Version classiqueVersion mobile

La Península Ibérica, el Caribe y América Latina

 | 
António de Abreu Xavier

Parte I - Entre el arte, la ciencia y la técnica

La Exploración Chaffanjon - Morisot a las fuentes del Orinoco (1886-1887)

Intereses globales y agendas personales de una expedición

Álvaro García-Castro

Résumé

Efectuada entre 1886 y 1887, por el explorador francés Jean Chaffanjon y su compatriota, el pintor Auguste Morisot, por encargo del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de Francia, la expedición para descubrir las fuentes del Orinoco está enmarcada por la gran actividad colonialista, expedicionaria y de “descubrimientos” impulsada desde Europa en el siglo XIX hacia otras regiones. Estos dos personajes no sólo iban en busca de conocimiento científico y beneficios económicos para su país, sino que ambos perseguían metas particulares y la gloria personal. La combinación de estos intereses oficiales y personales llevó a entretejer intrigas en los círculos científicos y a motivar publicaciones novelescas causando gran revuelo en su momento, revuelo que brindó al explorador Chaffanjon la satisfacción de alcanzar la fama, el honor y los beneficios pecuniarios que anhelaba y al joven artista Morisot lograr una hazaña que le abriría un puesto en la sociedad de su tiempo y le otorgaría méritos suficientes para ser aceptado en el entorno social que le interesaba.

Texte intégral

Introducción

1En la Europa del siglo XIX, la apetencia de recursos básicos y mercados para los productos manufacturados con ellos, generó una gran actividad colonialista, expedicionaria y de «descubrimientos», apoyada por los gobiernos e instituciones de los países desarrollados y dirigidas a todos los continentes, especialmente África, Asia y América. En muchos casos, la motivación oficial solía ser asistencial, la conversión de paganos o los aportes al conocimiento natural y geográfico. Los eventos más significativos y espectaculares fueron, sin duda, las expediciones a lugares remotos para lograr importantes aportes cartográficos que aspiraban a llenar los vacíos aun existentes en los mapas y que contaban con el apoyo logístico y financiero de grandes instituciones oficiales y privadas. A fines de ese siglo, un ejemplo de ello, por las necesidades que la originaron, las expectativas que se crearon y el éxito aparente de sus resultados, fue la expedición para descubrir las fuentes del Orinoco. Efectuada entre 1886 y 1887 por el explorador francés Jean Chaffanjon, que ya había visitado la región con anterioridad y todavía habría de hacerlo una tercera vez, y su compatriota, el pintor Auguste Morisot, por encargo del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de Francia. Pero el audaz aventurero y su compañero, en realidad, no sólo iban en busca de conocimiento científico y beneficios económicos para su país, sino que ambos perseguían metas particulares y la gloria personal; especialmente en el caso de Chaffanjon, quien lo conseguiría aun a costa de la veracidad científica que pretendía perseguir. Al final se atribuyó falsamente la llegada a las fuentes del río Orinoco, describiendo con gran lujo de detalles el lugar y nombrando cadenas de montañas y picos en honor de las grandes personalidades de las ciencias geográficas francesas. Después de su triunfal regreso, los libros de geografía incorporaron su “descubrimiento”, fue colmado de honores y reconocimientos, siendo admitido en el seno de las sociedades geográficas y científicas más importantes de Francia y sus conferencias y artículos dieron origen a la publicación del relato de la misión, que se convirtió inmediatamente en un éxito de librería. Basándose en este libro, escrito de forma muy escueta y «científica», con descripciones etnográficas interesantes, pero sazonado de anécdotas en las cuales su autor jugaba siempre un papel relevante, el escritor Julio Verne llevó a cabo su obra de ficción El Soberbio Orinoco, traducido a innumerables idiomas y convertido pronto en una novela clásica del género. Gracias a todo esto, Chaffanjon gozó de fama y prosperidad y posteriormente recibió importantes encargos por parte del gobierno francés, que lo llevaron a organizar varias expediciones en América y Asia, instalándose finalmente como colono en el sureste asiático hasta su muerte en 1915. No obstante, su compañero, que permaneció siempre en la sombra, vio igualmente en la expedición la forma de obtener sus propios objetivos personales, que también llegaría a conseguir. Este otro miembro de la expedición, apenas mencionado por Chaffanjon en sus escritos era el pintor lionés Auguste Morisot. Su caso era diferente, pues no era un científico en ninguna disciplina, apenas un joven artista que, enamorado sin esperanzas de una joven de familia pudiente, vio la expedición como un medio de ganar méritos y lograr así ser aceptado en el seno de aquélla; así como Chaffanjon perseguía la gloria, honores y beneficios pecuniarios, él lo hizo inicialmente para lograr una hazaña que le abriría un puesto en la sociedad de su tiempo y le otorgaría méritos suficientes para ser aceptado en el entorno social que le interesaba.

1. Contexto histórico europeo

2La expedición misma, las expresiones y comentarios que vamos a encontrar en las obras y trayectorias de ambos franceses son todas, fruto de la formación y de las influencias recibidas para el momento de escribirlas; evidentemente, producto de su época. Es lógico, por lo tanto, que las circunstancias y el momento histórico de su país, se reflejen en sus conductas y escritos. Auguste Morisot y Jean Chaffanjon, pues, nacen y se forman en el crítico período que transcurre entre la decadencia y caída del II Imperio Napoleónico y el inicio y la consolidación de la III República Francesa. La caída de Napoleón III en 1871, dará paso en Francia a la república organizada por los nuevos sectores burgueses y que durará hasta la Segunda Guerra Mundial, conocida ésta última como la «República oportunista», en el período que va desde 1876 hasta 1898. En el resto de Europa, la derrota del último emperador tuvo también como resultado la reafirmación y consolidación de los principios liberales que van a motorizar más tarde la adopción del sistema democrático y parlamentario en las grandes potencias. El hecho más significativo es la unión del Imperio Alemán, que pasa a ocupar la posición dominante, mientras Inglaterra, por su parte, avanza inexorable hacia su gloriosa época victoriana. Todo ello inmerso dentro de un enorme desarrollo económico, ávido de obtener materias primas que sólo se hallaban en los lejanos y exóticos territorios de ultramar. Pero Francia ha tenido que pasar por el trauma de la derrota, la desaparición del imperio y un incómodo tratado con Alemania que impone sus condiciones a la nueva república, que queda marginada del resto del continente por efecto de los tratados firmados. Aunque por otras razones, lo mismo ocurre con Inglaterra, que voluntariamente se distancia del continente para concentrarse en sí misma, en su prosperidad creciente y en su inmenso imperio colonial ultramarino.

  • 1 BARRACLOUGH, Geoffrey, The origins of modern Germany. New York, W. W. Norton & Co., 1984.

3La república francesa, democrática y liberal, que a pesar de que se ha quedado aislada de Europa por el sistema de alianzas que une al Imperio Alemán a las demás potencias monárquicas y conservadoras, comparte, no obstante, la ideología y moral dominantes, que se basan en el modelo europeo occidental como ideal histórico que «debe» ser impuesto a los demás pueblos del mundo a modo de cruzada civilizatoria hacia otras sociedades, consideradas inferiores. La supremacía material se asume sin discusión como expresión de la superioridad espiritual: el hombre blanco europeo «superior» al resto del mundo, negro, pardo o amarillo; Europa se autoimpone la misión de rescatar de la barbarie y el paganismo a los pueblos atrasados... mientras explota sus recursos, aprovechándose de ese atraso1.

  • 2 En el Club Alemán de Ciudad Bolívar, el pintor ni se les acerca y se priva voluntariamente del plac (...)

4Es la nueva era de descubrimientos, exploraciones, conversiones y búsqueda de recursos y materias primas que van a mantener viva la llama del desarrollo europeo. El romanticismo, a su vez, se mantiene como un motor de voluntades, aspiraciones y deseos, motivando a muchos jóvenes a lanzarse a lo desconocido. El mundo se inunda de viajeros, misioneros, exploradores y educadores europeos que recorren el planeta y llegan hasta donde no se había llegado antes y muchos de aquéllos serán franceses. Todo ello se reflejará en la actitud de los expedicionarios. No es de extrañar, pues, que habiendo vivido esta importante transición, los jóvenes expedicionarios, en especial el artista, expresen un patriotismo, una precoz firmeza de convicciones políticas acordes con los tiempos en los que viven, un orgullo y un aire de superioridad de ser franceses y europeos ante ese mundo salvaje y desconocido2. Cuando en 1886 los expedicionarios salen del puerto de Saint Nazaire rumbo al Nuevo Mundo, hay una nueva sensación de que el futuro es promisorio, que le esperan a Francia años de prosperidad y de que vale la pena ser francés. Francia ha ayudado a Inglaterra a ganar la guerra con China y, mediante el tratado de Tsien-Tsin, se convierte en dueña virtual de Indochina y los demás territorios cercanos serán pronto anexados; está sumida en la efervescencia de una reacción nacionalista y expansionista. También ha concluido la Conferencia de Berlín, convocada por la Alemania Imperial de manos de su canciller de hierro: Otto von Bismarck. En esta reunión se proyectó el reparto de Africa entre los países europeos, bajo normas internacionales que buscaban evitar los conflictos entre ellos y al mismo tiempo los beneficiaran a todos. Francia ocupará parte del territorio africano, seguida por Inglaterra, Bélgica, Alemania, España, Portugal e Italia. Los años anteriores al viaje son también de gran importancia para el futuro de su país: la República se hace cada vez más radical y progresista y los sectores monárquicos y conservadores, apoyados por el clero, han quedado definitivamente derrotados.

  • 3 HOBSBAWM, Eric, La Era del imperio, 1875-1914. Buenos Aires, Editorial Planeta, 2001.

5Al regreso de los expedicionarios de su aventura en la América tropical, su país ha creado la Unión Indochina, formada por los protectorados de Camboya, Annan y Tonkín y la colonia de Indochina, a los que en 1893 se les agrega Laos. Al entrar el siglo XX, los mayores imperios coloniales son el inglés y el francés. Esta segunda revolución industrial que se extendía por toda Europa, significó para Francia una era de prosperidad sin límites. El teléfono se había inventado en 1876, mientras que la fotografía, invento francés, desde 1820, ponía el registro de imágenes al alcance de cualquiera3.

6Europa está también inundándose de nuevas ideas: Nietzche ha publicado su Zaratustra y prevalecen conceptos que hablan del hombre superior y del valor de la aventura y del derecho de someter a los más débiles. Se escucha por doquier la música de Wagner y Berlioz, con su Sinfonía fantástica se une, con Debussy entre otros, para dar un aire épico, de epopeya naturalista, a la época que se abre al nuevo siglo. En la pintura hay también nuevos nombres y movimientos: Cézanne, Gaughin, Van Gogh.

  • 4 MORISOT, Diario, 11/02/1886.

7También estaba en proceso la mayor hazaña tecnológica de la época: la apertura del canal de Panamá, cuyas exploraciones y trabajos fueron inicialmente llevadas a cabo por ilustres franceses como el explorador Luis-Napoleón Bonaparte-Wyse, el ingeniero Armando Rèclus, hermano del geógrafo Eliseo, admirado y leído por Morisot y por supuesto, Fernando de Lesseps, quien cerraba entonces con broche de oro una trayectoria que había iniciado con la apertura del Canal de Suez, presidiendo por entonces la afamada Sociedad de Geografía francesa. En el barco que lo llevó a América, Morisot compartió con los ingenieros y funcionarios que Francia enviaba a Panamá, y que lo envidiaban por su aventura, que tendría lugar en una región menos insalubre que las selvas de Darién4.

  • 5 MORISOT, Diario, 27/03/1886.
  • 6 MORISOT, Diario, 07-14/01/1887.

8Los franceses de fines del siglo XIX y principios del XX se desenvuelven, pues, en este ambiente triunfalista y de superioridad que marcará el ritmo de sus andanzas en el resto del mundo. No debe extrañarnos, pues, el vigoroso nacionalismo de Morisot, que se hace presente en cada momento de su viaje; sólo igualado por el profundo amor que sentía por Pauline. Ya desde que puso pie en Caracas, se quitaba el sombrero y saludaba fervoroso las banderas francesas que encontraba a su paso5. Bien dice el pintor en su Diario que ambos sentimientos son los principales soportes de su espíritu en los difíciles momentos por los que le tocó pasar. Igualmente comprensible es la actitud que toma frente a la situación de subdesarrollo que encuentran ambos a su paso por el Orinoco y que, como tantos otros antes y después que ellos, les resulta incomprensible, motivada por la indolencia de los «nativos» rodeados de recursos desaprovechados, a quienes los europeos como ellos vienen a «salvar» de su barbarie. Francia es, naturalmente, el epítome de la civilización y el paradigma de todo ser humano sensato6.

9La ciudad donde ambos exploradores se conocerán, Lyon, era entonces, como ahora, la segunda de Francia y la primera industrial. Fundada por los romanos en el año 33 A.C. en la confluencia de los ríos Ródano y Saona, centro comercial por excelencia, a partir del siglo XVII era ya sede de grandes fábricas, palacios, fundiciones, muelles. La manufactura de la seda, introducida en la época de Luis XI, la convirtió en un centro textil de primer orden y a principios del siglo XIX se produjo allí una revolución en las técnicas del hilado de la seda, principal rubro de la industria lionesa: se inventa el telar Jacquard, que acelera el proceso, especialmente en la elaboración de tejidos de colores. A mediados de ese siglo, la mitad de los telares de Francia estaban en Lyon y allí es donde Chaffanjon intentará cosechar beneficios económicos. Al amparo de esa prosperidad, surge una nueva y poderosa clase social: los empresarios, comerciantes e industriales relacionados con el comercio, la manufactura y la exportación de textiles y sederías y es en una de estas familias donde Morisot intentará integrarse, en pos de una inspiradora joven que va a motivar su futuro.

2. Una Venezuela pro-europea y francófila

  • 7 DÍAZ SÁNCHEZ, Ramón, Guzmán: Elipse de Una Ambición de Poder. Caracas, Edime. 1969.

10Para la fecha de esta expedición a las fuentes del Orinoco, Venezuela en pleno se encuentra en el período que la historiografía nacional ha denominado «guzmancista», la etapa signada por la hegemonía de Antonio Guzmán Blanco, quien ha ocupado el poder, directa o indirectamente, desde 1870. Por coincidencia, durante su estancia en Caracas, ambos expedicionarios serán testigos de su vuelta al poder para el último período presidencial (1886-88). Para ese entonces, el país ha conocido 16 años de lo que puede llamarse progreso, después de haber salido de la sangrienta Guerra Federal (1859-1863), donde Guzmán tuvo destacado papel, siendo a él a quien le correspondió terminar el conflicto mediante el tratado de Coche (24-4-1863). Llamado «el Autócrata civilizador», el «Ilustre Americano», durante sus gobiernos y los interregnos en los cuales gobernaron por él sus más fieles compañeros de armas, se crearon en Venezuela nuevas instituciones y obras materiales: el Registro público; el matrimonio civil; la educación pública; los censos demográficos y la Iglesia separada del Estado. En el aspecto de las comunicaciones, el país fue enlazado mediante carreteras, puentes, vías férreas, telégrafo y electricidad. Se construyeron teatros, se inauguraron el Capitolio Federal y el Panteón Nacional; en general, hubo un fomento de las artes y la educación. Pero lo más interesante era el declarado aspecto francófilo de todo este proceso. Francia era el modelo de progreso elegido y de Caracas se llegó a decir en algún arrebato pasajero, que era algo así como el París del Caribe, no en balde Morisot se sorprende gratamente de encontrar en Caracas todos los adelantos técnicos del momento y una predisposición favorable hacia todo lo francés. La predilección por Europa de Antonio Guzmán Blanco databa desde 1863, cuando, apenas terminada la Guerra Federal, fue nombrado por su propio Congreso Ministro de Relaciones Exteriores y enviado al Viejo Continente a negociar un empréstimo que iniciaría la recuperación de la castigada economía venezolana. Hasta el final de sus días, pues murió en París, Guzmán Blanco procuró residir en la capital francesa el mayor tiempo posible, sobre todo a costa del erario nacional. Una de sus hijas llegó incluso a contraer matrimonio con un miembro de la nobleza, el Duque de Morny7.

  • 8 MORISOT, Diario, 23/05/1886.
  • 9 HARWICH V., Nikita, «Gobiernos de Joaquín Crespo», en: Diccionario de Historia de Venezuela. Caraca (...)

11La República francesa estaba entonces, como hemos visto, en pleno apogeo y expansión y era natural que Guzmán Blanco la tomara como modelo a imitar, de ahí los comentarios que hace Morisot acerca del amor de Venezuela por Francia y las ventajas que esta nación tendría si se decidiera a invertir seriamente en aquélla como sí lo hacían Inglaterra y Alemania8. Aquéllos períodos en los cuales Guzmán Blanco no gobernó directamente al país, fueron ocupados por hombres de su entera confianza, como Francisco Linares Alcántara y Joaquín Crespo, de quienes volvía a recibir la presidencia al finalizar sus períodos respectivos9. La Misión Chaffanjon-Morisot para descubrir las fuentes del Orinoco arriba a Venezuela al final del interregno que Guzmán pasó en París, entre el Quinquenio (1879 -1882) y el Bienio (1886-1888). El presidente era entonces Joaquín Crespo, quien recibe cordialmente a los expedicionarios franceses, a los que proporciona salvoconductos y honores, reconociendo las ventajas científicas y económicas que puede traer para Venezuela esta expedición. El ambiente era propicio para cualquier iniciativa francesa en territorio venezolano y gracias a las recomendaciones y condecoraciones otorgadas, se les abrirían a los expedicionarios todas las puertas para el feliz desempeño de su cometido. Desde gobernadores de Estado y Territorios Federales, hasta humildes comisarios en el Alto Orinoco, todos honraron el apoyo ofrecido por el gobierno venezolano a los dos intrépidos exploradores.

3. Objetivos y circunstancias de la expedición

  • 10 MICHELENA Y ROJAS, Francisco, Exploración Oficial por la primera vez desde el Norte de la América d (...)
  • 11 GARCÍA-CASTRO, Alvaro, «Díaz de la Fuente, Apolinar», en: Fundación Polar. Diccionario de Historia (...)
  • 12 CHAFFANJON, Jean, El Orinoco y el Caura. Caracas, Fundación Cultural Orinoco. Traducción de Joelle (...)

12El descubrimiento de las fuentes del Orinoco había sido ya objeto de expediciones en el siglo XVIII, durante el Período Hispánico. El lugar más cercano a ellas al que había llegado expedición alguna era el raudal de Guaharibos, así denominado porque marcaba el límite a partir del cual habitaba una nación de guerreros y supuestos antropófagos, que mantenía alejados a todos los intrusos10. Este sitio había sido alcanzado el 11 de abril de 1760 por el teniente y comisario de límites Apolinar Díez de la Fuente, quien encabezaba la segunda expedición que el comisionado de la Expedición de Límites, José Solano y Bote, había enviado para descubrir las cabeceras del Orinoco y el curso del brazo Casiquiare, erigiendo fortificaciones en sitios estratégicos de esa ruta11. Llegar a las fuentes del Orinoco, según consta en sus propias palabras en la primera página de su libro12, era también un objetivo de Jean Chaffanjon ya desde la época de su primera expedición a Venezuela, que llevó a cabo entre el 24 de noviembre de 1884 y el 5 de mayo de 1885. En esta ocasión, el explorador francés recorrió el Orinoco hasta Caicara y penetró en el río Caura hasta Canaracuni, en sus cabeceras, donde finalizó la expedición al entrar en conflicto con los indígenas mientras, imitando a su compatriota Jules Crévaux, intentaba el saqueo de un cementerio. De regreso en París, el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes le vuelve a encomendar otra expedición, esta vez más ambiciosa: la exploración científica y geográfica de la cuenca del Orinoco. Chaffanjon, entonces con 31 años, se proponía realizar en la región:

  • 13 CHAFFANJON, 1989 [1889]: p.1.

...todos los estudios antropológicos, zoológicos y botánicos que me fueran posibles y, desde otro punto de vista, estudiar las relaciones comerciales que se pudieran establecer y ver si la industria y el comercio francés pudieran tener allá su salida. Es en efecto, creando nuevas relaciones, y estableciendo una corriente de exportación e importación bastante considerables que podemos inaugurar una nueva era de prosperidad. A la política colonial de conquista, es necesario que le siga la política de influencia comercial: sólo así nos desarrollaremos y llegaremos a reconquistar el rango comercial que hemos perdido desde hace algunos años13.

  • 14 Años después, en 1910, Morisot escribió al margen de su Diario: «!Pobre estudiante e ignorante pint (...)

13Para él los objetivos de la expedición no podían estar más claros. No obstante, había también otros objetivos más personales, una agenda oculta que la misión debía conseguir para ambos expedicionarios: Chaffanjon aspiraba en primer lugar, a la Legión de Honor y a cualquier otro reconocimiento útil para abrirse paso en el mundo académico y social francés. Pero tenía también otros intereses más mundanos e inmediatos que se reflejarán en las reuniones de negocios que llevará a cabo en Caracas y Ciudad Bolívar con los principales comerciantes de oro de Venezuela, los Liccioni, los Pinelli y sus asociados. Sin embargo, éste no era un proyecto conjunto: el explorador excluye totalmente al artista de sus actividades «privadas», es decir, de negocios, que ocupan la mayor parte de su tiempo. En algunas ocasiones, sin embargo, especialmente en Caracas, el pintor sí asiste a reuniones en las que sólo se habla de negocios y dinero, especialmente de minas de oro y el joven se resiente de lo que considera meras frivolidades14. Su ambición apunta en otra dirección, pues Morisot, a su vez, buscaba reconocimiento y méritos para ingresar a una categoría social más elevada en su ciudad natal. En el caso de esta misión en particular, además de los levantamientos cartográficos, el descubrimiento de las fuentes del Orinoco, la documentación del evento y de los especímenes que habrían de recolectarse, había varios objetivos adicionales que los exploradores pensaban conseguir para sí. El primero era la publicación de un libro ilustrado, el segundo, era un ciclo de conferencias remuneradas y el menos explícito pero quizás el más importante económicamente hablando, la obtención de ilustraciones que debían servir de fuente e inspiración para los diseñadores de los estampados de la industria de la seda de Lyon. Esta parte de la misión era estrictamente comercial y personal, y no aparece, por supuesto, en los textos emanados del Ministerio de Instrucción Pública ni se menciona tampoco en el libro que posteriormente publicaría Chaffanjon. Es natural que éste, quien conocía el entorno económico de Lyon y ya había estado en la región guayanesa en su primer viaje, advirtiera las posibilidades de transformar parte de los hallazgos de la futura misión en beneficios económicos, concretamente en la forma de diseños florales que supuestamente se pondrían de moda al regreso de la expedición.

Ruta de la expedición en Venezuela

Ruta de la expedición en Venezuela

Fuente: Mapa didáctico modificado por el autor

  • 15 CHAFFANJON, Jean y Auguste MORISOT, Acuerdo notariado. Caracas, Fundación Cisneros (FC), Fondo Mori (...)
  • 16 MINISTERIO de Instrucción Pública de Francia. Nombramiento de Auguste Morisot como Dibujante Oficia (...)
  • 17 La adversa fama de Chaffanjon creó unas expectativas sumamente negativas que afectaron las relacion (...)
  • 18 Ver CHAFFANJON, 1989 [1889].
  • 19 MORISOT, Diario, p.46.

14En cuanto a su condición de ilustrador científico, Morisot ingresa como miembro de la expedición a las fuentes del Orinoco con una misión específica, muy bien determinada por dos instrumentos legales: por una parte, mediante el contrato que firman él y Chaffanjon antes de salir de Francia15 y por la otra, en virtud del nombramiento oficial que le hace el Ministerio de Instrucción Pública16. En su visita a Lyon de 1885, Chaffanjon aspiraba que fuese la Cámara de Comercio de esa ciudad la que costease los gastos del dibujante, gastos que serían resarcidos con creces al regreso, mediante la comercialización de los diseños. Esto, sin embargo, no ocurrió. Chaffanjon no gozaba de buena fama en Lyon; su trayectoria como preparador del Museo de la ciudad había sido interrumpida, al parecer, por motivos dudosos y se le tenía por hombre de pocos escrúpulos; amigos y personas de prestigio le advirtieron al pintor que su vida corría serio peligro si la ponía en manos del antiguo maestro y preparador17. Al final, la Cámara de Comercio de Lyon, que en principio habría aceptado e incluso hecho pública la convocatoria, declinó a última hora la propuesta y así, Chaffanjon se encontró con que debería correr él mismo con los gastos y honorarios del pintor. Así estaba la situación, en forma de un impasse aparentemente sin solución, cuando oportunamente Morisot le resolvió al explorador esta disyuntiva, ofreciéndose a acompañarlo sin remuneración alguna. No es de extrañar entonces que éste se apresurara a aceptar. Para Chaffanjon, que había ya recorrido solo el Bajo Orinoco y el Caura en su primera expedición lo que, según su propio testimonio18, casi le cuesta la vida, era indudable la ventaja de poder contar, no sólo con el dibujante indispensable para su proyecto, sino también con un compañero en esta nueva, más larga y peligrosa aventura que iniciaba. Era una oportunidad que no podía dejar pasar: haber contratado a Morisot por sólo los gastos de viaje y la comida significaba obtener muchas ventajas y muy pocos inconvenientes. Morisot reconoció que Chaffanjon, «…se adjudicó un compañero a muy bajo costo.»19

  • 20 MORISOT, Cartas a Appian. FC, FM, IBHAM, Item # 14-H. Ciudad Bolívar. 04/06/1886.

15Morisot llevó a cabo su trabajo según lo acordado: dibujar ejemplares de la flora y la fauna del Orinoco durante el trayecto de su viaje. No obstante, el pintor no se limitó a cumplir estrictamente con esta parte de su contrato, sino que, afortunadamente, dibujó y pintó sin descanso todo tipo de paisajes, personas y situaciones. Para poder trabajar bajo techo en el dibujo de ejemplares complicados o muy delicados, experimentó hasta perfeccionar una técnica especial, que le permitió hacer impresiones al carbón de las plantas (fumée noire) y recolectó numerosos ejemplares en un herbario para su uso personal, separado del que elaboraba Chaffanjon. A mediados de 1886, antes de emprender la travesía en falca por el Orinoco, escribió que ya tenía muchos dibujos de flores, que no llegaron hasta nosotros, y que iba a hacer también dibujos de todas clases, pues quería regresar «con algo.» Además, refiriéndose a lo que había dicho Chaffanjon acerca de enviarlo de regreso a Francia nada más llegara a Ciudad Bolívar, decía que se negaría a hacerlo, pues su trabajo aún no estaba completo20. Esta obra subjetiva y personal complementaría la otra, la obligatoria, de la cual ha sobrevivido apenas una pequeña parte.

4. Intereses privados de Chaffanjon

  • 21 MORISOT, Diario. Nota al margen escrita en 1910. 28/03/1886.
  • 22 Comentando las actividades de Chafanjon en la ciudad: «Allá no se ocupa más que de operaciones come (...)
  • 23 CHAFFANJON, 1989 [1889]: 134-141. Esas páginas incluyen dos ilustraciones a página completa.
  • 24 Ya el 19 de junio Morisot comenta en Diario que habían salido en la época menos conveniente, recono (...)

16Es gracias al diario de Morisot que descubrimos que debajo de la fachada «científica» de la expedición había otros objetivos más mundanos21. Estas actividades colaterales causarían luego serios problemas para el desempeño de la misión a su llegada a Ciudad Bolívar; por los retrasos y demoras sin causa aparente, la navegación por el Orinoco se inicia, incomprensiblemente, demasiado tarde. Chaffanjon no abunda en los motivos, pero surgen serias interrogantes. Efectivamente, no hay una explicación convincente para el retraso con el que los franceses inician la remontada del gran río22. Chaffanjon era un veterano de la zona y sabía perfectamente que la temporada de lluvias empezaría en mayo y duraría hasta octubre. Esto significaba que demorar la partida más allá de mayo, implicaría zarpar en contra de la corriente, el clima y el viento. Como esto era del dominio público, tanto él en su libro, como Morisot en su Diario, hablan de las dificultades que tuvieron para conseguir embarcaciones y tripulación hacia el Alto Orinoco en esas fechas. En su obra, El Orinoco y el Caura, Chaffanjon resumió su estancia de más de dos meses en Ciudad Bolívar en apenas tres páginas, en las cuales dejó un único comentario acerca de las dificultades que encontró, reconociendo que si el general Guadalupe Molina no le hubiera prestado su embarcación y tripulantes, no sabría cuándo habría podido salir23. Era de esperarse que nadie quisiera arriesgar embarcación y hombres en semejante aventura y época; por otra parte, y como consecuencia directa de lo anterior, el costo de un viaje en ese momento era considerablemente mayor que en la temporada favorable24. Chaffanjon había empleado un tiempo precioso en largas conversaciones con los magnates del oro y el comercio de Ciudad Bolívar, tiempo que ya no recuperaría y que le haría cambiar sus planes en varias ocasiones, debido a los plazos y a las condiciones climatológicas y a la misteriosa y súbita falta de recursos, antes tan abundantes.

  • 25 «Allá, en Ciudad Bolívar, en Caracas, Chaffanjon es un hombre muy distinto que aquí, en expedición. (...)

17La incongruencia de estas circunstancias se nota especialmente cuando comparamos la época que ambos pasan en su trayecto desde Francia a Martinica y Caracas, viajando en primera clase y hospedándose en buenos hoteles, o sea, desenvuelta y sin escatimar gastos, con la que les toca vivir desde Ciudad Bolívar, llena de ahorros y privaciones. Ya en esta ciudad debieron alojarse en una pensión y, al final del viaje su residencia fue un depósito de mercancías de su amigo Pinelli. Obviamente faltó dinero para esta etapa, la más importante del viaje de ambos franceses a América. ¿Por qué? No lo sabemos, sólo podemos conjeturar, por los comentarios del pintor, que en la capital guayanesa su compañero perdió, aparentemente, un tiempo precioso en asuntos personales y realizó gastos innecesarios. Chaffanjon estuvo metido en asuntos de negocios e inversiones que no sólo retrasaron su partida, sino que lo dejaron con menos recursos de los que pensaban disponer al principio de su expedición. Sus actividades personales continuaron incluso después de la expedición. El 11 de febrero de 1887, a punto de finalizar su viaje de regreso y mientras esperaban la falca que los llevaría a Ciudad Bolívar, Chaffanjon le propuso a su compañero que, una vez en esta ciudad y dado su estado febril, partiera de inmediato para Francia. Alegaba el explorador que él aun tenía que quedarse unos meses en Ciudad Bolívar, por asuntos de negocios; curiosamente, no parecía tener ninguna prisa en comunicarle personalmente al mundo su «descubrimiento». Morisot accedió gustoso, pues no hallaba cómo decírselo él mismo: a pesar de tantas dificultades y de los momentos de conflicto, le estaba agradecido a aquél por la oportunidad de haber realizado su sueño de participar en una exploración; además, sabía que en Caracas Chaffanjon recibiría los honores que merecía y contaría sus hazañas sin un testigo inoportuno25. Es decir, que es evidente que ya finalizada la expedición, después del 11 de abril de 1887, sí hubo fondos al menos para estas actividades de Chaffanjon, fondos de los que no disponía (o no quiso disponer) antes del 11 de junio del año anterior, lo cual es al menos, desconcertante.

  • 26 MORISOT, Carta a Appian. FC, FM, IBHAM, Item # 14-H. 04/05/1886.

18Un dato hasta ahora ignorado que nos revela el Diario del pintor, directamente relacionado con los proyectos del explorador, es que hubo varios planes en cuanto a la ruta a seguir, planes que fueron modificados in situ sin previo aviso. A principios de mayo de 1886, los planes iniciales y la ruta original de la expedición no eran los que resultaron ser después, especialmente por el retraso y falta de fondos que ya mencionamos. En efecto, dicho proyecto contemplaba, en primer lugar, realizar las colecciones de plantas y animales antes de salir de Ciudad Bolívar, después de su estancia en la hacienda «La Mariquita». El plan original era ir primero al Caura, al hato del general Joaquín Crespo y quedarse allí durante la temporada de lluvias, es decir, dos o tres meses al menos; luego, hacia septiembre, ir a Las Bonitas y visitar los pueblos indígenas, haciendo levantamientos continuos con teodolito, lo cual les llevaría otros dos o tres meses más. Según esto, partirían río arriba a finales de noviembre o principios de diciembre para San Fernando de Atabapo, empleando en el viaje sólo un mes más, puesto que entonces contarían con el viento y la corriente favorables a la navegación y allí pensaban quedarse otros dos meses. Es decir, como escribe Morisot en mayo de 1886, que no partirían hacia las fuentes del Orinoco antes de seis meses, como era lo más sensato, y que no regresarían a Ciudad Bolívar, por lo cual dejarían en el último pueblo todas las cosas que debían enviarse a Francia para no ir cargados con tanto bagaje en la etapa final del viaje a las fuentes. Después de llegar a éstas, entrarían por el Casiquiare, pasando al Río Negro y saldrían al Amazonas, de donde partirían hacia Europa26.

  • 27 CHAFFANJON, «Carta desde Ciudad Bolívar. 28/05/1886 a la Sociedad de Geografía de Francia». Séance (...)

19Pero a fines de ese mismo mes de mayo de 1886, cambian de repente los planes: Chaffanjon informa a la Sociedad de Geografía que se prepara a zarpar para el Alto Orinoco en una pequeña curiara hasta Caicara, el 31 siguiente. Aprovechará este trayecto para hacer el levantamiento topográfico definitivo del Orinoco y recolectar especímenes de plantas e insectos, así como dibujos de los petroglifos. Desde Caicara iban a partir para San Fernando de Atabapo acompañados del general Molina, en una embarcación con veinticinco o treinta remeros armados, que los escoltarían hasta su destino, para evitar cualquier encuentro desagradable con los temidos Guaharibos. Pensaba que para mediados de julio debían llegar a San Fernando de Atabapo, desde donde emprenderían la expedición, subiendo por el Casiquiare hasta el origen del río27. Esto nos confirma que, efectivamente, dentro de los objetivos oficiales de la expedición estaba la exploración del Casiquiare, aunque de hecho, no pasó apenas del punto donde este ramal se separa del Orinoco.

Auguste Morisot en la curiara

Auguste Morisot en la curiara

Foto: Jean Chaffanjon

Fuente: Fundación Cisneros, Fondo Morisot, Caracas

20Por tanto, hubo grandes modificaciones en el itinerario y la duración de la expedición. Los franceses salieron de Ciudad Bolívar ya en plena época de lluvias y tardaron dos meses para llegar apenas a Caicara, donde hubieron de embarcarse con unos traficantes y emplear otros dos meses más en llegar a San Fernando de Atabapo. Tampoco se materializó esa gran expedición armada por el Casiquiare hasta las fuentes.

  • 28 Ya desde el inicio, los franceses se embarcaron en la falca del general Guadalupe Molina, cuyos hom (...)
  • 29 «Preparar una expedición como ésta que nos propusimos emprender, no es cosa fácil; para empezar, fu (...)

21Hubo otros imprevistos que también causaron retrasos a la marcha de la expedición, como los frecuentes ataques de fiebre que sufrieron ambos expedicionarios, probablemente paludismo o malaria. A estas dificultades se le sumaron los robos y las frecuentes deserciones e incluso amotinamientos de los tripulantes, tanto criollos como indígenas. En algunos casos, como resultado de su temor por los supuestos antropófagos que habitaban en la región de las fuentes del gran río, pero en otros, por haber sido «reclutados» contra su voluntad28. Estas dificultades se prolongaron a lo largo de todo el trayecto, de tal forma que al llegar a los raudales de Guaharibos, los franceses estaban a punto de ser abandonados por sus tripulantes. Ya en Francia, un año más tarde, en su informe final a la Sociedad de Geografía, Chaffanjon pasará por alto todas estas circunstancias y achacará estas dificultades a la imposibilidad de encontrar tripulación para ir hasta las fuentes, debida al terror que había en toda la región por los Guaharibos29.

5. La agenda oculta de Morisot

22Lyon era el principal centro internacional de la industria y el comercio de la seda y, como ahora, la segunda ciudad de Francia. Entre los condiscípulos con los cuales Auguste hace amistad se encontraba entonces Henri Page hijo, perteneciente a una de las familias más acomodadas e influyentes, relacionada con las casas comerciales y las sederías de la ciudad. La casa de su padre, el ingeniero Henri Page se convertiría en centro habitual para jóvenes estudiantes de arte, en esa época y ese entorno eran habituales las veladas artísticas, literarias y musicales y el joven Auguste se convirtió en un asiduo visitante del hogar de M. Page, en cuya mesa tenía un lugar reservado cada domingo. Allí conoce a Pauline, la hija mayor de Page, y entre ellos surge el amor, sentimiento que deben mantener en secreto a causa del origen humilde de Auguste y, por consiguiente, por la imposibilidad de contraer matrimonio debido a los convencionalismos de la época.

  • 30 CHAFFANJON y MORISOT, Acuerdo notariado. FC, FM, IBHAM, N.º 222. Item # 33. París, 05/02/1886.
  • 31 Su nombramiento oficial tiene fecha del 09/02/1886 y la constancia del mismo fue expedida el 06/10/ (...)

23La oportunidad de lograr una posición de prestigio y quizás también económicamente solvente se le va a presentar a Morisot en octubre de 1885, precisamente cuando culminaba sus estudios de arte: Chaffanjon, está en Lyon solicitando un dibujante de flora y fauna que lo acompañe en su próxima expedición a descubrir las fuentes del Orinoco. Ya hemos visto que Chaffanjon, lo contrata y firman de inmediato un acuerdo notariado que estipula las condiciones de su relación; este acuerdo contaba únicamente de tres cláusulas; la primera estipulaba que Chaffanjon correría sólo con los gastos del pintor desde su salida de Lyon hasta su regreso a ésta. La segunda era que toda obra publicada o relacionada con el viaje sería firmada colectivamente y sus beneficios compartidos por ambos. La última cláusula, decía que los beneficios de tal publicación serían para sus herederos en caso de muerte de alguno de los participantes30. En seis días, Morisot prepara su equipaje y se despide apresuradamente de los Page, su madre y hermano, reuniéndose con el explorador en París y, después de las diligencias de rigor y de recoger sus credenciales oficiales31, ambos parten de Saint Nazaire el 6 de febrero de 1886 rumbo a las posesiones francesas del Caribe. El 18 de febrero desembarcan en Pointe-à-Pitre, capital de la isla de Guadalupe y al día siguiente están en Fort-de-France, capital de Martinica. Aquí permanecerán hasta el 15 de marzo, cuando de nuevo se embarcan para Trinidad y La Guaira, adonde llegan el 18 y toman el pintoresco ferrocarril que los lleva en pocas horas desde el nivel del mar, a través de la imponente montaña del Avila, hasta Caracas, a 900 metros de altitud. En esta ciudad permanecerán quince días, durante los cuales Chaffanjon lo introduce en su círculo de conocidos y participan en reuniones políticas y de negocios, llegando a presenciar una alocución en el Congreso Nacional del entonces presidente Joaquín Crespo. Mientras Chaffanjon está en continuos tratos de negocios, su objetivo colateral de la misión, Morisot pasea por los alrededores, dibujando y observando con mucha agudeza este mundo tropical, nuevo para él y que ya empieza a obsesionarlo. Finalmente, el 2 de abril se embarcan de nuevo y, después de pasar dos días apenas en Puerto España, llegan a Ciudad Bolívar cinco días después. Esta ciudad era, en aquel entonces, un dinámico puerto internacional por donde salía todo tipo de productos: caucho, sarrapia, maderas, cueros y, sobre todo, oro, el principal producto de exportación de Venezuela en ese entonces. Era el eje de una red de comercio interno que abarcaba el piedemonte andino, el centro, los llanos, Amazonas y Guayana. Se comerciaba directamente con el Caribe, Europa y Norteamérica, cuyos productos podían encontrarse habitualmente en las bien abastecidas tiendas locales. La población extranjera superaba en número y caudales a la población criolla y era frecuente ver por sus calles indígenas de las más diversas etnias, comerciando o formando parte de la mano de obra local. Países como Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, Estados Unidos y otras naciones latinoamericanas como Chile y Colombia, mantenían allí consulados y representaciones diplomáticas en forma permanente. Vapores de todas partes anclaban en su bullicioso puerto y se podían encontrar por doquier los más diversos productos y artículos de consumo de Venezuela, Europa y Norteamérica.

  • 32 MORISOT, «Cartas a Appian Ciudad Bolívar, 12/03/1887». FC, FM, IBHAM, Item # 14-G.

24Finalmente, el 11 de junio zarpan rumbo a Caicara del Orinoco; llegando a San Fernando de Atabapo el 17 de octubre. En esta población permanecen hasta el 4 de noviembre y después de muchos tropiezos, desvíos y problemas con la tripulación, el 15 de diciembre en la mañana pasan el raudal Guaica o Guaharibos y en la tarde pernoctan en una isla frente a un raudal cuya descripción parece ser la de la isla Váquira, a unos cuantos kilómetros del raudal de Peñascal. Es aquí donde al día siguiente se separan ambos franceses y Chaffanjon emprende el resto del trayecto hacia las fuentes acompañado sólo de dos remeros en una pequeña curiara. Ya conocemos el resultado: el 19 de diciembre de 1886, éste regresa anunciando el tan esperado descubrimiento y emprenden el viaje de retorno, llegando a Ciudad Bolívar el 10 de marzo de 1887, exactamente nueve meses después de su partida. En carta a su amigo Appian desde esta ciudad, Auguste le dice que se prepare para leer «el libro relativo a nuestra expedición.»32 Aun pensaba que el proyecto editorial original compartido se llevaría a cabo.

Jean Chaffanjon

Jean Chaffanjon

Foto: Auguste Morisot

Fuente: Fundación Cisneros, Fondo Morisot, Caracas

  • 33 MORISOT, «Cartas a Appian. Lyon, 22/04/1887». FC, FM, IBHAM, Item # 14-I..
  • 34 MORISOT, «Carta a Appian. Beaune, 29/05/1887», en: Amaz, J. 1989: 159, C5d.

25Morisot emprendió de inmediato el regreso a Francia, hacia donde zarpó desde Trinidad el 12 de abril; el 20 estaba en Tenerife; dos días después estaba en Málaga y después de tocar en Barcelona, pisó tierra francesa en Marsella, donde tomó el tren que lo llevaría a Lyon33. Por su correspondencia con sus amigos Louis Appian y Jean-Baptiste Bertrand, al parecer, tenía planes para sacarle provecho a «los numerosos materiales que traje de esta expedición y de los cuales pienso sacar alguna cosa...»34. Aunque él no lo explica claramente, pudiera tratarse de su propio proyecto de comercialización de sus dibujos. Pero las cosas no saldrían como el joven artista y explorador esperaba y nada de esto se concretaría.

  • 35 MINISTERIO de Instrucción Pública de Francia. Nombramiento de Morisot, A. como Oficial de la Academ (...)

26Poco después, el 12 de julio de ese año 1888, le llegaría una gran satisfacción: el reconocimiento de sus méritos en la misión al Orinoco, cuando el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes le concedió el diploma de Oficial de la Academia por su participación en la expedición científica a las fuentes del Orinoco35. La estabilidad económica y el prestigio que adquirió localmente, fueron al fin, en efecto, factores de peso suficiente para que, el 20 de julio de 1889, pudiera contraer matrimonio con Pauline. Había conseguido su propósito.

6. Un fraude: el «descubrimiento» de las fuentes del Orinoco

27Lo que le trajo a Chafanjon al llegar a su país efectivamente, fama y fortuna y el reconocimiento de la comunidad científica de la época, fue la declaración de haber llegado al lugar del nacimiento del Orinoco que era el objetivo científico oficial y el de mayor importancia de la misión. Lástima que no haya sido verdad.

  • 36 STRADELLI, Ermanno, Expedición a las fuentes del Orinoco (1887-1888). Caracas, Fundación de Promoci (...)
  • 37 «He podido leer el original de la carta escrita por el mismo Chaffanjon sobre su descubrimiento. ¿Q (...)
  • 38 «Por otra parte, las fuentes están aun invioladas. He conocido a Chaffanjon, he oído su relato y vi (...)
  • 39 PINEDA. 1980, p.138.

28Sorprendentemente, la primera voz que se alzó para dudar de su hazaña se escuchó cuando aun los franceses no habían salido de Ciudad Bolívar: Ermanno Stradelli, el famoso explorador italiano, se encontraba allí preparando a su vez una expedición con el mismo objetivo. Al ver los mapas y escuchar de labios del propio Chaffanjon el relato de su aventura, él mismo cuenta en marzo de 1887, la enorme decepción que sufrió al leer el original de la carta que el francés le escribió a Thèodore Delort, concesionario exclusivo de toda la sarrapia del Territorio Alto Orinoco, y conocer que ya su rival venía triunfante de las tan buscadas fuentes del Orinoco36. Tal vez, fruto más bien de la indignación por ver sus planes frustrados que de la certeza, que no podía tener aún, puso en duda, delante del mismo Chaffanjon que las fuentes hubiesen sido descubiertas por éste. En opinión del italiano, el francés habría llegado apenas hasta Guaharibos, según comunicación que envía a la Societá Geografica Italiana37. El 4 de mayo siguiente, volvía a escribir que después de hablar con Chaffanjon, estaba seguro de que las fuentes no habían sido descubiertas38. Con el tiempo, una vez que se empezó a sospechar que el francés no había alcanzado a su objetivo, la versión de Stradelli fue repetida por todos los que posteriormente tocaron el tema. Al parecer, el propio Verne, que se inspiraría en el libro del explorador para su famosa novela, El soberbio Orinoco, ponía en duda el descubrimiento en 1898.39

29En nota posterior, Morisot diría que él intentó hacer el croquis del sitio exacto de las fuentes, según las indicaciones de Chaffanjon:

  • 40 Por la descripción, Chaffanjon llegó apenas al Raudal de Peñascal, a más de un centenar de kilómetr (...)

...pendientes de que éste había tomado dos fotografías del sitio y que, según él, haría revelar apenas llegase a Ciudad Bolívar. Pero, desgraciadamente, se velaron en el transcurso del viaje y no aportaron nada, de paso, como muchos otros negativos.40

  • 41 RECLUS, Eliseo, Nouvelle Géographie Universelle. París, Hachette et Cie. 1893. p.125.

30En fecha tan temprana como 1893 ya los textos más autorizados de la época al hablar del descubrimiento, lo hacían con cierta prudencia: En la Nouvelle Géographie Universelle se anota ese año que, si Chaffanjon no había llegado a las fuentes, al menos había localizado el arroyuelo que origina el Orinoco41. Se sospechaba, por lo tanto que quizás todo era, después de todo, un fraude.

7. Chaffanjon y Morisot: dos hombres de su tiempo

  • 42 MORISOT, Diario, 26/06/1886, nota N.º 14.

31Ambos exploradores representan en realidad el espíritu de su época: el frío pragmatismo materialista y la necesidad de honores y reconocimientos, aunado al sentimiento romántico de conocer más sobre nuevas tierras y de llevar la civilización a tierras bárbaras y salvajes. En uno de los pocos momentos de intimidad que comparten, como el que anota el 26 de junio de 1886, Morisot se espanta del cinismo (o sinceridad) con el que su compañero declara una vez más sus ambiciosos principios fundamentales; su carencia de amigos, porque para él sólo es amigo quien le es útil; sus consejos para extraer información y aprovecharse de quienes saben más que él; su idea fija: la Legión de Honor, la Academia, todo lo que hace no es más que un medio para llegar a ello42.

  • 43 «Salí de Ciudad Bolívar el 20 de abril, atravesé la región inferior del Caroní, la del Caratal, des (...)

32De regreso a Francia, no tardó el artista en darse cuenta que su antiguo compañero de expedición no tenía intenciones de honrar el acuerdo firmado, excepción hecha de lo relativo a los gastos ya desembolsados durante el viaje realizado. Mientras Morisot pasaba al anonimato, Chaffanjon se convirtió en un héroe, fue condecorado y homenajeado por diversas instituciones, dio conferencias y viajó nuevamente a Venezuela, esta vez a la región aurífera del Caratal y el Cuyuní43 y sería luego honrado con otras misiones.

  • 44 MORISOT, Nota escrita en 1910 al margen de su Diario. 28/03/1886.
  • 45 MORISSE, Lucien y Laffiteau. Ètude sur l´Orénoque. Paris, Imprimerie des Arts et Manufactures, 1901 (...)

33El Morisot maduro reconoció, veinticinco años más tarde, que su juventud le hizo formarse una idea errónea del papel del explorador y de las expediciones científicas de su época. Detrás de la fachada de altruismo académico y de la búsqueda del conocimiento científico, subyacía siempre el interés pecuniario del aprovechamiento de los recursos, tanto económicos como humanos. Reconocía el pintor que el verdadero explorador iba «descubriendo» recursos para mayor gloria y beneficio de su país, mientras honraba los objetivos «científicos» de su misión oficial. Chaffanjon estaba, pues, en lo correcto, es decir, daba a conocer al mundo «civilizado», especialmente a su país, Francia, las cuantiosas riquezas que les esperaban en las regiones inexploradas de la América del Sur44. Casi sin excepción, los grandes exploradores de la época se dedicaron, con posterioridad a sus viajes, a dictar conferencias destinadas no sólo a informar al gran público de sus descubrimientos, sino a atraer potenciales inversionistas que podían contar con su experiencia y asesoramiento a la hora de conformar sociedades de explotación forestal, agrícola o minera.45 Chaffanjon no fue, por lo tanto, una excepción, ni en los métodos ni en los objetivos.

  • 46 MORISOT, Diario. 26/06/1886. Nota N.º 14.

34Como el mismo Morisot termina por descubrir, reflexionando sobre ello46, Chaffanjon pareciera representar su polo opuesto: Interesado, materialista, hábil negociador, no pasa por alto nada que pueda afectar sus intereses. Es un hombre realista y pragmático, para quien el viaje tiene como principal objetivo beneficios materiales, su encumbramiento profesional y los honores y remuneraciones que eso conlleva. Incluso el mismo Morisot es parte de sus planes, como sabemos, para obtener diseños aprovechables comercialmente y por su evidente utilidad como acompañante en una peligrosa aventura. Es Chaffanjon el prototipo del explorador: audaz, abridor de caminos por el mero gusto de hacerlo, que es feliz con el machete en una mano y la carabina al hombro, atravesando la espesura de la selva sin miedo y sin remordimientos. Que detesta las ciudades y todo hacinamiento humano porque su medio es la inmensidad de los espacios naturales y salvajes. Verdadero arquetipo del europeo entre el siglo XVI y el XX, no será el primero ni el último de su clase. Digno representante de su siglo, su misión es conquistar y dominar; imponerse sobre aquél o aquello que se lo permita y donde el fin puede siempre justificar los medios. Chaffanjon encarna a la perfección el espíritu de la Europa pujante y colonialista de ese fin de siglo, dominante e impositiva que veía en cada rincón no explotado del globo una nueva oportunidad para su beneficio. Su vida entera fue una aventura después de otra hasta el momento mismo de su muerte, en las selvas de Indonesia.

35Morisot, a su vez, es la otra cara de esa moneda: todo sensibilidad, espiritualidad, altruismo, que desprecia cualquier remuneración por participar en esta aventura con tal de lograr su objetivo particular: la mano de su prometida. Con sus lápices y pinceles atraviesa el trópico deslumbrado por la increíble variedad e inmensidad de la naturaleza agreste y desconocida que descubre por primera vez. Con paciencia verdaderamente franciscana, soporta enfermedades, mosquitos, tábanos, niguas, garrapatas, reptiles, la lluvia, el calor, el frío, el hambre y la sed; el agotamiento físico y mental. En fin, consigue sobrevivir a un medio hostil hasta para los que han vivido en él durante años, produciendo al mismo tiempo una obra gráfica y literaria de extraordinaria belleza estética y descriptiva.

36Sin embargo, también Morisot logra alcanzar lo que se propuso al participar voluntariamente en la expedición: una respetabilidad y un prestigio que le abre las puertas académicas y las de la casa Page. Pero para él la expedición tendrá otras consecuencias inesperadas: su realización individual, su altruismo, su amor al prójimo, a la naturaleza y al mundo todo. Morisot se transforma y trasciende la realidad material para vivir a plenitud en la paz de un espíritu reconciliado consigo mismo y con el mundo que lo rodea. De la misma manera como su compañero representa la avasallante prepotencia de los siglos XIX y XX, Morisot simboliza el paradigma de un siglo que aun no llega, dominado por la tolerancia, la unión y el amor por toda la naturaleza, material e inmaterial. La expedición, esos catorce meses de intensas experiencias en lugares remotos, será para él una especie de camino iniciático, de peregrinación que lo cambiará física, mental y espiritualmente.

  • 47 MORISOT, Diario. 19/11/1886, 04/01/1887 y 13-14/01/1887.

37Pero si bien no se cumplió el objetivo principal de la expedición, hubo otros aportes bastante significativos. Por ejemplo, Chaffanjon, además de su función como cartógrafo del curso del Orinoco, dedicó la mitad de su libro, El Orinoco y el Caura, a describir las costumbres de los grupos indígenas que iba encontrando a su paso, lo que se conoce como etnografía, que fue y sigue siendo una útil herramienta para el conocimiento de aquellas sociedades autóctonas. Morisot, a su vez, se descubre como un etnógrafo de la sociedad mixta que habita a orillas del Orinoco; adelantándose a su tiempo, pudo percibir los procesos históricos que conformaban la realidad de una frontera cultural y las complejas relaciones entre criollos, indígenas y extranjeros que allí se daban47; sus dotes de observación no se emplearon, pues, sólo en el río y su ambiente natural, sino también en el entorno humano. Sus ideas, por supuesto, están impregnadas de la mentalidad francesa de su tiempo y no hay porqué escandalizarse de sus observaciones, que no debemos ver con criterios anacrónicos y fuera de contexto. Sin proponérselo, sus descripciones de la vida diaria en el trópico, son tan valiosas para nosotros, ciento treinta años después, como las que hizo su compañero entre los indígenas. Morisot no se restringe sólo a los aspectos más evidentes y materiales de esa cotidianidad, sino que ahonda en las maneras de pensar, los valores que justifican las conductas; reflexiona acerca de las razones que mueven a los hombres de todo tipo que encuentra a su paso. Por ejemplo, estaba muy consciente de las diferencias de color y de clase que vio en América. Sus primeras impresiones en Guadalupe y Martinica destacan las tensiones existentes entre las «castas», tensiones que se evidenciaban en el trato cotidiano, en los derechos y deberes de cada quien y que en el Carnaval, llegaban a ser objeto de diversión, expresándose catárticamente en forma burlesca, pero al mismo tiempo, indicando cuán profundamente estaban arraigadas en la mentalidad de todos. Se trataba de un orden establecido que no admitía discusión y las transgresiones que se permitían en ciertas fechas servían, en el fondo, para dejar constancia de la permanencia de las normas.

8. Conclusión

38Todo lo anterior no pretende ser una crítica ni de Auguste Morisot ni de Jean Chaffanjon; ello sería extemporáneo e injusto con ambos protagonistas de esta saga orinoqueña. Su conflictiva relación, este choque de personalidades, fue en realidad una de las fortalezas de la Misión a las fuentes del Orinoco. En la búsqueda de la armonía entre estos dos extremos se produce la gama total de emociones y conductas que han hecho del ser humano una especie única en el planeta y condicionan su relación con sus semejantes y con el medio que la rodea.

  • 48 Años después el pintor diría: «Sus debilidades, sus errores, sus compromisos, su búsqueda de presti (...)

39El explorador era un hombre de su tiempo y representaba en grado sumo los valores típicos de la Europa expansionista de fines del siglo XIX: tenacidad, firmeza de carácter, pragmatismo, racionalidad científica positivista, ávida de logros materiales y reconocimiento universal, que ve al mundo como un campo infinito de oportunidades que se toman con mucho valor y pocos escrúpulos. El fin justifica los medios. El pintor es el sentimiento, la intuición, es el artista soñador, el idealista que emprende su viaje iniciático inspirado en el amor de su prometida y en el transcurso del mismo él mismo se transforma hasta volverse todo amor por el mundo que lo rodea; es el romántico que se considera satisfecho con el mero hecho de participar. Los medios son el fin. Los dos expedicionarios franceses podrían ser vistos como verdaderos arquetipos, pues ambos son como las dos caras de una misma moneda: la naturaleza humana, que participa de todas estas características simultáneamente y que las utiliza en infinitas combinaciones. Ambos poseen arrojo, valor, resistencia, amor por la naturaleza agreste. Nacidos ambos en la cumbre de la cultura europea occidental, terminan viviendo con intensidad en los lugares más inhóspitos, bajo las condiciones más adversas. Ambos poseen una meta que debe coronar sus esfuerzos y eso sí es lo que los va a diferenciar: la naturaleza de los objetivos individuales en este viaje y en su vida. Tal como los demás seres humanos que los contemplamos a través de las imágenes y las páginas de su diario a más de 100 años de distancia48. Tan interesado, pues, era Morisot como Chaffanjon, ambos emplearon todos los medios a su alcance para cumplir sus objetivos, según se los dictaba su conciencia. La gran diferencia estribó en la forma en la cual fueron consecuentes y sinceros consigo mismos: Chaffanjon tuvo pocos escrúpulos, se aprovechó de su compañero y fingió haber llegado a las fuentes para no perder las glorias a las que aspiraba; Morisot le debió a aquél el descubrimiento de un mundo nuevo lleno de sensaciones y experiencias, que lo transformaron en un hombre distinto y le proporcionaron material para su arte por el resto de su vida, pero prefirió callar antes que desatar una controversia que habría distorsionado la apacible vida doméstica, artística y académica que consiguió. Resumiendo, al final, ambos obtuvieron lo que querían.

Notes

1 BARRACLOUGH, Geoffrey, The origins of modern Germany. New York, W. W. Norton & Co., 1984.

2 En el Club Alemán de Ciudad Bolívar, el pintor ni se les acerca y se priva voluntariamente del placer de su compañía mientras se reúne con criollos, corsos, ingleses, austríacos, italianos y otros compatriotas; con todos, menos con alemanes, a los que ve con actitud francamente beligerante y escribirá comentarios ácidos hacia los germanos en Venezuela, a quienes ve como conspiradores ajenos a él y a Francia, a la que si pudieran, perjudicarían: «Sí, son falsos bonachones obsequiosos, dulzones, minando por debajo nuestro comercio y prestigio para levantar el de ellos en nuestro detrimento. Y mientras que por tales procederes asientan aquí su influencia comercial, industrial y financiera, deben sonreír y hacer muecas a la vista de esos dos franceses que, por el honor de su país y la ciencia, van a la exploración de las fuentes de un río, del cual Francia no sacara ningún provecho material. Son alemanes, un mundo nos separa.» MORISOT, Auguste, Diario de Auguste Morisot (1886-1887). Caracas/Bogotá, Fundación Cisneros -Planeta, 10/05/1886.

3 HOBSBAWM, Eric, La Era del imperio, 1875-1914. Buenos Aires, Editorial Planeta, 2001.

4 MORISOT, Diario, 11/02/1886.

5 MORISOT, Diario, 27/03/1886.

6 MORISOT, Diario, 07-14/01/1887.

7 DÍAZ SÁNCHEZ, Ramón, Guzmán: Elipse de Una Ambición de Poder. Caracas, Edime. 1969.

8 MORISOT, Diario, 23/05/1886.

9 HARWICH V., Nikita, «Gobiernos de Joaquín Crespo», en: Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas, Fundación Polar, Tomo I, 1988. pp. 930-933.

10 MICHELENA Y ROJAS, Francisco, Exploración Oficial por la primera vez desde el Norte de la América del Sur, siempre por ríos, entrando por las bocas del Orinoco, de los valles de este mismo río y del Meta, Casiquiare, Río Negro, Guayana y Amazonas, hasta Nauta, en el Alto Marañón o Amazonas hasta el Atlántico. Bruselas, A. Lacroix, Verboeckhoven, 1867, p.164.

11 GARCÍA-CASTRO, Alvaro, «Díaz de la Fuente, Apolinar», en: Fundación Polar. Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas, Tomo 2, 1997, p.107.

12 CHAFFANJON, Jean, El Orinoco y el Caura. Caracas, Fundación Cultural Orinoco. Traducción de Joelle Lecoin; estudio introductorio y notas de Miguel Ángel Perera, 1989 [1889]: p.17.

13 CHAFFANJON, 1989 [1889]: p.1.

14 Años después, en 1910, Morisot escribió al margen de su Diario: «!Pobre estudiante e ignorante pintor! Yo desconocía que Chaffanjon estaba en su auténtico papel de explorador hablando de negocios y ocupándose de minas de oro; yo, reacio a todo comercio, pensaba que nuestra misión era esencialmente científica y que toda intención industrial o comercial lo que hacía era rebajarla. En tanto que Chaffanjon, por el contrario, queriendo darle al comercio y a la industria las riquezas del subsuelo, como le aportaba a la ciencia y al arte las maravillas y las producciones del suelo que descubre, daba pruebas de ser un explorador consumado, el pobre pintor, lleno de prejuicios, desprovisto de sentido práctico, no veía sino el ideal de la exploración.» MORISOT, Diario, 28/03/1886. Nota 39.

15 CHAFFANJON, Jean y Auguste MORISOT, Acuerdo notariado. Caracas, Fundación Cisneros (FC), Fondo Morisot (FM), Inventario Biblio-hemerográfico Auguste Morisot (IBHAM), Item N° 222. # 33. 05/02/1886.

16 MINISTERIO de Instrucción Pública de Francia. Nombramiento de Auguste Morisot como Dibujante Oficial de la Expedición Científica al Orinoco. FC, FM, IBHAM, Items # 35 y # 36. 06/02 y 09/02/1886.

17 La adversa fama de Chaffanjon creó unas expectativas sumamente negativas que afectaron las relaciones entre ambos, pues Morisot estuvo siempre en guardia ante las órdenes y actitudes de su compañero. Lo cual no contribuyó a romper el hielo entre dos personalidades contrapuestas. Morisot escribió en 1890: «¿Qué había pasado? ¿Qué recuerdos había dejado el antiguo preparador de su paso por el Museo? El director y el subdirector fueron discretos frente a mi amigo. No fue así con el conserje del palacio Saint Pierre, donde están el Museo (de Historia Natural) los Museos (de Bellas Artes y Artes Decorativas) y la Escuela de Bellas Artes: "Dile a Morisot que más vale que se haga cortar el cuello detrás del Fuerte Colombier (alusión a un sitio frecuentado por delincuentes en Lyon), pero que no parta con ese tipo, no va a volver". ¿Expresaba el Padre Bâton tan brutalmente el sentimiento general o el suyo propio? –‘Un hombre prevenido vale por dos’, le contesté yo a mis amigos, muy preocupados de verme perseverar en mi deseo de partir.» MORISOT, A. Para explicar las notas al margen. FC, FM, IBHAM, Item # 20-B.

18 Ver CHAFFANJON, 1989 [1889].

19 MORISOT, Diario, p.46.

20 MORISOT, Cartas a Appian. FC, FM, IBHAM, Item # 14-H. Ciudad Bolívar. 04/06/1886.

21 MORISOT, Diario. Nota al margen escrita en 1910. 28/03/1886.

22 Comentando las actividades de Chafanjon en la ciudad: «Allá no se ocupa más que de operaciones comerciales sin ninguna relación con nuestra misión; echa las bases para negocios personales después de la exploración; da la impresión de debatirse en un elemento que no le es propio.» MORISOT, Diario. 19-24 de abril de 1886.

23 CHAFFANJON, 1989 [1889]: 134-141. Esas páginas incluyen dos ilustraciones a página completa.

24 Ya el 19 de junio Morisot comenta en Diario que habían salido en la época menos conveniente, reconociendo que debían haber zarpado en noviembre, con la temporada seca.

25 «Allá, en Ciudad Bolívar, en Caracas, Chaffanjon es un hombre muy distinto que aquí, en expedición. Allá, ya no tenemos ni metas ni intereses comunes; el se mueve en un mundo de negocios que no es el mío – nos convertimos casi en extraños. De modo que prefiero regresar a Francia de inmediato antes que experimentar nuevos rencores. Irá solo a Caracas a recibir los honores que merece y podrá estar a sus anchas para contar su hazaña sin dos orejas importunas. No quiero estorbarlo en nada, estoy plenamente satisfecho de haber podido, gracias a él, realizar mi sueño: Participar en una exploración.» MORISOT, Diario. 11/02/1887.

26 MORISOT, Carta a Appian. FC, FM, IBHAM, Item # 14-H. 04/05/1886.

27 CHAFFANJON, «Carta desde Ciudad Bolívar. 28/05/1886 a la Sociedad de Geografía de Francia». Séance du 19 Novembre 1886. p. 555.

28 Ya desde el inicio, los franceses se embarcaron en la falca del general Guadalupe Molina, cuyos hombres los abandonaron antes de llegar a Caicara. En San Fernando de Atabapo, debido a las mismas dificultades para conseguir curiaras y tripulantes, el gobernador del Alto Orinoco les proporcionó de nuevo lo necesario, pero como escribió luego Morisot: «Guadalupe Molina no tenía ejército.-él mismo ordena, juzga y condena.- Había llegado de una "comisión" formada por 7 hombres para ir a buscar en algunos pueblos indios, otros 10 como marineros, hasta el Casiquiare y La Esmeralda; de ahí tomarían otros maquiritares que conocen el río más arriba y, de ser necesario, como pacificadores de los Guaharibos. Los remeros son "voluntarios" reclutados a la fuerza que intentarán escapar. Cada uno de nosotros lleva un revólver a la cintura.» MORISOT, “Carta a sus amigos de Lyon 30/10/1886”. FC, FM, IBHAM, Item # 5-C.

29 «Preparar una expedición como ésta que nos propusimos emprender, no es cosa fácil; para empezar, fue necesario emplear un mes sólo en conseguir embarcación más o menos apropiada. Para reclutar la tripulación, la dificultad fue aun mayor. Se sabía, en Bolívar, que íbamos a intentar descubrir las fuentes del Orinoco y nos fue imposible contratar un solo auxiliar. Gracias a la intervención del General Crespo, el presidente del Estado de Bolívar nos proporcionó algunos marineros que nos acompañarían durante una parte de nuestro viaje.» SOCIEDAD de Geografía de Francia. Séance du 18 Novembre 1887. p. 476. El explorador omite decir que Molina proporcionó también la embarcación y que si no hubiese sido porque era un viaje particular del general, los franceses no habrían podido salir de Ciudad Bolívar.

30 CHAFFANJON y MORISOT, Acuerdo notariado. FC, FM, IBHAM, N.º 222. Item # 33. París, 05/02/1886.

31 Su nombramiento oficial tiene fecha del 09/02/1886 y la constancia del mismo fue expedida el 06/10/1886; ambos le fueron enviados a Ciudad Bolívar cuando se encontraba ya en el Orinoco.

32 MORISOT, «Cartas a Appian Ciudad Bolívar, 12/03/1887». FC, FM, IBHAM, Item # 14-G.

33 MORISOT, «Cartas a Appian. Lyon, 22/04/1887». FC, FM, IBHAM, Item # 14-I..

34 MORISOT, «Carta a Appian. Beaune, 29/05/1887», en: Amaz, J. 1989: 159, C5d.

35 MINISTERIO de Instrucción Pública de Francia. Nombramiento de Morisot, A. como Oficial de la Academia por su participación en la misión científica a las fuentes del Orinoco. París, 12/07/1888. FC, FM, IBHAM, Item N.º 242.

36 STRADELLI, Ermanno, Expedición a las fuentes del Orinoco (1887-1888). Caracas, Fundación de Promoción Cultural de Venezuela. Estudio introductorio, traducción y notas de Marisa Vannini de Gerulewicz. 1991 [1889]: p.7.

37 «He podido leer el original de la carta escrita por el mismo Chaffanjon sobre su descubrimiento. ¿Quiere conocer sin ambages mi opinión? Héla aquí: No ha hecho más que Díez de la Fuente: ha llegado hasta Guaharibos y después se ha devuelto, sin haber agregado nada a lo descubierto hace cien años» STRADELLI, 1991 [1889]: p.34.

38 «Por otra parte, las fuentes están aun invioladas. He conocido a Chaffanjon, he oído su relato y visto su mapa; él no ha sobrepasado, como ya le había escrito, el punto alcanzado por Díez de la Fuente. Todo queda aun por hacer, pues Chaffanjon ha confirmado tan sólo lo que nos había relatado sobre el Alto Orinoco aquel valiente español» STRADELLI, 1991 [1889]: p.35.

39 PINEDA. 1980, p.138.

40 Por la descripción, Chaffanjon llegó apenas al Raudal de Peñascal, a más de un centenar de kilómetros de las fuentes del Orinoco. MORISOT, Borrador de carta al Marqués de Wavrin. FC, FM. IBHAM, Item # 21-B. 1943.

41 RECLUS, Eliseo, Nouvelle Géographie Universelle. París, Hachette et Cie. 1893. p.125.

42 MORISOT, Diario, 26/06/1886, nota N.º 14.

43 «Salí de Ciudad Bolívar el 20 de abril, atravesé la región inferior del Caroní, la del Caratal, descendí el río Yuruari que cartografié desde su unión con el Yuruán, hasta su desembocadura al Mazaruni y al Esequibo.» CHAFFANJON, «Exploration de la Vallée de l’Orénoque - Lètre de M. Chaffanjon, communiqué par le Ministére de l’Instruction Publique - Demerara, 15 Juillet 1890», en: Sociedad de Geografía. Sesión del 7de Noviembre de 1890. p.432.

44 MORISOT, Nota escrita en 1910 al margen de su Diario. 28/03/1886.

45 MORISSE, Lucien y Laffiteau. Ètude sur l´Orénoque. Paris, Imprimerie des Arts et Manufactures, 1901, 79 pp. 3 mapas.

46 MORISOT, Diario. 26/06/1886. Nota N.º 14.

47 MORISOT, Diario. 19/11/1886, 04/01/1887 y 13-14/01/1887.

48 Años después el pintor diría: «Sus debilidades, sus errores, sus compromisos, su búsqueda de prestigio y reconocimiento. Todo esto, visto a la distancia, habiendo disipado toda prevención, estoy en buen lugar para juzgarlo, apreciarlo en su justo valor. Ciertamente, en diversas fases de nuestra vida común me golpeó la incoherencia entre sus palabras y sus actos; dentro de mí se sucedía la admiración y la condenación. No puedo entonces juzgarlo por sus palabras desconsideradas, sus alardes, ni mi prevención contra su fogosa carrera por el dinero, atestiguados por sus actos. Todas esas prevenciones se esfuman a la larga, era ambicioso, con el alma de un conquistador, yo lo sabía, no debo guardarle rencor ni a sus debilidades ni a sus errores, lo acepto como tal; su ambición e interés personales bien pueden haber sido los principales motores de su empresa, pero su ambicioso deseo de adquirir fortuna y honores le permitieron llevar a cabo esta hermosa hazaña: ser el primero en pasar el raudal de La Desolación, o de Guaharibos, estos famosos raudales; la tentativa de remontar el río en su pequeña curiara, con sus dos remeros, con el fin de alcanzar las fuentes.» Morisot, A. Notas sueltas. 21/05/1924. FC. FM. IBHAM. Item # 18.

Table des illustrations

Titre Ruta de la expedición en Venezuela
Crédits Fuente: Mapa didáctico modificado por el autor
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/2952/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Titre Auguste Morisot en la curiara
Légende Foto: Jean Chaffanjon
Crédits Fuente: Fundación Cisneros, Fondo Morisot, Caracas
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/2952/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 3,2M
Titre Jean Chaffanjon
Légende Foto: Auguste Morisot
Crédits Fuente: Fundación Cisneros, Fondo Morisot, Caracas
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/2952/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 99k

Auteur

Dr. en Antropología; Investigador Emérito Inst. de Investigaciones Científicas y Fundación Cisneros de Venezuela, Sede Madrid

© Publicações do Cidehus, 2017

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search