5.

Auteur

Prof. Dr. Doctorado Univ. Católica Andrés Bello; Investigadora, Archivo Histórico de la Casa Amarilla, Cancillería de Venezuela

© Publicações do Cidehus, 2017

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search